EL JUSTO MEDIO Todos los seres humanos deseamos de una manera o de otra encontrar la felicidad.

Cada quien tiene su definición de lo qué es la felicidad y ese cómo para lograrla. Para Aristóteles "la felicidad se encuentra en la virtud 1, en la perfección de la función propia del hombre, la razón. La virtud ética es un hábito de elección que conduce a optar por el equilibrio entre dos extremos viciosos ("justo medio"). Es un hábito porque no basta con haber elegido bien una vez, para considerarse virtuoso. La tendencia permanente a obrar correctamente se adquiere por una serie larga de repeticiones en la elección de lo correcto que genera en nosotros una costumbre. La razón es la que determina en cada caso cuál es el justo medio: éste no puede ser establecido por anticipado mediante una regla. Por ejemplo, lo que en una circunstancia determinada para uno sería valentía para otro puede ser temeridad (si decide realizar un acto para el que no tiene capacidad, fuerza, conocimiento o posibilidad alguna de éxito). La prudencia es la virtud que adquiere el hombre que ha elegido correctamente el justo medio en muchas oportunidades. Se puede confeccionar un esquema que ayude a entender la noción de "término o justo medio" 2, tal como está expresada en la definición de virtud. De un lado se pone el "más" de una emoción y del otro el "menos", por ejemplo de la emoción del miedo. Se dibuja un trazo continuo entre el más y el menos, que es la emoción del miedo: término medio + – Se entiende que el miedo está correlacionado con determinados tipos de situaciones, las situaciones de peligro. A su vez, frente al miedo, se puede reaccionar más o menos. La respuesta que va en dirección del más es la propia del cobarde y la que va en dirección del menos es la respuesta propia del temerario. Por las razones indicadas antes, ni el cobarde ni el temerario están en condiciones de reaccionar adecuadamente frente a las situaciones de peligro. La cobardía es un vicio moral, pero la temeridad también lo es. No se recomienda la temeridad, sino la valentía, que consiste en el modo adecuado de tratar con la emoción del miedo y con las situaciones respectivas. Hay tres ejemplos del “justo medio que Aristóteles destaca: 1) El valor, equilibrio entre la cobardía –exagerada sensación de miedo- y la temeridad – inconciencia ante el peligro. 2) La templanza, que media entre el libertinaje –entrega total del hombre al placer- y la insensibilidad –carencia absoluta de inclinación hacia él. 3) La dulzura o mansedumbre que está entre un exceso –la cólera, la irritabilidad- y un defecto- la flema, la impasibilidad. También se refiere a otras virtudes éticas: la generosidad, equidistante del despilfarro y la avaricia; la veracidad, que media entre la disimulación y la fanfarronería, y la amabilidad, entre la adulación y la aspereza. Podemos acotar finalmente que la virtud ética más elevada es la justicia, que se relaciona directamente con la noción de término medio ya que la idea de justicia implica la de equilibrio.

1

Virtud para Aristóteles es "una predisposición para hacer el bien; una motivación interna que nos lleva no sólo a hacer lo que es correcto sino a amar lo que es correcto". 2 Tomado de: Alejandro G. Vigo. Ética general. Centro de Ética Aplicada. Pontificia Universidad Católica de Chile. Disponible en: http://etica.duoc.cl/documentos-pdf/fet00/manual/manual.pdf [Resumen]

ésta se le presenta además. El Sumo Bien es el ejercicio perfecto de la función propia del hombre. especulativa. SÍNTESIS ENTRE LA VIRTUD Y LA FELICIDAD. Además no todos los fines son jerárquicamente iguales. cognoscitiva. el de la construcción naval. Sin embargo no es suficiente hablar de fines “finales”. dentro de cualquier campo. la que a su vez escucha sus consejos y se torna mesurada. imprescindiblemente. y el segundo “tornar la vida amable por sí solo” es decir. basta agregarle una cualidad: la excelencia. El Bien Supremo tendrá que ser el más elevado y como tal permitir al hombre gobernarse a sí mismo. . Aristóteles da algunos ejemplos relacionados con las artes y las ciencias: “el fin de la medicina es la salud. para aquél que realiza una acción. engendra una actividad constituya el sumo Bien. En este mundo la vida buena no coincide necesariamente con la vida feliz. la de la virtud y la de la felicidad. El Sumo Bien sería entonces la actividad racional según la más alta virtud y a través de toda la vida. puramente teórica. Analizaremos ahora la respuesta de Aristóteles a la pregunta ¿Qué es el bien? El filósofo comienza reflexionando que toda actividad.pero no todos coinciden respecto de aquello en lo que reside. algunos son más importantes que los demás y así. en el sentido de fines que se persiguen por sí mismos. inmortal. sino medios. etc. esto es. Y al hablar de “excelencia” nos estamos refiriendo a la noción de “virtud”. ¿Cómo se puede reconocer al Sumo Bien? ¿Qué requisitos debe reunir para ser tal? El primero: “ser siempre apetecible por sí mismo y no por otra cosa”. equilibrada. Esta última dirige la vida apetitiva. el navío. es la razón. En el Sumo Bien se reúnen las dos aspiraciones humanas fundamentales. a su vez. La ética establece que la conducta buena no puede descansar en la preocupación por alcanzar la felicidad. en última instancia. Siendo como son muy numerosas las actividades humanas también lo son los fines que nos podemos proponer. cuyos eslabones no constituyen. como capaz de reportarle un bien. Pero ¿cuál es y dónde está el Sumo Bien? Aristóteles señala que la gente lo identifica con la felicidad. ¿En qué consiste la felicidad? Para establecerlo mejor Aristóteles comienza preguntándose cuál es la actividad específicamente humana. unas superiores a otras. según la concepción aristotélica. “que posee la razón” y otra práctica. Para que nuestro desear tenga un sentido es imprescindible que todos nuestros fines converjan hacia un fin último que valorice a los demás: a ese fin último lo denomina Aristóteles.”. que no sobrevive a la corrupción del cuerpo y “que obedece a la razón”. Según la más alta virtud pues hay muchas virtudes. toda su excelencia reside en su capacidad de pensar. ha de tener necesaria. El hombre. Para que esa función propia del hombre que. un fin. Pero hay dentro de la actividad racional dos partes: una. Advertimos entonces que se presentan ante el hombre verdaderas cadenas de fines. Noción que incluye tanto la de comportarse bien como la de vivir bien. los primeros subordinan a los segundos.SUMO BIEN (O SUPREMO BIEN). ser absolutamente final. Sin embargo la filosofía no olvida la importancia de ésta en la vida humana por lo que la introduce en el Sumo Bien. Estamos ya en condiciones de decir cuál es la más alta virtud y en qué consiste la vida feliz para Aristóteles: es la vida dedicada a la búsqueda de la sabiduría. Bien Supremo o Sumo Bien –y lo compara con el blanco al que deben apuntar los arqueros. ser autosuficiente.

