P. 1
Di Se Ni o Curricular Educacion Inicial

Di Se Ni o Curricular Educacion Inicial

3.0

|Views: 72.202|Likes:
Publicado poreduardobassaber
Diseño Curricular de la Educación Inicial de la Provincia de Buenos Aires
Diseño Curricular de la Educación Inicial de la Provincia de Buenos Aires

More info:

Published by: eduardobassaber on Mar 28, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

La construcción de espacios de ternura en los Jardines Maternales es una tarea pedagógica de alto
vuelo y necesitamos para realizarla de una actitud humana que prevalezca por encima de todos los
conceptos académicos. La atención de los bebés nos convoca a un compromiso ético sin el cual nin-
guna tarea resultará eficaz.

7

Extraído de “Literatura con valores” de Garrafón, A., Crítica literaria y escritura española. Publicado por la Revista, La
Mancha, Nº 17, noviembre 2003, pág. 7.

Diseño Curricular para la Educación Inicial | Lenguaje de las Artes y los Medios | 185

Estas consideraciones previas permiten abordar el tema de la construcción de la subjetividad del
bebé abrigado por las milenarias canciones de cuna que representan una sublime actitud humana
ante su fragilidad, su absoluta dependencia de los brazos que lo acunan y lo envuelven en melodías
destinadas a poblar su imaginario de paisajes indescifrables tal vez, pero altamente significativos en
la constitución de su humanidad, cualquiera sea su origen o extracción sociocultural.

En el año 1925, durante una visita a nuestro país, el gran poeta español Federico García Lorca dejaba
oír su voz entre nosotros y su palabra ha perdurado y cobra vigencia cada vez que la evocamos:

“He querido bajar a la ribera de los juncos. Por debajo de las tejas amarillas. A la salida de
las aldeas, donde el tigre se come a los niños. Estoy en este momento lejos del poeta que
mira el reloj, lejos del poeta que lucha con la estatua, que lucha con el sueño, que lucha
con la anatomía; he huido de todos mis amigos y me voy con aquel muchacho que se come
la fruta verde y mira cómo las hormigas devoran el pájaro aplastado por el automóvil.”

“Por las calles más puras del pueblo me encontraréis; por el aire viajero y la luz tendida
de las melodías que Rodrigo Caro llamó reverendas madres de todos los cantares. Por
todos los sitios donde se abre la tierna orejita rosa del niño o la blanca orejita de la que
niña que espera, el alfiler que abra el agujero para la arracada.”8

Con este comienzo pleno de ternura, García Lorca nos introduce en su cuidadoso trabajo de recopi-
lación de nanas de diversa procedencia y que constituyen justamente por esta particularidad, un tes-
timonio de su pertenencia a la historia cultural de la humanidad, testimonio hoy de intenso reclamo,
porque esas canciones ponen de manifiesto la actitud adulta ante la infancia, la mirada protectora y
cálida, que no necesitó academias para su constitución.

Y es éste el aspecto que el poeta desea recalcar, el origen popular de la canción de cuna, con matices
que reflejan la sensibilidad de la región de donde proviene. Lo que tienen de común, es una actitud
hacia el niño, una intención de que se duerma, una vocación comunicativa del que lo mece. Canciones
que cantan las madres pobres a sus niños pobres, y que tal vez cantan las criadas en las casas ricas a
los niños ricos...

A la nana, nana, nana,

a la nanita de aquel

que llevó al caballo al agua

y lo dejó sin beber.

(Procedencia: Granada)

Las vacas de Juana

no quieren comer;

llévalas al agua

que querrán beber.

(Procedencia: Salamanca)

8

García Lorca, Federico. Obras completas, pág. 145.

186 | Dirección General de Cultura y Educación

Por aquella calle larga

hay un gavilán perdío

que dicen que va a llevarse

la paloma de su nío.

(Procedencia: Santander.)

A la nana, niño mío,

a la nanita y haremos

en el campo una chocita

y en ella nos meteremos.

(Procedencia: Guadix)

Tengo sueño, tengo sueño,

tengo ganas de dormir.

Un ojo tengo cerrado,

otro ojo a medio abrir.

(Procedencia: Murcia y Salamanca).

Dice el poeta:

“Son las pobres mujeres las que dan a sus hijos este pan melancólico y son ellas las que lo llevan a
las casas ricas. El niño rico tiene la nana de la mujer pobre, que le da al mismo tiempo, en su cándida
leche silvestre, la médula del país.”

En esta diferenciación de clases, el poeta otorga jerarquía a las más pobres, madres analfabetas, ma-
dres del pueblo, que existieron siempre, aun antes de que las universidades del mundo se ocuparan
de su existencia. Es entonces un elemento constitutivo del vínculo entre el adulto encargado de la
crianza, sea o no su madre biológica.

