P. 1
Control Cambiario

Control Cambiario

|Views: 155|Likes:
Publicado porAlejandro Guzman

More info:

Published by: Alejandro Guzman on Mar 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/05/2013

pdf

text

original

República Bolivariana de Venezuela. Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior. Universidad Bolivariana de Venezuela. P.F.G.

Estudio Jurídico. Maturín, Estado Monagas.

DELITOS CAMBIARIOS.
X Semestre, Sección D-2 Nocturno Zayackiwsky Integrantes: • • • • • • • NAYARITH PÉREZ YANET ACEVEDO MARIELA RONDON GENIANGEL ZAPATA EDGAR ÁVILA ROSIBEL DUARTE YOSMELIS CARVAJAL Profesor: David

Maturín Junio 2010.

CONTENIDO.

• DELITOS CAMBIARIOS.

INTRODUCCIÓN. El mercado de divisas es aquel que regula la compra y venta de éstas y permite además que exista un flujo normal de moneda extranjera, el tipo de cambio y la forma como se venden lo determina el Banco Central de Venezuela junto con el Ejecutivo Nacional. Una de éstas modalidades es el control de cambios que consiste en la intervención por parte del Estado en este mercado, quedando restringida la oferta y la demanda de divisas, siendo sustituida por una serie de reglamentaciones administrativas, es decir, el control de cambio va acompañado de medidas que inciden sobre las transacciones que dan origen a la oferta y la demanda de dólares. Existen varios tipos de control cambiario entre los que destacan, el rígido, el parcial y el total, en Venezuela se han aplicado éstas medidas desde 1983 cuando el Estado reconoció un déficit enorme y se vio obligado en cierta forma a implementar los controles, es así que surge el Régimen de Cambio Diferencial, mejor conocido como RECADI, cuya aplicación dio mucho de que hablar y se convirtió en el caso de corrupción más grande en la historia económica de nuestro país. 20 años después, se da origen a la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), en medio de una fuerte crisis económica y política, y cuyas reglamentaciones y manejo ha despertado numerosas críticas. La diatriba principal radica en si el control de cambios es conveniente o no, ya que por una parte evita la fuga masiva de capitales además de proteger las reservas internacionales, por otra parte, surgen grandes desventajas tanto para los empresarios como para los trabajadores, ya que al no haber divisas norteamericanas circulando normalmente, las empresas no pueden cancelar sus compromisos pendientes de cualquier tipo, bien sea por importaciones, pago de salarios en moneda extranjera, etc. Las ventajas, beneficios y desventajas del control cambiario serán explicados con detalle más adelante.

OBJETIVO GENERAL:

Analizar la evolución del control de cambios en Venezuela

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
• • • • •

Establecer las características del control de cambio Explicar los antecedentes del Régimen de Cambio Diferencial (RECADI) Precisar las ventajas y desventajas de un control cambiario Definir los principales aspectos de la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI). Destacar las sanciones con respecto a los delitos cambiarios

METODOLOGÍA La metodología empleada para el desarrollo de los temas explicados, fue de tipo descriptiva y documental, debido a que la fuente de información principal la constituyeron la información histórica de la prensa de años atrás y la actual, y también de páginas de Internet referentes al tema. LIMITACIONES

En la actualidad, se aplica un control de cambios en Venezuela, y tener una conclusión definitiva o análisis profundo acerca de sus verdaderas consecuencias no puede ser posible, sino hasta después de tener resultados, de la primera entrega de dólares y el recomienzo de las actividades cambiarias de manera normal, por lo cual esto constituye una limitante al presente trabajo. Las páginas web oficiales (www.asamblenacional.gov.ve), por medio de las cuales se podría obtener información de primera mano, fueron saboteadas, y por lo tanto su acceso a ellas no fue posible.

CONTROL DE CAMBIO EN VENEZUELA 1. DEFINICIÓN Es una intervención oficial del mercado de divisas, de tal manera que los mecanismos normales de oferta y demanda, quedan total o parcialmente fuera de operación y en su lugar se aplica una reglamentación administrativa sobre compra y venta de divisas, que

implica generalmente un conjunto de restricciones tanto cuantitativas como cualitativas de una entrada y salida de cambio extranjero. 2. RESEÑA HISTÓRICA Carlos Rafael Silva, economista y ex-presidente del Banco Central de Venezuela, en un análisis titulado "Desenvolvimiento de la economía en el Siglo XX". Incluido en la edición "Venezuela moderna: medio siglo de historia 1926-1976" , comenta el desarrollo de la actividad cambiaria en el país hasta antes del Viernes Negro. El experto financiero refiere que "uno de los sectores donde con mayor intensidad se puso de manifiesto la discrepancia creada por el sector petrolero respecto al agropecuario tradicional fue el cambiario. Prácticamente desde que comenzó la explotación de hidrocarburos en el país se perfilaron dos sectores bien definidos que la literatura económica ha denominado sector petrolero y resto de la economía". El sector petrolero -deja entrever Silva- se caracteriza por ser altamente técnico, muy productivo y rentable, con mercados exteriores estables, genera poca mano de obra y su control productivo es monopólico. Caso contrario, el de la agricultura, pues esta es rudimentaria, tiene mercados volubles, ocupa gran cantidad de pobladores y compite con productos provenientes de países con monedas devaluadas. "Esto dificultó - agrega Carlos Rafael Silva- establecer un tipo de cambio uniforme para ambos sectores y obligó a buscar soluciones específicas, entre ellas el régimen de cambios diferenciales que, con ligeras alteraciones, permaneció vigente en el país por más de 35 años, desde 1940 hasta mediados de 1976, cuando se eliminó el dólar petrolero y se implantó una virtual unificación cambiaria". Silva clarifica que para que Venezuela tuviera un buen índice de rendimiento fiscal y en su balanza de pagos y para que la nación pudiera tener una mejor y mayor participación en el negocio petrolero, antes de la nacionalización, era "conveniente que el tipo de cambio del bolívar respecto al dólar se ajustase lo más posible a la paridad de entonces -3,06 bolívares por dólar- pues de ese modo las empresas petroleras tendrían que ofrecer una mayor cantidad de divisas a cambio de los bolívares que necesitaban para cancelar en Venezuela sus obligaciones con el Fisco, el pago de su personal y la adquisición de bienes de la más variada naturaleza" .

El dilema cambiario consistió hasta pasado el año 1935, en que las exportaciones no tradicionales, fundamentalmente agropecuarias, no recibían igual valor en divisas al cambio que el negocio petrolero. En 1934 el Estado firmó con las empresas petroleras transnacionales el "Convenio Tinoco", "según el cual el Ejecutivo Nacional adquiere los dólares vendidos por las compañías petroleras al tipo de 3,90 bolívares por dólar, siempre que las divisas provenientes de la exportación de café y cacao, más las aportadas por las citadas empresas, no excedieran la demanda de cambio extranjero existente en el mercado". Hacia 1936 cambió el esquema anterior y por vez primera el Estado venezolano participó en un régimen de pago de primas a las exportaciones con productos agrícolas. Un año más tarde, se creó la Oficina Nacional de Centralización de Cambios, donde se compraban y se vendían las divisas y demás exportaciones. Con la fundación del Banco Central de Venezuela, en 1940, paralelamente se instauró en el país el patrón de cambios diferenciales, casi de manera permanente hasta 1976. "Este mecanismo fue sugerido por Hermann Max, economista alemán contratado para realizar algunos estudios relacionados con la organización del Instituto recién creado. Max compartió la tesis de que Venezuela no tenía una economía homogénea... juzgó que la política monetaria y cambiaria para ambos sectores -petrolero y agropecuario- no podía ser la misma, razón por la cual recomendó el establecimiento de un régimen de cambios diferenciales, que siguiera patrones similares a otros ya aplicados en Europa". Una vez las cosas así, en 1941, el Banco Central de Venezuela y el Ejecutivo eliminaron el sistema de pagos de primas a las exportaciones y se fijó el siguiente esquema de cambios múltiples: 3,09 bolívares por dólar para las compras a las empresas petroleras; 4,30 y 4,60 bolívares por dólar para las divisas agropecuarias (dependiendo del rubro); 3,355 bolívares por dólar para la venta de divisas del Banco Central de Venezuela a la banca; y 3,35 bolívares para la venta de dólares de la banca al público usuario. Hasta 1960, "con muy pocas modificaciones", permaneció incólume el anterior cuadro cambiario. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Venezuela ingresó al Fondo Monetario Internacional ( FMI) y durante muchos años tuvo que pedir prórrogas de entendimiento a sus

