Está en la página 1de 332

Estructura Productiva

de Nicaragua

Dra. Roser Solà – UCA - Septiembre 2007


UCA

ESTRUCTURA PRODUCTIVA DE NICARAGUA

Dra. Roser Solà Montserrat


Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales
Universidad Centroamericana

Managua
Septiembre 2007
ÍNDICE

O. Introducción...................................................................................................................... 1

LOS FACTORES DE PRODUCCIÓN

Capítulo 1. El marco natural de la economía nicaragüense: recursos y condicionantes ....... 4


Capítulo 2. La población ..................................................................................................... 21

EL SECTOR PRIMARIO

Capítulo 3. Introducción al sector agropecuario.................................................................. 58


Capítulo 4. Los granos básicos ............................................................................................ 65
Capítulo 5. El café, cultivo de exportación ......................................................................... 76
Capítulo 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación......................... 92
Capítulo 7. Frutas hortalizas y otros.................................................................................. 123
Capítulo 8. Ganadería ........................................................................................................ 133
Capítulo 9. Silvicultura...................................................................................................... 150
Capítulo 10. La pesca ........................................................................................................ 158

EL SECTOR SECUNDARIO

Capítulo 11. La minería ..................................................................................................... 166


Capítulo 12. La industria ................................................................................................... 178
Capítulo 13. Los distintos sectores industriales ................................................................ 199

EL SECTOR SERVICIOS

Capítulo 14. Transporte y comunicaciones ....................................................................... 255


Capítulo 15. Electricidad ................................................................................................... 274
Capítulo 16. Agua.............................................................................................................. 284
Capítulo 17. Comercio....................................................................................................... 293
Capítulo 18. El sector turístico .......................................................................................... 310

Bibliografía sobre los sectores productivos nicaragüenses ............................................... 325


0. INTRODUCCIÓN

Este libro se titula “Estructura productiva de Nicaragua”. Aclaremos el nombre de esta disciplina económica y
así indicaremos también su contenido.
En la Europa continental a esta especialidad de la ciencia económica se la llama estudios de “estructura
económica” (los sectores productivos constituyen el armazón de la economía de un país). En América Latina, sin
embargo, unas décadas atrás existió una corriente económica a la que se apellidó “estructuralismo”, que no tiene
nada que ver con la presente especialidad. Por tanto, para evitar confusiones hemos preferido llamarle estructura
“productiva” en vez de estructura “económica”.
En América Latina, por otra parte, algunas veces se ha utilizado un nombre muy gráfico para la presente
disciplina: “mesoeconomía”, en contraste tanto con la “microeconomía” como con la “macroeconomía”.
La “microeconomía” agarra el microscopio para observar el comportamiento de los protagonistas elementales
del sistema económico (la empresa y la familia) cuando se encuentran en el “mercado” (de bienes o de empleos).
En el otro extremo, la “macroeconomía” se sube a la cima del monte para mirar la nación a vista de pájaro y
detectar las magnitudes más globales y sus problemas (el consumo nacional, el total de inversión pública y
privada, el déficit exterior a que dan lugar las importaciones y las exportaciones, el tipo de cambio, etc.).
El objeto de estudio de la “mesoeconomía” es intermedio, ni microscópico ni macroscópico: ni una empresa ni
un país entero, sino un sector (o actividad) productivo, por ejemplo, la ganadería vacuna en Nicaragua y sus
problemas, o el sector turístico. Lo que los anglosajones (y el Banco Central de Nicaragua con ellos) llaman una
“industria” (aunque a un hispanohablante le ha de chocar que el cultivo del café, por ejemplo, pueda ser llamado
“industria”). Naturalmente nuestra disciplina no se limita a un sector sino que pretende estudiarlos todos, y
además ver sus interrelaciones (su “estructura”): por ejemplo, muchas de nuestras industrias dependen de la
materia prima que les ofrece la agricultura (tanto las queserías como los mataderos y sus exportaciones dependen
de la ganadería), o también la vitalidad de la producción de cemento o de varillas de acero dependerá del empuje
del sector de la construcción.
Esto no quita que nos relacionemos tanto con la “microeconomía” como con la “macroeconomía”. Las lecciones
de la “microeconomía”, por ejemplo, sobre el comportamiento de los “duopolios” nos ayudarán a entender lo
que sucede en el sector de la telefonía celular en Nicaragua. O las lecciones de la “macroeconomía” nos harán
comprender por qué hubo un aumento de la construcción de vías públicas en Managua en 2002: como remedio
para vitalizar la economía nacional en un momento depresivo. Y viceversa, lo sucedido con los precios
internacionales del café (“mesoeconomía”) causó depresión nacional (“macroeconomía”).
Hasta aquí el objeto de nuestro estudio, pero hemos de indicar también una característica que ha tenido nuestro
análisis. No nos hemos limitado a presentar los retos y posibilidades de cada sector sino que hemos procurado
situarlo todo en un contexto más amplio: qué sucede en estos mismos sectores a nivel centroamericano e incluso
mundial. Es importante que el estudiante al tratar de comprender su propia realidad no olvide el contexto en el
que esta se halla situada y que la condiciona.
Ya que los sectores productivos de Nicaragua van a ser el objeto de nuestro estudio, deseamos presentarlos (a
grandísimos rasgos) ya ahora mismo antes de empezar: “quién es quién en Nicaragua”. Para ello transcribimos el
cuadro resumen de la estructura del Producto Interno Bruto (con enfoque de la producción) que nos ofrece el
Banco Central de Nicaragua.
En este cuadro ya se puede apreciar que el macrosector servicios es el protagonista (y en el gráfico 0.1 aparecen
qué actividades tienen mayor importancia entre los servicios).
Por otra parte, se aprecia que el sector agropecuario todavía tiene una importancia excepcional: proporciona en
torno a un 20% del PIB, cuando en los países ricos (Estados Unidos, Japón, la Unión Monetaria Europea) no
llega ni al 3%, y en América Latina es sólo el 8%.
En esta presentación de los macroprotagonistas es menester no limitarnos a su aspecto material (cuánto produce
cada uno) sino ver también su aspecto humano: cómo se distribuye la población económicamente activa (PEA)
entre ellos. En el gráfico 0.2 hemos mostrado dos distribuciones entre estos tres macrosectores: la del PIB (o
O. Introducción - pág. 1
valor añadido que proporciona cada uno de ellos) y la de la PEA. En este gráfico se puede apreciar que la
productividad del trabajador en lo agropecuario es mucho menor que en los otros dos macrosectores (en el
macroesector agropecuario se necesita mucha mano de obra para obtener un valor añadido relativamente
reducido); esto sucede en todos los países del mundo, desde los más ricos (Estados Unidos, Unión Monetaria
Europea) hasta los más pobres (países del África Subsahariana) pasando por China o la India. Por esto es mala
cosa que Nicaragua tenga todavía tanta gente en el macrosector agropecuario, puesto que esto implica tener una
proporción alta de gente en un macrosector donde la productividad es menor que en el resto del país.
Para acabar esta sucinta presentación, digamos que todos los macrosectores están creciendo en términos reales,
como se presenta en el gráfico 0.3.
Cuadro 0.1
Nicaragua: Producto Interno Bruto (enfoque de la producción)
Años 2001 - 2006
(millones de córdobas de 1994)

Conceptos 2001 2002 2003 2004 2005 p/ 2006 e/

Producto interno bruto 27,877.40 28,087.50 28,795.50 30,325.20 31,643.00 32,810.90


menos: Imputaciones bancarias 564.8 602.7 684 865.3 882.5 983.4
más: Impuestos netos a los
2,676.80 2,637.80 2,646.20 2,727.30 2,842.80 2,954.70
productos

Total industrias más gobierno 25,765.40 26,052.40 26,833.40 28,463.10 29,682.70 30,839.60
Servicios del gobierno general 1,810.70 1,806.70 1,834.00 1,830.50 1,917.70 2,038.40

Total industrias 23,954.70 24,245.70 24,999.40 26,632.70 27,765.00 28,801.10

Agricultura, ganadería, silvicultura y


5,688.70 5,674.10 5,784.60 6,114.80 6,350.80 6,619.80
pesca
Explotación de minas y canteras 312.9 330.3 295.5 354.6 319.5 303.4
Industrias manufactureras 4,907.70 5,009.40 5,131.70 5,594.30 5,958.50 6,276.70
Electricidad, agua y alcantarillado 606.7 615.1 646.2 674.4 703 713.8
Construcción 1,266.30 1,098.10 1,127.90 1,264.10 1,352.30 1,244.30
Comercio, hoteles y restaurantes 4,676.70 4,830.40 4,897.20 5,121.20 5,342.30 5,585.00
Transporte y comunicaciones 1,827.50 1,877.20 2,059.60 2,159.10 2,232.20 2,315.00
Servicios de intermediación
706.3 759.6 816.2 1,009.30 1,049.70 1,157.80
financiera y conexos
Propiedad de vivienda 1,851.00 1,857.60 1,978.00 1,985.60 2,038.90 2,098.00
Servicios personales y
2,110.80 2,193.80 2,262.50 2,355.20 2,417.90 2,487.50
empresariales 1/
1/ Incluye gasto privado en educación y en salud, y otros servicios.

Fuente: BCN
Gráfico 0.1
Nicaragua: Sector Servicios 2006
(millones de córdobas 1994)

Servicios pers onales y em pres .


Propiedad vivienda

Servicios financieros
Trans porte y com uns .
Com ercio, hoteles , res trs .

Electricidad y agua

0 1000 2000 3000 4000 5000 6000


O. Introducción - pág. 2
Gráfico 0.2
Nicaragua. Porcentaje de la producción (valor añadido) que aporta cada macrosector
y porcentaje de la PEA que trabaja en cada sector (año 2005)

Pea Va

60.0

50.0

40.0
Fuente: BCN

30.0

20.0

10.0

0.0

agropecuario industria servicios

Fuente: Cuadro 0.1 para el PIB y Censo 2005 para la PEA

Gráfico 0.3
Nicaragua: Evolución Sectores Productivos
Años 2001 – 2006
(millones córdobas 1994)

16,000.00

14,000.00

12,000.00

10,000.00

8,000.00

6,000.00

4,000.00

2,000.00

0.00
2001 2006

agropecuario industria y minería servicios

Fuente: BCN

O. Introducción - pág. 3
Capítulo 1. EL MARCO NATURAL DE LA ECONOMÍA NICARAGÜENSE:
RECURSOS Y CONDICIONANTES

1. INTRODUCCIÓN

El territorio nicaragüense ocupa un área de aproximadamente 130,000 km2, de los cuales 121,428 km2
corresponden a tierra seca y 10,384 km2 a lagos y lagunas costeras. Aunque muy inferior en extensión a la
mayoría de países americanos, es el de mayor extensión del istmo centroamericano, y el único que posee una
extensión tan considerable de aguas superficiales.
Cuadro1.1
Superficie de los países del istmo centroamericano (en Km2)
Nicaragua 139,000
Honduras 112,088
Guatemala 108,889
Panamá 77,082
Costa Rica 51,100
Belice 23,000
El Salvador 21,041
_________________________________________________

2. POSICIÓN GEOGRÁFICA

Por su posición geográfica Nicaragua queda ubicada en la Zona Tropical Norte, cercana al círculo del Ecuador;
ello repercute en su elevada temperatura (alrededor de los 30 grados centígrados al mediodía casi todo el año), y
su poca diferencia térmica entre los meses más cálidos y los más frescos (10 ° a 15° centígrados); en la duración
de los días y las noches, con pocas diferencias entre el día más largo, 21 de junio y el más corto 22 de diciembre,
y en las estaciones del año: el verano o estación seca, de noviembre a abril, y el invierno o estación lluviosa, de
mayo a octubre
La situación de Nicaragua en el Centro de América le confiere una excepcional posición en cuanto a
comunicación entre las dos Américas y por tener costas en los dos océanos, le facilita asimismo la comunicación
con todos los países de la tierra.
La posición ístmica de Nicaragua entre dos océanos tiene su repercusión en el régimen de lluvias y de vientos.
Los monzones procedentes del Caribe traen lluvias a todo el territorio, pero más en el Caribe. Los contralisios
procedentes del oeste, más ocasionales, producen los vendavales. Por su posición geográfica también el país se
ve afectado por los huracanes que se forman en el Atlántico. Los vientos ofrecen buenas condiciones para
generar energía eólica en las costas lacustres donde sopla el viento la mayor parte del año, y también en las
amplias planicies donde el aire se desplaza sin ningún obstáculo.
En relación al régimen de vientos existe un condicionante para la economía del país. Se trata de la erosión eólica
que en las llanuras cálidas del Pacífico provocan los fuertes vientos, los cuales se llevan hacia el mar el terreno
recién levantado por los cultivos, y reseco por la estación, perdiéndose toda su riqueza mineral. Este es el caso de
los terrenos que habían sido cultivados con algodón, los cuales nunca se recuperaron. (Incer 2000, 22)
El régimen de lluvias es muy irregular en el territorio nicaragüense, debido a las montañas que cruzan Nicaragua
interceptando los vientos húmedos que llegan del Atlántico, y concentrando gran parte de las lluvias en la Costa
Atlántica, en donde la estación lluviosa puede durar de 9 a 10 meses, con unos 5,000 mm/año; entre 7 y 8 en el
centro del país (1,500 mm/año) y unos seis meses en la región del Pacífico (entre 1,250 y 2,000 mm/año).
Clima tropical. La ventaja de los calores tropicales incide directamente en la disponibilidad de recursos. La
combinación de suelos volcánicos, agua y calor proporciona a la región del Pacífico unas condiciones muy

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 4


favorables para los cultivos. Temperaturas elevadas pero suavizadas por el relieve de las montañas de la región
central favorecen el cultivo del café, que requiere un clima más fresco (en Nicaragua por cada 140 metros de
altura la temperatura desciende un grado) mientras que en las partes bajas de la misma región las zonas que se
mantienen verdes todo el año ofrecen buenos pastos para la explotación ganadera; en la Costa Atlántica las
lluvias persistentes y el calor permiten un buen desarrollo de bosques frondosos de excelentes maderas(Incer
2000,18).
Cinturón de fuego del Pacífico. Nicaragua por su ubicación en el este del continente americano forma parte del
llamado “cinturón de fuego del Pacífico”, en el arco de Centroamérica, uno de los más activos del planeta. Si los
efectos volcánicos han sido a veces muy nocivos, también deben mencionarse los beneficios que de ellos se
obtienen: suelos fértiles, recursos minerales y posibilidad de obtención de energía geotérmica. En cambio, los
terremotos han sido altamente dañinos para el país. Basta recordar los últimos terremotos que afectaron
principalmente la ciudad de Managua: el de 1931, el de 1968 que afectó la colonia Centroamérica, y el de 1972
que destruyó el centro de la ciudad.

3. RECURSOS DEL TERRITORIO

3.1 LOS SUELOS


Antes de analizar el uso actual o potencial del suelo de Nicaragua recogemos una breve descripción del mismo
en función de su especificidad y su potencialidad.
a) En la región del Pacífico, la mayoría de los suelos son de origen volcánico o de tipo aluvial son muy
fértiles y aptos para las labores agrícolas. Permiten además la infiltración del agua en el subsuelo, con sus
correspondientes depósitos o acuíferos subterráneos, de gran utilidad para el riego y para el consumo
humano.
b) En la Región Central, los suelos, producto de la descomposición de antiguas rocas, son poco fértiles, a
excepción de los suelos aluviales algo más fértiles en zonas junto a los ríos y en los valles entre colinas.
En la región Central también se encuentran suelos arcillosos negros, poco fértiles, como en Sébaco y
Teustepe; suelen utilizarse en el cultivo del arroz de riego.
c) En la Región del Caribe abundan los suelos pobres, debido a la constante acción química del agua en un
proceso de lixiviación continua o intermitente. Son suelos poco aptos para usos agrícolas, pero buenos
para la explotación del bosque.
Uso potencial de la tierra.
Cuadro 1.2
Evolución de la superficie arable en Centroamérica
(1980- 2001), en millones de hectáreas
Países 1980 2001
Costa Rica 2.8 2.2
El Salvador 5.6 6.6
Guatemala 12.6 13.5
Honduras 14.8 10.6
Nicaragua 10.6 19.2
Panamá 4.2 5.4
Fuente: BM, 2004
Entre 1980 y 2001 Nicaragua aumentó la superficie de tierra arable en un 7 % anual, pasando de una superficie
arable de 10.6 millones de hectáreas a 19.2 millones en 2001. La explicación de este avance en las tierras
arables de Nicaragua se encuentra en el espectacular avance de la frontera agrícola a costa del bosque, y de
forma muy particular por el avance de la ganadería. Sin embargo, como se señaló con anterioridad, el
crecimiento del sector agrícola, concretamente la producción de frijol, maíz y café experimentado en los últimos
años se hizo con muy bajos rendimientos, a pesar del aumento de la tierra cultivable. Ello se debió a la
incorporación de nuevas tierras (las forestales) y a la incorporación de un número mayor de campesinos
(desmovilizados de las fuerzas militares, antiguos socios de cooperativas...)

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 5


Cuadro 1.3
Uso potencial de la tierra en Centroamérica
Países Superficie Tierras Permanentes Riego Bosque Otras
Terrestre arables (1) % (2) % % %
%
(miles Km2) 1980 2001 2001 2001 2001 2001
C.R. 51 5.5 4.4 5.9 20.5 38.5 51.2
E,S. 21 26.9 31.9 12.1 4.9 5.8 50.3
G 108 11.7 12.5 5.0 6.8 26.2 56.2
H 112 12.3 9.5 3.2 5.6 48.1 39.1
N 121 8.8 15.9 1.9 4.3 27.0 55.1
P 74 5.8 7.4 2.0 5.0 38.6 52.1
Fuente: BM 2004 World Development Indicators, 3,1 Rural environment and land use
(1) Tierras arables: Según la FAO: cultivos anuales, barbecho temporal, pastos cultivados, floricultura
(2) Cultivos permanentes tales como: café, cacao, árboles frutales, viñedos, caucho
Otros países crecen poco o decrecen, como Costa Rica y Honduras. Según un estudio realizado por el SIG-
MAGFOR (1998) titulado “Potencialidades y Limitantes de Nicaragua” del total de las tierras emergidas (11.9
millones de hectáreas) un 55.3% están catalogadas para uso forestal, conservación de vida silvestre,
biodiversidad, ecoturismo, etc. El resto, 44.7% del total, presenta buenas condiciones para la producción
agropecuaria, siendo la mayor vocación (37.8%) para explotación ganadera y solamente un 6.9% de esas tierras
son aptas para la producción agrícola (Marena 2003, 23). Ciertamente este dato sorprende al comprobar como
en la realidad las tierras dedicadas a la agricultura son mucho más del doble (15.9%).
La topografía, el clima y el suelo hacen que la región del Pacífico sea apta para toda clase de cultivos. En
cambio la zona de la costa Atlántica, aún siendo una inmensa llanura no ofrece posibilidades de explotación
agrícola por tener un suelo excesivamente lixiviado
Problemática de los suelos
La tradición de corte y quema del bosque para favorecer el desarrollo de nuevos pastos y nuevos cultivos
tradicionales ha ido avanzando desde la región del Pacífico, a través de la región Central (la vieja frontera
agrícola) y en la actualidad hacia la Costa Atlántica (nueva frontera agrícola). En el Pacífico el corte de leña está
acabando con los últimos bosques de la región y destruyendo con ello la cubierta vegetal protectora de las
laderas de los cerros y hasta en las orillas de los ríos. La desmesurada expansión ganadera del país, cuya área de
pastizales cubre unos 50,000 km2, cuando debería ocupar solamente la mitad de dicha extensión (Incer 2000,
145) da lugar a un verdadero desastre ecológico por su práctica de renovación de pastos por la quema anual.
Toda esta tierra quemada provoca una pérdida paulatina de la fertilidad del suelo y lo expone a la erosión y el
arrastre.
La erosión, que es la forma más degradante de degradación del suelo es cada día más grave, como consecuencia
de la deforestación indiscriminada, del mal manejo del suelo, de los monocultivos anuales de surco y del uso
excesivo de agroquímicos.

3.2 RECURSOS HÍDRICOS


a) Disponibilidad. La disponibilidad total de agua es de un promedio aproximado de 309,284 millones de
metros cúbicos al año (292,030 millones cúbicos de agua de lluvia, 15,000 MMC en el lago Cocibolca y 2,254
MMC año de agua subterránea), aunque la pérdida es casi del 50 % por el deterioro de las viejas cañerías. Sin
embargo, debido al mal manejo de otros recursos naturales muy ligados a la disponibilidad de agua, a la
contaminación de las aguas superficiales y de las aguas subterráneas y a determinadas políticas, el agua resulta
escasa.
La disponibilidad natural de agua es pues muy irregular en Nicaragua, debido a la irregular distribución
territorial y estacional de las lluvias. La disposición del relieve hace que un 93 % del territorio nacional esté
drenado por ríos de caudales abundantes y permanentes, que desembocan en el mar Caribe; en contraste con la
región occidental del país, con tan sólo un 7 % del área que drena hacia el Pacífico, cuyos ríos son torrenciales y
de cortas trayectorias. Cabe señalar que en esta región, sin lluvias durante el verano y con pocas aguas fluviales,

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 6


abundan las aguas subterráneas (recarga anual de 2200 mmc/año) en las llanuras de suelos volcánicas
permeables, de tal forma que se estima que unas 280,000 hectáreas podrían ser regadas con los recursos hídricos
disponibles (Incer 2000,149).
En la región Central la deforestación indiscriminada provocó la reducción en las precipitaciones y una fuerte
erosión que afectó la capacidad de infiltración; además, las formaciones geológicas desfavorables para el
almacenamiento del agua subterránea problematizan la disponibilidad de tan apreciado líquido, y obligan a una
extracción por medio de pozos excavados a una profundidad de 200m y 300m, lo que hace antieconómica la
perforación.
Gráfico 1. Recursos hídricos: disponibilidad
90
80
70
60
Disponibilidad total
50 309,284 millones
40 m3/año
30
20
10
0
lluvia subterránea Cocibolca
Fuente: Marena 2003

Uso y necesidades
Necesidades domésticas. El 54% de la población (alrededor de 2,5 millones de personas) dispone del servicio de
agua potable y sólo el 19 % cuenta con alcantarillado sanitario. El 83 % de la población urbana y el 20 % de la
rural disponen de agua potable, siendo éste el más bajo promedio en Centroamérica.1 A pesar de la cobertura se
tienen deficiencias en el suministro y disponibilidad de agua. En el ámbito nacional el acceso al agua por pozos
alcanza un 84 %.
Industria y Agricultura
Generalmente se abastecen de aguas subterráneas. La industria manufacturera, concentrada mayormente en la
región del Pacífico ( en un 90 %) presenta problemas ambientales en cuanto a uso de este vital líquido: uso
intensivo del agua (índice de consumo de dos a tres veces encima de las normas internacionales), contaminación
de cuerpos de agua por vertidos directos, contaminación de cuerpos de agua con componentes peligrosos.
En las zonas agrícolas de alto uso de plaguicidas los pozos se han contaminado de sus residuos debido al uso
intensivo de fertilizantes en la actividad algodonera.
Ya hemos indicado el gran potencial (parcialmente aprovechado), de agua para irrigación proveniente del
acuífero subterráneo de la región del Pacífico. Si a ello añadimos los 15,000 millones de m3/año que ofrece el
lago de Nicaragua, deberemos constatar el inmenso potencial para riego que tiene el país. Actualmente las áreas
regadas oscilan alrededor de los 90,000 hectáreas y los principales cultivos bajo riego son: caña de azúcar (66%)
y arroz (30%) , y en mucha menor medida el banano, los frutales, hortalizas y granos básicos.

1
Costa Rica alcanzó en 2003 casi el 100 % de cobertura de agua potable en hogares urbanos (99.5 %), siguiéndole
Guatemala (93.8%), Honduras (90.6%) y por detrás de Nicaragua, El Salvador (73.6%). Es interesante hacer observar que
la disponibilidad de agua potable a hogares urbanos ha retrocedido en Nicaragua, entre 1990 (86.0 %) y 2003 (83.5 %).
(CEPAL 2004, 117) Ello se explica por la importante migración del campo a la ciudad en esos años, a consecuencia de la
crisis del café, y la correspondiente ubicación de dicha población en asentamientos sin ninguna clase de infraestructura.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 7


Generación de energía: Hidroelectricidad
Estudios realizados en la época somocista sobre el potencial de generación de energía renovable en Nicaragua
revelaron el considerable potencial de las plantas hidroeléctricas: 1,760 MW; la geotermia podía contribuir con
1,000 MW, y la energía eólica 200 MW (Envío 283, 2005). Con la construcción de la Planta Hidroeléctrica
Centroamérica en Jinotega y la Planta Santa Bárbara en Ciudad Darío Nicaragua llegó a obtener casi el 50 % de
su electricidad con sus recursos hídricos. De tal manera que la energía hidroeléctrica en 1980 era el 47.8 %.
Sucesivos problemas, como la sequía, falta de inversión y otros, redujeron paulatinamente este porcentaje hasta
representar sólo el 11.8 % en el año 2000 y el 7.9 % en el 2002.

ENERGÍA HIDROELÉCTRICA
Franco retroceso
7000

6000
(Millones Kwh)
5000

4000 1980
3000 2002

2000

1000

ua
a
r

s
a

do

ra
al
ic

ag
m
R

du
va

te

ar
ta

on
al

ua

ic
os

CEPAL 2004
lS

N
G
C

Cabe añadir que el costo de generación hidráulica resulta más favorable que el de las demás centrales. Así
mientras éste podía rondar en 2004 los 3.5 centavos dólar, el de la geotérmica se situaría entre 4 a 4.5 centavos
dólar y el del petróleo (térmica) rondaría los seis centavos (Arróliga 2004, Confidencial 394). Pero si bien la
generación de energía por central hidroeléctrica es la que resulta más favorable, no ocurre lo mismo a la hora de
hacer la inversión para la instalación de la planta. En este caso el capital privado suele preferir la inversión en
proyectos térmicos que en hidroeléctricos por resultar inicialmente más cara, más tiempo de montaje, aspectos
ambientales más discutidos y no poder ser trasladada.
En los últimos tiempos, bajo la presión de los precios del petróleo y ante el potencial hídrico que tiene el país, se
han retomado algunos proyectos de plantas pequeñas de 2.2 MW a 7.5 MW en la zona del triángulo minero,
para dar servicio a un conjunto de comunidades y poblaciones del mundo rural. Son proyectos que desempeña
ENEL. El proyecto Larreynaga, sobre el río Viejo (20 MW) ya está adjudicado y financiado con fondos del
BCIE; y más recientemente resucita el proyecto Copalar sobre el río Grande de Matagalpa que podría llegar a
generar 900 megavatios de energía eléctrica. Nicaragua posee abundancia de proyectos y estudios de factibilidad
de pequeñas centrales hidroeléctricas –se calcula que hasta en 25 sitios- pero falta la financiación para las
mismas.
Problemas relacionados con los recursos hídricos
a) Degradación de las cuencas por deforestación y malas prácticas agropecuarias
b) Contaminación Afecta tanto a las aguas superficiales como a las subterráneas, afectadas principalmente por
las prácticas agrícolas con la utilización de determinados pesticidas y excesivos fertilizantes, y también por la
intrusión salina en algunas zonas del país (Rivas y Carazo). Las principales fuentes de contaminación de las
aguas superficiales son los desechos urbanos, industriales, mineros y agropecuarios (pesticidas y exceso de
fertilizantes).
c) Vulnerabilidad climática. Nicaragua, como todo el istmo centroamericano, se ve afectada con una cierta
regularidad por dos fenómenos climáticos conocidos por El Niño (sequía) y la Niña (lluvias intensas, también
huracanes); ambos fenómenos resultan de la interacción entre la superficie del océano y la atmósfera en el
Pacífico Tropical

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 8


d) Irregularidad en el suministro de agua potable debido a una infraestructura en mal estado y a la falta de
mantenimiento y adecuación de los pozos y su bombeo.
e) Falta de recursos económicos para ampliar la cobertura del servicio de agua potable y para rehabilitar los
sistemas viejos. La perenne crisis económica del país con su correspondiente falta de recursos del estado, afecta
grandemente las inversiones en infraestructura para abastecimiento de agua potable, e incluso para la
financiación de la rehabilitación de los sistemas viejos

3.3 RECURSOS MINERALES.


La existencia de minerales tan atractivos como el oro y la plata se conocen en Nicaragua desde los tiempos
anteriores a la colonia; durante este período los colonizadores explotaron algunas minas en al zona de Nueva
Segovia. Sin embargo, la verdadera “Fiebre del Oro” comenzó en el siglo XIX cuando se descubrieron depósitos
auríferos en La Libertad y Bonanza, aunque el auge minero no llegó hasta 1930 con la apertura de los distritos
mineros de Siuna, Rosita, El Limón, Topacio y La Reyna. En la década de 1940 la producción minera representó
el 60 por ciento del total de las exportaciones. Entonces Nicaragua alcanzó el puesto 14 como productor de Oro
en el mundo, con cifras superiores a las 200,000 onzas troy promedio por año.(MIFIC 2001, 1) Todavía en 1961
con una producción de 226,000 onzas troy ocupó el quinto lugar en el continente, sólo aventajado por Canadá,
Estados Unidos, Colombia y Méjico. La producción fue decayendo ya desde los años 70; y en los años 80 se fue
reduciendo paulatinamente para situarse en los últimos años de la década en unos 30 mil onzas troy anuales2
(BCN, Estadísticas I-17). Nicaragua también ha sido importante productora de Plata (hasta 500 mil onzas troy
en 1962), cobre, plomo, zinc y otros minerales como yeso, carbonato cálcico, bentonita, materiales para la
construcción, etc.
Hay que advertir que Nicaragua todavía no tiene cubierta la prospección de todo su territorio para conocer
realmente su potencial minero completo. Entre los países centroamericanos, el que destaca en la producción
minera es Honduras por su producción de plata, plomo y zinc, entre otros menos explotados. En el año 2002 el
porcentaje de los minerales y metales dentro de sus exportaciones representó el 5.92. Nicaragua, en ese mismo
año, con sus exportaciones de oro alcanzó el 6.2 % de las exportaciones totales y un valor de 35 millones de
dólares.
Abundantes Recursos Mineros

Potencial Minero Achuapa y S. Juan de Limay Oro y plata

Nicaragua tiene un gran potencial minero Bonanza, Dorado y Columbus Oro en vetas de cuarzo
repartido en 23 distritos mineros y 5 prospectos. Coco Mina Oro y zinc
En cinco se desarrolla actividad minera
Rosita Cobre, oro y plata
industrial y en 14 existe pequeña minería
artesanal. Los principales minerales de oro y Siuna Pirita, galena. Plata, plomo y
plata se encuentran a veces asociados con otros zinc
minerales. Siuna Kuikuinita Calcopirita y pirita
Macuelizo Plata
Dipilto y Palacagüina Wolframita, molibdenita y
estibina
Fuente: MIFIC, 2003

2
En algunos documentos disponibles acerca de la minería en Nicaragua, entre los cuales cabe citar el artículo publicado por
el MIFIC 2001, titulado “Oro en Nicaragua”, redactado por los ingenieros Ernesto Luna y Glen Hodgson, se hace mención a
la producción de los años 80: ellos dan la cifra de 30,000 onzas troy promedio mensuales, lo que daría un total de 360,000
onzas troy anuales. Ello no es así. En mi Geografía y Estructura Económicas de Nicaragua de 1987, con cifras de los
anuarios estadísticos del INEC y los de la Secretaría de Planificación y Presupuesto, aparece un cuadro estadístico de la
producción de oro y plata 1978-1987 con datos muy aproximados a los que ofrece el Banco Central de Nicaragua en su
Estadísticas de Macroeconomía (1960-2000), con la cifra más ajustada de un promedio de 30,000 onzas troy anuales y no
mensuales. Las causas del declive están sobradamente explicadas en la obra citada, y de ello nos ocuparemos en el apartado
correspondiente a la minería.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 9


Reservas totales de oro.
La minería de oro ha sido prácticamente la única minería metálica que se ha explotado en el país3 y su
producción ha fluctuado según el precio del oro internacional, el desarrollo tecnológico y las interrupciones por
guerras o turbulencias civiles. Se calcula que la reserva geológica de broza aurífera es de 107,413, 813 toneladas
métricas, con una ley de 5.01 gramos por tonelada que generarían 208, 311 kilogramos troy de oro, según
estudios realizados en el año 2004.4 Para efectos de cálculo se tomó en cuenta las siguientes relaciones: una onza
troy equivale a 31.1035 gramos y un kilogramo trío a 32.15 onzas trío.
El oro aparece en rocas de cuarzo, en sistemas de vetas, de las cuales se extrae por trituración y amalgamiento, a
cielo abierto o subterráneo, y también es arrastrado en pepitas o partículas de este metal por las aguas
superficiales y acumuladas junto al resto de material aluvial que transportan dichas corrientes. Ello da lugar a
otro tipo de explotación, el que realizan los “güiriseros” que lavan el oro de los ríos en panas de decantación.
Cuadro 1.4
Reservas geológicas de oro. Agosto 2004

Distrito Minero Reservas


Volumen Ley g/ton Kg. De Oro
La India 1,898,900 8.90 16,836.70
Santo Domingo 1,300,000 7,75 10,075.00
Siuna 4,524,296 3.83 12,699.84
Topacio 5,763,678 6.03 34,433.00
Somotillo/Villanueva 200,000 2.00 400.00
Bonanza 3,234,250 6.19 19,566.16
1,700,000 2.60 4,420.10
La Libertad 38,640,470 1.72 61,149.86
El Limón 754,551 6.15 4,595.40
Rosita 21,597,083 11.79 21,701.00
15,929,015 1.14 4,997.54
Coco Mina 11,300,000 1.20 14,059.10
La Reyna 571,600 5.84 3,378.00
Total 107,413,813 5.01 208,311.70
Fuente: Centro Humboldt (2004, 87)
Las explotaciones han configurado tres distritos mineros principales: El Distrito minero El Limón en el
Departamento de León, el distrito minero La Libertad en el Departamento de Chontales y el Triángulo Minero
(municipios de Rosita, Siuna y Bonanza) en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
La producción de oro en Nicaragua tiene un peso a nivel internacional relativamente modesto y dentro de
América Latina tampoco consigue destacarse. Con sus 138.7 mil onzas troy producidas en 2003 queda muy
alejada de las 208 TM de Perú (primer productor latinoamericano) o las 43 TM de Brasil... Sin embargo, en los
últimos años con el Plan Nacional de Desarrollo se ha estimulado la producción y se han multiplicado las
concesiones de exploración y explotación. El comportamiento tanto de la producción como del valor de las
exportaciones es como sigue:

3
También se ha explotado la plata, pero en menor cuantía. Su explotación fue importante en la década de los 60.
4
El avance en el conocimiento de las reservas minerales de Nicaragua ha sido considerable. Baste decir que en 1980 las
reservas de oro se calculaban en 57,783,000 de broza aurífera, con una ley promedio de 9,3 grs/ton. Lo que proporcionaba
una existencia de 293,700 kilogramos troy de dicho metal. Los cálculos estaban realizados en base a 16 yacimientos
metálicos.(Solá 1989,20). En el año 2000 las cifras eran las siguientes: 68,245,284 de broza, con 5g/ton y un equivalente
promedio de 256,392 kg oro.(MIFIC 2000, 3)

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 10


Cuadro 1.5
Producción y exportación de oro en Nicaragua
Años 2002- 2004
2002 2003 2004
Producción (a) 125.5 108.3 138.7
Exportaciones (b) 35.0 35.0 45.2
(a) miles de onzas trío; (b) Millones de dólares
Fuente: BCN
Rocas y minerales industriales. Son abundantes en el país, pero poco explotadas hasta la fecha. Destacan los
yacimientos de piedra cantera para la construcción, calizas para la producción de cal y cemento y arcillas para
cerámica, ladrillería o rellenos inertes, mármol, cal química, carbonato de calcio, yeso, toba, arena de cuarzo
(materia prima para la fabricación del vidrio), pómez, sal. Sin embargo, falta realizar numerosas investigaciones
tanto de calidad de los materiales como de estimación de sus reservas. Ambos factores servirían para evaluar la
rentabilidad económica de su explotación. El problema se agudiza en la Costa Atlántica donde el número de
depósitos geológicos realizados es mucho menor.
Problemática en torno a los recursos minerales
Lo primero que se debe mencionar es la fluctuación de los precios internacionales, principalmente del oro. Ello
repercute en la viabilidad económica de la operación extractiva, debido a los considerables costes en
infraestructura y a la ubicación de las minas en territorios mal comunicados.
Los problemas que acompañan a la mayor parte de las extracciones mineras son varios. Cabe mencionar la
contaminación físico-química que acompaña siempre a toda instalación minera si no se toman las debidas
precauciones. Si la mina es a tajo abierto el deterioro ambiental es grande por los grandes cortes en la naturaleza
que pueden abarcar 20 hectáreas o más, incluyendo los grandes depósitos de estéril y caminos de acceso.
En cuanto a la dispersión descontrolada de mercurio en la naturaleza suele llevarse a cabo por parte de los
pequeños mineros, los cuales, a pesar de habérseles facilitado el uso de retortas para evitar dicha contaminación,
se usan poco en el momento. Existe asimismo contaminación por cianuro que afecta las aguas subterráneas;
además son ya famosos los problemas de seguridad para los mineros, tanto para los que trabajan en galerías
como los que lo hacen a tajo abierto.
En Nicaragua debe señalarse otra problemática relacionada con la relación de las autoridades municipales y
regionales y las empresas mineras. Los alcaldes mencionan la poca información en cuanto a concesiones y
permisos y también la poca rentabilidad económica que en forma de impuestos les podría llegar para el
municipio o para la Región. Normalmente las empresas mineras, en pro de estimular la inversión, se ven
favorecidas por importantes exenciones de impuestos, y de los que pagan, tan sólo se transfirió en los últimos
años el 39 % a las autoridades regionales y locales (Centro Humboldt 29).

3.4 RECURSOS ENERGÉTICOS


Nicaragua dispone de considerables recursos energéticos, que han sido muy deficientemente explotados. La
energía total aprovechada por el país procede en un 49.8 % de la leña y del carbón vegetal, un 41.7% del
petróleo y el resto procede de la hidroenergía (0.83%) y geotermia(7.51%) y de residuos vegetales (IEA 2003,
Energy Statistics).
La oferta de energía del país ha estado conformada históricamente por los recursos importados del petróleo,
recursos de hidroenergía (primera central en 1965) y geotermia (primera central en 1983). Sin embargo, el país
posee un potencial geotérmico del orden de los 1,200MW, y un potencial hidroeléctrico de los 1,700MW;
aunque sólo se aprovecha en la actualidad el 7% y el 6 % de su potencial respectivamente. (PNUD, 2005,
Estrategia, 35).
En los últimos años Nicaragua ha descuidado el desarrollo de las fuentes de energía renovables, como la
hidroelectricidad y la geotermia, con centrales ya instaladas pero con deficiencias en sus instalaciones, y ha
optado por los hidrocarburos, para los cuales no se requería de tanta inversión ni presupuesto. Ello ha
significado una total dependencia del petróleo para la generación de electricidad (83.7 %), y como consecuencia

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 11


una verdadera situación de crisis económica en el momento en que el precio del crudo ha llegado a superar los
70 dólares por barril.
Es interesante observar la evolución del comportamiento de generación eléctrica a partir de diversas fuentes de
energía en Nicaragua comparándolo con los demás países de la región: Nicaragua y El Salvador son los dos
países más dependientes del petróleo, mientras que los otros han procurado diversificar sus fuentes de energía,
hasta el extremo que Costa Rica prácticamente obtiene toda su electricidad de la hidroelectricidad y la
geotermia. Es interesante observar la evolución seguida por Nicaragua desde 1970. En ese año la
hidroelectricidad (54.3 %) superaba la térmica (45.7 %); en 2002, la hidroelectricidad ha quedado reducida al 7.9
%, hay un aporte pequeño de geotérmica (8.3%) y la térmica se ha disparado hasta representar el 83.7 % del
total.
Recursos geotérmicos
La ubicación de Nicaragua en el llamado “cinturón de fuego del Pacífico” le ofrece un recurso energético
renovable de gran interés: la geotermia. La presión de los vapores y gases recalentados en el interior de la tierra
al contacto con el magma de los volcanes son el origen de esta fuente de energía, que en Nicaragua se aprovecha
desde el año 1983, aunque los primeros estudios y exploraciones se realizaron desde 1966. Años adelante se
definieron las dos zonas geotérmicas más importantes: la falda meridional del volcán Momotombo y las zonas de
las fumarolas de San Jacinto Tizate. A raíz de la crisis del petróleo de 1973, cuando ésta impactó fuertemente la
economía de Nicaragua se incrementaron los estudios de los campos geotérmicos mencionados, según los cuales
el campo Momotombo podría soportar una planta de 35 MW.
Cuadro 1.6
Producción de energía eléctrica por tipos de central en Nicaragua
Millones de kilovatios hora (GWh) y porcentajes

TOTAL HIDROELÉCTRICA GEOTÉRMICA TÉRMICA


1970 1980 2002 1970 1980 2002 1970 1980 2002 1970 1980 2002
Costa Rica 2226 7473 2127 6092 1262 99 119
95.6 81.5 0.0 16.9 4.4 1.6
El Salvador 1543 4467 1078 1341 365 1113 1339 3639
69.9 30.0 23.7 24.9 86.8 81.5
Guatemala 1617 6191 278 2347 0 205 1339 3639
17.2 37.9 0.0 3.3 82.8 58.8
Honduras 928 4099 783 1989 145 2110
84.4 48.5 0.0 0.0 15.6 51.5
Nicaragua 509 1068 2554 276 511 203 0 213 233 557 2138
54.3 47.8 7.9 0.0 8.3 45.7 52.2 83.7
Panamá 1957 5380 963 2624 994 2756
49.2 48.8 0.0 0.0 50.8 51.2

Fuente: CEPAL 2004 y BCN


Después del inicio de operaciones en 1983, se inaugura en 1989 una nueva planta de 35 MW, y en 2002 se
amplió con una nueva unidad de 7.5 MW de potencia, conformando el campo Momotombo con un potencia total
de 77.5MW. Sin embargo por diversos problemas la producción había descendido a fines de 1998 a 12MW.
(INE 2004, Geotermia)
En 1999 una nueva compañía ganó un contrato para explotar y mejorar los recursos geotérmicos de la planta,
logrando recuperar la producción de electricidad de la planta hasta 27 MW y con la ampliación del año 2002,
pudo elevarse la capacidad instalada a aproximadamente 35 MW. Por otra parte los campos de San Jacinto
Tizate que en la actualidad están produciendo de forma muy limitada, tienen también un potencial considerable
de hasta 66 MW.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 12


Según el Plan Maestro Geotérmico elaborado por la Comisión Nacional de Energía Nicaragua cuenta con 10
áreas con potencial geotérmico, con un potencial estimado de 1,200 MW distribuido de la siguiente forma:
Recursos eólicos y solares
Nicaragua conoce desde ya hace muchos años su potencial eólico para generación de electricidad, debido a su
peculiar configuración morfológica y al régimen de vientos que se establecen entre las costas lacustres y
marinas, así como en las amplias llanuras donde el aire se desplaza con gran facilidad. Fruto de sus estudios y
estimaciones en la década de los 80 se estimaban unos 200 megavatios de potencia. Sin embargo, recientes
estudios realizados por el proyecto Evaluación del Potencial Energético Solar-Eólico (SWERA; por sus siglas
en inglés), han evaluado las potencialidades de Nicaragua y afirman que su potencial es mucho mayor que esos
200 megavatios estimados (PNUMA, 2005, Encontrados...).
Cuadro 1.7
Nicaragua: potencial geotérmico
AREA MW
Casita-San Cristóbal 224
Telica-El Ñajo 127
San Jacinto-Tizate 161
Hoyo-Monte Galán 148
Momotombo 142
Managua-Chiltepe 107
Tipitapa 18
Masaya-Nandaime 174
Ometepe 100
TOTAL 1200
Fuente: CNE 2005, VI Foro Regional ...)
A partir de ello se presentaron ya proyectos de inversión eólica que ahora avanzan con 40 MW, más otros
proyectos de exploración que podrían aumentar en breve esa potencia. La zona de los campos eólicos se
encuentra ubicada en el istmo de Rivas, cerca del lago de Nicaragua; en Ometepe y también en Chontales. Vale
decir que Costa Rica viene explotando de un tiempo a esta parte sus campos éolicos con una generación de
energía eléctrica de 259 GWh en el año 2002.
Por su ubicación tropical Nicaragua posee también un considerable potencial de energía solar, dado que los
rayos del sol caen muy perpendiculares y con gran intensidad sobre el país. También el programa SWERA ha
ofrecido información abundante sobre la posibilidad de aprovechamiento de este recurso, de tal forma que con el
concurso del banco Mundial y el GEF se han presentado proyectos enfocados a la electrificación rural. Seis mil
(6000) sistemas PV solares, podrían ser instalados en los programas de electrificación rural del banco Mundial y
el Banco Interamericano de Desarrollo (PNUMA, 2005, Encontrados...).
El potencial de hidrocarburos
Las regiones consideradas con mayores posibilidades de explotación corresponden a la cuenca del miskito,
frente a la Costa Atlántica, y en la cuenca de Sandino, frente a la costa del Pacífico.
Según las perforaciones realizadas por la empresa noruega Fugro-Geoteam en el Caribe de Nicaragua en mayo
de 1999, concretamente en el área de Perlas, al este de los cayos, se hallaron hasta un promedio de 350 barriles
diarios de petróleo, bueno para ser refinado (Centro Humboldt, 2004,39). Según nuevos estudios realizados
conjuntamente por el INE y el Instituto Geo-científico de Japón, hay evidencias geológicas de que existe un
potencial de 500 millones de barriles de petróleo en un solo campo y de hasta 100 billones de pies cúbicos de gas
natural en las áreas del Caribe y del Pacífico (La Prensa web, 2002).
En la actualidad hay tres compañías que ya consiguieron sus contratos para realizar las exploraciones de petróleo
y gas natural. Una en el suroeste del Pacífico y dos en cuatro cuencas del Caribe. El primer contrato firmado en
23 de abril de 2004 adjudicó a la compañía Industrias Oklahoma Nicaragua S.A. (Indoklanicsa) un área de
3,422 kilómetros cuadrados del Pacífico suroeste, departamentos de Carazo, Granada y Rivas para su
exploración y eventual explotación. Últimamente las compañías Infinity Inc. de Kansas y MJK Exploraciones
Internacionales S.A. de Louisiana consiguieron la concesiones ubicadas en el Caribe. La primera trabajará en las

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 13


áreas Perlas y Tyra, con una extensión de 2,291 y 3,300 kilómetros cuadrados respectivamente, mientras que las
exploraciones de MJK se realizarán en las áreas Banco Tyra y Banco Isabel, cada una de 4,000 kilómetros
cuadrados. Se calcula que los trabajos de exploración durarán unos seis años, con posibilidad de explotación por
30 años.
Potencial hidroeléctrico. (Ver apartado anterior: Recursos hídricos)
El potencial energético procedente de la leña
Nicaragua, como casi toda la región centroamericana dispone de un abundante recurso energético en la leña de
sus bosques. Como indica la FAO, (FAO, Cambios en la Cobertura forestal) la leña es el principal uso asignado
al bosque representando de 10 a 15 veces el consumo asignado a la industria forestal.
A pesar de la importancia de la leña en la economía nicaragüense la política energética del país no la ha
considerado como alternativa de fuente renovable de energía. La política energética- como hemos visto- ha sido
basada en una diversificación de fuentes pero sobre todo en un aumento del consumo de hidrocarburos. Y sin
embargo, según estadísticas actuales el uso de leña y carbón para uso doméstico en Nicaragua se estima en un
86.7 (IAE, 2003); otros autores con fechas más atrasadas estiman porcentajes menores, de un 80 por ciento
(Nitlapán, 2001) o incluso mayores, como Incer que señala un 93 % (Incer 2000). Las estadísticas ofrecidas por
el IEA para el 2003 nos ofrecen el siguiente cuadro:
Cuadro 1.8 La leña como fuente de energía y uso doméstico (2003)
(en miles de toneladas de petróleo equivalente (Ktoe) o valor básico calorífico neto)
Leñay
Energía total residuos % Uso doméstico %
Países vegetales
Costa Rica 3675 300 8.2 123 41.0
El Salvador 4487 1441 32.1 1055 73.2
Guatemala 7293 3890 53.3 3171 81.5
Honduras 3597 1472 40.9 1174 79.8
Nicaragua 3099 1546 49.9 1340 86.7
Panamá 2607 446 17.1 349 78.3

Fuente: IEA, Energy Statistics 2003

En el marco centroamericano los tres países en los cuales la leña representa un mayor aporte energético son
Guatemala (53.3 %), Nicaragua (49.9%) y Honduras (40.9%). El país con menor representatividad de la leña en
su cuadro energético es Costa Rica (8.2%). Y en cuanto al uso doméstico los porcentajes son también elevados, a
excepción de Costa Rica. ¿Qué nos dicen estas cifras? Que hay potencial y que se aprovecha. Pero ¿a costa de
qué? Sencillamente, del bosque. Si el estado hubiera optado por el aprovechamiento de este potencial de manera
sostenible, podría darse un bosque bien manejado, como recurso natural renovable y por tanto, una fuente
permanente de energía.
La leña y el carbón provienen casi en su totalidad del bosque natural, y el tipo de aprovechamiento aplicado no
asegura una producción forestal sostenida. Según PROLEÑA aproximadamente el 95 % de la leña se
comercializa de forma ilegal, lo que impide que pueda ser contabilizada ni se pueda concretar su
representatividad en la economía nacional (no se incluye en el PIB del sector forestal). Ello impide conocer la
importancia e incidencia de este sector, principalmente en determinados territorios, como por ejemplo la Región
del Pacífico, aún sabiendo que el 80 por ciento del total de madera utilizada para leña y carbón proviene de esta
región y que además es la principal demandante, por la cantidad de personas que ahí habitan (Picado 2004, 13).
El mayor potencial productivo de bosques nativos para fines energéticos se encuentra en la Región Central, pero
la más explotada para este fin es la Región Pacífica. Los bosques que suelen ser aprovechados en esta región son
los de Carazo, Rivas, Chinandega, León y Managua. El ahorro neto en divisas que supone la utilización de leña
con fines energéticos supone aproximadamente US $140 millones anuales.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 14


Problemática relacionada con los recursos energéticos
La falta de visión estratégica y de responsabilidad para el desarrollo de parte de nuestros gobernantes. Se hizo
una clara opción por la energía térmica cuando el petróleo estaba barato y se perdieron o decayeron por
abandono las otras fuentes alternativas de energía: la geotermia y la hidroeléctrica.
Según el PNUD las limitaciones financieras y presupuestarias que estuvieron en la base de toda la problemática
se vieron también acompañadas por la falta de información confiable y actualizada respecto al verdadero
potencial energético del país (PNUD 2005, Estrategia...) A ello deberíamos añadir la falta de un marco legal
apetecible y confiable, en relación a la propiedad, al medio ambiente, al agua, etc. de absoluta necesidad para
propiciar la inversión privada.
Otro elemento a destacar es la preponderancia del sector privado en la inversión. Ello ha favorecido la poca
claridad en concesiones que a menudo han resultado más orientadas a los intereses privados que al servicio del
desarrollo del país.
También hay que destacar el fuerte impacto sobre la degeneración del bosque por la sobreexplotación del mismo
para leña, sin el adecuado manejo sostenible del mismo.

3.5 RECURSOS FORESTALES


Los bosques constituyen uno de los recursos naturales de mayor importancia para Nicaragua, ya que cubren
aproximadamente el 42.7% del territorio nacional (51,890 kilómetros cuadrados) 5. Nicaragua es el país
centroamericano que cuenta con mayor área boscosa. Sin embargo, como la mayoría de los países en vías de
desarrollo, Nicaragua carece de tradición forestal, y los bosques se han considerado como un obstáculo al
desarrollo agropecuario.
En la actualidad el avance de la frontera agrícola y la desordenada tala de los bosques de la región Atlántica han
contribuido a la destrucción del bosque y han aumentado grandemente el desequilibrio ecológico de la zona que
hasta hace pocos años representaba el pulmón de Centroamérica. Nicaragua ha perdido en los últimos años una
gran cantidad de masa forestal. En los años 80 ya se constataba una pérdida equivalente al 3 % anual, es decir
una desaparición en aquel entonces de 128 mil hectáreas al año6. Según información de Marena (Estado del
Ambiente 2003), entre 1983 y 2000 Nicaragua ha perdido 2,069,100 has. de bosque que ha pasado a ser
transformado, en su mayoría, en tierras bajo uso agropecuario y asentamientos. Esto significa que en 17 años
Nicaragua perdió el 27% del bosque que tenía, a una tasa anual de conversión de uso del suelo del 1.6%. Según
las estadísticas de la FAO (2005), entre 2000 y 2005 la tasa de pérdida anual habría disminuido levemente,
situándose en un 1,3 %,
De entre los países centroamericanos el único que en los últimos años ha emprendido una moderada
reforestación para recuperar su superficie forestal es Costa Rica (tasa 0.1 % de aumento). Destaca la tasa de
pérdida de bosque soportada por Honduras.
La distribución de los bosques en Nicaragua es de aproximadamente 78% en la Región del Atlántico (RAAN,
RAAS y Río San Juan), el 17 % en la Región Central (Madriz, Nueva Segovia, Matagalpa, Jinotega, Boaco,
Chontales y Estelí) y el 5% en la Región del Pacífico. No todo el bosque es considerado productivo, es decir,
aquel con potencial y disponibilidad para el aprovechamiento forestal. Este ocupa un 50 % de la superficie
boscosa. Hay un 30 % protegido y el resto es ocupado por tierras con pendientes mayores al 35% y la áreas
aledañas a los ríos. Los bosques protegidos forman parte de las grandes Reservas Biológicas de Bosawás e Indio
Maíz, más otras áreas de menor tamaño situadas en la Costa Atlántica y en laderas y cumbres de cerros y
volcanes. Los bosques considerados productivos, se sitúan mayormente en la Costa Atlántica (bosques

5
Los datos relativos a la superficie ocupada por el bosque son extraídos de Global Forest Resources Assessment 2005,
FAO, Roma, los cuales no son totalmente coincidentes con los que ofrece Marena, Estado del Ambiente en Nicaragua 2003,
II Informe GEO, Managua 2003. Hemos optado por los datos aportados por la FAO 2005 por ser de más reciente
publicación, aunque con reservas, puesto que al consultar muchas otras fuentes (BM, BCN, la misma FAO) encontramos
gran disparidad en las cifras, tanto en la superficie actual del bosque, como en la pérdida del mismo.
6
Los datos son aportados por Enrique Lacayo en el II Seminario Nacional de Recursos Naturales y del Medio Ambiente del
año 1981, citados por R. Solá (1989, 134)

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 15


latifoliados); también son de explotación comercial los pinares de la Región Norcentral y del Nordeste de la
Costa Atlántica.
Cuadro 1.9
Centroamérica: Cambios en la extensión del bosque 1990-2005
(en 1.000 ha)
1990 2000 2005 1990-2000 2000-2005
1000 1000
% %
ha/a ha/a
Costa Rica 2,564 2,376 2,391 -19 -0.8 3 0.1
El Salvador 375 324 298 -5 -1.5 -5 -1.7
Guatemala 4,748 4,208 3,938 -54 -1.2 -54 -1.3
Honduras 7,385 5,430 4,648 -196 -3.0 -156 -3.1
Nicaragua 6,538 5,539 5,189 -100 -1.6 -70 -1.3
Panamá 4,376 4,307 4,294 -7 -0.2 -3 -0.1
Fuente: FAO, 2005, Global Forest Resources Assessment 2005

Recursos forestales
(en 1,000 has)
6,000
FAO 2005 5,189

4,648
5,000
4,294

3,938

4,000

3,000 2,391

2,000

1,000
298

0
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá

Región del Pacífico


En las llanuras noroccidentales de Nicaragua las áreas forestales existentes en la base de la cadena volcánica de
esta región, que habían servido para cubrir las necesidades de madera y caza de los pueblos indígenas en la
época de la conquista española, fueron desapareciendo paulatinamente. En la actualidad las principales causas de
deforestación son la extracción de leña y las quemas agrícolas. La poca reforestación que se ha hecho ha sido
con eucalipto, y no con especies nativas u otras más diversas y útiles. En estas zonas las únicas áreas cubiertas
por bosques naturales se encuentran en sitios inaccesibles, como son las faldas de los volcanes, en donde el
bosque ejerce básicamente una función protectora, o bien los manglares del Pacífico
En la región abundan los mangles que crecen en los esteros a orillas del mar; son árboles con maderas
aprovechables con las que se hacen varas. Son utilizados también para curtir, por el tanino que liberan. Sin
embargo su valor más importante reside en la función enriquecedora de los esteros con materia orgánica que
sirve de nutriente a las larvas de moluscos, crustáceos y peces litorales. Actualmente son víctimas de un despale
despiadado por parte de los habitantes de una de las zonas más empobrecidas del país, que encuentran en la
venta de madera la única fuente de sobrevivencia.
Región del Atlántico
El bosque del Caribe o pluvioselva es el que posee mayor extensión:1,2 millones de hectáreas de bosques
latifoliados (Incer 2000,132), y a su vez el que posee mayor volumen de madera. Estas regiones del Atlántico

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 16


contienen el 70% de los bosques del país, pero constituyen el grueso de las 150,000 hectáreas que se calcula que
se talan anualmente (Maldidier 1997).
Esta zona fue colonizada desde principios y mediados del siglo XX. Esta población ha ido talando el bosque y
destina principalmente esas tierras a cultivos de subsistencia y a la ganadería en pequeña escala. Como los suelos
de estos bosques tropicales suelen ser pobres, la producción de granos básicos va reduciéndose después de uno o
dos años de producción.
Estos bosques tropicales sufren en la actualidad una extracción generalizada de madera tanto la legal, como la
ilegal. A la gran dificultad de control de la extracción, por falta de recursos económicos y humanos se une la
corrupción generalizada a todos los niveles, principalmente en la concesión de permisos y áreas de manejo.
Hasta el punto, que el ejecutivo se ha visto obligado a decretar el Estado de Emergencia por el que se prohíbe
cualquier tipo de extracción y transporte de madera por seis meses; tiempo que parece requerirse para ordenar la
explotación de este rubro.
Los pinares del nordeste, sabanas de “pinus caribaea”, al igual que los pinares de la región norcentral
constituyen el límite sur de la distribución natural de dicha especie. Los pinares se encuentran entre el río Coco y
el río Grande de Matagalpa y algunos llanos de la región Atlántica Norte. Esta especie que crece en la sabana
húmeda llegó a alcanzar hasta los 20 y 30 metros de altura, antes que las concesiones madereras devastaran
impunemente este bosque conífero. (Incer 1964, 148). En la actualidad también están sometidos a una
deforestación descontrolada.
Región Central
Los pinares de la región norcentral merecen una consideración especial por la importancia económica y
científica que poseen, ya que constituyen el límite natural de la distribución del género “Pinus” en el continente
americano. Predomina el “pinus ocarpa” aunque también se encuentran pequeñas cantidades de “pinus
pseudostrobus”. Además de madera los pinos producen resinas y hasta sirven de pulpa para fabricar papel.
En el departamento de Nueva Segovia, con un total de superficie forestal estimada en un 60% del área de su
tierra (entre 150,000 y 190,000 hectáreas) el bosque de pino ocupa un 36% de dicha área, junto a un 18% de
bosque latifoliado y un 10% en recuperación o en bosque mixto. Desgraciadamente el área se ha visto también
drásticamente reducida. Los incendios anuales para renovar los pastizales destruyen la regeneración natural del
pino; los incendios forestales aumentaron en los últimos años: entre 1996 y 2003 se contabilizaron 1,165
incendios ( Marena 2003). A ello hay que añadir la plaga del gorgojo que atacó esos pinares provocando la
desaparición de 6,673 hectáreas de bosque, con un valor aproximado de 39 millones de dólares, en especial en
Nueva Segovia.
DEFORESTACIÓN POR AÑO
1952 A 2000 (miles has)

250 224.4
INAFOR 2004
200
130.1
150
100 56
50 26.1

0
1952 - 1966 1964 - 1975 1975 - 1985 1990 - 2000
Problemática del recurso forestal
a) Tasa de pérdida muy elevada. El primer problema que hemos señalado con énfasis es la pérdida del
mismo (hasta más de cien mil hectáreas cada año), debido al avance de la frontera agropecuaria y a los

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 17


asentamientos. En los últimos tiempos se acentúa esta pérdida con el tráfico ilegal de madera, al amparo
de permisos fraudulentos, como resultado de una práctica generalizada totalmente corrupta.
b) Falta de presupuesto para la institución forestal, ello genera la falta de control y la grave crisis en que se
encuentra el sector, lo cual hace prever que en los próximos 20 años Nicaragua podría haber perdido
aproximadamente 18,000 km2 de bosques.
c) Aumento del consumo de leña, El aumento poblacional con el correspondiente uso de leña principalmente
en la región del Pacífico, ejerce una gran presión sobre el bosque tropical seco.
d) Los incendios forestales no sólo acaban con los árboles, sino también provocan el exterminio de la fauna
que habita en los mismos, con el peligro de provocar incluso la extinción de algunas especies endógenas.
e) Falta de manejo sostenible del bosque para preservar su regeneración con reforestaciones adecuadas, y
por medio del control del corte y quema.
Al finalizar este capítulo (mayo-junio de 2006), hay que mencionar un hecho que posiblemente tenga importante
trascendencia en el manejo forestal de Nicaragua: la aprobación de la Ley de Veda Forestal por parte de la
Asamblea Nacional. Esta aprobación se realiza en un momento marcado por el estallido del escándalo de la
mafia maderera, después que se autorizó despalar más de 50 mil metros cúbicos de árboles de maderas preciosas.
La consecuencia inmediata fue la declaración, por parte de la Presidencia de la República, del Estado de
Emergencia Forestal, por el que se prohibía cualquier operación de corte, traslado o venta de todo tipo de madera
en todo el país.
Esta Ley, que en lo general había sido aprobada el 4 de noviembre de 2005 y a la cual se le hicieron varias
modificaciones, establece una veda por diez años para el corte de caoba, cedro, pochote, pino, mangle y ceibo en
todo el territorio nacional. A fin de fomentar la riqueza forestal con un mayor valor agregado se prohíbe además
la exportación de madera en rollo, timber y aserrada de cualquier especie forestal que provenga de bosques
naturales, con excepción de las especies de pino ubicadas en los departamentos de Nueva Segovia, Jinotega y la
RAAN, las cuales quedan bajo el control y manejo del plan de acción forestal autorizado por el Inafor.
La Ley citada revoca asimismo una serie de permisos de aprovechamiento forestal autorizados; y prevé la no
renovación de los planes mínimos y de reposición actualmente en vigencia.
Para el debido cumplimiento de dicha Ley de veda forestal el gobierno deberá garantizar la aplicación de la
misma así como incluir en el presupuesto Anual de la República las partidas necesarias para su implementación.

3.6 RECURSOS PESQUEROS


Nicaragua posee determinadas características morfológicas que ofrecen importantes posibilidades pesqueras no
utilizadas en la actualidad. Ellas son: una larga línea costera (1,719 Km); una plataforma continental (0 –200 m.)
de 79.600 Km2 y un talud marino (200-800 m) de 21,650 Km2.
Desde 1965 Nicaragua tiene establecido el principio de las 200 millas náuticas como “Zona Pesquera Nacional”.
A esa cantidad de espacio pesquero hay que añadir los abundantes cuerpos de aguas continentales (ríos, lagos y
lagunas) cuyos recursos pesqueros están considerados como sub-explotados. Comparando el conjunto de
características acuáticas de los ecosistemas marinos y de aguas continentales, con la superficie total del país
(130,358 Km2) se ha de reconocer que el país dispone de un potencial enorme de recursos acuáticos en
capacidad de aprovechar.
Nicaragua cuenta con un alto potencial pesquero y acuícola: más de 311 especies en el Pacífico y 305 en el
Atlántico. Además de una gran riqueza biológica: 2000 especies de moluscos marinos, 42 de corales, 107 de
algas y 5 de pastos marinos. Sin embargo la tradición pesquera del país se ha concentrado en la pesca del
camarón y de la langosta, y en menor medida otros pescados como el pargo, la corvina, meros, anguilas y otros.
Un estudio de la FAO sobre la pesca en Nicaragua (FAO 2002) señala que en el Atlántico podrían aumentarse
las capturas de camarón hasta 5,0 millones de libras de colas (en ese año 2001 el total desembarcado ascendió a
3,7 millones de libras de colas) mientras que las de langosta podrían llegar a 3,0 millones de libras de colas (1,3
millones de libras de colas en 2002).
En el Océano Pacífico también se podrían incrementar los desembarques de ambas especies. Por otra parte, en
ambos océanos existen muchas otras especies con gran potencial, peces demersales, pelágicos e invertebrados
que requerirían un mayor desarrollo de la flota pesquera actual. Fruto de las últimas investigaciones la última

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 18


publicación de MARENA nos ofrece información sobre especies no explotadas en el Pacífico, como un
langostino con un potencial de hasta 65,000 Tm; el atún, con 5,000 Tm; camarón cabezón, 4,500 Tm. Y los
peces pelágicos, entre los que se encuentran la sardina, las anchoas, los jureles, las palometas, barracudas y
sierras; también existe un significativo potencial de peces de arrecife como los pargos y los meros, y de peces de
profundidad como la argentina. En el Caribe los pargos y los pelágicos menores, como la sardina, jureles, roncos
y palometas representan asimismo un potencial importante (MARENA 2003).
Cuadro 1.10 Nicaragua: Producción pesquera 2004
Miles de libras y porcentajes

Pacífico % Caribe % Lago % Total %


Langosta 170 5.4 2,954 94.6 0.0 3,124 8.7
Camarón 673 15.0 3,803 85.0 0.0 4,476 12.5
Camarón cultivo 17,269 100.0 0.0 0.0 17,269 48.1
Escamas 5,420 50.4 3,994 37.2 1,337 12.4 10,751 30.0
Otros 236 85.5 40 14.5 0.0 276 0.8
TOTAL 23,768 66.2 10,791 30.1 1,337 3.7 35,896 100.0
Fuente: Mific-Adpesca, Anuario Pesquero y Acuícola de Nicaragua 2004
Como puede observarse en el cuadro de la producción pesquera en Nicaragua 2004 (1.10), las dos costas
presentan diferencias respecto a su producción, tanto en volumen como en especies. Mientras que el Caribe
presenta un absoluto dominio en la pesca de la langosta (94.6 %), el Pacífico lo detenta en la pesca de escamas
(50.4 %) y principalmente en el camarón de cultivo con el cien por cien de esta especialidad. La pesca del lago
Cocibolca tiene también una buena participación en la producción de pescado de escamas, con un 12.4%. Sin
embargo, aunque el mayor peso en la producción pesquera total recae en el Pacífico (66.2%), debido al camarón
de cultivo, el valor económico es muy superior en el Caribe, por el elevado precio de la langosta. Tomando
solamente los valores totales de las exportaciones del 2004 (96.7 millones US$), correspondían 56.5 millones
US$ al Caribe, contra 40.2 millones US$ al Pacífico y Aguas continentales.
En Nicaragua, el aprovechamiento de los recursos pesqueros ha experimentado un notable crecimiento en los
últimos años, en consonancia con la evolución seguida por los demás países de la región centroamericana.
Después de unos años de crecimiento en la década del setenta, y pasada la crisis de los ochenta debido a la
guerra de agresión, las pesquerías nicaragüenses recuperan un ritmo de acelerado incremento hasta conseguir en
2001 la cifra de 28.5 toneladas métricas En este crecimiento ha sido determinante la producción de mariscos y el
camarón de cultivo. Entre los mariscos cabe destacar la langosta del Caribe, que se exporta mayoritariamente a
Estados Unidos. Los bancos de pesca del Caribe de Nicaragua y Honduras dominaron la producción pesquera
regional, pasando de una participación del 65% en 1989 a 87.5 % en el 2003 (Proarca 2005).
En la década del noventa, la aparición del camarón de cultivo en el noroccidente del país cobró considerable
importancia, hasta conseguir valores sustanciosos como las 17.2 millones de libras en 2004, y en acuicultura no
puede olvidarse el cultivo de la tilapia, con un total de 10,335 hectáreas en explotación en el año 2004 (Saborío
2006, Visión general.)
Las variedades de escamas que en la actualidad se destinan, no sólo al consumo del interior, sino también a la
exportación son las siguientes:
• Caribe: róbalo (37%; pargo (24%), mero (12%), y en menor porcentaje, macarela, corvina y tiburón
• Pacífico: pargo (51%), dorado (12%), tiburón (6%), mero (5%), corvina (2%), macarela, lenguado...
• Lago Cocibolca: tilapia (65%), róbalo (14%), mojarra (19%), guapote (7%) y otros.(Mific, Adpesca 2004,
12)
Problemática en torno a los recursos pesqueros
a) No hay tendencia de consumo de pescado. Nicaragua no tiene tradición de consumo de este alimento tan rico
en proteínas, fósforo y yodo. Normalmente se consume fresco; existe un cierto prejuicio a consumirlo congelado,
y al carecer de sistemas de refrigeración y conservación en muchos lugares del país, se restringe su consumo a
las zonas aledañas a las costas, ya sean de los mares o del los lagos.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 19


Cuadro 1.11
Evolución Producción pesquera Centroamérica 1968-2001 ™
1968 1980 2001
Costa Rica 3.8 14.9 35.0
El Salvador 8.0 14.0 18.1
Guatemala 5.0 4.9 14.1
Honduras 2.5 6.4 16.4
Nicaragua 3.4 19.9 28.5
Panamá 40.0 194.7 236.9

Fuente: Faostat: 1980 y 2006


Gráfico 1.1
Evolución pesca en Nicaragua 1961-2001
En toneladas métricas

18,000

16,000

14,000

12,000

10,000

8,000

6,000

4,000

2,000

0
1

1
96

96

96

96

96

97

97

97

97

97

98

98

98

98

98

99

99

99

99

99

00
1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

2,
Fuente: Faostat 2006
Hay además otro prejuicio respecto al valor alimenticio de los productos acuáticos en comparación con las
carnes. Por ello la muestra de consumo nacional per cápita para el 2004 es la siguiente: 28 libras de carne de
pollo, 13 libras de carne de res y 6 libras de pescado. Estas estadísticas esconden la verdadera realidad en la
distribución de dicho consumo: en las zonas rurales y del interior donde no llegan los pescados frescos el
promedio bajaría hasta niveles muy reducidos. Ello significa, que la mentalidad antipescado congelado priva a
buena parte de la población de un alimento tan sano y tan rico. Porque para las bebidas y otros alimentos sí hay
refrigeración hasta los lugares más remotos del país...
b) Dificultad de conservación, transporte y comercialización. Debido a las condiciones climáticas del país ésta
es una de las dificultades más importantes que afectan a los recursos pesqueros,
c) Dificultades en la producción. La fuerte presencia de métodos artesanales (aproximadamente un 50%) con
métodos muy rudimentarios (en ambas costas y en el gran lago), merma la productividad de la actividad
pesquera. La flota pesquera artesanal sufre, en mayor medida que las pesquerías industriales, los problemas de
falta de financiamiento y aumento de los costos de producción (aumento del precio del petróleo, de los insumos,
etc.) lo que unido al vaivén de los precios en los mercados internacionales, por ejemplo del camarón, le provocan
un endeudamiento a veces difícil de superar y el abandono.

Cap. 1. Recursos y condicionantes naturales - pág. 20


En este apartado hay que señalar una práctica pesquera muy peligrosa, pero difícil de erradicar: el buceo en la
pesca de la langosta en la Costa Caribe. El buceo se practica tanto en la pesca artesanal de esta región, como en
la industrial. Las faenas que se realizan para esta última consisten en 22 días aproximadamente en alta mar,
durante los cuales cada buzo realiza más de 10 inmersiones por día a gran profundidad, lo que afecta muy
negativamente la salud de los buzos. El panorama se complica debido al consumo de drogas por parte de los
pescadores. Los consiguientes accidentes de descompresión han hecho que proliferen los buzos lisiados y la
muerte de algunos de ellos, provocando la miseria de las familias respectivas, por ser los principales proveedores
del sustento familiar (Proarca 2005).
d) Falta de ordenamiento y control de la actividad pesquera. Por carecer de un ordenamiento adecuado, o por su
falta de aplicación, se está ya iniciando una disminución de los bancos de pesca en el país, principalmente en el
Caribe, debido a la sobreexplotación de ese recurso. Y ello es muy grave en unas regiones como la RAAN y la
RAAS para las cuales la pesca les resulta muy rentable. En Bluefields, por ejemplo, la actividad pesquera llegó a
representar el 40 por ciento de la economía local. Uno de los problemas más comunes es la captura de langostas
juveniles y hembras grávidas.
Otra zona en la que hace falta un control y ordenamiento más complejo es la zona camaronera del noroccidente
del país. Ahí se une la sobreexplotación de larvas de camarón y la alarmante destrucción de los manglares que
proporcionan nutrientes a esas larvas. La mayor parte del manglar se ha reducido por la obtención de leña o el
uso habitacional (construcción de chozas) (Saborío 2006). Existe además otra amenaza al desarrollo de las larvas
de camarón; es la contaminación de los esteros por pesticidas organoclorados procedentes de los cultivos de la
zona.
e) Contencioso en torno a la tilapia . El cultivo de tilapia se inició en Nicaragua a la par que en los otros países
centroamericanos en los años 50, pero fue a partir de nuevas variedades introducidas en los años ochenta que se
expandió más esta actividad. En la actualidad existe un cultivo de tilapia rural en pequeña escala y otro más
industrial ubicado en el lago Cocibolca. El cultivo de tilapia en jaulas empieza en Nicaragua en el año 2003,
cuya producción está destinada básicamente a la exportación.
La explotación de la tilapia en Nicaragua ha estado muy cuestionada por los medios ambientalistas, por los
sectores turísticos y también por los medios de comunicación. Las razones son de distinto orden. Mientras que
los primeros consideran que dichos peces perturban el equilibrio ecológico del gran lago, al disputar la base
alimenticia de los peces autóctonos, los empresarios turísticos consideran que la presencia de las jaulas flotantes
y la presencia de la actividad pesquera industrial son obstáculos para el desarrollo de la actividad turística. Los
medios de comunicación, ávidos de temas que ofertar a sus lectores generalmente toman partido por la
preservación del hábitat y la biodiversidad autóctona del país. A ello se opone, como es natural, la mirada más
interesada de los empresarios y sus trabajadores, así como la de las autoridades municipales, en las que la
empresa está ubicada.

