Está en la página 1de 15

Agricultura

HORTICULTURA

Calabaza

Familia: Cucurbitáceas
Nombre científico: Cucurbita pepo (calabaza común)
Otras especies y variedades: Cucurbita melopepo (calabaza bonetera o
pastelera); Cucurbita maxima (calabaza confitera, cidra o totanera, utilizada para
fabricar el cabello de ángel); Lagenaria vulgaris (calabaza vinatera, de San Roque o
de peregrino, que una vez seca sirve para contener líquidos); Cucurbita perennis
(calabaza vivaz).
Origen/distribución: La India

a calabaza es una planta cuyos frutos y


semillas tienen variados usos, desde el
consumo humano, pasando por el forraje
para los animales domésticos, como
medicinal (semillas con propiedades
antiparasitarias), hasta su utilización como
planta ornamental.

Son plantas muy sarmentosas y que precisan mucho terreno para su


crecimiento normal, pues se desarrollan horizontalmente. Poseen hojas
pubescentes y flores unisexuales. El fruto es una pepónide de cáscara dura, y
color y forma variada según la especie de que se trate (alargada, esférica o
cilíndrica); el color de la pulpa también varía.

Los frutos tiernos de la calabaza común son los llamados calabacines; de estos
se distinguen las variedades que se siembran en mayo-junio de piel verde y
blanca, y las que se siembran en marzo-abril, de piel parda.
Calabacín, o fruto muy tierno
de la calabaza

Reproducción y cultivo

La calabazas se reproducen por semilla. En el caso de las


calabazas comunes se siembran en el lugar definitivo después de que las
heladas hayan pasado. Puede sembrarse en semillero protegido si se desea
adelantar el cultivo, trasplantando después cuando las matitas tengan dos o
tres hojas, o progresivamente hasta el comienzo del verano. En el caso de las
calabazas de época fría se pueden sembrar directamente en tierra durante la
primavera.

La plantación, sea por semilla o trasplantando las plantitas desde el semillero,


se realiza enterrando dos o tres pepitas juntas en cada hueco, separados unos
dos metros para prevenir el posterior desarrollo; si la variedad es para producir
calabacín se siembra en bancales; algunas variedades de calabacín son
trepadoras y requieren tutores. El suelo debe ser casi neutro (añadir cal si es
ácido), fresco, profundo, estar muy bien estercolado, y poseer un buen drenaje.
La exposición debe ser soleada y al resguardo del viento. Es importante
realizar riegos y escardados frecuentes.

En aquellas plantas de calabaza de gran desarrollo sarmentoso, cuando


deseemos obtener muchos frutos pequeños, en vez de unos pocos y muy
grandes, se puede utilizar la técnica del pinzado. Consiste en dejar que la
planta emita flores masculinas, pinzando todas las ramas que contengan flores
femeninas dejando sólo dos hojas por encima. Si por el contrario se eliminan
las flores masculinas y las ramas que las producen se obtienen frutos más
grandes. Es fácil distinguir las flores masculinas de las femeninas; ésta últimas
poseen una diminuta calabacita, que más tarde será el fruto en el centro.

Recolección

La recolección de las calabazas se realiza en otoño, dejando siempre un


pedúnculo de unos pocos centímetros, sobre todo si se pretenden almacenar.
En cuanto a los calabacines, se recolectan los frutos inmaduros cuando
alcanzan un tamaño adecuado, evitando dejar que amarilleen (la piel debe ser
tierna y fácilmente rayable con la uña); los frutos no deben contener semillas
muy desarrolladas, sino incipientes. Todo ello salvo que se deseen recolectar
para semilla del año siguiente, dejando entonces que alcancen toda su
madurez.

Plagas y enfermedades

En el caso de los calabacines se debe prestar atención a determinadas


enfermedades fúngicas que les afectan mucho, como el mildiu, oídio y
antracnosis. Se previenen aplicando regularmente los productos típicos, como
el caldo bordelés. Al mildiu le favorece la tierra reseca y cierta humedad
ambiental, por ello es conveniente evitar que el suelo se quede seco entre riego
y riego. Las enfermedades fúngicas en las calabazas comunes se pueden
prevenir colocando bajo el fruto un soporte que impida su contacto con el suelo.

