Está en la página 1de 9

CUIDADOS DE ENFERMERÍA A RECIEN

NACIDOS BAJO FOTOTERAPIA

MG. María paulina Tello Delgado

1) Definición

La fototerapia es una medida terapéutica en el tratamiento de la


hiperbilirrubinemia indirecta, especialmente en aquellos casos en que la causa no
es una hemólisis grave ( incompatibilidad de RH o de sub. grupo), previa o post
exaguíneo transfusión, este último caso su uso posterior a la primera
exanguineo transfusión reduce notablemente el número de recambios.
También es útil como profilaxis de la hiperbilibubinemia en el RN pretermino.

2) Objetivo.

Disminuir la bilirrubina mediante foto-oxidación a nivel de piel, para ser excretada


por la bilis, deposiciones y orina.

3) Material y equipo.

Equipo de fototerapia operativo.


Antifaz negro
Esparadrapo.

4) Procedimiento

Primero verificar el correcto funcionamiento del equipo de fototerapia previo a su


uso. Tubos fluoscentes de 6 a 8.
Distancia de 40cm del RN.
™ Colocar al RN un antifaz negro para proteger los ojos del RN y evitar lesiones
de la retina.
™ Colocar al RN en la cuna o incubadora desnudo., si es varón tener cuidado
de proteger los genitales.
™ Cambiar el antifaz cada 6 a 8 horas o cada vez que sea necesario.
™ Realizar control de Tº axilar cada 2 a 4 horas.
™ Realizar cambios de posición cada 3 a 4 horas para exponer todas las zonas
del cuerpo a la luz.
™ Interrumpir el menor tiempo posible la fototerapia durante la alimentación
u otros procedimientos.
™ En los RN pretemino colocar frazada plástica para disminuir las perdidas
insensibles. Ya que éstas aumentan con la fototerapia.
™ Realizar cambio de pañal frecuentemente y aseo de genitales para evitar
dermatitis, ya que la fototerapia acelera el tránsito intestinal.
™ En el caso de estar indicad la fototerapia intermitente, se aconseja
interrumpirla durante la noche con el fin de disminuir estímulos.
™ Al tomar las muestras para dopaje de bilirrubina y hematocrito, apagar la
Fototerapia.
™ Controlar la densidad urinaria de los RN pretermino y niños graves, con el fin
de ajustar su requerimiento hídrico, ya que este aumenta con la fototerapia.
Colocar en forma oblicua el equipo de fototerapia en los RN que están en
cuna calefaccionada, para no interferir en el paso de calor radiante.

4) Recomendaciones.

™ Se debe controla que el uso de los fluorescentes no excedan a las 1000


horas.
™ Retirar siempre el antifaz del RN durante la lactancia con el objeto de
favorecer la interacción afectiva con la madre y evitar la deprivación de
estímulos visuales.
™ Se debe tener en cuenta que la evaluación clínica de la ictericia pierde valor
una vez que se ha iniciado el tratamiento.
™ Se recomienda apagar la fototerapia para evaluar la coloración de piel
(Palidez, cianosis etc.).
5) Bibliografía.

1) Díaz G. Marta, Cuidados de Enfermería Pediátrica, Editorial. Síntesis


SA.Madrid. 2001.
2) Galleguillos J. y colaboradores, Manual de cuidados intensivos neonatales,
publicaciones técnicas mediterráneo Ltda. Santiago de chile , 2002.
3) Gomilla T.y colaboradores, 4ª Edición, editorial médica Panameicana, 2,002.
4) Meneghello, Julio. Pediatría. Quinta Edición Edit. Panamericana. Buenos
aires. 2002.
5) Margaret C. Slota. RN, MN, CCRN. Cuidados Intensivos de Enfermería en
el niño. Primera Edición. Mc Graw- Hill- Interamericana. Mexico. 2000.
6) Whaley Wong. Enfermería Pediátrica. Cuarta Edición. Mosby. Doyma.
Libros. 1,995
7) Villalaz R. Guías e neonatología, Árticas, Panamá, 1,999.
BALANCE HIDRICO

INTRODUCCIÓN

El mantenimiento del balance hídrico es importante para evitar problemas


clínicos. El cálculo de la cantidad de líquidos se debe tener en cuenta. Las
pérdidas ocurridas + más las pérdidas previstas + más los requerimientos para el
mantenimiento.
Ciertas patologías requieren aumento o restricción de la cantidad de líquidos a
administrar.
Una restricción excesiva puede llevar a una deshidratación, hiper osmolaridad,
hipoglicemia e hiperbilirrubinemia. Así como un exceso de líquidos sobre todo en
RNPT puede causar displasia broncopulmonar, persistencia del ductus arterioso
y hemorragia intraventricular.
Los requerimientos hídricos son proporcionales a la superficie corporal y al gasto
calórico e inversamente proporcional al peso y a la edad gestacional
En relación con el peso, los cuerpos más pequeños tienen mayor superficie
corporal y gasto calórico que los cuerpos mayores. Por lo tanto los RNPT
requieren más líquidos y electrolitos por kg de peso, que los RN a término..

1.- DEFINICIÓN.
Balance hídrico es la diferencia entre los ingresos y egresos de líquidos y
electrolitos del organismo de una persona enferma en un periodo terminado.

2.- OBJETIVOS.
Controlar el comportamiento hídrico de la forma más fisiológica que permita una
adaptación adecuada del RN.

Restaurar las perdidas resultantes de la patología base y mantener el balance


por medio del cálculo adecuado del ingreso ya sea por vía oral o vía parenteral
durante el periodo de la enfermedad.
3.- INDICACIONES
¿a quienes se debe relazar el balance hídrico?
A los RN con peso inferior a 1,5000grsen las primeras 48 horas de vida.
A los RN pretermino con peso de nacimiento menor de 2000 grs con SDR en la
primeras 48 horas de vida.
RN sometidos a intervenciones quirúrgicas.
RN con drenajes.
RN que usan fármacos como: dopamina, diuréticos, barbitúricos.
RN con patologías como: insuficiencia cardiaca congestiva, ductus, asfixia,
insuficiencia renal. Etc.

4.- MATERIAL Y EQUIPO.


Formato con los registros de ingresos y egresos del niño durante las 24 horas, o
según la necesidad del BH. ( puede ser cada 6 horas, 12 horas u horaria).
Calculadora.
Lapicero.
5.- PROCEDIMIENTO.
Es fundamental que la enfermera conserve registros precisos de los ingresos,
para evitar alteraciones en la hidratación del niño.
Para la cuantificación se debe considerar lo siguiente:
Ingresos.
Soluciones parenterales (cc por hora) Para lo cual se deben utilizar bombas de
infusión continua.
Alimentación oral.
Medicamentas orales, IM, EV. Registrar volúmenes exactos.
Transfusiones ( cc por hora), plasma, sangre total, paquete glóbulos rojos,
paquetas etc.
Agua Metabólica. Esta se obtiene de la siguiente manera:

Agua metabólica: RN = 15.


Agua metabólica: lactante = peso x 10.
Agua metabólica: pre-escolar = peso x 5
Egresos
Diuresis. Para controlar la diuresis en los niños muy pequeños se recomienda el
uso de una bolsa recolectora de orina, realizando previamente aseo de genitales
y secado de piel. Colocar el recolector aserrándolo con unas pinceladas de
tintura de benjuí para lograr su completa adhesión a la piel. Aunque esté con
colector siempre se usa pañal, de modo que si la orina se filtra puede pesarse el
pañal.
Mantener al RN en posiciones adecuadas para evitar desprendimiento del
colector o su filtración.
En los niños de mayor peso se usan pañales directamente y el control de diuresis
se hará mediante el peso del pañal, los que serán pesados antes y después de
usados.
*La diuseris normal de un RN se considera normal de 1 a 3 cc por kilo por hora.
Deposiciones: En términos generales se calcula 10cc por kg por día.
Cuantificar: perdidas por residuo gástrico. Drenajes, extracción de sangre,
vómitos, LCR, etc.
Perdidas insensibles: se refiere a la perdida de agua, las que son inversamente
proporcionales al peso del nacimiento y a la edad gestacional.

Para realizar el cálculo de las perdidas insensibles se tomará en cuenta la


siguiente formula.

Superficie corporal: peso x 4 +7


Peso +90
Pérdidas insensibles: 400cc x sc (pre-escolar)
Pérdidas insensibles: 500cc x sc (lactantes)
Pérdidas insensibles: 600cc x sc (neonato)
Durante los primeros días de vida se produce una disminución de peso lo que
corresponde a una contracción del agua extracelular, a la que se le conoce
como perdidas fisiológica.
Estas pérdidas de peso límite son aceptables:
RNAT. 5 a 10 %
RNPT. 10 a 12 %.
Ingresos – egresos = BH.
Se deberá sumar los parciales de los ingresos y egresos.
A)- Balance hídrico positivo: cuando los ingresos son mayores que los
Egresos.
B)- Balance hídrico negativo: cuando los egresos son superiores a los
ingresos.

Pérdidas insensibles de RN con peso apropiado para la edad gestacional


manejados en incubadora y ambiente térmico neutro

peso Promedio perdida Promedio perdida


insensible ml/kg/hora insensible ml/kg/
diá.

RNT. 0.8 cc 20 cc.


1,751---a 2000 0.7 cc 16.7 cc
1,501 a 1750 1 cc 24 cc
1,251 a 1500 1.6 cc 38.4 cc
1,001 a 1,250 2.3 cc 55.7 cc
Menor de 1000 2.6 cc 64.2 cc

En términos generales el valor normal oscila entre 0.7 cc a 1.6 cc /kg/hora.

RECOMENDACIONES.
Considerar otros factores que aumentan las pérdidas insensibles sobre los
valores básales.
• El aumento de la frecuencia respiratoria: por cada 5 respiraciones por
encima de lo normal y sostenidas en 24 horas el niño puede perder entre
150 a 300 cc.
• La hipertermia: por la elevación de cada grado por encima de lo normal
(37º c) y sostenido en 24 horas el niño puede perder 150 cc.
• La elevación de la Tº ambiente en 1ªc sobre el rango térmico neutral,
aumenta significativamente las pérdidas insensibles por evaporación.
• El uso de calefactor radiante eleva las pérdidas insensibles al rededor de
un 50 % sobre los valores básales.
• El uso de fototerapia eleva las pérdidas insensibles hasta en un 50 %,
debido al aumento del flujo sanguíneo superficial de la piel.
• El uso de incubadora sin agua incrementa las pérdidas insensibles en un
50 %..
Factores que reducen las pérdidas insensibles.
• El uso de la brazada plástica reduce en un 50 % por ciento las pérdidas
insensibles.
• La humedad relativa ambiental eleva la reducción en un 30 %.
• El uso de aire comprimido más el O2 adecuadamente humidificado reduce
las pérdidas insensibles por vía respiratoria.

5.- BIBLIOGRAFÍA
Diaz G. Marta, Cuidados de Enfermería Pediátrica, Edit. Síntesis SA.Madrid.
2001
Galleguillos J. y colaboradores, Manual de cuidados intensivos neonatales,
publicaciones técnicas mediterráneo Ltda. Santiago de chile , 2002.
Gomilla T.y colaboradores, 4ª Edición, editorial médica Panameicana, 2,002.
Meneghello, Julio. Pediatría. Quinta Edición Edit. Panamericana. Buenos aires.
2002.
Margaret C. Slota. RN, MN, CCRN. Cuidados Intensivos de Enfermería en el
niño. Primera Edición. Mc Graw- Hill- Interamericana. Mexico. 2000.
Whaley Wong. Enfermería Pediátrica. Cuarta Edición. Mosby. Doyma. Libros.
1,995
Villalaz R. Guías e neonatología, Árticas, Panamá, 1,999.
.