sistemas cambiarios, pues el organismo internacional era partidario del cambio único y contrario a las "prácticas monetarias múltiples", según lo refiere Carlos Rafael Silva. De 1965 en adelante comenzó en Venezuela el proceso de reunificación de la paridad cambiaria, el cual culminó en 1976, a propósito de la nacionalización y la desaparición del dólar petrolero. Surgió, entonces, el tipo único 4,30 bolívares que, luego, colapsó el Viernes Negro. 2.1 Antecedentes de RECADI A comienzos de febrero de 1988, exactamente el 11 de ese mes, el diario El Nacional, preparó una página especial con motivo de cumplirse el jueves 18 de febrero, cinco años del Viernes Negro. El 18 de febrero de 1988 se publicaron dos escritos extensos: el de Fuguet, denominado " La crisis está viva", y el de El Nacional, titulado "Fuga de 20.236 millones de dólares precedió al Viernes Negro" . Cinco años después, entrevistaron al carismático ex-presidente del Banco Central de Venezuela, Leopoldo Díaz Bruzual, y al ex-ministro de Hacienda de Luis Herrera Campíns, Arturo Sosa. Los tres, sin duda, fueron los más importantes protagonistas de las medidas y hechos económicos ocurridos entre el 18 de febrero y el 15 de septiembre de 1983. Para el 18 de febrero, último día hábil de libre convertibilidad del bolívar frente al dólar norteamericano, los egresos directos de divisas al exterior alcanzaron aproximadamente los 22.700 millones de dólares. De esta cifra, una pequeña parte (2.500 millones de dólares aproximadamente) se correspondieron con obligaciones del Banco Central de Venezuela, mientras que el resto se fugaron producto de operaciones realizadas por particulares, en los tres meses precedentes. Ya en enero de 1983, el BCV disminuyó sus egresos directos significativamente, en tanto que desde la banca comercial se registraron operaciones de venta de divisas al exterior por 6.733 millones de dólares. La salida totalizó 7.464 millones de dólares ese mes.

En febrero, el mes crítico, las transferencias directas del Banco Central volvieron a disminuir a 703 millones de dólares, mientras que las colocaciones de particulares se redujeron a un nivel no menos preocupante de 5.315 millones de dólares, para un total este otro mes de 6.018 millones de dólares. La salida de divisas adquirió un promedio de venta diaria de unos 200 millones de dólares y, específicamente, el Viernes Negro, 18 de febrero, de 160 millones de dólares. Ya el daño estaba hecho. El anterior cuadro de cifras se cruzó con otros elementos importantes del contexto internacional que evidenciaron de una manera brutal los llamados desequilibrios estructurales "encubiertos" de la economía venezolana. El liderazgo de Venezuela en el seno de la OPEP se vino a menos en las reuniones celebradas en enero de ese año en Viena y Ginebra, donde no se pudo concertar una estrategia de defensa de los niveles de precio y producción, frente a la acción de acumular inventarios en los países industrializados. Particularmente en México, la devaluación era muy abrupta, situación que demostraba, el nivel de endeudamiento pronunciado en los países de América Latina, pues en ésta región se aplicaban políticas económicas similares. La misma banca acreedora, en los meses previos, había solicitado al gobierno de Luis Herrera Campíns, el pago inmediato de unos 13.000 millones de dólares en créditos con vencimiento en el corto plazo, para lo cual las autoridades monetarias y financieras del momento negociaban la obtención de un crédito de grandes proporciones de 2.500 millones de dólares, para empezar a enfrentar el problema. Pero la situación era demasiado dramática. Corría el último año de gobierno de Herrera Campíns. Las elecciones nacionales que luego ganó Jaime Lusinchi estaban encima. Leopoldo Díaz Bruzual y Arturo Sosa protagonizaban, como presidente del BCV y por segunda vez Ministro de Hacienda, respectivamente, uno de los enfrentamientos más notorios de la historia monetaria, financiera y económica del país, sobre la manera de enfrentar la crisis. En unas declaraciones a El Nacional dijo: "Cuando regresé al Ministerio de Hacienda había tres problemas clave: 1) una reducción sustancial en los precios del petróleo de 38 dólares el barril a 28

dólares el barril, con tendencia a seguir bajando; 2) recién se fracasaba en la obtención de un crédito superjumbo por 2.500 millones de dólares solicitado a un supersindicato con el que se pretendía pagar parte de la deuda externa a corto plazo (comenzando a gestionar por Luis Ugueto); 3) en diciembre de 1982 ya la fuga de capitales marcaba un nivel de 9.213 millones de dólares mensuales." Sosa explicó en una entrevista que ya a fines de enero de 1983, le había sugerido al Presidente Herrera Campíns, implantar alguna fórmula de control cambiario. "Luis Herrera de inmediato mostró su absoluto rechazo a la idea, el Búfalo mostró reservas y, en aquel momento, no insistí más sobre el asunto. Díaz Bruzual y yo viajamos juntos a Estados Unidos y yo luego a Europa, a decirle a la banca que íbamos a reestructurar la deuda externa, por la baja de los ingresos y las reservas en divisas. El 16 de febrero de 1983 me llamó el Presidente y regresé. La salida de dólares continuaba. El sábado 19 de febrero me reuní todo el día con Díaz Bruzual y por la noche fuimos a La Casona con dos tipos de soluciones: la mía y la de él" . Sosa dijo que era partidario de un sistema de control de cambios diferenciales que " repitiera la experiencia de los años sesenta, cuando se autorizaron dólares preferenciales para la deuda externa pública y privada, importaciones esenciales, y servicios de los poderes en el exterior; y otro esquema paralelo libre, para lo suntuario y particulares". "…La otra fórmula fue la planteada por el Presidente del Banco Central de Venezuela. Consistía en una devaluación lineal que yo consideré insuficiente, porque no detenía la salida hemorrágica de los dólares y buscaba restablecer la paridad cambiaria entre 6,50 y 8 bolívares por dólar en el país. Mientras tanto se suspendieron las operaciones de compra y venta de divisas en dos oportunidades y por espacio de una semana, para buscar un acuerdo final". De igual manera, El Nacional entrevistó al ex-presidente del Banco Central de Venezuela, Leopoldo Díaz Bruzual, para reactualizar, cinco años después, su análisis. "Fueron tres las causas sumadas que provocaron esa situación en febrero de 1983: la sobrevaluación del bolívar frente al dólar norteamericano en el orden de 35 por ciento; el cobro abusivo de 13.000 millones de dólares de deuda ilegal externa por parte de la banca acreedora; y la caída de los precios de nuestro petróleo de 32 dólares el barril a 25 dólares el barril. Esto hacía imposible mantener un tipo de cambio a 4,30 bolívares por dólar y la libertad cambiaria en Venezuela."

