Está en la página 1de 1

10 Color / LAVANGUARDIA

___Cinri DOMINGO,17SEPTIEMBRE1989

A UNsiendo un campo
científico joven, la
prehistoria se resiste Homínidos y carrofíeros siles humanos, tanto en
Orce-Venta Micena como en
—tal vezmás que otras Cueva Victoria. En este último
áreas del conocimiento—ala in— yacimiento murciano de Cueva
novación. Parececomo si la ma-
tena básicade su estudio,los res—
Nuevos hallazgosen Orcey CuevaVictoriaconfirmanestosyacimientos Victoria encontramos dos frag
mentos de húmeros correspon
tos del pasado, influyeranegati
vamente en la metvdología de
como los másantiguoscon presenciahumanade Europay Asia dientes a dos individuos,unoju
venil y otro adulto. Ambos hue
quienes nosdedicamosa indagar sos tienen señalesde haber sido
sobre nuestropasado más remo- mordidos por carnívoros,lo que
to. Nos resistimosa aceptar evi nos induce a pensar que Cueva
dencias cuándo¿stas nos obligan Victoria era, con mucha proba
a revisarlospostuladosen los que bihidad, un cubil de hienas
nos basábamos. La “fosiliza Este yacimiento está situado
ción”, lamentablemente, no en la ladera este del Cerrode San
afecta sólo a los materialessino Ginés de la Jara, frente al Mar
que, a veces, alcanza nuestras Menor. Una inmensa llanura se
mentes de investigadores. abría delante de Cueva Victoria:
El científico debe ser cauto, , hace 1,4 millonesde años,el mar
pero no inmovilista.El inmovi había descendido32 metros res—
lismo y el empecinamientolleva- pecto al nivelactual y las gramí
ron a la tumba a don Marcelino neas y losbosques-galeríacrecían
Sanz de Sautoula,sin que sushoy en la fértil extensiónmediterrá—
famosas y universales pinturas 1 nea donde nuestrosantepasados
rupestres de Altamira fueran t 1 convivían con grandes herbívo
aceptadas por los “científicos”. - 1 ros (équidos,grandesy pequeños
La “ciencia”francesade aquella cérvidos, elefantes y rinoceron
época —pionera,por otra parte, _ tes) y carnívoros(tigre de “dien—
en el conocimientode la prehis
toria “crucificó”a don Marce-

lino. Cierto que, ya muerto, la


ciencia gala aceptósu tremendoe
J: tes de sable”, la pantera y la hie
na). A menudo, el hombre de
Cueva Victoria era cazado por
algún carnívoroy transportadoa
inhumano error y rectificó. Lo su cubil para alimento de las
mismo sucedióal prestigiosopa- crías.
leoantropólogo Raymond Dart:
la ciencia establecida —enesta Estudios y
ocasión la inglesa—no podía ad comparaciones
mitír que el primer antepasado
del hombre fuera un africano y Por otra parte, en el yacimien
no un inglés.Como ya es sabido, to lacustrede Venta Micena, los
el “primer” inglés —elHombre últimos hallazgoshan consistido
de Piltdown—resultóser una bo en una diáfisishumeral de mdi-
chornosa falsificación.. Ray-
. . . viduo joven y una falangedistal
mond Dart tuvo más suerte que de la mano.Al tratarsede un hú
nuestro don Marcelino. No po- mero pertenecientea un indivi
demos por menosque suscribirlo duojoven, un niño, los estudiosy
que R. E. Leakeydijo al referirse comparaciones deben hacerse
tanto a Raymond Dart como a con mucho rigor. Hemos efec
Robert Broom: “Todós los im tuado un análisissistemáticode
plicados en la.búsqueda de los las seccionesde los huesosde in—
orígenes del hombre estamos dividuos jóvenes y adultos para
muy en deuda con ellos”. establecercon claridad los distin
tos índicesde variabilidad.Todo
Pertenencia ello essumamenteimportante en
la etapa de crecimientoa la que,
humana como decimos,correspondenlos
Cuando en 1983y 1984se die fósiles humanos de Orce. Tanto
ron a conocer los hallazgospa- los restosdel Turkana’sBoy (1,5
leoantropológicosde Cueva Vic millones de años) como los del
toria y Orce-Venta Micena(una Museu Arqueológicde Tarrago
segunda falangede la mano en el na nos han aportado datos muy
primer yacimiento y un frag interesantessobre el tema. Entre
mento de cráneo formado por éstos, destacamos que nuestros
partes de losparentalesy del occi antepasados tenían los brazos
pital en el segundoyacimiento), proporcionalmente más largos
nadie sospechabael vendavalque que los individuos actuales,con
se acercaba. La falange descu la articulaciónproximalmás dé-
bierta en la inmensa Cueva Yic bil y un crecimiento,en la infan
toria no fue discutida, pero el cia, diferente al de los niños de
fragmento craneal fue contesta- hoy.
do. ¿Será que el cerebro es más Los nuevos fósiles encontra
“peligroso”que las manos? dos en Orce-Venta Micena y
De entre las pruebasque testi— Cueva Victoriaconfirman lo que
ficaban la no pertenenciahuma ya se dijo en 1983y 1984:que la
na del hombre de Orcesobresalía Fotomontajeen el que puedeversea variosAustralopithecus trabajandocon útilesde piedraenla sabanaafricana presencia del hombre en el suelo
una característica“singular”:la ibérico es mucho más antigua de
famosa cresta endocraneal. Di- lbs”, raspadores y percutores mandíbulas ni de la dentición los huesosfósilessonlos materia— dor con su punzón—y el Homo lo que se afirmaba hasta enton
cho rasgo anatómico —paraal- introdujo un cambio de impor necesarias para actuar como des- les más antiguos sobre los que el erectus con su útil lítico. Pero a ces. Sin riesgode caer en el fácil
gunos— invalidaba el cráneo tantísimas consecuencias en el pedazador de carne: pero sí que hombre prehistórico dejó sus través de la microscopiaelectró chauvinismo, debemos señalar
como humano: para éstos, de posterior desarrollo de la socie— poseía la suficiente capacidad marcas. Con los primeros “cu nica, entre otrosmétodosde aná que nuestrosyacimientosdel su-

