Está en la página 1de 271

POLITECNOS

Tecnología óptica
Lentes oftálmicas, diseño y adaptación
Jesús Caum Aregay - Begoña Doménech Amigot
José Ramón Flores Seijas - Marta Fransoy Bel
Laura Guisasola Valencia - Consuelo Hernández Poveda
Carlos Illueca Contri - Marta Lupón Bas
Joan A. Martínez Roda - Santiago Royo Royo
Francesc Salvadó Arqués - Joan Salvadó Arqués
M. Mar Seguí Crespo - M. Luisa Vera Tenza

Tecnología óptica
Lentes oftálmicas, diseño y adaptación

EDICIONS UPC
La presente obra fue galardonada en el tercer concurso
"Ajuts a l'elaboració de material docent" convocado por la UPC.

Primera edición (Politext): septiembre de 1996


Primera edición (Politecnos): marzo de 2001

Diseño de la cubierta: Manuel Andreu

© Los autores, 1996

© Edicions UPC, 1996


Edicions de la Universitat Politècnica de Catalunya, SL
Jordi Girona Salgado 31, 08034 Barcelona
Tel.: 934 016 883 Fax: 934 015 885
Edicions Virtuals: www.edicionsupc.es
E-mail: edicions-upc@upc.es

Producción: S.A de Litografía


Ramon Casas 2, 08911 Badalona

Depósito legal: B-11.416-2001


ISBN: 84-8301-474-2

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sancio-
nes establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedi-
miento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella
mediante alquiler o préstamo públicos.
Prólogo

Cuando Marta Fransoy me propuso escribir el prólogo para el libro Tecnología óptica accedí de inme-
diato y, es más, lo tomé no como una carga sino más bien como un honor:

En primer lugar porque Joan Salvadó fue un buen amigo, tenía unos criterios respecto a la ense-
ñanzas de la óptica muy similares a los míos, y un sentido de la responsabilidad y el deber que
siempre admiré. No se dejaba manejar y su forma de actuar fue siempre acorde con sus crite-
rios, a mi juicio, acertados.
7
En segundo lugar, la tecnología fue mi asignatura en la Escuela de Madrid y por tanto siempre
estuve muy relacionado con ella. Tanto la tecnología de la óptica de precisión como la propia
de la oftálmica fueron para mí, y han sido siempre, materias preferentes de estudio.

Con estas dos justificaciones podía quedar como un señor demostrando mi gratitud por participar con
mi modesta aportación en un tema tan grande, ya que para mayor bochorno para los que trabajamos en
este tema durante muchos años, no hay ningún tratado importante en castellano. Lo cierto y curioso es
que tampoco hay gran cosa en otras lenguas. La razón de esta falta tal vez haya que buscarla en el
hecho de que hasta nuestros días -después de la II Guerra Mundial- todo lo relacionado con el vidrio
óptico y la óptica era casi secreto militar. Cada cual guardaba celosamente sus conocimientos, sin duda
debido a reminiscencias medievales. Pero hay más. Leyendo las actuales publicaciones de óptica, da
la impresión que este tema de la tecnología no merece la atención del óptico de hoy en día... Como por
otra parte sabemos que genios como Galileo y Newton, que sin duda no precisan presentación, talla-
ban y pulían sus propias lentes, llego a la manifestación final diciendo que: ha sido una gran satisfac-
ción ver cómo, aunque sea a nivel de escuela, todavía se considere la tecnología, como lo que es, una
asignatura básica. O sea ¡IMPRESCINDIBLE!

El conocimiento de las técnicas propias del vidrio se remonta al albor de la historia, desde su fabrica-
ción hasta su manejo, para convertirse primero en concentrador de rayos solares con fines mítico-reli-
giosos, y, perdido el misterio, ser empleado como encendedor para, al fin, en el siglo XVIII transfor-
marse en ayuda visual, posibilitando la lectura a los ancianos.

Han de pasar 200 años más para que el milagro se complete bajo la geometría de la lente negativa, para
ayuda de los miopes... Y por último ya, en una carrera prodigiosa, llega hasta nuestros días lo que nació

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

como arma por su dureza, adorno, esmalte, a conformarse en: lentes tóricas, cilíndricas, bifocales, tri-
focales, prismáticas, asféricas, progresivas, y un gran etcétera.

Si a todo este abanico de elementos de corección, o como algunos dicen «de compensación», añadi-
mos la tecnología instrumental y pasamos a los problemas propios de la óptica de sistemas, tenemos
un mundo apasionante, genial, que nos permite ahondar tanto en el mundo de lo más pequeño a través
de la microscopía, como poner al alcance de la mano las estrellas, con los telescopios.

Siempre pensé, admito la existencia de distintos criterios, que la profesión de óptico queda cubierta por
dos disciplinas que abarcan su totalidad: la óptica fisiológica y la tecnología óptica. ¡Cuidado!... Que
nadie piense que pretendo marginar al resto de materias. Hay que dejar sentado el imprescindible ele-
vado: conocimientos de matemáticas, de óptica geométrica y óptica instrumental.

Todo lo demás que queramos añadir a su formación... ¡Magnífico!... Pero, no en vez de, sino además
de, y teniendo en cuenta (y ahora cambio de terreno de juego) su rentabilidad. Porque también la for-
mación es un bien costoso y escaso, y por lo tanto ha de ser rentable.

Espero que este tratado de Tecnología óptica, obra de Joan Salvadó y Marta Fransoy, que viene a
cubrir un hueco lamentable, será de gran utilidad no sólo para nuestros ópticos sino además, espero que
será de gran ayuda para todos los profesionales de Latinoamérica.

Javier Pérez Irisarri(*)


8

(*)
Físico por la Facultad de Ciencias de Zaragoza
Becario del Instituto de Óptica Daza de Valdés
Ingeniero Óptico por el CSIC
Becario de la Fundación Juan March
Becario del Ministerio de Asuntos Económicos Francés
Máster en dirección de empresas por ESADE
Ex colaborador del Instituto de Óptica
Ex profesor y fundador de la Escuela de Óptica de Madrid
Ex profesor de la Escuela de Óptica de Terrassa
Ex director del gabinete científico de INDO
Ex presidente de la Campaña de Protección Ocular

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Presentación

Los autores de este libro nos sentimos, ante todo, en deuda con su creador, aquel que lo concibió por
primera vez, un gran amigo y compañero, Joan Salvadó.

Su entusiasmo por la idea de recopilar las enseñanzas de la tecnología óptica lo llevó a traducir diver-
sos artículos de la revista Alemana Der Augenoptiker, que hasta la fecha han sido referencia obligada
para docentes y estudiantes de esta materia, y que se han utilizado como bibliografía en muchos capí-
tulos.
9
Con su afán de llegar más lejos, propuso el proyecto de escribir el primer libro de tecnología óptica a
todas las escuelas de óptica de España, en la Reunión Nacional de profesores de tecnología óptica que
se celebró en Terrassa en el año 1993. El resultado está en vuestras manos.

Pasará mucho tiempo y muchas revisiones hasta que esta obra alcance la perfección a la que él siem-
pre aspiraba. Pero estamos aquí, conscientes de que queda mucho por delante, y dispuestos a escuchar
vuestras sugerencias y comentarios.

Creemos que este libro, además de ser una herramienta importante para los estudiantes de la diploma-
tura, será además bien recibido por los profesionales, por el enfoque global de una disciplina que con-
forma una parte tan importante de la labor del óptico-optometrista.

Queremos agradecer sinceramente a todos aquellos que nos habéis ayudado durante este proceso,
directa o indirectamente, con vuestros consejos y vuestro soporte moral. Es comprometido hacer una
lista con todos vosotros. Por eso, comprenderéis que mencionemos sólo a tres personas sin cuya con-
tribución este texto no estaría hoy aquí. Gracias, Sílvia Villanueva, Pau Ferrara y Fuco Martínez.

A Joan

Este era su propósito.


Sirva esta obra como humilde testimonio de su legado.

Los autores

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Índice de autores

Jesús Caum i Aregay


Ingeniero superior especialidad automática y electrónica industrial. Profesor Titular de Escuela
Universitaria. Departament d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Begoña Doménech Amigot


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departamento
Interuniversitario. Universidad de Alicante.
11
José Ramón Flores Seijas
Doctor en ciencias físicas. Profesor Titular de Escuela Universitaria. Departamento de Óptica.
Universidad de Santiago de Compostela.

Marta Fransoy i Bel


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departament
d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Laura Guisasola i Valencia


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departament
d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Consuelo Hernández Poveda


Doctora en Sciences pour l’Ingénieur. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departamento
Interuniversitario. Universidad de Alicante.

Carlos Illueca Contri


Doctor en ciencias físicas. Profesor Titular de Universidad. Departamento Interuniversitario.
Universidad de Alicante.

Marta Lupón i Bas


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departament
d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Joan A. Martínez i Roda


Diplomado en óptica y optometría. Profesor Asociado de Escuela Universitaria. Departament
d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Santiago Royo Royo


Doctor en ciencias físicas. Profesor Asociado de Escuela Universitaria. Departament d’Òptica
i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Francesc Salvadó i Arqués


Arquitecto. Profesor Titular de Escuela Universitaria. Departament d’Expressió Gràfica a
l’Enginyeria. Universitat Politècnica de Catalunya.

Joan Salvadó i Arqués (1954-1997)


Licenciado en ciencias físicas. Diplomado en óptica. Profesor Titular de Escuela Universitaria.
Departament d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.

M. Mar Seguí Crespo


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departamento
Interuniversitario. Universidad de Alicante.

M. Luisa Vera i Tenza


Diplomada en óptica y optometría. Profesora Titular de Escuela Universitaria. Departament
d’Òptica i Optometria. Universitat Politècnica de Catalunya.
12

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Índice temático

I INTRODUCCIÓN

Evolución del vidrio y de la óptica oftálmica.............................................................................. 19

II MATERIALES PARA ÓPTICA OFTÁLMICA

1 Fabricación de lentes oftálmicas 13

Vidrio inorgánico
1.1 Tipos de vidrio óptico y propiedades .................................................................................... 21
1.2 Requerimientos del vidrio ideal............................................................................................. 26
1.3 Presentación del vidrio óptico ............................................................................................... 26
1.4 Proceso de fabricación de lentes minerales ........................................................................... 29

Materiales orgánicos
1.5 Tipos de materiales orgánicos y propiedades........................................................................ 35
1.6 Proceso de fabricación de lentes orgánicas ........................................................................... 36

2 Fabricación de monturas

Monturas plásticas
2.1 Materiales para monturas plásticas........................................................................................ 39
2.2 Proceso de fabricación de monturas plásticas ....................................................................... 44

Monturas metálicas
2.3 Materias primas, metales y aleaciones .................................................................................. 48
2.4. Proceso de fabricación de monturas metálicas..................................................................... 49
2.5. Tipos de soldadura ................................................................................................................ 51
2.6. Tratamientos superficiales .................................................................................................... 52

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

III LENTES OFTÁLMICAS MONOFOCALES

3 Lentes esféricas
3.1 Superficies ópticas esféricas .................................................................................................. 55
3.2 Curvatura................................................................................................................................ 56
3.3 Espesor y peso ....................................................................................................................... 57
3.4 Concepto y tipos de potencia................................................................................................. 59
3.5 Relación peso-potencia .......................................................................................................... 71

4 Lentes asféricas
4.1 Superficies ópticas asféricas .................................................................................................. 75
4.2 Parámetros de las lentes oftálmicas asféricas........................................................................ 77
4.3 Espesor y peso ...................................................................................................................... 78
4.4 Potencia.................................................................................................................................. 79
4.5 Comparación entre lentes esféricas y asféricas ..................................................................... 80
4.6 Producción actual de lentes asféricas .................................................................................... 82

5 Lentes astigmáticas
5.1 Superficies ópticas astigmáticas ............................................................................................ 85
5.2 El haz astigmático ................................................................................................................. 86
5.3 Lentes cilíndricas .................................................................................................................. 88
5.4 Lentes esferocilíndricas ......................................................................................................... 90
5.5 Lentes bicilíndricas ............................................................................................................... 91
14
5.6 Lentes esferotóricas .............................................................................................................. 96
5.7 Espesores en lentes astigmáticas ........................................................................................... 98
5.8 Reglas de transposición ........................................................................................................ 100
5.9 Cálculo exacto de lentes astigmáticas ................................................................................... 105
5.10 Efecto cilíndrico................................................................................................................... 106
5.11 Medida de lentes astigmáticas ............................................................................................. 106
5.12 Orientación y marcado de lentes astigmáticas..................................................................... 108

6 Lentes para ametropías elevadas


6.1 Tipos de lentes de alta potencia............................................................................................. 111
6.2 Lentes con zonas de suavización ........................................................................................... 113
6.3 Lentes multidrops .................................................................................................................. 115

7 Diseño de lentes oftálmicas


7.1 Lentes oftálmicas como compensadoras de ametropías........................................................ 117
7.2 Aberraciones en lentes oftálmicas ......................................................................................... 119
7.3 Formulación clásica de las aberraciones ............................................................................... 122
7.4 Grados de libertad en el diseño de lentes oftálmicas ............................................................ 125
7.5 Soluciones clásicas para lentes esféricas ............................................................................... 125
7.6 Soluciones asféricas............................................................................................................... 128
7.7 Funciones de calidad.............................................................................................................. 130

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ÍNDICE TEMÁTICO

8 Adaptación de lentes monofocales

8.1 Variación del campo visual ................................................................................................... 135


8.2 Variación del tamaño de las imágenes .................................................................................. 137
8.3 Influencia de la distancia de vértice. Potencia efectiva......................................................... 144
8.4 Centrado ideal de las lentes monofocales.............................................................................. 145
8.5 Influencia de la inclinación de la montura en el centrado..................................................... 149
8.6 Adaptación de elevadas prescripciones ................................................................................. 150

IV PRISMAS OFTÁLMICOS Y EFECTOS PRISMÁTICOS

9 Prismas oftálmicos

9.1 Principios ópticos de los prismas oftálmicos ........................................................................ 153


9.2 Potencia prismática ................................................................................................................ 154
9.3 Espesores de los prismas ...................................................................................................... 154
9.4 Orientación de los prismas oftálmicos .................................................................................. 155
9.5 Formación de imágenes a través de un prisma...................................................................... 156
9.6 Efecto de los prismas oftálmicos en la visión ....................................................................... 156
9.7 Potencia efectiva de los prismas............................................................................................ 157
9.8 Combinación de prismas........................................................................................................ 158

10 Efectos prismáticos y descentramientos


15

10.1 Lentes descentradas ............................................................................................................. 161


10.2 Ley de Prentice .................................................................................................................... 162
10.3 Efectos prismáticos por descentramiento de lentes esféricas.............................................. 162
10.4 Efectos prismáticos por descentramiento de lentes astigmáticas ........................................ 163

11 Desequilibrios prismáticos

11.1 Concepto de desequilibrio prismático ................................................................................. 169


11.2 Consecuencias de los errores de centrado ........................................................................... 170
11.3 Tolerancia de centrado......................................................................................................... 172
11.4 Aplicación de la tolerancia de centrado ............................................................................. 172
11.5 Decisión de centrado según la prescripción ........................................................................ 175

12 Adaptación de prescripciones prismáticas

12.1 Notación de las prescripciones y orientación de las bases.................................................. 179


12.2 Propósito de las prescripciones prismáticas ........................................................................ 179
12.3 Distribución de prismas entre los dos ojos.......................................................................... 180
12.4 Prescripción por descentramiento........................................................................................ 180
12.5 Descentramientos y heteroforia ........................................................................................... 181
12.6 Lentes prismáticas. Prisma incorporado .............................................................................. 183
12.7 Prismas de Fresnel ............................................................................................................... 184

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

V LENTES OFTÁLMICAS MULTIFOCALES

13 Lentes bifocales y trifocales


13.1 Necesidad de una compensación multifocal........................................................................ 187
13.2 Historia y evolución de los multifocales ............................................................................. 187
13.3 Procesos de fabricación ....................................................................................................... 190
13.4 Parámetros de un bifocal .................................................................................................... 192
13.5 Efectos prismáticos. Salto de imagen .................................................................................. 196
13.6 Centro óptico de cerca ......................................................................................................... 198
13.7 Tipos de bifocales y trifocales ............................................................................................. 199

14 Lentes progresivas
14.1 Superficies progresivas ........................................................................................................ 202
14.2 Elementos de diseño de las lentes progresivas.................................................................... 208
14.3 Comportamiento de una lente progresiva............................................................................ 210
14.4 Lentes progresivas ocupacionales........................................................................................ 213

15 Adaptación de multifocales

Adaptación de bifocales
15.1 Análisis de los desequilibrios prismáticos........................................................................... 217
15.2 Control prismático en bifocales ........................................................................................... 219
15.3 Elección del bifocal idóneo ................................................................................................. 221
16
15.4 Normas de centrado de bifocales. Elección de la montura ................................................. 223
15.5 Normas de centrado de trifocales ........................................................................................ 226

Adaptación de lentes progresivas


15.6 Indicaciones de las lentes progresivas ................................................................................. 226
15.7 Criterios de selección de las lentes progresivas .................................................................. 226
15.8 Normas de centrado. Adecuación de la montura................................................................. 227
15.9 Instruciones al usuario ......................................................................................................... 228

VI LENTES DE PROTECCIÓN

16 Lentes de protección a radiaciones


16.1 Radiaciones nocivas para el ojo .......................................................................................... 231
16.2 Necesidad de protección frente a la radiación..................................................................... 232
16.3 Propiedades de los filtros de protección solar ..................................................................... 233
16.4 Selección del filtro adecuado............................................................................................... 235
16.5 Tipos de lentes de protección solar ..................................................................................... 236

17 Lentes de protección frente a agentes externos

17.1 Normas de seguridad ........................................................................................................... 241


17.2 Endurecido térmico y químico de lentes minerales............................................................. 242
17.3 Tratamientos superficiales en lentes orgánicas .................................................................. 248

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ÍNDICE TEMÁTICO

18 Tratamientos antirreflejantes
18.1 Reflejos parásitos en lentes oftálmicas................................................................................ 253
18.2 Tratamientos antirreflejantes en lentes minerales ............................................................... 254
18.3 Tratamientos antirreflejantes en lentes orgánicas................................................................ 256
18.4 Métodos de producción de los tratamientos antirreflejantes ............................................... 256

VII MONTURAS PARA LENTES OFTÁLMICAS

19 Diseño de monturas
19.1 Proceso de diseño de monturas............................................................................................ 259
19.2 Tipología de las monturas.................................................................................................... 260
19.3 Medidas de las monturas ..................................................................................................... 263
19.4 Tipología del rostro.............................................................................................................. 265
19.5 Medidas faciales .................................................................................................................. 266
19.6 Relación de tipologías: elección de la montura................................................................... 268
19.7 Diseño y moda ..................................................................................................................... 268

20 Alineamiento y ajuste de monturas


20.1 Alineamiento de la montura ................................................................................................ 271
20.2 Principios de adaptación de la montura al usuario.............................................................. 272
20.3 Ajuste anatómico de las monturas ....................................................................................... 273

21 Adaptación de prescripciones
17
21.1 Elección de la montura ....................................................................................................... 277
21.2 Elección de las lentes según la prescripción ....................................................................... 278
21.3 Toma de medidas de centrado ............................................................................................. 279
21.4 Proceso de centrado ............................................................................................................. 279
21.5 Problemas de centrado y soluciones.................................................................................... 281
21.6 Proceso de montaje .............................................................................................................. 282
21.7 Control de calidad del montaje............................................................................................ 282
21.8 Causas usuales de inadaptación a las gafas ......................................................................... 283

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Índice alfabético

A 145, 150, 209, 221, 223, 224, 225, 226, 228,


Aberraciones, 14, 20, 26, 69, 80, 81, 82, 111, 112, 235, 273
119, 121, 122, 125, 127, 128, 129, 130, 131, macular, 135
132, 133, 134, 149, 151, 156, 170, 172, 188, real, 136
201, 227, 283, 284 Celuloide, 41, 42
astigmatismo oblicuo, 123, 125, 127, 129, Centro datum, 146
130, 131, 132, 133, 210 Cilindro, 29, 31, 45, 58, 79, 82, 85, 88, 89, 90, 91, 287
coma, 121 93, 94, 95, 99, 100, 101, 102, 103, 104, 107,
distorsión, 121, 122, 131, 132 108, 142, 143, 147, 149, 164, 165, 166, 167,
error de potencia, 121, 123, 124, 125, 128, 191, 192, 198, 282
129, 130, 131, 132, 133, 151, 170, 208, eje, 91, 93, 94, 101, 108, 143, 164, 167, 282
Acetato de celulosa, 41, 42, 45, 46, Coeficiente de asfericidad, 78, 80, 81, 83, 129,
Afaquia, 83 130, 133
Afinado, 31, 33, 34, 35, 38, 190 Control prismático, 16, 219
Alineamiento de la montura, 17, 43, 271 Curva de base, 68, 69, 141
Altura de la bifocal, Curva de transmisión, 232, 234,
Aniseiconia, 140, Curvatura, 14, 20, 29, 30, 31, 33, 37, 55, 56,
inducida, 140 58, 59, 66, 69, 71, 76, 78, 79, 85, 86, 88,
89, 96, 99, 100, 107, 114, 115, 125, 126, 128,
129, 130, 131, 177, 187, 188, 189, 190, 191,
B 192, 196, 202, 203, 204, 205, 220, 274, 281,
Bifocal, 16, 116, 188, 189, 190, 191, 192, 193, 283
194, 195, 196, 197, 217, 218, 219, 220, 221,
222, 223, 224, 225, 226, 285
fundido, 188, 189, 222 D
Boxing, 264, 265 Densidad, 22, 24, 26, 36, 39, 0, 43, 44, 48, 49, 53,
58, 59, 72, 79, 82, 125, 212, 248
Desequilibrio prismático, 15, 169, 170, 171, 173,
C 174, 176, 177, 180, 217, 219, 281, 282, 283,
Campo visual, 15, 83, 111, 112, 113, 135, 136, 284

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

E multifocales, 187, 217, 276


Efecto prismático, 150, 158, 161, 162, 163, 164, polarizantes, 238
165, 166, 167, 169, 171, 174, 177, 179, 180, prismáticas, 15, 183, 184
181, 182, 183, 184, 188, 196, 197, 198, 199, Lentes,
212, 217, 220, 280, 283 progresivas, 16, 187, 189, 201, 202, 204, 206,
por descentramiento, 162, 163 207, 208, 209, 210, 213, 226, 228, 282
Elipses de Petzval, 127, 131, trifocales, 187, 217
Elipses de Tscherning, 128, Lenticular, 112, 113
Errores de centrado, 15, 170, 172, 175 Ley,
Espesor de borde, 57, 58, 59, 80, 82, 99, 100, 147, de potencia, 204, 205, 209, 210, 213, 214,
184, 194, 195, 278 de Prentice, 15, 162, 163, 166, 171, 173
Espesor de centro, 29, 33, 34, 58, 60, 69, 70, 99,
105, 111, 125, 129, 148, 161, 194, 195
M
Mapas de vidrios,
F Materiales orgánicos, 13, 35, 59, 82, 150
Factor de aumento, 137, 138, 139, 140, 141, 142, Medidas de las monturas, 17, 263, 264, 265
143, 145, 284 Meniscado, 271, 279, 281, 283, 284
Factor de forma, 62, 139, 140, 141, 142 Meridiano principal, 90, 92, 96, 106, 107, 202,
Factor de potencia, 139, 140, 142, 208 203, 204, 205, 206, 207, 210
Fibra de carbono, 40, 41, 43, Minkwitz, 207, 208, 215
Fidelidad cromática, 234, 235, 236 Molde, 32, 33, 37, 38, 44, 45, 114, 192
288 Fotocromatismo, 237 Monofocal, 34, 145, 184, 198, 208, 214, 217, 220,
226, 228, 280, 282, 284
Monturas plásticas, 13, 39, 40, 43, 44, 45, 49, 50,
G 54, 260, 261, 273, 275,
Generado, 30, 31, 33, 34, 35, 36, 83, 190, 260
Gomac, 264, 265
N
Número de Abbe, 120
H
Haz astigmático, 14, 86, 107
O
Optyl, 39, 42, 269
L Ostwald, 20, 126
Lente a filo, 147
Lente precalibrada, 148
Lentes, P
astigmáticas, 15, 15, 65, 81, 82, 86, 90, 91, 98, Pasillo progresivo, 201
100, 105, 106, 108, 142, 163 Petzval, 20, 127, 128, 131, 132
bifocales, 38, 113, 192, 217, 219, 223, 225, Poliamida, 42,
228 Polimetilmetacrilato, 35, 39, 41, 43,
coloreadas, 65, 238 Potencia, 14, 15, 19, 34, 38, 55, 56, 58, 59, 60-72,
convergentes, 122, 181 77, 79, 80, 82, 83, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92,
descentradas, 15, 161 93, 94, 95, 96, 97, 98, 100, 101, 103, 104, 105,
divergentes, 122 106, 107, 108, 111, 112, 113, 114, 115, 116,
fotocromáticas, 237 117, 118, 119, 120, 121, 123-133, 136, 137,

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ÍNDICE ALFABÉTICO

138, 139, 140, 141, 142, 144, 145, 147, 149, S


150, 151, 154, 155, 156, 157, 162, 164, 165, Sagita, 29, 34, 35, 36, 56, 57, 58, 59, 67, 70, 71,
166, 170 172, 173, 177, 183, 184, 187, 189, 79, 88, 99
190, 191, 192, 193, 195, 196, 197, 198, 199, Salto de imagen, 16, 196, 197, 219, 220, 221,
201, 202, 204, 205, 206, 207, 208, 209, 210, 223, 225
212, 213, 214, 217, 218, 219, 220, 221, 222, Segmento, 24, 61, 116, 187, 188, 190, 191, 192,
223, 227, 228, 235, 245, 254, 260, 278, 279, 193, 194, 195, 196, 197, 198, 199, 200, 218,
282, 284 220, 221, 222, 224, 225, 226
Precalibrado, 147, 148, 278 Slab-off, 177, 219, 220
Prentice, 15, 154, 162, 163, 166, 171, 173, 280 Sturm, 20, 86, 87, 107
Prescripciones prismáticas, 15, 145, 179, 180, Superficies,
184, 273, 278 conicoides, 75
Prisma, progresivas, 202, 205, 206, 207, 210
incorporado, 15, 183
plano, 153
de Fresnel, 15, 185 T
Prismas oftálmicos, 15, 153, 154, 155, 156, TABO (sistema), 65, 90, 94, 95, 155, 163, 179
179 Templado térmico, 24, 27, 243, 279
espesores de los prismas, 15, 154 Tolerancia de centrado, 15, 172, 224
Procesos de fabricación, 16, 24, 44, 190, 192, Tratamientos,
196, 259, antirreflejantes, 17, 254, 256
Propionato de celulosa, 41, 42, 45, superficiales, 13, 16, 33, 50, 52, 279
Pulido, 33, 34, 35, 37, 38, 44, 45, 47, 49, 50, 53, Tscherning, 20, 126, 128, 131, 132 289
190
Punto remoto, 59, 66, 87, 117, 118, 124, 144
W
Wollaston, 20, 126, 131
R
Radio,
del alojamiento, 194, 195, 196 Z
obsculatriz, 78, 79, 83, Zona,
Reflejo corneal, 227, 279 de distancia, 201, 204, 205, 207, 213,
Reflejos parásitos, 17, 253 de lectura, 192, 201, 207, 209, 213
Resistencia al impacto, 40, 243, 246 marginal, 113, 114

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Introducción

Evolución del vidrio y de la óptica oftálmica

La existencia del vidrio se remonta a las antiguas civilizaciones. Ya los egipcios, 1.500 años antes de
Cristo lo utilizaban como esmalte, y en el Antiguo Testamento aparecen referencias sobre la utiliza-
ción del vidrio en utensilios domésticos. Durante el imperio romano, además de surgir las teorías emi-
sionistas e inmisionistas de la visión por parte de filósofos y eruditos como Pitágoras, Sócrates, Platón
y Aristóteles, se descubre la propiedad del vidrio de variar el tamaño de las imágenes.
19
Hacia el siglo X, en el imperio árabe, Alhazen, después de estudiar a griegos y romanos, en su Optice
Thesaurus, explica las leyes de la refracción de medios gruesos a delgados, y estudia la visión bino-
cular.

Ya en Europa, el monje franciscano Roger Bacon, en su Opus Major (1267), reconoce la utilidad de
los segmentos de esfera de vidrio como «útil instrumento para las personas ancianas y aquellas que tie-
nen los ojos débiles, pues ellas pueden ver así letras pequeñas con grandor suficiente». Cuando se
inventan las gafas, a finales del siglo XIII, sólo son utilizadas por los monjes en visión próxima. Son,
pues, gafas de présbita y generalmente con lentes de geometría biconvexa, sin un diseño determinado.

Las gafas más antiguas que se conservan, halladas en 1953 en el monasterio de Wienhausen, son de
madera de tilo, una de las lentes es biconvexa de +3,75 D y color amarillo, y la otra verde y de poten-
cia +3,00 D. La diferencia de tonos del vidrio y de simetría en las potencias demuestra la dificultad en
la fabricación de vidrio transparente, y que las lentes se aparejaban por aumentos parecidos una vez
pulidas.

A mediados del siglo XV, con la invención de la imprenta, los libros salen del ámbito monacal, al
popularizarse la lectura, y empiezan a pintarse retratos de «civiles» con gafas, pero siempre para visión
próxima. Sólo a finales de este siglo empiezan a utilizarse las lentes cóncavas para visión lejana.

Durante el siglo XVI, se inician los estudios sobre la visión (Maurolico, Della Porta, Platter), pero no
es hasta el siglo XVII, con Kepler, Snell, Descartes, y Scheider entre otros, cuando se estudia el siste-
ma dióptrico del ojo.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Daza de Valdés, en 1623, escribe el libro Uso de los antoios para todo género de vistas, donde se dife-
rencia la miopía de la presbicia, y se describen distintos grados de ametropía. De esta misma época es
el retrato, pintado por Velázquez, de Quevedo con gafas de muelle y lentes negativas, a partir del que
todavía hoy se conoce este tipo de gafas como «quevedos».

A principios del siglo XIX, Young describe el astigmatismo a partir del estudio de su propio ojo; será
resuelto matemáticamente por Sturm, y corregido con lentes planocilíndricas por Airy. También en
esta época, Wollaston plantea la corrección de las aberraciones oblicuas en las lentes oftálmicas, pero
las soluciones que obtiene no son fabricables, por no disponer de la tecnología necesaria.

A mediados del siglo XIX, Petzval (1840) diseña para el óptico vienés Vöigtlander, el primer objetivo
doble, y establece la condición de anastigmatismo y aplanatismo de campo, que aún son vigentes. Por
este motivo, las lentes exentas de curvatura de campo, también llamadas aplanáticas, se conocen como
lentes de Petzval.

A finales del siglo XIX se establecen las bases de lo que es la óptica fisiológica moderna (Purkinje,
Listing, Von Helmholtz, Javal y Donders). Ostwald replantea los estudios de Wollaston y halla solu-
ción al astigmastismo marginal.

Ya entrado el siglo XX, Von Rohr, a partir de los estudios de Tscherning, fabrica las primeras lentes
menisco, conocidas como lentes puntuales, que son comercializadas por Zeiss. Durante todo este siglo
se han estado utilizando variaciones sobre estos primeros diseños, hasta que la aparición de generado-
res de superficies ópticas por control numérico permite, desde hace 15 años, la utilización de superfi-
20
cies asféricas en lentes oftálmicas.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 1
Fabricación de lentes oftálmicas
J. Caum, M. Lupón

En este capítulo se presentan los materiales utilizados para la fabricación de lentes y prismas (vidrio y
plásticos), y se analizan sus propiedades no de forma exhaustiva, puesto que existe una extensa biblio-
grafía que se ocupa de ello, sino exclusivamente haciendo referencia a aquellas características de apli-
cación directa en la óptica oftálmica.

Vidrio inorgánico
21
El vidrio utilizado en óptica oftálmica es un material formado por la fusión de óxidos inorgánicos, de
los cuales la sílice normalmente es una parte sustancial. Debe ser incoloro, con un valor definido de
índice de refracción, libre de burbujas, nódulos, estrías y tensiones, y altamente transparente y homo-
géneo. La facilidad con que se pueden trabajar sus superficies y el hecho de que sea transparente a la
radiación visible lo hacen especialmente adecuado para su utilización en la compensación.

1.1 Tipos de vidrio óptico y propiedades

Propiedades ópticas

Índice de refracción

El índice de refracción caracteriza el medio por el que se propaga la luz y se define como

n= c (1.1)
v

donde c es la velocidad de la luz en el vacío (aprox. 300.000 km/s), y v la velocidad de la luz en el


medio de propagación, siempre inferior a c, con lo que n siempre es un número superior a 1.
Para cuantificarlo debemos referirlo a una longitud de onda determinada (λ), y para ello se asig-
na un subíndice que la indica (nλ). Los más comúnmente utilizados en óptica oftálmica son nd y ne, que
corresponden respectivamente a la línea amarilla del helio y a la línea verde del mercurio.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

La exactitud en el valor del índice de refracción en medidas estándar es de ±3 10 -5, en medidas


de precisión de ±10 -5, y en medidas de alta precisión de ±5 10 -6. Para conocer el índice de refracción
para una longitud de onda determinada, con una precisión de ±3 10 -6 en el visible, podemos utilizar la
fórmula expresada en la ecuación (1.2) donde Ai son constantes estipuladas en función del tipo de
vidrio.

n 2 = A0 + A1λ 2 + A2λ -2 + A3λ -4 + A4λ -6 + A5λ -8 (1.2)

En la tabla 1.1 se indican las longitudes de onda con las que se opera más frecuentemente, con
su notación.

Tabla 1.1

Línea espectral λ (nm) Color Elemento


F’ 479,9914 azul Cd
F 486,1327 azul H
e 546,0740 verde Hg
d 587,5618 amarillo He
C’ 643,8469 rojo Cd
C 656,2725 rojo H

El vidrio oftálmico toma valores de nd que oscilan entre 1.52300 y 1.88500. Como veremos más
22
adelante esta propiedad está fuertemente relacionada con la densidad del material y será uno de los fac-
tores determinantes a la hora de escoger un material. Los índices elevados implican dioptrios de cur-
vas planas, por lo tanto las lentes de alto índice son más delgadas que las de bajo índice.

Dispersión relativa. Número de Abbe

La dispersión es un fenómeno que pone de manifiesto que el índice de refracción depende de la


longitud de onda (1.3).

D = dn = nF – nC (1.3)
dλ nd - 1

En óptica oftálmica, sin embargo, se utiliza habitualmente su valor inverso, que se denomina
número de Abbe y se simboliza por una ν, porque es mucho más fácil de manejar (1.4). Tanto la dis-
persión relativa como el número de Abbe, son adimensionales. Valores elevados de ν indican menor
dispersión que los valores menores, y son los más deseables en lentes oftálmicas.

v d = 1 = nd - 1 (1.4)
D nF - nC

Tradicionalmente se ha establecido una clasificación en dos grandes grupos de vidrio según el


valor del número de Abbe: crown cuando ν≥50, y flint cuando ν≥50.
La exactitud requerida para la dispersión en medidas estándares, de precisión y de alta preci-
sión, es de ±2 10-5, ±3 10-6, ±2 10-6 respectivamente.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

Transmisión. Reflexión. Absorción

Cuando un haz de luz incide sobre una superficie transparente y lisa como lo es la de un dioptrio, una
parte se transmite o refracta, otra parte es reflejada y otra parte la absorbe el material (también pueden
ocurrir otros fenómenos como la difusión, la polarización o las interferencias a los que no haremos
referencia). En función de lo expuesto, el flujo incidente (Φ) puede expresarse como sigue:

φ = φT + φR + φA (1.5)

donde ΦT, ΦR y ΦA son los flujos transmitido, reflejado y absorbido respectivamente. A partir de la
relación entre cada uno de estos flujos y el flujo total, se definen los coeficientes de transmisión o trans-
mitancia (T), de reflexión o reflectancia (R) y de absorción o absortancia (A):

T = φT ; R = φR; A = φA (1.6)
φ φ φ

de manera que T + R + A = 1.
Cuando la luz incidente es monocromática, existe otra expresión para el coeficiente de reflexión
R, calculado a partir de la fórmula de Fresnel:

2
R = n- n' (1.7)
n + n' 23

donde n es el índice de refracción del vidrio, y n’ el índice de refracción del medio incidente. Para un
vidrio de índice n, sumergido en aire:

2
R = n- 1 (1.8)
n+ 1

Cuando queremos saber la reflectancia total en un sistema de m superficies, si consideramos


nula la absorción, la expresión que se utiliza es:

2m
R = 1 - 1 - n- n' (1.9)
n + n'

En óptica oftálmica cuando nos movemos en el rango del visible son importantes sobretodo T
y R, y se puede despreciar A. Al tratar las lentes de protección frente a la radiación veremos que el
rango de espectro que nos ocupa es más amplio (incluye el ultravioleta y el infrarrojo) y la absortan-
cia tomará mayor relevancia. De la expresión (1.7) se desprende que cuanto más elevado es el índice
de refracción, mayores son las pérdidas por reflexión. Para un vidrio de índice 1.500, R = 0,04. Esto
quiere decir que las pérdidas de luz por reflexión en cada superficie de una lente fabricada con dicho
vidrio son del 4%. En la tabla 1.2 se indica el porcentaje de pérdidas por reflexión en una lente, en fun-
ción del índice del material y, en consecuencia, el porcentaje de transmisión.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Tabla 1.2 Porcentajes de reflexión en función del material

n %R %T
1.523 8.41% 91.59%
1.600 10.37% 89.63%
1.700 13.00% 87.00%

Propiedades físicas

Densidad

Es la relación entre la masa y el volumen que ocupa. Se expresa generalmente en g/cm3 y a una tem-
peratura de 25°C. Este parámetro está directamente relacionado con el peso y, por lo tanto, es impor-
tante tenerlo en cuenta. En general se asocia densidad elevada a alto índice de refracción y elevada dis-
persión (bajo número de Abbe) pero, como veremos más adelante, actualmente se consiguen
materiales densos con un valor de número de Abbe medio y materiales muy ligeros con índice de
refracción medio.

Coeficiente de dilatación lineal. Conductividad térmica

La conductividad térmica es la cantidad de calor transmitido durante un tiempo y para un intervalo de


24
temperaturas determinados, en la dirección perpendicular a la superficie. El vidrio es muy mal con-
ductor a bajas temperaturas (vidrio en estado sólido) y por lo tanto se comporta como aislante térmico
mientras que a temperaturas elevadas (hornos de fusión) tiene una conductividad térmica similar a la
del hierro.
El coeficiente de dilatación térmica es la expresión del alargamiento del vidrio por unidad de
longitud (l) con la variación de temperatura. Se expresa en 1/°C en un intervalo de temperaturas que
en vidrio óptico va de 25°C a 300°C.

α = 1 dl (1.10)
l dT

Se trata de una característica importante en óptica oftálmica, puesto que influye en procesos
como el templado térmico, la fusión, la fusión del segmento en bifocales, el recocido durante la fabri-
cación del vidrio y el depósito de multicapas.

Viscosidad

La podemos definir como el rozamiento interno de los fluidos. Un sólido se supone que tiene viscosi-
dad infinita mientras que a un fluido perfecto se le supone una viscosidad nula. Hablar de viscosidad
del vidrio sólo tiene sentido durante su proceso de fabricación, a temperaturas que superan los 500°C,
donde realmente será un parámetro que se debe controlar perfectamente. En la tabla 1.3 se muestra los
valores de viscosidad de algunos materiales en comparación con la del vidrio a distintas temperaturas.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

Tabla 1.3 Valores de viscosidad (en poisses) para distintos materiales

Material Viscosidad (P)


agua (a 20°C) 0,01
aceite oliva (a 20°C) 0,98
glicerina (a 20°C) 2,34
vidrio (a 20°C) 1018
vidrio (a 1500°C) 100

El comportamiento del vidrio al aumentar la temperatura, y por tanto su proceso de fusión (figu-
ra 1.1), se ilustra mediante una curva característica de temperatura frente a una escala logarítmica de
la viscosidad (en la tabla 1.3 se puede comprobar la necesidad de utilizar logη, debido al orden de mag-
nitud de variación de la viscosidad en un intervalo de temperatura de 20°C a 1.500°C). En esta curva
se ponen de manifiesto las temperaturas que corresponden a las viscosidades que debe tomar el vidrio
en las distintas etapas de su fabricación: punto de transformación, punto de ablandamiento y punto de
hundimiento, entre otros.

Elasticidad. Resistencia mecánica 20


Viscosidad log n

El vidrio es un material elástico casi 18


ideal pues cuando se aplica una fuerza
externa y se deforma, una vez se deja de 16
25
aplicar, recupera su forma inicial, aunque
}
14.5
10 Punto inferior de recocido
si la fuerza que se le aplica supera un 14 Intervalo de transformación
13.0
10 Punto superior de recocido
límite determinado, se rompe. El valor de
12
la fuerza aplicada que produce la fractu-
ra del vidrio se denomina resistencia
10
mecánica, y su valor teórico es muy ele-
vado; sin embargo su valor en los ensa- 8 7.6
10 Punto de ablandamiento
Ablandamiento
yos de laboratorio siempre es dos o tres
órdenes de magnitud inferior, con lo que 6 4
10
resulta un material frágil sobretodo fren- Punto de hundimiento
te a los golpes. Para conocer la resisten- 4
cia mecánica de un vidrio, se somete a
ensayos de compresión, tracción, fle- 2
xión, impacto y de resistencia al choque
Tg T107.6 Temperatura
térmico.
Fig. 1.1 Curva de viscosidad del vidrio en función de la temperatura

Dureza

En general al hablar de vidrio nos referimos a la dureza al rayado, que es la resistencia que opone el
material a ser rayado, y a la dureza a la abrasión, que está relacionada con la facilidad con que puede
tallarse. En la escala de dureza de Mohs, el vidrio se sitúa entre los valores 5 y 6.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Propiedades químicas

Resistencia al ataque químico y a los agentes atmosféricos

En general el vidrio es resistente a los productos químicos pero lo atacan el ácido fluorhídrico, el ácido
fosfórico y los álcalis concentrados a elevada temperatura, y pierde transparencia. Asimismo, es resis-
tente a los agentes atmosféricos y solamente es vulnerable si se somete a condiciones muy extremas
de humedad y temperatura.

1.2 Requerimientos del vidrio ideal

El requisito más importante para el vidrio óptico es la homogeneidad en la composición química y en


el estado físico. Además debe tener unos valores de índice y número de Abbe adecuados para su utili-
zación y ser transparente e incoloro, libre de burbujas, estrías y cuerdas. También debe tener un ele-
vado grado de estabilidad física y química (dureza, resistencia mecánica, poca dependencia de la tem-
peratura).
Cuando se trata de condiciones ideales para lentes oftálmicas, básicamente nos referimos a los
conceptos de estética, comodidad de uso y comodidad visual. Para ello es lógico pensar en superficies
lo más planas posible, materiales ligeros (baja densidad), espesores delgados y calidad óptica (ausen-
cia de aberraciones). Todo ello es difícil de reunir en un solo material y por eso es necesario encontrar
una solución de compromiso que suponga el mayor número de ventajas con el menor número de incon-
venientes.
26

1.3 Presentación del vidrio óptico: nomenclatura, catálogos y mapas

Para la clasificación del vidrio, los fabricantes se refieren preferentemente al índice de refracción y al
número de Abbe. En las figuras 1.2a y 1.2b se muestra la información que proporcionan dos fabrican-
tes de vidrio en el caso de un material crown.
Como se puede observar, los fabricantes aportan datos referentes a las propiedades tratadas
anteriormente: índice de refracción para diferentes longitudes de onda, número de Abbe, densidad,
coeficiente de dilatación lineal, conductividad térmica, viscosidad, dureza transmitancia, resistencia
mecánica y química.
El fabricante Corning clasifica sus vidrios en crown, índices medios y elevados, crown de bario,
y fotocromáticos. Utiliza un código identificador y especifica si el material es blanco o de color. Ade-
más de indicaciones sobre su utilización y tratamientos para la óptica oftálmica (bloques, segmentos,
templado). También proporciona las curvas de transmitancia espectral para las longitudes de onda
desde 250 nm hasta 1800 nm.
La firma Schott en su código utiliza unas letras que indican si el material es crown (K) o flint
(F) y además caracteriza su composición (por ejemplo BAK = crown de bario). A continuación indi-
ca un número que especifica su posición en un mapa nd = f(νd) del que posteriormente hablaremos. Por
último incorpora seis dígitos, los tres primeros son los tres primeros decimales ajustados del nd y los
tres últimos indican el número de Abbe (número entero de dos cifras más el primer decimal ajustado).
En la figura 1.3 se presenta un diagrama donde se agrupan los vidrios por familias, en función de la
composición.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

CORNING FRANCE Nº de Código: 800.01 TIPO DE VIDRIO


COLOR: BLANCO

FORMAS USUALES: BLANKS-SEGMENTOS-GOBS


BLANCO BL
APLICACIÓN: Visión simple-Bifocal fundido

DENSIDAD A 25º C ÍNDICES DE REFRACCIÓN


Líneas espectrales λmm Color Valor
en g/cm3 2.54

COEFICIENTE DE EXPANSIÓN LINEAL F' cadmio 480.0 azul 1.52965


20ºC/300ºC α x 10 /ºC
-7 F hidrogeno 486.1 azul 1.52916
94 e mercurio 546.1 verde 1.52511
d helio 587.6 amarillo 1.52300
VISCOSIDAD C' cadmio 643.8 naranja 1.52075
Temperatura en ºC C hidrogeno 658.3 rojo 1.52034
14.5
TC 10 500 CONSTRINGENCIA
13 ve 59.0
TR 10 540
vd 59.3
7.85
TL 10 710
TRANSMITANCIA (Grosor mínimo 2 mm)
10
5
885 U.V.Corte (T=1%) nm 280
Temperatura Transmitancia a 350 nm 88%
4 Factor de transmitancia
de 10 995 en la regióna visible
trabajo 3 (380-780nm.-Iluminante A) 91.4% 27
10 1160 Factor de transmitancia
en la región I.R. (Iluminante A) 90.3%

DURABILIDAD QUIMICA
.-al agua
Norma AFNOR(NF B 35601) 3 A remarcar:
(1)
.-a ácidos 1
Norma DIN (12.116)
Test AO - Pérdida de peso en mg/cm 2 <0.01
(1)
.-a Álcalis
Norma AFNOR(NF B 35602) 1
(1)Método DIN idéntico al método ANFOR

USO PARA MULTIFOCALES FUNDIDOS:


SÍ con
Ba 653 Ba 858
Ba 683 Ba 750A

POSIBLES TRATAMIENTOS
.Templado químico: NO
.Templado térmico: SI . Tratamientos de vacio: SI
(Antireflectante y coloración)

CORNING-FRANCE

Fig. 1.2a Información suministrada por Corning (Francia)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

nd = 1.52249 vd = 59.48 nF - nC = 0.008784


K 5 - 522595
ne = 1.52458 ve = 59.22 nF'- nC' = 0.008858

Índices de refracción Dispersión Parcial Relativa Transmitancia interna Ti


λ(nm) Ps,t 0.2846 λ(nm) Ti (5mm) Ti (25mm)
n2325.4 2325.4 1.49653 PC.s 0.5401 2325.4 0.91 0.62
n1970.1 1970.1 1.50143 1970.1 0.968 0.85
Pd.C 0.3043
n1529.6 1529.6 1.50663 Pe.d 0.2384 1529.6 0.999 0.988
n1060.0 1060.0 1.51197 Pf.F 0.5438 1060.0 0.999 0.998
nl 1011.0 1.51257 Pi.h 0.7715 700 0.999 0.998
ns 852.1 1-51507 660 0.999 0.998
P's.t 0.2822 620 0.999 0.998
nr 706.5 1.51829
P'C'.s 0.5840 580 0.999 0.998
nC 656.3 1.51982
P'd.C' 0.2537 546.1 0.999 0.998
nC' 643.8 1.52024
P'e.d 0.2364
500 0.999 0.998
n632.8 632.8 1.52064
P'f.F' 0.4825 460 0.999 0.996
nD 589.3 1.52241
P'i.h 0.7651
435.8 0.999 0.995
nd 587.6 1.52249
420 0.999 0.995
ne 546.1 1.52458
404.7 0.998 0.990
nF 486.1 1.52860 Otras propiedades
400 0.997 0.984
nF' 480.0 1.52910 α-30/+70ºC[10-6/K] 8.2 390 0.996 0.980
ng 435.8 1.53338 α20/300ºC[10-6/K] 9.6
380 0.996 0.980
nh 404.7 1.53735 Tg (ºC) 543 370 0.996 0.979
ni 365.0 1.54412 T107.6 (ºC) 720
365.0 0.995 0.974
28 cp(J/g.K) 0.783 350 0.986 0.93
λ[W/m.K 0.950
334.1 0.94 0.74
320 0.78 0.29
ρ[g/cm3] 2.59 310 0.50
E[103N/mm2] 71 300 0.15
µ 0.227
290
Constantes de dispersión HK 450 280
A0 2.2850299
A1 -8.6010725.10-3 B 0-1
A2 1.1806783.10-2 CR 1
A3 2-0765657.10-4 FR 0
A4 -2.1314913.10-6 SR 1
A5 3.2131234.10-7 AR 1.0

Coeficientes de Temperatura de Índices de Refracción


Desviación de la Dispersión Parcial
∆n/∆Trelativa[10-6/K] ∆n/∆Tabsoluta[10-6/K]
Relativa DP de la "Línea Normal" [ºC] 1060.0 s C' e g 1060.0 s C' e g
∆PC.t -0.0022
-40/-20
∆PC.s -0.0011
-20/0
∆PF.e 0.0001
0/+20 1.1 1.2 1.4 1.7 2.4 -0.4 -0.3 -0.1 0.2 0.8
∆Pg.F 0.0001
+20/+40 1.1 1.2 1.4 1.7 2.4 -0.2 -0.1 0.1 0.4 1.0
∆Pi.g -0.0021 +40/+60 1.1 1.2 1.4 1.7 2.4 -0.1 0.0 0.2 0.5 1.2
+60/+80 1.1 1.2 1.4 1.7 2.4 0.1 0.2 0.4 0.7 1.3

Fig. 1.2b Información suministrada por Schott (Alemania)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

Se puede obser- Diagrama


var que, en general, un 1.75 de Vidrios Ópticos
Crown
Crown de de Zinc................ZK
Zinc................ZK
aumento de índice de Crown ligero
Crown ligero de
de Bario....BaLK
Bario....BaLK
Flint ligero......................KF
Flint ligero......................KF
1.70
refracción supone una Flints especiales..............KFS
Flints especiales..............KFS
Crowns especiales..........SK
Crowns especiales..........SK
BaSF
disminución del número 1.65
SSK
de Abbe (SF57-847238) nd 1.60 BaF F
SK
pero existe una franja PSK BaLF
F
1.55 BaK LLR
donde podemos encon- KF
PK K
trar vidrios con alto 1.50 BK TiF
índice de refracción y FK TiK
baja dispersión (LaF3- 95 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25
717480). νd

Fig. 1.3 Diagrama de vidrios ópticos según Schott

1.4. Proceso de fabricación de lentes minerales

Obtención de una superficie. Generalidades

Las superficies que delimitan las lentes oftálmicas se caracterizan por su geometría (radio de curvatu-
ra, diámetro) y por su rugosidad.
El fabricante, a partir de un bloque de vidrio, deberá obtener en cada una de sus caras una deter-
minada superficie para conseguir la lente terminada. En este apartado se analizan los distintos pasos a
29
seguir para la obtención de una de estas superficies.
En un estudio previo se definen los parámetros propios de la superficie, y a partir de aquí se
conocerá: el radio de curvatura (sagita) y el diámetro de la lente. Simultáneamente se impone que la
rugosidad superficial media sea menor que 0.1 µm.
Se parte del bloque de vidrio del que se desea obtener la lente. La geometría de este bloque es
la de un cilindro macizo, en el que la superficie que consideraremos superior es convexa y la superfi-
cie inferior es cóncava; el diámetro de este cilindro debe de ser mayor o igual al de la lente que pre-
tendemos obtener. Las rugosidades de las superficies superior e inferior antes de ser trabajadas pueden
ser de algunas décimas de milímetro.

Bloqueado

El objetivo de este proceso es adaptar al bloque de vidrio un suplemento que permita su sujeción en
las máquinas de cada una de las etapas a seguir para la obtención de una superficie óptica.
Para proceder al bloqueado se recubre la superficie opuesta a la que se va a trabajar con una
laca o una lámina plástica autoadhesiva, con lo que se mejora su adherencia a la vez que se protege de
posibles agresiones que la podrían deteriorar. Con una aleación, cuyos componentes principales son:
Bi, Pb, Sn y Cd; y cuya temperatura de fusión oscila entre 45 y 80°C; el fabricante obtiene un cilindro
que queda perfectamente adherido sobre la lámina plástica. En la parte central, este cilindro posee un
agujero pasante a través del cual se podrá efectuar la medida del espesor de centro de la lente. En la
parte superior del suplemento existen los anclajes necesarios para la adaptación del conjunto a las dis-
tintas máquinas. El desbloqueo del vidrio y el consiguiente reciclado de la aleación se consiguen
sumergiendo todo el conjunto en un recipiente termostatado, con agua a una temperatura mayor de 80°C,

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

el suplemento se separa del vidrio y se deposita en el


7
fondo del recipiente, lo que permite una fácil separa-
10 ción y posible reutilización de la aleación.
Refrigerante

1
2
Generado

3 El objetivo de este proceso es conseguir que la super-


5
ficie posea un radio de curvatura igual o muy pareci-
do al deseado, así como uniformizar la superficie
4
hasta obtener una rugosidad media inferior a 10 µm.
6 El procedimiento es el arranque de material
por medios mecánicos, y se lleva a cabo en máqui-
Aspiración Refrigerante
nas diseñadas especialmente denominadas genera-
8
dores. El tiempo de proceso depende de la diferen-
cia de curvas entre la superficie del bloque de vidrio
y la superficie deseada, así como de la dureza del
material a trabajar y de la efectividad de la herra-
9
mienta de corte incorporada en el generador.
Fig. 1.4 Esquema de un generador de superficies La figura 1.4 es una descripción gráfica del
generador, y en ella se indican los principales com-
ponentes del mismo. Se ha escogido la configura-
ción más sencilla, que corresponde a un generador de superficies esféricas.
30
A partir de la figura 1.4, se pueden distinguir las siguientes partes de un generador.
La función de la muela diamantada (1) es la de arranque de material, y se explicará en profun-
didad más adelante.
La superficie del bloque de vidrio (2) que se va a trabajar estará en contacto con la muela.
El suplemento de aleación (3) está perfectamente adherido al bloque de vidrio y permite su suje-
ción al generador.
La función del soporte de sujeción (4) es la sujeción del suplemento de aleación, de tal manera
que el bloque de vidrio no pueda girar respecto a este soporte y se mantenga perfectamente apoyado en
él. Los sistemas de sujeción que incorporan los distintos generadores existentes en el mercado son de muy
diversa índole, el representado es el de aspiración producido por una bomba de vacío.
La cuba (5) forma parte del cuerpo principal del generador. Su función es la de recoger el refri-
gerante, así como las partículas de vidrio que se van arrancando.
El depósito del refrigerante (6) almacena el refrigerante que constantemente es bombeado y
evacuado por el centro de la muela. Este depósito debe incluir un decantador para evitar que las partí-
culas de vidrio sean bombeadas de nuevo con el refrigerante.
El movimiento de rotación de la muela (7) presenta una velocidad de rotación de la muela res-
pecto al eje indicado que oscila entre 5.000 y 25.000 rpm.
El movimiento de rotación del bloque (8) se realiza en sentido de giro contrario al de la muela.
La velocidad de rotación oscilará entre 5 y 25 rpm.
El desplazamiento vertical del bloque (9) permite regular el espesor de la capa de vidrio arranca-
do en todo el proceso. Consecuentemente, con este desplazamiento se podrá ajustar el espesor de la lente.
El ajuste del desplazamiento horizontal de la muela (10) posibilita la generación de superficies
cóncavas o convexas.
Muela diamantada: (1) en la figura 1.4. Mediante una descripción muy genérica se puede decir

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

que una muela es un cilindro de bronce hueco cuyo diámetro exte- Cilindro
metálico
rior oscila entre 50 y 120 mm y el ancho de pared puede ser de 3
a 6 mm. En la figura 1.5 se representa una sección. El sistema de
sujeción, que corresponde a la parte más estrecha, normalmente
posee una rosca interior y el agujero es pasante, pues debe permi- Diamante
sintético
tir la evacuación del refrigerante. La zona diamantada, que corres- r D/2
ponde a la parte inferior de la muela, es la que está en contacto con
la superficie de vidrio y está recubierta de partículas de diamante Fig. 1.5 Sección de una muela
sintético, adheridas al bronce con un aglutinante; su tamaño medio
oscila entre 50 y 100 µm; de él dependerá el grado de rugosidad de la superficie una vez generada. La
terminación de esta zona es circular, con radio r.
El radio de curvatura (R), generado en la superficie, depende del diámetro efectivo de la muela
(D), del radio (r) de la zona diamantada y del ángulo α que forman los dos ejes de rotación. Las rela-
ciones entre estos tres parámetros en el caso de generar una superficie convexa es:

senα = D (1.11)
R+ r

Y en el caso de generar una superficie cóncava es:

senα = D (1.12)
R-r
31
La justificación de estas expresiones se encuentra en varias de las referencias bibliográficas de
este capítulo.
El refrigerante, compuesto por una mezcla de agua con taladrina, permite que la temperatura
en la zona del vidrio donde se produce el arranque de material, y la temperatura en la zona diamanta-
da de la muela no sea excesiva para estos componentes. También produce un arrastre del polvo de
vidrio que se deposita entre las partículas de diamante de la muela.
Tipos de generadores: en el mercado actual, los generadores más modernos son máquinas equi-
padas con control numérico (CNC), que permiten generar todo tipo de superficies de revolución (esféri-
cas, asféricas y tóricas) y de no revolución (progresivas), con lo que puede obtenerse así cualquier tipo
de superficie de las empleadas en las lentes oftálmicas. Antes de la aparición de los generadores equipa-
dos con CNC, la generación de superficies tóricas se resolvía motorizando el desplazamiento horizontal
de la muela, (10) en la figura 1.4, que debe describir una trayectoria curvilínea, cuyo radio de curvatura
es el de la base del toro que se pretende generar. En este caso el radio del cilindro se obtiene ajustando el
valor del ángulo α (los conceptos de radio de base y cilindro de una superficie tórica se desarrollarán en
el capítulo 5). En la actualidad se han desarrollado generadores equipados con CNC que generan la super-
ficie punto a punto; principalmente se emplean en la talla de lentes de policarbonato.