Capítulo 2. LA POBLACIÓN

1. CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN EN NICARAGUA

La población total de Nicaragua en el año 2005 era de 5,142,098 habitantes (INEC, Censo 2005.) Según
observamos en el cuadro 2.1, no es de los más poblados del istmo puesto que, si atendemos a su población
absoluta, ocupa el cuarto lugar, y si tenemos en cuenta la densidad de población (número de habitantes por Km2)
es el menos poblado del conjunto: 37 h/Km2. En el conjunto centroamericano, Guatemala es con mucha
diferencia el más poblado de la región (12.700.000 habitantes), aunque el más densamente poblado es El
Salvador, el cual, con su reducida superficie y su elevada población nos aporta una densidad de 323 habitantes
por kilómetro cuadrado

Cap. 2. La población - pág. 21


La población total del mundo ha alcanzado ya la cifra de 6,615 millones (UNFPA 2007) de los cuales 576.5
millones corresponden a América Latina y el Caribe. El continente más poblado lo constituye, sin duda alguna
Asia con 3.995 millones de habitantes, debido a la enorme concentración de población de China, India y el
sudeste. África ha conseguido un segundo puesto (945 millones) en el ranking poblacional por continentes, y ello
a pesar de verse diezmada por la gran epidemia del sida. Europa, a pesar de ser un continente pequeño en
extensión, consigue una población elevada (727 millones) gracias a una muy alta densidad. Es interesante
observar el crecimiento poblacional entre las dos fechas reseñadas en el gráfico: 1980 y 2007. De 4,145 millones
de habitantes en el mundo en 1980 se ha pasado a 6,615 millones en 2007, un crecimiento de 2,470 millones en
un cuarto de siglo.
Cuadro 2.1. Centroamérica: Población total 2005)
Población Superficie h/km2
Guatemala 12.6 108,889 116
Honduras 7.2 112,088 64
El Salvador 6.8 21,041 323
Nicaragua 5.1 139,000 37
Costa Rica 4.3 51,100 84
Panamá 3.2 77,082 42
Total 39.2 509,200 77

Fuente: BM, WDI 2006


Gráfico 2.1
Centroamérica: Población total y densidad
Año 2005
Población total (millones) Densidad población (hab/km2)

14 350
12 300
10 250
8 200
6 150
4 100
2 50
0 0
o s gua
l S r as

ar r
o n la

á
a
o s gua
l S r as

do
r
on a

á
a

am
do

ic
a
al

am
ic

du

R
va

a
m

R
du

va

an
te
an

ta
al
ar
te

ta
al

ua

ic

P
ua

ic

N
H

G
N

C
E
G

C
E

Fuente: BM, World Development Indicators, 2006


La característica más sobresaliente de la situación demográfica actual es su rápido crecimiento. Iniciado a
partir de la Revolución Industrial se aceleró vertiginosamente después de la Segunda Guerra Mundial (1945),
debido principalmente a la extensión de los progresos sanitarios de los países en desarrollo, con la consiguiente
reducción de la tasa de mortalidad
La población total de la región centroamericana (39.2 millones) no difiere mucho de la población total del área
del Caribe (39.8millones), muy por debajo de los habitantes totales del conjunto de América del Sur (385.4
millones) y también de la población total de América del Norte (459.1 millones) repartida tan sólo entre tres
países
El mayor boom demográfico mundial se experimentó entre 1950 y 1990. En estos cuarenta años la población
mundial se duplicó, pasando de 2.519 millones en 1950 a 5.264 millones en 1990. A partir de estos años la tasa
de fertilidad empieza a disminuir en todo el mundo, y aunque la población continúa creciendo a un ritmo

Cap. 2. La población - pág. 22


bastante acelerado no lo hace con la intensidad de los años mencionados. Sin embargo, a un ritmo de
crecimiento anual del 1.2 por ciento, según proyecciones del World Watch Institute se cree que la población
mundial pudiera llegar a 9.000 millones en 2050.
Cuadro 2.2
Población total América del Sur y Caribe (en millones) 2005
CARIBE
Cuba 11.2
Rep.Dominicana 8.8
Haití 8.5
Puerto Rico 3.9
Jamaica 2.6
Trinidad y Tobago 1.3
AMÉRICA DEL SUR
Brasil 186.4
Colombia 45.6
Argentina 38.7
Perú 27.9
Venezuela 26.5
Chile 16.2
Ecuador 13.2
Bolivia 9.1
Paraguay 5.8
Uruguay 3.4

Fuente: BM, WDI 2006


Cuadro 2.3
Población total de América del Norte
en millones (2005)
Estados Unidos 296.4
México 130.5
Canadá 32.2
Total 459.1

Fuente: BM, World Development Indicators 2006


Nicaragua, como los demás países del istmo centroamericano, también ha experimentado un crecimiento
sorprendente en su población a partir de los años 50-60, como puede observarse en el cuadro 2.5, en el que
aparecen las cifras poblacionales aportadas por los distintos censos efectuados en el país, junto con la tasa de
crecimiento de los períodos intercensales. Los efectos de los avances de la medicina han sido determinantes y
pueden deducirse claramente de las cifras del cuadro.
Cuando los demógrafos no disponen de censos hacen sus cálculos en base a las demás fuentes estadísticas a su
alcance. Pero en Nicaragua no se registran ni todos los nacimientos, ni todas las defunciones, lo que hace todavía
más difícil el recuento básico de la población. Sin embargo, existen técnicas adecuadas al caso para obtener una
estimación bastante aproximada de lo que ha sido la evolución de la población en Nicaragua, estimación que está
en la base de las estadísticas ofrecidas en todo este capítulo
En el período 2000-2005 Nicaragua, Guatemala, Honduras y Paraguay aparecen como los cuatro países que más
crecen en todo el continente americano al sobrepasar la cifra de 2.% de tasa de crecimiento demográfico, muy
por encima de la media del continente que se encuentra en un 1.4%. Hay que hacer mención, sin embargo, que
en África son numerosos los países que tienen semejantes tasas y algunos las superan en mucho.
Tomando la información del PNUD “Estado de la Población Mundial 2004”, encontramos algunos ejemplos que
nos confirman esta aseveración: Somalia (4.2%) , Liberia (4.%), Eritrea (3.7%) o Níger (3.6%). En Asia hay
muchos países muy poblados, como China o India que en la actualidad está llevando a cabo una política severa

Cap. 2. La población - pág. 23


de control demográfico, pero sin embargo todavía encontramos algunos países con tasas elevadas como:
Afganistán (3,9%) Kuwait (3.5%) o Territorio Palestino Ocupado (3.6%).
Cuadro 2.4
La población mundial en 1980 y 2007(en millones)
1980 2007
Asia 2,349 3,995.7
Africa 459 945.3
Europa * 449 727.7
América Latina 347 576.5
América del Norte 252 336.8
Oceanía 23 33.9
URSS 266 ---
Total 4,145 6,615.9
* En 1980 no se incluía la URSS
Fuente: UNFPA State of World Population 2007
Gráfico 2.2
Crecimiento de la población mundial (1750 – 2050)

Fuente: WorldWatcht Institute


Cuadro 2.5
Población de Nicaragua según censos efectuados y
Tasa de crecimiento intercensal en %
AÑO Población tasa crec°
1778 106,926
1867 257,000 1.0
1906 501,849 1.7
1920 633,622 1.7
1940 829,831 1.4
1950 1,049,611 2.4
1963 1,535,588 2.9
1971 1,877,952 2.5
1995 4,357,099 3.5
2005 5,142,098 1.7

Fuente: INEC, VIII Censo de Población y IV de Vivienda Nicaragua 2005

Cap. 2. La población - pág. 24


Cuadro 2.6
Evolución de la población centroamericana desde 1960 a 2002
(en millares)
1960 1970 1980 1990 2000 2002 2002/1960
CR 1,171 1,737 2,284 3,049 3,810 3,942 3.4
ES 2,578 3,598 4,586 5,110 6,209 6,417 2.5
GU 3,963 5,243 6,820 8,749 11,385 11,992 3.0
HO 1,894 2,592 3,567 4,868 6,457 6,797 3.6
NI 1,542 2,123 2,921 3,824 5,071 5,342 3.5
PA 1,126 1,506 1,950 2,398 2,854 2,940 2.6
CA 12,274 16,799 22,128 27,998 35,786 37,430 3.0

Fuente: Banco Mundial. WDI 2004


Cuadro 2.7
Tasa de crecimiento demográfico en el continente americano 2000 - 2005

CARIBE 0.9 AMÉRICA DEL SUR 1.4


Cuba 0.3 Argentina 1.2
Haití 1.3 Bolivia 1.9
Jamaica 0.9 Brasil 1.2
Puerto Rico 0.5 Chile 1.2
Rep.Dominicana 1.5 Colombia 1.6
Trinidad y Tobago 1.3 Ecuador 1.5
CENTROAMERICA 1.7 Paraguay 2.4
Costa Rica 1.9 Perú 1.5
El Salvador 1.6 Uruguay 0.7
Guatemala 2.6 Venezuela 1.9
Honduras 2.3 AMÉRICA DEL NORTE 1.0
México 1.5 Canadá 0.8
Nicaragua 2.4 Estados Unidos 1.0
Panamá 1.8
Fuente: PNUD, Estado de la Población Mundial 2004

1.1 NATALIDAD
La población aumenta o disminuye a causa del movimiento natural y del movimiento migratorio. El primero
engloba los nacimientos y las defunciones; la diferencia entre ambos es el movimiento natural o crecimiento
vegetativo; éste es positivo si los nacimientos superan las defunciones, y negativo si se produce la situación
inversa.
La tasa de natalidad es el número anual de nacimientos en una localidad o en un área por cada 1000 habitantes.
La natalidad en el mundo actual presenta grandes diferencias. En general se puede afirmar que las tasas están
directamente relacionadas con el nivel de desarrollo económico, cultural y social. Los países ricos tienen tasas de
natalidad muy bajas (entre 10 y 15 por mil). Los países en vías de desarrollo y pobres, como pueden ser los
países del Africa Subsahariana tienen tasas todavía bastante elevadas (entre 30 y 40 por mil) a pesar del patente
descenso efectuado en los últimos años. Esta diferencia es debida a que las sociedades desarrolladas practican de
forma generalizada el control de los nacimientos, mientras que las que están en vías de desarrollo tienen todavía
grandes dificultades para llevar a término una eficaz planificación familiar. La tasa de natalidad mundial
actual, según las cifras ofrecidas por el Banco Mundial 2006, es del 20 por mil.
A escala mundial, la natalidad tiende a descender (ver cuadro 2.8), debido a un considerable aumento de
métodos anticonceptivos en el mundo, los cuales pasaron de un 54 por ciento en 1990 a un 63 por ciento en

Cap. 2. La población - pág. 25


2000. (Informe ONU 2005, presentado por Kofi Annan al Consejo Económico y Social, febrero 2005) Según los
últimos informes elaborados por el Worldwatcht Institute, mientras en 1950 la mayoría de mujeres de todo el
mundo tenía una media de 5 hijos, en la actualidad las mujeres de los países industriales tienen uno o dos hijos
de media y las de los países en vías de desarrollo entre tres y cinco.
Cuadro 2.8. Tasas de natalidad en el Mundo (0/00)
Años 1960 - 2004
Country Name 1960 1970 1980 1990 1995 2000 2002 2004
Asia Este y Pacífico 27 35 22 23 19 16 15 15
Europa y Asia Central .. .. 20 17 14 13 13 13
Unión Europea 19 16 13 12 10 11 10 10
Países ricos: OCDE 21 18 14 13 12 12 11 12
América Latina y Caribe 41 37 32 27 24 22 21 21
Oriente Medio y Norte Africa 47 44 42 33 28 26 25 25
Asia del Sur 47 42 36 32 30 27 26 25
Africa subsahariana 48 48 47 45 43 41 40 40
Mundo 33 33 27 26 23 21 21 20
Fuente: BM, World Development Indicators 2006
Nicaragua tenía hasta hace bien poco una tasa de natalidad elevada: 34 por mil en el año 1995 (Banco
Mundial 2006). Sin embargo en los últimos años esta tasa ha descendido sensiblemente, de tal manera que ya la
cifra que ofrece ENDESA 2001, es de 27 nacimientos por mil, y el Banco Mundial, señala una tasa para 2004 de
28 por mil. Si observamos el gráfico adjunto comprobaremos el considerable descenso que ha experimentado la
tasa de natalidad de Nicaragua entre 1980 y 2004, aunque todavía se la considera algo elevada. Una explicación
de la todavía alta tasa de natalidad puede encontrarse en la considerable cantidad de población rural con
dificultades para acudir al centro de salud y llevar a término una eficaz planificación familiar.

Centroamérica: Tasas de natalidad


1980 - 2004
50
BM, WDI 2006 43
46

43
45
BM, WDI 2006
40 36 35

35 31
29
28
27
30
24

25 21

17
20

15

10

0
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua M UNDO

1980 2004

La tasa de natalidad tiene el inconveniente de relacionar los nacimientos con la totalidad de los habitantes,
cuando sólo una parte de esta población –las mujeres en edad fértil, es decir, las comprendidas entre 15 y 49
años- pueden tener hijos. Para eliminar el inconveniente anterior, se suele emplear la tasa global de fecundidad.
Es el número de hijos que una mujer tendría si viviera hasta el final de su período de procreación y tuviera hijos
en cada edad de acuerdo con las tasas prevalecientes de fecundidad específica por edades.

Cap. 2. La población - pág. 26


Cuadro 2.9
Tasas globales de fecundidad en Centroamérica 2000-2005 (0/00)
Costa Rica 2.11
El Salvador 2.70
Guatemala 4.20
Honduras 3.34
Nicaragua 2.96
Panamá 2.58

Fuente: UNFPA, 2007


Nicaragua tiene una tasa de fecundidad de 2.96, según el UNFPA y de 2.94 según el Censo del INEC, 2005
(ver cuadro 2.9) menor que la de Honduras (3.34) y muy por debajo de Guatemala (4.20). En la región la cifra
más baja la ostenta Costa Rica, con una tasa de 2.11 que está por debajo de la media de América Latina y el
Caribe (2.40). En América Latina hay tan sólo otros tres países con tasas de fecundidad similares; son Haití
(3.63), Paraguay (3.57) y Bolivia 3.55). Sin embargo, en todos los países de América Latina y el Caribe, aún en
los menos desarrollados como Bolivia o Guatemala, se ha experimentado en los últimos decenios una reducción
considerable de la tasa global de fecundidad, pasando de unos valores cercanos a 6 por mil en los años 80 a los
valores actuales alrededor de 3.55 por mil.
Cuadro 2.10
Evolución de la tasa de fecundidad de Nicaragua 1950-2001
1950-55 1960-65 1970-75 1980-85 1985-90 1990-95 2001
7.4 7.4 6.8 6 5.6 5 3.2

Fuente: CELADE 1993, para 2002, INEC, ENDESA 2001


Según el Informe ENDESA 2001 el indicador a nivel nacional enmascara niveles muy diferentes según el área de
residencia de las mujeres. La Fecundidad rural supera la urbana en casi dos hijos, 4,4 vs.2,6, es decir en un 69
por ciento. Es indudable que la ruralidad junto con el nivel de instrucción de las mujeres se asocia para
determinar los principales diferenciales en fecundidad. Por ejemplo, las mujeres sin instrucción son más rurales
que urbanas, tienen menor acceso a salud y a los servicios básicos, y es probable que los ingresos de sus hogares
sean menores que las de sus similares urbanas.
Comparando con 1998, la fecundidad ha descendido en un 11 % a nivel general, lo mismo en el área urbana que
en la rural. Es indudable que el nivel de fecundidad está estrechamente relacionado con la anticoncepción
practicada por las mujeres. En 1998 un 60 por ciento de mujeres hacían uso de algún método anticonceptivo;
mientras que en 2001 esta cifra ya aumentó hasta un 69 por ciento
A nivel mundial la tasa de fecundidad presenta extremos muy contrastados. Por ejemplo, mientras Europa es el
continente con una tasa de fecundidad más baja (1.38) quedan todavía países con una muy alta tasa de
fecundidad, como Africa central con una tasa de 6.28. La tasa de fecundidad a nivel mundial se sitúa en 2.69.
Entre los decenios de 1970 y 1990, la fecundidad disminuyó de manera pronunciada en el plano mundial.
El valor de la mediana, correspondiente a la fecundidad total de todos los países para los que se disponía de
datos, descendió de 5,4 a 2,9 hijos por mujer en el período en cuestión. La mayor parte de esa reducción se debió
al descenso de la fecundidad en los países en desarrollo, en los que el valor de la mediana de la fecundidad total
pasó de 5,9 a 3,9 hijos por mujer entre 1970 y 1990, mientras la reducción para los países desarrollados arrojaba
los siguientes valores de 2,3 a 1,4 hijos por mujer en el mismo período. Para el decenio de 1990 había 14 países
desarrollados con una fecundidad total inferior a 1,3 hijos por mujer, lo que constituye un nivel muy
preocupante, puesto que esta cifra está muy por debajo de los 2,1 hijos por mujer que garantizan el reemplazo de
la población cuando la mortalidad es baja (“World Fertility Report 2003”. Population Division DESA, United
Nations)
Entre las causas de las diferencias en las tasas globales de fecundidad está la edad en la que la mujer comienza a
tener hijos. Ello varía mucho entre unos y otros pueblos. Otra causa diferencial se encuentra en la
profesionalización de la mujer, muy arraigada en la actualidad en el mundo desarrollado. El cuidado y crianza de

Cap. 2. La población - pág. 27


los hijos entorpecen a menudo el desempeño de un gran número de profesiones y ello ocasiona, por
consiguiente, la reducción del número de hijos.

Nicaragua: evolución tasa fecundidad


1950-2001
8

7.4 7.4
7 6.8

6
6
5.6
5
5

3
3.2

0
INEC, Censo 2005
1950-55 1960-65 1970-75 1980-85 1985-90 1990-95 2001

También inciden en la fecundidad femenina factores tales como el nivel de escolaridad, la urbanización, el
estado civil, las costumbres y hábitos sociales y las políticas gubernamentales sobre planificación familiar. Así,
más que los factores demográficos (la edad) parece que ejercen una considerable influencia estos factores
socioeconómicos. De ello se deduce que el Estado pueda influir directa e indirectamente actuando con adecuadas
medidas socioeconómicas (escolarización, ocupación femenina, planificación familiar) para reducir la tasa de
natalidad.

1.2 MORTALIDAD
La mortalidad es, junto a la natalidad, el segundo componente del movimiento natural de la población. El índice
más utilizado para medir la mortalidad es la tasa de mortalidad; se obtiene relacionando el número de
fallecidos con el total de población existente, expresándose el cociente en tanto por mil.
Este índice tiene el inconveniente de no considerar el factor edad. Para ello se hace muy útil el manejo de otra
tasa importante; la tasa de mortalidad infantil que corresponde a los fallecidos entre 0 a 1 años. Y es
precisamente el descenso de la mortalidad infantil a nivel mundial (gracias a la mejora de los servicios
sanitarios) lo que más ha motivado el descenso de la mortalidad general. Otro índice es la esperanza de vida al
nacer, que calcula la duración media de la vida de una generación. Esta varía desde los 82 años en Japón hasta
los 32 años de Zambia.
Varias son las causas de la mortalilad. Una muy importante es la alimentación. Los últimos estudios de la FAO
“El Estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2004” señalan que las personas subnutridas en el mundo
(2000-2002) son 852 millones, de las cuales 815 millones corresponden a los países en desarrollo. Esto provoca
menor resistencia a las enfermedades, lo que explica las mayores tasas de mortalidad y la menor esperanza de
vida en los países en desarrollo. En conjunto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 3,7
millones de fallecimientos acaecidos en el año 2000 podrían ser atribuibles a la insuficiencia alimentaria.
Nicaragua tiene en la actualidad una Tasa bruta de mortalidad de 5.16 por mil. Al igual que los demás
países de la región que en los años 60 tenían un elevado índice de mortalidad (18 o 19 por mil) han ido
descendiendo estos valores hasta conseguir una tasa mejor que otros países de la región y bastante por encima de
la media mundial, que en la actualidad es de 9 por mil. Respecto a las peculiaridades de la tasa de mortalidad de
los países del istmo cabe decir que todos tienen una población muy joven, por cuyo motivo su tasa se mantiene

Cap. 2. La población - pág. 28


bastante baja, aunque debido a problemas de salud y nutricionales todavía su tasa de mortalidad infantil es
considerable.
Algunos países con mayores niveles de desarrollo, tales como Argentina o Uruguay poseen unas tasa de
mortalidad bastante más elevada que la de Nicaragua (7.8 y 9.3 respectivamente). Ello es debido al
envejecimiento de su población. En el continente hay unos países con una composición poblacional muy joven
que sin embargo presentan unos valores bastante altos en sus tasas de mortalidad. Tal es el caso de Bolivia (8.2)
y Haití (9.8).
Centroamérica: Tasas de mortalidad
12
1980 - 2002
11
11 11
BM, WDI 2006
10 10
10 9

8
8
7

6 6 6
6
5
4 4
4

Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua América M UNDO


Latina

1980 2002

En cuanto a la tasa de mortalidad infantil todavía es alta en Nicaragua (26), en contraste con la tasa bruta de
mortalidad que es semejante a la de los países desarrollados. Nuestro país, junto con Guatemala (31) y Honduras
(29), forman parte del conjunto de la América Central más castigada por esta lacra, sólo superada en América
Latina por Haití (57), Bolivia (47), República Dominicana (30) y Perú (29).
Si consideramos el promedio de Centroamérica que en la actualidad se encuentra en 20 por mil, o el de América
Latina y el Caribe que es 23 por mil, comprobaremos que nuestro país debe realizar esfuerzos para mejorar esta
tasa. El problema de la alta tasa de mortalidad infantil en Nicaragua va muy unido al nivel de instrucción
alcanzado por la mujer. Diversos estudios realizados en otros países latinoamericanos así lo demuestran: el nivel
de vida del hogar y de la comunidad en la que el niño nace (que se supone expresado por el nivel de educación
de la mujer) es el determinante fundamental del riesgo de morir en los primeros años.
Gráfico 2.3
Centroamérica: Tasas de mortalidad infantil (2007)
57
60
47
50

40
31 29
30 26
22
18
20
10
10

0
í
á
a
or

ai

ia
a
a

m
al

gu
ra
ic

l iv
H
ad

na
m
R

du

ra

Bo
lv

te
ta

Pa
a
on
Sa

ua

ic
os

N
G
El
C

Fuente: UNFPA 2007

Cap. 2. La población - pág. 29


Otra de las causas de la mortalidad infantil la podemos encontrar en nicaragua en la desnutrición. En 1975 el 67
% de la niñez nicaragüense sufría algún grado de desnutrición. En 1982 el porcentaje todavía resultaba similar,
pero a fines de los años ochenta en un censo efectuado a los niños de primer grado (edades comprendidas entre 6
y 9 años) se encontró que el 22 % de éstos sufría desnutrición, de ellos el 5 % la padecían de forma severa y el
18% moderada. Estos resultados confirmaban las mejoras de los programas sociales emprendidos por la
Revolución Sandinista, pero todavía quedaba mucho camino por recorrer. La mala nutrición está muy
relacionada con la producción de alimentos, su distribución y la capacidad de compra de la población. Pero
también son muy importantes los factores culturales educativos y los hábitos alimentarios del pueblo.
La desnutrición va asociada a la mayoría de las enfermedades que ocasionan la muerte de los niños: la diarrea,
que ocupa el primer lugar, las enfermedades respiratorias, sobre todo la bronconeumonía y las infectocontagiosas
generalizadas o septicemias.
La esperanza de vida en Nicaragua, que era de 56 años en 1979, ha aumentado a 70.9 años en la actualidad
(FNUAP 2007), siendo, como es general en todo el mundo, más elevada para las mujeres (73.3) que para los
hombres (68.5). Aunque en los últimos años ha mejorado sensiblemente todavía está por debajo de la esperanza
promedio de la región centroamericana (74.5) y de la latinoamericana (73). En el istmo los países que tienen una
esperanza de vida más larga son Costa Rica (78.8) y Panamá (75.6)
Cuadro 2.11
Centroamérica: Esperanza de vida
Varones Mujeres
Costa Rica 76.4 81.2
El Salvador 68.7 74.8
Guatemala 64.7 72.0
Honduras 67.0 71.1
Nicaragua 68.5 73.3
Panamá 73.0 78.2
Fuente: FNUAP 2007
En el conjunto latinoamericano hay unos países que todavía presentan unas tasas de esperanza de vida
relativamente bajas, tales como Haití (53) y Bolivia (65). Por otra parte destacan en el conjunto Cuba y Chile
con una esperanza de vida de 78 años.

1.3 MIGRACIONES EXTERIORES


Otro elemento que incide en el crecimiento de la población es el movimiento migratorio, o balance entre las
personas que se van de un lugar (emigrantes) y las llegadas a él (inmigrantes). Las migraciones suelen
producirse por las desigualdades entre dos sociedades en cuanto a la posibilidad de encontrar trabajo y en cuanto
a las condiciones en que se desarrolla el mismo. Hay además otros motivos de índole política, ideológica o
religiosa en la decisión migratoria.
Existe también una forma particular de migración entre países: es la “fuga de cerebros”. Científicos, artistas o
profesionales calificados, de diversos países del mundo y en especial de los países en desarrollo emigran a los
Estados Unidos o a los países desarrollados, a la búsqueda de mayores facilidades para el desempeño de su
profesión.
Nicaragua como la mayoría de los países de la región centroamericana está sufriendo en la actualidad un acusado
movimiento migratorio hacia el exterior, principalmente orientado a Costa Rica y a los Estados Unidos. Si
tomamos únicamente los datos ofrecidos por la Dirección General de Migración y Extranjería que corresponden
a los nicaragüenses registrados, pero no a los que cruzaron las fronteras de forma ilegal que son muchos más, se
observa que a partir del año 2002 el balance migratorio negativo ha superado ampliamente los - 100.000 mil
nicaragüenses anuales, llegando a conseguirse en 2005 un número de emigrantes (-133,849) casi tres veces
superior al de 1988, año en el que se había alcanzado la máxima cifra negativa en el balance migratorio (-
44,309) en la década de los ochenta, durante el conflicto político-militar. Son unas cifras bastante reveladoras de
la problemática económica que atraviesa el país traducida en una importante falta de empleo.

Cap. 2. La población - pág. 30


El proceso migratorio de Centroamérica
En Centroamérica el proceso migratorio se inició ya hace muchos años. Con la modernización agraria
emprendida por la región a partir de los años cincuenta (ampliación del café y el banano, introducción del
algodón y la caña de azúcar, aumento de producción de carne para la exportación), se produjo un proceso de
destrucción de pequeñas propiedades campesinas a favor de las grandes explotaciones agrarias, lo que dio origen
a un semi-proletariado y a un proletariado rural desposeído de sus tierras, y a la expulsión de la parte de
población rural que no se insertaba en la nueva dinámica productiva.
La población sobrante emigró a la ciudad, a la frontera agrícola o a otros países. De El Salvador emigraron hacia
Honduras, y de Guatemala y El Salvador hacia Belice. En Nicaragua hubo un mayor avance hacia la frontera
agrícola de la región atlántica. Fue la época en que se dio la colonización de Nueva Guinea, entre otros lugares.
Los años que siguieron fueron años de creciente polarización social, Las demandas de reforma agraria y de
acceso a la tierra movilizaron importantes contingentes de población a través de distintos movimientos
guerrilleros, que tenían también su réplica en las ciudades donde se produjo una creciente politización y
radicalización con la aparición de movimientos sociales. “La violencia de la represión política y el conflicto
militar a lo largo de la década del setenta contribuyeron de manera significativa a la migración masiva de
guatemaltecos y salvadoreños hacia México y de nicaragüenses hacia Costa Rica. Una buena parte de ellos
fueron considerados refugiados políticos”
Con el triunfo de la Revolución Sandinista, y la estrategia norteamericana, conocida como “Guerra de Baja
Intensidad” que afectó no sólo a Nicaragua sino también a El Salvador y Guatemala, el proceso migratorio sufrió
un avance significativo. A ello se sumó la aplicación de las medidas de ajuste estructural propiciadas por el
consenso de Washington, las que seguidas por la mayoría de los países de la región provocaron también el
empobrecimiento y el desempleo de grandes masas de población, y a consecuencia de ello una gran parte de la
misma optó por emigrar.
Así pues, en la década de los ochenta la migración fue resultado de la combinación de violencia política, guerra
y ajuste económico. La revolución sandinista provocó un importante movimiento de población: migración
interior del campesinado, como parte de la reforma agraria; emigración campesina hacia Honduras y Costa Rica
que huía de la confrontación militar entre el gobierno revolucionario y la contra. Emigración de clase media y de
la burguesía hacia Costa Rica y Estados Unidos (principalmente Miami) por diferencias ideológicas y
económicas con el proceso revolucionario; emigración miskita hacia Honduras por diferencias ideológicas con la
orientación del gobierno revolucionario. El número de refugiados nicaragüenses en Costa Rica alcanzó la cifra
de 280 mil, y en Honduras unos 200 mil (Cortés, p.12)
Cuadro 2.12
Migración centroamericana a Estados Unidos
Años 1960 a 2000
1960 1970 1980 1990
1960 1970 1980 1990 2000* 1970 1980 1990 2000
Costa Rica 5 425 16 691 29 639 43 530 77 000 118.9 59.1 39.2 58.7
El Salvador 6 310 15 717 94 447 465 433 765 000 95.6 196.4 172.9 50.9
Guatemala 5 381 17 356 63 073 225 739 327 000 124.2 137.7 136 37.8
Honduras 6 503 27 978 39 154 108 923 250 000 157.1 34.2 107.7 86.6
México 575 902 759 711 2 199 221 4 298 014 7 841 000 28.1 112.1 69.3 62
Nicaragua 9 474 16 125 44 166 168 659 245 000 54.6 106 143.4 38
Panamá 13 076 20 046 60 740 85 737 69 000 43.7 117.2 35.1 -21.5
América
Central 624 851 873 624 2 530 440 5425 992 9 789 000 34.1 112.2 79.3 60.8

Fuente: Pellegrino, A., CEPAL, 2003, citando a Campbell G,Lennon, E., Historical… 2003
* US Bureau of the Census 1999. Curren Population Survey, U.S. Population survey 2001
Los demás países del área también sufrieron importantes movimientos migratorios. Unos 180 mil salvadoreños
emigraron hacia Guatemala, entre 50 y cien mil a México, 33 mil a Honduras, 22 mil a Nicaragua y quizás

Cap. 2. La población - pág. 31


medio millón a Estados Unidos. 42 Mil refugiados guatemaltecos fueron reconocidos en México, además de
unos 150 mil no reconocidos.
En esa década gracias a la política permisiva del presidente Reagan en su lucha contra la “subversión comunista”
la migración hacia Estados Unidos también experimentó un fuerte impulso. Como señala Vilas “al final de la
década de los ochenta, más de 1,3 millones de centroamericanos (principalmente nicaragüenses, salvadoreños y
guatemaltecos) se habían exiliado en los Estados Unidos, encontrado trabajo y empezado a enviar dinero a sus
familiares...”(Vilas, Neoliberalism in Central America) Los guatemaltecos y salvadoreños de extracción rural y
pobre se ubicaron principalmente en California. En cambio los nicaragüenses fueron aceptados en Miami cono
refugiados políticos. La mayoría procedían de capas medias y altas de Nicaragua.
Con la pacificación, si bien hubo el regreso de algunos emigrados, principalmente los de clase media y alta, el
proceso migratorio no se interrumpió. Las condiciones de vida surgidas con el neoliberalismo y las políticas de
ajuste estructural de los años noventa, no permitieron ofertar nuevas oportunidades de trabajo al creciente
número de personas que anualmente ingresaban al segmento de población económicamente activa. Presión desde
el crecimiento poblacional y reducción de puestos de trabajo con salarios mínimamente dignos, se unieron para
impulsar en el contexto actual un nuevo empuje al fenómeno migratorio de la región centroamericana.
Otra de las causas que en los años noventa contribuyeron a mantener el fenómeno migratorio en la región se
encuentra en los fenómenos naturales, el Huracán Mitch o los terremotos ocurridos en la región, los cuales
acentúan la vulnerabilidad de las personas víctimas de los mismos, al no encontrar en sus Gobiernos la capacidad
de darles soluciones de corto plazo.
No puede obviarse otro elemento que en los últimos años, ha incidido con fuerza en el fomento de las
migraciones. Se trata de la influencia que los medios de comunicación ejercen en la configuración de unos
valores y unas aspiraciones, hasta hace poco totalmente inexistentes entre amplias capas de la población. Con la
masificación de la televisión y otros medios audiovisuales, adquiridos muchos de ellos con las remesas del
primer contingente familiar emigrado, los modelos y estilos de vida de los países más desarrollados actúan como
un imán entre el núcleo familiar o comunitario para seguir impulsando la emigración. Sea como sea, la búsqueda
de mejores oportunidades de trabajo e ingreso resulta en definitiva la pauta más común y generalizada del
fenómeno migratorio, ya sea intrarregional, o internacional.
Cuadro 2.13
Principales destinos de los migrantes centroamericanos en EEUU
Década censal
1990 2000
Estado de
El
residencia Guatemala Honduras Nicaragua El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua
Salvador
California 59,5 58,4 21,8 36,3 44,2 41,1 15,5 32,0
Florida 2,2 5,0 16,9 38,2 2,8 6,7 17,1 39,8
Texas 10,3 4,3 7,7 3,8 13,1 5,9 13,3 5,4
New York 8,4 8,2 19,0 5,2 9,5 6,9 14,4 4,1
New Yersey 2,9 2,9 5,6 1,9 3,2 4,0 6,1 2,0
Resto 16,7 21,2 29,0 14,6 27,2 35,4 33,6 16,7
Total (en miles) 583 279 142 212 1 118 627 362 294
Fuente: Baumeister. E, 2006, citando a Andrade, 2004 y cálculos propios
Como puede observarse, el estado que concentra un mayor número de inmigrantes centroamericanos es el de
California, aunque son Guatemala y El Salvador los dos países que aportan un mayor porcentaje a ese Estado.
Los nicaragüenses son muy abundantes en La Florida. Los emigrantes hondureños quedan muy uniformemente
repartidos entre California, Florida, Texas y Nueva York.
La actividad laboral más frecuente en todos los inmigrantes centroamericanos es la industria y construcción (de
18.6% a 25.5%). En el sector primario es abundante la presencia mexicana (9.4%) y en menor medida la
hondureña (5.4%), y muy reducida la nicaragüense (0.5%). Por otra parte, es notorio el predominio nicaragüense
en las actividades profesionales (12%), en educación y salud (15.9%) y en finanzas, seguros y bienes raíces.
En Centroamérica ha existido desde tiempos atrás una migración intrarregional, muchas veces temporal,
propiciada por los ciclos agrícolas necesitados de mano de obra. Pero en los últimos años esta migración ha
pasado a ser, en algunos casos, de carácter permanente, como la de los nicaragüenses a Costa Rica. La

Cap. 2. La población - pág. 32


posibilidad de obtener mejores oportunidades de trabajo y mejores ingresos resultan obvios a la luz de la
siguiente estadística. En una selección de las actividades más frecuentes de los inmigrantes nicaragüenses en
Costa Rica, las diferencias resultan muy elevadas: el salario de un peón agrícola costarricense supera cuatro
veces al de un nicaragüense, y el de una enfermera de aquel país es casi diez veces superior al de una
nicaragüense…Un mejor salario conjuntado a una tan elevada tasa de desempleo, son elementos suficientemente
explicativos de este flujo constante hacia la nación vecina.
Cuadro 2.14
Costa Rica y Nicaragua: Salario medio hora 1998 y
Tasa de desempleo abierto 1995
País
Ocupaciones Costa Rica Nicaragua
Peón agrícola (en dólares) 1,63 0,37
Albañil (en dólares) 1,34 0,68
Maestras (en dólares) 3,05 0,45
Enfermeras (en dólares) 5,99 0,62
% Desempleo abierto varones (1995) 4,6 15,9
% Desempleo abierto mujeres (1995) 6,5 19,3

Fuente: E.Baumeister, (2006), Migración internacional…elaboración propia en base a


Cid y Tacsan Chen (1998) y PNUD 2003

Nicaragua: La emigración reciente


Nicaragua ha tenido en los últimos veinte años dos corrientes migratorias hacia el exterior bien definidas:
a) La conformada por sectores medios y pobres que logran juntar recursos para viajar hacia los Estados Unidos
de América, en busca de mayores ingresos y, b) la fuerza de trabajo no calificada que migra a Costa Rica como
obreros, campesinos, artesanos y domésticas que sólo pueden vender su trabajo físico.
Según J.L. Rocha “es obvio que los costos y riesgos importan: de ahí el alto porcentaje de nicaragüenses en
Costa Rica (53% de los migrantes), frente a un 34 % que se instala en los Estados Unidos, pese a que este país es
más apetecido por sus altos salarios y el imán cultural activado desde diversos flancos: cine, televisión, bienes de
importación, maquilas, etc.” (Rocha, 2004, 42).
Cuadro 2.15
Evolución de los nicaragüenses residentes de manera permanente
en países de América 1970 - 2000
Países Años Años 2000 2000 (%)
setenta ochenta
Costa Rica 11 871 45 918 226 000 42,5
Canadá … 270 … …
Estados Unidos 16 125 44 166 245 000 46,0
Total en América 49 126 107 153 525 000 98,7
% población
1,96 3,14 9,3 …
en países de América
Otros países … … 7 000 1,3
Total … … 532 000 100,0

Fuente: Baumeister, 2006, elaboración propia en base a Proyecto IMILA del CELADE,
MECOVI 2001 y Martínez 2002
Sin embargo, según otros autores, como E. Baumeister que se apoya en otras cifras, los nicaragüenses en Estados
Unidos son más numerosos (245,000 frente a 177,000 según Rocha), y por tanto la comparación entre
porcentajes de uno y otro país estaría a favor de Estados Unidos, por lo que la razón explicativa de una u otra
opción según los costos y riesgos no resultaría tan válida1. Es interesante señalar las últimas tendencias
migratorias, no recogidas por las estadísticas, pero ya apuntadas en parte, como mínimo por lo que respecta a la

1
Hay que advertir que la cifra de los nicaragüenses residentes en EEUU utilizada por Baumeister se basa en un cálculo
estimativo realizado por el Census Bureau en 2001.

Cap. 2. La población - pág. 33


migración intrarregional, en el último estudio de J.L. Rocha. Ante el endurecimiento de las leyes migratorias de
Costa Rica y de Estados Unidos, aumenta la diversificación de destinos de la emigración nicaragüense. El
Salvador se está configurando como un importante receptor (la dolarización es un factor importante, así como
los mejores salarios), y ya fuera de la región, también España hasta el presente totalmente descartado como país
de acogida al inmigrante nicaragüense, se perfila como un nuevo posible destino.
Sea como sea, la realidad de la emigración nicaragüense en los últimos años se ha disparado. En base a los
cálculos del Mecovi/2001, el 71.5% de los migrantes que captó la encuesta de medición de nivel de vida 2001
dejó el país entre 1994 y 2001, y el 53% lo hizo entre 1999 y 2001. Pero según los saldos migratorios que ofrece
la Dirección General de Migración y Extranjería, el éxodo de nicaragüenses hacia el exterior ha sido
espectacularmente notorio a partir del año 2001, cuando el saldo migratorio (es decir la diferencia entre los
nicaragüenses que salieron y entraron al país) ascendió a – 72,913; al año siguiente en 2002 alcanza la
respetable cifra de – 115,440 hasta conseguir en 2005 un saldo negativo de – 133,349 nicaragüenses. En tan sólo
los últimos cinco años, desde 2001 a 2005, Nicaragua perdió 562,850 nacionales, que equivalen a un 77.6% de
toda la masa emigrada del país entre 1979 y 2005.
Con la pacificación, durante los primeros años de los noventa hubo un importante retorno de quienes habían
emigrado. Así en Nicaragua las cifras del balance migratorio de esos años nos reflejan datos positivos: entre
1990 y 1999 regresaron al país 62,283 nicaragüenses. Sin embargo, a partir del año 2000 el proceso emigratorio
retorna con fuerza: en ese año el saldo migratorio es negativo, - 30,598, y el siguiente todavía más: -72,913.
Pudiera ser que el huracán Mitch acaecido en 1998 con sus miles y miles de damnificados y las políticas de favor
dictadas por los gobiernos de Estados Unidos y de Costa Rica favorecieran estos movimientos.
Cuadro 2.16
Saldo migratorio de nicaragüenses 1979 - 2005

De 1979 a 1989 De 1990 a 2000 De 2000 a 2005


1979 1,278 1990 8,645 2001 -72,913
1980 -7,386 1991 7,352 2002 -115,440
1981 -3,211 1992 377 2003 -119,284
1982 -13,484 1993 -7,062 2004 -121,864
1983 -25,196 1994 -1,567 2005 -133,349
1984 -13,514 1995 15,357 Total parcial -562,850
1985 -21,264 1996 10,644
1986 -20,866 1997 9,747 Total Saldo
Migratorio
1987 -16,354 1998 3,773
1979 – 2005
1988 -44,309 1999 6,926
1989 -20,906 2000 -30,598 - 724,468
Total parcial -185,212 Total parcial 23,594
Fuente: Dirección General de Migración y Extranjería 2007
Pero ¿qué ocurrió en los años que siguieron 2002, 2003, 2004 y 2005 para que las cifras se dispararan? La única
respuesta se encuentra en las políticas empleadas por el gobierno de clara orientación neoliberal, la
desregularización del mercado laboral, la precarización de las condiciones de empleo y la reducción de los
programas sociales impuestos por las políticas de ajuste estructural. Todo ello ha propiciado un crecimiento
alarmante de la pobreza. En el sector rural, la falta de crédito y de apoyo técnico a los pequeños y medianos
productores, la caída de los precios del café, el desmantelamiento de la reforma agraria y la reconcentración de la
tenencia de la tierra han provocado asimismo legiones de desempleados, sin casa, sin tierra y sin empleo.
Aunque es cierto que precisamente en estos últimos años la maquila ha generado miles de empleos (80,000 eran
los empleos directos en este sector de Zona Franca en el año 2006 y muchos más indirectos), lo cierto es que
nunca llegaron a poder cubrir los cien mil nuevos puestos de trabajo que cada año deberían ofertarse a los
nuevos integrantes de población activa. El único camino para la sobrevivencia es entonces la emigración.
Como puede observarse en el cuadro estadístico del saldo migratorio y en el gráfico adjunto, la cifra de
nicaragüenses emigrados (724,468) es muy superior a las cifras que se ofrecen hasta el año 2000 (532,000,
aunque sólo se trata de emigrados a países de América). Ello puede tener una doble explicación: por una parte

Cap. 2. La población - pág. 34


las enormes dificultades para obtener estadísticas fiables, como bien se comprueba por la diversidad de datos
según las fuentes consultadas. Por la otra, la existencia de una buena parte de emigrantes ilegales, es decir, sin
papeles, ya sea porque tampoco los tenían en Nicaragua, o porque las medidas reguladoras de los países
receptores favorecen dicha ilegalidad. Cabe decir, que incluso el número de nicaragüenses en el exterior puede
ser mucho mayor, porque el saldo migratorio que nos da Migración y Extranjería se obtiene según los
nicaragüenses que salieron legalmente. ¿Cuántos lo hicieron evadiendo los controles fronterizos? Así, muchos
científicos sociales apuntan a la cifra hipotética de un millón de nicaragüenses en el exterior.
Gráfico 2.4
Emigración en Nicaragua: Saldo Migratorio 1979 - 2005
160000
140000
120000
100000
80000
60000
40000
20000
0
-20000
79

81

83

85

87

89

91

93

95

97

99

01

03

05
19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

20

20

20
-40000
Fuente: Dirección General de Migración y Extranjería 2007

Características de los emigrantes nicaragüenses


Según la información proporcionada por la Encuesta a los Hogares Mecovi 2001, podemos conocer que la
proporción de hombres emigrantes (53%) es levemente superior a la de las mujeres (47%); también se observa
un predominio de los emigrantes de origen urbano (73%), aspecto que muestra una cierta diferencia con la
migración de los demás países centroamericanos, ya que si bien también tienen un cierto predominio urbano, el
contingente de origen rural es bastante mayor. Entre los emigrantes de origen urbano, un 35 por ciento lo hace
con destino a Estados Unidos y un 50 por ciento a Costa Rica. Pero los emigrantes de origen rural optan
masivamente por Costa Rica (un 80%) mientras tan sólo un 11 % de ellos se dirigen a Estados Unidos. En
cuanto a los grupos etarios, hay un claro predominio del grupo comprendido entre 15 y 49 años de edad, es decir,
la población eminentemente activa, que representa un 85% de toda la emigración.
El gráfico que sigue nos muestra cómo el mayor número de emigrantes se sitúa entre los que poseen un cierto
nivel educativo, mayoritariamente la secundaria y en buena medida los de primaria acabada o con niveles
superiores. El conjunto formado por los emigrantes con un nivel educativo de secundaria (algún año) y
universitario, constituyen el 55 por ciento del total. Ello puede tener dos lecturas. Por una parte se comprueba
que la decisión y el ímpetu necesarios para emigrar están estrechamente relacionados con un mayor o menor
grado de escolarización. Y por otra parte, la concentración de nicaragüenses emigrados con estudios superiores o
medios, representa una pérdida de capacidades intelectuales y profesionales tan necesarias al país en su camino
hacia el desarrollo.
Como dijimos con anterioridad, la principal motivación que tienen los emigrantes para salir del país es la de
mejorar su situación económica, la de ellos mismos y la de su familia, la cual muchas veces queda en
Nicaragua, y a la que regularmente envían su aporte económico en forma de “remesas”. Si bien el Banco Central
de Nicaragua estima que su monto alcanzó los 655 millones de dólares en el año 2006, existen otros autores y
otros cálculos que le atribuyen una magnitud bastante superior. “Un estudio realizado por Federico Torres para
la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) concluyó que su monto en 1999 oscilaba entre 400 y 800
dólares, sobre la base de un ingreso mensual por hogar de 70 dólares. Otros estudios hablan de 150 dólares. Las
remesas podrían representar no menos del 14.4 % del Producto Interior Bruto de Nicaragua” (Rocha 2004).
Por su parte E. Baumeister basándose en distintos estudios e informaciones varias elaboró la estadística que
presentamos en forma de gráfico, de la evolución de las remesas enviadas por los nicaragüenses desde 1989

Cap. 2. La población - pág. 35


hasta 2003. Como puede verse, la cifra máxima de ese año 2003 equivaldría a un estimado de 825 millones de
dólares, muy por debajo del estudio antes citado, el cual ya contemplaba un total de 400 a 800 dólares para el
año 1999.
Gráfico 2.5
Nicaragua: Niveles de escolaridad de los emigrantes (2001)
50 46.1
45
40
35 29.2
30
25
20
15 8.9 9.2
10 6.6
5
0
Ninguno Primaria (1 a Primaria (4 a Secundaria Universitario
3) 6)

Fuente: Baumeister, 2006, en base a MECOVI 2001, Nicaragua 2001b


Cuadro 2.17
Indicadores sociodemográficos de los emigrantes nicaragüenses, 2000
Condición y destino migratorio
Migrantes Migrantes
Indicadores sociodemográficos Residentes en los
permanentes en Estacionales en
Estados Unidos
Costa Rica Costa Rica
Managua 16.3 7.3 51.3
Región de origen % Resto del Pacífico 57.1 31.7 25.4
Resto del país 26.6 61.0 23.3
Condición de pobreza Familias de origen pobres 29.8 50.0 4.2
% Pobres en EEUU … … 16.3
Educación secundaria o
Nivel de escolaridad 38.6 19.5 63.0
superior
Grupo de ocupación Agricultura
24.2 56.5 0.5
en el país de destino
Hombres 50.0 72.0 46.7
Sexo (%)
Mujeres 50.0 28.0 53.3
Antes de 1979 11.6 … 17.6
Época de la migración
Entre 1980 y 1989 15.3 … 54.4
(%)
Después de 1990 73.1 … 28.0
Origen urbano-rural
Urbano 64.2 54.8 92.0
en Nicaragua

Fuente: Baumeister, 2006, en base a MECOVI, 2001; Rosales,1999, http;//www.census.gov; Proyecto IMILA y
tabulaciones especiales del CELADE e INEC, 2001ª
Según estimaciones correspondientes al año 2001 realizadas por diversos estudiosos del tema de las remesas
(Baumeister, 2006, Orozco, 2001 y 2003), el 66% del total de las remesas llegadas a Nicaragua provienen de los
Estados Unidos, desde Costa Rica se suman cerca del 36% del total (entre permanentes y temporales) y el resto
se genera en otros países (8%).
Y en cuanto a la magnitud de familias que son receptoras de remesas generadas en el exterior, según los
resultados de la ENCOVI 2001 se estima que en el año 2001 fueron unas 300,000 familias de un total estimado
de 970,000, es decir, un 30% de las familias nicaragüenses son receptoras de remesas. Cifra muy superior a la de
los demás países de la región, puesto que de acuerdo a CEPAL 2004, el porcentaje de hogares que recibe
remesas en El Salvador es cercano a un 17% y a un 11% en Guatemala y Honduras (Baumeister 2006).
En relación al impacto que estas remesas puedan tener en las economías de los hogares del país, se cree que es
modesto, aunque en muchas ocasiones sirvieron para aminorar la pobreza de los hogares. Según E. Baumeister,
los hogares con algún miembro residiendo en el exterior explican el 48% de los hogares que pasaron de pobres a
no pobres entre las dos últimas encuestas nacionales de vida. Aún cuando existan otras variables asociadas, es
llamativo que 12% de hogares con migrantes expliquen la reducción de cerca de la mitad de los niveles de

Cap. 2. La población - pág. 36


pobreza medida a nivel de país. Según un estudio de FLACSO, el monto promedio de las remesas enviadas
mensualmente es de $68.3. Esa cifra representa un 33.4% del salario promedio en Nicaragua ($204) y supera el
salario mínimo (Rocha, 2004).
Gráfico 2.6
Nicaragua: evolución de las remesas 1989 – 2003
(millones de dólares)
900
800 825
700 715
600 600
500
400
345
300
200 200
150
100 75 95
60 50
0
89

94

95

96

97

98

99

00

02

03
19

19

19

19

19

19

19

20

20

20
Fuente: Baumeister, 2006; elaboración propia a partir de: CEPAL, 1999Avendaño, 2001; BCN 2001; BID, 2001; Orozco
2001; Diálogo Interamericano et al. Y BID, 2004. Año 2003, estimaciones

2. LA ESTRUCTURA DEMOGRÁFICA

Si nos fijamos en las personas que forman un conjunto determinado de población veremos que la característica
principal es la heterogeneidad, por ejemplo en edad, etnia, etc. Sin embargo hay otros aspectos no perceptibles a
simple vista (profesión, nacionalidad, religión…) que pueden ser bien importantes como fuente de información
para organizar la vida de un país. Cualquier estado mínimamente organizado necesita conocer su población para
poder realizar previsiones y consecuentemente planificaciones para el futuro; por ejemplo no puede darse una
buena política educativa si no se conoce la población en edad escolar con cierta anterioridad; ello permite una
planificación oportuna que en ningún caso debería improvisarse.
Los datos más comúnmente analizados se refieren a la edad, sexo, etnia y estructura profesional (actividad
económica). A la estructura económica lo que más le interesan son aquellos datos relacionados con la actividad
productiva, es decir, con la población económicamente activa, y por ello le interesa conocer la edad y el sexo
de los habitantes ya que esto los marcará como futuros componentes de la misma.

2.1 DISTRIBUCIÓN POR EDADES


El conocimiento de la edad de una población tiene gran importancia. Si, por ejemplo, el grupo de personas
jóvenes (menos de 20 años) es mayoritario, será previsible un futuro aumento de la población en general y
también de la población económicamente activa. Además, los problemas de escolarización y de demanda de
puestos de trabajo afectarán profundamente la economía del país. Si, en cambio, son mayoría las personas
adultas y ancianas, la economía deberá mantener en el futuro gran cantidad de pensiones de jubilación con una
población en edad de trabajar muy reducida. Así, la estructura por edades anuncia el futuro y nos permite prever
los problemas y las posibles soluciones.
Hay muchos sistemas para medir la edad de una población pero el más completo, debido a su múltiple
información, lo constituye la pirámide de población. En ella aparece la población dividida por grupos de edad y
por sexo. En el eje vertical figuran los grupos de edad (0-4, 5-9, 10-14, etc.) y en el eje horizontal el número total
(o el porcentaje) de varones (a la izquierda) y de mujeres (a la derecha).
En toda pirámide puede verse, por regla general, que en el primer grupo de edad suelen predominar los varones
sobre las mujeres, por el hecho de haber más nacimientos de niños que de niñas. Esta diferencia suele
desaparecer en el conjunto de jóvenes, porque la mortalidad normalmente afecta más al sexo masculino. En las

Cap. 2. La población - pág. 37


últimas generaciones hay una diferencia a favor de las mujeres, que en parte puede explicarse por su desigualdad
en la participación dentro de la población activa; además las guerras afectan más a los varones que a las mujeres;
finalmente las migraciones también producen desigualdades entre los sexos, ya que afectan generalmente más a
los hombres que a las mujeres.
De forma general la pirámide de edades puede adoptar uno de tres tipos según se trate de una población en
expansión, estancada o en declive. El primero tiene una base ancha al existir muchos niños y jóvenes,
reduciéndose los escalones a medida que ascienden las edades hasta llegar a un número muy reducido de
ancianos; su forma es la de una pagoda. Es actualmente la de los países en vías de desarrollo, que como ya
hemos indicado anteriormente tienen un gran crecimiento poblacional; la de Haití, por ejemplo.
Las poblaciones estancadas tienen una pirámide en forma de campana, porque los grupos de jóvenes y de adultos
son parecidos entre sí, y sólo disminuyen los escalones en las edades de los ancianos. Es la de aquellos países
desarrollados cuya población crece moderadamente; sería el caso de Australia
Las sociedades en declive ofrecen una pirámide en forma de bulbo; base estrecha y parte central ancha, que
indica que los grupos de niños y jóvenes son menos numerosos que los adultos. Corresponde a los países
desarrollados con natalidades muy bajas; Alemania y Francia, por ejemplo.
La pirámide de edad es pues, una verdadera radiografía de la población que revela en una sola figura diversos
fenómenos demográficos interrelacionados y su posible evolución.
La división de la población en tres grandes grupos de edad –los jóvenes (menores de 15 años), los adultos (de 16
a 64) y los ancianos (mayores de 65) – permite clasificar con facilidad a nivel mundial las poblaciones entre
jóvenes y envejecidas, coincidiendo con países en desarrollo y países desarrollados. Los contrastes en la edad
media de la población son muy acusados entre unos y otros. Así, si la edad media de la población mundial es de
23 años aproximadamente, los países desarrollados superan los 25 o 30 de edad media, y los países en vías de
desarrollo la tienen inferior a 20 años.
También de acuerdo con esta división en grupos de edad, la gente joven en el mundo representa el 28.5% del
total, los adultos el 64.2% y los ancianos el 7.3%
Cuadro 2.18
Distribución por edades: mundo, OCDE y países menos desarrollados
Año 2004 (en porcentaje)

0 -14 16.64 65 y más


Mundo 28.5 64.2 7.3
OCDE 19.6 66.8 13.6
Menos desarrollados 42.0 52.8 3.2
Fuente: PNUD, Informe 2006
Nicaragua ha tenido una pirámide de edad en forma de pagoda hasta hace bien pocos años. En 1995 se
comienzan a percibir cambios en este perfil, que se acentúan en el último censo. En el año 2005 se evidencia un
claro descenso del peso de la población en el grupo de 05 -09 años, y éste a su vez es mayor que los menores de
cinco años. Así, el grupo de 10-14 años supera en efectivos al de 05-09 años , y por otra parte se observa un
aumento porcentual de los mayores de 14 años que se extiende a la población adulta mayor, mostrando que la
población nicaragüense ha comenzado un proceso de envejecimiento.
La clasificación de la población en los tres grandes grupos de edad antes descritos nos facilita el conocimiento de
la llamada Relación de Dependencia de la Edad, que es el indicador que resulta del cociente de la población de
los menores de 15 años y la población de 65 años y más, con respecto a la población de 15 a 64 años,
multiplicado por 100. Dicho indicador expresa cuántas personas en edades teóricamente dependientes existen
por cada 100 personas potencialmente activas.
Cuando la Relación de Dependencia es mayor que 100 significa que la población en edades dependientes supera
la población de 15 a 64 años, que es la población teóricamente activa. Pero cuando este indicador desciende
hasta 72, como ocurre en el censo de 2005, a consecuencia del descenso de la natalidad, se crea una situación
favorable para el país considerada como “bono demográfico”, dado que el peso de la población dependiente es
menor, y en cambio se produce un aumento significativo de personas en edades activas. Esta situación puede

Cap. 2. La población - pág. 38


producir una mejora en las condiciones de vida de la población en general ,en la medida que las personas en
edades activas puedan incorporarse con plenitud a una actividad económica, algo bastante difícil en la Nicaragua
actual, uno de cuyos problemas es su falta de empleos.
Cuadro 2.19
Nicaragua: Relación de dependencia y grandes grupos de edad
Censos de 1950 a 2005 (población en porcentaje)

Fuente: INEC, Censo 2005


Cuadro 2.20
Centroamérica: distribución de la población por edades
Año 2004 (en porcentajes)

0 a 14 15 a 64 64 y más
Costa Rica 29.0 65.3 5.7
El Salvador 34.3 60.4 5.3
Guatemala 43.5 52.2 4.3
Honduras 39.7 56.5 3.8
Nicaragua 39.5 57.2 3.3
Panamá 30.6 63.5 5.9
Fuente: PNUD, Informe 2006
Gráfico 2.7
Nicaragua: Pirámides de población 1995 y 2005

Pirámide de Población por grupo de edades y sexo, 1995 Pirámide de Población por grupo de edades y sexo, 2005

Mujeres
Mujeres
Hombres
Hombres

-20.0 -15.0 -10.0 -5.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0 -20.0 -15.0 -10.0 -5.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0

Fuente: INEC, Censo 2005


Dentro del conjunto centroamericano, Nicaragua, por su estructura de edades, es bastante parecida a Honduras.
Población joven (de casi un 40 % menores de 14 años y pocos ancianos 3.3% y 3.8%), pero menos joven que
Guatemala (43.5% de menores de 14 años, pero con un mayor porcentaje de ancianos 4.3 %). Los dos países que
se distinguen por su menor porcentaje de menores de 15 años (en torno al 30%) y su mayor porcentaje de

Cap. 2. La población - pág. 39


ancianos (más del 5 %), son Costa Rica y Panamá. Estos dos países forman parte del conjunto de países
latinoamericanos que desde hace ya unos decenios han reducido sensiblemente su tasa de fecundidad.
Es interesante comparar estas cifras con el conjunto de la OCDE (cuadro 2.18) para entender las grandes
diferencias que existen en el mundo y comprobar que el progresivo envejecimiento de la población de los países
desarrollados también representa un problema grave, pues supone una población en edad de trabajar
progresivamente reducida, numerosas jubilaciones, y en consecuencia mucha población inactiva.

2.2 COMPOSICIÓN POR SEXO


El estudio de la población repartida entre sexos está plenamente justificada si tenemos en cuenta que, con razón
o sin ella, hombres y mujeres desempeñan distintos papeles en la sociedad, tanto en el terreno económico como
en el social y cultural.
Ya hemos indicado que en el mundo nacen más varones que mujeres. Pero como en los primeros años existe una
sobremortalidad masculina pronto se establece el equilibrio entre los dos sexos. Sin embargo, este equilibrio
puede romperse en edades superiores cuando se produce algún fenómeno migratorio, una guerra, etc. En las
edades más altas es habitual encontrar más mujeres que varones: la esperanza de vida femenina es más alta que
la masculina.
En Nicaragua los sexos en 2005 quedan, en su conjunto, muy igualmente distribuidos, aunque también puede
apreciarse el mayor número de nacimientos varones y la mayor longevidad de las mujeres. Esta relación se viene
manteniendo de forma parecida a lo largo de todos los censos realizados.
Cuadro 2.21
Nicaragua: composición por sexo en 2005 (%)
Varones Mujeres
Total 49.3 50.7
0a4 6.0 5.8
80 y más 0.2 0.3
Fuente: INEC, Censo 2005

2.3 DIVERSIDAD ÉTNICA


Nicaragua, como la mayoría de los países latinoamericanos, tiene una composición étnica plural. Sin embargo, si
algo la distingue, es el manifiesto mestizaje, con un marcado predominio del elemento indígena en toda la región
del Pacífico, y del indígena y negro en el sector del Atlántico. El grupo blanco más o menos puro, de
procedencia colonial hispana en unos casos y de procedencia cosmopolita más moderna otros, es el más
reducido, y difícil de ser reflejado en las estadísticas puesto que el mestizaje y la aculturación (desde uno y otros
bando: blancos e indígenas) han tendido a borrar las diferencias.
El poblamiento originario de Nicaragua fue producto de migraciones que se originaron tanto en el hemisferio
norte (sobre todo en el mundo nahua, y quizás también en el maya) como en el sur del continente americano (en
el mundo macro-chibcha, centrado en lo que hoy es Colombia) aunque hoy nos sea difícil determinar la
procedencia de cada uno de los diferentes grupos. A la Costa Atlántica también llegaron los creoles (negros), de
origen afro-americano.
Según el Censo 2005, la preocupación de Nicaragua por identificar las poblaciones indígenas arranca en 1950, y
así aparece en el censo de ese año la distribución de la población de 6 años y más, según la lengua materna.
Entonces, la población autoidentificada como indígena por una lengua materna distinta al español representaba
menos del 4%. Al confeccionar el Censo en 1995 se preguntó de nuevo a las personas de 5 años y más acerca de
su lengua materna, y los resultados arrojaron menos del tres por ciento (ver cuadro 2.22)
En el censo de 2005 se investiga por primera vez el auto reconocimiento o pertenencia a pueblos indígenas o
comunidades étnicas, para todas las personas residentes en el territorio nacional. El cuadro 2,23 suministra toda
la información necesaria para visualizar a la población perteneciente a cada pueblo indígena o comunidad étnica
y pone de manifiesto la diversidad cultural étnica que existe en Nicaragua. Según el Censo 2005 en Nicaragua
existe un 8.6 por ciento de la población total que se autoidentifica como perteneciente a un determinado pueblo

Cap. 2. La población - pág. 40


indígena o comunidad étnica. Sin embargo, un buen porcentaje, hasta un 15% del mencionado grupo reconoce
no saber a qué grupo étnico pertenece.
Cuadro 2.22
Distribución de la población de 5 años y más, según lengua materna
Censos de 1950 y 1995

Censo de 1950 * Censo de 1995


Lengua materna
Población % Población %
La REPÚBLICA 854 413 100.0 3 647 308 100.0
Español 822 335 96.3 3 557 482 97.4
Miskitu 20 723 2.4 60 784 1.7
Sumu 747 0.1 6 226 0.2
Inglés 10 399 1.2 20 934 0.6
Otro 209 0.0 1 889 0.1
* Corresponde a la población de 6 años y más
Fuente: INEC, Censo 2005
En su distribución sobresalen los Miskitu (27.2%), Mestizos de la Costa Caribe (25.3%), Chorotega-Nahua-
Mange (10.4%), Creole (kriol) y Xiu-Sutiava (4.5 % cada uno), Cacaotera-Matagalpa (3.4%), Nahoa-Nicarao
(2.5 %) y Mayagna-Sumu (2.2%). La mayoría de estas poblaciones son rurales (56.8%), aunque el grupo Creole
tiene una marcada presencia urbana (90.5%) seguido de los Xiu-Subtiava (80.4%), Garífuna y Ulva (62% cada
uno).
Cuadro 2.23
Población autoidentificada como Pueblo Indígena o Comunidad Étnica
Según área de residencia (en porcentajes)

Pueblo Indígena o Total Urbano Rural


Comunidad Étnica Población % Población % Población %
LA REPÚBLICA 443 847 100.0 191 682 100.0 252 165 100.0
Rama 4 185 0.9 1 907 1.0 2 278 0.9
Garífuna 3 271 0.7 2 033 1.1 1 238 0.5
Mayangna-Sumu 9 756 2.2 1 080 0.6 8 676 3.4
Miskitu 120 817 27.2 45 445 23.7 75 372 29.9
Ulwa 698 0.2 433 0.2 265 0.1
Creole (Kriol) 19 890 4.5 18 219 9.5 1 671 0.7
Mestizo de la Costa Caribe 112 253 25.3 49 611 25.9 62 642 24.8
Xiu-Sutiava 19 949 4.5 16 047 8.4 3 902 1.5
Nahoa-Nicarao 11 113 2.5 4 955 2.6 6 158 2.4
Chorotega- Nahua-Mange 46 002 10.4 11 808 6.2 34 194 13.6
Cacaopera-Matagalpa 15 240 3.4 3 874 2.0 11 366 4.5
Otro 13 740 3.1 8 835 4.6 4 905 1.9
No sabe 47 473 10.7 16 461 8.6 31 012 12.3
Ignorado 19 460 4.4 10 974 5.7 8 486 3.4

Fuente: INEC, Censo 2005


En la actualidad la población nicaragüense, está compuesta por este 8.6% autoidentificado como Indígena o de
una determinada Comunidad Étnica, y por un 91.4 % de mestizos, de habla hispana, descendientes de una
mezcla (biológica y cultural, con una gama infinita de gradaciones) de colonizadores españoles e indígenas
nativos. Ocupan preferentemente las regiones del Pacífico y Central del país, aunque en menor número también

Cap. 2. La población - pág. 41


se hallan presentes en la Costa Atlántica, a donde llegaron en varias etapas en los últimos cien años debido a la
escasez de tierras en el Pacífico, resultado de las confiscaciones de tierras para dedicarlas a los cultivos de
agroexportación, y más recientemente como sujetos de las Reformas Agrarias de la época somocista, sandinista
y de los primeros años neoliberales.
En el istmo centroamericano no es muy abundante la población indígena a excepción de Guatemala, donde
alcanza casi el 60 por ciento del total de la población. El país del istmo con menor presencia indígena es Costa
Rica (con apenas un 2 por ciento de su población). Panamá contabiliza un 10 por ciento, y El Salvador,
Honduras y Nicaragua cuentan con una población indígena en torno al 8 por ciento
Gráfico 2.8
Centroamérica: Población Indígena
Años 2000 – 2002 (en porcentaje)

60 58

50

40
30

20
10 8.5 8
10 7
2
0
as

a
á

or
a

ca
gu
al

ad
ur

Ri
m

na

ra
nd

lv
te

a
ca
Pa

Sa

st
Ho
ua

Ni

Co
G

El

Fuente: BM, Perfiles…2003

3. POBLACIÓN ECONÓMICAMENTE ACTIVA

3.1 INTRODUCCIÓN
De forma general, se considera activa toda persona que ejerce habitualmente una profesión. La población activa
la constituyen todos aquellos que realizan actividades de producción de bienes o de servicios (incluyéndose los
desempleados que buscan empleo); en cambio, los niños, los jubilados, los estudiantes, las amas de hogar, los
rentistas, los desempleados que no buscan trabajo, etc. constituyen la población inactiva, es decir, un sector de la
población que en gran parte es una carga económica para los activos.
A pesar de la poca fiabilidad que ofrece el cálculo a nivel mundial, se puede decir que en los países desarrollados
el porcentaje de población activa supera el 40% de la población total, mientras que en los países en vías de
desarrollo difícilmente supera el 30%. La población activa de Nicaragua en 2005 ascendía al 34 % (Censo
2005).
Las causas de estas desigualdades son muy complejas. Las diferentes estructuras de edades hacen que en el
mundo en desarrollo la población en edad de trabajar sea relativamente menos numerosa que en el desarrollado,
ya que la mayor parte de su población se encuentra en los primeros escalones de la pirámide de edades (0 a 14
años).
También la participación o no de la mujer en el trabajo considerado activo es un factor importante. En los países
desarrollados la participación de la mujer es mayor, y viene facilitada por la necesidad de mano de obra (en
contraste con el desempleo existente en los países en desarrollo); el reducido número de hijos es un fenómeno
íntimamente relacionado con lo anterior. En los países en desarrollo la incorporación de la mujer al trabajo
considerado “activo” es inferior (aunque hay que ser cautos con las cifras disponibles, puesto que muchas veces

Cap. 2. La población - pág. 42


en estas regiones el trabajo femenino no se registra: vg. Vendedoras ambulantes, etc.), con importantes
diferencias entre zonas. En los países fundamentalmente agrícolas suele haber mayor participación de la mujer, y
en cambio en los países islámicos es mínima. En Nicaragua en el año 2005 la participación de la mujer en la
PEA total representaba un 14.1% (Censo 2005). Hay todavía otros factores que pueden ocasionar diferencias
sustanciales entre la población activa o “deseosa de trabajar” de unos países y otros: la escolarización (que suele
ser más prolongada en los países desarrollados) y la edad legal de acceso al trabajo y de jubilación.

3.2 POBLACIÓN ECONÓMICAMENTE ACTIVA SEGÚN SECTORES ECONÓMICOS Y SU


EVOLUCIÓN
Las actividades profesionales de la población activa se suelen clasificar en sectores llamados primario
(agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza), secundario, (industria manufacturera, explotación de minas y
canteras, y construcción) y terciario (todas las actividades productoras no de bienes sino de servicios:
comerciantes, transportistas, trabajadores de la administración, de la enseñanza, médicos, etc.; el sector terciario
es también comúnmente llamado “servicios”.
La evolución en la distribución de la PEA a partir de los años de la Segunda Guerra Mundial es muy
significativa. La variación mayor se encuentra en el sector agrícola, que ha traspasado la población a la
industria...a la vez que los trabajadores de ésta (o sus hijos) iban pasando a los servicios... que eran los que en
definitiva se engrosaban en una cantidad casi equivalente a la que perdía la agricultura. Esto ha sido válido para
los países desarrollados y para varios en vías de desarrollo. A éste le ha acompañado otro fenómeno que ha
tenido alcance mundial sin excepciones: la urbanización, a causa de la migración masiva del campesinado a las
ciudades, en unos casos para integrarse al sector formal, y en otros para engrosar el sector informal.
Cuadro 2.24
Distribución de la PEA en Centroamérica
1950 – 2002 (%)
Agricultura Industria Servicios
1950 1980 2002 1950 1980 2002 1950 1980 2002
Costa Rica 58 27.4 15.9 11 24.0 22.5 23 48.3 61.1
El Salvador 68 37.1 18.2 11 21.0 24.2 17 41.5 55.7
Guatemala 69 57.0 38.7 12 18.0 20.0 16 31.0 37.5
Honduras 81 58.6 37.4 8 16.9 21.4 8 24.5 41.2
Nicaragua 69 42.0 34.1 11 20.0 18.0 15 37.0 46.9

Fuentes: para 1950, Centroamérica en Cifras; para 1980 y 2002, BM WDI 2006
Centroamérica también ha experimentado profundos cambios en su esfera económica desde los años 50 del
pasado siglo. El proceso de industrialización en el marco del Mercado Común Centroamericano y la
modernización de algunos rubros en agricultura y de la ganadería, llevaron a la región a un crecimiento
económico acelerado, frenado en la década perdida de los años 80, pero con sustantivas recuperaciones en las
dos últimas décadas.
Esta modernización parcial de la actividad económica de los países del istmo ha provocado, como es natural,
diversos cambios en la estructura del empleo. El primero de ellos lo constituye la expansión del trabajo no
agrícola, que en algunos países llegó a multiplicarse por tres en estos años, expansión unida indisolublemente al
proceso de urbanización.
Otra característica general en la región es la tendencia a la expansión del tamaño relativo del sector informal
urbano en relación a la PEA total, como consecuencia de la potente migración a las ciudades. Y estrechamente
ligado al fenómeno de urbanización, se observa como contrapartida que la proporción del empleo en la
agricultura se reduce en promedio, desde el 69% en 1950, pasando al 44 % en 1980, hasta el 29% en 2002.
Veamos ahora la evolución de la PEA en Nicaragua a partir de los datos que nos ofrecen los Censos realizados
en el país (desde 1950 hasta la actualidad), tratando de analizar brevemente las causas de la misma (ver cuadro
2.25)

Cap. 2. La población - pág. 43


Gráfico 2.9
Evolución del sector primario en Centroamérica
1950 – 1980 – 2002 (%)

Nicaragua

Honduras

Guatemala

El Salvador

Costa Rica

0 20 40 60 80 100

1950 1980 2002

Cuadro 2.25
Evolución de la PEA en Nicaragua, por sectores económicos
1950 – 2005 (%)
1950 1963 1971 1995 2005
Primario 67.7 59.6 46.9 40.3 34.1
Secundario 15 15.9 17 13.1 18
Terciario 17.3 24.3 34.4 41.1 46.9

Fuente: INEC, VIII Censo, 2005


Gráfico 2.10
Evolución PEA Nicaragua
1950 - 2005
80
70
60
50
40
30
20
10
0
1950 1963 1971 1995 2005

Primario Secundario Terciario

Fuente: INEC, Censo 2005


En primer lugar observamos que la PEA del sector primario ha descendido de 67.7 % en 1950 a 34.1 % en
2005. Ello se debe fundamentalmente al proceso de modernización agraria iniciado en los años 50, en los
cultivos del algodón, azúcar y arroz principalmente. En términos absolutos se logró triplicar la producción
absoluta con una fuerza de trabajo más o menos estable. El descenso se acelera en los años 60 y sigue al mismo
rápido ritmo hasta 1980. Cabe resaltar que durante los años ochenta el sector agropecuario continuó decreciendo,
a pesar de la Reforma Agraria y de la declarada escasez de mano de obra en el sector; la causa más claramente

Cap. 2. La población - pág. 44


identificable se encuentra en la guerra de agresión, con el continuado flujo migratorio hacia la ciudad a pesar de
todas las medidas correctivas aplicadas por el gobierno.
En los años neoliberales, y concretamente entre 1995 y 2005, la PEA agropecuaria ha descendido seis puntos
porcentuales. En el campo, la carencia de recursos productivos, la inseguridad en la tenencia de la tierra y la falta
de crédito y de asistencia técnica son factores que explican el abandono creciente de las explotaciones agrícolas.
Por otra parte existe en el campo una mano de obra con inseguridad laboral (recuérdese la crisis del café y el
cierre de un buen número de fincas), que busca en la industria (maquilas en todo el país) un trabajo menos
pesado y más seguro. También hay que tener en cuenta aquellos que, procedentes de las zonas más paupérrimas
del país, lo abandonan en busca de un trabajo mejor remunerado allende sus fronteras.
El sector secundario (industria, construcción y minas) se ha mantenido muy estable a lo largo de todo el
período: 15–18%, aunque con un cierto descenso en los años ochenta y primera mitad de los noventa. Esta
estabilidad resulta extraña en un país que vivió un fuerte proceso de industrialización en el marco del Mercado
Común Centroamericano. ¿Por qué entre los años 60 y 80 no aumentó sustancialmente la PEA del sector
secundario, si el valor agregado correspondiente a las manufacturas tuvo una tasa de crecimiento del 10% entre
1961 y 1970, y del 2.4% entre 1971 y 1980? La respuesta se halla en el carácter de la industrialización causada
por el MCCA. Fue una industrialización que apenas creó puestos de trabajo, puesto que se trataba de
producciones bastante mecanizadas que además desplazaban la producción artesanal (intensiva en mano de
obra). En los años ochenta, después de unos primeros años de crecimiento de la actividad industrial, ésta fue
mermando hasta sufrir una reducción bastante importante, debido a la guerra y a la escasez de divisas para
importar insumos y materias primas. Sin embargo, de acuerdo a la política de pleno empleo propiciado por el
gobierno sandinista, la PEA ocupada en este sector pasó del 14% en 1980 a casi un 20% en 1989. Finalmente, la
drástica reducción provocada por el ajuste de los últimos años llevó a una participación en el empleo de tan sólo
el 12.5% en 1990 (Solá, 2007,90). Los años liberalizadores siguieron con una baja PEA en el sector industrial
(13.1 % en 1995), cifra que con la implantación masiva de la maquila ha conseguido revertirse y lograr el actual
18% del año 2005.
El sector terciario, o “servicios”ha mostrado un significativo crecimiento, ya iniciado en el período somocista,
pero aumentado en los últimos años: de un 17.3% en 1950 se pasó a un 46.9 % en 2005, es decir, casi la mitad de
la población dedicada a la producción de bienes y servicios del país. Como se ha señalado para toda
Centroamérica, los años de modernización y urbanización acelerada provocaron la migración masiva a las
ciudades en busca de mejores ofertas de trabajo de aquellos campesinos que vivían en pésimas condiciones de
subempleo en el campo. Muchos de ellos fueron a engrosar las filas del sector informal urbano.
Nicaragua que era la más urbana de las repúblicas del istmo, no escapó a este fenómeno. A partir de 1979, el
crecimiento acelerado del sector urbano no sólo prosiguió sino que se incrementó más aún. La reducida
expansión de la producción no agropecuaria por falta de divisas, impidió que esta fuerza de trabajo fuera
absorbida en el sector productivo formal; por lo tanto la estructura urbana resultante estuvo fuertemente sesgada
hacia el sector servicios, especialmente hacia el “sector informal”.
Otra causa que hizo aumentar sensiblemente la población en el sector servicios en los años sandinistas fue la
política social emprendida por el gobierno revolucionario: aumentó la atención estatal a la escolarización, salud,
bienestar social, etc. con el consiguiente incremento de docentes, trabajadores de la salud, y distintas ramas de
atención social. La política del pleno empleo hizo engrosar sustancialmente las filas de los funcionarios públicos
y por ende, la población empleada en el sector servicios.
Las medidas neoliberales de ajuste unidas a las de pacificación del país, se conjugaron para recortar grandemente
el número de funcionarios públicos, y al mismo tiempo con la entrega de tierras a los desmovilizados, se
esperaría que este sector debiera reducirse sensiblemente. Sin embargo, ello no fue así. La población empleada
en el sector servicios pasó de 41.1 % en 1995 a 46.9 % en 2005. Hay dos ramas que nos dan cuenta del
crecimiento de la población empleada en el sector. Ellas son: la rama de comercio en general, hoteles y
restaurantes, muy de acuerdo con el crecimiento del turismo de los últimos años, y la rama de servicio
comunitario social y personal, las cuales últimamente manifiestan un fuerte ascenso.