El cultivo de las calabazas


En general las calabazas quieren una tierr
materia orgánica, que mantenga unas bu
condiciones de humedad y una buena exp
al sol.

Las calabazas más pequeñas, empleadas


generalmente para decoración, se pueden
en tiestos o jardineras que pueden estar e
balcones o en las ventanas de casa o de l
escuela.
El momento de realizar la siembra de las semillas variará según las condiciones climá
las regiones de Catalunya de clima más templado se puede empezar a sembrar du
el mes de abril. En las zonas de montaña dónde haya más peligro de heladas hará
esperar hasta bien entrado el más de mayo.
Si son calabazas con man
medida más pequeña, har
cabañas de caña, como si
tratara de tomateras, y la
atando con ràfia o cordel p
trepen por la cabaña. Algu
estas especies son trepad
subirán solas.

Si se trata de calabazas que alcancen una medida grande, las plantaremos de forma
puedan esparcer por la tierra. En este caso dejaremos espacio a su alrededor para qu
puedan crecer.

Las que logran una medida y peso considerables requieren ser cultivadas en terrenos
donde puedan captar el agua y los nutrientes necesarios: Hierro, zinc, potasio, nit
magnesio y calcio.

La recolección acostumbra a hacerse durante el otoño. La señal de que se pueden rec


cuando se seca el tallo (se vuelve de color marrón) que une la calabaza a la plan

Otra manera de comprobar que ya se puede cosechar es intentando clavar la uña en


Si se clava todavía no está madura. Si no se clava ya se puede cosechar.

Las calabazas de mango o vinateras se secan bien si las dejamos unos cuántos mese
lugar ventilado. Notaréis que ya están secas cuando hayan perdido su peso y meneán
sentimos las semillas moverse libremente por dentro. Las calabazas comestibles no s
a secar pero aguantan meses sin estropearse, algunas como las de cabello de ángel p
aguantar años. Cuando una de estas calabazas se ablanda o veis que desprende un l
retiradla porque se está empezando a pudrir.

EL CULTIVO

Calendario
 Plantar a comienzos de la estación lluviosa.
 Se rota normalmente con cultivos como el maíz, otra cucurbitácea de requisitos
similares, o fabáceas.
 Normalmente, se siembra directamente en tierra, aunque en emplazamientos frios o
zonas altas, es mejor precultivarla en macetas grandes en la segunda quincena de mayo,
en hoyos con dos o tres semillas cada uno y una distancia de 1 metro entre ellos. Para
aquellas variedades rastreras, aumente la distancia incluso a 2 metros.
SIEMBRA TRANSPLANTE RECOLECCIÓN

Marzo (Bajo Tunel) Abril Septiembre

Abril - Mayo Mayo Octubre

El Suelo
 En general, prefieren silicáceos, ligeros, bien drenados, arenosos y húmedos.
 Poca resistencia a la sequía durante la floración
 Resiste mal las heladas.

El Abonado
No abonar con compost pues causaria un exceso de nutrientes a la planta y humedad
que no convienen a la planta debido al aprovechamiento que ejerce su gran sistema
radicular.

Las temperaturas
 Para la siembra una temperatura minima de 15ºC y con luna menguante
 Para el cultivo temperatura óptima entre los 18 y los 24ºC
 Crece en zonas de clima cálido a tropical, con buena humedad

La Recolección:
 Cuando la planta esta completamente seca.
 Poner mucho cuidado en no dañar la zona del peciolo.
 Si previamente se dejan secar algunos dias a1 sol, las calabazas se pueden conservar
perfectamente durante seis meses aproximadamente.
 La planta tiene que ser pinzada

Calabaza, Calabazas, Zapallo, Calabacera


Cucurbita maxima
.