la beatitud máxima que el hombre puede alcanzar Es Dios. es enteramente social. o sea que él ame a Dios con un afecto perfecto. Es un amor que pide. será definitivamente. Esta es la libertad que el evangelio de Cristo nos promete. o sea a la sabiduría de Dios... un amor que revela. De este mandamiento emanan los deberes de la sociedad humana”. quererlo y adherirse a Él. por lo tanto. Pues tú no lo amas como te amas a ti mismo a menos que trates de atraerlo a ese bien que tú mismo estás buscando. por medio de quien el Padre mismo es conocido. Por haber sido creado de la nada. para conocer a Dios y servirle. Antes de que pueda amar a Dios y servirle. Queda por examinar como existe el mal en el mundo o como diría San Agustín. este empleo. es disfrutar del Dios que escribe su ley en las tablas de nuestro corazón. un amor que busca. pero. es por tanto el bien absoluto.EL SUMO BIEN PARA SAN AGUSTÍN Para San Aguistín el Sumo Bien. La mente humana encuentra su meta en Dios. nada más feliz que esta felicidad: vivir para Dios. Lo que entonces deseas o buscas para ti lo deseas o buscas para tu prójimo. Este Bien.” Pero Agustín conocía el problema ético que se cierne siempre sobre el hombre pecaminoso. por lo tanto. para serlo cada uno debe volverse hacia el soberano bien.. más feliz. un amor que brinda continuidad en aquello que ha sido revelado. guía hacia el Hijo. El sumo bien. y en Él está completa. Ser feliz es el objetivo final de todo ser humano. Entonces. se encuentra la verdadera realización del hombre. el hombre ha caído y se ha alejado de Dios. puede el hombre disfrutar del conocimiento de Dios que es la salvación. . vivir en Dios. y Quien será visto por toda la eternidad. algo que todos tendrán en común. es decir como explicamos el mal moral y la mortalidad de la criatura. en esta misma medida es buena. Lo que es más. amado sin saciedad. y también. “Este amor inspirado por el Espíritu Santo. y ellas lo saben. y por cuya presencia es derramado en nuestro corazón el amor de Dios. más verdadero. La comunicación de este afecto. un elemento esencial del sumo bien.. conocer a Dios. De modo que para Agustín la libertad cristiana significa ser libre del pecado. y sólo entonces. “Dios será el fin de nuestros deseos. el cual es el cumplimiento de la ley. Este es el conocimiento más cabal. En Dios. que es Dios es Inmutable. y en Él solamente. El amor es. Nada puede ser mejor que esta bendición. es menester que su voluntad esclavizada sea emancipada Esto es posible sólo por la gracia de Dios en Cristo. alabado sin cansancio. Se impone pues la necesidad de ser libre.” (San Agustín) Agustín comienza esta obra Diciendo que Dios es el Sumo Bien de donde procede todos los bienes. San Agustín afirma que todo espíritu y todo cuerpo es naturalmente bueno. Agustín escribe: “Tú te amas en una manera que guía a la salvación cuando amas a Dios más que a ti mismo. y amar a Dios están ligados en el pensamiento agustiniano del bien supremo. en quien está la fuente de la vida y en cuya luz veremos la luz. y ahora es el esclavo indefenso del pecado. nuestra naturaleza sólo es buena en la medida en que es. como la misma vida eterna. Dios es la plenitud del ser. este amor que es el sumo bien.” (San Agustín). Siendo la inmutabilidad. Esencialmente. Aunque fue creado para conocer a Dios. un amor que llama. “Pero más bienaventuradas y dichosas son las personas en quienes Dios mora.

junto con la hoja de asistencia. .TRABAJO PARA EL 8 DE FEBRERO 2. cómo ciudadano y como futuro profesional. (extensión: media página) Nota: Entregar la síntesis de los grupos en la secretaria de la coordinación inmediatamente después de clase. b. Hacer una síntesis (Extensión: media página). Escoja una idea que le llame la atención del texto leído e ilústrela con ejemplos tomados de sus propias experiencias (Extensión: Media página) Escriban una reflexión grupal sobre el aporte de este tema a su vida como persona. Subrayar el texto con los criterios del punto anterior sobre el “Justo medio”. sobre: • El justo medio • El sumo bien c. Tema: Intelectualismo y eudemonismo a. d.