Está en la página 1de 5

EL SURGIMIENTO DE LA PEDAGOGIA CRÍTICA Y LA PEDAGOGIA CRÍTICA

EL SURGIMIENTO DE LA PEDAGOGIA CRÍTICA


La pedagogía crítica examina a las escuelas tanto en su medio histórico como por ser
parte de la hechura social y política que caracteriza a la sociedad dominante, también
opone varios argumentos importantes al análisis positivista, a histórico y despolitizado
empleado tanto por los críticos liberales como por los conservadores.
La teoría educacional crítica tiene una profunda deuda con sus progenitores y ha
comenzado a proporcionar una teoría radical y un análisis de la escuela, y al mismo
tiempo añade nuevos avances en la teoría social y desarrolla nuevas categorías de
investigación y nuevas metodologías. Este movimiento constituye solo una pequeña
minoría dentro de la comunidad académica y la enseñanza pública, pero es una
presencia presente y desafiante en ambas arenas.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES
La pedagogía crítica resuena con la sensibilidad del símbolo hebreo tikkun, que
significa “curar, reparar y transformar al mundo”. Proporciona dirección histórica,
cultural, política y ética para los involucrados en la educación que aun se atreven a tener
esperanza.
Hay que destacar que la pedagogía critica es tan revolucionaria como los primeros
propósitos de los autores de la declaración de la independencia: dado que la historia está
fundamentalmente abierta al cambio, la liberación es una meta autentica y puede
alumbrar un mundo por completo diferente.

Política
La mayor tarea de esta pedología a sido revelar y desafiar el papel que las escuelas
desempeñan en nuestra vida política y cultural los avances recientes han conducido a
estos teóricos a ver a las escuelas no solo como espacios institucionales, sino también
como arenas culturales donde una heterogeneidad de formas sociales e ideológicas
suelen no enfrentarse en una lucha por la dominación.
Los teóricos críticos sostienen que los maestros deben comprender el papel que asume
la escuela al unir el conocimiento con el poder, para aprovechar ese papel y así mismo
el desarrollo de ciudadanos críticos y activos; de hecho los investigadores críticos han
dado primacía a lo social, lo cultural, lo político y lo económico para comprender mejor
la forma en que trabaja la escuela contemporánea.

Cultura
La escuela siempre representa una introducción, una preparación, y una legitimación de
formas particulares de vida social. Esta siempre implicada en las relaciones de poder, en
las prácticas sociales y en la aprobación de las formas de conocimiento que apoyan o
sostienen una visión especifica del pasado, del presente y del futuro.

Economía
La pedagogía crítica se funda en la convicción de que para la escuela es una prioridad
ética dar poder al sujeto y a la sociedad sobre el dominio de habilidades tenencias, que
están primordialmente atadas a la lógica del mercado de trabajo. La preocupación por la
dimensión moral de la educación, ha llevado a los académicos críticos a emprender una
reconstrucción socialmente critica de lo que significa “ser escolarizado”. Destacan que
en cualquier práctica pedagógica genuina exige un compromiso con la transformación
social en solidaridad con los grupos subordinados y marginados, lo que por necesidad
implica una opción preferencial por el pobre y por la eliminación de las condiciones que
permiten el sufrimiento humano. Así pues, los maestros de la tradición crítica sostienen
que la corriente educativa dominante mantiene una tendencia esencialmente injusta que
da como resultado la transmisión y la reproducción de la cultura del status quo
dominante.

La pedología critica pues, intenta proporcionar a maestros e investigadores, mejores


medios para comprender el papel que desempeñan en realidad las escuelas dentro de
una sociedad dividida en razas, clases y géneros y en ese esfuerzo, los teóricos han
establecido categorías o conceptos para cuestionar las experiencias de los estudiantes,
los textos, las ideologías de los maestros, y los aspectos de la política escolar que los
análisis conservadores y liberales con frecuencia dejan sin explorar. En efecto, la
pedología critica a definido con nitidez las dimensiones políticas de la educación al
sostener que las escuelas operan principalmente para reproducir los valores y privilegios
de las elites donde esta se compromete con las formas de aprendizaje y acción
emprendidas en solidaridad con los grupos subordinados y marginados y además de
cuestionar los presupuestos de la educación, los teorices críticos están dedicados a los
imperativos de dar poder al sujeto y de la transformación social.

Teorías del interés y la experiencia


Los teóricos de la educación critica como Henry Giroux, Sostienen que los programas
escolares deben ser comprendidos en términos de una teoría del interés y una teoría de
la experiencia, la primera quiere decir que el programa refleja los intereses que lo
rodean y por teoría de la experiencia, el mismo Giroux se refiere a que el programa es
una narrativa construida históricamente que produce y organiza las experiencias del
estudiante en el contexto de formas sociales tales como el uso del lenguaje, la
organización del conocimiento y la afirmación de clases particulares de estrategias de
enseñanzas.

