P. 1
Parasitos de aves

Parasitos de aves

|Views: 3.212|Likes:
Publicado porapuntesdelcev
Parasitos de aves
Parasitos de aves

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: apuntesdelcev on Mar 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/23/2013

pdf

text

original

Universidad de Buenos Aires Facultad de Ciencias Veterinarias Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves

Vet. Graciela Pascual 2009

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual Índice

Introducción ……………………………………………………………………………….2 Endoparásitos de las aves Nematodes……………………………………………………..……..…………….3 Cestodes …………………………………………………………………………6 Protozoarios…………………………………………………………………………7 Ectoparásitos……………………………………………………………………………….13 Bibliografía………………………………………………………………………………….19 Conclusiones…………………………………………………………………………….... 20

2 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias Introducción Importancia de los parásitos en la avicultura

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Con el gran avance de la avicultura y los actuales sistemas de crianza, el ambiente es desfavorable para muchas especies que parasitan a las aves en libertad o criadas en sistemas semiextensivos. En las explotaciones intensivas se presentan parásitos de ciclo directo, como lo son: Ascaridia galli, Heterakis gallinae, Capillaria sp. y coccidios del género Eimeria: E. acervulina, E. maxima, E. mitis, E. necatrix, E. praecox, E. brunetti y E tenella. En explotaciones en libertad o semilibertad se suman los parásitos de ciclo indirecto. En ambos tipos de crianza son importantes los ectoparásitos, por su rápida reproducción y difusión. En la cría de pollos parrilleros todos los parásitos no adquieren la misma importancia debido a que no hay tiempo de desarrollar parasitosis en las que el periodo de prepatencia es mayor que el de vida de esas aves, alrededor de 47 días. En estas producciones las camas son reutilizadas representando una importante fuente de infección de nematodes como Ascaridia galli, Heterakis gallinae y Syngamus trachea. En producción de huevos, las gallinas tienen un tiempo de vida mayor que el periodo de prepatencia de muchos parásitos, por lo que las parasitosis, en estos casos, cobran mayor importancia. Además, en las granjas es común la presencia de insectos que son hospedadores intermediarios de cestodes, como Raillietina sp y Davainea proglotina. Asimismo, la alta densidad de aves de postura favorece la proliferación de ectoparásitos, como ácaros hematófagos. En granjas de parrilleros y de reproductores la parasitosis de mayor importancia es la coccidiosis, causada por especies del género Eimeria. En estas producciones, contribuyen a su incidencia la alta densidad de animales, la alta temperatura y la excesiva humedad.

3 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias ENDOPARÁSITOS de las aves Nematodes ORDEN: Ascaridida Familia Heterakidae

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Heterakis gallinarum Se ubica en el ciego de las aves. Parásito de color blanco. El macho mide de 5 a 13 mm y la hembra de 8 a 15 mm. Poseen alas laterales que se extienden a lo largo del cuerpo. Esófago con bulbo posterior. La extremidad posterior del macho posee alas, una ventosa circular precloacal, dos espículas diferentes entre sí, la derecha fina de 2 mm de largo y la izquierda de 0,65 mm con anchas alas. En la hembra, la vulva se abre en la mitad posterior del cuerpo. Los huevos son de cáscara gruesa y lisa, miden 65-80 x 40 µm, aproximadamente. Son muy resistentes y desarrollan en el ambiente en 14 días en condiciones favorables de temperatura. La lombriz de tierra actúa como transporte. Ciclo Biológico: Cuando el huevo con L2, infectante, es ingerido por un hospedador, la larva eclosiona en el buche, molleja o duodeno. Por 4 días la L2 se encuentra en la mucosa cecal dañando su epitelio. Mudan a L3 y pasan a la luz intestinal al 6º día post infección, donde evoluciona hasta L5. El periodo prepatente es de 24 a 40 días. Signos: En infecciones intensas produce petequias y engrosamiento de la mucosa cecal, inflamación que no afecta la salud de las aves. Heterakis gallinarum es importante por ser portador de Histomona meleagridis, un protozoario que produce Histomoniasis o cabeza negra en pavos y gallinas. Éste puede vivir en los huevos de Heterakis gallinarum por largo tiempo. Su permanencia le facilitaría el pasaje por la región anterior del aparato digestivo, que es letal para éste. Diagnóstico: Necropsia. Examen parasitológico de heces cecales. Tratamiento: Tartrato de Pirantel 100 mg/Kg p.o., Febantel 10 mg/Kg p.o. Ascaridia galli Parasita el intestino delgado, de color blanco amarillento, el macho mide de 30 a 80 mm y la hembra de 60 a 120 mm. El esófago no tiene bulbo posterior. Posee tres labios, siendo el dorsal más desarrollado. El extremo posterior del macho tiene pequeñas alas, 10 pares de papilas cortas y gruesas y una ventosa precloacal circular. Las espículas son desiguales, de 1 a 2,4 mm. En la hembra, la vulva se abre en la región media del cuerpo. Los huevos son ovales, de cáscara lisa de 75-90 x 50 µm.

