P. 1
EXEGESIS de ISAIAS 30

EXEGESIS de ISAIAS 30

5.0

|Views: 6.060|Likes:
Publicado por luis contreras
esta es la exegesis de isaias 30
esta es la exegesis de isaias 30

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: luis contreras on Aug 26, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2013

pdf

text

original

Universidad Adventista de Chile Facultad de Teología

“PRIORIDADES DE LA RESTAURACIÓN DIVINA EN ISA. 30: 18-26”

Exégesis presentada como requisito parcial para la materia de Hermenéutica

Por Luis Contreras Freire Junio, 2007

ÍNDICE

INTRUDUCCIÓN------------------------------------------------------------- 3 Texto Razones y propósitos del estudio Metodología CAPÍTULO I: CONTEXTO Y AMBIENTE CANÓNICO------------- 4-5 Marco histórico general Autoría Isaías en el Canon bíblico CAPÍTULO II: TEXTO Y TRADUCCIÓN------------------------------- 6-8 Delimitación del texto en estudio Traducción variable CAPÍTULO III: CONTEXTO HISTÓRICO DE LA PROFECÍA----- 9-11 Amenaza Asiria Egipto, Asiria y Judá CAPÍTULO IV: ANÁLISIS LITERARIO EN SU ESTRUCTURA--- 12-14 Estructuras y relaciones temáticas CAPÍTULO V: CONTEXTO BÍBLICO----------------------------------- 15-16 CAPÍTULO VI: CONTENIDO TEOLÓGICO DE ISA. 30:18-26----- 17-19 Teología Aplicación hermenéutica CONCLUSIÓN--------------------------------------------------------------- 20 BIBLIOGRAFÍA------------------------------------------------------------- 21-22

2

INTRODUCCIÓN Texto El texto en estudio corresponde a Isa. 30:18-26, en el cual se proclama promesas de restauración de parte de Dios para el reino de Judá. Este texto pertenece al asunto final que Dios le declara a su pueblo luego de reprenderle por no confiar en Él al enviar embajadores a Egipto para pedir protección. Razones y propósitos del estudio Isa. 30:18-26 trata de revelar el accionar restaurador de Dios para con su Judá. Pero de los estudios hechos no hay un análisis significativo de las prioridades que Dios utiliza para restaurar a su pueblo. Por lo que se hace importante un análisis del orden que Yahvé refleja en sus promesas de restauración. Este estudio no pretende desarrollar el cumplimiento profético de las restauraciones prometidas en el texto en estudio, más bien se concentra en los elementos que Dios considera necesarios para una restauración completa de la inmoralidad del pueblo de Judá. Posteriormente se tratará de aplicar tales principios para la el cristiano actual y su comunidad.

Metodología Esta investigación tiene como base exegética el estudio históricogramatical del texto. Lo que correspondería a una interpretación más objetiva y honesta de la perícopa.

CAPÍTULO I

3

CONTEXO Y AMBIENTE CANÓNICO Marco histórico general El marco histórico general se acepta a finales del S. VIII a.C. en la época del cautiverio de Israel por el Imperio Asirio. Seguramente en los días de Exequias, rey de Judá; y en los días de Senaquerib, rey de Asiria1. Autoría El comprender la autoría de Isaías es de vital importancia para aceptar la veracidad de sus profecías. La promesa profética de 30:18-26 perdería tal significado profético si se aceptase la crítica literaria de Isaías. Sin embargo, es necesario recordar que un consenso general en que Isaías 1-39 pudo haber sido escrito por el profeta Isaías que fue llamado luego de la muerte del rey Uzías (c.f. Isa. 6:1). De ser así, ciertamente se aceptaría la perícopa en estudio. No obstante, en 30:18-26 también se denotan elementos proféticos que para alta crítica racionalizada no tendrían lugar en la época correspondiente al trasfondo histórico del cual pertenece. Por estos motivos se acepta la paternidad literaria completa de Isaías en su plenitud. Por esto en esta investigación se acepta la eternidad literaria de Isaías2.

