TRABAJO DE INVESTIGACION CULTURA, INDIVIDUO Y SOSIEDAD

JOSE FABIAN CATAÑO SANCHEZ

INTRODUCCION A LA SOCIOLOGIA LUIS HERNANDO GOMEZ OSPINA CNS-100

GRUPO 2

7/03/08

UNIVERCIDAD DE ANTIOQUIA 2008

INDICE La influencia de la cultura en el comportamiento del hombre. • Presentación, objetivo general, y secundarios……………………………………………… ………………………………... 3 La influencia de la cultura sobre las neuronas …………………………………………………….. 4 La influencia de la cultura en el desarrollo económico ……………………………………………. 5 La influencia de la cultura en el comportamiento del consumidor……………………………….... 6 La influencia de la cultura en la sexualidad………………………………………………………….7 Conclusiones…………………………………………………………………………………………8 Bibliografía…………………………………………………………………………………………. 10

INTRODUCCION En este trabajo pretendo mostrar esa gran influencia que tiene la cultura en las diferentes formas de comportamiento del hombre, con un enfoque en los patrones de comportamiento más dominantes como lo son la biología, la economía, el consumo, y la sexualidad. En cada cultura las formas de ver el mundo, y su entorno, difiere, lo que me motivo a adéntrame, con una revisión bibliográfica, en las los parámetros ya mencionados, para así poder determinar el grado de influencia cultural en el comportamiento, de la vida diaria. También a lo largo de esta investigación se establece la importancia de al socialización, en el prendimiento de la cultura, que da las pautas de pertenencia a una sociedad determinada, y nos enseña a vivir según la cultura y/o subcultura a la que se pertenece.

La influencia de la cultura en el comportamiento del hombre.

Presentación La cultura que se define como ese diseño de vivir de una sociedad, donde se aprende lo que es importante, en lo que se debe creer y en lo que no, donde se aprenden todos esos valores morales y religiosos, donde se toman tantos conocimientos y experiencias que son infundadas por nuestros padres y familiares desde muy pequeños, y además por nuestro entorno social. Este paso conocido como ese gran proceso de socialización, nos introduce en una sociedad con costumbres y formas de comportamiento establecidas, aunque no estándares porque con el tiempo se pueden dar cambios trascendentales de evolución cultural. Las personas, como se puede ver en la cotidianidad no somos iguales, y cada uno pertenecemos a diferentes grupos culturales, con los que nos identificamos y compartimos todo esa gama de valores, creencias, actitudes. Cada familia tiene su sitio de compra favorito, su comida mas preferida, la forma de vestir que se cree es la más apropiada y elegante, adorna su casa como mejor le parezca, entre otros comportamientos que divergen en el ámbito social, pero ¿Qué tanto tiene que ver la cultura en todo esto? A continuación se tomaran las bases para respondes esta pregunta. Objetivo general Quiero mostrar en este trabajo la gran influencia de la cultura en el comportamiento del hombre en las diversas actividades cotidianas en un nivel biológico (neuronal) y social, donde planteo los siguientes objetivos secundarios. Objetivos secundarios • • • • La influencia de la cultura sobre las neuronas La in fluencia de la cultura en el desarrollo económico La influencia de la cultura en el comportamiento del consumidor La influencia de la cultura en la sexualidad

