P. 1
Adultos 2011 Trim 2

Adultos 2011 Trim 2

|Views: 806|Likes:
Leccion de escuela sabatica para adultos segundo trimestre de 2011 de la Iglesia Adventista Del 7º Dia
Leccion de escuela sabatica para adultos segundo trimestre de 2011 de la Iglesia Adventista Del 7º Dia

More info:

Published by: GABRIEL ARREORTÚA TORO on Mar 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2013

pdf

text

original

Sections

“Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había
tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores” (Gén.
37:3).

PARA MEMORIZAR:

27

Lección 4

Domingo 17 de abril

EL COMIENZO DE UN DESASTRE FAMILIAR

La vida, como todos sabemos, no viene en categorías o secciones
separadas y distintivas. Cada cosa impacta sobre casi todo lo demás. De
hecho, la teoría de Einstein de la relatividad general enseña que toda
la materia del universo ejerce una atracción gravitatoria sobre el resto
de la materia. Es decir, tu cuerpo ejerce una atracción gravitatoria no
solo sobre tus vecinos, sino también sobre el sol y todo lo demás en el
universo creado.

Por supuesto, no necesitamos una lección de física para reconocer
la realidad de cómo los actos y las acciones de una persona pueden
impactar radical, y aun trágicamente, en otros, e incluso en generaciones
más tarde. Quiénes somos, dónde estamos, por qué estamos donde
estamos: todo ha sido afectado hasta cierto punto por las acciones de
otros, completamente fuera de nuestro control. De este modo, cuán
cuidadosos debemos ser con respecto a las cosas que decimos y hacemos,
porque ¿quién sabe qué impacto a corto o a largo plazo, para bien o para
mal, tendrán nuestros actos y nuestras palabras sobre otros?

Lee Génesis 24 y 29:21 al 30. ¿Qué clase de familia se está creando
aquí? ¿Qué lección debería revelarnos acerca de cómo el seguir las
costumbres del mundo, especialmente cuando van en contra de los
principios de la verdad, puede conducir al desastre?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

“El pecado de Jacob y la serie de sucesos que había acarreado no
dejaron de ejercer su infuencia para el mal, y ella produjo amargo fruto
en el carácter y la vida de sus hijos. Cuando estos hijos llegaron a la
virilidad, cometieron graves faltas. Las consecuencias de la poligamia
se revelaron en la familia. Este terrible mal tiende a secar las fuentes
mismas del amor, y su infuencia debilita los vínculos más sagrados. Los
celos de las varias madres habían amargado la relación familiar; los niños
eran contenciosos y contrarios a la dirección, y la vida del padre fue
nublada por la ansiedad y el dolor” (PP 208, 209).

¿Qué cosas has recibido que estaban más allá de tu control?
Mucho, ¿verdad? Ahora mismo, piensa acerca de algunas de-
cisiones importantes que estás por tomar. Pregúntate de
qué modo ellas pueden impactar en otros, y si es eso lo que
realmente quieres que suceda.

28

Lunes 18 de abril

Lección 4

JOSÉ Y SUS HERMANOS

La rivalidad entre los hermanos, aun en los hogares más tradicionales,
puede ser sufcientemente mala. Pero, en esta mezcla, se convirtió en un
caldo maloliente, porque en él había ingredientes tales como odio, celos,
favoritismo y orgullo, que condujeron, con el tiempo, al desastre.
Para comenzar, los hermanos de José no eran exactamente los
muchachitos más dulces, ¿verdad?

Lee Génesis 34. ¿Qué indica este capítulo acerca del carácter de los

hermanos?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Además, estaba el tema de los sueños de José (Gén. 37:5-11), en los
que toda la familia se inclinaba en homenaje hacia él. Si los hermanos
no lo querían mucho desde el principio, estos sueños solo aumentaron
su antipatía. De hecho, eso es exactamente lo que dice Génesis 37:8.
Pero, hay más todavía.

Lee Génesis 37:2. ¿De qué modo esto solamente empeoró la relación
de José con sus hermanos?

