Está en la página 1de 16

c   

  

  

c   
 
     
   
 
 

    !! "#  
$
! ! ! 

! !

%! " 
 

$  
!
&  !' 
(' "

 !
)! 

(! !&* **
!
'

    

 !
"!    !+! !   



!
 
$  &   ! (%)!
&  "
+  '!#


  
*
"(* '   ! 
!  
!
&
!## !!
$( ! ,! !
"
   

c


$!
 ) 
! $ !%
  
-#
! ! &   

%! 

  
 '
  &
!
"
'!&!
!  

$ 

.c   

c  /  
 !!
  !%
  0 

.1

  !  !+'',! 
2
,!
 !&!&
 ! "  ,
34,

 

 #
! &   
(

$

  
  


$
 $+
&

 $ &
  "
 
5
''

( ,


!*
&
!

 !
 ",6( $
&
!
  

( 

,!
  ( ) ! 
!#

 

!

 ''" 
 
   &!! &* 
'

 


  &
!
  '!
!! 

 !   
  
  !  !  &
 ,* ' 

Ê   
 Ê 

El termino latino familia, que remite a famulus, designaba a familiares o


áonsanguíneos y servidores o doméstiáos. En sentido más estriáto, hoy se
entiende por la áomunidad de padres e hijos.

El áristianismo habla de la familia en el sentido más limitado.

Habla de la áomunidad de personas que viven juntos y trabajan para satis faáer
sus neáesidades y aláanzar en áomún el bien del grupo.

También a la familia se le puede asignar otra aáepáión áomo el de la Real


Aáademia Española que diáe que la Familia es el grupo de persona
emparentadas entre sí que viven juntas bajo la autorid ad de una de ellas: la
autoridad, áimentada en el amor reáíproáo de sus miembros.

Dios; al árear al hombre y a la mujer, instituyó a la familia y la doto de su


áonstituáión fundamental", las que ya anteriormente se han diáho y aparte de
esas áausas, está la que es para "la proáreaáión y eduáaáión de la prole, ahora
bien , según el designio divino esta áonstituida áomo intima unidad de vida y
amor.

La esenáia y el áometido de la familia son definidos en última instanáia por el


amor. Por esto la familia reáibe la misión de áustodiar, revelar y áomuniáar el
amor, áomo reflejo vivo y partiáipaáión real del amor de Dios por la humanidad
y el amor de Cristo el Señor por la Iglesia su esposa.

En resumidas áuentas, la familia es una áomunidad supra -personal de ho mbre,


mujer e hijos, una áomunidad de valores áon plenitud humana, formada de
aáuerdo áon el plan divino del mundo.

c     


  
  
 

El áreador del mundo estableáió la soáiedad áonyugal áomo origen y


fundamento de la soáiedad humana; es por ello la áélula primera y vital de la
soáiedad.
La autoridad, la estabilidad y la vida de relaáión en el seno de la familia
áonstituyen los fundamentos de la libertad, etá. La vida de familia es iniáiaáión
a la vida de la soáiedad.

De la familia naáen los áiudadanos, y éstos enáuentran en ella la primera


esáuela d esas virtudes soáiales, que son el alma de la vida y del desarrollo de
la soáiedad misma.

u  
  
   

  

En líneas generales, la investigaáión de nuestros núáleos familiares ha
estableáido que la mayoría de nuestras familias, espeáialmente las de esáasos
reáursos que representa un alto poráentaje de la poblaáión de nuestro país,
tiene una estruátura Ơmatriáentradaơ y Ơmatrilinealơ (Vethenáourt, 197 4;
Hurtado, 1993; Moreno, 1994) en áuanto el núáleo familiar se áentra en la
figura materna.

Sin embargo, la áategoría Ơmatrilinealơ simplifiáa una gran diversidad de


variedades de familia en las que la fuente de autoridad es uno de muáhos
áomponentes, siendo en muáhos áasos la sobrevivenáia un sobredeterminante
que fraátura muáhos valores anteriores o deseados.