Cap. 2. La población - pág. 45


3.3. EL SECTOR INFORMAL URBANO
Las peculiares características del desarrollo económico del Istmo Centroamericano tuvieron un impacto
profundo en la situación del empleo y los ingresos en el área urbana. El crecimiento elevado de la población total
fue acompañado por un gran flujo migratorio de las áreas rurales hacia las ciudades, lo cual desembocó en una
acelerada expansión de la fuerza de trabajo urbana. A pesar de que se dio un proceso de industrialización
relativamente dinámico y una extensión apreciable de los servicios sociales y comunales durante los años 60, se
generó insuficiente empleo para absorber a este número creciente de trabajadores urbanos.
La insuficiente expansión de puestos de trabajo urbanos dio paso a una acelerada intensificación de la fuerza de
trabajo urbana subutilizada, expansionándose las formas de subempleo. Además de este tipo de personas que
trabajan un número menor de horas que las deseadas, existen también las personas que desempeñan actividades
económicas de índole tradicional y de baja productividad; ambos tipos de trabajadores integran el denominado
“sector informal urbano”. Así este sector está constituido por personas que se dedican al comercio, a la
pequeña producción, a servicios personales, reparaciones, etc. En parte son patronos (aquellos que tienen menos
de 5 obreros); la otra parte son trabajadores, bastantes por cuenta propia (con ínfimos medios de producción), y
otros asalariados eventuales o sin estabilidad en el empleo, sin cobertura del Seguro Social ni organización
sindical.
En muchos países de América Latina se dio este mismo fenómeno de crecimiento urbano acelerado, y con él, la
aparición de este “sector informal urbano”. Fenómeno que se vio altamente incrementado con la implementación
de las medidas de ajuste de los años noventa, a causa de la sustantiva desaparición de numerosas industrias que
no pudieron competir con la liberalización de los mercados. En la actualidad, la informalidad del empleo urbano
ha crecido espectacularmente en toda América Latina, de tal manera que el 57 por ciento de todo el empleo
urbano en Latinoamérica es informal y la cifra aumenta desde los años noventa de manera sorprendente y
preocupante, según un estudio que presentó el Banco Mundial en la capital mexicana (El Porvenir, 17/08/07).
Los países centroamericanos, aunque con elevados porcentajes de trabajadores en el sector informal urbano,
presentan, sin embargo, cifras algo diferenciadas, como puede observarse en el cuadro adjunto. Costa Rica y
Panamá son los de menor tasa en el sector informal, mientras que en 1999 Nicaragua es el país que alcanza un
mayor índice (60.6%). Costa Rica aumenta el número de empleados en el sector informal (de 36.9 % pasa a
41.6%), posiblemente a causa del mayor número de inmigrantes nicaragüenses que ocupan puestos de trabajo de
poca productividad.
El conjunto de países del istmo, a excepción de Costa Rica y Panamá, sobrepasa a finales de los noventa el
promedio del sector informal de América Latina, lo que sitúa a la región como una de las más vulnerables en la
calidad del empleo, y por tanto, con mayores dificultades para su desarrollo económico en el corto plazo.
Para todos estos años y en todos los países, hay una sensible diferencia entre hombres y mujeres en la
composición de las tasas de trabajo informal urbano. Siempre las mujeres llevan unos puntos porcentuales de
ventaja sobre los varones.
En Nicaragua el elevado índice de “sector informal urbano” tiene los mismos orígenes que en los demás
países de la región, pero hay que añadirle ciertas particularidades que nos dan cuenta de sus elevadas tasas. En
los años ochenta, la crisis económica que sufrió el país y los bajos salarios pagados en el sector formal
impulsaron a muchas personas a buscar en el sector informal lo que no les ofrecía un empleo formal. En la
década de los noventa, la aplicación de la política económica promovida por el ajuste estructural implicó una
importante reforma del sector público, incluyendo una drástica reducción del empleo estatal (unos 183,000
empleos, de los cuales 68,000 correspondían al ejército y 74,000 a las empresas estatales) (Rodríguez, 2002,40),
al que se sumó el impacto de la liberalización comercial. Muchas de las empresas textiles, agroindustriales y
metalmecánicas, entre otras, debieron cerrar sus puertas o reducir significativamente sus costos por razones de
competitividad.
En la actualidad este fenómeno continúa. Los resultados de la encuesta de empleo realizada por el INEC en
2003, revelaron que la tasa de empleo en el sector informal pasó de 62.9 en el año 2000 a 66.1 por ciento en el
año 2003, o sea 1.3 millones de nicaragüenses, cifra que se redujo levemente en el año 2005, cuando la tasa bajó
casi 3 puntos porcentuales (63.3) (INEC, Encuesta 2005). Esta importante tasa de informalidad revela un
deterioro de la calidad del empleo, puesto que los ocupados de este sector están desprotegidos de la seguridad

Cap. 2. La población - pág. 46


social, tienen bajos ingresos y no están amparados por la legislación laboral (INEC, 2004). Una característica
muy importante de este sector es que predominan los ocupados clasificados por cuenta propia, que representaron
el 50 por ciento en el año 2003, del total de ocupados en el sector informal.
Cuadro 2.26
Centroamérica: Sector Informal Urbano
Años 1990 – 1999 (%)

1990 1999
Costa Rica 36.9 41.6
El Salvador 55.6 52.2
Guatemala 54.6 55.1
Honduras 53.3 55.2
Nicaragua 49.2 60.6
Panamá 37.9 37.3
América latina 47.6 50.0

Fuente: CEPAL, Panorama Social de A.L. y el Caribe, 2000 – 2001


Gráfico 2.11
Centroamérica: Sector Informal Urbano
Años 1990 – 1999 (%)
70
60
50
40
30
20
10
0
as

ua

á
or

a
ca

a
al

t in
ad

ur

g
Ri

na
ra

la
nd
lv

te
a

ca

Pa
Sa

ica
st

Ho
ua

Ni
Co

ér
G
El

1990 1999
Am

Fuente: CEPAL, Panorama Social de A.L. y el Caribe 2000-2001


Una de las causas que parece estar muy relacionada con el elevado número de ocupados en el sector informal es
el bajo nivel de educación de la mayoría de ellos. Según la encuesta de empleo del INEC 2005 apenas el 5 %
poseen nivel de educación universitaria, 28% secundaria, 48% primaria y 17% ningún grado. Este factor incide
grandemente en los bajos niveles de productividad e ingreso, de tal manera que el ingreso promedio de los
ocupados en el sector formal resulta aproximadamente 2 veces el de los ocupados en el sector informal. Según
la mencionada encuesta del INEC, este grupo de 1.3 millones de nicaragüenses gana menos del costo total de la
canasta básica.
La situación de baja escolaridad de los ocupados en el sector informal condiciona normalmente su inserción en
laboral en aquellas ramas de actividad económica que no exigen mano de obra calificada, como Agricultura o
comercio, actividades altamente generadoras de empleo.
El considerable aumento del sector informal está asociado, según la Organización Internacional del Trabajo
(OIT) al exceso de mano de obra, que se agudiza con las corrientes migratorias del campo a la ciudad, las
migraciones transfronterizas y la incorporación de la mujer en las actividades económicas. Esta, presionada por
la necesidad apremiante de ingresos, acepta en muchas ocasiones los trabajos peor situados en la economía
informal, debido a sus bajos niveles de escolaridad, y a las cargas familiares que debe soportar. También el

Cap. 2. La población - pág. 47


avance del sector de “tecnología punta” traspasa muchas personas no cualificadas del sector formal hacia el
informal.
Gráfico 2.12
Evolución del mercado laboral formal e informal
1985 – 2003 (%)
80
70 68 66.3 70.8
65.7 62.9 66.1
63.3
60
52.1
50
47.9
40
37.1 36.7
30 34.3 32 33.2 33.9
29.2
20
10
0
1985 1993 1995 1998 1999 2000 2003 2005

informal formal

Fuentes: 1985 a 1999: PNUD, Desarrollo..2001; INEC, (2000 y 2003, 2005)

3.4 EL DESEMPLEO
El problema del desempleo en América Latina y en particular en Centroamérica presenta dos dimensiones bien
diferenciadas: una estructural (crecimiento demográfico, trayectoria del desarrollo económico, avances
tecnológicos, etc.) y la otra coyuntural. Esta se inició con la crisis de principios de los años ochenta,
caracterizada por la pérdida de vitalidad de las exportaciones tradicionales con el consiguiente deterioro de los
términos de intercambio, el endeudamiento externo, el aumento de los tipos de interés internacionales y la
consiguiente estrechez financiera, y continuó en los noventa con las medidas de ajuste estructural, que se
concretizaron en la privatización de las empresas públicas y su correspondiente aumento de desempleo, y en la
liberalización comercial, lo que supuso el cierre o deterioro de muchas empresas en aras de la competitividad y
su consiguiente pérdida de empleos.
El desempleo en América Latina llegó en 2004 a su nivel más alto en muchos años. Según la OIT, el desempleo
latinoamericano alcanzó en este año 2004 una tasa de 10.5 por ciento; desempleo que se ve acompañado por una
brecha salarial cada vez mayor entre trabajadores calificados y no calificados. Existe, además en la región, otra
característica: la “reasignación laboral” por la cual, en promedio cada año se crea o se destruye
aproximadamente uno de cada cuatro empleos y un gran porcentaje de trabajadores cambia de trabajo y se
mueve entre períodos de empleo, desempleo e inactividad.
Los trabajadores desplazados involuntariamente de sus trabajos tienden a encontrar empleos con menor salario
que el del empleo anterior, debido muchas veces a su deficiente preparación para hacer frente a los actuales
niveles de reasignación2.
En la década de los noventa el desempleo creció en la mayoría de los países latinoamericanos, concentrado sobre
todo en el período 1997-1999. En México, y en la mayoría de países de Centroamérica y el Caribe predominó
por el contrario, una tendencia a la reducción de la desocupación, con excepción de Nicaragua. Ahora bien,
según los informes de la OIT y la CEPAL alrededor del 80% de los empleos creados en América Latina durante
la década de los noventa son de naturaleza temporal; es decir, el proceso que han seguido los múltiples puestos
de trabajo creados en esta década consiste en una precarización y pauperización del empleo de las grandes masas

2
Una de las sorpresas de los investigadores que redactaron el informe del BID ”Mercado laboral de América Latina
mejoraría con más tecnología”, está en el hecho que la ola de privatizaciones de los años 90 y la liberalización del comercio
internacional tuvieron poco efecto en el desempleo. (BID, 2003)

Cap. 2. La población - pág. 48


de trabajadores, lo que equivale a empleo a medio tiempo o empleo parcial; trabajo asalariado a domicilio y
pagado por pieza, trabajos “regulares” pero remunerados por la mitad…Todo ello representa para el trabajador
una creciente pérdida de derechos laborales y sociales, tales como educación, salud, prestaciones económico-
sociales, vivienda, etc
Cuadro 2.27
Centroamérica: desempleo total urbano
Años 1990 - 2003
1990 1999 2003 2005
Costa Rica 5.3 6.1 6.8 6.9
El Salvador 9.9 6.9 6.2 …
Guatemala 3.5 2.8 6.0 …
Honduras 6.9 5.3 7.5 …
Nicaragua 7.6 13.8 12.5 5.6

Fuente: CEPAL, Panorama, 2006. Cifra Nicaragua 2005, INEC 2005,


Gráfico 2.13
América Latina: Ocupación y desempleo
1990 - 2007

Tasa ocupación Tasa desempleo

Fuente: CEPAL, 2007


Sin embargo, según el Estudio económico de América Latina y el Caribe 2006-2007 de la CEPAL, en 2006 la
expansión económica de esta región favoreció la generación de empleo. Se estima que cerca de seis millones de
personas se sumaron al número de ocupados urbanos. De esta manera, continuó la recuperación de la tasa de
ocupación iniciada en 20033, fenómeno consignado en 15 de los 18 países para los que se dispone de
información. En particular, la CEPAL destaca la significativa generación de empleo asalariado, que creció un
4.1%, manteniendo el dinamismo de los dos años anteriores, y contribuyó con el 89% de los puestos de trabajo
generados en 2006.
La tasa de desempleo para América Latina en este año 2006 fue 8.6%, lo que supuso un descenso de 0.5 puntos
porcentuales, inferior a la disminución de 1.2 puntos registrada en el 2005. Desde el 2003 la tasa de desempleo
acumula una baja de 2.4 puntos porcentuales, lo que contribuye a la recuperación de los niveles de la primera
mitad de los años noventa (CEPAL, Estudio,2007). Las disminuciones más pronunciadas se produjeron en los
países cuyas economías se expandieron a un ritmo más acelerado en el último trienio (Argentina, Uruguay,

3
Para la CEPAL la recuperación inicia en 2003; en cambio según la OIT, el año 2004 es el que marcó el cenit de la
desocupación en América Latina, como hemos señalado con anterioridad.

Cap. 2. La población - pág. 49


Venezuela y Colombia, en ese orden) y que habían registrado tasas de desempleo muy altas antes de iniciarse la
recuperación.
El desempleo en Centroamérica, aparece con tasas inferiores a muchos de los otros países latinoamericanos. A
excepción de Nicaragua, ningún país del istmo alcanza los dos dígitos desde los años 90 hasta 2003, que es la
fecha límite de datos de la CEPAL para la zona. Ello puede ser debido al elevado número de trabajadores en el
sector informal, que, como hemos visto, supone unos porcentajes muy elevados en el mercado laboral. A
excepción de Costa Rica, todos los países centroamericanos muestran valores superiores al promedio de América
Latina en el sector informal, que era 50 por ciento (porcentajes comprendidos entre 52.2% de El Salvador a
60.6% de Nicaragua para el año 1999). Otra posible explicación a la menor tasa de desempleo en los países del
istmo se encuentra en la gran proliferación de empresas bajo régimen de Zonas Francas, las cuales aprovechan
los bajos salarios, especialmente de la mano de obra femenina, cubriendo con ello, una buena parte de la oferta
de empleos, y reduciendo la tasa de desempleo.
Hay que tener en cuenta que la falta de un empleo obviamente está incidiendo en que haya más pobreza. Además
el desempleo es mucho más significativo en el sector de las mujeres y los jóvenes, los dos grupos más afectados
por un mercado laboral escaso.
Los datos que maneja la OIT para la región centroamericana registran el hecho que los desocupados no son
necesariamente analfabetos. Una buena parte cuenta con una primaria o secundaria completa y hasta con
educación superior, es decir universitaria. Pero así como un licenciado puede permitirse el lujo de esperar un
empleo más adecuado a sus conocimientos y demandas, la gente más pobre y sin educación no puede hacerlo, y
debe acogerse a ocupaciones de baja o nula productividad, con remuneraciones tan bajas que en realidad son más
desempleadas que las oficialmente desempleadas.
En el cuadro que antecede se puede observar como el nivel educativo influye en un mayor índice de desempleo,
pero no es definitivo. Así, aunque la mayor tasa de desocupados tanto de la ciudad como del área rural se
encuentra en el grupo de los que ni tan siquiera terminaron su Primara (22.2 y 28.8 %), es notoria la tasa de
desempleo de los que tienen su enseñanza media completa (19.4 y 11.7%) o incluso de los que tienen educación
superior (14.1% y 6.4%).
Cuadro 2.28
Nivel de Desempleo en Centroamérica:
Perfil según Nivel Educativo

Nivel Urbano Rural


Sin educación 7.2 15.4
Primaria Incompleta 22.2 28.8
Primaria Completa 15.2 18.4
Media Incompleta 21.9 19.3
Media Completa 19.4 11.7
Superior 14.1 6.4
100.0 100.0
Fuente: OIT 2005
Si observamos las diferencias de nivel educativo de los desempleados del área urbana o rural, comprobaremos
que en esta última abundan más los que no tienen ninguna educación o la primaria incompleta, mientras que el
porcentaje de desempleados con estudios universitarios en el área rural es muy baja (6.4%).
La importancia de la educación secundaria y terciaria no sólo está relacionada con la posibilidad de encontrar
empleo, sino también en el potencial de ingresos. Según el estudio del BID “Se Buscan Buenos empleos: Los
Mercados Laborales de América Latina”, “por cada año de educación secundaria se aumenta los ingresos un 11
por ciento respecto a los ingresos de los trabajadores que sólo tienen educación primaria. Y un título
universitario de cuatro años aumenta los ingresos un 85 por ciento adicional” (BID, Mercado laboral, 2003).
Asimismo, en relación al fenómeno antes indicado de la reasignación laboral que penetra toda la oferta laboral
en la actualidad, resulta mucho más fácil encontrar un nuevo empleo a aquellos trabajadores con enseñanza
secundaria o terciaria, por la mayor facilidad que presentan a la readaptación a nuevos retos y nuevos niveles de
reasignación, que a los que tienen tan sólo primaria o no tienen estudios.

Cap. 2. La población - pág. 50


Gráfico 2.14
Nivel de Desempleo en Centroamérica:
Perfil Según Nivel Educativo.
60

50

40

30

20

10

r
a
n

r io
a
a

et
et

et
et

pe
ac

pl
pl
pl
pl

m
m
m
m

Su
uc

Co
co
Co
co
ed

In
In

ia
ia
n

ia
ia

ed
Si

ar

ed
ar

im

M
im

M
Pr
Pr

urbano rural

Fuente: OIT 2005

El desempleo en Nicaragua
La falta de empleo fue uno de los problemas más sentidos por la población nicaragüense en los años noventa.
Mientras la PEA creció en 505,500 personas entre 1990 y 1999, la ocupación absorbió a 417,000 personas, o sea
el 82.5%.(PNUD, 2000). La tasa de desempleo abierto creció al inicio de la década, pero paulatinamente fue
descendiendo a partir de 1994 hasta llegar a 9.8 por ciento en el año 2000, y a 5.6 por ciento en 2005. La elevada
tasa de desempleo de esos años de ajuste tuvo mucho que ver con las medidas implementadas por los gobiernos
de esos años. Una de las medidas productoras de desempleo fue el cierre de las empresas estatales y su no
sustitución por empresas privadas. También producía desempleo el elevado precio del dinero y la dificultad en la
obtención de préstamos por parte de los pequeños o medianos productores agropecuarios y también por parte de
las pequeñas y medianas empresas. A ello se añadió la liberalización del mercado, con el consecuente aumento
de las importaciones y el cierre de muchos puestos de trabajo por falta de competitividad, tanto en el campo
como en la ciudad. Y aún se debería añadir el direccionamiento de la inversión al sector financiero o a negocio
no productivos.
La liberalización a ultranza impedía una política administrativa de ayuda a determinados sectores productivos.
Esto produjo estancamiento o debilitamiento del sector empresarial, aumentando con ello el desempleo del país.
De acuerdo a la política neoliberal implementada en esos años de ajuste, para supuestamente reducir el
desempleo se flexibilizó el mercado laboral, mediante medidas tales como el aumento del trabajo parcial,
facilitar el despido, aumento del trabajo temporal y descentralización de la negociación colectiva. A pesar de
esas medidas, el desempleo continuó alto en los años noventa, así como la precariedad del trabajo y la reducción
salarial, y como consecuencia, se multiplicó la inseguridad laboral y la pérdida de capacidad adquisitiva por
parte de esos empleados temporales, que paulatinamente iban pasando a engrosar las filas de los desempleados.
Si, como hemos dicho anteriormente, a partir de 1994 ya se inició la disminución de la tasa de desempleo, en la
época Alemán, de forma progresiva y hasta el año 2000, la tasa de subutilización (desempleo abierto más
desempleo equivalente de los subempleados) siguió la débil línea de descenso iniciada con anterioridad; sin
embargo, en el año 2001 retoma su tendencia alcista para situarse en una tasa de 24% del total de la población
económicamente activa. Es decir, una cuarta parte de la población estaba abiertamente desempleada, o con
empleos tan precarios (unas horas al día o unos pocos días a la semana) que las horas que dejaban de trabajar

Cap. 2. La población - pág. 51


(desempleo “equivalente”) sumadas a las de desempleo abierto totalizaban el 24 % de las horas que se hubieran
podido trabajar en el país.
Cuadro 2.29
Nicaragua: Tasas de desempleo en porcentaje de la PEA
1996 – 2005
Años 1996 1998 2000 2001 2003 2004 2005
Desempleo abierto 16.0 13.2 9.8 11.6 7.0 6.5 5.6
Desempleo equivalente 11.6 11.6 12.1 12.4 12.7 12.6 12.6
Tasa subutilización 27.6 24.8 21.9 24.0 19.7 19.1 18.2

Fuente: elaborado en base a BCN,a INEC, Encuesta 2005 y para desempleo equivalente, estimaciones Dr. Avendaño
Gráfico 2.15
Nicaragua: Tasa de desempleo global
Años 1996 - 2005
30

25

11.6
20
11.6
12.4
15
12.1
12.7 12.6
12.6
10
16
13.2 11.6
5 9.8
7 6.5 5.6
0
1996 1998 2000 2001 2003 2004 2005

desempleo abierto desempleo equivalente

Fuente: elaborado en base a BCN,a INEC, Encuesta 2005 y para desempleo equivalente, estimaciones Dr. Avendaño
La explicación a la reducción del desempleo hasta el año 2001 se encuentra en primer lugar en el aumento de
puestos de trabajo en la reconstrucción de infraestructuras post Micht, y en el aumento espectacular de la
emigración en los años 2000 y 2001 (muy relacionada con la pérdida de empleo en el campo a raíz del mismo
desastre natural del Micht y posteriormente con la crisis del café). El aumento del saldo migratorio negativo de
esos años fue notorio: 30,598 en el año 2000 y 72,913 en el año 20014 cuando en los años anteriores los valores
netos habían sido positivos (aunque descendentes, pasando de 15,000 entradas netas en 1995 a 7,000 en 1999).
En el año 2001, el doce por ciento de los hogares nicaragüenses declararon que alguna persona que fue miembro
del hogar había migrado al exterior (INEC, 2001, b). Generalmente los emigrantes eran jóvenes en edad de
trabajar, por lo que su marcha redujo el problema del desempleo, a la par que proporcionaba las remesas que
habían de ser una fuente de supervivencia para aquellos hogares que estaban sumidos en la pobreza

4
Estas son las cifras que ofrece la Dirección general de Migración y Extranjería, y que por tanto, corresponden a los
nicaragüenses que salieron del país por vías legales. A este número habría que añadir los miles que lo hicieron de forma
ilegal, con lo que la cifra sería mucho más elevada.

Cap. 2. La población - pág. 52


La considerable reducción de la tasa de desempleo abierto desde 2003, tiene diversas explicaciones. En primer
lugar, el sustantivo incremento de industrias bajo régimen de Zonas Francas, no sólo en Managua, sino
localizadas en todo el país, han absorbido una buena cantidad de empleos directos (85,000 en el año 2006) y otra
mucha mayor de empleos indirectos.
Cabe decir que una gran parte de la mano de obra de estas empresas es femenina, por lo que la tasa de desempleo
femenino se redujo hasta el 6% en el año 2005 (INEC, 2006). En segundo lugar el fenómeno migratorio, que ya
había incidido con fuerza en los años anteriores, cobró una inusitada importancia en los últimos años, de tal
manera que aproximadamente 100,000 nicaragüenses anuales emigraron en los últimos seis años (593,448 entre
2001 y 2006, según Migración y Extranjería 2007), cifra equivalente a la cantidad de jóvenes que acceden al
mercado de trabajo cada año por primera vez
Gráfico 2.16
Tasas de desempleo abierto en porcentaje de la PEA
1996 - 2005
18
16 16
14 14.3
13.2
12 11.6
10 10.7
9.8
8
7 6.5
6 5.6
4
2
0
1996 1997 1998 1999 2000 2001 2003 2004 2005
Fuente: Elaborado en base a BCN, a e INEC, Encuesta 2005
En tercer lugar, el crecimiento del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) de los últimos años (6.1 por
ciento entre noviembre 2004 y noviembre 2005, INEC 2006) da cuenta de la creación de nuevos puestos de
trabajo en distintos sectores productivos, y por tanto una disminución del desempleo. También debe señalarse
que las instituciones gubernamentales cambiaron la metodología estadística, usando un sentido más restrictivo
del concepto de desempleo abierto.
En la actualidad, y en relación a los demás países centroamericanos, la tasa de desempleo abierto de Nicaragua
(5.6 %) no difiere mucho de la tasa promedio de los demás países de la región. Las cifras que nos ofrecen INEC
y OIT nos proporcionan el siguiente cuadro:
Cuadro 2.30
Tasas de desempleo Centroamérica
Países Tasas
Costa Rica, (julio 2004) 6.5
El Salvador (año 2003) 6.9
Guatemala (1er trimestre 2003) 2.8
Honduras (marzo 2004) 5.9
Nicaragua (noviembre 2005) 5.6
Fuente: INEC , Encuesta 2005, OIT

En lo que respecta a las tasas de desempleo por grupo de edades, los valores más altos se ubican en la población
joven (15 a 24 años). La población adulta considerada de 25 años y más, registra menores tasas de desempleo
que la población joven.
En relación a la evolución de la tasa de desempleo por sexo, la correspondiente a los hombres, a Noviembre de
2005 (5.4%) es menor que la alcanzada por las mujeres (5.9%). Sin embargo, durante el período Noviembre
2004 a Noviembre 2005, la tasa de desempleo de las mujeres disminuyó 2.1 puntos porcentuales, en contraste
con la de los hombres que, en este lapso de tiempo se redujo apenas 0.3 puntos porcentuales.

Cap. 2. La población - pág. 53


Gráfico 2.17
Tasas de desempleo abierto en Centroamérica
6.9
7 6.5
5.9
5.6
6

4
2.8
3

0
CR ES G H N

Fuente: INEC, encuesta 2005 y OIT

Subempleo
El subempleo es producto de las deficiencias del mercado de trabajo, característico de los países en desarrollo.
Los subempleados son o bien aquellos trabajadores que no encuentran puestos de acuerdo a sus habilidades y
calificaciones y optan por no estar desempleados trabajando con horarios más reducidos, o bien aquellos que
presionados por la urgencia económica han de integrarse en empleos con nieles de calificación inferior o en
unidades económicas menos productivas, reduciendo sus niveles de ingresos.
Cuadro 2.31
Nicaragua: subempleados por insuficiencia de ingresos y horas,
área de residencia y sexo
País nov-00 nov-03 nov-04 nov-05
Subempleados 100 100 100 100
Por insuf.de horas 27.6 34.7 31.7 36.2
Por insuf.de ingresos. 72.4 65.3 68.3 63.8
Hombres
Subempleados 100 100 100 100
Por insuf. de horas 28.1 35.3 36.7 37.6
Por insuf. de ingresos. 71.9 64.7 63.3 62.4
Urbana
Subempleados 100 100 100 100
Por insuf.de horas 27.6 34.5 37.3 35.1
Por insuf.de ingresos. 72.4 65.5 62.7 64.9
Rural
Subempleados 100 100 100 100
Por insuf. de horas 27.5 34.9 35.2 37.7
Por insuf. de ingresos. 72.5 65.1 64.8 62.3

Fuente: MITRAB nov.00/INEC el resto (citado por INEC, Encuesta 2005)


Según la Encuesta de Hogares del INEC, 2005, los ocupados subempleados en todas las encuestas en el ámbito
nacional a partir del año 2000, revelan que más de la tercera parte de los ocupados son subempleados;
predominan los subempleados masculinos, ocupando el 54.1 por ciento del total de ocupados ubicados en esta
categoría, pero en el área urbana es mayoritario el subempleo femenino, y es mayoritario el número de
subempleados invisible o por insuficiencia de ingresos: en noviembre de 2005 constituían el 63.8% del total de

Cap. 2. La población - pág. 54


subempleados. Las actividades económicas que absorben mayor cantidad de subempleo son: construcción,
comercio, hoteles y servicios comunales, sociales y personales.

4.1 DESIGUAL DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN


La población de Nicaragua no está uniformemente distribuida entre las distintas áreas del país. Factores
geográficos, históricos, económicos y socioeconómicos han contribuido a la configuración de la distribución
actual poblacional en el territorio nicaragüense.
Los primeros asentamientos humanos más importantes en nuestro territorio se ubicaron en la zona del Pacífico,
a orillas de los lagos y ríos, atraídos por la fertilidad de los suelos y del clima. Con ello se dibujaba ya lo que
sería esta zona del Pacífico, la más poblada de Nicaragua, tanto en la época prehispánica, como durante la
Colonia y hasta el momento actual.
La zona Central y Norte conoció épocas de auge y decadencia poblacional, según la explotación económica a la
que fue sometida. Auge en el norte en la época del desarrollo minero (durante la Colonia principalmente), auge
en las tierras jinoteganas y matagalpinas con el cultivo del café a principios de siglo XX. La zona del Atlántico,
aunque con restos de poblamientos muy antiguos, debido a sus características geográficas (selva tropical) ha sido
siempre la menos poblada. Incluso cuando a principios de siglo XX se vio sometida a la explotación bananera
por parte de compañías transnacionales, o cuando también fueron explotadas las minas de oro y plata de
Bonanza, Siuna y Rosita, la población no creció demasiado.
Cuadro 2.32
Distribución de la Población por Región Geográfica, Porcentaje y Densidad
Censos 1906 - 2005
Total Pacífico Central Atlántico
y Norte

Fuente: INEC, Censo 2005 * INETER 2006, la superficie no incluye lagos ni lagunas

Cap. 2. La población - pág. 55


Tomando las tres grandes regiones naturales que configuran el territorio nicaragüense la distribución de la
población es la siguiente:
• Zona del Pacífico, con el 15.1 % del área nacional, tiene el 54% de la población del país. Es la zona
donde se concentran los plantíos de caña de azúcar, ajonjolí y maní. Es también zona ganadera. En ella
se concentra una buena parte de la actividad agroexportadora.
• Zona Central y Norte, con el 40% del área nacional, y el 32% de la población del país. En esta
zona es donde se encuentran la mayores extensiones sembradas de café y granos básicos. Importante
zona ganadera.
• Zona del Atlántico, con el 44% del área nacional, y el 14% de la población del país. Es la zona que
antiguamente había estado sometida a la explotación de las compañías bananeras y mineras. En la
actualidad importante zona pesquera y maderera.
Destaca la región del Pacífico por su elevado porcentaje de la población del país a lo largo de los 150 años
reseñados: inicia con un 57 % en 1906 y con altos y bajos, siempre abarcando más de la mitad de la población
total, mantiene un 54 % en 2005. La región Central y Norte alcanza su máximo en 1920, con 39% (auge del
café), y aunque disminuye su porcentaje consigue mantener un 32 por ciento en 2005. La región del Atlántico,
de pocos cambios entre 1906 y 1963, aumenta su significación a partir de este momento. Como área de
colonización y expansión de la frontera agrícola, aparte de un crecimiento natural elevado, ha recibido
importantes flujos de población, lo que le ha permitido pasar de casi un 7 por ciento en 1963 al 14 por ciento en
el año 2005. Duplicó su peso porcentual en 40 años.
En la actualidad, según el Censo de 2005, efectuado por el Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos, la
distribución de la población en Nicaragua es la indicada en el cuadro que se adjunta
Una de las causas que explica tan desigual distribución de población es la enorme dificultad que supuso para el
desarrollo de las regiones Norte, Central y principalmente el Atlántico, la ausencia de buenas comunicaciones.
Todavía en la actualidad no existe una carretera que una el Atlántico con las regiones Central y del Pacífico.

4.2 POBLACIÓN URBANA Y POBLACIÓN RURAL


La población urbana de Nicaragua en 2005 se elevaba al 55.9 por ciento de la población total. Si tenemos
en cuenta que en 1950 sólo era un 32.5 % deberemos constatar que nuestro país, como la mayoría de los de
América Latina, ha sufrido en las tres últimas décadas un cambio profundo en este aspecto. En una palabra, que
en Nicaragua también se da, y con bastante intensidad el éxodo rural.
El éxodo rural es un fenómeno estrechamente ligado a la Revolución Industrial. En Europa y en América del
Norte este progresivo abandono del campo comenzó durante el siglo XIX. Este flujo migratorio respondía a la
falta de puestos de trabajo en el campo en contraste con la creciente oferta de trabajo industrial en la ciudad, así
como a las posibilidades que ésta ofrecía para prosperar económica y socialmente.
En el mundo en desarrollo el éxodo rural empezó mucho más tarde y todavía en la actualidad está en pleno
apogeo. Ello responde al atraso con que en estos países se inició la industrialización en comparación con los
países desarrollados. Los excedentes de población rural que se desplazan hacia la ciudad suelen concentrarse en
la periferia de la misma en barrios con pésimas condiciones de vida.
En general, las migraciones en el interior de un país son el resultado de las desigualdades económicas entre
regiones, y esta desigualdad se ve todavía empeorada por las mismas migraciones. En efecto, las zonas
receptoras se benefician con la llegada de jóvenes trabajadores que hacen crecer la población y además estimulan
su desarrollo (no hay que olvidar sin embargo, los enormes problemas que a su vez aportan a la ciudad:
infraestructura sanitaria y educativa, vivienda, etc.). Las zonas emisoras, aunque solucionen sus problemas a
corto plazo (la falta de puestos de trabajo, por ejemplo) al final salen perdiendo, ya que la marcha de las personas
más dinámicas reduce no sólo su crecimiento demográfico sino sobre todo las posibilidades de expansión
económica.
De todos los países centroamericanos Costa Rica es el que tiene un mayor grado de urbanización (63 %) le
sigue El Salvador (60 %), Nicaragua (56 %), Guatemala (48%) y finalmente Honduras (47%). Ello significa que
los dos últimos países son todavía en la actualidad más rurales que urbanos (UNFPA 2007).
Cap. 2. La población - pág. 56
Respecto al mundo latinoamericano, Nicaragua queda muy por debajo de varios países que están sufriendo en
los últimos cuarenta años toda la problemática del éxodo rural masivo, agrandando el tamaño de sus ciudades,
hasta tal punto que se hacen imposibles de ordenar y adecuar a las necesidades de tan gran número de habitantes.
Según el Informe de la Naciones Unidas de 2003, de las 24 megaciudades del mundo (con más de 8 millones de
habitantes), 4 se encuentran en América Latina: Ciudad de México (18. 7 millones) , Sao Paulo (17.9), Buenos
Aires (13), Río de Janeiro (11.2) y Lima (7.9) pronto alcanzará esta categoría. Entre 1950 y 2005 el porcentaje
de población urbana en América Latina y el Caribe pasó de 41.9% a 77.6%. Actualmente la mayoría de la
población en América Latina y El Caribe es urbana, más que la población urbana europea (73.3%) y un poco
menos que la población urbana norteamericana (80.8%).
Véase en el cuadro adjunto el crecimiento de la población urbana de Nicaragua y la evolución seguida, según los
censos: del 35.2 % en 1950 se pasó al 55.9% en 2005.
Cuadro 2.33
Nicaragua: Crecimiento de la población urbana
1950 –2005 (%)
Censos Urbana Rural
1950 35.2 64.8
1963 40.9 59.1
1971 47.7 52.3
1995 54.4 45.6
2005 55.9 44.1
Fuente: INEC, Censo 2005
Gráfico 2.18
Distribución porcentual de la población por área de residencia
Censos de 1950 a 2005

2005

1995

1971

1963

1950

0 50 100

urbana rural
Fuente: INEC, Censo 2005
Como se puede observar el salto hacia la urbanización se dio en los años 60 y 70. fue sobre todo fruto de la
expulsión de la mano de obra campesina, debido a la implementación de los cultivos agroexportadores (algodón
y azúcar principalmente) altamente modernizados y con pocos requerimientos de empleo, junto al proceso de
industrialización en el marco del Mercado Común Centroamericano, el cual, sin embargo generó pocos puestos
de trabajo. En los años posteriores, varios factores determinaron la movilidad de la población hacia la ciudad,
entre los que se destacan los efectos de la guerra y las crisis económicas de las décadas de 1980 y 1990, las
repercusiones de las medidas de ajuste estructural de los noventa, y el impacto de la reorientación de la
economía y la globalización, con cambios profundos en el mercado de trabajo, de los cuales, una clara expresión
puede ser la maquilización del país.

Cap. 2. La población - pág. 57


En el 2005, de los 15 departamentos y las 2 regiones autónomas del país, sólo ocho tienen una población urbana
mayor al 50 % ;de estos departamentos seis pertenecen a la región del Pacífico (Chinandega, León, Managua,
Masaya, Granada y Carazo) y los dos restantes a la región Central y Norte (Estelí y Chontales). La región del
Atlántico sigue siendo rural.
Cuadro 2.34
Nicaragua: Evolución crecimiento principales ciudades 1988 - 2005
1988 1995 2005
1 Managua 828,821 903,100 937,489
2 León 142,329 161,500 174,051
3 Masaya 84,382 117,523 139,582
4 Matagalpa 114,174 104,381 133,416
5 Chinandega 100,382 117,037 121,793
6 Estelí 68,963 92,988 112,084
7 Granada 92,819 96,996 105,171
8 Tipitapa ... 2,808 101,685
9 Jinotega 127,976 77,222 99,382
10 El Viejo 63,560 69,055 76,775
Fuente: INEC 1988, INEC, censo 2005
El fenómeno urbanizador de Nicaragua nos ofrece ciertas peculiaridades. Por ejemplo, se ha observado que
recientemente una parte importante de la mano de obra temporal (que siempre ha tenido una importancia
considerable como lo ilustran los trabajadores de cosechas y zafras de ciclo anual, especialmente en los
productos de agroexportación), tiene una residencia urbana. Algunos campesinos y trabajadores rurales se
desplazan periódicamente hacia algunas zonas urbanas donde desempeñan funciones de servicio o de
construcción, asentándose en ellas (“Demografía: una población joven, poco instruida y móvil” en Enciclopedia
de Nicaragua, 2002).
Cabe destacar asimismo, la evolución seguida por la ciudad de Managua en su crecimiento urbano. Si nos
atenemos a las estadísticas, no ha tenido un crecimiento espectacular: 828 mil habitantes en 1988, 903 mil en
1005 y 937 mil en 2005, lo que significa un crecimiento del 13 %. Sin embargo hay que reparar en el proceso
seguido por Tipitapa; ciudad que en la actualidad tiene más de cien mil habitantes, y que en 1995 apenas
contaba con cerca de tres mil. Esta población, junto a Ciudad Sandino (75,083 habitantes) , ciudad de reciente
creación, han pasado a ser prácticamente unos suburbios de Managua.

Capítulo 3. INTRODUCCIÓN AL SECTOR AGROPECUARIO

1 CARACTERÍSTICAS Y ESTRUCTURA PRODUCTIVA AGROPECUARIA EN


CENTROAMÉRICA.

Según la CEPAL (Istmo centroamericano 2005, 3) los rasgos que definirían al sector agropecuario
centroamericano en los últimos años, después de aplicar las medidas de ajuste son los siguientes:
1) Escasos recursos orientados al sector. El sector genera excedentes que fluyen al resto de la economía vía
ahorros, precios, etc., pero la asignación de recursos del gobierno central ha sido muy escasa. En 2003 y 2004
apenas representó un 2,3% del total y el crédito agropecuario constituyó únicamente 7% de la cartera crediticia

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 58


total de los sistemas bancarios. Con esta menguada ayuda se comprende la dificultad del sector para hacer frente
a la modernización productiva, para fortalecer la productividad y para disminuir la pobreza. El resultado más
tangible se encuentra en la emigración del capital humano para escapar de ese medio rural que le resulta tan
adverso.
Gráfico 3.1
Dedicación de la superficie terrestre en el Istmo centroamericano en 2003

otros cultivos
14% 15%

pradera-
pastos
bosque 27%
44%

Fuente: FAOSTAT 2006


Gráfico 3.2
Centroamérica: porcentaje del área de cultivo según producto 2003

ajonjolí otros
1% 13%
naranjas
1% m aíz
bananos 32%
2% palm a
2%
s orgo
5%
arroz
6%

caña
9%
café
frijoles 17%
12%

Fuente: FAOSTAT 2006


Un reciente estudio del Banco Mundial sobre el desarrollo rural en América Latina (Ferranti et al., 2005) calcula
que la aportación del estado al sector rural es sólo la mitad de lo que debería aportar (pág. 25): si en América
Latina el valor añadido primario representa el 7% del PIB (pág 35)1, del gasto total estatal el 7% debería ir al

1
El mismo informe indica que el sector rural debería recibir más que lo que él representa dentro del PIB, puesto que la
materia prima que de él sale dinamiza otros sectores y tiene un peso importante en la exportación (pág. 15): “[...] el aporte

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 59


sector agrícola y en la realidad va mucho menos, e incluso la mitad de lo que va está mal orientado
(subvenciones a quienes no las necesitan; pág. 21).
2) Factores externos adversos. Fueron varios. En primer lugar los bajos precios internacionales de algunos
productos, como el banano, el azúcar, el café y los camarones, así como el maíz y el trigo: en 2003 los precios de
las principales exportaciones agropecuarias fueron 30% menores que en 1995. El aumento en el precio del
petróleo contribuyó además a encarecer los costos agrícolas, de transporte, de insumos químicos y de energía
eléctrica.
El proteccionismo á los productores de los países de la OCDE (32% de los ingresos de las fincas) fue otro factor
adverso al que debieron enfrentarse los productores centroamericanos, fomentando el desinterés por la
producción ante una persistente depresión de los precios mundiales de bienes agrícolas básicos.
La apertura comercial para el sector agropecuario unida en varios países de la región a las negociaciones del
CAFTA, ha facilitado las importaciones de granos, especialmente maíz y arroz, y de leche y ha propiciado un
incremento comercial a nivel regional. Sin embargo ello acarreó presiones competitivas, con exigencias de
modernización y en algunos casos de reconversión productiva, que demandaban inversiones difíciles de
conseguir en un contexto de aguda restricción crediticia.
Otro factor adverso fue el irregular régimen de lluvias. En 2003 dañó la producción de granos básicos y en
algunos países la cosecha de café. En 2004 las sequías e inundaciones afectaron las hortalizas y el frijol en Costa
Rica, y la sequía de 2003 afectó la producción de granos básicos en Honduras, Nicaragua y Guatemala.
3) Modernización de determinadas áreas. A pesar de todas las limitaciones antes descritas el productor
centroamericano ha iniciado transformaciones productivas encaminadas a conseguir mayor resistencia a plagas y
a enfermedades con la incorporación de nuevas variedades de maíz, arroz y frijol, o a la búsqueda de mayores
rendimientos y mejor resistencia a enfermedades en la producción de piñas, bananos y caña de azúcar. Al mismo
tiempo se ha implementado una amplia difusión de semillas mejoradas en granos básicos.
El café ha experimentado un proceso de modernización por el mejoramiento de su calidad, tanto en la fase
agrícola como en la de beneficiado. Cabe destacar asimismo el empuje demostrado en la penetración de nuevos
mercados y su participación en ferias internacionales.
Los lácteos, mediante el fortalecimiento de sus cadenas productivas al incorporar medidas de sanidad e
inocuidad y mejor calidad en general, consiguieron un buen desempeño en el proceso de modernización, así
como muchas de las empresas avícolas mejoraron su productividad y se ampliaron.
Quizás uno de los logros más importantes, debido a las exigencias de los mercados internacionales, se encuentra
en el fortalecimiento de los sistemas de sanidad y de inocuidad agropecuaria, para lo cual ha sido determinante la
colaboración entre el sector público y el privado. Los ministerios de agricultura han dirigido o apoyado los
procesos de transformación y adecuación a las exigencias sanitarias internacionales, con la colaboración de la
cooperación internacional y la de los propios interesados.
Posibles impactos del DR-CAFTA en el sector agropecuario de la región
La mayoría de expertos están de acuerdo en que es sumamente difícil poder diagnosticar el verdadero impacto
que sobre el sector agropecuario y el desarrollo rural de Centroamérica pueda tener el tratado DR-CAFTA, por
tres motivos principales. En primer lugar porque, a pesar de la apertura comercial que han mantenido muchos de
esos países a partir de los años ochenta o noventa, algunos productores de productos sensibles han venido
disfrutando de un grado considerable de protección. En segundo lugar porque existen temores acerca de la
capacidad que tenga la economía rural de aprovecharse en el corto y mediano plazo de las nuevas oportunidades
de acceso al mercado norteamericano. Y finalmente porque la gran complejidad productiva del sector y la
existencia de vacíos de información importantes hacen difícil predecir los resultados del tratado en la agricultura
regional.

del crecimiento de la agricultura primaria al bienestar nacional en América Latina y el Caribe tiende a ser dos veces mayor
que la producción agrícola primaria como proporción del PIB. En otras palabras, mientras un criterio contable simplista del
sector implica que un aumento de un 1% en la producción agrícola de América Latina y el Caribe estaría relacionado con un
aumento de 0.12% en el ingreso nacional, nuestra estimación sugiere que la contribución al bienestar nacional se acercaría
más bien a un aumento del 24%”

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 60


Sin embargo a grandes rasgos parece que la negociación del CAFTA ha tenido parcialmente en cuenta a los
productores de productos sensibles, quienes gozarán de amplios períodos de ajuste y salvaguardias especiales
mientras preparan mejores condiciones competitivas para cuando se desgraven totalmente los aranceles. No
obstante, parece que esta ventaja no podrá ser aprovechada por aquellos productores ubicados en zonas
marginales y pobres, sin activos claves y dinamizadores, a los cuales se les hará muy difícil poder aprovechar
estos períodos de ajustes. En relación a la disminución de precios de algunos productos básicos derivados del
DR-CAFTA, es posible que esto beneficie a la población en general, pero no a los productores de productos
sensibles, los cuales verán mermar sus ingresos, a menos que se diseñen para ellos programas gubernamentales
focalizados
En realidad el principal problema derivado de la aplicación del CAFTA, no se encuentra tanto en los efectos
negativos que en sí mismo pueda tener, sino en la incapacidad de los gobiernos y de los productores para adaptar
la economía a la liberalización comercial. Por ejemplo, a pesar de tanta cooperación internacional a la región, no
se han realizado las mejoras en infraestructura básica (en primer lugar, vías de acceso) en beneficio de la
economía rural; tampoco se han mejorado los costos de transacción de los campesinos más vulnerables a la
competencia: servicios de crédito, asistencia técnica, reconversión productiva, comercialización, energía y
transporte. “Como lo demuestra el estudio reciente del BID (2006) no es necesariamente la falta de recursos,
sino problemas en la economía política de la región lo que no permite que los mismos beneficien a los pobres del
campo” (Ruta, 2006)
Conclusión
Si bien la agricultura centroamericana se caracteriza por
a) una falta global de dinamismo, aunque con algunas excepciones, en el área de los cultivos de
exportación no tradicionales,
b) una reducción relativa de su importancia frente a otros sectores de la economía.
c) un rendimiento que queda rezagado en relación a la mayoría de países latinoamericanos
d) unos salarios muy bajos y la existencia de altos niveles de pobreza.
También es cierto que
a) se ha iniciado un proceso de modernización en determinadas áreas (los nuevos cultivos de exportación,
como sandías, piñas, melones, hortalizas, etc.)
b) se han implementado transformaciones productivas encaminadas a conseguir mejores variedades con
resistencia a plagas y a enfermedades en los rubros tradicionales
c) se han introducido semillas mejoradas en los granos básicos.
d) el café ha sido objeto de una reconversión y mejora importantes en sus variedades orgánica y
convencional;
e) la ganadería dedicada a la leche y a la producción de quesos ha experimentado un auge muy
considerable, y la región ha emprendido el camino del fortalecimiento sanitario y de la inocuidad
agropecuaria;
f) la actividad avícola relacionada con la agroindustria se ha consolidado como un rubro en franca
expansión.

2 CARACTERÍSTICAS Y ESTRUCTURA PRODUCTIVA AGROPECUARIA DE


NICARAGUA

En Nicaragua existe una agricultura con dos sectores claramente diferenciados: el dedicado a los cultivos
tradicionales de agroexportación (café, azúcar, banano, carne2, tabaco) moderno y tecnificado, y el sector
dedicado a productos de consumo interno, granos básicos principalmente, menos tecnificado, desplazado desde
años atrás por los productos de agroexportación a la frontera agrícola y con una baja productividad. Existe en la
actualidad un sector incipiente de productos de exportación no tradicionales, con ciertas expectativas ante los
tratados de libre comercio firmados en los últimos años. Completa el panorama general una ganadería fuerte y

2
Aunque la carne es el segundo producto de exportación, también es un producto con gran consumo interno: las
exportaciones no llegan a representar el 20% de la producción.

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 61


pujante de tipo extensivo, responsable de una buena parte de la deforestación del país, y para acabar de describir
las características del sector agropecuario nicaragüense hay que mencionar la influencia del mismo en la
economía del país, condicionándola con su carácter dependiente, siempre al vaivén de los precios
internacionales. Basta recordar la reciente crisis del café (2001) con sus graves secuelas económicas y sociales.
A diferencia de los otros países del istmo la historia reciente aportó ciertos elementos que dejaron su impronta en
el sector agropecuario, tanto en la estructura de la propiedad, como en la producción.
Con la reforma agraria sandinista y la entrega de tierras a desmovilizados en la época de Doña Violeta, se dio un
aumento del minifundio y también una persistente problemática en torno a la tenencia de la tierra. Con la nueva
estructura de propiedad aumentó el área sembrada, principalmente dedicada a los granos básicos a costa del
bosque y tacotales, pero manteniendo una muy baja productividad debido a la falta de financiamiento,
tecnología, caminos y comercialización de la mayoría de esos pequeños productores, ubicados casi siempre en
las zonas de mayor pobreza del país.
Ha habido dos elementos que han contribuido a generar ciertas variantes en la estructura agropecuaria del país.
En primer lugar, la negociación del RD-CAFTA, con sus pregonadas expectativas de ampliación de mercado
hacia EEUU, y sus exigencias de reconversión de determinados rubros para poder obtener mejores beneficios.
En segundo lugar, la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, tan ligado al mencionado tratado, y tan
ambicioso en su configuración de un desarrollo global del país, en el que el sector agropecuario forma parte de
algunos de los mayores conglomerados planificados.
Teniendo en cuenta que los mencionados hechos históricos y económicos han incidido en la estructura
agropecuaria de Nicaragua, a modo de resumen podríamos enunciar las siguientes características de su actual
situación:
i. Persistencia de la importancia del PIB agropecuario en el país
ii. Existencia de productos en expansión y crecimiento o en fase de modernización
iii. Existencia de productos en retroceso o estancamiento
iv. Existencia de productos prometedores pero todavía incipientes
v. Existencia de productos problemáticos
vi. Problemas estructurales específicos del sector agropecuario.
1) Persistencia de la importancia del PIB agropecuario en el país.
Nicaragua es uno de los tres países de la región con una mayor presencia agropecuaria dentro del PIB total:
20.9%, y, a diferencia de otros países centroamericanos, el PIB agropecuario ha experimentado un crecimiento
sustantivo en los últimos quince años, pasando de 202.3 millones de dólares en 1990 a 952.1 millones en 2004.
También en este período de tiempo el país ha aumentado la superficie cultivada, en un 62.4%. La población
empleada en las actividades agropecuarias representa el 28.8% de la PEA total.
2) Existencia de productos en expansión, crecimiento o modernización
a) Granos básicos. Ha crecido el área sembrada y ha crecido la producción, pero a costa de la frontera agrícola,
(reasentamientos de familias a consecuencia de la paz en las Regiones Autónomas, y progresivamente a costa de
bosques y tacotales), y sin incremento de la productividad, por falta de financiamiento y descuido en el
desarrollo tecnológico. Rendimientos más bajos que los otros países de la región.
La aplicación del Plan Libra por Libra, consistente en suministro de semilla mejorada y asistencia técnica, está
resultando exitoso en mejores rendimientos y en mayor volumen producido, lo que ha posibilitado una sustantiva
exportación de frijol. Sin embargo los servicios de extensión y asesoría técnica sólo han llegado a un 15% de los
productores debido al insuficiente financiamiento del programa, a la elevada dispersión de los campesinos y al
bajo nivel organizativo de los mismos.
A pesar del considerable aumento en la producción de granos básicos, la producción no alcanza a cubrir la
demanda del país. Nicaragua debe importar ciertas cantidades de arroz y de sorgo.
b) Café. Continúa siendo un importante producto de exportación (124.3 millones de dólares en 2005: 14.5% de
las exportaciones totales no-maquila de Nicaragua, y 33% de las exportaciones agroalimentarias; BCN 2006).
Gran expansión en los últimos diez años en cuanto a área y producción. Baja productividad en general, pero muy

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 62


diferenciada según la tecnología: utilizada: tradicional, semitecnificada o tecnificada. A partir de los años 80 y
90, incorporación a dicho cultivo de pequeños productores beneficiados por la reforma agraria o por la
adjudicación de tierras a desmovilizados. La crisis del año 2001 fue grave y con respuesta gubernamental tardía
y discriminatoria. Actualmente se sigue un programa de rehabilitación del sector cafetalero. Éxito en los cafés
especiales.
c) Azúcar. Expansión y aumento en los rendimientos, pero concentración en la producción y elaboración
posterior: dos de los cuatro ingenios abarcan el 92 % de la elaboración de azúcar. Grandes inversiones en
modernización, tecnificación y ampliación, para ofrecer no sólo azúcar y los derivados tradicionales (melaza,
alcoholes, aguardientes y rones) sino también incursión en la producción de etanol y generación de electricidad.
Trato preferencial por parte del gobierno tanto en exoneraciones de impuestos, como en aranceles, reducción de
trámites para exportación, etc. rubro bien posicionado ante el DR-CAFTA. Relación de los ingenios con
productores privados casi monopolística.
d) Maní. Ventaja de ser el único país productor de este rubro en la región y de poseer un bajo contenido en
aflatoxina, una sustancia muy dañina para la salud. Avance en extensión, buenos rendimientos, superiores
incluso a los de EEUU. Recibe importante apoyo del MAGFOR y buenas facilidades de financiamiento (un 34%
del financiamiento a corto plazo que los bancos comerciales otorgan al sector agrícola; más que el café, 22%, o
el arroz, 16%; BCN b). Sustituye en parte al extinto cultivo del algodón. Buenas perspectivas ante el CAFTA.
Sin embargo presenta un dificultad: para mantener buenos rendimientos debería practicar rotación de cultivos,
que los maniseros no aplican por no encontrar sustitutos suficientemente rentables.
e) Carne. Nicaragua posee un rico potencial en tierras de vocación ganadera, aproximadamente un 37% del
territorio nacional, pero su ganadería es mayoritariamente extensiva con baja productividad y ocupa también
tierras inadecuadas. A partir del año 2000 hay una franca recuperación en la producción de carne bovina, lo que
ha permitido no sólo mantener unas exportaciones de carne que ocupan el segundo lugar entre las exportaciones
totales, sino también aumentar las exportaciones de ganado en pie (la suma de carne y ganado en pie representa
el 43% de las exportaciones agroalimentarias). Últimamente el sector ganadero está experimentando una
constatable dinamización, de forma especial en los conglomerados donde con el apoyo tecnológico de las
instituciones gubernamentales se consiguen mayores índices productivos y de calidad, siempre con atención a las
nuevas posibilidades que se abren con el CAFTA .
f) Productos lácteos. En la actualidad Nicaragua es el país centroamericano con mayor aporte intrarregional de
productos lácteos: queso, leche en polvo, helados y yogur. Este sector es un buen generador de divisas gracias a
las exportaciones en franco crecimiento, las cuales en 2005 alcanzaron los 33.2 millones de dólares (9% de las
exportaciones agroalimentarias). El sector está conformado por una gran atomización de pequeños productores,
esto conlleva serios limitantes que lo hacen poco competitivo, entre los cuales el primero se encuentra en la
cadena de comercialización de la leche y derivados. Fruto de ello es el considerable contrabando de quesos a
través de la frontera, como medida más fácil para dicha comercialización. Hasta el PND el sector ha carecido de
subsidios e incentivos, pero en la actualidad, existen diversos programas integrados para conglomerados, como
la “Vía Láctea” (de Muy Muy a Río Blanco), que proporcionan muy buenos resultados.
g) Avicultura. Como en el resto de la región, la avicultura ha experimentado un crecimiento sostenido en los
últimos años, muy de acuerdo con la preferencia de la población por la carne de pollo sobre la carne de res. La
producción avícola (36 millones de aves en 2004) se concentra prácticamente en siete empresas (un 93.5% de la
producción total), con distintas especializaciones en su producción: carne de pollo, pollitos, alimentos
balanceados o huevos. Algunas lo tienen todo. Recientemente la mayoría de estas empresas han efectuado
considerables inversiones para tecnificarse y obtener mejores rendimientos.
3) Existencia de productos en estancamiento o en retroceso
a) Banano En franco retroceso, cierre de operaciones de varias bananeras, por problemas de financiamiento,
afectaciones de plagas y enfermedades y dificultades de comercialización. Sustantiva disminución del área
sembrada, pero aumento en su rendimiento y con buenos estándares de calidad, debido a los esfuerzos de
renovación y tecnificación de los pocos supervivientes. Las trece fincas productoras independientes venden su
producción a la compañía transnacional Chiquita Brand que comercializa el 84% de la cosecha. El resto es para

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 63


el consumo nacional. Preocupación actual por las medidas de higiene y sanitarias ante la triste experiencia del
Nemagón.
b) Tabaco. Producto muy afectado en los años ochenta (expropiaciones y zona de guerra); algunos industriales
pasaron a República Dominicana y luego a Honduras. Sin embargo la calidad del tabaco nicaragüense y el boom
de los puros en EEUU propició el reinicio de operaciones en Nicaragua. Actualmente las empresas procesadoras
se han acogido al régimen de zonas francas. Cultivo con muchas exigencias y con fuertes riesgos para la salud
por los plaguicidas empleados. Concentración de la exportación en tres empresas. No beneficiado por el
CAFTA. Iniciación exitosa de tabaco orgánico.
c) Ajonjolí. Reconocido mundialmente por su calidad, tuvo buena acogida en el mercado internacional. El
huracán Mitch lo afectó seriamente y bajaron mucho sus niveles de producción, ante lo cual cerraron varias
plantas procesadoras. En la actualidad es sujeto de atención gubernamental para impulsar de nuevo su cultivo,
participando en el programa Libra por Libra, consiguiendo cierta recuperación. Sin embargo, la total
recuperación va de la mano de una futura reapertura de las plantas procesadoras para conseguir un producto más
elaborado y de mayor valor agregado. Se mantienen buenas expectativas ante el CAFTA.
d) Melón . Es un producto que recibió fuertes apoyos en los primeros años noventa, como nuevo producto de
exportación. Se perdió casi toda su producción por la caída de los precios internacionales y los grandes costos de
exportación, al no contar con un puerto de aguas profundas en el Atlántico. También recibió la embestida del
Mitch y últimamente la embestida de la gran competencia de los melones más baratos procedentes de Honduras.
En la actualidad sobrevive un único exportador, con altos niveles tecnológicos, que trabaja asociado a una
compañía transnacional, que se ocupa de la comercialización en Estados Unidos.
4) Existencia de productos prometedores pero todavía incipientes
a) Quequisque. Promovido como producto de exportación por las directrices del PND,. Va aumentando su área
sembrada, su producción y su exportación. Llegó de la mano de los comercializadores costarricenses, los cuales
llegaron a Nueva Guinea ofreciendo capital para su producción, pero bajo normas de calidad que lo hicieran apto
para la venta internacional. Requiere agua y por ello se adapta bien a las tierras húmedas como las del Atlántico,
las del Tuma la Dalia, etc. Exige cuidados en la siembra, en su ciclo productivo y en el manejo postcosecha.
También presenta problemas su comercialización por la falta de puertos en el Atlántico. Producto con buenas
perspectivas para el futuro por el aumento de su consumo a nivel nacional y también mundial, y porque es
comercializable todo el año.
b) Plátano. Producto básico en la dieta familiar de los nicaragüenses. En los últimos años han aumentado su
producción y también las exportaciones del mismo. Su producción se concentra en el departamento de Rivas (un
85%), exportándose casi toda la producción a El Salvador y Honduras. También se cultiva en Occidente y
Carazo. Grandes diferencias entre cultivo tecnificado y tradicional, entre tecnología de riego y de secano, y
entre el uso o no uso de buenas calidades de semillas. Buenas expectativas de exportación a EEUU y a otros
países con determinados requerimientos que en la actualidad no se cumplen, principalmente en la fase de
poscosecha y empacado.
c) Naranjas. Nicaragua posee buenas condiciones climáticas y de suelo para dicho cultivo, un cultivo que
tradicionalmente ha sido considerado como de “patio”. Desde 1997 existe en el sur de Nicaragua, en Río San
Juan un programa de cultivo de naranjas para exportación, asociado con la cadena Tico Fruit de Costa Rica que
procesa (sobre todo para obtener jugo) y luego reexporta a Estados Unidos y resto de América Central. Existen
otras ofertas de producción para ser ubicadas en el departamento de Rivas, entre Rivas y Nandaime, también
propiciadas por una empresa costarricense y apoyo de Agrícola Lafise.
d) Cacao. Cultivo nativo de nuestro país, apto para cultivarse en todo el territorio, pero se concentra en el
Atlántico sur, zona de las minas y Atlántico Norte. No se le prestó atención como cultivo de exportación hasta
los últimos años. Últimamente está creciendo su producción y la demanda del exterior, por la calidad y finura del
mismo. Demanda que no se llega a cubrir. También con asesoría del IICA y un organismo alemán se está
introduciendo la modalidad de cacao orgánico. Muy buena aceptación en los mercados europeos.

Cap. 3. Introducción al sector agropecuario - pág. 64


5) Existencia de productos problemáticos
En este conjunto podríamos incluir varias frutas para las cuales el país cuenta con muy buenas condiciones
agronómicas: piña, mango, papaya, aguacate…y una gran variedad de hortalizas. Estos productos tienen en
común su carácter frágil y perecedero; por ello resulta problemático que las buenas perspectivas de exportación,
aumentadas con la firma del CAFTA, puedan llevarse a la realidad. Actualmente su desarrollo es bajo y lento,
debido a la atención otorgada a los productos tradicionales de agroexportación, y por los múltiples problemas
que los afectan, tanto los generales del sector agropecuario (falta de financiamiento, falta de asesoría técnica,
tenencia de la tierra, vías de acceso, poco conocimiento del mercado, etc.) como los específicos de este
subsector, derivados de su carácter perecedero, que los convierten en una actividad de alto riesgo, sin transporte
especializado y sin instalaciones de frío para su mantenimiento y con ausencia de puertos de embarque en el
Atlántico, cosas todas ellas necesarias cuando se trata de producir para la exportación.
6) Problemas estructurales en el sector agropecuario
a) Inseguridad en la tenencia de la tierra y problemas en la aplicación de la justicia en determinados
departamentos. Ello dificulta la inversión y la aplicación de mejoras y tecnificación.
b) Falta de acceso al crédito, obligando a producir bajo mínimos, con semillas de baja calidad y sin aplicación
de los insumos necesarios para la mejora de la producción.
c) No asistencia técnica, tanto por incapacidad económica de las instituciones privadas o gubernamentales, como
por la elevada dispersión de los productores y deficiente nivel organizativo de los mismos.
d) Analfabetismo funcional de buena parte de los productores, dificultándose con ello la renovación, innovación
y asimilación de cualquier asistencia técnica que se les brinde, para conseguir mejorar la productividad.
e) Infraestructura viaria, eléctrica y de comunicaciones insuficiente, elementos importantes para la integración
económica de todo el país, tanto en la producción como en la comercialización.
f) Dificultad en la comercialización y en el acceso a los mercados, debido tanto al mal estado de los caminos de
penetración y a la falta de un buen puerto en el Atlántico (el mercado norteamericano más importante es la costa
este y en el golfo de México se hallan los centros de redistribución), como a la limitada capacidad organizativa
de los pequeños y medianos productores para sacar su producción.

Capítulo 4. LOS GRANOS BÁSICOS

INTRODUCCIÓN

Vamos a empezar el capítulo con el gráfico 4.1, para que se vea el protagonismo de los granos básicos
dentro de las tierras cultivadas nicaragüenses: el maíz, los frijoles y el arroz ocupan en conjunto dos
tercios de las tierras agrícolas nicaragüenses, y si se les añade el sorgo, casi representan tres cuartas
partes de las mismas.
La producción de granos básicos ha tenido una especial importancia en Nicaragua por ser la base esencial de la
canasta básica de todos los nicaragüenses, por ser el alimento casi exclusivo de la mayoría de la población rural
pobre de Nicaragua, y por ser la producción que da mayor ocupación a dicha población. La coincidencia entre
producción de granos básicos y regiones más pobres del país, significa también coincidencia con la desnutrición:
la desnutrición crónica que afecta a un 27.2 por ciento de los niños de seis a nueve años a nivel nacional
(MINSA 2005), se concentra en las regiones que detentan la más alta cuota de pobreza. Las regiones Central y

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 65


del Atlántico1 cuya población conjunta asciende al 43.5 por ciento del total nacional, son las más empobrecidas
del país, acumulando entre ambas, el 57.1 por ciento de la pobreza nacional y el 73.5 por ciento de la pobreza
extrema (INEC 2001). En estas zonas rurales la población está conformada por trabajadores agrícolas de fincas
ajenas que además se dedican a una cierta producción de granos básicos para el autoconsumo, y a una pequeña
producción de ganado menor y leche en algunas zonas.
Gráfico 4.1
Nicaragua: Distribución del área de cultivo. Año 2005

M aní con
cáscara O tros
S orgo 9%
3%
4%
C aña de
azúcar
4% M aíz
36%
A rroz
8%

C afé verde
12%
F rijoles
secos
24%
Fuente: FAOSTAT 2006
La producción de granos básicos (maíz y frijol particularmente), sufrió en los años setenta una acusada
relegación hacia las tierras de frontera agrícola, debido al avance de la agricultura agroexportadora que ocupó las
tierras que hasta entonces habían sido las mejores para estos cultivos: las del Pacífico. Nicaragua fomentó el
desarrollo tecnológico sólo en los cultivos de agroexportación y arroz, y olvidando que las necesidades de granos
básicos aumentaban de día en día, a consecuencia del considerable crecimiento poblacional, se vió obligada ya
en los años somocistas a importar estos rubros.
En los años ochenta, el gobierno sandinista hizo una clara opción a favor de los productos de consumo interno:
los granos básicos tuvieron una importancia particular en la política agraria. En los primeros años se
consiguieron buenos resultados, pero a partir de 1985 varios factores (la guerra, el aumento poblacional, el
direccionamiento de las divisas y del apoyo hacia los megaproyectos agrarios) contribuyeron a desestimular al
campesinado respecto a dicha producción, y en consecuencia, ésta comenzó a experimentar un imparable
descenso que obligó, no sólo a tener que importar grandes cantidades de esos granos básicos, sino también a
solicitar donaciones de los mismos a países amigos. En el año 87/88 por ejemplo el grado de cobertura nacional
del arroz consumido era del 56 por ciento y la de frijol de 32 por ciento (Solá 85, p. 80)2. El faltante se
completaba con importaciones o donaciones.
En la década siguiente los granos básicos experimentaron un fuerte crecimiento a costa de la expansión de la
frontera agrícola y no por el incremento de la productividad de la tierra o del trabajo basados en innovación
tecnológica:
En la década de los noventa los granos básicos crecieron de forma espectacular, principalmente en zonas
de Frontera Agrícola, consecuencia de la paz y de la Reforma Agraria forzosa de inicios de los 90’s que

1
La macro Región Central está formada por los departamentos Nueva Segovia, Jinotega, Madriz, Estelí, Matagalpa, Boaco
y Chontales; la Región Atlántico abarca la RAAN (Región Autónoma del Atlántico Norte).
2
Esta problemática de la escasez de granos básicos era en esos años común a toda Centroamérica. Si en el año 1974 las
importaciones y donaciones de cereales representaron para el istmo aproximadamente un 15% de su consumo, en el año
1984 esta cifra ascendió hasta un 28% (Cifras elaboradas por E. Baumeister 1987 en base a datos del Banco Mundial para
importaciones y donaciones y de la FAO para producción)

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 66


reasentó a miles de familias en estas zonas. En el segundo quinquenio de la década las áreas cosechadas
de maíz, frijoles y arroz juntas pasaron de 715 miles de manzanas en el 96 a más de un millón de
manzanas en el ciclo 2000/2001, superando ya los niveles históricos alcanzados en los 70’s. Al menos la
mitad de estas 300,000 mzs. nuevas eran bosques y tacotales que fueron incorporados a la producción de
granos básicos (A. Ruiz, Y. Marín, 2005, p.15)
En los primeros años del presente siglo se consolidó la tendencia expansionista de estos rubros. Comparada con
el ciclo 2001/2002, el área cosechada de los rubros de consumo interno en 2005/2006 había aumentado en
10.6%. La producción de arroz de secano se había incrementado en 29.5%, la de frijol en 0.5%, la de maíz en
39.9% y la de sorgo millón en 29.9%. (IICA 2006). Sin embargo los aumentos en superficie o en producción
ocultan un dato muy relevante: los bajos rendimientos, es decir, la baja productividad del sector.
Plan Nacional Libra por Libra (PNLL)
El Plan Nacional Libra por Libra busca solucionar los bajos rendimientos del maíz, frijol y sorgo, mediante la
sustitución de materiales degradados, mayoritariamente en manos de pequeños y medianos productores/as, por
semillas mejoradas.
Para impulsar el uso de semillas mejoradas en la producción de granos básicos, se dirige a una población
campesina de subsistencia de 110,000 pequeños productores/as de granos básicos de diferentes zonas agro-
ecológicas de Nicaragua, que históricamente no han podido mejorar sus condiciones productivas, y donde la
proporción de áreas en las que se utilice semilla mejorada y certificada de maíz y frijol (adquirida
comercialmente) no sobrepasa el 10% del área total cultivada con estos rubros.
El Programa Nacional Libra por Libra empezó con el concepto de “dar semilla certificada a cambio de la semilla
que se pensaba sembrar”. Esto implicaba que los productores beneficiarios tenían la oportunidad de cambiar su
material de siembra, que generalmente no presentaba las características de calidad requeridas en la semilla
certificada y no tenía el potencial productivo de un cultivo mejorado, por semilla de óptima calidad. A partir de
la primera campaña agrícola se abandonó la idea del pago mediante la semilla vieja, a causa del problema
logístico que presentaba recoger esa semilla; se la sustituyó por pago en efectivo, que en la realidad no se urgió.
Las actividades fundamentales eran:
a) la entrega de semilla a través de cupones
b) proveer asistencia técnica para buen uso de la semilla entregada (Dumazert y Kuan, 2005, 4)
Pero en definitiva lo que se pretendía con el Programa, era garantizar la seguridad alimentaria de las familias
rurales, y además crear para el futuro un mercado de semillas mediante el fortalecimiento de su demanda así
como mediante el establecimiento de redes de distribución.
Las semillas procedían del MAGFOR, pero este no las entregaba directamente a los campesinos sino a
instituciones que actuaban como intermediarias. La parte más importante de la entrega al campesino corrió a
cargo del INTA (el Instituto Nacional encargado de mejorar la tecnología agraria, que repartió tres cuartas partes
de las semillas; Dumazert y Kuan 2005, 74) pero también intervinieron algunas ONGs y asociaciones. Quienes
realizaban la entrega tenían que ser las encargadas del asesoramiento tecnológico.
El programa inició en el ciclo agrícola 2002/03 y sigue hasta la actualidad 2006/07. En esos años de ejecución ha
habido algunas variaciones, especialmente en lo que se refiere a las transferencias del valor de la semilla al
productor, que pasaron del 100% al inicio para descender al 80%, 60% y en la actualidad ciclo 2006/07 el
productor aportará el 50% del valor de la semilla y recibirá el otro 50% de transferencia, bajo la modalidad de
cupones de semilla y en el aumento de rubros y beneficiarios.
El PNLL contó desde sus inicios con el apoyo financiero de los organismos internacionales (BM, BID, FAO,
PMA) y la cooperación de distintos países (AID, Suiza, Holanda, Dinamarca, China Taiwán, Japón, Noruega,
Finlandia)
Los logros conseguidos por el PNLL según valoración efectuada por el MAGFOR han sido considerables, tanto
cualitativos como cuantitativos. A nivel nacional, entre los ciclos 2001/02 y 2004/05 se incrementaron los
volúmenes de producción de maíz en 2.7 millones de quintales (un 29%) pasando de 9.2 a 11.9 millones de
quintales, y la producción de frijol se incrementó en 1.1 millones de quintales (un 28%) pasando de 3.9 a 5.0
millones de quintales. Hubo incrementos en los rendimientos promedios del cultivo de maíz (de 20 a 30 qq/mz)

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 67


y del frijol (de 12 a 16 qq/mz). Se retornó a la producción de semilla de Maíz híbrido nacional, con una
producción de 11,569 qq, dejando de importar un monto de US$ 809,760. Aumentaron las exportaciones de
frijol en un 80% y las importaciones se redujeron hasta un 70% y gracias a la intervención en el ajonjolí aumentó
también la exportación de este rubro (MAGFOR 2006ª). A esta valoración se podría añadir la que también
suministró el secretario general del MAGFOR en declaraciones a “La Prensa” del 10/08/06, aportando nuevos
datos de aumentos de rendimiento: el arroz de secano pasó de 30 qq/mz a 45 qq/mz; el ajonjolí pasó de 8 qq/mz
a 10 qq/mz y finalmente el sorgo blanco de 25 qq/mz pasó a 30 qq/mz. Según dichas declaraciones estos
resultados están recogidos por la FAO en uno de sus más recientes estudios sobre el programa.
Cuadro 4.1
Programa Nacional Libra por Libra
Distribución Total del Ciclo 2006/07 por cultivo
Siembra y Producción estimada
Productores Rend Producción
Área (mzs)
Qq/mzs) Qq’s
Total 130,000 183,103
Maíz híbrido 26,982 40,475 90 3,403,125
Maíz Variedad 35,766 53,650 105 1,837,500
Frijol Rojo 30,650 30,650 48 540,000
Frijol Negro 14,158 14,158 28 140,000
Arroz 7,444 14,170 30 422,490
Sorgo Blanco 9,375 18,750 60 701,280
Ajonjolí 5.625 11,250 10 112,500

Fuente: MAGFOR 2006ª


No todo resulta favorable. La crítica más importante dirigida al Programa es que la semilla híbrida requiere
buenas tierras, o por lo menos fertilizantes. Donde las tierras eran buenas, el Programa logró aumentar
espectacularmente los rendimientos, pero en tierras pobres del trópico seco, las semillas no funcionaron. Quizás
por este motivo, un Programa destinado inicialmente a campesinos con muy poca tierra, acabó proporcionando
semillas mejoradas a fincas superiores a las 50 mz (estas representaron el 10% de los beneficiarios en el ciclo
2003-2004, mientras que las fincas de 5 mz o menos representaron el 58% de los beneficiarios; Dumazert y
Kuan, 74), que estas sí tenían capital para proporcionarse los fertilizantes complementarios, y fue ahí donde se
obtuvieron esos aumentos de rendimiento y de producción que permitieron a Nicaragua convertirse en un país
exportador de frijol... pero a costa de que el Programa hubiera disminuido uno de sus objetivos sociales.
Cuadro 4.2
Plan Nacional Libra por Libra
Cifras alcanzadas en los diferentes ciclos agrícolas
Ciclo 02-03 Ciclo 03-04 Ciclo 04-05 Ciclo 05-06 Ciclo 06-07*
Productores 91.658 92.103 108.852 109.987 130.000
Manzanas 127.746 126.017 161.990 155.978 183.103
Semilla
51.994 63.571 71.921 72.362 98.243
certificada (qqs)
Millones de C$ 46.61 44.52 46.71 45.60 46.35
$2.61millones

* No incluye fertilizantes ni seguimiento técnico


Fuente: MAGFOR 2006ª

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 68


La problemática de los granos básicos ante el CAFTA
Al analizar el CAFTA en términos generales, ya se han indicado las principales consecuencias del mismo para
los productos agropecuarios. Sin embargo, cabe detallar las consecuencias de dicho tratado respecto a los granos
básicos, porque ellos van a ser de los mayores perdedores. Veámoslo.
El hecho de no haber negociado el TLC de manera conjunta todos los estados del istmo va a provocar el
fenómeno de la triangulación, que provocará el hundimiento de muchos de nuestros productores, pequeños y
medianos productores principalmente. El hecho de que exista un mercado común centroamericano, facilita que
Estados Unidos pueda introducir los productos que más le interesen por el país en el que pague menor arancel.
Luego, desde dicho país, tales productos circularán libremente por toda Centroamérica, habiendo evadido el
arancel que se negoció de forma bilateral en el TLC.
Los productos agrícolas que ya se consideran perdedores son el maíz, el arroz, los frijoles y los lácteos. Los tres
primeros en el grupo de los granos básicos. Y pueden considerarse perdedores por las evidentes asimetrías
productivas y de políticas gubernamentales hacia los mismos. El arroz, el maíz y los frijoles, que reciben
subsidios millonarios en Estados Unidos pueden llegar a Nicaragua a precios muy bajos, con lo cual desplazarán
a los productores locales y se podrán convertir en mercados monopólicos.
Un caso particular es el del arroz. Hasta ahora Nicaragua importaba arroz para cubrir los déficits de la
producción nacional. Las cuotas escalonadas de importación acordadas en el CAFTA (43% en el primer año,
73% en 2015) acabarán en 2019 cuando el arroz estadounidense llegue al país sin límites cuantitativos y con
arancel cero. Pero mientras tanto ya muchos de nuestros arroceros pequeños y medianos habrán sucumbido a la
entrada progresiva de arroz, ni que sea granza (es decir con cascarilla a ser levantada en el trillo), porque los
dueños de los trillos no van a satisfacer las necesidades del pequeño productor ante las facilidades que les
representarán las muchas toneladas que les llegarán del exterior. Si en Nicaragua hay en la actualidad 17,000
arroceros sólo quedarán unos 2,000 o 2,500. “¿Qué pasará con el resto? Seguirán produciendo a pequeña escala
para comer arroz, pero van a dejar de tener presencia en el mercado, lo que significa pobreza y escasez, porque
con los excedentes de arroz que vendían compraban todo lo que no se produce en su finca, la ropa, la medicina.”
(Cáceres, 2005, 3)
El maíz que, aparentemente consiguió una buena negociación al obtener una cuota bajísima de entrada e incluso
con un 10% de arancel, también va a presentar problemas por la mencionada triangulación. Desde Honduras y
desde Costa Rica nos llegarán miles de toneladas métricas de maíz blanco y de maíz amarillo.
El maíz amarillo, que es sustituto del sorgo en el alimento balanceado de las aves, ya está entrando a Nicaragua,
importado por la empresa norteamericana Cargill, lo cual ocasiona problemas a los sorgueros. Con la
triangulación los sorgueros no podrán aguantar mucho tiempo más.
De los demás problemas del agro nicaragüense relacionados con el TLC (necesidad de un Banco de fomento,
problemas de la propiedad, etc.) ya se ha tratado anteriormente. Aquí sólo hemos querido mencionar de forma
específica los que afectarán la producción de granos básicos, y por ende, a miles de familias campesinas cuyo
único medio de subsistencia en el más estricto sentido de la palabra –trabajo y alimento- reside en la producción
de este rubro.
Estructura de la producción
La producción de maíz y frijol en Nicaragua está mayoritariamente en manos de los pequeños productores,
Según el Tercer Censo Agropecuario 2001 el 77.1% de la superficie cultivada con maíz y el 81.4 % del frijol
estaba en manos de los campesinos pobres y campesinos finqueros, un 18.2% de maíz y un 14.7% de frijol en
manos de los finqueros, es decir mediana propiedad, y tan sólo un 4.7% del maíz y un 3.9% era producción
controlada por los grandes productores.
Es interesante notar el gran peso que el conjunto del campesinado (campesinos pobres y campesinos finqueros)
tiene en la producción de granos básicos. Ellos producen el 90% del maíz y frijol , el 79% del arroz de secano y
el 86% del sorgo millón, además participan con el 20% del arroz de riego y con el 37% de la producción de
sorgo industrial (Ruiz y Marín, 2005, 168). Es gracias al Tercer Censo Agropecuario de 2001 que se ha podido
conocer la gran importancia de estos grupos de productores, hasta entonces totalmente silenciados y excluidos de
la atención de las políticas gubernamentales

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 69


Los productores de granos básicos, mayoritariamente pequeños y medianos, se ven enfrentados a diversos
problemas. Uno de ellos es la falta de financiamiento por parte de la banca formal. Desde los años 1990, esta
financiación se ha ido reduciendo de tal forma que en la actualidad para algunos cultivos como el maíz y el frijol
la cobertura crediticia es prácticamente nula. Una buena parte de la financiación se obtiene de los Organismos no
Gubernamentales o de las microfinancieras, y la otra parte es financiada con transferencias directas de programas
gubernamentales en la modalidad de bonos intercambiables por insumos. El Programa Nacional Libra por Libra,
implementado por el MAGFOR, financió la producción de granos básicos, a través de la entrega de cupones a
los productores para la adquisición de semilla certificada y mejorada. Se entregaron aproximadamente unos
92.500 cupones, para igual número de productores atendidos
Gráfico 4.2
Distribución de las áreas de granos básicos a nivel nacional según tipos de productores

300,000.0
250,000.0
200,000.0
150,000.0
100,000.0
50,000.0
-
< 20 20.1- 100 100.1- 500 > 500

Campesinos Campesinos Finqueros Empresarios


pobres finqueros

Maiz Frijol Arroz secano


Arroz riego Sorgo

Fuente: A. Ruíz (2003), en base a III Censo Agropecuario 2001


Algunos segmentos dentro de los productores de arroz y sorgo, principalmente los que producen arroz de riego y
los sorgueros dedicados al cultivo de sorgo rojo, logran obtener financiamiento de la banca formal. Pero este
crédito resulta ser insuficiente y muy poco representativo del total de productores dedicados a la actividad
(MAGFOR 2005, Informe)
El cultivo del maíz y frijol ha estado asociado durante muchos años a la lógica de avance de la frontera agrícola:
la roturación del bosque en primer lugar, seguido de los granos básicos y luego la implantación de ganadería
extensiva. También es importante la Región Seca en el cultivo de maíz y frijol, al que esta región añade el sorgo
millón. Este último producto es utilizado como forraje para la alimentación animal, de extrema necesidad en la
estación seca; por otra parte, por ser muy resistente a los déficit hídricos se adapta muy bien a las características
de la región, a la vez que sirve de estrategia anti-riesgo frente a la variabilidad climática de la zona. La presencia
de maíz y frijol en el Latifundio Cafetalero-Ganadero tiene su explicación en la necesidad de alimentación de los
trabajadores agrícolas de las haciendas.
Cuadro 4.3
Nicaragua: distribución del área de granos básicos
según productores (en porcentajes)

TOTAL Arroz Arroz


Tipos Área finca % Maíz Frijol Sorgo
FINCAS secano riego
Campesinos pobres < 20 121,576 60.93 34.3 40.3 25.6 1.7 31.3
Campesinos finqueros 20.1- 100 60,464 30.30 42.8 41.1 41.1 11.0 33.4
Finqueros 100.1- 500 15,915 7.98 18.2 14.7 22.7 43.8 23.3
Empresarios > 500 1,594 0.80 4.7 3.9 10.6 43.5 11.8
Total número fincas 199,549 100 100 100 100 100 100

Fuente: A. Ruíz (2003), en base a III Censo Agropecuario 2001

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 70


Otra observación: la concentración de la superficie destinada a la producción de arroz de riego. Dicho cultivo es
realizado mayoritariamente por finqueros y empresarios, y tiene una presencia importante en las Planicies del
Pacífico, incluyendo la zona costera del lago, y algunos valles del interior, como Sébaco.
Tecnología y rendimiento
La producción de granos básicos, mayoritariamente en manos de pequeños y medianos productores, a excepción
del arroz de riego, continúa con sus niveles tecnológicos de bajo rendimiento (insuficientes insumos, carencia de
bienes de capital, reducido sistema de servicios de asistencia técnica y capacitación, deficientes servicios de
comercialización, grandes restricciones crediticias y costos que no permiten la competitividad, etc.). En realidad,
con pocas variaciones y algunas excepciones como el Programa de Libra por Libra, la productividad de los
granos básicos en Nicaragua ha permanecido casi inalterable en los últimos cuarenta años, con un crecimiento
global del 2% en maíz, frijol y sorgo, del 4% en el arroz. Esto contrasta con lo ocurrido en los países
desarrollados que han duplicado y triplicado sus rendimientos promedio, en gran parte debido al desarrollo
tecnológico alcanzado. También contrasta con algunos de las países del istmo, los cuales en determinados rubros
han conseguido mejores rendimientos promedio (ver en el cuadro 4.4 los rendimientos de 2005 de El Salvador
en arroz, maíz y frijol, muy superiores a los de Nicaragua).
Los rendimientos de los granos básicos (frijol y maíz principalmente) mantuvieron unas cifras bajas más o
menos constantes desde los años setenta (el frijol oscilando en torno a 10-12 qq/mz años setenta; 8-9 qq/mz años
80 y 10-11 qq/mz años 90, y el maíz con oscilaciones en torno 13-14 qq/mz años 70, 17-18 qq/mz años 80 y 18-
19 qq/mz años 90; BCN), clara consecuencia del rezago tecnológico mencionado
Por otra parte, las pérdidas postcosecha son importantes. Se calcula que alcanzan hasta un 22% de la producción
de granos básicos, por dificultades en el almacenamiento, en el acceso al mercado, malos procesos de empaque y
manejo, etc. (IICA/PROVIA 2005, 53).
Los servicios de extensión de tecnología agropecuaria alcanzan tan sólo a un 15% de los productores, y muchos
de los pequeños y medianos productores de granos básicos no quedan incluidos en este porcentaje. La elevada
dispersión territorial y el bajo nivel organizativo de los productores les dificultan el acceso a las tecnologías que
ofrecen instituciones como el IDR, INTA, o bien organizaciones gremiales y ONG’s. El analfabetismo funcional
de una buena parte de dicho productores “dificulta mucho la comunicación entre los proveedores de servicios
tecnológicos, generalmente de origen urbano y los pequeños y medianos productores del sector rural y, por lo
tanto, afecta negativamente el ritmo de los procesos de innovación tecnológica y de aprendizaje por parte de los
productores” (MAGFOR 2005b, 8). 3
No existen redes ni organizaciones de campesinos y al no existir estas redes, la oferta de servicios tecnológicos
no llega a los productores pequeños y medianos por problemas de distancias, mal estado del sistema vial y
transporte inadecuado.
Evolución del área, de la producción y su relación con la demanda
En Nicaragua la superficie sembrada con granos básicos y su producción han tenido un crecimiento considerable
en la última década; comportamiento con algunas diferencias respecto al resto de los países del istmo. De todos
los países centroamericanos (ver cuadro 4.4), Nicaragua junto con Guatemala son los únicos países del istmo en
los que ha crecido el área sembrada de todos los granos básicos: arroz, maíz y frijol; aunque Nicaragua muestra
un crecimiento mucho más elevado que Guatemala, especialmente en el frijol (un aumento del 88% sobre 44%
de Guatemala)4.
La opción del gobierno nicaragüense por conseguir la Seguridad Alimentaria, con diversas actuaciones en
mejoramiento de semillas, capacitaciones y asistencia técnica orientadas a los productos de consumo interno que
conforman la canasta básica, dan cuenta de buena parte de este crecimiento en producción, en rendimiento y en

3
Al menos un quinto de los jóvenes rurales son analfabetas, el 60% de los jóvenes tienen educación primaria incompleta y
el 62% de los productores de 15 a 39 años tienen sólo tres años de estudios (MAGFOR 2005b).
4
Para poder efectuar las comparaciones entre Nicaragua y los países centroamericanos se han tomado los datos estadísticos
proporcionados por FAOSTAT 2006, los cuales presentan ciertas diferencias con las cifras proporcionadas por el
MAGFOR, que serán las que manejaremos posteriormente.