La influencia de la cultura sobre las neuronas
Como todos sabemos nuestro cerebro está compuesto por millones de neuronas de diferentes tipos y para diferente funciones de nuestro cuerpo, pero en este caso me centrare en las llamadas neuronas espejo, que como su nombre lo indica son aquellas neuronas que se activan cuan do una persona está realizando la misma actividad que otra. Un estudio hecho en estados unidos por Istvan Molnar-Szakacs investigador de la Universidad de California y Dr. Marco Iacoboni también de la misma, lograron demostrar a través de un experimento donde reunieron a un grupo de voluntarios estadounidenses como público y también dos voluntarios, uno estadounidense y el otro nicaragüense, que tenían que realizar diferentes gestos provenientes de ambas culturas, indiferente a la cultura que pertenecieran. Con la tecnología eficiente se logro conocer los estímulos cerebrales provenientes de las neuronas espejo. Los resultados obtenidos verificaron el rastro que deja la cultura en nuestro cerebro, al encontrar que el nivel excitabilidad de las neuronas espejo cuando observaban al estadounidense (de su misma cultura) era alto, atuviere realizando gestos nicaragüenses o estadounidenses, mientras que el nivel de excitabilidad era muy bajo si observaban al nicaragüense realzar los mismos gestos, así fueran gestos estadounidenses. Otro análisis un poco similar realizado por Yaiza Martínez, basada en investigaciones procedentes de Mc.Govern Institute for Brain Research del MIT, la Stony Brook University de Nueva York y la Universidad de Stanford en California, donde mostraron a través de la resonancia magnética en veinte cerebros humanos, diez orientales recién llegados a EEUU y diez americanos, donde se emitían juicios pertenecientes a la cultura y otros no pertenecientes a esta, donde los niveles de atención se elevaron mucho más en los segundos, pidiéndose mostrar que el interior cultural individual, así como la valoración por parte del individuo de los valores morales se ve reflejado en el cerebro, durante actividades que realiza, por simples que sean. Lo anterior me lleva a la siguiente conclusión, los aspectos étnicos y culturales actúan de manera infalible en nuestro cerebro, y todo ese conjunto de valores que aprendemos durante la socialización se meten en nuestro motor principal llamado cerebro, es decir una parte de nuestras neuronas reflejan esa condición cultural en los comportamientos cotidianos y de la vida diaria. También el anterior estudio muestra claramente que nuestro diseño neuronal esta determinado, en parte para asimilar cultura y formas de comportamiento, donde de acuerdo a estos códigos neuronales, nos permiten determinar a las otras personas, y clasificarla de acuerdo si pertenecen a nuestra cultura o no. Los valores morales establecidos por nuestro ámbito etnológico, están clasificados en un orden de importancia en nuestro cerebro, reflejándose en nuestras actividades realizadas a diario.

La influencia de la cultura en el desarrollo económico
Es evidente en nuestra sociedad los niveles de pobreza, de indigencia, de desempleo, y todo tipo de insatisfacción social, sobre todo en América latina, donde la prosperidad económica es muy baja, ¿pero que tanto tiene que ver la cultura con esto? En muchas investigaciones se ha encontrado una estrecha relación entre emprendimientito y la creación de empresa con rasgos psicológicos, como por ejemplo el miedo a asumir riesgos, la orientación al logro (Mc.Crelland 1961) y otros no psicológicos, que tienen que ver los antecedentes familiares y muchos otros, como aspectos políticos, que también influyen, pero en este caso carecen de interés. Un trabajo realizado por María José Pinillos Costa y Luisa Eugenia Reyes Recio donde se dice que las actividades emprendedoras del hombre tienen un rasgo fuertemente influenciado par la cultura del país, donde según ellas y sus fuentes las culturas individualistas donde los intereses son muy personales, donde hay orgullo en cada uno de los logros obtenidos, tienen un nivel alto en el ratio de TEA (Total Entrepreneurial Activity) si el país tiene un estado de desarrollo alto, pero en países menos desarrollados las culturas colectivistas donde se piensa más en el grupo que en los intereses personales, donde los individuos que conforman el grupo se sienten indispensables del mismo, y se apoya la cooperación y armonía, ocupan un nivel más alto en el TEA. Las actividades emprendedoras de un país están condicionadas por las culturas individualistas y colectivistas, pero esto no define el nivel de renta de dicho país, porque se encontró que en países de nivel de renta bajo, el TEA colectivista es muy elevado, y el número de individuos en los grupos es más grande, pero con una formación mínima. Se determino que existe relación entre el carácter individualista y el TEA pero no es afirmable que a más individualismo más actividad emprendedora. Por otra parte en los países de renta alta las culturas individualistas son muy enfocados en el servicio que presta la empresa al dueño de la compañía, la renta propia y mas ganancia en dinero, mientras que en los países de renta baja y más colectivos hay más orientación hacia el consumidor, donde se establecen precios bajos y se utilizan estrategias que tal vez no promuevan mucha renta a los dueños de la empresa. Es claro ahora que la cultura no influye de la misma manera en las actividades emprendedoras, ni se puede explicar de la misma manera debido a los cambios relativos, que están sujetos a los niveles de renta de los países, donde las culturas individualistas no explican el comportamiento TEA, sino hay no hay renta clara, y aumento del capital, pero si se ve una clara influencia cultural en la creación de empresas en la cultura colectivista, por estar en un plano principal los objetivos grupales, donde priman muchos valores, que son tradicionalmente aceptados y compartidos por el grupo, es mas son comunicados de alguna forma al consumidor a través de campañas previas y/o en sus productos. En análisis hecho por Ignacio De Ferrari sobre la influencia que ha tenido la cultura en el desarrollo económico del Perú, el encontró que los motivos por el cual el Perú no ha podido desarrollarse económicamente, son los valores intrínsecos y los instrumentales, donde los instrumentales son netamente económicos. Pero según el y sus fuentes los valores que favorecen el desarrollo no pueden ser netamente económicos, ni antieconómicos, porque en ambos extremos el desarrollo se ve altamente influenciado, y frustrando así el mismo. Cabe decir entonces que el