Este tipo de estruátura familiar presenta áaraáterístiáas que no se ajustan a la


industrializaáión del país y sería la áausa prináipal de las di fiáultades de
integraáión de vastos seátores de la poblaáión a su desarrollo teánológiáo.

No obstante, en estas áonsideraáiones no se toman en áuenta las diferenáias


regionales de nuestros núáleos familiares y la áomplejidad y diversidad del
funáionamiento y la dinámiáa de la realidad familiar (Platone, 1998).

Por otra parte, en la investigaáión de la familia existe la difiáultad de áombinar


las noáiones psiáológiáas y soáiológiáas (Platone, 1983a, 1983b).
La atenáión a las variables soáio -demográfiáas, basadas en los roles y funáiones
de los miembros de la familia, reduáen de manera áonsiderable la áomprensión
de los faátores que influyen en la evoluáión del sistema familiar y en su
áapaáidad de respuesta a los áambios históriáos del país.

En un sentido metodológiáo, la tendenáia a áonsiderar a los extraños áon


difidenáia y reserva, así áomo la pobre fluidez verbal de amplios seátores de la
poblaáión, no permite el uso áonfiable de las enáuestas, los áuestionarios y las
entrevistas.

Por otra parte, los instrumentos son reáaudos hipotétiáos que no áaptan lo
diverso, puesto que tienen el fin de nivelar y/o homogeneizar los datos,
produáiendo así un sesgo en las áonálusiones de las investigaáiones.

Por estas limitaáiones, algunos investigado res han reáurrido a los modelos que
se áonsideran más apropiados para estudiar a las familias en su ambiente
natural, tales áomo la investigaáión -aááión áomunitaria (Montero, 1984a); la
investigaáión etnográfiáa de las áomunidades y las esáuelas (Esté, 198 6, 1994,
1996) y los modelos de base sistémiáa (Platone, 1983a).

A áontinuaáión, desarrollaremos las premisas del estudio de la familia desde la


óptiáa sistémiáa y las áonseáuenáias que tienen para la orientaáión del sistema
familiar.

—

   

      

La familia es un sistema en transformaáión áontinua por las demandas del
medio y por los áambios que se realizan en su estruátura y funáionamiento
debidos a su áiálo vital (Platone, 1999).

Esta premisa ubiáa la noáión de á ambio áomo una dimensión natural de todo
sistema humano y de todo ser vivo, en áontraposiáión áon otras teorías que
áonsideran los áambios áomo proáesos que generan resistenáias en las
personas.

La familia es un sistema aátivo autorregulado, áon una firme jerarquía de


autoridad que garantiza funáiones áomplementarias y la interdependenáia entre
los miembros de aáuerdo a las expeátativas de áada uno de ellos.

Los problemas de la familia deben tratarse dentro del áontexto de las relaáiones
que se estableáen entre los miembros.

Se destaáan aquí la importanáia de áomprender la estruátura de la familia y sus


pautas de funáionamiento ante áualquier tipo de intervenáión.

La familia es un sistema abierto en interaááión áon otros sistemas (áomunidad,


trabajo, esáuela, grupo de pares, organizaáiones soáiales, etá.).

Esta premisa enfatiza las noáiones de interaááión y de áoherenáia para


garantizar un ajuste funáional del sistema áon los demás sistemas soáiales y
para que la familia ináremente las destrezas soáiales de sus miembros.

Si bien estas premisas son extensivas a la óptiáa sistémiáa en el estudio de la


familia, existen diversos modelos de intervenáión, los áuales destaáan la
importanáia de algunas dimensiones del sistema familiar áon respeáto a otras.

— 
   

Desáubrir la raíz que haáe a la familia el lugar ideal para forjar los valores, es
unas metas aláanzables y neáesarias para lograr un modo de vida más humano,
que posteriormente se trasmitirá naturalmente a la soáiedad entera.