Foto de Calabaza, Calabazas, Zapallo, Calabacera -


http://www.ecst.csuchico.edu/~atman/ - http://cuisine-collection.com/
Fuente: INFOAGRO.COM - Portal líder en agricultura.
Nombre común o vulgar: Calabaza, Calabazas, Zapallo, Calabacera

Nombre científico o latino: Cucurbita maxima

Familia: Cucurbitáceas.

Los frutos son, por lo general, esferoidales, aplanados, nunca claviformes, curvos o
estrangulados y carecen de excrecencias cerosas; la superficie del fruto puede ser lisa o
rugosa, de color externo generalmente verde o verde grisáceo y la pulpa es anaranjada.

Fruto de tamaño variable, desde calabacitas a más de 20 kg ("calabaza gigante").

Los frutos y semillas de la calabaza tienen variados usos, desde el consumo humano,
pasando por el forraje para los animales domésticos, como medicinal (semillas con
propiedades antiparasitarias), hasta su utilización como planta ornamental.

Poseen hojas pubescentes y flores unisexuales.

Las pipas son blanco-amarillentas, aplanadas, lisas, grandes.

Durante muchos años se consumían tostadas antes de ser sustituidas en el comercio por
las pipas de girasol.

La calabaza fresca se utiliza en guisos (por ejemplo cocido), dándoles una especial
suavidad a los mismos.

Variedades de calabaza:

- Verde de España (C. máxima).


- Totanera.
- Butternut (C. moschata).
- Confitera de cidra (cabello de ángel, C. ficifolia).
- Dulce de Horno.
- Roja de Etampes.
- Mammouth.
- Ohio.
- Llena de Nápoles.
- Amarilla grande.
- Amarilla de París.

Composición química de la calabaza:

Agua 96%
Hidratos de carbono 2, 2% (fibra 0, 5%)
Proteínas 0, 6%
Lípidos 0, 2%
Sodio 3 mg/100 g
Potasio 300 mg/100 g
Calcio 24 mg/100 g
Fósforo 28 mg/100 g
Vitamina A 90 mg/100 g
Vitamina C 22 mg/100 g
Ác. fólico (Vit. B3) 13 microgramos/100 g

CULTIVO DE LA CALABAZA

Suelo:

Crecen en cualquier tipo de suelo de calidad, que no se seque con rapidez y un lugar con
mucho sol.

Plantación:

Precisan mucho terreno para su crecimiento normal, pues se desarrollan


horizontalmente.

Las calabazas comunes se siembran en el lugar definitivo después de que las heladas
hayan pasado.

Puede sembrarse en semillero protegido si se desea adelantar el cultivo, trasplantando


después cuando las matitas tengan dos o tres hojas, o progresivamente hasta el
comienzo del verano.

La plantación, sea por semilla o trasplantando las plantitas desde el semillero, se realiza
enterrando dos o tres pepitas juntas en cada hueco, separados unos dos metros para
prevenir el posterior desarrollo; si la variedad es para producir calabacín se siembra en
bancales; algunas variedades de calabacín son trepadoras y requieren tutores.

Se dejará 10-12 cm entre líneas y 10-12 cm entre plantas dentro de la misma línea,
distanciados entre sí 50-60 cm, sobre los que se disponen dos líneas de plantas
distanciadas a 30-35 cm y 10-15 cm entre plantas.

Las calabazas necesitan entre 1 m o 1,8 m de espacio entre cada planta, por ello es
mejor prepararlas por separado.

También se realiza la plantación en caballones y apretando la tierra para favorecer el


arraigo. Seguidamente se dará un riego, repitiéndolo a los 8-10 días.

Otro tipo de cultivo consiste en sembrar directamente en el terreno.

Riego:

Cuando las plantas estén creciendo con fuerza, vigile que no les falte agua.

Es importante realizar riegos y escardados frecuentes.

Plagas y enfermedades de la calabaza:

- Pulgón negro.
- Araña roja.
- Mosca blanca.
- Orugas.
- Oidium.
- Mildiu.
- Nematodos.
- Podredumbres grises y blancas.
- Virus: diversos mosaicos.

Enfermedades:

Mildiu y Oídio son los hongos más importantes y graves. Frecuentes.

Se previenen aplicando regularmente los productos típicos, como el caldo bordelés.

Las enfermedades fúngicas en las calabazas comunes se pueden prevenir colocando


bajo el fruto un soporte que impida su contacto con el suelo.

Recolección:

Cuando los frutos maduran, cambian de color y su piel se endurece, ya estarán listos
para su recolección.

La recolección de las calabazas se realiza en otoño, dejando siempre un pedúnculo de


unos pocos centímetros, sobre todo si se pretenden almacenar.

HUERTO URBANO:

Huerto urbano: cosecha tus propios alimentos

Técnicas y cultivos
Sección: huertos | Autor: Alfonso Somoza | Leído: 18.500 |Comentado: 4
Mucha gente sueña a
menudo con la posibilidad de tener su propio huerto en casa. Pero, a veces, bien sea
por falta de terreno o por la escasez de tiempo libre, ese anhelo de trabajar la tierra con
nuestras propias manos y disfrutar de sus frutos directamente en nuestra mesa, se trunca.
Por fortuna, en el mercado existe un concepto algo distinto al huerto tradicional: se trata
del huerto urbano. Este sistema aprovecha las técnicas de cultivo de antaño para
concentrar toda nuestra cosecha en una mesa de reducidas dimensiones que podemos
colocar directamente en nuestra terraza.

Josep María Vallès es el fundador de Tarpuna, una empresa pionera en este método de
cultivo en nuestro país, con más de seis años de experiencia en el sector. A pesar de no
ser un producto muy extendido, afirma que su uso va creciendo poco a poco: "empecé
como una afición y me di cuenta de que a mucha gente le gustaba la idea, pero que no
había en el mercado ningún producto ni servicio para esta actividad. Construimos unas
pocas mesas y, como quien no quiere la cosa, hemos ido creciendo." Entre sus clientes,
Vallés dice encontrar de todo tipo, "desde jóvenes a mayores, pasando por escuelas,
asociaciones, etc."

Cómo son los primeros pasos

A la hora de decidirnos por este sistema de cultivo, debemos ser conscientes de que no
todas las terrazas son apropiadas para su colocación. En principio, se necesita un
mínimo de 5 o 6 horas de luz directa al día, tomando como referencia la estación de
verano. Una orientación hacia el sur será, además, la ideal para nuestro huerto en
miniatura. También es recomendable tener un grifo cerca para facilitar las labores de
riego, muy frecuentes cuando aprieta el calor. En caso de no disponer de una toma de
agua cercana, tenemos la opción de colocar un depósito de 25 o 50 litros en la terraza.
El director de Tarpuna confiesa que, al principio, "mucha gente no tiene ningún tipo de
experiencia y las preguntas son bastante básicas: cuándo hay que regar, cómo abonar,
cuánto puedes producir, etc". Cuando alguien se inicia por primera vez en el mundo del
huerto urbano, siempre dudamos sobre qué será lo primera que cultivaremos. Vallés, en
este sentido, lo tiene bastante claro: "a los urbanitas, que somos un poco impacientes,
les conviene un cultivo rápido, como el rábano o la lechuga y, si tienes poca luz y poco
espacio, el mastuerzo, que se cosecha en dos semanas."

La variedad de verduras y hortalizas que podemos cultivar en estas mesas es enorme:


berenjenas, ajos, acelgas, cebollas, pepinos, lechugas, espinacas, tomates, etc. Éstos
últimos son, sin duda, los protagonistas de muchos huertos urbanos, aunque otros como
la lechuga o el rábano son más fáciles de sacar adelante. Lo mejor es combinar en
nuestra mesa de cultivo distintas especies, tal y como comenta el fundador de Tarpuna:
"nosotros aconsejamos mezclar muchas plantas diferentes y crear pequeñas 'selvas' de
hortalizas¿. Eso sí, debemos ser conscientes de que no podemos mezclar todas las
especies a nuestro antojo. Si optamos por los tomates, por ejemplo, hay que saber que
no se llevarán bien con los pimientos, las berenjenas y la patatas.