4 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Ciclo Biológico: Los huevos salen con las heces y desarrollan a L2 en el suelo en dos o tres semanas, si las condiciones de temperatura y humedad son favorables. Son muy resistentes y también las lombrices actúan mecánicamente en la transmisión. Al ser ingeridos los huevos con L2 eclosionan en el proventrículo o en el intestino delgado. Viven en la luz intestinal 8 días, luego pasan a la mucosa y regresan a la luz para alcanzar la madurez en unas 6 semanas. El periodo prepatente es de aproximadamente 45 días. Signos: Las aves jóvenes son más sensibles, las mayores de tres meses serían más resistentes porque poseen más células caliciformes en su mucosa intestinal. Las deficiencias alimentarias son predisponentes. En infecciones graves produce lesiones en la mucosa duodenal que originan enteritis y hemorragias y, como consecuencia, diarreas, anemia, debilidad y emaciación. Si los parásitos son abundantes puede haber oclusión intestinal. Diagnóstico: Necropsia. Examen coproparasitológico. Diferenciar sus huevos de los de Heterakis gallinarum, que son semejantes. Profilaxis: Evitar excesos de humedad en las camas y someterlas a fermentación por varios días antes de su reutilización. Tratamiento: Mebendazol 10 mg/Kg p.o. /24 hs/3 días, Fenbendazol 8 mg/Kg p.o. /24 hs/3 días, Flubendazol, Febantel, Levamisol 20 mg/Kg p.o., Tartrato de Pirantel 15 mg/Kg p.o. Familia Syngamidae Syngamus trachea Nematode parásito de la tráquea y bronquios de las aves. De color rojo brillante, debido a que se alimentan de sangre. Se encuentran en cópula permanentemente, formando una “Y”. Su cápsula bucal es amplia, sin corona radiada, en forma de copa, con 6 a 10 dientes en su base. El macho mide de 2 a 5 mm y la hembra de 5 mm a 40 mm. El macho presenta una bolsa copulatriz corta con espículas iguales. Los huevos miden de 70-100 x 45 µm, poseen un opérculo en cada polo y son emitidos, con 16 células, por debajo del asentamiento de la bolsa copulatriz del macho. Los huevos son expectorados e ingeridos por el hospedador y luego eliminados con las heces. En condiciones óptimas de humedad y temperatura, las larvas desarrollan en el huevo en dos semanas, y pueden salir del huevo o no. Estos pueden ser ingeridos por lombrices de tierra, caracoles, babosas y moscas que actúan como transportadores y donde pueden vivir años. Es importante en aves criadas en sistemas extensivos.

5 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Ciclo Biológico: El hospedador puede ingerir el huevo larvado, la larva3 o alguno de estos transportadores. Las L3 atraviesan la pared intestinal, llegan por vía sanguínea al hígado, al corazón y a los pulmones, migran por parénquima pulmonar a los bronquios y se diferencian sexualmente en la tráquea, al 7º día se produce la cópula. Su periodo prepatente es de 14 a 20 días. En infecciones intensas la migración por pulmón puede producir equimosis, edema y neumonía. Los parásitos se fijan a la mucosa de la tráquea y succionan sangre, produciendo traqueitis catarral y secreción de moco que puede impedir el paso del aire, dificultando la respiración. Afecta principalmente a aves jóvenes (pavos de todas las edades). Signos: Disnea, asfixia, espasmos producidos por la acumulación de moco en la tráquea. Las aves agitan la cabeza, tosen, expectoran o extienden el cuello, abren el pico haciendo movimientos de deglución. Mueren por asfixia o por emaciación, anemia y agotamiento. Diagnóstico: Signos. Examen coproparasitológico (diferenciar de capillaria). Necropsia. Tratamiento: Mebendazol, Fenbendazol, Febantel. Profilaxis: Evitar suelos húmedos donde hay lombrices, caracoles y babosas. Impedir la entrada de aves silvestres.

ORDEN: Enoplida Familia: Capillariidae Género: Capillaria Algunas especies se encuentran en el intestino y otras en el buche y esófago. Los machos miden entre 9 y 14 mm, y las hembras de 10 a 25 mm. Los huevos (con característica forma de limón) son de cáscara gruesa y miden aproximadamente 4565 x 23 µm. El periodo prepatente es de tres semanas. Los huevos de algunas de las especies son ingeridos por lombrices de tierra, en las que no habría desarrollo, sino que son necesarias para estimular la apertura de los huevos y las aves se infectan ingiriendo las lombrices. Las parasitosis intensas se ven en aves jóvenes. Las especies que se encuentran en el intestino provocan emaciación y diarrea o enteritis hemorrágica durante el periodo prepatente. En casos crónicos la pared intestinal se encuentra engrosada con exudado catarral. Las especies que se encuentran en el buche y el esófago producen el engrosamiento de la pared de estos órganos con marcada inflamación catarral. Encontrándose las aves emaciadas y débiles.

6 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias Diagnóstico: Necropsia. Coproparasitológico

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Tratamiento: Mebendazol 20 mg/Kg p.o. /24 hs/3 días en el agua de bebida, Fenbendazol 60 mg/Kg p.o. /24 hs/3 días o 30 mg/Kg p.o. /24 hs/6 días, Levamisol 40 mg/Kg.