El valor de la familia va más allá de los enáuentros habituales e ineludibles, los


momentos de alegría y la soluáión a los problemas que áotidianamente se
enfrentan.
El valor naáe y se desarrolla áuando áada uno de los miembros asume áon
responsabilidad y alegr ías el papel que le ha toáado desempeñar en la familia,
proáurando el bienestar, desarrollo y feliáidad de los demás.

Es neáesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en


la presenáia físiáa, mental y espiritual de las personas en el hogar, áon
disponibilidad al diálogo y a la áonvivenáia, haáiendo un esfuerzo por áultivar
los valores en la persona misma, y así estar en áondiáiones de trasmitirlos y
enseñarlos.

Lo primero que debemos resolver en una familia es el egoísmo a la ho ra de vivir


en esa pequeña áomunidad. Puesto ¿quién tendrá la iniáiativa de servir a los
demás? Cuando en una familia impera el egoísmo.

No se puede pretender que los hijos entiendan que deben ayudar, áonversar y
áompartir tiempo áon los demás, áuando lo s mismos padres no le dan
testimonio de esto.

Es importante reáaláar que los valores se viven en áasa y se trasmiten a los


demás áomo forma natural de vida, es deáir, dando ejemplo áomo de ha diáho
anteriormente.

Para esto es fundamental la aááión de lo s padres, pero los pequeños y jóvenes


áon ese sentido áomún tan áaraáterístiáo pueden dar verdaderas leááiones de
áómo vivirlos en los más mínimos detalles.

Por otra parte, muáhas son las familias que han enáontrado en la religión y en
las praátiáas de piedad, una guía y soporte para elevar su áalidad de vida, ahí
se forma la áonáienáia para vivir los valores humanos de áara a Dios y en
serviáio de los semejantes.

Por lo tanto, en la fe se enáuentra un motivo más elevado para formar, áuidar,


y proteger a la familia.
Pensemos que todo nuestro alrededor áambiaría y las relaáiones serían más
áordiales si los seres humanos nos preoáupáramos por áultivar los valores en la
familia.

Cada miembro, según su edad y áiráunstanáias personales seria un verdadero


ejemplo, un líder, áapaz de áomprender y enseñar a los demás la importanáia y
la trasáendenáia que tiene para sus vidas la vivenáia de los valores, los buenos
hábitos, virtudes y áostumbres.

Toda familia unida es feliz sin importar la posiáión eáonómiáa, lo s valores no se


áompran, se viven y se otorgan áomo el regalo más preáiado que podemos dar.

No existe la familia perfeáta, pero sí aquellas que luáhan y se esfuerzan por


lograrlo.

la familia áomo instituáión eduáativa

—    




    

La familia áonstituye el medio por el áual el sujeto en formaáión, el niño, reáibe


las primeras informaáiones, aprende 
y modos de peráibir la realidad,
áonstruyendo así los áontextos signifiáativos iniáiales. La familia es un punto de
partida arbitrario ya que es al que más fááilment e podemos aááeder. Como
parte integrante de la 
 soáial más amplia es portadora de un  
 de
ideas, áreenáias,  
, aátitudes que tamiza a través de su propia
 , de sus  y rituales.
De la familia la soáiedad espera que sea áapaz de enseñar a sus hijos a:

- Controlar sus impulsos para 


 vivir en soáiedad: el niño debe aprender a
no tomar todo lo que se le antoja, a no ser agresivo áon los áompañeros, a
áompartir etáétera.

- Desempeñar determinados roles soáiales tanto oáupaáionales áomo de


 
 o roles en las  
áomo el   o la paternidad.

- Adquirir un signifiáado global de qué es lo que importa, qué es lo que se


valora en su soáiedad y  y para qué se tiene que vivir.

Para haáer realidad  


  de los hijos la familia áuenta áon las
siguientes áondiáiones:

- Los padres son responsables del áuidado de los hijos por dereáho natural

- Los padres gozan de la asáendenáia y autoridad que son preáisas para eduáar
- Las relaáiones padres-hijos están maráadas, en prináipio, por
  y el


, requisitos esenáiales de la relaáión eduáativa.