Riego y abonado

El riego de este tipo de sistemas de cultivo es la labor que más tiempo nos va a quitar.
Si optamos por hacerlo de forma manual, debemos usar una regadera o una manguera
con muy poca presión, que suelte prácticamente un pequeño hilo de agua. La cantidad
que utilicemos dependerá bastante de la densidad de nuestro cultivo, pero podemos
tomar como referencia el drenaje que incorpora la mesa para saber cuándo nos estamos
pasando. La frecuencia del riego irá en relación con la época del año, si bien es cierto
que en verano, con fuerte calor, conviene hacerlo al menos una vez al día. Si optamos
por un sistema por goteo, conviene activarlo al menos dos veces de forma diaria. En
este sentido debemos vigilar bien la evolución del huerto para saber si está falto o no de
agua.
En relación a su abonado, Jose María Vallès recomienda "sustratos vegetales y abonos
orgánicos, ya que creemos que la calidad de la
verdura es mejor y es más educativo promover el
reciclaje". Al estar situado sobre una mesa, el huerto
urbano requiere un mayor aporte de nutrientes que
un cultivo realizado directamente en el suelo. En
primavera es aconsejable añadir 10 kilos de
vermicompost (compost de lombriz) por metro
cuadrado, y posteriormente, cada cuatrimestre
añadiremos otros dos kilos más.

Con todas estas indicaciones, es difícil poner una excusa para no disfrutar de nuestro
propio huerto en casa. El desembolso económico es realmente bajo para la producción
que podemos conseguir, y además iremos ahorrando unos cuantos euros en la cesta de la
compra. Por si fuera poco, la calidad de las verduras y las hortalizas poco tendrá que ver
con las de un mercado, ya que podemos dejarlas madurar en el huerto hasta que estén
en su punto óptimo.

http://articulos.infojardin.com/huerto/Huerto_en_jardin_pequeno.htm :

FRUTAS Y HORTALIZAS EN MACETAS


• Una alternativa al suelo para producir frutas y hortalizas son las macetas,
jardineras y todo tipo de contenedores. Aunque es un poco más difícil que las
flores, merece la pena el esfuerzo porque se cosechan hortalizas tan frescas y
buenas como las del huerto.

Tomates

• Las macetas es la solución ideal si sólo dispones de un balcón, un jardín de


azotea, un patio o en la repisa de una ventana.
• Las frutas y hortalizas que no resistan el frío se pueden llevar a cubierto cuando
amenace heladas.

• Las macetas grandes, medios barriles o contenedores resultan ideales para


frutales. Comprueba que tienen agujeros de drenaje.

• Aprovecha cualquier lugar para poner macetas y jardineras: techo de un


cobertizo, muros, escaleras, colgando de las paredes...

Manzanos en maceta

Lechuga romana

• Hay a la venta sacos de cultivo rellenos de sustrato especial. Los tomates, los
pepinos y los pimientos se desarrollan fácilmente en bolsas de cultivo y no
necesitan regarse tan a menudo como en maceta. En la horticultura intensiva
actual se están empleando en invernaderos, especialmente en suelos muy malos e
improductivos. Los sacos sustituyen al suelo ('cultivo sin suelo'). Mira esta foto
inferior:

• ¿Qué especies de hortalizas van bien en macetas? Muchas:

- Hierbas aromáticas
- Acelgas
- Berenjenas
- Calabacines (maceta más honda)
- Cebollas
- Espinacas
- Habichuelas
- Lechugas
- Patatas
- Pimientos
- Puerros
- Repollos
- Tomates
- Zanahorias (maceta más honda)

Sacos de cultivo. Tomate

Consejos para cultivar frutas y hortalizas en contenedores

1. Requieren más atenciones que plantadas en tierra.

2. Con un contenedor de 40-50 cm de profundidad, prácticamente todas las


hortalizas anuales se desarrollarán sin inconvenientes.