PEDAGOGIA CRITICA: UNA REVISION DE LOS PRINCIPALES CONCEPTOS


Una categoría es simplemente un concepto, asunto, cuestión o idea central en la teoría
crítica. También hay que destacar que las categorías son útiles para los propósitos de
clarificación e ilustración.

LA IMPORTANCIA DE LA TEORÍA
El educador crítico, aprueba teorías que son dialécticas ante todo, esto es, teorías que
reconocen los problemas de la sociedad como algo más que simples hechos aislados de
los individuos o deficiencias en la estructura social. Más bien estos problemas surgen
del contexto interactivo entre el individuo y la sociedad. El individuo, un actor social,
tanto crea, como es creado por el universo social de que es parte. Ni al individuo ni a la
sociedad se le da una prioridad en el análisis. La teoría dialéctica intenta desechar las
historias y las relaciones de los significados y apariencias aceptados, trazando
interacciones desde el sistema interno al hecho. En esta forma, la teoría crítica nos
ayuda a enfocar simultáneamente ambos aspectos de una contradicción social.
La naturaleza dialéctica de la teoría crítica, habilita al investigador de la educación
para ver también a la escuela como un terreno cultural que promueve la afirmación del
estudiante y su autotransformación.
La escolarización también es un rechazo del meollo de la teoría educativa
dominante, que concibe a las escuelas como espacios donde principalmente se provee a
los estudiantes con las habilidades y actitudes necesarias para convertirse en ciudadanos
patrióticos, industriosos y responsables.
Los educadores críticos sostienen:
* Que una teoría de la escolarización digna, debe tomar partido, esto es, que debe
estar fundamentalmente ligada a una lucha por una vida cualitativamente mejor para
todos mediante la construcción de una sociedad basada en relaciones no explotadoras y
en la justicia social.
* No cree que haya dos lados para cada cuestión, y que ambos requieran igual
atención.
* Existen muchos lados en un problema que con frecuencia están vinculados a ciertos
intereses de clase, raza y género.
Giroux nos dice que la importancia de la relación entre ambas clases de objetivos
(macro objetivos y micro objetivos) derivan de que los estudiantes descubran las
conexiones entre los objetivos del curso y las normas, valores y relaciones estructurales
de la sociedad.
Los micro objetivos pues son aquellos donde se relaciona directamente la
organización, la clasificación, el dominio y la manipulación de los datos; por otra parte
los macro objetivos, se centran en la relación entre medios y fines, entre los hechos
específicos y sus implicaciones sociales, y políticas más amplias. Desarrollar macro
objetivos favorece un modo dialéctico de investigación.
Henry Giroux llama:
Micro objetivos = conocimiento productivo
Macro objetivos = conocimiento directivo

Entonces podemos resumir que el propósito de la teoría educacional dialéctica, es


proporcionar a los estudiantes un modelo que les permita examinar los fundamentos
políticos, sociales y económicos subyacentes en la sociedad.

LA PEDAGOGÍA CRÍTICA Y LA CONSTRUCCIÓN


SOCIAL DEL CONOCIMIENTO
* El conocimiento adquirido en general, nunca es neutral u objetivo, sino que está
ordenado y estructurado de formas particulares.
* El conocimiento es una construcción social profundamente arraigada en los nexos
de relaciones de poder.
* No existe un mundo ideal, autónomo, aborigen al cual corresponda por necesidad
las construcciones sociales; siempre hay un campo referencial en el cual se sitúan
símbolos (el lenguaje, la cultura, el lugar, el tiempo) que a su vez generan significados.
* No existe una intuición subjetiva pura.
* No nos encontramos en un mundo social, vivimos en él.
Se pudieran formular innumerables planteamientos y cuestionamientos en los cuales
está implicada la pedagogía crítica y la construcción del conocimiento de las cuales se
crea la polémica en base a la diversidad de respuestas no paralelas y mucho menos
convincentes y relacionadas directamente con la escuela, alumnos, maestros, hombres,
mujeres, relaciones, conocimiento, cómo y porqué de todo, etc.
Formas del conocimiento.-
-Conocimiento técnico, basado en las ciencias naturales donde se utilizan métodos
amnióticos hipotético-deductivos o empíricos y es evaluado por, entre otras cosas,
coeficientes de inteligencia, niveles de lectura y exámenes SAT, todos los cuales son
usados por educadores para clasificar, regular y controlar a los estudiantes.
-Conocimiento práctico, que apunta a ilustrar a los individuos de modo que puedan dar
forma a sus acciones diarias en el mundo. Este conocimiento se adquiere en general
mediante descripción y análisis, en forma histórica o desarrollo de situaciones sociales,
y está articulado para ayudar a los individuos a comprender los hechos en curso y
situacionales.
-El conocimiento emancipatorio, que nos ayuda a entender cómo las relaciones sociales
son distorsionadas y manipuladas por las relaciones de poder y privilegios. También
apunta a crear las condiciones bajo las cuales la irracionalidad, la dominación y la
opresión, pueden ser transformadas y mejoradas por medio de la acción deliberada y
colectiva.