desarrollo económico del Perú estará ligado a la cultura de productividad del mismo, donde es necesario mas lideres que promuevan el desarrollo, aprovechando el carácter evolutivo de la cultura. Podremos concluir de los anteriores análisis que el aspecto cultural es un patrón que esta, muy relacionado con el comportamiento económico de los individuos en un país o sociedad, que de acuerdo a la cultura de este y el nivel de desarrollo, se da el comportamiento empresarial. Los países mas ricos no son necesariamente los con mas actividad emprendedora, pero tal vez con más comportamientos individuales prósperos por la gran oportunidad que ofrece el país en materia de capital. Las actividades emprendedoras de países más pobres son más numerosas en el término colectivista que individualista aunque no tan prosperas. Tomando como ejemplo el Perú, me atrevería a decir que hay muchos países de América Latina que están altamente influenciados por la cultura propia, aunque no de lamisca manera ni con la misma intensidad

La influencia de la cultura en comportamiento del consumidor
A la hora de comprar productos en el mercado, nos fijamos en la marca, en la forma, en el color, y en muchos detalles, que constituyen, según Raúl Stiegwardt, aspectos trascendentales de nuestra cultura. Según la moral, la religión, las costumbres, el arte, adquiridos para poder pertenecer a cierta sociedad, en si nuestra manera de vivir, influye en nuestro comportamiento al momento de comprar algo en el mercado, des de ropa, zapatos, carros, motos, hasta los alimentos. Según nuestra manera de ver y concebir el mundo que nos rodea, de esa misma manera, es nuestro comportamiento en el marketing. Entre los valores más influyentes están, el deseo de vivir bien, la seguridad, y el reconocimiento social, que son claramente diversos en distintas culturas. Las personas manifiestan diversas formas de comportamiento, dependiendo de su cultura, desde la forma en que preparamos nuestros alimentos, por ejemplo a la hora de echarle los condimentos, las bebidas conque las acompañamos, la cantidad que consumimos, en general nuestros gustos que manifestamos a la hora de comer, son trascendentales en las prácticas de consumo. Hay culturas en las que comer ciertas cosas es pecado, según la doctrina religiosa, hay otras en que el consumo de bebidas naturales es alto, pero otras prefieren las gaseosas o cualquier otra bebida no natural. En algunos países el consumo de comida chatarra, es muy elevado, y los alimentos enlatados son de mayor preferencia, incluso después de que muchas fuente intenten persuadir a los consumidores, en el no consumo por la baja nutrición contenida en dichos alimentos, como hay otros en los que la comida chatarra y enlatada es vista como algo despreciable, que no le hace bien al organismo. Muchas preferencias a la hora de comprar, hacen que yo lleve este producto y aquel no, tal vez porque me trae recuerdos de alguna índole, porque es de mi estilo, o tal vez no lo compro porque no lo considero de una marca buena. Al momento de escoger, ahí están todos esos valores familiares y culturales influyendo, aunque no nos demos cuenta. León G. Schiffman, asegura que, “tanto los valores como las creencias son imágenes mentales que influyen en una alta gama actitudes especificas”. Las ceremonias que a lo largo de la vida, es parte muy importan te para el hombre, son parte de esa cultura influyente en el consumo. Desde nuestra niñez, porque nuestros padres así lo quieren, estamos en ceremonias como, el bautismo, primera comunión y en otras ceremonias culturalmente religiosas que hacen parte de nuestra vida (los matrimonios familiares) y otras muchas veces no tan religiosas como los cumpleaños por ejemplo.