Isaías en el Cánon Bíblico

Para una mejor comprensión del trasfondo histórico del s. VIII, véase en Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento (Michigan: Portavoz, 1987); William Lasor y Otros, Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo del Antiguo Testamento (Michigan: Libros Desafío, 1995). 2 Para la discusión de la composición literaria, Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento (Michigan: Portavoz, 1987), 364.

1

4

Hay dos importantes posturas en la discusión de su redacción. Primero aquellos que consideran a Isaías como una unidad de 66 capítulos y compuesta con el Isaías contemporáneo del s. VIII a.C. Y aquellos eruditos críticos que apoyan la idea de que Isaías fue redactado en dos secciones o momentos distintos con autores diferentes, de los cuales Joham Doederlein (1745-1792 d.C.) fue el primero en criticar. Sin embargo por temas delimitatorios, en esta investigación se acepta el libro de Isaías en el Cánon Bíblico como una obra auténtica y completa en su redacción por Isaías1.

CAPÍTULO II

Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento (Michigan: Portavoz, 1987)364-368.
1

5

TEXTO Y TRADUCCIÓN Delimitación del texto en estudio En el capítulo 30 de Isaías se comienza con una ¡Ay¡ Dentro del cual se descubre el error del pueblo frente al Señor. Este desarrollo de la problemática termina con una conclusión que se denota desde los versículos 18-26. Para esta delimitación hay algunos indicadores textuales que sugieren tal separación en la temática. 1.- En el v. 18 se empieza una idea con la expresión “Por tanto”, que indudablemente establece el comienzo de una declaración concluyente. 2.- En esta sección comienza la declaración de los deseos de Dios para con su pueblo, tema que no se denota en las secciones anteriores (que más bien aluden a relatar de forma objetiva el estado pecaminoso del pueblo). 3.- Hay un cambio claro de la forma en la que Dios se refiere a Judá. Ya no comenta el mal del reino, sino que apunta a la restauración de éste. 4.- Se muestra una serie de acontecimientos que están proyectados hacia el futuro. Esto se demuestra notoriamente en el uso de 24 repeticiones verbales en tiempo futuro. 5.- En el v. 26 se termina la perícopa en estudio. Este término es sugerido por la expresión “el día que…”, la cual alude a la conclusión de las promesas en un momento futuro de la vida del pueblo. 6.- Luego del v.26 se comienza una nueva sección desde el v.27. Esta sección se denota porque se comienza la descripción de Jehová y el juicio hacia Asiria.

6

Traducción variable No hay importantes variantes textuales de la versión Reina Valera con el texto en su original, excepto por dos verbos expresados en una sentido menos específico para su comprensión. La primera expresión verbal se encuentra ubicada en el v.18 que dice “Por tanto, esperará Jehová tener piedad de vosotros…”. Un estudio más interno del texto sugiere que este verbo “jacah”1 se encuentra en forma de gerundio, lo cual indica un sentido más constante de la espera de Jehová. Por lo tanto, esta expresión se traduciría “Por tanto, Jehová está esperando tener piedad de vosotros…”2. Isaías también usa esta expresión en 8:17, y el verbo tiene un pleno sentido, más que de tiempo de espera, de ansiar en que llegue el momento de hacerlo (tener piedad). Esto influye muestra el interés de Dios y su satisfacción en el tener piedad de su pueblo. La segunda expresión está en el v.20 “…nunca más tus maestros te serán quitados”. La palabra aquí traducida como “quitados” corresponde a la raíz hebrea “canaf”3, la cual en su sentido nifal correspondería a la idea de esconderse u ocultarse. De modo que la traducción más fiel al texto debería ser “…nunca más tus maestros se ocultarán”4. Esta traducción explica la decadente falta de maestros, a la
Luis Schökel, Diccionario Bíblico hebreo-Español (Madrid: Trotta, 1994), 249. Ídem. 3 Kart Feyerabend, Langenscheidts Pocket Hebrew Dictionary to the Old Testament (New York:Barnes & Noble, 1967)
2