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 71


parte también en superficie. La superficie sin embargo, si ha crecido fundamentalmente ha sido por el avance de
la frontera agrícola, que todavía sigue en el país, a costa del despale de la selva tropical.
A excepción de Costa Rica, todos los otros países del istmo aumentaron la superficie dedicada al frijol, pero en
menor medida que Nicaragua. El maíz, ha sido objeto de atención tan sólo por parte de Guatemala y Nicaragua,
mientras que en el arroz merece destacar el crecimiento en superficie de Costa Rica, Guatemala y Panamá,
además de Nicaragua.
Gráfico 4.3
Nicaragua: ciclos 1994/95 a 2005/06
Granos básicos: evolución de áreas sembradas
1,200,000

1,000,000

arroz
800,000

600,000
frijol

400,000

200,000
maíz

0
1994/ 95 1995/ 96 1996/ 97 1997/ 98 1998/ 99 1999/ 00 2000/ 01 2001/ 02 2002/ 03 2003/ 04 2004/ 05 2005/ 06

Fuente: MAGFOR 2005ª y La Prensa 10 mayo 2006


A pesar de los múltiples problemas que afectan los cultivos de granos básicos, tales como sequías, exceso de
lluvia, inundaciones a consecuencia del paso de las ondas tropicales, principalmente en la zona Caribe, presencia
de roedores, de plagas y otras fuentes de pérdidas, los granos básicos, como puede observarse en el gráfico 4.3 y
en el cuadro 4.4, han tenido una expansión considerable. Manejando los datos del MAGFOR, se pueden
constatar las siguientes tasas de crecimiento en el área sembrada entre los ciclos 1994/95 y 2005/06: maíz
93.3%, frijol 116.6% y arroz 49.3%. Si nos referimos a la producción las cifras que nos indican el aumento son
las siguientes: maíz, 119.3%, frijol 134.1% y arroz 59.3%.
Indudablemente, tal como indicamos con anterioridad, el aumento de la superficie y producción de granos
básicos en los primeros años noventa se debió a la paz, con el reasentamiento de miles de familias en antiguas
zonas de guerra y con el reparto de tierras a los desmovilizados (un nuevo episodio de Reforma Agraria), con un
decidido avance de la Frontera Agrícola; en los años siguientes la expansión se hizo a costa de bosques y
tacotales con muy bajos rendimientos. Con el Programa Libra por Libra de los últimos años se consolidó el
avance expansionista en siembra, producción y mejores rendimientos, aunque en las cifras totales no se perciben
claramente los éxitos del programa, puesto que el mismo tan sólo afectó al 50% de los productores, y aún entre
éstos a los pequeños y medianos.
En los últimos años se ha estado cultivando con éxito una variedad del frijol, el “frijol negro” que no suele estar
presente en el consumo familiar, salvo algunas excepciones. Sin embargo las posibilidades que se han abierto
para su cultivo a gran escala se deben a la creciente demanda que este rubro está teniendo a nivel internacional,
como es el caso de Costa Rica, México, Guatemala y los Estados Unidos. De él, en el ciclo agrícola 2003/04, se
sembraron 17.4 mil manzanas.

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 72


De los tres granos básicos señalados, el arroz es el que ha demostrado menor crecimiento. Sin embargo éste no
ha tenido que soportar los acusados vaivenes de los precios como les ocurre al frijol y al maíz. Y ello se debe al
Programa de Apoyo a la Producción Arrocera (PAPA), gracias al cual productores y comercializadores de arroz
se pusieron de acuerdo para mantener una estabilidad que en definitiva los favorece a todos, e incluso no se ven
afectados por los contingentes de importaciones de arroz acordados.
Cuadro 4.4
Centroamérica: años 1995-2003
Evolución superficie, producción y rendimiento granos básicos
Arroz maíz frijol

Superficie (1,000 mzs) 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec.

Costa Rica 59 76 29 21 12 -41 80 29 -64

El Salvador 14 6 -58 421 335 -20 87 124 44

Guatemala 16 21 32 780 861 10 173 193 11

Honduras 19 8 -57 586 530 -9 98 168 73

Nicaragua 90 121 35 398 564 42 197 361 83

Panamá 141 200 41 104 99 -5 18 19 5

CA 338 431 28 2,310 2,402 4 652 894 37

Producción (1,000 QQ) 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec.

Costa Rica 4,038 4,897 21 591 269 -54 735 231 -69

El Salvador 1,127 585 -48 14,270 14,287 0 1,127 1,858 65

Guatemala 674 770 14 23,404 23,640 1 1,987 2,141 8

Honduras 762 302 -60 14,816 12,543 -15 843 1,905 126

Nicaragua 5,125 5,920 16 7,294 12,767 75 1,936 4,534 134

Panamá 3,885 7,275 87 2,449 1,742 -29 142 101 -29

CA 15,611 19,749 27 62,823 65,248 4 6,769 10,771 59

Rendimiento (QQ/mz) 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec. 1995 2005 % crec.

Costa Rica 68.7 64.5 -6 28.6 22.1 -23 9.1 8.0 -12

El Salvador 82.2 102.5 25 33.9 42.6 26 13.0 14.9 15

Guatemala 43.0 37.2 -14 30.0 27.4 -9 11.5 11.1 -3

Honduras 40.3 37.5 -7 25.3 23.7 -7 8.6 11.3 31

Nicaragua 57.2 48.9 -15 18.3 22.6 24 9.8 12.6 28

Panamá 27.5 36.4 32 23.4 17.5 -25 8.0 5.5 -32

CA 46.2 45.8 -1 27.2 27.2 0 10.4 12.0 16

Fuente: elaboración propia en base a FAOSTAT 2006


La producción de sorgo muestra más acusados altibajos que los demás granos básicos. El sorgo industrial (sorgo
rojo) recibe una cierta competencia de los elevados niveles de importación de maíz amarillo, sustituto suyo para
la elaboración de alimentos balanceados. Sin embargo la producción no llega a cubrir la demanda de la industria
avícola calculada en 3.1 millones de quintales.

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 73


La producción de granos básicos no alcanza a cubrir la demanda del país, aunque en los últimos años se han
conseguido logros significativos, especialmente en frijol y maíz. En cuanto a la demanda de granos básicos se
distinguen dos medidas. Una se refiere al nivel histórico de cada rubro y la otra al nivel de la norma estimada
para satisfacer las necesidades alimenticias de la población. Según estimaciones del MAGFOR5 (MAGFOR
2006b) éstas serían las consignadas en el cuadro 4.6.
Tanto en maíz como en frijol la producción del ciclo 2004/05 superó ampliamente tanto el consumo histórico
como la norma estimada. No ocurrió lo mismo con el arroz, pues si bien los 3 millones de quintales producidos
abastecían la norma estimada, no llegaban a cubrir el consumo histórico de 5 millones. Ello obligó a realizar
sustanciosas importaciones.
La demanda de sorgo de la industria avícola calculada en 3.1 millones de quintales no logra cubrirse con la
producción local por lo que debe recurrirse a la importación de 1.7 millones de quintales de maíz amarillo.
Cuadro 4.5
Área sembrada y producción sorgo
Nicaragua. Ciclos 2001/02 a 2004/05
Sorgo rojo Sorgo millón
Ciclos
Producción Producción
Área (mzs) Área (mzs)
(QQ) (QQ)

2001/02 36,856 1,414,249 27,367 541,134

2002/03 53,773 3,708,554 32,416 638,021

2003/04 45,200 1,734,300 35,400 815,000

2004/05 30,800 1,276,400 29,400 662,200

Fuente: MAGFOR 2005ª y La Prensa 10 mayo 2006


Así pues, Nicaragua debe importar granos básicos. Tanto para cubrir la demanda superior a la producción de
arroz y de sorgo, como también para satisfacer la demanda en algunos períodos de escasez de maíz y de frijol.
En el período 2000-2003, del volumen y monto total de importación de granos básicos, el arroz acapara
aproximadamente el 85% de la misma, equivalente al 40% del consumo nacional de este rubro (MAGFOR
2005ª). En el año 2005, en cambio, las importaciones de arroz disminuyeron, mientras aumentaban las de maíz
amarillo que se convirtió en el protagonista de las importaciones de granos básicos, ocupando el cuarto lugar
entre la totalidad de los productos más importados de Nicaragua (MIFIC 2005)
Cuadro 4.6
Nicaragua: granos básicos.
Producción disponible y demanda ciclo 2004/05
(millones QQ) Maíz Frijol Arroz
Consumo histórico 4.9 2.2 5.0
Norma estimada 7.8 2.0 3.0
Ciclo agrícola 04/05 8.3 3.5 3.0
Fuente: MAGFOR 2006 b

Por otra parte, dados los buenos precios del mercado del frijol en el exterior, unido al incremento de la
producción de este rubro, en los últimos años se ha incrementado la exportación del mismo, llegando a ocupar ya
un lugar destacado entre las exportaciones de productos agrarios. Las exportaciones se incrementaron desde el
año 2001, de medio millón de quintales a casi 0.9 millones de quintales en 2004, y las importaciones se
5
Las cifras correspondientes a la producción que utiliza el MAGFOR en su Evaluación del ciclo Agrícola 2004/05 y
proyecciones, muestran cierta disparidad: no coinciden las generales de la estadística que proporciona con las que cita en los
comentarios relativos al grado de satisfacción de la demanda. Así por ejemplo, mientras en la serie estadística la producción
de frijol para el ciclo 2004/05 era de 4,411.0 miles de QQ, al referirse a la misma en relación con el consumo histórico y la
norma estimada la cifra consignada es de 3.8 millones de quintales.

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 74


redujeron hasta por el orden del 70%. En 2005 la exportación de frijoles aumentó en un 50% respecto a 2004, y
su precio se incrementó en un 45%. Sus principales mercados son El Salvador, Costa Rica y Estados Unidos.
Todo ello nos da una muestra del peculiar dinamismo de este grano. Gracias a la contribución del Programa
Libra por Libra el ajonjolí ha conseguido aumentar su producción y también su exportación que en el ciclo
agrícola alcanzó los 200,000 quintales con destino a Guatemala, Japón, El Salvador, Estados Unidos y otros
(MIFIC 2005, Informe de comercio exterior de Nicaragua).
Cuadro 4.7
Nicaragua: granos básicos años 1994/95 a 2005/06
Área sembrada, producción y rendimiento
MAÍZ FRIJOL ARROZ

Área Producción Rendim. Área Producción Rendim. Área Producción Rendim.


Ciclos
(mzs) (QQ) (QQ/mz) (mzs) (QQ) (QQ/mz) (mzs) (QQ) (QQ/mz)

1994/95 280,000 5,320,000 19.0 172,000 1,840,400 10.7 83,358 2,500,762 30.0
1995/96 399,794 7,278,614 18.2 197,800 1,931,500 9.8 89,859 2,829,538 31.5
1996/97 398,512 7,103,344 17.8 171,341 1,647,190 9.6 96,600 3,148,825 32.6
1997/98 332,976 5,809,496 17.4 192,907 1,573,600 8.2 107,010 3,669,218 34.3
1998/99 360,888 6,610,321 18.3 270,491 3,279,672 12.1 119,868 3,802,750 31.7
1999/00 373,479 6,561,441 17.6 298,382 2,974,326 10.0 87,880 2,994,570 34.1
2000/01 466,316 9,068,289 19.4 319,250 3,809,886 11.9 133,126 3,877,436 29.1
2001/02 454,773 9,236,989 20.3 330,014 3,890,314 11.8 120,592 3,520,669 29.2
2002/03 535,810 10,988,020 20.5 357,827 4,332,751 12.1 132,130 4,196,430 31.8
2003/04 564,320 12,949,194 22.9 414,579 5,067,444 12.2 133,343 3,826,807 28.7
2004/05 * 445,800 10,132,800 22.7 356,700 4,411,000 12.4 109,700 3,182,100 29.0
2005/06 * 541,300 11,667,400 21.6 372,700 4,308,400 11.6 124,500 3,982,700 32.0

Fuente: MAGFOR 2005ª; para años 2004/05 y 2005/06, MAGFOR 2006b y La Prensa 10 mayo 2006
Cuadro 4.8
Nicaragua: importaciones y exportaciones granos básicos
Años 2000-2003

Importaciones Exportaciones Saldo exterior


Años

Miles QQ Miles US$ Miles QQ Miles US$ Miles QQ Miles US$


2000 2,379.3 27,798.9 129.4 4,595.1 -2,249.9 -23,203.8
2001 1,512.9 20,955.0 660.2 13,696.9 -852.7 -7,258.1
2002 3,431.8 31,353.4 1,013.9 20,022.4 -2,417.9 -11,331.0
2003 2,677.7 34,137.9 1,020.3 20,577.6 -1,657.4 -13,560.3
Fuente: MAGFOR 2005ª

Cap. 4. Los granos básicos - pág. 75


Capítulo 5. EL CAFÉ, CULTIVO DE EXPORTACIÓN

1. EL CAFÉ A NIVEL MUNDIAL

Importancia del café


Aunque se trata de una planta que tiene sus orígenes en Etiopía como planta silvestre (donde se la conoce por lo
menos desde el año 850 de nuestra era), y en Arabia Saudita como planta cultivada comercialmente a partir del
siglo XV, en la actualidad la mayor parte de la producción mundial procede de América Latina. El café, como el
cacao, solamente crece en los países tropicales por lo que su cultivo y su exportación sólo se da en países en vías
de desarrollo. El café es una de las bebidas más populares del mundo occidental, llegando a ser considerado
como uno de los productos más importantes del comercio mundial. Antes de la “crisis del café”1 de 2000-2001,
era el segundo producto más exportado a nivel mundial después del petróleo.
En la actualidad proporciona empleo a más de 25 millones de personas de un conjunto de más de 70 países en
desarrollo. Se ha calculado que el 70% de la producción mundial está en manos de siete millones de pequeños
productores con áreas menores de 5 hectáreas, para quienes el cultivo del café representa la única o principal
fuente de ingresos. Estos productores se encuentran en las zonas menos desarrolladas de algunos de los países
más pobres del mundo, y ellos han sido los que han contribuido al incremento en el volumen de las
exportaciones y generación de divisas en los últimos diez años (IICA, 2005, 23).
La producción mundial de café estimada para 2005/2006 es de 141.76 millones de quintales y el total del
consumo mundial ronda los 154.32 millones de quintales al año. Los principales consumidores de café se
encuentran en Europa seguidos de Estados Unidos y el Japón.
Los principales productores mundiales (2005) fueron Brasil (34.2%), Vietnam (10.9%), Colombia (10%),
Centroamérica (9%), Indonesia(6.6%), Etiopía (4.4%) India (3.2%) y México (3.4%) (Fed. Nac. Cafetaleros de
Colombia)
Especies y calidades
El café es el género más importante de la familia de las Rubiáceas, que comprende más de 500 géneros y más de
6,000 especies. El mismo género Coffea está formado por numerosas especies, de las cuales sólo dos de ellas
tienen en la actualidad una importancia económica real:
• Coffea arabica (arábiga), con un 60 a 70% de la producción mundial
• Coffea canephora (robusta), con un 30 a 40% de la producción mundial.
Existen además otros cafés diferenciados, (Gourmet, Orgánico, Bajo sombra, Mercado Justo), los cuales
últimamente han venido teniendo una creciente aceptación en el mercado mundial, con un 20% de crecimiento
anual, aunque sólo representen el 1% del volumen a nivel mundial y un valor de US$530 millones en precios al
consumidor.
En realidad muchos cafés especiales tienen más de una de estas características, debido al perfil sociocultural de
cada comprador. Por ejemplo, los cafés mercadeados como “fair trade” o mercados justos, suelen ser a la vez
“orgánicos” y “de sombra” (IICA, 2005, 32). De todos ellos el café orgánico es el que experimenta un
crecimiento mayor, un 20% por año. La Organic Products Trading Company ofrece básicamente café orgánico
de nueve países: México, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, Perú, Bolivia, Indonesia, El Salvador y Uganda. Y
el café “fair trade” también conoce una expansión importante. Actualmente está disponible a 300 cooperativas en
19 países, con 55,000 compradores, la mayoría de ellos en Europa donde este movimiento empezó hace cuarenta
años. En este continente el total de ventas ascendía en 1995 a 300 millones de dólares, con 130 marcas
disponibles en 35,000 supermercados (IICA 2005, 33).

1
La “crisis del café” tuvo su origen en la caída del precio internacional del café a partir de 1998 situándose a niveles
inferiores a los costos de producción. Será analizada más adelante con mayor detención.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 76


Producción y consumo.
La producción de café se concentra en la franja comprendida entre los trópicos de Cáncer y Capricornio,
encontrándose los principales productores en América Latina (esta región totaliza el 60.8 % de la producción
mundial), seguidos de los de Asia (22.6%), de África (11.7%) y de “Oceanía y otros” (2.0%). Según estadísticas
correspondientes al año 2005, seis países concentran el 70.3 % de la producción mundial: Brasil, Vietnam,
Colombia, Indonesia, Etiopía e India. Vietnam ha experimentado un considerable crecimiento a partir de los
años 90 debido a los bajos costos de producción, a los buenos precios del mercado, y al apoyo recibido por parte
del Banco Mundial para el desarrollo de este subsector.
Según la Organización Internacional del Café (OIC) en el año 2006 se está experimentando un gran déficit de
producción en el mercado mundial, puesto que ante una producción de 141.74 millones de quintales el consumo
mundial de café se calcula en unos 154 millones de quintales. Debido a este déficit ya se ha empezado a echar
mano de las existencias, las cuales en los últimos años ya se habían ido reduciendo. A consecuencia de ello, en
2006 el precio está batiendo un récord de 1.35 dólares la libra en los mercados de Nueva York y Londres
(MIFIC 2006ª, 6).
El consumo per cápita de café ha mostrado una cierta tendencia a la baja en los últimos 30 años, mientras la
demanda de cafés especiales o diferenciados (por los que se pagan mejores precios a los productores)
experimenta un crecimiento constante. Los consumos más altos per cápita se encuentran en los países europeos
con niveles de 5 a 11 kilos por habitante y año; en América entre los mayores consumidores se encuentran
Ecuador, Honduras, Costa Rica, Estados Unidos, Brasil y Canadá con consumos entre 3 y 5 Kilos/habit. al año
en 2003.
Exportación, importación y precios.
Los mayores países exportadores de café, como puede observarse en el gráfico 5.1 son Brasil, indudablemente el
mayor, seguido por Vietnam, que lleva un buen camino ascendente en los últimos años arrebatando a Colombia
el segundo lugar; Indonesia, que viene creciendo desde hace ya algunos años. Merece destacarse la ausencia de
México entre los mayores exportadores, debido a su evolución decreciente. Las exportaciones totales en 2005
fueron de 86.2 millones de sacos de 60 Kg. frente a 90.7 millones en 2004, lo que representa un descenso del
4.9%.
Gráfico 5.1
Principales países exportadores de café y Nicaragua 2005 (millones de sacos de 60 Kg.)
Brasil 26.1
Vietnam 13.4
Colombia 10.8
Indonesia 6.1
Guatemala 3.4
India 2.7
Etiopía 2.4
Honduras 2.3
Perú 2.3
Uganda 2.3
Nicaragua 1
0
Fuente: Organización Internacional del Café 2006
5 10 15 20 25 30

Alemania no es productora de café y sin embargo es uno de los principales países exportadores de café. Después
de ser el segundo mayor importador de cafés, sobre todo de cafés del tipo suaves (colombianos y otros) y los
arábigos no lavados, se dedica al tueste de aproximadamente una cuarta parte de sus importaciones, para
reexportarlos de nuevo,

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 77


Las importaciones ascendieron en 2005 a 92.9 millones de sacos de 60 Kg. frente a los 92.3 millones del año
anterior, lo que representan un aumento de 0.7 %. En cuanto a los principales países importadores de café cabe
destacar el incuestionable primer lugar de Estados Unidos, seguido de Alemania, Japón e Italia.
Con excepción de Estados Unidos, los mayores importadores son países europeos; tanto éstos como Estados
Unidos cuales compran grandes cantidades de café verde para luego procesarlo, mezclarlo y venderlo con
mayores precios
Los precios del café desde hace muchos años han presentado grandes fluctuaciones, con considerable impacto
en la balanza exterior de la mayoría de países productores, debido a la importancia de dicho rubro en sus
exportaciones. Los precios dependen básicamente de los volúmenes producidos a nivel mundial cada año, y
como en los últimos tiempos ha aumentado la producción por la reciente entrada al mercado de nuevos países
productores, se ha generado una sobreoferta que ha venido a dislocar aún más el mercado mundial de este rubro.
Así pues, últimamente la oferta ha crecido por encima de la demanda, debido al aumento de las áreas sembradas
y a la mejora de los rendimientos. Se calcula que desde 1990 la oferta ha crecido en un 15% mientras el consumo
sólo ha aumentado un 2.5%. Si no se dan cambios climáticos, con los correspondientes daños en los principales
países productores, la tendencia de los precios será a la baja.
Además hay que tener en cuenta que el control del mercado del café está en manos de cuatro transnacionales de
procesamiento y de otras tantas importadoras de café verde. Entre las primeras se encuentran Procter and
Gamble, Kraft/Phillip Morris, Sarah Lee y Nestlé, las cuales suelen beneficiarse de los bajos precios de compra
manteniendo a la vez los mismos precios de venta. Esto perjudica a los productores, los cuales reciben un 50%
del precio internacional y solamente un 20% o menos del precio final que paga el consumidor (IICA, 2005, 30).

EL CAFÉ EN CENTROAMÉRICA: LA CRISIS DEL CAFÉ DE 2001/02

La sobreproducción de grano a nivel mundial, ocurrida a principios de la década y no compensada por un


crecimiento en la demanda, provocó una fuerte caída en el precio mundial del café hasta el nivel más bajo de los
últimos 50 años. A pesar de la alta volatilidad de los precios de este rubro, el desajuste entre la oferta y la
demanda, iniciado ya a finales de los noventa y profundizado en los años siguientes, fue de tal magnitud que
provocó radicales desajustes económicos en muchos de los países productores, especialmente en la región
centroamericana, cuya economía depende en buena parte de la exportación cafetalera. Las correspondientes
repercusiones negativas de orden social fueron de considerable importancia afectando muy negativamente los
ingresos, el empleo y la seguridad alimentaria de miles de familias del sector rural.
Los países que provocaron la sobreoferta mencionada fueron en primer lugar Brasil, el cual casi duplicó su
producción en la segunda mitad de los años noventa; también Vietnam, con incrementos tanto en producción
como en rendimiento, el cual alcanzó la cota más elevada del mundo (tasa de crecimiento entre 1999 y 2000:
31.4 %). Asimismo aumentaron su producción otros países como Costa de Marfil e Indonesia.
Por otra parte, el consumo por habitante se estancó en muchos de los principales países importadores como
Estados Unidos y Japón, e incluso en la Unión Europea se redujo ligeramente. En el gráfico 5.2 puede
comprobarse cómo el desajuste entre oferta y consumo tiene su inicio ya en 1998, profundizándose la brecha en
el año 2001.
En ese año 2001 hubo una sobreoferta mundial de unos 10 millones de sacos, expresada también en una cifra
récord de exportaciones (88.7 millones de sacos). Esta sobreoferta provocó que los inventarios en los países
importadores casi triplicaran el nivel óptimo para obtener un precio aceptable, y en consecuencia el precio
internacional del café que en años anteriores había conseguido hasta 189 centavos de dólar por libra, en algún
momento de ese año 2001 se desplomó hasta los 50 centavos de dólar por libra.
La crisis afectó grandemente la economía centroamericana. En esta región, en la década de los noventa la
producción de café había aumentado en un 10% su participación en el PIB agropecuario, aunque con desigual
comportamiento en los distintos países de la región. Mientras Honduras y Nicaragua habían tenido una tendencia
expansiva, Guatemala y Costa Rica se habían estacionado, y en El Salvador se había reducido sustancialmente la
participación cafetalera en el PIB agropecuario.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 78


En los años anteriores a la crisis, Centroamérica había conseguido una participación en el mercado cafetalero
mundial de hasta un 15%. También Centroamérica había contribuido a un aumento de la oferta. En el año 2001
consiguió una producción de 16.2 millones de quintales de café, lo que suponía un aumento del 16% respecto a
la producción del año 1990. El aumento se debió no solo a la ampliación de la superficie cultivada en Nicaragua
y Honduras sino también al crecimiento de los rendimientos, principalmente en Costa Rica y Guatemala.
La crisis tuvo importantes consecuencias para las economías de la región y afectó a un gran número de
personas. El café emplea en Centroamérica a 1.6 millones de personas, equivalentes al 25% de la PEA rural. Una
cuarta parte de la producción está en manos de micro y pequeños productores (250,000 en conjunto) los cuales
generalmente tienen los más bajos niveles de rendimiento (12 quintales por hectárea), mientras que el conjunto
formado por medianos y grandes productores (75% de la producción) alcanzan unos rendimientos de 25
quintales por hectárea.
La crisis afectó a todos, pero de forma particular a los micro y pequeños productores, dejándolos en mucho casos
en la verdadera ruina. A partir del año 2002, en el que a nivel mundial se había alcanzado el récord de
producción (122 millones de sacos) y el precio en algún momento se había desplomado a 54 centavos por libra
del café arábigo llamado “otros suaves”, muchos productores abandonaron sus cosechas, dejaron de limpiar y
fertilizar y en algunas regiones vendieron sus terrenos.
Gráfico 5.2
Producción y consumo mundial de café
(Millones de sacos de 60 Kg)

Fuente: Flores et al. 2002, 13


Paradójicamente, al mismo tiempo que las economías de la región y de buena parte de países productores de café
quedaban sumidas en una crisis de gran magnitud, las empresas comercializadoras de Estados Unidos y Europa
reportaban sus mejores ganancias, puesto que en ningún caso la reducción del precio del café fue trasladado al
consumidor.
La crisis afectó las economías nacionales con la pérdida de ingresos de divisas y la correspondiente alteración en
la balanza comercial. Sólo en 2001 se dejaron de percibir 713 millones de dólares, en comparación con los
ingresos anuales promedios del quinquenio 1994-1998, que habían ascendido a $1699 millones: una disminución
del 42%; esa pérdida equivalía al 1.2% del PIB de la región (Flores et al.).
También la macroeconomía quedó afectada por la crisis. Los ingresos fiscales se redujeron provocando duros
ajustes en el gasto público y en los programas sociales. Las pérdidas de ingresos por exportaciones incidieron en
la balanza de pagos y aumentaron las necesidades de financiamiento externo.
Otra consecuencia de la crisis tuvo lugar en el sector laboral. La mayoría de los empleos del café se situaban
entre los estratos de mayor pobreza, lo que planteó importantes retos en términos de desarrollo humano y
estabilidad social. Se estima que los jornales que se dejaron de contratar en 2001 equivalían a 170,000

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 79


empleos/año, lo que representó la no percepción de 140 millones de dólares en salarios (PNUD 2004) La
situación laboral fue especialmente grave en Nicaragua, país en el que junto a la miseria y la migración se dieron
fuertes hambrunas, y aumento de la desnutrición.
Cuadro 5.1
Producción de café en Centroamérica
(sacos de 60 variación 2000-2005
Kg.)
(2000/01- 2000 2001 2002 2003 2004 2005
2005/06) sacos
%
Guatemala 4,940 3,669 4,070 3,610 3,703 3,675 -1,265 -26
Honduras 2,667 3,036 2,497 2,968 2,575 2,990 323 12
Costa Rica 2,253 2,166 1,938 1,802 1,726 1,758 -495 -22
Nicaragua 1,595 1,116 1,199 1,405 1,127 1,400 -195 -12
El Salvador 1,707 1,667 1,438 1,457 1,447 1,372 -335 -20
Panamá 170 160 140 172 90 170 0 0
Total 13,332 11,814 11,282 11,414 10,668 11,365 -1,967 -15
Fuente: Organización Internacional de Café 2006
Las alternativas que manejaron los productores de café afectados por la crisis fueron diversas: asociarse
en cooperativas, subir la calidad, adopción de estrategias de comercio justo, uso de fertilizantes
orgánicos, en algunos casos abandonar las plantaciones. Los más afectados fueron los pequeños y
medianos productores de café y productores de café de baja calidad.
La migración a Estados Unidos (o a Costa Rica en el caso de Nicaragua), fue una alternativa adoptada por
muchos de los productores o trabajadores del café. En opinión de un promotor agrícola de Guatemala se estima
que “un 30% de los productores de café se fueron a Estados Unidos, especialmente aquellos de producción
mediana y pequeña. Un 20% de los productores se vieron obligados a vender sus terrenos para luego irse”
Muchos de estos terrenos fueron comprados por emigrantes ya establecidos en los EEUU y en algunos casos los
anteriores dueños se convirtieron en mano de obra en las cosechas de café (Creelman 2005).

EL CAFÉ EN NICARAGUA

El café que se produce en Nicaragua es arábiga lavado, y sus variedades son: Caturra, Borbón, Maragogipe,
Típica y Cautilla. El 95 % del café que se produce en el país es cultivado en sombra, con lo que se garantiza una
calidad suprema.
El café en Nicaragua constituye una base importante en la economía del país. Según cifras del Banco Central en
el año 2005 constituyó todavía el primer rubro de exportación, con un 14.4 % de las exportaciones totales (124.2
millones de dólares), equivalentes a la mitad de todas las exportaciones agrarias.
Su aporte al valor agregado por las actividades agrícolas del país ascendió en 2005 a 554.9 millones de córdobas
constantes de 1994, es decir, un 18%. Casi una quinta parte de la riqueza agrícola generada en suelo
nicaragüense. Su participación en el PIB para ese año 2005 ha sido 1.76% 2
El cultivo del café cobra también importancia por ser generador del 32% de los empleos rurales. Según el
MIFIC, unas 30,000 familias siembran café y otras 150,000-200,000 familias obtienen parte de sus ingresos
trabajando a tiempo completo o a medio tiempo en la producción, procesamiento y comercialización del café
(MIFIC 2005, 9).

2
Su aporte al PIB nacional había alcanzado hasta un 7.2 % en el año 2,000, coincidiendo con la mayor cosecha de la
historia del país. La sensible caída de los precios a partir de esa fecha, con un descenso duradero de la producción (aunque
algo recuperado en años recientes), ha impedido que el café vuelva a conseguir la importancia de los años 90: en torno al 4
o 5% del PIB.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 80


Sin embargo, la expansión de los años noventa, fue frenada abruptamente por la crisis cafetalera de 2001/02; en
consecuencia, la actividad cafetalera en Nicaragua ha experimentado profundos cambios. Por una parte una
contracción considerable y por la otra el inicio de nuevos caminos de producción que giran alrededor del café
gourmet, del café orgánico, etc.
Gráfico 5.3
Producción de café en Centroamérica 2005
La producción de C.A. equivale al 10.6 % mundial

Panam a
El Salvador
1%
12%
G uatem ala
Nicaragua 33%
12%

Costa Rica
15%
Honduras
27%

Fuente: Organización Internacional de Café 2006

Cambios en los 90: estructura de la propiedad, rendimiento y producción


La década de los 90 fue una década de franca expansión cafetalera. Aumentó la producción, aumentó la
superficie cosechada y aumentó también el número de fincas. Si en el año 1989 la cosecha cafetalera se cifraba
en 932,000 quintales en el año 2000 se había conseguido sobrepasar los 2 millones (2,083,000 qq); el área
cosechada pasó de 105 mil manzanas a por lo menos 130 mil y el número de fincas también creció.
Como indica Baumeister (2004) “en la recuperación y expansión jugaron varios factores: pacificación que
posibilitó que zonas anteriormente de guerra se recuperaran por esfuerzo propio de productores familiares,
muchos de ellos provenientes de antiguas cooperativas de producción, y desmovilizados de las fuerzas militares
a los cuales se les facilitaron apoyos crediticios para la renovación cafetalera”.
En la primera década de los 90 el número de fincas se amplió considerablemente, aumentando el número ya
existente de pequeños productores surgidos con la Reforma Agraria de los años 80. Sólo hay que señalar que en
la intensiva distribución de tierras conocida como la “piñata”, realizada entre febrero y abril de 1990 por el
gobierno sandinista saliente, se entregaron aproximadamente 16,000 miles de títulos de Reforma Agraria, de los
cuales se estima que un 30% no satisfacían los criterios de elegibilidad como beneficiarios o no tenían posesión
previa de las tierras a la fecha, y por tanto podían ser reclamados por no cumplir con los requisitos de ley. Más
adelante, en el gobierno de Doña Violeta se entregaron 23,069 títulos de propiedad que beneficiaban a 37,690
3
familias campesinas , y todavía una política de tierras liberal hizo posible que en los años siguientes antiguas
empresas estatales y colectivos de producción se convirtieran en explotaciones familiares
Tanto el proceso de traspaso de tierras de la Reforma Agraria Sandinista como el de esta “Reforma Agraria” de
Doña Violeta, junto con el proceso de devoluciones e indemnizaciones, dieron origen a serios conflictos de
propiedad, por haberse realizado sin los debidos requerimientos jurídicos y de consignación en los Registros

3
La venta y privatización de esta Área Propiedad de los Trabajadores (también llamada Unidad de Producción Estatal) se
desenvolvió de la siguiente forma: 35% de estas tierras fue devuelta a sus antiguos dueños; un 31% se distribuyó entre los
trabajadores de dichas UPE; y el 34% restante fue asignado a desmovilizados de la Resistencia y del Ejército.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 81


Públicos. Respecto al proceso de devolución de fincas a sus antiguos dueños, se constata que todavía en 2002
existían cerca de 2/3 de la tierras reclamadas que no habían sido indemnizadas (Baumeister 2004, 5)
Al final de todo este proceso de movimiento de fincas, muchas de las cuales estaban dedicadas al cultivo del
café, la estructura de la producción cafetalera resultante en Nicaragua a fines de los 90 presentaba la distribución
que se indica en los cuadros siguientes.
Cuadro 5.2
El café en Nicaragua: número de fincas, superficie y producción según tipo de fincas
tipo de Número de fincas Superficie (miles mz) Producción (miles QQ)
finca Kruger Flores Cenagro Kruger Flores Cenagro Kruger Flores Cenagro
< 10 mz 45,334 20,305 85.7 68.4 438
10-20 mz 1,568 1,161 30.0 17.2 424
< 20 mz 28,745 46,902 21,466 74.6 115.7 85.5 348 862
20-50 mz 1,492 732 41.3 20.0 562 284
1,258 86.4
> 50 mz 163 404 14.1 18.6 520 654
Total 30,400 48,038 22,724 130.0 154.3 171.9 1,430 1,800
Fuente: Kruger 2000, 9; Flores et al. 2002,80; INEC 2003
Cuadro 5.3
El café en Nicaragua
Rendimiento y porcentaje de fincas, superficie y producción según el tipo de finca
Porcen- Rendimiento
Fincas Superficie Producción
tajes QQ/mz
Kruger Flores Cenagro Kruger Flores Cenagro Kruger Flores Kruger Flores
< 10 mz 94.4 89.4 55.6 39.8 24.3 5.1
10-20 mz 3.3 5.1 19.4 10.0 23.6 14.1
< 20 mz 94.6 97.6 94.5 57.4 75.0 49.8 24.3 47.9 4.7 7.4
20-50 mz 4.9 1.5 31.8 13.0 50.2 39.3 15.8 13.6 14.2
5.5
>50 mz 0.5 0.8 10.8 12.0 36.3 36.3 37.0 35.2
Total 100 100 100 100 100 100 100 100 11.0 11.7
Fuente: cuadro 5.2
Cuadro 5.4
Tipología de las fincas cafetaleras de Nicaragua: cuadro resumen
Rendimiento % de la % de la
Tipo de finca % de fincas
(QQ/mz) superficie producción
< 10 mz 5 90 55 24
10-50 mz 14 9 34 42
> 50 mz 36 1 11 34
Total 11.5 100 100 100
Fuente: Cuadro 5.3
Tenemos tres cuadros sobre la distribución de las fincas cafetaleras publicados con pocos años de diferencia: el
primero pertenece a un estudio elaborado por Walter M. Kruger (octubre 2000) para el Centro Latinoamericano
para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLADS) del INCAE, y toma los datos de UNICAFE, el
segundo nos lo ofrece una investigación realizada por Margarita Flores y otros (abril 2002) para la CEPAL y
también toma los datos de UNICAFE (los datos de producción corresponden al ciclo 2000-2001), y finalmente
tenemos los datos del III Censo agropecuario (CENAGRO III) realizado en el año 2001 y publicado por el INEC
en 2003. En la tipología de fincas, CENAGRO afina más la división de las pequeñas (aunque no da producción
ni rendimientos) pero pone en un gran grupo a medianas y grandes. Vamos a presentar comparativamente los
datos de los tres autores, procurando armonizar sus clasificaciones de fincas, con vistas a sacar lecciones
respecto a la productividad.
Una primera constatación es que la superficie cultivada va aumentando (suponemos que dadas las fechas de los
estudios hay una ligera progresión temporal desde Kruger hasta CENAGRO), mientras que el número de fincas

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 82


parece disminuir (sin embargo, CENAGRO sólo recoge aquellas fincas que tengan por lo menos 1 manzana:
quizás sean estas las que falten al total de CENAGRO). Veamos ahora las mismas cifras pero en porcentaje del
total. Y añadamos el rendimiento
Lo que queda claro, tanto en Krueger como en Flores, es que las fincas pequeñas tienen menores rendimientos
que el promedio y las grandes tienen rendimientos superiores. ¿Dónde se puede trazar la divisoria? Según Flores,
las fincas de entre 5 y 10 mz tienen unos rendimientos tan bajos como las fincas inferiores a 5 mz (no lo hemos
transcrito en el cuadro). En cambio, las fincas de entre 10 y 20 mz tienen unos rendimientos comparables a los
de las fincas que están entre 20 y 50 mz. Por otra parte, Flores desglosa entre fincas de 50 a 100 mz y fincas
superiores a 100 mz, y aparece que apenas hay diferencia en su rendimiento. Por tanto las tres clases de fincas
que interesa respecto al rendimiento son las menores a 10 mz, las que están entre 10 y 50, y las mayores de 50
mz: las pequeñas rendirían 5 QQ/mz, las medianas 14 y las grandes 36 ¿Qué porcentaje de fincas, de superficie
cafetalera y de producción tiene cada uno de estos tres tipos de fincas? El orden de magnitud es semejante en los
tres autores y lo podemos resumir en el cuadro 5.4 (como se trata de órdenes de magnitud, las operaciones
matemáticas entre ellas no pueden dar resultados exactos).
Gráfico 5.4
Distribución de la superficie y producción cafetaleras según tipo de finca
Superficie Producción
> 50 mz
< 10 mz
11 > 50 mz 24
34

55
10-50 mz 34 < 10 mz
42

Fuente: cuadro 5.4


10-50 mz
En pocas palabras: algo más de la mitad de la superficie cafetalera es de bajo rendimiento, y una cuarta parte del
café nacional procede de ahí. Sólo un 11% de la superficie cafetalera es de alto rendimiento (semejante al de las
mejores plantaciones de otros países, como Costa Rica o Guatemala), y de ahí procede un tercio del café
nacional
Los medianos productores (de 10 a 50 mz) aparecen relativamente productivos (14 QQ/mz) y por tanto podrían
ser autosostenibles y con capacidad para crecer en tamaño y productividad.
En la recuperación cafetalera de los años noventa es interesante hacer unas aclaraciones relativas al estado en
42 que se encontraban las fincas, grandes, medianas o pequeñas en los primeros años 90s.
Muchas de la grandes haciendas cafetaleras, generalmente ubicadas en zonas de fácil acceso, no fueron
afectadas por la guerra pero sí confiscadas por el gobierno sandinista, las cuales fueron objeto de
cuantiosas inversiones. De ellas, algunas fueron devueltas a sus antiguos dueños y otras se constituyeron
como empresas asociativas. Otras fueron parceladas y repartidas entre los campesinos. En otros casos los
ex-dueños consiguieron desalojar o pactar con los campesinos ocupantes, los cuales se transformaron en
sus asalariados.
Muchas otras haciendas cafetaleras, grandes, medianas o pequeñas, ubicadas en zonas más alejadas
fueron devueltas a sus dueños completamente destruidas y éstos tuvieron que comenzar de cero en el
adverso contexto económico y social de los 90 (Alemán, 1996).
Para las medianas y pequeñas haciendas el principal problema fue la falta de crédito, muchas veces amarrado a
paquetes tecnológicos de muy difícil aplicación, puesto que exigían un grado de especialización al que los

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 83


campesinos no se podían someter porque los hubiera privado de otras actividades económicas en la finca,
actividades de suma necesidad para su subsistencia.
Gráfico 5.5
Nicaragua: evolución producción café 1989-2006
(en miles de quintales)

2500

2000

1500

1000

500

0
1988- 1989- 1990- 1991- 1992- 1993- 1994- 1995- 1996- 1997- 1998- 1999- 2000- 2001- 2002- 2003- 2004- 2005-
89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06*

Fuente: BCN a, BCN 2003, BCN 2006


4
Los grandes empresarios del café, asociados en UNICAFE y con apoyo del Estado, también en estos años se
dieron a la tarea de renovar, recuperar y mejorar tecnológicamente sus plantaciones. Hasta 1996, fueron
renovadas 30,000 manzanas, correspondientes en gran parte a este estrato de productores, con apoyo financiero
de la banca estatal o comercial, lo que supuso acaparar el 75% del crédito destinado a este fin. Gracias a ello,
como se dijo anteriormente, pudieron conseguir los altos rendimientos mencionados: 36 qq/mz.
Los pequeños y medianos productores, a pesar de las dificultades mencionadas, pudieron renovar unas 35,000
manzanas de café. Con costo, pudieron llegar a obtener un 25% del crédito destinado a la renovación cafetalera.
5
Los que ni siquiera tuvieron acceso al crédito por problemas de propiedad, de analfabetismo, de falta de
organización, etc. no pudieron acogerse a una renovación de su plantación y son los que, como se ha señalado,
siguen con métodos tradicionales poco tecnificados y con pobres resultados en sus rendimientos.
Producto de todos estos esfuerzos en el año 2000 se consiguió la cosecha del siglo: dos mil ochenta y tres
quintales de café, con una tasa de rendimiento de 14.5 qq/mz. Las exportaciones de café ascendieron al 23.3 %
de las exportaciones totales de Nicaragua y en el cultivo del café se daba empleo a 280 mil personas.
Crisis del café en Nicaragua: 2000/01
La crisis del café en Nicaragua vino precedida de otros fenómenos naturales que tuvieron su impacto en el
cultivo de dicho rubro. Nos referimos a las oscilaciones de El Niño y La Niña que ya habían dejado sus marcas
adversas en 1997-98; y a finales de 1998 el huracán Micht que con su paso arrasador afectó diversas
plantaciones e infraestructuras cafetaleras.

4
Esta institución resultó de la transformación de CONCAFÉ, creado por los sandinistas hacia el final de la década de los 80,
para renovar el cultivo del café y descentralizar la política a él dirigida.
5
Se calcula que un 60% del gremio no recibió ningún financiamiento en 10 años, lo que produjo una descapitalización
considerable y un marcado atraso tecnológico (ibid)

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 84


En 2001 la crisis general del café hace su aparición en Centroamérica: en julio de este año el precio del café se
ha situado en 52 centavos de dólar por libra, mientras producir esa libra en Nicaragua costaba 65 centavos. Es
decir, se perdían 13 centavos por libra de café.
Ya se ha indicado que la crisis se produjo por un desbalance entre la oferta y la demanda; desbalance al que de
alguna manera también había contribuido Nicaragua y otros países de Centroamérica con su continuado aumento
en la producción de café de los últimos años 90. Para Nicaragua las consecuencias fueron de suma gravedad en
todos los órdenes: económico, financiero, laboral y social.
Para Nicaragua, en los años anteriores a la crisis, concretamente en el año 2000, el café representaba un 7.2 del
PIB total y un 24 % del valor de las exportaciones totales. Era pues, un rubro de primera importancia para el
país, del cual había una gran dependencia tanto como elemento indispensable en la balanza comercial como en el
ámbito laboral. Al estallar la crisis, el golpe fue acusado con gran intensidad.
Analicemos en primer lugar las cifras expuestas en el cuadro de las exportaciones (cuadro 5.5). La brusca caída
del precio entre 2000 y 2001 (de 101.22 dólares el qq. a 58.80 dólares el qq) representó una descenso del 42%.
La respuesta no se hizo esperar: al año siguiente decreció considerablemente el volumen de las exportaciones (de
1,855.893 qqs en 2001 se bajó a 1,157,784 qqs en 2002: un decrecimiento del 37%), y como es natural, ese
volumen inferior, sometido además a un precio bajo (aunque levemente mejorado respecto a 2001) produjo una
reducción de divisas del orden del 36% (ver gráfico 5.6).
Cuadro 5.5
Nicaragua: exportaciones de café
(1994/95 a 2004/05)
Ciclos Volumen Valor Precio Prom.
(QQ) (US$) (US$/QQ)
1994/95 728.208 118.171.700 162,28
1995/96 1.158.742 126.034.800 108,77
1996/97 892.810 121.378.700 135,95
1997/98 1.215.866 183.857.500 151,22
1998/99 1.208.211 130.428.800 107,95
1999/00 1.677.797 169.834.400 101,22
2000/01 1.855.983 109.133.600 58,80
2001/02 1.157.784 69.718.600 60,22
2002/03 1.242.165 85.750.412 69,03
2003/04* 1.640.000 117.424.000 71,60
2004/05** 1.497.739 112.330.425 75,00
* Cierre preliminar de producción y datos estimados de exportación
** Datos estimados
Fuente: MAGFOR 200
El primer impacto se puso de manifiesto con la quiebra de un buen número de productores. Un gran número de
productores perdieron sus propiedades o entraron en proceso de perderlas, a consecuencia de haberlas
hipotecado con los bancos o con casas comercializadoras, y no tener capacidad de pago por la baja de precios y
por las pérdidas acumuladas de años anteriores, en que sufrieron repercusiones de fenómenos climáticos
adversos. Las estimaciones sobre el número de productores en esta situación oscila entre 500 y 3,000 (Flores
et.al 2002).
Algunos de los productores quebrados eran al mismo tiempo exportadores que habían comprado la cosecha a
pequeños productores y cooperativas, y al quebrar no pudieron abonarles las cosechas compradas. El gran
número de productores quebrados no pudieron pagar a sus trabajadores, ni siquiera la comida diaria. El
productor pequeño que perdió su cosecha tampoco encontró opciones de empleo en las fincas grandes que se
vieron obligadas a compactar sus empleados.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 85


De este modo la crisis afectó a más de 40,000 familias de pequeños productores, a las que se sumaron 350,000
trabajadores temporales y 70,000 empleados permanentes6. Una verdadera crisis laboral que propició la
aparición de la hambruna, reiteradas marchas y plantones en el Norte y una estampida desesperada de muchos
trabajadores o campesinos del café hacia Costa Rica. “En Matagalpa, una de las principales zonas cafetaleras del
país, 30% de las haciendas dejaron de contratar como lo habían hecho regularmente, ya que ofrecían únicamente
15% de los 10,000 empleos que antes aportaban a los campesinos” (Flores et al. 59).
Gráfico 5.6
Nicaragua: volumen exportado y valor de las exportaciones
1994/95 -2004/05 (QQ 10,000, valor en 1,000US$)
200.00

180.00

160.00

140.00

120.00

QQ (10,000)
100.00
Valor (1000$)

80.00

60.00

40.00

20.00

0.00
1994/95 1995/96 1996/97 1997/98 1998/99 1999/00 2000/01 2001/02 2002/03 2003/04* 2004/05**

Fuente: MAGFOR 2005ª

La respuesta del gobierno al sector en crisis registró una serie de contratiempos y atrasos, al contrario de lo que
sucedió en los demás países del istmo, cuyos gobiernos procedieron de inmediato a ofrecer soluciones
coyunturales, como fondos de compensación y refinanciamiento de la deuda, y algunos, como Guatemala y
Honduras colaboraron incluso con apoyo a planes de mejoramiento de la calidad. Por la caída del precio del café
muchos productores no pudieron saldar sus cuentas con la banca privada y las casas comerciales. Ante ello, las
entidades financieras embargaron propiedades e incluso solicitaron el encarcelamiento de algunos productores.
Los más afectados fueron los pequeños cafeticultores, ya que 28,000 de ellos, que representaban el 60% de los
productores del país, adeudaban alrededor de 70 millones de dólares (2.7% del PIB). Los productores solicitaron
la intervención del gobierno para que diseñase un plan de contingencia y una ley que impidiera el remate de sus
propiedades. La crisis no afectaba solamente a los productores sino también a los bancos, las microfinancieras y
los exportadores que tenían compromisos financieros y comerciales que cumplir con las empresas tostadoras y
financieras internacionales, así como con las bolsas de café de Londres y Nueva York.
Finalmente, el gobierno se comprometió a apoyar a los cafeticultores que estaban endeudados con la banca y con
los exportadores, y les otorgó un préstamo de 25 dólares por quintal exportado pagadero en un plazo de ocho
años. Sin embargo, hay que destacar que esta solución favorecía más al debilitado sistema financiero, ya que no
contemplaba las necesidades de los pequeños productores que no tenían acceso al crédito formal.
Adicionalmente, la Ley de Justicia Tributaria estableció el reintegro de los impuestos a la exportación. (Flores
et.al.35)

6
Según estimaciones ofrecidas por Flores et al. (2002, 31), el número de empleos perdidos en Nicaragua en el año 2001
sería de 18,625 personas.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 86


Situación actual
El café producido en Nicaragua, como ya se ha indicado anteriormente, cuenta con los factores básicos para
obtener un café competitivo: tierras fértiles con alturas adecuadas, cultivos en sombra, abundante mano de obra
para las labores agrícolas y suficientes precipitaciones para el crecimiento del cultivo. Sin embargo, además de
los factores externos, como el precio internacional del grano, hay una serie de factores a lo interno del país que
lo hacen poco competitivo por su bajo rendimiento por manzana (promedio de 11 qq/mz).
Gráfico 5.7
Evolución de los precios del café
1994/95 –2004/05
180

160

140

120

100

80

60

40

20

0
5

4*

*
5*
/9

/9

/9

/9

/9

/0

/0

/0

/0

/0

/0
94

95

96

97

98

99

00

01

02

03

04
19

19

19

19

19

19

20

20

20

20

20
Fuente: MAGFOR 2005ª

La estructura productiva de minifundio (95% de los productores con fincas inferiores a 20 mzs. controlando algo
más de la mitad de la superficie cafetalera, y con rendimientos promedio de 4.7 qq/mz) afecta el rendimiento del
sector. Pero existen además otros factores de producción que inciden directamente en el rendimiento: tecnología
atrasada por falta de asistencia técnica en análisis de suelos, semillas mejoradas, maquinaria adecuada en
beneficios húmedos; dificultades de financiamiento, insumos insuficientes debido a la falta de financiamiento,
malos caminos que dificultan el acceso a las plantaciones tanto para la salida de la cosecha (el atraso en la salida
afecta la calidad del grano) como para el transporte de los fertilizantes, de insecticidas y del personal.
Cafés especiales
Si la falta de competitividad debida a todos los factores enunciados constituía un verdadero problema en los años
anteriores a la crisis, después de la misma quedó patente que había que revertir la situación como fuera. Algunos
de los productores en un intento de superación de la crisis emprendieron diversos intentos de solución para el
incierto futuro del café en Nicaragua. Convencidos de la bondad natural del café nicaragüense y de su capacidad
para ser comercializado en los mercados de café especiales, pues según la CEPAL el 80 % de ese café tiene esa
cualidad, se encaminaron a la reconversión de sus cafetales y a la mejora de los mismos en función de diversos
objetivos: taza de excelencia, café orgánico, café justo, café amigable con la naturaleza.
El comportamiento de esas variedades “especiales”, que indudablemente han servido para mejorar la eficiencia y
la calidad del rubro, ha resultado exitoso y con tendencia a seguir incrementando sus exportaciones, las cuales
subieron de 50,000 quintales en 2002 a casi 400,000 en 2005. Es interesante constatar que no sólo aumentaron el
volumen de exportaciones sino también el número de países compradores, lo que significa que la calidad nica es
bien aceptada a nivel internacional. Según Excan, la meta es llegar a exportar el 40% del total en cafés especiales
y el resto en el grano tradicional.
El conjunto de productores, beneficiadores y exportadores están muy interesados en acrecentar la producción
para este mercado que paga mejores precios. Para ello están trabajando en crear una imagen como país que sitúe
a Nicaragua como sinónimo de café de calidad. Ello les permitirá afrontar con mejores resultados la posibilidad
de una nueva caída de los precios del café.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 87


Evolución del área sembrada y de la producción
A pesar de la crisis de 2001/02 y de la afectación que produjo a tantos y tantos productores no disminuyó en
Nicaragua el área sembrada de café.7 Como puede observarse en el cuadro 5.6, en los últimos años el área
sembrada más bien fue creciendo y la producción, siguiendo las acostumbradas oscilaciones promovidas por los
ciclos naturales de la alternancia, también experimentó una franca recuperación. La recuperación observada
puede deberse tanto a la estabilización y crecimiento gradual de los precios internacionales, como a los
programas de reestructuración de la deuda implementados a algunos segmentos de productores. Así
comprobamos que entre 2002/03 y 2005/06 la producción pasó de 1,327.17 miles de QQ a 1,800 miles (un
incremento del 36%), habiéndose incrementado también el número de manzanas consechadas (un 10% de
incremento: de 165.22 miles a 181.97 miles).
Sin embargo, según resultados de una encuesta del Magfor-BCN, en los últimos ciclos se observó una menor
atención a las plantaciones, reflejada en el incremento del área con manejo agronómico tradicional, es decir,
básico y con bajos rendimientos, asociado al bajo acceso al financiamiento por parte de un buen número de
pequeños productores.
Las tres zonas más importantes de cultivo de café son las siguientes:
Región Norte central. Con unas condiciones agroecológicas excepcionales produce aproximadamente el
83% de la producción nacional. Abarca los departamentos de Matagalpa, Jinotega y Boaco. Café
estrictamente de altura (Strictly High Grown, SHG).
Región Noreste. Produce aproximadamente el 14 % de la producción total, con áreas muy diferenciadas
entre las diversas zonas que están incluidas en la región. Comprende los departamentos de Madriz, Nueva
Segovia y Estelí. Cada área tiene calidades diferentes en la producción de su café, por lo cual estas zonas
pueden crear marcas diferenciadas en la taza, abriendo la ventana para productos geográficos distintivos.
Región Pacífico Sur. Con una producción aproximada del 3 % del total nacional comprende los
departamentos de Carazo, Granada, Masaya, Managua y Rivas. Su café es de alta calidad con excelente
aroma, fragancia y acidez moderada. Su producción es muy tradicional, en manos de pequeños productores
pero con técnicas de procesamiento mucho más íntegradas y centralizadas (MIFIC 2005).
Tecnología y rendimiento
Recordemos que la mitad de la superficie cafetalera está ocupada por fincas menores de 10 mz, responsables de
la cuarta parte de la producción nacional. Este hecho, en general sigue resultando un lastre para la mejora del
cultivo del café, debido a sus bajos rendimientos (recordemos: 5 QQ/mz). Las causas de esta situación se
encuentran en el elevado número de analfabetos (75%), en los problemas en la propiedad y en la falta de crédito.
Sin embargo, no todos los pequeños productores pueden catalogarse con estas características. Los hay que han
hecho de su plantación un verdadero laboratorio para la mejora de la calidad, y entre ellos destacan los que año
con año participan exitosamente en los concursos de la taza de la excelencia, o en la participación en el mercado
de cafés especiales.
También los hay que, sin financiamiento para adquirir fertilizantes u otros insumos destinados a la mejora de su
plantación cafetalera, optan por balancear la explotación de sus fincas compartiendo el cultivo del café con otros
cultivos destinados a la propia subsistencia.
En conjunto, Nicaragua tiene una tecnología poco avanzada y ello se traduce en su baja productividad. Si
analizamos las estadísticas proporcionadas por la FAO comprobamos que todavía en 2005 dentro del istmo su
rendimiento es de los más bajos: 10.35 qq/mz frente a 17.19 de Costa Rica, 13.64 de Guatemala, 12.34 de
Honduras, y solamente El Salvador está por debajo de Nicaragua, con 7.54 quintales por manzana.

7
Según información ofrecida por el estudio de la CEPAL (Flores et al., 2002), se estimaba que en Nicaragua a raíz de la
crisis podrían haber perdido sus propiedades o estaban en proceso de perderlas entre 500 y 3,000 productores. Si esto fuera
cierto, la hipótesis que podríamos manejar es que estas propiedades pasaron a otras manos que no las dejaron sin producir.
Ello explicaría el incremento en la superficie sembrada.

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 88


Cuadro 5.6
Café en Nicaragua: 1994/95 – 2005/06
Área sembrada, producción, rendimiento y crecimiento
Producción:
Ciclo Miles de Qq Qq/Mz variación
Agrícola Miles de Mz anual
1994-95 107.87 894.00 8.29 -
1995-96 120.27 1,200.90 9.99 34.33%
1996-97 120.71 1,099.70 9.11 -8.43%
1997-98 132.87 1,433.70 10.79 30.37%
1998-99 133.55 1,439.30 10.78 0.39%
1999-00 143.39 2,083.26 14.53 44.74%
2000-01 154.70 1,808.52 11.69 -13.19%
2001-02 156.11 1,469.57 9.41 -18.74%
2002-03 165.22 1,325.17 8.02 -9.83%
2003-04 165.22 1,820.00 11.02 37.34%
2004-05 165.22 1,265.73 7.66 -30.45%
2005-06 181.97 1,800.00 9.89 42.21%

Fuente: MIFIC 2006ª


Gráfico 5.8
Evolución del área sembrada y de la producción de café en Nicaragua
200 2500
180
160 2000
140
120 1500
100
80 1000
60
40 500
20
0 0
1994- 1995- 1996- 1997- 1998- 1999- 2000- 2001- 2002- 2003- 2004- 2005-
95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06

área (escala izquierda) producción (escala derecha)

Fuente: Cuadro 5.15


Cuadro 5.7
Centroamérica: comparación de rendimientos del café
2000-2005 (en QQ por manzana)
2000 2001 2002 2003 2004 2005
Costa Rica 23.50 20.50 19.22 18.04 17.19 17.19
El Salvador 10.86 10.68 8.77 8.77 7.54 7.54
Guatemala 17.64 15.58 13.97 15.38 13.64 13.64
Honduras 14.15 14.65 13.04 11.84 12.08 12.34
Nicaragua 11.76 9.47 8.07 11.08 7.48 10.35

Fuente: FAOSTAT 2006


Los rendimientos obtenidos en los últimos ciclos (un promedio aproximado de 9 qq/mz, después de la
excepcional productividad del ciclo 1999/00, 14.53 qq/mz), son semejantes a los de los últimos años setenta. La

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 89


expansión del área de cultivo a costa de terrenos de frontera agrícola con suelos poco fértiles, y el aumento
indiscriminado en la densidad de los cafetos han provocado una acelerada degradación del suelo y la
multiplicación de una serie de enfermedades como la roya, la broca y la antracnosis.
Hay además otras deficiencias técnicas y malas prácticas de manejo: variedades no aptas para determinados
suelos, mal manejo de plagas, deficiente uso de fertilizantes, semillas no certificadas, problemas en los
almácigos y en la poda... En resumen, los pequeños productores no tienen asistencia técnica. Y si a ello le
sumamos la falta de acceso al crédito comprenderemos las serias limitaciones a las que se enfrentan en el cultivo
de sus cafetos.
El beneficiado del café tiene una especial relevancia en el proceso tecnológico del grano de oro. Hasta el año
2000 (según datos de CONICAFÉ) existían 85 beneficios en todo el país, de los cuales únicamente el 70% se
encontraba operando, y de estos el 35% tenían 20 años de edad, y el 30 % restante tenía 40 años, o sea, en estado
de obsolescencia avanzada. Solamente se habían construido 6 beneficios entre 1980 y 1992 con capacidad para
55,000 qq.oro y 3 nuevos beneficios en la década de los 90 con capacidad para 115,000 qq. Los beneficios
húmedos de la zona del Pacífico desparecieron por falta de agua en las zonas productivas (Krugger 2000, 17)
Ante esta realidad, como ya se indicó, se está implementando el programa “Rehabilitación del Sector Cafetalero
en Nicaragua” con aportaciones internacionales y nacionales dirigido a pequeños y medianos productores de
café de la zona norte del país a fin de rehabilitar o construir mil quinientos beneficios húmedos que preserven la
calidad del grano y que sean amigables con el medio ambiente.
Exportaciones
El café ha ocupado casi siempre el primer lugar en las exportaciones de Nicaragua (con la notable excepción del
algodón, que lo aventajó entre 1961 y 1976), con un porcentaje bien elevado (36.8 % en 1980, 40.7 % en 1995),
aunque decreciente a partir de inicios de la década actual (22.0 en el año 2000 hasta llegar al 16.8 % en 2004).
Cuadro 5.8
Centroamérica: evolución exportaciones café 1995 – 2004
(millones de dólares y porcentaje pérdida)
1995 2004 1995-2004 % pérdida
Costa Rica 417.3 197.6 219.7 52.6
El Salvador 361.9 123.4 238.5 65.9
Guatemala 578.6 327.8 250.8 43.3
Honduras 349.3 251.8 97.5 27.9
Nicaragua 131.3 126.7 4.6 3.5
Fuente: CEPAL, 2005ª

Gráfico 5.9 Centroamérica: exportaciones de café (millones de dólares)


700.0

600.0

500.0

CR
400.0 ES
GU
300.0 H
NI

200.0

100.0

0.0
1995 2004

Fuente: CEPAL, 2005ª


El cuadro 5.8 nos muestra claramente cómo se ha diferenciado Nicaragua de sus países vecinos en cuanto a
pérdida de su sector cafetalero. Sin embargo, aún con valores absolutos menores y valores porcentuales también
menores (por haber aumentado la participación de otros productos que diversifican las exportaciones), el café

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 90


sigue ocupando los primeros puestos en las exportaciones totales del istmo centroamericano, con excepción de
Costa Rica, donde en el año 2004 este rubro ha ocupado el cuarto lugar en el total de sus exportaciones.
Ya indicamos que la última crisis provocada por la caída de los precios del café sirvió para mejorar la eficiencia
y la calidad del rubro, en especial en aquellos productores que optaron por dedicarse a los cafés especiales, los
cuales en los últimos años subieron de 50,000 quintales en 2002/03 a casi 400,000 en el último ciclo (2005/06).
Y lo que es más interesante es que no solamente se logró aumentar el volumen de exportaciones de variedades
especiales sino que se amplió la lista de compradores después de conocer la calidad del café nicaragüense.
Las previsiones apuntan a conseguir exportar un 40% del total en cafés especiales y el resto en el grano
tradicional, con la finalidad de amortiguar las afectaciones que puedan llegar por la vía de los precios
internacionales a los cuales no están sometidos esas variedades.
La exportación del café ha de cumplir con ciertos certificados: el de Calidad que emite el MIFIC, la Pre-
Certificación Fitosanitaria emitida por el MAGFOR previa inspección de café y el Certificado de la OIC.
En la actualidad operan unas 40 casas exportadoras, aunque solamente entre las cuatro compañías más
importantes transan el 67 % del café que exporta Nicaragua. Una sola, de capital extranjero, la Exportadora
Atlantic, negocia el 25% de las exportaciones totales. Algunas de ellas controlan además el beneficiado
En la actualidad Nicaragua exporta a 42 países repartidos casi en los cinco continentes. Sin embargo hay unos
países que acaparan muy buenos porcentajes del café nicaragüense: ellos son Estados Unidos (35.38%),
Alemania (13.82%), España (9.40%), Reino Unido (8.02%), Bélgica 6.19%), Finlandia (5.98%) Canadá
(3.69%), Italia (2.43%), Suecia (2.37%) y Francia (2.07%).
Gráfico 5.10
Nicaragua: destino de las exportaciones de café

Francia Otros
2% 11%

Suecia
Italia
2%
2% EEUU
Canadá 36%
4%
Finlandia
6%

Bélgica
6%

Reino Unido
8% Alem ania
España 14%
9%

Fuente: MIFIC 2006ª

Cap. 5. El café, cultivo de exportación - pág. 91


Capítulo 6. AZÚCAR, BANANO, TABACO, MANÍ
Y OTROS CULTIVOS DE EXPORTACIÓN

1. EL AZÚCAR

EL AZÚCAR A NIVEL MUNDIAL


El azúcar, que se emplea no sólo para endulzar los alimentos y las bebidas, sino también para la fabricación de
conservas, frutas en lata y confitería, proviene en la actualidad de los jugos de muchas plantas, dos de las cuales
son las más importantes:
• La caña de azúcar, una planta típicamente tropical, de grueso tallo, perenne, que se cultiva principalmente
en plantaciones siguiendo los métodos del monocultivo.
• La remolacha azucarera, una planta raíz, perteneciente a la familia de las remolachas y que se cultiva en las
tierra de clima templado1.
La mayor parte de la producción mundial de azúcar procede de la caña (un 60 por ciento de la producción
mundial), en países de climas cálidos y húmedos, como Centroamérica, Brasil, el Caribe y de la remolacha
(aproximadamente un 40 por ciento) en países como la Unión Europea, China y Estados Unidos.
La melaza y el ron son derivados de la elaboración de la caña de azúcar. La melaza se destina a la industria de
alimentos balanceados, al sector ganadero y también a la producción de alcohol. Además de ello en la
producción de azúcar se origina el bagazo que es utilizado generalmente como combustible en la propia fábrica
de azúcar (ingenio) y como abono orgánico. Últimamente, ante la nueva crisis petrolífera, el bagazo, como
elemento de cogeneración eléctrica a base de biomasa, es cada vez más usado para cubrir las necesidades de
energía de los países en vías de desarrollo.
Con la crisis del petróleo de los años setenta la obtención de alcohol como carburante a partir de la caña de
azúcar adquirió mayor importancia. Principalmente Brasil inició un programa de destilación para obtener alcohol
hidratado (etanol) para ser empleado como combustible en automóviles, camiones y tractores. En los últimos
años, para hacer frente de nuevo a las imparables alzas del petróleo, esta nueva aplicación de la caña de azúcar
está tomando considerable auge. Brasil está destinando un 52% de su producción de caña de azúcar a la industria
del etanol, porcentaje que tiende a elevarse a 60% para el año 2010 – 2011, según proyecciones del sector
industrial de ese país (ASERCA,2006,3).2
Producción y consumo
El azúcar es producido en la gran mayoría de países del mundo (más de 100) y se estima que esta producción
satisface casi el 80% de la demanda local de esos países, por lo que tan solo se comercializa internacionalmente
un 25% o 30% de la producción mundial de azúcar, equivalentes a unos 40 a 50 millones de toneladas.
Actualmente en el mundo se producen unos 147 millones de toneladas métricas de azúcar al año y se consumen
150 millones de toneladas, lo que representa un déficit mundial que puede alcanzar los 2 millones de toneladas,
déficit, que persiste por tercer año consecutivo3 debido a problemas en la producción por sequías (Tailandia,
Pakistán), por huracanes (Katrina en Estados Unidos) u otras causas.

1
El maíz también es otra planta de la que se extrae fructuosa con fines edulcorantes
2
En la actualidad son varios los países que, además de Brasil, han iniciado la producción de etanol como carburante, pero a
partir de otros vegetales, como maíz, trigo o remolacha. Entre ellos se encuentran Estados Unidos, Canadá, Unión Europea,
Polonia, Indonesia, Argentina, China, etc. Japón tiene previsto su uso de forma masiva y para ello ha decretado que todos
los vehículos accionados a gasolina utilicen mezclas de E-10 para el año 2030.
3
Estas son las estimaciones que presenta la publicación “Mercado Internacional de Azúcar” de junio 2006, según datos
ofrecidos por la correduría londinense ED&FMAN.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 92


Más de 100 países producen y ofertan este producto. Los mayores productores se encuentran en el continente
asiático con un 32.9% de la producción mundial. Entre ellos destacan India, China, y Tailandia. Los países
sudamericanos producen el 20.2 % , entre los cuales Brasil ocupa el primer lugar, tanto en la región como en el
ámbito mundial. Le siguen en importancia Colombia y Argentina. La Unión Europea aporta el 20.1 % a la
producción mundial, básicamente con azúcar de remolacha, entre cuyos países destacan Francia, Alemania,
Italia, Holanda y España. Centroamérica ocupa también un lugar destacado en la producción mundial, un 9.9%,
siendo México, Cuba y Guatemala los países con mayor índice productivo. África produce el 7.0% en cuyo
conjunto destacan Sudáfrica, Egipto y Mauricio. Norteamérica produce el 5.7% del total mundial casi
exclusivamente cosechado en Estados Unidos. Y finalmente Oceanía contribuye a la producción mundial con un
3.9% .
Cuadro 6.1
Grandes productores mundiales de azúcar 2005/06
(en millones de toneladas)
Brasil 27,910
Unión Europea 21,735
India 19,891
China 9,717
EEUU 6,837
México 5,761
SADC 5,680
Australia 5,440
Tailandia 4,946
Rusia 2,696

Fuente: Sugar Statistics 20064


El consumo de azúcar difiere grandemente de país a país, relacionado con los precios del producto, hábitos y
costumbres de la población. Por ejemplo, el consumo per cápita de China es uno de los más bajos del mundo y
en Costa Rica uno de los más altos, tal como se aprecia en la siguiente tabla. Los principales países
consumidores mundiales de azúcar, dependiendo del número de habitantes y del promedio de consumo de azúcar
per cápita son: India 20 millones de toneladas métricas; Unión Europea 17.7; China 12.4; Brasil 11.1; Estados
Unidos 9.0; Rusia 6.8 millones de toneladas métricas respectivamente. La Organización Mundial del Azúcar
estima que en los próximos años el consumo global anual podría seguir aumentando alrededor del 2%, de
manera que existiría la posibilidad de conseguir un equilibrio entre la oferta y la demanda de azúcar mundial o
incluso pudiera darse un pequeño déficit.
Cuadro 6.2
Consumo de azúcar per cápita, por país
(kg/año)
PAÍS Kilogramos/año
Costa Rica 56.9
México 45.7
Estados Unidos 32.9
India 16.6
China 6.9

Fuente: LAICA 2004, citando la Organización Internacional del Azúcar

Las exportaciones y el mercado mundial del azúcar


El 69% de la producción de azúcar se consume en sus países de origen en donde el sector azucarero está
fuertemente protegido y el enfoque predominante ha sido abastecer la demanda interna, exportando los

4
SADC es la abreviación de la “Comunidad de Desarrollo de África Austral”

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 93


excedentes en la mayoría de los casos. Últimamente ha habido cambios importantes en el mercado del azúcar.
Rusia ha pasado a ser el principal importador mundial de azúcar con 4.5 millones de toneladas métricas valor
crudo, equivalentes al 10.3 por ciento del total de las importaciones mundiales del año 2002/03. A Rusia le
siguen en el orden la Unión Europea 2.7 millones, Indonesia 1.9 millones, las Bahamas 1.4 millones, Estados
Unidos 1.3 millones y la India con aproximadamente un millón de toneladas, respectivamente (Informe OIA
2004)
En cuanto a los mayores exportadores también se han dado cambios: crecieron las exportaciones de Brasil, el
indiscutible primer productor y exportador, y en cambio Cuba pasó de un cuarto lugar en 1998 al décimo lugar
en 2005/06.
A partir de ese año 2006 el mercado azucarero internacional va a sufrir modificaciones, originadas
principalmente por las profundas reformas azucareras que realiza la Unión Europea, lo que representará
introducir cambios tendentes a reducir su producción azucarera, los precios de apoyo y de referencia así como
las restricciones a las exportaciones. Hasta el momento se consideraba que el régimen azucarero de la Unión
Europea era el instrumento más influyente en la distorsión del comercio mundial del azúcar, junto con Estados
Unidos y Japón.
Estados Unidos también se encuentra en proceso de cambio a raíz de la firma del NAFTA con México y Canadá
en 1994, y el más reciente acuerdo de libre comercio con los países centroamericanos y la República
Dominicana (CAFTA), que conllevan necesariamente una inevitable reforma en sus respectivas políticas
azucareras.
Gráfico 6.1
Principales países exportadores de azúcar 2005/06
(en millones de toneladas)

Brasil

Unión Europea

Australia

Tailandia

SADC

Guatemala

India

Golfo Pérsico

Sudáfrica

Cuba

0 5 10 15 20

Fuente: Sugar Statistics 2006

Precio Internacional
El Mercado del azúcar y sus subproductos está conformado por tres canales:
• Mercado preferencial (Contrato #5 de la Bolsa de Londres) consitutido por cuotas asignadas a países
conocidos como ACP (África, Caribe y Pacífico); en este mercado la Unión Europea tiene asignada una
cuota de aproximadamente 1.4 millones de toneladas métricas anuales.
• Mercado preferencial (contrato #14 Cuota americana de Nueva York). La cuota de importación de los
Estados Unidos es de aproximadamente 1.2 millones de toneladas métricas.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 94


• Mercado Libre (Contrato #11) abarca la producción resultante de restar la producción destinada al
consumo interno del país y la de los mercados preferenciales. Por ello el precio sufre grandes oscilaciones;
incluso el precio que se paga está por debajo de los costos de producción. Los precios internacionales y los
precios internos no guardan ninguna relación entre ellos.
Como puede observarse en el gráfico 6.2, hubo una cierta estabilidad hasta 1998 en que se dio una fuerte caída
de hasta U$ 2.35 por quintal en relación al año anterior. A partir de entonces aunque con un leve remonte no se
pudieron conseguir los precios de la década anterior. Hay que mencionar que mientras en el año 2002 el precio
del mercado libre fue de U$ 7.89, en el mercado preferencial los precios oscilaban entre los 20 y 22 dólares el
quintal.
Como resultado del actual déficit de la producción global de azúcar, junto con los significativos cambios
estructurales de más largo plazo dentro del mercado del azúcar (aumento del uso de esta materia prima para la
fabricación de etanol), en los últimos meses (año 2006) dentro de la volatilidad propia de ese mercado, los
precios han experimentado un sensible crecimiento.
Gráfico 6.2
Precio contado de azúcar cruda mundial contrato # 11
(mercado libre US/QQ
16

14

12

10

0
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003

Fuente: López, José Guillermo 2003, 26

EL MERCADO CENTROAMERICANO DEL AZÚCAR


Los países centroamericanos no difieren mucho del resto del mundo pues producen para su autoconsumo y
exportan los excedentes, ejercen un férreo proteccionismo a dicho rubro con altos aranceles y gozan de cuotas de
abastecimiento al mercado internacional. El mayor productor es Guatemala, que ocupa incluso el tercer lugar
entre los países exportadores de Latinoamérica, después de Brasil y Cuba.
La producción corre a cargo de grandes ingenios agroindustriales, con alta tecnología para sus actividades
agrícolas, zafra, extracción y producción de azúcar, y del abastecimiento de caña aportado por productores
independientes los que operan con medianos y altos niveles tecnológicos para las labores de producción.
Indudablemente Guatemala es el país que cuenta con mayor número de ingenios (17), la mayor área sembrada,
mayor producción tanto de caña como de azúcar y el mayor rendimiento (93 tn/mz). Sin embargo su rendimiento
industrial es el más bajo del istmo (203 libras /tn). El Salvador, que en los últimos años aumentó su superficie
sembrada, tiene 11 ingenios y un buen desempeño tanto en su producción como en su rendimiento. Costa Rica,
con 16 ingenios, y buena producción es el que consigue mayor rendimiento industrial, 238 libras /tonelada.
Honduras y Nicaragua se encuentran en los últimos puestos tanto en número de ingenios (8 y 4 respectivamente)
como en superficie sembrada, en producción y en rendimiento de caña. Nicaragua consigue una mayor tasa de
rendimiento industrial con 213 libras por tonelada.
Centroamérica que había desarrollado la producción de azúcar en el boom de los años de la postguerra,
consiguiendo este rubro un lugar importante en sus exportaciones, sufrió una fuerte disminución tanto en la

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 95


producción como en las exportaciones en la década de los ochenta. Posteriormente fue recuperándose y en algún
caso, como Guatemala, consiguió casi triplicar el monto en sus exportaciones. El Salvador duplicó su área de
siembra de caña a partir de 1990, mejoró sus variedades para hacerlas más resistentes y en la actualidad está
introduciéndose en la producción de etanol para exportar a Estados Unidos. En los últimos años, ante la caída de
los precios internacionales algunos de estos países, como Costa Rica, Nicaragua y Honduras, han reducido su
producción y también han visto reducirse el valor de sus exportaciones.
Cuadro 6.3
Agroindustria azucarera centroamericana.
Principales indicadores de producción. Año 2002

Rend. Rend
Área Producción Producción
N° Productores agrícola industrial
País Sembrada (miles tn azúcar
Ingenios Privados prom. LBS/tn
(miles mz) caña) (miles tn).
(tn/mz) caña prom.
Guatemala 17 239.4 11,000 16,084.0 93 203 1,825.0
Honduras 8 56.8 1,558 3,439.9 61 211 366.9
El Salvador 11 90.0 6,000 5,071 71 209 507.0
Nicaragua 4 58.2 650 3,413 60 213 368.5
Costa Rica 16 63.8 6,005 3,472 72 238 388.9
Total 56 508.2 25,213 31,479.9 71 213 3,456.3
Fuente: López, José Guillermo 2003, 28
La distribución y comercio del azúcar a lo interno de estos países corre a cargo de grandes empresas mayoristas
pertenecientes a los grandes ingenios, los cuales distribuyen a los detallistas. Una peculiaridad del istmo la
constituyen los altos costos de producción en comparación con los precios internacionales del rubro (0.22
centavos de dólar la libra en 1996 y 0.26 centavos de dólar la libra en 2001). En cambio, los precios internos al
consumidor nicaragüense son los más bajos del istmo (0.21 centavos de dólar la libra); pero ello repercute en la
rentabilidad comparativa de la industria nacional respecto a sus contrapartes centroamericanas, lo que puede ser
la causa de los bajos precios que estos pagan a los productores (López, IICA, 29).