__________________________________________________________________

A nadie le gusta ser objeto de chismes y, no importa cuán mala
fuera la conducta de sus hermanos, seguramente no apreciaron el hecho
de que José los denunciara ante su padre. Aunque el texto no dice
específcamente lo que estaban haciendo, considerando su conducta
pasada, muy probablemente era algo que necesitaba ser atendido antes
de que trajera aún más vergüenza sobre sí mismos y su familia.
Finalmente, tal vez el problema mayor era que, como dice la Biblia:
“[...] amaba Israel a José más que a todos sus hijos” (Gén. 37:3). Los
hermanos no eran tontos; seguramente, basados en la actitud de su
padre, pudieron haber hecho, de una mala situación, una aún peor.
Por eso, por inexcusables que hayan sido los actos de los hermanos
hacia José, este trasfondo nos ayuda a comprender mejor lo que los
condujo a obrar así.

Todos nosotros, hasta cierto punto, estamos atrapados en
nuestras circunstancias. Suceden cosas que están fuera de
nuestro control. Las preguntas deberían ser siempre para no-
sotros: ¿Cómo debo responder a esas circunstancias? ¿Me do-
minarán hasta el punto de comprometer principios o permiti-
ré que mis principios me guíen en medio de mis circunstancias?

29

Lección 4

Martes 19 de abril

LA TÚNICA DE DIVERSOS COLORES

El mal carácter de los hermanos se destaca aún más en contraste con

el carácter de José.

“Sin embargo, hubo uno de carácter muy diferente; a saber, el hijo
mayor de Raquel, José, cuya rara hermosura personal no parecía sino
refejar la hermosura de su espíritu y de su corazón. Puro, activo y
alegre, el joven reveló también seriedad y frmeza moral. Escuchaba las
enseñanzas de su padre y se deleitaba en obedecer a Dios. Las cualidades
que lo distinguieron más tarde en Egipto, la benignidad, la fdelidad y la
veracidad, aparecían ya en su vida diaria. Habiendo muerto su madre,
sus afectos se aferraron más estrechamente a su padre, y el corazón de
Jacob estaba ligado a este hijo de su vejez. ‘Amaba[...] a José más que a
todos sus hijos’” (PP 209).

Lee Génesis 37:3 y 4. ¿De qué modo este acto de su padre empeoró

la situación?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

La costosa túnica, dada a José por un padre excesivamente cariñoso,
estaba hermosamente tejida con una variedad de colores; ciertamente
era más fna que cualquiera de los mantos de sus hermanos, y era de una
clase que generalmente vestían personajes distinguidos. Los hermanos,
sin duda, supusieron que su padre le daría todavía más honores, y que
eso podría signifcar que él recibiera la primogenitura. Ellos fácilmente
pudieron imaginar, por ello, que José recibiría la herencia mayor. Sea
lo que fuere lo que el padre tuviera en mente al darle a José la túnica,
aunque podría haber sido sencillamente una demostración de amor y
nada más, fue un grave error, porque excitó aún más las llamas de odio
por José en el corazón de sus hermanos.
En un sentido, el manto simbolizaba honores terrenales, distinción y
favores temporales y, por ende, superfciales. Al escribir este incidente,
Moisés puso el manto de colores en el contexto de la actitud de Jacob,
que amó más a José que a los otros hijos, y eso fue el centro del problema,
en el trasfondo de su odio hacia él, y a lo que el odio los llevó.

¿Te han dado alguna vez honores mundanos? ¿Cuán bien te sen-
tiste en el momento? ¿Cuánto tiempo pasó hasta que la euforia,
o el sentido de satisfacción, o el buen sentimiento que tuviste se
desvanecieran, y el honor llegara a significar poco o nada? ¿Qué
lección deberíamos obtener de eso? Ver 1 Cor. 9:24-26.