1

Compárese con Francis Nichol, Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día. Vol. IV (Madrid: Publicaciones Interamericanas, 1987), 259; y con Kart Feyerabend, Langenscheidts Pocket Hebrew Dictionary to the Old Testament (New York:Barnes & Noble, 1967)
4

7

que se alude. En el siguiente capítulo se ampliará este tema, el cual está relacionado con el trasfondo histórico del análisis.

CAPÍTULO III CONTEXTO HISTÓRICO DE LA PROFECÍA Amenaza Asiria Desde el año 745 a.C. Tiglat-Pilleser, rey de Asiria, llevó un plan de expansión de este gran Imperio. Para logar esto necesitaba solucionar el problema que

8

sus predecesores habían tenido: los estados sirios. Desde el 740 a.C. comenzó sus batallas contra esta nación. También logró expandirse por todo el territorio filisteo, derrotando a éstos y convirtiéndose de ese entonces en el Imperio más temido del A.C.O. 1 Tiglat Pilleser III, rey del imperio Asirio, siguió su extensión e hizo tributar a Manahem (751-742), rey de Israel, y Acaz, rey de Judá, entre los más resaltantes. Hacia el 733 a.C. el rey Peka de Israel se alió con Siria y trataron de derrotar a Judá a través de la guerra sirio-efraimítica (Isa 7:1). Luego el rey de Israel Acaz actuó de forma rápida y ofreció un tributo a Tiglat-Pilleser III, rey de Asiria para protegerse de esta coalición damasceno-israelítica (2 Rey 16:7-9), que también implicó un cambio en la forma de adoración del pueblo de Dios. Los maestros de el verdadero Dios fueron perseguidos y escondidos (Isa. 30:20)2, así el pueblo estaba desorientado en el camino que debía seguir (c.f. Isa. 30:21), y no había una comprensión adecuada de la voluntad Divina dentro de tanta aceptación cúltica introducida por Asiria. Junto con esto, Isaías fue donde Acaz y le reprendió por confiar en Jehová (Isaías 7:10-17). Luego hacia el año 732 a.C. Asiria sitió a Damasco como cumplimiento del pacto que había con Acaz, rey de Israel. Luego de la muerte de Tiglat-Pilleser III (727 a.C.), Israel y Siria se negaron al pago de tributos y comenzaron a prepararse para la rebelión3. Incluso Oseas trató de aliarse con So,
1

Alberto Soggin, Nueva Historia de Israel (Bilbao: Brouwer, 1999), 313-315.

Adam Clarke, The Holy Bible Containing The Old And New Testaments: With a Commentary and Critical Notes. Vol. IV (New York: Abingdom Cakesbury Press, 1960), 599. 3 León Word, Los profetas de Israel: Un estudio de los profetas, Escritores o no, como personas (Michigan: Portavoz, 1996), 309.
2