Centroamérica: exportaciones azúcar (en millones US$)


250

212.3

200

FAOSTAT 2006

150

100

50
46.6

24.8 25.6

11.5 12.7

C osta Rica El Salvador G uatem ala Honduras Nicaragua Panam á

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 96


EL AZÚCAR EN NICARAGUA
El azúcar, junto con el algodón, la carne y el tabaco, formó parte de los nuevos productos agropecuarios cuya
exportación floreció en Nicaragua en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.
El azúcar, como el algodón, introdujo un elemento nuevo en la dinámica agroexportadora nicaragüense: la
participación en un mercado mundial donde competirían con una oferta bastante significativa proveniente de
países centrales, especialmente de Estados Unidos. La formación del precio internacional dependía también del
grado de desarrollo tecnológico productivo propio de los países desarrollados: ya no se trataba de “ventajas
absolutas” propias del clima tropical, sino de ventajas relativas vinculadas a la fertilidad del suelo y al precio de
la fuerza de trabajo con respecto a la producción norteamericana.
El azúcar, como el algodón, exigió la incorporación de medios de producción de origen industrial, así como una
ampliación de la infraestructura de caminos y la generalización de las relaciones mercantiles. La política
comercial norteamericana estaba presente en la definición de las cuotas de azúcar a introducir preferencialmente
en el mercado de Estados Unidos, siempre de acuerdo a los criterios geopolíticos del momento.
En Nicaragua, el cultivo de la caña de azúcar se dedicó en su mayor parte a la elaboración de azúcar, pero
también fue, y es en la actualidad, materia prima para la elaboración de aguardientes de alto contenido
alcohólico.
Cambios en los 90
Al finalizar la década sandinista toda la producción de azúcar estaba en manos del Área Estatal. Con la llegada
del nuevo gobierno de Doña Violeta se procedió a la privatización de los siete ingenios que estaban en
funcionamiento en un proceso largo y complejo que arrastró una serie de dificultades legales, financieras y
administrativas durante un buen número de años, de tal forma que todavía en 1998 la CORNAP (Corporación
Nacional del Sector Público) informaba de problemas existentes en los aspectos legales y financieros
relacionados a los procesos de desincorporación del Estado de los ingenios azucareros “Victoria de Julio,
“Montelimar” y “Benjamín Zeledón”.
Cuando Alemán tomó el poder en 1996, manifestó con gran beligerancia que era prioridad de su gobierno anular
la privatización realizada durante los primeros años 90 de los ingenios azucareros estatizados en los años 80. Y
el primero de ellos sería el “Victoria de Julio” donado por el gobierno de Cuba al de Nicaragua, por haber sido
vendido a un precio menor (20 millones de dólares) que el que supuestamente tenía y con irregularidades (había
costado más de 80 millones de dólares y su valor llegó a representar la suma de 200 millones de dólares). Se
dieron órdenes al Procurador General de Justicia para anular dicha privatización que se había realizado a favor
de las firma inglesa ED&F MANN, la francesa Nouveau Latin American y otros socios como AGROINSA. Los
costos de esta demanda junto a otros problemas de producción y la alta distorsión del mercado internacional
provocaron el cierre definitivo en el año 2001. El Ingenio “Victoria de Julio o Timal, unos de los “elefantes
blancos” de la década de los ochenta, se dobló ante sus propios costos y cayó moribundo (Envío #185, agosto
1997).
Otros ingenios con problemas e irregularidades legales o financieras fueron el Monte Rosa (Germán Pomares),
de Chinandega, que fue devuelto sin pago alguno a sus antiguos dueños, después de haber recibido una inversión
de 5 millones de dólares, cuando en tiempos sandinistas el Estado lo había recibido en situación ruinosa.
El Benjamín Zeledón que pasó a propiedad de la firma Compañía Azucarera del Sur y tenía pendiente al cabo de
los años 1 millón de dólares y el Javier Guerra que fue entregado a los trabajadores pero que tuvo que afrontar
diversos problemas hasta que cerró sus puertas en 2001 (Nuevo Diario, 20/12/98).
El Ingenio San Antonio, el más importante de Nicaragua, regresó a sus antiguos dueños, la Nicaragua Sugar
Estates, de la familia Pellas, la cual inició un agresivo programa de inversiones para incrementar no sólo los
niveles de producción, sino también los de eficiencia y rentabilidad.
También fueron objeto de privatización los dos ingenios restantes, el Montelimar, que fue adquirido por el
Consorcio Naviero Nicaragüense (NAVINIC) y eL Kukra Hills en la Costa Caribe, el cual dejó de operar en el
año 2001/02.
A diferencia de los exportadores de café y carne, los azucareros tienen una protección arancelaria del 55 por
ciento, impuesto que tiene su inmediata repercusión en un aumento del precio interno del azúcar. Antes de 1995

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 97


no existía este arancel pero era prohibido importar. Al aprobarse el arancel se eliminó la prohibición de importar,
pero con el nuevo arancel resultaba más caro importar que comprar el azúcar en el mercado interno.
Entre 1991 y 1994, período de privatización de los ingenios, la producción y las exportaciones de azúcar bajaron
drásticamente hasta alcanzar tan sólo 15 millones en el año 1994. Pero después de 1995, con el nuevo arancel
aprobado, todos los ingenios se encaminaron a un proceso de estabilización y aumento de la producción para
abastecer no sólo el mercado interno, con precios bien asegurados por la Comisión Nacional de Productores de
Azúcar, quien controlaba además las cuotas de ventas, sino también el mercado externo más competitivo y más
difícil dada la volatilidad de los precios internacionales.
Este proceso de aumento tanto en la producción como en la exportación del azúcar duró hasta 1997. Los bajos
precios y el huracán Micht provocaron un retraimiento que fue ampliamente superado a partir del año 2000.
El azúcar en la actualidad
El cultivo de la caña de azúcar constituye todavía en la actualidad uno de los principales productos
agropecuarios, destinado tanto al consumo interno como a la exportación. La caña de azúcar y su
industrialización ocupan un rango preferente entre las principales actividades económicas del sector
agropecuario. En el año 2005, según datos del Banco Central de Nicaragua, su participación en el PIB
agropecuario fue un 13.3 %, un 2.7 % en el PIB total y un 7.3% del valor total de las exportaciones. Con un
monto de 60.3 millones de dólares, fue el tercer rubro entre las exportaciones, después del café y la carne. La
industria azucarera da unos 20 mil empleos directos en la zafra de noviembre a mayo, y ocupa unoas 70,000
personas entre empleos directos e indirectos. A nivel centroamericano, ocupa el cuarto lugar en la producción de
caña de azúcar y azúcar.
Área sembrada y producción
Según las estadísticas aportadas por el Censo Nacional Agropecuario, CENAGRO, para el año 2000 las
manzanas dedicadas al cultivo de la caña de azúcar en Nicaragua totalizaban 87,439.75, distribuidas entre 6,507
explotaciones. Sin embargo, a partir de esa fecha el área cosechada ha sufrido una merma considerable, puesto
que, según datos del C.N.P.A recogidos por el MAGFOR, en 2004/05 la superficie dedicada al cultivo de este
rubro abarcaba 63,087 manzanas. Hay que tener presente que entre la fecha del levantamiento estadístico
realizado por el CENAGRO y el último dato disponible (2004/05), cerraron tres ingenios, el Victoria de Julio, el
Javier Guerra y el Kukra Hills.
Cuadro 6.4
Nicaragua: producción azucarera
Ciclos agrícolas 1994/5 – 2004/05
Caña de Azúcar Azúcar
Ciclo Área Cosechada Caña Rend. Agrícola Producción Rend. Industrial
(mz) (ton. cortas) (ton/mz) (QQ) (lbs.az/ton.cortas)
1994/95 59.700 2.852.700 47,78 5.558.600 194,85
1995/96 63.994 3.517.930 54,97 6.562.171 186,54
1996/97 71.397 4.014.899 56,23 7.678.498 191,25
1997/98 74.617 4.125.891 55,29 7.773.323 188,40
1998/99 76.377 3.805.109 49,82 7.290.701 191,60
1999/00 79.816 4.055.834 50,81 8.595.873 211,94
2000/01 73.175 3.876.794 52,98 8.598.534 221,79
2001/02 58.236 3.459.053 59,40 7.357.446 212,70
2002/03 58.941 3.431.301 58,22 7.342.709 213,99
2003/04 62.779 4.510.546 71,85 10.005.826 221,83
2004/05* 63.087 4.500.000 71,33 10.010.000 222,44
Fuente: MAGFOR 2005ª
En el análisis del área cosechada podemos comprobar que en los primeros años del presente siglo hay una
reducción brusca (de 73 mil manzanas en el año 2000/01 se desciende a 58 mil, cifra que corresponde al 66.0 por
ciento del área total disponible). Son los años que corresponden al cierre de los ingenios citados. Sin embargo

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 98


cabe resaltar que, si bien en el área cosechada se experimenta una ligera recuperación en los dos últimos años
reseñados, el volumen de producción de caña crece con una mayor proporción debido al fuerte incremento del
rendimiento. Consecuentemente, el volumen de azúcar producido también experimenta un considerable ascenso
en los años 2003/04 y 2004/05.
El cierre de los dos ingenios, el Victoria de Julio (AGROINSA) y el Javier Guerra, afectó profundamente la
producción de caña y de azúcar. Como se señaló anteriormente, su caída fue provocada por la caída de los
precios en el mercado internacional del azúcar, por los bajos precios en el mercado local, por iliquidez financiera
de dichas empresas y por problemas tecnológicos. Dicho cierre afectó a muchos productores independientes , de
manera especial a los del municipio de Nandaime del departamento de Granada. La afectación alcanzó a unas
7,000 cabezas de familia y 130 productores.
En el cultivo y producción de caña de azúcar intervienen de forma directa no sólo los 4 ingenios que funcionan
en la actualidad: Ingenio San Antonio, Monte Rosa, Montelimar y Benjamín Zeledón, sino también 650
productores de caña de azúcar independientes, los cuales se encuentran organizados en asociaciones de
productores por municipios o departamentos: Asociación de Cañeros de Nandaime, Carazo y Rivas
(APROCARI) y la Asociación de Productores de Caña de Occidente (APRICO).
En cuanto al área sembrada de caña, se reparte casi equitativamente al 50% entre los ingenios y los productores
privados. Y respecto a la producción de azúcar la participación de cada ingenio en el año 2003/04 , con una
cosecha de 10 millones de quintales, fue la siguiente: Ingenio San Antonio 64% (6.4 millones de quintales),
Monte Rosa 28% (2.8 millones de quintales), Benjamín Zeledón 5.45 % (0.5 millones de quintales) y
Montelimar 2.72% (0.2. millones de quintales) En los dos últimos años el Ingenio San Antonio ha aumentado en
un 10% su producción, gracias a las fuertes inversiones realizadas en sus instalaciones destinadas a modernizar
los procesos y a incrementar la capacidad de molienda.
Como puede observarse los ingenios del departamento de Chinandega son los que aportan una mayor producción
al conjunto nacional, y no sólo en producción de caña y de azúcar, sino también de sus derivados.
Gráfico 6.3
Nicaragua
Distribución porcentual de la producción de azúcar

B.Zeledón
6% Montelimar
3%
Monte Rosa
28%

Ingenio San
Antonio
63%
Fuente: López, José Guillermo 2003, 20
Además del azúcar los ingenios obtienen otros productos industriales como la melaza, el aguardiente, alcoholes
y rones. En los últimos años los ingenios decidieron reducir las exportaciones de melaza para procesarla
internamente y exportar alcohol, cuyo monto de exportación para los años 2001 y 2002 ascendió a U$3,640.9
miles de dólares, siendo sus principales clientes Estados Unidos y Costa Rica (López, 2003, 11)
La compañía Nicaragua Sugar Estates, propietaria del Ingenio San Antonio comenzará la producción de etanol
en el mes de diciembre, con miras a exportar este rubro al mercado de Estados Unidos y Europa. Para ello anexó
a la planta productora de azúcar otra de etanol, estableciendo un “proceso de producción flexible” para así
aprovechar una u otra producción cuando de pronto el azúcar caiga a niveles de 5 dólares el quintal.
Entre los productos provenientes de la caña de azúcar se encuentra también la generación de electricidad. Todos
los ingenios de Nicaragua se autoabastecen de energía eléctrica para su consumo, pero hubo, en años pasados, un
interesante proyecto de generación eléctrica para suministrar al exterior, por parte de dos ingenios, el Victoria de
Julio y el San Antonio, a partir del bagazo durante la zafra y a partir de eucalipto durante la no-zafra. En la

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 99


actualidad el Ingenio San Antonio, con una capacidad bruta instalada durante la zafra de 26 MW puede ofrecer
un potencial energético de unos 15 MW.
Estructura de la propiedad
En Nicaragua, tal como se indicó anteriormente, además de los 4 ingenios que cultivan caña de azúcar y
producen azúcar, existen unos 650 productores independientes de caña de azúcar. Según el Censo Nacional
Agropecuario (CENAGRO) realizado en el año 2000 existían entonces en Nicaragua unas 87,439.75 manzanas
dedicadas al cultivo de la caña de azúcar, concentradas en cerca de 6,507 explotaciones pertenecientes en ese
año a pequeños, medianos y grandes productores y a siete empresas agroindustriales.
Cuadro 6.5
Superficie y explotaciones de caña de azúcar
Tamaño de
Número
explotaciones % superficie
explotaciones
(manzanas)
De 0.5 a 50 3,995 8.5
De 50 a 200 2,021 13.6
De 200 a 500 360 15.7
Más de 500 131 62.2
Total 6,507 100.00
Fuente: INEC 2003 (CENAGRO)
Como puede observarse en el cuadro 6.9, los pequeños productores, comprendidos en el rango de 0.5 a 50
manzanas con un buen número de explotaciones (3,995) sólo cubren un 8.5 % de superficie sembrada. Los
productores medianos, ubicados entre 50 y 200 manzanas, acumulan 2,021 explotaciones y cultivan tan sólo el
13.6 % del total. Los grandes productores, comprendidos entre 200 y 500 manzanas ya son muchos menos, tan
sólo 360, y cubren un 15.7 % de la superficie sembrada. Y finalmente, los muy grandes, con 131 explotaciones
de más de 500 manzanas abarcan casi las dos terceras partes del cultivo de caña del país.
Por departamentos existen acusadas diferencias. Así, en los departamentos de Rivas, Carazo y Nandaime, con un
poco más de 181 productores, y un área aproximada de 11,000 manzanas, predominan los pequeños productores
(un 80% con superficies de 50 mzs; un 16% entre 50 y 10 mzs y un 4% entre 2 y 10 mzs.). Los más pequeños
presentan bajos niveles de ingresos y de escolaridad y escasos recursos económicos.
En los departamentos de León, Chinandega y Managua se concentran los medianos y grandes productores.
Totalizan unos 160 con 27,000 manzanas, con una finca promedio de 170 mzs. De entre ellos existe un cierto
porcentaje que alquila tierras. La mayor participación de los productores independientes trabajan para el Ingenio
San Antonio; de un total de 34,5000 manzanas de la zafra de 2001/02, más de la mitad fue cultivado por
productores independientes, un 35% propiedad del ingenio y un 10.4 % tierras alquiladas por el mismo.
Los productores privados de caña de azúcar, generan empleos directos e indirectos a unas 25,000 personas y
benefician a cerca de 30,000 familias que trabajan en la actividad azucarera, producto del proceso de integración
del sector cañero con otras actividades económicas como: transporte de caña, compra de insumos, servicios
portuarios, comerciantes distribuidores de combustible, fertilizantes, agroquímicos, prestadores de servicios,
operadores de maquinaria, etc. Esta participación en cadena de diferentes actores en la actividad azucarera,
genera auténticos polos de desarrollo rural, lo que se ha traducido en beneficios sociales y económicos (J. López
2003, 21).
Tecnología y rendimiento
En Nicaragua se utilizan dos tipos de tecnología para el cultivo de la caña de azúcar: de riego y secano repartidos
de forma aproximada al 50%. La tecnología de riego es mayormente utilizada por los ingenios, aunque hay
algunos productores independientes que también la usan, especialmente aquellos que alquilan tierras en la zona
de occidente.
Los ingenios aplican el riego bajo diversos sistemas, de pivote central, aspersión y goteo cubriendo el total del
área sembrada. El nivel de tecnología utilizada es elevado, pues supone una infraestructura de riego bastante
compleja: canales artificiales, presas, pozos y bombas. Además usan otros elementos propios de buenas prácticas
agrícolas, tales como semilla mejorada de alto rendimniento, uso de maquinaria como cortadoras y tractores para

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 100
las labores agrícolas de arado, gradeo, siembra y corte. Todo ello complementado con labores de fertilización,
deshierba y control de plagas por medio de bombas manuales o de mochila.
Aquellos productores independientes que alquilan tierras en la zona de occidente también participan de un grado
elevado de desarrollo tecnológico en el cultivo de la caña. Además de aplicar la tecnología del riego, usan
semilla mejorada, fertilizantes, y toda clase de maquinaria para las labores culturales y la zafra. Y los propios
ingenios les facilitan tractores, cosechadoras y otros servicios de asistencia técnica e incluso servicios de
transporte.
En los últimos años los ingenios del país han venido implementando fuertes inversiones en sus empresas, sobre
todo los dos ubicados en el departamento de Chinandega: el San Antonio, de la familia Pellas, y el Monte Rosa,
del grupo Pantaleón de Guatemala. El Ingenio San Antonio invirtió en los últimos 10 años más de 40 millones de
dólares en equipos de alta tecnología para el procesamiento de la caña a razón de 603 toneladas por hora y
16,000 toneladas por día, hasta obtener una producción de 14,500 quintales por día.
El Monte Rosa invirtió unos 25 millones de dólares, para, entre otras razones, incrementar su capacidad de
molienda de 1,500 a 7,000 toneladas al día. Los otros dos ingenios, el Montelimar y el Benjamín Zeledón
también efectuaron inversiones menores en los últimos años (La Prensa 14/05/03). Si analizamos los
rendimientos del cuadro 6.10, observaremos como efectivamente las últimas zafras de 2003/04 y 2004/05
consiguen unos fuertes incrementos, pasando de 58.22 toneladas por manzana en 2002/03 a 71.85 al año
siguiente: un 23% de aumento, claro resultado de las mejoras tecnológicas introducidas por los principales
ingenios del país.
Entre los factores que, para el caso del Ingenio San Antonio podrían explicar ese aumento de productividad,
además de los equipos de alta tecnología para el procesamiento de la caña, deberían tenerse en cuenta la asesoría
recibida por los ingenios de parte del Instituto de Investigación del Azúcar cuya sede se encuentra en Australia,
la contratación de expertos y capacitación del personal, y el apoyo y asesoría técnica a los colonos productores
independientes de parte de los ingenios (J. López 2003, 12).
Los rendimientos que recoge la CEPAL, expresados en toneladas por hectárea, arrojan un tercer puesto para
Nicaragua, en cuanto a rendimiento en el cultivo de la caña de azúcar. Sin embargo cabe resaltar que es el país
del istmo que ha experimentado un mayor crecimiento en sus rendimientos en los años reseñados (de 58.0 en
1990 a 77.1 toneladas por hectárea en 2003), al contrario de otros países cuyo crecimiento ha sido muy leve o
que incluso, como El Salvador, ha decrecido notablemente en sus rendimientos.
Cuadro 6.6
Centroamérica: rendimientos cultivo caña de azúcar
1990 – 2003 (toneladas por hectárea)
País 1990 1995 2000 2003
Costa Rica 71.1 80.3 72.0 80.1
El Salvador 103.3 65.3 68.3 75.1
Guatemala 81.1 86.9 84.3 89.4
Honduras 72.0 76.7 84.7 74.7
Nicaragua 58.0 66.7 67.9 77.1
Panamá 45.1 42.6 52.6 46.4
Fuente: CEPAL 2005ª
Cuadro 6.7
Caña de Azúcar: rentabilidad por tecnología
Ciclo 2001 – 2002
Costo Ingreso Utilidad
Rendimientos Costo Tasa
Tecnología Unitario Bruto Neta
Tn/mz US$/Mz Rentabilidad
US$/TC US$/Mz US$/Mz
Riego 65 671.97 10.3 738.46 66.49 10%
Secano 54 447.98 8.3 615.38 167.40 37%
Fuente: López, José Guillermo 2003, 23

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 101
Los niveles de modernización de la producción de caña de azúcar resultan muy diferenciados en Nicaragua.
Mientras el Ingenio San Antonio aparece con elevados niveles de competitividad a nivel centroamericano por
sus altos rendimientos agrícolas e industriales, y el Ingenio Monte Rosa realiza importante esfuerzos en esa
dirección, los productores independientes presentan uno niveles tecnológicos bajos, tanto en comparación con
los del Ingenio San Antonio, como en comparación con los productores independientes de Costa Rica.
En el cuadro 6.7 se ofrecen los datos relativos al margen de utilidades generados por el nivel tecnológico en la
producción de caña. Podrá observarse que si bien los costos por manzana en la tecnología de secano son
inferiores a la de riego, los ingresos significan un 83.33 pr ciento inferiores. Sin embargo, dado que los costos
unitarios en la tecnología de secano son inferiores el margen de utilidades resulta superior a la tecnología de
riego.
Exportaciones de azúcar

Nicaragua: Exportaciones azúcar


Volumen y precio
7000 16

14
6000

12
5000

10

4000

3000

2000
4

1000
2

0 0
1994/95 1995/96 1996/97 1997/98 1998/99 1999/00 2000/01 2001/02 2002/03 2003/04 2004/05 2005/06

BCN miles QQ exportados precio US$/QQ

Las exportaciones de azúcar muestran unas evidentes oscilaciones tanto en volumen como en valor y también en
precio promedio. Es bien significativo el descenso del precio promedio correspondiente al ciclo 2000/01, en el
que pasó de $11.08 el quintal en el ciclo anterior a $9.25 el quintal en ese año. Cabe destacar asimismo el
incremento en la producción mostrado en los dos últimos ciclos, especialmente en el último. Ello obedece a la
respuesta de los principales ingenios al reto suscitado por el CAFTA, que ha propiciado un importante esfuerzo
tanto en un aumento de la producción, como en una renovación tecnológica que les permita afrontar la
competencia del mercado internacional.
También debe considerarse el buen comportamiento del precio promedio del ciclo 2005/06, lo que unido a un
mayor volumen exportado arroja una cifra de más de 60 millones de dólares en la exportación de ese rubro,
consiguiendo el tercer lugar entre las principales exportaciones de Nicaragua.5 Como se especificó
anteriormente, los precios del azúcar son extremadamente volátiles debido a la coexistencia de los distintos tipos
de mercados: los preferenciales, de Londres y de Nueva York, y el libre. Este último –según informaba el
presidente del CNPA, Mario Amador- había llegado a descender hasta los 5.50 y 6 dólares en 2003 y 2004,
mientras en esos mismos años, en el mercado preferencial (o sea la cuota asignada a Estados Unidos) se cotizaba

5
Según estadísticas del BCN, en 2005 el café ocupa el primer lugar entre las exportaciones con un valor de 124 millones de
dólares, la carne el segundo lugar, con 119 millones de dólares y el azúcar ya el tercer lugar con 60 millones de dólares. En
los años anteriores, 2003 y 2004, el azúcar, incluido entre los primeros siete rubros de exportación ocupaba el sexto lugar.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 102
a unos 20.50 dólares el quintal (Nuevo Diario 29/11/2005). Con estos dos precios se hace el promedio, y
dependiendo de las ventas realizadas a uno u otro precio resulta el precio promedio que aparece en las
estadísticas.
En los últimos años las exportaciones de azúcar experimentaron grandes cambios, en el sentido de ampliar el
número de destinos, algunos de ellos -exceptuando a Estados Unidos ya antes buen socio comercial afianzado en
la actualidad por el Cafta- , con buenas cantidades, como Canadá (10.1 millones de dólares y China (7,1 millones
de dólares) . Rusia ya lleva tiempo siendo un socio comercial en este rubro. También es notoria la presencia de
Haití (3.1 millones de dólares) y como algo novedoso la introducción de Venezuela en este capítulo de
compradores de azúcar nicaragüense, aunque con menores cifras. Recientemente se comprometieron 26,761
toneladas para exportar a México, para completar la oferta nacional de aquel país, uno de los principales
productores, y así contener el alza de los precios del producto en esa república del norte.
Gráfico 6.4
Nicaragua: exportaciones de azúcar según destino
Año 2005

Venezuela Otros
3% 7%

Haití
5%

EEUU
35%

China
12%

Canadá
17%

Rusia
21%

Fuente: BCN d

Mercado interno
A partir de 1993 el Comité Nacional de Productores de Azúcar es el que regula y fija las cuotas globales que
cada ingenio debe destinar al mercado local, de acuerdo a la capacidad de producción de cada uno, así como los
precios de venta al consumidor. Con ello se asegura tanto una total fluidez de la mercancía como una total
satisfacción de los consumidores nacionales, pues se evitan las oscilaciones de precio que presenta este rubro en
el mercado internacional.
Las industrias consumen un 20 por ciento del abastecimiento doméstico; la pequeña y mediana empresa
consume un 10 por ciento y el restante 70 por ciento sirve para suplir la demanda del consumo doméstico.
El mercado distribuidor del azúcar se encuentra muy concentrado en manos de tres empresas mayoristas que son
propiedad de los ingenios; en realidad éstos regulan toda la comercialización del azúcar tanto a lo interno como a
través de sus propias empresas exportadoras.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 103
El precio, que queda fijado por el Comité Nacional de Productores de Azúcar, conformado por los ingenios y
representantes de las asociaciones de productores de caña de azúcar, se define por la libre movilidad de la oferta
y la demanda con ligeras oscilaciones en los meses de mayor carestía (de septiembre a noviembre).
Problemática actual y perspectivas
Es interesante incluir unos párrafos del consultor del IICA/EPAD sobre la producción de la caña de azúcar y las
relaciones entre los pequeños productores privados y los ingenios:
Sobre la base de las entrevistas realizadas a los productores privados de caña de azúcar de los tres
ingenios bajos estudio (San Antonio, Monte Rosa y Benjamín Zeledón), en la producción y
comercialización de este rubro existe una alta incidencia de mercados y servicios imperfectos en lo
relativo a los problemas de tierra, crédito, tecnología, información, seguro agrícola, falta de una
infraestructura productiva moderna, alto costo del transporte, bajos niveles de educación, actualización
tecnológica, energía costosa, entre otros.
Esta problemática conlleva a que los productores privados de caña de azúcar y la agroindustria azucarera
(ingenios) operen mediante arreglos contractuales. En este contexto la agroindustria desempeña
actividades que no están en su especialidad (como jugar el papel de prestamista, brindar servicios de
transporte, venta de fertilizantes, agroquímicos) y obligan a los productores a entrar en una relación que
en otras circunstancias, no hubiese escogido. A este tipo de relación se le puede denominar transacciones
eslabonadas, las cuales revisten de falta de transparencia en la determinación de los costos, y en la
repartición de los riesgos, pues estos últimos se asumen tradicionalmente por los eslabones más débiles.
El gobierno de Nicaragua –junto con los gremios y otras organizaciones gubernamentales- deben jugar
un nuevo papel para facilitar la remoción de las imperfecciones del mercado y la reducción de los costos
de transacción (creando una ley que regule los contratos de producción y comercialización de la caña de
azúcar entre productores privados y la agroindustria azucarera, creando infraestructura moderna,
mejorando los sistemas de información, erforzando las instituciones responsables del fomento agrícola,
incentivando los estándares de calidad, entre otros).” (López, 2003, 13).
Además de la problemática tan bien descrita por el consultor del IICA, hay que reseñar el tema de la falta de
financiamiento, especialmente desde que desapareció la banca estatal a mediados de los noventa. El
comportamiento tan restrictivo seguido por los bancos privados está en el origen de muchas quiebras de
pequeños productores y también, en parte, en la caída de los ingenios desaparecidos. en los años anteriores al
2000 hubo un cierto repunte, pero con la crisis bancaria de los años que siguieron se dio una importante
reducción, que sin embargo, afecta sólo a los productores independientes, puesto que los ingenios, en calidad de
grandes empresas tienen acceso a financiamiento de bancos extranjeros en condiciones más favorables.
Sin embargo, en conjunto, el sector azúcar, principalmente el manejado por los grandes ingenios, es uno de los
que va a resultar más favorecido con la entrada en vigor del CAFTA, por haberse conseguido un arancel cuota
6
con precios preferenciales a Estados Unidos bastante elevado en los últimos tiempos, como hemos visto. Para
los productores independientes el acceso libre al mercado norteamericano es de esperar que actúe como estímulo
a una mejora en su competitividad, y con ello, puedan conseguir un aumento en sus ganancias.

2. EL BANANO

El banano nunca ha sido un producto de exportación prioritario dentro de la economía nicaragüense. Sin
embargo tuvo su relativa importancia en determinados momentos de la reciente historia. Por ejemplo consiguió
su mayor producción en el año 1978 con casi nueve millones de cajas, cantidad que ya no se alcanzaría nunca
más. Y en 1991, cuando el precio del banano estaba muy alto se consiguieron 28.7 millones de dólares en
exportaciones, ocupando el quinto lugar entre las exportaciones totales. En la actualidad, la producción es de 3.1

6
Según el MIFIC, en los tres meses de entrada en vigor del CAFTA-DR, el rubro azúcar experimentó un acusado
crecimiento del 741.40 %, respecto al mismo período del año 2005. En el listado de las siete principales empresas
exportadoras a Estados Unidos con mayor valor en sus exportaciones para ese período figuran la Nicaragua Sugar State
Limited (I. San Antonio) y la Monte Rosa S.A.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 104
millones de cajas, con unas exportaciones por valor de 11.7 millones de dólares, que representan tan sólo el
1.36% del valor de las exportaciones totales y el 4% de la exportaciones agropecuarias
Cambios en los 90
El proceso de privatización de las empresas estatales emprendido en el período de gobierno de Doña Violeta
Barrios de Chamorro tras la derrota del Frente Sandinista en las elecciones de 1990, llegó también a la empresa
BANANIC en el año 1991. La privatización se tradujo en la cesión a los trabajadores del 25% de las acciones,
que se organizaron en cuatro distintas empresas: Trabanica, S.A., Esperanza Realizada S.A., Trabanocsa y
Trabainsa. El 75% restante fue a parar a los “productores” privados, los antiguos empresarios dueños de las
tierras donde se sembraba el banano en la época anterior. Los productores privados, inicialmente decidieron
colaborar de nuevo con la Standard Fruit, la cual supervisaba con personal propio la producción de las fincas.
La transición a la nueva situación fue difícil y el banano entró en crisis: cuatro fincas dejaron de producir banano
a lo inmediato. El área de banano que en 1991 era de 3,400 manzanas, pasó a 2,200 Mz en 1993; la producción
de banano que en 1991 había alcanzado la cifra de 6,992,100 de cajas, se redujo a 2,857,200 en 1993 y el
rendimiento pasó de 2,056.5 cajas por Mz a 929 en el año 1994. Y por consiguiente, las exportaciones también
sufrieron un fuerte descalabro: de 28.7 millones de dólares en 1991 pasaron a 5.5 millones en 1993. (BCN).
A todos los problemas propios de la transición liberalizadora se unió el cambio de orientación en el mercado
exterior. Hasta 1993, año de la adopción del nuevo régimen comercial del banano de la UE (restricción a la libre
entrada de la mercancía e imposición de cuotas de mercado establecidas bajo acuerdos marco con cada país), el
destino del banano nicaragüense había sido este mercado, debido al embargo estadounidense de la época
sandinista. Hubo entonces que realizar una reorientación de mercado más abierto hacia Estados Unidos, mercado
que pasó a ser, a partir de entonces el preponderante.
Cuadro 6.8
Nicaragua: producción de banano (1991-2001)
Área, Producción y Rendimiento de Banano
Área Producción Rendimiento
Períodos
(mzs) (cajas 42 lbs) (cajas/mz)
1991 3.400 6,992,000 2,056,5
1992 3.400 4,443,000 1,306.9
1993 2,200 2,857,000 1,298.0
1994 2.486 2.229.700 896,9
1995 2.491 3.383.497 1.358,3
1996 2.500 5.070.300 2.028,1
1997 2.541 3.844.603 1.513,0
1998 2.788 4.602.549 1.650,8
1999 2.451 3.932.411 1.604,4
2000 2.640 2.533.100 959,5
2001 2.790 3.349.070 1.200,4
Fuente: MAGFOR 2005ª
La producción de banano bajo las nuevas circunstancias liberalizadoras, tuvo que sufrir un nuevo embate en el
año 1998 con el huracán Mitch,7 y en 1999, con los daños ocasionados por la emisión de cenizas, arena y gases
del volcán San Cristóbal. A ello se añadían los bajos precios internacionales del mercado, la devolución de
contenedores llenos de frutas rechazadas y la iliquidez financiera. La pésima situación llegó hasta tal punto que
los productores de banano solicitaron al gobierno que decretara la “alerta roja”, pues debido a la crisis que
atravesaban se veían obligados a despedir en forma masiva a sus trabajadores, que en ese entonces eran más de
5,000 laborando en 13 fincas productoras de banano de exportación.
7
El sector bananero de Guatemala, Honduras y Nicaragua fue una de las actividades económicas más fuertemente dañadas
por el huracán Mitch. Las pérdidas fueron mucho más cuantiosas en los otros dos países; sin embargo en Nicaragua, donde
la producción de banano no tiene la misma importancia que en los dos países precedentes, se dañaron 210 de un total de
2,000 hectáreas consagradas al cultivo de este frutal, con pérdidas de 16,7000 toneladas de producto. Se supone que la
produccón tardará dos años en recuperarse. (CEPAL, 1999)

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 105
Para recuperarse de la gravedad de la crisis los productores privados solicitaron ayudas fiscales y financieras
para la renovación de sus fincas. Hay que recordar que la mayoría de las plantaciones tenían ya unos sesenta
años, pues habían sido sembradas en los años sesenta. Por medio de compromisos financieros con la banca
comercial a título individual, se iniciaron los programas de renovación de cada finca, con un costo promedio de
renovación de 8,000 dólares por hectárea.
Sin embargo, no todos los productores pudieron afrontar la crisis de la actividad económica del banano y seis
fincas se vieron obligadas a cerrar, afectando a un 50% de los trabajadores.
El banano en la actualidad
El banano en Nicaragua está experimentando en la actualidad un franco retroceso, hasta llegar a unos niveles de
producción similares a los años en que se inició el cultivo de este rubro en el país. Por ejemplo, en el año 1974,
el área sembrada era de 3,300 manzanas, con una producción de 3,216,300 cajas. Treinta años más tarde, en
2004, el área sembrada fue de 1,337 manzanas y una producción de 3,100,000 cajas. Menos área cosechada, es
cierto, pero gracias al mejor rendimiento actual la producción resulta con niveles similares. Sin embargo, ¡qué
lejos quedan los ocho millones de cajas de los últimos años setenta o incluso de 1981!
Después de los daños ocasionados por el huracán Mitch y por las erupciones del volcán San Cristóbal, a partir
del año 2000 las fincas bananeras de Chinandega –el cien por cien de este rubro se produce en este
departamento- tuvieron que sortear una serie de dificultades para mantener en pie su producción y poder ser
competitivas a nivel internacional.
Los principales problemas a los que se vieron enfrentadas, fueron los siguientes: escasez de financiamiento,
afectaciones de plagas y enfermedades, de manera particular la Sigatoka y problemas de comercialización y falta
de apertura de mercados potenciales. Todo ello repercutió en el cierre de operaciones de varias bananeras en los
últimos años.
Área sembrada, producción y estructura de la propiedad
Como puede observarse en el cuadro 6.18, el área sembrada ha ido disminuyendo a la par que han cerrado
diversas fincas bananeras. Sin embargo, la producción no decrece en correspondencia a la pérdida de superficie
cosechada, puesto que con un área de 1,337 manzanas sembradas en 2004 se consigue una producción de
3,100,000 cajas cifra superior al año anterior (3,089,593 cajas) en el que el área sembrada era un 8% superior.
Ello se explica por los esfuerzos de renovación y tecnificación emprendida por los actuales productores de
banano.
Cuadro 6.9
Nicaragua: producción de banano periodo 2001-2004
Años Área Producción Rendimiento
(mzs) (cajas 42 lbs) (cajas/mz)
2001 2,790 3,349,070 1,200.4
2002 1,576 2,952,507 1,873.0
2003 1,441 3,089,593 2,144.1
2004 1,337 3,100,000 2,318.6
Fuente: MAGFOR 2005ª
La producción actual de banano en Nicaragua se destina en un 78% a la exportación y el resto para el consumo
nacional. En Nicaragua toda la producción bananera está en manos de trece productores independientes. Estas
trece fincas engloban 140 propietarios familiares, pero todas ellas venden su producto a un mismo comprador, la
compañía transnacional Chiquita Brand, la cual se hace cargo de la comercialización internacional del producto.
Las actuales fincas bananeras de Nicaragua8 muestran preocupación por la Higiene y la Seguridad Laboral,
cuentan con un programa social que incluye una serie de beneficios adicionales al salario como: atención
médica, educación gratuita para los hijos, becas para estudios técnicos y superiores, suministro de transporte y

8
Después de la problemática surgida con el Nemagón, de la que nos ocuparemos más adelante, parece que los propietarios
de las fincas bananeras han aumentado el cumplimiento de las normativas laborales para evitar las graves secuelas de los
pesticidas en la salud de sus trabajadores.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 106
alimentación a los trabajadores de campo, facilidades para vivienda, distribución de 300 bananos mensuales por
trabajador.
Tecnología y rendimiento
Las principales fincas - ubicadas en el municipio de El Viejo-, están llevando a cabo un plan técnico de
recuperación de las mismas para aumentar los rendimientos productivos y mejorar la calidad de la fruta que ha
de entrar en competencia con el resto de países productores con mercado norteamericano y europeo.
Cuadro 6.10
Centroamérica: Rendimiento del banano (1990 – 2003)
(toneladas por hectárea)
1990 2000 2003
Costa Rica 49.0 41.1 44.6
Guatemala 57.1 45.6 51.0
Honduras 48.3 15.8 17.6
Nicaragua 48.4 25.6 60.2
Panamá 51.2 28.3 22.4
Fuente: CEPAL 2005ª
El actual comprador, la transnacional Chiquita Brand, es muy exigente, hasta el punto que inspectores de esa
firma transnacional realizan un exhaustivo trabajo de control de calidad en el periodo de embarque para evitar
que el cargamento sea rechazado.
Un elemento clave en la obtención de un producto de calidad es el de los insumos (cajas, fertilizantes, plásticos)
que en Nicaragua son importados en un 80%. También resultan de primordial importancia los servicios de
fumigación aérea para combatir la Sigatoka, servicios que se requieren todo el año. De no combatirse así, esta
enfermedad acabaría con las plantaciones de banano. Los aviones que realizan esta tarea deben dedicarse casi
exclusivamente a la misma para evitar que residuos de sustancias nocivas para el producto puedan afectar el
desarrollo del banano según exige la competencia del mercado internacional. En Nicaragua el sector bananero
cuenta con su propia pista de aterrizaje y las instalaciones para la preparación de las mezclas químicas utilizadas
en la fumigación9.
Es interesante observar la evolución del rendimiento del banano en Nicaragua y también en relación al
rendimiento del mismo producto en los demás países del istmo. Mientras en 1990 su rendimiento era de 48.4
toneladas por hectárea, en el año 2000, en plena crisis ocasionada por el Mitch y la erupción del San Cristóbal
hubo un descenso significativo (25.6 tm/ha), pero los esfuerzos renovadores y tecnológicos de los últimos años
consiguen un rendimiento casi sorprendente 60.2, el mejor del istmo10.
Si comparamos el rendimiento del banano nicaragüense con el de los demás países del istmo comprobamos que
en el año 1990, estaba en los últimos puestos, muy a la par con Honduras, en el año 2000, el penúltimo lugar y
en cambio en 2003 ocupa un indiscutible primer puesto. Aunque puede haber alguna inexactitud cabe señalar
que en la actualidad el banano nicaragüense es un producto de agroexportación cuantitativamente poco
importante, pero con buenos estándares de calidad y rendimiento.
Exportaciones
El banano nunca tuvo mucha importancia en las exportaciones totales de Nicaragua, tal como puede observarse
en el gráfico 6.5. Sin embargo es claramente constatable que el banano en los últimos años ha experimentado
una fuerte reducción en su participación en las exportaciones totales. Mientras en los años ochenta la exportación
de banano representaba un 5 o un 6% de las exportaciones totales, en la actualidad su participación es muy

9
Hay una gran controversia en relación al uso de los productos agroquímicos en la producción de banano en general y en
Centroamérica en particular, pues los resultados dañinos de los mismos han resultado muy evidentes. Se tratará más
adelante este tema.
10
Tenemos serias reticencias con esta cifra, pero para poder comparar el comportamiento del banano nicaragüense con el de
los otros países centroamericanos hay que recurrir a las cifras de los organismos internacionales, como la FAO o la CEPAL,
fuente que es la que nos proporciona estos datos, aunque aclara que los referidos a 2003 son preliminares.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 107
reducida, valores inferiores al 2 por ciento. Aunque hay que remarcar que en la actualidad no sólo se ha
incrementado el valor de las exportaciones sino también se han diversificado considerablemente.
En el gráfico puede observarse asimismo la evolución de las exportaciones en los años reseñados. Como se
indicó, en los años ochenta, debido al alto componente de insumos importados y por tanto necesidad de divisas,
no fue el banano un producto prioritario para el gobierno sandinista; sin embargo, después de 1988 cambió la
política económica respecto a este rubro aportando al mismo una mejora y reconversión tecnológica que dio sus
frutos en los siguientes años 1990 y 1991, antes de la privatización de las plantaciones. En 1991 llegaron a
exportarse 6 millones de cajas. Con la llegada de los productores privados, hubo un inicial desinterés que
paulatinamente fue remontándose, hasta la crisis del Mitch y cenizas del San Cristóbal, para retomar una cierta
recuperación en los años 2000.
Nicaragua exporta un porcentaje muy elevado de su producción de banano, uno de los más elevados de los
países del istmo; un 84.6%. Los países receptores son en la actualidad Estados Unidos, que acapara
prácticamente todo el volumen exportado, y unas cantidades minúsculas quedan repartidas entre Costa Rica, El
Salvador y Honduras. Sin embargo las disponibilidades de exportación de banano nicaragüense han sido muy
volátiles desde la década pasada, con lo cual tanto su oferta como su presencia en los mercados de exportación
también fueron muy erráticas. Durante la época sandinista, y debido al embargo impuesto por Estados Unidos, la
orientación de su mercado se dirigió a Europa, concretamente a Bélgica y Luxemburgo. En esta época, el valor
de las exportaciones de banano fue el más alto: más de veinte millones de dólares en los años 1989, 1990 y 1991,
por el mejor precio conseguido en ese mercado europeo.
Gráfico 6.5
Nicaragua: Importancia de los principales productos de exportación
(porcentaje sobre las exportaciones totales)
40

35

café
30

algodón
25

20

15

10

banano
5

0
1985 1990 1991 1992 1993 1994 1995 2003 2004 2005

Fuente: BCN a, BCN 2003, BCN 2005


Posteriormente debido a la peculiar política europea del banano impuesta a partir de 1993, y a las circunstancias
de privatización del país, hubo una fuerte reducción en el valor de las exportaciones bananeras (valores de 5 y 6
millones de dólares en los años críticos de 1994 y 1995). La lenta recuperación protagonizada por los
productores privados y la comercialización del banano a través de una empresa transnacional, hizo posible la
recuperación del mercado norteamericano, a la par que aumentaba la producción y el volumen exportado (un
80% del total), de tal manera que en 1996 el valor de las exportaciones de banano ascendía a 21.7 millones de
dólares. Cifra ya nunca más conseguida, debido a los años críticos posteriores.
Problemática ambiental de la agroindustria bananera
Según una reciente publicación de la CEPAL relativa al fomento y modernización del sector agroexportador del
istmo centroamericano, la producción de banano a escala comercial tiene una serie de costos en cuanto a erosión
de suelos, deforestación y pérdidas de biodiversidad. Las plantaciones de banano hacen un uso intensivo de

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 108
pesticidas y nutrientes, así como generan una gran cantidad de materiales plásticos, elementos que usados a gran
escala resultan enormemente perjudiciales, no sólo para la depredación medioambiental, sino también para la
salud de los trabajadores y de las comunidades aledañas a las plantaciones.
Cuadro 6.11
Nicaragua: exportaciones de banano
Períodos 1994 – 2005
Volumen Valor Precio/Prom.
Períodos
(miles de cajas) (millones de US$) US$/caja
1994 1,489.6 6.3 4.2
1995 2,671.9 14.3 5.4
1996 3,966.3 21.6 5.4
1997 3,160.7 16.4 5.2
1998 3,640.3 19.6 5.4
1999 2,845.8 13.1 4.6
2000 1,696.4 8.4 5.0
2001 2,317.9 11.6 5.0
2002 2,244.6 11.0 4.9
2003 2,429.2 12.1 5.0
2004 2,179.6 10.7 4.9
2005 2,197.6 11.7 5.3
Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 200
En Nicaragua fueron pésimas las secuelas del Nemagón (nombre comercial del BDCP) un nematicida de gran
toxicidad, que diseñaron y fabricaron ciertas transnacionales químicas para ser aplicado al cultivo del banano. La
mayoría de las transnacionales bananeras lo aplicaron desde finales de los años sesenta del siglo pasado, a pesar
de que las pruebas de laboratorio advirtieron claramente de su peligrosidad y nocividad. “Muertes, cánceres,
deficiencias mentales, malformaciones genéticas, esterilidad y dolores por todo el cuerpo, pueden ser algunas
consecuencias que se le atribuyen a este funesto invento” (Boix, 1) También en determinadas formas de uso
puede afectar los mantos acuíferos, ampliando entonces considerablemente su radio de afectación.
En 1969 la Standard Fruit Company lo implementó en las bananeras de Centroamérica sin ninguna clase de
indicación sobre la peligrosidad del producto. Los trabajadores no fueron advertidos y en ningún momento
recibieron equipos de protección. El Nemagón fue usándose en la mayoría de las plantaciones de Centroamérica,
Caribe , África, Ecuador, Filipinas, Estados Unidos, etc. En 1979 Estados Unidos lo prohibió, pero a pesar de
ello, se siguió aplicando en Nicaragua y Filipinas. Como resultado miles de nicaragüenses quedaron afectados
por este químico y empezaron a desarrollar serias enfermedades que terminaron en muerte, cánceres,
malformaciones, esterilidad, etc.
Las demandas interpuestas por el colectivo de afectados, unos 20,000 en total, han pasado por mil vicisitudes y
con muy escasos resultados, por lo que en la actualidad seguen de forma reiterada las movilizaciones masivas en
búsqueda de una justicia que reiteradamente les ha sido denegada.
Actualmente algunas empresas bananeras han emprendido programas de preservación ambiental y preservación
de la salud humana, mediante un cuidado entrenamiento de quien maneja las sustancias, uso de equipos e
instalaciones adecuadas para evitar la contaminación, y mayor control de los pesticidas administrados por
fumigación aérea.
Sin embargo, la CEPAL constata que a pesar de existir cierta legislación ambiental no sólo en Nicaragua sino
también en otros países del istmo, la capacidad institucional (recursos: materiales, técnicos y humanos) de
observancia y cumplimiento de la ley y las regulaciones ambientales, es deficiente.

3. EL TABACO

La introducción del tabaco en Nicaragua data de los años sesenta, cuando tabacaleros cubanos a quienes la
revolución castrista les había confiscado sus industrias, emigraron de la isla y llegaron a Nicaragua asentándose

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 109
en la región de Estelí, por reunir esta región las mismas características climáticas y de riqueza de suelos que la
zona tabacalera cubana de Pinar del Río, la más famosa en el mundo por la calidad de su tabaco.
Según opinión de los tabacaleros de la región “Bien pronto los fértiles valles de Estelí y Jalapa comenzaron a
proporcionar tabacos de primerísima calidad: capas tersas y flexibles y tripas de excelente sabor, aroma y
combustibilidad eran la “marca registrada” de la zona. A la par de este proceso la mano de obra local adquiría
con rapidez la habilidad y destreza en el arte del cultivo y manufactura del tabaco”11.
De la mano de varios de los cubanos instalados en tierras segovianas la fama del tabaco nicaragüense llegó a
muchos países del mundo, consiguiendo los primeros lugares y una aceptación con identidad propia en Estados
Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania y Suiza.
En los años ochenta con el triunfo de la Revolución Sandinista, muchos industriales sufrieron la confiscación de
sus fábricas o el incendio o destrucción de las mismas, debido a su ubicación en zona de guerra, lo cual, sumado
al embargo norteamericano, forzó a la industria tabacalera a salir del país en busca de otras oportunidades.
Algunos industriales tabacaleros se instalaron en la provincia hondureña de Danlí y otros incluso emigraron del
istmo.
La salida de Nicaragua del mercado estadounidense favoreció a Honduras por el traslado de su industria hacia
este país, y especialmente a República Dominicana que tomó el puesto de Nicaragua en el medio internacional.
La producción de tabaco y su manufactura sufrieron un duro golpe, del que, a pesar del restablecimiento de la
paz en 1990 y del cambio de signo político-económico y con él, del levantamiento del embargo estadounidense,
no pudieron levantarse hasta bien entrada la década. Nuevas empresas llegaron, otras regresaron. Lo cierto es
que cuando se trata de cosechar el mejor tabaco, el nicaragüense es considerado a nivel mundial equiparable al
de Pinar del Río “lo mejor de lo mejor”, uno de los tabacos más finos del mundo.
El “boom” en el consumo de puro en Estados Unidos de la segunda mitad de los noventa favoreció mucho al
tabaco nicaragüense, tanto en su cultivo como en su manufactura. En 1994 el mercado de puros contó con 125
mil nuevos consumidores, muchos de ellos con predilección por marcas o empresas nicaragüenses, como
Premium, Joya de Nicaragua, “Extreme Cigars International Inc. (Nicaragua) S.A., Nick’s Cigar, Plasencia
Cigars, etc..
En los restantes países centroamericanos también se cultiva tabaco. Tal como se ha indicado, Honduras que
acogió a empresarios cubano-nicaragüenses en los años ochenta, se benefició de la industria del tabaco, de tal
manera que en la actualidad, incluso la British American Tobacco ha centralizado en ese país todas sus
operaciones de manufactura tabacalera del istmo.
Cuadro 6.12
Tabaco en Centroamérica: producción, superficie y rendimiento
Años 2000 - 2005
(Miles Tm., miles Ha).
Tm 2000 2001 2002 2003 2004 2005
Costa Rica 187 187 92 92 118 109
El Salvador 1,050 1,100 1,100 1,100 1,100 1,100
Guatemala 18,630 19,562 20,540 20,540 20,540 20,540
Honduras 5,035 5,090 5,854 5,954 6,054 6,154
Nicaragua 1,479 1,833 1,995 2,268 2,544 2,783
Panamá 1,800 2,130 2,150 2,200 2,300 2,400
Fuente FAOSTAT 2006
Como puede observarse en el cuadro 6.12, el indiscutible primer productor de tabaco en bruto es Guatemala
(más de veinte millones de toneladas en 2005), con una sensible diferencia respecto a los otros países de la
región, cuyo segundo puesto corresponde a Honduras, con 6 millones de toneladas. Nicaragua y Panamá tienen

11
La definición de las virtudes de los valles de Estelí y Jalapa se deben a la página web de la famosa empresa elaboradora
de los puros “Joya de Nicaragua”, http://www.joyadenicaragua.com.ni

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 110
una producción similar (en torno a las 2.5 toneladas) y El Salvador y Costa Rica, aparecen como productores
muy residuales de este rubro.
El tabaco en la actualidad
Las zonas productoras de tabaco se encuentran en los departamentos de Estelí y Nueva Segovia (más del 80% de
la producción) y también, en menor cantidad, se cultiva tabaco en la isla de Ometepe. Generalmente los
productores reciben financiamiento, asesoría e insumos de las empresas comercializadoras, las cuales tienen
mucho interés en obtener una buena calidad de la hoja, puesto que finalmente ellas son las que comprarán toda la
producción, bien sea para la manufactura del mismo en Nicaragua o para su exportación.
Las empresas procesadoras de tabaco, en la modalidad de zona franca, han aumentado en los últimos años. En la
actualidad hay 10 que llegaron a exportar en el año 2003 por valor de 13.5 millones de dólares. Su localización
responde a la zona productora de tabaco por excelencia: Estelí, Ocotal, Nueva Segovia y Managua.
Producción
Nicaragua tuvo, como se ha dicho, un repunte muy elevado en la producción de tabaco en la segunda mitad de la
pasada década. Concretamente en el año 1997 alcanzó los 4.5 millones de toneladas, si bien también el
rendimiento fue el más bajo de los últimos quince años. En los años siguientes, por la gran sequía de 1998 y
posiblemente por efectos del huracán Mitch, la producción decreció considerablemente hasta no alcanzar
siquiera el millón de toneladas en 1999. Pero a partir del año 2000 la producción va experimentando un
sostenido crecimiento para situarse en el año 2005 en 2.7 millones de toneladas.
La producción de tabaco en Nicaragua utiliza semillas cubanas, siendo la más conocida la comúnmente llamada
“habano”, por su procedencia, pero también se utiliza la variedad “Connecticut” en menor proporción.
Tecnología y rendimiento
La vida del tabaco se inicia en los viveros para ser trasplantado semanas después a las fincas. Allí ha de recibir
múltiples cuidados, desde un exigente riego, generalmente dado por aspersores, hasta un adecuado suministro de
agroquímicos, que deben librar a la planta de las múltiples enfermedades y plagas a las que suele verse
sometida12. “A pesar de que muchos creen que el cultivo del tabaco carece de arte alguno, sin embargo, cada una
de las etapas requiere de cuidados minuciosos que son claves para garantizar la calidad del tabaco. Se requiere
mucha técnica y experiencia; el seleccionar lo mejor en todas las fases del proceso es fundamental, desde que se
prepara la tierra hasta que se empaca el producto”, según explican los especialistas (Olivas,2).
Luego de que el tabaco es cosechado se somete a un proceso de curado (secado) en las fincas productoras.
Dependiendo de la variedad, el tabaco puede ser curado con aire caliente, al fuego o al sol. Los comerciantes de
hojas compran este tabaco curado en las fincas y lo someten a un nuevo proceso de secado y fermentación que
puede durar desde unos pocos meses hasta dos años. En cuanto al rendimiento ya se indicó que el de Nicaragua
(1.6 toneladas por hectárea) no es de los más altos del istmo, pero tampoco está muy distanciado de la media,
consiguiendo en los últimos años una tendencia de crecimiento.
Exportaciones
Nicaragua tiene buenos mercados de exportación para el tabaco en rama. Los principales son Honduras, donde
como hemos indicado la British American Tobacco ha centralizado toda la manufactura de esa compañía en
Centroamérica, República Dominicana, Estados Unidos y Costa Rica. Sin embargo, con el aumento de zonas
francas dedicadas a la manufactura de tabaco en el país, las ventas a estas empresas han aumentado en los
últimos años.
Tres compañías exportan 70 por ciento de la producción nacional. Algunas de las firmas establecidas en el país,
como por ejemplo Plasencia Cigars, además de dedicarse a la industria del tabaco (confección y elaboración de
12
El tabaco, junto con el banano son los cultivos de exportación que exigen más plaguicidas y por tanto son los cultivos que
representan el mayor riesgo de provocar intoxicaciones aguda. Según datos elaborados por el MINSA y , en un estudio
ralizado entre 1995 y 2000 se comprobó que mientras en los frijoles se requerían más de 5 mil hectáreas cultivadas para
reportar una persona intoxicada por los agroquímicos, en el caso del tabaco sólo se requerían 17.5.(Corriols, M y otros,
p.92)

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 111
puros para la exportación así como cajas y humidores para la conservación de los mismos), también exportan el
producto de sus propios cultivos de hojas de tabaco, previo añejamiento y selección de hojas por calidades. Gran
parte de dicha producción cosechada por esta firma es vendida a compañías extranjeras, famosas en el mundo
entero, como Davidoff, General Gigars y Altadis.
Cuadro 6.13
Nicaragua: exportaciones de tabaco en rama
Ciclos 1994/95 a 2005/06
Volumen Precio
Millones de
Ciclos (Miles de promedio
dólares
Kgs) US$/KG)
1994/95 557.3 2.1 3.86
1995/96 450.9 2.4 5.35
1996/97 512.1 3.8 7.59
1997/98 1,348.9 11.3 8.38
1998/99 1,267.1 8.6 6.77
1999/00 1,245.4 8.0 6.29
2000/01 977.0 4.3 4.50
2001/02 1,125.8 5.9 5.21
2002/03 846.0 4.9 5.82
2003/04 1,637.7 7.1 4.40
2004/05 1,608.9 7.3 4.60
2005/06 1,723.30 7.1 4.10

Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 2006

Gráfico 6.6
Nicaragua: exportaciones y precio promedio de tabaco en rama
1994 – 2005
exportaciones precio

12.0

10.0

8.0

6.0

4.0

2.0

0.0
19 5

19 6

19 7

19 8

19 9

20 0

20 1

20 2

20 3

20 4

20 5

6
/9

/9

/9

/9

/9

/0

/0

/0

/0

/0

/0

/0
94

95

96

97

98

99

00

01

02

03

04

05
19

Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN


Las exportaciones de tabaco en rama durante 2005/06 alcanzaron los 7.1 millones de dólares , equivalentes a 1.7
millones de kilogramos y a un precio promedio de 4.1 dólares por kilogramo. Como puede observarse en el
cuadro 6.22 y en el gráfico 6.13 que lo acompaña, las exportaciones tuvieron un muy buen desempeño en el año
1997 (1.3 millones de kg. y un valor total de 11.3 millones de dólares, por el elevado precio de aquel año de 8.38
dólares /kg); fue el año de la extraordinaria producción tabacalera, pero en los años siguientes, de acuerdo al
descenso sufrido por la producción también se redujeron las exportaciones. Sin embargo, en los últimos ciclos el

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 112
volumen exportado (1.6 y 1.7 millones de Kgs) muestra un crecimiento notable, si bien los bajos precios
promedio no ayudan a conseguir los buenos resultados de años anteriores. Los países que pagan el mayor precio
unitario para el tabaco en rama son Colombia, Panamá Antillas Holandesas, las cuales lo usan para elaboración
doméstica de productos derivados
El tabaco no quedó incluido en las negociaciones del CAFTA por ser un producto sensible para los Estados
Unidos, y por otra parte se mantiene con México y Canadá un arancel preferencial de 5 por ciento a la
importación.
Tabaco orgánico
El cultivo del tabaco, como se indicó, está sometido a muchas y persistentes plagas, por lo que requiere muchos
plaguicidas, los cuales no sólo resultan muy dañinos para los trabajadores que no aplican las medidas de
protección necesaria para evitar las intoxicaciones, sino también perjudican el auténtico sabor del tabaco sin
aditivos.
De acuerdo con el creciente aprecio por los productos orgánicos, en Nicaragua la firma Plasencia, localizada en
Estelí, está produciendo puros orgánicos, procedentes de tabaco libre de cualquier agroquímico, a la búsqueda,
no sólo de una mayor salubridad sino también de la consecución de la autenticidad del tabaco, ya que pos sus
características, como el aroma, sabor y combustión, se pretende brindar una reseña de cómo nuestros aborígenes
y los primeros conquistadores conocieron el sabor original del tabaco (MIFIC, nota de prensa 01/06/06).
La marca se denomina Plasencia Reserva Orgánica, y como tal producto de hojas cultivadas bajo esta modalidad,
está avalado y certificado por OCIA Internacional. Según el gerente de la empresa, son los únicos y primeros en
el mundo en elaborar este tipo de producto.
Por el momento está teniendo buena aceptación en Estados Unidos, Japón y Grecia, además de algunos
compradores del mercado nacional. Ahora bien, hay que hacer constar que se hace una producción limitada,
medio millón de unidades al año, para un consumidor selecto que sabe apreciar la exquisitez y calidad del
producto.

4. EL MANÍ

El cultivo del maní en Nicaragua no empezó a existir como rubro de cierta importancia hasta mediados de los
setenta, pero no adquirió fuerza y consideración entre los cultivos de exportación hasta 1992, cuando se hizo la
primera exportación a México, para seguir luego a diversas naciones europeas y Centro América. Desde
entonces tanto la producción como la exportación han ido subiendo hasta alcanzar 45,000 manzanas sembradas
en 2005 una producción nacional que supera los 2 millones de quintales, y unas exportaciones por valor de 43.5
millones de dólares en este mismo año 2005, ocupando el cuarto lugar entre los productos de exportación del
país.
Nicaragua es el único país de la región que siembra maní, elemento que le favorece en el aspecto comercial de la
región. Se produce en la Región II del País en los departamentos de Chinandega y León; y en la Región IV en
los departamentos de Masaya, Granada, Carazo y Rivas. El cultivo directo del maní ocupa unos 6,000 puestos de
trabajo, aunque “es un cultivo, que por estar bastante mecanizado, principalmente en Chinandega y León, no
requiere de tanta mano de obra como otros rubros: un hombre puede atender cinco manzanas de maní en “tiempo
muerto”, y sólo necesita la ayuda de otra persona para recoger la cosecha. Por aparte hay que mantener a 900
personas en planilla durante once meses del año para operar las plantas. El mes número doce todos los equipos
se desarman para darles mantenimiento, lo que hace variar la carga salarial” (Olivares, 2).
El maní nicaragüense goza de una peculiaridad muy interesante: tiene un bajo contenido de aflatoxina, sustancia
producida por hongos muy dañina para la salud, la cual se convierte en barrera no comercial para muchos países,
entre los cuales cabe citar la Unión Europea, uno de los principales importadores de dicho rubro.
Como puede observarse en el cuadro 6.14, y en el gráfico 6.8, la producción de maní en Nicaragua, muestra un
comportamiento fluctuante, aunque con tendencia al crecimiento sostenido después de la inflexión debida a la
sequía del año 1998 y a los efectos del huracán Mitch (672,431 qq), hasta conseguir más de 2 millones de
quintales en 2004/05. Ello se debió no sólo al aumento de la superficie cosechada (35 mil manzanas en el último
año reseñado 2004/05), sino también a la mejora en los rendimientos que pasaron de un promedio de 45 qq /mz

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 113
en los años noventa a los 62 quintales del último año consignado. Aumento en el rendimiento conseguido gracias
al apoyo que el MAGFOR a través de OIRSA brindó a los productores para el control de enfermedades y plagas
como la langosta.
Gráfico 6.7
Principales importadores de maní 2004/05
(participación porcentual
Otros
15%

Malasia
3%
Filipinas
5% Europa
45%
Indonesia
5%
México
5%

Canadá
6%
Rusia
Japón
8%
8%
Fuente: BCN b, en base al Departamento de Agricultura de Estados Unidos

Cuadro 6.14
Nicaragua: área, producción y rendimiento del maní
Ciclos 1994/95 a 2004/05
Producción
Área Rendim.
Ciclos (QQ de
(mzs) (QQ/mz)
campo)
1994/95 25,70 1.238.200 48,18
1995/96 12,27 519.073 42,31
1996/97 15,56 676.371 43,47
1997/98 21,05 827.750 39,32
1998/99 20,70 672.431 32,49
1999/00 32,92 1.498.574 45,52
2000/01 32,02 1.493.872 46,66
2001/02 30,83 1.774.200 57,55
2002/03 22,96 1.327.998 57,84
2003/04* 33,00 2.065.000 62,58
2004/05** 35,00 2.190.000 62,57
* preliminar ** estimado
Fuente: MAGFOR 2005ª

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 114
El 99 % de la producción de maní se produce en la región II, Chinandega y León, y el resto corresponde a la
región IV, donde la siembra se realiza a nivel artesanal. El cultivo del maní en la Región II ha venido a sustituir
en cierto modo al cultivo del algodón , aunque no lo ha reemplazado totalmente, ni en superficie cosechada ni en
producción.
Los costos de producción del maní se sitúan alrededor de los 660 dólares por quintal,13 cuyos renglones más
significativos se registran en los insumos (semillas, herbicidas, fungicidas y sacos de epite para la exportación)
con el 41% de los costos de producción. El insumo de mayor valor en este grupo de productos fue la semilla.
Otros costos corresponden a las labores mecanizadas y de administración.
Tecnología y rendimiento
La calidad del maní nica , según el vicegerente de la industria manisera Comasa, es número uno en el mundo y
en rendimiento es de los mejores; con 62 quintales por manzana, superando a Estados Unidos que logró 52
quintales en la cosecha del año 2005, y ello es posible gracias a que casi la totalidad del maní se cultiva en la
Región II, en la que se implementa una tecnología tecnificada con maquinaria (de secano), que incluye el uso de
semilla mejorada y certificada de la variedad florunner o la “Georgia Green”, aplicada últimamente, y el uso de
insumos agroquímicos (fertilizantes, herbicidas, insecticidas u funguicidas).
COMASA (Empresa comercializadora del Maní), captura el 80% de la producción de maní a través de
convenios con productores individuales. Cuenta con instalaciones y tecnologías modernas y personal
especializado.
La región presenta las mejores condiciones de suelos-clima-topografía e hidrología del país para la producción
de oleaginosas. Estas condiciones favorecen la obtención de rendimientos óptimos del maní. El departamento de
Chinandega en períodos normales suele obtener mejores rendimientos que el de León, debido a la menor
cantidad de lluvias de este departamento, a la menor tecnología que se utiliza en esta zona y al empobrecimiento
de los suelos, por lo que requieren muchos más fertilizantes.
Gráfico 6.8
Nicaragua: producción de maní
Ciclos 1994/95 a 2004/05
2,500,000

2,000,000

1,500,000

1,000,000

500,000

0
19 5

19 6

19 7

19 8

19 9

20 0

20 1

20 2

20 3

20 4

5
/9

/9

/9

/9

/9

/0

/0

/0

/0

/0

/0
94

95

96

97

98

99

00

01

02

03

04
19

Fuente: MAGFOR 2005ª


Los productores de esta región son medianos y grandes que generalmente viven fuera de las fincas, las cuales
son manejadas por personal contratado para tal fin. Estos productores han tenido buenas posibilidades de
financiamiento y cuentan con asistencia técnica privada. Muchos de estos productores han impulsado
recientemente importantes mejoras en sus unidades de producción: nuevas maquinarias para producir más y de
forma más eficiente, como por ejemplo, 140 tractores, 100 cosechadoras y una cantidad menor de sembradoras
de maní, cuya inversión total casi alcanza los dos millones de dólares (La Prensa, 27 julio 2004)

13
Según cálculos de los costos exactos para el año 1997 estarían en 591 dólares, mientras que según cálculos presentados
por el IICA, ofrecidos por el productor Mauricio Zacarías, para el ciclo 2004/05 los costos se situarían en los 663 dólares.
(IICA, Maní, 14)

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 115
Los productores de la Región IV tienen un área limitada de siembra. Generalmente viven en la finca y poseen
muy poco capital de trabajo. No tienen acceso al crédito por no contar con garantías. Aplican una tecnología
semitecnificada con maquinaria de secano y la aplicación limitada de insumos. Utilizan semilla criolla de la
variedad Valencia y alquilan maquinaria. No cuentan con asistencia técnica, y la combinación clima-topografía-
hidrología no es óptima para la siembra del maní, lo que resulta en bajos rendimientos que oscilan entre los 10-
12 QQ por manzana (IICA, Maní,12)
Ya se mencionó con anterioridad que a nivel nacional la evolución del rendimiento del maní ha sido francamente
favorable, de tal forma que el aumento del mismo es responsable del crecimiento productivo de los últimos años.
Las asesorías técnicas privadas o las realizadas con apoyo del MAGFOR de principios de los años dos mil, son
bien observables en el crecimiento de los rendimientos de los últimos ciclos hasta situarse en los 62 qq/mz.
Exportaciones
El maní ha tenido un desempeño importante en las exportaciones de Nicaragua. En el año 2005 ocupó el cuarto
lugar según valor en dólares, y en los últimos 10 años es el producto agrícola de exportación que mejor
desempeño ha mostrado. Desde 1994 ha crecido a un ritmo de 19 por ciento anual, más debido al aumento
exportado que al precio unitario de exportación que ha permanecido relativamente uniforme dentro de una banda
de 26 a 31 dólares.
Los principales destinos de las exportaciones en los últimos años fueron México Centroamérica y Reino Unido,
representando los tres más del 95 por ciento del total en el año 2003. El mercado estadounidense históricamente
ha sido inaccesible al maní nicaragüense14. El maní ha sido uno de los productos más beneficiados con el
Tratado de Libre Comercio firmado entre Nicaragua y México, lo que se refleja en el fuerte aumento de los
últimos tiempos. Asimismo hay que destacar una mayor diversificación de las exportaciones hacia otros destinos
como Australia, Colombia o Canadá, obteniendo precios promedios (BCN, Comercio Exterior)
Entre las causas que explican el éxito conseguido por el maní en los últimos años hay que destacar el amplio
nivel de financiamiento que los bancos comerciales le han ofrecido al sector manisero. En el ciclo 2003/04 llegó
a ser el mayor conseguido entre todos los rubros de exportación: 34%, frente a un 22% para el café o un 16%
para el arroz.
.
Gráfico 6.9
Nicaragua: exportaciones de maní. Ciclos 1994/95 a 2005/06
QQ US$
1,600,000 40.00
1,400,000 35.00
1,200,000 30.00
1,000,000 25.00
volumen
800,000 20.00
precio
600,000 15.00
400,000 10.00
200,000 5.00
0 0.00
19 95

19 96

19 97

19 98

19 99

20 00

20 01

20 02

20 03

20 04

20 05

6
/0
/

/
94

95

96

97

98

99

00

01

02

03

04

05
19

14
A pesar de la inaccesibilidad al mercado de Estados Unidos, COMASA logró exportar en diversos años hasta el 10% de
su producción a ese mercado, gracias a una combinación de perseverancia, calidad y sanidad. Consiguió hasta el 50% de
una cuota de 8,000 toneladas de maní que Estados Unidos denomina “otros orígenes”, sección en la que también compiten
Brasil, India, China y Sudáfrica. Lo consiguió por “llegar primero” y cumplir a cabalidad las normas sanitarias, es decir con
la garantía de sus laboratorios certificados de estar libre de aflatoxina.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 116
Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 2006
También otro elemento puede jugar a favor del cultivo de este rubro: las buenas perspectivas conseguidas gracias
a la firma del RD-CAFTA. El maní fue un de los rubros más favorecidos. Por medio de dicho tratado Nicaragua
podrá exportar libre de impuestos a Estados Unidos 10 mil toneladas métricas de maní durante el primer año, es
decir, el actual 2006, con un crecimiento anual del 10% a partir del quinto año de vigencia del acuerdo de libre
comercio.
Una de las dificultades que se presentan a los cultivadores de maní es la necesidad de rotación de cultivo, uno de
los principales requerimientos de este rubro. Según los cultivadores actualmente no existen otros cultivos que se
puedan desarrollar en la zona, pues la soya, el sorgo y el ajonjolí han perdido mercados y ya no son rentables

5. OTROS PRODUCTOS AGRARIOS DE EXPORTACIÓN

En este grupo contemplamos los productos de exportación cuyo valor en el mercado internacional no alcanza
todavía cierta importancia. Entre ellos se consideran tanto aquellos que habían figurado hasta no hace mucho,
entre los principales productos de exportación (el ajonjolí por ejemplo), como aquellos no tradicionales que
recibieron en los últimos años un estímulo dentro de los programas de fortalecimiento al sector exportador, tal
como se prevé en el Plan Nacional de Desarrollo. Entre estos últimos vamos a tratar del melón, el quequisque y
el plátano.