Pero cada una de esas ceremonias implican gastos y consumo de variedad de utensilios, que varían de cultura a cultura, pero que siempre asen parte de cada ceremonia. Las familias económicamente más pobres no están en la capacidad de lucir trajes caros ni mucho menos pero si hay una tendencia a estrenar el día especial, como suele llamarse. Las familias adineradas no solo usan trajes imputados y nuevos esas fechas, sino que va acompañado casi siempre sino siempre por regalos y fiestas donde se consume licor, comidas especiales y muchas cosas que como es claro vienen del marketing. En culturas modernas, como lo dice Roger D. Blackwell, es muy frecuente encontrar, diversidad de aparatos domésticos como televisión, equipos de sonido, DVD, incluso hasta mas de uno por vivienda, hay otras culturas que consideran innecesario esto y lo ven como un despilfarro de dinero, es mas hay algunas que ni siquiera consideran la idea de tener siquiera uno. Los mercadólogos, encargados de la estrategia mercantil, tienen que considerar en sus estrategias comerciales como por ejemplo la propaganda, la diversidad de culturas y subculturas de los consumidores. Las subculturas, como por ejemplo las culturas juveniles, asegura Luís A. Recalde, en su trabajo, que tienen un nivel de consumo elevado, los adolescentes tienden a gastar más dinero que los adultos. Los niños por ejemplo influyen bastante en el consumo familiar, lo que es aprovechado por el marketing, para la generación de productos y poder vender más. El divide la cultura mas general en subculturas definidas por sexo, raza, religión, y ubicación geográfica de los individuos donde cada uno tiene su influencia en el sector del consumo, aunque unos, como lo vimos anteriormente, mas que otros. También propone una distribución grupal de influencia en el comportamiento del consumidor, como son la familia, los amigos de estudio o trabajo, los vecinos, estos influyen de manera diferente, la familia, la considera el, es un grupo principal de mayor influencia en las decisiones que tienen que ver con las decisiones de consumo, donde se gana y se gasta dinero, teniéndose que establecer algunas prioridades y preferencias a la hora de comprar. Una conclusión de lo anterior seria que, las personas nos comportamos de manera aleatoria en nuestras costumbres de consumo en la vida diaria, y que estas costumbres vienen dadas en gran parte por la cultura a la que pertenecemos, nuestra familia, y en general todo nuestro entorno social, las ceremonias y fechas especiales que estamos acostumbrados a hacer, influyen a la hora de comprar nuestra ropa, zapatos, comida y otros utensilios que satisfacen nuestros deseos, y necesidades, para una vida. Las culturas, son diversicas, y no homogéneas, por tanto los gustos y comportamientos consumistas también lo son, incluso dentro de una cultura, se pueden dar comportamientos distintos, llamados subculturales, que son trascendentes en el consumo.