Reiteró Díaz Bruzual que en febrero de 1983 le planteó al presidente Herrera Campíns una devaluación lineal, un tipo de cambio único de 6,50 bolívares por dólar, más un régimen de control de cambios flexible, que asegurara el abastecimiento al consumo e industria del país. "Sin embargo, debido a múltiples presiones hechas sobre el gobierno de Herrera, provenientes del propio partido de gobierno (Copei), de las más diversas fuerzas económicas interesadas en sostener un dólar privilegiado a 4,30 bolívares, del partido Acción Democrática en la oposición; el lunes 28 de febrero, luego del cierre del mercado cambiario, se adoptó un sistema -aclara que no fue un control-, al cual me opuse rotundamente, porque incorporaba mayores distorsiones a la economía nacional" Al ministro de Hacienda, Arturo Sosa, lo acompañaron en su enfoque, Hermann Luis Soriano (FIV), Maritza Izaguirre (Cordiplan), Nidia Villegas (Agricultura y Cría), Humberto Calderón Berti (Energía) y, al final, Enrique Porras Omaña (Fomento). Mientras que a Díaz Bruzual lo apoyaron, primero Porras Omaña, y también los técnicos del Instituto Emisor, Oswaldo Padrón Amaré y Francisco Faraco. Mientras a la luz pública todo el mundo supuso que el enfrentamiento era protagonizado fundamentalmente por Arturo Sosa y Leopoldo Díaz Bruzual, lo cierto fue que el peso técnico de las propuestas recayó sobre Hermann Luis Soriano, Ministro de Estado Presidente del Fondo de Inversiones de Venezuela, escogido por Sosa por ser muy cercano al Presidente Herrera (había sido Viceministro y Ministro encargado de la Secretaría de la Presidencia); y Omar Bello, uno de los hombres más capacitados del Banco Central de Venezuela, a quien El Búfalo le entregó la responsabilidad de armar la contrapropuesta. "El lunes 28 de febrero el presidente Luis Herrera Campíns escuchó de nuevo las dos tesis, y finalmente, en Miraflores, sobre la madrugada, se decide la solución que yo sostuve y sobre ella se legisló. La validez del enfoque hoy queda demostrada en que, a pesar de un cambio de gobierno (de Lusinchi) y de un cambio en el partido de gobierno (Acción Democrática), en el fondo se sigue haciendo lo mismo. Se han cambiado las paridades por devaluación, ciertamente, pero en el fondo se trata del mismo enfoque cambiario. Sigue funcionando".

El ex-ministro de Hacienda señaló que todos los esfuerzos anteriores de restringir las importaciones excesivas y los aranceles fracasaron, " porque no se podía competir con ese pequeño monstruo llamado 4,30". "Cinco años después -comentó el entonces presidente de Finalven- se ha creado una producción interna importante en varias ramas como la industria, la agrícola y los servicios. Ya no existe la euforia saudita de los dólares petroleros baratos y ya no existe la actitud colectiva de estar importando chucherías. El ajuste fue difícil. Por eso pienso que lo de Viernes Negro, especialmente lo de negro, pronto cambiará por otra denominación". Un comentario final de Arturo Sosa, cinco años después, fue que el reconocimiento al pago de las acreencias de los deudores privados con dólares a 4,30 bolívares fue un acto de justicia. "Lo contrario hubiera significado una mera confiscación de activos". Por su parte, Leopoldo Díaz Bruzual, también cinco años después, dijo que "ese Viernes Negro para mi no existe, porque más bien el lunes 28 de febrero, lejos de ser negro, fue un lunes esclarecedor: se pusieron de manifiesto todas las fallas estructurales de la economía venezolana". "De más está decir que el tiempo me ha dado la razón" -agregó en tono envolvente-. A partir de febrero de 1984, con el nuevo gobierno de Lusinchi, los entuertos de la economía se han agravado todavía más. De Allí el dicho enteramente popular que corre por todas las ciudades de Venezuela: "El Búfalo tenía razón". Díaz Bruzual todavía piensa que fue un exabrupto reconocer el registro y posterior intención de pago con dólares preferenciales a la deuda externa privada. "El decreto del 15 de septiembre de 1988 autorizaba el registro de estas acreencias y estableció una posibilidad de pago. Durante el gobierno de Luis Herrera no pagué un solo dólar a 4,30 para la deuda privada externa. Eso sí es verdad que lo hizo el gobierno de Jaime Lusinchi. Desde allí sí se pagaron dólares a 4,30". "Desafortunadamente- escribió más tarde El Búfalo en su texto Crisis y Recuperación - mi tesis no fue la que triunfó, sino la del Ministerio de Hacienda, el que, más preocupado por las repercusiones de la devaluación sobre el nivel del endeudamiento externo privado, que por el reequilibrio de las cuentas externas de la Nación y la estabilidad futura del bolívar, propuso e hizo aprobar un régimen

(cambiario) con cuatro tipos de cambio: 4,30 para la mayor parte de las importaciones de bienes y servicios, la deuda externa pública y los intereses de la deuda privada, así como las remesas para estudiantes en el exterior; otro de 6,00 bolívares por dólar, para los bienes y servicios considerados como no esenciales (de lista muy reducida por cierto); uno más -de hecho, pues no estaba contemplado en las disposiciones legales- de 9 bolívares por dólar, para las ventas efectuadas por el BCV por debajo del precio del mercado libre, y el tipo del mercado libre. 2.2 Régimen de Cambio Diferencial (RECADI) A propósito de la sobrevaluación del bolívar frente al dólar norteamericano, del colapso de los precios petroleros, de la crisis de la deuda externa y de la fuga masiva de capitales, triunfó en el Consejo de Ministros celebrado en Miraflores la madrugada del lunes 28 de febrero de 1983 la tesis defendida por el entonces Ministro de Hacienda, Arturo Sosa. Ese día Venezuela amaneció con un régimen que rompió con la tradición última de libre convertibilidad de la moneda. En uno de los decretos ejecutivos dictados antes del amanecer, se instruyó la creación de la Oficina del Régimen de Cambios Diferenciales, Recadi, para que administrara las acreencias externas de la República y del sector privado. Se legisló sobre las remesas del sector público y de los poderes del Estado al exterior así como remesas a estudiantes y se congelaron los precios. Se corrió la bola de que Díaz Bruzual había renunciado, pero fue falso. Estaba en desacuerdo en la sala de reuniones del directorio del Banco Central, esperando que los ministros del gabinete económico llegaran para firmar los primeros convenios cambiarios entre el Ejecutivo y la autoridad monetaria. Fue así como desde la creación de la Oficina del Régimen de Cambios Diferenciales se vio acosada, interna y externamente, por las más variadas formas de ejercer el delito y la corrupción para acceder a los dólares baratos controlados por el sector oficial. Durante ese año, fueron múltiples las noticias e informaciones que dieron cuenta de los abusos y arbitrariedades que sobre el nuevo sistema cambiario se estaban desarrollando.

Con el cambio de gobierno de Luis Herrera Campins a Jaime Lusinchi (1984), vendrían nuevas modificaciones al régimen de cambio diferencial, entre las cuales destacaban la absorción por parte del BCV de muchas de las funciones de RECADI, sin embargo, el entonces Director de este ente, Miguel Rodríguez Molina, discrepaba de esta opinión, pues éste alegaba que su despacho debía seguir dependiendo del Ministerio de Hacienda, ya que el volumen de divisas que se manejaba era mayor al que se controló desde el Banco Central de Venezuela en el período 1960-1964. La otra información aparecida el 2 de febrero El Nacional, estaba totalmente alejada del campo político y económico. En la página D-20 se recogieron otras declaraciones donde el director de Recadi, Miguel Rodríguez Molina, denunció que un empresario le había falsificado la firma, buscando que le reconocieran su deuda externa privada". En realidad, la Oficina no estaba viviendo su mejor momento. En los días precedentes el propio Rodríguez Molina había resuelto intervenir la Dirección de Operaciones "hasta saber qué es lo que está sucediendo". Por otra parte, la Disip efectuó varios allanamientos que afectaron, incluso, hasta el personal de relaciones públicas y prensa. Este, entre otros muchos casos de corrupción administrativa, duró varias semanas más allá de la transmisión de mando, y dio como resultado que la Juez XIII Penal y de Salvaguarda, Morita Hernández dictara el 14 de febrero de 1984 doce autos de detención contra los funcionarios: Pedro Rafael Molina, Ada Marubo Planeta, Jean Carlos Ríos González, Daniel Benito Scalera Cabrera, José Novoa, Francisco Antonio Cariol, Roque Vicente Rojas, José López, Arando Herrera, Ricardo Mora, Orlando Rojas, Oscar Escalante, Juan Rosas, José Sagarmundi, Xiomara Antonetti y Carmen Alicia Morales. De estos doce, diez autos fueron confirmados por el Tribunal Superior de Salvaguarda del Patrimonio Público el 27 de julio de 1984. Miguel Rodríguez Mendoza (asesor económico del candidato por AD, Carlos Andrés Pérez) el 14 de septiembre de 1988 dijo lo siguiente: "RECADI se convirtió en una distorsión más de la economía, porque se desnaturalizó la acción cambiaria en un sistema discrecional". Moreno León (asesor económico del candidato por COPEI, Eduardo Fernández) por su parte, planteó que necesariamente el Banco Central de Venezuela -de ganar Eduardo Fernández- sustituiría a la Oficina del Régimen de Cambios Diferenciales, puesto que "RECADI no significa otra cosa que la distribución arbitraria de dólares que tenemos actualmente, y ha generado una de las fuentes más escandalosas de corrupción".