5.1 EL AJONJOLÍ
Es una planta originaria de Etiopía, de la familia de las oleaginosas, cultivada preferentemente en climas cálidos
como India, China, Ecuador, Centroamérica y México. Tiene un fuerte componente de hierro, potasio y sodio y
se utiliza para la preparación del pan, galletas, confitería, aceite comestible, margarinas, en la industria
farmacéutica, en la fabricación de jabones, cosméticos y pinturas. Ya en la fase residual se usa para la
alimentación del ganado y aves de corral.
En la actualidad hay una tendencia creciente del consumo de ajonjolí, debido a la diversificación de sus usos,
especialmente en la rama alimenticia por su alto contenido en aceite y por la larga duración de los productos
preparados con ese aceite. Por su alto nivel de calidad no es muy asequible al consumidor normal, puesto que
también es elevado su precio con relación al resto de aceites.
El ajonjolí que se cultiva en Nicaragua es reconocido mundialmente por su alta calidad, debido a la mayor
concentración de aceite y proteína respecto al de los otros países americanos. Se cultiva mayoritariamente en los
departamentos de León y Chinandega y en menor proporción en Managua, Granada, Masaya y Rivas. La mayor
parte de su producción (90%) se destina al mercado internacional, y la otra parte se consume a nivel local en la
fabricación de dulces y panadería.
La evolución de su producción muestra unos altibajos bien perceptibles. Las cifras que nos ofrece el Banco
Central desde 1960 no indican un volumen productivo considerable (179.000 quintales en 1960, con un
rendimiento de 9.0 qqs/mz). A mitad de la década de los setenta causa un bajón que se remontará a inicios de los
ochenta, hasta que después de algunas oscilaciones en esta década se situará en el nivel más alto, 417,907
quintales en el ciclo 1995/96. Sin embargo a partir de la sequía de 1998 y del huracán Mitch causa una profunda
recesión, con el punto más bajo en 2002/03, de la que apenas se está recuperando a partir del ciclo 2003/04. El
Plan Libra por Libra aplicado en los últimos años, con entrega de semilla certificada para cultivar 10,000
manzanas de ajonjolí en la época de postrera está ya dando sus frutos de tal manera que en el ciclo 2005/06 se
recuperó la producción y con ella las exportaciones. En la actualidad la participación de Nicaragua en la
producción centroamericana de ajonjolí es del 12 por ciento, cuando en los años 1990 y 1995 había sido de 21 y
30 por ciento respectivamente.
Las causas que explican las bajas en la producción son el mal comportamiento del mercado mundial por el
incremento de la oferta, el debilitamiento de la demanda y la baja en los precios.
Las exportaciones de ajonjolí pueden hacerse en forma natural o descortezado, para lo que se requiere un
proceso industrial. En los años anteriores a la crisis de 1998 y siguientes, había en Nicaragua diversas plantas

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 117
procesadoras que se dedicaban a descortezar el ajonjolí, pero la mayoría cerraron, ante las dificultades que
presentaba dicho rubro, por la reducción en su producción y por la mala calidad de las semillas que utilizaban los
agricultores (semilla criolla), por la cual se conseguían precios tan bajos que no hacían rentable el proceso
industrializador.
El resultado del cierre de las plantas procesadoras se evidencia en el cambio del producto exportado. Así
mientras en 1995 se exportaba tan sólo un 30 % de forma natural y el resto era descortezado, con el
correspondiente valor añadido, en 2004 se invirtieron las proporciones, 90 por ciento era natural y 10 por ciento
descortezado. La parte natural que se vende a Guatemala es procesada en ese país y se exporta luego como
producto guatemalteco a Estados Unidos que son los principales compradores de ajonjolí descortezado. En el
año 2005/06 se exportaron 228.5 mil quintales por los que se obtuvieron 8.2 millones de dólares, a un precio
promedio de 35.8 dólares el quintal (BCN).Los principales países que son mercado para estas exportaciones de
ajonjolí son Japón (50.7%), Guatemala (24%), Estados Unidos (7%) y México (4.7%)
Las perspectivas que se presentan a la producción y comercialización de ajonjolí están muy relacionadas con la
mejora tecnológica de la producción para conseguir mejores niveles de competitividad, y con la recuperación de
las plantas procesadoras que permitan ofrecer un producto más elaborado y por tanto con más valor añadido. Así
quizás se podría recuperar el reconocimiento que había tenido Nicaragua como uno de los mejores productores
de ajonjolí de Centroamérica.
En la actualidad parece haber mejorado la demanda, la cual, a partir del CAFTA puede potenciarse, puesto que
dicho rubro tiene libre acceso a Estados Unidos. Queda también por explorar la producción de ajonjolí orgánico,
modalidad que a pesar de no suponer grandes cantidades, sí ofrece generalmente buenos precios y mercados más
estables.
Gráfico 6.10
Nicaragua: exportaciones de ajonjolí
Ciclos 1994/95 a 2005/06
16
14
12
10
8
6
4
2
0
19 5

19 6

19 7

19 8

19 9

20 0

20 1

20 2

20 3

20 4

20 5

6
/9

/9

/9

/9

/9

/0

/0

/0

/0

/0

/0

/0
04

05
94

95

96

97

98

99

00

01

02

03
19

Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 2006

5.2 EL MELÓN
El impulso dado al melón nicaragüense en los años 1991-1994, con cierto auge entre 1992 y 1996,
producto del apoyo a los productos no tradicionales de agroexportación, se vio truncado por varios
motivos. Al proyecto citado se acogieron 11 productores que sembraron unas 509 manzanas del melón
tipo honeydew. Pero la caída de los precios internacionales de dicha variedad no hizo atractivo dicho
cultivo y muchos productores abandonaron la actividad.
A ello hay que añadir los costos de exportación que resultaban demasiado elevados, por el hecho de
que Nicaragua no posee infraestructura portuaria apropiada en sus océanos, y principalmente la

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 118
ausencia de puertos de aguas profundas en el Atlántico obliga a realizar las exportaciones hacia la costa
este de Estados Unidos por Puerto Cortés en Honduras o Puerto Limón en Costa Rica.
Otro elemento a tener en cuenta en el poco exitoso cultivo del melón se encuentra en la tardía
integración de Nicaragua en el negocio del melón en Centroamérica. Lo hizo cuando se iniciaba un
cambio fundamental en la naturaleza de ese negocio: La integración vertical y la siembra de enormes
extensiones por parte de unas cuantas compañías transnacionales, las cuales se caracterizan por el uso
de elevadas técnicas de cultivo y economías de escala en la producción y en la comercialización, con
las cuales era difícil competir.
Por último, si bien el huracán Mitch no afectó la cosecha de ese año 1998 sí perjudicó la siguiente
debido a la destrucción de la infraestructura productiva y del capital de trabajo, y a la cantidad de tierra
que quedó inhabilitada para el ciclo 1999.
En la actualidad existe un gran número de pequeños productores de melón dispersos en comunidades
rurales de los departamentos de Managua, León, Matagalpa, Masaya, Granada, Rivas y Chinandega. La
especie que se ha cultivado tradicionalmente es la denominada Chapiollo, la cual en los últimos años se
ha venido sustituyendo por variedades mejoradas de la familia de los Cantaloupe. Su producción se
destina al mercado local, donde deben competir con los melones procedentes de Honduras, los cuales
llegan a los comercializadores mayoristas de los principales mercados de Managua a precios más bajos
que los nacionales15. Estos productores tienen bajo nivel tecnológico y problemas en la
comercialización del producto.
Existe otro grupo de 18 productores dedicado al melón orgánico, localizados en la comunidad de las
Pozas del Municipio de Darío, departamento de Matagalpa. Este grupo aplica tecnología de cultivo
Orgánico y de Manejo Integrado de Plagas, y cuentan con la asistencia técnica y financiera de ONGs
(CARITAS) de forma gratuita. Cultivan la variedad Cantaloupe, con buenos resultados a mediano y
largo plazo.
Gráfico 6.11
Nicaragua: exportaciones de melón (miles de dólares)
Años 1990 a 2005
3000

2500

2000

1500

1000

500

0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Fuente: IICA-MAGFOR-JICA 2004f y BCN 2006


Por último el melón que se exporta lo produce un único productor, el cual destina el 100% de sus frutas
exportables al mercado estadounidense. Este productor es uno de los que iniciaron su actividad melonera en el
año 1990 bajo el proyecto PROEXAG patrocinado por APPEN y AID entre 1990 y 1994. Tal como indica el

15
En la temporada 2002-2003 entre el 60% y el 70% de los melones comercializados en los centros mayoristas de Managua
provenían de Honduras (Cadena agroindustrial del melón).

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 119
“se concentró en los eslabones agrícolas y de procesamiento preindustrial. Durante las primeras cosechas cultivó
las variedades Honeydew por la resistencia y durabilidad de estas variedades, y porque no requerían de procesos
de enfriamiento que sí requieren las variedades Cantaloupe. Pero, dado que el mercado estadounidense
demandaba productos de las variedades Cantaloupes en mayor medida, adquirió los cuartos fríos y el capital de
trabajo restante requerido para exportar estas variedades”.
En la actualidad da empleo temporal, en la época de siembra y cosecha, a 700 personas en las 500 manzanas que
se cultivan. Contrata personal extranjero (por medio de la transnacional que compra la mayor parte de su
producción), para realizar varias fases del proceso productivo: refrigeración, empaques y campo. Con ello
asegura el nivel de competitividad con los restantes productores centroamericanos. De la finca se exportan, en
promedio, 3,000 cajas diarias durante un período de 90 días entre los meses de enero y abril. Los rendimientos
conseguidos son de promedio 6,000 melones por manzana.
La producción es exportada por la compañía estadounidense Bounty Frech que comercializa frutas y hortalizas
en Estados Unidos y a través de una empresa que comercializa ese mismo tipo de bienes en California. El 30%
de la producción tiene como destino el estado de California, y el restante 70% es enviado al estado de La Florida,
desde donde la fruta es distribuida vía terrestre hacia varios estados de la Costa Este de Estados Unidos.
Los melones destinados a la Florida son embarcados en Puerto Cortés (Honduras) o en El Limón (Costa Rica); y
los que tienen como destino California lo hacen en el Puerto de Acajutla en El Salvador.
A excepción del único productor asociado con una compañía transnacional que le permite realizar el proceso
exportador sin dificultades, el resto de productores pequeños y medianos locales tienen alguna dificultades para
emprender el negocio agroexportador tal como se viene realizando en los países centroamericanos con los cuales
hay que competir. Además de las dificultades graves que supone la ausencia de puertos de aguas profundas en
nuestros mares, lo cual encarece el producto, existen otras dificultades en el mismo proceso productivo. Son las
siguientes: a) poco conocimiento de los nichos de mercado en el exterior; b) dificultades financieras para
adquirir el capital de trabajo necesario para cumplir con las exigencias internacionales del mercado de esa fruta;
c) escasa e inapropiada infraestructura para llevar a término los procesos de lavado, empaque, enfriamiento,
transporte y control de calidad; d) reducida capacidad organizativa entre grupos de pequeños y medianos
productores agrícolas.

5.3 EL QUEQUISQUE
El rubro de raíces y tubérculos (que además de quequisque incluye ñame, papa china, yuca, ñampí y jengibre) ha
cobrado especial interés en la economía productiva nicaragüense a partir de las últimas directrices emanadas del
Plan Nacional de Desarrollo, el cual hace énfasis en la promoción de los productos destinados al mercado
internacional.
En Nicaragua se produce en la Región autónoma del Atlántico sur, Nueva Guinea, Rama y Río San Juan.
También se cultiva en el norte del país en Waslala y Río Blanco y en el Pacífico, en los departamentos de
Masaya, Granada, Carazo, Rivas, León y Chinandega. Sin embargo de acuerdo a las condiciones edafoclimáticas
las zonas con mayores potencialidades para el cultivo del quequisque o malanga lila se presentan en Nueva
Segovia, Región del Atlántico Sur (Nueva Guinea y el Rama), Río San Juan, Chontales y Chinandega.
Hay que hacer notar que para la producción de quequisque en tierras del Pacífico se requiere el establecimiento
de estructura de riego, lo que encarece los costos, mientras que en las zonas Central y Atlántico del país, por
pertenecer al trópico húmedo gozan de mejores condiciones naturales para obtener buenos rendimientos.
En la actualidad las zonas más promisorias en cuanto a mayor producción, mayor nivel de organización,
asistencia técnica y calidad del producto cosechado se encuentran en Nueva Guinea, El Rama, Jinotega y San
Carlos y más recientemente El Tuma-La Dalia.
Hasta hace poco tiempo Nueva Guinea era la zona de mayor producción a nivel nacional, con un área sembrada
de quequisque de 7,500 a 10,000 manzanas. Sin embargo, en el año 2004 con las nuevas áreas de quequisque en
Waslala, las que se extendieron a lo interno de Nueva Guinea, en El Tuma y otros, se alcanzaba un área
sembrada a nivel nacional de10,000 manzanas y en 2005 se esperaba sembrar hasta 15,000 manzanas.
El cultivo del quequisque para exportación vino de la mano de los acopiadores costarricenses, que en torno a
1991 llegaron a Nueva Guinea ofreciendo capital para la compra de quequisque de primera para la exportación.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 120
Los productores se vieron obligados a conocer las normas de exigencia y calidad para la venta al mercado
internacional, y desde entonces, en esa zona, la más importante productora de quequisque del país, se ha
transmitido de manera empírica de acopiadores a productores.
El quequisque requiere no solo muchos cuidados en la siembra (semilla de calidad) y en su ciclo productivo
(cuido de plagas, etc,), sino también un laborioso manejo postcosecha: lavado, secado, selección, clasificación,
empaque, embalaje y transporte. De ahí que los actores de la cadena del quequisque sean múltiples: productores,
acopiadores (principalmente destinados a acopiar la producción de los campesinos alejados de los centros
urbanos), empresas empacadoras, y comercializadores internacionales.
Los mayores problemas que se presentan en la producción de quequisque para exportar están en la falta de
financiamiento para infraestructura dedicada al acopio, y a todo el manejo postcosecha de carácter preindustrial;
resulta también muy problemática la falta de caminos de penetración para sacar la cosecha que en muchos casos
debe hacerse a lomo de caballería hasta un puerto de montaña; la inexistencia de puertos en el Atlántico para
ahorrar los enormes costos de transporte derivados del uso de los puertos de Honduras o de Costa Rica.
La tecnología utilizada en Nicaragua no puede clasificarse como tecnificada. Más bien se utilizan dos sistemas
de siembra: la semitecnificada, con unos rendimientos bastante aceptables de 800 qq/mz o la tradicional con
rendimientos de 70 qq/mz, producción dedicada al mercado local.
El quequisque es un producto que tiene buenas perspectivas para el futuro, por dos razones: porque aumenta su
consumo tanto a nivel local como mundial, y porque es comercializable durante todo el año.
El comportamiento seguido por las exportaciones de este rubro en los últimos años es bueno, con una tendencia
al crecimiento claramente manifiesta en los dos últimos años. Los principales destinos de las exportaciones
nicargüenses son: Puerto Rico, Estados Unidos, Costa Rica, Canadá y Guatemala.
Gráfico 6.12
Nicaragua: exportaciones de quequisque
Años 2000 – 2005 (miles de dólares)
4,000

3,500

3,000

2,500

2,000

1,500

1,000

500

2000 2001 2002 2003 2004 2005


Fuente: Gaitán 2005 y BCN 2006

5.4 EL PLÁTANO
En Nicaragua el plátano es uno de los productos básicos de la dieta familiar. Su cultivo y producción genera
múltiples empleos y divisas en las principales zonas de producción. Por las características de su cultivo la
producción de plátano genera ingresos de corto plazo al productor y empleos permanentes en las actividades de
manejo de la plantación. Solo como ejemplo, según un productor miembro de Aplari (Asociación de plataneros
de Rivas), esta zona produce el 85% del plátano del país y genera unos 20 mil puestos de trabajo, con unas 10
mil hectáreas de plátanos y dos mil hectáreas de guineos (La Prensa, 11 octubre 2006).

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 121
La producción de plátano en Nicaragua se realiza durante todo el año, si bien existen dos estaciones bien
marcadas de producción: temporada alta, comprendida entre Octubre y Marzo y temporada baja, entre Abril y
Septiembre.
Las regiones que concentran la mayor parte de la producción son Rivas y Chinandega, por la disponibilidad de
infraestructura que poseen. En los últimos años ha crecido el área total de producción, puesto que si en el año
2002 el área sembrada era de 6.3 mil manzanas, y en 2004 ascendió a 10 mil, en el corriente año 2006 el total de
manzanas cosechadas a nivel nacional ha sido 11,500. En Nicaragua se cosecha plátano en Rivas, (el principal
productor con el 85% de la producción), Chinandega, León, Granada, Carazo y Masaya. Del total producido 1.5
mil hectáreas se encuentran bajo riego.
La producción de plátano corre a cargo de 990 productores de los cuales 660 son pequeños, 320 medianos y 8
grandes productores. El 78% del total de productores se concentra en Rivas, el 10% en Granada, el 9% en
Masaya y el 3% en León y Chinandega. A efectos de exportación el plátano producido en Ometepe y parte del
que se produce en Rivas se comercializa en el mercado internacional, concretamente va destinado a El Salvador
y Honduras, en cambio la producción de Chinandega y el resto producido en Rivas se destina al mercado interno.
En cuanto a tecnología existen acusadas diferencias entre los pequeños y los grandes productores. Mientras los
pequeños, por falta de capital no utilizan pesticidas. Sus fertilizantes son a base de urea y completo, y sus
plantaciones se ven sometidas a enfermedades como la Sigatoca y el Moko, no cuidan la calidad e las semillas y
obtienen unos rendimientos bastante bajos, de 12 a 22 mil plátanos por manzana, los grandes y medianos
productores utilizan variedades escogidas y realizan actividades con un uso moderado de la tecnología en
insumos, funguicidas, pesticidas, etc. Muchos de ellos usan tecnología de riego, con lo que sus rendimientos por
manzana oscilan entre 15 y 25 mil plátanos.
Las exportaciones de plátano han tenido un comportamiento algo voluble en los años 2000, como puede
observarse en el cuadro 6.26.
Cuadro 6.15
Nicaragua: evolución de las exportaciones de plátano
Años 1999 a 2005 (en millones)
1999 2000 2001 2002 2003 2004 3005
Kilogramos 12.0 8.5 4.7 6.1 7.8 N/d N/d
Dólares N/d 1.3 0.7 0.6 0.8 1.1 1.2
Fuente: IICA, MAGFOR, JICA (2004g) y elaboración personal en base a datos de La Prensa 04/10/05
Gráfico 6.13
Nicaragua: exportaciones de plátano
Años 2000 a 2005 (en millones de dólares)

1.4 1.3
1.2
1.2 1.1

1
0.8
0.8 0.7
0.6
0.6
0.4
0.2
0
2000 2001 2002 2003 2004 2005

Fuente: IICA, MAGFOR, JICA (2004g) y elaboración personal en base a datos de La Prensa 04/10/05
Las perspectivas del plátano son bastante alentadoras en cuanto a las posibilidades de exportación, puesto que el
plátano verde entra libre de gravamen a los Estados Unidos, a Canadá, a Centroamérica, a Chile y a República
Dominicana. Sin embargo para poder entrar de lleno en este mercado internacional debe cumplir con una serie
de requerimientos de los cuales adolece en la actualidad.

Cap. 6. Azúcar, banano, tabaco, maní y otros cultivos de exportación - pág. 122
Por ejemplo debe mejorar el eslabón industrial , debe mejorar la tecnología en la fase primaria y en los
mecanismos de cosecha y poscosecha, pues en esta última fase es donde se pierde calidad debido a los tipos y
condiciones de transporte del producto. El mercado salvadoreño que es el principal comprador del plátano
nicaragüense recibe a menudo el producto en condiciones poco satisfactorias, por el poco cuidado en el
transporte de la mercancía. Y hay que recordar que el principal competidor en este mercado es Guatemala, con
tecnología y capacidad empresarial más elevadas. Tampoco se disponen en el país de centros de acopio en ls
principales zonas de producción, lo que entorpece la comercialización correcta de la fruta.

Capítulo 7. FRUTAS, HORTALIZAS Y OTROS

Nicaragua tiene un interesante potencial agrario al margen de los cultivos de granos básicos y de los de
agroexportación, que son los que generalmente han sido objeto de la atención tanto de los productores como de
las instituciones rectoras del país. La gran riqueza frutícola y de hortalizas no ha sido explotada debidamente ni
para el mercado nacional ni mucho menos para el internacional. Ante los inestables resultados de los clásicos
cultivos tradicionales de exportación, en los últimos años se están dando pasos para dar un mejor
aprovechamiento a la gran variedad de recursos agrarios de que dispone el país, tanto para su mejor uso a lo
interno como para la agroexportación, y así aprovechar la ventana al mundo que ofrecen los tratados de libre
comercio que con distintos países se han firmado últimamente, o en vía de firmar.
Gráfico 7.1
Nicaragua: Área sembrada todos cultivos
Año 2005

M aní con
cáscara O tros
S orgo 3% 9%
4%
C aña de M aíz
azúcar 36%
4% A rroz
8%

C afé verde
12%
F rijoles
secos
24%

Fuente: FAOSTAT 2006


Como puede observarse en el gráfico 7.1, el campo nicaragüense dedica una buena parte (68%) de su área
sembrada a los granos básicos. A continuación el café, la caña y el maní, son los tres rubros de agroexportación
que se llevan casi una quinta parte de la superficie en cultivo de nuestro país: un 19% El sorgo ocupa un 4% y
todo el resto de cultivos, incluyendo frutas, hortalizas, yuca, ajonjolí, tabaco, fibras textiles, soya, palma aceitera,
y raíces y tubérculos, suman el 9% restante.
Con ello tenemos dibujado claramente el mapa de utilización de la superficie agraria, y las líneas que han
prevalecido en la utilización del suelo agrario. Sin embargo, en los últimos años, a la par de los otros países de la
región, impulsados por el irregular mercado internacional de los productos tradicionales de exportación, se han

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 123


hecho incursiones en la exportación de cultivos no tradicionales, como melón, ajonjolí, maní, quequisque,
mango, helechos, naranjas y otros.
Si analizamos el comportamiento de Nicaragua en relación a los demás países del istmo en su cultivo de
productos de exportación no tradicionales comprobaremos la coincidencia en determinados productos y las
particularidades propias de cada uno de ellos. Costa Rica ha hecho una opción fuerte por la diversificación de
exportaciones agrarias y ha fortalecido mucho el sector de los productos no tradicionales, principalmente piña y
plantas ornamentales, con un valor exportado en el año 2003 de 436.1 millones de dólares.
Gráfico 7.2
Nicaragua: Área sembrada “otros cultivos”
Año 2003
T a b ac o
2% R a íc e s y
tu b é rc u lo s B ananos
P alm a a c e ite ra 2% 1%
3% N a ra n ja s
S o ya 18%
P lá ta no s 4%
5%
F ib ras te xtile s
7%

H o rta liza s
O tras fru ta s 17%
10%

A jo n jo lí Y uca
15 % 16%

Fuente: FAOSTAT 2006


Asimismo Guatemala también muestra un esfuerzo en este sentido, pero bien particular. Su producto nuevo, no
tradicional es el cardamomo y el caucho, además de plantas y otras frutas. Su total exportado en 2003 en el área
de no tradicionales asciende a 198.4 millones de dólares. Honduras se limita a la producción de melón, sandía y
piña, con un total de 46.2 millones para ese mismo año. Nicaragua ha centrado su diversificación básicamente en
el maní (28.4 US$), mientras los otros productos presentan una muy reducida participación en este capítulo de
no tradicionales (9.5 US$ entre todos), si los comparamos con los otros países vecinos. Y por fin, Panamá se ha
reducido a la piña y al melón.
El agro nicaragüense tiene un considerable potencial hasta el momento no explotado, tanto en el sector
frutícola, como en las hortalizas, tubérculos y demás. Existe una gran variedad de especies tropicales autóctonas
y comerciales para uso alimenticio y nutricional, que todavía se ha conservado después de la exposición a su
posible destrucción por parte de la intensificación de cultivos, más bien monocultivos, de agro exportación como
el algodón, café, caña de azúcar y banano.
El país en general cuenta con zonas en donde se producen frutales de todas clases, tales como mandarinas,
granadilla, fresas, bananos, mangos, aguacates, piña, guayaba, papaya, guanábana, marañón, nísperos, zapotes.
La mayoría de ellos, a excepción del mango, el banano y el aguacate, producidos con un bajo nivel tecnológico.
Sin embargo, en la zona sur del Pacífico de Nicaragua es donde se encuentran las mejores condiciones para
producirlas aunque en algunas regiones del resto del país, se presentan áreas potenciales para el desarrollo de
algunas especies. Actualmente el desarrollo frutícola es bajo y lento, debido al avance agronómico que
alcanzaron los cultivos tradicionales de agro exportación (IICA, Cadena Frutas, 2004, 5).

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 124


También Nicaragua presenta buenas condiciones agronómicas para el cultivo de las hortalizas; ventajas
competitivas que la sitúan en un muy buen lugar entre los demás países del istmo: una gran reserva de agua
dulce, abundante mano de obra, excelentes tierras y buenas condiciones climáticas para la producción de estos
rubros, ubicación geográfica ventajosa y cercanía al mayor mercado mundial de hortalizas. Los cultivos de
hortalizas presentan una gran variedad de chiltomas, cebollas rojas, amarillas y blancas, zanahorias, lechuga,
repollo, papas, apio, coliflor, brócoli, rábano, calabazas, pepino, tomate, etc
En la actualidad han aumentado los socios comerciales de Nicaragua, con los que se ha negociado (o se está en
proceso) tratados de libre comercio. Ellos son: México, Panamá, Estados Unidos, República Dominicana,
Canadá, Chile y los Países Centroamericanos. Con muchos de ellos hay posibilidades de libre introducción de
muchos de los productos agrarios frutícolas, de hortalizas y raíces y tubérculos, no explorados hasta el momento.
El CAFTA ofrece para el sector un listado interesante de productos libres de arancel, entre los que se encuentran
muchas de las frutas, hortalizas y otros vegetales, que se producen en el país tales como cebollas, hortalizas
frescas, melón, pitahaya, cacao, quequisque, jengibre, mango, papaya, cítricos, yuca, banano, piña, sandía,
quequisque, plátano, coco, y follajes. Y otros productos con cuota y acceso preferencial, como el maní.
Sin embargo, el sector agrícola de Nicaragua padece una serie de problemas que inciden como freno al
desarrollo y modernización de la agricultura en general, pero más poderosamente en el subsector frutícola y
hortícola compuesto en su mayoría por pequeños y medianos productores. El IICA resume muy bien el conjunto
de problemas:
No hay seguridad en la tenencia de la tierra, un 45% de las propiedades en el norte del país donde se produce
el mayor porcentaje de hortalizas y algunas frutas tiene problemas de tenencia y la aplicación de la justicia en
los departamentos y municipios está altamente politizada. Falta de acceso al crédito para la mayoría de
medianos y pequeños productores, los cuales además no tienen acceso amplio a la asistencia técnica
(solamente el 12% de ellos tienen accesos a tales programas), subempleo crónico, vulnerabilidad a los
desastres ambientales, infraestructura rural subdesarrollada. A esto se suma la incapacidad de cubrir costos
por semillas mejoradas y la adopción de tecnologías agrícolas innovadoras. Los vegetales son además
afectados por la calidad perecedera de los productos, considerándose como actividad de alto riesgo, una
observación muy importante para destacar es el poco transporte especializado existente para frutas y
vegetales, lo mismo que la falta de instalaciones de frío, para el mantenimiento de estos productos en cadenas
de frío, existiendo únicamente en el país una pequeña instalación de aire forzado. (IICA, Cadena
Agroindustrial Hortalizas, 2004, 18).
Las naranjas
La naranja es una fruta subtropical que se adapta muy bien a climas como el de Nicaragua, pues su exigencia
mayor se encuentra en la no tolerancia de bajas temperaturas. Los ambientes cálidos favorecen su crecimiento y
maduración del fruto para darle el grado de dulzura que la caracterizan. Requiere precipitaciones de unos 1,200
mm. o el cultivo bajo riego, y abundancia de luz para su floración y fructificación.
En Nicaragua se ha considerado siempre a la naranja como cultivo de patio, como en Masaya, Carazo y
Managua, o para el mercado local, aunque en el norte del país, en Nueva Segovia y Estelí existen unas 15,000
has. de cítricos, las cuales han sido atacadas por la leprosis, una enfermedad causada por un virus que transmite
un ácaro y que se extiende rápidamente. Técnicos del Ministerio Agrícola y Forestal están tratando la plaga.
Con el propósito de diversificar la producción y aprovechando las buenas condiciones agrícolas que ofrece el
país, desde 1997 existe en el Sur de Nicaragua, en el departamento de Río San Juan, un programa de cultivo de
naranjas para exportación, impulsado por inversionistas nicaragüenses y costarricenses. La fruta es exportada al
vecino país de Costa Rica donde es procesada por la empresa Tico Fruit, la cual posteriormente la reexporta a
Estados Unidos y al resto de América Central.
La empresa Tico Fruit cuida todas las fases de la cadena agroindustrial, desde los viveros con material genético,
importado de California, pasando por la producción en fincas propias (17%), fincas administradas (27%) y
productores independientes con contrato de compra (57%), el procesamiento de la fruta para la elaboración de
jugos concentrados y sin concentrar, su transporte y su comercialización mayorista en Estados Unidos hasta la
fabricación de concentrado a partir de los subproductos del proceso industrial.

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 125


Nicaragua exportó por esta vía en el año 2004, un valor total de 900 mil dólares. En el proyecto participan unos
200 pequeños productores, con un área sembrada en la zona de Río San Juan de más de 4,500 hectáreas de
naranjas, de las variedades Piña y Valencia. Variedades que se adaptan muy bien al clima de la zona donde caen
aproximadamente dos mil milímetros de lluvia anual.
Cuadro 7.1
Nicaragua: producción de naranjas. Año 2003
Área sembrada Producción Exportación Importación
(Ha) TM (US$) (US$)
16,500 72,000 800,000 410,600
Fuente: FAOSTAT 2006, IICA 2004e, y La Prensa 23 mayo 2005
Con el buen éxito de esta plantación de naranjas también ha llegado a Nicaragua la oferta de otro proyecto para
ser llevado a cabo en el departamento de Rivas, concretamente entre Rivas y Nandaime. En este caso es la
empresa costarricense Del Oro, la que busca sembrar 3,000 hectáreas de naranjas, para producir 36 millones de
libras anuales de esta fruta, destinada asimismo a la producción de jugos. El proyecto cuenta con el apoyo y la
asesoría técnica de campo del Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola y con el apoyo de Agrícola
Lafise. El grupo promotor oferta las plantitas para siembra, y el financiamiento queda a cargo del Grupo Lafise.
Según informaciones no contrastadas el proyecto no tiene la aceptación esperada por parte de los productores de
la zona.
Nicaragua tiene buenas condiciones agrícolas para la producción de naranjas de calidad. Sin embargo, esta fruta
todavía figura en el capítulo de las importaciones. En el año 2004 todavía aparecía como uno de los principales
productos agrarios de importación, con un total de 5.1 millones de kilos importados por un valor de 410,600
dólares. Parece que el destino de dichas naranjas va dirigido también a la elaboración de jugo por parte de una
empresa radicada en el país.
La piña
En Nicaragua la zona productora de piña por excelencia se encuentra en el municipio de Ticuantepe, en donde se
cultivan unas 5,000 mzs. de este preciado fruto. Sin embargo la variedad predominante es la Monte Lirio, la cual
no resulta atractiva para el mercado internacional, por su grado de acidez y por ser demasiado pálida. La
preferencia actual en el mercado mundial está orientada a piñas más dulces, con mayores porcentajes de azúcar y
un color más amarillo. Cualidades que reúnen tanto la variedad Cayenna Lisa como la MD2 .
En Nicaragua se da la particular circunstancia de producir mayormente para el mercado local, pero también para
exportar a buen precio a Honduras y Costa Rica, los cuales utilizan la piña nicaragüense para su consumo local,
mientras que la que ellos producen, la Cayenna Lisa, de mayor calidad, la venden a un precio mayor a Estados
Unidos. También Nicaragua exporta piña a El Salvador. Sin embargo los ingresos por exportación en el año
2001 no superaron los 15,000 dólares, cuando Costa Rica conseguía un valor de 207.6 millones US$, por sus
exportaciones de piña en el año 2003.
Cuadro 7.2
Nicaragua: producción de piña. Año 2003
Área sembrada Producción Exportaciones

3,400 ha 49,000 Tm 15,000 US$ (2001)


Fuente: FAOSTAT 2006, IICA 2004b
Uno de los problemas para la modernización y renovación de las variedades de piña ente los productores de
Ticuantepe es su resistencia a la organización y a la diversificación de la producción de la piña. No hay interés
por mejorar el cultivo de una fruta tan bien posicionada en el mercado internacional, pero tan rezagada en la
producción nacional por no cumplir con algunos requisitos que exigen los mercados internacionales.
Últimamente se están haciendo intentos por impulsar un programa en ciertos sectores de Ticuantepe para iniciar
el cultivo de la Cayenna Lisa.
También en Chinandega, en la finca propiedad de “Agrícola El Rosario”, se ha iniciado recientemente un
proyecto de producción de semillas de piña, la cual se obtiene de los hijos que nacen y de la utilización de
productos inductores de la fruta, para producir hijos de la corona de la piña. El área que se explota asciende a 58

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 126


manzanas para alcanzar 120 manzanas al finalizar el año. La variedad con la que se trabaja es la tan apreciada
MD2 o Golden Sweet, que se aclimata muy bien en tierras más calurosas que las de Ticuantepe.
Según afirma el gerente de la empresa, el cultivo de la piña es oportuno en la zona. Aunque tiene un alto costo de
producción por las inversiones en riego, perforación de pozos, preparación de tierras, limpieza y siembra del
cultivo, al final resulta rentable. De una manzana se pueden sacar entre 60 y 80 mil piñas que tienen demanda
local, a un precio de ocho córdobas en el mercado (Simas, Occidente..)
Una de las estrategias para el desarrollo del sector se halla en el cultivo de la piña orgánica, para la cual el
mercado de Estados Unidos ofrece toda clase de facilidades, por la gran aceptación que va adquiriendo este tipo
de productos entre los consumidores norteamericanos. Para tratar de ello y del desarrollo del cultivo de la piña se
realizó en agosto de 2003 el “Seminario de la Piña” con asistencia de la Unión de Productores de Piña de
Ticuantepe, del Ministerio Agropecuario y Forestal, de la Liga de Cooperativas de Estados Unidos (CLUSA) y
de Apenn. Según especialistas la piña orgánica no está muy desarrollada y Nicaragua podría entrar en ese
mercado todavía virgen
El cacao
Por ser un cultivo nativo de nuestro país, el cacao es apto para cultivarse en todo el territorio. Las zonas en
donde se produce son el Atlántico Sur (Nueva Guinea, Bluefields, Kukra Hill), la zona de las minas (Siuna,
Rosita y Bonanza), el Atlántico Norte (Waslala, Río Coco), Matagalpa, Jinotega y Rivas. Se cultivan las tres
variedades: Forastera, Criollo y Trinitario.
Recientemente se ha considerado que el cacao es un producto de gran potencial para aportar al aumento de las
exportaciones del país, debido a la estima que se tiene en el mundo por el cacao criollo, originario de nuestras
tierras, el cual goza de gran preferencia por su aroma, sabor y color para la fabricación de chocolate de calidad.
Tanto el cacao criollo como el trinitario se cotizan en los mercados de Europa y Estados Unidos a precios que
van de 1.7 a 8 veces el precio del cacao corriente.
La mayoría de la producción nacional de cacao está en manos de 6,500 familias campesinas que lo producen en
sistemas agroforestales de sobrevivencia. En realidad, para conseguir posicionar el cacao como un producto
importante de exportación debería sufrir una serie de mejoras en su productividad, tales como el combate a la
moniliasis, que penetró en Nicaragua a principios de los noventa y que ha sido devastadora en la mayoría de los
cacaotales del país.
Como puede observarse la producción de cacao de Nicaragua en los últimos años, oscila en torno a las 2,000
toneladas, apreciándose, sin embargo un considerable aumento en su cultivo en el año 2005, a consecuencia,
posiblemente, del buen resultado conseguido en las exportaciones del año anterior, y a la consolidación de dicho
cultivo ya enfocado a la exportación.
Cuadro 7.3
Nicaragua: producción de cacao
2003 - 2005
Superficie Producción Exportaciones Exportaciones
Años
(Ha.) (Tm,) (Tm.) (US$)
2003 550 2,000 326 264,000
2004 500 1,900 814 557,000
2005 580 2,100 n/d n/d
Fuente: FAOSTAT 2006
Para aumentar la productividad de manera sostenida, se está trabajando a nivel gubernamental con distintos
apoyos internacionales en un programa nacional de Mejoramiento de la Productividad, con énfasis en el Manejo
de la Moniliasis. Se espera poder implementarlo a partir de enero de 2007, para después complementarlo con un
Programa de Comercialización, otro de los eslabones de la cadena, que en estos momentos está muy debilitada, a
causa de la las características de su producción.
Sin embargo, las exportaciones de cacao no son muy importantes todavía en el país. El proceso exportador de
este rubro no consiguió una cierta importancia hasta 1999. Los principales compradores son El Salvador y Costa
Rica, que acumulan el 86% del total de las exportaciones, seguidos por Alemania, Estados Unidos y Guatemala.

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 127


En el año 2004 Nicaragua tuvo una producción de 1,900 toneladas, exportó 814 toneladas y el resto quedo para
consumo del mercado local.
Últimamente, con el apoyo técnico del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura y el
organismo alemán Pro Humano, se está desarrollando en la zona de Waslala, el cultivo de cacao en modalidad
orgánica, el cual promete un buen futuro. Una cooperativa de 600 productores denominada Cacaonica, está
produciendo cacao orgánico, con muy buen aceptación por parte del mercado europeo. Concretamente,
Alemania y Holanda importaron el año pasado 60 toneladas por un valor de 60,000 dólares (Organic Consumers
Association).
Los compradores europeos están demandando a los productores nicaragüenses hasta 400 toneladas de cacao,
pero por el momento no existe suficiente capacidad para satisfacer tal demanda.
El cacao es un producto muy sensible a la variabilidad de precio en el mercado internacional, el cual depende de
factores de oferta y demanda. Los mejores precios son los ofrecidos por los mercados europeos
Otras frutas: mango, pitahaya, aguacate
Nicaragua es también productor de mango para la exportación. Esta fruta, de uso tan común y de amplia
producción como cultivo de patio, se cultiva en el país, desde los años setenta para el mercado mundial, en la
zona de San Francisco Libre, por parte de la empresa Mangosa. Su destino exterior era, en esos primeros tiempos
los Estados Unidos, pero con el embargo de los años 80, dirigió su producción a Europa, aunque con mayores
problemas debido a la lejanía y a la necesidad de mantener la fruta en buen estado hasta su destino final.
Cuando se recuperó el mercado norteamericano en los años 90 no solo se retomó este destino, sino que se amplió
la producción para exportar al resto de Centroamérica y también para el mercado local.
En la actualidad se cultivan 600 manzanas, con una producción de un millón de cajas anualmente, que equivalen
a 10 millones de mangos de distintas variedades. El 80% de la producción se exporta a Estados Unidos y
alrededor de 1.5 millones de mangos se venden a Centroamérica o bien al mercado local. A Europa se exporta
poco por las dificultades mencionadas, unos 5 contenedores al año, aproximadamente 20 mil mangos.
Cuadro 7.4
Nicaragua: exportación de mango
Años 2003 a 2005
Volumen Valor Precio Promedio
Años
(miles kg.) (millones US$) (US$/kg)
2003 3,264.3 2.7 0.8
2004 3,208.3 2.3 0.7
2005 3,089.6 1.8 0.6
Fuente: BCN 2006
Las exigencias del mercado internacional son muchas. Hay que dar un tratamiento de agua caliente a la fruta
para evitar la mosca del Mediterráneo, luego sellarlo, empacarlo, ponerlo en cuarto frío y del cuarto frío sacarlo
directamente al barco o avión que lo transporta. En todo el proceso post cosecha es vigilado por un inspector de
Estados Unidos para certificar la calidad del producto.
La producción máxima se da entre diciembre y mayo o junio. En este tiempo se da ocupación a casi dos mil
personas, y pasada la época de zafra quedan alrededor de 400 que se ocupan del riego, corte y fertilización (La
Prensa, 3 septiembre 2003).
La papaya tan común y corriente en Nicaragua es una fruta que ha sido sujeto de un “boom” de consumo notorio
en el curso de los últimos años en América del Norte. Sus propiedades alimenticias y medicinales (no tiene
colesterol y su pulpa es rica en vitaminas C y A) han contribuido a aumentar el interés por parte de los
consumidores y en consecuencia, por parte de los comerciantes minoristas y mayoristas.
Las importaciones efectuadas por Estados Unidos y Canadá en los últimos años a otros países han
experimentado un considerable y sostenido aumento, lo que ofrece buenas expectativas a Nicaragua para la
exportación de esta fruta a ese mercado del norte, por el hecho de tener ya firmado el CAFTA, y con él la
posibilidad de acceso libre de la papaya a Estados Unidos.

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 128


Nicaragua ya tenía autorización de libre acceso a Estados Unidos de la papaya producida en Rivas, Masaya,
Carazo y Granada. Sin embargo faltaba vencer la barrera de las autoridades fitosanitarias de ese país, para que
certificaran la papaya libre de la mosca del mediterráneo, proveniente de la zona noreste del Lago de Managua,
donde la cultiva la empresa Mangosa. Después de intensos cabildeos se consiguió recientemente superar la
barrera, con lo que la papaya fresca producida por la empresa agroindustrial Mangosa, ya inició sus
exportaciones al mercado norteamericano.
En el primer envío efectuado a Estados Unidos Mangosa exportó 44,000 libras (20,000 kgs.) de papaya fresca,
las cuales procedían de las 15 manzanas que están en producción. En la actualidad el área de siembre de papaya
de esta empresa, ubicada al noreste del Lago de Managua, es de 80 manzanas. Sin embargo debido a las
expectativas creadas con la apertura al mercado norteamericano se espera ampliar dicha superficie hasta mil
manzanas.
Se espera que para fines de octubre esta empresa haya exportado a Estados Unidos 230,000 libras de papaya
(104,545 kilos), sin abandonar las 20,000 libras (9,090 kilos) semanales que está exportando actualmente a
Centroamérica (Costa Rica y Honduras).
Las exportaciones efectuadas hasta la actualidad se dirigían básicamente a el Salvador, Costa Rica y Honduras,
con acusadas oscilaciones tanto en el volumen exportado como en el precio promedio conseguido en cada uno de
estos mercados. Con el acceso al mercado de Estados Unidos la papaya podría experimentar un fuerte
crecimiento en su producción para la exportación.
Cuadro 7.5
Nicaragua: exportación de papaya
Años 2001 a 2003
Volumen Valor Precio
Años
(kg) (US$) (US$/kg)
2001 1,539.13 369.33 4.16
2002 205,395.00 17,457.85 11.7
2003 17,697.65 2,524.00 7.0
Fuente: IICA, MAGFOR, JICA 2004i
Sin embargo la papaya para exportación presenta determinadas exigencias: como el tamaño y estado de madurez
requerido, con suficiente corteza amarilla y una coloración de la pulpa ya sea anaranjada o roja, libre de
magulladuras, manchas, daños de insectos o de aspersión y con uniformidad en tamaño y madurez dentro de
cada caja (IICA, Cadena agroindustrial de la Papaya, 9).
Para ello, los agricultores de la zona de Rivas que son los que la están cultivando en la actualidad deben superar
una serie de dificultades para poder llegar a ser exitosos en esta apertura al mercado internacional: organización,
producción planificada y ordenada, intensificación de tecnología y asistencia técnica, más información e
infraestructura para el almacenamiento, acopio, empaque y tratamiento poscosecha. Asimismo por no disponer
de facilidades de crédito están en manos de los intermediarios y mayoristas, los cuales sí disponen de la
información requerida, y son los que les compran sus producciones a precios bajos en sus propias plantaciones.
El aguacate se produce en Nicaragua incorporado al sistema productivo en los departamentos de Masaya,
Granada, Carazo y Rivas. En 1996 una plaga de barrenadores de yemas terminales y perforadores de los frutos
provocaron grandes daños a las plantaciones, de tal forma que un 80% de las de la Meseta de Carazo quedaron
afectadas, y progresivamente se expandió la plaga a Rivas y a toda la zona del Pacífico.
La producción quedó dañada en todos los departamentos productores, pero de manera especial en Carazo (50%),
seguido por Granada (40%) y en menor medida Rivas y Masaya.
En Nicaragua se cultivan 27 variedades de aguacate, aunque la criolla es la que predomina con un 25% de
producción seguida por la Benick con un 18%. En la actualidad el cultivo del aguacate ha pasado a tener
considerable importancia, de tal manera que incorporado a los sistemas de producción recibe cuidados y manejos
antes totalmente desconocidos en la producción de ese fruto. Se hacen siembras con variedades de injertes, se
fertilizan, se realizan podas, pero hay todavía problemas de manejo del fruto y dificultades con la organización
del mercado, si se piensa en una producción para la exportación

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 129


Las mayores dificultades que limitan las posibilidades de exportación son la deficiente infraestructura, mal
estado de las vías de comunicación, carencia de cuartos de frío donde acopiar y almacenar la producción y
transporte en frío.
Sin embargo Nicaragua está exportando aguacate a Costa Rica, mercado en donde el consumo de este fruto ha
crecido mucho en los últimos años. La variedad exportada es la choquet y los empresarios costarricenses la
califican como un producto que compite con el de las zonas costeras. La exportación a Costa Rica viene
facilitada por la cercanía de los centros productivos que posibilitan el transporte por tierra, quedando tan solo a 9
horas del centro del país. Los meses en que existen mejores oportunidades de exportación al vecino país, son los
de diciembre y enero.
Hortalizas
El cultivo de las hortalizas en Nicaragua representa una ínfima parte de la superficie agraria, tan solo se cultivan
en menos del 5% de las fincas agropecuarias, ocupando unas 15,000 has. (INEC, CENAGRO 2001), a pesar de
las buenas condiciones que tiene el país para producir hortalizas frescas para el mercado interno y de
exportación. Su ubicación geográfica es ventajosa en relación a otros países y al mercado más grande del mundo,
Estados Unidos, y además cuenta con variedad de ambientes y climas para la producción de una amplia variedad
de cultivos: chiltomas, cebollas rojas, amarillas y blancas, zanahorias, lechuga, repollo, papas, apio, coliflor,
brócoli, rábano, calabazas, pepino, tomate, etc.
Sin embargo, como resultado de esta poca dedicación a la producción de hortalizas Nicaragua tiene que importar
una buena cantidad de las mismas, entre las cuales destacan por orden de importancia: papa, cebolla zanahoria,
tomate, repollo, brócoli, coliflor, chiltoma, remolacha y apio. El conjunto de estos rubros representan el 74 % del
volumen total de las importaciones de los productos hortícolas en el año 2003.
Exceptuando el cultivo del melón, la sandía, el espárrago y la cebolla amarilla que son hortalizas que se
producen para la exportación, el resto de rubros son producidos a muy pequeña escala, por 15,000 pequeños
agricultores ubicados en el corredor nor-central del país; muchos de ellos son pequeños productores (un buen
número cultiva menos de 1 hectárea), con problemas en el acceso al crédito, en la comunicación y acceso vial a
sus fincas, en un manejo poco tecnificado tanto en la fase de cultivo como en la de post cosecha. Algunos
medianos productores (1 a 5 hectáreas) ya reciben asistencia técnica, y por tanto están introduciendo riego por
goteo, trasplante de plántulas en pilones y semillas híbridas de alto rendimiento y otras prácticas para mejora de
la calidad de sus productos.
Sin embargo, el productor nacional, cuya producción está orientada al mercado interno, es el más abundante;
normalmente no recibe asistencia técnica, no tiene acceso al crédito, trabaja de forma individual y no suele
pertenecer a ninguna organización formal. Todo ello incide en la deficiencia de sus productos y en el bajo
rendimiento del mismo.
El subsector hortícola ofrece una gran cantidad de empleos directos, con un promedio entre 120 a 130 días
hombre por Mz. a los que hay que añadir los indirectos. Es generalmente un subsector que mantiene gran
importancia en determinadas zonas o comarcas debido a la participación de unas 15,000 unidades de producción.
La región nor-central del país es la zona en donde está concentrada la mayor producción hortícola: El Valle de
Sébaco tiene una importante actividad agro-exportadora, con importancia en la producción de cebollas blancas y
amarillas. Existen otras zonas productoras de hortalizas dispersas por el país que merecen especial atención.
Tales son Pantasma, Jalapa, Sacacli, Wana, Muy Muy, Matiguás, las Playitas y Condega. La Región del Pacífico
posee buenas cualidades para la producción hortícola por sus excelentes tierras, agua de excelente calidad y
cercana a los mayores centros urbanos y principales puertos aéreos y marítimos que facilitan las exportaciones.
Normalmente las hortalizas son vendidas de forma informal en mercados abiertos e informales (un 75% ) en el
campo y en la ciudad. Suelen ser productos no procesados y de baja calidad; con los índices de rendimiento de
los más bajos en Centro América: tomates, papas, repollos, cebollas, lechugas y otros vegetales producidos en
Nicaragua no pueden competir con las importaciones de productos procesados y empacados procedentes de
Costa Rica, Guatemala y Estados Unidos, los cuales son de más alta calidad y de mejor presentación. En la

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 130


comercialización de la producción hortícola existe además un problema añadido: la anarquía en lo concerniente a
pesas y medidas1 lo que hace más difícil la situación.
Hay que hacer mención al creciente desarrollo que en el sector hortícola tiene la agricultura orgánica.
Experiencias exitosas con lechugas, coliflores, brócoli y otros están demostrando las grandes posibilidades que
esta modalidad de cultivo ofrece al productor nicaragüense. Por el momento son experiencias minoritarias en
este sector, pero el éxito de mercado y económico es de tal magnitud que todo hace suponer que en el futuro será
un camino seguido por muchos .
Como se indicó anteriormente, Nicaragua importa una buena cantidad de hortalizas, que son vendidas en los
supermercados o establecimientos hoteleros, en donde el nivel de exigencia es mayor.
Cuadro 7.6
Nicaragua: importaciones de hortalizas
Años 1995 a 2003
1995 2000 2003
Valor Valor Valor
Kilos (miles) Kilos (miles) Kilos (miles)
(Mil US$) (Mil US$) (Mil US$)
Papas 14,721.2 4,351.1 22,396.6 6,549.2 10,915.4 1441.2
Cebollas 178.6 156.0 7,821.6 2,985.9 9,308.6 1,309.6
Naranja dulce 5,058.6 805.4 6,317.8 1,419.9 5,115.8 410.6
Zanahorias 1,181.0 1,178.9 2,794.8 3,183.1 3,467.2 364.0
Tomates 4,709.4 1,619.8 949.9 495.4 1,706.8 445.4
Repollo 15,626.0 3,127.8 1,150.2 369.2 715.3 53.8
Plátanos 2,164.1 527.8 902.9 213.7 36.9 4.4
Otros 1,096.6 940.7 2,855.5 1,840.0 5,044.3 1,746.7
Total 44,735.5 12,707.5 45,189.3 17,056.4 36,310.3 5,775.7
Fuente: IICA, MAGFOR, JICA 2004e
Como puede observarse en el cuadro de las importaciones de hortalizas realizadas por Nicaragua desde 1995 a
2003 (cuadro 7.7), existen unos productos con elevados volúmenes de importación, los cuales nos indican la
debilidad de nuestra producción hortícola, principalmente en rubros que Nicaragua también produce: papas,
cebollas, zanahorias, tomates y repollo, son los que absorben el mayor volumen importado. Sin embargo a lo
largo de los últimos años, tanto el volumen importado como su valor en dólares han mostrado un
comportamiento decreciente, por lo que se espera que en un futuro no muy lejano, Nicaragua logre convertirse
nuevamente en un país productor, autosuficiente y exportador neto de hortalizas.
Este es el objetivo de los organismos con responsabilidad en este sector: implementar un programa de sustitución
de importaciones de hortalizas para conseguir no solo la autosuficiencia en este subsector, sino también la
posibilidad de ser exportador neto de dichos productos. Un buen ejemplo de ello se encuentra en el apoyo que la
empresa Hortifruti está dando a una serie de proyectos con el mismo objetivo.
Hortifruti, una empresa del grupo WalMart Centroamérica, es el abastecedor de frutas y vegetales de los
supermercados Unión y Palí. En poco tiempo ha venido sustituyendo las importaciones de estos rubros, que
antes eran de un 50 por ciento, por productos cultivados en Nicaragua hasta tener que importar tan solo un 10
por ciento. En conjunto con Technoserve ofrecen apoyo a pequeños productores para mejorar la producción y la
garantía de comercializar sus productos a través de las cadenas de supermercados del grupo. Y no sólo han
dejado de importar, sino también han exportado yuca parafinada, pepino y plátano a Costa Rica, Honduras y El
Salvador (La Prensa 22 abril 2006).
El considerable crecimiento de los supermercados de los últimos años está favoreciendo un mercado más formal
y múltiples oportunidades a los productores de hortalizas. La realidad del tratado de libre comercio con Estados

1
La mayoría de las hortalizas se compran por carga, por plantío, por saco, por moño, por canastada, por camionada, por
quintal, por balde, por mano o puño, por docena, por unidad, por libra, por kha, por palo, por manzana, etc. según las
condiciones de abastecimiento que prevalecen en el mercado terminal.

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 131


Unidos y sus facilidades para admitir los productos de este subsector completan el marco favorable a unos
productos que habían quedado postergados de los canales más ortodoxos de comercialización.
Yuca
El gráfico 7.2 indica a qué se dedica la superficie de los “otros cultivos” (esos “otros cultivos”, cuya área
representa el 9% de todos los cultivos nicaragüenses, tal como indica el gráfico 7.1); dentro de “otros cultivos”,
la yuca representa un porcentaje respetable, un 16% de este subconjunto. Es un producto propio de los trópicos y
subtrópicos de América, Asia y Africa y constituye un producto básico en la alimentación de más de 1,000
millones de personas en el mundo, después del arroz, trigo y maíz.
Su cultivo es muy adaptable a toda clases de suelos, resistente a la sequía, a las plagas y a los suelos ácidos. La
yuca requiere de un proceso inmediato post cosecha, consistente en la parafinación, la conservación en bolsas
específicas y el secado para garantizar su producción. La yuca destinada a exportación es comercializada
generalmente seca para la industria productora de alimentos balanceados y procesados como harina, almidón y
tapioca (fécula).
En Nicaragua la yuca es cultivada tradicionalmente por pequeños y medianos productores de Nueva Guinea,
Chinandega, León, Masaya, Granda, Carazo y Rivas. Según CENAGRO III, 2001, de 17,142 hectáreas
cultivadas de yuca a nivel nacional, el 70% se siembra en el municipio de Nueva Guinea y el 30% restante en las
zonas de Masaya y León principalmente. En estas zonas con rendimientos promedio más bajos que en Nueva
Guinea (6.82 Tm/ha)
Dado que muchos productores de yuca usan variedades no mejoradas, semillas no seleccionadas, sistemas de
siembra y densidades de población no apropiadas, y uso de suelos infectados con hongos y bacterias, el INTA
inició a partir del año 2001 un programa de transferencia tecnológica para mejorar los rendimientos de la yuca y
hacerlo atractivo para la exportación.
El área de cultivo de yuca a nivel nacional es de unas 16.7 miles de hectáreas, con una producción de 228.4
miles de toneladas , de las cuales se destinan 4.1 miles de toneladas para la industria nacional, 220 miles de
toneladas para consumo fresco y unas 4 mil para la exportación. Existen dos variedades básicas de yuca: la
dulce, de uso comestible y la amarga, de uso industrial porque carece de palatibilidad y posee un mayor
concentrado de almidón.
En Nicaragua se mantiene un elevado consumo de yuca fresca para alimento de la población. Otra parte se
destina a pequeñas fábricas de almidón principalmente, con métodos muy tradicionales y variedades con bajos
niveles de rendimientos.
En las tres zonas productivas la producción es como sigue: a) en Masaya, las áreas sembradas son de 350
hectáreas, se suele establecer la siembra en época de primera y son unos 200 productores; b) en la Zona del
departamento de León (Lechecuago, Tololar y Chacaraseca) se cultivaron en el año 2003 más de 2.6 miles de
hectáreas. Los rendimientos no son uniformes, en relación a la estratificación de sus productores; c) en la zona
Centro Sur. (Nueva Guinea), se siembran unas 13 mil hectáreas, por parte de 12 mil productores. La producción
de esta zona, la más importante, sin duda, es destinada básicamente al consumo interno, y solamente unas 250
hectáreas están dedicadas a la exportación, a cargo de 180 productores.
Nicaragua exporta unas 3 mil toneladas de yuca, según cosecha y necesidades a cubrir en el mercado local. Las
exportaciones, como puede comprobarse en el cuadro 7.7, han sufrido una tendencia a la baja desde 1997,
aunque en el 2004 iniciaron un considerable aumento. El decrecimiento en las exportaciones podría ser debido a
una disminución de la producción, junto con un aumento de la demanda interna, ya que las importaciones de este
producto han resultado bastante fluctuantes en este período.
Los proveedores de yuca a los países del istmo centroamericano son: Guatemala 51%, Costa Rica 34% y
Nicaragua 11% (IICA, Cadena Agroindustrial Yuca). Costa Rica es uno de los principales proveedores de este
rubro a los Estados Unidos, participando en ese mercado junto con Honduras y Nicaragua. Nicaragua exporta
yuca fresca a Costa Rica, Estados Unidos y Europa, de la variedad Valencia.

Cap. 7. Frutas, hortalizas y otros - pág. 132


Cuadro 7.7
Nicaragua: exportaciones de yuca fresca
Años 1997 - 2004
Años TM Valor en US$
1997 1,508.30 257.49
1998 1,081.54 385.13
1999 385.00 77.00
2000 160.67 51.01
2001 501.00 79.00
2002 526.00 320.00
2003 66.00 35.00
2004 3,022.00 553.00
Fuente: FAOSTAT 2006

Flores y helechos
No podía faltar una referencia a ese rubro que podría ser exitoso en Nicaragua, atendiendo a sus peculiares
condiciones climáticas y edafológicas. Las plantas y flores constituyen uno de los rubros más importantes en la
diversificación de exportaciones realizada por algunos países del istmo. En el año 2003 Costa Rica consiguió
exportaciones de plantas por valor de 150.5 millones de dólares, Guatemala 41.4 millones de dólares y El
Salvador, una cantidad mucho más reducida, 3.8 millones. Nicaragua, tuvo su representación en este grupo de
exportación con los helechos, por valor de 1.1 millones de dólares.
La zona productora por excelencia se encuentra en las frescas tierras de Jinotega. Allí se ubican dos empresas
productoras de flores y helechos. La Floristería “Los Muchachos” se especializa en la producción de
crisantemos, y en menor medida cultiva también helechos. La producción es vendida al mercado local o al
internacional, concretamente a Guatemala y El Salvador. Se trata de un cultivo orgánico, que abarca cinco
hectáreas, con una atención muy personalizada de cada planta para conseguir una producción de calidad. Las
bondad del clima les permite mantener una producción más o menos constante a lo largo de todo el año.
En la misma zona de la carretera a Jinotega se encuentra otra empresa “Helechos de Nicaragua”, que cultiva
helechos y otra planta ornamental, la treeferm. El área sembrada es de 18 hectáreas y también se cultiva bajo la
modalidad de cultivo orgánico, insumos, abono, y pesticidas son orgánicos. Además el cultivo requiere un
cuidado muy manual para asegurar la calidad que exige el mercado internacional. Emplean permanentemente a
60 personas, de las cuales un 70% son mujeres. La producción de esta empresa va destinada a Nicaragua y a
Italia, Holanda, Japón y California.
El mercado de flores en el mundo está muy desarrollado y suele ser muy rentable; pero requiere una calidad que
solo con minuciosos cuidados y un cierto nivel tecnológico puede alcanzarse. Todo el proceso del cultivo y la
postcosecha, con el empaque, almacenamiento y transporte deben estar cuidadosamente realizados para poder
ofrecer un producto que esté acorde con las exigencias internacionales.

Capítulo 8. GANADERÍA

1. GANADO MAYOR

La ganadería es una actividad muy extendida a nivel nacional y de gran importancia en Nicaragua. La
participación del sector pecuario (compuesto por la actividad Vacuna, Porcina y Avícola) en la economía
nacional representó en el año 2005 el 7.2% del PIB total , y el 42.2 % del PIB agropecuario.

Cap. 8. La ganadería - pág. 133


El sector pecuario quedó distribuido en el año 2005 según su participación en el PIB pecuario de la siguiente
manera: 68.4% ganado vacuno, 28.4% avicultura y 3.2% porcino.
El valor de la producción anual de carne y leche suma cerca de los US$ 200 millones y éstos generan los
mayores rubros de exportación por rubro, cerca del 25% de la generación de divisas del país (valor promedio
años 2003 -2005, BCN). Las exportaciones de carne ocupan en la actualidad el segundo lugar en el conjunto de
las exportaciones, con valores de hasta US$ 119 millones en el año 2005; las exportaciones de ganado en pie
ascendieron en ese mismo año a US$ 43.4 millones, con un sustantivo aumento respecto a los años anteriores.
El nivel de empleo que se genera en esta actividad es sumamente importante y es comparable con el empleo
generado en granos básicos (maíz, frijol). Se calcula que al nivel de finca se generan 120.7 mil empleos y en el
ámbito de la producción de carne en rastros municipales y mataderos industriales se generan aproximadamente
3,000 empleos, lo que da un total de 123,7 mil empleos. También se generan empleos para el abastecimiento de
insumos, transporte de ganado, comercialización del ganado, comercialización de la carne, talabarterías y otros,
aunque estos todavía no han sido cuantificados (Schutz et al. 2004, 21).
Cuadro 8.1
Centroamérica: hato ganadero, exportación de carne y
toneladas métricas equivalentes de leche Año 2005
Exp.Leche
Cabezas Exp.carne ™
equivalente

Costa Rica 1,080,900 12,430 55,697


El Salvador 1,259,210 18 3,974
Guatemala 2,540,000 2,270 9,478
Honduras 2,500,020 2,160 33,246
Nicaragua (1) 3,500,000 51,537 71,434
Panamá 1,600,000 4,329 16,807
Fuente: FAOSTAT 2006
(1) La cifra correspondiente a Nicaragua debe tomarse con reservas.
Sólo se incluye en la presente estadística para poder comparar con el resto de Centroamérica.

La población bovina de Nicaragua, según el Censo Nacional Agropecuario de 2001 ascendía a 2,6 millones de
cabezas, distribuidas en 96.9 miles de fincas en todo el país, lo que significa que un 49% del total de fincas tiene
actividad ganadera. A pesar de las enormes dificultades para contabilizar las cabezas de ganado se calcula que
actualmente el hato es de 2,8 a 3.3 millones de cabezas (Cajina, Situación actual 2004).
La producción ganadera en Nicaragua es de carácter extensivo, con una proporción de pasto existente de 0.623
cabezas de ganado pastando por manzana, cifra relativamente baja en comparación a otros países del entorno. Si
observamos el gráfico 8.1 comprobaremos que la superficie de pastos dedicada a la reproducción ganadera del
país es muy elevada (54% de la superficie total) en comparación a la que ocupan los rubros agrícolas.
El status sanitario del ganado nicaragüense registra una de las tasas más bajas de enfermedades pecuarias, debido
a que tradicionalmente practica una ganadería extensiva, y así se evitan posibilidades de contagio. El país está
libre de la fiebre aftosa y de la llamada enfermedad de las “vacas locas”. Además hay una prevalencia muy baja -
en torno al 1%- de brucelosis y de mastitis, enfermedades que afectan la productividad del hato ganadero.
Nicaragua posee un rico potencial en sus tierras con vocación para la ganadería bovina extensiva
(aproximadamente 4.5 millones de hectáreas), equivalente al 37% de las tierras en el ámbito nacional, pero
debido a la baja productividad, la ganadería ocupa mucho terreno. La tierra es más barata en las montañas que en
las proximidades de los centros urbanos. Este es el mecanismo que han seguido los ganaderos, comprar tierras en
las montañas o convertir el bosque en pastos, en lugar de invertir en potreros existentes con pastos mejorados.
Así se expande la frontera agrícola.
La base productiva pecuaria del país está conformada por pequeños y medianos productores cuyos sistemas de
producción agropecuaria incluyen la crianza de ganado vacuno en pequeña escala destinado básicamente a
producción de leche y en menor medida a producción de carne, en aquellas regiones o departamentos en los que
existe menor infraestructura económica y social. No hay coincidencia, por tanto, a excepción de Boaco-

Cap. 8. La ganadería - pág. 134


Chontales, entre la concentración de la producción y la ubicación de mataderos industriales, por lo que hay que
acudir a rastros municipales, o bien a la exportación de ganado en pie.
Gráfico 8.1
Nicaragua: uso de la tierra

Otros Cultivos Anuales


4% 11%
Bosques
14% Cultivos
Permanentes
5%

Pastos Cultivados Tacotales


15% 19%

Pastos Naturales
32%

Fuente: INEC 2003 (CENAGRO)


Según cifras bastante actualizadas existen 120 mil productores que se dedican a la ganadería bovina1. Sin
embargo las únicas cifras de las que disponemos con algún grado de fiabilidad para conocer la distribución de
ganado por fincas, son las aportadas por el CENAGRO de 2001 según el cual, las explotaciones agropecuarias
con ganado bovino eran en esa fecha 96,994, con un total de 2,657,039 cabezas que se distribuían como sigue.
Cuadro 8.2
Distribución de cabezas de ganado bovino
por número y tamaño de las explotaciones agropecuarias (EA) en Nicaragua
TAMAÑO DE LA EA NÚMERO DE EA TOTAL CABEZAS
Menos de 20 manzanas 38,489 272,249
De 21 manzanas a 50 26,396 426,929
De 51 a 200 manzanas 26,391 1,096,833
Más de 201 manzanas 5,718 861,028
Totales 96,994 2,657,039
Fuente: INEC 2003 (CENAGRO)
Ello nos indica que hay un amplio sector de pequeños y medianos productores (explotaciones de menos de 200
manzanas) que agrupan aproximadamente el 94% del total de fincas, equivalentes a 91 mil fincas, manejando un
hato de 1,7 millón de cabezas, o sea, un 68 % del total del hato ganadero nacional. El restante 6% de las fincas
ganaderas posee el 32% del hato ganadero del país. Ello significa que la mayor actividad ganadera está
concentrada en la pequeña y mediana producción, pero de manera muy especial en las fincas de más de 50
manzanas. Para tener cantidades complementarias podemos indicar que el productor con menos de 100 mzs.
tiene 16 cabezas y el productor promedio tiene 24 cabezas.
La mayor concentración del hato ganadero se encuentra en la parte central este del país conformada por los
departamentos de Boaco, Chontales, Matagalpa y centro-norte de la RAAS. Estas zonas concentran el 56% del
hato nacional, con una tenencia promedio de ganado por productor de 33 cabezas. El departamento con más
fincas ganaderas es la RAAS con más de 17 mil fincas seguida de Matagalpa, Jinotega, la RAAN, León,
Chontales y Boaco.

1
Son datos más recientes aportados por la Estrategia de Negociación de Nicaragua, MIFIC, diciembre 2003.

Cap. 8. La ganadería - pág. 135


Sistemas de producción
En Nicaragua la producción de carne y leche en la ganadería se realiza fundamentalmente bajo sistemas de doble
propósito. Unos enfatizan más la producción de carne, mientras otros enfatizan más la producción de leche. El
énfasis viene motivado por la cercanía a los mercados y por el acceso a las vías de comunicación. La cercanía
propicia el énfasis lechero por ser un producto tan perecedero, mientras que la lejanía a los centros urbanos o las
dificultades en las comunicaciones propician la orientación hacia la carne.
Los sistemas de producción de la ganadería de carne bovina en Nicaragua siguen dos tendencias: la extensiva y
la intensiva. La tendencia hacia la extensificación técnica y al predominio de inversiones en compras de tierra, se
da en las regiones más aisladas del centro interior húmedo y el Atlántico. Este sistema no está integrado a las
agroindustrias y parcialmente integrado al mercado de leche, pero ha sido el que ha liderado el aumento de la
producción ganadera nicaragüense. Según estudios recientes se estima que en las últimas cuatro décadas el
incremento de producción de carne y leche se ha debido en un 78% al incremento de área y del hato, y en un
22% a aumentos de la productividad (Nitlapán, 2003,12).
La tendencia hacia la intensificación se da en las zonas del Pacífico y centro del país, donde hay condiciones
para una buena integración con los mercados de la leche cruda o con las agroindustrias pasteurizadoras. En estas
zonas ha habido procesos dinámicos y masivos de reconversión y algunas intervenciones de asistencia técnica.
Experiencias recientes en esta área se han dado en Camoapa y Nueva Guinea. En estas zonas las fincas realizan
inversiones en capital y trabajo para aumentar la producción por manzana (IICA, MAGFOR, JICA, Cadena, 16).
Especialización productiva
La especialización en la actividad ganadera, bajo el sistema de doble propósito, se ejerce específicamente en esta
fase primaria. Los productores se especializan en: crianza con ordeño, crianza con ordeño y desarrollo, crianza
con ordeño, desarrollo y engorde, y finalmente en desarrollo o engorde. No existe apenas en el país la
especialización total en leche, carne o hatos puros.
Por regla general los pequeños productores se especializan más en la producción de leche, de cuya producción
obtienen el 57% de los ingresos. En la medida que aumenta el tamaño de la explotación aumenta también la
participación de la carne en la generación de ingresos hasta alcanzar un 58%.
Productividad
Los sistemas de producción extensivos predominantes en el país, que implican un sistema de producción
tradicional, amplias extensiones de tierra, poca dieta suplementaria con minerales y concentrados, son fuertes
limitantes para conseguir una productividad aceptable. Hay otros factores que también cuentan en la baja
productividad del ganado nicaragüense: la persistencia del abigeato e inseguridad personal que desincetivan las
inversiones, la insuficiente organización de ganaderos para conseguir un mejor acceso a la transferencia
tecnológica, la actitud conservadora de los ganaderos que valora más lo que tienen que lo que producen... Todos
ellos son factores que coadyuvan al mantenimiento de las serias deficiencias productivas en el sector pecuario.
Sin embargo, de todas las limitaciones destacadas, en opinión de algunos expertos, las más importantes son las
que tienen que ver con el manejo, la sanidad y la alimentación, y, en algunos casos el insuficiente desarrollo
genético. De todos ellos el más importante y con influencia directa en las condiciones de los animales y su
capacidad productiva y reproductiva es la alimentación. Esta se basa especialmente en gramíneas de baja
calidad. La baja calidad de los pastos y la situación crítica y mal administrada en los veranos determinan que se
haga ganadería de seis meses (durante las lluvias) con los consecuentes efectos directos en la productividad y en
la rentabilidad (Pomareda, Perspectivas, 4)
El cuadro 8.5 describe las deficiencias de la producción ganadera de Nicaragua; deficiencias de carácter
estructural que afectan mucho la producción y la calidad de la carne, como son el bajo índice de parición, el
destete efectivo y la edad promedio de sacrificio. El índice de parición afecta a todos los tipos de ganadería. Esto
significa que una vaca da a luz a un ternero cada dos años o más. Sin terneros no hay producción de carne. El
destete efectivo y la edad de sacrificio son correlativos y expresan la alimentación deficiente que resulta en una
calidad de carne sub-óptima (Schutz, 24)

Cap. 8. La ganadería - pág. 136


Cuadro 8.3
Índices de la productividad ganadera en Nicaragua
Índices técnicos Estimado
Tasa de parición % 46
Destete efectivo % 43
Mortalidad de Terneros % 10
Mortalidad de Adultos % 3
Edad promedio de sacrificio (años) 3.5 – 4
Peso promedio de sacrificio (Kg.) 380 – 400
Duración de la lactancia (días) 180 –190
Producción leche/vaca/día (lts.) 3.5

Fuente: Schütz et al. 2004, 24


A continuación ofrecemos un cuadro comparativo de los índices de productividad en la ganadería de
Centroamérica, Nicaragua y las fincas modelo a nivel mundial.
Cuadro 8.4
Índices de productividad en la ganadería de Nicaragua y Centroamérica
Unidad Nicaragua Promedio Fincas
Modelo
Tasa de parición % 46 50 85
Edad de empadre meses 30 18
Peso al destete Kg. 130 190
Edad cuando se llega a los 450 kilos meses 40 –48 36 18
Producción de leche por vaca en
l/día 3.5 4 15
ordeño
Carga animal UA/ha 0.4 0,5 1,5
Fuente: Pomareda 2000, 4
Si el conjunto centroamericano está muy por debajo de los índices ofrecidos por una finca modelo:50% tasa de
parición frente al 85% del modelo, o bien 36 meses para alcanzar los 450 Kg. frente a 18 meses del modelo, o 4
litros de leche diarios frente a los 15 de la norma general, es deprimente comprobar como los índices de
productividad del ganado nicaragüense están todavía muy por debajo de los del conjunto centroamericano, y más
aún de las fincas modelo.
Estas deficiencias se traducen en los volúmenes producidos. Desde 1990 a 2002, las variaciones han sido leves y
prácticamente se han mantenido constantes a través de los años (exceptuando la contracción de los años 1998 y
1999 debida al fenómeno de El Niño y el huracán Mitch), hasta el cambio de signo de crecimiento
experimentado a partir de 2000. En los últimos años estamos asistiendo en Nicaragua a una constatable
dinamización de la actividad ganadera, si nos atenemos a los valores que nos proporciona tanto la matanza total,
como las exportaciones de carne y las exportaciones de ganado en pie. Sin embargo no puede olvidarse que ello
es debido más a una ampliación del área en pasto, que compite directamente con el bosque, que a una mejora en
el manejo de la producción.
Últimamente algunos proyectos e iniciativas locales y nacionales han logrado una transformación en la cultura
del manejo de la ganadería, entre los cuales cabe destacar el Plan Nacional de Desarrollo y su zonificación del
país en distintos conglomerados. Los de carne y leche (departamento de Boaco, Chontales, Sur de Matagalpa,
Norte de Río San Juan, Noroeste de la RAAS y sur de la RAAN, microzonas de Rivas, Chinandega, León y
Masaya) han tenido un comportamiento bastante exitoso porque ya tenían en su base una fuerte concentración de
bovinos y buenas posibilidades de diseminación de tecnología apropiada, en unas zonas de significativo
dinamismo económico.

Cap. 8. La ganadería - pág. 137


Algunos programas implementados abarcaron un conjunto amplio de intervenciones, como por ejemplo el de
repoblación ganadera del IDR,2 el cual no sólo consistió en la entrega de 37,567 vaquillas y 2,226 sementales a
2,205 familias de todo el país, sino también la priorización de algunas zonas como Nueva Guinea y Acoyapa,
donde se desarrolla el Cuadrilátero Lechero, por ser zonas que tienen pasto a lo largo del año, tienen tierra para
extenderse y son de fuerte tradición ganadera. Los ganaderos de estas zonas además de recibir animales disponen
de capacitación técnica, asistencia y suministro de minerales, producto que ayuda a mejorar el metabolismo del
animal y también su productividad de leche y de carne.
Otros programas implementados por distintos organismos (IICA, ICA) y ONG’s están dando atención a
programas públicos y privados de apoyo al desarrollo de la pequeña ganadería bovina, principalmente para
enfrentar el reto que supone la firma del CAFTA, por el cual se han ampliado las cuotas de carne y se ha abierto
una nueva cuota de queso, de hasta 800 toneladas de entrada. Según el Censo Agropecuario de 2001 el
porcentaje de capacitación y asistencia técnica a los ganaderos tenía unas tasas muy bajas: menores al 10%
Pero, el hecho de que se abran tantas posibilidades a la ganadería nicaragüense no significa que se sepan
aprovechar. Como decía un experto: “hay que incidir en todo el sistema: la producción primaria y todo lo que
está a su alrededor: el mejoramiento genético, la alimentación, el manejo de los animales, su cuido, la salud del
ordeñador, las instalaciones, el transporte, el enfriamiento del producto, el procesamiento del producto, el
transporte para distribuir el producto, todo ese encadenamiento” (El Observador, marzo-abril 2005)
Cuadro 8.5
Indicadores de ganado bovino. Años 1993-2003
Años Matanza industrial Matanza Municipal Matanza total
Cabezas Miles de lbs Cabezas Miles de lbs Cabezas Miles de lbs
1993 184,100 61,200.0 196,200 53,100.0 380,300 114,300.0
1994 195,425 63,810.3 168,417 49,100.0 363,842 112,910.3
1995 174,539 60,717.9 160,500 47,202.3 335,039 107,920.2
1996 170,174 61,438.9 157,354 46,811.1 327,528 108,250.0
1997 188,213 64,398.9 167,317 49,734.6 355,530 114,133.5
1998 165,311 54,736.3 152,865 46,092.5 318,176 100,828.8
1999 163,230 58,580.2 155,307 46,785.0 318,537 105,365.2
2000 192,550 67,246.3 160,496 48,577.1 353,046 115,823.4
2001 213,876 74,061.1 148,363 44,907.7 362,239 118,968.8
2002 237,461 85,270.7 151,387 47,047.9 388,848 132,318.6
2003 239,200 86,169.8 153,560 47,726.4 392,760 133,896.2
Fuente: MAGFOR 2005ª

Razas ganaderas
En la actualidad en Nicaragua existen muchas razas de ganado lechero y de carne, de las cuales las más comunes
son las siguientes:
• Razas productoras de carne: Brahman Gris, Brahman Rojo, Brahman sardo rojo , o razas cebuinas. Es
la raza más abundante en Nicaragua porque tiene la capacidad de adaptarse a las diferentes condiciones
climáticas. Es poco exigente en su alimentación, por la abundancia de piel se le pegan menos las
garrapatas, el tábano y los tórsalos. La giba le sirve como depósito de energía. Cruzada con vacas lecheras
(por ejemplo Holstein o Pardo Suizo) da lugar a ganado de doble propósito. Otras razas productoras de
carne muy difundidas en Nicaragua son: El Indo, Brasil, Nellore, Guzerat y Gyr
• Razas productoras de leche: Pardo Suizo., muy utilizada para cruzar con Brahman para obtener ganado
de doble propósito, es excelente para pastoreo; produce hasta 15-16 litros al día,leche bastante grasosa.
2
El programa tuvo sus problemas en la asignación de ganado, puesto que se favoreció a personas que no eran del gremio
productivo, como funcionarios, públicos, miembros de la Policía o pobladores de zonas sin condiciones para el desarrollo
ganadero, lo que desembocó en poco aprovechamiento del programa por parte de algunos de estos favorecidos.

Cap. 8. La ganadería - pág. 138


Jersey, Consumen poco pasto y son excelentes productoras de leche, hasta 16-18 litros día. Leche muy
cremosa. Holstein, es una raza poco resistente a las condiciones del trópico seco de Nicaragua; por ello se
da bien en las partes altas del país, llegando a producir hasta 22 litros de leche al día en 2 ordeños.
• Ganado de doble propósito: Ganado Reyna. Corresponde a una raza conseguida por un ganadero del
departamento de Rivas, don Joaquín Reyna, el cual seleccionó un grupo de vacas y sementales con ciertas
características que él consideró ideales para la ganadería del trópico seco.
Exportación de ganado en pie
En los últimos años ha crecido sustancialmente la exportación de ganado en pie, pero, aunque comporte buenos
ingresos en dólares, representa una pérdida de valor añadido que podría quedar en el país, cedido por tanto a los
países compradores, los cuales lo manufacturan (matanza, empaque, congelación, productos lácteos, etc.) y a
menudo lo reexportan como propio o reexportan sus derivados.
Cuadro 8.6
Nicaragua: exportaciones de ganado en pie. Años 1993 a 2005
Años Miles de cbzs Miles US$
1993 50.6 13,312.3
1994 37.7 11,384.5
1995 9.8 2,852.0
1996 9.4 2,684.2
1997 14.4 3,841.7
1998 27.3 8,142.3
1999 49.4 15,657.5
2000 72.1 24,279.4
2001 74.8 27,580.0
2002 64.6 23,278.3
2003 65.3 25,900.0
2004 n.d 35,900.0
2005 n.d 43,400.0
Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 2006
Gráfico 8.2
Nicaragua: exportaciones ganado en pie. Años 1993 a 2005
50,000
(en miles de dólares)
45,000

40,000

35,000

30,000

25,000

20,000

15,000

10,000

5,000

Fuente: MAGFOR 2005ª y BCN 2006


1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Según opinión de los ganaderos, “Por falta de una política de desarrollo pecuario están saliendo del país 100 mil
novillos al año, y la primera causa es la falta de financiamiento. Con ello se pierden alrededor de 40 millones de
dólares, puesto que si el ganado no saliera, el productor podría ganarse 200 dólares más en cada novillo.
Prácticamente los productores están perdiendo 20 millones de dólares y el Estado está perdiendo 100 mil pieles.
Se podría abrir un nuevo matadero para darle trabajo a 300 o 400 personas” (entrevista a Daniel Núñez,
Observador Económico, marzo-abril 2005)

Cap. 8. La ganadería - pág. 139


El destino de la exportación de ganado en pie se realiza como sigue: machos gordos a El Salvador, y Toretes de
desarrollo a México, Costa Rica, Honduras y Guatemala. La exportación de toretes beneficia al productor
especializado de leche.
La ganadería nicaragüense está encabezando uno de los polos de desarrollo del país. Sin embargo tiene todavía
mucho trecho que recorrer. Así resumían los ganaderos en El Observador Económico las más urgentes
necesidades para hacer frente a los retos del futuro:
Hacen falta cambios sustantivos en los sistemas de manejo del hato tales como alimentación, sanidad animal,
genética, manejo de pastos y forrajes y prácticas de producción amigables con el medio ambiente , y elevar el
nivel de conocimientos técnicos y capacidad gerencial de los productores por medio de un programa integral
de asistencia técnica y transferencia tecnológica en todos los eslabones de la cadena productiva de la carne.
En este sentido es necesario mejorar y ampliar la red vial de las zonas ganaderas, así como la extensión de la
red eléctrica y de servicios de comunicación para que los productores tengan acceso a alternativas
tecnológicas, equipos y maquinarias que apoyen el desarrollo de las actividades de carne y leche del país.
Además se necesitan mejoras en los sistemas de acopio y comercialización en las zonas de mayor
concentración de ganado (El Observador Económico, marzo abril 2005).