Afinado

El objetivo del proceso es conseguir que el radio de curvatura de la superficie sea exactamente el deseado,
además de reducir la rugosidad superficial hasta obtener un valor medio de 1µm. El proceso del afinado
consiste en el arranque de material por medios mecánicos, y se consigue por fricción entre la superficie a
afinar y un molde. El tiempo de proceso oscila entre 10 y 30 segundos, en función de varios factores, tales

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

como la diferencia entre el radio de la superficie de vidrio y el del molde, la rugosidad media de la super-
ficie antes del afino, la presión de trabajo y el tipo de abrasivo como factores más significativos.
Descripción del molde: los moldes se construyen a partir de cilindros metálicos, en los que una
de las superficies se mecaniza de tal manera que permite su anclado en la máquina de afino, y la opues-
ta, que denominaremos superficie activa del molde, se mecaniza de manera que sea un negativo de la
superficie que pretendemos afinar.
Hablaremos de molde diamantado cuando en la superficie activa del mismo se adhieren partí-
culas de diamante sintético para producir la abrasión sobre el vidrio. Este tipo de moldes deben de ser
refrigerados correctamente para evitar el desprendimiento del diamante y la acumulación de partículas
de vidrio entre las de diamante pues si esto sucede se reduce mucho la efectividad del molde. Como
refrigerante se empleará una mezcla de agua y taladrina.
Existe otro tipo de molde, en el que la superficie activa se recubre con una chapa (pad) cuyo
espesor es de 0.5 mm y de un material más blando que el propio molde, por ejemplo de latón, alumi-
nio o zinc, con el objetivo de que el desgaste que se produce durante el proceso de afino sólo afecte a
la chapa y no a su superficie activa. Periódicamente esta chapa debe de sustituirse, consiguiéndose así
una mayor duración del molde. Si se emplean este tipo de moldes, el abrasivo, compuesto de óxidos
metálicos, se añade al agua que actúa como refrigerante.
En la figura 1.6 se representa una vista superior de un molde con chapa pegada, donde se pue-
den observar los canales de evacuación del refrigerante y abrasivo. También se indica una sección
transversal donde se aprecia la loca-
lización de la chapa protectora (1),
el cuerpo del molde (2) y la zona
que permite la sujección del molde
32
(3).
La estructura básica de una afi-
nadora consta de las siguientes par-
tes, tal como se indica en la figura 1.7.
El sistema de anclaje (1) transmite
el movimiento al bloque de aleación
Fig. 1.6 Vista lateral y superior de un molde con pad que sujeta la lente que se está afi-
nando.
El soporte de aleación (2) adherido a la lente permite su sujeción en las distintas máquinas que
intervienen en el proceso de obtención de una superficie terminada.
La lente en proceso (3).
El molde (4).
El sistema de sujeción del molde a la máquina de afino (5). Las máquinas modernas incorporan
elementos neumáticos que permiten una rápida sustitución del molde. En algunos modelos, a este con-
junto se le imprime un movimiento igual que a la lente pero de amplitud menor y sentidos opuestos,
con el fin de reducir el tiempo de proceso.
El cuerpo principal de la máquina (6).
El depósito (7) donde se almacena la suspensión compuesta por el refrigerante y el abrasivo o
la taladrina.
El arranque de material se consigue por el efecto del abrasivo, el movimiento entre la superfi-
cie a afinar y el molde, y se favorece con el aumento de presión que se ejerce entre el vidrio y el molde.
La trayectoria del movimiento entre la superficie a afinar y el molde se representa en la figura 1.8. En
el caso de afinar superficies de revolución, el bloque de vidrio puede tener un movimiento de rotación
alrededor de su eje, tal y como ya se ha comentado en la generación de la superficie.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

Pulido

Los objetivos de este proceso son reducir la 1

rugosidad media superficial por debajo de 0.1 Refrigerante 2


+ Abrasivo
µm, a la vez que mantener el radio de curva-
tura obtenido en el afinado. 3
Los mecanismos que producen el 4
pulido de una superficie de vidrio son de
diversa índole, por una parte, el efecto mecá- 5
nico de arrastre de material que uniformiza la
superficie, a la vez que la elevación local de
la temperatura, que reduce la viscosidad del
6
vidrio, lo que favorece este arrastre de mate- 7 Refrigerante
+ Abrasivo
rial. Existen estudios que justifican la presen-
cia de un tercer efecto, denominado físico- Fig. 1.7 Estructura de una afinadora
químico, que debe de existir para conseguir
el pulido de la superficie del vidrio. El tiem-
po de proceso oscila entre 1 y 5 minutos.
El pulido de superficies de lentes destinadas a usos oftál-
micos se lleva a cabo en máquinas iguales a las empleadas en el
afino, utilizando otro tipo de moldes y abrasivos.
Los moldes que se utilizan en el pulido se diferencian de
los del afino en el acabado de su superficie activa, pues ahora, si
33
en el afino hemos empleado un molde diamantado, en el pulido
el molde estará recubierto con una capa de poliuretano, cuyo
espesor oscilará entre 1 y 2 mm. En el caso de haber empleado
en el afino un molde con chapa de latón protectora, en el pulido
podemos emplear el mismo molde añadiéndole sobre la chapa un
papel o una tela autoadhesiva con una textura muy áspera y a la Fig. 1.8 Proceso de afinado
vez muy porosa, lo que favorece la retención de partículas de
abrasivo.
El abrasivo que se emplea actualmente es un compuesto cuyo componente principal es el óxido
de cerio. Se comercializan muchos tipos de compuestos, cada uno de los cuales, combinado con un
determinado pad, proporcionan el grado de pulido idóneo para cada tipo de material. Como refrige-
rante y vehículo de transporte del abrasivo se emplea agua.

Obtención de una lente mineral

La situación del mercado actual (plazos de entrega de lente terminada lo más cortos posible, muy ele-
vado número de variables en cuanto a potencia, índice de refracción, tratamientos superficiales, etc.)
obliga al fabricante de lentes oftálmicas a adoptar una solución de compromiso entre el número de len-
tes terminadas que debe de tener almacenadas y el grado de eficacia que deben de tener sus talleres de
terminado de lentes. En la actualidad se está imponiendo la fabricación de lentes semiterminadas, en
las que se ha generado, afinado y pulido la superficie convexa, y se ha dejado en bruto la superficie
cóncava, así como un determinado espesor de centro y diámetro. Estas lentes semiterminadas son
sometidas a un control de parámetros y de calidad superficial antes de ser almacenadas.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Teniendo en cuenta lo dicho hasta ahora, si miramos el contenido de un almacén deberemos


encontrar tres tipos distintos de productos: bloques de vidrio, lentes semiterminadas y lentes totalmente
terminadas. Éstas últimas corresponden al tipo de lente de mayor demanda (generalmente de baja
potencia, normalmente monofocal, diámetro grande).
Las lentes semiterminadas y algunas totalmente terminadas se fabrican en lotes en que el número
de lentes iguales es elevado (puede ser de algunos centenares), y al conjunto de procesos y operaciones
necesarias para su obtención se le denomina fabricación seriada. Empleando estos procesos el fabricante
pretende reducir al máximo el coste de cada lente; por lo tanto le interesará un elevado grado de auto-
matización en los procesos, tiempos de procesado lo más cortos posible y el menor mantenimiento posi-
ble de la maquinaria y los utillajes que intervienen. Los fabricantes han optado, con el fin de cubrir todo
el conjunto de combinaciones en cuanto a potencias, índices de refracción, diámetros y geometrías, por
almacenar un gran número de lentes semiterminadas, en las que sólo se ha terminado la primera superfi-
cie. Cuando el fabricante recibe un pedido, si no posee la lente terminada en el almacén, escoge el semi-
terminado óptimo de entre los que tiene almacenados y trabaja la segunda superficie hasta obtener la lente
deseada totalmente terminada. En casos extremos fabricará la lente partiendo de un bloque de vidrio. A
este tipo de fabricación se le denomina fabricación por encargo. La maquinaria empleada en la fabrica-
ción de lentes por encargo debe de poder generar, afinar y pulir cualquier geometría, por lo tanto la ver-
satilidad será uno de los requisitos imprescindibles, quedando en un segundo lugar el tiempo de proceso.
A continuación, las tablas 1.4 y 1.5 representan un resumen en el que se describen los pasos que
se deben seguir en cada tipo de fabricación.

Tabla 1.4

34 Fabricación de lentes minerales por encargo

Partiendo de un bloque Partiendo de un semiterminado


Objetivo: Objetivo:
Obtención de una lente terminada Obtención de una lente terminada
Procedimiento Procedimiento
Elección del bloque y utillajes necesarios: Elección del semiterminado y utillajes necesarios:
Se escoge el bloque más adecuado Se escoge el semiterminado más adecuado
(material, diámetro, espesores) (P1N, material, diámetro, espesores)
Se escogen los moldes para el afino y pulido Se escogen los moldes para el afino y pulido
para cada superficie para la superficie posterior
Generación de la superficie anterior: Generación de la superficie posterior:
Consta de cuarto etapas: sujeción, generado, Consta de cuatro etapas: sujeción, generado,
afinado y pulido. Rugosidad superficial ≤0.1 µm afinado y pulido. Rugosidad superficial ≤0.1 µm
Control: Control:
Se controla la sagita de la 1ª superficie y el espesor Control de la calidad de las superficies y de la masa
de centro Control de potencias y espesores
Generación de la superficie posterior: Empaquetado y almacenaje
Consta de cuatro etapas: sujección, generado,
afinado y pulido. Rugosidad superficial ≤0.1 µm
Control:
Control de la calidad de las superficies y de la masa
Control de potencias y espesores
Empaquetado y almacenaje

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

Tabla 1.5

Fabricación de lentes minerales en serie

Terminadas Semiterminadas
Objetivo: Obtención de un gran número de lentes Objetivo: Obtención de un gran número de
iguales totalmente terminadas semiterminados iguales
Elección del diseño de la lente: Definición de la geometría del semiterminado:
Se fijan los parámetros de la lente Determinación del radio de la superficie anterior
Un sistema informático relaciona estos y de los espesores
parámetros para conseguir el diseño más adecuado
Elección del bloque y utillajes necesarios: Elección del bloque y utillajes necesarios:
Se escoge el bloque más adecuado Se escoge el bloque más adecuado
(material, diámetro, espesores) (material, diámetro, espesores)
Se escogen los moldes para el afino y pulido Se escogen los moldes para el afino y pulido
para cada superficie
Preparación maquinaria: Preparación maquinaria:
Maquinaria muy rápida y automatizada Maquinaria muy rápida y automatizada.
La puesta en marcha del proceso es escalonada La puesta en marcha del proceso es escalonada
Se emplean moldes diamantados en el afino y Se emplean moldes diamantados en el afino y
con recubrimiento de poliuretano en el pulido con recubrimiento de poliuretano en el pulido
Generación de la superficie anterior: Generación de la superficie anterior:
Consta de cuarto etapas: sujeción, generado, Consta de cuarto etapas: sujeción, generado, afinado y pulido
afinado y pulido
Control: Control:
Muestreado, con una frecuencia que depende de Unitario, se controla la calidad superficial, la 35
la fiabilidad de la maquinaria sagita de la superficie anterior y los espesores
Generación de la superficie posterior: Empaquetado y almacenaje
Consta de cuatro etapas: sujeción, generado,
afinado y pulido
Control:
Unitario, control de la calidad de las superficies
y de la masa
Control de potencias y espesores
Empaquetado y almacenaje

Materiales orgánicos

1.5. Tipos de materiales orgánicos y propiedades

Los materiales que denominamos orgánicos o plásticos son producto de la polimerización de cadenas
que contienen básicamente carbono, hidrógeno y oxígeno.
Aunque las primeras materias plásticas aparecieron a finales del siglo XIX, no es hasta el segundo
tercio del siglo XX cuando aparecen productos utilizables en óptica oftálmica. El primero en utilizarse fue
el polimetilmetacrilato (PMMA) aunque en el campo de la óptica oftálmica actualmente se utiliza poco.
Los materiales que cobran mayor importancia en el segundo tercio del siglo XX en el campo
de las lentes oftálmicas (de prescripción y de protección) son el carbonato de dialilglicol (CR-39) de
nd = 1.498, νd = 55.30 y el policarbonato (PC) de nd = 1.585, νd = 30.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Actualmente se están desarrollando una gran variedad de materiales orgánicos de índices más
elevados (1.500, 1.523, 1.600, 1.700) que les permite competir con los productos minerales.
Para describir las propiedades de los materiales plásticos estableceremos una relación con las
que se han descrito al tratar el vidrio mineral, comparando ambos materiales. En términos generales
los materiales plásticos tienen índices de refracción inferiores a los minerales. Aunque actualmente
está totalmente normalizado el uso de material orgánico de índice 1.600 ya se han comercializado len-
tes con material cuyo índice es 1.700.
El CR-39 y los materiales plásticos con índice medio no son muy dispersores (número de Abbe
similar al del crown) pero los de alto índice son tan dispersores como el material flint.
El porcentaje de transmisión, tal y como hemos visto anteriormente, solamente depende del
índice de reafracción y no de que el material sea inorgánico u orgánico. El corte en el ultravioleta (UV)
suele ser más elevado y más en el PC que en el CR-39.
La densidad es el parámetro característico de los materiales orgánicos, puesto que es del orden
del 40% menor que la de los minerales (ρCR-39 = 1.32 gr/cm3, mientras que ρcrown= 2.54 gr/cm3), y en
este caso aunque el índice de refracción varíe, la variación de densidad es casi despreciable. Por ello
el gran argumento de las lentes orgánicas frente a las minerales es la reducción de peso.
Al ser mejores conductores del calor, presentan la ventaja de empañarse menos cuando se some-
ten a cambios bruscos de temperatura.
La otra gran ventaja de los materiales orgánicos es la resistencia a los golpes (baja fragilidad).
El CR-39 es unas veinte veces más resistente a la rotura que el vidrio y el PC todavía lo es más, por lo
que se utiliza básicamente en lentes de protección.
Uno de los peores inconvenientes que aún hoy en día no se ha conseguido superar es la poca
dureza que ofrecen los materiales plásticos, que hace que se rayen con gran facilidad. El PC es más
36
blando aún que el CR-39.
Los plásticos en general son resistentes a los agentes químicos y por su estructura interna son
muy fáciles de colorear y de decolorar.
En la tabla 1.6 se refleja el valor de algunas propiedades que se han expuesto a fin de poder
comparar los distintos materiales.

Tabla 1.6

Tipo nd nº de Abbe % Tvis Densidad (g/cm3)

crown 1,52300 59,3 91,40 2,54


crown alto índice 1,60050 41,2 89,50 2,65
flint 1,70000 34,6 86,80 3,21
flint denso 1,80400 34,7 84,50 3,66
flint alto índice 1,88500 30.6 82,60 3.99
CR-39 1,49800 55,3 92,10 1,32
orgánico índice medio 1,52300 48,0 91,00 1,30
orgánico alto índice 1,60000 36,0 89,63 1,34
policarbonato 1,58500 30,0 89,63 1,20

1.6. Proceso de fabricación de lentes orgánicas en serie

El proceso de fabricación en serie de lentes orgánicas empleadas como compensadoras o bien como
protectoras de radiaciones solares sigue las siguientes etapas:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE LENTES OFTÁLMICAS

(1) Cálculo de los parámetros de la lente: con un Entrada


prepolímero
soporte informático se calculan los parámetros de la lente a
Arandela plástica
fabricar (radios de curvatura, espesores de centro y borde).
(2) Elección y preparación del molde adecuado: a par- Bloques de vidrio

tir del diseño del apartado (1) se definen los parámetros del
molde necesario para fabricar la lente (figura 1.9).
Este molde está constituido por dos bloques de vidrio
unidos por una anilla de material plástico, proporcionando un Pinza
compartimiento estanco. Las superficies internas de los bloque
de vidrio deben de estar perfectamente pulidas, siendo un
negativo perfecto de las superficies de la lente que queremos
obtener.
La obtención de la superficie de cada bloque situada en Fig. 1.9 Llenado del molde
el interior del molde se consigue con el mismo proceso que el
empleado en la fabricación de lentes minerales, añadiendo des-
pués del pulido un proceso de endurecido químico con el objetivo de prolongar la vida del molde. Estos
bloques pueden emplearse para la fabricación de un determinado número de lentes, que depende del
espesor de la lente y del grado de deterioro de la superficie pulida del bloque. Las superficies externas
de estos bloques pueden tener cualquier tipo de acabado.
La anilla plástica que une los dos bloques de vidrio tiene como función el mantener entre ellos
una separación igual a los espesores deseados en la lente terminada y también cierra el volumen donde
posteriormente se alojará el prepolímero. Debe de disponer de un orificio por el que introduciremos el
prepolímero y que a la vez servirá para la evacuación del aire del interior del molde.
37
Todo este conjunto se mantiene montado mediante una pinza que presiona las caras externas de
los bloques de vidrio, asegurando el cierre del molde.
Una vez se dispone de todos sus componentes, se somete el molde a una exhaustiva limpieza y
se procede a su ensamblaje, eliminando todas las impurezas que pudieran quedar en su interior.
(3) Preparación de la mezcla a polimerizar: la mezcla a polimerizar está constituida básica-
mente por dos productos, el monómero y el catalizador. Esta mezcla convenientemente preparada la
denominaremos prepolímero, y deberá almacenarse a baja temperatura con el fin de prolongar el tiem-
po en que posee una viscosidad óptima para ser introducida en el interior del molde.
Diariamente se planifica el número de veces que se preparará prepolímero para inyectar, en fun-
ción del número de lentes que se quieran fabricar, la cantidad de moldes disponibles y del tiempo que
el prepolímero mantiene las propiedades óptimas para su manipulación.
(4) Llenado del molde: el llenado del molde se lleva a cabo en una sala blanca. El prepolímero
se introduce en el molde a baja presión y a temperatura ambiente, a través del orificio de la anilla plás-
tica. Por este mismo orificio se evacúa el aire del interior del molde y posteriormente se somete a todo
el conjunto a una agitación con el fin de eliminar burbujas de aire.
(5) Polimerización: el proceso de polimerización se lleva a cabo en un baño maría en el que se
sumergen entre 50 y 200 moldes colocados ordenadamente con el orificio en posición vertical.
Al elevarse la temperatura se acelera el proceso de la polimerización, y debe mantenerse a unos
40°C durante 12 horas; como la reacción que se produce es exotérmica, se deberá prever la posible eva-
cuación de calor producido por la propia reacción. Transcurrido este tiempo se eleva la temperatura
hasta 97°C durante una hora, concluyendo así el polimerizado. Durante la polimerización se produce
una reducción del volumen del material (aproximadamente un 15 % para el CR-39), efecto que el fabri-
cante prevé rellenando el agujero de la anilla de prepolímero en el proceso de llenado del molde.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

(6) Desmoldeado: el desmoldeado de la lente consiste en la extracción de la lente del interior


del molde. Para ello, se corta la anilla plástica, posteriormente se separan los bloques de vidrio y se
extrae la lente totalmente terminada. En este proceso se debe evitar el rayado de la superficie o el las-
cado de cantos de los bloques de vidrio, ya que una vez lavados pueden reutilizarse.
(7) Recocido: en el polimerizado la lente habrá quedado fuertemente tensionada con el fin de
eliminar este efecto, se la somete a un recocido calentándola hasta 180°C y posteriormente enfriándo-
la lentamente.
(8) Control final: una vez se ha lavado perfectamente la lente, se inspeccionan tanto sus super-
ficies como la masa para detectar algún posible defecto. En caso de detectarse alguna irregularidad la
lente se eliminará. Posteriormente se procede al control de parámetros, que normalmente está total-
mente automatizado, donde se controla la potencia de vértice posterior (Pvp), los espesores y el diá-
metro.
(9) Empaquetado y almacenaje: la última etapa del proceso consiste en el empaquetado, eti-
quetado y almacenaje o distribución de la lente.

En el caso de la fabricación de lentes bifocales, progresivas o de ejecuciones especiales, el fabri-


cante sigue las mismas pautas que en la lente mineral. Obtiene un semiterminado siguiendo el proce-
so que se acaba de describir, se cataloga y se incluye en las existencias. Para conseguir la lente termi-
nada el fabricante deberá generar, afinar y pulir la segunda superficie.
Los procesos de generado, afinado y pulido, en el caso de las lentes orgánicas, se realizan en el
taller de encargo, con la misma maquinaria que la empleada en la lente mineral pero usando abrasivos
menos agresivos. Las felpas o pads de los moldes son más blandos que para las lentes minerales, y la
muela del generador no es preciso que sea diamantada. Además se debe prestar especial atención a la
38
protección de la primera superficie de la lente, por la facilidad que presenta el plástico a sufrir incrus-
taciones o rayaduras.

Bibliografía

CORNING FRANCE, Departamento de óptica ocular. «El vidrio y la óptica ocular». Tourneville. Spring.
CORNING FRANCE, Optical Division. «Technical Data». Bagneaux-sur-loing, 1994.
FERNÁNDEZ, J.M. El vidrio. Madrid, CSIC, 1991.
IZUMITANI, T.S. Optical Glass. Nueva York, American Institute of Physycs. Translation Series, 1986.
HORNE D.F. Spectacle lens technology. Adam Hilger Ltd, Bristol 1978.
MARI, E.A. Los vidrios. Buenos Aires, Americalee, 1982.
SCHOTT, «Optical glass catalogue». Mainz, 1984.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 2
Fabricación de monturas
J. Caum

Monturas plásticas

2.1 Materiales para monturas plásticas

Consideraciones generales sobre los plásticos

Con el término plástico se hace referencia a un grupo de materiales sintéticos obtenidos por polimeri-
zación. Mediante este proceso, ciertas moléculas orgánicas pequeñas o monómeros se unen formando 39
largas cadenas o polímeros. El grado de reticulación y longitud de las cadenas condicionan las propie-
dades de los polímeros. Los polímeros lineales son más cristalinos que los ramificados o reticulados,
resultando más duros, rígidos y resistentes a los disolventes que sus correspondientes no cristalinos. La
cristalinidad influye, pues, en la densidad y, por tanto, en el índice de refracción.
En cuanto al comportamiento térmico, cabe decir que los polímeros lineales o ramificados son
termoplásticos, se ablandan por acción del calor, mientras que los reticulados son termoestables, por
lo que no se puede modificar su forma con la aplicación de calor. Este fenómeno es importante en el
alineaminento y ajuste de las monturas plásticas.
Mientras que los derivados de la celulosa, polimetilmetacrilato (PMMA) y las poliamidas son
termoplásticos, las resinas epoxi (optyl), las resinas de poliéster y las resinas fenol-formaldehido
(bakelita) son termoestables.
Referente a la solubilidad, ocurre que los polímeros reticulados no se disuelven, únicamente
pueden hincharse en presencia de disolventes; en cambio, los polímeros lineales o ramificados pueden
disolverse en el disolvente adecuado. Las variables que influyen en la solubilidad son, entre otras, la
temperatura, cuyo aumento favorece la solubilidad, la cristalinidad (los polímeros cristalinos difícil-
mente son solubles), y la longitud y ramificación del polímero. A mayor longitud menor solubilidad,
y a mayor ramificación mayor solubilidad.

Aditivos

Raramente un material presenta todas aquellas características que lo hacen idóneo desde la fase de su
obtención hasta su utilización. Al polímero base se pueden incorporar aditivos que modifican sus pro-
piedades según sea necesario, tanto en el proceso de obtención como en la utilización del material.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Los plastificantes se añaden para mejorar la fluidez, y por tanto la facilidad de procesado, y para
reducir la fragilidad. De esta forma se reduce el grado de cristalinidad del polímero y se obtiene un
cambio en las propiedades del material. El nuevo material resulta menos duro y menos frágil, pero más
flexible y tenaz.
Al mezclar los reforzantes, que son sólidos, contribuyen a aumentar la resistencia al impacto, a
la tracción, a la compresión y a la abrasión, y aportan estabilidad dimensional y térmica. Los refor-
zantes se hallan en forma de partículas o fibras, y son estas últimas la mejores para conseguir elevadas
resistencias. Las mezclas polímero-reforzante constituyen un nuevo material al que se denomina en
inglés composite material, del que se hablará en el próximo apartado.
Los colorantes se utilizan en el campo de los plásticos para aplicaciones ópticas para obtener
monturas coloreadas o vidrios oftálmicos para gafas de sol o con características filtrantes. Estos colo-
rantes pueden añadirse a la masa del polímero en un momento concreto de su obtención, y también
puede realizarse un proceso de tintado superficial una vez obtenido el material.
Otros aditivos que se emplean son los antioxidantes y estabilizadores.

Composites

Son materiales compuestos que se obtienen por mezcla de dos o más materiales diferentes en forma y
composición química, e insolubles entre sí. La mezcla da lugar a un nuevo material de características
más ajustadas a lo ideal que las características de cada uno de los dos componentes.
Los composites más utilizados para fabricar monturas de gafas son los plásticos reforzados con
fibras. Constan de una matriz polimérica, que suele ser una resina epoxi o poliéster, y fibra de vidrio,
40
de carbono o de aramid, que le confieren resistencia y rigidez.

Consideraciones del material ideal para monturas

Después de revisar a grandes rasgos los tipos de componentes de los materiales plástico, y cómo éstos
condicionan las propiedades del material, se analizarán las propiedades que debe reunir el material idó-
neo para la fabricación de monturas plásticas.
La densidad debe ser baja, para que el peso sea el menor posible.
Las propiedades térmicas condicionan el montaje de las lentes en la montura y la adaptación
anatómica al usuario o conformado. El límite inferior del margen de temperaturas a las que la forma
de la montura puede ser modificada, se relaciona con la temperatura corporal. Si el límite es cerca-
no a los 37°C, la montura se desadaptará con facilidad. La temperatura de conformado no debe ser
demasiado elevada, para no provocar quemaduras al usuario al probarle la montura. De 90 a 110°C
se considera el intervalo de conformado del material ideal. Otra consideración que se debe tener en
cuenta es la temperatura límite de deformación, entendida como la temperatura sobre la cual se pier-
den las propiedades plásticas del material. Su valor debe ser unos 20°C superior a la temperatura
límite superior de conformado, y evidentemente menor que la temperatura de combustión del mate-
rial.
En cuanto a las propiedades mecánicas del material ideal que interesan en el momento del mon-
taje y adaptación de monturas, la resistencia a la tracción es la resistencia a la ruptura cuando se some-
te el material a un esfuerzo de tracción desde el exterior, se expresa en unidades de fuerza por unidad
de superficie, y debe ser elevada a temperatura ambiente. La resistencia al impacto, entendida como la
oposición del material a deteriorarse cuando es sometido a un esfuerzo de compresión en una zona muy

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

localizada del mismo. Esta especificación es muy importante en las monturas deportivas o de protec-
ción en ambientes industriales.
Existe un parámetro importante a la hora de mantener una correcta adaptación de la montura
que es el grado de absorción de agua del propio material. Cuanto mayor sea éste, peores serán sus pro-
piedades elásticas. Los plastificantes que se añaden a algunos materiales, como los derivados de la
celulosa, con el paso del tiempo tienden a migrar o evaporarse, haciendo que el material se vuelva frá-
gil y quebradizo, a la vez que se vuelve amarillento, alterando el coloreado de la montura. Por esta
razón, el material debería estar exento de plastificantes.
Los materiales empleados en la fabricación de monturas deben poder ser coloreados, ya sea en
superficie o masivamente, respondiendo a la necesidad de ofrecer variedad en los diseños, para satis-
facer la función de montura como complemento estético.
Teniendo en cuenta que las monturas están en contacto directo con la piel del usuario, deben ser
inertes, no interaccionar con la piel en ningún sentido. Por un lado, no deben provocar irritaciones ni
alergias, lo que limita mucho el espectro de materiales utilizables, que cumplen todas las demás con-
diciones, y por otro lado no pueden ser degradadas por las secreciones de la piel, ni por los cosméti-
cos (ni, por supuesto, por las condiciones ambientales).
Dependiendo del tipo de manipulación que precise el material en el proceso de fabricación de
la montura, sea fresado o inyectado, el coste final de ésta será mayor o menor respectivamente. Las
monturas inyectadas, además de resultar más económicas, suelen adaptarse mejor a las exigencias de
los diseñadores a la hora de conseguir formas más complicadas que difícilmente se consiguen por fre-
sado. Relacionado con el coste de la montura está la posibilidad de reparación de la misma. Las mon-
turas de precio elevado deben poder ser reparadas en caso de rotura, lo que es equivalente a decir que
los materiales con que se fabrican deben ser solubles en algún disolvente, o pegables con algún pro-
41
ducto de fácil manipulación.

Polímeros para monturas y sus características

Los polímeros más usuales para monturas de gafas se pueden clasificar en dos grupos principales: los
derivados de la celulosa y los plásticos no derivados de ella. Dentro de los derivados de la celulosa
hablaremos del celuloide (CN), del acetato de celulosa (CA), del propionato de celulosa (CP) y del ace-
tobutirato de celulosa (CAB). En el apartado otros plásticos, se tratarán la resina epoxi (EP), las polia-
midas (PA), y dentro de ellas, la copoliamida SPX, el polimetilmetacrilato (PMMA) o plexiglás, y la
fibra de carbono (CF).

Derivados de la celulosa

a) Celuloide. Es el plástico más antiguo Se empezó a utilizar en 1874. Se compone de nitrato


de celulosa con alcanfor como plastificante. Dejó de utilizarse debido a su rápido envejecimiento con
aparición de grietas, pérdida de elasticidad, rotura y decoloración, todo ello debido a la migración del
alcanfor, y su inflamabilidad.
b) Acetato de celulosa. Es el material plástico más utilizado en la fabricación de monturas. Se
introdujo en 1945, para sustituir al celuloide, por dos razones. Por una parte, es menos inflamable, y
por otra, la incorporación del ester de ácido ftálico como plastificante, que migra menos que el alcan-
for, lo hace más estable frente al envejecimiento, aunque también envejece (amarillea) cuando la colo-
ración es clara, y aparece una capa blanca en la superficie cuando el color de la montura es oscuro.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Tiene peores propiedades mecánicas que el celuloide, ya que su contenido de agua es considerable. Su
menor elasticidad dificulta el conformado y la adaptación anatómica al usuario, requiriéndose fre-
cuentes reajustes. Por este motivo, las varillas suelen incorporar un alma metálica para garantizar la
estabilidad del ajuste. Estas monturas son fácilmente reparables, por el proceso de soldadura, que se
consigue disolviendo en acetona las partes que se quieren soldar. La mayoría de monturas de acetato
de celulosa se fabrican a partir del fresado de planchas que se obtienen mediante técnicas de extrusio-
nado, o bien a partir de bloques constituidos pos varias planchas de acetato que son pegadas entre sí.
La necesidad de someter la materia prima a varios procesos de transformación previos a la fabricación
de la montura, encarece el material, y por tanto, el producto acabado.
c) Propionato de celulosa. Este material surgió después del acetato de celulosa, y se emplea
principalmente en monturas de sol económicas. Su proceso de fabricación más común es el inyectado,
aunque también se pueden obtener monturas de propionato por fresado. En el mercado existen montu-
ras de propianato, de muy baja calidad, que presentan una temperatura de conformado alrededor de los
50°C, lo que aconseja ensayar el comportamiento térmico de las monturas fabricadas con este material
con el extremo de la varilla, antes de proceder al calentamiento de la montura, pues se podría deterio-
rar irreversiblemente. Como ventajas cabe destacar su ligereza, y que es muy inerte, no causa alergias
ni es atacado por el sudor.
d) Acetobutirato de celulosa. Sus propiedades son muy parecidas a las del PC, pero no se usa
en la fabricación de monturas, sino antiguamente en las lentes de contacto rígidas, y en el proceso de
fabricación de montura como protectores de las charnelas en la fase de pulido de las varillas.

Otros plásticos
42

a) Resina epoxi. Las resinas epoxi junto con las poliamidas y el propionato de celulosa son los mate-
riales que mayoritariamente se están empleando en la fabricación de monturas inyectadas. Las resinas
epoxi, comericalizadas bajo el nombre de «Optyl», aparecieron en el mercado en el año 1968, y puede
considerarse el material que mejor se ajusta a todos los criterios expuestos en el apartado del material
ideal. Posee muy buenas propiedades mecánicas con una elevada resitencia a la flexión que permite no
tener que introducir alambres en las varillas (como ocurría en el caso del acetato de celulosa). Presen-
ta un amplio margen de temperaturas en las que sus propiedades elásticas son buenas, pues recupera
su forma al enfriarse, después de haberlo sometido a deformación a elevadas temperaturas, lo que se
conoce en el lenguaje comercial como efecto «memoria». Ofrece, además, la posibilidad de ser colo-
reado masivamente o por inmersión, antes de procederse al barnizado de la montura. Presenta varias
peculiaridades en cuanto a su manipulación, que se citan a continuación. La adaptación de la montura
al usuario debe hacerse progresivamente, calentándola hasta obtener unas buenas propiedades plásti-
cas, dejándola enfriar manteniendo la nueva forma y repitiendo varias veces este proceso para obtener
la forma deseada y una adaptación correcta.
La reparación de este tipo de monturas es un problema, por dos razones. La primera consiste en
la imposibilidad de disolver el material, que obliga a pegarlas con algún pegamento acrílico. La segun-
da razón que hace difícil su reparación se relaciona con la capa de barniz que poseen todas esta mon-
turas, pues fácilmente es eliminada de la zona reparada en el momento de alizar la superficie, con la
lima o la pulidora, cosa que provoca la desaparición del color en dicha zona.
b) Poliamida. Dentro del grupo de las poliamidas se desarrolló, específicamente para la fabri-
cación de monturas, una copoliamida amorfa comercializada bajo el nombre SPX. En este grupo se
incluyen también las monturas de nailon. Debido a sus buenas propiedades mecánicas, este material se
emplea en monturas de protección en ambientes industriales o en monturas para el deporte. Su baja

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

densidad permite aumentar la sección de los aros y el puente sin aumentar excesivamente el peso de la
montura, siendo estas secciones de gran diámetro las responsables de la gran resistencia mecánica. Su
comportamiento térmico no es muy bueno, pero tiene buenas propiedades elásticas a bajas temperatu-
ras, y por esta razón la introducción de las lentes de proteción orgánicas se consigue sin calentar la
montura. Las posibilidades de reparación son escasas, por las mismas razones que el optyl, pero en el
caso de las monturas de protección está menos justificada la reparación puesto que se debe garantizar
en todo momento el mantenimiento de sus propiedades mecánicas.
c) Polimetilmetacrilato. Es un material que se empleó en la fabricación de monturas durante un
tiempo pero dejó de utilizarse. Presenta una elevada resistencia a la tracción, una gran transparencia
que, juntamente con la posibilidad de ser tintado, permite obtener coloraciones espectaculares. Actual-
mente se utiliza en otro tipo de productos dentro del campo de la óptica oftálmica.
d) Fibra de carbono. La monturas de fibra de carbono presentan muy buenas propiedades mecá-
nicas, debido a la constitución interna del material, que está formado de una resina epoxi, con fibra de
carbono como material aglomerante. Esto permite fabricar monturas cuyas secciones en aros y puente
son muy reducidas, consiguiéndose monturas extremadamente ligeras, aunque la densidad del material
en sí sea elevada. Un estrecho margen de temperaturas limita las posibilidades de adaptación de la
montura, y por ello la mayoría de monturas llevan las varillas metálicas lacadas del mismo color del
frente. La posibilidad de reparación de este tipo de monturas es prácticamente nula, pues con un pega-
do no se restablecen su resistencia a la tracción, que es su principal ventaja. Por ello, los fabricantes ya
tienen prevista la fácil reposición de los frentes de las mismas.

En resumen, las principales diferencias que permiten clasificar los materiales para monturas
plásticas en dos grandes grupos, son las siguientes:
43

a) Composición química: los derivados de la celulosa son polímeros naturales transformados,


de cadenas lineales y contienen plastificantes, mientras que los otros plásticos son polímeros reticula-
dos tridimensionales, que en ningún caso contienen plastificantes.
b) Propiedades térmicas: los derivados de la celulosa son termoplásticos, mientras que los otros
plásticos suelen ser termoestables.
c) Sistema de fabricación: los derivados de la celulosa pueden fabricarse por fresado e inyecta-
do, mientras que los otros plásticos siempre se fabrican por inyectado.
d) Posibilidad de reparación: los derivados
de la celulosa son solubles en distintos disolventes, Tracción
lo que permite su soldadura, mientras que los otros
plásticos sólo se pueden reparar por pegado con ión
res
acrilatos, al no ser solubles. mp
Co
Flexión
En la tabla 2.1 se presenta un resumen de los
conceptos expuestos en este apartado. Las propieda-
des mecánicas hacen referencia a las condiciones de
uso de la montura (figura 2.1), mientras que las pro-
piedades térmicas condicionan el montaje de las
gafas, en el proceso de introducción de las lentes en
la montura, en el alineamiento de la montura y su
Deformación plástica
ajuste anatómico al usuario. El porcentaje de absor- Deformación elástica

ción de agua influye en la estabilidad de la adapta- Fig. 2.1 Influencia de las propiedades mecánicas
ción de la montura en la cara del usuario. en las condiciones de uso de la montura

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Tabla 2.1 Propiedades de los materiales para monturas plásticas

CN CA CP EP PA PMMA CF

Densidad (g/cm3) 1,38 1,3 1,22 1,1 1,04 1,2 1,5


T conformado (°C) 70 80-100 80-115 100-130 50-80 100-110 110-120
T límite deformación (°C) 100 130 150 250 100-110 * 120-260
T combustión (°C) 140 180 180 350 140 170 350
Resistencia tracción (N/mm2) 60-70 30-50 30-50 75 75 110 1800
Resistencia flexión (N/mm2) * * 40-60 110 * * *
Resistencia impacto
HV60 (N/mm2) 60-70 50-80 50-80 130 130 130 *
Absorción agua (%) * 4,2 2,6 0,2 1,2 0,4 0,2
Procesos fabricación Fresado Fresado Inyectado Inyectado Inyectado Inyectado Moldeado
Inyectado Fresado
Reparación Soluble Soluble Soluble Pegado Imposible Pegado Imposible
Interacción piel * Media Baja Depende Baja Baja Depende
barniz barniz
Uso común de Graduada Graduada Sol Graduada Deportes Graduada Graduada
las gafas Sol Sol Sol Protección Desuso
Desuso

44

2.2 Proceso de fabricación de monturas plásticas

Atendiendo al proceso de fabricación de monturas plásticas, las podemos clasificar en dos grupos.
Hablaremos de monturas inyectadas cuando la materia prima es introducida en el molde donde endu-
recerá adoptando la forma del propio molde. El otro grupo de monturas serán las que se obtienen a par-
tir de una plancha de material y mediante diversos procesos de fresado, se consigue la forma deseada.

Monturas plásticas inyectadas

La obtención de éstas se consigue introduciendo el material que constituirá la montura en un molde


que conforma el material, obteniéndose así tanto varillas como frentes. Dependiendo del material con
que se fabrique la montura y de sus posibilidades de manipulación, se trabajará con la técnica de lle-
nado del molde por diferencia de presiones o bien por medio del extrusionado.
Siendo conscientes de la existencia de una extensa literatura dedicada a los procesos de inyec-
ción de plásticos, aquí nos referiremos a algunos de los conceptos aplicables en el campo que nos
ocupa.
Un molde para la inyección de monturas está construido a partir de un bloque metálico, dividi-
do en dos mitades, el interior de las mismas se rebaja convenientemente para que una vez ensambla-
das quede en el interior un vacío con la forma de la montura o varillas que queramos obtener a partir
de ese molde. El rebajado del interior del molde se consigue con un proceso de electroerosión y un
pulido posterior: el objetivo es que al desmoldear el frente de la montura o las varillas, su calidad
superficial sea prácticamente la deseada en el elemento terminado. El molde empleado para la inyec-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

ción deberá de tener un orificio de entrada de material y al menos uno para la evacuación del aire con-
finado en su interior; además de unos encajes localizados en la zona del codo y extremos de las vari-
llas, donde antes de cerrarlo se colocaran las bisagras. Se debe de tener en cuenta que los frentes y vari-
llas una vez desmoldeados salgan preparados para ser pulidos, decorados y ensamblados.
El llenado del molde en el caso de trabajar con acetato de celulosa, propionato de celulosa o
poliamidas se consigue por extrusionado. El proceso del extrusionado se lleva a cabo dentro de un
cilindro termostatado a unos 100°C, uno de cuyos extremos está en contacto con la parte inferior de
una tolva donde colocamos el material en forma de granulado. El material fundido se desplaza en el
interior del cilindro por la acción de avance producida por un tornillo sin fin, obligando al material a
salir por el otro extremo del cilindro, donde se halla ajustado el
molde por su entrada. La figura 2.2 presenta un esquema represen-
Depósito para
tativo de este proceso. el granulado
de acetato
El material fundido inunda los huecos del molde desplazan-
do el aire que saldrá por los orificios de evacuación. En el caso de
trabajar con resinas epoxi, el llenado del molde se consigue por
diferencia de presión. En el interior del molde se crea una depresión
que favorece la entrada de la mezcla a polimerizar. Al igual que en
la inyección de acetato, antes de cerrar el molde se han colocado las
bisagras del frente y las varillas. El endurecido del material dentro
del molde se consigue sometiendo al molde a una temperatura de Recinto
termostatado
Tornillo
sin fin Molde
unos 100°C durante media hora.
Tanto en el caso de monturas de acetato como de resinas Fig 2.2 Llenado de molde por
epoxi, después del desmoldeado pasan por un proceso de pulido en extrusionado
45
bombos (se describirá más adelante). Las monturas fabricadas con
resina epoxi son coloreadas en la masa: el colorante se añade a la resina antes de introducirla en el
molde, o bien, justo antes de la última etapa del pulido, se colorean por inmersión, técnica que permi-
te obtener degradados u otros tipos de decoraciones. Después del pulido final se procede a su ensam-
blado, marcado y barnizado, con lo que se obtiene un acabado superficial muy duradero.

Monturas plásticas fresadas

El acetato de celulosa ha sido durante mucho tiempo el material empleado por excelencia en la fabri-
cación de monturas plásticas fresadas. Actualmente esta afirmación es vigente y probablemente lo
seguirá siendo durante muchos años.
El primer paso en la elaboración de una montura, sea del tipo que sea, es su diseño, que se tra-
tará ampliamente en el capítulo 19. En la actualidad esta parte del proceso se lleva a cabo por el dise-
ñador con sistemas CAD (diseño asistido por computador). A continuación es trabajo del artesano la
obtención de un prototipo hecho totalmente a mano. Con el diseño de CAD y el prototipo se analiza la
viabilidad del diseño, desde dos puntos de vista, uno el estrictamente de producción, donde se respon-
de a la pregunta de si con la maquinaria disponible es posible fabricar ese diseño, y la otra pregunta es
si interesa fabricarlo por cuestiones de mercado. Asumiendo que el diseño es aceptado, se pasa a una
fase de generación de utillaje, que consiste en preparar todos aquellos elementos (soportes especiales,
fresas, copiadores) que, sin pertenecer a las monturas, permitirán adaptar la maquinaria disponible en
el taller para llevar a cabo la producción del diseño.
En la fase siguiente se reúne toda la fornitura precisa para la fabricación de un determinado
número de unidades del diseño en cuestión. En este sentido se elige el material a emplear (coloreado

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

de la plancha, espesor), bisagras, varillas y embellecedores entre otros elementos. El fabricante de


monturas de acetato fresadas compra el material ya conformado en plachas cuyas dimensiones pueden
ser de 3 x 2 m, con espesores que oscilan entre los 4 y 8 mm, posteriomente corta rectángulos cuyas
dimensiones serán suficientes para obtener el frente, aproximadamente de 160 x 70 mm, e igualmente
recorta rectángulos de 150 x 8 mm aproximadamente para obtener las varillas. Si la plancha está colo-
reada, se debe de tener la precaución de que al efectuar los cortes, la orientación de las coloraciones
sea la adecuada para que tanto el frente como las varillas presenten el aspecto deseado una vez termi-
nadas.
El siguiente paso será el fresado de frentes y varillas. Genéricamente, un fresado consiste en el
arranque de material mediante una fresa. Este arranque de material se produce para llevar a cabo reba-
jes (redondeo de plaquetas o codos) o bien cortes de material (vaciado del interior de los frentes); la
fresa es el elemento cortante, y consta de la zona de corte y la de evacuación de material, y para el tra-
bajo con materiales blandos como el acetato de celulosa debe de girar a una velocidad comprendida
entre 15.000 y 20.000 revoluciones por minuto. Las operaciones de fresado se llevan a cabo con fre-
sadoras específicas. Actualmente se emplean fresadoras que son máquinas herramientas controladas
por control numérico. En la figura 2.3 se representa el esquema de una de ellas, donde se aprecia el
soporte de rectángulos de acetato, que posee cuatro grados de libertad, correspondientes a los despla-
zamientos respecto a los ejes x, y, z, y giro respecto a uno de ellos. Se observa también el cabezal por-
tamotores, al que se adaptan un determinado número de conjuntos motor-portafresas. La colocación
del conjunto motor-portafresa adecuado para cada una de las operaciones a efectuar sobre el frente se
consigue mediante la rotación del cabezal portamotores. Estas máquinas se equipan con unos sistemas
de alimentación de rectángulos y evacuación de frentes que son automáticos, lo que permite un traba-
jo ininterrumpido sin necesidad de intervención de operarios.
46
Se debe tener en cuenta que las
máquinas herramientas controladas
por control numérico están destinadas
Cabezal motor a producciones de grandes series, y su
porta fresas
versatilidad es muy elevada, pues para
cambiar de modelo de frente a fabricar
Cabezal
porta motores sólo es preciso ejecutar el programa
correspondiente a ese modelo. Hoy en
Soporte rectángulo día todavía su coste es muy elevado.
acetato
Z Actualmente se emplean tam-
X
Salida Entrada de planchas
bién los pantógrafos para diversas
de frentes
operaciones de fresado. Están consti-
Y tuidos por un copiador y una fresa que
se desplazan solidariamente por la
Fig. 2.3 Fresadora automática acción de un operario. El copiador
palpa sobre un útil o plantilla que es
una reproducción a escala de la parte
interior o exterior del frente, la fresa sigue su movimiento y va cortando la forma sobre el rectángulo
que posteriormente será el frente. En la figura 2.4, se representa el esquema de un pantógrafo.

a) Se debe de tener en cuenta que en la fabricación de un frente pueden haber un total de 15 a


20 operaciones de fresado distintas. El orden de operaciones de fresado que se llevan a cabo para la
obtención de un frente es el siguiente:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

– Fresado de interio-
res: el rectángulo se sujeta
por su parte exterior, y se cor-
tan los interiores de los aros, Utillaje
a la vez que son ranurados. Copiador
– Fresado de exterio-
res: se debe de sujetar el rec- Y

tángulo por el interior de los X Fresa


aros, se corta todo el perfil
exterior del frente y con fre- Rectángulo
sas específicas se da la forma acetato
al puente, a las plaquetas y a
los codos. Posteriormente se Manetas para
el desplazamiento
redondea todo el exterior del
frente.

b) Empotrado de las
bisagras: se realiza una vez
se han efectuado todas las Fig. 2.4 Pantógrafo
operaciones de fresado. Para
ello se practica un orificio en
la parte posterior de cada uno de los codos, teniendo en cuenta que el volumen de material desalojado
debe de ser igual al volumen de la parte inferior de la bisagra que empotraremos. Para la operación de
47
empotrado calentaremos la bisagra, introduciéndola verticalmente en el orificio practicado en cada
codo del frente.
c) Fabricación de las varillas: en primer lugar se fresan los rectángulos, obteniendo la varilla
totalmente estirada, y posteriormente se clava un alambre que lleva soldado en uno de sus extremos la
bisagra. La función de este alambre es la de mantener la varilla en la posición y forma adecuadas para
la correcta adaptación de la montura al usuario.
d) El siguiente paso será el de proteger las bisagras del frente y de las varillas, para que no se
deterioren durante el pulido. Estas protecciones consisten en recubrir sus goznes con material plástico
(acetobutirato de celulosa, CAB) que será eliminado una vez superado el proceso de pulido.
e) Pulido, tanto de frentes como de varillas. Para ello se dispone de unos bombos de sección
hexagonal, que poseen un movimiento de giro axial, con una velocidad de unas 30 revoluciones por
minuto. Su interior contiene tres elementos que conforman el abrasivo: astillas de madera con formas
romboidales, pomez o pasta de pulir y aceite que permite la adherencia del pomez en las aristas vivas
de las astillas. El proceso de pulido consta de varias etapas (de tres a cinco), cada una las cuales corres-
ponde a un bombo que está cargado con un determinado abrasivo, en el que permanecen los frentes y
varillas durante unas doce horas, periodo en el que el bombo está girando ininterrupidamente. Una vez
transcurrido este tiempo se cambia la carga (frentes y varillas) al bombo siguiente, hasta completar
todo el proceso.
f) El ensamblado (ajuste de varillas al frente), decorado, marcado y empaquetado son las últi-
mas etapas del proceso de fabricación de monturas fresadas.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Monturas metálicas

2.3 Materias primas, metales y aleaciones

Los materiales que componen las distintas partes de una montura metálica son en su mayoría aleacio-
nes de distintos metales, cuyas propiedades las hacen aptas para la construcción de talones, aros, vari-
llas, puentes, etc. Se podrían enumerar los principales requerimientos del material ideal:

a) Debe presentar una elevada resistencia a la corrosión producida principalmente por el sudor
corporal, los agentes atmosféricos y los cosméticos. Su dureza, entendida como la oposición a ser raya-
da, debe de ser elevada para que la montura mantenga, con el tiempo, un aspecto brillante.
b) Distintas partes de la montura (aros, codos,...) están sometidas a esfuerzos mecánicos de
tracción y compresión importantes que deberá de ser capaz de soportar. A la vez que deberá presentar
unas buenas propiedades elásticas, lo que favorecerá el mantenimiento de la buena adaptación de la
montura al usuario.
c) Si atendemos al proceso de reparación, tendremos que preveer que sea fácilmente manipula-
ble y soldable.
d) El usuario agradecerá siempre que el material sea de baja densidad, lo que permite reducir
el peso de la montura y lógicamente que su coste sea reducido.

En la actualidad no existe un material que cumpla con todos estos requerimientos, razón por la
que se emplean unas determinadas aleaciones para cada uno de los distintos elementos que componen
48
la montura (aros, codos, varillas).
En la tabla 2.2 se indican las aleaciones derivadas del cobre que tradicionalmente se emplean. En
ella se valoran, para cada una de las aleaciones, las características reseñadas entre 1 y 4 (de mejor a peor).
En cambio, también se pueden encontrar monturas que estén compuestas por un metal en todas
sus partes. Tradicionalmente estos metales o aleaciones no contienen cobre en su composición, y han
sido el aluminio, acero inoxidable, oro y desde hace pocos años el titanio.

a) Aluminio. Es un material cuyo principal atractivo es la posibilidad de ser coloreado, por oxi-
dación electroquímica se puede dar una capa de óxido coloreado. Su densidad es baja y la resistencia
al rayado se mejora considerablemente aleándolo con otros metales; cabe destacar su elevada malea-
bilidad y su aceptable resistencia a la corrosión; el principal inconveniente es que los procesos de sol-
dadura que se emplean tradicionalmente en la fabricación y reparación de monturas no son adecuados
para este material.
b) Acero inoxidable. Durante unos años aparecieron en el mercado monturas fabricadas con este
material. Su principal ventaja eran sus muy buenas propiedades mecánicas que permitían que las sec-
ciones de aros y varillas fueran más reducidas, hecho que compensaba el incremento de densidad que
presenta respecto a otras aleaciones. Se empleaba en monturas de niño, y su elevada resistencia a la
corrosión permitía además obtener monturas muy duraderas.
c) Titanio. Es un metal que desde hace pocos años ha irrumpido con éxito en el campo de las
monturas debido a su muy elevada resistencia a la corrosión, baja densidad y muy buenas propiedades
mecánicas gracias a las que se pueden obtener perfiles de aro y varillas con secciones extremadamen-
te pequeñas.
La posibilidad de alearse con otros metales hace que exista una extensa gama de tonos blancos
o dorados. El principal inconveniente es la dificultad de manipulación que presenta (en concreto su sol-
dadura sólo es posible en instalaciones específicas).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

Tabla 2.2 Propiedades de las aleaciones más empleadas en la fabricación de monturas metálicas

Alpaca Monel VM-níquel KM-4

Composición(%) Cu65% Zn23% Cu30% Ni98% Cu60%


Ni12% Ni68% Mn2% Ni60%
Mn1% Fe1% Mn2%
Dureza Vickers
HV 5 (N/mm2) 900-1700 1250-2350 1000-2250 1200-2500
Densidad
(gr/cm3) 8.7 8.9 8.9 8.4
T recocido
ablandamiento (°C) 650 780 720 800
Color Blanco-amarillo Gris-blanco Gris-blanco Blanco
Resistencia corrosión 4 1 1 2
Maleabilidad 1 2 4 1
Propiedades plásticas 1 3 2 2
Soldadura 1 2 3 1
Pulido 1 2 2 1
Utilización Bisagras Varillas Aros Varillas
Tornillos Puentes Puentes
Codos
Aros
49

d) Oro. El oro puro es un metal muy resistente a la corrosión que se emplea en la fabricación
de monturas siempre aleado con otros materiales que mejoran sus propiedades mecánicas, dependien-
do del material y de las proporciones se puede obtener una enorme variedad de colores y tonalidades.

Antiguamente se empleó el placado de oro en el que se consigue un alambre cuyo exterior es


oro (o una aleación de oro) y en el interior es un metal menos noble que mejora las propiedades mecá-
nicas del conjunto; posteriormente este alambre es conformado para obtener perfiles de aro, varillas,
etc.