Cestodes

ORDEN: Cyclophillidea Familia Davaineidae
Davainea proglotina Parásito del duodeno de las aves. Los adultos son microscópicos, miden de 0.5 a 4 mm con 4 a 9 proglótidos, rostelo retráctil y ventosas armadas. Los huevos miden 28-40 µm de diámetro y tienen una oncosfera en su interior. En el proglótido grávido se encuentran las cápsulas ovígeras parenquimatosas, con un huevo cada una. Ciclo Biológico: Los proglótidos grávidos se eliminan con las heces, los huevos se liberan de las cápsulas y son ingeridos por moluscos gasterópodos. Dentro de éstos, en tres semanas el huevo desarrolla a cisticercoide. Las aves ingieren los moluscos con cisticercoide y en aproximadamente 14 días aparecen los proglótidos grávidos en las heces. Es muy patógena, penetra profundamente en las vellosidades pudiendo provocar desde enteritis hemorrágica y necrosis hasta la muerte. Las infecciones crónicas producen disminución de la tasa de crecimiento, emaciación y debilidad. Género: Raillietina Parasita la mitad posterior del intestino delgado de las aves. Los adultos llegan a medir 25 cm de largo, poseen un rostelo armado con una o dos filas de ganchos, ventosas circulares u ovales, según la especie. Los poros genitales se ubican de un solo lado. Las cápsulas ovígeras contienen de 6 a 12 huevos de 25-50 µm de diámetro, salvo R. cesticillus, cuyas cápsulas ovígeras contienen un solo huevo. Ciclo Biológico: Eliminados con las heces, los huevos se liberan de la cápsula y son ingeridos por los hospedadores intermediarios: escarabajos coprófagos, que se crían en el guano, escarabajos terrestres, moscas y hormigas. En ellos se desarrolla un cisticercoide que al ser ingerido por el ave en dos meses evoluciona a adulto. R. echidnobothridia penetra en la mucosa y submucosa intestinal, produciendo nódulos en los sitios de fijación semejantes a tuberculosis.

7 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

De las especies del género Raillietina la más patógena es R. echidnobothridia que produce enteritis hiperplásica. R. tetragona es menos patógena, produce disminución de peso y de la producción. Diagnóstico: Necropsia. Tratamiento: Praziquantel, Mebendazol, Fenbendazol. Profilaxis: Controlar hospedadores intermediarios.

Protozoarios PHYLUM: Apicomplexa Familia: Eimeridae Género: Eimeria Poseen un ciclo de vida complejo con una etapa de reproducción asexual y otra sexual, dentro de un único hospedador, desarrollándose en el ambiente la esporulación. Caracterizados, en algunas fases de su desarrollo, por la presencia de un complejo apical que se relaciona con la penetración del parásito a las células del hospedador. Su forma de resistencia, el ooquiste, contiene cuatro esporocistos con dos esporozoítos cada uno. Las aves son afectadas por siete especies del género Eimeria: E. acervulina, E. maxima, E. mitis, E. necatrix, E. praecox, E. brunetti y E tenella. Siendo éstas específicas de especie, a su vez, tienen especificidad tisular ya que parasitan las células epiteliales de origen endodérmico. Por otra parte, cada una de ellas afecta, de manera prácticamente excluyente, una determinada porción del intestino, de esta forma, las seis primeras se ubican en el intestino, mientras que E. tenella lo hace en los ciegos. También tienen una elevada especificidad celular, ya que afectan solamente las células epiteliales de las vellosidades intestinales. La Coccidiosis se manifiesta como un proceso patológico cuando las aves ingieren una cantidad suficiente de ooquistes esporulados. Si no, la infección se presenta como una enfermedad subclínica, que da lugar a una respuesta inmunitaria leve. La Coccidiosis clínica se presenta como un proceso intestinal que cursa con diarreas, debido al aumento de contenido de mucus y de agua en la materia fecal, sanguinolentas o no, dependiendo de la especie de Eimeria, pudiendo provocar la muerte de las aves afectadas. Las aves se muestran somnolientas, deprimidas, anoréxicas, deshidratadas y con las plumas erizadas.

8 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Las que superan la enfermedad adquieren un alto grado de inmunidad que se establece principalmente por la acción antigénica de merozoítos I liberados de los esquizontes de primera generación, entre el 3º y 5º día. Muchas de las características de la enfermedad en las aves son expresiones individuales del parásito y como tales han sido usadas para su identificación. Son patógenas en grados diferentes y, por su localización y sus lesiones, es posible reconstruir una suerte de clave para su diagnóstico. Los parásitos causantes de coccidiosis subclínica son de difícil identificación por métodos convencionales y requieren por ello técnicas especiales de diagnóstico. En las presentaciones clínicas, sus lesiones, dan lugar a cambios que se traducen en disminución ostensible de la performance productiva de los animales. En la coccidiosis subclínica los mismos también ocurren, aunque son más leves y, por lo tanto, más difíciles de demostrar. Deberá tenerse en cuenta que rara vez las especies se presentan aisladas. La forma infectante del coccidio recibe el nombre de oocisto u ooquiste. En el momento de su excreción es aún inmaduro. Las condiciones adecuadas del microambiente de las camas permitirán su maduración. La humedad, la temperatura, un pH adecuado y, fundamentalmente, una buena concentración de oxígeno serán factores necesarios para la maduración. Las aves ingieren, junto con el alimento, un número indeterminado de ooquistes maduros. La temperatura del organismo y la acción de los jugos digestivos favorecen la disolución de la membrana celular de los parásitos, produciendo así la liberación de los esporozoítos contenidos en su interior. Una vez liberados los esporozoítos invaden la mucosa intestinal penetrando en las células epiteliales. La primera fase del ciclo de vida de los coccidios es asexuada y recibe el nombre de esquizogonia. Los merozoítos se liberan de la envoltura esquizóntica, destruyen la célula epitelial del hospedador e invaden la luz intestinal para introducirse en nuevas células sanas y repetir el ciclo. Las generaciones asexuadas o esquizogonias pueden repetirse en un número variable y, en todos los casos, la liberación de merozoítos está estrechamente ligada a las lesiones y a la disfunción intestinal. Los merozoítos de una de las generaciones esquizogónicas, al invadir nuevas células epiteliales, inician una fase de crecimiento distinta; ésta es la gametogonia de la cual se originan gametocitos machos (microgametos) y hembras (macrogametos), dando origen a un cigoto que crece y se transforma en un blastómero aislado, envuelto en una doble membrana, que constituye el ooquiste. Esta segunda etapa del ciclo evolutivo constituye la fase sexuada. El ooquiste se elimina hacia la luz del intestino, 9 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

