Especial agradecimiento a Guillermo Salazar, Jorge Gaviria y Alvaro Cadavid, verdaderos amigos y colaboradores desinteresados.

Título original en ingles: Global Theory of the Universe Traducción: Alvaro Cadavid. Primera edición en español: Primero de enero del año 2004 Copyright c 2004, Magnum Astron Copyright c 2004, EUROAMERICANA EDITORES Reservados todos los derechos. Distribución: En Medellín, Hernán Ramírez, TEL. 2 64 10 26 En Bogotá, José Trino, TEL. 3 47 77 98 y 2 55 58 06 Impreso por Grupo del color, TEL. 2 16 27 38 Medellín Colombia. PRÓLOGO Al presentar la teoría spaXium lo hago con profundo respeto y admiración por los físicos y científicos que actualmente están a cargo de los principales centros privados y educativos de investigación, los que comandan los potentes aceleradores de partículas, quienes orientan hacia el infinito espacio los gigantes telescopios y radiotelescopios del mundo; a los físicos matemáticos y teóricos que enseñan e investigan en los mejores Universidades. Además, rindo tributo de admiración a los grandes del pasado que nos legaron el caudal maravilloso de la ciencia que hasta hoy nos nutre con información maravillosa. Por otra parte, con sinceridad, presentó disculpas por no compartir algunos puntos en la interpretación de los fenómenos esquivos con los cuales la Naturaleza nos reta en tantos aspectos. En ningún momento pretendo decir que los físicos están equivocados; por lo contrario: quienes tienen el honor de pertenecer a la comunidad científica mundial han merecido por esfuerzo e inteligencia, pertenecer a esos círculos de honor. Por tanto pidió comprensión y apoyo en este esfuerzo extrahumano por arrancarle a La Naturaleza, aunque sea alguno de los secretos más primarios que necesita nuestra mente para desenvolverse en este vasto Universo misterioso y fascinante. La responsabilidad de lo aquí expuesto recae sobre un ingeniero electrónico común cuando quiso indagar sobre los misterios de la ciencia, estimulado por lo que le enseñaron los científicos y lo que le inspiró La Naturaleza. Insisto en que no soy la persona para contradecir a quienes tienen la delicada misión de definir la cosmología moderna, pero la física del siglo XXI la ven mis ojos con un prisma que cambia radicalmente conceptos muy sagrados que hoy se enseñan en las universidades. El lector, quien constituye la parte más importante de esta obra, puede sentirse seguro de que la teoría spaXium no lo defraudará. Si por algún motivo nota algo que no parece bien o sienta la natural resistencia que todos experimentamos al cambio, le suplico que resista un poco más y continúe leyendo. Con seguridad despejará sus dudas por completo y se encontrará con conocimientos maravillosos. Juntos emprenderemos un viaje fascinante por los confines del Universo del cual formamos parte integral. Todos pueden entender los misterios de la ciencia sin ecuaciones, sin fórmulas, que a veces pueden servir para esconder o desviar la esencia pura de la verdad.

Los grandes principios de La Naturaleza son sencillos, hermosos, lógicos, agradables y en sumo grado amables; pertenecen a nuestro ser interno y externo. Los principios que rigen el Universo se encuentran, sin faltar ni uno, en nuestro interior. ¿Cómo, entonces, no los podemos entender? El fenómeno de la vida no puede ni podrá estar en ningún momento separado de los fenómenos del Universo. La vida pertenece la física aunque algunos físicos no la incluyan en sus teorías. El problema es de ellos, porque la vida seguirá siendo una con el átomo. La vida es la que hierve en el interior del átomo y produce la energía; y lo mismo en los planetas, ya sea habitados o aparentemente solitarios. El día que nos entendamos a nosotros mismos entenderemos todo el Universo; el día que entendamos el Universo nos entenderemos a nosotros mismos; es la hora de hacerlo; ¿para cuándo lo vamos a dejar? leer spaXium es acoger la oportunidad para saber desde el punto de vista científico quiénes somos, de donde venimos y hacia dónde vamos. Comprenderemos los grandes principios de la ciencia, las leyes que rigen los planetas, los misterios del tiempo y espacio, cosas que no entendíamos muy bien porque nos fueron presentadas de una forma difícil y compleja. Tratar de entender lo que nos inquieta es el mejor antídoto contra la falta de memoria en un mañana; la memoria se refuerza cuando tratamos de comprender algo y, cuando comprendemos, nuestro Espíritu siente una agradable sensación de paz. Todos poseemos una inteligencia privilegiada; basta hacer buen uso de ella y dejarnos dirigir por quienes han trabajado por presentar las cosas aparentemente difíciles de una manera clara, natural, sencilla, y ordenada. Si no fuera por la vida no estaríamos analizando los misterios del Cosmos y no existiría la Teoría de la Relatividad, la Cuántica y ninguna otra; la ciencia existe gracias a la vida y no lo contrario. SpaXium te llevará a un viaje fascinante para conocer los fenómenos más asombrosos del profundo Espacio —la cuna misteriosa de la vida y la “Realidad Universal”—. Este libro es una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Dedico esta obra, de una manera muy especial, a toda la Humanidad. Magnum Astron

Primera parte * Capítulos del 1 al 11 INTRODUCCIÓN A LA CIENCIA TEORÍAS CLÁSICAS EL OCASO DE LAS TEORÍAS MODERNAS CAMBIO DE MENTALIDAD (Remoción de "escombros científicos") * Es imprescindible leer la primera parte para poder comprender la segunda. La Naturaleza ha puesto en nuestras mentes un deseo insaciable de comprender la verdad. Capítulo 01 INTRODUCCIÓN A LA COSMOLOGÍA Cosmología: Parte de la astronomía que trata de las leyes físicas generales, además del origen y la evolución del Universo. Cosmogonía: Relato mítico relativo a los orígenes del mundo. Teorías que explican el comienzo del Universo como un acto de creación o generación espontánea. Cosmografía: Descripción astronómica del mundo, astronomía descriptiva. Ciencia: La encargada de encontrar la explicación a los fenómenos de las cosas (Teoría SpaXium.)

Inventores: Aplican los resultados de los fenómenos a las cosas. Tecnología: Encuentra la mejor manera de hacer las cosas. INTRODUCCIÓN La Cosmología está fundamentada por la naturaleza misma del hombre; éste nunca podrá aceptar lo desconocido porque le teme, aunque lo misterioso le atrae de una manera insistente. A cada instante imagina y trata de encontrar explicaciones a los hechos que lo intrigan y lanza sus teorías de la mejor forma posible, pero en muchos casos se le derrumban aparatosamente. Los fenómenos de la Naturaleza a veces son escurridizos y nos esconden el origen fascinante y seductor que el hombre desde sus orígenes ha tratado de encontrar. Tenemos muchas dudas sobre nuestro destino y esto nos lleva a indagar sobre el origen de todas las cosas. El Universo cambia constantemente y los seres con él. Las leyes universales y de la vida nunca cambian, siempre serán las mismas; por tal evidencia deducimos: "Todo cambia menos la ley que produce el cambio". De ahí el afán que tenemos de encontrar esa única verdad... que nunca cambia. ¿Por qué estamos aquí?, ¿qué fuerzas nos impulsan a movernos?, ¿qué hay más allá de las vibrantes estrellas?, ¿existe el confín del Universo y, más allá de ese límite, que hay?, ¿qué es el “vacío absoluto”? La gran masa resuelve este problema de la manera más simple: la fe ciega. Solamente algunas mujeres y hombres de pensamiento elevado necesitan meter el dedo en la llaga para indagar por ellos mismos; contamos con una inteligencia que debemos utilizar y con ella buscamos la razón de todo lo que nos inquieta. Todo ser humano que se considere como parte integral del Universo debe tener algunas nociones de las grandes ideas de su tiempo. La Naturaleza nos ha dotado de un cerebro privilegiado para poder entender nuestra posición en el en el maravilloso y desconcertante Universo del cual formamos parte, y no estaría completo sin nosotros ni nosotros sin él. La mayoría de la gente acepta estrictamente como cierto todo lo que escucha en televisión, en revistas, en los textos comunes de estudio, y aún en enciclopedias importantes. ¿Estarán mal informados? Lo más seguro es que si, y el objetivo de este libro es aclarar la situación. Lo más grave es que la física que se enseña en los colegios y universidades tiene grandes fallas que los mismos científicos no saben cómo corregir. La física del siglo 20 se fundamentó, en general, sobre dos grandes teorías: la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad. A pesar de muchos éxitos logrados por cada una de ellas, las dos son incompatibles e irreconciliables. Hay gran contradicción y distancia entre ellas y en estas paradojas se debate la física del siglo 21. La teoría de la relatividad y la teoría cuántica son las teorías bandera en las universidades ambas son contradictorias; se crearon otras teorías para unificarlas y fracasaron. El mismo Einstein trabajó durante sus últimos 30 años tratando de unificarlas y no lo logró. Los físicos se han quebrado la cabeza durante mucho tiempo buscando establecer las constantes de La Naturaleza. La cosmología actual está saturada de paradojas, parcialidades y paradigmas; estos vicios se han ido convirtiendo en un hábito en los sectores de la vida académica. En la primera edición de la enciclopedia británica, el “flogisto” era un hecho comprobado; y, en la tercera edición, el flogisto no existe.

Los disparates ocurren porque cuando observamos el Universo no vemos las cosas como son si no como las mentalizamos: nuestros ojos a veces nos engañan. Haciendo caso omiso a la opinión del hombre, la Naturaleza no va a modificar su comportamiento para satisfacer nuestra vista ni la teoría que está de moda. Cuando miramos a nuestro alrededor notamos los fenómenos o efectos de la Naturaleza; tales observaciones no significan que estemos descubriendo las leyes de la Naturaleza. Las escurridizas leyes las ha venido definiendo el hombre desde la antigüedad por medio de un trabajo arduo y constante. Aquí haremos honor a esos grandes hombres, tenaces investigadores, que trataron de arrancarle a La Naturaleza los misterios del Universo. Sin embargo el objetivo se ha logrado en parte a consta de dolorosos y espectaculares fracasos: En 1903 el químico Svante Arrhenius obtuvo el premio Nóbel por su teoría electrolítica de la disociación. En 1935, a Peter Debye le fue concedido el mismo premio Nóbel por defender prácticamente todo lo contrario del primero. Hace más de dos siglos el obispo Usher demostró con la mejor ciencia del momento que Dios había creado el mundo exactamente el año 4.232, el 15 de octubre, a las nueve de la mañana, y su teoría se enseñó normalmente en las escuelas de ese entonces. ¿Que tenían que hacer los inocentes alumnos?, creer. Hoy día, en el año 2004, la mayoría de la gente está creyendo por fe ciega todo lo que se enseña en universidades. En muchos aspectos, se están dejando llevar por la corriente de un aparato gigantesco que se adapta lentamente y con mucha dificultad a los nuevos descubrimientos y teorías científicas. Lo anterior lo saben muchos estudiosos; pocos se atreven a comentar el caso ya que la educación se encuentra monopolizada y rodeada de poderosos intereses económicos, culturales, políticos y religiosos. Ya comprenderás, apreciada lectora, amable lector, lo difícil que es mover el enmarañado aparato de la educación para actualizarlo a la época. La situación nos interesa todos y es el motor que impulsa a escribir este libro. La comunidad científica está de acuerdo en que es necesario, con urgencia, reemplazar las teorías cosmológicas actuales por un modelo completo que explique los fenómenos de La Naturaleza sin las graves contradicciones motivo de justificada preocupación internacional. Ninguna teoría que contradiga o necesite de otra para explicar lo que no puede no es una teoría total, porque el Universo se comporta de la misma manera en todos sus efectos y en todos los rincones del infinito espacio. La teoría general de la relatividad nos explica la gravitación un poco más exacta que la de Newton, mas fracasa rotundamente cuando trata de explicar la fuerza de la gravedad. Algunos teóricos predicen que la gravedad se transmite por medio de una partícula la cual denominan gravitón y, u otra, apodada gravitíno. Ambas partículas no existen en absoluto. LA FUERZA DE LA GRAVEDAD La gravedad es el talón de Aquiles de todas las teorías y el quebradero de cabeza de todos los físicos... palidecen cuando alguien les indaga por ese fenómeno, tan cotidiano como escurridizo, cuando se trata de explicar su causa. Lo divertido del caso es que las últimas teorías no incluyeron en tema de la gravedad porque de antemano sabían que mancillaría sus elegantes ecuaciones y, por ese motivo, las dejaron para "después". Más tarde esas teorías resultaron ser relatos ordinarios de ciencia ficción. Demostraremos los casos punto por punto y detalle tras detalle. MichaelTurner, cosmólogo de la Universidad de Chicago, nos dice: "cada intento de calcular la gravedad nos lleva a una respuesta absurda".

Frank Wilczek, del instituto de estudios avanzados de Princeton dice que el problema puede ser lo más misterioso fundamentalmente de la ciencia básica. Jeff Harvey, de la universidades Chicago: "en realidad los físicos no tenemos la menor idea de cómo resolver este problema". Einstein habla de una extraña energía que sería tan diferente de la materia y la energía normales que tendría el efecto gravitatorio contrario produciendo repulsión en vez de atracción; no encontró la idea más mínima de que era esa fuerza. Realmente Einstein murió sin saber que era la fuerza de gravedad aunque luchó durante toda su vida por encontrar la fuerza tan misteriosa como cotidiana. (Aquí lograremos entender, de la forma más sencilla, qué es y cómo funciona la teoría de la relatividad.) ¿POR QUÉ NOS ATRAEMOS? El hombre de las cavernas fue primero que descubrió la fuerza de gravedad, cuando una piedra que cargaba se soltó y le cayó en un pie; la definió con las primeras palabras vulgares que se inventaron. Hoy, en el siglo 21, la ciencia moderna sabe lo mismo que el cavernícola: la fuerza de gravedad atrae las cosas pero no saben por qué. No se sabe qué es esa fuerza misteriosa: no son átomos, ni gravitónes, gravitinos ni onda, ni partícula alguna; no son ondas de gravedad ni electricidad ni nada conocido. Los ingenieros la miden y hacen cálculos, parece que la vencen por completo en sus puentes y estructuras monumentales. Los ingenieros espaciales la utilizan para mantener en órbita todos los satélites. En lo único que todos los científicos están de acuerdo, sin lugar a dudas, es que no se sabe qué es la fuerza de gravedad. El imán fue conocido por los antiguos en una piedra llamada magnetita, atraerían con ella sustancias ferrosas y jugaban con el magnetismo. Los ingenieros electrónicos de hoy lo calculan, producen electricidad, fabrican radios y televisores; casi todos los aparatos modernos tienen que ver con la fuerza del imán. Con la fuerza magnética se hace funcionar motores que mueven ascensores y aceleran, en un segundo, pesados trenes que transportan miles de pasajeros. Mas nadie sabe qué son esas misteriosas líneas que aparecen en los polos magnéticos de los imanes Los científicos nos hablan de cuatro fuerzas que rigen los astros y los átomos, saben cómo operan, sin saber en realidad que son los campos de fuerza que, como fantasmas, actúan a distancia. ¡OH!, cuán difícil es; más SPAXIUM se enfrentó a ésos fantasmas y les arrebató el secreto. ¿SABEN TODO LAS CIENCIAS EN EL SIGLO 21? La electrónica, la mecánica, la química la aeronáutica y casi todas las ciencias parece que han rebasado la tasa de los conocimientos, al tanto que hay especializaciones para todas las ciencias que nos benefician con sus sorprendentes resultados. Contrario a lo anterior y por razones que conoceremos, la cosmología no solamente dio un paso atrás sino que regresó a los errores más crasos del pasado. En el siglo 20 experimentó un ascenso vertiginoso, se convirtió en ciencia ficción, luego se derrumbó, y en algunos puntos regresó a los tiempos del obispo Usher. En 1960 se trató de solventar el problema con la teoría de la gran unificación la cual se derrumbó más tarde. En los años ochentas aseguraron que la teoría de las cuerdas daría la gran sorpresa; al fallar en muchos aspectos comenzaron a aparecer más teorías de las cuerdas con múltiples dimensiones. Al final las cuerdas no produjeron ninguna melodía y el titánico esfuerzo sirvió para descubrir que ése no era el camino. Por último, se creyó que la teoría “M” traería el sueño anhelado y resultó ser un desatinado cuento de ciencia ficción de la peor especie. Parecen arriesgadas estas afirmaciones; no lo son: hoy está surgiendo una nueva generación de físicos que no están de acuerdo con las teorías de finales del siglo 20 y destaparon la olorosa olla. Ante tan confuso panorama, los físicos de vanguardia llegaron a las cuatro conclusiones siguientes: La más negativa era que el hombre no estaba en poder de descifrar una teoría que abarcara las fuerzas fundamentales, sin parches, contradicciones o paradojas, y que pudiera explicar el origen del Universo dando cabida a la biología y, porque no, a la filosofía.

La segunda conclusión era que los físicos se fueron a un extremo dejándose llevar por elegantes artificios matemáticos que los alejaron de la realidad. En la tercera conclusión se cree que en el pasado pudo haber un error en la interpretación de la física, y sobre este error se fundamentaron las modernas teorías originando, como es lógico, una cascada de errores. La cuarta conclusión era que podía existir un descubrimiento sencillo no contemplado antes que encauzara la búsqueda por caminos correctos y así recorrerlo sin dificultades. Debemos recordar que en Einstein durante sus últimos 30 años estuvo buscando el gran secreto de la unificación de teorías; es más: al final de su vida se arrepintió de haber asegurado ciertas cosas sobre la física del Universo. ¿Cuáles fueron las cosas importantes que Einstein se arrepintió? Lo entenderemos en el transcurso de esta intrigante obra. UNA PREGUNTA INTERESANTE ¿Cómo es posible que la ciencia se encuentre equivocada habiéndonos demostrado sus logros en la telefonía celular, las computadoras, el Internet los viajes al espacio y demás inventos fabulosos? La pregunta es válida y tiene una respuesta muy sencilla: Los inventores manipulan los fenómenos de las cosas y los científicos son los encargados de investigar el porqué de esos fenómenos. Los físicos pueden medir, pesar, cuantificar un fenómeno y hacer que este fenómeno produzca reacciones con otro; esto no quiere decir que conozcan la profundidad que ese fenómeno encierra. Los ingenieros electrónicos fabricamos transmisores generadores de potentes ondas "electromagnéticas" que posibilitan la transmisión de la radio y la televisión. Manejamos la electrónica como se nos antoja; y, aunque les suene extraño, ningún ingeniero electrónico sabe qué es en profundidad la electricidad. Responder que se trata de un flujo de electrones que va del negativo al positivo, es una idea vaga propia de principiantes. Las explicaciones que aparecen en enciclopedias y aún en libros de electrónica son importantes, pero son simples definiciones con palabras de un fenómeno que corresponde a los científicos explicar. BUENAS NOTICIAS Para tranquilidad del lector le diremos que las aseveraciones anteriores están respaldadas por una nueva generación de científicos excelentes, estimulados por la facilidad global de información, fruto de la nueva tecnología. Para realizar este libro se examinaron más de 7500 informes científicos provenientes de las mejores Universidades y centros de investigación, además de documentos importantes de cosmólogos, profesores e investigadores independientes que lamentan el rumbo incierto que nos legaron las últimas teorías de finales del siglo veinte. En actualidad nada se queda sin saber tan pronto se origina un descubrimiento. Los monopolios en la educación se están derrumbando dado la libertad que ofrece la era de la comunicación global. Ello constituye la mejor noticia para los amantes de la verdad. ¿Por qué se enseña en universidades tantas inconsistencias y paradojas al respecto? la respuesta es muy sencilla: porque no existe otra teoría que explique los hechos de una manera más convincente. La ciencia no debe basarse en complicadas ecuaciones matemáticas únicamente; son una buena herramienta, un excelente bastón imprescindible, mas, la verdadera ciencia está en nuestras ideas previas, en nuestra imaginación y en la facilidad de cambiar cuando los hechos demuestran que no vamos en la dirección correcta. Aceptar las teorías actuales ciegamente es renunciar para siempre aprender algo nuevo sobre el mundo que nos rodea. Una teoría es cierta cuando describe con precisión un amplio conjunto de observaciones sin necesidad de parámetros arbitrarios, y debe encajar con todos los principios que rigen los fenómenos naturales, no con unos cuantos. Algunos piensan que una Teoría del Todo requiere el derrumbe parcial de los conceptos físicos que hoy tenemos. Considero necesario pasar revista a las teorías actuales para encontrar dónde radica la falla, es necesario derrumbar muchos vicios y postulados que hoy damos por ciertos, y que son, precisamente, los que no nos dejan avanzar.