9

rey de Egipto. Por esta unión fue que Salmanasar V decidió atacar Samaria, y su hijo, Sargón II fue quien concretó la cautividad del Reino del norte1. Dentro de estos años Judá no tuvo una participación significativa en estas guerras. Sin embargo, se entiende que la extensión de Asiria produciría grandes consecuencias en Palestina, y más aún si Acaz había mostrado reverencia hacia este imponente Imperio. Egipto, Asiria y Judá Después de la caída de Samaria, se produjeron grandes movimientos antiasirios. Entre los años 713-711 a.C. la rebelión llevó a la destrucción de Asdod, ciudad Filistea. Esta situación produjo la agitación de Judá, Moab y Edom. Entonces Egipto parecía la mejor opción para defenderse del poder devastador de Asiria, que ya era gobernada por Senaquerib, quien comenzó su reinado después de la muerte de Sargón II hacia el año 705 a.C. Isaías, recomendó no coaliarse con Egipto para aquella ocasión. El rey de Judá, Ezequías atendió a la recomendación, y tras la muerte de Salmanasar V, suspendió los tributos eliminando así los símbolos cúlticos de Asiria. Luego Ezequías se enfrentaría a las consecuencias por tal actitud, en el 701 a.C. Senaquerib envía cartas para amedrentar al pueblo y a su ejército para hacer más inminente la destrucción (2 Re. 18:13-19:37). Tras la presión de una parte del pueblo2, envía una embajada al Faraón Sabaká de Egipto, para pedir ayuda en su defensa contra Asiria (Isa. 30: 1-7)3. El Señor había prohibido tales alianzas durante
Alberto Soggin, Nueva Historia de Israel (Bilbao: Brouwer, 1999), 324. Adam Clarke, The Holy Bible Containing The Old And New Testaments: With a Commentary and Critical Notes. Vol. IV (New York: Abingdom Cakesbury Press, 1960), 597. 3 Raymond Brown, Comentario Bíblico San Jerónimo. Vol. VI (Madrid: Cristiandad, 1971), 740.
1 2

10

la entrada en la tierra prometida (Exo 23:32-33; Deut. 7:2; Juec. 2:2), por ello es que se les reprende de una forma bastante determinada e Isaías llega con este mensaje de amonestación y luego de promesa Divina. Se puede conectar la sección siguiente con el juicio de Dios contra Asiria relatado en 2 Rey 19, en el cual el Ángel de Jehová mata a 185.000 asirios justo antes de que Judá sea atacado y después de que Ezequías confía solo en Yahvé1. De esta manera de puede concluir que la sección anterior de 30:18-26 habla de las bendiciones que Dios podría hacer en Israel si éste confiara en Él y no en Egipto.

CAPÍTULO IV ANÁLISIS LITERARIO EN SU ESTRUCTURA Estructuras y relaciones temáticas Del estudio de la estructura de Isaías se puede ver ciertas relaciones que van favoreciendo mejor el estudio del texto y la comprensión de su desarrollo histórico y profético. Se puede aceptar la siguiente estructura general de la sección del libro:2
Adam Clarke, The Holy Bible Containing The Old And New Testaments: With a Commentary and Critical Notes. Vol. IV (New York: Abingdom Cakesbury Press, 1960), 599.
1

Adaptado de Harvey Finley, Comentario Bíblico Beacon. Vol. IV (Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, 1996),123-137.
2

11

Los 6 ayes del desagrado de Dios hacia la situación contemporánea. I.- ¡Ay! de los políticos ---------------------------- 28: 1-29. II.- ¡Ay! de los orgullosos formalistas------------29: 1-14. III.- ¡Ay! de los perversos e insubordinados-----29: 15-24. IV.- ¡Ay! del partido Pro-Egipto-------------------30: 1-33. A.- lo pecaminoso de confiar en Egipto-----------1-5. B.- Futilidad de la Embajada enviada--------------6-7. C.- La Judá rebelde será aplastada------------------8-17. D.- La promesa de restauración------------------18-26. E.- Juicio de Asiria------------------------------------27-33. V.- ¡Ay! de los que confían en la carne-----------31: 1-9. VI.- 3 homilías a Jerusalén--------------------------32: 1-20. VII.- ¡Ay! de los Asirios----------------------------33: 1-24. La estructura del mensaje de Isaías se ve con una plenitud de insatisfacción Divina. Ésta es producida por el alejamiento del pueblo de Dios con Él. Mientras tanto en la perícopa en sí se puede contemplar ciertos aspectos que ayudan a entender mejor el mensaje de Dios: I.- El deseo de Dios de hacer piedad v.18-19. II.- Victoria final de la enseñanza del camino de verdadero vs.20-21. III.- La adoración sin otros dioses v. 22. IV.- El Señor bendice la tierra vs.23-26. Se puede analizar los grades aspecto e la restauración de Dios.