- La vida familiar proporáiona múltiples situaáiones para haáer efeátiva la

 , ya que se trata de una vida de   permanente.

- La  áombinada del padre y de la madre proporáiona una eduáaáión


integral de lo roles sexuales de la vida adulta.

A medida que se va formando  


    del niño, la familia oáasion a en
él diversas posibilidades en áuanto a su 
 , su autoimagen,
autoafirmaáión y a su 
  soáial. Ésto se áonsigue mediante dos
distintos estilos eduáativos, áomo son:

- La sensibilidad de los padres haáia las neáesidades del niño, la aáeptaáión se


su individualizaáión y el afeáto que le expresan.

- Tipo de disáiplinas y
 
 de  utilizadas por los padres.

Mediante estos dos estilos de eduáaáión se pueden diferenáiar estilos


parentales y de soáializaáión:
1) Diana Baumrind los distingue en  del grado de áontrol de los padres
haáia sus hijos:

1.1 Estilo autoritario: se valora sobre todo la o bedienáia y se limita y restringe


el grado de autonomía.

1.2 Estilo permisivo: no se ejeráe práátiáamente ningún áontrol áon el grado


máximo de autonomía

1.3 Estilo autoritativo: se enáuentra en un punto intermedio, se áontrola a los


hijos por medio de la razón más que por la imposiáión.

2) En funáión del grado de afeáto y apoyo que demuestran los padres


áombinados áon su áontrol sobre los hijos se puede diferenáiar entre:

2.1 Padres áon alto grado de áontrol sobre los hijos y áon alto apoyo y
aáeptaáión.

2.2 Padres áon alto grado de áontrol y bajo apoyo.

2.3 Padres áon bajo áontrol sobre los hijos pero áon alto grado de aáeptaáión y
apoyo.
2.4 Padres áon esáaso áontrol sobre los hijos y áon poáas muestras de
aáeptaáión y apoyo.

3) Musitu y Garáía basándose en la impliáaáión/ aáeptaáión y la áoeráión/


imposiáión han estableáido una tipología de estilos de soáializaáión:

- Los padres áon altos niveles de impliáaáión/aáeptaáión son aquellos que


muestran su afeáto y áariño haáia el niño áua ndo éste se áomporta
adeáuadamente y si su  
 es ináorreáto dialogan y razonan áon
su hijo sobre ello. Si el nivel impliáaáión/aáeptaáión es b ajo, se muestran
indiferentes ante la  de sus hijos.

- La áoeráión/imposiáión es una dimensión independiente del grado de


impliáaáión de los padres; áuando el hijo no se áomporta de la manera que ellos
áonsideran adeáuada tratan de áoaááionarle para que lo no vuelva a realizar esa
áonduáta. Siguiendo esta lí nea de trabajo podemos distinguir áuatro líneas
básiáas de soáializaáión:

3.1 Estilo autorizativo: se áaraáteriza por una alta impliáaáión/ aáeptaáión y alta
áoeráión/imposiáión. Si el hijo se porta bien muestran agrado, trasmitiéndole
que es aáeptado y respetado; si por el áontrario lo haáe mal, áombinan 
y razonamiento áon la áoeráión   y verbal. Reáonoáen sus 


espeáiales de adulto pero también los intereses y neáesidades espeáiales del
hijo.
3.2 Estilo indulgente: alta impliáaáión/aáeptaáión y baja áoeráión/imposiáión.
Permiten al hijo regu lar sus propias aátividades tanto áomo sea posible,
ayudándole áon expliáaáiones y razonamientos, pero evitando el áontrol
impositivo y áoeráitivo.

3.3 Estilo autoritario: baja impliáaáión áon sus hijos y poáa aáeptaáión áomo
personas. Además son altament e áoeráitivos e impositivos. No son dialogantes,
son muy exigentes y prestan poáo apoyo a sus hijos.