Clase
Se refiere a las relaciones económicas, sociales y políticas que gobiernan la vida de un
orden social dado. También las relaciones de clase reflejan las restricciones y
limitaciones que los individuos y los grupos experimentan en las áreas de nivel de
ingreso, ocupación, lugar de residencia y otros indicadores de status y rango social.
Cultura
Esencial para el entendimiento de la pedagogía crítica, y para este tema está enfocado
hacia el significado de las formas particulares en las cuales un grupo social vive y da
sentido a sus circunstancias y condiciones de vida dadas. El vínculo entre cultura y
poder ha sido ampliamente analizado en la teoría social crítica en los últimos diez años,
por lo tanto es posible describir tres postulados para diferenciarla:
1° La cultura está íntimamente vinculada con la estructura de las relaciones sociales
dentro de las agrupaciones de clase, género y edad que producen formas de opresión y
dependencia.
2° La cultura es analizada no sólo como una forma de vida, sino como una forma de
producción merced a la cual los diferentes grupos, tanto en sus relaciones dominantes,
como en subordinadas definen y perciben sus aspiraciones en las relaciones desiguales
de poder.
3° La cultura es vista en un capo de lucha en el que la producción, legitimación y
circulación de formas particulares de conocimiento y experiencia son áreas centrales de
conflicto.

Cultura dominante, cultura subordinada y subcultura


Una cultura puede ser fácilmente analizada como cultura de origen “dominante” o
“subordinada” refiriéndose a las prácticas y representaciones sociales que afirman los
valores centrales, intereses y compromisos de la clase social que controla la riqueza
material y simbólica de la sociedad. Los grupos que viven las relaciones sociales
subordinados a la cultura dominante son parte de la cultura subordinada. Los grupos
subculturales pueden ser descritos como subconjuntos de las dos culturas de origen.
Los individuos que forman las subculturas suelen emplear símbolos distintos y prácticas
sociales para favorecer una identidad distinta de la cultura dominante.

Formas culturales
Son aquellos símbolos y prácticas sociales que expresan cultura, tales como los que se
encuentran en la música, el vestido, la alimentación, la religión, danza y la educación
que se han desarrollado a partir de los esfuerzos de los grupos por definir su vida en un
entorno político y material. “La escolarización también es una forma cultural”.

Hegemonía
Se refiere al mantenimiento de la dominación no sólo por el puro ejercicio de la
fuerza, sino principalmente por prácticas sociales consensuales, formas sociales y
estructuras sociales producidas en espacios específicos tales como la iglesia, el estado,
la escuela, los medios masivos de comunicación, el sistema político y la familia.
También es una lucha en la que el poderoso gana el consentimiento de los oprimidos,
quienes ignoran que participan en su propia opresión.
La hegemonía es un encasillamiento cultural de significados, una prisión de
lenguajes y de ideas a las que ingresan libremente tanto los dominadores como los
dominados.
La hegemonía no podría hacer su trabajo sin el apoyo de la ideología:
Ideología
Se refiere a la producción y representación de ideas, valores y creencias, y a la forma
que son expresados y vividos, tanto por los individuos como por los grupos.
Simplemente la ideología se refiere a la producción de sentidos y significados. Puede
describirse como una forma de ver el mundo, las cosas, un complejo de ideas,
diferentes tipos de prácticas sociales, rituales y representaciones que tendemos a
aceptar, tanto como naturales, como de sentido común.
La ideología incluye tanto funciones positivas como negativas en cualquier momento
dado, la primera se refiere al hecho de que todas esas perspectivas son inevitablemente
selectivas. De este modo una perspectiva organiza positivamente los hechos y tiene
sentido porque incluye inevitablemente esa forma de poner las cosas.

Para entender completamente la función negativa de la ideología, debe vincularse el


concepto con una teoría de dominación. Esta ocurre cuando las relaciones de poder
establecidas en un nivel institucional son sistemáticamente asimétricas. La legitimación
ocurre cuando un sistema de dominación se sostiene presentándose como legítimo o
justo y digno de respeto. La disimulación resulta cuando las relaciones de dominación
están ocultas, negadas u oscurecidas en diferentes formas. La fragmentación se da
cuando las relaciones de dominación están sostenidas por la producción de significados
en una forma que fragmenta a los grupos de tal modo que quedan ubicados en oposición
a otros. La cosificación ocurre cuando situaciones históricas transitorias se presentan
como permanentes, naturales y de sentido común como si existieran fuera de tiempo.
La ideología dominante se refiere a los patrones de creencias y valores compartidos
por la mayoría de los individuos. También frecuentemente alienta a las ideologías
oposicionales y tolera las que desafían su propia racionalidad.

Prejuicio
Es el juicio anticipado y negativo de individuos y grupos a partir de evidencias no
reconocida, infundadas e inadecuadas.