30

Miércoles 20 de abril

Lección 4

LE QUITARON LA TÚNICA

Lee Génesis 37:12 al 25. ¿Qué contraste entre el bien y el mal se
nota aquí; entre la inocencia y la traición?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

No solo los hermanos de José maquinaron su muerte, también
planearon por adelantado lo que le dirían a su padre. Oh, padre. Lo
lamentamos mucho. Encontramos este manto. ¿Es el de José? Si es así, un
animal feroz debió haberlo devorado. Es difícil imaginar cómo alguien
podría estar tan lleno de odio contra su propio hermano que pudiera
hacer algo así.

Lee Génesis 37:23. ¿Qué hecho importante sucedió allí?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Lo primero que recordaron los hermanos, cuando vieron a José a la
distancia, fueron sus sueños, que hacían que su odio hacia él creciera.
Ahora podrían ver qué resultaría de sus sueños. Es interesante notar que
el primer acto de sus hermanos, contra José, fue quitarle su manto. En
el texto hebreo, resulta claro que era el tan odiado manto que el padre
había hecho para él. El texto enfatiza que lo tenía “sobre sí”. Junto con
todo lo demás, verlo acercarse usando esa túnica, solamente debió haber
añadido más motivos a su enojo.
De este modo, vemos a los hermanos intentando deshacerse de todo
lo que les provocaba tanto odio e ira. Para ellos, la túnica simbolizaba lo
que ellos odiaban acerca de su hermano, tanto las cosas buenas acerca
de él como las malas acerca de sí mismos. Debió haber sido con mucha
alegría, regocijo y satisfacción que le quitaron el manto. Ahora, de
repente, sin la hermosa ropa, que simbolizaba lo que ellos temían que
fuera la superioridad de José sobre ellos, José estaba impotente ante
quienes, de acuerdo con los sueños de José, un día se inclinarían ante él.

Considera cuán irracionales fueron las acciones de los herma-
nos, como resultado de sus emociones. ¿Cuán a menudo per-
mitimos que nuestras emociones nos conduzcan a realizar ac-
tos irracionales? ¿Cómo podemos aprender a guardar nuestras
emociones bajo el poder de Dios y ahorrarnos así, a nosotros (y
a menudo a otros también), las terribles consecuencias de he-
chos que se hicieron bajo arranques de emociones profundas?

31

Lección 4

Jueves 21 de abril

“LA TÚNICA DE TU HIJO”

“Entonces tomaron ellos la túnica de José, y degollaron un cabrito
de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre; y enviaron la túnica de
colores y la trajeron a su padre, y dijeron: Esto hemos hallado; reconoce
ahora si es la túnica de tu hijo o no” (Gén. 37:31, 32).
¿Cómo pudieron ellos, los hijos de un padre amante, caer tan bajo
como para darle al padre el manto que él le había dado a su hijo, ahora
manchado con sangre, y pedirle que lo identifcara? Tal vez, incluso
un día antes de cometer este crimen, esto ni habría entrado en sus
mentes. Pero, una vez que se comienza el camino del pecado, ¿quién
sabe adónde llevará?

Lee Génesis 37:26 al 36. ¿Qué revela el lenguaje que los hermanos
usaron ante el padre?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Nota que los hermanos no se referían a la “túnica de nuestro hermano”,
sino a la “túnica de tu hijo”. La frialdad de ellos es asombrosa. Tal vez,
era un mecanismo de defensa inconsciente para ellos, una manera de
limitar, en sus propias mentes, el mal que habían cometido.
Así, el manto tuvo un lugar tanto en el comienzo como en el fn.
Ese símbolo de la relación entre Jacob y José ahora estaba cubierto
de sangre; un símbolo de la “muerte” de José y de toda la animosidad
de ellos contra él. Sin duda, este acto “resolvió” un problema, pero
solo generó una cantidad de otros. Seguramente los hermanos debieron
haber sentido pena por el dolor de su padre. Seguramente, viendo
lamentarse a Jacob cada día, estos hombres debieron haber luchado con
la culpa y el remordimiento.