sale del organismo con las deyecciones y termina su evolución fuera de éste siempre que se produzcan condiciones favorables para su maduración o esporulación. La transmisión de la enfermedad se realiza, fundamentalmente, por coprofagia. En las explotaciones avícolas industriales las aves criadas en confinamiento y en hacinamiento a piso tienen un íntimo contacto con sus excrementos. En los animales alojados en jaulas el contacto es menor y la transmisión puede verse favorecida a través de vectores mecánicos como insectos, ácaros o incluso el hombre. Dada su resistencia, los ooquistes pueden permanecer viables durante largo tiempo en insectos, roedores o en las instalaciones mal higienizadas. La susceptibilidad se presenta a cualquier edad, una vez que la enfermedad ataca y se cumple el ciclo de vida del parásito, con las consecuencias que ello implica, el animal desarrolla inmunidad y, por lo general, se vuelve resistente a un nuevo ataque parasitario, a menos que se encuentre seriamente inmunodeprimido. Cada especie de coccidio se comporta como una entidad patológica individual ya que no existe inmunidad cruzada entre ellas. La coccidiosis es de suma importancia en pollos para carne, ya que los daños tisulares que produce la enfermedad, y que afectan los valores productivos, impiden que exista un adecuado crecimiento compensatorio que permita que lleguen a la edad de faena con todo su potencial productivo. En aves adultas difícilmente se produzcan brotes. En general, lotes de reproductores o de aves de postura mantienen la inmunidad natural adquirida como consecuencia de un contacto con coccidios a edad temprana o conferida por la vacunación, ya rutinaria en este tipo de animales. La penetración, localización y evolución de estos parásitos provocan un cuadro clínico con reacciones subfebriles, disfunciones con diarreas, muchas veces en forma de melena, acompañadas de un progresivo adelgazamiento de los animales. Las coccidiosis se comportan entonces como verdaderas enfermedades infecciosas, con un curso muchas veces mortal debido a la difusión de metabolitos tóxicos y a la neutralización e inhibición de la superficie de la mucosa intestinal por destrucción de su epitelio. Esta acción nociva sobre la mucosa se ejerce con diversos grados de intensidad en función de la cantidad de parásitos que el hospedador incorpora y del estado de resistencia del mismo. Eimeria acervulina Tyzzer 1929. Es una de las especies más comunes. Su ubicación es fundamentalmente duodenal, aunque suele ser hallada en el resto del intestino. Si bien, como todas las especies, puede provocar infecciones agudas de gran intensidad, es una de las principales responsables de las presentaciones subclínicas de la enfermedad. Afecta el epitelio intestinal manifestándose, anatomopatológicamente, 10 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

como lesiones con aspecto de puntillado blanco sobre la superficie interna del intestino, patognomónico para el diagnóstico de la coccidiosis por E. acervulina. Las consecuencias de las infecciones por E. acervulina se manifestarán en alteraciones en los valores productivos de las aves. Las afecciones leves producen una disminución en el nivel de carotenoides plasmáticos que se traducirán en una insuficiente pigmentación del pollo a término. Eimeria maxima Tyzzer 1929: Afecta al yeyuno e íleon aunque su gravedad dependerá, entre otras cosas, de la amplitud de su ubicación. Es la otra especie responsable de las coccidiosis subclínicas. Sus gametocitos tienen localización subepitelial. Produce edema de mucosa, hemorragia y, con frecuencia, un exudado sanguinolento. Sus ooquistes son grandes y de color pardusco característico. Se la asocia, al igual que E. acervulina, con serias deficiencias productivas, entre las que se cita la carencia de pigmentación en pollos parrilleros. Eimeria necatrix Johnson 1930: Se ubica en yeyuno e íleon. Su presencia es poco frecuente debido a su baja capacidad reproductiva. Se halló, principalmente, en aves de recría y postura donde no puede competir con las otras especies. En nuestro país se encontró también en pollos parrilleros. El desarrollo de la fase sexuada o gametogonia tiene lugar en los ciegos. Las lesiones anatomopatológicas que produce se asocian con una fuerte dilatación del intestino y desarrollo de exudado mucoseroso. Eimeria tenella Raillet y Lucet 1891. Fantham 1909: Es la coccidiosis más conocida por su espectacularidad. Se ubica en los ciegos y en las porciones intestinales adyacentes. Produce deyecciones hemorrágicas clásicas que pueden casi asegurar su diagnóstico. Los casos severos darán lugar a retrasos importantes del crecimiento de los animales. Alteraciones comunes a todas ellas: La lesión predominante es la infiltración parasitaria masiva de las células epiteliales de la mucosa intestinal o cecal, con especial infiltración de heterófilos en el caso de E. tenella. Como consecuencia de ello las vellosidades intestinales aparecen siempre dañadas con desprendimientos. El compromiso de la pared intestinal es muy variable siendo desde muy superficial, para E. mitis, hasta profundo para E. necatrix y E. tenella, en donde los parásitos penetran en la submucosa y deterioran las capas de músculo liso, rompen los capilares sanguíneos y determinan grados variables de edema. Podemos, entonces, diagnosticar la coccidiosis observando las lesiones macroscópicas de la mucosa intestinal de aves necropsiadas y, de acuerdo al tipo de lesión, determinar la especie de Eimeria presente. 11 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