Pero a la vez los candidatos, Carlos Andrés Pérez (AD) y Eduardo Fernández (COPEI) se sintieron tranquilos, porque con la unificación cambiaria se les quitaría el dolor de cabeza de los dólares preferenciales. Con el triunfo del candidato adeco, se eliminó la oficina de RECADI y se dio paso a una liberación de los precios del dólar. Para el momento de entrar en vigencia el nuevo esquema cambiario, se determina una paridad nominal del orden de 39,60 Bs/US$ que era exactamente la paridad del mercado libre para el día en que se eliminó el control de cambios, esto implicaba una fuerte devaluación, si se le compara con el tipo de cambio preferencial que estaba vigente de RECADI, fijado en Bs. 14,50 por dólar desde diciembre de 1986. La eliminación del régimen de cambio diferencial tuvo la virtud de extirpar una de las mayores fuentes de corrupción que había existido en el país. Por otra parte, el nuevo esquema cambiario tuvo un fuerte impacto en el nivel de los precios, ya que al suprimirse el tipo de cambio preferencial, todos los bienes tendrían que importarse al cambio vigente en el mercado, ello se tradujo como es natural en una aguda inflación de costos en los inicios del programa de ajustes. 3. CARACTERÍSTICAS DEL CONTROL DE CAMBIO
• • • •

Fijación de un tipo de cambio por autoridad del Estado Los mecanismos normales de oferta y demanda quedan fuera de operación. La reglamentación administrativa para su control es aplicada por el Estado. Restricción de la entrada y salida de divisas.

4. TIPOS DE CONTROL DE CAMBIO

Control de Cambio absoluto: Es la reglamentación total de la oferta y la demanda de divisas, es prácticamente imposible de implementarla, por las inevitables y múltiples evasiones y filtraciones que tienen lugar cuando la economía no es enteramente centralizada. Control parcial o mercado paralelo: Es el control parcial determinante de la oferta de divisas, a precios determinados, con cuyas divisas se atienden necesidades esenciales de la economía; y un mercado marginal, es permitido en el cual se compran y venden cantidades de divisas sorprendentes de operaciones que se dejan libres, y se determinan precios de

mercado; este mercado paralelo o marginal, se autoriza para impedir el funcionamiento del mercado negro. Cambios múltiples: Es aquel en que para cada grupo de operaciones, de oferta y demanda, se fija un tipo de cambio, todos preferenciales y entrada de capital, y para determinadas importaciones y salida de capital; tipo no preferenciales para las operaciones restantes. Cambio rígido: Es aquel cuyas fluctuaciones están contenidas dentro de un margen determinado. Este es el caso de patrón oro, en que los tipos de cambio pueden oscilar entre los llamados puntos o límites de importación o exportación de oro, por arriba o por debajo de la paridad. Si los tipos de cambio excedieran de dichos límites ocurrirían movimientos de oro que harían volver a las cotizaciones al margen determinado. Su funcionamiento exige la posibilidad concreta de dichos movimientos de oro y se asegura además, mediante un mecanismo operativo de movimientos de capital a corto plazo, ligados a una relación entre los tipos de cambio y las tasas monetarias de interés. Cambio flexible: Es aquel cuyas fluctuaciones no tienen límites precisamente determinados, lo que no significa que tales funciones sean ilimitadas o infinitas. Es el caso del patrón de cambio puro y del papel moneda inconvertible. Son los propios mecanismos del mercado cambiario y, en general la dinámica de las transacciones internacionales del país, los que, bajo la condición esencial de la flexibilidad, permiten una relativa estabilidad de los cambios, dadas las elasticidades de oferta y demanda de los diversos componentes de la balanza de pagos. Cambio fijo: Es aquel determinado administrativamente por la autoridad monetaria como el Banco Central o el Ministerio de Finanzas y puede combinarse tanto con demanda libre y oferta parcialmente libre como con restricciones cambiarias y control de cambios. Cambio único: Este rige para todas las operaciones cambiarias, cualquiera que sea su naturaleza o magnitud. Se tolera cierta diferencia entre los tipos de compra y de venta de la divisa como margen operativo para los cambistas en cuanto a sus gastos de administración, operación y beneficio normal. El ideal del Fondo Monetario Internacional es este tipo de sistema, que no admite discriminación en cuanto a la fuente de origen de las divisas, ni en cuanto a las aplicaciones de las mismas en los pagos internacionales.

4.1 Tipos de Cambio

Cambio spot: Es aquel que se aplica a las operaciones de cambio de contado, éstas operaciones difieren en su naturaleza, siempre teniendo presentes el tipo de mercado en que se negocie, a esto se le llama operaciones entrebancarias, al mayor y al detal, lo que implica un tipo de cambio de contado diferente para cada tipo de operación. Cambio a plazo (forward): Son las operaciones cambiarias realizadas a plazo, las mismas casi siempre se les traslada al tipo de cambio de contado. Manifestando su costo que se podrá cubrir en el mercado de contado; y por consecuencia, identificarlo tomando en cuenta otros factores así como también el diferencial de la tasa de interés interna y la de el de la moneda que se negocia. Cambio referencial: Se utiliza para la conversión de operaciones que no tienen nada que ver o no están ligados a un tipo de cambio específico o pactado. Es muy utilizado por ejemplo en las operaciones administrativas de una aduana, rentas consulares, valoración de activos y pasivos externos para aspectos legales como modo de información. Cambio resultado de la subasta: Son aquellos que resultan de las cotizaciones que presentan los participantes (operadores cambiarios autorizados) en el mecanismo de subasta. Cada uno de los tipos de cambio presentados reflejan la estimación individual que hacen los participantes del valor de la divisa estadounidense en un momento dado, de acuerdo con las condiciones de mercado. Cambio modal interbancario: Es aquel con más repitencia en un tiempo específico que se lleva a cabo entre las cotizaciones de los bancos presentes en el mercado interbancario.

5. VENTAJAS DEL CONTROL DE CAMBIO
• • •

Pueden aplicarse a los cambios extranjeros para la compra de bienes y servicios o las transferencias de capital. Proteger las reservas internacionales, la balanza de cambio y el tipo de cambio. Conlleva a un control de precios

6. DESVENTAJAS DEL CONTROL DE CAMBIO

En primer lugar restringe directamente la libre elección de países en los que los individuos pueden comprar o invertir.

• •

Generalmente provoca un "mercado negro" de monedas escasas. En particular, por lo que se refiere a los países subdesarrollados, aunque también en los países más avanzados, puede conducir a una corrupción de los funcionarios.

7. SITUACIÓN ACTUAL DEL CONTROL DE CAMBIO 7.1 Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) Implementada en febrero de 2003 por el Ejecutivo Nacional, esta comisión regula la venta de dólares en el mercado nacional actualmente, sus promotores afirman que fue una medida necesaria con el fin de evitar la fuga de divisas, la disminución de las reservas internacionales, la merma en los aportes al fisco, desestabilización del valor externo de la moneda, todo esto consecuencia de la evasión fiscal, el paro que experimentó la industria petrolera, y la fuga masiva de capitales en los últimos meses, y de la desestabilización en palabras del gobierno "auspiciada por los sectores más elitescos y poderosos del país". En términos del Ejecutivo: "La economía venezolana fue golpeada duramente y estaba al borde de un colapso comenzando el 2003, año en el que precisamente de acuerdo con las proyecciones macroeconómicas, se lograría la consolidación de programas sociales destinados a mejorar la calidad de vida de toda la población". En vista de esta situación, el Ministerio de Finanzas en representación del Gobierno y el Banco Central de Venezuela, establecen un régimen de control cambiario y mediante decreto presidencial es creado el 5 de febrero de 2003 la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), cuya misión es "administrar con eficacia y transparencia, bajo criterios técnicos, el mercado cambiario nacional y asume el reto de contribuir con su buena ejecutoria y el concurso de otras políticas, al logro de la estabilidad económica y el progreso de la Nación…". Para la venta de dólares a personas naturales, jurídicas, y otras instituciones se solicitan una serie de recaudos, según sea el caso, por ejemplo para las personas jurídicas entre muchos otros se incluyen: solvencia con respecto al pago de ISLR, IVA, INCE, SSO y otras documentaciones de actualización de las empresas.

