Logística Interna

Desde la aparición en 1985 del concepto de Cadena de Valor (Michael Porte - Harvard Business School); el tema del flujo de información y materiales, como parte integral del sistema de agregado de valor sobre un producto o servicio, se ha convertido en un deber ser de toda organización que desee ser exitosa. Bajo dicho techo la logística interna, primera estación de la cadena, es pieza clave para iniciar la aplicación del sistema. En este sentido la conciencia de que la información y los materiales son figuras complementarias y no procesos aislados es una práctica de aplicación exitosa. La logística interna, por lo tanto, se convierte en la gestión que agrupa las actividades que ordenan los flujos descritos, coordinando demanda, recursos y suministros a fin de asegurar un adecuado nivel de servicio al cliente, con el menor costo posible. Los flujos informativos permiten estudiar escenarios de movimientos, consumos y distribución de los bienes. Derivado de esto se toman decisiones sobre el origen y destino de los materiales. Como se intuye, esta planificación estructurada brinda la ocasión de ejecutar acciones con conocimiento previo de los costos asociados. El control de los niveles de inventario, los compromisos de pago por acción de adquisición de bienes e inclusive servicios, la contratación del transporte, son solo algunos de los aspectos que una buena logística interna ayuda a controlar. Por el contrario una mala praxis de la misma comprometerá el flujo de caja y hasta el mismo capital de trabajo de la empresa. A fin de ser consecuentes con el mantenimiento adecuado del nivel de costos, la logística interna de la organización debe estar soportada por la práctica de programas gerenciales y organizacionales de primera línea. Como puede ser el caso de la aplicación de un sistema de gestión integral de la calidad o un programa de planificación para requerimiento de materiales y capacidades. También un sistema de planeación de ventas y operaciones, un control de inventario bajo la figura del conteo cíclico (Proceso ABC), un sistema de gestión de almacenamiento; son adiciones necesarias y de poderosa utilidad. Sin embargo poco éxito se obtendría de estas herramientas sin conocer el estado de la logística interna de la empresa. La determinación de dicho estatus permitirá plantear el orden de aplicación. El hecho de analizar los procesos actuales y plantear el proceso deseado es primordial antes de escoger el camino a seguir. En este sentido, es básico estudiar todo bajo un enfoque de procesos, ya que el análisis funcional poco aporta. En especial cuando se requiere determinar dónde se ubican los “cuellos de botella”. La visión del proceso, como tal, con sus entradas y salidas; permite cuantificar cómo implementar un cambio efectivo, elimiando el uso de la anécdota como fuente única de información. En ningún momento se debe perder de vista que la gestión de logística interna es un proceso integral y el mismo necesita la adecuada atención, ya que de su éxito dependerá en gran porcentaje un alto índice de satisfacción del cliente.

Actividades asociadas a la recopilación. el flujo de información debe tener muy en cuenta este aspecto. Cómo está diseñado el producto y cuáles características debe poseer su empaque influyen sobre la logística de entrega. la organización se ubicará en una posición de mejor prestación de servicios al cliente y por ende una ventaja competitiva alta con igual tenor en el valor agregado de sus productos. seguridad de traslado. pues el cliente no honrará el pago hasta obtener la documentación correcta. Con la alineación de estas acciones más una adecuada logística interna. De entrada el flete se ha duplicado en costos. como lo son: tiempo de preparación de pedidos. certeza de rutas de entrega.comprende operaciones de recepción. manejo de materiales. Las organizaciones han desarrollado modelos de aplicación exitosos. LOGISTICA EXTERNA almacenamiento de los productos terminados y distribución del producto al consumidor. Solo basta hacer una abstracción de lo que podría representar contratar una unidad de carga y que al llegar a las instalaciones. almacenamiento y distribución de las materias primas. pues simplemente no sirva para lo que se necesita. como almacenes de materias terminadas. Por ser un proceso integral. procesamiento de pedidos y programación. destacándose la planificación de recursos de distribución (DRP: Distribution Requeriment Planning). y es allí donde la logística externa soporta el proceso de manera determinante. Como puede inferirse la coordinación o mejor dicho los flujos de información y materiales deben estar sincronizados desde la fuente de suministro hasta el retorno del capital invertido. almacenamiento y distribución física del producto a los compradores. simplemente por error de información. y el costo asociado con este traslado impacta. Cuándo los documentos (flujo lógico) no corresponden con la mercancía despachada en descripción. La misma se basa en la integración total de todos los flujos informativos y de materiales a fin de no dejar al azar aspectos claves del proceso. . documentación acorde con el despacho. recolección de pagos y otros de interés para la organización. Es la parte de la cadena de abastecimiento que concreta la acción de entregar el producto al cliente. inventario actualizado y exacto. cantidades o precio. también se produce un impacto que en este caso estaría asociado con un mayor tiempo de rescate de la inversión realizada. tiempos de carga de unidades. Los medios de transporte y las vías de uso no son infinitos. El modelo de Porter (1985) nos guía dentro de lo que hay que considerar para una gestión de logística externa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful