P. 1
Sexo en El Antiguo Egipto

Sexo en El Antiguo Egipto

|Views: 298|Likes:

More info:

Published by: Christan Alessandro Vargas Monsalve. on Mar 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/16/2015

pdf

text

original

Facultad de educación.

Sexo en el antiguo Egipto:
La civilización egipcia, que desde sus comienzos siempre se ha caracterizado por el exotismo y la exuberancia, no podía dejar de lado un elemento tan importante como podía ser el sexo. El arte, los textos y la propia religión, nos advierten de que los antiguos egipcios, lejos de ser alguna suerte de puritanos o santurrones, daban al sexo la importancia que se merecía. Antes de que el mundo existiera, no había nada en el universo. No existían ni los ríos, ni las montañas, ni los valles. Todo estaba sumido en la más lúgubre oscuridad. En un momento incierto, de la nada surgieron las aguas primordiales del Nun, el no-ser. Entonces todo el universo se cubrió por una gran extensión de agua: se había dado el primer paso hacia la vida. El dios solar Atum, se auto creó viniendo a dar luz a un mundo recién nacido en donde solamente estaban él y las aguas primordiales. En un acto reflejo, en un deseo de compartir su vida con más personas y dar pie a una dinastía de dioses, el dios Atum se masturbó dando vida a los dioses Shu, el aire, y Tefnut, el agua. A su vez, de éstos nacieron Geb, la tierra, y Nut, el cielo. Relatado de una forma tan brusca, los sacerdotes del templo solar de Heliópolis, cerca de El Cairo, han dejado para la posteridad el nacimiento del mundo y de sus elementos principales. Partiendo de una base tan libidinosa, no es de extrañar que los antiguos egipcios vieran en el sexo una elemento de lo más normal en sus vidas cotidianas. Es así como tenemos en el Egipto predinástico que las sacerdotisas acompañadas de eunucos, hacían rituales orgiásticos en honor de la diosa madre. Dichas sacerdotisas se masturbaban con objetos artísticos que representaban falos; empleaban así mismo los llamados alabastrones (el material de su construcción era en alabastro) en forma de penes, sirviendo no solo de consoladores ceremoniales sino también de talismán. Esto explicaría por qué el término alabastro pasara al griego con el significado de insaciable.

Durante el imperio antiguo, el faraón era el único varón que podía tener varias esposa

Facultad de educación.

legítimas, dentro de las cuales habían jerarquías puesto que todas no podían ser reinas, únicamente alcanzaban el solio faraónico (es decir, ser esposas del faraón) las parientes y familiares del mismo. También durante el imperio Antiguo de Egipto sabemos de la existencia de las palácidas, hermosísimas mujeres hijas de las mejores familias que se dedicaban a la prostitución sagrada. A las prostitutas se les decía ³kat tahut´, pero había mujeres para todo, por ejemplo las había expertas en la felación o en hacerle sexo oral a los hombres, a ese tipo de mujeres se les decía felatrices.

La fertilidad en el antiguo Egipto era muy importante para la sociedad, es por esto que saber que mujer o no era disponible para el embarazo era importante, por esto nos preguntamos ¿Cómo distinguir a una mujer fértil de una infértil? Esto es bastante sencillo. Se hacía un amasijo de sandía y el fruto del sicomoro revuelto con leche materna, si la dama cuestionada vomitaba definitivamente era fértil, de lo contrario era estéril. Otra prueba para determinar la fertilidad de las damas consistía en insertar un diente de ajo en la vagina de la mujer durante toda la noche, si al otro día la mujer en cuestión tenía halitosis de ajo, pues tendría hijos la egipcia respectiva, de lo contrario, pues era estéril. Otra curiosidad es que, las antiguas egipcias tenían un método anticonceptivo muy particular, y consistía en untar su vagina y labios vaginales de un ungüento basado en estiércol de cocodrilo. Otro sistema espermicida empleado por ellas, era untar su vagina con miel y luego insertarse allí mismo semillas de acacia, debido a la alta concentración de goma arábiga, servía como espermicida.

Dentro de las posturas sexuales habituales entre ellos tenemos cuatro. La postura del misionero, el hombre arrodillado y la mujer boca arriba, o ella apoyada en sus extremidades, ambos acostados pero ella dándole la espalda al varón. Así nos alarmemos era claro que disfrutaban del sexo anal y el onanismo o la masturbación masculina era un asunto religioso. Otro de los gustos particulares de los antiguos egipcios era la necrofilia, tanto, que para prevenir estos actos con las muertas, solo entregaban el cadáver de las damas a los embalsamadores hasta cuando estuviera en avanzado estado de descomposición, de tal

Facultad de educación.

Forma

que

no

le

dieran

muchas

ganas

al

embalsamador.

Dentro de los escándalos sexuales tenemos que el incesto estaba a la orden del día, como cuando Akenatón se casó con dos de sus seis hijas.

Como un dato freak, la forma de saber cómo estaban embarazadas las mujeres era orinar sobre granos de cereales, si estos germinaban pues la dama estaba gestando, de lo contrario, no estaba embarazada; pero además, al no haber ecografías ni algo por el estilo, tenían sus sistema para saber el sexo del feto que venía en camino, si germinaban primero los granos de cebada, era un varoncito; si lo hacía el trigo, era una niña.

Es así como se puede dar (a una vista gorda) una visión de cómo era el sexo en el antiguo Egipto. Saber algunas, que en estos días serían extrensidades, formas de venerar el acto sexual y sus formas de practicarlo, de saber si las mujeres eran o no fértiles y si estaban embarazadas y una infinidad de otros actos que para ellos, eran de lo más normal.

Nombre: Christian Alessandro Vargas Monsalve. Nivel: 300.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->