Lee Génesis 42:13, 21 al 23 y 32; y Génesis 44:28. ¿Qué nos indican
estos versículos acerca del impacto de largo alcance que los actos de los
hermanos tuvieron sobre sí mismos y sobre sus familias?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Al fn, el Señor sacó algo bueno del mal que los hermanos habían
hecho, pero eso difícilmente justifca lo que ellos realizaron. Por
extremas que fueran sus acciones, esta historia debería recordarnos
cuán rápidamente los pecados pueden cegarnos y conducirnos a cometer
hechos que muy a menudo llevan a la tragedia y el sufrimiento.

32

Viernes 22 de abril

Lección 4

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El regreso a Canaán”, “José en
Egipto”, y “José y sus hermanos”, Patriarcas y profetas, pp. 203-245; y el
Comentario bíblico adventista, t. 1, pp. 439-444.

“José, sin sospechar lo que le sucedería, se acercó a sus hermanos con
alegría de corazón, para saludarlos después de su largo y cansador viaje.
Sus hermanos, rudamente, lo rechazaron. Les dijo cuál era su mensaje,
pero ellos no le contestaron. José se alarmó por sus miradas airadas.
[...] Lo acusaron de hipocresía. Mientras expresaban sus sentimientos
envidiosos, Satanás controlaba sus mentes, y no tenían sentido de piedad
ni sentimientos de amor por su hermano. Le quitaron la túnica de
diversos colores que vestía, que era una muestra del amor de su padre, y
que había excitado sus sentimientos de envidia” (SP 1: pp. 128, 129).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. ¿Qué otras clases de “túnicas de muchos colores” existen? ¿Cuáles
son las cosas del mundo que codiciamos, que más temprano o más tarde
pueden fácilmente sernos quitadas y manchadas con sangre? ¿Qué clase
de honores mundanales parecen signifcar tanto y, no obstante, al fnal,
realmente no signifcan nada?
2. Piensa en el contexto de la lección de esta semana y luego lee
Génesis 45:22. ¿Qué ironía se encuentra aquí?
3. José, a menudo, ha sido considerado un tipo de Cristo. Repasa
la historia de José y considera qué similitudes puedes encontrar entre
Cristo y José. Comparte tus respuestas con tu clase.
4. Probablemente haya pocas dudas de que los hermanos sintieron
gran remordimiento por sus acciones. No sabemos qué hizo el padre
con la túnica ensangrentada. Tal vez la guardó como un recuerdo de
su amado hijo. Imagínate cómo se habrán sentido los hermanos cada
vez que veían ese manto, que una vez fue un símbolo de su envidia,
y ahora era un símbolo de su culpabilidad. ¿Cómo podemos aprender
a pensar antes de actuar, y no hacer cosas precipitadamente? ¡Cuán
diferente podría haber sido esta historia si los hermanos hubieran
conocido al Señor, a quien servía su padre! Si los hermanos hubieran
sabido cómo orar, cómo morir al yo, cómo entregarse al Señor con fe
y obediencia, nada de esto habría ocurrido, y se habría evitado mucho
dolor y sufrimiento. ¿Cómo podemos aprender a no caer en la misma
trampa en la que cayeron estos hombres?

33

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Éxodo 32:1-6; Levítico
21:7-24; 22:1-8; Éxodo 28; Apocalipsis 21:12-14; Hebreos 4:14, 15.

Sábado 23 de abril

las Vestimentas sacerdotales
de la Gracia

Lección 5

Para el 30 de abril de 2011

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,
pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel
que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Ped. 2:9).

PARA MEMORIZAR:

UNO DE LOS GRANDES TEMAS de la Reforma Protestante es lo que
se ha llamado “el sacerdocio de todos los creyentes”, una idea derivada
especialmente (pero no solamente) del texto para memorizar: que todos
los cristianos actúan como “sacerdotes” ante Dios y que, porque tienen
a Jesús, no necesitan mediadores terrenales entre ellos y el Señor (como
en algunos sistemas religiosos). “Porque hay un solo Dios, y un solo
mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim. 2:5).
Después de la vida, la muerte, la resurrección y el ministerio
sumosacerdotal de Jesús, el antiguo sistema hebreo que Dios había
iniciado se había cumplido en Cristo. El sacerdocio levítico fue
reemplazado por un nuevo orden establecido, en el que todos formamos
parte del “real sacerdocio”.
Esta semana, al estudiar las vestimentas que usaban los sacerdotes
del antiguo sistema, podemos aprender acerca de lo que signifca ser
“sacerdotes” en el nuevo.

