P. 1
Enciclopedia de Mitologia Universal

Enciclopedia de Mitologia Universal

|Views: 10.087|Likes:

More info:

Published by: Diego Armando Mendez on Mar 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/19/2013

pdf

text

original

Los únicos personajes aptos para administrar justicia, por así decirlo, eran
Minos —rey de Creta— y su hermano Radamanto, y también Eaco, que
gobernaba la isla de Egina.

Había delegado en ellos el dios de los abismos subterráneos, es decir
Hades/Plutón, porque gozaban de gran probidad y honradez. Todas las almas de
los muertos tenían que comparecer ante el tribunal formado por estos tres
yacedores implacables.

Los condenados a los tormentos del Tártaro ya no podrían abandonar tan
siniestro e infernal lugar, el cual permanecía amojonado por todos lados no sólo
con sólidas fortificaciones y muros, sino también por el caudaloso y profundo
río Flegetón que, en lugar de agua, llevaba fuego y cantos de gran tamaño que,
al chocar, producían un ruido apocalíptico.

El río que tenían que atravesar las almas de los muertos, siempre que el
barquero Caronte estuviere dispuesto a ello, para ser juzgadas en nombre de
Hades/Plutón, recibía el nombre de Aqueronte. Sus aguas apestosas eran la
personificación de un hijo de Helio/Sol y de Gea/Tierra, llamado Aqueronte, y al
que, según narran todas las leyendas, castigó el poderoso Zeus —lo convirtió en
pestilente río subterráneo— porque había dado de beber a los Gigantes cuando
éstos luchaban contra aquél para conseguir el dominio del mundo. Como se
sabe, la victoria final fue para el gran Zeus.

Otro de los lugares míticos, asociados al Tártaro y a lo infernal, era la roca
de la región de Laconia que albergaba, en uno de sus extremos, una escabrosa
cavidad de la cual emanaban toda clase de malos y nauseabundos olores. Se

27

creía que en su abisal profundidad estaba el Tártaro y buena prueba de ello era la
tufarada vaporosa que salía por la boca de la caverna oscura. Este escabroso
peñasco era conocido por todos los habitantes de la citada región con el nombre
de Ténaro.

Lo mismo sucedía con el Erebo, a quien se le tenía por hijo del Caos y por
personificación de lo tenebroso, de la noche y de lo sombrío.

También el nombre de Orcus/Orco se asocia, con frecuencia, al Tártaro y a
los infiernos. A veces se lo define como una deidad que gobierna en el reino de
la muerte. El sentido de la frase "enviar al Orco" significaría mandar a alguien a
la tétrica mansión de los muertos.

Dioses y héroes superan a los humanos en belleza, en juventud y en vigor.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->