P. 1
Enciclopedia de Mitologia Universal

Enciclopedia de Mitologia Universal

|Views: 10.087|Likes:

More info:

Published by: Diego Armando Mendez on Mar 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/19/2013

pdf

text

original

Pero Hefesto/Vulcano tuvo otras experiencias, también dolorosas para él,
relacionadas con hermosas mujeres. Había sido Zeus, el rey del Olimpo, quien le
había dado a Afrodita/Venus por esposa y aunque ésta, en un principio no había
aceptado de buen grado tal decisión — debido a la fealdad y la cojera de su

109

futuro marido —, no por ello veía con malos ojos al "ilustre cojo de ambos
pies", una vez que ya lo había conocido y tratado.

Mas la belleza de Afrodita no pasaba inadvertida para el resto de los dioses
y, una y otra vez, era asediada por pretendientes egregios. Bien es verdad que la
propia diosa no oponía excesiva resistencia ante ciertas solicitudes. Tal vez fue
el caso de sus amores con Ares/Marte, el cual fue presa de tal obnubilación ante
los encantos de Afrodita/Venus que decidió hacerla su amante y olvidar que era
la esposa del mejor y más trabajador de los herreros que en el mundo, y en la
leyenda, han sido.

Hefesto/Vulcano supo enseguida el engaño de que era objeto por parte de
su hermosa esposa —pues, al decir de los narradores clásicos, era informado al
punto por el Sol que, desde las alturas, todo lo escudriñaba—, y decidió
comprobar por sí mismo hasta donde llegaba tal encandilamiento, y si éste era
pasajero o, por el contrario, tenía trazas de perpetuarse en el tiempo.

Fue de este modo como llegó a sorprenderlos "uno en brazos del otro"; y,
así, ya desde una perspectiva objetiva, concluyó que les daría un escarmiento,
pues no podía soportar tal escarnio con pasividad. Es cierto que los demás dioses
del Olimpo se reían y mofaban en sus propias narices, a causa de la infidelidad
de que era objeto por parte de su mujer, pero esto no le preocupaba lo más
mínimo a Hefesto/Vulcano. Lo que verdaderamente le importaba era la forma de
hallar la mejor manera de escarmentar a los dos amantes. Pero ¿cómo
enfrentarse con Ares/Marte, si era nada menos que el dios de la guerra? Quedaba
claro que retar a su oponente a un combate cuerpo a cuerpo significaba la total
derrota de Hefesto. Había que buscar, por tanto, otro método más hábil y
práctico.

Y fue así como el ingenio del "ilustre cojo de ambos pies" se agudizó en
extremo. Y concibió un plan a su propia medida, lleno de arte e imaginación. A
tal efecto, se dispuso a mezclar metales de diversas propiedades y procedencia.
Con ellos fundidos logró fabricar una red de textura invisible que tenía, no
obstante, el poder de inmovilizar a quienes cayeren atrapados bajo sus
imperceptibles y finas mallas.

Como, en una ocasión, el Sol desde lo alto avisara a Hefesto de la presencia
de Marte y Afrodita en cierto recóndito y escondido lugar, el "ilustre Cojo" fue
allí y arrojó su red sobre ellos. Al punto de quedarse presos por invisibles hilos,
y Hefesto corrió a avisar a todos los demás dioses del Olimpo para que
contemplaran el amancebamiento de ambos amantes. Luego que llegaron al
lugar prorrumpieron en atronantes carcajadas, a la vista de tan febril

110

espectáculo. Afrodita/Venus sintió tal vergüenza que, en cuanto se vio libre,
huyó de aquel lugar y de aquel amante.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->