La tinción clásica con Hematoxilina-Eosina es válida para visualizar bien las etapas de desarrollo, aunque se dispone de tinciones especiales para identificar etapas concretas. Se puede verificar la presencia de coccidios en galpones recolectando muestras de cama o materia fecal, para la búsqueda de ooquistes de Eimeria sp. Tratamiento: Los daños producidos por la coccidiosis, no desaparecen con el tratamiento. Éste puede aplicarse como recurso extremo, en especial en aves de reposición, donde la recuperación no afectará la futura producción. Prevención: El control de la coccidiosis en pollos parrilleros se realiza a través de la administración preventiva de drogas anticoccidianas en la ración o la inmunización activa mediante el uso de vacunas. Los medicamentos más utilizados desde el comienzo de la acción terapéutica contra la enfermedad fueron las sulfamidas –sulfametazina, sulfaguanidina y sulfaquinoxalinaque son absorbidas en mayor o menor grado por el organismo y actúan, fundamentalmente, por vía sistémica compitiendo con la enzima del ácido p-amino benzoico (PABA) y el ácido fólico de los protozoarios. Actualmente hay más de 15 drogas disponibles en el mercado para su uso. Se pueden dividir en dos grandes grupos: 1) Compuestos de síntesis química (halofuginona, nicarbazina, dilclazuril) 2) Antibióticos ionóforos, producidos por fermentación (monensina, salinomicina, lasalocid, narasina) Asimismo, se utilizan las combinaciones de drogas, entre las que se destacan las sintéticas con ionóforos (narasina+nicarbazina). El espectro, el modo y el momento del ciclo en el cual actúan las diversas drogas es variable. Algunos inhiben o matan los esporozoítos o trofozoítos de primera generación, otros lo hacen sobre los esquizontes de primera o segunda generación, mientras que existen aquellos que interfieren sobre las formas sexuadas. En general se habla de anticoccidianos, a los que llamamos coccidiostatos sólo inhiben el crecimiento del parásito. Este hecho permite una eventual reagudización de la enfermedad cuando se interrumpe o disminuye su administración lo que, en general, ocurre por una baja en el consumo de alimento. No obstante, su utilización puede ser, en ocasiones, beneficiosa por cuanto permiten que desarrolle cierto número de parásitos y de esta manera inducen en las aves la producción de inmunidad. Los coccidicidas interrumpen el ciclo de vida impidiendo su desarrollo. El uso de drogas anticoccidianas en la ración mejora los índices productivos de los animales.

12 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Existen varias causas posibles para la ocurrencia de fallas en la profilaxis, entre ellas, la resistencia del parásito a las drogas utilizadas. La efectividad de un anticoccidiano estará, además, en relación al manejo del producto (conservación, mezcla, interrelación con otros ingredientes), a la sanidad y al manejo del lote. Existen programas de rotación de productos que tienden a que el cambio de principio activo preceda al desarrollo de las resistencias ante un producto determinado. Los mismos pueden realizarse dentro de la misma crianza (programa dual o Shuttle Program), en donde el cambio se realiza coincidiendo con el del alimento, o bien cada dos o tres crianzas (programa alternado, Switch o Straight Program). El uso de los productos de síntesis química se encuentra generalmente limitado a los programas duales, en especial durante la etapa de iniciación. Los programas duales se basan generalmente en el uso de un ionóforo con un producto químico. Los coccidios son capaces de estimular una intensa respuesta inmune en el pollo. Los mecanismos son de naturaleza humoral como así también mediados por células. Después de una exposición repetida a ooquistes infectantes, las aves están en condiciones de adquirir inmunidad a la reinfección. La acción relativamente limitada de los anticoccidianos, que generalmente permiten la presentación de formas leves inaparentes de la enfermedad, dan lugar al desarrollo de mecanismos de inmunidad. La vacunación es una alternativa considerada con el objetivo de inducir inmunidad protectora durante la vida productiva del ave. Se efectúa mediante la administración de pequeñas cantidades de ooquistes estimulando el sistema inmune. Actualmente se encuentran disponibles dos tipos de vacuna: Vacunas virulentas que contienen ooquistes esporulados vivos patógenos de varias especies de Eimeria, y Vacunas atenuadas que contienen ooquistes esporulados vivos atenuados de varias especies de Eimeria. La vía de administración más utilizada es el agua de bebida. Asimismo, puede administrarse por aspersión sobre los pollitos en la planta de incubación.