EL SECTOR LÁCTEO
Caracterización general
El sector lácteo está estrechamente relacionado con el de la carne. Hay que recordar que la mayoría de los
productores ganaderos manejan su hato bajo el sistema de doble propósito, lo que significa que no hay
especialización por uno de ellos, carne o leche. Sin embargo, generalmente los pequeños productores dan una
cierta preferencia a la obtención de leche, por la inmediatez de obtención de numerario, y por ser la mayor fuente
de sus ingresos
El sector lechero de Nicaragua ha presentado un importante dinamismo en los últimos años, después del declive
al que se vio sometido en la década de los ochenta por los enfrentamientos bélicos. Se perdió en esos años una
buena cantidad de ganado de leche, la planta procesadora de leche en polvo Nestlé, ubicada en el departamento
de Matagalpa se volvió obsoleta, los volúmenes de acopio se redujeron sensiblemente, y los más afectados
fueron los pequeños productores que abastecían la planta. Las plantas procesadoras de leche La Selecta y La
Completa tuvieron que cerrar, y la única que sobrevivió, la Perfecta, pasó al cabo de los años a manos de la
empresa transnacional italiana Parmalat.
Sin embargo en la actualidad Nicaragua es el país centroamericano con mayor aporte intra-regional de productos
lácteos, con una participación del 46.08%; su producción de leche alcanzó los 164 millones de galones en 2004;
el sector lácteo (queso, leche en polvo, helados y yogur) es un buen generador de divisas gracias a las
exportaciones en franco crecimiento, las cuales en 2005 se cifraron en 33.2 millones de dólares.
El sector es también un gran generador de empleos, unos 100,000, con base a unos 55 mil productores sólo en la
fase primaria de producción, a los que hay que añadir los integrados en las plantas procesadoras, industriales,
semi-industriales, artesanales y todo el conjunto de distribuidores y comerciantes de dichos productos (320
agentes comercializadores, 4,500 agentes detallistas a nivel nacional).
Según cifras ofrecidas por los organismos oficiales el hato dedicado a la producción de leche es de 616 mil vacas
paridas, distribuida de la siguiente manera:
• La producción anual de leche cruda es de 230 millones de litros.
• Las Queserías artesanales y semi-industiales consumen el 60% de la producción de leche
• El consumo de leche cruda es del 20%
• Las industrias pasteurizadoras grandes consumen el 20% de la producción de leche
• Las exportaciones de quesos aumentaron de 16 millones de libras en 1997 a 28 millones en 2001 (IICA,
MAGFOR, JICA, Cadena Agroindustrial del Queso,9)
Las zonas de mayor concentración lechera se encuentran en la RAAS, y los departamentos de Matagalpa y
Chontales. En ellas se concentra el 33,13 y 10 por ciento de las vacas paridas del país, lo que en producción de

Cap. 8. La ganadería - pág. 140


leche representa el 16,14 y 21 por ciento respectivamente. En ellas se concentra el 48% del hato ganadero
nacional, con un total de 1.2 millones de cabezas.
Gráfico 8.3
Producción y acopio de leche
Años 1994 a 2004 (millones de galones)
200
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

producción acopio

Fuente: MAGFOR 2005ª


Uno de los principales problemas que presenta la producción lechera en Nicaragua es su estacionalidad, porque
afectan grandemente la alimentación de los animales. En verano el sistema de alimentación se basa en pasturas
de secano, muy poco compensado por los excedentes cosechados en invierno para ser utilizados en esta estación,
debido al mal manejo de los pastos de invierno.
A consecuencia de ello en los meses de junio a noviembre se da el golpe de leche o aumento de producción, con
un 65% de la producción total; los precios bajan y también los ingresos del productor; en los otros meses del
año, la demanda y la capacidad de procesamiento permanecen estables, pero la oferta de leche es deficitaria.
Nicaragua es uno de los países que tiene menor consumo de leche por persona al año. En América Latina es el de
menor consumo: entre 50 y 75 litros de leche persona/año, mientras que en Costa Rica tienen un consumo de 170
litros al año y República Dominicana, con un hato ganadero bien pequeño, llegan a 145 litros por persona. Ello
ha significado un aumento del excedente exportable.
La producción de leche cruda se destina básicamente a la fabricación de quesos, al consumo doméstico, a la
exportación y a la producción de leche pasteurizada y en polvo.
Tecnología y productividad
A pesar de los índices de crecimiento en la producción y exportación de leche y derivados, en conjunto, el sector
lácteo de Nicaragua presenta una serie de limitantes que lo hacen poco competitivo. Sólo hay que recordar los
cuatro litros de leche al día producidos por cada vaca, mientras en otros países superan los 25 litros. Entre dichos
limitantes hay que mencionar en primer lugar la cadena de comercialización de la leche y derivados. Es compleja
y difícil, tanto por la dificultad en los caminos de penetración, como por la deficiente infraestructura de
refrigeración y acopio, como por la segmentación de su mercado y por la variedad de sub-productos.
La calidad en la producción de leche y quesos del país es baja, sobre todo en el aspecto sanitario y en el empaque
del queso producido artesanalmente. La capacidad tecnológica es limitada (mejoramiento genético, falta de
ejecución de planes sanitarios, uso de minerales y alimento balanceado en verano), y ello repercute en sus
coeficientes de productividad.
Hasta el Plan Nacional de Desarrollo ha sido un sector sin subsidios e incentivos. En este sentido el programa
más importante, donado por el pueblo del Japón, fue el del “vaso de leche” que ayudó a estabilizar precios y a
aumentar el consumo local. Antes y después de este programa, fue el sector privado, a través de las acciones de
grandes empresas corporativas como Parmalat y Nestlé, o las procesadoras locales como Eskimo y cooperativas,
quienes han ayudado a desarrollar el sector lácteo, al comprar y pagar de forma responsable la producción, al
tiempo que exigían unos ciertos estándares de calidad del producto.

Cap. 8. La ganadería - pág. 141


Con el Plan Nacional de Desarrollo y la conformación del cluster lechero se han impulsado diversas
intervenciones materializadas en asistencia técnica y apoyo al sector, como por ejemplo el proyecto de
Desarrollo Ganadero de la “Vía Láctea”, visualizado como la conformación de una de las zonas más importantes
para el futuro lechero de Nicaragua, ubicado al este de Matagalpa, comprendiendo los municipios de Muy Muy,
Matiguás, Río Blanco y Paiwas.
El proyecto llevado a término por Technoserve y el Fondo de Desarrollo Agropecuario (Fondeagro) del
MAGFOR, consiste en transferencia de tecnología, asistencia técnica y sanitaria, y fortalecimiento de las
capacidades empresariales. Entre los logros del programa se encuentra la siembra de nuevas especies de pasto
mejorado, pastos de corte y leguminosas, provisión de agua permanente y suministro de sales minerales para
incrementar la producción de leche, de hasta dos litros por vaca y día. Una de las últimas finalidades del
programa es cambiar la ganadería de extensiva a intensiva, para aprovechar mejor las fincas y evitar la
deforestación.
(En el apartado de la industria se tratará el procesamiento de la leche, quesos, mantequilla, etc,.)

2. GANADO PORCINO
No se dispone de datos estadísticos fiables relativos al número de cabezas de porcino existentes en Nicaragua,
debido a la gran dispersión de su crianza como cerdos de traspatio. Ni siquiera las encuestas realizadas por el
CENAGRO pudieron ofrecer más datos que las fincas o unidades de explotación agropecuarias con ganado
porcino, las cuales, para el año 2001 resultaban ser 93,5813. Para el coordinador del programa de la Dirección
General de Sanidad Agropecuaria, la población porcina se cifra aproximadamente en 500 mil animales (La
Prensa, 2 marzo 2006). Y según la información ofrecida por SIECA, Nicaragua tendría 440 mil animales
porcinos en 2003.
Cuadro 8.7
Centroamérica: existencias de ganado porcino
1996- 2003 (miles de cabezas)
1,996 1,997 1,998 1,999 2,000 2,001 2,002 2,003
Guatemala 522 704 760 683 750 763 800 780
El Salvador 194 182 175 248 186 150 153 153
Honduras 445 455 455 473 470 538 538 478
Nicaragua 366 385 400 400 402 410 430 440
Costa Rica 300 315 360 425 440 525 535 500
Panamá 244 240 252 278 278 312 303 305
2,071 2,281 2,402 2,507 2,526 2,698 2,759 2,656
Fuente: SIECA 2004
Según el CENAGRO los departamentos con mayor concentración de ganado porcino (con más de un 54 % de
explotaciones agropecuarias que lo poseen) son : RAAS, Chontales, Boaco, RAAN y León. Los departamentos
con fincas con ganado porcino de entre 40 y 53 %, son: Río San Juan, Matagalpa, Jinotega, Chinandega, Carazo
y Rivas. Y por último, los departamentos con menor número de fincas que tengan ganado porcino, menos de
40%, son. Nueva Segovia, Madriz, Estelí, Managua, Masaya y Granada.
La crianza de cerdos en Nicaragua ha sido una práctica muy antigua iniciada en la época colonial, la cual sirvió
en muchas ocasiones para paliar las distintas hambrunas que asolaron el país. Sin embargo en la actualidad, lo
que en opinión de los expertos podría ser un rubro muy fuerte, con una buena industria, no ha pasado de ser una
práctica hogareña de la familia rural, tanto por la falta de conocimiento campesino como por consecuencia del

3
Los datos ofrecidos por el Sistema de Integración Económica de Centroamérica (SIECA), como vemos, contabilizan 440
mil en el año 2003, mientras que el MAGFOR, según encuestas oficiales calcula esta población porcina en 240 mil cabezas,
y otras fuentes señalan que según cálculos extraoficiales serían dos millones los cerdos existentes en Nicaragua (Bolsa de
Noticias, 10 enero 2006).

Cap. 8. La ganadería - pág. 142


enorme empobrecimiento rural a causa de las políticas económicas y prácticas destructivas del medio ambiente,
que han afectado severamente al agro y han llevado a una fuerte descapitalización de estos sectores (López –
Estrada, END, 10 noviembre 2006).
Gráfico 8.4
Nicaragua: matanza total ganado porcino
Años 1980 a 2004 (miles de cabezas)
250.0

200.0

150.0

100.0

50.0

0.0
1980 1985 1995 2000 2004
Fuentes: para años 1980 y 1985, Solà 1989, 127; para años restantes: MAGFOR 2005ª
Sólo se ha podido continuar la crianza de cerdos en aquellos lugares en los que todavía se encuentran alimentos
alternativos en la naturaleza, tales como el poponjoche o la semilla de ojoche, puesto que a la mayoría de
familias campesinas les es totalmente imposible alimentar los cerdos con alimentos concentrados, por sus
precios inasequibles a este sector.
Gráfico 8.5
Nicaragua: importación de carne de cerdo
300
Años 1994 a 2004 (en toneladas métricas)

250

200

150

100

50

0
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004
Fuente: FAOSTAT 2006
Como se ha observado en el gráfico 8.4, sobre la matanza de cerdos en Nicaragua, en los años ochenta era
bastante mayor el número de cerdos sacrificados. Cuando se dispone nuevamente de cifras fiables se constata un
descenso considerable en la matanza de porcino. Ello puede ser debido a la aparición de la peste porcina que se
declaró en 19944, lo que motivó la intervención de las autoridades sanitarias, con decomiso de cerdos infectados.
Esta situación desincentivó la crianza de cerdos, principalmente los de libre pastoreo.
Más adelante, concretamente en 1998 quebraron 20 empresas porcinas, de las 25 que reunidas en la Asociación
de Creadores de Ganado Porcino habían iniciado la crianza en 1993. Los motivos aducidos fueron las medidas
económicas dictadas por el gobierno en relación a la libre importación de carne de cerdo procedente de Estados
Unidos, país que subsidia a sus granjeros, razón por la cual hacía imposible la competencia a la producción
nicaragüense. En el gráfico 8.5, relativo a las importaciones de carne de cerdo, puede comprobarse

4
En este año 1994 un brote de peste porcina ocurrido en Nicaragua alcanzó a Costa Rica produciéndole severas pérdidas
zoosanitarias y económicas, puesto que este país no consiguió la erradicación total de la peste hasta el año 1997,
declarándose territorio libre de la enfermedad en el año 1998.

Cap. 8. La ganadería - pág. 143


perfectamente el año de inflexión señalado. A partir de entonces las importaciones de carne de cerdo han sido
una constante en Nicaragua, aunque con una cierta disminución en los últimos años.
Sistemas de producción
Así como en Costa Rica y Panamá son abundantes las explotaciones de ganado porcino en granja con un manejo
casi industrializado del hato, y en menor medida los demás países de la región poseen granjas tecnificadas de
crianza de cerdos (entre un 20 y un 40 por ciento), en Nicaragua apenas existe esta modalidad de crianza, tan
sólo un 10 por ciento, y el restante noventa por ciento es crianza de traspatio, con un manejo muy deficiente del
ganado, dejado al libre pastoreo y pocos cuidados. Ello hace muy difícil el control de todo el hato, tan disperso, y
tan susceptible a cualquier brote de enfermedad, principalmente a contraer la peste porcina clásica de amplia
difusión en el continente americano.
Las explotaciones de ganado porcino en granjas tecnificadas son pocas en Nicaragua, y cuando promovidos por
la Asociación de Criadores de Ganado Porcino, se abrieron 25 empresas porcinas en el año 1993 no tuvieron
larga permanencia, debido tanto a la peste porcina aparecida al año siguiente, en 1994, como a la competencia
que supusieron las medidas liberalizadoras a la importación de carne de cerdo tomadas por el gobierno de
Nicaragua en el año 1998. Ello supuso, como se ha dicho, el cierre de unas 20 granjas, porque no les salía a
cuenta seguir manteniendo las granjas con todo los cuidos que deben darse a los cerdos: comida procesada,
vacunas, trabajadores, limpieza, etc. Y lo peor estaba en que, ni siquiera los supermercados estaban vendiendo el
tipo especial de cerdo que esas granjas producían, pues vendían un cerdo más criollo que no recibía el cuido y
las atenciones fitosanitarias que las granjas proporcionaban a los cerdos.
Es interesante mencionar, sin embargo, las actuaciones exitosas promovidas por el Fondo Internacional de
Cooperación y Desarrollo de la República de China Taiwán y su contraparte el MAGFOR. El primer proyecto
fue ejecutado en 1992, en Cofradía, donde se creó una Granja experimental con 480 cerdos (entre machos,
hembras y engorde) y para el año 2000 ya habían llegado hasta 3,000.
El segundo proyecto, bajo la misma modalidad, fue llevado a cabo en Rivas en el año 2001, con una población
de 65 ejemplares de las razas Landrace, Duroc y Yorkshire, que fueron traídos de Estados Unidos. Esta granja
dispone de área de servicio, gestación, maternidad, destete, desarrollo y engorde, además de oficinas y bodegas,
entre otros. El objetivo principal de esta nueva granja porcina era “producir pie de cría de alta calidad genética y
libre de fiebre porcina clásica para repoblar y mejorar genéticamente” (La Prensa, 6 febrero 2001).
El gobierno de China Taiwán ha seguido cooperando en el rubro porcino, no sólo con las granjas mencionadas,
sino también con ayuda a la erradicación de la fiebre porcina clásica, programa llevado a término por el
MAGFOR y OIRSA. Además, el año pasado, 2005, inició junto con el MAGFOR, un programa de Inseminación
Artificial Porcino, que en la actualidad es seguido por unas 50 familias, las cuales reciben no sólo asesoramiento
técnico sino también ayuda con los insumos necesarios para llevar a término la inseminación.
Con ello se pretende mejorar las razas que manejan tanto las pequeñas fincas de campo, como las de crianza
semitecnificada, para bajar los costos de producción y ser competitivos en el tratado de libre comercio entre
Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos. El cerdo criollo manejado por las pequeñas fincas de
campo es reemplazado por las razas Duroc (rojo) y Hampshire (negro) que proporcionan un mayor volumen de
carne; y en las fincas de crianza semitecnificada que forman parte del programa, se mantienen las razas Landrace
y Yorkshire5, las cuales son buenas en el campo de la producción en cría y a la vez dan buen peso, con lo que
pueden utilizarse para doble propósito.
El problema de la peste porcina clásica
La peste porcina clásica es el gran problema que deben afrontar los criadores de cerdos, tanto los de granjas
tecnificadas como los de traspatio, y sólo es superable mediante un intenso y continuado cuidado basado en
vacunaciones constantes del hato porcino. Cuando en un país se declara la peste porcina clásica es muy difícil
llegar a conseguir de nuevo el ser declarado territorio libre de la misma. Generalmente han de pasar dos o tres

5
A inicios de año 2006, la inseminación artificial en cerdos resultó muy exitosa en una cerda primeriza de la raza Landrace,
la cual parió 17 cerditos.

Cap. 8. La ganadería - pág. 144


años, después de vacunaciones generalizadas y vigilancia posterior, hasta tener la certeza de una total
erradicación.
Anteriormente se ha hecho referencia a la aparición de la peste porcina clásica en el año 1994 y de las graves
consecuencias que tuvo no sólo para el país sino para otros países de la región. La respuesta por parte de las
autoridades sanitarias del país fueron drásticas, decomiso de cerdos infectados, y con ello desincentivación de la
crianza de cerdos, por parte principalmente de los campesinos de pequeñas fincas.
Pero en junio de 2005 reaparece un nuevo brote de la peste porcina clásica, en la localidad de Nandaime, en una
granja de 385 cerdos. Ello obligó a redoblar la lucha institucionalizada contra dicha enfermedad. Así, una acción
conjunta del MAGFOR y la Organización Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) emprendió
una campaña de vacunación general de todo el hato porcino, tanto el de patio como el de granjas o cooperativas,
el cual en un 40 por ciento estaba afectado por la enfermedad. En marzo de 2006 se habían vacunado 310 mil
cerdos de los aproximadamente 500 mil existentes. Sin embargo el proceso de vacunación es muy lento y
comporta la superación de sustantivas dificultades. Entre ellas la reacción de la población campesina que
inicialmente se muestra reacia a la vacunación, aunque, en muchos casos, ante sus efectos solicita la conclusión
del programa.
La meta que las autoridades fitosanitarias se han trazado en la lucha contra el cólera porcino, o peste porcina
clásica, es declarar a Nicaragua como territorio libre de la enfermedad en 2007. Para que un territorio sea
declarado libre de la peste porcina clásica debe haberse seguido un proceso que consiste en realizar dos
vacunaciones durante dos años; y se prosigue un año más en vigilancia sanitaria, de forma que son tres años los
que se está en trabajos intensos en las comunidades para erradicar la enfermedad.

3. AVICULTURA

En los últimos años la producción de carne de pollo ha experimentado un crecimiento sustantivo en todo el
mundo. El corto período de crecimiento y engorde lo han convertido en la base principal de la producción
masiva de carne aviar de consumo habitual. Su popularización se debe además a unos motivos bien definidos:
• es una carne nutritiva y apta para todas las edades
• es la más barata de producir
• es fácil de preparar
• no tiene ninguna contraindicación por motivos religiosos
La problemática de la influenza aviar
La influenza aviar (IA) es una infección viral contagiosa que puede afectar todas las especies avícolas (pollos,
gallinas, pavos, patos, aves silvestres), reconocida desde 1901 como una enfermedad viral que puede ser
altamente letal. En sistemas de producción intensivos, las gallinas y los pavos son los más afectados.
La cepa de influenza aviar, la H5N1, que está circulando en el sudeste asiático es muy mortífera para las aves
(70 a 100% de mortandad) y para el hombre (50% de mortandad). Este virus existe desde 1996. sin embargo, la
verdadera crisis en Asia comenzó a principios de 2004, cuando se declaró en forma casi simultánea en más de 10
países, provocando la muerte de cientos de miles de pollos y patos. Hasta la fecha (noviembre 2005), se han
registrado más de 100 casos en seres humanos y más de 140 millones de muertes o descartes de aves. La
enfermedad no tiene precedentes en cuanto a su difusión geográfica, su dimensión humana y su enorme impacto
social y económico. Las pérdidas económicas del sector de las aves de corral en Asia se estiman
aproximadamente en 10,000 millones de dólares. La peste aviar amenaza actualmente la producción de aves de
corral tanto en pequeñas fincas como en explotaciones comerciales y obstaculiza seriamente el comercio (FAO-
CEPAL 2005, Grandes órdenes..,1)
Las consecuencias de este brote de peste aviar han sido diversas en primer lugar, la mayoría de países
importadores tiene prohibida la importación de productos avícolas de China y Tailandia, dos países con gran
tradición exportadora. Ello ha incidido en el aumento del precio internacional del pollo y ha incrementado la
demanda de carne de pollo de otros proveedores mayoritarios, como Estados Unidos, Brasil y la Unión Europea.
También están cambiando las modalidades de consumo de carne; en algunos países de ha reportado, por
ejemplo, que las cadenas de comida rápida ofrecen hamburguesas de pescado en vez de hamburguesas de pollo.

Cap. 8. La ganadería - pág. 145


Determinados organismos y medios de publicación6 han alertado del peligro que supone la producción de pollo
al aire libre, porque es más susceptible de contraer la influenza aviar. Y ello puede tener repercusiones serias en
la seguridad alimentaria de millones de personas de los países en vías de desarrollo, para las cuales la ingesta de
carne de esta ave supone el 20% de todas sus proteínas consumidas, y porque además el 80% del censo mundial
de .pollo pertenece a explotaciones familiares.
La “sugerencia” de acabar con la producción de pollo al aire libre por el temor a la influenza aviar acaba también
con los modelos de producción alternativos (agroecológicos y sostenibles de producción) a la cría intensiva de
aves, modelos muy difundidos entre ecólogos y ambientalistas y organismos dedicados a promocionar métodos
alternativos y sostenibles, principalmente en países en vías de desarrollo.
Gráfico 8.6
Centroamérica: peso de la avicultura en el valor bruto
de la producción agropecuaria (en porcentaje)
25

20

15

10

0
Costa Rica El Salvador Fuente: FAOSTAT
Guatemala 2006
Honduras Nicaragua Panamá
La avicultura en Nicaragua
Este subsector, del que se disponen datos estadísticos del Banco Central desde 1969, adquirió considerable
importancia en los años ochenta, fruto de la clara opción sandinista por apoyar los productos de consumo
interno. En dicha década la producción de aves creció más del 100% y la de huevos hasta un 300%7. Y, a partir
de los años noventa, especialmente desde 1994, todo el subsector ha experimentado un crecimiento sostenido,
muy acorde con lo ocurrido en el resto de la región, pasando de los 16.1 millones de pollos en 1994 a 36
millones diez años más tarde, y en cuanto a los huevos, de 20.8 millones de docenas a 33 millones, en esas
mismas fechas. Tasas de crecimiento de 125% los pollos y de 58.6% los huevos8. El sector avícola emplea a
60,000 personas y se obtienen de él ingresos anuales de 140 millones de dólares.
El sacrificio nacional de aves durante estos años 1990 a 2004 sigue una línea ascendente hasta alcanzar los 36
millones de aves en 2004, de las cuales 33.7 millones corresponden a matanza industrial y tan sólo 2.3 millones a
matanza artesana, es decir un 93.6% es producción industrial.

6
Según recogen las “Fichas de Veterinarios sin Fronteras” de mayo de 2006, la Revista Feedstuffs, de 17 de abril de 2006
publicaba lo siguiente: “La producción de pollo extensivo es peligrosa para la humanidad”, las evidencias son ahora claras,
la producción al aire libre de aves es una amenaza. Es hora de terminar con el culto a la producción familiar y eliminar la
amenaza de pandemia de la gripe aviar. Es hora de instalar todas las aves domésticas del mundo en el interior.”
7
Este crecimiento se dió hasta 1988, el año 1989 hubo un decrecimiento grande en los dos productos, del que pronto se
recuperó la producción de huevos, no así las aves, de manera que en 1990, había 5.2 millones de aves y 14.3 millones de
docenas de huevos (BCNa).
8
Hay que advertir que los datos presentados con anterioridad aportados por la FAO, mostraban un decrecimiento en la
producción de huevos. Sin embargo las estadísticas manejadas por el MAGFOR y el BCN nos aportan cifras algo
contradictorias. Se mantienen en la parte introductoria, los datos de la FAO para poder comparar e integrar Nicaragua entre
el conjunto regional, pero hay que hacer la advertencia de un verdadero choque de cifras. Sin embargo sigue en pie la
tendencia de mayor crecimiento en la carne de pollo que en la producción de huevos.

Cap. 8. La ganadería - pág. 146


En Nicaragua está claramente demostrada la opción de la mayoría de la población por la carne de pollo sobre la
carne de res, a la cual le arrebató su soberanía mantenida por tantos años en un país eminentemente ganadero.
Según la Encuesta de Consumo Aparente de Alimentos realizada en 2004, mientras a nivel nacional había un
75.2% de hogares que usaron carne de pollo, sólo un 48.7% afirmaban comer carne de res. La carne de pollo
ocupaba asimismo, en dicha encuesta el puesto número 11, es decir entre los 20 primeros más consumidos, de
los cuales ya quedaba fuera la carne de res, que ocupaba el 21 ° lugar (Gobierno Nicaragua, IV Encuesta
Consumo, 2004).
Cuadro 8.8
Nicaragua: producción avícola
Años 1994 a 2004
1994 2000 2001 2002 2003 2004
Avícola
Matanza total millones de aves 16.1 27.7 32.4 33 35.4 36
Producción carne millones de libras 58.1 104.1 121.9 123.5 135.4 137
Peso Promedio lbs/ave 3.6 3.8 3.8 3.7 3.8 3.8
Huevos
Comestibles millones docenas 20.4 27.4 28.1 31.1 31.0 32.2
Fértiles millones docenas. 0.4 0.5 0.6 0.7 0.7 0.8
Total Millones docenas 20.8 27.9 28.7 31.8 31.7 33.0
Fuente: MAGFOR 2005ª
Los factores que han estimulado esa producción son básicamente los enunciados al inicio del capítulo: es una
carne nutritiva y apta para todas las edades, es la más barata de producir y de comprar, y es fácil de preparar. En
definitiva: cambio de hábitos alimenticios asumidos por toda la población en general, tanto por la urbana como
por la rural, aunque ésta acusa de forma más pronunciada su opción por la carne de pollo, probablemente por la
pauperización de la misma
En cuanto a la producción de huevos, cabe decir que el 97.5% del volumen producido corresponde a huevos
comestibles y el resto es producción de huevos fértiles, destinados a la reproducción de aves de las dos líneas:
pollos de carne y gallinas ponedoras.
Sistemas de producción
En Nicaragua la producción avícola, tanto de carne de pollo como de huevos, corre a cargo mayoritariamente de
siete empresas, algunas de ellas de considerable importancia, como la Tip Top, (Masaya) en la actualidad
adquirida por la multinacional Cargill, Avícola la Estrella (Tipitapa), Monisa (Pollo Rico, Granada), e Indavinsa
(Chinandega- Tipitapa). Otras plantas avícolas son: La Barranca (Masaya-Nindirí), El Granjero (Masatepe) y
Granja San Francisco (S. Marcos).
Aunque todas dedicadas a la producción avícola cada una de ellas ofrece intensificaciones en determinados
productos avícolas, ya sea carne de pollo, huevos, pollitos o alimento balanceado. En los últimos años la mayoría
de esas empresas han hecho considerables inversiones en sus plantas para tecnificarlas y sacarles mejores
rendimientos, de tal manera que quedan situadas a la par de otras instalaciones de su especie en países más
avanzados.
El grupo Tip Top, ahora de capital norteamericano, posee cuatro empresas: La Tip Top Industrial, que es la
comercializadora de la marca “Pollos Tip Top” y “Pollo El Mejor”; esta empresa sacrifica semanalmente 300 mil
aves y anualmente sacan 4 millones 800 mil libras de carne; RICASA, es la empresa que incuba los huevos
fértiles y produce pollitos, que son transferidos de un día e nacidos a las granjas avícolas; MEBASA, dedicada a
alimentos balanceados; y AVITESA, empresa de granjas avícolas y dueña de la marca El Mejor. Se calculaban
unos 1.200 empleados en el año 2000.
Avícola La Estrella, industria que ha crecido mucho a pesar de las dificultades, tiene en la actualidad unos diez
centros de producción, con una producción promedio de 3 millones de libras de pollo anuales, y unas 5,500
cajillas de huevos diarios. Genera unos 1,000 empleos a nivel nacional (La Prensa, 4 junio 2003).

Cap. 8. La ganadería - pág. 147


MONISA, (Molinos de Nicaragua, S.A.) cuenta con una planta para la fabricación de alimento balanceado para
pollos, caballos, cerdos y vacas, pero desde el año 1997 incursionó en la producción y comercialización de carne
de pollo, bajo la marca de “Pollo Rico”. Cuenta con la certificación HACCP.
Gráfico 8.8
Nicaragua: producción avícola
Años 1990 a 2004
40

35

30

25

20

15

10

0
1990 1994 2000 2001 2002 2003 2004

aves huevos

Fuente: MAGFOR 2005ª


Gráfico 8.9
Nicaragua: producción de carne de pollo
Años 1994 a 2004
160
140
120
100
80
60
40
20
0
1994 2000 2001 2002 2003 2004

Fuente: MAGFOR 2005ª


INDAVINSA, Industrias Avícolas Integradas S.A. fundada en 1997 es procesadora de pollos y fabrica alimentos
balanceados para animales. El 80% de las acciones pertenecen a la transnacional Rica Foods, Inc., empresa
productora de pollos y de alimentos concentrados para animales de las más grandes de Costa Rica. Esta firma ha
construido una gran planta avícola procesadora de pollo en Tipitapa, de las más modernas de la región.
El Granjero, de Masatepe, produce alimentos balanceados y con sus doscientas mil gallinas, ponedoras produce
cuatro mil quinientas cajillas de huevos diariamente, de las más alta calidad y tecnología del mundo, todo bajo
control computarizado y en unas instalaciones totalmente mecanizadas, por lo que se convierte en la empresa de
su especie más moderna de Centroamérica. Consiguió también la certificación HACCP.
Avícola San Francisco, fue recientemente adquirida por AGRICORP, corporación que se ha puesto como
objetivo ampliarla, tecnificarla y desarrollarla, desde sus 4,500 cajillas mensuales de huevos a cotas de
producción mucho mayores.
Las condiciones requeridas para la instalación de una planta avícola según las exigencias sanitarias y modernas,
son muchas, y ello explica el reducido número de matanza artesanal y el predominio tan absoluto de matanza
industrial. Una granja en buenas condiciones debe tener buena carretera de acceso, agua de buena calidad y

Cap. 8. La ganadería - pág. 148


energía para proporcionar calefacción y aumentar la producción de las aves, construcción de galeras
suficientemente separadas para evitar el contagio de enfermedades, comederos y criaderos. No se pueden olvidar
las vacunaciones para evitar las enfermedades comunes como la New Castle, o la Viruela, o el Jumboro, así
como los productos para desparasitar o evitar el ataque de garrapatas, ácaros o chinches. Las aves también
requieren vitaminas para evitar el estrés.
Y por último, el éxito de una empresa avícola se encuentra en otros dos elementos importantes: la raza de las
aves (las usadas en dichas empresas suelen ser Isabrown, Hilinebrown que llegan a poner 320 huevos al año, en
sustitución de la gallina criolla que apenas llega a los 40 huevos anuales), y la alimentación equilibrada, cuyo
contenido es el sorgo9 o maíz revuelto con leguminosas o forrajeros.
Además de estas empresas avícolas existen en el país otras granjas con instalaciones más reducidas operando a
nivel casi artesanal.
El problema de las pestes avícolas y la entrada al mercado de Estados Unidos.
Según el tratado de Libre Comercio (CAFTA) firmado por el gobierno de Nicaragua con Estados Unidos,
Nicaragua podría exportar pollo al país del norte, concretamente pechugas. Sin embargo ello no es posible
mientras Nicaragua no sea declarada libre de la enfermedad del “New Castle”. Según informaron autoridades del
Ministerio Agropecuario y Forestal pudiera ser que en diciembre de este año (2006) ya se pudiera conseguir la
citada declaración.
Según los técnicos de la delegación norteamericana llegada al país de visita a las cuatro grandes empresas del
sector (Tip Top, Avícola La Estrella, Monisa e Indavinsa) determinaron que están en buenas condiciones para
exportar al mercado estadounidense, siempre que esté erradicada la enfermedad de “Newcastle, la cual se podrá
conseguir después de una vacunación masiva y luego un monitoreo.
Las otras enfermedades propias de los pollos, tales como la Influenza Aviar, la salmonelosis y la
laringotraqueatitis no existen en Nicaragua, pero también deberá hacerse la declaratoria de país libre, como
requisito para poder exportar a Estados Unidos.
Nicaragua no sólo no puede exportar carne de pollo a Estados Unidos sino tampoco a ningún otro país, mientras
no se le declare libre de la enfermedad del Newcastle, cuyo último brote se dio en 2004. En la actualidad ya no
existe tal enfermedad (caracterizada por lesiones del sistema gastrointestinal, la cual cuando ataca a los pollos
susceptibles provoca tasas de morbilidad que se aproximan al ciento por ciento), pero hace falta una certificación
oficial del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). En ese momento se podrá comenzar a
exportar pollo también a otros países. Actualmente Nicaragua exporta pollo en cantidades mínimas a El
Salvador.
En relación al problema de la influenza aviar, Nicaragua se mantiene libre, pero vigilante. Existe una Comisión
integrada por representantes de diversos Ministerios, Policía y Ejército, la cual implementa acciones preventivas
para mantener el territorio libre de la peste aviar, entre las cuales destacan los controles fronterizos y los de
vigilancia de los lugares donde descansan las aves migratorias.

9
El tema del sorgo ha sido problemático para las empresas avícolas, puesto que en 1994, para apoyar a los sorgueros el
gobierno prácticamente obligó a comprar el grano cosechado en el país, a cambio de permitirles el ingreso de un
contingente de maíz amarillo, para compensar la alimentación de las aves. Pero resultó que era más caro el sorgo del país
que el internacional y que el mismo maíz amarillo. Y ello llevó a la quiebra a muchas granjas que no pudieron subsistir con
esos precios tan elevados de los alimentos avícolas.

Cap. 8. La ganadería - pág. 149


Capítulo 9. SILVICULTURA

1. Introducción
Los bosques constituyen uno de los recursos naturales de mayor importancia en Nicaragua, ya que cubren
aproximadamente 55,977 kilómetros cuadrados, lo que representa el 43% del territorio nacional1. Predominan
los bosques húmedos tropicales sobre el bosque tropical seco, prácticamente inexistente, y los bosques de
pinares, con una cobertura cercana al medio millón de hectáreas (Marena 2003). Es interesante mencionar que la
mayoría de los recursos forestales existentes se encuentran concentrados en la zona del atlántico.
De esta extensión total de ecosistemas boscosos, aproximadamente el 30% del total se encuentra en protección
bajo las diferentes categorías de áreas protegidas del SINAP. El bosque productivo, es decir la superficie con
potencial y disponibilidad para el aprovechamiento forestal se obtiene restando la superficie de ls áreas
protegidas, así como también aquellas tierras con pendientes mayores a los 35% y restando las áreas aledañas a
la riberas de los ríos (Marena 2003).
Cuadro 9.1
Cobertura actual de bosques productivos en Nicaragua

Clases Hectáreas %

Bosque latifoliado abierto 996,209.89 35.6


Bosque latifoliado cerrado 1,343,142.94 48.0
Bosque de pino abierto 398177.54 14.2
Bosque de pino cerrado 55,798.89 1.9
Bosque con palmas 4,356.25 0.2
Total 2,797,685.50 100

Fuente: Marena 2003


En el cuadro 9.1 se presentan las cifras correspondientes a los distintos bosques considerados productivos, que
equivalen aproximadamente al 50% del total, dejando aparte las áreas protegidas, las tierras con pendientes y
cercanas a los ríos y las otras hectáreas en barbecho, cuya productividad no está establecida, pero que sirven
como protectores del suelo y del agua.
Sin embargo, la situación del bosque en Nicaragua es altamente preocupante, debido a la velocidad de la
deforestación ocurrida en los últimos cincuenta años. Si en el informe realizado por la FAO en 1950 el país
registraba una superficie boscosa de 6.4 millones de hectáreas, o sea el 47 por ciento del territorio nacional,
medio siglo después la valoración realizada por el INAFOR indicaba que dicha superficie boscosa había
descendido a 3.2 millones de hectáreas, lo que significa una pérdida promedio de 64 mil hectáreas por año
(Trucchi 2006).
Como la mayoría de los países en vías de desarrollo, Nicaragua carece de tradición forestal, y los bosques se han
considerado como un obstáculo al desarrollo agropecuario. La consecuencia ha sido nefasta, ya que la
destrucción de los bosques en las regiones Pacífico y central del país ha traído como consecuencia serios
disturbios ecológicos, como la alteración del ciclo hidrológico, fuerte erosión eólica e hídrica, desaparición de
ejemplares de la fauna, escasez de agua durante la estación seca en numerosas fuentes, quebradas y ríos, etc.
Muchos son los factores que están relacionados con la elevada tasa de deforestación en el país, entre los cuales
cabe citar el avance de la frontera agrícola, la migración campesina, los procesos de reforma Agraria de la
época somocista y los llevados a cabo por el gobierno sandinista de los años 80, a los que hay que sumar hechos

1
Una descripción detallada de los recursos forestales del país se ha hecho en el capítulo 2, correspondiente a los Recursos
naturales.

Cap. 9. Silvicultura - pág. 150


más recientes que han contribuido a esta grave pérdida del bosque, como por ejemplo el fin del conflicto armado
y la concesión de tierras a los grupos contendientes. Pero por encima de todo hay que señalar la concesión por
parte del Estado de enormes extensiones de territorio a compañías extranjeras en el antiguo departamento de
Zelaya.
Gráfico 9.1
Cobertura actual de bosques productivos en Nicaragua
(en porcentaje)

Palmas
Pino cerrado 0%
2%
Pino abierto
14%

Latifoliado abierto
36%

Latifoliado cerrado
48%

Fuente: Marena 2003


En la actualidad el sector forestal del país enfrenta serios problemas después de décadas de abandono, de
extracciones ilegales y de fallidos intentos de lograr constituir el sector como eje de desarrollo. Tampoco la
existencia de una industria primaria y obsoleta ha favorecido el fortalecimiento de este sector tan prometedor y
tan descuidado a la vez.
La actividad silvícola representó para el año 2005, 393 millones de córdobas (córdobas constantes de 1994), lo
que equivale a 1.25 % del PIB y a un 6% de la producción del sector primario. Mientras el PIB creció durante el
período de 2001 a 2005 a una tasa promedio de 3.06 % y el sector primario a una tasa del 2.33%, el sector
silvícola creció a una tasa del 2.81%, tasa por encima de la tasa promedio de crecimiento del sector primario2. En
los primeros años del siglo XXI, concretamente entre 2000 y 2002, la actividad silvícola creció a un promedio
del 3.2%, impulsada por la extracción de madera preciosa, que mostró un aumento de volumen del 9%; aumento
que fue debido en parte a la demanda de madera por la industria de la construcción nacional y parte a la demanda
de exportación de los mercados internacionales (Marena 2003).
Si analizamos el peso de la industria forestal dentro de los valores de la industria nacional, (5,835.6 millones de
córdobas de 1994) comprobamos que para el año 2005 la industria de la madera, muebles y análogos
representaba un 6.6% de la industria manufacturera nacional, equivalente a 389.3 millones de córdobas
(córdobas de 1994).
En relación a la generación de divisas por parte de la actividad silvícola hay que hacer mención a la tendencia
positiva del mercado internacional de la madera, y al incremento de las exportaciones de productos forestales en
el país, las cuales han pasado de US$2,2 millones en el año 1990 a US $16.2 millones en el año 2001. Sin
embargo, también las importaciones forestales han sufrido un significativo aumento. Si en 1990 el valor de las

2
Sin embargo, según cálculos efectuados por Melvin Guevara (Informe Nacional, FAO 2004), el comportamiento del sector
silvícola resultaba totalmente diferente si se tomaba el período 1995 – 2002. Según dicho autor, para ese período mientras
la tasa promedio de crecimiento del PIB se situaba en un 5%, la del sector primario en un 6 %, la del sector silvícola sólo
era de un 3.5%. Cifras completamente distintas de las que nos ofrece el período posterior cuya posible explicación se
encuentre en el retroceso del sector agropecuario a causa de la crisis del café de los primeros años del siglo XXI:

Cap. 9. Silvicultura - pág. 151


importaciones ascendía a US$1.8 millones, en el año 2001 la cifra ya conseguía los US$ 5 millones, siendo la
mayoría muebles y piezas de carpintería y muy particularmente productos de papel y cartón.
La actividad económica forestal en la actualidad
Gráfico 9.2
Nicaragua: Producción forestal 1970 – 2005
(metros cúbicos)
7,000,000

6,000,000

5,000,000

4,000,000

3,000,000

2,000,000

1,000,000

0
70
72
74
76
78
80
82
84
86
88
90
92
94
96
98
00
02
04
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
20
20
20
Madera en rollo indust Madera aserrada Tableros Combustible

Fuente: FORESTAT 2007


Cuadro 9.2
Nicaragua: Producción forestal 1991 – 2005 (m3)
Madera en Madera
Tableros Combustible Total
rollo indust aserrada
1991 350,000 80,000 7,500 5,624,608 6,062,108
1992 189,000 61,000 7,500 5,624,848 5,882,348
1993 178,000 65,000 7,500 5,651,015 5,901,515
1994 121,000 27,000 7,500 5,648,512 5,804,012
1995 148,000 74,000 7,500 5,618,319 5,847,819
1996 267,000 160,000 7,500 5,622,972 6,057,472
1997 228,000 148,000 7,500 5,617,073 6,000,573
1998 228,000 148,000 7,500 5,678,797 6,062,297
1999 228,000 148,000 7,500 5,716,523 6,100,023
2000 228,000 148,000 7,500 5,755,725 6,139,225
2001 93,000 65,000 8,100 5,790,653 5,956,753
2002 124,000 45,000 8,100 5,827,356 6,004,456
2003 93,000 45,000 8,100 5,865,840 6,011,940
2004 93,000 66,800 8,100 5,906,111 6,074,011
2005 93,000 54,100 8,100 5,948,178 6,103,378

Fuente: FAO, FORESTAT 2007


Todos los autores están de acuerdo en hacer constar las grandes dificultades para disponer de estadísticas
confiables del sector forestal de Nicaragua. A ello contribuye además la gran cantidad de madera talada y
comerciada ilegalmente. Sin embargo la FAO dispone de unas estadísticas que nos permiten aproximarnos a una
realidad muy difícil de cuantificar.
Ahora bien, las cifras aportadas por la FAO, Forestat 2007, que proporcionan el gráfico precedente, presentan
significativas variaciones respecto a las cifras que ofrece el Marena o Inafor, en cuanto a la cantidad de

Cap. 9. Silvicultura - pág. 152


producción forestal, especialmente en relación a los últimos quince años. Así, mientras las estadísticas que
soportan dicho gráfico sitúan un significativo aumento de producción en los años comprendidos entre 1996 y
2000, las estadísticas que ofrece el INAFOR y Marena nos ofrecen dicho aumento en los años 2000 a 2002. Sin
embargo, para tener una idea generalizada de la composición de la producción forestal y su evolución a lo largo
de los últimos treinta años, hemos creído interesante incluir el gráfico adjunto.
La producción forestal dedicada a combustible ha sido muy predominante a lo largo de los años; sin embargo, en
los últimos se acentúa su proporción hasta llegar a un 97.5% de la producción total en el año 2005. La madera en
rollo industrial había tenido un buen desempeño en los años anteriores a la Revolución Sandinista e incluso en
los primeros 80, hasta 1983, para ir descendiendo progresivamente, con algunos altos y bajos hasta situarse en
2005 en el 1.5 % del total. En cuanto a la madera aserrada siempre tuvo menor importancia, pero también
disminuyó su composición porcentual hasta situarse en 2005 en el 0.9% del total. Y la producción de tableros ha
sido tan insignificante que apenas queda reflejada su presencia en el gráfico. Lo que sí queda muy claro en este
gráfico, a pesar de la relativa confiabilidad de sus cifras, es el enorme peso de la producción forestal para
combustible y el poquísimo aporte de valor agregado que el país añade a este bien que, bien manejado y de
forma sostenible, podría llegar a ser un importante factor de desarrollo para Nicaragua.
Frontera agrícola
El bosque húmedo de la zona atlántica está muy amenazado por los procesos de colonización que se vienen
implementando desde hace muchos años. Allí se ubica la llamada frontera agrícola, amparada por acciones
estatales, caracterizada por un desordenado avance del despalamiento, el uso de áreas con fines agrícolas por un
par de años y un relativo abandono posterior. La zona es una mezcla de restos de bosques, áreas agrícolas y áreas
ganaderas. En la medida que se aleja de la zona de bosques originales esta mezcla se hace más pobre en bosques
y más rica en usos ganaderos. Una enorme cantidad de bosques quedan en pie, pero fuertemente alterados por los
incendios intencionales, la cosecha de las maderas valiosas y el uso local para construcciones, cercos,
combustible, etc. (Inafor, 2004)
Campesinos del Pacífico y centro del país, desplazados por el algodón y por la caña de azúcar llegaron a la zona,
algunos de forma espontánea, pero muchos de ellos en el marco de las colonizaciones promovidas por la
Reforma Agraria de la época somocista (años 60 y 70), o por el INRA de la época sandinista en los ochenta, y en
los noventa por la recolonización de áreas abandonadas durante la guerra de los ochentas, y por entregas de
3
tierras a desmovilizados y a víctimas del huracán Mitcht . A base de hacha y fuego los campesinos abrieron
grandes espacios del bosque para asegurar sus subsistencia y la de los pocos animales domésticos que poseían.
Después de un par de años de uso agrícola los terrenos deforestados suelen dedicarse posteriormente a ganadería.
A consecuencia de ello la pérdida forestal sufrida entre 1950 y 2001 alcanzó el 56% y el crecimiento de la
ganadería un 49% (Información del PAFNIC recogida por Inafor 2004).
Entre 1951 y 1956 hubo un avance de 56,000 has./año; la época de mayor avance se sitúa entre los años 1964 y
1975 cuando se reportaron 244,444 hectáreas por año, hubo luego unos años de menor presión, (de 1975 a 1985
se bajó a 26.100 has/año), para remontar el avance a partir de los años noventa (130,141 has/año). Pero el ritmo
que sigue en la actualidad hace suponer que para el 2010 la frontera agrícola haya avanzado 150,000 hectáreas
por año.
Como se ha dicho anteriormente las zonas de avance de frontera agrícola se han convertido en zonas de
producción ganadera. “La persistencia de los problemas de derecho de la propiedad provocan que alrededor de
200,000 hectáreas no tengan uso productivo y más bien los recursos existentes en ellas sean depredados, en
especial los recursos forestales.
Por otro lado los incendios agrícolas y la persistencia de labores culturales como la roza, tumba y quema y la
agricultura migratoria favorecen el cambio de uso del suelo y el avance de la frontera agrícola” (Guevara,16) El
resultado de todo ello nos ofrece el desalentador cuadro de la pérdida de superficie boscosa: de 6.4 millones de

3
Algunos estudios han encontrado, contrario a lo que podía esperarse, que las consecuencias sociales y ambientales de la
colonización han sido peores en el caso de asentamientos promovidos por el gobiernos que en el caso de la colonización
espontánea (Inafor 2004, 7)

Cap. 9. Silvicultura - pág. 153


hectáreas equivalentes al 47% del territorio nacional registradas por la FAO en 1950, se pasó medio siglo más
tarde a 3.2 millones de hectáreas, según valoración realizada por INAFOR (Trucchi 2006).
Gráfico 9.3
Reemplazo de bosques naturales por uso ganadero
Nicaragua 1950 al 2001

Fuente: Inafor 2004


Gráfico 9.4
Comportamiento de la deforestación por año
1952 a 2000 (en miles de has.)
250 224.4

200
150 130.1

100
56
50 26.1

0
1952 - 1966 1964 - 1975 1975 - 1985 1990 - 2000
Fuente: Inafor 2004

Consumo de madera para leña


El uso de la leña como combustible en muchos hogares nicaragüenses, tanto urbanos como rurales, constituye a
este producto como el principal producto forestal el país. Su uso indiscriminado fomenta la deforestación en
todos los bosques del país. El consumo de leña ha experimentado un elevado crecimiento en los últimos años,
muy en consonancia con el progresivo aumento de la población. El consumo ha pasado de 5.2 millones de m3
en 1980 a 5.8 millones en 2002
Según los estudios de prospección para los próximos años se espera que los patrones de consumo no varíen
demasiado, aunque a largo plazo la escasez, el incremento en el precio y la sustitución por otros combustibles
pueden hacer retroceder la tendencia alcista. Ciertos signos de esta substitución de la leña por otros
combustibles, como el gas btano/propano ya se dieron en los últimos cinco años.
4
Según información proporcionada por el Censo 2005 se detectó un aumento de hogares usando gas
5
butano/propano y un cierto retroceso de la leña como combustible entre 2001 (Encuesta del nivel de vida ) . Así

4
INEC (2005). Censo 2005. VIII Censo de Población y IV de Vivienda. Managua
5
INEC (2001). MECOVI. Encuesta Nacional sobre Medición del Nivel de Vida, 2001. Informe General.

Cap. 9. Silvicultura - pág. 154


mientras en 2001 el porcentaje de hogares usando leña como combustible era el 63% y el gas el 32%, en 2005 la
leña es usada por el 59.2% y el uso del gas aumenta ligeramente hasta situarse en un 38.3%.
Gráfico 9.5
Nicaragua: consumo de leña y tendencia para el futuro
Años 1980 a 2020
6,200
6,000
5,800
5,600
5,400
5,200
5,000
4,800
4,600
1980 1985 1991 1995 2000 2005 2010 2015 2020

Fuente: FAO, citado por Guevara


El Censo de 2005 nos revela que el 92.7 % de los hogares rurales usan leña para cocinar en contra del 35.6% de
los hogares urbanos que todavía usan este medio como combustible básico. En Nicaragua es muy alto el uso de
la leña como combustible, tradición que, si bien produce un ahorro neto de divisas (US$ 140 millones según
Marena, 2003), también produce una alta incidencia de enfermedades respiratorias y problemas de visión, a la
par que contribuye a un acelerado proceso de deforestación.
Los bosques del trópico seco de la zona del Pacífico (Carazo, Rivas, Chinandega, León y Managua) constituyen
la gran reserva de extracción de leña para aprovisionar a Managua y a las principales ciudades de dicha región, la
más poblada del país. Además de la buena cantidad de permisos de extracción de leña concedidos por el Marena,
existe un intenso proceso extractivo ilegal, tanto en la zona del Pacífico como en los departamentos de
Matagalpa y Chontales. Durante muchos años, el corte irracional de árboles en estas zonas con fines energéticos
ha incrementado la degradación de los bosques del dicha área, promoviendo con ello la eliminación del bosque
seco en una amplia zona del país.
El Plan de Acción Ambiental 2000 – 2005 prevé una serie de acciones para la utilización de la leña como fuente
de energía primaria, tales como el diseño y ejecución de políticas crediticias para el fomento de plantaciones
energéticas, y actividades agroforestales con especies leñeras. Realizar estudios sobre el uso, consumo,
abastecimiento, transporte y demanda de leña, e incorporación de todo lo relativo a la dendroenergía en la
Política y Ley Forestal de Nicaragua.
Corte ilegal de madera
Este es un tema de máxima preocupación no sólo para las autoridades del INAFOR sino también para todo el
país, pues se ha llegado a un grado tan escandaloso de ilegalidad en la extracción y venta forestal que, a pesar de
la Ley de Veda impuesta a partir de junio de 2006, el negocio ilegal de la madera y los actos de corrupción en
torno a su extracción y venta han ocupado repetidamente la atención de los medios de comunicación.
El exdirector de INAFOR, Indalecio Rodríguez expresó en la 23 Reunión de la Confederación Forestal
Latinoamericana y del Caribe (COFLAC), que por cada dos árboles que se cortan de manera legal, ocho más son
6
talados ilegalmente, esto representa un 400%, de extracción ilegal de madera . Estos datos proporcionan un
indicio del nivel de ilegalidad que está latente en el sector. Y según estudios realizados por el INPYME con
apoyo del INAFOR, el corte ilegal de madera puede andar alrededor del 60% de los volúmenes de corta
registrados por el INAFOR.

6
Centro Alexander von Humboldt, DR-CAFTA Versus Industria Forestal, Noviembre 2005 citando al diario La Prensa de
20 de noviembre del 2004.

Cap. 9. Silvicultura - pág. 155


7
Y en un estudio financiado por el Banco Mundial se estimaba que en 2001 el corte ilegal de madera osciló entre
30,000 a 35,000 m3 en maderas latifoliadas y entre 110,000 y 135,000 m3 en maderas de coníferas. El resultado
de las pérdidas fiscales que ello representó para el gobierno nicaragüense fue de US$ 4 a 8 millones al año.
Aunque las autoridades están muy preocupadas por esta práctica ilegal con todas las consecuencias que conlleva,
el problema se encuentra en la falta de presupuesto para poder llevar todas las acciones de control y vigilancia
del recurso.
Regulación de la actividad forestal
En 2003, se aprobó la Ley 462, Ley de Conservación, Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal, y su
Reglamento como elementos de ordenación de toda la actividad forestal de Nicaragua. En ese período se
autorizó la extracción legal de 180 mil metros cúbicos de madera (2004 – 2005) y el INAFOR (2005) consiguió
la primera asignación presupuestaria. Además se aprobó el reglamento de incentivos forestales y de concesiones
forestales. Sin embargo, la tala ilegal continuaba, pues según el mismo director de INAFOR (La Prensa 20
noviembre 2003) el volumen de tala ilegal resultaba cuatro veces más que lo extraído legalmente.
Esta Ley Forestal de 2003 establecía la privatización de los mecanismos de regulación y control del sector
forestal por medio de Regentes y Auditores privados, que en definitiva no se han mostrado eficaces, y en opinión
de algunos han dado lugar al caos en el sector forestal. También se establecía la figura de los “Planes Mínimos”,
que son menores de 50 hectáreas, sin necesidad de plan de manejo, pero con ello se encubría toda la tala ilegal
del país, que en los últimos tiempos creció espectacularmente.
Como resultado de todo ello en mayo de 2006 se emitió el Decreto de Emergencia Económica, por el cual se
prohibía todo tipo de actividad forestal, y en junio del mismo año la Asamblea Nacional emitió la Ley de Veda
Forestal, para un período de diez años, con el fin de detener la tala ilegal de los bosques, al mismo tiempo que se
aprobaba una Ley Especial de Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, a fin de aplicar las
debidas sanciones a los infractores de la Ley.
La Ley de Veda Forestal ha sido ampliamente rebatida por los empresarios forestales pues representa el fin de
las exportaciones de madera aserrada de una media docena de especies preciosas, y con ello, el desempleo de
miles de personas ligadas a la actividad forestal.
Reforestación
Nicaragua posee un gran potencial para el desarrollo de plantaciones forestales principalmente en las zonas de
Bocao – Chontales – Nueva Guinea, Matagalpa – Jinotega, RAAN y RAAS. Sin embargo el país presenta
grandes limitantes para su desarrollo debido a la falta de claridad y transparencia en los derechos de la
propiedad, la inseguridad, poco impulso de la reforestación comercial, inexistencia de una cultura del negocio
forestal y tecnología obsoletas en viveros y plantaciones.
Los primeros esfuerzos de reforestación se iniciaron ya por los años sesenta. Sin embargo dicha actividad no
alcanza una cierta importancia hasta el quinquenio 1975 –80 con un total de 19,948 hectáreas plantadas. En la
década de los ochenta el esfuerzo reforestador se ralentizó, para aumentar de nuevo en el quinquenio siguiente
con 10,970 hectáreas plantadas correspondientes al sector público y 1,500 al sector privado. Entre 1995 y 2000
el sector público consiguió la cifra de 10,694 hectáreas nuevas y el privado aportó sus 9,939 hectáreas. El
acumulado total suma 58,436 hectáreas (Viteri 2002).
Las primeras especies que fueron establecidas en las primeras plantaciones fueron especies exóticas como
eucalipto y neem. Sin embargo en las últimas plantaciones ya se usaron especies nativas como la caoba, el cedro
o el pochote. La mayoría de las plantaciones llevadas a cabo por el sector público correspondieron a proyectos
financiados por organismos internacionales (FAO, Banco Mundial, ASDI, BID...) con el apoyo de instituciones
públicas de Nicaragua como el IDR o el MARENA. Sin embargo dichas plantaciones no consiguieron el éxito
deseado debido a falta de mantenimiento y al enfoque ambiental con que fueron establecidas.
Sin embargo, las plantaciones establecidas por el sector privado sí han resultado exitosas, quizás por su carácter
más productivo, como es el caso del Ingenio San Antonio que ha logrado establecer 4,530 has. para la
7
Richards Michael, Alcocer Gilberto. Banco Mundial. El costo de la tala ilegal en Centroamérica ¿Cuánto están perdiendo
los Gobiernos de Honduras y Nicaragua? Junio 2003

Cap. 9. Silvicultura - pág. 156


producción de energía con intención de aumentarlas con el mismo propósito, o la reforestación comercial llevada
a cabo por la empresa Agroforestal S.A. que administra una superficie de 1,134 has. de plantaciones en León,
Rivas y Matagalpa, con todas las exigencias técnicas para conseguir un óptimo desarrollo y productividad. La
empresa colabora con diversos programas de investigación y desarrollo forestal entre los cuales cabe destacar el
proyecto de Caoba del Pacífico y de Caoba africana que lleva a cabo con el Banco Mundial, y su participación
como miembro fundador de la Corporación de Reforestadores de Nicaragua (CONFOR).
Manejo de bosques
Nicaragua comenzó a desarrollar el manejo sostenible de sus bosques en fechas muy tardías, hasta los años
noventa, después del conflicto armado. La mayor parte de dichos planes está orientada al aprovechamiento de
especies preciosas y de aquellas que tienen más demanda en el mercado. Las áreas en las que se han concedido
un mayor número de planes de manejo entre 1999 y 2003 son la RAAN (81.5%), Nueva Segovia (75.2%), Río
San Juan (20%) y la RAAS (10.5%) (ver cuadro 9.3) Sin embargo, la alta incidencia de la plaga del gorgojo
descortezador del pino en Nueva Segovia ha tenido efectos devastadores en la economía forestal de la zona.
El objetivo más importante de los planes de manejo es conseguir que gran parte de la masa boscosa productiva
sea explotada de forma sostenible para conseguir su conservación y aumentar su productividad, pero, a pesar de
las expectativas generadas por la implementación de dichos planes de manejo existen serios limitantes para el
buen éxito de los mismos. En primer lugar está la falta de confianza, la escasa información de los trabajadores
forestales, el desconocimiento de las condiciones económicas generales en relación a la rentabilidad de las
inversiones bajo manejo forestal, la falta de recursos humanos y económicos para llevar a cabo un monitoreo
sostenido y eficaz, lo que provoca la falta de cumplimiento de las normas impuestas por el INAFOR.
Cuadro 9.3
Nicaragua: Planes de manejo forestal 1999 – 2003
(en hectáreas)
Latifoliados Coníferas
RAAN 28,758 63.4 RAAN 4,731 19.1
Río S.Juan 9,060 20.0 Nueva Segovia 18,658 75.2
RAAS 4,759 10.5 Estelí 454 1.8
Otros 2,747 6.1 Otros 983 4.0
45,324 100 24,826 100
Fuente: Marena 2003
Según informes de MARENA (2003), el volumen de madera autorizado para ser aprovechado por tipo de plan,
desde 1999 al primer semestre del 2003 es equivalente a 637,454.7 m3 de madera en rollo. Entre 2002 y 2003 se
produjeron 293,317 m3 que constituye el 46% del volumen total extraído en los últimos cinco años. En cuento al
departamento en donde más se está extrayendo madera es Nueva Segovia con 113,355 m3 y la RAAN con
76,770 m3, los cuales se convierten en 39% y 26% de la madera extraída durante este período respectivamente.
Problemática del sector forestal
Para resumir abreviadamente la problemática que aqueja al sector forestal para constituirse en un verdadero polo
de desarrollo, vamos a sintetizar muchas de las dificultades que ya hemos mencionado en el capítulo:
a) Maquinaria y equipo industrial obsoletos que generan un gran desperdicio, perjudican la competitividad
y ofrecen productos de baja calidad, lo cual impide la incursión en el mercado internacional.
b) Tráfico ilegal forestal que no respeta el manejo sostenible del recurso provocando pérdidas del mismo y
pérdidas al estado por evasión de impuestos. Cifras desconocidas en la realidad.
c) Falta de presupuesto adecuado para la institución forestal lo que repercute en la incapacidad de control y
vigilancia del recurso y la actividad forestal.
d) Avance de la frontera agrícola, provocando un poderoso incremento en la degradación y deforestación
del bosque tropical, hasta un promedio de 65,000 a 150,000 has. por año.
e) Elevada tasa de deforestación actual o por ausencia de una regulación clara del sector hasta hace poco
tiempo, o por incumplimiento de la Ley de Regulación forestal por problemas institucionales. De seguir
así Nicaragua estaría perdiendo en otros 20 años aproximadamente 18,000 km2 de bosques.

Cap. 9. Silvicultura - pág. 157


f) El creciente consumo de leña pone en peligro de extinción los bosques del trópico seco en la región del
Pacífico, debido a la mayor concentración de población en el país.
g) Los incendios forestales provocados muchas veces por la persistencia de labores culturales como la roza,
tumba y quema, afectan tanto el bosque latifoliado como el bosque de coníferas.
h) La plaga forestal del gorgojo provocó la desaparición de 6,673.7 hectáreas de bosque, ion una pérdida
estimada de 39 millones de dólares, en especial en Nueva Segovia.

Capítulo 10. LA PESCA

1. INTRODUCCIÓN

Nicaragua posee unas características físicas que le ofrecen importantes potencialidades para el desarrollo de la
pesca, tanto por la longitud de su línea costera: 1,710 Km., como por su amplia plataforma continental (0 – 200
m) de 79,600 Km2 y un talud marino (200 – 800 m.) de 21,650 Km2. Cuenta además con abundancia de cuerpos
de aguas continentales (ríos, lagos y lagunas) hasta la fecha insuficientemente explotados. Desde 1965 tiene
establecido el principio de las 200 millas náuticas como “Zona Pesquera Nacional”. Todo este conjunto, ofrece
pues, un enorme potencial de recursos acuáticos que el país está en capacidad de aprovechar. En el conjunto
centroamericano, ocupa un lugar bastante destacado después de El Salvador y casi a la par con Costa Rica.
Importancia del sector pesquero
Después de los años críticos de los ochenta, y durante la década de los noventa, la pesca se recuperó con bastante
celeridad, gracias a políticas de ayuda y promoción a la actividad pesquera y acuícola, por las que se facilitó a la
iniciativa privada la introducción de flotas pesqueras y la instalación de plantas procesadoras. Si en el año 1990
la producción pesquera y acuícola ascendía a 4.5 millones de libras, en el año 2000 ya se habían conseguido 31.6
millones y en 2005 la cifra era de 43.6 millones de libras. El fuerte dinamismo de crecimiento se dio entre los
años 1993 y 1998, a partir de cuya fecha, si bien siguió una tendencia de crecimiento, éste se ha mantenido más
relativamente nivelado.
También las exportaciones del sector pesquero mostraron un dinamismo muy significativo. En el periodo 1990-
99 el valor de las exportaciones se incrementó desde 10 hasta 80 millones de dólares, para alcanzar en 2005, los
97.3 millones de dólares ocupando el tercer lugar entre los principales rubros de exportación, después de las
manufacturas y del café (BCN Informe anual 2005).
La pesca contribuye al Producto Interno Bruto nacional con 497.9 millones de córdobas1, y de acuerdo al período
expansivo del subsector, también ha tenido un crecimiento importante, representando en la actualidad el 1.48 %
del PIB total, y el 7.56% del sector primario.
También es importante señalar que si son 32,000 las personas trabajando directamente en el sector, se calculan
unas 192 mil personas dependientes económicamente de la pesca para su subsistencia, si tomamos en
consideración que cada persona que trabaja en la pesca y la acuicultura es una cabeza de familia.
En el año 2004 se contabilizaban 15 plantas procesadoras de niveles y capacidad de proceso diferenciado, 7 en la
zona del Caribe y 8 en la zona del Pacífico. La flota pesquera industrial en esta misma fecha estaba compuesta
por 192 embarcaciones industriales, de las cuales 155 faenaban en el Caribe y 37 en el Pacífico
En cuanto a la Flota Pesquera artesanal, de muy difícil cálculo, y de acuerdo a los resultados del diagnóstico de
la Actividad Pesquera y Acuícola, ejecutada en 2001 por Adpesca y financiada por AECI, en el Pacífico se
contabilizaron 1,113 embarcaciones de las cuales 797 eran motorizadas. En el Caribe se contabilizaron 2,441

1
BCN, Informe anual 2005. Cuando se trate de córdobas y utilización de las estadísticas del Banco Central de Nicaragua,
siempre serán para esos últimos años córdobas de 1994.

Cap. 10. La pesca - pág. 158


embarcaciones, y de ellas 1,171 estaban motorizadas. En el sistema de los lagos Xolotlán y Cocibolca se
contabilizaron 634 embarcaciones, de las cuales 236 eran motorizadas con motores fuera de borda. Para un total
de 4,188 embarcaciones, 2,204 estaban motorizadas(52.6%), principalmente con motores fuera de borda.

Centroamérica: Producción pesquera


y acuícola 1980 – 2004 (miles tm)
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
Costa Rica El salvador Guatemala Honduras Nicaragua

FAOSTAT 2006 1980 2001 2004

Gráfico 10.1
Nicaragua: Evolución sector pesquero
Años 1961 a 2001 (en Toneladas métricas)

18,000
16,000
14,000
12,000
10,000
8,000
6,000
4,000
2,000
0
1

1
96

96

96

96

96

97

97

97

97

97

98

98

98

98

98

99

99

99

99

99

00
1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

1,

2,

No crustáceos Curstáceos

Fuente: FAOSTAT 2006

Producción
Según los recursos existentes las pesquerías nicaragüenses se clasifican en tres grupos: 1) Camarones costeros
del Pacífico y Caribe; 2) Langosta espinosa del Caribe; 3) Escamas en ambos litorales y aguas continentales. La
más importante en cuanto a volumen desembarcado y exportado es la de escamas, pero en cuanto a valor la
langosta del Caribe le supera, así como los camarones costeros. La pesca de escamas cobra su importancia por el
impacto social que tiene debido a su carácter artesanal. Existen otras pesquerías que por nuevas o poco
desarrolladas (pesca de langosta verde, peces ornamentales, grandes pelágicos y camarones de profundidad en el

Cap. 10. La pesca - pág. 159


Pacífico) o por escasez de información (extracción de conchas y ostras, cangrejos ermitaños, pepinos de mar en
el Pacífico) se consideran de menor importancia o secundarios.
En el país se utiliza la pesca de arrastre para camarones costeros en ambas costas, la pesca de la langosta con
nasas en el Caribe y la pesca artesanal de peces y crustáceos en ambos litorales, los grandes lagos y lagunas
marginales. La camaronicultura ha experimentado un considerable crecimiento a partir de 1993, con una cosecha
de 0.7 millones de libras, hasta llegar en 2004 a cosechar 17.3 millones de libras.
Cuadro10.1
Nicaragua: Producción pesquera
Años 1994 - 2005 2 (miles de libras)
Año Camarón Langosta Pescado TOTAL
1994 10,551.9 6,184.2 9,020.8 25,757.0
1995 16,133.9 9,478.1 10,130.2 35,742.2
1996 14,414.7 10,036.5 8,148.0 32,599.2
1997 16,740.3 9,386.7 8,988.7 35,115.7
1998 21,198.6 7,388.2 9,442.0 38,028.8
1999 20,714.3 10,240.0 8,380.3 39,334.5
2000 20,809.7 12,897.4 9,428.0 43,135.1
2001 20,994.8 8,279.9 10,723.8 39,998.4
2002 21,762.2 9,083.1 11,827.9 42,673.3
2003 23,456.9 7,919.0 11,057.8 42,433.8
2004 23,963.7 8,836.1 10,750.9 43,550.7
2005 p/ 29,507.2 7,325.2 12,689.7 49,522.2

Fuente: BCN, 2006


Gráfico 10.2
Nicaragua: Evolución de la producción pesquera
Años 1994 – 2005 (miles de libras)
35,000.00
30,000.00
25,000.00
20,000.00
15,000.00
10,000.00
5,000.00
0.00
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005
p/

Camarón Langosta Pescado

Fuente: BCN, 2006


Como se ha indicado anteriormente en la década de los noventa la pesca en Nicaragua experimentó un
considerable crecimiento, gracias a las medidas de apoyo y promoción brindadas al sector, que a inicios de los
noventa se encontraba muy decaído después de la crisis de los años ochenta. Fue un crecimiento compartido con
el que también experimentaron los otros países de la región, y al que hay que añadir la introducción de la
camaronicultura en el noroccidente del país, y el cultivo de la tilapia en el Cocibolca. Si comparamos la
2
A partir de 1994 las cifras ofrecidas por las estadísticas de las instituciones administrativas pesqueras incluyen unos
parámetros no contemplados hasta la fecha: la pesca artesanal (estimada) y el camarón, de reciente introducción.. De este
rubro nos ocuparemos más adelante más detenidamente.

Cap. 10. La pesca - pág. 160


producción pesquera total del año 1990 (3,7 millones de libras) con la del año 2000 (43.1 millones de libras)
comprobaremos que hubo un crecimiento de 39.4 millones de libras.
En este crecimiento hay que destacar la contribución del camarón de cultivo, contabilizado a partir de 1994, el
cual, a partir de esa fecha, aunque con algunas oscilaciones, aportó cantidades significativas a las capturas
totales. Ello se refleja muy bien en el considerable crecimiento de la captura de camarón entre 1994 y 2005, un
179.6%. También es importante el crecimiento aportado por el pescado de escamas (40.7%), y en menor medida
la langosta (18.5%), consiguiendo las capturas totales entre estos años mencionados, un 92.3% de incremento.
El incremento correspondiente al pescado de escamas ( de 9,0 millones de libras en 1994 a 49,5 millones de
libras en 2005) tiene su origen tanto en la contabilización de la pesca artesanal como a la tilapia cultivada en el
lago Cocibolca, la cual en el año 2005 llegó a conseguir una captura de 1.6 millones de libras.
Si examinamos la distribución de la producción pesquera en Nicaragua correspondiente al año 2005, (cuadro
10.1) observaremos ciertas peculiaridades que merecen ser comentadas. Las dos costas presentan diferencias
tanto en volumen como en especies capturadas. Mientras el Caribe presenta un absoluto dominio en la pesca de
la langosta (96%) el Pacífico lo detenta en la pesca de escamas (57.8%) y principalmente en el camarón de
cultivo con el ciento por ciento de esta especialidad. La pesca del lago Cocibolca tiene también una buena
participación en la producción de pescado de escamas, con un 12%
Sin embargo, aunque el mayor peso en el volumen de la producción pesquera total recae en el Pacífico (68.9%),
debido al camarón de cultivo, el valor económico es muy superior en el Caribe, por el elevado precio de la
langosta. Tomando solamente los valores totales de las exportaciones del 2005 (104.2 millones US$)
correspondían 57 millones US$ al Caribe, contra 46.1 millones US$ al Pacífico y 1 millón US$ a las Aguas
continentales.
Pesca Industrial
La pesca industrial en Nicaragua se concentra básicamente en la captura de crustáceos, de muy alta demanda
comercial, y en muy poca medida en la de escamas. Las pesquerías de camarón se desarrollan en el Océano
Pacífico y el Mar Caribe. Son las pesquerías industriales más antiguas del país ya que se iniciaron a principio de
los años 60’s, y han contribuido de forma significativa a la captación de divisas por el valor de exportación que
el recurso posee. El camarón sirve al mismo tiempo como recurso base para el sostén de pesquerías artesanales
(MARENA 2003).
Las embarcaciones usadas por la pesca industrial del camarón en el Pacífico son de arrastre del tipo “Florida”,
con una eslora que oscila entre los 19 y los 23 m., con casco de acero o fibra de vidrio, motores diesel, con una
potencia de 240 a 402 HP, bien equipados con equipos de navegación y detección. En el Caribe se realiza
también con redes de arrastre, algunas con redes dobles y simples y una potencia de propulsión de 289 a 365 HP.
Suelen operar sobre fondos suaves y entre las 5 a 35 brazas de profundidad. Ambas pesquerías tiene regulado su
campo de acción para restringir la pesca de arrastre en las tres millas náuticas adyacentes a la costa, las cuales
son consideradas para uso exclusivo de la pesca artesanal.
Cuadro 10.2
Nicaragua: Producción pesquera industrial y artesanal año 2005
(Miles de libras y porcentajes)
Pacífico % Caribe % continent. % Total %
Langosta 91 3.6 2,423 96 2,514 100
Camarón 822 13.8 5,135 86 5,957 100
Camarón cultivo 21,193 100.0 0 21,193 100
Escamas 7,950 57.8 4,196 31 1,606 12 13,752 100
Otros 121 29.8 285 70 0 406 100
Total 30,177 68.9 12,039 27 1,606 4 43,822 100
Fuente: elaboración propia en base a MIFIC/ Adpesca, 2006

Cap. 10. La pesca - pág. 161


Aunque en la captura del camarón predomina la pesca industrial, en los últimos años ha surgido un componente
creciente de pescadores artesanales que operan dentro de las lagunas costeras del Caribe , o en la zona del Golfo
de Fonseca y lagunas litorales del Pacífico. Debe mencionarse que desde 1992 existe una peca artesanal de post-
larvas de camarón blanco que abastece a las granjas camaroneras de semilla silvestre.
La pesquería más importante de camarones se encuentra en el Mar Caribe. Los camarones se distribuyen en toda
la plataforma y las lagunas costeras; dependiendo de la especie se pescan desde las aguas someras hasta los 50
m. de profundidad. En el Pacífico también la captura de camarón se distribuye en toda la costa y asimismo
dependiendo de la especie se pesca desde las aguas someras hasta los 60 m. de profundidad.
La mayor parte de los desembarques de camarón se destinan a la exportación y al consumo humano, siendo los
Estados Unidos el principal mercado comprador. Se exporta congelado empacado en cajas de 5 libras (2.3 kg) y
luego en cajas mayores o masters de 50 libras (22 kg).
La pesca de la langosta es la pesquería más importante en cuanto a valor económico. Los principales bancos de
pesca están en las zonas de Cayos Miskitos, las Islas de Corn Island y últimamente los Cayos Perlas y Man of
War Cay. Se pesca por medio de nasas y buceo; tanto por las flotas industriales extranjeras y nacionales, como
por los pescadores artesanales. En la década de los 90 registró un notable crecimiento hasta 1995; sin embargo a
partir de esa fecha, empezó un proceso de estabilización alrededor de los 3 millones de libras (peso cola) y un
valor de US$ 35 a 40 millones en exportaciones.
La flota langostera industrial se compone de unidades construidas en acero con una eslora promedio de 19/20 m,
con bodegas de hielo o refrigeradas, con motores de 238-252 Hp que utilizan entre 600 a 2,500 nasas. También
existen botes de 10 a 15 m de eslora con motor estacionario y bodega para hielo, los cuales funcionan como
barcos nodriza de la pesca de buceo, ya que llevan 20 cayucos. En cada cayuco va un buzo y un remero con el
respectivo equipo de buceo (FAO, 2002)
En el Océano Pacífico no puede hablarse propiamente de pesquería industrial de la langosta, puesto que no es
una pesquería dirigida a este fin, sino que aparece generalmente como fauna de acompañamiento (FAC) en las
redes de enmalle de la pesca de escamas, aunque ocasionalmente se pesca por buceo. Las zonas principales de
pesca están frente a Casares y Masachapa.
En la pesca de la langosta hay que resaltar en primer lugar la importancia de la captura artesanal en relación a la
industrial, prácticamente se reparten las capturas al 50%. En segundo lugar, aparece una tendencia creciente de
la captura por buceo, observable tanto en el volumen de las capturas (crecimiento del 25% entre 1995 y 2004)
como en el número de barcos destinados a este fin (de 9 en el año 1995 a 23 en 2004). La respuesta a esta opción
viene dada por el mejor rendimiento (23 por buceo frente a 12 por nasas).
Sin embargo es importante destacar toda la problemática que envuelve este método pesquero, practicado tanto en
la pesca artesanal como en la industrial. Los barcos de tipo industrial situados en alta mar durante unos 22 días,
tiene como finalidad apoyar las 10 inmersiones por día que realiza cada buzo, lo que afecta grandemente su
salud, hasta el punto de ocasionar la muerte a varios de ellos.Los repetidos accidentes por descompresión han
hecho proliferar los buzos lisiados o la muerte de algunos de ellos, provocando la miseria de las familias
respectivas, por ser los principales proveedores del sustento familiar (Proarca 2005)
Las capturas se exportan casi en su totalidad a los Estados Unidos. Se exporta como colas congeladas empacadas
en cajas de 10 libras (4.5 Kg.) almacenadas en cajas de cartón o masters de 40 libras (10 Kg.).
Pesca artesanal
La pesca artesanal está dedicada principalmente a la captura de pescado de escamas, con un claro predominio
de la actividad del Pacífico sobre el Caribe. La pesca artesanal está conformada por pescadores individuales,
grupos, comunidades y algunas cooperativas, los cuales trabajan con unas condiciones de infraestructura básica
algo deficientes (vías de acceso, energía eléctrica, transporte, hielo, combustibles, acopio, etc.). Aunque
últimamente se han hecho progresos, aún falta mejorar dichas condiciones lo cual afecta la productividad, la
calidad del producto, el acceso al mercado y el nivel de ingreso de los pescadores pertenecientes a esas
comunidades.
Las embarcaciones usadas para esta pesca en el Pacífico suelen se lanchas o pangas de fibra de vidrio, de 5 a 10
metros de eslora, propulsadas con motores fuera borda hasta de 75 HP. Usan termos de plástico o neveras en

Cap. 10. La pesca - pág. 162


vista de su vinculación al mercado de exportación manejado por las empresas que establecen centros de acopio
de producto en las playas pesqueras. La tripulación está constituida por 5 hombres. Utilizan red gallera, líneas de
mano, palangre de fondo y equipo de buceo.
Gráfico 10.3
Nicaragua: Principales especies de pescado de escamas
Año 2001
Mar Caribe: 3.5 millones lbs Océano Pacífico: 5.9 millones lbs
otros otros
18% 20%
tiburón dorado
macarela 3% 36%
róbalo
6% mero
45%
mero 5%
10%

pargo
pargo
36%
21%

Lago de Nicaragua: 1.07 millones lbs.


o tro s
13%

ró b a lo
49%
tila p ia
38%

Fuente: MIFIC Adpesca 2005


En el Caribe las embarcaciones son también de fibra de vidrio: unas miden hasta 11 metros de eslora y 2,29 de
manga, propulsadas con motores estacionarios diesel de 23 HP y otras alcanzan los 26 metros de eslora y 6 pies
de manga con motores fuera borda hasta de 75 HP. Utilizan principalmente red agallera y cordel de mano.
La pesca artesanal continental (lagos de Managua y Nicaragua) utiliza embarcaciones similares a las de la flota
marítima en el caso de las pangas de fibra de vidrio, pero predominan cayucos o botes de madera de menor
tamaño. Utilizan líneas de mano, redes agalleras y atarrayas.
La pesca realizada en el lago de Managua (Xolotlán) no cuenta con un registro pesquero oficial de
desembarques3, pero según estimaciones, la mayor parte de la producción consiste en tilapia y guapote, los
cuales son comercializados por acopiadores en El Salvador y Honduras (FAO, 2002)
La pesquería de escamas es más importante en el Pacífico (7.9 millones de libras) que en el Caribe (4,1
millones), prácticamente el doble en el año 2005. Cabe destacar que en 1995 se inició la pesca de mediana altura
sobre grandes pelágicos como atunes, dorados y tiburones con buen éxito en esta costa, y ello se ve reflejado en
el progresivo aumento en las capturas de ese océano.
Otro elemento a destacar es la presencia de la modalidad industrial en esta pesca de escamas: muy reducida en el
Caribe y de mayor peso en el Pacífico, pero con un comportamiento muy irregular en ese océano, principalmente
en los últimos 5 años. En cuanto a la pesca de escamas en Aguas Continentales cabe asimismo resaltar la
irregularidad en las capturas, desde los 2.09 millones de libras en 1995, decreciendo hasta 622 mil en 2003, para
remontar hasta 1.6 millones en 2005.

