Está en la página 1de 2

Georges Perec

* * * * *
(1936, 1982)
Francés, miembro del movimiento "Oulipo" (Literatura potencial), es el arquetipo d
e escritor experimental y un destacado ludolingüista.
Estudió Sociología e Historia, trabajó como documentalista, guionista y crucigramista.
Con la novela "La vida, modo de empleo" obtuvo el premio Medicis y la fama.
La vida instrucciones de uso
________________________________________________________________________________
_________
Novela extensa, 99 capítulos que describen exhaustivamente la vida actual y pasada
de los inquilinos de un edificio parisino, enlazando las distintas historias qu
e se suceden en las viviendas.
Está llena de juegos de palabras y alusiones. Un pequeño ejemplo, observado por Paul
Auster: Se cita una canción de "Arthur Stanley Jefferson", que en realidad es Sta
n Laurel ("El gordo y el flaco"). Al parecer, hay referencias escondidas a Kafka
, Agatha Christie, Melville, Freud, Rabelais, Nabokov, Verne y otros muchos. Igu
almente, la novela tiene una estructura matemática, e incluso ajedrecística: En algu
nos casos las narraciones saltan de un inquilino a otro con movimientos de cabal
lo de ajedrez.
Texto de la contraportada
La grandiosa novela de Georges Perec, La vida instrucciones de uso, fue consider
ada en el momento de su aparición, como una obra maestra y se le concedió el prestig
ioso premio Médicis. Con los años su importancia no ha dejado de crecer. Así, esta obr
a maestra inclasificable de la que se ha dicho que es un compendio tan enciclopédic
o como la Comedia de Dante o los Cuentos de Canterbury de Chaucer, y, por su rup
tura con la tradición, tan estimulante como el Ulises de Joyce fue galardonada como
la mejor novela de la década 1975-1985 en la encuesta realizada por Le Monde en S
alón du Livre de 1985.
Entre la primera idea de la novela y su realización transcurrieron nueve años. El mi
smo Perec hablaba así de su proyecto: «Me imagino un edificio parisino al que se ha
quitado la fachada de modo que, desde la planta baja a la buhardilla, todos los a
posentos que se hallan en la parte anterior del edificio sean inmediata y simultán
eamente visibles.» En otra ocasión afirmaba que «todo el libro se ha construido como u
na casa en la que las habitaciones se unen unas a otras siguiendo la técnica del p
uzzle». Efectivamente, cada capítulo se parece a un fragmento de un gigantesco, fasc
inante puzzle, cuya «osamenta» la constituye una casa parisina de la calle Simon-Cru
bellier: cada una de las noventa y nueve piezas del puzzle es un capítulo y lleva
una indicación sobre sus inquilinos de hoy y de ayer, reconstruyendo los objetos,
las acciones, los recuerdos, las sensaciones, la fantasmagoría. Siguiendo el orden
sabiamente entretejido por Perec, asistimos a la formación de un diseño preciso, a
la delineación de un microcosmos constituido por una serie de «novelas dentro de la
novela», una prodigiosa concatenación de existencias, de vida vivida o simplemente s
oñada: una nueva «comedia humana», como la definió Calvino.
Si bien el tema del puzzle da forma al libro, aparece también como elemento narrat
ivo, puesto que se encuentra en el centro de la historia, estrechamente ligado a
tres habitantes del edificio. Percival Bartlebooth, personaje excéntrico, rico, q
ue se ha ido a dar la vuelta al mundo con la única intención de pintar 500 acuarelas
, encargando a Gaspard Wlnckler, hábil artesano, transformar las acuarelas en comp
licados puzzles; a su vez Bartlebooth intentará volver a unir las piezas. Al comie
nzo de la novela nos enteramos de que Winckler ha muerto, después de haber realiza
do su trabajo lo mejor posible; Bartlebooth morirá a su vez al final de la novela
sin haber conseguido recomponer los 500 puzzles. El tercer inquilino, el pintor
Serge Valène, que ha seguido de cerca la actividad de los otros dos, intenta reali
zar su propio puzzle, semejante al escrito por Perec en La vida instrucciones de
uso: dibujar a lo vivo el edificio en que habitan, sin la fachada, con la final
idad de representar lo que sucede en cada una de las piezas. No obstante también él
morirá antes de haber finalizado su empresa.
Como recuerda Harry Mathews, agudísimo lector de La vida instrucciones de uso, a t
ravés de estos tres personajes, Perec propone un retrato ideal de la figura del ar
tista y también del hombre en su función social.
Cristalizándose en torno a estas tres singulares vidas, que Perec entrelaza con vi
rtuosismo a las de los otros inquilinos, La vida instrucciones de uso se transfo
rma en una magistral representación de todas las variaciones y matices del acto cr
eativo y en una gran novela de aventuras.
«Libro en movimiento en el que Rousel hace eco a Queneau, Jules Verne a James Joyc
e y Borges al propio Perec. Esta Suma, esta Enciclopedia representan a la vez un
Tiempo y una Literatura en este juego perpetuo que es la escritura, de la que P
erec nos hace sentir la gratuidad y la necesidad.» (M. Mercier y J. Lecarme)
«Con la objetividad de los nuevos novelistas, el saber enciclopédico, el gusto por l
os juegos matemáticos y el humor de los escritores del OuLiPo, nos da un cuadro fa
scinante de la sociedad francesa desde los inicios del siglo. Su escritura reinv
enta la vida, y su mode d'emploi es hermoso como el encuentro de Balzac y de Ric
ardou sobre la máquina de Locus Solus.» (Claude Bonnefoy)
«Y Perec nos ofrece, en un solo libro, novelas exóticas, extravagantes, crímenes perfe
ctos, fábulas eruditas, catálogos, atentados a las buenas costumbres, sombrías histori
as de magia negra, confidencias de corredores ciclistas... Juegos de espejos y m
esas de nido, entrad en este inmueble y daréis la vuelta al mundo. Un vértigo mayúscul
o.» (Catherine David, Le Nouvel Observateur)
«Un libro extraordinario, de una importancia capital no sólo en la obra del autor, s
ino
también en nuestra literatura.» (Jacqueline Píatier, Le Monde)
«Prodigiosamente entretenido en el sentido en que Lewis Carrol! y Laurence Sterne s
on entretenidos.» (Paul Auster, The New York Times Book Review)
«Un clásico de la narrativa contemporánea.» (Publishers Weekly)

Texto de la solapa
Georges Perec nació en París en 1936 y falleció en 1982. Sociólogo de formación, colaborad
or de numerosas revistas literarias, obtuvo el premio Renaudot con su primera no
vela Las cosas.
Personalidad ecléctica, fue ensayista, documentalista en neurofisiologia, dramatur
go, guionista de cine, poeta, experto en acrósticos, crucigramas, lipogramas y ana
gramas, traductor y last but not least miembro fundamental del OuLiPo (Ouvroir d
e Littérature Potentielle) fundado por Raymond Queneau y el matemático François le Lio
nnais.
Entre sus obras narrativas figuran, entre otras, Un Homme qui dort, La Dispariti
on, Les Revenents, los textos autobiográficos le me souviens y W ou le souvenir d'
enfance. Su obra monumental La vida instrucciones de uso ganó el premio Médicís en 197
8, y confirmó que Georges Perec, «el oficiante de las Mil y una noches de nuestros día
s» (Gilbert Lascault), era «una de las personalidades literarias más singulares del mu
ndo, un escritor radicalmente distinto a cualquier otro» (Italo Calvino).

Intereses relacionados