La influencia de la cultura en la sexualidad
La sexualidad de finida como ese aspecto biológico natural en las especies, y que trasciende desde el deseo y satisfacción, hasta la reproducción de las especies. La sexualidad humana, es mucho más compleja de lo que parece, pues a diferencia de las otras especies, que actúan biológicamente por instinto, por su diseño genético como lo ha podido probar la ciencia, el hombre, aunque posee también estos patrones genéticos ineludibles, su comportamiento sexual es mucho más complejo, pues los entornos sociales donde se mueve son suma mente influyentes en este ámbito, la cultura es uno de esos factores que influyen reiterativamente en el comportamiento sexual humano. Desde nuestra niñez, donde son infundidas todas esas creencias, valores como lo asegura Richard J. Gelles en su libro de sociología, la religión practicada por nuestros padres e infundida a nosotros,

donde según esta, las normas y prohibiciones, establecidas, por la misma, afectan directamente nuestro comportamiento sexual. Los tabúes, y restricciones sexuales, por efectos morales, por temor a Dios, o por no ir en contra de las costumbres establecidas por la sociedad, son evidentes e innegables. Como lo plantea Robert Crooks y Karla Baur en su libro, la diversidad en el comportamiento y en la forma de ver la sexualidad es diversa, los países occidentales, partes como los senos de la mujer por ejemplo o los besos, son considerados existentes, mientras en muchos orientales, esto es considerado como algo asqueroso y irrefutable. La creación de normas en las sociedades, relativas al comportamiento sexual de los individuos, como las de llegar virgen al matrimonio, en sociedades pasadas, era una de las reglas no discutidas por nadie, y sobre todo en las mujeres, quienes debían ser muy recatadas y cuidadosas con estos términos, incluso, como lo dice Richard J. Gelles , las mujeres eran sometidas al castramiento de sus órganos de sensibilidad sexual, o a la obstrucción, de sus órganos genitales, para evitar a toda costa que la mujer fuera a tener relaciones sexuales antes de su matrimonio, pero esto se daba claro esta porque la población masculina prefería mujeres de este tipo antes que mujeres que no hubieran sido sometidas a este tipo de cirugía, es más las mujeres que no se hacían esto eran consideradas indignas. Desde que una mujer en África se rebeló a ser sometida a dicha cirugía, organismos de derechos humanos han venido luchando contra esto, considerado esto como un crimen, pero la lucha ha sido dura, pues las comunidades culturales donde se ha practicado esto, y aun se sigue practicando someramente, no aceptan que se les imponga reglas a su cultura, considerando esto como un derecho cultural. Aunque generalmente son los padres de la mujeres los que deciden esto, hay muchas mujeres que lo aceptan por considerarlo normal y parte de su futuro, visto como una necesidad, a pesar de el gran dolor que esto les produce. La sexualidad, como lo hemos dicho anteriormente es reprimida, muchas veces por las normas de una cultura social. Las personas no somos libres en la toma de decisiones en estos aspectos tan íntimos como lo es la sexualidad, la iglesia por ejemplo, ha controlado las manifestaciones sexuales, de jóvenes y adultos, las teorías de “sexo sin amor no es moral ni ético, de estar casados para poder tener relaciones sexuales”, y otras por el estilo, son replicadas por las religiones, aunque no en todas, pero si una gran mayoría; claro que en el periodo de modernidad, se han manifestado mas libertad en este ámbito, los jóvenes actualmente pueden vivir una vida sexual mas plena a las de generaciones anteriores, pero, ¿que tanto se han disminuido estos tabúes y mitos sexuales? En el proyecto realizado por Piedad López Villaverde, para una revista española sobre los mitos sexuales se comprobó que aun las creencias, y la cultura persisten en la población juvenil de Madrid, la nueva generación aun no a podido deshacer todos esos mitos de épocas pasadas, dando lugar a embarazos no deseados, y enfermedades de transmisión sexual, no hay un control propio del sexo, ni una responsabilidad de los jóvenes, ellos aunque poseen todas las herramientas de la modernidad, por cuestiones bastante culturales, (miedos, vergüenza u otros tabúes) no las están sabiendo utilizar, ni aprovechar. Una conclusión de lo anterior puede ser que, la libertad sexual del hombre, no es una verdadera libertad, pues esta influida por las creencias, las normas, y las practicas llevadas por una sociedad, donde la herencia cultural que nos dejan, es muy difícil de erradicar. Nuestro comportamiento sexual va marcado por estas costumbres, que las instituciones sociales como, la familia, las instituciones educativas, la iglesia, nos transmiten, marcando tan natural como lo es la sexualidad.

Conclusiones
Es claro ahora que la cultura como toda esa gama de valores y costumbres, tienen una fluencia notoria sobre el comportamiento del hombre en su vida desde su niñez, donde empieza el proceso de socialización, hasta la juventud y adultez, cuando manifestamos esos patrones culturales aprendidos en el proceso anterior, por nuestra familia, nuestros amigos, y entorno social. Los individuos, muchas veces no se dan cuenta de esta gran influencia que la cultura a dejado sobre ellos, en los aspectos económico, mental, sexualmente. Debo también resaltar que todo esto que nos mueve, de ninguna manera será malo desde un punto de vista neutral, sino que como se ve claramente en la actualidad, existirán los niveles económicos, culturales, y sociales, donde alguno estará por encima del otro de alguna forma, sobretodo en el ámbito económico, claro esta por ser esta una sociedad capitalista en su gran mayoría, no negando de ninguna manera, esa discriminación por razas, sexos, o religión, que parecen siempre estar presentes en nuestra sociedad. La visión del mundo, de lo que nos rodea, y la forma en que interactuamos con ello, es otra forma de control cultural del que no podemos escapar, desde nuestro cerebro se emite esas señales culturales, que nos identifican con los demás miembros de nuestra cultura, y además cada cultura difiere mucho en estos conceptos, es mas, subculturalmente estos cambios relativos de la forma de ver el mundo también se dan, en las maneras de consumo, de rituales, y prácticas que se pueden decir son propias de cada cultura y/o subcultura. En últimas podemos decir que el hombre es en la mayor parte, una lustración de su cultura.

BIBLIOGRAFIAS. • • ROBERT CROOKS, KARLA BAUR, Nuestra sexualidad, Por Internacional thomson Editores 2000, séptima edición. RAÚL STIEGWARDT, “La influencia de la cultura en las decisiones del consumidor”, revista objetivo, no. 16, pág. 12. LUIS A. RECALDE, “Comportamiento del Consumidor”, “http://www.monografias.com/trabajos5/comco/comco.shtml#INTRO”. PIEDAD LÓPEZ VILLAVERDE, “Influencia de los mitos y falancias en las prácticas sexuales de la población madrileña (proyecto encuesta), Revista profesional española de terapia cognitivo-conductal, 2(2004),87-93 ROGER D. BLACKWELL, Comportamiento del consumidor, Cengage Learning Editores 2002, 9º edición. LEÓN G. SCHIFFMAN, Comportamiento del consumidor, Pearson Educación 2005, 8º edición. IGNACIO DE FERRARI, “La influencia de la cultura en el desarrollo económico”, Análisis, comentarios y noticias sobre sociedad y política en el Perú, “www.perupolitico.com/ ?p=102” JOSÉ PINILLOS COSTA Y LUISA EUGENIA REYES RECIO, “Influencia de la cultura individualista-colectivista en la creación de empresas”, Decisiones y capital humano, p, 651-666. YAIZA MARTÍNEZ, “La cultura rige también la actividad cerebral”, Ciencia y tecnología, “http://senalesdetiempo.blogspot.com/ 2008/01/la-cultura-rige-tambinla-actividad-del.htm.” ISTVAN MOLNAR-SZAKACS, DR. MARCO IACOBONI, “Influencia de la cultura sobre las neuronas”, Portal de la Ciencia y la Tecnología en Español, “http://www.solociencia.com/medicina/07090411.htm”. RICHARD J. GELLES, ANN LEVINE, introducción a la sociología, Capitulo 3, por; McGraw-Hill Interamericana de edictores S.A. 1996, 6º edición.


• • •

• •

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful