Está en la página 1de 5

26/08/2009 liberalismo.

org: Una sociedad de …

Una sociedad de propietarios como alternativa al Estado del bienestar


Por Raquel Merino

El e studio Una sociedad de Propietarios, que m a ñana divulga e l Instituto , pre te nde abrir un de bate público
e n torno a alte rnativas plausible s al a gotado m ode lo de Estado de Bie ne star. Las so cie dade s m o de rna s
e stán chocando contra una pa re d e n su inte nto de reso lve r los proble m as o ne ce sidade s que a brum an a
los individuo s.

Siguie ndo al psicólogo norte am e ricano, Abraham Maslo w, los individuos anhe lan una búsque da co ntinua
de supe ración, lo que sim plificaríam os com o la e scalada de una m o ntaña . C ada ve z que alcanzam os y
supe ra m os un e scollo, nos ase ntam os sobre e se nive l y, cuando lo te ne m os bajo nue stro control, no s
e nfre ntam o s a la siguie nte dificultad. Maslow lo e x pre sa ría gráficam e nte a travé s de una pirá m ide , la cual
re fle ja do s ide a s fundam e ntale s: la supe ración y conso lidación de los distinto s nive le s de ne ce sida de s y la
je ra rquía que e x iste e ntre e sto s. En palabras de l propio autor, los nive le s o e tapas que daría n e x plicados
com o sigue : "e x iste n al m e nos cinco tipos de fine s, que pode m os llam ar ne ce sidade s bá sicas.
Bre ve m e nte , e stas son las fisiológicas, de seguridad, relación, estima y autorrealización".

La im portancia de e stas conclusione s e s vital si tene m os e n cue nta que e n la actualidad, e n los pa íse s
occide ntale s, las ne ce sidade s m ás básicas, la s fisiológicas (alim e nto, ve stido, salud o cobijo ), e stá n e n
ge ne ral supe radas y totalm e nte a sim iladas, y las personas buscan a lcanzar y que m ar e tapa s m ás
e le vadas. Em e rge n con m ucha m ás fue rza ne ce sidade s de se gurida d, com o la prote cción física y
e conóm ica fre nte a cualquie r contratie m po, que , pe se a que por lo ge ne ral ta m bié n e stán ba stante
asim iladas, pue de n lle ga r a re se ntirse nota ble m e nte e n m o m e ntos de crisis política, e conóm ica y social
(m ism a m e nte , España e n la actualidad e stá atrave sando una de licada "transición" que e stá hacie ndo
pe ligra r la se guridad física de sus habitante s notable m e nte ). En e l te rre no de l afe cto y de la s re lacione s
sociale s, los individuos se sue le n que jar por la dificultad de co m patibilizar e l tra bajo con la fa m ilia y e l
cuidado de lo s hijos, o la disponibilidad de cada ve z m e nos tie m po de ocio. En cuanto al re conocim ie nto o
a la falta de "auto rre a lizació n", m uchos son los individuos que se halla n afligidos po r la arbitrarie dad
dire ctiva o la falta de de sarrollo pe rso nal e n tra bajos que e stim an a lie na nte s.

La socie dad de propie tarios busca re forzar e l abaste cim ie nto de re cursos financie ros e n e l hogar para
lograr inde pe nde ncia y se guridad financie ra s sólidas, gracias a las cuale s no de be re m os e sta r al am pa ro
de te rce ras pe rso nas. El conce pto de se guridad e conóm ica se convie rte , por tanto , e n fundam e ntal a la
hora de e x plicar cuále s so n las ve ntajas de la socie dad de pro pie tarios. La se guridad e conóm ica no de be
confundirse con dispone r de una única re nta de l tra bajo constante , prove nie nte de un e m ple ador
e x clusivo, ya se a una e m pre sa privada o e l e stado (se guridad la boral). Hablam os de acum ular e inve rtir
e n e l tie m po (cuanto ante s, m e jor) para obte ne r e n e l futuro re ntas patrim oniale s (inde pe ndie nte s) que
nos produzcan una m ayo r autonom ía e conóm ica y de decisión. Si e stam o s supe ditados o atados a l sue ldo
de un único e m ple ador, conm inados po r e l te m or a la quie bra de la Se guridad Social e n un futuro no m uy
le jano, si pe ligran nue stra s pe nsione s, los se rvicios públicos cada ve z son m ás de ficie nte s y he m os de
procurárnoslo s de m ane ra alte rnativa, si no e stam os de sa rrollando una activida d laboral que nos satisfaga
y nos m otive e m ocional y profe sionalm e nte , e stare m os sie ndo una e stafa pa ra nosotros m ism os y la
e m pre sa para la que tra bajam os; si la vida fam iliar se re sie nte por falta de tie m po, o por falta de
re conocim ie nto e n nue stro trabajo, o por falta de dine ro, nue stra sa tisfacció n pe rsonal y de l ho gar será
nula.

La socialde m ocracia o e l e stado de bie ne star ha re sultado se r un ve rdade ro fracaso e n su inte nto de
prove e r cua lquie ra de las ne ce sidade s que se hallan e n los e scalafone s m ás altos que nos e x plica Maslow.
Es m ás, e l Estado no e s una e m pre sa que e sté da ndo m al un se rvicio a unos inge nuos consum idore s que
lo sufragan y de cide n pre scindir de é ste por su falta de capacidad. De l Estado no e x iste fo rm a de huir. El
Estado e s un e nte irre sponsa ble que no rinde cue ntas ante los contribuye nte s, com o lo ha ría una
e m pre sa. El Estado e x iste , sobre todo, para justificarse a sí m ism o; y qué m e jor que los pre supue sto s
públicos, obte nido s m e diante la co acció n, para alca nzar ta l fin.

Ade m ás la a ctuación re gulado ra e inte rve ncionista en la e conom ía de lo s pode re s público s ge ne ra e fe ctos
de m ole dore s sobre la capacidad cre ativa y e m pre saria l de los individuos, ta nto de e m ple adore s com o
trabajado re s por cue nta aje na o propia (a utóno m os). Las pe or paradas acaban sie ndo las clase s m e dias,
y m ás aún, los tra bajadore s por cue nta aje na, que dispone n de poca o nula capacidad m ate rial para poder
e scapar de la s garra s re cauda doras de las adm inistracio ne s públicas ni, si fue ra su inte nción, para sorte ar
los obstáculos que e x iste n para la cre ació n e m pre sarial. El e studio m ue stra algunos casos flagrante s e n
que e l Estado ca rga sus tintas contra la cla se m e dia. La progre sividad de l IR PF, que supone un fre no a la
m ovilidad social de los ciudadanos, y pe naliza a las fa m ilia s e n las que sólo tra baja un m ie m bro. Los
e le vados tipo s m arginale s, e n algunas re gione s o ciudade s e spa ñolas, son e spe cialm e nte gravoso s para
liberalismo.org/…/bienestar/ 1/5
26/08/2009 liberalismo.org:
e le vados tipo s m arginale s, e n algunas Una sociedad
re gione s o ciudade s e spa de … son e spe cialm e nte gravoso s para
ñolas,
uno s salarios m e dios que , si bie n son apare nte m e nte supe riore s, se e nfre ntan a unos nive le s de vida
m ucho m ás caro s. El te rrible siste m a im positivo e spañol so bre le patrim onio, suce sione s y donacione s,
ganancias patrim oniale s o re ntas de l capita l convierte a España e n uno de los siste m as m ás opre sivos de
la O CDE.

En cuanto a la de ficie ncia de lo s se rvicios que a sum e e l Estado y la s co rre spondie nte s ne ce sidade s que
pre te nde cubrir, se hace e spe cial hinca pié e n e l asunto de las pe nsione s. Las pe nsione s tie ne n una
trasce nde ncia e norm e e n e l conte nido de l inform e por una doble vía. En prim e r lugar, la constata ción de la
e stafa que supone n y e l dé bil hilo que suste nta e ste e ntram ado pira m idal, y, por otro lado, su re lación
con e l propio te m a de l inform e : la socie dad de propie tario s co m o m e dio de o bte ne r re ntas vitalicia s no
de pe ndie nte s de l trabajo. Se e x plica por qué e l siste m a de re parto e stá abocado a la quie bra com o
conse cue ncia de l envejecimiento de la población, así co m o se re curre a la m ism a re gulación m e rcantil (23.2
LO C M:) para pone r so bre la m e sa la propia naturaleza próxima a la estafa que representa el sistema de
pensiones: "se prohíbe pro pone r la obtención de adhesiones o inscripciones con la esperanza de obtener un
beneficio económico relacionado con la progresión geométrica del número de personas reclutadas o inscritas".

En cuanto a l se gundo punto re se ñado sobre la s pe nsione s, de stacam os un párrafo de l e studio: "la
socie dad de propie tarios e s un m e canism o ide al para que , por m e dio de activos re ale s (vivie ndas, lo cale s,
garaje s…) o financie ros (accione s, fondos de inve rsión u obligacione s), e l individuo pue da obte ne r re ntas
vitalicias adiciona le s incluso supe riore s a la m áx im a aporta da po r e l siste m a de pe nsione s actual".

La socie dad de propie tarios, por lo tanto, e s un m ode lo con e l que se quie re dar m á s autono m ía,
re sponsabilidad y libe rtad al individuo con e l fin de que é ste pue da ir satisfacie ndo sus ne ce sidade s
cre cie nte s sin ve rse som e tido a todas las cortapisas que hoy pade ce , com o la de pe nde ncia financie ra de
un único sue ldo, las trabas burocráticas al libre de sarrollo de la cre a tividad individual, e l pade cim ie nto de
un siste m a público de pe nsione s a bocado al de sastre, o de un ine ludible siste m a e ducativo que conduce a
los jóve ne s a una m ia sm a cole ctivista .

En la socie dad de propie tarios que de fie nde e l inform e de staca com o gran valor que la gran m ayoría de
los individuo s –no sólo una lim itada porció n pe rte ne cie nte a los se ctore s de población m ás aco m odados–
pue da ir constituye ndo un pa trim onio cre cie nte a travé s de l ahorro y la capitaliza ción de un po rce ntaje
ade cuado de su re nta; al principio, pue de m uy fácilm e nte prove nir e n su m a yor parte de l trabajo
de pe ndie nte , y, m ás tarde , se r fruto tam bié n de las propias ganancias de l capital. El pode r de la
capitalización com pue sta y la inve rsión dive rsificada pe rm ite n al ciudadano co m ún acum ular
paulatinam e nte m ás patrim o nio y capital de m ane ra que un porce ntaje cada ve z m ayor de los ingre sos
individuale s o fa m ilia re s van trasla dándose de l tra bajo por cue nta a je na (o propia, e n caso de los
autónom os) a los que pro vie ne n de sus activos o inve rsione s.

A pe sa r de la fue rte inte rve nción e statal, las socie dade s occide ntale s han sido capace s de lle var la
cre ació n capitalista a tal e x tre m o que , hoy día, hasta los m ás re calcitrante s se ntirían ve rgüe nza si ne garan
cuále s son los triunfo s o bte nidos por e l e ntram ado e m pre sarial y social: La gran y variada ofe rta e n e l
m e rcado de bie ne s e s arrolla doram e nte abundante ; e stos cada ve z son m ás innovadore s y re lativam e nte
m ás bara tos con re lación a los salario s. C om o tra bajadore s, las condicione s laborale s m e jora n
sustancialm e nte e n aque llos paíse s donde se de ja al m e rcado actuar con m ás libe rtad: la productividad
de l trabajador aum e nta, lo ha ce n los sala rios, los trabajos son m ás cualificados e n de trim e nto de los
m anuale s, e n e l largo plazo se re duce la jorna da laboral, a um e nta e l ocio... Espe cialm e nte visible e sta
drástica m e jo ra e n aque llos grupos hum anos que e m igran a los paíse s m ás de sarrollados. Ex iste un te rcer
punto re se ñable sobre la form a e n que se be ne fician los individuos de l capitalism o, y que no s e ngancha
con la m e ncionada cultura financie ra: la participación de la ganancia capitalista, e s de cir, de la cre ación
e m pre sarial y de l é x ito que e stas com pañías pue dan alcanzar e n e l de sarrollo de su actividad e co nóm ica,
por parte de la población ge ne ral. Este últim o punto e s e l que m e nos am pliam e nte e stá com pre ndido por
los com pone nte s de la socie da d e , incluso, por aquellos que de fie nde n la s bondade s de l capitalism o. En
de finitiva, tre s figuras "m uy hum anas" son las grande s be ne ficiadas: e l consum idor, e l e m ple ado y e l
accionista (e ntié ndase e sto últim o de una m ane ra a m plia).

Se gún se m ue stra e n e l inform e , la cultura e inte lige ncia financie ra s son vita le s si se tie ne la a m bición de
obte ne r m a yor inde pe nde ncia, se guridad o libe rtad eco nóm ica. Esta s habilida de s adquiridas ca pacitan a
los hom bre s pa ra pode r pre scindir de form a cre cie nte de la inte rve nción de age nte s e x te rnos para su
propia subsiste ncia o m e jora de bie ne star, lo que se consigue por m e dio de la co ntinua acum ulación de
patrim o nio y la ge ne ración de re ntas pasivas de l capita l inve rtido.Una actitud fina ncie ra se e stim a m ás
inte lige nte cuando se analizan lo s obje tivo s a m e dio y largo plazo que se quie re n fijar para un proye cto y
se com ie nza a pre dispone r la m e nte hacia su o bte nción. Si de se am os una seguridad económica no atada
a un único salario, si de se a m os retirarnos a una edad más temprana que la que nos fijan los estados, si
anhe la m os desarrollar actividades profesionales que nos satisfagan o emprender nuevas aventuras

liberalismo.org/…/bienestar/ 2/5
26/08/2009 liberalismo.org: Una sociedad de …
empresariales, si que re m os más tiempo para pasar con nuestra familia, si buscam os la mejor educación
para los hijos, e tc., se guram e nte de ba m os acom e te r cam bios e n nuestras vidas, e n cóm o lle vam os
nue stras finanzas fa m ilia re s.

Grosso modo, e n e l e studio se re com ie nda re alizar un análisis de la situación e co nóm ica pre se nte para
pode r e stable ce r m e tas m ás re alistas a m e dio /largo pla zo. C uál e s e l punto de partida: fue nte de
obte nción de nue stros re curso s, aplicación de los m ism os. Si ya sabe m os "qué que re m o s se r" y dónde
e stam os, se da rá co m ie nzo a un plan o pre supue sto financie ro e n e l que se pongan hitos, m e tas y
e volución de l m ism o, se e studiarán las e x pe ctativas de ingre sos y gastos futuros, e tc. Esta planificación
de be re alizarse paso a pa so y de form a re alista

La magia de la capitalización compuesta gravita en su capacidad de multiplicar el capital en progresión


geométrica. España, de sde su inte gración e n la Unión Europe a e n 1986 hasta 2005, ha conse guido una
re valorización m e dia anual de l 16,4% e n la Bo lsa de Ma drid. La inflación m e dia durante e sos años fue de l
5,3%. Un fondo de inve rsión que re plicara e sta te nde ncia habría obte nido, e n té rm inos re ale s, una
re m une ración de l 11,4%. (Esto s porce ntaje s son sim ilare s, e n algunos casos algo infe riore s, e n lo s paíse s
avanzados). Si nos de te ne m o s a e m ple ar la fórm ula que ca lcula e l valo r final de una re nta (com pue sta)
constante (C ) a un tipo de inte ré s re a l fijo (i) durante n años [C .((1 + i) n – 1) / i], obse rvare m os que con
e l paso de l tie m po (n) las ganancias son m uy supe riore s a las que se de rivarían de una progre sión linea l
(una líne a re cta). Esto se de be a que si nosotros re aliza m os una aportación anual de 1 e uro e n un fondo
de inve rsión con una re valorización m e dia de l 10% nom inal durante va rios años, e stare m os acum ula ndo
las gana ncia s ca da año y e stas se sum arán a las propia s a portacio ne s pe riódicas. Si yo aporto e se e uro e l
prim e r año, al final de l m ism o obte ndré 1,1 e uros; e ste m onto se sum a al siguie nte e uro que invie rto,
te nie ndo a principios de l se gundo año, 2,1 e uros. Al final de dicho pe riodo, dispondré de lo m ism o m á s e l
10% de dicha ca ntidad. En de finitiva, se trata de una progre sión ge om é trica que pre se nta una e x pre sión
com o la que ve m os m ás arriba.

Esto nos re ve la otra gran m áx im a . Cuanto antes comencemos mejor. Aparte de por una cue stió n de
actitud –los hábitos se adquie re n m e jor cuando so m os jóve ne s– porque e ste aspe cto re sulta clave si
que re m os dispone r de re ntas pasivas cua ntiosas e incluso a e dade s te m pranas. La obtención de rentas
vitalicias, aquellas que se generan de forma autónoma, es el gran acicate de la sociedad de propietarios.

Para ilustrar las cuantías que nos pue de ofre ce r un e sce nario m e dio , ni de m a siado optim ista ni pe sim ista,
vam os a sim ular qué po dría a lcanzar un tra bajador que e m pie ce con e l hábito de ahorro e inve rsión a una
e da d te m prana, a los 25 años, y que se pare anua lm e nte 6.000 e uros (1 m illón de pe se tas) durante los
siguie nte s 20 años con e l fin de inve rtirlos. Si su inve rsión capitaliza a un 10% nom inal (e ste porce ntaje
e s algo infe rior a la re valorización de la bo lsa de Ma drid de los últim os 20 años), dispondrá de un
patrim o nio de 57,3 m illone s de ptas. con 45 años, lo que , ajustado a un 3% de inflación anual pro m e dio,
se que daría e n unos 41 m illone s de las pe se tas actuale s.

Si a partir de los 45 años ya no pudie ra o quisie ra apartar m ás a horro anua l de bido, por e je m plo , a
re sponsabilidade s fam iliare s, e sos 41 m illone s se conve rtirían, e n los siguie nte s 10 años, capitalizados
tam bié n al 10% nom inal anual, e n 148,5 m illone s de pe se tas co rrie nte s, que se rían 80,7 m illo ne s de
pe se ta s con un pode r adquisitivo com o e l a ctual. Co n e llo, a partir de los 55 años de e dad, e ste individuo
podría e m pe zar a pe rcibir una re nta pasiva de 5,6 m illone s e n té rm inos re a le s a l año para su consum o, lo
que se obtie ne com o ré dito de l 7% anual de todo su capital acum ulado. R e corde m os que e ste e je m plo
e stá re aliza do con una hipóte sis re alista–conse rvadora de un 10% nom inal de re ndim ie nto anual de la s
inve rsio ne s. Sin ne ce sida d de gran e spe cialización.

Si los im pue stos y las re gulacione s no fue ran tan gravosos, dism inuirían las trabas a la cre atividad
individual, po dríam o s m e jora r socialm e nte con m á s facilida d, disfrutaría m os de m ás a horro nacional, m á s
productividad y cre cim ie nto e conóm ico y e m pre sarial, lo que re dundaría e n be ne ficio de los individuos, ya
se a com o e m pre sarios, e m ple ados, a ccionistas o inversionistas y consum ido re s. Es por e llo que e l info rm e
incluye un núm e ro de propue stas de re form a que sin ánim o de se r e x ha ustivoincluirían:

liberalismo.org/…/bienestar/ 3/5
26/08/2009 liberalismo.org: Una sociedad de …
Eliminación de los requerimientos y regulaciones incapacitantes (licencias, permisos, informes asignados a
burócratas con claro sesgo anti-crecimiento como los estudios obligatorios de impacto medioambiente,
prohibiciones y monopolios...) en la puesta en marcha y funcionamiento de empresas y procesos
productivos.

Y e s que la le gislació n, a de m á s de prolija, pue de se r ca prichosa hasta lle gar a hace r prácticam e nte
im posible la producción e n un de te rm inado se ctor. Ade m ás, los distintos gra vám e ne s por actividad
e conóm ica condicionan los se ctore s e n que los individuos com ie nzan a de sarrollar su activida d. El
e studio de la no rm a tiva o e l ase soram ie nto de los ex pe rtos cue sta tie m po y dine ro
(proporcionalm e nte m ás para las e m pre sas pe que ñas que no pue de n diluir e l coste e ntre un gra n
volum e n de producción).

Reforma del IRPF eliminando los tramos que desincentivan la movilidad social, dejando un único tipo de en
torno al 12%, fijando un mínimo exento.

Eliminación del impuesto a las ganancias patrimoniales generadas en más de un año en su totalidad o, al
menos, la completa exención del mismo en caso de que las compras de activos superen a las ventas del
periodo. De e sta form a, se hom oge ne izaría e l tratam ie nto de l que gozan las he rram ie ntas de
inve rsión de los grande s patrim onios –sim cavs– o los propios fondos de inve rsión cole ctiva
pudie ndo se r e l pe que ño accionista e l que se be ne ficiara de form ar su propia carte ra pudie ndo
ahorrar hasta un 2,5% e n com isione s.

Eliminación del Impuesto sobres Sucesiones y Donaciones (el ISD) entre familiares directos

Eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio o al menos exención del 100% de ambos impuestos para los
casos en que la base imponible sea inferior a los 2 millones de euros.

El inform e incluye e n su parte final una com parativa e ntre e l m ode lo de socie dad de propie ta rios
propue sto y la suge rida "re nta básica" socialista que supue sta m e nte aspira tam bié n a dotar a l ciudadano
de inde pe nde ncia fina ncie ra.

Para concluir de stacam os que e n e l tra bajo ya se anticipan y da re spue sta a alguna de la s pre visible s
críticas prove nie nte s de l cam po socia lista e n e l sentido am plio de la palabra.

Por una parte , si bie n e s cie rto que la Bo lsa de valore s, los inm ue ble s y otros instrum e nto s de inve rsió n
e stán suje tos a los vaive ne s de l m e rcado, e l he cho de pe rio dificar siste m áticam e nte la inve rsión durante
un núm e ro grande de años am ortigua dichos vaive ne s –se com pra barato, ca ro y no rm a l– que da ndo com o
re sulta do final de la re valorizació n e l cre cim ie nto re al de la e conom ía pue sto de m anifie sto a travé s de los
activos y re ndim ie nto s de las e m pre sas. Po r otro la do, criticar lo azaroso de l cre cim ie nto capitalista para
de fe nde r e l siste m a público de pe nsione s o se rvicios sociale s e s ignorar que toda la financiación de estos
últim os proce de de aque l. Si la e conom ía lle gase a e ntrar e n dicha grave re ce sión de larga duración, el
siste m a público se e nfre ntaría a un núm e ro m uy e le vado de de se m ple ados y pe nsionistas sin la suficie nte
re caudación fiscal y co n su capacidad de e nde uda m iento agotada. No se tra ta pue s de e le gir e ntre
cre cim ie nto e conóm ico o re distribución, sino e n de cidir si hace m os posible que flore zca e l prim e ro o
se guim o s ponié ndole co rtapisas.

Tam poco e s cie rto que la so cie dad de pro pie tarios se a bue na tan sólo para las clase s m e dias, pe ro
pe rjudicia l para los m ás m e ne ste rosos. Este com po rtam ie nto financie ro e x te ndido a una bue na parte de la
población, corre spondie nte con la clase m e dia y alta (un 60 o 70%), be ne ficiará a aque llos cole ctivos que
aún no e stán e n disposición de apartar m ontos ce rcanos a los 6.000 o 12.000 e uros por fam ilia y año . Los
hábitos de a horro, e lim inació n de gastos m ás trivia le s y de planificación y fija ción de obje tivo s de las
fina nzas pe rsonale s se rán de gran ayuda para que , aun no lle ga ndo a una re nta vitalicia m uy e le vada, su
nive l de inde pe nde ncia sí se ve a acre ce ntado con las inve rsione s re a lizadas. Asim ism o, un incre m e nto en
la inve rsión de las fam ilias m e dias im plica m ás capital priva do e n la e conom ía, lo que unido a la
e lim inación de barre ras le gislativas que de bilitan la cre a ción de e m pre sa s y contratación de nue vos
e m ple ados, así co m o la dism inución o e lim inación de im pue stos que pe nalizan e l aho rro fam iliar y las
re ntas de l tra bajo, e le varán la re nta proce de nte del trabajo tam bié n para aque llos con ingre sos m ás
bajos, por un lado , po r m e joras salariale s y por m e nos voracidad im positiva. En la m ism a o siguie nte
ge ne ración, e stos podrían sum arse ple nam e nte al carro de la socie dad de propie tarios.

El inform e de fie nde una re de finició n de l á m bito le gítim o de actuación de l e stado de bie ne star al
plante arse la proble m ática de los de sam parados (aspe cto que sie m pre e s m otivo de ansie dade s e ntre la
gran m ayoría de la po bla ción). Es aquí e ntra e n jue go e l principio de subsidiarie dad de l Estado. Tal e sfe ra
de actua ción que daría pue s circunscrita a aque llos casos de inca pacidad que , fruto de l aza r o la m ala
sue rte , no que de n totalm e nte cubie rtos por e l propio trabajo de l ciudada no o la acum ulación de capital

liberalismo.org/…/bienestar/ 4/5
26/08/2009 liberalismo.org: Una sociedad de …
(apo yo fam iliar, he re ncia, inve rsione s a nte riore s, e tc).

No obstante , se re pasan e n e l inform e algunos de los m uchos m e canism os privados con los que pue de
contar una co m unidad para prove e r de m a nute nción a sus m ie m bro s cuando e ste se halla e n e l
de sam paro.

Raquel Merino es miembro del Instituto Juan de Mariana y editora de WebInversor.com.

liberalismo.org/…/bienestar/ 5/5