Esta comisión ha recibido muchas críticas de expertos economistas entre las cuales destacan:

• • •

La inconstitucionalidad del régimen del control de cambios, ya que se dice que las libertades económicas previstas en la constitución, están siendo violadas. Lo engorroso que resulta la cantidad de recaudos y el tenerlos todos al día es casi imposible. La modificación constante de los requisitos solicitados (cambian cada 15 días) La demora en la entrega de divisas en sus primeros meses de aplicación, resultó ser la crítica principal, ya que han tardado más de 3 meses en otorgar los dólares. El riesgo de que se convierta en otro RECADI, ya que existe la posibilidad de que se creen empresas "fantasmas" que se hagan pasar por organizaciones de carácter prioritario con el fin de que se le agilice el otorgamiento de divisas a estas, quedando en ventaja con respecto a empresas reales. Porque trae como consecuencia un mercado "negro" o paralelo que cotiza el precio muy por encima del fijado por el gobierno y que fluctúa con el aumento de la demanda y con el paso del tiempo.

Los administradores de este recién creado organismo admiten que ha habido demoras debido principalmente a que el sistema de automatización es muy moderno y la actualización de datos lleva mucho tiempo, pero aseguran que esta comisión evitará que halla fuga masiva de divisas además de que trae como consecuencia un control de precios, también han afirmado que no existe la posibilidad de que se convierta en un nuevo RECADI ya que el control es mucho más efectivo y fuerte que hace 20 años. El monto establecido por el BCV junto con el Ejecutivo para la compra y venta de dólares es de 1.600 Bs/$ y podrán ser adquiridos en los bancos y en las casas de cambio siempre y cuando dichas operaciones estén autorizadas por CADIVI. Sin embargo, en vista de que no hay ninguna normativa publicada hasta los momentos, no hay posibilidad de comprar dólares hasta nuevo aviso. Para comprar dólares, se deberá cumplir una serie de requisitos exigidos por el organismo gubernamental, según sea el caso. Solo los representantes diplomáticos y las instituciones que hayan suscrito tratados con la Republica, tendrán preferencia para adquirirlos.

Cabe destacar que en los casos de emergencia como la compra de medicinas y servicios de clínicas en el exterior, habrá un cupo disponible para dicha situación, el cual será publicado por los entes competentes y las personas deberán demostrar que en realidad requieren divisas para estos fines. Habrá sanciones por ofertar divisas por parte de operadores no autorizados, y corresponde a la Ley de de Delitos Cambiarios realizar las mismas y que será publicada próximamente. El gobierno anuncio que posiblemente se levanten dichas restricciones cuado se restablezcan totalmente las operaciones en la industria petrolera. 8. SANCIONES A LOS DELITOS CAMBIARIOS En la actualidad, no existe una Ley que regule los actos ilícitos correspondientes al régimen cambiario que en determinado momento pueda presentarse en el país. Sin embargo, existe, un anteproyecto de Ley presentado en la Asamblea Nacional que tiene como finalidad disciplinar las operaciones que se puedan derivar de la aplicación de este régimen, denominada Ley de Delitos cambiarios. Según el Anteproyecto de Ley de Delitos Cambiaros se sancionarán: Las acciones que no acaten las normas, los procedimientos y deberes establecidos para obtener divisas, cuando exista la restricción y control de las mismas. (Articulo 2) Será aplicada a las personas naturales y jurídicas venezolanas y extranjeras que actúen como administradores, intermediarios, verificadoras o beneficiarios de las operaciones cambiarias que se realicen en el marco del régimen cambiario establecido por el Ejecutivo Nacional. (Articulo 4) Las personas naturales o jurídicas, venezolanas o extranjeras, que ingresen divisas al país destinadas a fines lícitos, estando vigente controles o restricciones a la libre convertibilidad de la moneda, deberán registrarlas ante las autoridades cambiarias o ante los órganos creados al efecto, y tendrán derecho a exportarlas con los beneficios e intereses siempre que cumplan con los requisitos que a tal fin establezcan los Convenios Cambiarios celebrados entre el Ejecutivo Nacional y el Banco Central de Venezuela, así como de las normas derivadas de su aplicación. (Articulo 5)

Toda persona que compra o venda divisas, vulnerando los requisitos, condiciones o lapsos establecidos en el convenio de control de cambio vigente, o sin la intervención de la institución autorizada para afectar dicha operación, será sancionada con prisión de diez (10) a catorce (14) años y multa de cinco (5) a diez (10) veces el equivalente en bolívares del monto de la respectiva operación cambiaria. (Articulo 7) CONCLUSIONES Luego de analizada la información, se llega a los siguientes puntos de vista:

• • •

El control cambiario busca regular principalmente la salida de divisas existente en el país y proteger las reservas internacionales que se pueden ver afectadas por dicho fenómeno. Es importante destacar que la fluctuación del bolívar frente al dólar ha sido considerable en los últimos 20 años, debido a varios factores entre los que destacan: La aplicación de el control de cambios y el surgimiento de un mercado negro, la malversación de los fondos públicos, la mala ejecución de las políticas macroeconómicas por parte de los gobiernos centrales, entre otras, que permitieron un deterioro progresivo de la moneda local, trayendo como consecuencia desajustes económicos y graves problemas para la población venezolana. La adquisición de divisas (inicialmente) será única y exclusivamente para aquellas instituciones y diplomáticos que hayan suscrito tratados con la Republica, rompiendo con la libre convertibilidad de la Moneda. Perjudica a pequeñas y grandes industrias, pues la compra y venta de materia prima se paraliza por la aplicación de dicho control. El control cambiario se estimaba para 15 días desde su entrada en vigencia, pero ya han transcurrido más de 90 días, convirtiéndose en una situación insegura e incierta para las empresas radicadas en el país y aleja la posibilidad de la inversión del capital foráneo. Viola la libertad económica prevista en la constitución. Restringe todas las operaciones financieras que se deseen realizar con cualquier entidad internacional. El actual régimen cambiario ha tenido demasiadas demoras en otorgar las divisas a las empresas para que realicen sus actividades de rutina como serían la compra de materia prima,

principalmente en el caso de las empresas de alimentos (harina precocida o leudante) no pueden comprar el trigo para fabricarla, esto aunado a otras empresas que tienen inventarios escasos para seguir produciendo, queda impedido de llevar al mercado sus productos y por ende crea desabastecimiento en el mismo. Es necesario que el gobierno aplique mano dura a los delitos cambiarios, ya que con esta nueva ley (con próxima vigencia) se estarían evitando graves daños al patrimonio público y por ende a la nación, como los que hubo en la época de RECADI. A pesar de la medida aplicada para controlar las fugas de divisas, han transcurrido más de 90 días en donde no se ha visto que el Ejecutivo y los empresarios hayan llegado a un acuerdo para enfrentar tan grave situación. Por otro lado CADIVI, "supuestamente" como ente administrador de Divisas, entregó dólares al Presidente de la Republica para que éste realizara su último viaje a la Republica de Brasil en una "situación de emergencia financiera". Dichas contradicciones dan a entender que el control aplicado es para aquellas élites existentes en el país que discrepan de la política que ha implantado el actual Presidente en los últimos cuatro años. Cabe destacar, que el control cambiario aplicado se "politizo", el tiempo ha transcurrido y entre dimes y diretes por parte del Ejecutivo y los que se oponen a su política, no han tomado en cuenta como se ha ido deteriorando cada día mas (de lo que ya estaba) el país, trayendo graves repercusiones como el incremento del desempleo, desabastecimiento, hambre, miseria y el alto índice de una población analfabeta.