3
En 2002, ADPESCA efectuó un Registro de la Actividad Pesquera Artesanal, la cual, a pesar de no tener registro de
desembarques en este lago proporcionó las estimaciones con las que operamos.

Cap. 10. La pesca - pág. 163


Acuicultura
Las primeras incursiones en la acuicultura se dieron en Nicaragua en los años ochenta con un programa iniciado
por el gobierno de agroacuicultura y de repoblamiento de embalses, con Tilapia nilótica, tilapia aurea, guapote y
carpas; programa que a finales de la década fue abandonado a favor de la camaronicultura, de carácter más
promisorio.
Después de algunas iniciativas aisladas de cultivo extensivo de camarón en la zona noroccidental del país, en
1987 algunas cooperativas intensificaron la actividad y en esa fecha ya manejaban 100 hectáreas de estanquería
rústica con cultivo de camarón, incrementándose a partir de ese año el número de cooperativas hasta llegar en
1990 a un manejo de 1,000 hectáreas con unos rendimientos de 250 libras por hectárea y año.
A partir de 1990, en un nuevo marco de economía de mercado, llegaron las primeras inversiones nacionales y
extranjeras en camaronicultura, llegando a solicitar concesiones de terrenos que suman actualmente 19,869
hectáreas en el Estero Real, de las cuales 5,115 están en manos de cooperativas y 13,538 les pertenecen a
empresas y personas naturales (Saborío,1).
El huracán Mitch de 1998 y posteriormente la afectación del virus de la mancha blanca afectaron grandemente la
camaronicultura, provocando un considerable declive de dicha actividad. Sin embargo, a partir de 2001 mediante
innovaciones en los sistemas de producción y tratamiento de las aguas se consiguió incrementar y mejorar la
cosecha y con ello la camaronicultura reemprendió un continuado crecimiento, con algunas variaciones respecto
a la época anterior: disminución de pequeños productores y una tendencia de concentrarse el área productiva en
pocos grandes productores. las cooperativas camaroneras que en los inicios manejaban el 100% de la
producción, quedaron reducidas en la actualidad a solamente el 5%.
En el año 2004 había 10,335 hectáreas en producción, correspondiendo el 60% (6,204) de las tierras a empresas
y el 40% (4,131) a cooperativas. El 68% del área en producción es semi intensiva, 17% extensiva y 15%
artesanal.
La producción camaronera ha venido incrementándose anualmente a excepción de año 98 a causa del Mitch,
desde una producción de 914,000 libras (415,000 kilos) en 1990 a 13,093,666 libras (5,931,430.70 kilos) en el
año 2005. El 53% de la producción se exporta hacia Estado Unidos y el 45% hacia La Unión Europea (España,
Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica) (Saborío, 2).
El cultivo del camarón se desarrolla principalmente en el Departamento de Chinandega, en la zona del Estero
Real, que es donde existe el mayor potencial de tierras aptas para el cultivo. Hay un pequeño porcentaje que se
cultiva en el departamento de León. Ver cuadro 10.3:
En la actualidad se utilizan cuatro sistemas de cultivo: el intensivo, el semiintensivo, el extensivo y el artesanal.
A diciembre de 2004 existían 4 laboratorios con una capacidad de producción de larvas p/mes de 405 millones
de individuos. Y había 40 acopio operando. La estimación del empleo generado en 2002 fue de 11,749 personas
entre profesionales y personal permanente y temporal (MIFIC/Adpesca 2005, p.43)
La especie predominante sujeta a cultivo es el Litopenaeus vanamei en un 98%, y el 2% restante es de
Litopenaeus stylirostris. Las especies que se cultivan son endémicas. Los rendimientos promedio conseguidos en
la actualidad en las granjas camaroneras son 140 lbs. de camarón entero/Ha/ciclo de tres meses de cultivo,
pudiendo efectuar solamente un ciclo por año.
Existen grandes diferencias entre los sistemas de cultivo y los rendimientos conseguidos. Así, por ejemplo,
mientras las granjas que operaron bajo la modalidad extensiva obtuvieron rendimientos promedios de 370 lbs. de
camarón entrero/Ha/ciclo, realizando un solo ciclo por año, las semiintensivas, consiguieron un promedio de
1,761 lbs/Ha/año, trabajando en la mayoría de los casos dos ciclos.
Además del camarón, en Nicaragua también se practica la piscicultura en unidades pequeñas y familiares en la
zona central norte, departamentos de Estelí, Matagalpa, Managua, Masaya, Granada, Jinotega y Madriz, y a
mayor escala la tilapia cosechada en jaulas en el Lago de Nicaragua, la cual ya ha sido incluida al tratar de la
pesca en Aguas Continentales
Según el diagnóstico de la Actividad Pesquera y Acuícola del año 2002 de Adpesca/AECI, el número de
piscicultores de la zona mencionada (sin el lago de Nicaragua), era tan sólo de 80 personas, la mayoría de los
cuales (73) utilizaban un sistema semiintensivo, es decir, con un control completo de las aguas y las especies

Cap. 10. La pesca - pág. 164


cultivadas, alimentación a base de fertilizantes y/o subproductos agrícolas, en estanques de diferentes tamaños.
Los 8 piscicultores restantes estaban distribuidos entre seis que aplicaban un sistema intensivo en el lago de
Granada, y uno con un sistema extensivo en Jinotega. Entre todos ocupaban un área de 22,062 metros cuadrados.
La producción total de tilapia, proveniente de estos pequeños piscicultores ascendió en el año 2001 a 140,000
libras.
Cuadro 10.3
Cultivo del camarón en los Departamentos de Chinandega y León
Area de ubicación Unidades registradas
Complejo estuarino Estero Real 184
Complejo estuarino Estero Padre Ramos 56
Complejo estuarino Estero Aserradores 19
Complejo estuarino Estero Realejo 11
Poneloya, León 1
. Fuente: Saborío 2006, 5
Gráfico 10.4
Nicaragua: hectáreas explotación camarón de cultivo
Años 1992 a 2004
12,000

10,000

8,000

6,000

4,000

2,000

0
1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Fuente: Saborío 2006, 6


Gráfico 10.5
Nicaragua: Producción de camarón de cultivo
Años 1995 a 2004 (en libras)
20,000,000
18,000,000
16,000,000
14,000,000
12,000,000
10,000,000
8,000,000
6,000,000
4,000,000
2,000,000
0
1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Fuente: MIFIC/Adpesca 2005b

Cap. 10. La pesca - pág. 165


Puertos de desembarque
Nicaragua presenta sustantivas limitaciones en la capacidad para la atención de embarcaciones pesqueras en
general. No existen puertos pesqueros para atender la pesca industrial, con la única excepción de Corn Island que
es el único lugar con instalaciones específicas para tal fin. En el resto del país, son instalaciones portuarias que
por lo general comparten la actividad pesquera con otras actividades de carácter más comercial (Corinto y S.
Juan del Sur en el Pacífico, y Puerto Cabezas, Corn Island y El Bluff en el Caribe)..
Si se trata de la pesca artesanal el panorama tampoco es mejor. No hay terminales pesqueras. En la costa del
Pacífico un 75% de los desembarques artesanales de pescado se realizan en playas abiertas, en donde unidades
de acopio primarias operan para enviar su producción a las plantas procesadoras ubicadas en su mayoría en
Managua. En el Caribe, hasta un 90% de los desembarques de la langosta se realizan en playas abiertas (Islas de
Corn Island) y cayos (Miskitos, Perlas, Man of War) en donde acopiadores operan en sitios específicos que
operan a lo largo de la costa (MIFIC/Adpesca, 2005).
Consumo interno
En Nicaragua hay poca tendencia a comer pescado, a pesar de poseer tanta riqueza y variedad del mismo, en
mares, lagos y ríos. El consumo de pescado es bajo, de apenas 2.3 kg por persona y año (año 2000). El país se ha
caracterizado por exportar sus productos pesqueros, principalmente los crustáceos, de alta demanda
internacional, pero no aprovecha la rica alimentación proporcionada por el pescado en proteínas, fósforo y yodo.
Normalmente se consume fresco, el proveniente de la pesca artesanal. Existe un cierto prejuicio a consumirlo
congelado, y al carecer de sistemas de refrigeración y conservación en muchos lugares del país, se restringe su
consumo a zonas aledañas a las costas , ya sean de los mares o lagos. En la muestra de consumo nacional per
cápita de 2004 se ofrecía la relación entre el aprecio o consumo del pescado en relación a otros alimentos
considerados como fuentes de proteína: 28 libras de carne de pollo, 13 libras de carne de res y 6 libras de
pescado. Y en la Encuesta de Consumo de Alimentos, en el marco del Programa de Seguridad Alimentaria
realizada en el país, también en 2004, dentro de un listado de 40 alimentos integrantes de la dieta de los
nicaragüenses, el pescado-chuleta ocupa el puesto 34, con un 25% de consumidores, y los mariscos el puesto 39
con tan sólo un 3.6 de consumidores. Si tomáramos las cifras referidas al ámbito rural las cifras son todavía
mucho más lastimosas, muy en consonancia con la poca tradición de consumo asociada a la dificultad del
transporte y conservación.
Sin embargo, en los últimos años parece que el consumo interno de productos pesqueros ha experimentado un
incremento importante, pasando desde 7,6 millones de libras en 1995 a 18.9 millones en 1998 (FAO, 2002)
La mayor parte de la demanda se centra en especies de “carne blanca” como el pargo, el tiburón o la corvina. De
las especies de agua dulce los preferidos son el guapote, la mojarra y el chulin. Existe cierta cantidad de
productos de mayor valor como camarones y langosta que en menor medida también son consumidos en el
mercado interno. La presentación de marisco y otros pescados en forma de cócteles tiene mucha aceptación y se
ha vuelto muy popular

Capítulo 11. LA MINERÍA

1. INTRODUCCIÓN
América Latina se ha constituido en el destino más importante de la inversión minera en el mundo. A partir de
los años noventa, con la implementación del neoliberalismo económico y la globalización, el fomento a la
inversión provocó una explosión de concesiones mineras por parte de muchos gobiernos, de tal manera que si a
comienzos de la década del 90 la región latinoamericana captaba el 12% de la inversión minera mundial, a
comienzos de la década actual había triplicado ese flujo, captando el 33%. Los minerales de mayor interés son

Cap. 11. La minería - pág. 166


generalmente el oro, cobre, níquel y plata, que necesitan, a diferencia de los no-metales, tratamientos químicos
muy intensivos.
A ello contribuyó poderosamente el alza de los precios internacionales de los metales, principalmente del oro,
que pasó de US$363.4 a la onza en el año 2003 a US$433.14 en diciembre del 2004, y del cobre, que pasó de
US$0.80 la libra en 2003 a US$2.44 en diciembre del 2004 (Noticias aliadas, 1) y también una nueva realidad
mundial: el surgimiento de China como potencia económica con grandes requerimientos y necesidades de
materia prima para su industria metalúrgica, causa por la cual un mineral como el níquel es altamente codiciado
para la obtención del acero inoxidable.
Las medidas tomadas por los gobiernos en esos años 90 para favorecer la inversión, tales como exoneraciones
tributarias, flexibilización laboral, y bajas regalías para el país por parte de las empresas explotadoras del
mineral, se mostraron muy eficientes para conseguir su objetivo.
Pero como el resto de América Latina, también Centroamérica ha vivido en las dos últimas décadas una
verdadera revolución minera. La existencia de amplias zonas vírgenes y la necesidad de inversiones por parte de
los gobiernos de la zona propiciaron a muchas compañías mineras transnacionales a buscar opciones de
exploración y explotación de minerales, principalmente de oro. Las débiles legislaciones ambientales de esos
países y el fomento a la inversión llevaron a los gobiernos centroamericanos a ofrecer a las mineras concesiones
por 15 y 30 años, y el pago de impuestos de uno o dos por ciento sobre el total explotado. Con ello el istmo
centroamericano se convirtió últimamente en un importante destino para iniciar una segunda “fiebre del oro”.
En realidad, el valor agregado que queda en el país con el modelo de minería basado en explotación del recurso
por parte de transnacionales extranjeras, es mínimo, pues la intervención de las empresas mineras se reduce a la
extracción sin añadirle transformación alguna, Por ello se constituye un enclave que extrae riqueza pero que no
se articula a la producción nacional. El principal ingreso que la empresa dejará en el país será el pago de
impuestos, que son bien reducidos y las regalías que en muchos casos son menores al 1%. La nueva “fiebre del
oro” de Centroamérica proporciona sí una veta económica a la región, con pingües beneficios a los inversionistas
extranjeros, pero con pocas ganancias a los países de la región, y la perpetuación de una estructura productiva
dependiente. Estructura que a la larga reproduce la brecha social existente y agudiza el deterioro de los recursos
naturales.
Como puede observarse, los países centroamericanos no pueden ser clasificados en la actualidad como países
mineros puesto que la participación del sector en el PIB nacional es tan baja que en ninguno de ellos alcanza
siquiera el 2%. Los países latinoamericanos considerados como potencias mineras son por ejemplo, Chile
(19.5% en el PIB), Brasil (15.6% en el PIB), Argentina (19.6% en el PIB). Sin embargo, en algunos países como
Guatemala, en los últimos 15 años el sector minero mostró el crecimiento más dinámico. Mientras el PIB creció
el 3.4% en promedio anual en este período, el sector minero lo hizo en un 8.6% (R.Gómez, 1)
Gráfico 11.1
Centroamérica: participación de la minería en el PIB
(año 2004, en millones de dólares, precios constantes 2000)

1.60 1.52

1.40
1.20 1.02
1.00 0.85
0.80
0.60 0.50
0.38
0.40
0.15
0.20
0.00
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá

Fuente: elaboración propia en base a CEPAL, 2005

Cap. 11. La minería - pág. 167


Gráfico 11.2
Centroamérica: participación de los minerales en la exportaciones
(años 1990, 2000 y 2004) (en porcentaje)
7.00

6.00

5.00

4.00

3.00

2.00

1.00

0.00
Costa Rica El Guatemala Honduras Nicaragua Panama
Salvador

1990 2000 2004


Fuente: elaboración propia en base a Banco Mundial 2006
Las nuevas inversiones mineras en el istmo centroamericano son ya algo visibles en la composición de las
exportaciones, y en su evolución entre 1990 y el año 2004. Todos los países presentan un crecimiento en el
porcentaje del sector minero en las exportaciones totales, aunque Honduras se muestra como el país más
esencialmente minero de la región. 1

2. LA MINERÍA EN NICARAGUA
Introducción
La explotación del oro y la plata se ha llevado a cabo en Nicaragua desde antes de la conquista y colonia;
durante el período colonial se explotaron algunas minas en Nueva Segovia. Pero la verdadera explotación minera
se inició en Nicaragua con la llamada “Fiebre del Oro” en el siglo XIX cuando se descubrieron depósitos
auríferos en la Libertad y Bonanza, aunque el auge no llegó hasta 1930 con la apertura de los distritos mineros
de Siuna, Rosita, El Limón, Topacio y La Reyna. En la década de 1940 la minería tuvo mucha importancia en el
país, puesto que llegó a representar el 60% del total de las exportaciones. Nicaragua era en esos años un
importante productor de oro en el mundo, ocupaba el puesto 14 mundial y llegaba a producir cifras superiores a
las 200,000 onzas troy promedio por año (MIFIC 2001, 1). Esa “fiebre” extractiva del oro perduraba todavía en
1961, cuando Nicaragua con 226,000 onzas troy figuraba entre los primeros productores de oro del continente
americano, por detrás de Canadá. Estados Unidos, Colombia y Méjico.
Además del oro Nicaragua ha sido productora de plata (hasta 500 mil onzas troy en 1962), de cobre, plomo, zinc
y otros minerales como yeso, carbonato cálcico, bentonita, y materiales para la construcción.2
En los años setenta se inició un fuerte descenso en la producción de oro y plata agravado en los años ochenta
hasta llegar a tan sólo 30 mil onzas troy anuales. A partir de los años noventa hasta la actualidad, la producción
de oro, y en menor medida de plata, acusó una considerable aceleración, propiciada por los esfuerzos que los
sucesivos gobiernos hicieron en la promoción de dicha industria, hasta situarse entre los primeros productos de
exportación.

1
Sin embargo, hay que hacer una advertencia: la información estadística que nos ofrecen los organismos internacionales es
muy poco fiable, cuando menos en relación a las cifras que aporta para Nicaragua. Como veremos a posteriori, la
participación de los minerales en las exportaciones es sustancialmente más alta en las estadísticas nacionales que las
ofrecidas por el Banco Mundial. Sin embargo, creemos interesante incluirlas.para tener una visión de conjunto de Nicaragua
dentro de la región centroamericana .
2
En el capítulo dedicado a los Recursos Naturales se hace una relación detallada del potencial minero y de las reservas que
tiene el país, con toda la problemática que su explotación conlleva.

Cap. 11. La minería - pág. 168


Las reservas geológicas de oro estimadas hasta 2004 son de 107,413,843 toneladas de mineral que representan
un total de 208,327.70 kilogramos troy de oro3. Tal como se indicaba en el capítulo 2 dedicado a los Recursos
Naturales, no todas las minas tienen ni el mismo volumen en toneladas, ni sus reservas tienen la misma ley en
oro. Así por ejemplo, mientras la mina La India con 1.8 millones de toneladas posee una reserva de 16,836.70
Kg. Troy de oro, la Coco Mina sólo posee una reserva de 14,059.10 Kg. troy de oro cuando su volumen en
toneladas es muy superior: 11.3 millones de toneladas. Las minas con mejores leyes son: Rosita (11.79 g/T), La
India (8.9 g/T) y Santo Domingo con 7.75 g/T. Las minas que en la actualidad son laboradas son: El Limón
(León), La Libertad (Chontales), Bonanza (RAAN), Santo Domingo (Chontales) y Somotillo (Chinandega)
(Luna, 2004, 1)
Gráfico 11.3
Nicaragua: Valor y volumen de las exportaciones de oro
Años 1960 – 2005 (valor en millones de dólares)
(volumen en miles de onzas troy)

250

200

150

100

50

0
60

63

66

69

72

75

78

81

84

87

90

93

96

99

02

05
19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

20

20
valor exp. volumen exp

Fuente: elaboración propia en base a BCN a) BCN d)


Gráfico 11.4
Nicaragua: Volumen exportaciones oro y plata
Años 1960 a 2005 (en miles onzas troy)
700

600

500

400

300

200

100

0
60

63

66

69

72

75

78

81

84

87

90

93

96

99

02

05
19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

20

20

Oro Plata

Fuente: elaboración propia en base a BCN a) y BCN d)

3
Para efectos de cálculo se ha considerado 1 Onza troy = 31.1035 gramos de oro, un Kg troy = 32.15 troy de oro.

Cap. 11. La minería - pág. 169


En 2004 la minería contribuyó con el 1.2 por ciento al PIB de Nicaragua y generó 3,310 empleos formales (0.3
por ciento de la fuerza de trabajo) (cuadro 11.1). Nicaragua exporta solamente oro y plata; la minería no metálica
está destinada para el consumo nacional y para la construcción (calizas, basalto o piedra antera y arenas). El oro
es el principal producto de exportación minero y en 2005 sus exportaciones ascendieron a 42.5 millones de
dólares (alrededor del 6% de las exportaciones de mercancías). En 2005 se exportó plata en bruto por 0.6
millones de dólares.
Cuadro 11.1
Nicaragua: Valor agregado, empleo formal generado y pagos de derechos mineros
Años 1999 - 2004
1999-
a
Unidad de 1999 2000 2001 2002 2003 2004 04
Concepto
medida (%)
Millones de
Explotación de
córdobas 272.0 369.4 584.7 603.3 585.7 736.2 170.7
minas y canteras
corrientes
% valor agregado A precios
0.62 0.74 1.06 1.05 0.93 1.01 62.9
minería al PIB corrientes
A precios
% valor agregado
constantes de 1.25 1.02 1.12 1.18 1.05 1.20 -4.0
minería al PIB
1994
Puestos de
Empleo formal .. 2750 2950 3006 3268 3310 20.4b
trabajo
Pagos de derechos Miles de dólares b
.. 1060.4 1358.9 1414.9 1297.6 2572.1 142.6
mineros EE.UU.

Fuente: OEA, 2006, 72


Sin embargo, según los objetivos propuestos por el Plan Nacional de Desarrollo, todavía el país no ha alcanzado
las metas propuestas, ni en el monto de las exportaciones (42.5 millones de dólares sobre 50 millones previstos),
ni en el porcentaje del PIB (1.2 % sobre 2.6 por ciento), pero sí en cuanto a recaudación fiscal (2.57 millones de
dólares sobre 2.3 millones previstos), la cual incluso ya se ha sobrepasado en el año 2004.
Actividad minera en la actualidad
A partir de los años noventa, con la ya descrita nueva “fiebre del oro” que recorrió el istmo centroamericano,
también Nicaragua emprendió una campaña de promoción de la minería por medio de condiciones ventajosas
que facilitaran nuevas inversiones en el sector. Se entregaron concesiones de exploración y explotación a
empresas extranjeras y nacionales en casi todo el país, bajo la “Ley Especial sobre la Exploración y Explotación
de Minas y Canteras” Decreto n° 1067, del año 1965.
En el año 2001, mediante la Ley n° 387, Ley Especial sobre Exploración y Explotación de Minas que derogaba
la legislación anterior , y su reglamento de 2002 se establecía el marco jurídico para el uso racional de los
recursos minerales. Según dicha ley, MARENA4 otorga concesiones mineras sobre la base de un lote minero,
con un área máxima de 50,000 hectáreas y por períodos de 25 años prorrogables.
Como en los demás países centroamericanos, con la finalidad de atraer inversionistas al sector, la Ley N° 387
prevé incentivos a la inversión nacional y extranjera en forma de exoneración de impuestos para insumos,
maquinarias y demás efectos que utilicen los concesionarios, siempre y cuando tengan relación directa con las
actividades de la concesión minera, y también exoneración del impuesto Específico de Consumo (IEC) y el de
Valor Agregado (IVA) A su vez, los beneficiarios de las concesiones mineras están sujetos a cumplimiento de
obligaciones, entre ellas el pago por derechos de vigencia o superficiales5, y el pago por derecho de extracción o
regalías. Deben cumplir normas ambientales, de higiene y de seguridad laboral y responsabilidad social.

4
Según el artículo 102 de la constitución los recursos naturales son patrimonio nacional. La preservación del ambiente y la
conservación, desarrollo y explotación racional de los recursos naturales corresponden al Estado.
5
El pago de derecho de vigencia o superficie difiere según los años de explotación, desde US$ 0.25 /ha el primer año hasta
US$ 8/ha el décimo año, y a partir del décimo primer año US$ 12/ha. En caunto al derecho de extracción o regalía

Cap. 11. La minería - pág. 170


Sin embargo, el pago por derechos de vigencia o superficiales y el de extracción no se realiza directamente a los
municipios afectados sino a través del ministerio de Hacienda y Crédito Público, el cual distribuye lo recaudado
de la siguiente manera: 35% a los Municipios, 20 % al Consejo Regional, 30% al Tesoro Nacional y 5% al
Fondo de Desarrollo Minero (Centro Humboldt 2004, 70).
Con la campaña de promoción minera se logró atraer capital de inversionistas extranjeros, orientado a la
explotación minera y la introducción de nuevas tecnologías de procesamiento. Así, entre 1992 y 2004 se
otorgaron 169 concesiones, que abarcaron el 11.1 por ciento de la superficie del país. Otro 15.4 por ciento estaba
en trámite de solicitud, y el 30.7 por ciento de la superficie del país se encontraba en áreas protegidas. Hasta
junio de 2005 las concesiones mineras solicitadas equivalían a 2,063,071.89 has., representando el 15.87 % del
área total del país (Alfaro, Ortiz 1). Entre las principales empresas que obtuvieron importantes concesiones de
explotación en el año 2004, se encuentran las siguientes:
Empresa de Desarrollo Minero de Nicaragua (DESMINIC)
La Libertad 9,855 has
Sto. Domingo 1,095 has
Empresa HEMCO DE NICARAGUA S.A
Bonanza 12,269 has
Rosita 3,500 has
Siuna 1,200 has
Otros 2,400 has
Empresa IBEROAMERICANA DE MINAS S.A.
Villanueva 3,690 has
Empresa TRITON MINERA
El Sauce, Villanueva
S. Juan de Limay 68,250 has
Cooperativa de PEQUEÑOS MINEROS DE SANTO DOMINGO
Sto. Domingo 650 has.
Fuente: Centro Humboldt 33
Gráfico 11.5
Nicaragua: Valor agregado sector minero
1960 – 2005 (en millones de córdobas constantes)
800

700

600

500

400

300

200

100

0
1960 1970 1980 1990 1995 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Fuente: Elaboración propia en base a BCN a) y BCN 2002 y BCN 2005

Las nuevas tecnologías de procesamiento que todas las plantas procesadoras de oro están aplicando en la
actualidad mediante el sistema de presa de colas y el reciclaje de la fase líquida, hace que sean más eficientes y
rentables las operaciones de beneficio del metal aurífero. Esto además repercute en el consumo de cianuro y cal,

se calculó un tres por ciento para todos los minerales.

Cap. 11. La minería - pág. 171


ya que se logra recuperar algunos niveles de concentración de esos reactivos químicos que antes eran vertidos de
forma directa al medio ambiente (Marena 2003, 92).
Sin embargo, en los últimos tiempos se han escuchado repetidos clamores de contaminación en algunos ríos que
reciben residuos industriales de los planteles de las minas, como por ejemplo el río Mico que recibe los residuos
de las minas manejadas por DESMINIC en La Libertad y Sto. Domingo6.
El acelerado proceso de otorgamiento de concesiones por parte del Gobierno Nacional en este sector puede
relacionarse asimismo al cumplimiento de las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo. Como
resultado de cambios tecnológicos y las nuevas inversiones a partir de 1995 la producción minera presenta una
tendencia creciente que, con algunos altibajos, se mantiene hasta hoy.
Gráfico 11.6
Participación del sector minero en el PIB
(1960 – 2005) en porcentaje
7.00

6.00

5.00

4.00

3.00

2.00

1.00

0.00
60

70

80

90

95

99

00

01

02

03

04

05
19

19

19

19

19

19

20

20

20

20

20

20
Fuente: elaboración propia, en base a BCN a) y BCN 2002 y 2005
Si bien el sector minero recuperó unos valores productivos bastante aceptables en los últimos años, su valor
agregado al Producto Nacional Bruto de Nicaragua no es todavía muy relevante: 1.07% en el año 2005, cuando
en el mismo año la Silvicultura representaba un 1.25% y la Pesca un 1.48%. Sin embargo, hay que tener en
cuenta que en años recientes llegó a conseguir una participación en el PIB del 1.53 % (año 2002), y además, las
composición del Producto Interior Bruto de Nicaragua de los últimos años ha mostrado un mayor ritmo de
crecimiento que el del sector minero
En relación a los ingresos tributarios del sector minero percibidos por el Estado, tal como puede observarse en el
cuadro 11.5, han ido en aumento en los últimos cinco años, con un crecimiento del 142.6% entre el año 2000 y el
2004. Así, de 1,060.4 miles de dólares percibidos en el año 2000 se pasó a 2,572.1 miles de dólares en 2004. De
la recaudación que el Estado recibe deben realizarse las transferencias correspondientes a las Regiones
Autónomas y Gobiernos Municipales, de acuerdo al canon establecido por la Ley. Y según información
disponible, de la recaudación percibida por el gobierno correspondiente a los años 2002-2003, tan sólo se retornó
un 39% a las Regiones Autónomas y Gobiernos Municipales7, cuando según la Ley, la parte de derechos mineros
que les corresponde asciende a 35% (Municipios) y 20% Consejos Regionales). Ello causa malestar en los
municipios y regiones afectadas debido a que las explotaciones mineras conllevan un buen número de problemas
a los cuales deben dar algún tipo de solución.
Producción metálica
La producción metálica experimentó un considerable crecimiento a partir de los últimos años de la década del
noventa, pero dicha tendencia se afianzó con la Ley 387, del año 2001, “Ley Especial sobre Exploración y

6
El impacto ambiental que produce el sector minero será tratado más adelante.
7
El total recaudado de los años 2002-2003 ascendía a 39,994,138.42 córdobas y se transfirieron a las Regiones Autónomas
y Gobiernos Municipales 15,543,150.21 córdobas (Centro Humboldt 29, citando datos del MIFIC)

Cap. 11. La minería - pág. 172


Explotación de minas” y por el incremento en los precios del oro, producto del Acuerdo de Washington de 1999,
que limita las ventas de reservas de los bancos centrales de los países signatarios, estimuló también la
producción de este metal, actividad que en Nicaragua concentra el 97.1 por ciento de la minería metálica y el
90.3 por ciento del peso económico del sector minero.
De los últimos seis años, entre 2000 y 2005, destacan las 145,700 onzas troy de oro del año 2002, y las 96,400
onzas troy de plata de 2005. Los mayores índices de producción de oro y plata proceden normalmente de la
empresa Triton Minera y Hemconic (ver cuadro 11.3) la primera ubicada en el occidente del país, y la segunda
en el triángulo minero. También la empresa Desminic mantiene una producción aceptable de oro y menor en
plata.
Cuadro 11.2
Nicaragua: Minería, volumen de producción
2000 - 2005

Oro Plata Valor


Miles onzas Miles onzas agregado
troy troy minero
2000 118.0 51.1 331
2001 123.5 81.4 347
2002 145.7 83.0 405
2003 110.6 65.7 295
2004 138.7 94.8 353
2005 118.1 96.4 336

Nota: Valor agregado años 2000 a 2002, millones de córdobas de 1980;


años 2003 a 2005, millones de córdobas de 1994
Fuente: BCN 2002, y 2005
Normalmente se tiende a olvidar la importancia de la pequeña minería (broceros y güiriseros) aunque
últimamente esta percepción ha venido cambiando debido al desarrollo de la misma dentro del mercado
nacional.
Cuadro 11.3 y Gráfico 11.7
Nicaragua: Producción metálica año 2003
(onzas troy)
50,000
45,000
40,000
Oro Plata 35,000

DESMINIC 23,994 12,545 30,000


25,000
TRITON MINERA 45,427 23,023
20,000
HEMCONIC 26,973 29,811
15,000
IBEROMINAS 298 216
10,000
OTROS 13,887
5,000
TOTAL 110,579 65,595
0
s
as
a
ic

tro
ni
er
in

in
co
in
m

O
m
m
es

em

o
er
n
D

H
ito

Ib
Tr

oro plata
Fuente: MIFIC, Adgeo 2003

Cap. 11. La minería - pág. 173


Según indica el Informe 2003 de Marena, la producción de oro del sector Pequeño Minero supera las 4,895
onzas troy y el 29% de la producción industrial de oro reportada durante 1999. Del total de oro producido por la
Pequeña Minería, el 70% es comercializado en el exterior y solamente el 30% restante a nivel nacional (Marena
2003,91).
Gráfico 11.8
Evolución del precio del oro
1960 – 2005 (dólares/onza troy)
600.0

500.0

400.0

300.0

200.0

100.0

0.0
60

65

70

75

80

85

90

95

00

01

02

03

04

05
19

19

19

19

19

19

19

19

20

20

20

20

20

20
Fuente: elaboración propia en base a BCN a) y BCN 2002 y 2005

Exportaciones
Cuadro 11.4 y Gráfico 11.9
Nicaragua: Volumen exportado de oro y plata
Años 1990 – 2005 (miles onzas troy)
Oro Plata 400
1990 36.7 10 350
1991 28.3 0.0
1992 0.0 0.0 300
1993 62.6 336.7 250
1994 10.8 1.5
200
1995 27.7 25.9
1996 17.7 0.3 150
1997 25.2 9.2
100
1998 110.5 65.3
1999 142.2 46.7 50
2000 105.0 53.5
0
2001 106.0 81.0
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005

2002 114.0 71.2


2003 96.2 64.3
2004 118.9 90.3 oro plata
2005 102.4 96.8

Fuente: Elaboración propia en base a BCN 2002 y BCN 2005

Cap. 11. La minería - pág. 174


Cuadro 11.5 y Gráfico 11.10
Nicaragua: Valor exportaciones oro y plata
Años 1990 – 2005 (millones de dólares)
50
Oro Plata
1990 14.1 0 45
1991 10.2 0 40
1992 0 0 35
1993 26.1 1.3
30
1994 4.2 0
1995 10.5 0.2 25
1996 6.8 0 20
1997 7.5 0 15
1998 32.2 0.4
10
1999 30.2 0.2
2000 29.2 0.2 5
2001 29.8 0.3 0
2002 35.1 0.3
19 0
19 1
19 2
19 3
19 4
19 5
96

19 7
19 8
20 9
20 0
20 1
20 2
20 3
04
05
9
9
9
9
9
9

9
9
9
0
0
0
0
2003 35.0 0.3
19

19

20
2004 45.2 0.6
2005 42.5 0.7 oro Serie2

Fuente: Elaboración propia en base a BCN 2002 y BCN 2005


Cuadro 11.6
Precio del oro y la plata (1990 – 2005)
(Dólares /onza troy)
Oro Plata
1990 384.2 0
1991 360.4 0
1992 0
1993 416.9 3.86
1994 388.9 0.00
1995 379.1 7.72
1996 384.2 0.00
1997 297.6 0.00
1998 291.4 6.13
1999 212.4 4.28
2000 278.1 3.74
2001 281.1 3.70
2002 307.9 4.21
2003 363.8 4.67
2004 380.2 6.64
2005 415.0 7.23

Fuente: elaboración propia en base a BCN 2002 y BCN 2005


Las exportaciones de oro iniciaron una tendencia alcista a partir de los últimos años de la década de los noventa
(año 1998 se exportaron 110.5 miles de onzas troy, con un crecimiento del 338% respecto al año anterior); con
algunos altos y bajos van manteniéndose a buen ritmo, con cantidades que normalmente sobrepasan las cien mil
onzas troy. En el año 1999 se consiguió el mayor volumen exportado (142.2 mil onzas troy), aunque, dado el
menor precio del oro (212.4 dólares la onza troy) el valor de las exportaciones de este rubro no fue tan

Cap. 11. La minería - pág. 175


significativo: 30.2 millones de dólares. La última cifra correspondiente al año 2005 nos señala que el volumen de
las exportaciones de oro fue de 102.4 mil onzas troy, y un valor exportado de 42.5 millones de dólares.
En cuanto a las exportaciones de plata también en el mismo año 1998 se inició un crecimiento considerable,
pasando de 9,2 mil onzas troy en 1997 a 65.3 mil onzas troy al año siguiente. Los volúmenes exportados han
mostrado una clara tendencia alcista, hasta llegar en el año 2005 a 96.8 mil onzas troy, y un valor de 700,000
dólares. Sin embargo, analizando la producción de plata de estos años noventa y lo que va de siglo, nada tiene
que ver con las grandes cantidades producidas y recién retomó el oro, posiblemente a causa del favorable precio
internacional del mismo.
Las exportaciones de oro y plata han ocupado en los últimos años un puesto relevante entre las exportaciones del
país, entre los cinco primeros puestos, siempre por detrás del café y la carne, y compitiendo con la langosta y el
camarón los cuartos o quintos lugares. Los años en que las exportaciones metálicas quedaron mejor posicionadas
fueron 2003 y 2004, con 36.6 y 47.5 millones de dólares respectivamente. En el año 2005, las exportaciones de
oro y plata representaron el 5.2% del total de las exportaciones del país.
Cuadro 11.7
Nicaragua: Ubicación de las exportaciones metálicas
entre las primeras del país (2001 – 2005, en millones de dólares)
2001 2002 2003 2004 2005
Oro y plata 30.2 35.4 36.6 47.5 44.7
Café 103.2 73.6 85.5 126.8 124.2
Carne 65.6 78.1 83.9 110.4 119.0
Camarón 38.3 34.3 33.0 37.2 33.5
Langosta 38.1 41.3 36.1 43.3 48.6
Azúcar 60.3

Fuente: elaboración propia en base a BCN 2002 y 2005

Producción no metálica
La producción no metálica corre a cargo de unas cincuenta empresas, con un área de explotación de 29,767.58
has y una de exploración de 13,070 has. Aunque Nicaragua dispone de muchas reservas en este sector, reduce
mayoritariamente su explotación a productos relacionados con la construcción, como la piedra cantera, la arena,
el hormigón, el yeso, etc. .
Cuadro 11.8
Nicaragua: Producción no metálica
2000 – 2003 (en miles)
(miles) 2000 2001 2002 2003
Arena m3 535.6 401.4 300 399.9
Piedra Caliza m3 261.3 231.2 265.9 290.0
Hormigón m3 8.2 6.3 9.0 4.4
Material Selecto m3 6.4 6.8 7.3 6.1
Cal química qq 30.0 30.6 31.5 31.1
Cal viva qq 10.6 11.1 11.7 0
Carbonato de calcio qq 45.7 13.8 14.5 24.7
Yeso Tm 28.2 34.4 36.4 30.6
Piedra Cantera Unidad 4688.9 5638.7 5920.7 5318
Fuente: elaboración propia en base a BCN 2002 y MIFIC, Adgeo 2003
En el año 2002, la producción minera no metálica aportó al Producto Interior Bruto la cantidad de 129.33
millones de córdobas y en el año 2003 aumentó su contribución con la cantidad de 187.99 millones de córdobas,
un incremento del 20.1 %. Su aportación al PIB nacional ha sido para esos años por término medio de 0.35%.

Cap. 11. La minería - pág. 176


Uno de los problemas que afecta a la explotación de minerales no metálicos es el de la competencia desleal que
practican productores artesanales que no están incorporados al sistema tributario minero.
En los últimos años la minería no metálica, con determinados altos y bajos, ha experimentado una producción
bastante sostenida, y ello se debe al dinamismo de la construcción privada, que se centra en el desarrollo de
importantes y numerosos complejos habitacionales, comerciales e industriales.
Gráfico 11.11
Nicaragua: Volumen de producción de minería no metálica
Años 2000 a 2003 (en miles)

Hormigón y Material selecto (m3) Arena Y piedra caliza (m3)

10
600
9
8 500
7
6 400
5
300
4
3 200
2
1 100
0
0
2000 2001 2002 2003
2000 2001 2002 2003

hormigón material selec arena piedra caliza

Cal química, Cal viva y Carbonato


cálcico (qq)
Piedra Cantera (unidades)
50
45 7000

40 6000
35
5000
30
4000
25
20 3000
15
2000
10
1000
5
0 0
2000 2001 2002 2003 2000 2001 2002 2003

cal química cal viva carbonato calc

Fuente: Elaboración propia en base a BCN 2002, 2005 y MIFIC, Adgeo 2003

Impactos ambientales
Es indudable que la explotación minera de Nicaragua a lo largo de los últimos cien años ha provocado impactos
ambientales con consecuencias irreversibles. Y ello se ve agravado, como en muchos otros países en vías de
desarrollo, por la ausencia de una Estrategia Ambiental que no se ha definido en un marco legal, ni en el soporte
institucional para hacer frente a esta problemática.

Cap. 11. La minería - pág. 177


La minería utiliza cianuro y otros elementos altamente tóxicos y contaminantes que han llegado a afectar a
cuerpos de agua, suelos y fauna, considerándose la zona de las minas como el segundo problema crítico de
contaminación a nivel nacional, después del Lago Xolotlán (Marena 2003). Aunque las nuevas concesiones de
explotación minera conllevan nuevas tecnologías de procesamiento menos dañinas, y compromisos con el Medio
Ambiente, todavía hay mucha actividad minera a cielo abierto con la correspondiente liberación a la atmósfera
de partículas contaminantes. Y todavía la minería artesanal, con su rústica tecnología para el procesamiento y
extracción del oro, usa sustancias contaminantes que producen fuerte impacto, tanto en el entorno ambiental
como en la calidad de vida de todas las personas involucradas en dicha actividad.
Como indica el Centro Humboldt, entre los impactos ambientales potenciales la minería genera la contaminación
de las aguas superficiales, con la correspondiente pérdida y /o disminución del hábitat y la vida acuática, de la
flora y la fauna (debido a su ubicación río abajo), con la pérdida de ganado bovino, equino y de aves de corral, la
pérdida de cultivos (por uso de agua contaminada para el riego), cambio de geomorfología del terreno, entre
otros. Asimismo la minería afecta al ser humano, debido a la generación de enfermedades relacionadas con el
uso y consumo de agua contaminada con desechos mineros.
En Nicaragua, la Ley Especial sobre exploración y Explotación de Minas (Ley nª 387), elaborada de acuerdo a la
experiencia de algunos países de Latinoamérica, incorpora elementos relacionados con la Protección del Medio
Ambiente. Pero además en el país, existen diferentes mecanismos legales relacionados con la Protección del
Medio Ambiente: La Ley General del Medio Ambiente, la Norma de Descarga de Vertidos, Reglamentación de
Estudios de Impacto Ambiental y el Reglamento de Areas Protegidas. Existe sí la reglamentación, pero ¿y su
cumplimiento?

Capítulo 12. LA INDUSTRIA

1. LA INDUSTRIA EN CENTROAMÉRICA

La industria en Centroamérica se encuentra en una etapa de transición y de cambio. Las políticas


macroeconómicas han cambiado sustancialmente, desde la época de su empuje industrializador de mitad del
siglo pasado, cuya industria estaba centrada en la sustitución de importaciones. Tal como indica la CEPAL:
Cuadro 12.1
Centroamérica: Grado de industrialización (PIM/PIB)
Años 1994 – 2004 (en porcentajes)
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004
Centroamérica 17,0 17,0 16,9 17,2 17,4 18,4 18,1 17,5 17,6 17,8 17,6
Costa Rica 19,9 19,9 19,9 20,3 20,9 24,1 23,0 20,7 20,8 21,3 20,7
El Salvador 21,2 21,3 21,3 22,1 22,7 22,8 23,3 23,8 24,0 24,1 23,9
Guatemala 11,9 11,7 11,6 11,4 11,2 11,1 10,9 10,8 10,6 10,5 10,4
Honduras 17,1 17,3 17,6 17,8 17,8 18,5 18,5 19,0 19,2 19,2 19,1
Nicaragua 16,6 16,7 16,9 17,5 16,8 16,5 16,8 17,4 17,5 17,5 17,7
Fuente: CEPAL , Estrategias 2000, Istmo 2004 e Istmo 2006
De una política de desarrollo basada en el crecimiento interno se transita hacia otra en que se pretende que las
exportaciones sean el motor del crecimiento. De un mercado protegido se ha pasado a uno bastante abierto, de un
sistema crediticio con instrumento específicos para la actividad productiva a uno más restrictivo, y de un sistema
de incentivos amplios a uno donde los principales estímulos debieran provenir de cambios en la estructura de los
precios relativos con base en los mercados (CEPAL, Estrategias, 2000).

Cap. 12. La industria – pág. 178


Gráfico 12.1
Centroamérica: Producto Interno Manufacturero
(PIM), 1989-2004 (millones dólares de 1995)
4000

3500

3000

2500

2000

1500

1000

500

0
1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua

Fuente: CEPAL, Estrategias 2000, Istmo, 2004 e Istmo 2006


Los incentivos tradicionales se han transformado en medidas de apoyo a las empresas exportadoras y la mayoría
de políticas se dirigen a las empresas instaladas en zonas francas industriales de exportación. Extremo que ha
propiciado el aprovechamiento por parte de los empresarios manufactureros quienes en algunos casos incluso
han procedido a trasladar sus empresas donde las políticas les resultaban más beneficiosas.
Sin embargo, ante la nueva situación macroeconómica y sus inevitables políticas de ajuste, y ante la gran
cantidad de instrumentos y mecanismos utilizados por los gobiernos para atraer inversiones industriales en sus
países –zonas francas y programas de maquila, exoneraciones múltiples tanto en derechos de importación como
también en otros impuestos- el desarrollo industrial de la región y su aumento de capacidad exportadora,
acompañado de su aumento en la generación de empleo, no parece caminar por el sendero de la competitividad y
la sustentabilidad a mediano y largo plazo, debido principalmente a su incapacidad por vincular las actividades
exportadoras industriales con el resto de las empresas de la región.
Gráfico 12.2
Centroamérica: Importancia de la maquila y zonas francas
en el Producto Manufacturero (PIM) 2004 (en porcentajes)
70 66.4

60

50

40

30
25.3 25.1 25.2

19.3
20
14.6

10

0
Centroamérica Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua

Fuente: elaboración propia en base a CEPAL, Istmo 2006

Cap. 12. La industria – pág. 179


Gráfico 12.3
Centroamérica: Indicadores seleccionados del sector manufacturero
Años 2000-2004 (en porcentajes)
90

80 76.2
73.8

70

60 57.2

50 44.3

40 37.2

30 23.8
21.3 20.5 19 17.4
20 14.3 15.7
10.7 12.5
10

0
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua

% Export.manufact/exp.totales % PIM sobre PIB % empleo manufact/empleo total

Nota: Las exportaciones manufactureras incluyen maquila y zonas francas


Fuente: CEPAL, Istmo 2006
Gráfico 12.4
Centroamérica: Participación de la maquila y zonas francas en
las Exportaciones manufactureras. Año 2004 (en porcentajes)
6000

5000

4000

3000

2000

1000

0
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua

exp.manuf.totales exp.maquila

Fuente: CEPAL, Istmo 2006

1 Las cifras que ofrece CEPAL, Istmo 2006, no concuerdan con las que disponemos de Nicaragua ofrecidas por el Banco Central, (BCN Informa
anual 2005). Según éstas las exportaciones manufactureras de Nicaragua del año 2004 ascendieron a 840 millones de dólares, de las cuales 491
millones correspondían a la mauiqla, o sea un 58.4% muy distante del 97% que reseña la CEPAL:

Cap. 12. La industria – pág. 180


2. LA INDUSTRIA EN NICARAGUA

Con la entrada del nuevo siglo la industria nicaragüense –y también por supuesto toda la economía- se vieron
modificadas por diversos acontecimientos, de orden internacional, regional o nacional. En primer lugar la
entrada de China Continental en la OMC obliga a mejorar la competitividad y el clima de negocios de Nicaragua
en su entorno productivo y comercial. La firma en mayo de 2005 del tratado de Libre Comercio entre
Centroamérica y República Dominicana con Estados Unidos (CAFTA-DR), con aplicación a partir de 1 de abril
de 2006, y el desarrollo de la Unión Aduanera para Centroamérica, representan un fuerte reto a las empresas del
país para mejorar su calidad y su productividad y su competitividad.
En el ámbito nacional, el Plan Nacional de Desarrollo, con sus propuestas de nuevas políticas industriales
relacionadas con la estrategia de clusters; un nuevo tratado suscrito con Taiwán, la nueva Ley de Equidad
Fiscal, así como el Nuevo Código Tributario han perfilado un nuevo entorno a la economía nacional.
Cuadro 12.2
Producto Interior Manufacturero Nicaragua-Centroamérica
Años 2000 – 2004 (en millones de dólares de 1995)

2000 2002 2004


Costa Rica 3410.5 3206.4 3538.5
El Salvador 2562.3 2743.8 2840.1
Guatemala 1945.8 1983.1 2036.6
Honduras 857.8 936.4 1011.6
Nicaragua 682.3 739.2 804.6
Fuente: CEPAL, Istmo 2006
Gráfico 12.5
Crecimiento exportaciones manufactureras (con maquila y zonas francas)
Años 2000-2004 (en porcentajes)
140.0
115.4
120.0

100.0
77.6
80.0
60.0
40.6
40.0 24.5
20.0 8.6
0.0
Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua

Fuente: CEPAL, Istmo 2006


La política económica industrial seguida en los últimos años se ha concentrado en los siguientes puntos:
• Atracción de inversiones extranjeras directas (IED ) bajo régimen de zonas francas
• Apoyo a pequeñas y medianas empresas en 9 conglomerados a través del Proyecto Nacional de
Competitividad
• Simplificación de trámites a través de la Ventanilla Única de Inversiones del MIFIC
• Introducción de medidas para elevar el estándar de productos en sectores de la manufactura.
Sin embargo, el apoyo a las PYME’s que en realidad representan un elevado porcentaje de la industria nacional
(más de un 50%) se está demostrando insuficiente; ellas consiguen un considerable aporte en términos de
productividad, empleo e ingreso, pero por su débil orientación externa y su limitada capacidad de fortalecer con
recursos propios su capacidad competitiva, se perfilan como una organización sectorial muy vulnerable en el

Cap. 12. La industria – pág. 181


nuevo clima de negocios y en la nueva orientación para la exportación que se están configurando en el país.
Buena prueba de ello es su alta mortalidad.
Si comparamos el desarrollo industrial de Nicaragua con el de los demás países de la región, comprobaremos
que a pesar del crecimiento experimentado en los últimos años todavía en el año 2004, Costa Rica tenía un
Producto Interno Manufacturero (PIM) más de cuatro veces superior al de Nicaragua, El Salvador 3.5,
Guatemala 2.5 y Honduras 1.25 veces mayor (ver cuadro 12.2 y también gráfico 12.1).
Sin embargo, la tasa de crecimiento del Producto Interior Manufacturero del quinquenio 2000-2005 , incluyendo
la maquila, es la más alta del istmo, 4.64 % frente a 0.14% de Costa Rica , o 1.30% de Honduras.
Este considerable crecimiento tiene su correlato en el crecimiento experimentado en las exportaciones
manufactureras (con maquila incluida). Aunque en números absolutos es el país con menor volumen de
exportaciones manufactureras (614 millones de dólares frente a los 4,829 de Costa Rica, o a los 1,102 de
Honduras) es el que en los últimos años ha experimentado un mayor crecimiento en sus exportaciones: 115%
frente al 24.5% de Honduras o al 8.6% de Costa Rica (ver gráfico 12.5). Y ello se debe a la considerable
expansión de las zonas francas.
Situación de la industria en la actualidad
Analizando las estadísticas de la producción manufacturera de la última década puede comprobarse fácilmente
(ver gráfico 12.6) que en el último quinquenio en Nicaragua se ha dado un considerable crecimiento en la
producción manufacturera, aunque la importancia de su participación en el PIB (grado de industrialización) más
bien descendió en los últimos años. De 22.2% en 1990 se pasó a 16.5 % en 2005 (Informes BCN) (ver gráfico
12.7). Ello es debido, no tanto a un retroceso del valor agregado manufacturero, sino más bien a una mayor
participación en el PIB del sector terciario o servicios: comercio, hoteles y restaurantes, transporte y
comunicaciones, actividades financieras, de la vivienda, etc.
Según un análisis realizado por el MIFIC (Propuesta de una política industrial en Nicaragua, III borrador,
2006) Nicaragua obtuvo en los últimos años algunos logros en el sector industrial, los cuales darían cuenta de la
tendencia de crecimiento observada, entre los que cabe destacar: a) el fortalecimiento del tejido empresarial de
las Mipymes, y como consecuencia de ello, un mayor empoderamiento y una mejor organización de sus bases,
especialmente en los territorios; b) la apertura externa, que ha contribuido a identificar nuevos retos para una
contrapartida productiva; c) se avanzó en la generación de empleo, y d) se consiguió una mayor confianza en los
inversionistas. Todo lo cual ha llevado a un status favorable para un mejor clima de negocios.
Gráfico 12.6
Nicaragua: Evolución de la Producción Manufacturera
Años 1994 – 2005 (millones de córdobas de 1994)
7000

6000

5000

4000

3000

2000

1000

0
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2002 2003 2004 2005
Fuente: para años 1994 a 2000: BCN, Componentes de la Producción y el Ingreso,
para el resto: BCN Informes anual

Cap. 12. La industria – pág. 182


Gráfico 12.7
Nicaragua: Grado de Industrialización(PIM/PIB)
1980 – 2005 (en porcentajes)
30

25

20

15

10

0
1980 1990 1997 1998 1999 2000 2003 2004 2005

Fuente: elaboración propia en base a CADIN, y MIFIC 2006 con datos de BCN
Promovidos por la Cámara de Industrias (CADIN) y la colaboración de la organización de las Naciones Unidas
para el Desarrollo Industrial (ONUDI), se realizaron seminarios para mejorar y promover redes de
abastecimiento industrial, así como seminarios para orientar la producción hacia mercados externos. Y, como
indicamos con anterioridad, el poder ser beneficiarios de la Ley de Ampliación de los Beneficios de la Iniciativa
de la Cuenca del Caribe (octubre de 2000) amplió las posibilidades de exportar sin cuotas o impuestos de
importación a Estados Unidos.
Sin embargo nuevos problemas vinieron a sumarse a algunos antiguos que todavía persisten. Entre ellos
mencionaremos los siguientes:
1) Elevado aumento de los costos operativos debido al incremento de los precios energéticos. La factura
petrolera cuadruplicó desde 2001, y además Nicaragua está en franca desventaja respecto a los demás
países por su elevada dependencia de la energía térmica (un 85%).
2) Problemas de desarrollo de capacidades de los RR.HH. Ha habido deterioro y poco progreso. No se ha
conseguido la alineación de la educación con las demandas del mercado. Faltan capacitaciones
adecuadas para mejorar las capacidades de los trabajadores, elemento básico para conseguir la calidad
necesaria para la competitividad.
3) Marco Regulatorio poco facilitador. Se ha avanzado pero todavía es muy alto el número de días
necesarios para completar trámites para la inversión. Las Pymes no deciden formalizar su status porque
consideran que los incentivos son muy bajos y los esfuerzos para formalizarse son muy estrictos.
4) Dificultad para operativizar los Centros de apoyo a las Pymes, propuesto por el MIFIC, para apoyar la
apertura de nuevos negocios, en particular los relacionados con proyectos que mejoren la oferta
exportable y de servicios de Nicargua.
5) Plan Nacional de Desarrollo, la Competitividad y la Política Industrial trazados por el gobierno han
tenido un cumplimiento moderadamente satisfactorio , por dificultades entre los poderes legislativo y
ejecutivo. Finalmente, ante la presión de la implementación del DR-CAFTA se aprobaron todas las leyes
que constituían el plan de acción de la política industrial, tales como los Derechos de Propiedad
Intelectual, Ley sobre patentes e inventos, modelos utilitarios y diseños industriales, Ley sobre marcas y
signos distintivos, y otras.
6) Disminución de crédito industrial, principalmente a partir del quiebre de varios bancos en el país en los
años 2000-2001.
A pesar de todo ello el crecimiento del valor agregado manufacturero en los últimos años, particularmente a
partir del año 2001 es notable. Analicemos brevemente este fenómeno.

Cap. 12. La industria – pág. 183


Producción
El comportamiento de la industria manufacturera ha mostrado un crecimiento considerable a partir del cambio de
siglo en casi todas las ramas, excepto el tabaco, siendo las que más han contribuido a este incremento las de
textil-vestuario, azúcar, lácteos, bebidas, otros alimentos de origen industrial (como embutidos, galletas, aceite)
y productos derivados del petróleo.
Hay también avances de cierta consideración en otras ramas, como los productos metálicos, o maquinaria, los
cuales por su menor aportación al valor agregado manufacturero tienen menos peso en el valor total. Un análisis
más detallado del comportamiento de cada una de las ramas o de sus agrupaciones por sector, se verá más
adelante.
La expansión de la industria manufacturera en los últimos años tiene que ver con el dinámico crecimiento de la
economía mundial, en particular de los Estados Unidos y los países que integran el Mercado Común
Centroamericano, que imprimió dinamismo a la demanda de bienes al país. Una mayor demanda externa
estimuló la producción de bienes agropecuarios (azúcar, carne mariscos), y también industriales (alimentos,
bebidas, textiles, confecciones, calzado, productos derivados de la madera y productos químicos) (CEPAL,
Estudio 254). En 2005, la industria manufacturera creció a un ritmo superior al del promedio de la economía, por
encima de las actividades agropecuarias.
Otro factor determinante en el crecimiento de la actividad manufacturera en Nicaragua es la orientación de la
producción para la exportación, y de manera especial la promoción del régimen de Zonas Francas, al cual se
acogen no sólo las típicas empresas de textil-vestuario, sino una amplia diversificación de ramas productivas,
tales como accesorios de medicina, arneses automotriz, adornos, calzado, muebles metálicos, tabaco, etc. Sin
embargo, la rama que en régimen de maquila o zona franca ha tenido un mayor crecimiento y aporta un mayor
valor agregado a la producción manufacturera es sin duda alguna la de textil-vestuario, la cual en el año 2005,
representaba el 23.5% del total manufacturero.
Cuadro 12.3
Nicaragua: Producción Manufacturera
Años 1994 a 2005 (millones córdobas de 1994)

1994 1998 2002 2005


Carnes y pescados 199.8 315.5 363.6 499.5
Azúcar 308.2 289.9 447.5 541.3
Lácteos 177.1 202.8 333.7 377.4
Otros alimentos de origen industrial 650.7 565.0 869.7 933.4
Bebidas 434.6 434.4 609.7 683.3
Tabaco 148.2 183.9 26.1 28.2
Hilados, tejidos, prend.vestir, prod.cuero,calzado 388.6 558.8 985.4 1372.1
Productos de madera, muebles y otros transportables 248.9 291.5 436.7 389.3
Pasta de papel, papel y productos de papel, impresos 101.6 69.8 146.5 146.4
Productos de petróleo refinado 94.5 174.8 142.2 171
Productos químicos básicos y elaborados, plásticos 302.7 202.9 257.2 261
Vidrio y otros productos no metálicos n.c.p. 187.9 200.7 285.3 302.5
Metales comunes y productos metálicos elaborados 113.1 39.6 76.6 100.1
Maquinaria y equipo de transporte 23.2 29.5 29.1 30.1
TOTAL PRODUCCIÓN MANUFACTURERA 3379.1 3,559.2 5009.4 5835.6

Fuente: elaboración propia, para años 1994-2000: BCN, “Componentes de la Producción .y el Ingreso..”
Para el resto: BCN, Informes anuales
Si en el año 2000 había en Nicaragua, 39 empresas operando en régimen de zona franca, en la actualidad, año
2007, ya son 95. Y ello se explica por los cuantiosos incentivos y las particularidades que presenta el país que lo
hacen más atractivo a la inversión extranjera, entre los cuales el menor costo de la mano de obra es uno de los
más importantes. Incluso algunas empresas de la región se han desplazado a Nicaragua para aprovechar estos

Cap. 12. La industria – pág. 184


beneficios de los menores costes laborales. Más adelante analizaremos con mayor detenimiento todo el tema de
la maquila y las empresas en régimen de zonas francas.
Gráfico 12.8
Crecimiento Producción Manufacturera
Años 1995-2005 (porcentaje)
300.0

250.0

200.0

150.0

100.0

50.0

0.0

el
o

rio
co
as

ria
s

-50.0

ro
to
d

er

ap
ba
d

ua
ca

na
en

ot
ad
bi

.p
ta
s

st

ui
be
im

y
.m
pe

od
ve

aq
io
al

-100.0
od
-

pr
il-

dr
ne

m
s

pr
xt

vi
ro
r
ca

te
ot

Fuente: elaboración propia, para años 1994-2000: BCN, “Componentes de la Producción .y el Ingreso..”
Para el resto: BCN, Informes anuales

Estructura de la producción manufacturera


Gráfico 12.9
Nicaragua: Estructura de la producción bruta manufacturera
Año 2005 (en porcentajes)
25.0

20.0

15.0

10.0

5.0

0.0
el
o

rio
s

s
a

ria
s

da

ro
to
ad

ac

er

ap
ua

na
en

ot
ad
b
bi
sc

.p
ta

st

ui
be
im

y
.m
e

od
ve

aq
-p

io
al

od

pr
il-

dr
ne

m
s

pr
xt

vi
ro
r
ca

te
ot

Fuente: Elaboración propia en base a BCN Informe anual 20052


Es interesante conocer la estructura del valor bruto de producción manufacturera actual. Sin duda alguna la rama
textil-vestuario, con un 23.5%, es la de mayor peso en el valor agregado manufacturero del país. Le siguen en
importancia un conjunto formado por “otros alimentos” (18 %) en los que se deben incluir embutidos, aceite,
harina de trigo y galletas. Tanto los embutidos como las galletas tienen cada día mayor importancia en este
conjunto, son rubros que han experimentado sustantivos crecimientos en los últimos años. Ocupan el tercer
lugar, las bebidas con el 11.7% de participación en el VAM. Tanto las cervezas, como las gaseosas y rones
muestran claros signos de expansión y crecimiento, con nuevos mercados al exterior. Les sigue en cuarto lugar el
2
Las cifras correspondientes a la producción de tabaco parecen presentar errores, puesto que no corresponden con las que
suministra el Anuario de Comercio Exterior para el mismo año 2005.

Cap. 12. La industria – pág. 185


azúcar, producto que con el 9.3% del total del producto manufacturero se mantiene y se consolida en los
primeros puestos.
El rubro carnes y pescados, procedentes del proceso manufacturero, muestran también un buen desempeño con
el 8.6% en el VAM., y los lácteos y productos de la madera quedan más o menos a la par con unas
participaciones del 6.5 % y 6.7% respectivamente. Otros productos no metálicos y los químicos ocupan los
siguientes puestos con un 5.2% y 4.5%, cada uno de ellos. Y ya en los últimos lugares aparecen los derivados
del petróleo, los productos de papel, los metálicos, maquinaria y tabaco, todos ellos con valores inferiores al 3%.
La realidad de la producción manufacturera nicaragüense nos demuestra claramente la vocación agropecuaria del
país, aunque haya descendido en los últimos años su participación en el valor agregado manufacturero total, a
favor de la creciente preponderancia del sector textil-vestuario, rama claramente dominante en la maquila. Si
agrupamos las distintas ramas en grandes capítulos y comparamos las estructura manufacturera de 2005 respecto
a 1994, obtendremos el siguiente cuadro:
2005 1994
Agroindustria 59.3% 64.1%
Textil-Vestuario 23.5% 11.5%
Ramas restantes 17.2% 24.4%
______________________________________
Se observa un predominio muy acusado de la agroindustria (casi un 60 por ciento), un considerable aumento de
la rama textil-vestuario, y un retroceso también sustantivo en las otras ramas.
Exportaciones manufactureras (no incluye exportaciones de Zona Franca)
En los últimos años las exportaciones nicaragüenses han seguido un claro proceso de crecimiento, y dentro de
ellas, aunque los bienes agropecuarios, en forma de materias primas o como productos manufacturados por la
agroindustria son los que mantienen una clara primacía, también otras ramas industriales han conseguido abrirse
camino hacia el sector exterior.
A ello han contribuido las negociaciones y acuerdos comerciales firmados últimamente. Además de la firma del
CAFTA-DR, con importantes oportunidades logradas a través de los Trade Preference Level (TPL) que le dan
acceso preferencial a mercados en el sector textil vestuario, se han firmado acuerdos comerciales con México y
con Chile. Con la Unión Europea se consiguió la integración al Sistema Generalizado Preferencial (SGP), por el
cual la mayor parte de los productos exportados gozarán de aranceles favorables exceptuando las carnes y
lácteos; se ha firmado un nuevo tratado comercial con Taiwán; con los países de la región se consiguieron
avances en la unificación de trámites migratorios e integración de fronteras, y actualmente con la Unión Europea
se ha aprobado una ruta y plan de acción para la suscripción de un Tratado de Asociación Comercial entre
Centroamérica y la Unión Europea, que se prevé negociar y culminar en este año 2007.
En el cuadro 22 se observa como en estos últimos años las exportaciones de los productos manufacturados
ocupan el primer lugar. Inicialmente en el año 2000, con 227.6 millones de dólares, eran inferiores a las
exportaciones de productos agropecuarios (263.3 millones de dólares) que ocupaban el primer lugar, pero a
partir del siguiente año, el 2001, ya les sobrepasan, hasta constituir en el 2005, el 49.3% de las exportaciones
frente al 34.1% de las exportaciones agropecuarias. Ello nos indica claramente el crecimiento del sector
manufacturero, y dentro de éste, los sectores más fuertes se encuentran en la agroindustria: el azúcar, los
cárnicos y en menor escala los lácteos.
En el conjunto de las exportaciones manufactureras el sector de las micro, pequeñas y medianas industrias
consiguió en los últimos cinco años un peso significativo de más del 25% sobre el total de exportaciones. Por
otra parte los rubros de azúcar y carne, que constituyen las exportaciones agroindustriales, son exportados sólo
por grandes empresas.
La rama industrial de mayor peso en las exportaciones es la de productos alimenticios, la cual ha representado en
los últimos cinco años más del 60% de las exportaciones de la industria manufacturera. A ella le sigue la madera
excluyendo muebles y los productos químicos industriales.
También últimamente está adquiriendo una cierta importancia en cuanto a exportaciones se refiere, la
manufactura de productos de porcelana. Sin embargo, hay algunas ramas que están sufriendo sustantivos

Cap. 12. La industria – pág. 186


retrocesos, como la industria de plásticos (1.7% del total de exportaciones manufactureras no agroindustriales) y
la del cuero (1%). En situación algo preocupante se encuentra la manufactura de textil-vestuario, cuyas
exportaciones han descendido desde 3.6% en el año 2000 a 2.2% en 2004. Recordemos que en este apartado no
se incluye la rama textil vestuario fabricada en régimen de Zona Franca.
Cuadro 12.4
Estructura de Exportaciones de Productos Agropecuarios, Pesqueros y Manufacturados
Años 2000 a 2005 (en millones de dólares corrientes)

Año Total Exportaciones Estructura

productos productos productos


productos productos productos
agro- Total agro- pes-
pesqueros manufact. manufact.
pecuarios pecuarios queros

2000 642.8 263.3 122.3 227.6 613.2 41.0 19.0 35.4


2001 589.0 212.0 88.0 259.1 559.1 36.0 14.9 44.0
2002 561.0 177.7 90.7 256.7 525.1 31.7 16.2 45.8
2003 604.5 201.6 80.8 285.5 567.9 33.3 13.4 47.2
2004 755.6 266.4 92.6 349.1 708.1 35.3 12.3 46.2
2005 858.0 292.6 97.3 423.3 813.2 34.1 11.3 49.3

Fuente: BCN, Departamento de Estudios Económicos


A excepción de los productos manufactureros agroindustriales como el azúcar, la carne y determinadas bebidas
(rones) que son exportados a Estados Unidos, Europa, México, Asia o América Latina, la mayoría de los demás
manufacturas son exportadas a la región Centroamericana, obedeciendo básicamente a las ventajas que ofrece la
integración regional a los productos centroamericanos, con respecto a los externos, en términos de costos de
transporte. Muchos de ellos tienen poco contenido de transformación industrial.
Cuadro12.5
Exportaciones Productos manufacturados por rama de actividad
Años 2000- 2004 (en millones de dólares)
Ramas 2000 2001 2002 2003 2004

Prod.Alimenticios 143.6 168.4 164.3 184.4 232.6


Tabaco 8.6 4.1 5.9 7.1 9.9
Textil vestuario 3.6 2.1 1.6 2.1 2.2
Indust.cuero 4.7 6.6 5.5 5.1 7.5
Cuero excl.caucho 2.8 2.1 1.6 1.1 1
Madera excl. mueble 14.9 16 17.7 13.4 12.7
Químicas industriales 13.7 14.9 15.7 21.9 26.6
Refinería Petróleo 10.8 9.4 9.2 7.8 8
Plásticos 1.7 1.8 1.7 1.5 1.7
Productos Porcelana 5.9 8.2 9.9 10.2 11.3
Otras manufacturas 17.3 25.5 23.6 30.9 35.6
Total manufactura 227.6 259.1 256.7 285.5 349.1

Fuente: MIFIC 2006, citando BCN

Cap. 12. La industria – pág. 187


El empleo y salario en la industria
Según la información disponible para el año 2005, la población ocupada en la industria manufacturera ascendía a
302,000 personas, de las cuales 75,000 correspondían a la maquila. Si tomamos estas cifras y las relacionamos
con el conjunto de población ocupada, el porcentaje de población empleada en la industria es de 14.5 %, el más
elevado porcentaje de toda la historia de Nicaragua3.
En el gráfico adjunto (12.10) puede observarse claramente el comportamiento del empleo en la industria
manufacturera: un despegue considerable en lo que va del milenio, tanto en la maquila como en las otras
manufacturas, tanto en el empleo formal como el informal. Con anterioridad se ha comentado cuáles han sido las
ramas que han protagonizado este crecimiento además de la maquila: lácteos, carnes y pescados, otros productos
alimenticios, productos del petróleo, azúcar, bebidas, etc.
La expansión de la maquila a los departamentos ha favorecido mucho la generación de empleo industrial fuera
de Managua. Sólo por citar un ejemplo, en el año 2002, gracias a la apertura de empresas de Zonas Francas en
León, Chinandega, Granada y Managua, se crearon 4,288 nuevos empleos industriales (BCN, Informe 2002). En
el año 2005, la actividad económica que presentó el mayor dinamismo con la incorporación de 11,940
asegurados en el INSS fue la industria manufacturera, representando un crecimiento de 13 por ciento.
En cuanto al salario mínimo, la industria manufacturera se encuentra en unos de los renglones más bajos de la
escala salarial con un sueldo de 1,032.7 córdobas, únicamente seguida en los puestos inferiores por los
empleados del Gobierno Central (1,013.3 córdobas) (recordemos los bajos salarios de maestros y médicos), y en
última posición los trabajadores agrícolas, con 769.4 córdobas mensuales (BCN, Informe 2005).
Es interesante observar que, hay una sustancial diferencia entre el salario mínimo correspondiente a la industria
manufacturera y el salario mínimo pagado por la maquila. Mientras el primero es de 1,032.7 córdobas, el
segundo alcanza los 1,298.4 córdobas. Es decir: el salario de las zonas francas, sin los incentivos, representa un
25% más que el de la industria manufacturera.
Respecto a la cobertura máxima de estos salarios mínimos cabe destacar que ni el salario mínimo de la industria
manufacturera ni el de la maquila alcanzan a cubrir siquiera la mitad del coste de la canasta básica. Sólo con la
contribución familiar de dos o más sueldos, o el complemento de horas extras, o de otras actividades del sector
informal, puede una familia empleada en la industria manufacturera sobrevivir y cubrir sus mínimas necesidades
vitales.
Gráfico 12.10
Empleo en la industria manufacturera
Años 1990 – 2005 (en porcentaje sobre la población ocupada)

16.0
14.0 3.6
2.5
12.0
10.0
1.4
8.0 1.4
6.0 11.1 10.9
4.0 7.6 6.8
2.0
0.0
1995 1999 2002 2005

no maquila maquila

Fuente: Elaboración propia en base a: BCN a) y MECOVI 2006; datos maquila: CNZF

3
Las cifras aportadas por el VIII Censo de Población 2005, nos dan un porcentaje menor: 12.4%. Sin embargo para poder
realizar comparaciones se ha preferido tomar los datos procedentes de una misma fuente, el BCN para los ocupados en la
industria manufacturera, mientras que para la maquila se han usado los aportados por la CNCF.

Cap. 12. La industria – pág. 188


Cuadro 12.6
Evolución empleo en la industria manufacturera
Años 1995 – 2005 ( en miles)
1995 1999 2002 2005
Manufactura no maquila 93.2 104.3 201.5 227.0
Maquila 17.0 21.0 46.0 75.0
Total empleo ind. manufact. 110.2 125.3 247.5 302.0
Fuente: ibid.
Cuadro 12.7
Salario mínimo oficial (en córdobas corrientes)
y cobertura del mismo de la canasta básica. Año 2005
cobertura
Rama actividad salario
canasta
Agropecuario 769.4 28.9
Gobierno central 1,013.3 38.0
Industria manufact. 1,023.7 38.7
Pesca 1,191.4 44.7
Indust.Zona Franca 1,298.4 48.7
Construcción 1,838.4 68.9

Fuente: Elaboración propia en base a BCN, Informe 2005( datos de MITRAB, BCN e INEC)

Inversión directa en la industria manufacturera


A pesar que según los informes de la CEPAL de 2005, la IED en Centroamérica experimentó una importante
caída en 2005 (-2.5%), y aún cuando Panamá, Costa Rica y El Salvador atraen el mayor flujo de Inversión
Extranjera directa en el istmo, Nicaragua es el país que reportó el mayor crecimiento de IED en 2005, respecto al
2004 (CEPAL Istmo, 2005). Efectivamente, después de la extraordinaria inversión recibida en el país en 1999, a
raíz del huracán Mitch, hubo un cierto declive en los dos años posteriores. Pero a partir de 2002, la IED en
Nicaragua ha mostrado unos valores de inversión sostenidos y en franco crecimiento.
Gráfico 12.11
Inversión extranjera directa en Nicaragua
1994 – 2005 (millones de dólares corrientes)
300 300
266.5
250
250 241.1
203.9201.3
194.7
200
172.1
150.2
150
97
100 75.4

50 40

0
1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Fuente: CEPAL, Istmo, 2005


Según opinión de Álvaro Calderón de la CEPAL, la causa hay que buscarla en los incentivos que ofrece el país,
entre los cuales quizás los más importantes son los factores de producción, es decir los bajos valores de la mano
de obra que resultan ser los más competitivos de la región. Sin embargo, a partir de la firma del RD-CAFTA, la
IED dirigida a las Zonas Francas está experimentando un fuerte crecimiento como consecuencia de lo TPL

Cap. 12. La industria – pág. 189


(Trade Preference Level) negociados en dicho tratado de libre comercio, por los cuales el país tiene la
oportunidad de acceso a mercados, mejor que cualquier otro país de la región.
La IED en Nicaragua se concentra principalmente en comunicaciones celulares, operaciones de maquila,
construcción, comercio, energía, azúcar y turismo. En cuanto a la IED en la industria manufacturera va
principalmente dirigida a empresas de Zona Franca, por la doble motivación de los incentivos laborales (la mano
de obra más barata de Centroamérica) y por las inmejorables ventajas que ofrecen los TPL conseguidos en el
CAFTA-RD. Con anterioridad ya se ha señalado la procedencia de los inversionistas: asiáticos (Corea del Sur y
Taiwán), Estados Unidos, México, Canadá, y recientemente inversión de otros países de la región, como El
Salvador, Honduras y Guatemala4.
Gráfico 12.12
IED en Empresas de Zona Franca
2002- 2005 (Millones dólares corrientes)

150
160
140
120 95 100
100
70
80
60
40
20
0
2002 2005 2006 2007

Fuente: CNZF, 2006 (cifra 2007 en base a datos preliminares)

Industria en Régimen de Zona Franca (maquila)


La estrategia de industrialización orientada hacia la exportación emprendida por el gobierno neo liberal de Da.
Violeta y seguida por el Dr. Alemán tuvo su más clara plasmación en la reintroducción de las Zonas Francas o
maquila. En realidad la Maquila se impulsó en Nicaragua en la época de Somoza. La creación de la primera
Zona Franca Industrial de Exportación “Las Mercedes, Primera y segunda Etapa”, corresponde al año 1976, y
comprendía mayoritariamente fábricas textiles. Con el triunfo sandinista desapareció el régimen de zona franca y
pasó a ser llamada Zona Industrial de las Mercedes administrada bajo la Corporación Industrial del Pueblo
(COIP). Con el nuevo gobierno de Violeta Barrios de Chamorro y con ayuda del Banco Centroamericano de
Integración Económica (BCIE) en 1992 se reinició el funcionamiento de la Zona Franca las Mercedes, bajo
nuevas orientaciones y nuevos marcos jurídicos. Reapareció la típica maquila, importadora de materia prima
importada y exportadora de producto terminado, en régimen de exención aduanera. Diversas actuaciones de
ordenamiento (devolución de algunas empresas a sus antiguos dueños, traspaso a los trabajadores, cierres e
implantación de otras nuevas) dieron como resultado que en 1995 la Zona Franca contara con la participación de
18 empresas mayoritariamente dedicadas a la actividad textil, de las cuales las trece más importantes totalizaban
casi siete mil operarios (Bilbao, 2006, 32).
Durante la administración Alemán la modalidad de maquila siguió creciendo y mediante sendas leyes aprobadas
por la Asamblea nacional la maquila sufrió un proceso de ampliación, con la creación de Zonas Francas
Administradas, y la nueva figura de Zona Franca privada. Con ello se permitía descentralizar la producción al
aplicar el régimen a unidades productivas fuera de los recintos geográficos de las Zonas Francas. Al final del
período Alemán las fábricas en régimen de maquila ya eran 40, el número de empleos directos ascendía a 34,476
y el de los indirectos a 2,850 (ver cuadro 12.18) .
Nicaragua seguía también el camino emprendido por los países de la región, e iniciaba un crecimiento
considerable en la producción manufacturera bajo esta modalidad.

4
Actualmente también una textilera de Costa Rica ha mostrado interés por instalarse en el nuevo parque industrial de
Chinandega (END, 19/02/07)

Cap. 12. La industria – pág. 190


El continuado crecimiento de la producción maquilera o de Zona Franca, recibió un apoyo importante al
conseguir Nicaragua ser beneficiaria de la Ley de Ampliación de los Beneficios de la Iniciativa de la Cuenca del
Caribe, en octubre del año 2000. Ello implicó la posibilidad de exportar sin cuota o impuestos de importación al
mercado norteamericano, además de los productos no tradicionales incluidos anteriormente, los productos
textiles elaborados a partir del hilo originario de EUA, calzado y otros productos (TPL).
Cuadro 12.8
Proceso de Maquila en Zonas Francas