13 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias ECTOPARÁSITOS PHYLUM: Arthropoda

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Sus efectos exfoliadores y las enfermedades por ellos producidas no son muy espectaculares, pero las pérdidas económicas que ocasionan son significativas. Son importantes: -Los sylviarium. -Los Insectos: Piojos masticadores, orden Mallophaga: Menacanthus sp, Menopon gallinae; Moscas: Musca doméstica; Coleópteros: Alphitobius diaperinus. CLASE ARACNIDA ORDEN: Acarina Los actuales sistemas de producción avícola de alta postura implican alta densidad de aves que contribuyen a la proliferación de ácaros hematófagos. Los ácaros hematófagos son parásitos obligados de las aves, incluidos pájaros. También atacan a mamíferos y al hombre cuando no encuentran a su hospedador. El estrés y la anemia que ocasionan en las aves traen como consecuencia la reducción en la producción, caída de la postura y pérdida de ganancia de peso. En los trabajadores de las granjas afectadas producen irritación, alergias respiratorias y dermatitis. Varios productos acaricidas son utilizados para su control, siendo los piretroides los más usados. Dermanyssus gallinae o ácaro rojo Esta especie es muy importante en explotaciones avícolas dedicadas a la producción de huevos. Cuando el ataque es intenso puede producir anemia, la producción de huevos disminuye y en aves jóvenes puede ocasionar la muerte. Habitan en grietas del galpón, miden entre 0,4 y 0,7 mm, su color pasa del gris al rojo después de alimentarse de sangre. Son alargados, ovales con 4 pares de patas robustas. Durante el día permanecen en sus escondrijos del galpón y, en la noche, los abandonan para alimentarse de la sangre de las gallinas. Las hembras suben a las aves, se alimentan de sangre y vuelven a sus escondites a depositar sus huevos. Su evolución de huevo a adulto dura 7 días, pasando por varios estadios en los que necesita alimentarse de sangre. Control: Limpieza y aplicación de acaricidas en las instalaciones, éstos pueden ser Amitraz o Permetrina. Ácaros hematófagos: Dermanyssus gallinae y Ornithonyssus

14 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias Ornithonyssus sylviarium

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Afecta a las explotaciones avícolas dedicadas a la producción de huevos. Cuando la carga parasitaria es alta se produce caída de la postura, anemia y muerte de las aves. Sus hospedadores naturales son Gallus gallus y aves silvestres, pero, en ausencia de ellos, puede atacar al hombre, produciéndole gran prurito, aunque, pueden sobrevivir sin alimentarse hasta 6 semanas. El ciclo biológico de Ornithonyssus sylviarium se completa en 5 a 7 días. A diferencia de la anterior, esta especie permanece en el hospedador durante todo su ciclo de vida, localizándose principalmente en la región ventral y alrededor de la cloaca. Las plumas de estas regiones se ven oscuras con aspecto sucio a causa de los excrementos de los ácaros y la sangre seca. Además, separando las plumas podemos ver ácaros y restos de mudas. Control: Limpieza y aplicación de acaricidas en las instalaciones y aspersión sobre las aves. Suborden: Sarcoptiformes Familia: Sarcoptidae Estos ácaros producen sobre sus hospedadores afecciones cutáneas, denominadas sarna, consecuencia de su actividad patógena. Es raro encontrarlos en las modernas explotaciones avícolas. Género: Knemidocoptes Parasitan sólo a las aves. Su cuerpo es globoso. Las patas del macho presentan ventosas a diferencia de la hembra que carece de ellas. Cumplen su ciclo dentro de la piel. Fuera del hospedador pueden vivir hasta dos semanas. Knemidocoptes mutans Produce las “patas escamosas”, “patas sarnosas” o “patas de cal”. Excavan la piel y se introducen debajo de las escamas de las patas, donde se desarrolla su ciclo biológico, produciendo la inflamación y desplazamiento de las mismas. Los machos miden 250 x 150 µm y las hembras 450 x 400 µm aproximadamente. Las hembras son vivíparas y paren sus larvas en las galerías que cavan en la epidermis. Pasan por dos fases ninfales y llegan a la fase adulta en unos 20 días los machos y en 27 días las hembras. Se transmite por contacto directo cuando las escamas caen el suelo y son pisadas por otras aves. Los ácaros llegan a las patas de las aves por el suelo, por lo que las lesiones se desarrollan desde las puntas de los dedos.