Caracas, (AN). La plenaria de la Asamblea Nacional aprobó por urgencia reglamentaria, en primera discusión la reforma parcial de la Ley Contra Ilícitos Cambiarios, con el objetivo de evitar la especulación con el dólar paralelo y reforzar el papel del Estado en la supervisión y regulación a fin de preservar la estabilidad cambiaria. El proyecto presentado por los diputados de la Comisión de Finanzas, expresa en su exposición de motivos que el fin de la normativa es adecuar la ley vigente con la realidad económica y financiera del país, y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria, reforzado su papel en la supervisión y regulación preservando la estabilidad cambiaria, a fin de evitar desajustes en la esfera

real con consecuencias indeseadas en el bienestar social. La propuesta de Reforma Parcial de la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios, se centra en dos artículos: el artículo 2 y el artículo 9. En el artículo 2, referido a la definición de divisas, se agrega todo lo concerniente a los títulos valores denominados en moneda extranjera. “De esta manera, el mercado de títulos debe realizarse bajo la forma y metodologías que se establezcan al efecto”, reza el documento. En el artículo 9, la reforma apunta a extender las competencias del Banco Central de Venezuela en la compra y venta de divisas, para evitar posibles distorsiones en el mercado cambiario y que éste pueda impactar a la economía real productiva, garantizando que el mercado de divisas o de títulos valores que tenga por objeto la liquidación de divisas, sólo podrá realizarse a través del Banco Central de Venezuela. Artículos reformados: En este sentido la modificación propuesta para el artículo 2 de la ley vigente, prevé: A los efectos de esta ley, se entenderá por: 1. Divisa: Expresión de dinero en moneda metálica, billetes de bancos, cheques bancarios y cualquier modalidad, distinta al bolívar, entendido éste como la moneda de curso legal en la República Bolivariana de Venezuela, como también títulos valores que estén denominados en moneda extranjera o puedan ser liquidados en moneda extranjera. 2. Operador Cambiario: Persona jurídica que realiza operaciones de corretaje o intermediación de divisas, autorizadas por la legislación correspondiente y por la normativa dictada por el Banco Central de Venezuela, previo cumplimiento de los requisitos establecidos por el órgano administrativo competente. 3. Operación Cambiaria: Compra y venta de cualquier divisa con el bolívar. 4. Autoridad Administrativa en Materia Cambiaria: Comisión de Administración de Divisas (CADIVI). 5. Autoridad Administrativa Sancionatoria en Materia Cambiaria: Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de Finanzas, a través de la Dirección General de Inspección y Fiscalización y la Comisión

Nacional de Valores para lo que respecta a las operaciones realizadas con títulos valores. Mientras que la modificación del artículo 9, sostiene: “Es competencia exclusiva del Banco Central de Venezuela, bien en moneda, bien en títulos valores realizados con el objeto final de obtener para sí o para sus clientes la liquidación de saldos en moneda extranjera por la enajenación de los mismos en una oportunidad previa a su fecha de vencimiento, la venta y compra de divisas por cualquier monto. Quien contravenga esta normativa está cometiendo un ilícito cambiario y será sancionado con multa del doble del monto de la operación. Quien en una o varias operaciones en un mismo año calendario, sin intervención del Banco Central de Venezuela, compre, venda o de cualquier modo ofrezca, enajene, transfiera o reciba divisas entre un monto de diez mil dólares (US$ 10.000,00) hasta veinte mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 20.000,00) o su equivalente en otra divisa, será sancionado con multa del doble del monto de la operación o su equivalente en bolívares Cuando en el caso señalado anteriormente, el monto de la operación sea superior a los veinte mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 20.000,00) o su equivalente en otra divisa, la pena será de prisión de dos a seis años y multa equivalente en bolívares al doble del monto de la operación. Sin perjuicio de la obligación de reintegro o venta de las divisas ante el Banco Central de Venezuela, según el ordenamiento jurídico aplicable”. Según el presidente de la Comisión de Finanzas, diputado Ricardo Sanguino recordó que recientemente el Ejecutivo tomó una serie de medidas de ajuste cambiario orientadas a lograr una estabilidad en el flujo de cambio, estableciendo un tipo de cambio de 2,60 bolívares por dólar para una serie de renglones prioritarios como alimentos y medicina. Uno de 4,30 para otros productos necesarios pero no prioritarios, y quedó la adopción de unos instrumentos cambiarios denominados bonos cambiarios para un mercado de aquellas actividades productivas que no pudieran acudir a ninguno de los dos mercados. Se asignaba a través del BCV, los bonos cambiarios con vencimiento de 90 días, explicó el parlamentario.

Dijo que una vez que empezó a funcionar se produjo en el mercado permuta una serie de transacciones no muy transparentes que fueron desviando la orientación inicial que se perseguía con los objetivos de política cambiaria y se convirtió en un mercado perverso en el cual se dieron transacciones especulativas que llevó a que el precio de la divisa, superase las estimaciones. El objetivo era lograr que las transacciones que se dieran en este mercado estuvieran cercanas a las dos bandas vigentes 2,60 – 4,30. “Lo que estábamos haciendo, es algo orientado a satisfacer unos requerimientos para liquidar unas deudas en divisas, se convirtió en un mercado especulativo, obteniendo ganancias extraordinarias y distorsionando el precio promedio para la fijación de los bienes y servicios”. Quiso hacer un alto para indicar que aún somos una economía en transición hacia el socialismo, con permanencia y presencia de un sector capitalista, unos productivos, otros comerciantes y otros especulativos que distorsionan las transacciones en divisas. Por ello tomamos la iniciativa de proponer esta reforma que acabe con este mercado especulativo”. Ante las informaciones que objetan la reforma diciendo que se dejará a todos los operadores cambiarios sin divisas y por ende comenzar a subir el precio del dólar a niveles “astronómicos”, respondió que el BCV a través de su directorio podrá designar a los operadores cambiarios que actúan y cumplen con las normas. “Recuerden que la Comisión Nacional de Valores ha tenido que intervenir una serie de casas de bolsa porque han actuado de manera irregular y nadie sabe quien está haciendo esas transacciones”. Queremos saber quién compra, quién vende, cuánto compran, cuánto venden, y el que quiera tener autorización debe informar día a día, al finalizar el tiempo informar quién compró, quién vendió y con qué empresa se transó. Y acabamos con esa incertidumbre, porque hay medios que pretenden crear esa incertidumbre, anunciando la valoración de la divisa anunciando muy por encima de su valor real por transacción. Enfatizó que las divisas necesarias para la economía venezolana son suficientemente satisfechas por las instituciones que tiene el gobierno nacional en la política de transacción de divisas a través de Cadivi y lo que se suministra el BCV. “Todo lo demás es especulación e intenciones de

grupos económicos interesados en sacar del país sus capitales y no realizar las inversiones para aumentar la capacidad productiva”. Según el diputado Simón Escalona dijo que esta era una ley en contra de la especulación, dándole poderes al Estado para impedir la circulación de papeles especulativos, y la fluctuación del dólar paralelo o negro. “Esta especulación tiene sus defensores a la oposición que se encuentra en el parlamento y que son representación de Fedecámaras y de Venacham”. Para los diputados Ricardo Gutiérrez, Juan José Molina y Pastora Medina la modificación propuesta a la norma no resolverá el problema de la especulación y la fluctuación de un dólar que se estiman o se encuentra alejado de su valor real. Asimismo sostienen que la economía venezolana está sustentada en índices irreales en materia cambiaria y de crecimiento del Producto Interno Bruto. Además aseguran que los niveles de endeudamientos están por encima del PIB, tema que fue refutado por el diputado Sanguino quien expresó que para nada se compara con la situación en Grecia, más aún asegura que en el segundo semestre la economía venezolana apunta al crecimiento del PIB. No hay ninguna crisis, sino un comportamiento para evitar que se violen las leyes y las reglas de nuestro mercado interno, puntualizó el diputado Sanguino. Ante semejante cambio, se plantearía un nuevo escenario en materia de mercado cambiario que podría resumirse en lo siguiente: El BCV pasa a ser una especie de CADIVI del dólar permuta (paralelo). Los montos establecidos son muy bajos para un año, tanto como para personas naturales (pequeños importadores), como las personas jurídicas (medianos y grandes empresas) buscarán mecanismos de adquisición de divisas para continuar con sus actividades, de acuerdo a lo sugerido con los trabajos del alemán Ludwig von Bertalanffy, publicados entre 1950 y 1968 Teorías General de Sistemas. Esto generaría una elevada demanda y la creación de un mercado negro en el cual con absoluta seguridad se transará la divisa extranjera a niveles nunca antes observados en la economía venezolana.