.
nada sirvieron los estudios del dad humana, especialmente al craneal —concresta o sin ella— chillos” y demás objetos de pie- lisis, se diferencian con claridad
eminente neurocirujano y pa- entrar el hombre en competencia para fabricar utensilioslíticos dra el hombre de los comienzos las microestriacionesproducidas
leoantropólogo Doménec Cani con carnívorosy carroñerosen lo con losque poder cortar y desga del cuaternario quiso separar, en el surco de la estría por noso
pillo mostrando que las crestas que a alimentaciónse refiere.
deste peninsular son —hastala
fecha— los más antiguos de
Europa y Asia,en cuanto a pre
jar la carne de los huesos que, arrancar, la carne de los huesos; tros o por nuestrosantepasados. sencia humana. El Hombre de
endrocraneales forman parte de Las industrias líticas que he- además, eran rótos en sus partes esta acción la realizaba, básica- Asimismo, también presentan Cueva Victoria vivió hace 1,4
la variabilidadhumana. En este mos encontrado en estos últimos centrales —enespeciallos huesos mente, en lasinsercionesmuscu una diversamorfologíalasestrías millones de años, aproximada-
sentido, tampoco fue considera- años correspondena lascasde sí- largos— para éxtraer de ellos el lares, dejando sus marcas en los de descarnaciónde las demás ra mente, y el hombre de Orce lo
do el hallazgode proteínas fósi lex halladas en el Cortijo de don rico y nutritivo tuétano. En este huesos al querer “aserrar” los yaduras y marcas no humanas, hizo algo más tardíamente, 1,3
les, caracterizadascomo huma Alfonso, atribuyéndolesuna an sentido, los huesos de animales tendones. Son estasseñalesdeja- como son las hechas por raíces, millones de años. Podemos, sin
nas, en el Hombrede Orce,reali tigüedad de 1,6 a 1,8millonesde (équidos, bisontesy grandescier das por lascasy raspadoresloque meteorización y pisadas (tram embargo, aventurarnos a decir
zadas por los granadinos E. años. En Venta Micena y en el vos) “comidos”por el Hombrede llamamos estrías de descarna pling). Para la determinaciónde que la presencia del hombre en
García Olivares, y colaborado- Cortijo Alcónhan sido encontra Orce y de Cueva Victoria —y ción. El estudiode estasestríasde si un yacimientoes o no un cubil estas regioneses aún más remota,
res junto con el estadounidense das diversasdolomías recristali también por los carroñeros,hie— descarnación (cut marks) nos ha de hienas —casode CuevaVicto-
., entre l,6y 1,8ni. a.
Lowenstein. zadas y sílex,su dataciónes de 1,3 nas sobre todo—son muy nume llevado a establecer una intere ria— es necesario un estudio ri Nuestros datos, junto con los
Una de las aportaciones que millones de años.En el Cortijo de rosos. santísima relación entre las es- guroso de las mordededuras de que se han aportado en el con-
presenta este artículo consiste, doña Milagros aparecieron un dichos carroñerosen los huesos. greso de París, celebradoel pasa-
precisamente, en el hallazgopor choping-tool, raspadoresy per No esinfrecuente,por otra parte, do abril, hacen necesarioreplan
nuestra parte de una crestainter— cutores con una edad de 1 1 mi-
na de característicasmuy simila—llones de años.
, Los huesosfósilesson los materiales el hallazgode huesos humanos tearse las actuales ideas que se
tienen sobre la llegadadel hom—
res a las del fragmento de Orce. Uno de los puntos de nuestro
La descubrimos en uno de los proyecto investigadorque en este
más antiguossobrelos que dejó con mordedurasde hiena.
La açción antrópica no se Ii- bre a Europa y Asia.Tema, éste,
de gran interésen el que estamos
cráneos más famosos de la pa- momento más centra nuestra
leoantropología mundial: el atención es la relación entre las
sus huellasel hombreprimitivo mita sólo a las estrías de descar