2.4 Proceso de fabricación de monturas metálicas

Al igual que en el proceso de fabricación de las monturas plásticas, la primera de las acciones es la de
realizar un diseño que reúna las condiciones mínimas de estética y funcionalidad. A partir de este dise-
ño, se realiza la selección de materiales de sus componentes y las piezas normalizadas, con lo que se
materializa de forma prácticamente artesanal un prototipo, y a partir de éste, se realiza un estudio de
la viabilidad de fabricación seriada.
Decidido el modelo que va a ser fabricado en serie, el fabricante se pone en contacto con un dis-
tribuidor de fornitura que le pueda proporcionar todos los componentes (bisagras, tornillería, portapla-
quetas, puente, perfil de aro) elegidos para ese diseño en concreto.
El perfil que conformará los aros es suministrado en bobinas continuas donde está enrollado,
con una longitud de varios metros, y deberá pasar un control de calidad de su uniformidad tanto en su
forma y medidas exteriores como en la ranura interior. El perfil se cortará a la medida y con la forma

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

exacta del aro que se pretende fabricar, de tal manera que sus extremos queden encarados en el punto
donde colocaremos la parte central del cierre del aro.
Una vez el fabricante ha reunido todos los componentes de la montura y ha construido los uti-
llajes necesarios para su producción en serie, inicia el proceso de producción siguiendo los pasos
siguientes.
Ensamblado y soldado: con un orden prestablecido irá soldando todos los componentes del
frente entre sí: normalmente empezará por ensamblar los dos aros al puente, posteriormente colocará
los portaplaquetas, y el paso siguiente es soldar el cierre del aro. Para esta operación se pueden emple-
ar dos métodos dependiendo del tipo de cierre elegido:

a) El cierre es de una sola pieza, de modo que una vez soldado a los extremos del aro, éstos que-
darán unidos, y posteriormente este cierre se cortará por la mitad.
b) El cierre consta de dos piezas que se soldarán una a cada extremo del aro.

En cualquiera de los dos casos la superficie de contacto del cierre puede ser plana o en forma
de V, pero siempre se debe conseguir un perfecto ajuste. En este punto sólo queda el ensamblado del
codo, donde previamente se habrá soldado la bisagra, con la parte del cierre correspondiente.
Una vez está el frente ensamblado, éste presentará un aspecto bastante pobre, pues se habrán
conjuntado distintas partes de distintos materiales, y en las zonas próximas a las soldaduras quedarán
restos de decapante.
En un proceso paralelo se preparan las varillas que partiendo de un alambre y por medio de la
estampación se han obtenido con la forma y perfil deseados. En el extremo anterior se suelda la bisa-
gra.
50
Pulido: el pulido de las monturas se lleva a cabo en bombos, que recuerdan a los empleados
para las monturas plásticas, pero que presentan diferencias sustanciales con respecto a éstos. Básica-
mente pueden distinguirse porque sus dimensiones son menores, su interior está recubierto por una
chapa metálica que evita un rápido desgaste y la principal diferencia es que los frentes y varillas (antes
de ensamblarse) se sujetan ordenadamente en armazones metálicos que a su vez quedan anclados en el
interior del bombo, para evitar que se enreden varios frentes y varillas entre sí.
El abrasivo está compuesto por astillas de madera, aceites y partículas de abrasivo de distintos
tamaños y durezas, según estemos en las fases de desbaste o pulido. Los tiempos de cada una de las
fases del pulido dependen mucho de la dureza del material a pulir.
Ensamblado y decorado: una vez pulidos el frente y las varillas, se procede a su ensamblado,
que consiste en montar las varillas a la vez que se ajustan los ingletes. A continuación se desengrasa y
lava exhaustivamente toda la montura, y se eliminan los posibles restos de abrasivo.
El decorado de la montura se compone de dos fases: en primer lugar se uniformiza la superfi-
cie por medio de un baño galvánico, seguido de algún otro tratamiento superficial. En segundo lugar
se añaden los detalles decorativos propios de cada diseño, y posteriormente se identifica la montura,
tampografiando en la parte interior de sus varillas el modelo, color y otros datos identificativos como
son el calibre, el puente y en ocasiones la longitud de la varilla (todos los datos numéricos en mm).
Ajuste, control de calidad y almacenado: en este punto del proceso de fabricación se colocan
los terminales a las varillas y a continuación se procede al curvado y centrado del frente. Para poder
dar por teminado el proceso de fabricación, se somete a cada montura a un control de calidad muy
estricto, en el que se detectan los posibles defectos tanto en las soldaduras como en el pulido o en los
tratamientos superficiales a que ha sido sometida. En caso de no superar el control de calidad, se eli-
mina el defecto. Una vez ha superado el control de calidad, se procede a su empaquetado y distribu-
ción.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

2.5 Tipos de soldadura

Los metales que intervienen en una montura, debido a que tienen elevados puntos de fusión, sólo se
pueden soldar mediante soldadura dura, que se denomina así porque que se realiza a temperaturas por
encima de los 600°C (siempre inferior a la temperatura de fusión de las piezas a unir). En este grupo
podemos distinguir entre la denominada soldadura dura amarilla en la que se emplea cobre, latón y
zinc como materiales de aportación y las temperaturas oscilan entre los 650°C y los 950°C, y la sol-
dadura dura blanca, usada en monturas y que emplea aleaciones de plata con un punto de fusión alre-
dedor de los 600°C.
La composición química de una de las aleaciones utilizadas es la siguiente:

Ag 40%, Cd 20%, Cu 19%, Zn 21% (L-Ag40 Cd).

El proceso de soldadura de dos piezas consiste en unirlas por medio de un material que se llama
aleación de aportación. Para ello se colocan las dos piezas en contacto, y mediante una fuente de calor
se eleva la temperatura hasta llegar a la temperatura de fusión de la aleación de aportación, instante en
el que se pone en contacto con las dos piezas a soldar. La aportación fluirá sobre las partes a soldar,
uniéndolas al enfriarse, consiguiéndose así la soldadura.
El principal problema es que las fuentes de calor (normalmente se obtienen por combustión de
una mezcla de gases) provocan la oxidación de las piezas que se quieren soldar. Si es excesiva, las pro-
piedades mecánicas de los materiales de las piezas variarán sustancialmente, y la calidad de la solda-
dura conseguida será mala. Para reducir este efecto de oxidación y mejorar el flujo de la aportación,
antes de calentar es preciso colocar en las zonas a soldar un antioxidante o fundente.
51
La figura 2.5 es un gráfico en el que se representan las temperaturas de fusión de la alpaca y el
monel, así como el margen de temperaturas adecuado para el fundente y la aleación de aportación. De
ella se concluye que las piezas deben ser calentadas entre 590 y 630°C, si se emplea la aportación L-
Ag40 Cd.
Teniendo en cuenta que la montura terminada es el resultado de ensamblar cada uno de sus ele-
mentos constitutivos mediante soldadura, se presentan a continuación las tres técnicas más utilizadas
en el campo de la óptica oftálmica: la soldadura por resistencia, la soldadura por oxhídrico, y la sol-
dadura por alta frecuencia.

a) Soldadura por resistencia: el principio de fun-


cionamiento se basa en el efecto Joule. Se parte de una 800 ºC
fuente de baja tensión continua o alterna, y su salida se 780 ºC

conecta a dos electrodos que a su vez se conectarán cada Monel

uno de ellos a una de las piezas que se van a soldar.


Haciendo pasar una cierta intensidad, la zona de mayor
resistencia, que corresponde a la zona de contacto entre
las dos piezas, se calentará considerablemente. El método
más normal para regular la temperatura consiste en variar 650 ºC
Alpaca
630 ºC
el voltaje de la fuente de tensión.
590 ºC
Como ventajas de esta técnica destaca la fácil regu- Aportación
550 ºC
lación de la cantidad de calor suministrada las piezas, bajo
Fundente
mantenimiento, fácil instalación y precio económico.
Como inconvenientes, la dificultad de posiciona- Fig. 2.5 Temperaturas de fusión
miento de las piezas, largos tiempos de ejecución, y la (soldadura dura, aportación L-Ag 40 Cd)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

posibilidad de que queden marcadas las zonas donde hacen contacto los electrodos debido a falsos con-
tactos eléctricos.
Esta técnica se emplea poco en la fabricación de monturas debido sobretodo a su elevada lenti-
tud y dificultad de posicionado de las piezas.
b) Soldadura por oxhídrico: la técnica consiste en obtener una mezcla combustible de gases: oxí-
geno e hidrógeno en una relación de una parte de oxígeno y dos de hidrógeno. Para la obtención de la
mezcla se hace circular una corriente continua a través de una disolución de agua con aditivos. Al paso
de esta corriente se desprenden átomos de hidrógeno y de oxígeno, creando una mezcla gaseosa infla-
mable. Debido al riesgo de explosión, las medidas de seguridad de estos aparatos deben ser elevadas. El
gas es conducido a una boquilla de salida intercambiable de diversos diámetros normalmente entre 0.5 y
1 mm, y dependiendo de este diámetro y de la presión del gas, se obtiene una llama más o menos gran-
de. Acercando una llama al extremo de la boquilla se produce la combustión y aparece una llama (tam-
bién denominada dardo, por su forma) de color verde que en la zona más caliente llega a los 2.200°C de
temperatura. El color natural de la llama resultante de la combustión de este gas es muy pálido. Por el
peligro que supone su manipulación, dadas las elevadas temperaturas de trabajo, es necesario hacerlo más
visible, por lo que, en un proceso de filtrado, se le añaden aditivos que le confieren este color verde.
La ventaja de este método es el elevado poder calorífico de la llama, que hace que se caliente
muy rápidamente la zona que se quiere soldar. Además, el posicionado de las piezas es fácil y rápido.
La temperatura se puede regular mediante la medida de la llama y el acercamiento de ésta a la pieza.
Como inconvenientes podemos destacar el riesgo de explosiones y su mantenimiento relativa-
mente costoso.
Este es el sistema más empleado en procesos de reparación y en fabricación de artesanía.
c) Soldadura por inducción: el principio de funcionamiento se basa en la circulación de corrien-
52
tes de Foucault. Las piezas que se tienen que soldar se deben situar en el interior de una bobina, a tra-
vés de la cual se hará circular una corriente alterna de alta frecuencia (unos 50 KHz). Por efecto de la
inducción electromagnética se calentarán las piezas.
Este método cuenta con la ventaja de que no presenta dificultad alguna en el posicionamiento
de la pieza, es rápido y de bajo mantenimiento. La regulación de la temperatura es muy precisa y se
consigue variando la frecuencia del oscilador incorporado a la máquina.
Su máximo inconveniente es el elevado precio del equipo, que a menudo requiere una adecua-
ción de la red a la que se conecta (genera ruido electromagnético en la red). El ajuste de los paráme-
tros de la máquina debe hacerse en función de las dimensiones de la pieza.
Este tipo de proceso es el más empleado en la fabricación de monturas en serie, y por los incon-
venientes citados no se usa en el taller de reparación de monturas.

2.6 Tratamientos superficiales

Los objetivos básicos de los recubrimientos de la superficie de la montura son: proteger el material
frente a la corrosión, aumentar la resistencia al desgaste y la dureza, uniformizar el color de la montu-
ra y posibilitar la decoración.
Para conseguir estos objetivos se pueden emplear alguno o varios de los siguientes métodos:

a) placado
b) barnizado
c) galvanizado
d) plastificado

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π FABRICACIÓN DE MONTURAS

El placado tiene una clara tendencia a emplearse poco debido al encarecimiento del producto
terminado.
Consiste en obtener un alambre en el que su zona central (núcleo) es de alguna aleación de
metales con elevado contenido en cobre (como la alpaca o el monel) y la parte externa está constitui-
da por una aleación cuyo principal componente es oro. A partir de este alambre, con procesos de tre-
filado y prensado se obtienen perfiles de aro, varillas, puentes, etc.
En definitiva se puede obtener una montura compuesta por una base de alpaca que le dará muy
buenas propiedades mecánicas y toda ella recubierta por una aleación de oro que la hará altamente
resistente a la corrosión, además de ser muy estable su color al paso de los años.
b) El barnizado es una técnica que consiste en depositar una capa de barniz sobre el metal, que
previamente se ha sometido a un proceso de galvanizado, de aproximadamente unas 100 micras se
espesor. La depositación se consigue sumergiendo la montura en el barniz y dejándola secar en una
atmósfera exenta de polvo. Los inconvenientes de este método son la mala adherencia del barniz sobre
el metal, y la dificultad de que en el secado no se incrusten partículas de polvo y no se produzcan gote-
os indeseables.
c) El galvanizado es el método de recubrimiento que más se emplea. Se basa en la depositación
de un metal por medio de la electrólisis. El recipiente en el que tiene lugar el proceso es la célula de
electrólisis y la disolución electrolito. Durante el proceso, se produce un trasiego de átomos del metal
que está conectado al ánodo hacia el objeto a recubrir. El electrolito contiene principalmente sales del
metal a depositar. Este proceso sólo se produce si existe una circulación de corriente entre el ánodo y
el cátodo, y esto se consigue a partir de una fuente de tensión continua. La tensión que se aplica es de
entre 3 y 15 voltios, por lo que por la montura circulará una determinada intensidad de corriente. Los
factores que intervienen en la depositación son la temperatura, la agitación del electrolito, la densidad
53
de corriente (relaciona la intensidad que circula con el área de la superficie a recubrir) y el tiempo. Si
la temperatura aumenta, permite aceptar mayores densidades de corriente, con lo que la depositación
es de grano más fino y brillante, y un incremento de la agitación o del tiempo, provocan un aumento
del espesor de la capa depositada.
En la figura 2.6 se muestra el esquema de un baño galvánico industrial.
El galvanizado tiene la ventaja de que produce una distribución muy regular de la capa, llegan-
do a todas las zonas de la montura. Como inconveniente se puede mencionar la dificultad de obtener
espesores superiores a las decenas de micra. En la mayoría de los casos el baño se aplica sobre el mate-
rial base formándose un sandwich (figura 2.7) en el que intervienen distintas capas finas que suelen ser
de distintos materiales. Los materiales base suelen ser poco nobles mientras que los de las capas exter-
nas suelen ser los más nobles, como el oro, el rodio, el rutenio, el platino o la plata, que le proporcio-
nan un aspecto agradable a la vez que actú-
an de protección frente a la corrosión. Otros
metales usados en los baños galvánicos son
el níquel y el cromo, que puede adoptar una Ánodo

coloración blanca o negra mate.


Se debe tener presente que el proceso Calefacción
Cátodo - +
de galvanizado no consigue dar un mayor
Piezas de la
brillo a la superficie que se quiere recubrir (a montura
menos que se empleen baños muy específi- Regulación
Filtro
cos); por esa razón, como paso primero se electrónica

debe conseguir mediante el pulido el nivel V I


Bomba
de brillo que se pretenda que tenga el pro-
ducto acabado. Fig. 2.6 Baño galvánico industrial

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

En el taller de reparación se uti-


Núcleo Núcleo lizan técnicas de depositación por cepi-
llado. Este método consiste en colocar
Capa de cobre el electrolito sobre la zona a recubrir
Capa de cobre brillante
brillante
Oro
por medio de un rotulador que está
conectado a una fuente de tensión. Al
Capa de oro según Capa de
el sistema "sandwich" rodio o
rutenio
poner en contacto la zona de la montu-
ra que se va a someter al baño (previa-
Fig. 2.7 Galvanizado sistema sandwich mente conectada a la fuente de ten-
sión), con el rotulador se cierra el
circuito depositándose el baño. Es muy rápido y sencillo de llevar a cabo, pero los espesores de la depo-
sitación son muy pequeños, sólo se emplea este método como decoración después de la reparación.
d) El plastificado se realiza mediante la depositación en un campo eléctrico de un barniz en
forma de polvo, con lo que se puede obtener un espesor de capa muy regular. El polvo de materia plás-
tica que queda adherido a la montura se funde en un horno, y se obtiene una capa de barniz totalmen-
te envolvente del material base de la montura. El polvo de materia plástica se aplica por presión de aire
cargándose eléctricamente al abandonar el pulverizador. Por efecto del campo electrostático se desví-
an las partículas de polvo cargadas negativamente hacia la montura, que está cargada positivamente,
quedando por esta razón el polvo perfectamente adherido a la montura. Se suelen conseguir espesores
de capa de 50 a 200 µm. La fusión y el horneado se realizan a temperaturas entre 180°C y 200°C duran-
te unos 10 ó 15 minutos. La montura posteriormente se puede colorear por inmersión, consiguiéndose
fácilmente degradados.
54

Bibliografía

BOHN, H. «Tecnología para ópticos». Ver y Oír, nº 79, Puntex, 1989.


CAUM, J.; TORRENT, J. «Materiales para monturas plásticas», Ver y Oír, nº 85, Puntex, 1994.
GOODFELLOW «Metals, alloys, polymers, composites». Catálogo 1995/96.
HORNE, D.F. Spectacle Lens Technology. Bristol, Adam Hilder Ltd., 1978.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 3
Lentes esféricas
B. Doménech, C. Hernández, C. Illueca, M.M. Seguí

3.1 Superficies ópticas esféricas

La mayoría de las superficies que se emplean en óptica oftálmica son superficies


de revolución engendradas por la rotación de una línea curva alrededor de un eje
contenido en su plano.
Las superficies esféricas se generan por la rotación de un arco de circun-
ferencia alrededor de un eje de revolución que pasa por el centro de curvatura,
tal y como muestra la figura 3.1 donde AR representa el arco generador, xx’el 55
eje de revolución y C el centro de curvatura de la superficie esférica. La inter-
sección con la superficie de cualquier plano es una sección circular; la mayor
circunferencia se obtiene cuando se secciona por un plano que contiene el cen-
tro de curvatura. Fig. 3.1 Generación
En el caso particular en que el centro de curvatura está en el infinito, la de una superficie
curvatura de la superficie es cero y la superficie es una superficie plana. Las len- esférica
tes esféricas están constituidas por dos superficies esféricas o por
una superficie plana y otra esférica. De la combinación de estas dos
superficies se obtienen los distintos tipos o formas de lentes (figu-
ra 3.2); para una misma potencia (en eje) las formas posibles son
infinitas, aunque en la actualidad, los criterios de diseño imponen
lentes en forma de menisco y con una cierta curvatura para opti-
mizar la calidad óptica de las lentes.
Las superficies esféricas son las más sencillas de estudiar
ya que presentan equivalencia en todos sus meridianos; por lo que,
tanto sus propiedades geométricas como ópticas son constantes en
todas las secciones de la superficie.
La figura 3.3 representa una superficie esférica convexa de
índice de refracción n y radio r sobre la cual inciden 3 rayos. El
primer rayo incide perpendicular a la superficie y no se desvía. El
rayo 2 incide formando un ángulo i2 con la normal a la superficie
y es refractado por la superficie, por lo que se acerca a la normal Fig. 3.2 Diferentes formas de lentes
y forma con la misma un ángulo i´2. Análogamente, el rayo 3 inci- esféricas

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

de con un ángulo i3 y se refracta con un ángulo


i´3. En aproximación paraxial, todos los rayos
refractados convergerán en el mismo punto del
eje, el foco imagen F´de la superficie. Así pues,
una superficie convexa o positiva tiene un efec-
to convergente en la luz incidente siempre que
el índice de refracción de la misma sea superior
al del medio que le precede.
Fig. 3.3 Refracción a través de una superficie esférica De la misma forma, la figura 3.4 repre-
convexa senta el comportamiento de una superficie esfé-
rica cóncava, de radio r e índice de refracción n.
Si el índice del material es superior al del medio
que le precede, la superficie cóncava o negativa
tendrá un efecto divergente en la luz incidente.
La capacidad de una superficie para alte-
rar la vergencia de la luz incidente se denomina
potencia de una superficie. Dada una superficie
de radio r que separa dos medios de índices n y
n´, la potencia de la superficie viene dada por la
expresión:
Fig. 3.4 Refracción a través de una superficie esférica
cóncava P = n' - n (3.1)
r
56

Se toma por convenio r positivo si el centro de curvatura de la superficie se encuentra a la dere-


cha de la misma. Sustituyendo r en metros la potencia P se obtendrá en dioptrías (D).
Para el caso de una lente en material de índice n en aire denotaremos por P1 y P2 a las poten-
cias de la primera y segunda cara respectivamente, cuyas expresiones serán:

P1 = n- 1 ; P2 = 1 - n (3.2)
r1 r2

3.2 Curvatura

La curvatura (R) de una superficie es la inversa de su radio de curvatura. Si r viene expresado en


metros, R se puede expresar en dioptrías o en m-1, empleándose generalmente ésta última y reservan-
do la dioptría para referirnos a la potencia de la superficie. Así, una superficie de radio 1 m presenta
una curvatura de 1 m-1, para r = 0.5 m la curvatura (R) será 2 m-1, y así sucesivamente.

R= 1 (3.3)
r

En óptica oftálmica, es frecuente evaluar la curvatura de una superficie mediante el empleo de


la sagita o flecha de la superficie (figura 3.5).
En la figura 3.5 se muestra una superficie esférica de centro C y radio de curvatura r. La sagi-
ta s es la distancia entre el punto medio de la cuerda AB y el polo del casquete esférico P.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

La base horizontal (cuerda AB) corresponde al diámetro


(φ = 2x) de una lente planoconvexa ABP, con un espesor de borde a
filo (Eb = 0).
Aplicando el teorema de Pitágoras a la figura 3.5 se puede
deducir el valor de la sagita.

r 2 = r - s 2 + x2 (3.4)

r-s= ± r2 - x2 (3.5)

s=r± r2 - x2 (3.6)
Fig. 3.5 Sagita de una
superficie esférica
donde

r+ r2 - x2 (3.7)

representa la distancia desde O hasta el punto diametralmente opuesto a P, es decir, OP´ = 2r - s, por
lo que, en la práctica, la expresión que se utiliza para el cálculo de la sagita (OP) es:
57
s=r- r - x 2 2 (3.8)

Desarrollando en serie la expresión de la sagita, se obtiene:

2 4 6
s= x + x + x + … (3.9)
2r 8r 16r 5
3

Cuando x es pequeño en relación a r (lo cual es bastante frecuente en el caso de lentes oftálmi-
cas) se pueden despreciar todos los términos de la serie excepto el primero; para la sagita se obtiene la
fórmula aproximada:

2
s= x = φ
2
(3.10)
2r 8r

más conocida como aproximación de Rayleigh, válida únicamente para diámetros de lente no muy
grandes y radios de curvatura grandes, es decir, para valores de s pequeños en relación a r.

3.3 Espesor y peso

El espesor de una lente es de gran importancia en óptica oftálmica y la mayoría de las veces es un fac-
tor determinante en la selección de un material para la compensación visual.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Aunque desde el punto de vista estético cualquier lente debería ser lo más delgada posible hay
que tener en cuenta que el montaje de las lentes en la montura debe ser posible; así, hay que conside-
rar dónde se halla el espesor mínimo de las lentes en bruto que corresponderá al espesor de borde en
lentes positivas y al espesor de centro en lentes negativas. A partir de este espesor menor de la lente,
de las curvaturas de las superficies de la lente, del índice de refracción y del diámetro de la misma se
puede deducir el espesor de centro de una lente positiva y el de borde de una lente negativa, ambos
espesores máximos de la lente.
A partir de una cierta potencia, es importante conocer el espesor máximo de una lente: una lente
positiva con un espesor de centro mayor del necesario es una lente muy pesada. Para relacionar los
espesores de borde y centro de cualquier lente esférica, es necesario calcular previamente las sagitas
de las dos superficies de la lente considerando como cuerda el diámetro total de la misma (φ). La figu-
ra 3.6 muestra los distintos casos que se pueden presentar, tanto con lentes positivas como con lentes
negativas.
Directamente relacionado con
los espesores está el peso de una lente
oftálmica, cuyo cálculo es de gran
interés, ya que puede en un momento
dado ser un factor que determine el
tipo de material con el que se lleve a
cabo la compensación. El peso de una
lente oftálmica viene dado por el pro-
ducto de la densidad del material y el
volumen que la lente ocupa (11).
58

P= δ ⋅V (3.11)

El volumen que ocupa una


lente esférica (figura 3.7) de diámetro
φ limitada por dos dioptrios esféricos
de radios r1 y r2 y con espesores de
centro y borde Ec , Eb respectivamen-
Fig. 3.6 Relaciones de espesor en lentes esféricas te, viene dado por la expresión:

V = V1 - V2 + VEb (3.12)

donde V1 es el volumen que ocupa el casquete esférico de radio r1 y sagita s1 para un diámetro φ, V2
el volumen del casquete esférico de radio r2 y sagita s2 para el mismo diámetro y VEb el volumen del
cilindro de altura Eb y base igual a φ. El volumen de un casquete esférico de flecha s viene dado por:

V = 1 π s2(3r - s) (3.13)
3

mientras que el volumen del cilindro de altura Eb, cuya base es φ, se obtiene de la expresión:

VEb = π ( φ /2)2 Eb (3.14)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

de donde el volumen final de una lente oftálmica esférica tendrá


por fórmula:

V = π r1s12 - r2s22 - 1 s13 - s23 + 1 πφ 2Eb (3.15)


3 4

Si sustituimos el valor de la sagita y fijamos el diámetro y


el espesor de borde, el volumen de la lente sólo dependerá de los
valores de r1 y r2 que, a su vez, son función del índice de refrac-
ción del material. Para una determinada potencia de superficie, a
medida que el índice de refracción aumenta la curvatura disminu-
ye; es decir, el radio de curvatura aumenta, pero al mismo tiempo
disminuyen las sagitas y el espesor con lo que, en conjunto, el Fig. 3.7 Cálculo del volumen
volumen de la lente será menor. de una lente esférica
Por otra parte, en este razonamiento no debemos olvidar las
características de los materiales que comúnmente se emplean en óptica oftálmica, especialmente la
densidad de los mismos.
Así, la densidad de los vidrios minerales es del orden de dos veces la de los materiales orgáni-
cos. Además, para los vidrios minerales, a medida que el índice de refracción aumenta (y según el razo-
namiento anterior el volumen disminuye) también aumenta la densidad, por lo que no es evidente que
exista una reducción de peso al aumentar el índice de refracción.
59

3.4 Concepto y tipos de potencia en lentes esféricas

El cambio de vergencia que experimenta la luz cuando atra-


viesa una lente se cuantifica por medio de la potencia de la
misma, expresada normalmente en dioptrías (D). Original-
mente la dioptría se define como la potencia de una lente
(figura 3.8) cuya distancia focal es de 1 m (si no se especi-
fica lo contrario nos referimos al caso de lente en aire ya
que es el caso habitual en óptica oftálmica). De esta forma,
si se considera la lente delgada y se conoce su potencia en
dioptrías, basta con calcular la inversa para conocer Fig. 3.8 Concepto de dioptría
la posición del foco imagen de la misma tomando como ori-
gen la propia lente.
En el caso de las lentes compensadoras, hay que tener en cuenta que, en general, no podemos
considerarlas delgadas por lo que habrá que precisar el origen desde el que se mide la posición del foco
imagen.
Para que un ojo amétrope vea un objeto lejano nítidamente sin acomodar, es necesario que la
imagen de ese objeto dada por la lente se forme en su punto remoto, por lo que el foco imagen de la
lente debe coincidir con dicho punto remoto, constituyendo esto el principio de la compensación de
ametropías.
Según este principio, es imprescindible conocer la posición del foco imagen de la lente así como
el origen desde el cual se mide dicha posición; para una misma lente, elegir un origen u otro conlleva
un cambio en el valor de la potencia. Vamos a analizar a continuación los distintos tipos de potencia.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Potencia verdadera

Dada una lente sumergida en aire, de material de índice n (figura 3.9), formada por dos dioptrios esfé-
ricos de radios r1 y r2 separados un espesor e, la potencia verdadera de la lente PV (también conocida
como potencia cardinal o de Gauss) se define como:

PV = 1 = - 1 (3.16)
H'F' HF

y se relaciona con las potencias de las caras


de la lente P1 y P2 según la expresión:

PV = P1 + P2 - e P1P2 (3.17)
n
Fig. 3.9 Posición de los planos principales en una lente
gruesa donde n es el índice de refracción de la lente,
y e el espesor de centro de la misma, y además:

P1 = n- 1 (3.18)
r1

P2 = 1 - n (3.19)
r2
60

En el caso de una lente suficientemente delgada sumergida en aire, como los planos principa-
les se confunden con la lente, el empleo de PV es bastante correcto. Sin embargo, para una lente grue-
sa, la potencia verdadera no es suficiente para situar el foco imagen de la lente ya que la posición del
plano principal imagen de la lente es desconocida; dicha posición depende de la forma de la lente y,
en consecuencia, sería necesario calcularla previamente para situar el foco imagen de la lente.

Potencia frontal o potencia de vértice posterior

Hemos visto que el empleo de PV representa un incon-


veniente ya que el origen H´ desde el que se mide la
posición de F´ es a priori desconocido. Por este moti-
vo cuando se trabaja con lentes oftálmicas se fija la
posición de los focos objeto e imagen de la misma res-
pecto a un punto físico concreto, normalmente uno de
los vértices de la lente. Consideremos la lente com-
pensadora en aire que muestra la figura 3.10. H y H´
son los planos principales objeto e imagen, F y F´ los
focos objeto e imagen, S1 es el vértice anterior y S´2 el
vértice posterior de la lente de potencia verdadera PV.
Por analogía con la potencia verdadera, defi-
Fig. 3.10 Posición de los diferentes orígenes en una nimos dos potencias frontales, la potencia de vértice
lente gruesa anterior, PVA:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

PVA = - 1 (3.20)
S1F

donde S1 F se conoce con el nombre de segmento focal anterior, y la potencia de vértice posterior PVP:

PVP = 1
(3.21)
S'2F'

donde S´2 F´es el segmento focal posterior.


Esta última es la más empleada ya que de esta forma queda determinada la posición del foco
imagen de la lente sin ninguna ambigüedad y se obtiene una referencia válida para satisfacer el prin-
cipio de la compensación. Ahora bien, desde el punto de vista teórico, se definen cuatro potencias fron-
tales, dos anteriores y dos posteriores. Así, la potencia de vértice anterior anterior definida (PVA = -
1/S1F), en realidad, se denomina potencia frontal anterior objeto. La ventaja de la teoría de las
notaciones frontales consiste en tomar orígenes conjugados para las distancias objeto e imagen. De esta
forma, se define también una potencia frontal anterior imagen, P’FA,

P'FA = 1
(3.22)
S'1F'

donde S´1 es el conjugado del vértice anterior S1 a través de la lente.


Análogamente, la potencia de vértice posterior definida (P´VP=1/S´2F´) corresponde en realidad
a la potencia frontal posterior imagen, y se define la potencia frontal posterior objeto PFP como:
61

PFP = - 1 (3.23)
S2F

donde S2 y S´2 son puntos conjugados a través de la lente.


Ahora bien, si la ventaja del empleo de la potencia de vértice frente a la potencia verdadera es
precisamente el uso de orígenes concretos y puesto que sólo S1 y S´2 están materializados en la lente,
en la práctica sólo se emplean la potencia frontal anterior objeto (potencia de vértice anterior) y la
potencia frontal posterior imagen (potencia de vértice posterior), es decir las dos primeras que se han
definido. Si además tenemos en cuenta que en la compensación visual es necesario conocer la posición
de F´, en la práctica la que se utiliza de forma habitual es la potencia de vértice posterior y a ella nos
referimos cuando hablamos de potencia frontal posterior o simplemente potencia frontal. La potencia
de vértice posterior de una lente en aire se expresa también en dioptrías como la inversa en metros del
segmento focal posterior. Así, si la potencia verdadera de una lente es 1 D, su distancia focal imagen
H´F´ es 1 m, mientras que si PVP es 1 D, es el segmento S´2 F´ el que tiene longitud 1 m.
En óptica oftálmica, es habitual encontrar diferencias significativas entre los valores de poten-
cia verdadera y frontal, fundamentalmente para valores medios y altos de la potencia.

Ecuaciones de Gauss en notación frontal

En la definición de las dos potencias frontales posteriores (objeto e imagen), se ha tomado como ori-
gen de imágenes (en particular como origen de la posición de F´) el vértice posterior de la lente, y como
origen de objetos el conjugado de S´2, (denotado por S2) a través de la lente.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Las ecuaciones de Gauss generalizadas a orígenes frontales se muestran en la siguiente tabla,


donde x y x´ representan las distancias al objeto y a la imagen respectivamente medidas desde S2 y S´2,
PVP es la potencia de vértice posterior, PV la potencia verdadera y g´ el factor frontal posterior de la
lente o factor de forma, que relaciona potencia de vértice posterior con verdadera. El factor de forma
de la lente es el inverso del aumento transversal entre los orígenes posteriores.

2
1 = g' + PVP (3.24)
x' x

y' = g' x' (3.25)


y x

PVP = g' PV (3.26)

g' = 1
(3.27)
β' S2S'2

Esta notación es ventajosa ya que, si en vez de elegir como orígenes S2 y S´2, tomamos otra
pareja de puntos conjugados O y O´ podemos seguir usando estas expresiones teniendo en cuenta que
62
x representaría la distancia al objeto medida desde O, x´ la distancia a la imagen medida desde O´, g´
sería la inversa del aumento transversal entre O y O´ a través de la lente y P´F debe ser sustituida por
P´O , donde P´O es la potencia medida desde O´, es decir:

P'o = 1 (3.28)
O'F'

Por ejemplo, cuando los orígenes son los planos principales H y H´, entonces g´=1, x=a, x´=a´,
P´F = PV, y se obtendrían las fórmulas clásicas de formación de imagen:

1 = 1 + Pv (3.29)
a' a

Potencia de vértice posterior en función de las potencias de las caras

La imagen de un punto en el infinito a través de la primera cara de la lente se forma a una distancia
n/P1 de la misma, es decir, a una distancia a=(n/P1-eC ) de la segunda cara, que a su vez formará la ima-
gen a una distancia a´, dada por la expresión:

1 = n + P2 = nP1 + P2 (3.30)
a' a n - ecP1

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

donde justamente 1/a´ = PVP, puesto que a´ es la distancia a la que focaliza un haz paralelo al eje, medi-
da desde el vértice posterior de la lente.

P1 + P2 - ec P1P2
1 = PVP = P1 + P2 = n = PV
(3.31)
a' 1 - ec P1 ec
1 - P1 1 - ec P1
n n n

Como PVP = g´ PV, de la ecuación anterior se deduce:

g' = 1
1 - ec P1 (3.32)
n

Por tanto, la expresión que relaciona la potencia frontal posterior y las potencias de las caras es:

PVP = g'P1 + P2 = P1 + P2
(3.33)
1 - ec P1
n

Hay que tener en cuenta que las expresiones obtenidas en este apartado son válidas únicamen-
te para el caso de la potencia frontal posterior imagen.
63

Medida de potencias frontales: frontofocómetro

La técnica de medida de focales de los sistemas ópticos recibe el nombre de focometría. Un método
muy antiguo empleado con este fin a partir del siglo XVIII en la óptica de compensación es la neutra-
lización. Se trata de buscar una lente en la «caja de pruebas» que pegada a la que se quiere medir, neu-
tralice su efecto óptico. Las dos lentes colocadas en contacto, con sus ejes ópticos confundidos, deben
comportarse como una lámina plano-paralela. En general, se dice que la neutralización se obtiene cuan-
do el foco imagen de la primera lente coincide con el foco objeto de la segunda, porque un rayo para-
lelo al eje que incida sobre el conjunto no sufrirá desviación. Sin embargo, el sistema afocal obtenido
no presenta aumento unidad, por lo que la imagen se verá afectada. Debido a esto la práctica de la neu-
tralización resulta ser una técnica poco fiable. Desde principios de siglo hasta nuestros días la neutra-
lización ha sido sustituida por el empleo generalizado del frontofocómetro, instrumento que sirve para
medir directamente la potencia frontal posterior de las lentes.
El fundamento óptico de un frontofocómetro se basa principalmente en un sistema colimador y
en un anteojo como sistema de observación. En la figura 3.11 se representan las distintas partes que lo
componen. Como se puede observar, en su forma más simple es un sistema óptico centrado que cons-
ta de los siguientes elementos: fuente de iluminación (S), lente condensadora, test (T), lente colima-
dora (C), soporte o concha de apoyo, objetivo (Obj), ocular (Oc) y retículo (R).
La función de la lente colimadora es formar la imagen del test iluminado T, para que, por medio
de un anteojo enfocado al infinito, un sujeto emétrope pueda observar simultáneamente el test y el retí-
culo sin necesidad de acomodar. Para ello el test se encuentra originalmente sobre el foco objeto de la
lente colimadora, así la lente forma la imagen del test en el infinito. A su vez, para que el anteojo esté
enfocado al infinito, es decir, forme un sistema afocal, el foco imagen del objetivo debe coincidir con

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

el foco objeto del ocular. De


esta manera, el haz de rayos
paralelos, en ausencia de lente
problema, llega al anteojo inci-
diendo sobre el objetivo, el cual
forma una segunda imagen níti-
da del test sobre su foco imagen
Fig. 3.11 Disposición de los distintos elementos en un frontofocómetro y la imagen final dada por el
ocular se forma en el infinito.
Para asegurar el enfoque correc-
to del instrumento, el retículo se sitúa también en el foco imagen del objetivo.
Por lo tanto, cuando un observador emétrope mira a través del ocular en estas condiciones, con-
sigue ver nítidamente la imagen del test y el retículo. Se dice entonces que el instrumento está cali-
brado a cero, ya que la escala dióptrica que nos da la lectura de la potencia frontal debe marcar en ese
momento cero dioptrías.
Si se coloca una lente problema de potencia desconocida sobre el soporte en forma de concha
para realizar la medida, éste está diseñado de modo que el vértice posterior de la lente problema coin-
cida con el foco imagen de la colimadora (figura 3.12). Al observar entonces por el anteojo será impo-
sible ver nítidamente la imagen del test si éste sigue situado en el foco objeto de la colimadora, por lo
que el observador deberá desplazar el test de su posición inicial girando la rueda de enfoque, para ver
nuevamente su imagen con nitidez. En ese momento la escala dióptrica indicará la lectura de la poten-
cia frontal que tiene la lente desconocida.
64
Cuando el frontofocóme-
tro está bien ajustado se cumple
la relación de Newton:

zz' = - f ’col2 (3.34)

donde z representa la distancia


del foco objeto de la lente coli-
Fig. 3.12 Principio del frontofocómetro. Formación de las imágenes madora al test y z’ la distancia
intermedias al medir una lente del foco imagen a la imagen del
test. Para que se vea nítidamen-
te la imagen del test a través del anteojo de observación del frontofocómetro, la imagen a través de la
lente que se mide debe estar en el infinito. Por lo tanto, la distancia z’ será la distancia desde el foco
objeto de la lente problema al vértice de la superficie cóncava.
Como la lente problema está situada en el frontofocómetro al revés de como será usada poste-
riormente, la potencia frontal de la lente problema será P’f=-1/z’, de donde:

z = f ’col2 P’f (3.35)

El desplazamiento z resulta ser directamente proporcional en dioptrías a la potencia frontal Pvp


de la lente que se quiere medir y a un parámetro constructivo del instrumento que es la distancia focal
imagen de la colimadora, f’col.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

Los frontofocómetros convencionales están constituidos por las siguientes partes: una fuente de
iluminación, un test móvil, un sistema de colimación, un sistema de observación y diversos accesorios.
Las tres primeras partes antes indicadas forman el sistema de enfoque del instrumento, mientras que
un anteojo enfocado al infinito con un retículo incorporado forman en conjunto el sistema de observa-
ción.
La fuente de iluminación posee un filamento bastante extenso, ya que debe ser de gran tamaño
para que el retículo se presente uniformemente iluminado. A una cierta distancia de la fuente se colo-
ca un filtro rojo-verde, que determina el color del test, cuya posición viene determinada por un meca-
nismo que permite interponer uno de los dos filtros en el trayecto óptico. En el uso normal para lentes
incoloras y de tinte ligero, el filtro verde debe estar en su puesto, mientras que para medir lentes colo-
readas de mayor absorción, la coloración del rojo o el verde es opcional, en función del mejor recono-
cimiento de la imagen del test.
El test adopta formas diversas, pero generalmente tiene forma de cruz, y va inmerso en una
pieza que se puede desplazar. Como podemos observar en la figura 3.13, el tipo más utilizado consta
de un círculo de pequeños puntos y una serie de líneas cruzadas que se pueden rotar. Este sistema va
acoplado al engranaje de otro dispositivo que lleva una escala en la que se registran las dioptrías equi-
valentes al movimiento del test. El observador tendrá
una visión nítida del test y una lectura de la potencia
frontal de la lente problema. A continuación se sitúa la
concha de apoyo o soporte de la lente cuya potencia se
va a determinar, de forma que al apoyar la lente por su
superficie cóncava el vértice coincida con el foco ima-
gen de la colimadora (que es un sistema convergente
65
cuya potencia normalmente oscila entre +22 y +27 D).
El sistema de observación es un anteojo forma-
do por un objetivo acromático y un ocular, que está
montado sobre un mecanismo de enfoque tipo tornillo,
con una escala que abarca normalmente entre + 5,00 D
y - 5,00 D, para compensar las distintas ametropías. Fig. 3.13 Test en forma de cruz
El anteojo lleva un retículo (figura 3.14) en el
foco imagen del objetivo, que consta de dos partes, una
fija y otra giratoria. La parte fija del retículo está for-
mada por una escala graduada según el sistema TABO,
con divisiones de 1°, así como también por tres o más
círculos concéntricos que marcan saltos de una dioptría
prismática. La parte giratoria está formada por una cruz
que ayuda a determinar la orientación de los meridia-
nos principales en el caso de lentes astigmáticas.
Como accesorios se pueden considerar tanto el
dispositivo de marcaje, como el compensador de pris-
mas que permite realizar y medir efectos prismáticos.
El sistema marcador está compuesto por tres puntas
alineadas cuyos extremos se impregnan de tinta y que
sirve para marcar el centro óptico de una lente, o el
punto con el efecto prismático buscado, como en el
caso de lentes astigmáticas la línea horizontal que fija
la orientación de la lente. Fig. 3.14 Retículo

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Debe considerarse que para que la imagen del test dada por el ocular sea vista con nitidez por
el observador, es necesario que la misma se forme en el punto remoto de aquél, es decir, en el infinito
si el ojo es emétrope, a una distancia finita por delante del ojo si éste es miope y por detrás del ojo si
se trata de un hipermétrope.
De esta forma, y como se ha descrito anteriormente, un observador emétrope podrá ver la ima-
gen del test nítida sin esfuerzo acomodativo cuando el foco objeto del ocular coincida con el foco ima-
gen del objetivo.
Sin embargo, un miope tendrá que desplazar el ocular acercándolo al objetivo hasta que consi-
ga enfocar el test sobre el retículo y un hipermétrope por el contrario deberá alejar el ocular del obje-
tivo si quiere ver el test con nitidez. Para comprobar que el frontofocómetro está bien ajustado, basta
enfocar el test sin colocar ninguna lente, con lo que debe aparecer la imagen del test centrada en el retí-
culo, que debe verse nítidamente, y la escala de potencias debe marcar cero. Si esto no ocurre así debe
verificarse el ajuste del ocular.
Es imprescindible, por tanto, que antes de comenzar a medir con el frontofocómetro cada obser-
vador realice el ajuste correspondiente del sistema de observación para que las lecturas obtenidas sean
las correctas.
Cuando el frontofocómetro está calibrado a cero el test coincide con el foco objeto de la lente
colimadora; posteriormente, al introducir una lente problema, un desplazamiento del test a derecha o
izquierda de su posición original permitirá enfocarlo de nuevo y obtener la lectura de la potencia fron-
tal de dicha lente.
El límite superior de medición de las potencias frontales viene dado por la menor distancia con
respecto a la lente problema a la que se puede formar la imagen del test dada por la colimadora. Dicha
distancia nos da la situación de su foco objeto que se ha definido como:
66

z' = - 1 (3.36)
Pvp

de donde se deduce que cuanto menor sea z’ mayor será la potencia frontal que se pueda medir.
Si la lente que se desea medir es negativa, el desplazamiento del test «z» será siempre negati-
vo, y se alejará de la colimadora, ya que sólo de esta forma la imagen del test dada por la misma se
sitúa a una distancia superior a la focal de la colimadora (z’>0). Por ello, el límite real para las poten-
cias negativas es el infinito. Ahora bien, si hay una limitación física dada por las dimensiones del ins-
trumento, se suele imponer el mismo límite que para las potencias positivas.
En el caso que la lente problema sea positiva, el desplazamiento del test «z» será por el contra-
rio positivo, y se acercará a la colimadora, para que z’< 0, de manera que la menor distancia con res-
pecto a la lente problema a la cual se obtiene la imagen del test T’ es justamente la focal imagen de la
colimadora (z’= -f’col), por lo que generalmente el límite de medición para las lentes positivas es del
orden de 20 a 25 D, que suele ser la potencia de la lente colimadora.
En cuanto a la medida de lentes esféricas, y dado que éstas presentan los mismos radios de cur-
vatura en cualquiera de sus secciones o meridianos, solamente se necesita de un enfoque para deter-
minar su potencia. Como consecuencia, cuando medimos este tipo de lente, la imagen del test a través
del frontofocómetro es semejante a la obtenida cuando se enfoca sin lente problema, con la única dife-
rencia el aumento de esta imagen, que está en función de la potencia de la lente medida.
Como ya se ha mencionado anteriormente, el primer paso consiste en calibrar el ocular para
ajustarlo al estado refractivo del observador que va a realizar las medidas. Posteriormente, se coloca la
lente esférica objeto de nuestro estudio, apoyándola sobre el soporte por su superficie cóncava y man-
teniéndola fija mediante el dispositivo de sujeción.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

En este momento el observador, que verá la imagen del test borrosa, debe girar la rueda de enfo-
que hasta conseguir ver dicha imagen con la máxima nitidez posible. Es entonces cuando la escala de
dioptrías marca la lectura que se corresponde con la potencia frontal de la citada lente problema.
Normalmente, la medida de una lente esférica no sólo consiste en la obtención de su potencia,
sino que, excepto en el caso de que se deban introducir efectos prismáticos, previamente es necesario
centrarla correctamente para poder marcar su centro óptico y realizar una medida correcta.
El centrado de la lente en el frontofocómetro se realiza desplazando manualmente la lente, hasta
conseguir que el test esté perfectamente centrado en el retículo; de esta manera aseguramos la coinci-
dencia del eje óptico de la lente con el eje óptico del frontofocómetro. Para marcar la lente se utiliza
el dispositivo de marcado que consta de tres patas impregnadas de tinta, que las cuales se ponen en
contacto con la superficie convexa de la lente, marcando de esta forma tres puntos, de los cuales el
punto central representa la proyección del centro óptico de la lente sobre dicha superficie frontal.

Potencia esferométrica

Se conoce con el nombre de potencia esferométrica o potencia aproximada la suma algebraica de las
potencias de las dos superficies de la lente. Recibe este nombre puesto que en la propia definición se
considera la lente delgada y, en consecuencia, se desprecia el término de espesor que aparece en la
expresión de la potencia verdadera.
En óptica oftálmica es habitual denominar a esta potencia potencia esferométrica ya que, en la
práctica, la forma más corriente de obtenerla es midiendo P1 y P2 con un esferómetro de Ginebra (cilin-
drómetro) graduado en dioptrías y calibrado para un determinado índice de refracción.
67

PE = P1 + P2 = n- 1 1 -1 (3.37)
r1 r2

El esferómetro de Ginebra que se


muestra en la figura 3.15 apoyado sobre una
superficie plana (a) consta de tres palpado-
res, dos de ellos fijos en los extremos y un
tercero móvil en el centro. Si se apoya el
esferómetro en una superficie convexa
(figura 3.15b) la posición del palpador
móvil en relación a los fijos proporciona el
valor de la sagita para un diámetro de cuer-
da igual a la distancia entre los dos palpado-
res fijos del esferómetro.
Un mecanismo transformador de
movimientos actúa sobre una aguja que
marca, sobre una escala graduada en dioptrí-
as, una lectura que es función de la posición
del palpador móvil en relación a los dos fijos.
A partir de las expresiones obtenidas
en el apartado 3.2 de este capítulo, la rela-
ción entre la sagita medida (s) y la anchura
de la cuerda (h) es: Fig. 3.15 Principio del esferómetro de Ginebra

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

2 2
r = 4s + h (3.38)
8s

Por otra parte, el esferómetro está calibrado para un cierto valor de n (normalmente 1.523) y el
valor de P, en el caso de medir en una superficie convexa, viene dado por:

n- 1 (3.39)
P=
r

que corresponde a P1 en el caso de una lente en forma de menisco.


Análogamente, si el esferómetro se apoya sobre una superficie cóncava (figura 3.15.c) el valor
de P obtenido será negativo

1 -n (3.40)
P=
r

y corresponde en el caso de un menisco a P2.


Cuando el índice de refracción de la lente es distinto al índice para el cual está calibrado el esfe-
rómetro, hay que multiplicar la lectura por un factor de corrección que vamos a deducir para el caso
de una superficie convexa de radio r. El esferómetro marcará en este caso como lectura:

nE - 1 (3.41)
68 P1E =
r

donde nE es el índice de referencia del esferómetro.


Si la lente que se está midiendo está fabricada en material de índice nL, la lectura será incorrecta
puesto que realmente la potencia P1E tiene por valor:

nL - 1 (3.42)
P1L =
r

Despejando r e igualando se obtiene:

nL - 1
P1L = P1E (3.43)
nE - 1

La potencia buscada P1L es igual a la potencia medida con el esferómetro P1E multiplicada por
el factor de corrección de índice (nL-1)/0.523. La deducción para una superficie negativa conduce al
mismo valor de corrección.

Potencia nominal y curva base: cálculo exacto de lentes esféricas

Cuando se habla de la forma de una lente, es habitual referirse a la curva base de la misma, o simple-
mente base de la lente. Este término a menudo se usa de forma incorrecta ya que se presta a diferentes
interpretaciones.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

En un principio, se definía la base de una lente esférica como la potencia de su superficie más
plana, es decir, la de mayor radio de curvatura. Según esto, la base de una lente en forma de menisco,
es la potencia de la superficie posterior para lentes positivas, mientras que para las negativas la base
corresponde a la potencia de la superficie anterior. En esta definición se basan las primeras lentes en
forma de menisco llamadas periscópicas, de base ± 1.25 D, y posteriormente los meniscos de base ± 6
D. Ahora bien, en el sistema de fabricación actual el diseño de lentes oftálmicas pretende controlar, en
la medida posible, las aberraciones y el concepto de base pierde sentido, ya que rigurosamente a cada
potencia de lente le correspondería una base diferente. En la práctica se intenta llegar a un compromi-
so: en un intervalo de potencias se fabrican las lentes con idéntica potencia en una de sus caras (nor-
malmente la primera), y es a ésta a la que se denomina curva base o base de fabricación, y la que se
acostumbra a presentar en forma de tabla para comparar distintas series de lentes. El número total de
curvas base varía entre los distintos fabricantes y proporciona un índice de la precisión en el diseño de
lentes oftálmicas por parte de los mismos.
Por otra parte, si la lente tiene sólo una superficie realizada (semiterminado), se aplica el tér-
mino de base a la potencia de la cara terminada, que por lo general suele ser también la primera super-
ficie a la que se identifica por su potencia nominal P1N y su base P1 .
Se define la potencia nominal P1N de un semiterminado a la potencia de la primera superficie si
la lente fuera delgada o, lo que es lo mismo, al producto g´ P1. Lógicamente, P1N dependerá, a través
de g’, del espesor de centro de la lente. El concepto de potencia nominal presenta su máximo interés
en fabricación ya que basta con conocer la potencia de la segunda superficie de la lente y sumarla a la
nominal para conocer la potencia frontal de la lente.

P1N = g' P1 = P1 69
(3.44)
1 - ec P1
n

PVP = g' P1 + P2 = P1N + P2 (3.45)

Esta última expresión (45), deducida anteriormente para relacionar la potencia frontal con las
potencias de las caras de la lente, constituye la ecuación fundamental para el cálculo exacto de lentes
oftálmicas.
Supongamos una lente grue-
sa en forma de menisco tal y como
muestra la figura 3.16. El foco
imagen F’ del conjunto es la ima-
gen de F’1 (foco imagen de la cara
anterior) a través del segundo
dioptrio de la lente. Si planteamos
esta ecuación considerando que la
lente está sumergida en aire, en-
tonces: Fig. 3.16 Cálculo exacto en una lente esférica gruesa

1 = n + P2
(3.46)
S'2 F' S'2 F'1

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

n = n = 1 = P1 = g' P1
S'2 F'1 S'2 F'1 - ec 1 - ec 1 - ec P1 (3.47)
P1 n n

PVP = P1N + P2 (3.48)

Esta deducción es análoga a la realizada en el apartado de potencia de vértice posterior, aunque


en este caso se ha empleado la notación frontal posterior.
Cuando se considera la lente delgada, se desprecia el espesor de centro de la misma, lo que equi-
vale a confundir P1N con P1, o lo que es lo mismo, confundir potencia frontal con esferométrica (lo cual
es lícito en el caso de lentes negativas, donde el espesor de centro tiende a cero y en consecuencia
P1N ≈ P1).
Cabe destacar que los fabricantes trabajan con una gama de aproximadamente 6 semitermina-
dos para cada índice de refracción. En realidad, lo que caracteriza a un semiterminado es P1, aunque
usualmente se clasifican por el valor de P1N que, lógicamente, corresponde a un único valor del espe-
sor de centro.
En el caso de lentes positivas (donde a diferencia de las negativas el espesor de centro es sig-
nificativo) se puede emplear para el cálculo exacto un método iterativo, que se propone a continuación
a partir de un ejemplo, en el que suponiendo un valor inicial de ec = 0, se calculan los valores de P1 y
ec, que permiten obtener la potencia de vértice posterior deseada dentro de los márgenes de tolerancia
establecidos por la norma DIN 58203 (tabla 3.1).

Tabla 3.1 Supongamos, por ejemplo, que partimos de un


70
semiterminado de P1N = +10.50 D, n = 1.523 para fabri-
Pvp (D) ∆ Pvp (D)
car una lente de PVP = +8.00D, φ = 55 mm y eb = 1 mm,
0.00 a ± 3 1/16
± 3.25 a » 12.00 1/8 y queremos calcular las características que tendrá la lente
≥ ± 12.25 1/4 una vez fabricada. Podemos calcular en primer lugar la
potencia de la segunda superficie según la ecuación (48):

P2 = 8 - 10.50 = -2.50 D

a la que le corresponderá:

un valor de R2 = (1-1.523)/(-2.50 10-3) = 209.2 mm


y una sagita s2=209.2-(209.2-(55/2)2)1/2=1.81mm

Aplicando las siguientes expresiones, se construye la tabla de iteraciones (tabla 3.2) hasta que
el espesor de centro en la primera y última columna son iguales

P1 = P1N
(3.49)
1 + ec P1N
n

e c = eb + s1 + s2 (3.50)

Si comprobamos ahora el valor de Pvp, obtenemos:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

10,016
PVP = - 2.50 = + 8.00 D
-3
1 - 7,016 ⋅ 10 10,016
1.523

Tabla 3.2

Ec (mm) P1 (D) R1 (mm) s1 (mm) para diámetro 55 mm ec (mm)


0 +10,500 49,809 8,279 7,496
7,469 +9,985 52,374 7,800 6,990
6,990 +10,017 52,210 7,829 7,019
7,019 +10,016 52,219 7,826 7,016
7,016 +10,016 52,219 7,826 7,016

También se puede plantear si sería posible fabricar una lente de Pvp = + 6.00 D con el mismo
semiterminado, es decir, manteniendo constante la P1.
El valor de P1 es conocido (10,016 D), al igual que su radio de curvatura y su sagita:

R1 = 52.19 mm
s1 = 7.826 mm

A partir de la ecuación (48) obtenemos:

P2 = + 6.00 - 10.50 = -4.50 D 71


R2 = 116.22 mm
s2 = 3.298 mm
ec = 7.826 + 1-3.298 = 5.527 mm

Con estos datos, la variación de la potencia de vértice posterior está dentro del límite de varia-
ción tolerado, por lo que podría utilizarse el semiterminado para fabricar la lente de +6.00 D (3.52) y
(3.53).

10,016
PVP = - 4.50 = + 5.89 D
-3
1 - 5,527 ⋅ 10 10,016
1.523

∆ P = 6,00 - 5,89 = 0,106 Ɱ 0,125

3.5 Relación peso-potencia

Como ya se ha visto en el apartado 3.3, el peso de una lente oftálmica esférica depende de diversos
parámetros, entre ellos la potencia de la lente. Para analizar comparativamente la variación del peso
con la potencia es habitual fijar como parámetro el índice de refracción del material o el diámetro de
la lente. Así, la figura 3.17 muestra la variación del peso de lentes esféricas positivas fabricadas en

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Fig. 3.17 Peso de lentes esféricas positivas en Fig. 3.18 Peso de lentes esféricas positivas
función del diámetro para diferentes potencias para diferentes materiales

vidrio crown de índice 1,523, en función del diámetro. Se puede observar cómo, para un mismo diá-
metro, el peso de la lente aumenta con la potencia y cómo, para una potencia de lente dada, el peso
también aumenta con el diámetro de la misma.
Para una potencia no representada se puede obtener el peso por interpolación, aunque a menu-
do se acostumbra a representar la variación de peso con la potencia de la lente fijando el diámetro de
la misma, como muestra la figura 3.18, que representa un estudio comparativo del peso de lentes posi-
72

Fig. 3.19 Peso de lentes esféricas negativas en Fig. 3.20 Peso de lentes esféricas negativas
función del diámetro para diferentes potencias para diferentes materiales

tivas de 62 mm de diámetro, para tres materiales diferentes: orgánico CR-39, crown B 270 y un alto
índice Ba SF 64. Se puede observar que, para cualquier potencia, el peso es considerablemente menor
para el material orgánico CR-39. En cuanto a los dos materiales inorgánicos representados, hay que
destacar que las lentes de alto índice, cuyo volumen es considerablemente menor al de las de índice
1.523, pesan ligeramente menos únicamente para potencias mayores que +4.00 D. En la zona de bajas
potencias ocurre lo contrario: las lentes de alto índice son más pesadas que las de vidrio crown. Esto
es debido a que la disminución de volumen no es proporcional a la disminución de peso ya que, por lo
general, la densidad de los vidrios de alto índice es muy alta.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ESFÉRICAS

Análogamente, se puede representar el peso de las lentes negativas en función del diámetro
(figura 3.19) y la comparación de peso de diferentes materiales para cada potencia tomando un diá-
metro constante de lente (figura 3.20).
Por último, la manera más común de representar el peso de las lentes en función de la potencia
se muestra en el ejemplo de la figura 3.21 (vidrio crown 1,523), donde a cada intervalo de potencias
corresponde un determinado diámetro de fabricación. Esta gráfica es bastante útil ya que proporciona
el peso real de la lente estándar en bruto, aunque, a diferencia de las gráficas anteriores, no permite
establecer comparaciones entre lentes de diferentes escalados de fabricación en cuanto a diámetro.

60

56

52

48 55
60
44
65 n: 1.523
40

36
50
55
Peso (gramos)

32

28
60
65
24

20 70
16
73
12

4
0
-20.0 -15.0 -10.0 -5.0 0.0 5.0 10.0 15.0 20.0

Pvp (dioptrías)

Fig. 3.21 Peso de lentes esféricas de distintas potencias, en función del diámetro

Bibliografía

C.E.S.O.A. Optique Ophthalmique (Technologie), 2ème partie. Bruselas, Assotiation des diplomés CESOA-
SCTOW. ASBL, 1986.
FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians,
1988.
LE GRAND, Y. Optique Physiologique, vol. I. París, Revue d’optique, 1964.
SALVADÓ, J.; CAUM, J. «Peso de lentes oftálmicas». Ver y Oír no 63, Puntex, 1992.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53, Puntex, 1989.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 4
Lentes asféricas
M. L. Vera

4.1 Superficies ópticas asféricas

Superficies conicoides

Las superficies asféricas conicoides o de asfericidad continua se generan por revolución de las curvas
asféricas más simples, las cónicas.
Este tipo de curvas se obtiene al seccionar un cono por distintos planos; si la sección se realiza
de forma perpendicular al eje del cono la curva que resulta es un círculo, si esta sección es paralela 75
obtenemos un parábola y si el corte se realiza con una inclinación determinada se obtienen los dos tipos
de elipses y las hipérbolas, tal y como se observa en la figura 4.1:

Fig. 4.1

Al hacer girar estas secciones cónicas alrededor de un eje, según la cónica de revolución emple-
ada se generan superficies elipsoides, paraboloides e hiperboloides, considerándose la esfera como un
caso especial de elipsoide. Así, las superficies asféricas conicoides pueden representarse de un modo
simple en sección a través de las cónicas que las generan.
A lo largo de la bibliografía se pueden encontrar diversas expresiones matemáticas que repre-
sentan este tipo de curvas; estas expresiones varían unas de otras en función del origen y del tipo de
coordenadas empleado. Nosotros emplearemos la representación matemática válida para todas las
cónicas, centrada con el vértice de la superficie en el origen de coordenadas en la que el eje x es el eje
de revolución y que se expresa del siguiente modo:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

y 2 = 2r0 x - px 2 (4.1)

donde r0 es el radio de curvatura en el origen (0,0) y p es un coeficiente que indica el grado de asferi-
cidad; en función de cómo sea el valor de p se puede deducir el tipo de cónica de revolución que gene-
ra la superficie asférica, tal y como se muestra en la figura 4.2:

p<0 hipérbola
p=0 parábola
0<p<1 elipse (con el eje mayor en el eje X)
p=1 círculo
p>1 elipse (con el eje mayor en el eje Y)

y En ocasiones se requiere
deformar este tipo de superficies
Parábola p=0
de un modo controlado, por lo que
se añaden una serie de términos a
la ecuación y la superficie queda
Elipse 0<p<1 descrita como:

Elipse>1
Circulo p=1
y 2 = 2r0 x - px 2 + ∑ a2n x 2n (4.2)

76 x El primer término de esta


expresión corresponde a la ecua-
ción general de las cónicas y el
resto de los términos corresponden
a lo que denominamos coeficiente
de deformación. Estos coeficientes
van decreciendo a medida que
aumenta el valor de x por lo que
sólo los primeros términos contri-
buyen de forma importante en la
Fig. 4.2 descripción de la superficie.

Superficies de tipo polinómico

Conocidas también como superficies de asfericidad zonal, son superficies de curvatura no constante
que se obtienen por revolución de una curva con un perfil determinado que puede expresarse matemá-
ticamente de forma polinómica. Definir un determinado perfil mediante un polinomio que se ajuste de
manera perfecta a los puntos de la superficie es complejo, ya que el mejor ajuste lo encontramos para
polinomios de grado elevado y en polinomios de este tipo aparecen fuertes ondulaciones que no refle-
jan la suavidad y continuidad de la superficie.
Para solucionar este problema, la mejor solución es expresar la superficie con un tipo de curvas
llamadas polinomios de spline. La representación de la superficie mediante este tipo de polinomios
consiste en dividir el perfil de la curva en una serie de intervalos, cuyos extremos se denominan nodos,
como muestra la figura 4.3:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASFÉRICAS

Cada intervalo o zona comprendida


entre dos nodos puede describirse geométrica-
mente mediante una función que debe tener la
característica de ajustarse al perfil del intervalo
y que en los extremos o nodos sea continua con
la función definida en el intervalo o zona adya-
cente. La función que responde a estas necesi-
dades es un polinomio de tercer grado conoci-
do como spline cúbico. De este modo se define
una función spline cúbica para cada intervalo
de un perfil asférico cuyas propiedades pueden
variar de forma independiente de las de los
intervalos adyacentes, siempre y cuando se
cumpla que en los nodos o puntos de intersec-
ción de dos intervalos la derivada primera y la Fig. 4.3
derivada segunda sean continuas y coinciden-
tes, lo que asegura que el perfil es globalmente liso y continuo. Este principio puede transferirse de
curvas a superficies por lo que la introducción en el diseño de superficies asféricas de los polinomios
spline mejoran las condiciones de cálculo puesto que al ser polinomios de tercer grado son fáciles de
resolver y derivar además de no ser sensibles a redondeo.
Hoy en día, se utilizan superficies spline en la construcción de automóviles, aviones, y una
innumerable lista de objetos aerodinámicos además de utilizarse en el diseño de superficies oftálmicas
como son las curvas asféricas y las progresivas.
77

4.2 Parámetros de las lentes oftálmicas asféricas

Las lentes oftálmicas asféricas se caracterizan por tener como mínimo una de sus superficies asféricas
como las descritas en el apartado anterior.
La introducción de este tipo de superficie en el diseño de lentes oftálmicas permite producir len-
tes con curvas más planas que combinan de modo satisfactorio criterios de calidad de imagen y estéti-
ca que con diseños esféricos es imposible conseguir (capítulo 7).
En lentes de este tipo la superficie asférica debería reemplazar a la superficie de la lente de radio
más curvado, que corresponde con la convexa en lentes positivas y con la cóncava en lentes negativas.
No obstante en la mayoría de lentes la superficie asférica se encuentra en la cara anterior. El motivo es
únicamente de tipo económico, ya que si la cara externa de la lente es asférica se obtienen semitermi-
nados, a partir de los cuales se pueden realizar diversas prescripciones tanto esféricas como cilindricas
cambiando sólo los parámetros de la cara posterior, sin que el proceso de fabricación varíe del de las
lentes esféricas y esferotóricas en lo que respecta a la segunda superficie.
El hecho de realizar la primera superficie asférica permite optimizar las lentes de potencia posi-
tiva tanto en estética, al aplanar las superficies disminuyendo el volumen, como en comodidad, debi-
do a la disminución de peso de las lentes. Por su parte, la asferización de las lentes negativas no ofre-
cerá tantas ventajas desde el punto de vista estético.
Para poder definir de un modo simple los parámetros de este tipo de lentes nos basaremos a lo
largo de todo el capítulo en un diseño en el que la primera superficie es de asfericidad continua o coni-
coide; de este modo facilitaremos la comprensión y los cálculos y cualquier conclusión obtenida con
este modelo será aplicable a otros diseños más complejos.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Si representamos el perfil de la superficie asférica a través de la siguiente expresión simplificada:

y 2 = 2r0 x - px 2 (4.3)

se pueden obtener todos los puntos de la cónica en función de dos parámetros fijos, el radio obscula-
triz r0 y el coeficiente de asfericidad p.
El radio obsculatriz es el radio equivalente al de un círculo en la zona apical de la superficie, y
con el que se determina el poder dióptrico en el eje. El valor de este radio va variando a lo largo de la
superficie, de tal forma que ésta va aplanándose a medida que nos alejamos desde el centro a la peri-
feria. El factor que controla este aplanamiento es el coeficiente de asfericidad, que indica la deforma-
ción de la superficie asférica respecto a la esfera del mismo radio.
Si calculamos el radio para cada punto de la lente, en el punto más extremo obtenemos el
siguiente radio periférico (figura 4.4):

y 2
y 2 + r0 - sa = rperif (4.4)

rperif = y 2 + r0 - x 2 (4.5)

r perf
y Gracias al coeficiente de asfericidad
la superficie con perfil asférico es más
78 r0
plana hacia los bordes que la superficie
(0,0) Sa x
puramente esférica para un mismo radio de
curvatura frontal.

4.3 Espesor y peso

En las superficies asféricas no es correcto


hablar de sagitas puesto que este concepto es
aplicable únicamente a secciones de esferas.
Fig 4.4 Necesitamos un nuevo concepto al que lla-
mamos profundidad sagital y que definimos
como la diferencia de profundidad que existe para cada punto de la lente respecto al vértice de ésta.
Si expresamos la ecuación 4.1, en función del diámetro de la lente y llamamos a x profundidad
sagital y lo designamos como sa, tenemos:

∅ 2 = 2r s - ps2 (4.6)
0 a a2
2
De modo que despejando, la profundidad sagital queda:

2

2
sa = r0 ± r0 - 2 (4.7)
p p p

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASFÉRICAS

La profundidad sagital es menor que la sagita para una Lente esférica convecional
superficie esférica del mismo radio al ser la superficie asférica
más plana.
El cálculo de los espesores en este tipo de lentes se rea-
liza a través de las sagitas de las superficies del mismo modo
que para las lentes esféricas, con la particularidad de que se uti-
Lente asférica
liza la profundidad sagital para la superficie asférica por lo que
los espesores serán menores (figura 4.5).
El espesor disminuirá o aumentará en función de la
potencia de la lente, siendo esta variación de espesor más suave Fig. 4.5
que la variación del mismo tipo que se produce en lentes esfé-
ricas.
El hecho que la geometría de la superficie asférica se aplane hacia los bordes permite obtener
lentes más delgadas que consecuentemente tendrán menos volumen.
La expresión para calcular el volumen de este tipo de lentes en función de los casquetes y del
cilindro que la forman es la misma que se utiliza para las lentes esféricas (capítulo 3), con la salvedad
que el casquete de una superficie asférica viene dado en función de los parámetros de su superficie:

Vcasf = π sa2 3r0 - psa (4.8)


3

El peso de la lente vendrá determinado por la densidad del material vítreo utilizado y el volu-
men de la lente.
79

4.4 Potencia

Como la primera superficie de la lente es una superficie de radio no constante, la potencia que depen-
de directamente del radio de curvatura, también variará.
A partir del radio central u obsculatriz podemos definir el poder dióptrico de la superficie asfé-
rica en el eje como:

P1 = n- 1 (4.9)
r0

Al alejarnos desde el centro a la periferia el radio aumenta de manera que el poder dióptrico
para cualquier punto de la lente viene dado por:

Pperif = n- 1 = n- 1
(4.10)
rperif y 2 + r0 - sa 2

Como el radio en la periferia es siempre mayor que el radio obsculatriz puesto que y aumenta
en mayor grado que sa, el poder dióptrico siempre disminuirá desde el centro a la periferia.
Al analizar la lente de forma completa no sólo se ha de tener en cuenta la variación del poder
dióptrico de la superficie asférica sino que también analizaremos la variación de espesor que tiene
lugar a lo largo de todo el diámetro, manteniéndose como parámetro fijo el poder dióptrico de la super-
ficie esférica o tórica.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Si realizamos un análisis de la potencia de vértice posterior en el centro óptico de la lente y en


un punto en la periferia ocurre para una lente de potencia positiva:

Pvpeje = P1 + P2
(4.11)
1 - ec P1
n

Pperif
Pvpperif = + P2 (4.12)
1 - ec Pperif
n

En puntos de la periferia en los cuales el poder dióptrico de la superficie asférica disminuye,


también disminuye el espesor. Por lo que la potencia disminuirá de forma más rápida que en una lente
esférica en el que la variación de potencia es sólo debida al espesor.

4.5 Comparación entre lentes esféricas y asféricas

Las lentes asféricas presentan con respecto a las lentes esféricas convencionales de la misma potencia
una disminución considerable de espesores, volumen y peso. Por lo tanto son lentes más confortables
puesto que son más ligeras y delgadas, además de ofrecer ciertas mejoras en la minimización de abe-
rraciones debido a su diseño (capítulo 7).
Estas ventajas se deben básicamente a la combinación de tres factores en la fabricación de las
80
lentes que son:

a) Superficie asférica en la primera cara de la lente


b) Espesor de borde más delgado
c) Tipo de material empleado en su fabricación

Analizaremos por separado las ventajas que ofrecen estos tres factores:

a) Asfericidad: la introducción del coeficiente de asfericidad en el diseño de lentes permite apla-


nar la primera superficie que corresponde con la más curvada en lentes positivas y con la más plana en
lentes negativas.
Si analizamos la influencia de este parámetro en la variación de espesor y peso de una lente al
variar coeficiente de asfericidad, obtenemos las siguientes gráficas (figura 4.6):

30.00 6.00
Ec (mm)

Pvp+4
Peso (gramos)

25.00 5.00
Pvp+4

20.00 4.00

10.00 3.00

-2.0 -1.0 0.0 1.0 -2.0 -1.0 0.0 1.0


p p

Fig. 4.6

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASFÉRICAS

El hecho de añadir este coeficiente ofrece mejoras tanto estéticas como de comodidad, puesto
que las lentes son más delgadas y más ligeras, y se observa que estas mejoras son más notables cuan-
to más negativo es este coeficiente, es decir para superficies hiperboloides. No obstante, el valor del
coeficiente de asfericidad va ligado al diseño de la lente en la minimización de aberraciones por lo que
su valor dependerá de una solución de compromiso en la que intervengan tanto aspectos de estética y
confortabilidad como aspectos de calidad. Analizando tanto para lentes positivas como negativas la
variación de espesores y peso en función de el coeficiente de asfericidad, obtenemos las siguientes grá-
ficas (figuras 4.7 a y b):

40.00 8.00

35.00 Pvp+7 7.00 Pvp+7

30.00 6.00
Peso (gramos)

Eb (mm)

25.00 Pvp+4 5.00


Pvp+4

20.00 4.00

15.00 3.00
-1.0 0.0 1.0 -1.0 0.0 1.0
p p 81

Fig. 4.7a

55.00 10.50

Pvp-7 Pvp-7
Peso (gramos)

45.00 8.50
Eb (mm)

35.00 Pvp-4 6.50

Pvp-4

25.00 4.50

15.00 2.50
-2.00 -1.00 0.00 1.00 -2.00 -1.00 0.00 1.00
p p

Fig. 4.7b

En las gráficas de la figura 4.7a y 4.7b observamos que cuanto mayor es la potencia de la lente
mayor es la disminución de espesor y peso, por lo que asferizar las lentes es un buen recurso para obte-
ner ventajas en lentes de potencia alta.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

A partir de las gráficas podemos observar también que las variaciones de espesores y peso son
mucho más acusadas para lentes positivas que para lentes negativas. Por este motivo la asfericidad es
un recurso más utilizado en lentes positivas que en negativas.
b) Reducción del espesor: las lentes asféricas normalmente se fabrican con espesores de borde
más delgados que los que se fabrican en lentes esféricas. Esta disminución en el espesor se traduce en
una disminución en el volumen de la lente por lo que las lentes serán más estéticas al ser más delga-
das y más ligeras debido a la disminución de material.
c) Materiales empleados en la fabricación: los materiales más comúnmente empleados para
fabricar este tipo de lentes son los vidrios de alto índice tanto orgánicos como minerales. Los vidrios
de alto índice permiten para una determinada potencia fabricar las superficies con curvas más planas,
lo que da como resultado lentes más delgadas, si a este hecho le añadimos la disminución de espeso-
res y volúmenes producida al asferizar la lente y fabricarla con espesores de borde más delgados obte-
nemos lentes mucho más delgadas que las lentes esféricas convencionales.
Esta reducción de volumen debida a estos tres factores es más notable que el aumento de la den-
sidad propio de los materiales de alto índice y esto produce que las lentes asféricas sean más ligeras.
El vidrio mineral que se utiliza mayoritariamente en la fabricación de lentes asféricas es el vidrio hi-
crown de densidad 2,64, sólo un 3% mayor que la densidad del vidrio crown.
Para una lente de índice 1,6, potencia +4,00 D, diámetro 65 mm y espesor de borde 0,5 mm, el
volumen y el peso son un 20% menor que en una lente crown de las mismas características.

4.6 Producción actual de lentes asféricas


82
De los diferentes tipos de lentes asféricas que existen, en este apartado vamos a referirnos únicamen-
te a la producción actual en la que se utilizan dos tipos, las lentes con superficies convexas asféricas y
las lentes con zonas de suavización.

Lentes con superficie convexa asférica

La mayoría de lentes asféricas que se fabrican atienden a esta geometría y se caracterizan por tener
la superficie asférica generada por curvas de tipo polinómico. Esta geometría varía en función de la
potencia de la lente, su diámetro, el material empleado y el criterio que emplea cada fabricante en el
momento de llegar a una solución de compromiso que satisfaga tanto la estética de la lente como la
comodidad y la calidad óptica.
Este tipo de lentes cubren gamas de potencias medias, desde -8,00 D hasta +8,00 D aproxima-
damente, para diámetros de fabricación desde 60 a 70 mm e incluso 80 mm para algunas potencias.
Para su fabricación se utilizan materiales tanto orgánicos como minerales.
Los materiales orgánicos se emplean para fabricar mayoritariamente lentes positivas, por lo que
las lentes orgánicas de alto índice ofrecen importantes mejoras estéticas respecto a las de CR-39 debi-
do al aplanamiento de las curvas.
El material orgánico no se utiliza de manera frecuente en la fabricación de lentes asféricas nega-
tivas puesto que como ya hemos observado la asfericidad no ofrece grandes ventajas en lentes negativas.
En material mineral se fabrican tanto lentes de potencia positiva como negativa, y la gran mayo-
ría de lentes que se fabrican son de índice 1,6.
Con motivo de minimizar las aberraciones entre los dos meridianos de las lentes astigmáticas
de cilindro elevado, algunos fabricantes recurren a la utilización de superficies atóricas, que son super-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASFÉRICAS

ficies de no revolución definidas por dos perfiles asféricos perpendiculares entre sí de diferente radio
obsculatriz y coeficiente de asfericidad, siendo la segunda superficie de estas lentes tórica.

Lentes asféricas con zonas de suavización

La técnica de suavización o blending es un recurso muy utilizado en lentes de alta potencia tanto nega-
tiva como positiva, para poder fabricar diámetros grandes con una disminución de los espesores en el
borde y consecuentemente una reducción del material de la lente que las hace más ligeras.
Utilizando esta técnica en lentes positivas, además se obtiene una gran mejora del campo visual
al disminuir el escotoma anular que se produce en los lenticulares utilizados para compensar la afa-
quia.
La superficie anterior de este tipo de lentes posee una geometría especial que consta de tres
zonas continuas, siendo invisible el paso de una zona a otra.
La zona central es un elipsoide de revolución con un diámetro de 43 a 44 mm; contigua a esta
zona se encuentra una corona intermedia de un ancho aproximado de 10 mm de forma elíptico-toroi-
dal seguida de una corona periférica para alcanzar el diámetro total de la lente que puede oscilar entre
65 y 67 mm, tal y como se muestra en la figura 4.8:
67

43

83

Fig. 4.8

Estas lentes se fabrican para potencias positivas superiores a +8,00 D siempre en material orgá-
nico. En lentes negativas se utiliza esta técnica en el generado de la segunda superficie, para potencias
superiores a -6.00 D, y en material flint.

Bibliografía

CARRETERO, L.; FUENTES, R.; MARTÍNEZ, E.; FIMIA, A. «Geometría de las superficies asféricas utilizadas
en la óptica oftálmica». Ver y Oír no 51, Puntex, 1991.
FOWLER, C. «Determination of the surface curves of aspheric single vision spectacle lenses». The Optician,
1981.
FÜRTER, G. «Hypal –das asphärisch-atorische Einstärken– Design». Heidelberg, Optometrie Zeiss no 5, 1986.
GARCÍA, J.; LÓPEZ PELLICER, M. Álgebra lineal y geometría. Alcoy, Marfil, 1989.
JALIE, M. «Aspheric Lenses: The New Generation». The Optician, 1989.
RIGLER, A.K.; VOGL, T.P. «Spline Functions: an Alternative Representation of Aspheric Surfaces». Applied
Optics no 7, 1971.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

SÁNCHEZ GALLEGO, J.A. Geometría descriptiva. Sistemas de proyección cilíndrica. Barcelona, Ed. UPC,
1994.
SMITH, G.; ATCHISON, D.A. «Construction, Specification, and Mathematical Description of Aspheric Surfa-
ces». Am J Optom Physiol Opt no 3, 1883.
SMITH, G.; BAILEY I.L. «Aspheric Spectacle Lenses-Design and Performance». The Optician, 1981.
SPIEGEL, R. Manual de fórmulas y tablas matemáticas. Colombia, Mc.Graw Hill, 1968.
VERA, M.; CAUM, J.; SALVADÓ, J. «Peso de lentes oftálmicas asféricas». Ver y Oír no 85, 1994.
VILHELM, F. «Le choix des verres à dégagement et des verres asphériques». L’Opticien Lunettier no 484, 1994.

84

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 5
Lentes astigmáticas
B. Doménech, C. Hernández, C. Illueca, M.M. Seguí

5.1 Superficies ópticas astigmáticas


Las superficies astigmáticas, a diferencia de las esféricas, no presentan equivalencia en todos sus meri-
dianos, por lo que tanto sus propiedades geométricas como ópticas no se mantienen constantes en todas
las secciones de la superficie. Existen dos tipos de superficies ópticas astigmáticas, las superficies
cilíndricas y las superficies tóricas. Las superficies cilíndricas se generan por la
rotación de una línea recta alrededor de otra línea recta paralela a la primera que se
denomina eje de revolución, tal y como muestra la figura 5.1, donde AR representa 85
la línea generadora y XX’ el eje de revolución.
La curvatura del cilindro es nula cuando se secciona por cualquier plano para-
lelo al eje de revolución, y es máxima si se secciona la superficie por un plano per-
pendicular al eje de revolución. En este último caso se obtiene una sección circular.
Estas dos secciones, perpendiculares entre sí, determinarán los meridianos
principales de la lente astigmática. Las superficies tóricas se generan por la rotación
de una circunferencia o arco de circunferencia alrededor de un eje de rotación con-
tenido en su plano, pero que no pasa por el centro de curvatura del arco. Fig. 5.1
La curvatura de una superficie tórica varía desde un mínimo en una sección
principal, hasta un máximo en la otra. Ambas secciones principales, que se denominan meridiano y
ecuador, forman entre sí un ángulo de 90°.
El meridiano está determinado por el radio de curvatura r del arco generador, y en el ecuador
el radio de curvatura R corresponde al radio de la circunferencia descrita por el extremo del diámetro
del arco generador alrededor del eje de revo-
lución.
Como muestra la figura 5.2, si el eje
de revolución XX’ no corta al círculo al que
pertenece el arco generador, se pueden obte-
ner dos formas diferentes, en anillo y en
corsé. Por el contrario, si el eje de revolución
XX’ corta al círculo al que pertenece el arco
generador, se obtienen las formas de calaba-
za y barril ilustradas en la figura 5.3. En la
mayoría de los casos, los radios de curvatura Fig. 5.2 Toroide en anillo | R | > | 2r |, y en corsé

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

en las dos secciones principales son ambos


positivos, o ambos negativos; tan sólo en el
caso del toroide en corsé, los radios de curvatu-
ra principales presentan signos opuestos. Por
ello, esta última forma no se utiliza en la fabri-
cación de lentes oftálmicas, sino que es el toroi-
de en anillo el más utilizado.
Además, cada una de las superficies tóri-
Fig. 5.3 Toroide en calabaza | r | < | R | < | 2r |, y en cas recogidas en las figuras 5.2 y 5.3 se pueden
barril | R | < | r | presentar en su forma positiva o negativa
dependiendo de que se considere la parte exte-
rior o interior del diagrama. En definitiva, dado
que la potencia de una superficie es inversamente proporcional al radio de curvatura de la misma, una
superficie astigmática se caracteriza por presentar una potencia que varía en función de la sección o
meridiano que se considere.
La variación se produce desde un mínimo de potencia, que aumenta gradualmente hasta un
máximo. Los meridianos de máxima y mínima potencia algebraica son perpendiculares entre sí y se
denominan meridianos principales, por lo que estas dos potencias son las potencias principales de una
superficie astigmática.
Las lentes astigmáticas que se emplean en óptica oftálmica están formadas por una o varias
superficies de este tipo, en las que las secciones principales son las mismas para todos los puntos de la
superficie, constituyendo sistemas astigmáticos regulares que poseen un eje normal a todos los diop-
trios, es decir, sistemas centrados.
86

5.2 El haz astigmático

Cuando un haz de rayos paralelos incide sobre una lente astigmática, los diferentes rayos que compo-
nen el haz refractado no se cortan en un punto, como en el caso de una lente esférica, sino en dos líne-
as rectas como se observa en la figura 5.4, donde F’v (horizontal) es la focal correspondiente al meri-
diano vertical Mv, y F’h (vertical) es la focal correspondiente al meridiano horizontal Mh, ambos
meridianos principales de la lente astig-
mática. Estas dos líneas rectas son per-
pendiculares entre sí, no se cortan entre
ellas pero sí cortan al eje, y se denomi-
nan focales de Sturm.
Si el diafragma de apertura es cir-
cular, las secciones del haz de rayos
refractado tienen forma elíptica. Al
colocar una pantalla en la posición 1, se
observa una elipse con el eje vertical
mayor que el horizontal. El eje horizon-
tal se va reduciendo progresivamente
hasta que en la posición 2 se forma la
focal de Sturm vertical, correspondiente
Fig. 5.4 Haz resultante de la refracción a través de una lente al meridiano horizontal. Tras ésta, el eje
astigmática horizontal va aumentando de manera

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

que en la posición 3 la sección es un círculo, llamado círculo de menor confusión. A partir de aquí el
crecimiento progresivo del eje horizontal lleva, en la posición 4, a la formación de focal de Sturm hori-
zontal, correspondiente al meridiano vertical. A continuación las secciones vuelven a ser elipses con
el eje horizontal mayor que el vertical (posición 5).
Las focales de Sturm, formadas por un sistema astigmático regular para un objeto situado en el
infinito, se corresponden con las potencias máxima y mínima, es decir, con los meridianos principales.
La distancia que separa dichas focales es el intervalo de Sturm y la diferencia de potencia entre los
meridianos principales es el astigmatismo del sistema. En este tipo de lentes, sólo los meridianos prin-
cipales poseen focal propia; el resto de los meridianos contribuye a la formación de dichas focales.
Conviene recordar que el principio de la compensación de ametropías consiste en que la lente
forme la imagen en el punto remoto del sujeto amétrope, punto en que el sujeto es capaz de ver con
nitidez en ausencia de acomodación. En el caso de un astígmata, la existencia de dos meridianos prin-
cipales deriva en la aparición de dos puntos remotos. Por tanto, la misión de la lente oftálmica com-
pensadora es, en este caso, formar las imágenes en ambos puntos remotos respectivamente con la fina-
lidad de que el objeto sea visto nítidamente.
Las figuras 5.5 y 5.6 representan la refracción de una lente astigmática a lo largo de sus dos
meridianos principales, localizados en los meridianos vertical y horizontal respectivamente. Al igual
que en la figura 5.4, se puede observar que ambos meridianos son positivos, aunque es más potente el
meridiano horizontal.

87

Fig. 5.5 Refracción a través del meridiano Fig. 5.6 Refracción a través del meridiano
vertical de una lente astigmática horizontal de una lente astigmática

Para un punto objeto situado en el eje óptico, la focal formada por el meridiano vertical (V1V2)
está situada a una distancia l’v de la lente, la focal formada por el meridiano horizontal (H1H2) está
situada a una distancia l’h de la lente y el círculo de menor confusión (C1C2) está situado a una dis-
tancia l’c de la lente.
Considerando que los triángulos L1L2V y H1H2V son semejantes, se puede calcular el tamaño
de la focal correspondiente al meridiano horizontal (H1H2):

H1H2 = PH - PV L1L 2 (5.1)


PH

donde L1L2 es el diámetro de la lente, PH es la potencia horizontal (1/l’h) y PV es la potencia vertical


(1/l’v).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Del mismo modo, se puede calcular el tamaño de la focal correspondiente al meridiano vertical
(V1V2) si se considera la semejanza existente entre los triángulos L1L2H y V1V2H:

V1V2 = PH - PV L1L 2 (5.2)


PV

Por último, la posición (l’c) y el tamaño (C1C2) del círculo de menor confusión pueden también
deducirse de la semejanza entre los triángulos L1L2V y C1C2V así como entre L1L2H y C1C2H:

l'c = 2 (5.3)
PH + PV

C 1C 2 = PH - PV L1L 2 (5.4)
PH + PV

5.3 Lentes cilíndricas

Al seccionar un cilindro mediante un plano paralelo a su eje de revolución se obtiene una lente cilín-
drica formada por dos superficies, una de las cuales es plana y la otra cilíndrica. Estas lentes, que reci-
88
ben también la denominación de planocilíndricas, se utilizan para la compensación del astigmatismo
cuando uno de los dos meridianos principales del ojo es emétrope.
Se denomina meridiano de una lente cilíndrica a la sección que se obtiene mediante la inter-
sección de un plano cualquiera que pasa por el centro geométrico de la superficie cilíndrica.
En la figura 5.7 están representadas una lente cilíndrica positiva y una lente cilíndrica negativa.
Como vemos a lo largo de la sección vertical AB la superficie cilíndrica es plana, mientras que en la
sección CD presenta la máxima curvatura. Estas dos secciones perpendiculares entre sí constituyen los
meridianos principales de la lente cilíndrica, denominados respectivamente eje y contraeje.
Según el eje de la lente la potencia es nula debido a que esta sección no es más que una lámi-
na planoparalela. En cambio, según el contraeje la potencia es máxima (en valor absoluto), y se puede
considerar como la de una lente planoesférica que tenga el mismo radio de curvatura que el cilindro.
A partir de todo lo anteriormente expuesto, es razonable
pensar que un meridiano oblicuo cualquiera debe tener una
potencia comprendida entre cero y la potencia del contraeje.
Observando la figura 5.8, se puede apreciar que la curvatura
según un meridiano XX’ cualquiera que forma un ángulo θ con
el eje, resulta ser elíptica. Para calcular la potencia de este meri-
diano oblicuo XX’, dado que en el caso de las lentes oftálmicas,
el volumen de cilindro utilizado es pequeño, el arco elíptico
correspondiente se puede aproximar a un arco de circunferencia.
Partiendo de esta aproximación y considerando que la sagita s se
Fig. 5.7 Lente cilíndrica positiva y mantiene constante para cualquier arco, utilizando la aproxima-
negativa ción de Rayleigh se puede considerar:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

2 2
s = NQ = XQ (5.5)
2rc 2rθ

donde rC es el radio del contraeje y rθ es el radio del meridiano oblicuo, y


dado que,

NQ = senθ
(5.6)
XQ

se puede llegar a la siguiente expresión:


Fig. 5.8 Eje, contraeje
y meridiano oblicuo de
rc = rθ sen2θ (5.7) una lente cilíndrica

Si en lugar de curvaturas, se quiere relacionar potencias, se obtiene:

Pθ = Pcsen 2θ (5.8)

La potencia Pθ de un meridiano cualquiera de la lente cilíndrica dependerá del ángulo θ que


forme el meridiano considerado con el eje del cilindro y de la máxima potencia del mismo PC (poten-
cia del contraeje). 89
De esta manera, para toda pareja de meridianos perpendiculares entre sí, se cumple que:

Pθ ± 90 = PCsen 2 90 - θ = PC cos2θ (5.9)

Luego,

Pθ + Pθ ± 90 = PC sen2θ + cos 2θ = PC (5.10)

Por tanto, en una superficie cilíndrica, la suma alge-


braica de las potencias de dos meridianos ortogonales es
constante e igual a la potencia del cilindro (potencia del
contraeje).
En definitiva, tal y como muestra la figura 5.9, la
imagen dada por una lente cilíndrica de un punto objeto
situado en el infinito es una línea focal. En la figura 5.9, el
eje de la lente cilíndrica está situado en el meridiano verti-
cal, por lo que la línea focal está formada por la refracción
de los rayos a través de las secciones horizontales de la
lente, paralelas al contraeje de la misma. Cuando el diafrag-
ma es circular, la longitud de la línea focal es igual al diá- Fig. 5.9 Refracción a través de una lente
metro de la apertura. Al seccionar el haz de rayos refracta- cilíndrica positiva

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

do, se obtiene, para cualquier posición de la pantalla, una elipse que en la dirección del eje tiene el
mismo tamaño que la línea focal, pero que en la dirección del contraeje disminuirá de tamaño a medi-
da que nos acerquemos al plano focal. En este caso se trata de una imagen real puesto que se trata de
una lente cilíndrica positiva, pero en una negativa la línea focal sería virtual. Una aplicación de las len-
tes cilíndricas en las pruebas optométricas son las conocidas varillas de Maddox.
Conviene recordar que el ojo astígmata presenta dos direcciones principales que han de coinci-
dir con las de la lente oftálmica encargada de compensarlo. Para establecer la orientación de las lentes
astigmáticas tan sólo es necesario fijar la dirección del eje de la lente.
De hecho, para representar lentes planocilíndricas, la fórmula óptica es la siguiente:

C α°

Consiste en indicar la potencia del contraeje del cilindro C, acompañada por la orientación del
eje α°.
La notación universalmente utilizada para especificar la dirección del eje es conocida como nota-
ción TABO. Esta notación estándar considera que un determinado observador está siendo mirado por un
sujeto que se coloca frente a él. El ojo derecho del sujeto se sitúa entonces frente al ojo izquierdo del
observador, mientras que el ojo izquierdo del sujeto está situado frente al ojo derecho del observador.
Por esta razón en el diagrama representado en la figura 5.10, el ojo derecho se muestra a la
izquierda y el ojo izquierdo a la derecha. La dirección del eje se especifica en grados, de manera que la
orientación 0° se encuentra en el lado derecho de cada ojo, y se numera en sentido antihorario hasta
180°, que corresponderá al lado izquierdo de cada ojo. Por esta razón, el origen coincide con el lado
nasal (N) del O.D. y con el lado temporal (T) del O.I. De esta forma, el meridiano horizontal viene repre-
90
sentado por la orientación 0° - 180° y el meridiano vertical será el de 90_. Si se considera que los dos
meridianos principales son perpendiculares entre sí, dada la orientación de un meridiano principal, el
segundo meridiano principal resultará simplemente de adicionar o sustraer 90° al primero. Por ejemplo,
si el eje está a 10°, el contraeje estará a 100°, o bien, si el eje está a 125°, el contraeje estará a 35°, etc.

Ojo derecho Ojo izquierdo

Fig. 5.10 Notación TABO

5.4 Lentes esferocilíndricas

Una lente esferocilíndrica está formada por dos superficies, una esférica y otra cilíndrica. Uno de sus
meridianos principales está definido por el plano que contiene el eje de revolución de la cara cilíndri-
ca y el centro geométrico de la cara esférica. El otro meridiano principal es el plano perpendicular al
eje de revolución del cilindro que pasa por el centro geométrico de la cara esférica. Por analogía con
las lentes planocilíndricas, a estos dos meridianos principales de la lente esferocilíndrica se les deno-
mina eje y contraeje respectivamente.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

EJE CONTRAEJE
En la figura 5.11 se puede observar que la lente esfero-
cilíndrica, siguiendo la dirección del eje, se comporta como
una lente planoesférica. Como en esa dirección la potencia de
la superficie cilíndrica es nula, se tiene como potencia princi-
pal únicamente la potencia de la superficie esférica E. Por el
contrario, en la dirección del contraeje, la potencia total es la
suma de la potencia esférica y de la cilíndrica, es decir, E+C.
Se puede decir entonces que una lente esferocilíndrica
viene definida como toda lente astigmática por sus dos poten-
cias principales, Peje y Pceje, siendo Peje = E y Pceje = E+C.
Una vez definidas las potencias y los meridianos prin- Fig. 5.11 Meridianos principales de
cipales, es necesario conocer la potencia que presenta cual- una lente esferocilíndrica: eje (E)
quier otro meridiano de la lente. y contraeje (E + C)
La potencia de un cilindro en un meridiano cualquiera
que forme un ángulo θ con el eje es:

Pθ = Pcsen 2θ (5.8)

De acuerdo con esto, y teniendo en cuenta que la potencia de una superficie esférica se man-
tiene constante para todos los meridianos, la potencia Pθ de un meridiano cualquiera de la lente esfe-
rocilíndrica vendrá dada por:
91
Pθ = E + C sen θ 2 (5.11)

La fórmula óptica para representar una lente esferocilíndrica consiste en indicar la potencia
esférica, la potencia cilíndrica y la dirección del eje del cilindro, de la forma siguiente:

E C α° o bien α° C E

A pesar de que no existe un convenio definido respecto al orden, sí se ha de mantener que la


potencia cilíndrica sea siempre la que esté junto a la orientación del eje.

5.5 Lentes bicilíndricas

Las lentes bicilíndricas son lentes astigmáticas que se pueden considerar compuestas por dos lentes
planocilíndricas unidas por sus caras planas. Estas lentes que, por tanto, poseen dos superficies cilín-
dricas, se formulan indicando los dos cilindros con sus ejes respectivos, unidos mediante el símbolo de
combinación, de la siguiente manera:

C1 α1° ≡ C2 α2°

Aunque en principio los dos ejes α1 y α2 pueden formar entre sí un ángulo cualquiera, hay dos
disposiciones particulares: que sean paralelos o que sean perpendiculares.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Con ejes paralelos

Se puede decir que dos lentes planocilíndricas unidas por su cara plana con
los ejes paralelos, son equivalentes a una lente planocilíndrica única cuyos
meridianos principales, eje y contraeje, coinciden con los meridianos princi-
pales de las planocilíndricas componentes (figura 5.12). De esta forma la
potencia siguiendo el eje de la lente bicilíndrica es cero, y la potencia del con-
traeje es igual a la suma algebraica de los cilindros

C1 α° ⬑ C2 α° ≡ C3 α°

donde C3 = C1 + C2.

Un caso particular se da cuando además de ejes paralelos, los cilindros


Fig. 5.12 Unión
poseen potencias iguales pero de signo contrario, pues la lente bicilíndrica
de dos lentes
cilíndricas con equivale en este caso a una lente de potencia nula.
ejes paralelos

Con ejes perpendiculares

Cuando los ejes de las dos planocilíndricas que se combinan forman entre sí 90°. Un ejemplo de este
tipo de lente es:
92
C1 α° ⬑ C2 α° ± 90°

El resultado es un sistema astigmático regular, donde el eje de


una de las componentes coincide con el contraeje de la otra, como se
puede observar en la figura 5.13. En cada meridiano principal, la lente
bicilíndrica se comporta como una lente planoesférica. La potencia
total de la lente en la dirección α° es C2, mientras que la potencia total
en la dirección perpendicular α ± 90° es C1. Como ya veremos más
adelante en el apartado de transposiciones, la lente bicilíndrica es equi-
valente a una lente esferocilíndrica con esas mismas potencias princi-
pales (C1 y C2), pues tendría el mismo comportamiento, si bien, evi-
dentemente, no la misma forma.
Existe el caso particular de que las potencias de los cilindros
Fig. 5.13 Unión de dos lentes
sean iguales (C1 = C2), y en esa situación la lente bicilíndrica equival-
cilíndricas con ejes dría dióptricamente a una lente esférica.
perpendiculares En la práctica optométrica, las lentes bicilíndricas de ejes per-
pendiculares, con la particularidad de que C1 = -C2 y normalmente
valores de ±0,25 D ó ±0,50 D, se denominan cilindros cruzados y se usan para ajustar el eje y la poten-
cia de la componente cilíndrica de una prescripción, así como para determinar la posición del punto
próximo en pacientes présbitas.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

Con ejes formando un ángulo cualquiera

La combinación de dos lentes planocilíndricas de potencias C1 y C2


con sus ejes formando entre sí un ángulo cualquiera θ es equivalen-
te a una lente esferocilíndrica determinada por el conocimiento de
sus dos potencias principales Peje y Pceje, siguiendo respectivamente
los dos meridianos principales.
Para resolver cuáles son estas potencias y direcciones princi-
pales se utiliza un método gráfico de análisis vectorial que considera
los ángulos dobles. Consiste en representar dos vectores OC1 y OC2,
cuya longitud sea proporcional a las potencias de los cilindros C1 y Fig. 5.14
C2, como muestra la figura 5.14, donde el ángulo 2θ es el doble del
ángulo que forman entre sí los ejes de los cilindros.
Si se construye el paralelogramo correspondiente a estos dos vectores y se traza su diagonal OR,
la longitud de la diagonal será la representación vectorial de la resultante cilíndrica, y el ángulo 2θ será
igual a dos veces el ángulo entre el eje del cilindro resultante y el eje de C1.
Luego, partiendo de la combinación de dos planocilíndricas, al construir un paralelogramo de
este tipo, la diagonal corresponde al cilindro C de la esferocilíndrica equivalente, y el ángulo θ permi-
te conocer la posición de sus dos meridianos principales.
Al proyectar OR sobre el eje horizontal se tiene:

OR cos 2ϕ = OC1 + OC2 cos 2θ (5.12)


93

C cos 2ϕ = C1 + C2 cos 2θ (5.13)

Si ahora se proyecta OR sobre el eje vertical se obtiene:

OR sen 2ϕ = OC2 sen 2θ (5.14)

C sen 2ϕ = C2 sen 2θ (5.15)

Dividiendo la expresión (5.13) entre la (5.15) se obtiene:

tg 2ϕ = C2 sen 2θ
(5.16)
C 1 + C2 cos 2θ

donde el ángulo ϕ representa la posición del eje del cilindro resultante medido desde el eje del cilin-
dro C1, en sentido antihorario si es positivo y al contrario, si es negativo.
Por otra parte despejando de la ecuación 5.15, se obtiene la potencia del cilindro resultante que
viene dada por:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

C = C2 sen 2θ (5.17)
sen 2ϕ

Elevando al cuadrado las expresiones (5.13) y (5.15), y sumándolas, se obtiene:

C 2 = C12 + C22 + 2C 1C 2 cos 2θ (5.18)

donde, para obtener el cilindro no es necesario conocer el ángulo ϕ.

La utilización de este método gráfico impone una serie de condiciones:

a) ambos cilindros deben tener el mismo signo, para que el eje del cilindro resultante se sitúe
entre los ejes de los cilindros C1 y C2;
b) C1 corresponderá al cilindro cuyo eje esté más próximo a 0° TABO.

Ahora es necesario deducir una expresión matemática que determine la componente esférica de
la esferocilíndrica resultante. Tal expresión se puede deducir a partir del diagrama que se muestra en
la figura 5.15.
En este diagrama, las líneas discontinuas
son perpendiculares entre sí y representan los
meridianos principales de la lente esferocilíndrica
resultante. Como ya se vio en el apartado 5.2, para
94 cualquier cilindro se cumple que la suma algebrai-
ca de dos meridianos ortogonales es igual a la
potencia del contraeje.
En primer lugar, consideremos que el cilin-
dro C1 presenta en dichos meridianos ortogonales
las potencias P1 y P3, por lo que:

P1 + P3 = C1 (5.19)

y si el cilindro C2 contribuye con las potencias P2


Fig. 5.15 y P4:

P2 + P4 = C2 (5.20)

entonces se tiene que:

P1 + P3 + P2 + P4 = C1 + C2 (5.21)

Por tanto, la combinación de P1 y P2 dará lugar a una de las potencias principales de la esferoci-
líndrica resultante Peje, mientras que la combinación de P3 y P4 dará lugar a la otra potencia principal Pceje.
Suponiendo E = Peje y como en ese caso E + C = Pceje,

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

E = P1 + P2 (5.22)

E + C = P3 + P4 (5.23)

Sustituyendo, obtenemos:

E + E+ C = C1 + C2 (5.24)

2 E + C = C1 + C2 (5.25)

E = C1 + C2 - C (5.26)
2

Este método se puede emplear de la misma forma para calcular la combinación de esferocilín-
dricas, teniendo en cuenta que a la potencia de la esfera resultante se le deben adicionar las compo-
nentes esféricas de las fórmulas esferocilíndricas de partida.

Ejemplo:
Dadas las lentes (+3.50) 30° y (-3.00)(+3.00) 50°, calcular la lente esferocilíndrica equivalente 95
a la combinación de ambas.
En primer lugar, para poder aplicar el método anteriormente expuesto, las lentes que se combi-
nan deben tener los cilindros del mismo signo, ambos positivos o ambos negativos. El caso que nos
ocupa responde a esta combinación y si no fuera así debería realizarse una transposición (véase apar-
tado 5.8).
Los dos cilindros están representados mediante
el diagrama vectorial de la figura 5.16. El vector C1 de
longitud 3,5 unidades, corresponde al cilindro cuyo eje
está más cerca de 0° TABO y está representado sobre
el eje horizontal. El vector C2, de longitud 3 unidades,
forma un ángulo 2θ con el primero, siendo θ = 50° -
30° = 20°, ángulo entre los ejes.
Si calculamos el ángulo 2θ tenemos: Fig. 5.16

tg 2ϕ = C2 sen 2θ = 3 sen 40 = 0,3325


C 1 + C2 cos 2θ 3,5 + 3 cos 40

2ϕ = 18,4°
ϕ = 9,2°

La componente cilíndrica resultante vendría


dada por:
Fig. 5.17

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

C = C2 sen 2θ = 3 sen 40 = 6,11 D


sen 2ϕ sen 18,4

y la componente esférica sería:

E = C1 + C2 - C = 3,5 + 3 - 6,11 = + 0,195 D


2 2

A este valor (+ 0,195 D) habría entonces que sumarle las esferas de las lentes originales (-3 D),
con lo que la potencia esférica total resultaría de -2,805 D.
La esferocilíndrica resultante de la combinación de estas dos lentes tiene una potencia
de:

(-2.805) (+6.11) 39.2° o aproximadamente (-2.75) (+6) 39°

La figura 5.17 presenta el diagrama que muestra gráficamente los resultados obtenidos.

5.6 Lentes esferotóricas

La combinación de una superficie esférica con una tórica da como resultado una lente esferotórica.
96 Existen dos posibilidades: que el toroide esté situado en la primera cara de la lente (la más alejada del
ojo) o bien que el toroide esté en el lado ocular. En el primer caso se trataría de una lente tórica exter-
na y en el segundo de una tórica interna.
Los meridianos principales de una lente esferotórica son los meridianos principales del dioptrio
tórico, denominados ecuador y meridiano, y para ello es necesario colocar el centro de curvatura de la
superficie esférica en la intersección de ambos meridianos.
Se denomina base de una lente tórica a la potencia principal de la cara tórica que es menor en
valor absoluto, es decir, la correspondiente al mayor radio de curvatura (nótese el paralelismo exis-
tente con la definición de base de una lente esférica). Para los toroides en anillo y en calabaza la base
está en el ecuador y para los toroides en corsé y en barril sucede lo contrario: la base está en el meri-
diano.
Análogamente a las superficies cilíndricas, que presentan
potencia nula a lo largo del eje, el eje de un dioptrio tórico se define
como aquella sección principal cuya potencia es la base. Por ello,
denominaremos eje y contraeje de una lente tórica, al eje y contrae-
je del dioptrio tórico.
Como se puede observar en la figura 5.18, en una lente tórica
cada meridiano principal por separado puede ser asimilado a una
lente esférica.
Según la dirección del eje la potencia de la lente será la
suma algebraica de la potencia esférica y de la base, S + B. Mien-
Fig. 5.18 Meridianos
tras que, según la dirección del contraeje, la potencia vendrá dada
principales de una lente por la suma de la esfera y de la potencia tórica mayor en valor abso-
esferotórica luto, S + M.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

En definitiva, como cualquier lente astigmática, la lente tórica viene determinada por sus dos
potencias principales Peje y Pceje, con Peje = S + B y Pceje = S + M.
Una vez definidas las potencias principales de la lente tórica, es el momento de abordar la
potencia que presentará la lente en cualquier sección oblicua. Para ello, hay que tener en cuenta la posi-
bilidad de considerar el dioptrio tórico como resultado de la combinación de dos cilindros cruzados,
una de potencia M y otro de potencia B.
De acuerdo con esto, la potencia oblicua de cada uno de estos cilindros será:

M θ = M sen 2 θ (5.27)

Bθ = B sen 2 90 - θ = B cos 2θ (5.28)

Por lo tanto, la potencia Pθ de un meridiano cualquiera de la lente esferotórica vendrá dada por
la potencia esférica, a la que se le debe adicionar la contribución Mθ y Bθ de cada uno de los cilindros,
de la siguiente manera:

Pθ = S + M sen 2θ + B cos 2θ (5.29)

La fórmula óptica que se utiliza para identificar a este tipo de lentes es:
97
S M α° base B

donde S representa la potencia de la superficie esférica, M la potencia tórica en el contraeje, α


la orientación del eje y B la potencia tórica en el eje (base), cuyo valor generalmente aparece en
módulo.
Otras formas de representar las lentes esferotóricas son: la cruz óptica (figura 5.19), el diagra-
ma óptico (figura 5.20) y el esquema óptico (figura 5.21), este último aplicado fundamentalmente en
fabricación.

Fig. 5.19 Representación de una lente esferotórica Fig. 5.20 Diagrama óptico de
con la denominada cruz óptica una lente esferotórica

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

En las figuras 5.22, 5.23 y 5.24 aparecen estas mismas formas de representación para el caso
particular de una lente esferocilíndrica, cuya fórmula viene dada por:

E Cα°

Fig. 5.21 Esquema óptico de una lente Fig. 5.22 Representación de una lente
esferotórica esfertórica mediante la cruz óptica

98

Fig. 5.23 Diagrama óptico de una lente Fig. 5.24 Esquema óptico de una
esferocilíndrica lente esferocilíndrica

5.7 Espesores en lentes astigmáticas

Las lentes astigmáticas presentan una diferencia de potencia entre los meridianos principales que se
traduce en una variación del espesor en el borde de la lente, ya que éste no permanece constante como
en el caso de lentes esféricas, sino que pasa de un mínimo a un máximo de forma gradual.
En este apartado se va a estudiar cómo varía el espesor en las lentes astigmáticas atendiendo a
su forma. Se analizará cómo, independientemente de la forma de la lente, los espesores de borde míni-
mo y máximo se corresponden con los meridianos principales de la misma, concretamente con el de
mayor y menor potencia algebraica respectivamente.

Espesor de lentes planocilíndricas

En el caso de lentes planocilíndricas, como se puede observar en la figura 5.25, el espesor a lo largo
del eje de la lente se mantiene constante, desde el centro hasta el borde. Por el contrario, en el contra-
eje el espesor varía desde el centro hasta el borde, de la misma forma que lo hace en una lente esféri-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

ca. En una planocilíndrica positiva el espesor disminuye cuando nos alejamos del centro y en una pla-
nocilíndrica negativa aumenta.
Si el cilindro tiene un radio de curvatura rc, la sagita para cualquier sección paralela al contra-
eje se calcularía mediante la expresión:

s = rc - rc2 - x2 (5.30)

donde x correspondería a la mitad de la apertura o


diámetro de la lente. Conociendo esta sagita ya se
podrían relacionar los espesores de borde y de cen-
tro de la lente.
Sin embargo, ocasionalmente también es
necesario conocer el espesor en un meridiano obli-
cuo cualquiera. Supongamos que se desea calcular
el espesor en el punto Q (figura 5.26), situado en el
meridiano HH’, cuya curvatura es elíptica. Este
espesor resultará de restarle al espesor de centro, la
sagita de la curva HH’ con apertura 2 PQ.
Si asumimos que en el caso de las lentes Fig. 5.25
oftálmicas el arco de elipse se puede considerar
aproximadamente como un arco de circunferencia,
dicha sagita vendría dada por:
99

s' = rθ - rθ2 - PQ2 (5.31)

donde:

rθ = rc
(5.32)
sen 2θ

Por tanto, podemos decir que en una lente


cilíndrica los dos meridianos principales se corres- Fig. 5.26
ponden con las secciones de mayor y menor espe-
sor de borde. En un cilindro positivo el eje representa el meridiano de mayor espesor de borde y el con-
traeje el de menor, mientras que en un cilindro negativo sucede lo contrario.

Espesor de lentes esferocilíndricas

No se debe olvidar que estas lentes se pueden considerar como el resultado de la combinación de una
lente planoesférica y una lente planocilíndrica, ambas unidas por sus caras planas. De acuerdo con esto
y considerando que la sagita de la superficie esférica se mantiene constante para cualquier sección de
la lente, podemos deducir que la variación del espesor en el borde de la lente viene determinada por la
superficie cilíndrica.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Por ello en una lente esferocilíndrica con cilindro convexo C > 0, el eje que presenta una poten-
cia E, tendrá el espesor de borde máximo, mientras que al contraeje, que tiene una potencia E + C, le
corresponderá el mínimo espesor de borde.
De la misma forma, en una lente esferocilíndrica con cilindro cóncavo C < 0, el menor espesor
de borde estará en el eje, de potencia E, y el mayor espesor de borde corresponderá al contraeje, de
potencia E + C, ya que en este caso E + C < S.

Espesor en lentes esferotóricas

En cada una de las dos secciones principales de una lente tórica la variación del espesor desde el cen-
tro hasta el borde es similar a la que se produciría en el caso de una lente esférica.
Si se limita el estudio a las lentes oftálmicas que se fabrican para la compensación del astig-
matismo ocular, debemos considerar que se trata tan sólo de lentes que tienen forma de menisco, pues
como se verá más adelante, son las que proporcionan la calidad óptica necesaria. Dichas lentes pre-
sentan la primera superficie positiva y la segunda negativa, aunque pueden ser en cualquier caso tóri-
cas internas o externas.
Esto implica que, cuando la lente es tórica externa, las dos potencias principales del toroide, M
y B, sean positivas y la potencia esférica S negativa, mientras que si la lente es tórica interna, los tér-
minos se invierten.
La figura 5.27 representa las dos secciones principales de una
lente tórica externa. Como se puede apreciar, la curvatura de la pri-
mera superficie en el eje es menor, puesto que |B| < |M|. Por ello, a
100
pesar de que la curvatura en la segunda superficie se mantiene cons-
tante, el espesor de borde es máximo en el eje y mínimo en el con-
traeje.
Lo contrario sucede para la tórica interna (figura 5.28), donde
es la curvatura de la primera superficie la que no varía. La segunda
superficie es menos curva en el eje, por lo que el máximo espesor de
borde se encuentra en el contraeje.
S M α base B En ambos casos, es el meridiano más positivo el que presenta
menor espesor de borde y viceversa, tal y como sucede en el resto de
Fig. 5.27 lentes astigmáticas.

5.8 Reglas de transposición

El astigmatismo ocular se compensa como una ametropía doble,


teniendo en cuenta que las secciones principales de la lente astigmá-
tica deben coincidir con las del ojo. Podemos apreciar entonces que,
para tal compensación, pueden emplearse igualmente tanto lentes
cilíndricas como lentes tóricas, siempre que sus potencias principales
sean las mismas y sus secciones principales estén orientadas siguien-
do la misma dirección.
S M α ± 90 base B Históricamente las lentes cilíndricas fueron introducidas por
Galland y Chamblant en 1813, y su empleo data de mediados del
Fig. 5.28 siglo XIX. Las lentes tóricas fueron posteriores, se difundieron a

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

finales del siglo XIX, y debido a la calidad óptica que aportan, son las que se fabrican actualmente en
el ámbito de la óptica oftálmica. Para la compensación de una determinada ametropía tendremos pues
diferentes soluciones. Será posible emplear lentes con formas diversas, pero todas ellas equivalentes,
en cuanto a potencia se refiere.
La transposición es simplemente el proceso que nos permitirá encontrar una lente de forma dis-
tinta a una dada, pero equivalente a ésta, es decir, con las mismas potencias y meridianos principales.
Para poder llevar a cabo este proceso es conveniente seguir una serie de reglas o normas que van a ser
detalladas paso a paso a lo largo de este apartado.

Transposición en lentes cilíndricas

a) Paso de esferocilíndrica a bicilíndrica:

Partiendo de la esferocilíndrica E C α°,

1. escoger como primer cilindro la esfera de la forma esferocilíndrica, tomando como eje la
orientación que forma ángulo recto con el eje del cilindro de la forma esferocilíndrica:

C1 = E → C1 α ± 90°

2. escoger como segundo cilindro la suma algebraica de la esfera y el cilindro de la forma esfe-
rocilíndrica, tomando como eje el mismo eje del cilindro de la forma esferocilíndrica:
101

C2 = E + C → C2 α°
El resultado será:

E α ± 90° ⬑ (E + C) α°
C1 α ± 90° ⬑ C2 α°

b) Paso de bicilíndrica a esferocilíndrica:

Partiendo de la bicilíndrica C1 α ± 90° ⬑ C2 α°,

1. escoger cualquiera de los dos cilindros como esfera:

E = C1

2. el cilindro de la forma esferocilíndrica resultará de sustraerle al otro cilindro, el que se ha


escogido como esfera:

C = C2 - C1

3. el eje de la forma esferocilíndrica será el mismo eje del cilindro que no hemos escogido como
esfera.

El resultado será:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

C1 (C2 - C1) α° → E C α° o bien


C2 (C1 - C2) α ± 90° → E’ C’ α ± 90°

c) Paso de una esferocilíndrica a otra:

Partiendo de la esferocilíndrica E C α°,

1. la nueva esfera será la suma algebraica de la esfera y el cilindro de la esferocilíndrica de par-


tida:

E’ = E + C

2. el nuevo cilindro será el cilindro de la esferocilíndrica de partida con el signo cambiado:

C’= -C

3. el nuevo eje formará ángulo recto con el eje de la esferocilíndrica de partida.


El resultado será:

(E + C) (-C) α ± 90°
E’ C’ α ± 90°

Ejemplo:
102

Conociendo las potencias y direcciones que determinan la compensación de un ojo astígmata,


se pueden encontrar las tres realizaciones cilíndricas que compensarían dicha ametropía.
Supongamos que son necesarias +2 D para compensar el meridiano de 0° y +4 D para el de 90°.
Las tres formas cilíndricas posibles serían:

— Forma bicilíndrica: (+2) 90° ⬑ (+4) 0°

— Formas esferocilíndricas: (+2) (+2) 0°


(+4) (-2) 90°

Por tanto, tenemos una lente bicilíndrica y dos esferocilíndricas que satisfacen la prescripción.
De las dos formas esferocilíndricas, se denomina esferocilíndrica regular a aquella cuya esfera es
menor en valor absoluto. La otra forma esferocilíndrica será la esferocilíndrica transpuesta.

Transposición en lentes tóricas

Para especificar unas determinadas reglas que faciliten la transposición en lentes tóricas, es necesario
fijar previamente la base.

a) Paso de esferocilíndrica a esferotórica de base B:

Partiendo de la esferocilíndrica E C α°,

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

1. transponer la forma esferocilíndrica hasta que su cilindro tenga el mismo signo que el de la
base; es decir, se ha de cumplir:

B < 0 → C < 0, o bien


B>0→C>0

2. la esfera de la esferotórica resultará de restar la esfera de la esferocilíndrica menos la base:

S=E-B

3. la potencia de la superficie tórica en el contraeje se obtendrá al adicionar la base y el cilin-


dro de la esferocilíndrica:

M=B+C

4. el eje de la esferotórica coincidirá con el eje de la esferocilíndrica.


El resultado será:

(E - B) (B + C) α° base B
S M α° base B

b) Paso de esferotórica de base B a esferocilíndrica:


103
Partiendo de la esferotórica S M α° base B,

1. la esfera de la esferocilíndrica será la suma algebraica de la base más la esfera de la esfero-


tórica:

E=S+B

2. el cilindro de la esferocilíndrica resultará de restarle a la potencia de la superficie tórica en el


contraeje, la base:

C=M-B

3. el eje será el mismo en ambas lentes.


El resultado será:

(S + B) (M - B) α°
E C α°

c) Paso de una esferotórica a otra:

Partiendo de la esferotórica S M α° base B,

1. la nueva esfera será la suma algebraica de la esfera, más la potencia de la superficie tórica en
el contraeje, más la base de la esferotórica de partida:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

S’ = S + M + B

2. la nueva potencia de la superficie tórica en el contraeje vendrá dada por la de la esferotórica


de partida con el signo cambiado:

M’= -M

3. la nueva base será la misma pero de distinto signo:

B’= -B

4. el nuevo eje formará ángulo recto con el eje de la esferotórica de partida.


El resultado será:

(S + M + B) (-M) α ± 90° base -B,


S’ M’ α ± 90° base B’

No debemos olvidar que todas estas reglas o normas de transposición, cuya aplicación parece a
priori bastante complicada, se obtienen simplemente de igualar, en todas las lentes que son equivalen-
tes entre sí, la potencia y la orientación de cada uno de los meridianos principales.
Partiendo de la base de que en todas estas lentes los dos meridianos principales siguen las mis-
mas direcciones y tienen las mismas potencias, el resto consiste en adicionar para cada orientación par-
ticular las potencias de las dos superficies de cada lente e igualar a un mismo resultado final.
104
Ejemplo:

De igual modo que en el ejemplo anterior, conociendo las potencias y direcciones que determi-
nan la compensación de un ojo astígmata, se pueden encontrar todas las realizaciones cilíndricas y tóri-
cas que compensarían dicha ametropía.
Supongamos que son necesarias -1 D para compensar el meridiano de 30° y -5 D para el de
120°.
Las tres formas cilíndricas posibles serían:

— Forma bicilíndrica: (-1) 120° ⬑ (-5) 30°


— Forma esferocilíndrica regular: (-1) (-4) 30°
— Forma esferocilíndrica transpuesta: (-5) (+4) 120°

Las dos formas tóricas posibles serían:

— Forma esferotórica a partir de la esferocilíndrica regular: (+5) (-10) 30° base -6


— Forma esferotórica a partir de la esferocilíndrica transpuesta: (-11) (+10) 120° base +6

Podemos definir la esferotórica regular como aquella esferotórica cuya base tiene el mismo
signo que el cilindro de la esferocilíndrica regular equivalente y cuyo eje está orientado a los mismos
grados.
La lente esferotórica transpuesta será entonces la que cumpla estas mismas condiciones con
respecto a la esferocilíndrica transpuesta equivalente.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

Habitualmente, a pesar de que las lentes compensadoras astigmáticas se fabrican atendiendo a


formas esferotóricas, suelen caracterizarse mediante fórmulas esferocilíndricas. De hecho, tanto las
prescripciones, como las tarifas de los fabricantes vienen dadas en fórmulas esferocilíndricas; de ahí la
importancia de saber pasar de una forma a su equivalente con facilidad.

5.9 Cálculo exacto de lentes astigmáticas

Cuando el espesor de una lente oftálmica es pequeño, como sucede en el caso de lentes negativas y
también en lentes positivas de hasta aproximadamente +3 D, el error que se comete al utilizar, que la
potencia total de la lente o de uno de sus meridianos (lentes astigmáticas) es igual a la suma de las
potencias de sus superficies, puede ser despreciable.
En la práctica, sin embargo, la lente siempre presenta un espesor determinado que es necesario
tener en cuenta: no basta con sumar directamente las potencias de sus superficies, sino que hay que
realizar el cálculo exacto, lo que es particularmente importante para la fabricación de la lente.
Se pueden definir diversas formas de medir la potencia considerando el espesor de la lente; no
obstante, como ya vimos en el capítulo de lentes esféricas, en la práctica la que se emplea de forma
habitual es la potencia frontal posterior imagen. Además, en particular para lentes astigmáticas, la
potencia frontal presenta una ventaja importante, ya que para las dos secciones principales el origen
considerado es el vértice posterior de la lente. En cambio, si se trabaja con la potencia verdadera, ésta
se encuentra referida al plano principal imagen, cuya posición difiere para cada meridiano.
En el ejemplo que se expone a continuación queda patente la diferencia que existe al realizar el
cálculo exacto de una lente astigmática considerada como gruesa.
105
Ejemplo:

Se quiere fabricar una lente astigmática de potencia frontal (+10) (+2) 50°, con una potencia de
segunda superficie de -4 D, un espesor de centro de 6 mm y en un material de índice n = 1,523. Cal-
cular de qué lente se trata.

Según la fórmula esferocilíndrica:

P’f 50 = + 10 D y P’f 140 = + 12 D

la potencia nominal se puede deducir de la expresión:

P’f = P1N + P2

donde P2 = -4 D, luego P1N 50 = +14 D y P1N 140 = +16 D.

Por tanto, despreciando el espesor, la lente que satisface las condiciones iniciales es la esferotórica:

(-4) (+16) 50° base +14

Sin embargo, si la consideramos como lente gruesa, donde

P1N = g' P1 = P1
1 - ec P1
n

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

obtendremos:

P1 50 = +13,27 D y P1 140 = +15,05 D

Al realizar el cálculo exacto, la lente esferotórica obtenida es:

(-4) (+15) 50° base +13,25

Si la lente se hubiese fabricado con las potencias obtenidas en primer lugar, es decir, P150 = +14
140
D y P1 = +16 D, al tener en cuenta el espesor, las potencias frontales serían:

P'f140° = 16 - 4 = + 13,08 D
0,006
1- 16
1,523

P'f50° = 14 - 4 = + 10,82 D
0,006
1- 14
1,523

Por lo que la fórmula esferocilíndrica vendría dada por:

(+10.75) (+2.25) 50°


106

5.10 Efecto cilíndrico

Uno de los efectos ópticos que caracteriza propiamente a las lentes astigmáticas es el efecto cilíndrico
o movimiento pendular que se puede observar en la figura 5.29. Aparece cuando se observa una mira
a través de una lente astigmática, de forma que si se hace girar la lente en su plano, la imagen de la
mira parece inclinarse, bien en el mismo sentido (efecto cilíndrico directo) o bien en sentido contrario
(efecto cilíndrico inverso) con respecto al del giro de la lente.
Mediante este movimiento aparente se pueden determinar los meridianos principales, que se
sitúan en las dos posiciones de la lente, perpendiculares entre sí, para las cuales la imagen de la línea
tomada como mira aparece superpuesta a su posición original.
Además, el hecho de que cada meridiano
principal de una lente astigmática se comporte
como una lente esférica nos permite conocer
por medio del efecto esférico si se trata de un
meridiano de potencia positiva o negativa.

5.11 Medida de lentes astigmáticas

En el caso de las lentes astigmáticas, el fronto-


focómetro proporciona la medida de las poten-
Fig. 5.29 cias frontales correspondientes a los dos meri-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

dianos principales de la lente, pero no da información alguna sobre la curvatura de las superficies, es
decir, no determina si se trata de una lente cilíndrica o tórica.
El enfoque del test se consigue en dos direcciones perpendiculares entre sí, donde la imagen del
test aparece nítida pero deformada. En realidad, lo que se observa, corresponde a las dos focales del
haz astigmático refractado por la lente.
Una vez colocada la lente sobre la concha de apoyo del frontofocómetro, para obtener las dos
lecturas que corresponden a las potencias principales de la lente, hay que desplazar el test así como
variar su orientación. Esto se consigue girando respectivamente la rueda de enfoque y el mando que se
encarga de girar el test hasta conseguir alcanzar una de las dos posiciones de máxima nitidez, es decir,
hasta lograr enfocar una de las dos focales.
Si se considera, por ejemplo, el test más generalizado, que consiste en una cruz y un círculo for-
mado por puntos, cuando su orientación y posición sean las correctas, la imagen de cada uno de esos
puntos será una recta cuyo tamaño varía en función del astigmatismo de la lente. En tal caso, se esta-
rá enfocando una de las dos focales, la cual debe estar perfectamente centrada en el retículo para que
la lectura sea correcta (figura 5.30a). El centrado se realiza girando la parte móvil del retículo hasta
que uno de los brazos de la cruz quede paralelamente centrado en la imagen del test, que como ya se
ha citado no estará formada por puntos, sino por líneas. En ese momento la escala dióptrica marcará la
potencia frontal de uno de los meridianos principales.
Después de obtener una de las lecturas, para enfocar la otra focal basta con girar la rueda de enfo-
que para modificar la posición del test, no su orientación. De esta forma se observa de nuevo la imagen
del test nítida, constituida en este caso por rectas perpendiculares a las anteriores (figura 5.30b). Una
vez centrado el test, se procede a la lectura de la potencia frontal del segundo meridiano principal de la
lente. El astigmatismo viene dado por la diferencia entre las dos potencias frontales medidas.
107
Ahora bien, para obtener la fórmula óptica de la
lente problema, es necesario considerar que cuando se
observa una línea vertical, ésta constituye la focal imagen Ph
del meridiano horizontal. Así pues, ya que las dos posicio- Pv
nes nítidas del test son las focales de Sturm, se puede decir
que la observación de una focal enfocada permite conocer
la potencia del meridiano perpendicular a la orientación 5 3
dicha focal. Por ejemplo, si se considera que los meridianos
principales se encuentran situados a 0° y 90° (como mues- a b
tra la figura 5.30) cuando se observe la línea horizontal, se Fig. 5.30 Imagen del test dada
estará viendo la focal imagen del meridiano vertical y, por por el frontocómetro al medir
tanto, la medida corresponderá a la potencia frontal de una lente astigmática
dicho meridiano. De la misma forma, al observar la línea
vertical, la potencia que se obtiene es la del meridiano horizontal de la lente.
A partir de las dos lecturas dadas por el frontofocómetro, la fórmula óptica de la lente, en su
forma esferocilíndrica regular, se obtiene de la forma siguiente:

— se toma como esfera la primera lectura que siempre será la de menor potencia en valor abso-
luto;
— el valor del cilindro se obtiene restando a la segunda lectura el valor de la primera;
— el eje del cilindro tiene la misma orientación en grados que la focal observada nítidamente
al realizar la segunda lectura, correspondiente a la mayor potencia en valor absoluto.

Según el ejemplo de la figura 5.30:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

E = P0 = 3 D C = P90 - P0 = 2 D eje = 0°

(+3.00) (+2.00) 0°

A partir de aquí, y por medio de las transposiciones, se puede expresar la lente en cualquiera de
sus formas.

5.12 Orientación y marcado de lentes astigmáticas

Las operaciones previas al montaje de las lentes oftálmicas, tales como la comprobación de su poten-
cia, así como la posterior orientación y marcado, se realizan por medio del frontofocómetro.
Una vez obtenida la lente compensadora para un determinado ojo amétrope, y a partir de su fór-
mula óptica, se pueden conocer tanto las potencias de sus meridianos principales, que se corresponden
con las dos lecturas que dará el frontofocómetro, como la orientación a la cual debe ser colocada la
lente para satisfacer la prescripción. Si tomamos la fórmula de la lente en su forma esferocilíndrica,
una lectura es la esfera y la otra es la potencia resultante de sumar algebraicamente la esfera y el cilin-
dro. La orientación en grados la da el eje.

E C α°

P α° = E P α ± 90° = E + C
108
En primer lugar, una vez conocidas las potencias, y tras colocar la lente problema apoyada por
su cara cóncava en la concha de apoyo, se procede a orientar el test según los meridianos principales
que indica la prescripción; para ello basta utilizar el mando encargado de girar el test hasta que mar-
que la orientación en grados deseada, que viene dada por el eje de la fórmula esferocilíndrica.
Posteriormente, mediante la rueda de enfoque se desplaza el test hasta que la escala dióptrica
marque como lectura la potencia resultante de sumar la esfera y el cilindro. Por último, se gira la lente
hasta que aparezca enfocada la focal cuya orientación coincide con el eje del cilindro. En ese momen-
to la lente queda orientada tal y como exige la prescripción. Debe tenerse en cuenta que el brazo de la
cruz móvil del retículo siempre deberá pasar por el centro de
cada una de las focales cuando estén siendo enfocadas, en
ambas lecturas focométricas, ya que ésta es la condición nece-
saria para la localización exacta del centro óptico de la lente. La
figura 5.31 muestra la orientación de una lente astigmática de
potencia (+1)(+1) 60° mediante el enfoque de la focal corres-
pondiente al meridiano de 150°.
Una vez se tiene la orientación correcta y la lente cen-
trada, se presiona la palanca del marcador, con lo cual las tres
patas marcarán tres puntos sobre la superficie convexa de la
lente, que sirven para trazar la línea horizontal de referencia
para el posterior montaje. Fig. 5.31

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES ASTIGMÁTICAS

Bibliografía

FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.


ILLUECA, C.; DOMENECH, B. Problemas de tecnología óptica. Secretariado de publicaciones de la Universi-
dad de Alicante, 1991.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians, 1988.
LE GRAND, Y. Optique Physiologique vol I. París, Revue d’optique, 1964.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53, Puntex, 1989.
SEGUÍ, M.M.; DOMÉNECH B. Descripción y utilización del frontofocómetro. Puntex, 1994.
THIÉBAUT, TH. Téchnologie lunetière. París. Institut et Centre d’Optométrie, 1986.

109

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 6
Lentes para ametropías elevadas
B. Doménech, C. Hernández, C. Illueca, M.M. Seguí

Las lentes de alta potencia (focal corta) se utilizan en la compensación de fuertes miopías e hiperme-
tropías, y en el caso de los afáquicos. Estas lentes son exactamente iguales a las vistas hasta el momen-
to, lo que ocurre es que su elevada potencia va a amplificar una serie de fenómenos que, estando pre-
sentes en las lentes usuales de potencia moderada, suelen pasar más desapercibidos.
El más evidente de estos problemas es el del espesor y, por consiguiente, el peso de estas len-
tes que obligan a utilizar una serie de diseños especiales para que los usuarios puedan tolerarlas. Ade-
más, hay que tener en cuenta que, tanto las aberraciones como las variaciones del campo visual o el
valor de los aumentos van a verse incrementados en función de la potencia, y pueden ser muy moles- 111
tos para el portador de estas lentes. Otro aspecto importante es el estético, que puede llegar a ser bas-
tante deficiente.
Cuando se escogen las mejores curvaturas en el proceso de diseño, para obtener la mejor cali-
dad óptica, las lentes de elevada potencia positiva presentan un aspecto bulboso y el problema de peso
es más acentuado que en lentes negativas de alta potencia, para las que el principal problema de tipo
mecánico son los grandes espesores de borde.
Los problemas de aumento y campo visual afectan también en mayor medida a las lentes posi-
tivas, por efecto del elevado espesor de centro.
Por otra parte, otro de los problemas que presentan es el del cumplimiento del principio básico
de la compensación, ya que un pequeño error en la situación de la lente respecto al ojo se traduce en
un error refractivo importante, debido a la elevada potencia de la lente, por lo que es necesario utilizar
monturas que garanticen la máxima estabilidad de la lente y el mantenimiento de la distancia de vérti-
ce, es decir, la distancia lente-ojo.

6.1 Tipos de lentes de alta potencia

Existen distintas posibilidades de realización de lentes de alta potencia con vistas a mejorar sus pres-
taciones. Dado que uno de sus principales problemas es el peso, muchas de estas lentes se realizan con
materias orgánicas. En el caso de las lentes negativas, donde el problema no es tan acusado, son fre-
cuentes las realizaciones en vidrio mineral de índice elevado para, mejorando el peso, disminuir el
volumen. De todas maneras, la utilización de vidrios de alto índice de refracción puede conllevar pro-
blemas de aberración cromática, agudizada aquí por la elevada potencia.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

A continuación se describen los distintos tipos de lentes de alta potencia. De aquellos tipos que
ya no se utilizan se expondrán los principales inconvenientes.

Meniscos clásicos

Se trata de construir las lentes de alta potencia del mismo modo que para el resto de potencias. Se obtie-
nen buenos resultados en la visión periférica, particularmente en el intervalo entre +8,00 y -25.00 D,
que es el tramo en el que se pueden anular las principales aberraciones en esta situación (capítulo 7).
El principal inconveniente es el peso y el volumen que presentan, y a pesar de utilizar diámetros peque-
ños esto las hace prácticamente inviables.

Lentes asféricas

Una posible solución al problema expuesto sería recurrir a superficies asféricas para, como se ha visto
en el capítulo 4, reducir el espesor, y por tanto el peso de las lentes, con la ventaja adicional de mejo-
rar las prestaciones marginales. Ahora bien, incluso en este caso, el problema del peso y el volumen
sigue existiendo, aunque en menor medida que en las anteriores.

Microfacetas y lenticulares

Ya que existen problemas con la nitidez de la imagen en la periferia de la lente, se elimina ésta como
zona óptica y se deja como soporte. De esta manera se disminuye el espesor y el volumen de la lente.
Estas lentes aligeradas se llaman microfacetas en el caso de la miopía, y lenticulares en el caso de las
112
potencias positivas, aunque es frecuente la utilización indistinta del término lenticular para designar
ambos tipos de lentes. Hay que tener en cuenta que, aunque se obtiene una disminución del peso y el
volumen, el campo visual que proporcionan es pequeño, ya que la zona óptica útil para la compensa-
ción es mucho menor que para una lente convencional. El diámetro habitual de la zona óptica suele
situarse entre 30 y 35 mm. Los principales diseños se muestran el las figura 6.1 y 6.2.

Fig. 6.1 Principales tipos de lentes negativas de alta potencia: Fig. 6.2 Principales tipos de lentes positivas de alta poten-
faceta cóncava de borde plano y de borde convexo, menisco cia: faceta convexa de borde plano y de borde convexo, y
cóncavo, y doble faceta de borde convexo y de borde plano menisco convexo de borde plano y de borde convexo

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PARA AMETROPÍAS ELEVADAS

También existen algunos diseños con la faceta oval, en los


que las dimensiones de la faceta son aproximadamente 30 × 25 mm
(figura 6.3).
Se pueden encontrar lentes de alta potencia fusionadas, bien por
la cara convexa o por la cóncava (figura 6.4). Al igual que en las len-
tes bifocales fundidas, se fusiona una pastilla de alto índice de refrac-
ción y sólo la zona en la que está situada es útil para la visión. Estas
lentes no presentan discontinuidades en su superficie y en consecuen-
cia son más estéticas, pero no acaban de solucionar los problemas de Fig. 6.3 Lente con faceta oval
peso y volumen.
Es frecuente también encontrar realizaciones bifocales, principalmente en el caso de lentes posi-
tivas en vidrio orgánico (figura 6.5).

n1

40 mm

60 mm
n2 n2

n1 113
22 mm

Fig. 6.4 Lentes fusionadas de elevada Fig. 6.5 Lenticular bifocal.


potencia positiva (n2 < n1) El valor de las cotas es ilustrativo

Todas estas lentes facetadas pueden construirse con la superficie óptica asférica en lugar de
esférica, para mejorar la calidad de la imagen obtenida fuera de la zona del eje óptico, y permitir así
un mayor grado de movilidad de la línea de mirada.

6.2 Lentes con zonas de suavización

Como se verá en el capítulo 8, las lentes positivas reducen el campo visual. En el caso de elevadas
potencias este problema se agudiza de tal manera que el escotoma anular que aparece es muy molesto
para el usuario. Existen algunas soluciones específicas para subsanar este problema, la más usual de
las cuales es la generación de zonas de suavización o blending, como se ha visto en el capítulo 4, que
además permiten la desaparición de la línea de separación entre la zona óptica y la marginal.
Una lente lenticular clásica tiene una apertura que contiene la zona óptica rodeada por una zona
de menor potencia (figura 6.6). Naturalmente, una buena visión foveal sólo es posible a través de la
zona óptica. Si además es esférica, el eje visual debe coincidir con el eje óptico de la lente, ya que fuera
del eje existen fuertes aberraciones. La zona marginal debería permitir algún conocimiento de los obje-
tos y movimientos para evitar el escotoma que aparece debido a la diferencia de potencias entre las dos
zonas en la línea divisoria (en el caso de las lentes positivas). La eliminación de esta línea supondría

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

no sólo una mejora en la apariencia de la


zona marginal lente, sino también un incremento en el
campo de visión, pues desaparecería el esco-
toma anular asociado al cambio brusco de
potencia.
apertura zona óptica Supongamos que la lente orgánica de
la figura 6.6 presenta en la zona de apertura
una potencia de + 14,00 D, y en la zona mar-
ginal +10,00 D en la primera superficie.
Asumiendo una segunda superficie de poten-
cia nominal -4,00 D, la lente tendría una
potencia de +10,00 D en la zona óptica, pero
sólo de +6,00 D en el borde. El molde
Fig. 6.6 Esquema de una lente lenticular orgánica clásica correspondiente a la primera superficie de la
lente considerada en este ejemplo está
esquematizado en la figura 6.7.
E CA es el centro de curvatura de la
D
apertura (+14,00 D), CM el de la zona margi-
nal. Si se escogen dos puntos próximos a la
YA YM CM Q
línea de separación, uno en cada zona, y
CA
se trazan sus normales a través de los cen-
tros de curvatura de las dos zonas, la inter-
sección corresponde al punto CB, que repre-
114 CB senta el centro de curvatura de la zona com-
binada si la curva que une las dos zonas es
continua.
Fig. 6.7. Esquema del molde para el cálculo
El radio de curvatura de la zona de
de la potencia en la zona combinada combinación depende de su extensión, del
de la primera superficie de la lente radio de la zona de apertura y del de la zona
marginal. Si se intenta hacer muy estrecha la
zona de combinación, la intersección de las
normales tiene lugar en la parte izquierda de la figura 6.7 y entonces la curva (en el molde) es conve-
xa y, por lo tanto, cóncava en la lente, lo que no es deseable.

De la figura 6.7 se deduce que: DCA = rA, radio de curvatura de la zona de apertura
ECM = rM, radio de curvatura en la zona marginal
ECB = rB, radio de curvatura en la zona de combinación

la distancia auxiliar QCB se expresa:

yA rB - rA y r -r
QC B = = M B M (6.1)
rA rM

y despejando rB resulta:

yM - yA , donde R = 1
rB = M y RA = 1 (6.2)
y MRM - yARA rM rA

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PARA AMETROPÍAS ELEVADAS

Si se calcula la potencia se obtiene:

PB = yMPM - yAPA , donde b = yM - yA (6.3)


b

donde b es la anchura de la zona combinada.


Para obtener un cambio gradual de potencia, PB debería estar entre PA y PM, pero esto no es posi-
ble ya que rB no puede ser menor que rM. Además, la potencia calculada es la potencia tangencial
(plano del papel).
En el ejemplo en el que estamos situados (PA = +14,00 D y PM = +10,00 D), tomando una zona
óptica de 30 mm (yA = 15 mm) y una anchura de blending de 10 mm (yM = 25 mm), la potencia tan-
gencial en la zona de combinación sería de +4,00 D. El astigmatismo de la superficie en la región com-
binada puede obtenerse analizando la figura 6.7.
En el punto D, el radio tangencial es DCB, por lo que la potencia tangencial es de 4,00 D, pero
el radio sagital es DCA, por lo que la potencia sagital es de 14,00 D. Luego en ese punto, la potencia
es astigmática ya que hay una diferencia de 10,00 D entre las dos potencias. En el punto E la potencia
tangencial sigue siendo 4,00 D, pero la potencia sagital es de 10,00 D, por lo que el astigmatismo es
de 6, 00 D. Entre D y E el astigmatismo pasa de 10,00 D a 6,00 D, y el centro de curvatura sagital pasa
de CA a CM mientras que el tangencial permanece en CB. Es fácil darse cuenta de que los resultados en
la zona combinada son muy deficientes.
En la actualidad, lo que se hace para evitar parcial-
mente esto es utilizar una zona óptica asférica, normalmen-
te elíptica, con una zona de combinación elíptico-toroidal
115
para mejorar los resultados, y una zona periférica que pue-
de ser sencillamente neutra como se ha descrito en el capí-
tulo 4.

6.3 Lentes multidrops

Otra solución, aunque sin mucha implantación, son las lla-


madas lentes multidrops en las cuales, además de una zona
óptica más pequeña que en el caso anterior, generalmente de Fig. 6.8 Esquema de una lente multidrops
24 mm de diámetro, hay diferentes zonas, cada una de las
cuales presenta una dioptría menos que la anterior, siendo la
anchura de cada zona de 5 mm (figura 6.8).
Cada zona se combina con la siguiente por medio de
un blending, de tal manera que en una situación real de nece-
sitar una anchura de blending de 4 mm, el esquema de la
lente es una zona óptica útil de 20 mm de diámetro, a 4 mm
está situado un anillo útil de 1 mm de anchura con una poten-
cia inferior en 1 D, y así sucesivamente (figura 6.9).
Una posibilidad más racional de estas lentes para
hacer más suaves los cambios de potencia tangencial es
hacer la combinación de la apertura central con la primera
zona y después la combinación de esta curva con la zona
siguiente, y así sucesivamente. Fig. 6.9 Zonas útiles en una lente multidrops

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Estas superficies son de tipo polinómico y se conocen con el nombre de asféricas zonales. La
primera asférica zonal de este tipo fue introducida en 1973 por Robert Welsh, la fabricó la compañía
Armorlite Inc. (USA) y era conocida como Asférica Welsh 4-Drop, ya que la potencia cambia en 4,00
D desde el centro hasta el borde. Se fabricaba también en bifocal con un pequeño segmento de tama-
ño 22 x 11 mm, para poder incluirlo en la apertura central. El diseño de Welsh es conocido ahora como
Multiple-drop de Armorlite. Un diseño similar fue introducido posteriormente por la Signet Optical
Corporation y comercializado con el nombre de Hyperaspheric con un salto de potencia mayor. Tam-
bién hay que mencionar las versiones Hi-drop comercializadas por Sola y las Thi-Aspheric en índice
de refracción 1,806 de Hoya. En cualquier caso, el objetivo de estas lentes es proporcionar un campo
mayor, y sólo en la zona central es posible obtener una buena agudeza visual.

Bibliografía

C.E.S.O.A. Optique Ophthalmique (Technologie), 2ème partie. Bruselas, Assotiation des diplomés CESOA-
SCTOW. ASBL, 1986.
FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians, 1988.

116

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 7
Diseño de lentes oftálmicas
J. Salvadó, S. Royo

7.1 Lentes oftálmicas como compensadoras de ametropías

En un ojo emétrope, la fóvea es el punto retiniano conjugado del infinito, de manera que las imágenes
de objetos lejanos se forman nítidamente sobre la retina. Para enfocar a otras distancias, el ojo utiliza
la acomodación, que consiste en un incremento de potencia del cristalino para mantener esta imagen
nítida sobre la retina (figura 7.1).
El ojo amétrope es aquel que no cumple la condición anterior, de forma que el punto focal del
ojo no está sobre la fóvea (figura 7.2). En este caso, el punto conjugado de la retina es el punto remo- 117
to (PR), que se localiza delante del ojo miope y detrás del hipermétrope.

Fig. 7.1 Para el ojo emétrope, la fóvea es el punto Fig. 7.2 Formación de imágenes en un ojo miope
conjugado del infinito y en uno hipermétrope

La función compensadora de una lente oftálmica es conseguir que la imagen del objeto en infi-
nito se forme sobre el punto remoto, para que la imagen final del sistema lente-ojo se forme sobre la
retina (figura 7.3 a y b).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Fig. 7.3a Compensación de la miopía mediante Fig. 7.3b Compensación de la hipermetropía mediante
lentes oftálmicas divergentes lentes oftálmicas convergentes

Estas lentes compensadoras están montadas en una montura que las sitúa a una cierta distancia del
vértice corneal del ojo, que se denomina distancia de vértice (dv). Para que se cumpla la condición de com-
pensación, el foco imagen de la lente debe coincidir con la posición del punto remoto. Por ello se define la
potencia de vértice posterior (Pvp)
como la inversa de la distancia
desde el vértice de la superficie pos-
terior de la lente a su foco imagen.
Esta será la potencia a la que nos
referiremos siempre (figura 7.4).
Así, vemos que cualquier
118 lente que se encuentre situada en el
mismo lugar puede corregir una
ametropía siempre que su foco ima-
gen coincida con el punto remoto
del ojo, independientemente de cuál
Fig. 7.4 Compensación ideal del sistema lente-ojo sea su potencia real o su forma.
Además, el ojo no es un sis-
tema estático sino que puede girar
alrededor del centro de rotación,
situado en su interior, lo que le per-
mite enfocar objetos que se encuen-
tran fuera del eje visual.
Cuando el ojo gira alrede-
dor de su centro de rotación (Z’), el
punto remoto se desplaza, descri-
biendo un casquete esférico cuyo
centro se halla en Z’.
Este casquete esférico es el
lugar geométrico de las posiciones
del punto remoto y se denomina
Fig. 7.5 Corrección ideal para una lente esférica esfera del remoto.
Al diseñar las lentes oftál-
micas se tiene en cuenta este hecho, puesto que debe garantizarse la corrección tanto en la dirección
del eje como fuera de ésta (figura 7.5). Esta es la condición de corrección ideal.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

Los parámetros que intervendrán en el diseño de la lente oftálmica son, además de los propios
de la lente (índice de refracción, curvaturas y espesores), los ligados a sus condiciones de uso (poten-
cia de vértice posterior, distancia de vértice, distancia al centro de rotación rot, ángulo de giro del ojo,
y diámetro pupilar).

7.2 Aberraciones en lentes oftálmicas

Dado que los sistemas ópticos son muy complejos, normalmente se utilizan modelos teóricos para pre-
decir su comportamiento. Las aberraciones son la discrepancia entre la realidad y el resultado de apli-
car estos modelos teóricos. El análisis de las aberraciones que presentan las lentes oftálmicas debe
adaptarse a sus características y a sus condiciones de uso.
Las aberraciones de las lentes en general se deben por una parte al material con que están fabri-
cadas (a. cromáticas) y por otra a su geometría (a. geométricas o monocromáticas). Por esta razón
nunca se presentan aisladas, sino que la apariencia de la imagen formada por una lente es el compen-
dio de todas ellas. Se suelen estudiar individualmente, eliminando la influencia de las demás, para
poderlas caracterizar.

Aberraciones cromáticas

Si se parte de la base que la única forma de eliminar la aberración cromática consiste en utilizar dos
lentes de materiales distintos, formando dobletes acromáticos, y que la compensación visual se realiza
119
siempre con una sola lente oftálmica, se concluye que las aberraciones cromáticas debidas al material
de la lente nunca podrán ser eliminadas totalmente, aunque se intenten reducir utilizando materiales de
baja dispersión.
Se expondrán las aberraciones cromáticas diferenciando la longitudinal y la transversal. En
general, las aberraciones cromáticas se deben a la variación del índice de refracción con la longitud de
onda. Para las longitudes de onda cortas (azules), el índice de refracción del vidrio es mayor que para
las largas (rojos). Para cuantificar el valor de la dispersión cromática se utiliza el numero de Abbe, que
se expresa como:

v = nd - 1 (7.1)
nF - nC

Aberración cromática longitudinal

Es la variación de posición de la imagen según


la longitud de onda incidente. Así, para un haz
de luz blanca, el foco imagen para el color azul
(F’F) se encontrará más próximo a la lente que
el foco imagen para el color rojo (F’C) (figura
7.6). Este es el fundamento del test duocrom.
Hablando en términos de distancia, la
A.C.L. es la diferencia de posición entre el
foco azul y el rojo: Fig. 7.6 Aberración cromática longitudinal

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

A.C.L. = f'c - f 'F (7.2)

En términos de potencia, la A.C.L. es la diferencia dióptrica entre el azul y el rojo:

A.C.L. = PF - PC (7.3)

A partir de esta expresión, se puede obtener la A.C.L. en función del número de Abbe de la
lente, que es un parámetro que conocemos siempre. A partir de la fórmula del constructor de lentes:

PF = nF - 1 ⋅ 1 - 1 (7.4)
r1 r2

PC = nC - 1 ⋅ 1 - 1 (7.5)
r1 r2

PF - PC = nF - nC ⋅ 1 - 1 (7.6)
r1 r2

Despejando de la fórmula del número de Abbe, obtenemos:

120 nF - nC = nd - 1 (7.7)
vd

Sustituyendo esta expresión en la anterior:

PF - PC = nd - 1 ⋅ 1 - 1 (7.8)
vd r1 r2

De lo que resulta:

PF - PC = Pd (7.9)
vd

Aberración cromática transversal

Es la formación de imágenes de distinto


tamaño para cada longitud de onda (en la
y y'F y' C figura 7.7 y’F, e y’C). Al incidir luz blanca,
el usuario de la lente percibirá halos colore-
C ados alrededor de la imagen. La A.C.T.
también se puede definir como la diferencia
f' F de efectos prismáticos para dos longitudes
F

F
de onda extremas (δF y δC).
f' C
Fig. 7.7 Aberración cromática transversal A.C.T. = δF - δC (7.10)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

A.C.T. = y ⋅ PF - y ⋅ PC (7.11)

A.C.T. = y ⋅ Pd (7.12)
vd

Después de analizar las aberraciones cromáticas, debemos estudiar las aberraciones debidas a
la forma de la lente (monocromáticas). Concretamente nos interesará conocer la repercusión de las
condiciones de uso de las lentes en la incidencia de estas aberraciones. El sistema visual es un sistema
óptico que trabaja con apertura pequeña y campo amplio, y descentrado en visión oblicua. Esto impli-
ca que las aberraciones de apertura, como son la esférica y el coma, no influirán prácticamente, mien-
tras que las aberraciones oblicuas como el astigmatismo marginal y el error de potencia, y la distor-
sión (aberración de campo) serán las que deberán tenerse en cuenta en el diseño de las lentes
oftálmicas, puesto que se manifiestan en visión oblicua y al utilizar la periferia de la lente.

Aberraciones de apertura

Las relaciones matemáticas que se utilizan en el cálculo de la potencia de vértice posterior de las len-
tes oftálmicas son válidas para la zona paraxial. De ahí que al utilizar todo el diámetro de la lente se
produzcan variaciones en la formación de la imagen óptica ideal. Haremos un breve comentario sobre
la aberración esférica y el coma.
121
Aberración esférica
A.E.L.

Es la variación de la focal de la lente en función


h
de la altura de incidencia de los rayos (figura
7.8). La aberración esférica longitudinal es la
diferencia de posición entre el foco imagen para-
xial (F’P) y el foco imagen de la lente para una
altura de incidencia determinada (F’H). F' H
En el diseño de lentes oftálmicas no se
F' P
tiene en cuenta dado que la pupila del ojo limita
el haz útil que atraviesa la lente, de manera que
la aproximación paraxial es válida. Ahora bien, Fig. 7.8 Aberración esférica
cuando la potencia de la lente es elevada (a par-
tir de +10,00 D), esta aberración empieza a adquirir importancia y como solución se impone la utili-
zación de lentes asféricas, de las que ya hemos tratado en el capítulo 4.

Coma

El coma se produce para puntos fuera del eje óptico, cuando la apertura del sistema es grande. La ima-
gen que se produce es muy molesta, puesto que no tiene simetría de revolución. Este hecho hace que
la corrección del coma sea muy importante para instrumentos ópticos, pero no en lentes oftálmicas,
puesto que existe la pupila del ojo, que por sí misma limitará la incidencia de esta aberración.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Una vez expuestas las aberraciones de apertura de modo breve, dada su escasa incidencia en las
condiciones de utilización de las lentes oftálmicas, en el próximo apartado se tratarán en mayor pro-
fundidad y desde el punto de vista de su formulación clásica las aberraciones que sí tienen importan-
cia en el diseño de lentes oftálmicas como son las aberraciones oblicuas y la distorsión. Posteriormen-
te se expondrán diversos métodos de minimización de estas aberraciones.

7.3 Formulación clásica de las aberraciones

Distorsión

Entendemos por distorsión el efecto de la no constancia del aumento angular de la lente a medida que
rotamos el ojo. Este efecto se traduce en la deformación de las imágenes en los puntos más alejados
del eje (figura 7.9 a y b).

122

OBJETO IMAGEN EN CORSÉ OBJETO IMAGEN EN BARRIL

Fig. 7.9a Distorsión en lentes convergentes. Fig. 7.9b Distorsión en lentes divergentes.
Imagen en corsé Imagen en barril

Para evaluar la distor-


sión partiremos de la figura
7.10, en la que se representa
una marcha de rayos a través
de una lente oftálmica.
Si definimos el aumen-
to angular como el cociente
entre las tangentes de los
ángulos de salida (u2’) y de
entrada del sistema (u1), para
un cierto ángulo de giro (Ø), la
medida de la distorsión, que
expresaremos en tanto por
ciento, será la desviación entre
este cociente y el aumento
Fig. 7.10 Esquema para el cálculo de la distorsión angular paraxial.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

Aumento : Γ = tg u'2 (7.13)


tg u1

Aumento paraxial : u1 → 0 : Γp = FP . FF (7.14)

Γp = 1 - 1
1 - l'2P 1 - Ec P1 (7.15)
n

Distorsión : D = Γ - Γp (7.16)
Γp

Esta es una aberración de campo que tiene efecto sobre la percepción espacial de los objetos
pero no empeora la calidad de la imagen. Dado que se distorsiona toda la imagen uniformemente y no
existe una deformación selectiva, el ojo aprende la nueva métrica visual, sobre todo cuando no tiene
ninguna referencia comparativa.

Astigmatismo oblicuo

En la figura 7.11 se representa la for- 123


mación de la imagen en un sistema
lente-ojo, después de efectuar un cier-
to ángulo de giro, para dar una idea de
lo que representa tanto el astigmatis-
mo oblicuo como el error de potencia.
Dado que los ángulos de inci-
dencia de los rayos que entran en la
primera superficie de la lente no son
iguales para sus dos meridianos prin-
cipales, los rayos emergentes no foca-
lizarán en un solo punto focal sino
que formaran dos líneas focales astig-
máticas en los dos focos Ft’, que Fig. 7.11 Formación de la imagen en visión oblicua
corresponde al meridiano tangencial y
Fs’, que corresponde al sagital. El astigmatismo oblicuo (A.M.) es la diferencia de potencias que corres-
ponden a cada una de estas dos focales (P’T y P’S).

A.M. = P'T - P'S (7.17)

Clásicamente, el cálculo de la imagen tangencial y sagital a través de un dioptrio se realiza a


partir de las expresiones que desarrolló Coddington a principios del s XIX. Aplicando las formulas de
Coddington al primer dioptrio y considerando la lente delgada se llega a la expresión clásica del astig-
matismo oblicuo:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

y 2P
A.M. = n+ 2 P22 + P2 2 L'2 + L n 2 - 1 - P n + 2 - 2PL'2 n- 1 + nP 2 + nL'22
n n- 1
(7.18)
2
nL'22 2
+ nP + 2
n- 1 - nPL n - 1 + 2 n - 1 n - 1 2
LL'22

Esta ecuación da el valor de la aberración en función de los parámetros de la lente: potencia de


vértice posterior (P), potencia de la segunda superficie (P2) e índice de refracción (n) y de las condi-
ciones de uso: altura de rayo de entrada (y) que depende del ángulo de rotación del ojo, vergencia obje-
to (L) y vergencia del centro de rotación (L2’). Habiendo considerado la lente delgada (Ec = 0, P = P1
+ P2), también se puede expresar esta ecuación en función de la potencia de la primera superficie (P1)
que normalmente es la variable.
La vergencia objeto (L), que viene dada en dioptrías, es la inversa de la distancia objeto expre-
sada en metros. En el caso usual de considerar un objeto en infinito tiene el valor cero. La vergencia
del centro de rotación (L2’), también expresada en dioptrías, es la inversa de la distancia de la lente al
centro de rotación (rot) en metros.
En la misma demostración se obtiene, para un objeto en infinito, la expresión de la potencia
sagital:

L'2 n- 1 2
y 2P 2n + 1 P22 + P2 L'2 n2 - 1 - nP n + 2
2 2
P'S = P + + n p - nPL'2 n- 1 + 2 (7.19)
2 2 2 2 2
n n- 1
124
y de ella, la potencia tangencial:

P'T = A.M. + P'S (7.20)

El paso de la focal tangencial a la sagital se produce de una forma gradual y entre estas dos foca-
les astigmáticas hay una zona donde se forma la imagen más uniforme que corresponde al que llama-
remos círculo de mínima confusión (CMC).
Clásicamente se entiende que es en este punto donde se forma la imagen más nítida y le corres-
ponde una potencia que es la media aritmética de las dos potencias astigmáticas.

PCMC = 1 P'T + P'S (7.21)


2

Para que se cumpla la condición de corrección en visión oblicua es necesario que este circulo
esté situado sobre la esfera que describe el punto remoto cuando el ojo rota. Denominaremos esta esfe-
ra como esfera del remoto (ER) y la discrepancia entre la posición del CMC y la ER, expresadas en
dioptrías, es lo que definiremos como error de potencia (E.P.).

Error de potencia

Como la potencia correspondiente a la esfera del remoto viene dada por la potencia de vértice poste-
rior, suponiendo el ojo bien corregido en eje, el error de potencia vendría dado por:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

E.P. = PCMC - Pvp (7.22)

Para el cálculo del E.P., se parte de la expresión general del A.M. y del cálculo de una de las
focales astigmáticas.

7.4 Grados de libertad en el diseño de lentes oftálmicas

Una lente oftálmica, como sistema óptico simple que es, está completamente determinada si se cono-
cen, para un cierto índice de refracción del material (n), los radios de curvatura de sus dos dioptrios
(R1 y R2) y el espesor que los separa (Ec).
Este espesor vendrá condicionado por el diámetro total de la lente (Ø). Para mayor comodidad
de uso conviene que sea lo más pequeño posible ya que éste determina el volumen total de la lente (V)
y su producto por la densidad del material (ρ) determinará el peso final de la lente.
La potencia de vértice posterior de la lente (Pvp) viene determinada por las potencias superfi-
ciales de los dos dioptrios (P1 y P2), que a su vez son función del radio de curvatura, del índice de
refracción, y del espesor de centro, según la expresión:

Pvp = P1 + P2
(7.23)
1 - EcP1
n

La potencia de vértice posterior viene dada en cada caso por la ametropía del sujeto a corregir 125
y, así, los grados de libertad en el diseño de lentes oftálmicas se reducen a la elección de uno de los
dos radios de curvatura ya que, fijado uno, tenemos determinado el otro, y con ellos el espesor una vez
conocido el diámetro necesario de la lente. De todas las posibles elecciones de radios para obtener la
misma potencia deseada, conviene tomar una combinación que dé como resultado una lente lo más
plana posible ya que ésta será la mejor desde el punto de vista estético.
En la compensación con lentes esféricas veremos que esta condición estética en ocasiones no
se corresponde con la mejor corrección óptica, mientras que también ocurre que utilizando diseños
asféricos se pueden encontrar soluciones que contemplen los dos aspectos: el estético y el óptico.
Analizando la formulación descrita en el apartado 7.3, observamos que las aberraciones depen-
den, además de los parámetros propios de la lente, de sus parámetros de uso: distancia al centro de rota-
ción (l’2) y altura del rayo de entrada (y), fijado por el ángulo de rotación del ojo.
La distancia al centro de rotación es la suma de la distancia de vértice más la distancia del vér-
tice del ojo al centro de rotación del ojo. Se suele tomar 27 mm como valor estadístico medio. Algu-
nos autores utilizan el valor 25 mm para esta distancia ya que así la vergencia del centro de rotación
dada por L2’es un número entero igual a 40 D. Sin embargo, la utilización de cualquiera de estos dos
valores, en el proceso de diseño de la lente, ofrece resultados muy similares.

7.5 Soluciones clásicas a las aberraciones para lentes esféricas

Las soluciones clásicas se obtienen analizando cada aberración con independencia de las otras. La
solución a la fórmula general para el astigmatismo oblicuo existirá cuando se anule su primer término
o bien cuando se anule el término entre corchetes.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

El primer caso sólo ocurre cuando el rayo entra por el eje (y = 0) y corresponde a la solución
obvia. Igualando el término entre corchetes a cero, fijando la distancia al centro de rotación y el índi-
ce, y para un objeto en el infinito, se obtiene una ecuación de segundo grado que da solución real para
un cierto margen de potencias de la primera superficie y en este caso hay dos que corresponden a los
dos valores de la raíz.
La representación gráfica de estas soluciones es una elipse en la que cada una de sus ramas
corresponde a una de estas soluciones.
En la figura 7.12 se han representado estas elipses para diferentes índices.

P1
35.00

25.00
1
2
3
4
5 15.00

1: n=1.804 2: n=1.701
5.00 3: n=1.600 4: n=1.523
5: n=1.498

-50.00 -40.00 -30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00


126 -5.00 PVP
Fig. 7.12 Elipses de Tscherning. Objeto lejano

Estas elipses fueron calculadas por vez primera por Tscherning, a quien deben el nombre, y las
dos ramas corresponden respectivamente a las soluciones propuestas por Wollaston (la rama superior
que corresponde a la solución con más curvatura) y por Ostwald, con casi cien años de diferencia.
También se pueden representar estas elipses para otras posiciones del objeto. Así, en la figura
7.13 se ha representado para un objeto situado a 40 cm, que correspondería a un objeto cercano.

P1

25.00
1
2
3
4 15.00
5

1: n=1.804 2: n=1.701
5.00 3: n=1.600 4: n=1.523
5: n=1.498

-50.00 -40.00 -30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00


-5.00 PVP
Fig. 7.13 Elipses de Tscherning. Objeto próximo

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

Del análisis de las soluciones posibles para esta aberración se desprende que no hay solución
para todas las potencias y cuando la hay no es única. Además estas soluciones son particulares para un
cierto índice y unas ciertas condiciones de uso.
Se puede hacer un análisis parecido para el error de potencia y se obtienen también soluciones
similares ya que, como hemos visto, esta aberración se calcula a partir del valor del astigmatismo obli-
cuo y de la posición de las focales astigmáticas.
En las figuras 7.14 y 7.15 se han representado las elipses de Petzval correspondientes a las solu-
ciones de el error de potencia en las mismas condiciones que para el astigmatismo oblicuo (para obje-
to en infinito y objeto cercano respectivamente).

P1
35.00

25.00

1
2
3
4 5 15.00

1: n=1.804 2: n=1.701
5.00 3: n=1.600 4: n=1.523
5: n=1.498

-50.00 -40.00 -30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00 127


-5.00 PVP
Fig. 7.14 Elipses de Petzval. Objeto lejano

P1
35.00

25.00

1
2
3 15.00
4
5

2: n=1.701
5.00 3: n=1.600 4: n=1.523
5: n=1.498

-50.00 -40.00 -30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00


-5.00 PVP

Fig. 7.15 Elipses de Petzval. Objeto próximo

Como en el caso de el astigmatismo oblicuo, las soluciones representadas en las elipses de Petz-
val no son únicas cuando las hay, y son particulares para cada condición. Además, las soluciones par-
ticulares para cada caso no son las mismas para las dos aberraciones.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

25.00
P1 Este hecho queda repre-
sentado en la figura 7.16 en la que,
para un índice de refracción n =
1,523 y fijada la distancia al centro
2 3 4
15.00 de rotación en 27 mm, se han
representado las elipses de Tscher-
ning y de Petzval para un objeto
lejano y otro cercano.
5.00 Cabe remarcar que todas
las elipses que aquí se muestran,
tanto las de Tscherning como las
-30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00 de Petzval, han sido calculadas
-5.00 PVP para distancia de observación infi-
Fig. 7.16 Elipses de Tscherning (1,2) y Petzval (3,4). nita, cuando se habla de objeto
Objeto lejano (1,3) y próximo (2,4) lejano, y a distancia 40 cm, cuan-
do se habla de objeto próximo. Por
otro lado, se ha tomado como dis-
tancia rot = 27 mm en las figuras 12 a 15 y en la 17, mientras que para la figura 16 se ha utilizado una
distancia rot = 25 mm.
Conviene observar que para todas las potencias que hay solución, ésta corresponde, en el mejor de
los casos, a una lente muy curvada. Se hace necesario encontrar una solución de compromiso eligiendo un
diseño esférico que dé como aberraciones residuales valores tolerables para el usuario. El concepto de
valores tolerables para el usuario es muy subjetivo y en ningún caso se puede generalizar para todos los
128
usuarios. Parece, pues, necesario encontrar otros criterios para la optimización de lentes oftálmicas.
Como una primera solución, el fabricante, intentando obtener lentes más planas y, por tanto, de
mejor apariencia estética, utiliza curvaturas en la primera superficie (bases de fabricación) ligeramen-
te menos curvadas que las que sugieren las elipses.
Una de estas soluciones se representa en la figura 7.17, en la que se observa que los trazos hori-
zontales son las bases que escoge el fabricante, y cómo su envolvente presenta la misma pendiente de la
rama inferior de las elipses. Cabe destacar que estas soluciones tienen potencias de primera superficie
más planas que las lentes que anu-
lan el error de potencia (elipse 2).
P1 Estos diseños se han estado usando
25.00
durante todo este siglo con resulta-
dos demostrados.
1 2 3
15.00
7.6 Soluciones asféricas

La corrección de las aberraciones


5.00 utilizando superficies esféricas es
difícil debido a que el único grado
de libertad del sistema es uno de
-30.00 -20.00 -10.00 0.00 10.00 20.00 los radios de curvatura, general-
-5.00 PVP mente el de la primera superficie.
Fig. 7.17 Elipses Tscherning (1) y Petzval (2), Además, la solución de las
y bases reales de fabricación (3) aberraciones oblicuas se obtiene al

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

utilizar radios de curvatura pequeños, lo que contradice la necesidad de utilizar radios grandes por
motivos estéticos.
La única solución es, pues, aumentar los grados de libertad y esto se consigue utilizando super-
ficies de revolución no esféricas en las que su coeficiente de asfericidad será el nuevo grado de liber-
tad con el que se intentará optimizar las lentes oftálmicas.
La expresión de una superficie de revolución asférica es:

Z= cS2 + AS4 + BS6 + CS8 + …


1 (7.24)
1+ 1- pc2S 2 2

donde:

S 2 = X2 + Y 2 ; y c = 1
r

El primer término de esta expresión corresponde a la ecuación general de las superficies cóni-
cas y el resto de términos son los coeficientes de deformación.

Ya hemos visto en el capítulo 4 que en la representación en un plano con el origen de coorde-


nadas en el vértice de la superficie cónica, la expresión general se transforma en:

y 2 = 2r0 - px2 (7.25) 129

y dando diferentes valores al coeficiente de asfericidad p se obtienen todas las familias de cónicas,
desde la elipse oblatada cuando p es mayor que 1, hasta la hipérbola, cuando p es negativa.
La utilización de estas superficies permite modificar el valor de las aberraciones oblicuas, man-
teniendo el mismo radio en el eje, que corresponderá al radio de curvatura en las superficies esféricas
(p = 1) y al radio osculatriz en el resto de cónicas.
Vamos a estudiar el caso de una lente esférica de +12,00 D, fabricada en material orgánico n =
1.498, que presenta una potencia de primera superficie usual en la fabricación de P1N = +15,00 D.
Como se ha visto en el apartado 7.5, no hay ninguna potencia esférica de primera superficie que solu-
cione las aberraciones, puesto que la Pvp = +12,00 D queda fuera de los márgenes de las elipses.
Variando el coeficiente de asfericidad se puede modificar el valor de las aberraciones, y así se
observa que para un valor de p = 0,85 se consigue eliminar el error de potencia. Y aplanando más la
primera superficie hasta un coeficiente de asfericidad de p = 0,65 se elimina el astigmatismo oblicuo.
A pesar de todo, en ningún caso se han eliminado las dos aberraciones a la vez. En la tabla 1 se repre-
senta, para un ángulo de giro del ojo de 20°, los valores de las aberraciones para cada uno de los
siguientes diseños.
En la tabla 7.1 se puede observar que para las dos soluciones, los valores residuales de la abe-
rración no corregida son, en el peor de los casos, del mismo orden que en el diseño esférico. En los dos
casos, las superficies resultantes de este proceso son más planas (corresponden a valores p<1) que la
superficie esférica original. Este hecho representa una ventaja muy importante de la utilización de
superficies asféricas, pues es conocido que a medida que se aplana la primera superficie de las lentes
positivas, disminuye el espesor de centro para el mismo diámetro y, consecuentemente, su peso tam-
bién es menor.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Tabla 7.1 Valores de las aberraciones para diferentes diseños de una lente de +12,00 D, cuya potencia nominal de primera
superficie es P1N = +15,00 D e índice n = 1,498, considerando una distancia al centro de rotación de 27 mm, un diámetro
pupilar de 4 mm, y un ángulo de giro del ojo de 20°

asfericidad aberraciones
Pvp +12,00 D p EP AM
Lente esférica 1 +0,2577 -0,5729
Lente asférica EP = 0 0,85 +0,0018 -0,3075
Lente asférica AM = 0 0,65 -0,2985 -0,0013

En las figuras 7.18 y 7.19 se representa la modificación de espesor de centro y de peso para la
lente de potencia de vértice posterior +12.00 D a medida que se aplana la primera superficie, desde la
esfera (p=1) a la hipérbola de p=-2.