De acuerdo a lo expresado en black market. (V. INTERVENCION ESTATAL; MERCADO; SECTOR INFORMAL); Aquel mercado libre que se forma espontáneamente cuando la ley prohíbe su formación. Cuando los precios de bienes y servicios se fijan administrativamente, y queda fuera de la ley quien realice transacciones por encima de los mismos, normalmente surgen presiones económicas que obligan a la gente a quebrantar la ley. En otras palabras, las leyes que promulgan los hombres -su ordenamiento jurídico- muestran su incapacidad para cambiar las leyes de la economía como tal. Los precios por decreto han sido normales en períodos de guerra en casi todas las naciones y son propios, por otra parte, de las economías de planificación central; también son frecuentes cuando la política económica se basa en un acusado intervencionismo estatal y los poderes públicos pretenden abaratar arbitrariamente bienes y servicios de consumo popular. En todos estos casos, debido a los precios artificialmente bajos, la oferta tiende a reducirse; ello crea una demanda no satisfecha que hace necesario, muchas veces, acudir al racionamiento. Consecuentemente, siempre habrá algún segmento de los demandantes que esté dispuesto a pagar un valor superior al de los precios regulados para obtener los bienes que requiere y, por lo tanto, algunos oferentes capaces de afrontar el riesgo de quebrantar la ley para realizar ventas a precios mayores. Surge así, naturalmente, un mercado al margen de las regulaciones oficiales, el mercado negro, que a veces no es completamente ilegal sino "semi-legal". En este último caso puede llamárselo mercado gris, como se lo ha denominado en la Unión Soviética, o simplemente mercado informal, como cuando se hacen contrataciones de personal sin tomar en cuenta las leyes laborales vigentes. Las casas de bolsa son las más afectadas con la nueva normativa debido a restricciones en las operaciones a través de estas. La norma incentiva que muchas empresas comiencen a abrir portafolios en casas de bolsa a nombre de personas naturales (por ejemplo sus empleados) para poder adquirir divisas y esto a su vez podría generar un mercado de venta de cupos para portafolios en las casas de bolsa. Esta situación reeditaría a las prácticas hechas en el segundo gobierno de Rafael Caldera

con los cupos de viajero y las agencias de viaje e intervención cambiaria parecen nuevamente repetirse. Artículo principal: Agenda Venezuela En el primer año de su segundo gobierno tiene que manejar una fuerte crisis financiera que se inicia con la intervención del Banco Latino que había quebrado en el gobierno interino de su predecesor en la presidencia Ramón José Velásquez, después de la destitución de Pérez, continuó con el derrumbe e intervención de una decena de instituciones bancarias y culminó con la fuga de capital por concepto de auxilios financieros otorgados por el Estado a la banca, miles de ahorristas afectados y un grave desequilibrio en la economía de Venezuela. La confianza y credibilidad de venezolanos y extranjeros en las instituciones bancarias fue afectada gravemente. Más de setenta mil medianas y pequeñas empresas quebraron, fundamentalmente por el control de cambio impuesto por el gobierno, que dificulta la obtención de divisas para adquirir insumos. Caldera en el poder nuevamente hubo de manejar una vertiginosa espiral inflacionaria y un paralelo descenso de las reservas de divisas, empleadas generosamente para el sostenimiento del bolívar frente al dólar. El 27 de junio anunció la suspensión con carácter temporal de algunas garantías constitucionales, fundamentalmente las relacionadas con la propiedad privada y la libre actividad económica, que supuso el control estatal sobre el mercado de cambios, el sistema bancario y los precios. Las entidades financieras en bancarrota por la fuga de capitales y las afectadas por prácticas especulativas iban a ser intervenidas y saneadas por el Estado, y de hecho el Banco Central de Venezuela (BCV) anunció la suspensión inmediata de todas sus operaciones de compra-venta de dólares. Dado lo extraordinario de la situación, las medidas fueron toleradas por los medios de comunicación y la comunidad internacional, pero no por el pueblo venezolano. Aunque Caldera prometió durante su campaña no acudir jamás ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), debió hacerlo ante la crisis económica. El nulo efecto de la práctica intervencionista en la economía del país, hace que Caldera anuncie el programa llamado Agenda Venezuela que prometía restablecer el equilibrio macroeconómico y apalear la inflación. Aplicando medidas tildadas por sus detractores como "de corte

neoliberal" de acuerdo con las recomendaciones del FMI, que hasta entonces se había resistido a adoptar. Así, se devaluó el bolívar en un 70%, el control de cambio fue levantado, los combustibles se encarecieron en un 800%, se liberalizaron los tipos de interés (el IVA subió a 16,5%), se continuó el proceso de privatización de los activos del Estado y se avocó a la disciplina en el gasto público, que no surtieron efectos debido a la crisis económica mundial en ese momento. Está medidas fueron bien acogidas en el exterior, pero no en el país, en donde fueron frecuentes las manifestaciones y disturbios de la población venezolana que se sentía afectada negativamente. En 1997, una comisión tripartita, conformada por el sector empresarial, laboral y Gobierno, asumieron la reforma del régimen de prestaciones sociales, tras la revisión profunda de la Ley Orgánica del Trabajo. La labor de la comisión tripartita quedó plasmada en un sistema de prestaciones sociales que preveía, entre otras cosas, su pago anual y no al cese del desempeño laboral como se hacía anteriormente; al mismo tiempo, se establecieron cinco subsistemas de seguridad social con la finalidad de mejorar la actividad del Ejecutivo en la resolución de los problemas básicos de los trabajadores venezolanos. También en el Gobierno de Caldera se inició un proceso de apertura petrolera que muchos catalogaron como el preludio a la privatización del sector; sin embargo se llevó a cabo aglutinando esfuerzos del sector privado, nacional e internacional, para la explotación, exploración y refinamiento de petróleo y gas natural. La crisis mundial en los mercados del crudo influyó negativamente en este proceso. De cumplirse lo planteado anteriormente, las casas de bolsa tendrán un aumento en su clientela como nunca antes en los últimos 10 años. Esto supondría un escenario favorable para las casas de bolsa, sin embargo, los costos transaccionales implicados en este mecanismo harán que las Casas de Bolsas no se sientan cómodas con el nuevo escenario, precisamente porque se generará un volumen de trabajo que anteriormente no tenían. En este aspecto ya para finalizar, la reforma a la Ley de Ilícitos Cambiarios se infiere que no obtendrá los resultados esperados porque sencillamente el dólar permuta no cederá ante dicho mecanismo según, Antonio Romero,

representante del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe y los diputados Ricardo Gutiérrez, Juan José Molina y Pastora Medina.

Portada Economía Bonos en poder del Gobierno estrenan sistema cambiario La plataforma tecnológica instalada por Bloomberg y denominada E-Bond, iniciará operaciones hoy 08 de junio 2010 | 06:26 am - Blanca Vera Azaf
Recurso s
• • • • • •

0 comentarios

Actualmente 1.00/5 1 2 3 4 5

Resultados: 1.0/5 (1 voto emitido) Los intercambios de papeles para obtener dólares quedaron en el pasado. A partir de hoy comienza la subasta del dólar alternativo, el cual se negociará en el sistema de transacción con títulos en moneda extranjera, y cuya cotización será fijada por el Banco Central de Venezuela diariamente. Los papeles del Estado que se negociarán están en poder del Fondo de Desarrollo Nacional, la Tesorería, los bancos públicos, los privados y las entidades de ahorro y préstamo. El instituto emisor pagará en bolívares por estos títulos. La plataforma tecnológica instalada por Bloomberg y denominada E-Bond, comenzará operaciones con una parte de los 5,5 millardos de dólares en bonos que posee el Gobierno en sus instituciones, aseguró el economista Alejandro Grisanti. Aunque se desconoce el monto de papeles que se transarán en este primer día, trascendió que el tope del tipo de cambio estará por debajo de 7 bolívares fuertes. Este será precisamente el anzuelo que utilizará el Gobierno para atraer las instituciones financieras privadas para que vendan sus títulos valores, sin necesidad de obligarlos. En la Gaceta Oficial número 39439 fue publicado el Convenio Cambiario número 18, y el instituto emisor difundió las Normas Relativas a las Operaciones en el Mercado de Divisas. En el artículo 11 se establece expresamente: "El BCV determinará los títulos valores denominados en moneda extranjera o por emitirse por la República, sus entes descentralizados o cualquier otro ente, que podrá ser objeto de operaciones de compra y de venta, en bolívares a través del Sitme".

Lo anterior ratifica la intención del Gobierno de emitir nueva deuda cuando lo crea necesario. La Ley de Endeudamiento autoriza al Estado a endeudarse durante 2010 hasta un monto total de 35 millardos de bolívares. Hasta la fecha las 13 emisiones del bono cambiario se han hecho con Banco Central de Venezuela, fachada | Nelson presupuesto del BCV, por lo que los Castro recursos para deuda interna no han sido utilizados. Toda empresa o particular que necesite acceder a este mercado tendrá que hacer una solicitud mínima de 1.000 dólares a través de los operadores cambiarios (bancos) y no de las casas de bolsa y sociedades de corretaje como en el pasado. Las comisiones que cobre la banca por estas transacciones serán controladas por el Central. La banca adquirirá un papel del Estado y lo venderá en el mercado internacional. Los divisas obtenidas serán depositadas en una cuenta que las personas o empresas tengan en el exterior.
BCV publicó normas previas a la plataforma para el manejo del mercado paralelo Personas naturales podrán participar en el permuta con mínimo mil dólares
Luis Carías

Caracas, junio 7 (REDACTA).- El Banco Central de Venezuela (BCV) publicó en Gaceta Oficial Nº 39.439 el Convenio Cambiario Nº 18 que constituye una normativa previa a la definición de la plataforma para el manejo del nuevo mercado permuta que se convertirá en el tercer tipo de cambio oficial atado a los precios de los títulos de deuda de la Nación y en el que podrán participar las personas naturales. La normativa publicada por el BCV tiene como objetivo regular los términos y condiciones de la negociación en moneda nacional, y a través del sistema que disponga al efecto, de los títulos de la República, sus entes descentralizados o cualquier otro emisor y a tal fin, el Instituto determinará una banda de precios conforme a la metodología que estime el convenio mencionado. La publicación es un paso previo al lanzamiento de la plataforma E-bond con la que se estipulará una banda de precios para la cotización del dólar alternativo, que será publicada diariamente en el portal electrónico del BCV para la compra y venta de los títulos valores que se negocien. En las citadas normas, el BCV indica que será su potestad determinar los títulos valores denominados en moneda extranjera emitidos o por emitir que podrán ser objeto de operaciones de compra y venta en bolívares a través del denominado Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera. También se permite efectuar las operaciones a través de los bancos comerciales, bancos universales y entidades de ahorro y préstamo, según los términos establecidos por el BCV. En el nuevo sistema cambiario, el BCV autorizará a las personas naturales para que participen

con un mínimo de mil dólares, una medida que buscaría limitar y controlar el mercado negro de divisas y la escalada del dólar mediante la implementación del tercer sistema de cambio de divisas basado en la cotización de los bonos de la Nación. Con respecto a los operadores cambiarios fronterizos autorizados por el ente emisor, se establece que sólo podrán realizar aquellas operaciones de compra o venta de pesos colombianos o reales brasileños, según corresponda a su ubicación geográfica, en moneda y billetes, sin perjuicio a las facultades de inspección, vigilancia, supervisión, regulación y control otorgadas a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras. El BCV también establecerá las instituciones autorizadas para participar en el sistema, los requisitos a ser cumplidos por éstas a los fines de su participación, los tipos de operaciones que estarían autorizadas y los términos de las mismas, así como los mecanismos para el seguimiento y control de las operaciones que se realicen a través de éste y la evaluación de su ejecución. Los cambios económicos surgen desde que el pasado 8 de enero se anunciara al país la devaluación de la moneda venezolana frente a las divisas extranjeras, al establecerse dos tipos de cambio 2,60 y 4,30 bolívares, eliminando el que se mantuvo por varios años en el país de 2,15 bolívares.

Publicada en Gaceta Ley Contra Ilícitos Cambiarios Mediante el decreto extraordinario número 5.975, publicado en Gaceta Oficial, se establece la modificación de tres artículos de la vigente Ley Contra Ilícitos Cambiarios, texto publicado en la Gaceta Oficial N° 38.879, de fecha 27 de febrero de 2008 La Asamblea Nacional (AN) publicó este martes en Gaceta Oficial la Ley de Reforma Parcial de la Ley contra los Ilícitos Cambiarios, la cual tiene como propósito frenar el fenómeno especulativo que se origina en el país por los altos valores del mercado permuta del dólar, contribuyendo así a la estabilización de los precios de los bienes y servicios. Mediante el decreto extraordinario número 5.975, publicado en Gaceta Oficial, se establece la modificación de tres artículos de la vigente Ley Contra Ilícitos Cambiarios, texto publicado en la Gaceta Oficial N° 38.879, de fecha 27 de febrero de 2008. En ese sentido, en primer lugar, se modifica el artículo 2 del instrumento legal, en el cual se define con precisión el significado de los siguientes términos: divisa, operador cambiario, operación cambiaria, autoridad administrativa en materia cambiaria y autoridad administrativa sancionatoria en materia cambiaria. En segunda instancia, se modifica el artículo 9 de la Ley, a través del cual se establece que es competencia exclusiva del Banco Central de Venezuela (BCV) la compra y venta de divisas por cualquier monto, bien sea en moneda o títulos valores. 'Quien en una o varias operaciones en un mismo año del calendario, sin intervención del BCV, compre, venda, o de cualquier modo ofrezca, enajene,

transfiera o reciba divisas entre un monto de 10 mil dólares hasta 20 mil dólares, de los Estados Unidos de América o su equivalente en Gaceta, será sancionado con multa del doble del monto de la operación equivalente en bolívares', refiere el decreto. Por último, se modifica el artículo 16 de la Ley vigente incorporando al Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) y a la Comisión Nacional de Valores (CNV) al proceso de supervisión y fiscalización en esta materia, convirtiéndose en auxiliares de la administración de justicia. Los organismos públicos o privados están obligados a prestar colaboración a la administración de justicia en el procesamiento de los casos que se deriven de la aplicación de la presente Ley.

Aprobada en la Asamblea Nacional una nueva ley que penaliza la compra o venta en el "mercado negro" de más de 10.000 dólares al año. El objetivo de esta nueva ley es tipificar los supuestos ilícitos cambiarios y sus respectivas sanciones; según el artículo 7: "Quien venda, compre o de cualquier modo enajene, transfiera, reciba, exporte o importe divisas por un monto superior de 10 a 20 mil dólares, en el curso de un año, será sancionado con prisión de dos a seis años y multa equivalente de una a tres veces del monto de la operación". Con esta ley se intenta que el estado sea la única entidad con la capacidad para comprar o vender divisas en perjuicio de los pequeños y medianos comerciantes que no podrán obtener divisas si el estado no las otorga; y ya es bastante difícil obtener dólares preferenciales. El estado ya limita la cantidad de dólares que una persona puede comprar en el mercado cambiario pero con esta ley el estado también limitará la cantidad de dólares que una persona puede comprar o vender por su cuenta a terceras personas u organizaciones.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->