15 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Cuando los parásitos excavan galerías bajo la piel de las patas, por acción mecánica y por los metabolitos derivados de sus excreciones, producen inflamación y un exudado que se solidifica y desplaza las escamas, haciendo que se desprendan. Esto, mas la queratinización, dan aspecto engrosado, polvoriento y áspero a la piel. Luego de un lento desarrollo, puede llegar a deformar las patas. Las lesiones son más frecuentes en el tarso y la cara dorsal de los dedos, las aves se picotean a causa del prurito y suele cursar con arteritis local. Produce caída o cese de la postura y mal estado general con incapacidad de caminar. Diagnóstico: Lesiones. Identificación de los ácaros en las costras. Tratamiento: Piretroides, Ivermectina 0,2 mg/Kg pv. Control: Aislamiento de las aves afectadas. Limpieza de las instalaciones y aplicación de aerosoles de piretroides. Impedir el ingreso de aves silvestres a los establecimientos avícolas. Knemidocoptes gallinae produce la sarna desplumante. Los ácaros anidan en la piel a lo largo del cálamo de las plumas (base tubular que se implanta en el folículo de la pluma) produciendo inflamación. Las plumas que se rompen fácilmente son arrancadas por las aves. Provocan un intenso prurito que lleva a las aves a picotearse. Se produce dermatosis con grandes zonas sin plumas, desde la zona coccígea, vientre, dorso, quedando la región del cuello con algunas plumas porque el ave no llega con su pico. Hay que diferenciar este cuadro con la muda normal de plumas, teniendo en cuenta el nerviosismo, el orden en que se produce la caída de las plumas y el estado de ellas. Diagnóstico: Arrancando unas plumas del borde de la lesión podemos ver los ácaros. Son piojos masticadores los que afectan a las aves. Estos son ectoparásitos con las piezas bucales adaptadas a la masticación. Se alimentan de descamaciones epiteliales, secreciones y, algunas especies, de sangre. Producen irritación continua, inquietud, que hace que el consumo de alimento disminuya, lo que produce una disminución de peso y de la postura. Las aves afectadas resultan susceptibles a cualquier enfermedad. Con la evolución de la avicultura y los modernos sistemas de crianza, el ambiente es desfavorable para muchas especies que parasitan a aves en libertad o en sistemas semiextensivos. En aves de postura comercial, sistema intensivo, se presenta menor diversidad de especies de malófagos pero con mayor nivel de parasitismo, que es favorecido por la alta densidad animal, la escasa incidencia de luz solar y la incapacidad de las aves de tomar baños de tierra. 16 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

En aves sometidas a muda forzada (práctica de manejo a la que se somete a las aves con el fin de prepararla para otro ciclo de postura, donde las aves cambian sus plumas en un periodo de tiempo mas corto que el natural), las nuevas plumas se convierten en un mejor lugar para que los piojos coloquen sus huevos. ORDEN: Mallophaga Suborden: Amblycera Menacanthus stramineus Piojo amarillo del cuerpo. Se localiza en zonas del cuerpo de pocas plumas. Los huevos son depositados en masa sobre las alas. Su ciclo de huevo a adulto tarda de 9 a 13 días. El macho mide 2,8 mm y la hembra 3,3 mm. Es la especie que más pérdidas económicas produce. Las aves muy parasitadas presentan microhemorragias. Viven en la superficie cutánea del hospedador desplazándose, produciendo irritación, prurito y lesiones que facilitan su alimentación con sangre. Menacanthus contortus es una especie específica de Gallus gallus. Pone sus huevos en las plumas cerca de la piel. Está adaptada a aves que se crían intensivamente, afectando a aves de alta postura. Menopon gallinae Piojo amarillo pálido. Ponen los huevos en masa sobre las plumas. El macho mide 1,71 mm y la hembra 2 mm. Rara vez afecta a aves comerciales. En presencia de luz abandona las plumas y camina sobre la piel de las aves. Suborden: Ischnocera Lipeurus caponis Piojo de las alas, fino y alargado. Busca la cara inferior de las plumas largas de las alas. Se mueve poco, produciendo escasa irritación. Gonioides gigas Piojo grueso que se localiza en el cuerpo y en las alas. El macho mide 3,2 mm y la hembra 5 mm. Gonicotes gallinae Piojo grueso de cabeza corta y ancha. Se ubica en la pelusa de la base de las alas. El macho mide 1 mm y la hembra 1,6 mm. ORDEN: Siphonaptera Familia: Pulicidae Género: Echidnophaga Echidnophaga gallinacea Es la pulga más encontrada en las aves de corral. Se adhiere a la piel fuertemente y deja caer los huevos a la cama, sin desprenderse del hospedador.

17 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Las hembras se fijan en las zonas desprovistas de plumas, en la cresta y alrededor de los ojos. Producen disminución de la producción, anemia y muerte. Ciclo biológico: De los huevos emergen las larvas en cinco días, estas desarrollan en el ambiente durante 15 días, pasando por tres estadios. Posteriormente, se forma la pupa de la que en 10 días sale el adulto. El ciclo de huevo a adulto dura, dependiendo de la temperatura, de 30 a 60 días. Antiparasitarios externos Para piojos, ácaros y pulgas. Permetrina al 0,25 % en polvo o 0,05% en aerosol. Carbaril al 0,5 %: Carbamato utilizado para pulverizar en las instalaciones e implementos. Malation al 4-5 % en polvo o al 0,5 % en aerosol. Amitraz Acaricida utilizado contra parásitos que desarrollaron resistencia hacia organofosforados y carbamatos. ORDEN: Díptera Familia: Muscidae Género: Musca Musca doméstica Plaga de la avicultura industrial. Afecta principalmente a la producción de aves de alta postura. Además de intervenir como hospedador intermediario de cestodes como Raillietina, ocasiona molestias a las aves, al personal de los establecimientos y a los habitantes de zonas cercanas, actuando, al mismo tiempo, como vector de agentes patógenos. Ciclo biológico: Pocos días después de emerger de la pupa, la mosca pone sus huevos (en series de hasta 100) en la superficie del guano, y eclosionan en 12 a 24 hs., dando origen a la L1 que muda a L2 Y L 3 en cuatro a siete días. Luego, se desarrolla la pupa en tres o cuatro días, esta fase no se alimenta, y tras varias transformaciones emerge la mosca adulta, que puede vivir entre tres y ocho semanas. La duración del ciclo es de diez días a 29º. Control biológico: Parasitoides, predadores. Control químico: Insecticidas. Control mecánico. Manejo: Mantener el guano seco para evitar que las moscas depositen sus huevos.