12

En la primera sección de la perícopa, Dios se refiere a la felicidad futura de su pueblo, por lo tanto abarca el aspecto emocional de los que vivirán en Sión y nunca más llorarán, y esta atendiendo su necesidad emocional. En la segunda sección Dios promete restaurar la verdadera forma de vivir y de creer en el camino práctico, e introduce a sus maestros, que velarán por la parte racional de Israel. En la tercera sección se puede ver que Dios restaurará la adoración, y es en la única sección en la cual se denota la actitud del pueblo expresada en ¡Sal fuera!, que se refiere a la idolatría introducida por los Asirios1. Acá se sugiere que el pueblo tendrá una restauración en su forma de adorar a Dios. Este cambio afecta directamente la vida del pueblo y su comunión voluntaria de estar en correcta comunión con Dios. Por último Dios restaura lo material o económico, lo cual se muestra a través del interés de Dios por bendecir a su pueblo. Estos elementos muestran que hay un orden en la promesa de restauración del pueblo. Este orden puede perfectamente comprender la verdadera necesidad del hombre suplida por el Señor. 1.- Primero, se suple lo espiritual en su concepto. 2.- Segundo, se muestra que a Dios le interesa guiar a su pueblo por un camino verdadero. 3.- Tercero, se contempla que lo primero y lo segundo afecta en la correcta adoración y obra del pueblo hacia Dios.

1

Mathew Henry, Comentario Bíblico de Mathew Henry (Barcelona: Clie, 1999),

769.

13

4.- Cuarto, por último se añade bendiciones materiales para que el pueblo goce con lo que ya tiene en los primeros tres aspectos. Todo esto concluye en la luz completa que Dios dará a través de todos los aspectos de su restauración (v.26), y de esta manera se comprende mejor cuáles son las prioridades Divinas de restauración.

CAPÍTULO V CONTEXTO BÍBLICO Se puede establecer interesantes relaciones en contexto bíblico con la semántica que aporta el estudio del texto. Por lo que en este capítulo se ha incluido también lo segundo, con el fin de respetar la integridad de algunos temas y su relación canónica. Es interesante cómo Isaías muestra a Dios como quién espera tener piedad. Esta expresión, como ya se ha visto y usada para describir las ansias y

14

confianza humana en esperar en Dios (Isa. 8:17), está en su sentido constante, y atribuye a Yahvé completo interés en su pueblo. Este interés Divino también se ve en Oseas, contemporáneo de Isaías, en Ose. 11, donde Dios muestra su compasión para que su pueblo escuchase a fin de no tener que caer en la cautividad por su pecado como nación. En Miqueas, profeta contemporáneo de Isaías se ve la misma intensión de Dios como quien se deleita en la misericordia (Miq. 6:18)1. También la expresión de que el Pueblo morará en Sión es repetitiva en los profetas, que veían una mejor nación en la comunión directa con Dios, en donde se podría morar junto a Dios. Tal idea se repite desde que Dios le ordenó a Moisés que erigiera un tabernáculo para habitar con su pueblo (Exo. 25:8). También se muestra a Sión como lugar de morada de Dios junto a su pueblo (Joel 3:17-21)2. La palabra maestros tiene su raíz hebrea verbal en “yara”, que tiene una idea de guiar, instruir. Tal idea es seguida por la restauración que el Señor hace de estos maestros y que implica una correcta orientación en el camino del cual se habla en el v.21. Este camino es la voluntad de Dios para con su pueblo. En Isa. 28:26 y 2.3 se utilizan el mismo verbo en hifil referido ala acción instructora que Dios hace a su pueblo. Por lo tanto también se puede aplicar, en cierto sentido a la dirección de Dios que hace a través de la “Torah”, que está en armonía con lo que dice David en Sal. 25:8 y 94:12. La dirección de Dios se revela a en su ley3.
G. Wenham y Otros, Nuevo Comentario Bíblico Siglo XXI (Canadá: Casa Bautista de Publicaciones, 1982), 681. 2 Ronald Clements, The New Century Bible Commentary Isa 1-39 (Lodres: Morgan & Scott, 1980), 250 y compárece con Roberto Jamieson y Otros, Comentario Bíblico Exegético y Explicativo de la Biblia: El Antiguo Testamento y Nuevo Testamento (Buenos Aires: Casa Nazarena de Publicaciones, s/ fecha), 598. 3 John Watts, Word Biblical Commentary. Vol. XXIV (Texas: Word Books Publisher, 1985), 400.
1

15

En gran frecuencia se ve la pugna entre los adoradores de dioses paganos y la adoración y adoradores que Dios pide. En base a esto, varios profetas se refieren a la adoración verdadera y la urgencia de dejar lo ídolos (Ose 10:2; Eze 36:25; Jer. 17: 2-3). También la bendición de la tierra está relacionada e través de la Escritura. En Deut. 28: 12-14 la bendición de Dios dependía de la relación que el pueblo tuviera con Dios. Y así se mantiene la idea hasta Hag. 1: 6-10 en donde la escasez espiritual estaba acompañada de la escasez económica. La tierra puede ser bendecida por Dios cuando el pueblo está en una correcta relación con Él (Hag. 2:19).

CAPÍTULO VI CONTENIDO TEOLÓGICO DE ISA. 30:18-26 Teología Hay buena riqueza de temas que ayudan a entender la acción de Dios ante la apostasía Judá. Por lo tanto, de la presente investigación se puede contemplar los siguientes temas teológicos: Dios se interesa por sus Elegidos: Esto se denota en al preocupación que el Señor tiene por Judá. Dios no está indiferente al accionar humano, sino que está interesado en restaurar a su pueblo

16

pecador para llevarlo a una correcta comunión con Él. También no se presenta a un Dios vengador, que pretenda tomarse de oportunidades para castigar a su nación; El espera que sus hijos se arrepientan y que vuelvan Él. Otros aspecto es que Dios quiero llevar a su pueblo a Sión, un lugar mejor, que sugiere un “tipo” de un futuro reino en donde Yahvé morará plenamente con sus redimidos (v.18-19). La instrucción Divina en la adoración: La intensión de Dios no solo es llevar a su pueblo al arrepentimiento, sino también a una correcta adoración. Esta adoración será comprendida y enseñada por los maestros que Dios disponga para llevar al pueblo a un equilibrio entre lo sabido y lo puesto en práctica de lo conocido (v.20-21). La bendición de la tierra: Cuando se ha visto pobreza en el pueblo de Dios, no ha sido porque Dios la ha negado por nada, sino que Dios no puede bendecir a los que no quieren ser bendecidos. Acá se encuentra el gran tema de que Dios suple las necesidades una vez que su pueblo entra en consagración con Él. El orden de prioridades Divinas: Un tema particular se ha visto en la perícopa en estudio. Aunque menos notado en su complejidad al estudiar su eslabón canónico, se sugiere que Dios tiene un orden prioritario para restaurar a su pueblo cuando éste ha sido corrompido por la inmoralidad. Este orden puede sintetizarse: 1.- Restauración espiritual del hombre caído y su cercanía con Él.