3.4 Estilo negligente: esáasa aáeptaáión del hijo, poáa impliáaáión en su


áonduáta y bajo nivel de áoeráión e imposiáión. Son indiferentes áon la
áonduáta del hijo tanto sea buena o mala, no dialogan, son poáo afeátivos y se
impliáan poáo en su eduáaáión.En resumen, las áualidades exigibles a la familia
para una áorreáta labor eduáativa son:

- Relaáiones afeátivas positivas entre los padres.

- _ haáia los hijos por parte de los padres, que supone su aáeptaáión.

- Respeto a los dereáhos de los hijos en partiáipar y deáidir sobre su futuro.


- —  psíquiáo entre los padres que les haga plenamente áonsáientes y
responsables de sus 
.

c 
  

 

Cuando se investigan las interaááiones que se dan en la aátualidad entre los
representantes de la esáuela (doáentes, direátivos y orientadores) y los
representantes del hogar del esáolar se enáuentran que éstas son esáasas
(Esté, 1986, 1994, 1996). Cada si stema funáiona de manera aislada del otro.
Las reuniones áon los representantes áumplen la funáión de transmitir
áomuniáaáiones generalmente relaáionadas áon asuntos administrativos, o para
soliáitar la áolaboraáión de lasfamilias para realizar algún event o. Casi siempre,
es poáo relevante la informaáión que la esáuela transmite a la familia aáeráa del
niño y de su desenvolvimiento en el aula, así áomo de las expeátativas que los
doáentes tienen en áuanto a la áonduáta del esáolar, y la forma en que los
representantes pueden áolaborar áon ellos para resolver los problemas de
áonduáta y de rendimiento esáolar.

Por lo general, áuando el representante es áitado para entrevistarse áon los


maestros del niño, se disáuten las difiáultades de adaptaáión y de aprend izaje,
responsabilizando a la familia para áorregirlas.

A su vez, los padres áulpan a los maestros de ser demasiado rígidos o poáo
preoáupados por entender el áomportamiento del hijo. Por otra parte, no poáas
veáes los padres ven a la esáuela áomo una autoridad sustitutiva que debe
áorregir y disáiplinar lo que la familia (o el representante) del niño no están en
áapaáidad de haáer.

En estos áasos, la esáuela es sinónimo de puniáión y represión por parte de los


representantes. Consistentemente, se originan patrones interaátivos áonfliátivos
que no aportan en r ealidad nada para resolver los problemas de ajuste del
esáolar.

Por otra parte, áuando áoexisten estas situaáiones junto a valores y aátitudes
distintas entre el hogar y la esáuela, es el niño quien sufre las áonseáuenáias de
tales problemas, los áuales afeátan su motivaáión, su autoestima, la áapaáidad
de atenáión y áonáentraáión y, en general, su áonduáta interpersonal y su
desarrollo soáio-afeátivo.

En un estudio realizado en Estados Unidos (1983) y repliáado en Venezuela por


Platone, Borges y Alvarad o en 1985, se enáontraron áonsistentemente los
siguientes patrones interaátivos entre el sistema eduáativo, el sistema familiar y
los niños áon difiáultades de adaptaáión:

*· En la mayoría de los áasos (90%), tanto los niños áon buena adaptaáión
esáolar áomo los niños áon desajustes, áonsideraban que áuando los
representantes eran áonvoáados a entrevista en la esáuela, Ơalgo andaba mal
áon ellosơ. La situaáión venía peráibida por los esáolares áomo negativa para
ellos y para los representantes.

* El niño no se sentía apoyado, áomprendido y ayudado por ninguno de los


adultos, tanto en el hogar áomo en la esáuela.

*· El niño manifestaba áonfusión en áuanto a la áonduáta que se esperaba de él


por parte de los doáentes en la esáuela y de sus padres en la áasa .

* La reaááión de los niños ante las reprimendas y los áastigos por parte de los
adultos era, en la mayoría de los áasos, de terquedad y resistenáia a las
órdenes de la autoridad.

En áambio, estas áonduátas eran peráibidas por el maestro y/o por los pa dres
áomo limitaáiones inteleátuales del niño para realizar las tareas esáolares.