Si nos trasladamos a las comunidades que viven en extrema precariedad, las que habitan en las lla-
madas “villas miseria”, o “favelas”, o “poblaciones campallas”, también encontraremos un estilo, una
tradición, una manera peculiar de acunamiento. Será a veces la madre, o tal vez una abuela, o un
hermano o hermana mayor, una “vecina cuidadora”: si existe una noción humanizada del vínculo
adulto-bebé bebé, existirá siempre una necesidad de cantarle.

Nos convoca María Elena Walsh con estas palabras:

“Reconstruir datos dispersos de la propia infancia. Reconstruir la infancia de los niños actuales, ame-
nazados en su inocencia por toda una sociedad insensible. Reconstruir de alguna manera la relación
a veces defectuosa entre padres e hijos: un verso, una canción pueden ser lazos de reunión. La poesía
es en definitiva reconstrucción y reconciliación, es el elemento más importante que tenemos para no
hacer de nuestros niños ni robots ni muñecos conformistas, sino para ayudarlos a ser lo que deben
ser: auténticos seres humanos.”9

9

Walsh, María Elena. Conferencia en las Jornadas Pedagógicas de la Organización Mundial de Enseñanza Preescolar.1964.
Citada en el libro Textura del disparate de Alicia Origgi, Lugar Editorial, 2004, pág. 28.

Diseño Curricular para la Educación Inicial | Lenguaje de las Artes y los Medios | 187

Un adulto que mece a su bebé, le canta para que se duerma, pero también para transmitirle sus emo-
ciones, su alegría o su tristeza. Y en ese acto lo define persona, es alguien que la escucha, que tam-
bién se conmueve. Esta forma de comunicación es el comienzo del espacio poético entre ambos, no
importan los saberes que ese adulto tenga, simplemente en este acontecimiento se instala una forma
singular del vínculo entre un adulto y un bebé, y entre el bebé y la poesía, esa manera de expresar
la palabra que vuelve fundante cada sonido, cada expresión verbal. La canción de cuna inaugura un
mundo, inicia al bebé en el lenguaje, en el ritual.

Nanas 10

1

Campanita de oro

si yo te comprara,

se la diera al niño

para que jugara

Campanitas de oro

torres de marfil,

canten al niño

que se va a dormir.

Campanas de plata,

torres de cristal,

canten a ese niño

que se ha de descansar.

2

Arestín de plata

cuna de marfil

arrullen al niño,

que se va a dormir.

Este niño lindo

que nació de noche

quieren que lo lleven

a pasear en coche.

10

Recopilación de Walsh, María Elena,Versos tradicionales para Cebollitas. Buenos Aires, Alfaguara, 2004, pág. 64.

188 | Dirección General de Cultura y Educación

Este niño lindo

que nació de día

quiere que lo lleven

a la nevería.

Este niño lindo

que nació de día

quieren que lo lleven

a comer sandía.

3

Señora Santa Ana

¿por qué llora el Niño?

• Por una manzana

que se le ha perdido.

Levantate Juana

y encendé la vela,

andá a ver quién anda

por la cabecera.

• Son los angelitos

que van a la escuela

con zapatos blancos

y medias de seda.

4

Pajarito que duermes

en la laguna,

no despiertes al niño

que está en la cuna.

A dormir va la rosa

de los rosales

A dormir va mi niño

porque ya es tarde.

Diseño Curricular para la Educación Inicial | Lenguaje de las Artes y los Medios | 189

Pajarito que cantas

junto a la fuente

cállate que mi niño

no se despierte.

5

Mi niño se va a dormir

con los ojitos cerrados

como duermen los jilgueros

arriba de los tejados.

6

Este niño lindo

no quiere dormir

porque no le dan

la flor del jazmín.

7

A la nanita nanita,

a la nanita de aquél

que llevó el caballo al agua

y lo trajo sin beber.

8

Este niño chiquito

no tiene cuna.

De limonero verde

yo le haré una.

9

A la rorro, mi niño,

mi niño duerme

con los ojos a bertos

como las liebres.

190 | Dirección General de Cultura y Educación

A la rorro, mi niño

mira a su madre.

Un ojo dice: mini,

y el otro: zape

10

A la nanita nana

de San Clemente

mi niño chiquito

ya tiene un diente.

La musicóloga argentina Judith Akoschky ha recopilado nanas con su música de origen, en el volumen
4 de Ruidos y Ruiditos.11

Como detalle singular del trabajo incorpora la voz de un bebé de diez meses
cuyos gorjeos emergen de la grabación y nos transportan a la escena amorosa en la que él es sin duda
el protagonista principal.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->