3. Tienen que estar ubicadas en un sitio abierto y soleado, al menos recibir


medio día de sol.

4. En un lugar con poco sol (menos de 4 horas), sólo podrían cultivarse algunas
como lechuga, espinaca o perejil.

5. Gira de vez en cuando las macetas para forzar un crecimiento uniforme.

6. En maceta, necesitan más riego y abono que cultivadas en tierra abierta.


Si hace calor, el riego debe ser diario, pero durante el invierno o en lugares
sombríos, la frecuencia disminuye. Si hace viento también hay que regar más.
7. Abona con fertilizantes de lenta liberación cada 3 meses.

8. Un buen drenaje resulta esencial. Agujeros de drenaje en la base con grava o


piedrecitas para impedir que se obturen.

Consejos para un jardín con poco espacio

• Usa variedades enanas de frutas y hortalizas. Hoy en día se están cultivando


sabrosas variedades de hortalizas enanas con el fin de aprovechar al máximo el
espacio en parcelas diminutas. Por ejemplo, hay cultivares pequeños de tomates,
coles, coliflores, lechugas, patatas...

Tomates 'Cherry'

Coliflores enanas

• En jardines o huertos con poco espacio no dejes nunca sin cultivar el terreno,
de manera que haya siempre una siembra a la espera para pasar a tierra.

• Planta o siembra en hileras o macizos con muy poca separación entre plantas
para aprovechar más el espacio para cultivar frutas y hortalizas.

Calendario de siembra y recolección (hortalizas)

Toma los siguientes datos como orientativos, ya que varían según el cultivar de
hortaliza, en invernadero o al aire libre, el clima local, etc.

Los datos se refieren al Hemisferio Norte, para el Hemisferio Sur (Argentina,


Chile, Uruguay, Peru, Bolivia, Paraguay, Brasil) hay que sumarle 6 meses.
CALENDARIO
-Especies -Siembra -Plantación -Recolección

1. Rábanos -Todo,no en verano ..................... -45 días después


2. Zanahorias -Todo,no en verano ..................... -90 días después
3. Apio -Enero-Febrero -Abril -Junio - Noviem.
4. Cebollas -Enero-Febrero -Abril - Mayo -Julio - Agosto
5. Guisantes -Febrero ..................... -Mayo - Junio
6. Judías verdes -Febrero ..................... -Mayo - Junio
7. Lechugas -Febrero -Abril -Mayo - Junio
8. Lechugas rojas -Febrero -Marzo - Abril -Mayo - Junio
9. Escarolas -Febrero y Octu. -Marzo y Nov. -Mayo y Febrero
10. Puerros -Febrero -Abril -Agosto - Octu.

11. Tomates -Febrero -Abril - Mayo -Julio - Agosto


12. Colinabos -Febrero-Marzo ..................... -Julio - Agosto
13. Calabacines -Abril ..................... -Junio - Agosto
14. Pepinos -Abril ..................... -Junio - Agosto
15. Brécol -Julio - Agosto -Septiembre -Enero - Abril
16. Coliflores -Julio - Agosto -Septiembre -Enero - Abril
17. Lombardas -Julio - Agosto -Septiembre -Enero - Abril
18. Repollos -Julio - Agosto -Septiembre -Enero - Abril
19. Acelgas -Nov. - Dic. -Enero - Febrero -Mayo - Junio
20. Espinacas -Nov. - Dic. -Enero - Febrero -Abril - Mayo
21. Habas -Nov. - Dic. ..................... -Abril - Mayo
22. Fresas ..................... -Febrero - Marzo -Mayo - Junio
23. Patatas tardías ..................... -Marzo -Julio
24. Pat. tempranas ..................... -Octubre -Marzo
25. Ajos ..................... -Diciembre -Julio