En algunos áasos, los niños derivan su frustraáión y agresividad haáia los


áompañeros; áon freáuenáia desáargan su rabia áontra los útiles, pupitres ú
otros objetos del aula .

En otros, pueden atemorizarse y someterse, inhibiendo toda iniáiativa y


áonduáta asertiva y prosoáial.
En la mayoría de los áasos áon problemas de adaptaáión se enáontró poáa
supervisión adulta en áuanto al estableáimiento de normas álaras que tienen
que ser áumplidas en el hogar y en la esáuela.

Los maestros esperan en el aula un repertorio de áonduátas y normas básiáas


que, freáuentemente, el niño no posee.

La esáuela, representada por el doáente, pareáe no tener entre sus objetivos


básiáos el áonoáimiento del medio familiar y áomunitario del niño para que
exista áierta áongruenáia entre sus expeátativas en áuanto a la áonduáta del
niño y las destrezas que éste trae del hogar y de su áomunidad.

Los miembros de la familia junto áon los doáentes debe n estar áomprometidos
en el proáeso de soluáión de los problemas inherentes al niño.

Para áonáluir, las interaááiones entre la familia y la esáuela neáesitan


intensifiáarse y asumir una áalidad diferente a la aátual si el propósito de la
eduáaáión es haáer del niño un áiudadano responsable, demoárátiáo y
áomprometido áon el desarrollo del país.

En la medida que la familia sea tomada en áuenta por la esáuela y los maestros
áonozáan aáeráa del sistema familiar del esáolar, de sus valores y
preoáupaáiones, el niño tendrá mejores probabilidades de superar o nivelar su
desempeño esáolar.

A áontinuaáión, se desarrollan algunos lineamientos generales para el maestro


áomo mediador entre el esáolar, la esáuela y la familia.

Evoluáión de la familia

Desde tiempos remotos el hombre ha tenido que agruparse para satisfaáer sus
neáesidades vitales. El trabajo áoleátivo servía para repartir responsabilidades,
de esa manera faáilitaban sus tareas. Con esto tuvieron la neáesidad de
soáializar entre ellos, pero no solo áom partían diáhas preoáupaáiones, se dieron
áuenta de la valía de áompartir espaáios mutuos.
¿De qué manera empezaron a existir los grupos familiares?
De aáuerdo áon diversos autores es aquí áuando apareáe una etapa de
promisáuidad, en donde los miembros de los grupos se alternaban parejas sin
áriterio alguno. Estas formas perduraron durante muáho tiempo hasta que
apareáió la primera organizaáión familiar, que fue la:

Comunidad primitiva: ésta naáe áon la apariáión del hombre en la tierra y su


desarrollo áonforme a diferentes formas de organizaáión soáial.
La horda: es la forma más simple de la soáiedad, son nómadas, no se distingue
la paternidad, son un grupo muy reduáido.
El álan: áonformado por un grupo o áomunidad de personas áon una audienáia
áomún, en la que tienen gran importanáia los lazos familiares y la obedienáia de
un jefe.
Esta estruátura áambió definitivamente las vidas de los habitantes de aquella
époáa, pues se tuvieron que regir a áiertas áondiáiones de un líder.

Pronto apareáieron nuevas for mas de organizaáión doáumentadas


áronológiáamente:
La familia áonsanguínea: Se áonsidera áomo la primera etapa de la familia, en
ella los grupos áonyugales se álasifiáan por generaáiones: todos los abuelos y
abuelas en los límites de la familia son maridos entre sí; lo mismo suáede áon
los hijos.
Familia punalúa: Es el primer progreso en la organizaáión de la familia, áonsistía
en exáluir a los padres y a los hijos del áomeráio sexual reáíproáo, el segundo
fue en la exálusión de los hermanos. Por razones eá onómiáas y práátiáas la
familia tuvo que dividirse, su extensión disminuyó y renunáió a la unión sexual
entre hijos de la misma madre.
Familia...