11.00 60.00
Pvp + 12
Pvp + 12

55.00
10.00

50.00
Ec (mm)

Peso (gramos)
9.00

45.00

8.00
40.00

130 7.00
35.00

6.00 30.00
-2.0 -1.5 -1.0 -0.5 0.0 0.5 1.0 -2.0 -1.5 -1.0 -0.5 0.0 0.5 1.0
p p
Fig. 7.18 Variación del espesor de centro con la Fig. 7.19 Variación del peso con la asferización
asferización de la primera superficie de la primera superficie

La introducción de este nuevo grado de libertad que es el coeficiente de asfericidad, permite que
la corrección de las aberraciones oblicuas no dependa exclusivamente de la elección de la curvatura de
la primera superficie. Esto permitirá elegir la curvatura de la primera superficie que interese a efectos
estéticos y después, utilizando el coeficiente de asfericidad, reducir el valor de las aberraciones oblicuas.
Este hecho también puede contribuir a reducir el espesor y el peso de la lente final además de
la reducción obtenida por la asferización.
El cálculo de las aberraciones en lentes asféricas es mucho más complicado que en las esféri-
cas. Además, como ocurre en estas últimas, cuando se obtiene solución no es única, con lo cual se hace
necesario establecer unos criterios que permitan determinar cuándo las aberraciones son tolerables. A
continuación se presentan las funciones de calidad en un intento de establecer dichos criterios.

7.7 Funciones de calidad

Si se representan en una gráfica (figura 7.20) los valores de la tabla 1 del apartado 7.6, correspon-
dientes a las aberraciones de astigmatismo oblicuo (A.M.) y de error de potencia (E.P.) de una lente

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

esférica de + 4,00 D, en función de las posibles


potencias de la segunda superficie, se puede
observar cómo varían las aberraciones a medida

Aberración (D)
que se curva la lente (aumentando la curvatura de
la cara posterior P2).
En general sólo se representan el AM y el
EP porque son, como se ha comentado anterior-
mente, las aberraciones importantes. No se tienen
en cuenta, pues, la distorsión y la cromática pues-
to que su incidencia es mínima y no se expresan Potencia de la base (D)
en las mismas unidades. Fig. 7.20 Variación del AM y el EP al curvar una
Del análisis de esta figura se pueden extra- lente de Pvp +4,00 D
er la siguientes conclusiones:

a) La lente más plana posible (planoconvexa: P2=0,00 D) es la que presenta un valor más ele-
vado de las dos aberraciones, siendo mayor el astigmatismo oblicuo que el error de potencia. Así se
puede concluir que, para diseños esféricos, cuanto más plana es la lente, para reducir espesores y mejo-
rar la apariencia estética, mayores son las aberraciones.
b) A medida que se curva la lente aumentando la potencia de la segunda superficie, las aberra-
ciones disminuyen, pasando en primer lugar por la primera solución de la elipse de Petzval para el error
de potencia (P2=-5,00 D), seguidamente por la primera solución de Tscherning para el astigmatismo
oblicuo (P2=-9,50 D) y, después de un intervalo en el que las dos aberraciones son negativas, aparece
la segunda solución de Petzval y la segunda de Tscherning, siendo las dos últimas lentes muy curva-
131
das (P2=-16,25 D y P2=-20,00 D respectivamente) y que corresponden a la rama de Wollaston de las
elipses.

Ocurre que cuando hay solución para las aberraciones, no es única, aunque una corresponde a
lentes muy curvadas. Además, estas soluciones son distintas para cada aberración.

Función de calidad clásica

Si se pretende escoger el diseño más apropiado para una lente de potencia dada, en función de la in-
formación facilitada por el estudio de las aberraciones, como ocurre con el método clásico de optimi-
zación de lentes oftálmicas expuesto en el punto 7.5, es evidente que se debe imponer un criterio que
permita cuantificar comparativamente las aberraciones para poder encontrar una solución, ya que,
como hemos visto, no existe ninguna curvatura para la que se anulen las dos aberraciones simultánea-
mente.
Este criterio se conoce como función de calidad (FC) o función de mérito de un sistema óptico.
Para establecer el criterio se crea una función matemática que relaciona todas las aberraciones, asig-
nando un «peso» a cada una de ellas con relación a las demás, de forma que las condiciones en las que
esta función presente un mínimo corresponderán a la mejor lente, puesto que las aberraciones, consi-
deradas globalmente, son mínimas.
Antes de empezar a exponer las funciones de calidad clásicas, debe hacerse una consideración:
si una función de calidad es una función que relaciona las aberraciones y busca un punto en que glo-
balmente sean mínimas, es evidente que este mínimo debe corresponder a una curvatura comprendida
entre los mínimos particulares de las aberraciones que se consideren.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Una de las funciones de calidad clásicas más extendida es la propuesta por Le Texier y otros,
porque también se puede utilizar para optimizar lentes asféricas, aunque hay otras que conviene des-
tacar, como la propuesta por Davis y otros, que se denomina índice de borrosidad (blur index).
Dado que les aberraciones oblicuas pueden tener valores negativos y no se compensan entre
ellas, esta función de calidad (Le Texier), como todas, para considerarlas en valor absoluto las eleva al
cuadrado.
La expresión de función de calidad que se presenta como ejemplo, despreciando los términos
relacionados con la distorsión y la cromática para simplificar, es la siguiente:

FC = 2 EP 2 + AM2 (7.26)

En esta función se prioriza el error de


potencia respecto al astigmatismo oblicuo, dándole
un peso dos veces mayor.
Al representar esta función sobre la figura
Aberración (D)

7.20 que aparece al principio de este apartado,


ampliando el intervalo de potencias de la segunda
superficie P2 entre 0 y -10,00 D, se obtiene la figu-
ra 7.21, en la que el mínimo está situado en un
valor de P2=-6,25 D, entre el mínimo de Petzval y
Potencia de la base (D)
el de Tscherning, tal como ya se había avanzado en
las consideraciones previas.
132 Fig. 7.21 Función de calidad clásica de la lente
representada en la figura 7.20

Función de calidad fisiológica

Una función de calidad permite determinar el diseño óptimo de una lente oftálmica. Utilizando las fun-
ciones de calidad clásicas, se consigue una solución que implica un buen equilibrio entre las aberra-
ciones. Pero la elección del diseño óptimo no se puede limitar al análisis matemático de las aberracio-
nes sino que también se debe tener en cuenta que la función compensadora de una lente oftálmica
consiste en conseguir que se forme una buena imagen del objeto en la retina del usuario.
Una función de calidad fisiológica, pues, es aquella que tiene en cuenta el efecto compensador
de las lentes oftálmicas, porque hace referencia a los principios de la óptica fisiológica, que estudia el
ojo como sistema óptico formador de imágenes.
El ojo no es un sistema estático de visión, ya que posee la capacidad de incrementar su poten-
cia mediante la acomodación para poder enfocar objetos cercanos, pero también la utiliza para reajus-
tar la posición de la imagen en busca de la situación más confortable. Según estos argumentos, la fun-
ción de calidad fisiológica tendrá en cuenta que el ojo es un sistema de visión dinámico, y que esto
condiciona la calidad final de la imagen que obtendrá.
Cuando el ojo acomoda, la esfera del remoto se aleja del mismo, lo que le permite compensar
pequeñas hipermetropías, o lo que es lo mismo, pequeños errores esféricos inducidos por las aberra-
ciones de la lente. Teniendo esto en cuenta, la única aberración susceptible de ser compensada median-
te la acomodación es el error de potencia, y sólo cuando el círculo de mínima confusión se encuentra
detrás de la esfera del remoto. Esto es por definición un error de potencia negativo.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DISEÑO DE LENTES OFTÁLMICAS

Con esto se demuestra que el signo de la aberración del error de potencia debe tenerse en cuen-
ta en la función de calidad, ya que si es negativo podrá ser compensado por microfluctuaciones de la
acomodación, cosa que no era considerada por la función de calidad clásica.
El primer criterio de la función de calidad fisiológica es el siguiente: el error de potencia debe
ser negativo (EP<0). Pero si modificamos el diseño, desplazando el círculo de mínima confusión hacia
atrás, también se desplazarán las dos focales astigmáticas. En el caso de que las dos focales astigmáti-
cas estén situadas detrás de la esfera del remoto, la primera imagen nítida que se formará correspon-
derá a la focal tangencial. En el momento en que una de las dos focales (en este caso la tangencial) se
forma nítida sobre la retina, la acomodación deja de actuar. La imagen, aun siendo nítida, no reprodu-
ce fielmente el objeto, y la acomodación se relaja, porque esta imagen no se corresponde con el cono-
cimiento previo que el sistema visual tiene sobre lo que espera ver.
De esta situación se infiere el segundo criterio de la función de calidad fisiológica: las dos foca-
les astigmáticas deben estar situadas a ambos lados de la esfera del remoto.
Según estos dos criterios y en estas condiciones, se escoge como diseño óptimo aquel que pre-
senta menor astigmatismo oblicuo, y este es el tercer criterio. Este criterio está condicionado al cum-
plimiento de los dos anteriores.
En la tabla 7.2, puede observarse el resultado de aplicar estos criterios para la misma lente de
potencia de vértice posterior +12,00 D del apartado 7.6. Esta tabla es una ampliación de los resultados
de la tabla 1, y en ella se encuentra el coeficiente de asfericidad de la lente óptima, así como los valo-
res de las aberraciones residuales para un ángulo de giro del ojo de 20°.

Tabla 7.2 Aberraciones para una lente de Pvp = + 12.00 D, para distintos diseños
133
Asfericidad Aberraciones Diagrama de impacto

Pvp +12,00 D p EP AM d13 d24


Lente esférica 1 +0,2577 -0,5729 0,1619 0,0088
Lente asférica EP = 0 0,85 +0,0018 -0,3075 0,0464 0,0464
Lente óptima 0,83 -0,0361 -0,2673 0,0291 0,0519
Lente asférica AM = 0 0,65 -0,2985 -0,0013 0,0891 0,0915

am
En la figura 7.22 se representan estos 30

valores del AM para todos los ángulos de


giro del ojo hasta 30°.
Ángulo de entrada (º)

La calidad de esta solución se puede 20


evaluar mediante un programa informático
de simulación, analizando el diagrama de
impactos formado por la imagen obtenida
10
sobre la esfera del remoto de 50 puntos que
se envían a través de la pupila de un modelo
de ojo teórico. La figura 7.23 representa este
diagrama de impactos para los cuatro posi- 0
bles diseños de la lente considerada: diseño -1.80 -1.40 -1.00 -0.60 -0.20

esférico, asférico con error de potencia nulo, Aberración (D)

asférico con astigmatismo oblicuo nulo, y la Fig. 7.22 Variación del astigmatismo marginal con
solución óptima. el ángulo de giro del ojo (corresponde a la tabla 7.2)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

La función de calidad fisiológica uti-


lizada no es una expresión matemática obte-
nida como combinación de valores particu-
lares de las aberraciones, y por tanto no es
necesario priorizarlas ni cuantificarlas
mediante el «peso» relativo, como ocurría
con la función de calidad clásica. Por ello la
utilización de funciones de calidad fisiológi-
cas presenta ventajas sobre las clásicas,
puesto que se basan en criterios más ajusta-
dos a la realidad. La investigación en este
Fig. 7.23 Diagrama de impactos sobre la esfera del remoto, campo hace que surjan nuevas propuestas de
a 20°, para una lente de +12,00 D funciones de calidad fisiológicas, que no
serán tratadas aquí. Por la actualidad de este
capítulo, en la sección de bibliografía se exponen todos aquellos artículos en los que ampliar los cono-
cimientos que se exponen.

Bibliografía

CODDINGTON, H. A treatise on the reflection and refraction of light. Londres, Simpkin & Marshall, 1829.
DAVIS, J.K.; FERNALD, H.K.; RAYNEY, A.W. «The design of a general purpose single vision lens series».
Baltimore, Am J Optom & Arch Am Acad Optom vol. 42, 1965.
134 DOMÉNECH, B.; HERNÁNDEZ, C.; ILLUECA, C. «Curvatura de campo en lentes esféricas». Ver y Oír no 53,
Puntex, 1991.
DOMÉNECH, B.; ILLUECA, C.»Estudio del astigmatismo por incidencia oblicua en lentes esféricas de correc-
ción». Departamento de Óptica de la Universidad de Alicante, 1990.
HERNÁNDEZ, C.; DOMÉNECH, B.; ILLUECA, C. «Distorsión en lentes esféricas». Ver y Oír no 67, Puntex,
1992.
JALIE, M. «Aspheric lenses: the new generation». Londres, The Optician, 1989.
KATZ, M. «Aspherical surfaces used to minimize oblique astigmatic error, power error and distorsion of some
high positive and negative power ophthalmic lenses». Washington, Applied Optics, vol. 16, 1982.
LE TEXIER, F.; LENNE, W.; MERCIER, J.L. «Generalization of the Tscherning theory: optimization of asphe-
ric ophthalmic lenses». Washington, Applied Optics vol. 7, 1987.
MALACARA, Z.; MALACARA, D. «Tscherning ellipses & ray tracing in ophthalmic lenses».
Baltimore, Am J Optom Physiol Opt, vol. 63, 1985.
SALVADÓ, J.; ARASA, J. «Introducción de coeficientes de deformación en el diseño de lentes oftálmicas asfé-
ricas». Proc. II Reunión Nacional de Óptica, Santiago de Compostela, 1990.
SALVADÓ, J.; CAUM, J. «Pesos de lentes oftálmicas». Ver y Oír. no 63, Puntex, 1992.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 8
Adaptación de lentes monofocales
M. Fransoy

En los capítulos precedentes, del 3 al 7, se han expuesto las características de las lentes oftálmicas
monofocales y las particularidades de su diseño. En el presente se trata la influencia de la utilización
de las lentes monofocales, tanto monocular como binocularmente, y los fenómenos que se deben tener
en cuenta en el proceso de adaptación de la lente al usuario.

8.1 Variación del campo visual


135
Antes de exponer cómo varía el campo visual por el efecto de las gafas, es necesario diferenciar entre
el campo visual periférico o estático, que se define como la máxima extensión angular visible con el
ojo quieto, y se toma desde el centro de la pupila de entrada (E) del ojo (figura 8.1a), y el campo visual
macular, de fijación o dinámico, que se toma desde del centro de rotación (Z’) del ojo, y es la zona del
espacio donde se pueden dirigir los ejes visuales manteniendo la cabeza quieta, moviendo tan sólo los
ojos (figura 8.1b), o lo que es lo mismo, es la proyección en el espacio objeto del lugar geométrico que
pueden ocupar las fóveas. El campo visual de fijación, pues, está limitado por el máximo esfuerzo mus-
cular que el ojo es capaz de realizar, y es del que se evaluará la variación al anteponer unas gafas.
La primera limitación al campo de fijación es la propia montura de las lentes. Llamaremos
campo aparente (2 ω’) a la máxima extensión angular limitada por la montura (figura 8.2).
De la figura 8.2, se puede deducir la siguiente expresión:

φ/2
tgω ' = (8.1)
l'2

de donde podemos obtener el valor de tg ω’, y de ahí el valor del campo aparente como 2 ω’:

tgω ' = φ / 2 L'2 (8.2)

donde L’2 es la vergencia del centro de rotación (L’2 = 1/ l’2 = 1/ 27 mm = 37 D).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Fig 8.1 Campo visual periférico (a) y de fijación (b) Fig. 8.2 Campo visual de fijación aparente

Al colocar la lente en la montura, cambia la vergencia de la luz, convergiendo en el caso de las


lentes positivas, y divergiendo en caso de las las negativas. El campo real (2 ω), en este caso, se cal-
cula como sigue (figura 8.3):

De la figura 8.3 se deduce que la extensión del campo


visual real estará limitada por aquellos rayos que entran al ojo
apuntando a un punto (Z) tal que su imagen a través del ojo es
el centro de rotación (Z’). Si l2 y l’2 son las distancias desde la
lente a z y z’ respectivamente, vemos que se cumple:

φ/2
tgω = ; tgω = φ / 2 L2 (8.3)
l2
Fig. 8.3. Esquema para el cálculo del
campo visual real Según la ecuación de Descartes, se puede escribir
136
-1 + 1 =1 (8.4)
l2 l'2 f'

de donde

- L2 + L'2 = P ; L2 = L'2 + P (8.5)

y podemos obtener el valor de tg ω, y de ahí el valor del campo real como 2 ω.

tgω = φ / 2 L 2 = φ / 2 L'2 - P (8.6)

Mediante estas ecuaciones se puede cuantificar la variación de campo de fijación que perci-
be un usuario de gafas respecto a ojo desnudo. En la figura 8.4 se muestra la reducción del campo
visual y la aparición del escotoma anular en los hipermétropes corregidos (a), así como el aumento
del campo visual, que se da en el
miope (b). Cabe destacar que
cuanto mayor es la potencia de la
lente, más importante es este
efecto, tal como se deduce de la
expresión (8.6), y se ampliará en
a) b) el apartado 8.6 sobre adaptación
Fig. 8.4 Campo visual real para (a) un hipermétrope de monofocales de elevada
y para (b) un miope corregidos potencia.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

8.2 Variación del tamaño de las imágenes

La relación que existe entre el tamaño de la imagen retiniana del amétrope neutralizado (y’an) respec-
to al amétrope sin neutralizar (y’asn) se conoce como aumento subjetivo de las lentes oftálmicas. Para
designarlo utilizaremos la expresión factor de aumento, puesto que aporta información sobre la varia-
ción del tamaño de la imagen, y no sobre el tamaño exacto de ésta. Al ser una relación, se acostumbra
a expresar en tanto por ciento (o en tanto por uno).

FA = y'an (8.7)
y'asn

Para hallar una expresión analítica del factor de aumento, nos basaremos en la figura 8.5:

En la figura 8.5 se observa que

FA = tgω ' (8.8)


tgω

siendo

137
tgω ' = h' ; y tgω = h' (8.9)
f' - x f'
Fig. 8.5 Esquema para hallar el factor de aumento
de donde aproximado de la lente

FA = 1 = 1
1 - x1 1 - xϕ' (8.10)
f'

siendo ϕ’ la potencia verdadera de la lente, que viene dada por

ϕ' = P1 + P2 - ec P1P2 (8.11)


n

y x = H’E es la distancia entre el plano principal imagen de la lente a la pupila de entrada del ojo.
En una primera aproximación, y a fin de simplificar el cálculo, podemos considerar como ori-
gen de coordenadas el vértice posterior de la lente. De este modo x es la distancia desde el vértice pos-
terior de la lente a la pupila de entrada del ojo, y la potencia verdadera se puede considerar igual a la
potencia de vértice posterior:

x ≅ dv + 3 mm ; ϕ' ≅ Pvp (8.12)

Si consideramos que la distancia de vértice estándar son 12 mm, tenemos que x = 15 mm;
entonces la fórmula aproximada del factor de aumento queda como:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

FA = 1 + 15 10-3 Pvp (8.13)

Según la expresión (8.13) se puede construir la tabla 1, donde se muestra de forma aproximada
los FA que corresponden a cada potencia de vértice. Resulta útil como idea aproximada para el ópti-
co, al adaptar lentes monofocales de geometría esférica, ya que cada variación en la potencia de vérti-
ce posterior de + 4,00 D supone una diferencia de FA del 6%.
Pero en ocasiones, se debe obtener el
Tabla 8.1: Valores de FA para distintas potencias FA exacto. Para calcularlo, basta con no hacer
de vértice, según la expresión (8.13) las aproximaciones expuestas en (8.12), y
Pvp (D) FA FA (%)
desarrollar la ecuación (8.10) según las fór-
mulas de asociación de sistemas ópticos.
+12,00 1,18 18 A partir de la figura 8.5, y la figura
+8,00 1,12 12 8.6. tenemos que:
+4,00 1,06 6
0,00 1 0
-4,00 0,94 -6
x = d - e' (8.14)
-8,00 0,88 -12
-12,00 0,82 -18 donde

d = dv + 3 mm y e' = H'2H ' = - ec f ' (8.15)


f '1

Incorporando las siguientes expresio-


138 nes en (8.15)

P1 = n ; y ϕ' = - 1 = Pvp 1 - ec P1 (8.16)


f '1 f' n

obtenemos la siguiente igualdad, que utiliza-


remos posteriormente en la demostración:

e'Pvp 1 - ec P1 = - ec P1 (8.17)
n n
Fig. 8.6 Esquema para hallar el factor
de aumento exacto de la lente Partiendo de la expresión (8.10) tenemos que

FA = 1 = 1
1 - xϕ' 1 - (d - e') Pvp 1 - ec P1 (8.18)
n

Desarrollando el denominador, obtenemos

A= 1
* (8.19)
1 - d Pvp 1 - P1 + e' Pvp 1 - ec P1
ec
n n

El término entre corchetes marcado con un asterisco (*) se sustituye por la igualdad (8.17) y
reagrupando términos se llega a la expresión exacta del factor de aumento:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

FA = 1 1 = FFFP
1 - ec P1 1 - d Pvp (8.20)
n

En (8.20) se puede observar que el factor de aumento tiene dos componentes, uno debido a la
forma de las lentes (FF, factor de forma), y otro debido a la potencia de la lente y a la distancia a que
ésta se halla respecto al ojo (FP, factor de potencia).
Existe otra forma de obtener el FA exacto, utilizando el modelo del anteojo de Galileo, cuyos
aumentos se pueden calcular a partir de la expresión siguiente:

FA = - f '1 = f1 (8.21)
f '2 f '2

donde f1 es la focal objeto de la lente positiva del anteojo, y f2’ la focal imagen de la negativa.
Para obtener el FA exacto, partiremos de imaginar que se puede desglosar la lente oftálmica en
dos partes, una parte es una lente afocal, que representa la geometría de la lente, y que por tanto tiene
el espesor de centro de la lente, y la otra parte, infinitamente delgada, contiene la potencia. La prime-
ra parte de la lente se puede considerar como un anteojo de Galileo (como se muestra en la figura 8.7),
y al aplicar la ecuación del FA en el Galileo (8.21) se obtiene la expresión general del factor de forma.
La parte infinitamente delgada se asocia como sistema óptico al defecto de refracción del ojo,
situado éste último en el plano principal imagen del ojo, resultando un segundo anteojo de Galileo. Al
aplicar la ecuación de aumento (8.21) resulta la expresión del factor de potencia. Así se llega a la con-
clusión de que al aplicar las ecuaciones del FA en ambos Galileos se obtiene la misma expresión (8.20) 139
que se ha obtenido por cálculo exacto.
Analizando la expresión del factor de aumento exacto podemos llegar a las siguientes conclu-
siones (tabla 2):

Tabla 8.2 Contribución del FP y del FF en el FA para un rango de Pvp de -20,00 a +15,00 D

Datos de la lente Factor de forma Factor de Factor de aumento


(FF) potencia(FP) FA = FF FP

Pvp (D) ec (mm) P1 (D)

-20,00 0,7 0,000 1,000 0,758 0,758


-15,00 0,7 0,00 1,000 0,806 0,806
-10,00 0,8 +3,00 1,002 0,862 0,864
-5,00 0,8 +4,49 1,002 0,926 0,928
0,00 1,8 +5,96 1,007 1,000 1,007
+5,00 4,5 +10,19 1,031 1,087 1,121
+10,00 7,0 +12,27 1,060 1,190 1,261
+15,00 8,5 +13,84 1,084 1,316 1,426

El factor de forma toma valor 1, es decir, no influye en el valor del factor de aumento, en dos
circunstancias, cuando el espesor de centro es nulo y cuando la potencia de la primera superficie es
cero.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

El factor de potencia es 1, y
por tanto no influye en el valor del
factor de aumento, cuando la distancia
de la lente al plano principal imagen
del ojo es nula (algo imposible, pues-
to que incluso en el caso de las lentes
de contacto, en que la distancia es
mínima, es de 3 mm) u, obviamente,
cuando Pvp es cero, caso de las lentes
neutras.
Para las lentes negativas, el fac-
Fig. 8.7 Sistema lente-ojo como dos anteojos de Galileo tor de aumento, de signo negativo para
indicar la disminución de tamaño de la
imagen retiniana, se debe casi exclusi-
vamente al factor de potencia, dado que el factor de forma es aproximadamente 1, por los motivos expues-
tos anteriormente. Por el contrario, el factor de aumento, de signo positivo en el caso de las lentes positi-
vas, siempre es mayor que el factor de potencia, puesto que el factor de forma siempre es mayor que 1.

Aniseiconia inducida por la prescripción

Para poder fusionar las imágenes binocularmente es necesario que éstas sean igualmente nítidas y del
mismo tamaño. Cuando la diferencia en el tamaño de las imágenes retinianas de ambos ojos, fenóme-
140
no que se conoce como aniseiconia, supera el 5%, se dificulta e incluso imposibilita la fusión binocu-
lar de las imágenes. Por ello es especialmente importante conocer el factor de aumento de las lentes,
sobre todo en el caso que la refracción de ambos ojos sea distinta (condición que se denomina aniso-
metropía). Cuando un usuario anisométrope es corregido con lentes oftálmicas, se le induce una ani-
seiconia que debe ser mantenida por debajo del 5% si no se quieren provocar problemas de visión
binocular. En este punto se expondrá cuál es la diferencia mínima de refracción entre los dos ojos para
que se produzca aniseiconia, así como los métodos de que se dispone para minimizarla.
La aniseiconia inducida por la corrección supera el 5% cuando la diferencia entre las potencias
compensadoras de ambos ojos es superior a 2,50 D en el caso de las lentes positivas, y de 3,50 D en el
caso de las negativas.
Los posibles métodos para compensar las diferencias de factor de aumento entre los dos ojos,
pueden deducirse de la expresión (8.20) del factor de aumento exacto.
A priori, se puede modificar por un lado el factor de forma, y por otro el factor de potencia.
Modificar el factor de potencia significa cambiar el valor de alguna de sus variables, que son la
potencia de vértice posterior y la distancia de vértice de la lente al ojo. Como puede intuirse, esto es
inconsistente, puesto que la potencia debe mantenerse constante para compensar la ametropía, y la
variación de la distancia de vértice, como se verá en el apartado 8.3, conlleva una variación de la poten-
cia efectiva de la corrección.
En cambio sí se puede modificar el factor de forma, cambiando la geometría de la lente. Ello se
puede conseguir tanto variando su curva anterior y/o el espesor de centro, como el índice de refracción.
En general, se disminuirá el factor de forma aplanando la primera superficie y/o disminuyendo el espe-
sor de centro, y aumentando el índice de refracción.
Para minimizar la aniseiconia inducida superior al 5%, existen muchos criterios optométricos
de compensación parcial de la ametropía, además de la adaptación de lentes de contacto, que propor-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

cionan un tamaño de imagen mucho más parecido al real que las lentes oftálmicas, debido sobretodo
a la proximidad a la que se hallan del plano principal imagen del ojo.
No vamos a incidir en ninguno de estos métodos, sino que, según lo expuesto, y basándonos en
la ecuación (8.20) se puede considerar como efectivo:

a) Disminuir el factor de forma de ambas lentes, pidiéndolas al fabricante de índice superior.


Esto no suele reducir demasiado la diferencia, pero hace que la imagen retiniana sea más parecida a la
realidad.
b) Disminuir el FF de la lente de mayor Pvp, disminuyendo su P1.
c) Aumentar el FF de la lente de menor Pvp, aumentando su espesor de centro.

Con las opciones b y c se consigue que ambas lentes tengan una geometría más parecida entre
ellas a la que tendrían con el diseño original del fabricante.

Como resumen de lo expuesto, en la tabla 8.3 se puede observar cómo varía el factor de aumen-
to (en porcentaje) al variar la curva base, suponiendo todas las demás variables (espesor de centro y
distancia de vértice) constantes. Los valores de la tabla 8.3, por tanto, son aproximados, puesto que no
es posible variar un parámetro sin el consiguiente cambio de los demás, si se quiere mantener la poten-
cia compensadora (Pvp) constante.

Tabla 8.3 Variación aproximada del factor de aumento (%) asociada a distintos cambios en la curva base (P1)
para una distancia de vértice de 12 mm.

Cambio en la curva base P1 respecto a la original 141


Pvp (D) ec (mm) P1 + 2,00 (D) P1 + 4,00 (D) P1 + 6,00 (D) P1 +84,00 (D)

+8,00 7,0 +1,7 +3,5 +5,2 +6,9


+7,00 6,2 +1,5 +3,0 +4,5 +6,0
+6,00 5,4 +1,3 +2,6 +3,9 +5,2
+5,00 4,6 +1,1 +2,2 +3,3 +4,4
+4,00 3,9 +0,9 +1,8 +2,8 +3,7
+3,00 3,2 +0,7 +1,5 +2,2 +2,9
+2,00 2,7 +0,6 +1,1 +1,7 +2,2
+1,00 2,2 +0,4 +0,8 +1,2 +1,6
0,00 1,8 +0,2 +0,5 +0,7 +1,0
-1,00 1,4 +0,1 +0,2 +0,3 +0,3
-2,00 1,0 -0,1 -0,1 -0,2 -0,3
-3,00 0,9 -0,2 -0,4 -0,5 -0,7
-4,00 0,9 -0,3 -0,6 -0,8 -1,1
-5,00 0,9 -0,4 -0,8 -1,1 -1,5
-6,00 0,9 -0,5 -1,0 -1,4 -1,9
-7,00 0,9 -0,6 -1,2 -1,7 -2,3
-8,00 0,9 -0,7 -1,4 -2,0 -2,7

Otra forma de igualar los factores de aumento en ambos ojos es mediante las lentes iseicónicas,
que son lentes neutras cuyo factor de aumento es distinto de cero, de lo que se deduce que el FP es cero
y todo el aumento se debe a la geometría, resultando lentes muy curvadas y de grandes espesores de
centro. No se utilizan en la práctica habitual, puesto que habría que superponerlas mediante algún sis-
tema de soporte en la montura, a las lentes compensadoras.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Distorsión anamórfica

Hasta el momento, hemos estado tratando del factor de aumento exclusivamente de las lentes mono-
focales esféricas, y los problemas de adaptación a nivel binocular. Las lentes astigmáticas, por poseer
dos potencias distintas en los dos meridianos principales, producirán un tipo de variación de tamaño
de las imágenes retinianas que será percibido por el usuario como una deformación. De este fenóme-
no, que recibe el nombre de distorsión anamórfica, se analizará la repercusión en función de la direc-
ción de los ejes del astigmatismo, y a nivel binocular, la dificultad de fusión de las imágenes de ambos
ojos debido a la diferencia en sus formas.
Al observar un objeto a través de una lente
tórica, se percibe mayor la dirección del obje-
to paralela al meridiano de mayor potencia
positiva. El astigmatismo directo precisa de
una lente correctora con el cilindro positivo a
90°, y el inverso de cilindro positivo a 180°.
La figura 8.8 pretende mostrar la distorsión
que se produce en cada caso.
Para cuantificar el grado de deforma-
ción de la imagen según la diferencia de fac-
tor de aumento entre los dos meridianos
(FAmáx y FAmín ) se utiliza la magnitud deno-
Fig. 8.8 Distorsión anamórfica de un cuadrado y un círculo minada diferencia de aumento porcentual
vistos a través de la lente 90° +2,00 +4,00 D (8.22).
142

∆ FA = 100FAmáx - FAmín (8.22)


FAmáx

de donde

FF FP máx - FF FPmín
∆ FA = 100 (8.23)
FF FP máx

Análisis de la diferencia de aumento porcentual (∆FA)

Las lentes astigmáticas de geometría esferotórica con cilindro interno presentan una diferencia de aumen-
to porcentual menor que las de la misma potencia pero en cilindro externo. Esto es debido que en las tóri-
cas internas, el factor de forma en ambos meridianos es igual, mientras no ocurre lo mismo en las tóricas
externas. Así, se cumple que mientras el factor de forma depende da la posición de la superficie tórica, el
factor de potencia es totalmente independiente y, como en el caso de las lentes esféricas, tiene signo posi-
tivo para los meridianos de potencia positiva y negativo para los meridianos de potencia negativa.
El material de la lente (su índice de refracción) no tiene influencia sobre la diferencia de aumen-
to porcentual, puesto que es una relación de factores de aumento.
Cuando la dirección de las líneas del objeto coinciden con la dirección de los meridianos prin-
cipales de la lente, se mantiene la dirección de la imagen idéntica a la del objeto.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

En nuestro entorno habitual existe un claro predominio de las líneas horizontales y verticales,
lo que hace que la distorsión anamórfica de las lentes con ejes a 90° o 180° sea mucho menos moles-
to para el observador que en el caso de prescripciones de ejes oblicuos.

Distorsión anamórfica angular

Para las lentes orientadas en cualquier otra dirección que no sea la horizontal o la vertical, ocurre que
los meridianos principales de la lente no coinciden con las direcciones más habituales del entorno, pro-
duciéndose la distorsión anamórfica angular, también denominada efecto cilíndrico. La imagen se per-
cibe inclinada respecto al objeto (figura 8.9), según la siguiente relación (24):

γ - 1 tg ϕ
tgθ = (8.24)
1 + γ tg 2 ϕ

donde ϕ es el ángulo que forma el eje del cilindro positivo con la línea objeto, θ es el ángulo que forma
la línea objeto con la línea imagen, y γ es el factor de distorsión anamórfica

γ = FAmáx (8.25)
FAmín

En visión binocular, la distorsión anamórfica angular suele


143
conllevar problemas de adaptación del usuario a la prescripción,
mucho más cuando los ejes oblicuos son perpendiculares entre sí
que cuando son paralelos.
Cuando los ejes de las dos lentes son paralelos entre sí, el
usuario puede adoptar posturas de cabeza compensadoras de la
distorsión, ya que las dos imágenes monoculares se distorsionan
en la misma dirección, estimulando puntos retinianos correspon-
dientes. El mayor problema en estos casos se plantea en las ani-
sometropías, cuando los tamaños son distintos. Para paliar el pro- Fig. 8.9 Distorsión anamórfica
blema se deben utilizar lentes de cilindro cóncavo (de igual FF angular en una línea vertical
para los dos meridianos) y se puede optar por disminuir la correc-
ción cilíndrica. Cuando los ejes de las dos lentes son perpendicu-
lares entre sí, se dificulta la fusión, al no estimular puntos retinianos correspondientes, con lo que hay
que renunciar a la corrección total e incluso llegar a prescribir el equivalente esférico, en favor de man-
tener la visión binocular.
En ambos casos, hay que tener en cuenta que ante problemas de adaptación perceptual, el medio
de compensación que mantendrá las imágenes retinianas más fieles a los objetos son las lentes de con-
tacto. Por ejemplo, tomando la expresión del factor de aumento aproximado (8.3), para la prescripción
90°-2,00 -0,50 D, el factor de distorsión anamórfica (8.22) mediante gafas es del 0,3% por dioptría de
diferencia, mientras que con lentes de contacto es del 1,5% por dioptría de diferencia.
Distribución de potencias según los meridianos principales:

Pvp a 90°: -0,50 D


Pvp a 180°: -2,50 D

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Con lentes de contacto, el FA90° = 0,9985 y el FA180° = 0,9925, luego ∆FA = 0.6%
Con gafas, el FA90° = 0,9925 y el FA180° = 0,9625, luego ∆FA = 3.02%

8.3 Influencia de la distancia de vértice. Potencia efectiva

Como se ha expuesto en el capítulo 7, el principio básico de la compensación de ametropías es que el


foco imagen de la lente coincida con el punto remoto, para cualquier ángulo de rotación. De esta con-
dición surge el concepto de potencia de vértice posterior: cualquier lente, sea cuál sea su potencia ver-
dadera, podrá compensar una ametropía si al situarla a una cierta distancia de vértice, su foco imagen
coincide con el remoto del observador. Por razonamiento inverso, al variar la distancia de vértice, la
lente tendrá una potencia efectiva distinta (figura 8.11). Este fenómeno se observa frecuentemente
cuando un amétrope cuya corrección no corresponde exactamente con la que debería llevar en sus
gafas, las acerca o aleja de sus ojos, consiguiendo,
con ese gesto, mejorar la nitidez de la imagen. En esta
situación está variando la potencia efectiva de sus len-
tes. Así, es frecuente ver a los miopes hipocorregidos
acercarse las gafas, o a los présbitas usuarios de
monofocales alejarse las gafas cuando la adición les
resulta insuficiente. En la figura 8.10 se puede apre-
ciar cómo la nueva distancia de vértice (dv2) para con-
seguir la compensación total es la distancia de vértice
inicial (dv1) más d, que es la distancia que separa el
144
remoto del ojo del foco imagen de la lente. De esto se
Fig. 8.10 a) Hipermétrope hipocorregido
deduce que la variación de la potencia efectiva de una
y b) desplazamiento para aumentar lente mediante la variación de la distancia de vértice
la potencia efectiva de la lente puede realizarse para defectos de refracción muy
pequeños, ya que la primera limitación es que las
gafas se apoyan sobre la nariz.
La aplicación principal de este fenómeno es el
cálculo de la potencia compensadora requerida en
lentes de contacto, cuando el examen refractivo se ha
realizado a una cierta distancia de vértice, o para
saber qué potencia en gafas es equivalente a la poten-
cia de las lentes de contacto y viceversa. En la figura
8.11 se representa un hipermétrope compensado con
gafas y con lentes de contacto que, por tanto, tienen la
Fig. 8.11 Esquema para deducir la expresión misma potencia efectiva pero distintas potencias de
de la potencia efectiva vértice, que pueden relacionarse mediante las siguien-
tes expresiones, con las que se calculan los nomogra-
mas que se utilizan en la práctica al adaptar lentes de contacto:
La potencia de la lente de contacto respecto a la de la lente oftálmica viene dada por:

PLC = 1 = 1 = PG (8.26)
f 'LC f 'G - dv 1 - dv PG

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

Y del mismo modo,

PG = 1 = 1 = PLC
(8.27)
f 'G f 'LC + dv 1 + dv PLC

El miope requiere menor potencia de vértice en gafas que en lentes de contacto, cuando ocurre
lo contrario al hipermétrope. La influencia de la distancia de vértice en la potencia al pasar de gafas a
lentes de contacto empieza a manifestarse a partir de 3,50 D, y aumenta para potencias elevadas, como
es el caso de los afáquicos.
En resumen, la variación la distancia de vértice, modifica no sólo la potencia efectiva de la
lente, sino todos aquellos parámetros que dependen de ella, según las ecuaciones que ya se han visto,
como el factor de aumento y el campo visual. En general, cuanto menor es la distancia de vértice, más
naturales son las condiciones de visión a través de las lentes.

8.4 Centrado ideal de las lentes monofocales

El centrado óptico de unas lentes en unas gafas comprende todos los procesos mediante los que se
determina la posición exacta de las lentes en la montura, previamente adaptada al usuario. La posición
debe ser tal que reproduzca estrictamente las condiciones de uso para las que fue diseñada, y el efec-
to de la corrección una vez montada sea idéntico al determinado en el examen visual.
Las monofocales son lentes versátiles, puesto que pueden utilizarse para visión lejana, próxima,
145
o para todo uso, y además permiten realizar prescripciones prismáticas (capítulo 12). Esto hace que los
criterios de centrado sean distintos según el propósito de las lentes y la distancia de utilización. En
ausencia de prescripción prismática asociada, un monofocal se considera correctamente centrado cuan-
do su centro de montaje o punto de centrado (que es el centro óptico de la lente marcado con el fron-
tofocómetro) coincide con el centro pupilar del usuario en la posición prioritaria de mirada, ya que es
imposible conseguir que en todo momento el centro óptico esté alineado con el centro de rotación del
ojo, que sería la condición óptima.
Por otra parte, cualquier situación que tenga como consecuencia la no coincidencia del centro
óptico del monofocal con el centro pupilar del usuario merece ser evaluada, por la repercusión que
puede tener en la visión binocular. Ejemplo de estas situaciones son los errores, sistemáticos o acci-
dentales, en el proceso de montaje, o la imposibilidad técnica de ejecutar el montaje correctamente por
falta de diámetro de lente. Además, cuando el monofocal se utiliza para todas las distancias, es nece-
sario decidir en qué posición de la pupila del usuario debe colocarse el punto de centrado de la lente,
analizando los desequilibrios prismáticos inducidos a las demás distancias de observación. Todos estos
aspectos se expondrán en el capítulo 11, mientras que en este apartado se va a tratar la manera cómo
se puede conseguir un centrado correcto optimizando el volumen y el peso de las lentes monofocales,
para mejorar la estética de las lentes y la comodidad del usuario.
En el proceso de centrado de las lentes monofocales, y en general, de cualquier tipo de lentes,
deberá tenerse en cuenta la relación de dimensiones entre el diámetro de las lentes, el calibre de la mon-
tura, y las distancias nasopupilares y altura pupilar del usuario, a fin de que se pueda realizar el centra-
do correcto con el menor diámetro de lente posible, lo que representará un menor volumen y por tanto
menor peso para el usuario. Este aspecto debe ser considerado con mayor atención en el caso de mono-
focales de potencia positiva, cuyo espesor de centro es elevado, y depende de la potencia y del diáme-
tro de la lente, más que en las negativas, cuyo espesor de centro es constante para todas las potencias

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

y muy reducido. Es de remarcar también


que tiene más sentido hablar de diámetro
mínimo para las lentes de geometría esfé-
rica convencional que para las lentes
monofocales de diseño asférico, que ya
por su diseño suponen una optimización
de las curvaturas, el volumen y el peso, y
que, por tanto, permiten utilizar monturas
de calibre mayor.
Fig. 8.12 Posición de la pupila respecto al centro datum
Para establecer la relación de
de la montura. Descentramiento horizontal dimensiones entre estos tres factores,
usuario, montura y lentes, utilizaremos un
sistema de referencia basado en los des-
centramientos de la pupila respecto al centro datum de la montura, tal como se muestra en la figura
8.12. En este punto conviene consultar el capítulo 19 como introducción a los sistemas de acotación
de monturas.
Como se desprende de la figura 8.12, la expresión que nos permite calcular el descentramiento
horizontal de la pupila respecto al centro datum de la montura es la siguiente:

dh OD = L + p - DNPOD (8.28)
2

146
A partir de los descentramientos horizontales (fig. 8.13) se puede hallar el diámetro mínimo
necesario para centrar correctamente la lente, según la siguiente expresión:

φ mín (OD) = 2rmáx + 2mm (bisel) (8.29)

que escrita en términos del descentramiento horizontal queda como

φ mín (OD) = 2L + p - 2DNPOD + 2mm (bisel) (8.30)

Siempre se añaden los 2 mm correspondientes al bisel de la lente que deben introducirse en la


ranura del aro al montar las gafas (evidentemente no es necesario añadirlos para montajes al aire).
En el caso que se muestra en la figura 8.13, la montura es perfectamente regular (circular) y la
pupila se halla sobre la línea datum, pero en la realidad esto no suele ocurrir, sino que las monturas
suelen tener formas irregulares y las pupilas de los usuarios suelen hallarse en el cuadrante nasal supe-
rior del aro de la montura. Así que en lugar de tomar el valor de L para el cálculo del diámetro míni-
mo se toma L’, que es la diagonal máxima del calibre, como muestra la figura 8.14. En este caso se
obtiene el diámetro mínimo como:

φ mín (OD) = 2L' + p - 2DNPOD + 2mm (bisel) (8.31)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

Fig. 8.14 Cálculo del diámetro mínimo


para monturas irregulares

Fig. 8.13 Cálculo del diámetro mínimo Mientras la expresión (8.30) suele dar diá-
metros por defecto, la (8.31) suele proporcionar
diámetros excesivos, con lo cual se utiliza la siguiente ecuación, con la que se obtienen resultados muy
aproximados a la realidad, para todo tipo de monturas:

φ mín (OD) = L + L' + p - 2DNPOD + 2mm (bisel) (8.32)

Del resultado obtenido en el cálculo se pueden desprender varias conclusiones:

a) Si el diámetro mínimo (∅mín) es mucho mayor que el diámetro que ofrecen los fabricantes
en sus catálogos, se puede suponer que la montura escogida tiene un calibre demasiado grande para el
paciente, obligando a replantear la elección.
147
b) Si el diámetro mínimo es parecido al de la oferta del fabricante, se acostumbra a pedir la lente
de diámetro normalizado inmediatamente superior al mínimo calculado.

En la práctica profesional se suele determinar el diámetro mínimo mediante un sencillo proce-


so que consiste en marcar la posición de la pupila en la lente de presentación o talco que llevan las
monturas, y de ahí, por medida directa del radio máximo, se obtiene el valor del diámetro mínimo.
Para conseguir el mejor resultado en cuanto a espesor y peso en lentes positivas esféricas de ele-
vada potencia se debe pedir al fabricante la lente a filo (con diámetro mínimo y espesor de borde cero
simultáneamente) y para aquellas que presentan un componente astigmático hacer un precalibrado,
que consiste en calcular el ∅mín para las condiciones concretas de adaptación, teniendo en cuenta cómo
quedan distribuidos los espesores de borde de la lente una vez centrada para un usuario concreto en un
modelo de montura determinado. El fabricante calcula los parámetros de la lente para una situación
única, y para que ello sea posible, suministra unos formularios donde el óptico debe reseñar las cotas
de adaptación de la montura al usuario y los datos de montaje de las lentes. El precalibrado ofrece muy
buenos resultados en caso de astigmatismo inverso (eje del cilindro negativo corrector a 90°), porque
es el caso en el que el espesor de borde grueso de la lente en bruto queda más cerca del aro de la mon-
tura, y el espesor de borde delgado queda lejos de la montura, con lo que al biselar la lente queda tam-
bién grueso. Este resultado antiestético en ambos meridianos puede ser mejorado notablemente
mediante un precalibrado.
Como ejemplo de la ventaja que supone pedir al fabricante la lente a filo con diámetro mínimo,
respecto a la lente estándar de espesor de borde 1 mm, se comparan en la tabla 8.4 tanto el espesor de
centro como el peso de una lente de +4,00 D, diámetro en bruto 55 mm e índice de refracción crown
1,523, que se monta en una montura ovalada de calibre 49 x 14 y altura de aro 36 mm, para un usua-
rio de distancia interpupilar y altura pupilar 20 mm.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Fig. 8.15 a Distribución de espesores de borde para Fig. 8.15 b Distribución de espesores de borde para
una lente de Pvp + 4,00 D, estándar, de espesor una lente de Pvp + 4,00 D, pedida al fabricante
de borde en bruto 1 mm con diámetro mínimo y a filo

Tabla 8.4 Ventaja de la lente de diámetro mínimo Tabla 8.5 Disminución del espesor de centro y el peso
y a filo respecto a la lente estándar de la lente precalibrada frente a la lente estándar

+ 4,00 D Ec (mm) Peso (g) 90° -2,00 +6,00 D Ec (mm) Peso (g)
Eb = 1 mm 4,1 12 Eb = 1 mm 5,8 18
A filo 3,1 8 Precalibrada 3,6 10
Ventaja 24% 33% Ventaja 38% 44%

Asimismo, en la figura 8.15 se representa la distribución de espesores de borde de ambas lentes.


148 Y como ejemplo de la disminución de peso y espesor de centro que supone el precalibrado fren-
te a la lente estándar, en la tabla 8.5 se comparan ambos parámetros para una lente astigmática de fór-
mula esferocilíndrica 90° -2,00 +6,00 D, de las mismas características que la utilizada en el ejemplo
anterior, de diámetro en bruto 55 mm e índice de refracción crown 1,523, que se monta en una montu-
ra idéntica a la anterior, ovalada de calibre 49 x 14 y altura de aro 36 mm, para el mismo usuario, de
distancia interpupilar y altura pupilar 20 mm. También en la figura 8.16 se representa la distribución
de espesores de borde de ambas lentes.

Fig. 8.16 a Distribución de espesores de borde Fig. 8.16 b Distribución de espesores de borde
para una lente 90° -2,00 +4,00 D, estándar, para una lente 90° -2,00 +4,00 D,
de espesor de borde en bruto 1 mm precalibrada por el fabricante

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

8.5 Influencia de la inclinación de la montura en


el centrado

La montura debe adaptarse paralela al plano facial para


que la distancia de la lente a a la cara sea constante, y la
mínima posible. Para que así ocurra, debido a la morfo-
logía de la cara, con las cejas sobresaliendo más que los
pómulos, las monturas suelen quedar inclinadas respec- Fig. 8.17 Posición del centro óptico de la lente
to el plano vertical hasta 15°. Esta inclinación se cono- según el ángulo pantoscópico
ce como ángulo pantoscópico. Por otra parte, la posi-
ción natural de los ojos en visión a infinito es de aproximadamente 10° hacia abajo respecto al plano
horizontal. Además, para respetar las condiciones de cálculo de las lentes, minimizando así las abe-
rraciones, el centro óptico de la lente debe quedar alineado con el centro de rotación del ojo.
En la figura 8.17 se puede observar cómo para cumplir todas estas condiciones, el centro ópti-
co de la lente debe situarse 0,5 mm hacia abajo por cada grado de ángulo pantoscópico, lo que se
demuestra a continuación.
Se cumple que

senγ = AC; luego AB = AC senγ (8.33)


AB

Tomando la distancia AC = 27 mm, como en las condiciones de diseño de la lente, y suponiendo


que γ = 1°, se obtiene que
149

AB = 27 sen1° = 0,47 mm (8.34)

por cada grado de ángulo pantoscópico debe situarse el centro óptico 0,5 mm hacia abajo. Esta consi-
deración es especialmente importante asegurar que se cumple para las lentes de geometría asférica y
para las lentes de elevada potencia. En las lentes esféricas o astigmáticas de potencias moderadas no
es imprescindible contemplarla. Mientras el ángulo pantoscópico γ se mantiene por debajo de 15°, el
eje óptico de la lente es perpendicular al plano facial, la superficie de la lente paralela, y el centro ópti-
co pasa por el centro de rotación del ojo, hallándonos en las mismas condiciones para las que fueron
concebidas las lentes. Cuando el ángulo γ supera los 15°, se está creando un astigmatismo por la inci-
dencia oblicua de haces, y generándose un nuevo componente tanto esférico como cilíndrico, que
puede ser causa de inadaptación a la prescripción. El valor de la esfera inducida viene dado por la
expresión:

E ' = E × 1 + sen γ
2
(8.35)
2n

donde n es el índice de refracción de la lente y γ el ángulo respecto al plano facial.


El valor del cilindro inducido se obtiene a través de la ecuación:

C' = E' tg2γ (8.36)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

C’ conserva el signo de la esfera original (E), y su eje coincide con el eje de giro de la lente
(180°).
Por ejemplo, una lente de +10,00 D, e índice 1,5, inclinada 15° respecto el plano facial, induce
una prescripción con la siguiente fórmula esferocilíndrica: 180° +0,75 +10,25.

2
E' = 10 1 + sen 15 = 10,22 D ≡ + 10.25 D (8.37)
3

C' = 10,22 tg215 = + 0,74 D ≡ + 075 D (8.38)

8.6 Adaptación de elevadas prescripciones

El caso de la adaptación de lentes de alta potencia merece ser tratado como un punto específico. Es
evidente que las distintas formas de adaptación que se han ido viendo a lo largo de este capítulo son
de plena aplicación a este caso, pero la elevada potencia hace que todos los efectos estén acentuados,
por lo que conviene tomar todo tipo de precauciones en la adaptación de este tipo de lentes.
Así por ejemplo, la posición que va a ocupar la lente con respecto al ojo es muy importante ya
que con potencias superiores a + 20,00 D, una variación de 1 mm en la posición relativa de la lente
induce un error superior a 0,25 D en la compensación.
En este caso adquiere especial importancia la montura que se utilizará, ya que ésta debe garan-
tizar que la distancia desde el vértice posterior de la lente al vértice corneal permanezca estable y sea
150
la correspondiente al valor de la compensación.
Otro punto importante es la posición y el tamaño de la pupila de entrada (P.E.) del sistema lente-
ojo. Es conocido que la menor modificación de la P.E. ocurre cuando la distancia entre la lente y el ojo
es mínima, por lo que interesará que la montura donde se sitúen las lentes cumpla este requisito.
Además, igualmente es conveniente desde un punto de vista estético, pues la variación del
aumento con que se verán los ojos de los usuarios de estas prescripciones también será menor cuanto
más próxima esté la lente del ojo.
En lo referente al cambio del tamaño de la imagen retiniana, es función directa de la potencia
de la lente compensadora, por lo que habrá que tomar muchas precauciones, sobretodo en el caso de
anisometropías para preservar la visión binocular.
Otro aspecto muy importante, fundamentalmente en el caso de lentes positivas, es la modifica-
ción del campo visual. Esta disminución del campo visual está presente en todas las lentes positivas,
pero sólo es verdaderamente perceptible y molesta, para las de alta potencia. Aparece un ángulo muer-
to en los extremos del campo, escotoma anular, que hace que los objetos situados en esa zona aparez-
can o desaparezcan en función de los movimientos de las líneas de mirada. Este fenómeno es muy
desagradable y puede generar desorientación espacial. Como este efecto es consecuencia del fuerte
efecto prismático existente en el borde de la lente, el escotoma sólo puede reducirse disminuyendo la
potencia de la lente en los extremos con las soluciones que se vieron en el capítulo 6.
Otros aspectos que conviene remarcar son los referentes al peso y a la aberración cromática.
Estos inconvenientes se atenúan seriamente con la utilización de materiales orgánicos, ya que la reduc-
ción de peso que se puede obtener con la utilización de altos índices de refracción para potencias ele-
vadas, conlleva la aparición de una aberración cromática importante sobretodo para objetos alejados
del centro óptico de la lente.
Finalmente, conviene mencionar que en lo referente al astigmatismo por incidencia oblicua,

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE LENTES MONOFOCALES

error de potencia y distorsión, el uso de superficies esféricas, particularmente en lentes positivas de alta
potencia, trae como consecuencia que únicamente una pequeña zona alrededor del centro óptico pueda
ser utilizada. Cuando el usuario intenta mirar oblicuamente a través de estas lentes, las aberraciones
son tan fuertes que la imagen es inutilizable, por lo que constantemente debe realizar movimientos de
cabeza para poder alinear los objetos que quiere mirar. Ya se vio en el capítulo 7 que la solución pasa
por la utilización de superficies asféricas, que no solamente pueden mejorar la calidad de imagen en
estos casos, sino que, además, permiten disminuir el grosor de la lente y, por tanto, el peso.

Bibliografía

FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.


SALVADÓ, J.; CAUM, J. «Peso de lentes oftálmicas». Ver y Oír no 63, Puntex, 1992.
SCHIKORRA A. «Lentes esféricas». Ver y Oír nos. Puntex, 1989.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53, Puntex, 1989.

151

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 9
Prismas oftálmicos
M. Vera

Los prismas son sistemas ópticos afocales que dispersan y desvían la luz. En óptica oftálmica se utili-
zan por su efecto de desviación de la luz en distintas formas, dependiendo de las características del
usuario y la magnitud de la corrección necesaria, que trataremos en el capítulo 12. En este capítulo se
exponen los principios en los que se fundamentan las aplicaciones visuales de los prismas.