18 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias ORDEN: Coleóptera

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Son escarabajos, sus piezas bucales están adaptadas a la masticación. La metamorfosis es completa y la pupa es libre. Interesan por ser transportadores de microorganismos patógenos. Alphitobius diaperinus coleóptero de la cama de las aves, puede intervenir como hospedador intermediario de cestodes y facilita la difusión de virus (Marek, Gumboro, Newcastle), bacterias (Salmonella, E coli) y parásitos (coccidios). Además, son perjudiciales por ser un alimento alternativo para las aves produciendo reducción de la ganancia de peso. Ciclo biológico: Los adultos miden de 5 a 6 mm y son de color negro brillante. Las hembras ponen series de 14 a 20 huevos. Los huevos eclosionan en tres a nueve días a más de 15º, de ellos salen larvas de 1,5 cm, luego de 5 a 9 estadios , o más a bajas temperaturas, pasan a pupas, que, en 7 a 11 días se convertirán en adultos. La temperatura óptima es de 32º C. Larvas y adultos se hallan en la cama de las aves y el guano. El adulto vive de tres meses a un año, están alrededor de los comederos y los bebederos donde la temperatura y la humedad son altas, siempre al abrigo de la luz. Se alimentan de las raciones de las aves, de materia orgánica, pequeños artrópodos (incluyendo su propia especie) y carcasas de aves muertas. Control: La limpieza de los galpones con vacío sanitario prolongado reduce su población. El uso de pisos de cemento evita la formación de galerías en el suelo. También se aplican en los galpones y cama insecticidas organofosforados, carbamatos y piretroides, que, si bien eran tóxicos para estos cascarudos, en la actualidad, están desarrollando resistencia y se dificulta su control.

19 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias Conclusiones

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

La medicina de las aves explotadas intensivamente adquiere características muy diferentes de aquellas criadas en forma extensiva o semiintensiva. En las producciones extensivas: La medicina veterinaria es individual, el paciente es el animal como unidad. Las medicaciones se realizan con fines terapéuticos y en menor grado preventivos. Las prácticas de manejo y el medio ambiente tienen poca influencia en el desarrollo de enfermedades. En las producciones intensivas: No se estudia ni trata a cada animal en forma individual, sino al lote colectivamente. Se impone la práctica de la necropsia de las aves como rutina, no sólo de las que muestran signos sospechosos de enfermedad, sino de aquellas que, pareciendo clínicamente sanas, puedan presentar lesiones que permitan adelantarse a la manifestación de alguna enfermedad específica. Este es el caso de parasitosis internas por vermes, coccidios o ectoparásitos. Es importante, también, la realización de un examen coproparasitológico,

principalmente cuando se trata de aves de traspatio. La prevención es fundamental y conviene: ▪ ▪ ▪ ▪ ▪ ▪ ▪ Impedir la entrada de aves silvestres. Evitar excesos de humedad en las camas y someterlas a fermentación por Evitar suelos húmedos donde hay lombrices, caracoles y babosas. Aconsejar el uso de pisos de cemento. Evitar la presencia de insectos que son hospedadores intermediarios de Limpieza de los galpones con vacío sanitario prolongado. Tener presente, en el caso de coccidios, que en los animales alojados en jaulas

varios días antes de su reutilización.

cestodes, como escarabajos, moscas y hormigas.

la transmisión puede verse favorecida a través de vectores mecánicos como insectos, ácaros o incluso el hombre. A pesar de ser muy difícil erradicar los parásitos de las explotaciones avícolas, en muchos casos es posible su control.

20 de 21

U.B.A - F.C.V Área Parasitología y Enfermedades Parasitarias BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Parásitos de las Aves Graciela Pascual

Berchieri Júnior, A., Macari, M., 2003. Doenças Das Aves. FACTA-Fundação de Ciência eTecnologia Avicolas. Campinas. SP. Brasil. Cordero del Campillo, M., Rojo Vázquez, F. 2002. Parasitología Veterinaria. Mc Graw- Hill. Interamericana. De Franceschi, M. 2004. Coccidiosis subclínica en pollos parrilleros. Estudio epidemiológico y consecuencias de su asociación con Salmonella Enteritidis. Tesis de doctorado. Martínez Pérez, R. y col. 2008. El ácaro de las patas escamosas. Selecciones Avícolas. Vol. 51 Nº 8 Agosto 2008. Pág. 35-37. Sumano López, H; Gutiérrez Olvera, L. 2005. Farmacología Clínica en Aves. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Universidad Autónoma de México. Soulsby, E. 1987. Parasitología y enfermedades parasitarias en los animales domésticos. Nueva Editorial Interamericana. 7º Edición. Yuño, M.; Gogorza, L. 2008. Coccidiosis aviar: Respuesta inmune y mecanismos de control en la industria avícola. Rev. Vet. 19: 1, 61 –66.

21 de 21

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->