34

Domingo 24 de abril

Lección 5

LA GRACIA DEL PACTO ANTIGUO

Jesús lo dijo de una manera sumamente clara: “A todo aquel a quien
se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya
confado, más se le pedirá” (Luc. 12:48). Este es un principio sólido
que, como adventistas, con lo mucho que se nos ha dado, haríamos bien
en tomar seriamente. Basta comparar las verdades que recibimos con
algunas de las otras doctrinas que hay por allí (el tormento eterno en
el inferno, el sábado cambiado al domingo, los 144.000 vírgenes judíos
que predicarán el evangelio cuando la iglesia haya sido secretamente
raptada durante el reinado del anticristo) para comprender todo lo que
se nos ha confado.

Este principio hace que el pecado de Aarón en relación con el becerro
de oro fuera mucho más grave.

Lee Éxodo 32:1 al 6. ¿Qué excusa podría haber tenido Aarón para
participar en esta fagrante apostasía?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

La apostasía misma era muy mala, pero que Aarón condescendiera
en ella parece increíble. Piensa en todos los privilegios que tuvo Aarón.
Estuvo con Moisés desde el mismo comienzo (Éxo. 4:27-30); fue el
portavoz de Moisés ante Faraón (Éxo. 7:1); su vara se convirtió en
serpiente, delante de Faraón (vers. 10); las aguas que se volvieron sangre
mediante el golpe de su vara (vers. 20); y fue parte de un selecto grupo
que pudo acercarse a Dios de manera muy especial (Éxo. 24:9, 10). En
resumen, Aarón recibió muchos privilegios y, no obstante, cuando vino
una prueba grande, falló miserablemente.
Sin embargo, Dios no solo le perdonó a Aarón su pecado, sino
también le permitió vestir las vestiduras sagradas como el primer sumo
sacerdote, un tipo del ministerio sumosacerdotal de Jesús mismo (Heb.
8:1). Aunque Aarón fue culpable de un gran pecado, también recibió la
gracia redentora de Dios, gracia tan grande que no solo lo perdonó sino
también le permitió asumir un ofcio sagrado que tiene que ver con la
gracia, la misericordia y el perdón de Dios. Así, la vida de Aarón es un
ejemplo especial de la misericordia y la redención disponibles para todos
en Cristo.

¿Has fracasado alguna vez, aun miserablemente, al no vivir a
la altura de lo que recibiste? ¿Cómo puedes obtener esperanza
para ti mismo del ejemplo de Aarón, creyendo que no todo
está perdido, aun a pesar de tus equivocaciones?

35

Lección 5

Lunes 25 de abril

EL SACERDOCIO

“Harás llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos consigo,
de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aarón y a
Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar hijos de Aarón” (Éxo. 28:1).

El sacerdocio levítico se estableció durante la peregrinación de los
hijos de Israel por el desierto (Éxo. 28) (ver un antecedente en Gén.
14:18) y había de durar más de mil quinientos años. Aunque el concepto
de un sacerdocio para el Señor ya había existido por largo tiempo, el
establecimiento del sacerdocio levítico proveyó una visión más clara de
sus funciones.

Como ya vimos, a pesar de la enormidad de su pecado, Aarón fue
escogido por Dios para ser el primer jefe del nuevo sacerdocio. Esto
muestra que los sacerdotes necesitaban ser capaces de relacionarse con
la gente a la que representaban ante Dios, porque eso era exactamente lo
que estaban haciendo: actuar como representantes, mediadores entre la
humanidad caída y un Dios santo. Aarón, como ser humano caído, podía
relacionarse con los seres humanos caídos, a quienes debía representar.
¿Quién sería él para juzgar a otros en sus pecados no siendo él mismo
inocente?

Al mismo tiempo, el sacerdocio era un honor sagrado, y los sacerdotes
habían de representar la santidad y la pureza. Después de todo, ellos eran
los que estaban delante de Dios en lugar de la gente. Ellos tenían que
ser “santos”; de otro modo, ¿por qué habría un sacerdocio? Tenían que
ser diferentes, no de una manera arbitraria, sino diferentes en un sentido
sagrado, un sentido que –mientras reconocían su cercanía con los que
representaban– los diferenciara claramente de las masas como un todo.

¿Cuáles eran algunos de los requisitos que se exigían de los
sacerdotes, y qué crees que esos requisitos debían representar? Lev.
21:7-24; 22:1-8.

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Por difíciles que sean algunos de estos conceptos para nosotros
hoy, la idea debería ser clara: el sacerdocio debía ser algo diferente,
sagrado, especial. Los sacerdotes eran símbolos de Jesús, y su obra debía
simbolizar, en sombras y en tipos, lo que Jesús haría en nuestro favor.

¿Deberíamos ser diferentes del mundo que nos rodea? Si es
así, ¿por qué, y de qué maneras?

36

Martes 26 de abril

Lección 5

VESTIMENTAS SACERDOTALES

“Las vestiduras que harán son estas: el pectoral, el efod, el manto,
la túnica bordada, la mitra y el cinturón. Hagan, pues, las vestiduras
sagradas para Aarón tu hermano, y para sus hijos, para que sean mis
sacerdotes” (Éxo. 28:4).

Cuando uno estudia el modelo del Santuario terrenal, es claro que
no quedaba nada librado al azar. Dios dio a los sacerdotes instrucciones
explícitas sobre lo que debían hacer y sobre las vestiduras que debían
usar. Todo fue hecho de acuerdo con instrucciones exactas.

Lee, en Éxodo 28, la descripción de las vestiduras que debían hacerse
para Aarón, el sumo sacerdote, y para los sacerdotes en general. Sin
enredarnos en detalles complejos, ¿qué lecciones espirituales podemos
obtener de esto?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

“El diseño de los mantos sacerdotales fue dado a conocer a Moisés en
el monte. Se especifcó cada artículo que debía vestir el sumo sacerdote,
y la forma en que debía hacerse. Estas vestimentas eran consagradas a
un propósito muy solemne. Con ellas, se representaba el carácter del
gran antitipo, Jesucristo. Cubrían al sacerdote con gloria y belleza, y
evidenciaban la dignidad de su cargo. Cuando estaba vestido con ellas,
el sacerdote se presentaba como un representante de Israel, mostrando,
por su vestimenta, la gloria que Israel debía revelar al mundo como el
pueblo escogido de Dios” (YI, 7 de junio de 1900).
Se ha escrito mucho acerca del signifcado y del simbolismo de cada
color, y de cada tela y piedra, y de otros elementos. Juntos, representaban
la perfección, la santidad, la belleza y la dignidad del “gran Antitipo”,
Jesús, nuestro verdadero Sumo Sacerdote, que ministra en el Santuario
en los cielos (Heb. 8:1, 2).
Nota, también, la idea de que los sacerdotes llevaban diversas cosas
(Éxo. 28:12, 29, 30, 38, 42). Esto es un tema vital en todo el plan de
salvación, simbolizado por el sacerdocio y el Santuario: la idea de Jesús,
nuestro Sustituto, que lleva sobre sí nuestros pecados y carga en sí el
castigo por ellos. Todo esto estaba anticipado por los ritos del Santuario
y la ropa de los sacerdotes, llenos de simbolismo que representaba el
carácter y la obra de Jesús en nuestro favor.

37

Lección 5

Miércoles 27 de abril

EL PECTORAL DEL JUICIO

De todas las vestiduras que usaban los sacerdotes, el pectoral del
juicio (Éxo. 28:15) era el más elaborado. Las otras vestiduras eran como
un telón de fondo para esta parte de la vestimenta sacerdotal. Se usaron
dos tercios del capítulo (Éxo. 28:15-30), para describir la construcción
de este ornamento. Eso ya debería indicar cuán importante era para el
ministerio de los sacerdotes.

Lee Éxodo 28:15 al 30. ¿Cuál es el signifcado de todas esas piedras
preciosas? ¿Qué signifca que el sacerdote debía llevar “los nombres de
los hijos de Israel [...] sobre su corazón?” (vers. 29; ver también Apoc.
21:12-14).

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Vemos otra vez el tema del sacerdote como símbolo de Jesús. La
palabra hebrea para “llevar” es común en el Antiguo Testamento para
“llevar el pecado”, cosa que los sacerdotes hacían como parte de su
ministerio (Lev. 10:17; Éxo. 28:38; Núm. 18:1, 22). Pero ahora indica
que el sumo sacerdote “llevará” los nombres de Israel: el pueblo de Dios
debe estar completamente dependiente de Dios, quien lo perdona, lo
sostiene y le ofrece el poder para vivir la vida santa que él demanda de
su pueblo (Fil. 4:13).
Nota que el sacerdote debía llevar los nombres de la gente sobre su
corazón. El texto menciona la ubicación: un símbolo común en la Biblia,
que revela el amor y el tierno cuidado que Dios tiene por sus hijos.
Otro punto importante es que cada tribu tenía una joya diferente,
con cualidades diferentes, lo que simbolizaba lo distintiva que era cada
una de ellas (ver Gén. 49). Es una manera de destacar las diferencias
distintivas, no solamente entre las doce tribus, ni entre los doce
apóstoles (Apoc. 21:14), sino también en la iglesia como un todo, que
está compuesta de diversas “piedras vivientes” (1 Ped. 2:5). No importa
cuán diferentes seamos todos en personalidad, carácter y dones, estamos
unidos en propósito, bajo la gracia y el señorío de nuestro gran Sumo
Sacerdote, Jesús.

¿De qué maneras experimentaste el amor de Dios? ¿Cómo te
ha mostrado que te tiene cerca de su corazón? ¿Por qué es im-
portante meditar en esas experiencias, y cómo puedes obte-
ner fuerzas de ellas, también en tiempos de pruebas?

38

Jueves 28 de abril

Lección 5

JESÚS, NUESTRO SUMO SACERDOTE

“Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos,
Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos
un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades,
sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin
pecado” (Heb. 4:14, 15). ¿Qué esperanza y promesa encuentras aquí
que puedes aplicar en tu propia vida y en tus luchas con la tentación?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Siendo que Cristo reside hoy como nuestro Sacerdote en el Santuario
celestial, en un sentido él viste el pectoral sobre su corazón. Y, siendo
que él está “viviendo siempre para interceder” (Heb. 7:25) por nosotros,
deberíamos encontrar consuelo al saber que nuestro Sumo Sacerdote
se emociona con nuestros problemas, dolores y tentaciones. Al igual
que Aarón, Jesús ha sido un ser humano que conoció las pruebas y
las tentaciones de la humanidad; a diferencia de Aarón, Jesús fue “sin
pecado”, y por ello podemos reclamar dos promesas maravillosas: 1)
el manto de su justicia puede ser nuestro por fe, y así sabemos que
somos perfectos ante Dios; y 2) podemos tener el poder para vencer las
tentaciones así como Jesús lo hizo.

Lee Hebreos 8:10 al 13. ¿Qué promesas hay aquí para nosotros, y
cómo esas promesas afectan nuestras vidas?

__________________________________________________________________
__________________________________________________________________
__________________________________________________________________

Vemos ambos aspectos de la salvación en Cristo y el hecho de estar
cubiertos por su justicia. Cuán maravillosa es la promesa de que dice:
“[...] nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (vers.
12). Está hablando acerca de quienes, por la fe, se han entregado a
Jesús y han reclamado sus promesas del Nuevo Pacto, quienes tienen
sus leyes escritas en sus corazones y las obedecen, no para alcanzar la
salvación sino porque ya la tienen. Vestidos con el manto de su justicia,
viven ahora la justicia en sus propias vidas. Ese es el corazón y el alma
del Nuevo Pacto.

39

Lección 5

Viernes 29 de abril

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El tabernáculo y sus servicios”,
Patriarcas y profetas, pp. 358-360; “Un mensaje a la iglesia moderna”,
Palabras de vida del gran Maestro, pp. 230, 231; “Destruido por falta de
conocimiento”, Profetas y reyes, p. 219; “El santuario”, Primeros escritos,
pp. 250-253; “El templo de Dios”, “La liberación del pueblo de Dios”, El
conficto de los siglos, pp. 468, 469, 704.

“Cristo es el Ministro del verdadero Tabernáculo, el Sumo Sacerdote
de todos los que creen en él como un Salvador personal; y ningún otro
puede tomar su ofcio. Es el Sumo Sacerdote de la iglesia” (AFC 76).
“Deberíamos ejercitar diariamente la fe; y esa fe debería crecer
diariamente al ser ejercitada, al darnos cuenta de que no solo nos ha
redimido, sino también nos ha amado, y lavado de nuestros pecados en
su propia sangre, y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y el Padre”
(SDG 287).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. Lee Apocalipsis 1:5 y 6, donde Jesús nos presenta una descripción
de su tarea y luego nos brinda lo que podríamos llamar “una promesa
ansiosamente esperada”. Analiza qué quiere decir el versículo 6, donde
se menciona que nos ha hecho “reyes y sacerdotes” a fn de servirlo a él
para siempre.

2. Repasa algunas de las otras vestiduras usadas por los sacerdotes,
como se muestra en Éxodo 28. ¿Qué lecciones y verdades espirituales
pueden encontrarse también allí?
3. Se nos ha advertido acerca del peligro de pretender ponernos el
manto de justicia pero no vivir realmente una vida justa. Conversen
acerca de maneras en que pueden evaluar sus propios motivos y acciones.
¿Cómo podemos saber si realmente estamos vistiendo su manto de
justicia o si apenas nos engañamos a nosotros mismos? ¿Cuáles son
algunas formas de saber si estamos cubiertos o si realmente estamos
andando por allí en la vergüenza de nuestra desnudez?
4. Analiza algo más la idea de la sección del domingo acerca de la
gracia y el perdón extendidos a Aarón. Este hombre, al que se le había
dado una muy elevada responsabilidad, no vivió a la altura de ella y, como
resultado, siguió una tragedia. No obstante, Aarón oportunamente recibió
una responsabilidad aún mayor. ¿Hay alguna enseñanza que podamos
obtener de este incidente para nosotros mismos, como iglesia, cuando una
persona con grandes responsabilidades también falla en vivir a la altura de
ellas? Analiza el tema.

40

Lección 6

Para el 7 de mayo de 2011

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 1 Reyes 19:1-19; 2
Samuel 10:3, 4; Ezequiel 16:15, 16; 1 Reyes 21:21-29; 2 Reyes 2:1-18.

POCOS PERSONAJES BÍBLICOS han tenido una vida más pintoresca
que el profeta Elías: una historia de fe, de pruebas, y del abrumador
poder de Dios en este mundo.
Hoy, en el judaísmo, todavía es un gran personaje. De hecho, en la
tradición judía, él ha sido glorifcado tal vez más que cualquier otro
personaje bíblico.

Cada Pascua, por ejemplo, los judíos practicantes llenan una taza
especial con vino y la ponen sobre la mesa pascual. Durante la festa
misma, se abre la puerta de la casa, y todos se ponen de pie para permitir,
simbólicamente, que Elías el profeta entre y beba. En ocasión de una
circuncisión, una silla, “la silla de Elías”, es puesta aparte como parte de
la ceremonia. También, al terminar el sábado, los judíos cantan acerca
de Elías, esperando que venga “rápidamente... junto con el Mesías, el
hijo de David, para redimirnos”.
Un ejemplo de su importancia en el pensamiento judío se encuentra
en el Evangelio, cuando Pedro dice que algunos pensaban que Jesús
mismo era Elías (Mat. 16:14).
Ahora consideraremos a Elías y el manto que usaba, y veremos qué
lecciones espirituales podemos obtener de ellos.

Sábado 30 de abril

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->