9.1 Principios ópticos de los prismas oftálmicos


153
Un prisma plano es un cuerpo transparente limitado por dos diop-
trios planos no paralelos. El ángulo que forman estos dos diop-
trios planos se denomina ángulo apical o de refringencia (α), y la
intersección entre las dos caras del prisma se denomina arista; la
cara opuesta a la arista es la base del prisma.
Cualquier superficie plana perpendicular a la base y a la
arista es una sección principal del prisma (figura 9.1).
Cuando un rayo de luz incide sobre un prisma se refracta
dos veces según la ley de la refracción. Si el prisma está inmerso Fig. 9.1 Prisma plano. ABC es la
en aire, el rayo se desvía en dirección a la base del prisma. sección principal
La inclinación del rayo emergente respecto al incidente se
conoce como ángulo de desviación (δ) (figura 9.2).
Los prismas de aplicación visual, conocidos
como prismas oftálmicos, poseen un ángulo de
refringencia (α) menor de 10º, y por ello pueden ser
considerados como prismas delgados. Además, por
su colocación frente a los ojos, se puede considerar
con buena aproximación, que la luz incide prepen-
dicularmente a la primera superficie, con lo cual se
cumple la siguiente relación entre el ángulo de des-
viación (δ) y el de refringencia (α):

δ = n- 1 α (9.1) Fig. 9.2 Ángulo de desviación del prisma

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

En esta expresión se pone de manifiesto que la potencia de desviación depende tanto del ángu-
lo apical como del índice de refracción del prisma n.

9.2 Potencia prismática

La propiedad más importante de los prismas oftálmicos es


la potencia de desviación, y por ello es lógico que habitual-
mente se exprese mediante el ángulo de desviación en lugar
del ángulo apical (α). En cuanto a las unidades, normal-
mente se utiliza la dioptría prismática (∆) en lugar del grado
(°). C.F. Prentice (1888) definió por primera vez la dioptría
prismática como aquel prisma que produce una desviación
Fig. 9.3 de 1 cm en una pantalla situada a 1 metro (figura 9.3).

∆ = 100 tgδ (9.2)

Si consideramos que para un prisma de índice 1,523, 1∆ equivale aproximadamente a 0,57° de


desviación (δ), se obtiene una relación, que no es lineal, entre el ángulo apical expresado en grados y
el ángulo de desviación expresado en dioptrías prismáticas que se muestra en la tabla 9.1:

154 Tabla 9.1 Equivalencia entre ángulo apical y potencia de desviación

α (°) δ (∆) α (°) δ (∆) α (°) δ (∆)

1 0,9 11 9,9 21 20,4


2 1,7 12 10,8 22 21,1
3 2,6 13 11,8 23 22,9
4 3,5 14 12,8 24 24,2
5 4,4 15 13,8 25 25,6
6 5,3 16 14,8 26 27
7 6,2 17 15,9 27 28,5
8 7,1 18 16,9 28 30,1
9 8 19 18,1 29 31,8
10 8,9 20 19,2 30 33,6

9.3 Espesores de los prismas

De una forma sencilla se puede determinar la relación


entre la potencia de un prisma y la diferencia de espe-
sores para un diámetro dado (figura 9.4).
Para conocer la diferencia de espesores entre la
sección A y la sección B del prisma, denotada como «e»,
según (9.1) y (9.2) tenemos que:
Fig. 9.4 Esquema para el cálculo de los espesores
de un prisma ∆ = 100 tgδ n- 1 α (9.3)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π PRISMAS OFTÁLMICOS

Para prismas delgados se puede aproximar la tangente del ángulo al ángulo en radianes, con lo
que obtenemos las siguientes relaciones:

tg α ≅ α rad = e = eB (9.4)
φ AB φ T

Y sustituyendo (9.4) en (9.3) se deduce que:

e= ∆φ AB
(9.5)
100 n- 1

Del mismo modo, se puede hallar el espesor total del prisma, de (9.4) y (9.5):

eB = ∆φ T
(9.6)
100 n- 1

Según esto, para un prisma de forma circular, de índice de refracción crown 1,523, y de diá-
metro 65 mm, por cada dioptría prismática de potencia presenta una diferencia de espesores de 1,24
mm.

155
9.4 Orientación de los prismas oftálmicos

Para describir el efecto de un prisma oftálmico


no basta con conocer su potencia, sino que es
necesario saber en qué dirección y sentido pro-
duce la desviación. Para ello se utiliza el sistema
TABO (figura 9.5), mediante el que se especifi-
ca la posición de la base del prisma respecto a la
cara del usuario, con el mismo sistema de refe-
rencia que el eje del astigmatismo, hallándose la Fig. 9.5 Sistema TABO para designar la orientación
orientación 0° a la izquierda de ambos ojos. de la base del prisma
En óptica oftálmica se suele denominar a
las bases que se hallan en la dirección vertical como base superior, abreviada BS, a 90° y base inferior
(BI) a 270°, mientras que las bases que se hallan en dirección horizontal se conocen como base nasal
(BN) y base temporal (BT).
La orientación en grados de las bases horizontales depende del ojo que se trate; por ello debe
especificarse siempre, ya que una base a 180_ corresponde a una BT para el ojo derecho (OD) y a una
BN para el ojo izquierdo (OI), tal como puede observarse en la figura precedente (figura 9.5).
Las bases oblicuas se expresan mediante su orientación en grados (°) siempre entre 0° y 180°,
como por ejemplo: OD BNI x 150°, que sería la misma dirección que para el OI BTI x 150°.
Para las bases que se hallan en las bisectrices de los cuadrantes, no hace falta especificar la
orientación en grados, sino que basta con decir OD BTS, y se sobrentiende que la base se halla a 135°,
mientras que para el OI BTS, debemos entender que se encuentra a 45°.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

9.5 Formación de imágenes a través de un prisma

Cualquier rayo de luz que atraviesa un prisma se


desvía hacia su base. Si el haz que emerge del
prisma es divergente se obtiene una imagen vir-
tual que se halla en el espacio objeto en dirección
a la arista del prisma. Esto es lo que ocurre al
observar directamente a través de un prisma, y
coincide con la situación en que se utilizan los
prismas oftálmicos (figura 9.6a).
En cambio, cuando el haz emergente del
prisma es convergente, la imagen es real (porque
procede de un objeto virtual), puediendo ser reco-
gida en una pantalla, y se forma en dirección a la
base del prisma. Este es el caso de la medida de
la potencia prismática en el frontofocómetro
Fig. 9.6 Formación de imágenes a través de un prisma (figura 9.6b).

9.6 Efecto de los prismas oftálmicos en la visión

Uno de los efectos indeseados de los prismas oftálmicos en la visión son las aberraciones que presen-
156
tan, sobretodo para potencias prismáticas elevadas. La aberración cromática (dispersión de la luz) es
una de las más manifiestas, además de la distorsión de la imagen, que se produce debido a la falta de
constancia del ángulo de desviación desde la base al vértice, y se manifiesta más en la dirección de la
base del prisma.
El problema aparece cuando el efecto de estas aberraciones es muy distinto en los dos ojos, pues
se obtienen distintas agudezas visuales y se compromete la visión binocular en el caso en que pueda
haberla. En el capítulo 12 se exponen las características ópticas de los distintos tipos de prismas oftál-
micos para obtener la máxima calidad de visión, y minimizar estos fectos.
Ya hemos visto cómo, al observar un objeto a través de un prisma oftálmico, éste se percibe
desplazado en la dirección de la arista. De acuerdo con este efecto, los prismas oftálmicos se utilizan
principalmente con dos propósitos. Para provocar una determinada rotación en uno o los dos ojos, o
para variar la posición espacial de las imágenes de objetos reales, como se analizará en el capítulo 12.
Al anteponer un prisma a un ojo que se hallaba formando una imagen en su fóvea, la imagen
cambia de posición, y se desplaza en el sentido de la base del prisma. Para mantener la fijación del
objeto, el ojo debe girar hacia la arista del prisma (figura 9.7).
Las rotaciones oculares que provocan los prismas oftálmicos se pueden clasificar en monocu-
lares y binoculares. Con un ojo ocluido, la anteposición de un prisma produce una ducción. En condi-
ciones de visión binocular los prismas provo-
can movimientos binoculares conjugados
(versiones) o disyuntivos (vergencias). Con-
jugados cuando las bases de los prismas que
se anteponen a los ojos son cardinalmente
coincidentes y disyuntivos cuando las bases
son cardinalmente opuestas, como se amplia-
Fig. 9.7 Rotación del ojo provocada por el prisma oftálmico rá en el capítulo 11.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π PRISMAS OFTÁLMICOS

El ángulo que debe girar el ojo para mantener la fijación depende no sólo de la potencia del pris-
ma, sino también de la distancia a la que se encuentra el objeto observado. Esta propiedad se conoce
como potencia efectiva de los prismas.

9.7 Potencia efectiva de los prismas

En visión a infinito, el ángulo de giro del ojo corresponde al ángulo de desviación del prisma, cosa que
no ocurre así en visión próxima. Estudiaremos los dos casos por separado.

Objeto lejano

Como se muestra en la figura 9.8, el ángulo de


rotación del ojo (θ) es igual al ángulo de desviación
(δ) del prisma.
Por tanto, si el objetivo del prisma oftálmi-
co es conseguir que el ojo rote un determinado
ángulo θ, su potencia de desviación (∆) debe ser la
misma. Fig. 9.8 Rotación del ojo para objeto lejano

∆ = 100 tg δ ⇒ ∆ = 100 tg θ (9.7)


157

Objeto cercano

Tal como puede apreciarse en la figura 9.9, si el objeto se halla lo suficientemente alejado, el ángulo
σ puede despreciarse frente a δ, ya que |a| » a’, y se cumple que:

tg δ = y ⇒ ∆ = y ⇒ y = - a ∆ (9.8)
-a 100 - a 100

En cambio, si el objeto está cerca, no se


puede despreciar a’, ya que δ es mayor que θ. En
ese caso, la expresión queda como sigue:

Fig. 9.9 Rotación del ojo ante un objeto


cercano

tg θ = y ⇒ tg θ = -a∆ ⇒ tg θ = ∆ -a
- a + a' 100 - a + a' 100 - a + a'
∆ (9.8)
∆ = 100 tg θ - a + a' ⇒ ∆ = 100 tg θ 1 - a' ⇒tg θ =
-a a 100 1 - a'
a

donde (1 - a’/a) es el factor de proximidad.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

9.8 Combinación de prismas

En los exámenes optométricos se realizan pruebas con prismas horizontales y verticales, lo que hace
muy conveniente saber expresar cualquier prisma en sus componentes horizontal y vertical, así como
saber combinar los prismas. Para ello resulta cómodo tratar los prismas como si fueran vectores, de
módulo el valor del prisma y argumento la dirección y sentido de la base.
Las normas que se van a describir serán válidas también para combinar efectos prismáticos que
serán tratados en el capítulo 10.

a) Si las bases del prisma son coinciden-


tes, el prisma resultante es la suma de los prismas
que se combinan, y la base resultante se hallará en
la misma dirección y sentido que las de los pris-
mas combinados. Por ejemplo, si combinamos un
prisma 2∆BT (OD) con un prisma 2∆BT (OD) el
prisma resultante es 4∆BT (figura 9.10).
b) Si las bases son opuestas, el módulo del
Fig. 9.10 Combinación de prismas prisma resultante es la diferencia de los prismas
de bases coincidentes que se combinan, coincidiendo la base resultante
con la del prisma de módulo mayor. Por ejemplo,
al combinar 1∆BT (OD) con 1∆BN (OD) el pris-
ma resultante es de 0∆ (figura 9.11).
158
c) Si las bases son perpendiculares, el
prisma equivalente es un prisma oblicuo. Tal y
como se muestra en la figura 9.12, la combinación
de estos dos prismas perpendiculares entre sí
puede tratarse como si fuera una suma vectorial de
Fig. 9.11 Combinación de prismas de bases opuestas dos vectores de módulo el valor del prisma.

El valor del prisma oblicuo resultante (∆R)


viene dado por

∆R = ∆ V2 + ∆ H2 (9.10)

Su base se halla en una dirección θ, resul-


tante de la combinación de las bases de los dos
prismas:

tg θ = ∆ V
Fig. 9.12 Combinación de prismas
de bases perpendiculares (9.11)
∆H

Por ejemplo, al combinar, para el ojo derecho, 1∆BN con 2∆BS, el prisma resultante es de
2.23∆BNS x 63°.
Del mismo modo que podemos componer dos prismas o efectos prismáticos para obtener un
prisma equivalente o resultante, podemos descomponer cualquier prisma o efecto prismático en sus
componentes horizontales y verticales a través de las siguientes expresiones:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π PRISMAS OFTÁLMICOS

∆ H = ∆ R cos θ (9.12)

∆ V = ∆ R sen θ (9.13)

Por ejemplo, 7∆BIT x 45° se puede descomponer en 5∆BT


y 5∆BI.
Fig. 9.13. Combinación
d) Si las bases son oblicuas (figura 9.13), se descompone de prismas de bases oblicuas
cada una de ellas en su componente horizontal y vertical mediante el
teorema del coseno. Se combinan los dos prismas horizontales y verticales según los apartados a) y b), y
se obtienen dos prismas perpendiculares entre sí, que se pueden combinar según el apartado c).

Bibliografía

CORBÉ,C.; MENU, J.P.; CHAINE, G. Traité d’optique physiologique et clinique. París, Doin Editeurs, 1993.
FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical optics. Boston, Butterworths, 1987.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians, 1988.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53, Puntex, 1989.
TWYMAN, F. Prism and lens making. Nueva York, IOP Publishing, 1989.

159

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 10
Efectos prismáticos y descentramientos
M. Lupón

10.1 Lentes descentradas

El centro óptico de una lente oftálmica se define como el punto de la misma en el cual no existe nin-
gún efecto prismático. Normalmente, si la lente no se fabrica descentrada a propósito (lente prismáti-
ca), este centro óptico coincide con el punto de máximo
espesor de centro en lentes positivas y con el punto de
mínimo espesor de centro en lentes negativas. Para
cualquier otro punto, las lentes oftálmicas tienen un 161
comportamiento análogo al de un prisma, puesto que
desvían la luz. Teniendo en cuenta que una lente oftál-
mica positiva o negativa puede considerarse como for-
mada por un conjunto de prismas de ángulo variable, el
efecto prismático aumenta al alejarnos del centro ópti-
co a la periferia puesto que el ángulo apical (α) aumen-
ta (figura 10.1).
De este modo, las lentes esféricas positivas se
comportan, en cuanto a efectos prismáticos, como una Fig. 10.1 Representación de una lente
serie de prismas unidos por sus bases, mientras que las convergente como una serie de prismas
lentes esféricas negativas se comportan como una serie de ángulo apical variable
de prismas unidos por
sus aristas, como se
muestra en la figura 10.2.
Cuando se des-
plaza una lente al mismo
tiempo que se observa a
través de ella por un
punto que no es el centro
óptico, la imagen del
objeto se desvía en senti-
do contrario al que se
desplaza la lente en el Fig. 10.2 Representación prismática de una lente esférica convergente
caso de las lentes positi- y una lente esférica divergente

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

vas, mientras que en el caso de las lentes negativas


ocurre lo contrario, el desplazamiento de la imagen y
de la lente son en el mismo sentido (figura 10.3).

O
10.2 Ley de Prentice
O' La ley de Prentice establece una relación para cono-
cer el efecto prismático que se produce en una lente
en cualquier punto distinto al centro óptico.
Sabemos que la potencia prismática se rela-
O' ciona con el ángulo de desviación del prisma
mediante la siguiente expresión, descrita en el capí-
tulo 9:
O
∆ = 100 tg δ (10.1)

Fig. 10.3 Dirección del desplazamiento


de la imagen al mover una lente convergente Por analogía, a partir de la figura 10.4, se
y una divergente puede establecer una relación entre la desviación
producida por una lente y la potencia de ésta, que nos
permitirá deducir la ley de Prentice.
162
tg δ = d (10.2)
f'
d
δ F'
∆ = 100 d P (10.3)

∆ = d (cm) P (10.4)

Fig. 10.4 La ley de Prentice (10.4), pues, nos permite


calcular de forma sencilla, el efecto prismático que
existe en cualquier punto de una lente a partir de la
potencia de la lente y la distancia en centímetros que existe desde dicho punto al centro óptico de la
lente.

10.3 Efectos prismáticos por descentramiento de lentes esféricas

Con la ley de Prentice podemos conocer cuál es el valor del efecto prismático en un punto cualquiera
de una lente; en cambio, no podemos determinar la orientación de la base del prisma inducido. Por ello,
estableceremos un convenio de signos analizando la orientación de la base en cuatro puntos (a,b,c y d)
de una lente esférica positiva y una lente esférica negativa situados en los ejes de abcisas y ordenadas
(figura 10.5).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π EFECTOS PRISMÁTICOS Y DESCENTRAMIERNTOS

a a

d b d b

c c
Fig. 10.5 Gráfico para establecer el convenio de signos según la ley de Prentice

En la tabla 10.1 se especifican Tabla 10.1


las bases del efecto prismático. Se
Lentes positivas Lentes negativas
puede observar que las bases verticales a Base inferior Base superior
siguen la terminología empleada en el b Base izquierda Base derecha
sistema TABO, no obstante esto no c Base superior Base inferior
ocurre para las bases horizontales. d Base derecha Base izquierda
Al adaptar la terminología de
bases derechas e izquierdas a la utiliza-
da en el sistema TABO donde se emplean bases nasales y temporales, es necesario considerar si la lente 163
estará situada delante del ojo derecho o del izquierdo, puesto que las bases horizontales serán opues-
tas. Así, una base derecha en una lente para ojo derecho es base nasal mientras que en una lente para
ojo izquierdo es base temporal y una base izquierda para ojo derecho es base temporal mientras que
para ojo izquierdo es base nasal, como se ha visto en el capítulo 9 (figura 9.5).
En función del signo obtenido
al aplicar la ley de Prentice para calcu- Tabla 10.2
lar un efecto prismático, se establece
Signo al aplicar Prentice O.D. O.I.
un convenio de signos que permite + BT BN
determinar la orientación de la base del + BI BI
prisma inducido al mirar por un punto
cualquiera de una lente (tabla 10.2).
Al aplicar la ley de Prentice junto con el convenio de signos, obtenemos de modo rápido el valor
y la orientación del efecto prismático en cualquier punto de una lente. Por ejemplo, el efecto prismáti-
co de un punto situado 1 cm hacia arriba respecto al centro óptico en una lente de +1,00 D es de 1∆BI.
Si el punto está situado 1 cm hacia la derecha del centro óptico de la lente y es para un ojo derecho, el
efecto prismático es de 1∆BT.

10.4 Efectos prismáticos por descentramiento de lentes astigmáticas

Para conocer el efecto prismático que existe en cualquier punto de una lente astigmática, estudiaremos
por separado las lentes cilíndricas puras y las esferocilíndricas. Además, enunciaremos en este apartado
algunos métodos gráficos útiles para resolver problemas de efectos prismáticos en este tipo de lentes.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Lentes cilíndricas

En una lente cilíndrica, la potencia en la


dirección del eje es nula y en la dirección
del contraeje es la del cilindro, de lo cual
deducimos que en la dirección del eje no
podemos inducir ningún efecto prismáti-
co. Una lente cilíndrica convergente puede
ser representada como un conjunto de
prismas con sus bases sobre el eje del
cilindro y una cilíndrica divergente como
un conjunto de prismas con sus aristas en
el eje (figura 10.6).
A continuación hallaremos el efec-
to prismático en un punto P (x, y) de una
Fig 10.6 lente cilíndrica con un eje oblicuo (figura
10.7), cuya fórmula esferocilíndrica es α C.
En la dirección del eje α la potencia es
nula, y en la del contraeje la potencia es C.
Cuando el eje de la lente sea oblicuo, el
efecto prismático resultante también lo
Q será, y lo expresaremos en sus componen-
z tes de base horizontal y base vertical.
164
α Sea d la distancia mínima entre el
M eje y P. El efecto prismático en el punto P
α
y es:
d

∆V
α

∆Η P ∆C = d C (10.5)
x
En la figura 10.7 se observa que

d = MP = QP cos α (10.6)
Fig. 10.7 Esquema para hallar el efecto prismático en cualquier
punto de una lente cilíndrica con eje oblicuo donde

QP = z - y
z = x tgα

Sustituyendo estos valores en la ecuación (10.6) obtenemos que

d = x tg α - y cos α = x sin α - y cos α (10.7)

con lo cual, el efecto prismático en el punto P queda como:

∆ C = C x sin α - y cos α (10.8)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π EFECTOS PRISMÁTICOS Y DESCENTRAMIERNTOS

Descomponiendo dicho efecto prismático en sus componentes horizontal y vertical, obtenemos


que

∆ H = ∆ C sin α = C sin α x sin α - y cos α (10.9)

∆ V = ∆ C cos α = - C cos α x sin α - y cos α (10.10)

A la ecuación (10.10) se antepone un signo negativo para mantener el convenio de bases esta-
blecido en las lentes esféricas, ya que para bases verticales, cuando la potencia cilíndrica C y la dis-
tancia vertical y son positivas, la potencia prismática resulta positiva e implica una base inferior, cuan-
do en realidad es base superior.

Lentes esferocilíndricas

Si descentramos una lente esferocilíndrica de fórmula C E, tendremos un efecto prismático


debido a la esfera y otro debido al cilindro.

∆ = ∆E + ∆C = d E + d C (10.11)

165
Desglosando el efecto prismático resultante en sus componentes horizontal y vertical obte-
nemos

∆ H = x E + C sin α x sin α - y cos α (10.12)

∆ V = y E - C cos α x sin α - y cos α (10.13)

donde x e y son las coordenadas horizontal y vertical del punto P respecto del centro óptico de la lente,
E la potencia esférica de la lente esferocilíndrica, C el valor del cilindro y α la orientación del eje.
Podríamos haber llegado a la misma conclusión considerando la lente esferocilíndrica como dos len-
tes cilíndricas con sus ejes perpendiculares.
A partir de las ecuaciones (10.12) y (10.13), podemos conocer las coordenadas (x,y) de un
punto cualquiera en el que existe un efecto prismático determinado:

x = E∆ H + C∆ Hcos α + ∆ V C sin α cos α


2
(10.14)
E E+ C

2
y = E∆ V + C∆ Vsin α + ∆ H C sin α cos α (10.15)
E E+ C

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Resolución mediante métodos gráficos

Cuando se trata de hallar el efecto prismático en un punto cualquiera de una lente astigmática con el
eje oblicuo es mucho más sencillo y rápido emplear los métodos gráficos que el método analítico des-
crito anteriormente.
Los describiremos con un ejemplo: se pretende conocer el efecto prismático en un punto de
coordenadas respecto al centro óptico de la lente (1,-1) mm. La lente, que está destinada a un ojo dere-
cho, tiene la siguiente potencia esferocilíndrica: 70° + 5.00 -1.00 D.

Método del eje - contraeje

-1.00 Para resolver cuál es el efecto prismático en el punto P, con-


sideraremos la lente como la combinación de dos cilindros
puros con sus ejes perpendiculares (+4.00 x 70°⬑ -1.00 x
70º
160°).
O
T N En primer lugar (figura 10.8), se trazan los ejes de
Q
M
coordenadas y la cruz óptica de la lente esferocilíndrica,
indicando la orientación del eje y la potencia en cada meri-
+4.00
P
P diano, y se localiza el punto P(x,y) a escala.
Tomando las mínimas distancias (en cm) desde el eje
y el contraeje hasta el punto P (QP=OM y MP respectiva-
Fig. 10.8 mente) podemos conocer la orientación de las bases de los
prismas inducidos por cada uno de los meridianos en función
166
de la potencia que hay en cada dirección. En nuestro ejem-
plo, en la dirección del eje se halla una BIT x 70° mientras que en la dirección del contraeje es una
BST x 160°. A partir de la ley de Prentice podemos calcular dichos efectos prismáticos:

∆eje= MP Peje; donde MP = 0.57 mm y Peje= -1.00 D ⇒ ∆eje= 0.057∆BIT x 70°

∆ceje= QP Pceje; donde QP = 1.20mm y Pc-eje= +4.00 D ⇒ ∆ceje= 0.48∆BST x 160°

A continuación, se hace la composición de los


dos efectos prismáticos a escala (figura10.9) y sobre el
∆ceje papel se mide el valor del efecto prismático resultante
y su orientación. En nuestro caso, el efecto prismático
∆R
T
σR
N
resultante es ∆R = 0.5∆BST x 167°.

∆eje Método de la esfera y el cilindro

Se trata de considerar la lente como la combinación de


una esfera y un cilindro (-1.00 ⬑ +5.00x70°), y no
Fig. 10.9
como la combinación de dos lentes cilíndricas, como
ocurría en el método anterior. En primer lugar, se
representa el eje de coordenadas y se localiza a escala el punto P (figura 10.10). Midiendo la distancia
OP podemos conocer el efecto prismático en este punto debido a la esfera:

∆E= OP E; donde OP = 1.42mm y E = -1.00 D ⇒ ∆E= 0.14∆BIN x 135°

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π EFECTOS PRISMÁTICOS Y DESCENTRAMIERNTOS

-1.00 0.00

σE 70º
-1.00
O
Q +5.00
P
P

Fig. 10.10

A continuación se representa el cilindro y se toma la distancia mínima desde el eje del cilindro
hasta el punto P (QP). Luego

∆C= QP C;
donde QP = 1.30mm y
C = +5.00x70°D ⇒
∆C= 0.65∆BST x 160°

Finalmente se componen los dos ∆C


efectos prismáticos y se mide el valor y la
167
orientación del efecto prismático resultante
∆R σR
(figura 10.11), que para nuestro ejemplo es
T N
∆R= 0.5∆BST x 167°.
Llevando a cabo la resolución analíti-
ca del problema, de las ecuaciones (10.12) y
(10.13) se obtienen los valores de las com-
ponentes horizontal y vertical del efecto pris- Fig. 10.11
mático resultante, ∆H= 0.5∆BT y ∆V=
0.12∆BS. A continuación se componen
mediante las expresiones (9.10) y (9.11), y se obtiene que el efecto prismático resultante es
∆R= 0.51∆BST x 166.5°, resultado que concuerda significativamente con el obtenido por los métodos
gráficos.

Bibliografía

CORBÉ,C.; MENU, J.P.; CHAINE, G. Traité d’optique physiologique et clinique. París, Doin Editeurs, 1993.
FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians,
1988.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53. Puntex, 1989.
TWYMAN, F. Prism and lens making. Nueva York, IOP Publishing, 1989.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 11
Desequilibrios prismáticos
M. Fransoy

11.1 Concepto de desequilibrio prismático

Cuando existe un efecto prismático en una o en las dos lentes de una prescripción, se produce como
consecuencia una variación en la alineación relativa de los ejes visuales que se conoce como desequi-
librio prismático (δ∆).
Por ejemplo (figura 11.1), si el efecto prismático en el ojo derecho es de 1∆BT, y en el ojo
izquierdo existe un efecto prismático de 2∆BT, el desequilibrio prismático que soporta el usuario de la
prescripción es de 3∆BT (OD/OI). 169
Para calcular un desequilibrio pris-
mático, hay que conocer primero la direc-
ción en que se desvían los objetos obser-
vados debido a los efectos prismáticos
monoculares.
Teniendo en cuenta que los pris-
mas desvían la luz incidente hacia su
base, mientras que la imagen se percibe
hacia la arista del mismo, diremos que los
efectos prismáticos, a nivel binocular, son
cardinalmente coincidentes si producen
2 ∆ BT Z' Z' 1 ∆ BT
desviación en la misma dirección, y que
son cardinalmente opuestos cuando pro-
ducen desviación en dirección contraria
(tabla 11.1). Fig. 11.1 Desequilibrio prismático como consecuencia de la
diferencia entre efectos prismáticos monoculares

Tabla 11.1

Bases cardinalmente opuestas Bases cardinalmente coincidentes

Vertical Horizontal Vertical Horizontal


OD/OI OD/OI OD/OI OD/OI
BS/BI BT/BT BS/BS BN/BT
BI/BS BN/BN BI/BI BT/BN

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

En este capítulo se tratan los desequilibrios prismáticos inducidos por errores de centrado, pues-
to que, tal como se ha visto en el capítulo 10, las lentes actúan como prismas fuera de su centro ópti-
co. El desequilibrio prismático se obtiene como resultado de restar los efectos prismáticos monocula-
res, atendiendo al convenio de signos propuesto en la tabla 10.2.

11.2 Consecuencias de los errores de centrado

En ausencia de prescripción prismática, las lentes deben montarse en la montura de tal forma que su
centro óptico coincida con el centro pupilar del usuario en su dirección principal de mirada, para que
se cumpla el principio básico de la refracción, tal como se ha visto en el capítulo 7. Cuando el centro
óptico no coincide con el centro pupilar, se producen dos tipos de consecuencias:

a) Monoculares: las imágenes formadas por la lente sufren un empeoramiento de calidad, debi-
do a la incidencia de aberraciones oblicuas como el error de potencia, el astigmatismo marginal y la
aberración cromática.
b) Binoculares: la lente actúa como un prisma desviando la luz, de manera que el objeto fijado
deja de formar su imagen en la fóvea, entorpeciéndose la fusión porque las imágenes no se encuentran
ya en los puntos retinianos correspondientes. Para superar esta situación es necesario un movimiento
ocular de refovealización conocido como vergencia fusional inducida, cuyo objetivo es el de posibili-
tar la visión binocular simple (figura 11.2).

170

F F F F

Fig. 11.2 Movimiento de fusión: convergencia fusional inducida por un efecto prismático de base temporal.

Mientras que los efectos prismáticos de base temporal inducen convergencia fusional, como se
aprecia en la figura 11.2, los de base nasal inducen divergencia fusional. En la dirección vertical, los
efectos prismáticos de base superior provocan un descenso (giro del globo hacia abajo) y los de base
inferior una elevación, como se vio en el capítulo 9.
Como resumen podemos indicar que los errores de centrado provocan desequilibrios prismáti-
cos que a su vez inducen un movimiento de vergencia para evitar la diplopia.
A continuación se presentan unos ejemplos.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DESEQUILIBRIOS PRISMÁTICOS

Ejemplo de desequilibrio prismático horizontal (δ∆H):

Un usuario cuya refracción es Rx: -5,00D (AO), y cuyas distancias nasopupilares (DNP) son
32/32 mm, lleva sus gafas centradas a una semidistancia entre centros ópticos DNC = 34/34 mm. Para
calcular el desequilibrio prismático que soporta, primero hemos de conocer los efectos prismáticos
monoculares, y para ello aplicamos la ley de Prentice, teniendo en cuenta el convenio de signos
expuesto en el capítulo 10:

∆OD = 0,2 cm · (-5) D = -1 ≡ 1∆BN ∆OI = -0,2 cm · (-5) D = +1 ≡ 1∆BN


δ∆HOD= (-1) - (+1) = -2 ≡ 2∆BN OD, o también δ∆HOI = (+1) – (-1) = 2 ≡ 2∆BN OI

El desequilibrio prismático es DNPD DNP I

δ∆H = ∆OD - ∆OI = ∆OI - ∆OD = 2∆BN


(bases cardinalmente opuestas), que
obligará al usuario a diverger para
evitar la diplopia (figura 11.3).

Ejemplo de desequilibrio prismáti-


co vertical (δ∆V):
DNC D DNC I

Un usuario cuya refracción es Rx: Fig. 11.3 Situación de las pupilas del usuario respecto los centros
-4,50 D (AO), y cuyas distancias ópticos de las lentes. Utilización de la divergencia fusional para
nasopupilares (DNP) son 32/32 evitar la diplopia
171
mm, lleva sus gafas centradas a
una semidistancia entre centros ópticos DNC = 32/32 mm. El centro óptico de la lente derecha se halla
2 mm por encima de la pupila, mientras que el de la lente izquierda se encuentra a 5 mm por encima
de la pupila izquierda, tal como se puede apreciar en la figura 11.4.

∆OD= -0,2·(-4,5)= +0.90 ≡ 0,9∆BI ∆OI = -0,5·(-4,5) = +2,25 ≡ 2∆BI


δ∆VOD= 0.90 – 2.25= -1.35≡ 1,35∆BSOD δ∆VOI= 2.25 – 0.90= +1.35 ≡ 1,35∆BIOI
δ∆V= 1,35∆BIOI = 1,35∆BSOD

El efecto prismático es mayor en el ojo izquierdo, y las bases son cardinalmente coincidentes.
En este caso denotaremos el desequilibrio prismático como 1.35 ∆BIOI. Esto significa que, para supe-
rarlo, el usuario debe realizar un movimiento de vergencia vertical, elevando el ojo izquierdo 1.35 ∆
más que el ojo derecho. Podemos comprobar que este desequilibrio produce el mismo efecto de ver-
gencia que producirían 1.35 ∆BSOD.

yi = -5mm
yd = -2mm

Fig. 11.4 Situación de las pupilas del usuario respecto los centros ópticos de las lentes

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

11.3 Tolerancia de centrado

Se hace necesario establecer los límites en que los descentramientos de las lentes pueden ser tolerados,
con dos objetivos principales: para establecer un criterio de calidad en la evaluación del centrado de
las prescripciones posterior al montaje (apartado 11.4), y para tener más elementos de juicio a la hora
de decidir cómo centrar las lentes en función de las características de la prescripción del usuario (apar-
tado 11.5).
Teniendo en cuenta las consecuencias que se derivan de un mal centrado, se pueden imponer
dos tipos de restricciones como criterios de centrado correcto:

a) Monocularmente: la distancia entre el centro pupilar del usuario y el centro óptico de la lente
no puede ser mayor que 3 mm, para que las aberraciones oblicuas no empeoren la calidad de la imagen.
b) Binocularmente: según la norma RAL-RG-915, se puede considerar que la importancia del
error de centrado depende de la potencia de la lente, del tipo de vergencia fusional que induce, y de la
distancia de observación para la que se utilizan las lentes. En visión lejana (VL), es más fácil conver-
ger que diverger más allá del paralelismo. Por ello se consideran menos críticos los errores de centra-
do que inducen convergencia, o sea, los de base temporal (esto ocurre con las lentes negativas des-
centradas hacia dentro respecto a las pupilas del usuario, o las positivas descentradas hacia fuera). En
cambio, en visión próxima (VP) es más fácil diverger que converger aún más. Por ello se consideran
menos críticos los errores de centrado que inducen divergencia fusional, o sea, los de base nasal (que
se producen en las lentes negativas descentradas hacia fuera respecto a la pupila, o en las positivas des-
centradas hacia dentro). En la dirección vertical siempre es crítico un desalineamiento en altura de los
172
centros ópticos del par de lentes respecto al borde inferior interno del aro de la montura, puesto que
siempre inducirá una ver-
Tabla 11.2 Tolerancias de centrado según la norma RAL-RG-915
gencia vertical, que no es
Dirección horizontal (∆) Direcció vertical (∆) una habilidad motriz innata
de los músculos extraocula-
más crítico menos crítico siempre crítico res, con lo cual, o será
Pvp VL BN / VP BT VL BT / VP BN imposible de producirse, o
producirá problemas de fati-
0,25-1 D 0,25 0,5 0,25
1,25-6 D 0,5 1 0,25 ga inmediatamente. Este
6,50-12 D 0,5 1 0,50 razonamiento se resume de
〉 12 D 1 1,5 0,50 forma esquemática en la
tabla 11.2.

11.4 Aplicación de la tolerancia de centrado

Conocer la tolerancia a los errores de centrado es muy útil como criterio de control de calidad en el
montaje de las gafas. Una gafa montada es apta para ser entregada al usuario cuando la vergencia fusio-
nal inducida por el error de centrado no supera los valores establecidos por RAL-RG-915, y no se pro-
ducen aberraciones que interfieren en la calidad de visión, esto es, se respeta el criterio monocular. En
general, las tolerancias binoculares resultan más restrictivas que las monoculares, por lo cual, al eva-
luar un centrado se empezará por el análisis binocular.
Cualquier buen montaje debe finalizar con la evaluación del centrado, sin embargo, existen
algunas situaciones en las que aplicar las normas de tolerancia es especialmente necesario:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DESEQUILIBRIOS PRISMÁTICOS

a) Para detectar errores sistemáticos o accidentales durante el proceso de montaje y su repercu-


sión en la visión binocular del usuario.
b) Ante una imposibilidad técnica de producir el centrado que especifica la prescripción, debi-
do a una insuficiencia de diámetro de una o las dos lentes de que disponemos.
c) Habiendo montado la lente de un ojo erróneamente, estudiar cómo de debe montar la del otro
para que binocularmente la prescripción pueda considerarse bien centrada.

Analizaremos estas tolerancias en varios casos particulares:

Ejemplo nº 1 (figura 11.5): Queremos conocer entre qué valores se pueden situar los centros
ópticos de ambas lentes (distancia entre centros = DEC) para que el centrado pueda considerarse
correcto, sabiendo que el usuario tiene unas distancias nasopupilares de DNP = 32/32 mm y su refrac-
ción, igual en los dos ojos, es de Rx:+ 5,00 D (AO).
En VL el desequilibrio prismático horizontal máximo (δ∆H) tolerado según la norma RAL-RG-
915, es 0,5∆BN en la dirección crítica y 1∆BT en la menos crítica. Calculamos a qué descentramien-
tos (d = distancia desde el centro óptico al centro pupilar) corresponden estos desequilibrios mediante
la ley de Prentice. Como la potencia de ambas lentes es la misma, se puede calcular de la siguiente
forma:

dcrítico= 0,5 ∆ BN / 5 D = 0,1cm ⇒ distancia CO-CP

dno crítico= 1 ∆ BT / 5 D = 0,2cm ⇒ distancia CO-CP


173
DIP = 64mm

DEC = 64mm
CORRECTO

DEC = 63 = 64 - 1mm

DEC = 66 = 64 + 2mm

Fig. 11.5

El centrado correcto oscila entre 63 mm y 66 mm, y no puede encontrarse ningún centro ópti-
co a más de 3 mm respecto al centro pupilar (no sería correcto DNC =30/36 mm). En este ejemplo se
comprueba que en lentes positivas utilizadas en visión de lejos, es cuantitativamente más tolerable el
descentramiento hacia fuera que hacia dentro.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Ejemplo nº 2 (figura 11.6): Después de montar la lente del ojo derecho comprobamos que ha
quedado mal centrada (DNCD = 30 mm). ¿Cómo podemos centrar la lente del ojo izquierdo para com-
pensar el efecto prismático que existe en el la lente derecha, para que el desequilibrio prismático indu-
cido sea tolerable?

Datos: Rx OD: +4,00 D


OI: 0° +1,00 +2,00 D
DNP: 32 / 32 mm

Calculamos primero el efecto prismático que se ha inducido en el ojo derecho.

∆OD= -0,2 cm · 4,00 D = 0,8 ∆BN

Si el ∆OD es y el δ∆H máximo tolerable el ∆OI debe ser lo que para el OI corresponde a una
distancia x= ∆OI/Pvph = CO-CP

0,8 ∆BN 0,5 ∆BN 0,3 ∆BT x = -0,15; CO 1,5 mm hacia temporal
0,8 ∆BN 0 0,8 ∆BT x = -0.40; CO 4 mm hacia temporal
0,8 ∆BN 1 ∆BT 1,8 ∆BT x = -0.90; CO 9 mm. hacia temporal

DNP = 32 DNP = 32

174

DNC = 30

DNC = 33.5

DNC = 41

Fig. 11.6

Tabla 11.3 En la tabla 11.3 se muestran los valo-


res de DNC correspondientes a cada
DNCD DNCI Valor del δ∆ inducido una de las situaciones de desequili-
32 32 0
30 34,5 0,5∆BNOD
brio prismático inducido.
30 36 0
30 41 (excede la tolerancia 1∆BTOI
monocular)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DESEQUILIBRIOS PRISMÁTICOS

11.5 Decisión de centrado según la prescripción

Otra de las aplicaciones de las tolerancias de centrado es la decisión de centrado según la utilización
de las lentes. En algunos casos se puede provocar un centrado especial para favorecer la función bino-
cular del sujeto. En este apartado hablaremos en todo momento de sujetos ortofóricos, es decir con una
perfecta función del sistema oculomotor.

Monofocales para una única distancia

Podemos considerar los miopes débiles y los présbitas emétropes como usuarios de lentes monofoca-
les para una única distancia, lejos y cerca respectivamente. En ambos casos, los errores de centrado
mejor tolerados son aquellos en que la distancia entre los centros ópticos (DEC) es menor que la dis-
tancia interpupilar (DIP).

Monofocales para todo uso

Normalmente, el usuario de monofocales utiliza sus gafas para todas las distancias de observación,
aunque una de ellas será la distancia prioritaria.
Al utilizar una gafa para todas las distancias hemos de decidir cómo realizamos el centrado, ya
que si los centros ópticos coinciden con la posición de las pupilas en visión de lejos, cuando el usua-
rio mira de cerca se producen desequilibrios prismáticos indeseados, ya que las pupilas convergen 2,5
175
mm y descienden 10 mm sobre el plano de las gafas, si consideramos la distancia de vértice estándar
12 mm.
La decisión de centrado se tomará en función de la distancia prioritaria de utilización de las
gafas, así como del análisis de los desequilibrios prismáticos tanto horizontales como verticales que se
producen al mirar a cualquier otra distancia. Para este análisis es conveniente distinguir dos estados
refractivos distintos, la isometropía y la anisometropía.
a) En el caso de la isometropía (idéntica refracción en ambos ojos) ocurre que si centramos los
monofocales de lejos, en visión próxima no existen desequilibrios prismáticos verticales, porque se
crean efectos iguales prismáticos en ambos ojos (figura 11.7).
En el caso de los desequilibrios pris-
máticos horizontales, observamos que los 2.5
miopes presentan mayor margen de toleran-
cia que los hipermétropes, ya que al centrar
de lejos, de cerca se produce desequilibrio
de base nasal, que es la dirección menos crí-
tica, con lo cual, a veces resulta positivo
centrar las lentes entre la DIP de lejos y la
de cerca: DIPL 〉 DEC 〉 DIPC (figura 11.8). VL
En cambio, en los hipermétropes, el margen -10
VC
de tolerancia es menor puesto que se indu-
cen bases temporales (0,5∆), por lo que en
la decisión hay que tener más en cuenta la
ocupación principal y centrar exactamente
para esa distancia. Fig. 11.7

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

DIP C

DIP L

DIPC

DIP L

176 Fig. 11.8

b) La segunda condición refractiva a que hacíamos referencia es la anisometropía a partir de


0,50 D, en la que los desequilibrios prismáticos verticales son los más importantes.

Una regla práctica que debe recordarse al decidir para qué distancia deben centrarse las lentes
es que por cada dioptría de anisometropía se produce un desequilibrio prismático vertical de 1∆ (recor-
demos que la posición de las pupilas desciende 1 cm en el plano de las gafas).
En cambio, los desequilibrios prismáticos verticales pueden aliviarse centrando lo más exacta-
mente posible en la distancia prioritaria de observación.
Veamos un ejemplo (figura 11.9): A un usuario cuya refracción es OD: -2,00D y OI: -4,00D, le
centramos las lentes en visión de lejos, y calculamos los desequilibrios inducidos al mirar de cerca:
En la dirección horizontal: El δ∆H= 1,5 ∆BN OD/ OI, no es tolerable

∆H OD= -0,25·(-2,00)= 0,5∆BN

∆H OI= 0,25·(-4,00)= 1∆BN

En la dirección vertical: El δ∆V= 2 ∆BI OI = 2 ∆BS OD, no es tolerable

∆V OD= -1·(-2,00)= 2 ∆BI

∆V OI= -1·(-4,00)= 4 ∆BI

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π DESEQUILIBRIOS PRISMÁTICOS

En esta situación es más importante aliviar los


desequilibrios verticales, puesto que éstos son siempre
críticos. Un método que permite eliminar este desequi-
librio vertical en visión próxima, estando las lentes cen- A B C

tradas para visión lejana, es el Slab-off o prisma tallado, S


R
que genera una lente bicéntrica. Z
El proceso Slab-off consiste en tallar a la lente de
potencia más negativa o menos positiva, el prisma de OD T OI
base superior necesario para que en la zona de la lente
por donde intercepta la pupila en visión próxima el -2.00 -4.00
efecto prismático sea igual en los dos ojos. En este caso,
a la lente del ojo izquierdo se le tallaría un prisma de
2∆BS para que quedase en 2∆BI igual que la lente 10
R
5
5 R
izquierda, y así el desequilibrio prismático vertical, Z Z

tanto en VL como en VP, sería nulo (figura 11.9). Este


Z = 2∆BI Z = 2∆BI
recurso, utilizado antiguamente en bifocales (véase el
capítulo 13), no se utiliza prácticamente en lentes Fig. 11.9
monofocales.
En la figura 11.9 se muestra el principio de tallado del Slab-off. C es el centro de curvatura de
la superficie cóncava, y ABC es el eje óptico de la lente. En el punto R se talla ST perpendicular a la
línea SRC, creando un segundo centro óptico. El punto R se ha escogido de manera que el efecto pris-
mático en el punto Z sea idéntico al del otro ojo en el mismo punto.
177

Bibliografía

JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Associaton of British Dispensing Opticians, 1988.
SCHULTZ, W. «Técnica de Centrado». Ver y Oír no 29, Puntex, 1989.
PICKWELL, D. Binocular Vision Anomalies. Investigation and treatment. Londres, Butterworths, 1989.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 12
Adaptación de prescripciones prismáticas
M. Fransoy

Una de las dificultades de la adaptación de prescripciones prismáticas es encontrar el sistema técnica-


mente óptimo de incorporar los prismas oftálmicos a la prescripción óptica si la hubiese, o simple-
mente a la montura. En este capítulo se exponen los principales métodos que se utilizan con el fin de
proporcionar la máxima comodidad al usuario de estas prescripciones, que, por otra parte, no suelen
resultar demasiado estéticas.

12.1 Notación de las prescripciones prismáticas y orientación de las bases 179

La nomenclatura que se utiliza para describir las prescripciones prismáticas, el sistema TABO, se ha
expuesto en el capítulo 9, y mediante éste se da el valor de la prescripción en dioptrías prismáticas,
acompañado de la orientación de la base. Cuando se prescriben prismas a amétropes, el valor del efec-
to prismático debe acompañar a la graduación, como se muestra en el siguiente ejemplo:

O.D. 180° -1,50 +4,25 ⬑ 2 ∆ BNS x 30°

12.2 Propósito de las prescripciones prismáticas

En óptica oftálmica, la utilización de prismas tan sólo puede ser justificada en visión binocular. El efec-
to de los prismas frente a los ojos es el de variar la alineación relativa entre los ejes visuales de un ojo
respecto al otro. Aunque existe gran diversidad de criterios sobre la prescripción de prismas, las dos
finalidades principales de la aplicación visual de los prismas para compensar alteraciones de la visión
binocular son:

a) Provocar una rotación del ojo en dirección a la arista del prisma, para conseguir que el eje
visual quede en su posición correcta (figura 12.1a). Esto ocurre en el caso de los entrenamientos visua-
les, para aumentar los rangos de vergencia fusional en el caso de heteroforias, y también en el caso de
los estrabismos con motilidad ocular normal.
b) Desplazar las imágenes de los objetos a una posición tal que pueda ser observada cómoda-
mente por el usuario (figura 12.1b). En este caso, el prisma sitúa la imagen del objeto sobre el eje visual
del sujeto, ya sea para evitar que el ojo realice un esfuerzo muscular que no puede realizar, caso de las

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

forias descompensadas sintomáticas, porque el sujeto carece de la vergencia de fusión suficiente, o


bien porque se trate de un ojo sin motricidad, como es el caso de estrabismos paralíticos.
En ambos casos ocurre que la imagen se desplaza en dirección al vértice del prisma, mientras
que el sentido en que debe orientarse la base de los prismas en uno y otro caso es opuesta, puesto que
se persiguen dos finalidades totalmente distintas.

Fig. 12.1a Convergencia producida por Fig. 12.1b Desplazamiento de la imagen hacia
una prescripción de base temporal la posición convergente del eje visual, producida
por un prisma de base nasal

12.3 Distribución de prismas entre los dos ojos


180

Cuando el valor de la prescripción supera las 6∆, se suele repartir el prisma entre los dos ojos, siguien-
do los mismos criterios que se utilizan para calcular el desequilibrio prismático binocular a partir de
los efectos monoculares: los efectos prismáticos cuyas bases son cardinalmente opuestas se suman, y
se restan los efectos cuyas bases son cardinalmente coincidentes. Así, una determinada prescripción
prismática puede distribuirse de cualquier forma entre los dos ojos, siempre que el resultado obtenido
sea el mismo, aunque lo más usual es dejar la misma cantidad de prisma en ambos ojos. Por ejemplo,
10 ∆ BS OD pueden repartirse en 3 ∆ BS al OD y 7 ∆ BI al OI, aunque lo óptimo es colocar 5 ∆ BS en
el OD y 5 ∆ BI en el OI. En el caso de existir compensación horizontal y vertical en uno o los dos ojos,
existen diversas posibilidades. Por ejemplo, es equivalente colocar en el OD 2 ∆ BT ⬑ 4 ∆ BI, que en
el OI 2 ∆ BT ⬑ 4 ∆ BS, que en uno de los dos ojos el prisma oblicuo resultante de la combinación, en
este caso, OD 4,50 ∆ BTI x 63° u OI 4,50 ∆ BTS x 63°.

12.4 Prescripción por descentramiento

Cuando una prescripción prismática se halla asociada a una prescripción esférica o astigmática, se puede
conseguir el efecto prismático deseado durante el proceso de montaje, situando el punto de la lente que
cumple dicho efecto prismático delante de la pupila del usuario. El punto en cuestión se convertirá en
el centro de montaje de la lente. Este método resulta muy eficaz para ametropías elevadas asociadas a
prescripciones prismáticas bajas o moderadas, puesto que para ametropías bajas, el centro de montaje
queda muy alejado del centro óptico de la lente, con lo que el diámetro de la lente resulta insuficiente
para realizar el montaje correctamente. Es el método de primera opción, al no suponer ningún coste adi-
cional para el usuario, puesto que con la misma lente compensadora se consigue el prisma deseado.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE PRESCRIPCIONES PRISMÁTICAS

Para determinar la posición del


centro de montaje en la práctica profe-
sional, basta con colocar la lente en el CO

frontofocómetro y situar la imagen del


test en el retículo de manera que el efec- CM
1 2 3 4
to prismático sea el deseado. Cabe recor-
dar que en el frontofocómetro debe
verse la imagen del test coincidiendo
con la dirección y sentido de la base del
prisma. Al marcar el centro de montaje,
las lentes convergentes deben desplazar- Fig. 12.2 Determinación y marcado del centro de montaje
se en el mismo sentido de la base desea- mediante el frontofocómetro. Las lentes convergentes deben
da, mientras que las lentes negativas desplazarse en el mismo sentido de la base deseada
deben desplazarse en sentido opuesto al
de la base. La utilización del frontofocó-
metro para marcar el centro de montaje,
así como para conocer el efecto prismá-
tico en un punto dado, presenta una limi- CO
tación importante y es la escasa preci- 1 2 3 4
sión del instrumento, ya que en el
CM
retículo sólo están marcados los trazos
correspondientes a intervalos de 1∆.
Además, mediante la lectura directa en
181
el retículo sólo se puede llegar a produ-
cir efectos prismáticos hasta 5 ó 6 ∆, Fig. 12.3 Determinación del centro de montaje mediante
el frontofocómetro. Las lentes negativas deben desplazarse
dependiendo del modelo. Algunos fabri-
en sentido opuesto al de la base
cantes incorporan al frontofocómetro
prismas de Risley, para poder trabajar
con potencias prismáticas superiores. En la figura 12.2 se muestra la imagen del test cuando va a ser
marcado el centro de montaje de la lente OD +4,00 D, para producir un efecto prismático de 2 ∆ BS,
mientras que en la figura 12.3 se observa la imagen del test cuando se va a marcar el centro de mon-
taje de la lente OI -4,00 D, para que el efecto prismático producido sea de 3 ∆ BTI.
Cuando se precisa conocer la posición del centro de montaje o un efecto prismático con mayor
precisión que la proporcionada por el frontofocómetro, se puede obtener analíticamente, mediante el cál-
culo exacto. Basta con aplicar las expresiones (10.14) y (10.15), utilizando estrictamente el convenio de
signos, y obtenemos las coordenadas (x,y) del punto que cumple un determinado efecto prismático.

12.5 Descentramientos y heteroforia

Si al evaluar el centrado de unas gafas (DEC o DNC), se observa que no corresponde con las medidas
de centrado del usuario (DIP o DNP) y que el montaje sería incorrecto para un usuario ortofórico,
tomando como criterio estrictamente las normas de tolerancia RAL-RG-915, entonces se debe tener en
cuenta que puede tratarse de un centrado con un propósito especial, el de inducir algún efecto prismá-
tico que ayude a mejorar la funcionalidad de la visión binocular del usuario. Esto puede suceder en el
caso de las heteroforias descompensadas, en que se aprovecha el centrado de las lentes para aliviar los
síntomas del usuario, al inducir los efectos prismáticos convenientes.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

La heteroforia es aquella condición en que los dos ejes visuales tienden naturalmente a inter-
ceptarse por delante o por detrás del punto de fijación, produciéndose la endo o la exoforia respecti-
vamente. Esto puede suceder tanto en visión lejana como en visión próxima, y cuando ocurre con la
misma intensidad para todas las distancias de fijación se habla de foria básica. Las forias pueden cau-
sar síntomas de incomodidad cuando no existe suficiente reserva de vergencia fusional para compen-
sar la tendencia a la desviación, y en ese caso se denominan forias descompensadas. Aunque no es el
objetivo de este apartado, cabe decir que hay tres tipos de soluciones para esta problemática en fun-
ción de cada caso: la variación en la prescripción esférica, la prescripción prismática o la terapia visual.
Aquí expondremos los criterios necesarios para ayudar a aliviar los síntomas de las forias des-
compensadas mediante el centrado especial de las lentes (lo que es equivalente a considerar la pres-
cripción prismática). El método es llevar la imagen del objeto al punto de comodidad del usuario, en
lugar de obligar a realizar una rotación al ojo. Por ejemplo, una endoforia está descompensada cuando
no existe suficiente reserva de vergencia fusional negativa (divergencia) para eliminar la tendencia a
la desviación. Para aliviar los síntomas se pueden producir efectos prismáticos de base temporal, que
trasladan la imagen del objeto a la posición convergente de los ejes visuales. Del mismo modo, la exo-
foria se alivia mediante prismas de base nasal.

Endoforias

Caso de endoforia sintomática en visión de lejos y asintomática en visión de cerca: el efecto prismá-
tico aliviador debe ser de base temporal, y únicamente en visión lejana. Esto se consigue centrando las
lentes negativas para la distancia interpupilar de cerca. En cambio en el caso de las lentes positivas es
182
imposible de conseguir, ya que si queremos producir un efecto prismático de base temporal en visión
de lejos, en visión de cerca será aún mayor. Como resumen, el caso de endoforia descompensada en
visión lejana se puede aliviar únicamente cuando se halla asociada a la miopía. (figura 12.4).

DIPC = DEC

DIPL

Fig. 12.4 Alivio de síntomas de la endoforia descompensada en visión lejana asociada a miopía
DIPL: distancia interpupilar de lejos, DIPC: distancia interpupilar de cerca, y
DEC: distancia entre centros ópticos de las lentes

Caso de endoforia descompensada y sintomática en visión próxima y asintomática en visión


lejana: en este caso se trata de conseguir provocar un efecto prismático de base temporal sólo en visión
próxima.
Por el mismo razonamiento que en el caso anterior, esto es posible centrando las lentes positi-
vas para la distancia interpupilar de lejos, y no se consigue en el caso de lentes negativas, ya que pro-
ducir un efecto de base temporal en visión próxima implica que en visión lejana debe ser mayor (figu-
ra 12.5).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE PRESCRIPCIONES PRISMÁTICAS

DIPL = DEC

DIPC

Fig. 12.5 Alivio de síntomas de la endoforia descompensada en visión próxima asociada a hipermetropía

Exoforias

Caso de exoforia descompensada en visión de lejos, y asintomática en visión próxima: se deben pro-
ducir prismas de base nasal únicamente en visión de lejos, y esto sólo ocurre centrando las lentes posi-
tivas en visión próxima (figura 12.6).