Todo lo anterior no quiere decir echar marcha atrás, por lo contrario: el hecho de descubrir las fallas representa el inicio de una nueva era de claridad que dote a los científicos de elementos nuevos, para que todos podamos comprender de la mejor forma posible los fenómenos del Universo. Este libro no busca ensombrecer sino iluminar. SPAXIUM Global Theory of the Universe Es la teoría capaz de describir el Universo sin inconsistencias internas ni absurdos lógicos; es la única teoría que explica la gravedad y las fuerzas fundamentales integradas de una manera tan clara lógica y admisible, que de entrada no dejan ninguna duda, porque esta acompañada de probados experimentos pasados y modernos realizados por los grandes de la física. Nuestra Teoría describe correctamente todo el Universo; es natural que te parezca que estamos hablando de un sueño; pronto te vas a dar cuenta, sin que te asista la menor duda, que se trata de una realidad impresionante. LAS PREGUNTAS QUE LA CIENCIA NO HA LOGRADO RESPONDER ¿Que es el espacio, qué es el tiempo, qué es la fuerza de gravedad, por qué la velocidad de la luz es una constante universal (299.792 kilómetros por segundo) qué la hace adquirir ese descomunal empuje instantáneamente, en realidad qué son los átomos ya que no son como los pintan, se puede viajar en el tiempo? ¿Somos materia o energía, por qué no podemos ser ambas cosas a la vez, cómo fue posible que todo el Universo se formará de un punto matemático que equivale a nada; pueden millones y millones de Galaxias, con billones de Estrellas cada una, salir de la nada por el simple hecho de que algunos científicos le hayan puesto a esa nada el nombre de singularidad? Las anteriores y múltiples preguntas más son resueltas con una claridad asombrosa. Este libro constituye una gran oportunidad para ti, porque entenderás a fondo y de la manera más sencilla posible, la teoría de la Relatividad, la teoría Cuántica y en general los grandes fenómenos de la energía espacial que conforma el Majestuoso Universo del cual todos formamos parte. Realmente este libro es de sumo interés para la humanidad porque anuncia el derrumbamiento total de la cosmología moderna y el advenimiento de una nueva física sin contradicciones. Constituyen datos de vital interés y conocimiento obligante para todas las personas cultas y profesionales: médicos, ingenieros, químicos, biólogos, astrónomos, políticos, artistas, filósofos, dirigentes religiosos, también para profesores y estudiantes. SpaXium interesa a todos los hombres; no obstante tiene una muy especial dedicación a las mujeres, las cuales, en cabeza de Marie Curie, excelsa física atómica la cual colocó a las damas a la altura de los grandes físicos de la historia. Derrumbó así el mito machista —que hasta nuestros días se conserva—, que denegaba el acceso a la ciencia elevada a las damas quienes han demostrado, en una y mil formas, poseer un cerebro con igual inteligencia que el del hombre, además de una sensibilidad superior a éste. "Las mujeres tienen la capacidad de presentir lo invisible y descubrir lo oculto." Este libro constituye una oportunidad feminista e invita a las mujeres de todo el mundo para que marchen a la par que los hombres en la comprensión de los fenómenos y misterios del Universo. (Tú, apreciada lectora, puedes poner tu granito de arena en este noble empeño, leyendo con cariño e interés el presente libro; lo vas a entender muy bien; sé que te van a sobrevenir ideas grandiosas; esta contribución te la agradecerán tus hijas y las mujeres del futuro.)