17

2.- Restauración en el conocimiento de la voluntad de Dios reflejada en su Palabra enseñada. 3.- Restauración en la adoración personal y en comunidad. El hombre requiere de una confirmación externa de una restauración interna. 4.- Restauración en lo material. Se aprecia este orden que no deja de ser interesante al notar aquí no lo que dice Isaías de su comprensión de las prioridades de Dios (aunque no se quita el sentido de su inspiración), sino lo que Dios mismo le reveló para comunicar a pueblo las prioridades que el deseaba restaurar. Aplicación hermenéutica Es importante conocer el orden de prioridades que a Dios le interesa tratar en el proceso de restauración de la humanidad caída. Cada cristiano está libre de aferrarse a esta promesa de restauración en el orden perfecto que el Señor ofrece. Jesús también aplicó estas prioridades en su discurso sobre el afán (Juan 12: 22-34), aludiendo explícitamente que donde está el tesoro del creyente, ahí estará el corazón de éste (v.34). Todo depende en la medida que haya interés primario en buscar el reino de Dios, sabiendo que todo lo demás será añadido luego de que haya una comunión genuina que implique un correcta relación con el Señor, tanto en conocerlo, como en vivirlo. También lo especial es que Dios desea que se encuentre esta manera de ser restaurado, no es que a Dios no le interese, sino que espera, ansía restaurar y bendecir al cristiano. Con este principio se puede comprender que cuando Dios comienza una obra en el persona, la termina en restauración integral y ordenada (Fil1:6).

18

CONCLUSIÓN De los desafíos de esta investigación, se puede asumir el cumplimiento del objetivo: descubrir el proceso de restauración de Isa.30.18-26 en el pueblo de Dios, y aplicarlo a la cristiandad actual en su principio natural. De lo cual se puede ver cierto orden de prioridades Divinas: 1.- Restauración espiritual del pecador. 2.- Restauración en el conocimiento de la voluntad de Dios reflejada en la enseñanza de su Palabra.

19

3.- Restauración en la adoración a Dios. El hombre requiere de una confirmación externa de una restauración interna. 4.- Restauración en lo material. Se espera que se haya satisfecho la causa final de esta investigación, que no tenía otro propósito, sino el de conocer qué es lo que el Señor desea restaurar en el cristiano, y en su prioridad.

BIBLIOGRAFÍA Archer, Gleason. Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento. Michigan: Portavoz, 1987. Brown, Raymond. Comentario Bíblico San Jerónimo. Vol. VI. Madrid: Cristiandad, 1971. Clarke, Adam. The Holy Bible Containing The Old And New Testaments: With a Commentary and Critical Notes. Vol. IV. New York: Abingdom Cakesbury Press, 1960. Clements, Ronald. The New Century Bible Commentary Isa 1-39. Londres: Morgan & Scott, 1980.

20

Feyerabend, Kart. Langenscheidts Pocket Hebrew Dictionary to the Old Testament. New York:Barnes & Noble, 1967. Finley, Harvey. Comentario Bíblico Beacon. Vol. IV. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, 1996. Henry, Mathew. Comentario Bíblico de Mathew Henry. Barcelona: Clie, 1999. Jamieson, Roberto y Otros. Comentario Bíblico Exegético y Explicativo de la Biblia: El Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Buenos Aires: Casa Nazarena de Publicaciones, s/ fecha. Lasor, William y Otros. Panorama del Antiguo Testamento: Mensaje, Forma y Trasfondo del Antiguo Testamento. Michigan: Libros Desafío, 1995. Nichol, Francis. Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día. Vol. IV. Madrid: Publicaciones Interamericanas, 1987. Schökel, Luis. Diccionario Bíblico hebreo-Español. Madrid: Trotta, 1994. Soggin, Alberto. Nueva Historia de Israel. Bilbao: Brouwer, 1999. Watts, John. Word Biblical Commentary. Vol. XXIV. Texas: Word Books Publisher, 1985. Wenham, G. y Otros. Nuevo Comentario Bíblico Siglo XXI. Canadá: Casa Bautista de Publicaciones, 1982. Word, León. Los profetas de Israel: Un estudio de los profetas, Escritores o no, como personas. Michigan: Portavoz, 1996.

21

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->