DIPC = DEC

183

DIPL

Fig. 12.6 Alivio de síntomas de la exoforia descompensada en visión lejana asociada a hipermetropía

DIPL = DEC
Caso de exoforia descompensada en visión
de próxima, y asintomática en visión de lejos: se
deben producir prismas de base nasal únicamente
en visión de próxima, y esto sólo ocurre centrando
las lentes negativas en visión lejana (figura 12.7).
DIPC

Fig. 12.7 Alivio de síntomas de la exoforia descom-


pensada en visión próxima asociada a miopía

12.6 Lentes prismáticas. Prisma incorporado

Para conseguir el efecto prismático deseado por descentramiento de las lentes oftálmicas, es necesario
disponer de diámetros grandes, sobretodo cuando el valor de la potencia compensadora es bajo. Cuan-
do el diámetro limita este descentramiento se recurre a pedir al fabricante una lente que lleve la poten-
cia prismática incorporada. Los prismas incorporados, también denominados lentes prismáticas, se uti-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

lizan, pues, cuando la corrección prismática debe ir


acompañada de una corrección óptica, ya sea
monofocal o multifocal, y es imposible conseguir
dicho efecto prismático por descentramiento de las
lentes. El cálculo de la lente prismática se realiza
teniendo en cuenta la potencia del prisma que se
incorpora a la lente, dando como resultado lentes
con un espesor delgado y uno grueso. Para su fabri-
cación se coloca el bloque descentrado respecto al
eje de giro del generador y al centro de rotación de
los moldes, como se muestra en la figura 12.8.
La relación de espesores en lentes prismáti-
cas (figura 12.9), análoga a la que se estableció en
el capítulo 9 para los prismas planos, se expresa
como sigue:

e grueso - edelgado = Φ lente∇


(12.1)
100 nlente - 1
ed

rd
184 Fig. 12.8 Proceso de fabricación
de las lentes prismáticas
ec
Fig. 12.9 Distribución de
rg
espesores en las lentes
eg prismáticas

Este tipo de lentes resultan poco estéticas y sobretodo molestas por su elevado peso para poten-
cias prismáticas elevadas, ya que el prisma añade un espesor adicional al que correspondería a la lente
convencional.
Por ello es aconsejable utilizar las lentes prismáticas para potencias compensadoras bajas, con
material orgánico para disminuir el peso, y montadas en monturas de calibre pequeño, evitando las
monturas al aire.
La problemática del elevado espesor de borde es similar al que se ha expuesto para las pres-
cripciones fuertemente miópicas en el capítulo 6, y por tanto, para disimular estos espesores se pueden
aplicar las mismas técnicas que se han enumerado para las lentes negativas.

12.7 Prismas de Fresnel

Los prismas de Fresnel son una alternativa para solucionar el problema que presentan las elevadas
prescripciones prismáticas, puesto que introducen la ventaja de disminuir el espesor y el peso respec-
to a las lentes prismáticas que acabamos de tratar. Los prismas de Fresnel son un conjunto de peque-
ños prismas con el mismo ángulo apical e igual espesor en la base (pequeño), de forma que la arista de
uno está en contacto con la base del siguiente y así sucesivamente hasta conseguir el diámetro desea-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π ADAPTACIÓN DE PRESCRIPCIONES PRISMÁTICAS

do. El efecto resultante es el de un prisma con el mismo ángulo apical


y diámetro pero con un espesor muy reducido (1mm) tal y como se
muestra en la figura 12.10. En los surcos se produce dispersión y
difracción, tanto mayor cuanto menor es la anchura de cada prisma.
Existen dos modelos de prismas de Fresnel, los Wafer-Prism y
los Press-on.

a) Los Wafer-Prism, que resultan mecánicamente difíciles de


adaptar, se caracterizan por ofrecer una buena calidad óptica. Poseen Fig. 12.10 Fundamento de
un diámetro de 30 mm aproximadamente, se fabrican desde 15 ∆ hasta los prismas de Fresnel
35 ∆. Van montados en un aro de material plástico que les permite aco-
plarse a las gafas mediante un adhesivo transparente.
b) Los Press-on se fabrican en discos de material plástico flexible, lo que permite recortarlos de
la forma y a la medida del aro y adherirlos sin dificultad. La adherencia se debe a un fenómeno de ten-
sión superficial entre la cara lisa del Press-on y la superficie pulida de la lente, sin necesidad de utili-
zar ningún pegamento. Para elevadas potencias negativas se adhieren en la superficie externa puesto
que es la más plana, y por la misma razón, en las lentes positivas se adhieren en la superficie interna.
Se fabrican hasta 30 ∆, lo cual permite adaptar prescripciones de hasta 60 ∆.
Resultan ideales para prescripciones temporales, que deben ser revisadas a menudo, y para
cuando se debe prescribir distinto prisma de lejos que de cerca o distinto según las direcciones del
espacio, lo que se denomina prisma por sectores. Ante todas las ventajas expuestas, no hay que olvi-
dar los inconvenientes, entre los que cabe citar la reducción de agudeza visual que se experimenta al
mirar a través de ellos, que puede resultar una penalización para el ojo portador, la dispersión cromá-
185
tica para elevadas potencias prismáticas, y las reflexiones en los surcos arista-base, lo que hace que
resulte mejor adherirlos en base inferior y en la cara interna. Además, con el tiempo pierden su flexi-
bilidad y amarillean.

Bibliografía

CORBÉ,C.; MENU, J.P.; CHAINE, G. Traité d’optique physiologique et clinique. París, Doin Editeurs, 1993.
COTTER, S. Prismas ópticos. Aplicaciones clínicas. Madrid, Mosby/Doyma Libros, 1996.
FANNIN, T.E.; GROSVENOR T. Clinical Optics. Boston, Butterworths, 1987.
JALIE, M. The Principles of Ophthalmic Lenses. Londres, The Association of British Dispensing Opticians, 1988.
SCHIKORRA A. «Lentes monofocales astigmáticas y prismáticas». Ver y Oír nos 38 a 53, Puntex, 1989.
TWYMAN, F. Prism and lens making. Nueva York, IOP Publishing, 1989.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 13
Lentes bifocales y trifocales
M. Lupón

13.1 Necesidad de una compensación multifocal

El ojo humano, emétrope o amétrope corregido, en estado de reposo constituye un sistema óptico cuyo
foco imagen se encuentra situado en la retina, donde enfoca los objetos que están en el infinito (que es
su conjugado objeto). Para enfocar objetos cercanos utiliza lo que se conoce con el nombre de aco-
modación, que consiste en un incremento de la potencia del cristalino. Con la edad, la flexibilidad de
esta lente va disminuyendo hasta tal punto que llega a ser necesaria una compensación óptica adicio-
nal para conseguir la nitidez en visión próxima (el punto próximo se aleja y es necesario utilizar una 187
lente positiva que forme la imagen del objeto situado a la distancia de trabajo, sobre el punto próxi-
mo). A esta condición se le denomina presbicia.
Las lentes multifocales suponen una solución a dicho problema puesto que reúnen en un solo
dispositivo la compensación óptica necesaria para la visión lejana y cercana.
Los bifocales fueron los primeros en aparecer y son una buena solución para los présbitas
recientes. Con el tiempo, sin embargo, su campo de acción resulta insuficiente pues sólo son útiles para
distancias lejanas y para las tareas que se ejecutan a distancia de lectura (40 cm), dejando una zona
intermedia por cubrir.
Para solucionar dicho problema se idearon los trifocales, que incorporan un segmento adicional
que cubre las medias distancias, y posteriormente las lentes progresivas, donde se consigue un gra-
diente de potencias. Los pros y los contras de cada tipo de multifocal se analizarán a lo largo de los
capítulos 13, 14 y 15.

13.2 Historia y evolución de los multifocales

Bifocales

Los primeros bifocales fueron descritos por B. Franklin en 1784 y los ideó para su uso particular (aun-
que parece ser que su inventor fue G. Hertel a principios de siglo). Consistían en dos lentes con igual
índice de refracción pero con distinta curvatura y, por lo tanto, de diferente potencia, cortadas por la
mitad, que se mantenían unidas gracias a la presión de la montura (figura 13.1a). Sin embargo tenían
dos grandes inconvenientes: por un lado, la línea de división producía reflexiones molestas además de
ser una zona de acumulación de suciedad, y por otro, eran muy poco estables al no haber ningún ele-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

mento de unión. Posteriormente (Morck, 1888) este tipo de bifocales evolucionó hacia un bifocal de
segmento curvo con mejor encaje entre ambas piezas al introducirse el bisel de una dentro del de la
otra (figura 13.1b)

Fig. 13.1a Fig. 13.1b

A mediados del siglo XIX, I. Schnaitman


(1838) fabricó un nuevo modelo donde sobre una
misma pieza cortaba dos curvaturas distintas
(monobloque).
La lente principal era la concebida para
visión cercana y en la segunda superficie, la parte
superior se aplanaba (figura 13.2). Aunque con
este diseño se mejoraba la estabilidad del bifocal,
188
en la zona destinada a la visión de lejos había un
Fig. 13.2 fuerte efecto prismático y unas aberraciones consi-
derables, por lo que tampoco fue operativo.
A finales del siglo XIX, en la década de 1880, Morck propuso otro
diseño: los bifocales pegados. Para ello pegaba una pequeña lente en la
superficie posterior de la lente principal con bálsamo del Canadá que tiene
un índice de refracción parecido al del crown, de manera que el radio de
curvatura de la segunda superficie de la lente principal y el de la primera
superficie del segmento fuesen idénticos (figura 13.3). El resultado era
mucho mejor pero tenía los inconvenientes de que el bálsamo del Canadá
reblandece alrededor de los 50°C y por lo tanto la unión no es estricta-
Fig. 13.3 mente estable, y además con el tiempo amarillea. Posteriormente se han
empleado resinas epoxi (araldit) que garantizan la estabilidad.
Justo en el cambio de siglo (1899) se concibe el primer bifocal
donde se combinan dos índices de refracción. J. Borsh Sr. tomó una lente
crown a la que hizo una pequeña cavidad en la superficie anterior. En
dicha cavidad pegaba con bálsamo del Canadá una pequeña lente de mate-
rial flint, recientemente descubierto, y el conjunto lo cubría con una lente
de material crown neutra, a modo de protección (figura 13.4). De hecho
la idea inicial es la que se sigue en la fabricación de bifocales actualmen-
te, pero tal y como fue concebida se abandonó por la complejidad del pro-
ceso.
En 1900, J. Borsh Jr. fabricó el primer bifocal fundido. Partió de
Fig. 13.4 la idea de su padre pero para la unión del segmento de flint con la lente

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

principal de crown recurrió al aumento de temperatura del conjunto hasta la fusión, con lo cual no era
necesaria la protección posterior, y se obtenía buena estabilidad. El inconveniente que presentaron
dichos bifocales fue que la combinación flint-crown producía una elevada aberración cromática por su
diferencia de números de Abbe. Además los valores de coeficiente de dilatación lineal (α) eran sufi-
cientemente dispares como para comportar problemas de rotura durante la fusión y el posterior enfria-
miento. Este problema no se solucionó hasta finales de la segunda década del siglo XX cuando apare-
ció el material crown de bario, con un índice de refracción mayor pero con un número de Abbe y un
coeficiente de dilatación lineal más cercanos al crown, por lo
cual la dispersión cromática y la posibilidad de rotura dismi-
nuyen considerablemente.
En cuanto a los bifocales monobloque cabe decir que
desde Schnaitman no se volvieron a comercializar hasta 1910
con la propuesta de C. Conner (figura 13.5). Se trataba de
tallar la segunda superficie con dos curvas distintas para crear
la adición necesaria en la zona inferior de la lente.
El siguiente paso en el desarrollo de este tipo de bifo- Fig. 13.5
cal no ocurrió hasta mediados de siglo XX (1954)
con la aparición de los llamados bifocales ejecuti-
vos, donde en la primera superficie la parte infe-
rior tiene una curvatura mayor que la superior y
por lo tanto es más positiva (figura 13.6). La línea
de separación es recta y cubre la totalidad de la
lente dividiéndola en dos mitades aproximada-
189
mente iguales.
Fig. 13.6

Trifocales

El primer trifocal lo describió J.I. Hawkins en 1826 para su uso particular a partir de la misma idea que
B. Franklin. Consistía en tres piezas de vidrio con distinta potencia. Sin embargo hasta más de un siglo
después no se comercializaron, siguiendo la idea del bifocal fundido. También se han desarrollado tri-
focales monobloque del mismo modo que los bifocales.

Lentes progresivas

B. Maintenaz patentó el primer diseño en 1951, y se popularizaron durante la década de los 60 como
respuesta a la necesidad de un dispositivo con menos restricciones en cuanto a continuidad de visión
a todas las distancias, y más estético que los bifocales y trifocales ya comercializados. En ellos el radio
de curvatura del meridiano vertical decrece progresivamente desde la zona superior hacia la inferior,
de tal manera que existe una zona de visión de lejos, una zona de visión de cerca y un pasillo inter-
medio donde la potencia aumenta gradualmente y la visión es continua. De este tipo de lentes se habla-
rá ampliamente en el capítulo 14.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

13.3 Procesos de fabricación

Bifocales y trifocales fundidos

La idea básica de fabricación de este tipo de multifocales se ha explicado brevemente en el apartado


anterior y a grandes rasgos consiste en fundir un segmento con unas dimensiones concretas y un índi-
ce de refracción determinado, en un bloque de índice menor donde se ha tallado una depresión que
aloje el segmento. De esta forma, manteniendo constante el radio de curvatura de una superficie, que
comúnmente es la primera, al aumentar el índice de refracción, aumentará asímismo la potencia. A
continuación se detallan las etapas que se deben seguir para la obtención del bifocal terminado a par-
tir de un bloque:

a) Generado de la segunda superficie en el bloque: se trata de dar una curvatura a la segunda


superficie de lo que será la lente principal para conseguir una mejor estabilidad de la depresión talla-
da en la cara convexa del bloque.
b) Generado, afinado y pulido de la depresión: en la primera superficie del bloque se genera
una cavidad con un diámetro de unos 28 mm (variable dependiendo del tipo de bifocal) cuya potencia
queda anotada en el bloque para poderlo identificar a lo largo de todo el proceso. Posteriormente se
afina y pule quedando la depresión totalmente terminada.
c) Preparación del segmento: en la actualidad los bifocales y trifocales más comunes son cur-
vos y rectos y se elaboran con segmentos compuestos.

190
Si se trata de un bifocal el segmento consta de dos
porciones, una con el mismo índice de refracción que la
lente principal y la otra con un índice mayor. En el caso de
los trifocales las porciones serán tres, una de las cuales
será del mismo índice que la lente principal, una porción
intermedia con índice mayor y una tercera con un índice
mayor todavía (figura 13.7), de modo que las porciones
con el mismo índice que la lente principal durante la fusión
quedan embebidas en ella y desaparecen. Su función es
garantizar la máxima estabilidad a lo largo de todo el pro-
ceso.
Una vez se tienen las porciones necesarias para ela-
Fig. 13.7 borar el segmento, se desbastan y afinan las superficies de
separación y se unen para fundirlas posteriormente en un
horno a unos 670ºC. Después de la fusión de las porciones se procede al generado, afinado y pulido de
la segunda superficie del segmento, con una curvatura 0,25 D más pronunciada que la de la depresión
para asegurar la estabilidad del conjunto durante la fusión.
Es muy importante escoger el material con unas propiedades físicas adecuadas. Especialmente
el número de Abbe (ν) para evitar la dispersión cromática, y el coeficiente de dilatación lineal (α), que
debe ser similar para la lente principal y para el segmento, puesto que una mayor o menor contracción
de uno de los dos durante el enfriamiento posterior a la fusión provocaría la rotura del otro.
En la tabla 13.1 se pueden comparar los valores del índice de refracción, los números de Abbe
y los coeficientes de dilatación lineal de distintos materiales usuales en la fabricación de bifocales fun-
didos.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

d) Fusión del segmento en el bloque: Tabla 13.1


la fusión se realiza en un horno similar a un
Código nd ν α
túnel con distintas zonas de temperatura
controlada. Como el proceso requiere llegar Blanc BL 1,5230 59,3 94
a temperatura de unos 150°C por encima de Baryum 858 1,6050 46,1 90
la temperatura de recocido, los vidrios se Baryum 653 1,6530 42,1 92
Baryum 683 1,6810 38,3 90
depositan sobre unas placas refractarias en
Baryum 750A 1,7500 31,4 89
las cuales encajan perfectamente, y que les
confieren estabilidad, de forma que van
recorriendo las distintas zonas del horno a través de una cinta transportadora.
Se coloca el segmento con la orientación requerida en la depresión. Previamente las superficies
de contacto han sido totalmente pulidas y hay que conseguir una atmósfera totalmente libre de polvo.
Para asegurar la estabilidad del conjunto y evitar la retención de aire durante la fusión, se utilizan unas
cuñas de alambre. Después de un período de precalentamiento de 30 minutos a 1 hora para conseguir
una temperatura del vidrio estable se procede a la fusión, que dura entre 20 y 30 minutos y se realiza
a temperaturas entre 630°C y 680°C dependiendo del punto de reblandecimiento del material. El seg-
mento se hunde, expulsando aire a través de la cuña de alambre y las dos piezas quedan fundidas.
Posteriormente se realiza un enfriamiento rápido hasta la temperatura de recocido (aproxima-
damente 530°C) luego se enfría de una forma relativamente lenta hasta 400°C y se termina el proceso
con un enfriamiento paulatino hasta temperatura ambiente. Durante el proceso, el control de tempera-
turas debe ser muy estricto, y una vez terminado se hace un control de calidad para detectar polvo, bur-
bujas o cualquier alteración.
e) Obtención del semiterminado: después de la fusión se procede a generar la primera superfi-
191
cie con un radio uniforme deseado, eliminando la parte sobresaliente del segmento, y a continuación
se afina y se pule dejando la superficie totalmente terminada.
f) Obtención de la lente terminada: en caso de que el bifocal sea de potencia esférica se gene-
ra, afina y pule la segunda superficie también esférica para conseguir la potencia deseada. Si la lente
debe ser astigmática, la segunda superficie se talla tórica, de forma que el cilindro será el mismo para
visión de lejos que para visión de cerca.

En el caso de que el segmento sea introducido en la segunda superficie, primero se termina ésta
con geometría esférica y, posteriormente, se talla la primera superficie con geometría esférica o tórica
según sea necesario para obtener la potencia final deseada.

Bifocales y trifocales monobloque

En este apartado se tratará exclusivamente de los que hoy en día son de uso corriente, los bifo-
cales tipo ejecutivo.
La idea básica consiste en tallar dos curvas distintas sobre la superficie anterior de un bloque,
de modo que quede dividido en dos mitades: una zona superior, con un radio de curvatura determi-
nado, que será utilizada como lente para visión a distancia, y una zona inferior, con un radio de cur-
vatura más cerrado que el de la zona superior, que se utilizará como lente de lectura. Así, sobre un
bloque con índice de refracción único, se consigue un aumento de potencia disminuyendo el radio de
curvatura.
Para su fabricación se colocan los bloques sobre un cilindro truncado con un eje de rotación
central y se genera, afina y pule la superficie correspondiente al segmento de lectura, de forma que se

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

crea una línea recta horizontal que


separa la zona de visión lejana de la
zona de lectura.(figura 13.8). En caso
de que la potencia final de la lente sea
astigmática, el cilindro se talla en la
superficie posterior.

Bifocales y trifocales orgánicos

Fig. 13.8 Los bifocales y trifocales orgánicos son


siempre monobloque puesto que se
parte de un único material (monómero orgánico) que se inyecta entre dos
moldes, de tal forma que en el que dará lugar a la curvatura frontal están
definidos dos radios de curvatura, correspondientes a la zona de visión
lejana y a la de lectura respectivamente (figura 13.9).
El proceso de fabricación es el mismo que el empleado en las len-
tes monofocales orgánicas y la única diferencia reside en la elaboración
del molde de vidrio de la superficie frontal que a continuación se detalla
(figura 13.10).
En un bloque de material crown se genera la superficie cóncava
Fig. 13.9 Fig. 13.10 con el radio de curvatura deseado para la superficie convexa de la lente
principal, y a continuación se somete a un templado químico. Después de
192
afinarla y pulirla se talla, afina y pule la depresión del segmento. El templado químico se hace antes
de generar la depresión para evitar que se distorsione la curvatura de la lente principal.
Tal y como ocurre en las lentes monofocales, a partir de este proceso se pueden obtener lentes
bifocales y trifocales terminadas (en cuyo caso los espesores y curvaturas ya son los adecuados para
obtener lentes de una Pvp determinada) o bien semiterminados, a los que posteriormente se les tallará
la segunda superficie para obtener la Pvp deseada (ver capítulo 1).

13.4 Parámetros de un bifocal

Potencias

En la introducción de este capítulo se ha expuesto que con la edad y debido a la pérdida de flexibili-
dad del cristalino, es necesaria una compensación óptica adicional para las tareas ejecutadas a distan-
cia corta (aproximadamente 40 cm).
Esta adición tiene siempre un valor esférico y positivo respecto a la compensación refractiva
para la visión lejana en caso de que sea necesaria, puesto que supondrá una ayuda por la pérdida de
amplitud de acomodación. Por ello también tiene un valor igual en ambos ojos, que oscila entre +0,75
y +3,50 D.
La lente principal incluye la prescripción para la visión lejana (PL, potencia de lejos) mientras
que la potencia del segmento corresponde al valor de la adición (Ad) antes citada, con lo cual en visión
próxima el usuario utiliza la suma de las dos (PC, potencia de cerca) (figura 13.11).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

Se pueden establecer las siguientes rela-


ciones:

PC = PL + Ad → Ad = PC - PL (13.1)
PL PL
Por ejemplo, si de un bifocal nos indican
su potencia de vértice posterior del siguiente Ad
modo: PC

50° -1.00 +2.00 D; Ad +1.50 D


Fig. 13.11
sus potencias de lejos y de cerca son, respecti-
vamente:

PL 50° -1.00 +2.00 D

PC 50° -1.00 +3.50 D

En caso de que la lente sea un trifocal se debe considerar además una potencia intermedia (Pi)
cuyo valor suele ser la mitad del valor de la adición (figura 13.12).

Pi = PL + Ad/2 (13.2)
193
En los bifocales astigmáticos nor-
malmente el segmento se introduce en la
superficie anterior, esférica, y la segunda
superficie es la tórica, por lo que el astig-
matismo inducido afectará por igual a la PL PL
potencia de lejos que a la potencia de
cerca. En caso de que la superficie tórica Ad/2
sea la primera, el segmento se introduce
en la segunda superficie de la lente y el PI
resultado es el mismo.
Ad
PC

Parámetros geométricos Fig. 13.12

Para observar un objeto cercano, habitualmente los ojos giran hacia abajo y convergen. Por este moti-
vo en la mayoría de los bifocales el segmento está situado en la zona inferior de la lente principal y
desplazado hacia su lado nasal, es decir, nos indica si el bifocal está destinado a un ojo derecho o a un
ojo izquierdo.
En la figura 13.13, se muestran los parámetros geométricos que se definen en una lente bifocal:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

eb A: lente principal
B: segmento
D: línea de separación
A Ø: diámetro de la lente principal
L: centro óptico de lejos
M L ec M: centro geométrico de la lente princi-
g D c pal
b
s d: diámetro del segmento
S B h es h: altura del segmento
c: caída del segmento (c = LD)
S: centro geométrico del segmento
g: LS horizontal
d b: LS vertical
Ø s: SD
eC: espesor de centro de la lente principal
Fig. 13.13 eb: espesor de borde de la lente principal
eS: espesor de centro del segmento

De la figura 13.13 se pueden deducir las siguientes expresiones:

s = - (h - d/2) = d/2 - h (13.3)

b = c - s = c + h - d/2 (13.4)
194

El convenio de signos es el habitual: posi-


tivo hacia arriba y hacia la derecha y negativo
hacia abajo y hacia la izquierda. Frecuentemente
M (centro geométrico de lejos) y L (centro óptico
de lejos) no coinciden, de modo que el diámetro
útil del bifocal suele ser mayor que su diámetro
real. Los fabricantes al dar las especificaciones nos
proporcionan ambos valores.
En la figura 13.14 se muestra un bifocal de
diámetro 70/76 destinado a un ojo derecho y se dan
los valores de sus parámetros geométricos más sig-
nificativos.

Espesores. Cálculo del radio del alojamiento


Fig. 13.14
Cuando se habla de espesores en una lente bifocal
se debe considerar el espesor de centro (eC), el
espesor de borde (eb) de la lente principal y además el espesor de centro del segmento (eS).
El segmento debe tener el espesor necesario como para poder ser fabricado, pero hay que tener
en cuenta que si es muy profundo el diámetro queda muy limitado. El cálculo de los espesores es muy
importante puesto que el fabricante debe tener en cuenta que al crear la depresión que alojará el seg-
mento, no se vea afectada la segunda superficie de la lente principal.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

Efectivamente, por cuestiones mecánicas el espesor de centro


del segmento debe ser inferior al espesor de borde de la lente princi-
pal en dicho punto. Al generar la segunda superficie para obtener la R1
Pvp deseada no se debe llegar a la zona de la depresión. Esta situa- n R2
ción es especialmente crítica cuando la Pvp de la lente principal es
negativa (figura 13.15).
A continuación se determinará el radio del alojamiento del
segmento. Para ello debe considerarse que una lente bifocal tiene tres n'
superficies (figura 13.16). Una primera superficie común a la lente RD
principal y al segmento, caracterizado por R1; la segunda superficie
de la lente principal, caracterizada por R2; y la segunda superficie del
segmento, que coincide con la curva de la depresión en la lente prin-
cipal, caracterizada por RD. Fig. 13.15 Fig. 13.16
Considerando que el índice de refracción de la lente principal
es n y el del segmento n’, se pueden establecer las siguientes rela-
ciones:
Potencia de la primera superficie de la lente principal:

P1 = n - 1 (13.5)
R1

Potencia de la segunda superficie de la lente principal:


195

P2 = 1 - n (13.6)
R2

Potencia de la primera superficie del segmento:

P3 = n' - 1 (13.7)
R1

Potencia de la segunda superficie del segmento:

PD = n- n' (13.8)
RD

Tratando la asociación de la lente principal con el segmento como si fueran lentes delgadas se
tiene que:

PL = P1 + P2 (13.9)

PC = P3 + PD + P2 (13.10)

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

teniendo en cuenta que:

PC = PL + Ad ⇒ Ad = P3 + PD + P2 - P1 - P2 ⇒ Ad = P3 + PD - P1 (13.11)

Expresando la última ecuación en función de los radios de curvatura se obtiene:

Ad = (n' - n) 1 - 1 (13.12)
R1 RD

Según se observa, el valor de la adición ya queda fijo en el semiterminado, pues no depende ni


de los espesores ni del radio de curvatura de la segunda superficie de la lente principal. Hay que tener
la precaución de no confundir la potencia del segmento en aire con la que proporciona al estar fundi-
do en la lente principal.
Durante el proceso de fabricación los bloques se identifican con un código que expresa la poten-
cia de la primera superficie (P1), la potencia de la depresión (PD) y un valor llamado factor de placa
(K) que expresa la relación existente entre el índice de la lente principal y el segmento:

K = n- 1 (13.13)
n' - n

En la tabla 13.2 se expresan valores de K para una lente crown, con los índices habituales uti-
lizados en los segmentos. Los más corrientes son los dos primeros valores puesto que son los que
menores problemas suponen en cuanto a disper-
196 Tabla 13.2 sión y a disparidad de coeficiente de dilatación
n’ 1,605 1,654 1,685 1,780
lineal.
K 6,38 4 3,31 2,30 En fabricación lo que realmente nos preocu-
pará será el radio de curvatura del alojamiento (en
aire), que nos proporcione un cierto valor de adición.
Multiplicando la ecuación (13.12) por el factor K se obtiene:

K ⋅ Ad = n- 1 - n- 1 = P1 - P 0D (13.14)
R1 RD

donde n-1/RD representa la potencia de la depresión tallada en la lente principal (P°D). Luego la poten-
cia del útil que determinará el radio de la depresión RD en la lente principal será

PD0 = P1 - K Ad (13.15)

De este modo se puede conocer el radio del alojamiento dadas una P1 y una Ad, o conocer P1
una vez determinado el radio del alojamiento y el valor de la adición.

13.5 Efectos prismáticos. Salto de imagen

En un bifocal hay que tener en cuenta que en cualquier punto del segmento existirá un efecto prismático que
será la suma de los efectos prismáticos que induce la lente de lejos y los que induce el mismo segmento.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

A continuación se analiza el efecto prismático existente en


cuatro puntos distintos de un bifocal, que representan el recorrido
del ojo cuando pasa a mirar un objeto cercano, desde la posición
primaria en visión de lejos. Para simplificar, se ha escogido un
bifocal de potencia esférica y con segmento redondo como el de la
L
figura 13.17. A
Los puntos A e I pertenecen a la lente principal y por lo I' I
B
tanto el efecto prismático inducido solamente depende de la poten- S
cia de dicha lente y de la distancia de los puntos al centro óptico de
lejos L. Además el punto I está infinitamente cercano a la línea de
separación. Entonces:
Fig. 13.17

∆ I = LA PL (13.16)

∆ I = LI = cPL (13.17)

Los puntos I’ y B pertenecen al segmento y por lo tanto el efecto prismático inducido estará en
función de la potencia de lejos y del valor de la adición así como de la distancia que los separe del
punto L. El punto I’ está infinitamente cerca de la línea de separación y, por lo tanto, lo está también
del punto I.
En este caso para hallar el efecto prismático total se suman los efectos prismáticos debidos a la
197
lente de lejos y la adición:

∆ I' = LI ' PL + SI' Ad = cPL + s Ad (13.18)

∆ B = LB PL + SB Ad (13.19)

En las ecuaciones anteriores se observa que en los puntos I e I’, que están infinitamente juntos,
el efecto prismático no es el mismo. A esta diferencia de efectos prismáticos entre los dos puntos con-
tiguos en la línea de separación se le denomina salto de imagen (SI). Luego:

SI = ∆ I ' - ∆ I = cPL + s Ad - cPL ⇒ SI = s Ad (13.20)

En la ecuación (13.20) se observa que dicho efecto prismático solamente depende de la geo-
metría del bifocal (s) y del valor de la adición y además la orientación de la base es siempre inferior,
porque tanto s como Ad son valores positivos.
El salto de imagen es debido exclusivamente al segmento y se manifiesta como un desplaza-
miento en la posición de la imagen (hacia arriba) cuando el objeto está situado en el campo de la línea
de separación (figura 13.18).
Cuando el bifocal es astigmático sucede lo siguiente. Sea un punto P en el segmento de un bifo-
cal, cuyas coordenadas respecto de L son (x,y). De la figura 13.19 se puede deducir que las coordena-
das de dicho punto respecto de S son (x-g, y-b).

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Debido a la lente principal, el efecto pris-


mático en un punto de coordenadas (x,y) es el
correspondiente a una lente monofocal astigmática
con unos valores de esfera, cilindro y eje determi-
nados (E, C, α).

O'
∆ H = x E + C sin α x sin α - y cos α (13.21)
O

∆ V = y E - C cos α x sin α - y cos α (13.22)


Fig. 13.18

Para conocer el efecto prismático en el punto P debido a la adición es tan sencillo como hallar
el efecto prismático en un punto de coordenadas (x-g, y-b) en una lente monofocal esférica de poten-
cia de vértice posterior igual a la adición (Pvp = Ad):

∆ H = x- g Ad y ∆ V = y - b Ad (13.23)

x
Así, el efecto prismático total resultante en el punto P, es la
g
suma de los efectos prismáticos debidos a la lente principal
L y a la adición en dicho punto:
198 y b ∆ H = x E + x- g Ad + C sin α x sin α - y cos α (13.24)
S
P
∆ V = y E + y - b Ad - C cos α x sin α - y cos α (13.25)

Fig. 13.19

13.6 Centro óptico de cerca

El centro óptico de cerca es aquel punto de la zona de visión próxima en el cual se anulan los efectos
prismáticos inducidos por la lente de visión lejana y por el segmento; por lo tanto, su posición depen-
derá de la potencia de la lente para visión lejana y de la distancia que haya entre los centros ópticos de
la lente principal y el segmento.
A continuación se hallan analíticamente las coordenadas del centro óptico de cerca (C) respecto
del centro óptico de lejos (L), partiendo de la base de que el efecto prismático total en C es nulo y que
las distancias del CO de lejos y del CO del segmento al CO de cerca son LC y SC respectivamente.

∆ C = ∆ L + ∆ Ad = 0 ⇒ LC PL + SL + LC Ad = 0 (13.26)

Aislando LC, que es la distancia que hay entre los dos centros ópticos (L y C), se obtiene:

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES BIFOCALES Y TRIFOCALES

LC = LS Ad (13.27)
PC

Teniendo en cuenta que LSH = g y LSV = b, ya se puede localizar totalmente el centro óptico de
cerca:

LC H = g Ad LC V = b Ad (13.28)
PC PC

Si la lente principal es de potencia astigmática, los componentes vertical y horizontal del efec-
to prismático en C vienen dados por las expresiones (13.24) y (13.25). Si se considera que ambas ecua-
ciones forman un sistema, y se igualan ∆H y ∆V a cero (condición de centro óptico de cerca), se halla
el punto de coordenadas (x,y) donde se compensan los efectos prismáticos inducidos por la lente prin-
cipal y por el segmento, esto es, el centro óptico de cerca C.
Aislando x e y se obtienen las siguientes expresiones:

g Ad E + Ad + C cos2 α + b Ad C sin α cos α


x = LCH = (13.29)
E + Ad E + Ad + C

b Ad E + Ad + C sin2 α + g Ad C sin α cos α


y = LCV = (13.30)
E + Ad E + Ad + C 199

13.7 Tipos de bifocales y trifocales

Actualmente la mayoría de bifocales y trifocales que se encuentran en el mercado son de segmento


curvo aunque casi todos los fabricantes disponen de modelos con segmento recto y redondo, así como
de tipo ejecutivo, en mineral y en orgánico (figura 13.20).

Fig. 13.20

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

Los diámetros de lentes oscilan generalmente entre los 65 mm y 75 mm mientras que los diá-
metros de segmento más comunes son 25 mm y 28 mm, aunque existen algunos casos puntuales donde
dicho diámetro es algo menor (23 mm) o algo mayor (30 mm). Los valores de altura de segmento están
comprendidos entre los 17,5 mm y los 20 mm.
En el caso de los ejecutivos, la altura de la zona destinada a la visión cercana oscila entre los
25 mm y los 31 mm.
Los trifocales que actualmente han caído casi en desuso son de segmento curvo o recto, con diá-
metro de segmento 28 mm, alturas de zona intermedia de 21 a 23 mm y alturas de zona de visión pró-
xima de 14 a 16,5 mm.
Hay que hacer una mención especial a los llamados bifocales ocupacionales, diseñados para los
usuarios cuya ocupación requiere la visión cercana no sólo inferior también superior (pintores, electri-
cistas) o bien la zona de visión cercana debe ser más limitada de lo habitual, y también a los llamados
de adición negativa (o de sustracción) donde la lente principal está concebida para la visión cercana y
hay un segmento superior, para la visión de lejos.

Bibliografía

FANNIN, T.E.; GROSVENOR, T. Clinical Optics. Londres, Butterworths, 1987.


HORNE, D.F. Spectacle Lens Technology. Bristol, Adam Hilder Ltd., 1978.
JALIE, M. The Principles of Ofhthalmic Lenses. Londres, The Associaton of British Dispensing Opticians, 1988.
SCHOLNICOV, B. Elementos de Óptica Oftálmica. Buenos Aires, Novalent, 1979.

200

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


Capítulo 14
Lentes progresivas
J.R. Flores

Una lente progresiva es una lente multifocal monobloque espe-


cialmente diseñada para compensar los efectos de la presbicia, y
en la que la potencia varía sin discontinuidades desde una poten- 0.00

cia adecuada para la visión de lejos hasta una potencia adecuada 0.00

para la visión de cerca, como se puede ver en la figura 14.1. 0.00


0.25
La primera lente progresiva de que se tiene noticia es la 0.50
0.75
patentada por Owen Aves en 1907, en Inglaterra. El mismo Aves 1.00
1.25
fabricó algunos prototipos de la misma, pero la tecnología disponi- 1.50
1.75 201
ble era muy rudimentaria y el diseño muy limitado, por lo que no 2.00
2.00
llegó a producirse. Poco después, en 1914 Gowlland patentó la que
sería la primera lente progresiva en producirse comercialmente, Fig. 14.1
aunque sin éxito. Hubo más intentos, pero hay que esperar hasta el
año 1951 para que Maitenaz inicie el desarrollo de la que sería la
primera lente progresiva con aceptación, la lente Varilux 1.
Aun así, la primera patente (de esta lente) es del año 53, y
Zona de distancia
no se lanzaría al mercado hasta el año 59. Esta lente estaba forma-
da por una superficie anterior progresiva, donde se daba la varia-
Corredor
ción de potencia, y una superficie posterior esférica o tórica, y se progresivo
caracterizaba por poseer tres zonas ópticamente útiles (figura
14.2): Zona de
lectura
a) zona de distancia, de potencia constante, situada en la
parte superior y correspondiente a la visión de lejos. Zonas marginales

b) zona de lectura, de potencia constante, situada en la Fig. 14.2


parte inferior y correspondiente a la visión de cerca.
c) corredor o pasillo progresivo, que comunica la zona de distancia y la de lectura, y en el que
la potencia varía de una manera continua entre las potencias correspondientes a las zonas anteriores.

El corredor progresivo posee una cierta anchura con unas buenas características ópticas; ahora
bien a ambos lados se encuentran dos zonas marginales que presentan aberraciones y en las cuales la
visión es defectuosa, pero su existencia es el precio a pagar por la variación continua de potencia. Prác-
ticamente todas las lentes progresivas posteriores siguieron el mismo modelo.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

14.1 Superficies progresivas

A continuación pasamos a estudiar las superficies progre-


Σ sivas, pero antes resulta conveniente recordar algunos con-
ceptos de geometría diferencial. Sea una superficie regular
N 2 veces continuamente diferenciable, esto es una superfi-
cie «suave», sin picos ni discontinuidades.
A C Consideremos un punto A cualquiera de esta super-
ficie, (figura 14.3): en este punto la superficie tiene una
S normal N; consideremos también un plano ∑ que conten-
ga a la normal y al punto. La intersección entre ese plano
y la superficie definen una curva plana C, y la curvatura de
Fig. 14.3 esa curva en el punto A se denomina curvatura normal. En
un mismo punto la superficie tiene infinidad de curvaturas
normales, pero su valor varía entre una curvatura mínima y una curvatura máxima. Estas curvaturas
reciben el nombre de curvaturas principales, y se corresponden con dos planos ortogonales entre sí.
Las superficies que tienen las lentes oftálmicas son «suaves» y, por lo tanto, en cada punto tie-
nen dos curvaturas principales, ortogonales entre sí. O sea, localmente pueden aproximarse por super-
ficies tóricas. De manera que en cada punto de la superficie podremos hablar de una potencia esférica
equivalente y de una componente cilíndrica.

Un punto para el cual ambas curvaturas principales son iguales recibe el nombre de punto umbí-
202
lico, y en él la componente cilíndrica se anula. (En una esfera todos los puntos son umbílicos, pero por
ejemplo en un paraboloide sólo existe un punto umbílico: el vértice.)

Superficies progresivas esféricas

En general las superficies progresivas poseen un meridiano principal, que por ahora vamos a conside-
rar que es el meridiano vertical y que divide en dos partes iguales a la lente, en el que la potencia varía
continua y monótonamente, y es mínima en la parte superior y máxima en la inferior. En las lentes pro-
gresivas esféricas las secciones ortogonales a dicho meridiano son arcos de circunferencia, de ahí su
nombre. Es más, en la mayoría de los casos la curvatura de dichos arcos es tal que el meridiano prin-
cipal está formado por puntos umbílicos. Usando la
figura 14.4 podemos ver más claramente la forma
de la superficie: el plano L3 es ortogonal al meri-
diano vertical MM’ y se corta en A3, punto en el
que dicho meridiano tiene un radio de curvatura R3.
La intersección entre el plano L3 y la super-
ficie es el arco de circunferencia C3C3’, de centro
O3 y radio de curvatura R3. Por tanto en un entorno
del punto A3 la superficie se comporta como una
superficie esférica de radio R3. Esto mismo se apli-
ca a los puntos A2 y A1, con el radio de curvatura
variando gradualmente hasta R2 en A2 y R1 en A1.
Un ejemplo clásico de este tipo de superficies es la
Fig. 14.4 que conformaba la antes citada lente Varilux 1.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PROGRESIVAS

Podemos describir este tipo de superficies con una


expresión relativamente simple considerando arcos de circun-
ferencias, no las secciones ortogonales sino los paralelos hori-
zontales. En la figura 14.5 la curva en línea continua se
corresponde con una sección ortogonal, mientras la recta a
trazos se corresponde con un paralelo horizontal. Con bases
planas y adiciones medias esta aproximación no introduce z

mucho error, pero en todo caso el meridiano principal deja de


ser umbílico.
En la figura 14.6 se representa un corte vertical de la
lente, viéndose como varía la flecha en el meridiano principal
correspondiente al plano x=0, mientras en la figura 14.7 se x
representa un corte horizontal de la misma lente, donde S(y)
es la flecha del meridiano principal en el punto y, y R(y) el
radio de curvatura de la sección horizontal que es igual al y
radio de curvatura del meridiano principal en el punto y. Fig. 14.5

S(y) y=cte z

x=0
S(y)
y x

R-S(y) R 203

Fig. 14.6 Fig. 14.7

Como las secciones horizontales son arcos de circunferencia, en cualquier plano y = cte se veri-
fica que

2
z+ R y -S y + x2 = R2 y (14.1)

y, por tanto, para cualquier punto (x,y) la altura de la superficie sobre el plano z=0 es igual a:

z x, y = S y - R y - R2 y - x2 (14.2)

La superficie progresiva viene por tanto descrita por la ecuación anterior, aunque para tener
bien definida dicha superficie es necesario conocer cómo varía la flecha y la curvatura en el meridia-
no principal (por ejemplo, la forma de S(y) y de R(y)).
Como es bien sabido el radio de curvatura es el inverso de la curvatura

R y = 1
(14.3)
K y

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

y ésta está relacionada linealmente con la potencia de un dioptrio

P y = n- 1 K y (14.4)

La función P(y), que describe la variación de la potencia en el meridiano principal, recibe el


nombre de ley de potencia de la superficie progresiva. También la flecha está relacionada con la cur-
vatura, pues la flecha de la sección vertical es una curva plana, y en una curva plana la curvatura obe-
dece la siguiente expresión:

S'' y
K y = (14.5)
3/2
1 + S' 2 y

expresión que teniendo en cuenta la ecuación (14.4) puede escribirse como:

1951-53 Py 2 3/2
S '' y - 1 + S' y =0 (14.6)
n- 1

En general, la ley de potencia da cuenta de las


características básicas de una lente progresiva: potencia de
la zona de distancia, adición, longitud y posición del
204 1954
corredor progresivo y forma en la que varía la potencia en
dicho corredor. Pero además en las lentes progresivas
esféricas, la ley de potencia determina unívocamente la
superficie progresiva; el radio de curvatura en el meridia-
no principal está directamente relacionado con P(y) por
las ecuaciones (14.3) y (14.4), y resolviendo la ecuación
(14.6) bien analítica bien numéricamente puede calcularse
1955
la flecha S(y) en función de P(y). A modo de ejemplo, en
la figura 14.8 podemos ver las distintas leyes de potencia
que se barajaron en el diseño de la lente Varilux 1, todas
ellas correspondientes a una lente plana en la zona de dis-
tancia con una adición nominal de +1,50 D.
1956 Los primeros intentos permitían que la potencia
variase en toda la superficie de la lente, siendo la progre-
sión muy próxima a la lineal. Como vemos la ley de
potencias fue evolucionando, hacia áreas de distancia y
lectura más estabilizadas, hasta que finalmente se decidie-
ron por una ley con dos tramos constantes (zonas de dis-
1958 tancia y de lectura) y un tramo lineal (corredor progresi-
vo). Esta solución, con ligeras variantes, sigue siendo la
más usada.
También como ejemplo, en la figura 14.9 se repre-
senta cómo varía la flecha S(y) de una superficie progre-
Fig. 14.8 siva de adición +2,00 D y ley de potencia lineal, compa-

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PROGRESIVAS

rándola con la flecha de una superficie esférica de


potencia igual a la de la zona de distancia de la pro-
15
gresiva (+5,00 D).

S(y)(mm)
Al principio de este apartado identificamos
el meridiano principal con el meridiano vertical, 14 Progresión lineal
Lente esférica
pero en muchas lentes la línea umbilical no es una
curva plana vertical, como asumimos en los cálcu- 13

los anteriores, sino que se desvía nasalmente, de 0


4 8 12 16

manera que a derecha e izquierda de dicha línea no y(mm)

quedan dos partes iguales. En un apartado posterior


veremos la razón de diseñar y construir estas super- Fig. 14.9
ficies asimétricas.

Superficies progresivas asféricas

En contraposición con las superficies progresivas esféricas, en las asféricas las secciones ortogonales
al meridiano principal no son arcos de circunferencia, sino curvas convexas (suponiendo que la super-
ficie progresiva sea la cara anterior, pues en caso de ser la posterior, las curvas son cóncavas) más com-
plejas. Podemos considerar como ejemplo la lente Varilux 2, que es una mejora de la Varilux 1, y en
la cual las secciones circulares son sustituidas por secciones cónicas, tal y como se ve en la figura
14.10.
Teniendo en cuenta la expresión general de una cónica, y aproximando las secciones ortogona-
205
les al meridiano principal por paralelos horizontales, la ecuación de la superficie es:

Ry - R2 y - x2 p y (14.7)
z x, y = S y -
p y

donde R(y) es el radio de curvatura en el vértice de cada sección, y p(y) es el factor de asfericidad, que
es distinto para cada sección (o sea es una función de y). Obviamente esta superficie estará bien deter-
minada cuando se conozca tanto la ley de poten-
cias como la variación de la asfericidad.
Siguiendo la estela de Varilux fueron apa-
reciendo otras lentes con superficies progresivas
diferentes. Así por ejemplo, hay superficies des-
critas en coordenadas cilíndricas (como la lente
Progressiv R de Rodenstock), de manera que los
paralelos horizontales vienen dados en coordena-
das polares, o en coordenadas curvilíneas especí-
ficas (caso de la lente Graduate de Sola).
En todo caso tales superficies constan de
un meridiano principal, no necesariamente umbí-
lico (por ejemplo la lente gradal HS de Zeiss),
siempre es posible considerar la superficie como
la envolvente de las secciones ortogonales a dicho
meridiano. Ahora bien, no siempre tales secciones Fig. 14.10

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

pueden aproximarse por cónicas, teniendo que considerar curvas más complejas, como por ejemplo
curvas convexas polinómicas.
Cuanto mayor es el grado de los polinomios, más parámetros tiene a su disposición el diseña-
dor, pero también más complejo se vuelve el diseño, y más inestable. Pues en un polinomio de grado
elevado una pequeña modificación de un coeficiente puede dar lugar a grandes cambios en su com-
portamiento. Evidentemente las superficies estarán mejor descritas en la forma original propuesta por
su diseñador, pero cualquier descripción global de una superficie adolece del mismo problema, cuan-
tos más grados de libertad tenga, esto es, cuantas más variables de diseño ofrezca al diseñador, más
compleja e inestable resulta.
Por eso en el diseño actual se tiende a describir las superficies por trozos, de manera que una
modificación en un punto de la superficie afecte al trozo al que pertenezca, y en todo caso a los tro-
zos vecinos, pero nunca a zonas alejadas de dicho punto, conseguiéndose lo que se denomina con-
trol local.
En las referencias bibliográficas se puede hallar un buen estudio sobre este tipo de descripcio-
nes, que han servido de base para el diseño de la lente Integral de Indo. Los polinomios B-Splines y
los polinomios B-Splines racionales, ambos con control global y de amplio uso en el diseño de super-
ficies en diferentes campos, como el diseño de barcos, aviones y coches, por su demostrada idoneidad
para estos menesteres.

Superficies progresivas asimétricas

Para mantener la binocularidad en visión próxima los ojos deben converger adecuadamente, y para
206
facilitar tal convergencia los meridianos principales de un par de lentes progresivas deben desviarse
nasalmente en las zonas de lectura. En lentes progresivas de dise-
ño simétrico, o sea lentes en las que el meridiano principal divide
la superficie progresiva en dos partes idénticas, se consigue esto
girando la lente unos 10°, de manera que la parte inferior del
meridiano principal se acerque a la nariz mientras la parte supe-
rior se desvía temporalmente.
En una lente simétrica sin girar, dos puntos situados en la
misma horizontal y a la misma distancia del meridiano principal
cuadrarán sobre la misma sección ortogonal y tendrán las mismas
características ópticas; potencia, efectos prismáticos, astigmatis-
mo, etc. (véase la figura 14.11a). Pero al girar dicha lente, dos
Fig. 14.11a

Lente asimétrica Lente simétrica

Fig. 14.11b Fig. 14.12

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PROGRESIVAS

puntos situados en la misma horizontal y a la misma distancia del meridiano principal estarán sobre
distintas secciones ortogonales y tendrán distintas potencias, distintos efectos prismáticos, astigmatis-
mos, etc.
Cuando un usuario de lentes progresivas simétricas (giradas) lee, sus dos ejes visuales se mue-
ven horizontalmente, atravesando distintos pares de puntos conjugados (que son los puntos de la lente
que intersectan a ambos ejes visuales cuando el usuario de gafas mira un objeto). Y cuando no está
mirando a través de los meridianos principales, el par de puntos conjugados tiene distintas caracterís-
ticas ópticas, lo que puede dar lugar a perturbaciones de la visión (figura 14.11b).
Con el fin de minimizar tales diferencias se utilizan superficies progresivas asimétricas, esto es,
superficies progresivas en las que el meridiano principal no es una curva plana, sino que se desvía
nasalmente, intentado seguir la trayectoria normal del ojo cuando converge en visión intermedia y pró-
xima. En las referencias se puede encontrar una amplia discusión sobre la curva que debe describir el
meridiano principal. Lógicamente en este tipo de superficies las partes a derecha y a izquierda del
meridiano principal son diferentes. En la figura 14.12 se puede comparar una superficie asimétrica y
una superficie simétrica girada unos 10°.

Zonas marginales

Poco después de la aparición de la lente Varilux 1, Minkwitz demostró que en una superficie no esfé-
rica con una línea umbilical, y en las proximidades de ésta, va a existir astigmatismo superficial, y que
la variación del astigmatismo en dirección perpendicular a la línea umbilical es el doble de la varia-
ción de la potencia a lo largo de la misma. Considerando el sistema de coordenadas de la figura 14.5,
207
el teorema de Minkwitz puede escribirse como:

∆ As = 2 ∆ p
(14.8)
∆x ∆y

fórmula para la que se usa a menudo la aproximación:

∆ As ≈ 2 Ad
(14.9)
∆x l

donde As representa el astigmatismo superficial, P la potencia en la línea umbilical, Ad la adición, o


sea la potencia de la zona de lectura menos la potencia de la zona de distancia, y l la longitud del corre-
dor progresivo.
Del teorema anterior se deduce que a los lados de la línea umbilical va a existir astigmatismo,
y que este crecerá al alejarnos de dicha línea. Se denomina zonas marginales a aquellas en las que el
astigmatismo supera el valor máximo tolerado por el sistema visual. Ahora bien, este valor máximo
varía con el individuo, y así se tienen considerados valores entre 0,3 D y 1 D. Las zonas marginales
delimitan el corredor progresivo, o sea, el área alrededor de la línea umbilical en la cual el astigmatis-
mo es tolerado por el sistema visual.
En una lente progresiva las zonas de mayor variación de potencia se corresponden con tramos
de corredor estrechos, y cuanto más largo sea éste más ancho será. Claro que la longitud del corredor
está en relación directa con el tamaño y la posición de las áreas de potencia estabilizada (en las cuales

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


TECNOLOGÍA ÓPTICA. LENTES OFTÁLMICAS, DISEÑO Y ADAPTACIÓN π

al no haber variación de potencia no hay astigmatismo superficial), de manera que unas zonas de dis-
tancia y lectura amplias exigen un corredor corto y por tanto estrecho, mientras un corredor largo y
ancho implica unas zonas de distancia y lectura menores.
El teorema de Minkwitz se aplica a las proximidades de la línea umbilical, pero al alejarnos
suficientemente de dicha línea podemos encontrar cantidades importantes de astigmatismo superficial
que no obedecen a la ecuación (14.8), ya que no depende exclusivamente de la variación de potencias
en el meridiano umbilical. Hay que destacar por último que las zonas marginales no están definidas
única y exclusivamente por el astigmatismo, sino que intervienen otros factores que degradan la cali-
dad de la visión como son el error de potencia, la distorsión, los desequilibrios prismáticos entre pun-
tos conjugados de un par de lentes, etc.

14.2 Elementos de diseño de lentes progresivas

En las primeras lentes progresivas, dados los medios técnicos existentes tanto de cálculo como de tallado,
los diseñadores centraron su atención en la distribución de potencias y en el astigmatismo superficial. Bus-
caban unas zonas amplias de distancia y lectura con buenas características ópticas, esto es, con potencia
estabilizada y bajos niveles de astigmatismo, lo que exigía un corredor corto y por tanto estrecho, daban
por perdidas las zonas marginales, donde se permitía que el astigmatismo alcanzara valores elevados.
Las lentes que obedecen a esta filosofía reciben el nombre de lentes de diseño duro. Con el uso
se vio que este tipo de lentes presentaba problemas de adaptación importantes, ya que primaban la
visión foveal sin tener en cuenta la visión extrafoveal, de menor importancia para la observación fina
pero fundamental para la comodidad visual. La mejora en las técnicas de tallado y en la potencia de
208
cálculo facilitó la evolución hacia unos diseños más suaves, donde la potencia varía más lentamente y
el astigmatismo superficial se distribuye en zonas más amplias de la lente, pero con unos valores meno-
res. Un caso extremo de lentes suaves son las lentes bipolares Truvision, en las que las áreas de poten-
cia estabilizada se reducen a dos puntos y el astigmatismo superficial se distribuye por toda la super-
ficie progresiva, alcanzando lógicamente unos niveles muy reducidos.
Otro factor que lastraba las primeras lentes progresivas
era una importante y molesta distorsión asimétrica, como la que
se refleja en al figura 14.13, donde se dibuja un retículo visto a
través de una de esas lentes.
En una lente progresiva es inevitable al existencia de un
nivel mínimo de distorsión, pues al haber variación de potencia
hay variación del factor de potencia y por tanto variación del
aumento de la lente. Ahora bien, usualmente las lentes oftálmicas
monofocales presentan una cierta distorsión, que es tolerada sin
problemas por el sistema visual. Evidentemente la distorsión de
Fig. 14.13 una lente progresiva también será tolerada por el sistema visual
si se reduce adecuadamente. Cabe recordar que las lentes progre-
sivas con baja distorsión se llaman ortoscópicas (aunque en realidad, una lente ortoscópica presenta
distorsión prácticamente nula, y la falta de distorsión se denomina ortoscopia).
A la hora de diseñar una lente progresiva no se puede olvidar que la visión humana es binocular,
y que para conseguir la fusión de las imágenes formadas por los dos ojos éstas no pueden diferir grande-
mente. Esto se traduce en que las diferencias de efectos prismáticos, potencias esféricas equivalentes y
componentes cilíndricas, en puntos conjugados de las lentes izquierda y derecha, no deben sobrepasar
ciertos niveles.

© Los autores, 2001; © Edicions UPC, 2001.


π LENTES PROGRESIVAS

Tampoco se puede olvidar que el sistema visual no es un sistema estático, sino dinámico, en el
que los ojos rotan y los ejes visuales pueden barrer amplias zonas del campo visual. Se tiene compro-
bado que para la comodidad en la visión dinámica es necesario que los gradientes de potencia, astig-
matismo, distorsión etc. sean bajos. O sea, no le afectan tanto los valores de una determinada magni-
tud, como la «rapidez» con la que esa magnitud varía en la superficie de la lente.
Otros dos factores que se deben tener en cuenta en un diseño son las orientaciones relativas de
los ejes astigmáticos, y la localización horizontal y vertical del área de lectura. El primero afecta fun-
damentalmente a la visión extrafoveal, y tiene especial relevancia en las áreas periféricas de la lente,
de manera que cuanta mayor variación de las orientaciones de los ejes haya, menor comodidad visual
ofrecerá la lente. El segundo factor afecta a la comodidad posicional del usuario; una zona de lectura
muy baja obligará al usuario a elevar la cabeza adoptando una posición incómoda, pero permitirá un
diseño suave con un corredor largo y ancho, mientras una zona de lectura alta, si bien proporciona una
mayor comodidad posicional, implica un diseño más duro.
Como vemos el diseño de una lente progresiva debe tener en cuenta múltiples factores, y es
imposible optimizarlos todos simultáneamente, de manera que el diseñador deberá adoptar una posi-
ción de compromiso. Para ello se usa una función de mérito, que evalúa la calidad de imagen en una
serie de puntos distribuidos sobre la superficie de la lente. En cada punto se le asigna un valor desea-
do y un peso a las magnitudes ópticas de interés: potencia, astigmatismo, distorsión, etc. De manera
que la función de mérito, o de calidad (F.M.) es una suma ponderada de las desviaciones de los valo-
res reales de las magnitudes consideradas respecto de sus valores deseados:

N M
2
F. M. = ∑ Pi ∑ w ji Aji - Rji (14.10)