nación (cut marks),sinoque con- trabajando.
cierne también —yelloes impor No dudamos que aquí, en
KNMER 3733. Se halla en el industrias líticasy los huesosfó tante— a la fragmentación de nuestro país, se dará a los citados
Museo Nacionalde Kenya y nos siles animales:la acciónantrópi Los pioneros en el estudio del trías de Orce-Venta Micenay las huesos. Ya hemos indicado
.
yacimientos paleoantropológi
fue facilitado,en el recienteviaje ca. La actividad del hombre so- pasado del hombre ya mostraron de los yacimientosafricanos de cómo e hombre del paleolítico cos la misma importanciade que
al paísafricano, por la conserva- bre los huesosnosconduce al im su interés poi• los “rastros” que Olduvai (capasBK II y MNK II) inferior rompía los huesos para ya gozan más allá de nuestras
dora del Departamento de Pa- portantísimo tema de los nuestros antepasados primitivos y Koobi Fora (capa FxJj 50).He- accede al rico y proteínico ah— fronteras. VentaMicenay Cueva
leoantropología,la servicialy efi cambios de hábitos alimenticios dejaron en el medio en que vivie mos analizadocientos de estrías. mento que encerraba,la médula Victoria sitúanal EstadoEspañol
ciente Emma. y las consecuenciasen las poste- ron. Las pisadas de Laetoli (3,75 Varios miembros de nuestro —sin lugar a dudas— entre los
Los nuevoshallazgos,que des- riores formas cu1tursles.Nues millones de años), en Tanzania, equipo investigadorrealizan ac yunelaftnnto tuéffino.Estassustanciaseran
muy apetecido,tan- países punteros en el estudio de
cribimos a continuación, de- tros antecesorespasaron de una descubiertas pór la infatigable tualmente.un rigurosoy esperan- to po gran riqueza de proteí nuestro pasadomás remoto.
muestran que en el yacimiento alimentación basada en nutri Mary Leakeyconstituyen —des-Uzador trabejoen este campo de la nas c4o por su fácil mastica
granadino de Venta Micena mentos vegetalesa otra donde el de luego—un documento excep acción antrópica sobre los huesos ción (icuérdese que en estas JOSEP GIBERT 1 CLOLS
nuestros antepasados ya estaban elemento mayoritario era la car cional y valiosísirno.Tambiénlos fósiles. La tecnología científica, edades ún no se había domesti
“condenados a trabajar” si que- ne. El hombre se cónvierte en paleontólogos, obviamente,sus- correctamente utilizada,nosper cado eluego, aunque Brain,en
rían sobrevivir.En efecto,hemos carnívoro y actúa -ello debe cribimos la proposiciónque afir mute distinguircon claridad y sin un recite artículo en “Nature”,
encontrado actividad humana. destacarse—como un carroñero ma el interés por el hombre y riesgo de error las marcas anti sugierel uso del fuego en las
.
JOSEP CANALS 1 AROMI
ROXANA CAPORICCI
CARLES FERRÁNDEZ
Como veremos, uno de los pri más. El Horno erectis de Venta cuanto le rodea:.nosólonos inte guas de las que hayan podidoser cuevs Sudafricanasde unos 1,2 1 CAÑADELL
meros productos del trabajo del Micena entra en cómpetencia resamos por las “huellas” de efectuadas en los huesoscon pos- milhdn de años). CHELO GIMENEZ
hombre prehistóricofue la crea- con los demáscarnívdrosy, espe quienes nos precedieron, sino terioridad a su fosilización. La Peoios hallazgos más rele BIENVENIDO MARTINEZ
ción de los útiles que le permitie cialmente, carroñeros!,para la po- que las necesitamospara nuestro confusión más frecuente es la vantes nuestrasúltimas cam FRANCESC RIBOT
ron comermás y mejor.La fabri sesión de las proteínas animales. trabajo. existente entre una señal hecha paña de excavaciónvienen da- 1 TRAFI
cación de los primeros “cuchi No había sido dotado ni de las Aparte de las industriaslíticas, por el hombre actual —elexcava das poril presenciade huesosfó Institu! d’ Paleontologia
‘MiqueJ Crusafont”- Sabadell

Intereses relacionados