Marie Curie Marie Curie fue la primera mujer que ganó el Premio Nóbel, y la primera persona que lo ganó dos veces. Curie acuñó el término radiactividad para las emisiones del uranio detectadas en sus primeros experimentos. Más tarde, junto con su esposo, descubrió los elementos polonio y radio. El brillante trabajo de Curie en radiactividad le acabó costando la vida; murió por exposición excesiva a las radiaciones. SOBRE LA NUEVA TEORÍA Los físicos reconocen que no ha surgido una teoría que explique los fenómenos del Universo. Por tanto no es raro que aparezcan nuevas teorías, y han surgido muchas: existe un vacío en la física que es necesario llenar. Para que se derrumbe una teoría tiene que haber otra que la reemplace con más acierto. SpaXium no llegó para contradecir ni para parchar ninguna teoría; simplemente pone de manifiesto los puntos neurálgicos que hicieron tambalear la cosmología actual; demuestra con precisión las inconsistencias, y las aborda con conceptos claros a la luz de la razón. Tan arriesgadas aseveraciones las vamos a comprobar en el transcurso del presente libro que refleja la verdad de los fenómenos universales hasta el punto que puedan ser entendibles con facilidad. Está escrito en una forma tal que basta con leer con interés, para comprender misterios antes inaccesibles a la mayoría de la gente; todo sin esfuerzo adicional. No es necesario complicar las cosas de La Naturaleza porque Ella es clara como el cristal de los arroyos y nos demuestra su sencillez en cada humilde hierba que crece a la orilla del camino: no se debe proponer lo complejo sin necesidad. ¿Acaso estos conocimientos salieron de un solo hombre? ¡De ninguna manera! Son el fruto de los grandes sabios del pasado sumados a los esfuerzos redoblados de la ciencia moderna. SpaXium nace de las inconsistencias y los huecos que han dejado las modernas teorías; brota de nuestro vacío interior cuando nos preguntamos quién soy yo y quienes hay allá en las silentes y profundas Galaxias. Nace de nuestra necesidad imperante de encontrar respuestas cuando nos encontramos extasiados ante una noche rebosante de estrellas.

FASES DEL LIBRO Para una óptima comprensión el tema se organiza varias partes. En el primer capítulo es conveniente y necesario hacer un pequeño y entretenido viaje por la historia de la cosmología. En una segunda fase —lector y autor— nos desharemos de las rémoras que se pegaron a la ciencia no dejándola avanzar. Éstas originaron la confusión que reina hoy en la cosmología. Una tercera fase será de gran importancia para el lector porque llegará a entender, en forma muy natural y sencilla, la Teoría de la Relatividad y la Teoría Cuántica, gigantes pilares de la ciencia actual nacidas a principios del siglo 20. De estas teorías se ha dicho que pocas personas en el mundo las han logrado entender; aquí las vas a comprender si lees con dedicación y esmero; La Naturaleza no le niega sus secretos a quienes con ánimo emprenden una acción.

SpaXium constituye una gran oportunidad para todos aquellos que debido a sus ocupaciones y aún deseando penetrar en los intrigantes misterios de la ciencia, no han tenido el tiempo disponible para descubrir el mundo fascinante de los átomos de los cuales todos estamos hechos... ¡somos átomos!, entonces, ¿por qué no conocer nuestra esencia verdadera? Sabrán por qué la luz no requiere aceleración previa, qué es lo que estalla en la bomba atómica, cuál es el misterio de las energías electrónicas que nos benefician cuando se aplican en los aparatos que utilizamos. Creo que las personas que lean este libro se adelantarán, en mucho, a las que han estudiado en universidades. Porque aquí se habla de la nueva física y, quienes conozcan de memoria los textos de estudio actuales, se van a dar cuenta que van a tener que estudiar de nuevo. Conceptos que se tenían por muy sagrados van a ser aniquilados por la luz de la razón... de hecho ya lo están. Como dijimos, la ciencia oficial es demorada en cambiar y ningún educador se atrevería a dar un primer paso; tienen razón: arriesgarían el puesto. Vale recordar que estas aseveraciones están respaldadas por más de 7500 informes científicos actualizados, escritos por una nueva generación de físicos e investigadores que se cansaron de estar sometidos al rigor de una enseñanza escolástica, dura para actualizarse y cambiar conceptos cuando la evidencia obliga a ello. Los capítulos del 7 al 11 nos informarán de las teorías que más nos prometieron encontrar los secretos del Universo, y comprenderemos el esfuerzo gigantesco e infructuoso que realizaron los científicos tratando de unificar las teorías vigentes. Nos actualizaremos hasta llegar al año 2004 donde nace spaXium. EN LA SEGUNDA PARTE DEL LIBRO se extiende amplia y serenamente la teoría SPAXIUM, sus postulados, sus planteamientos y sus demostraciones contundentes. Se aclararán interrogantes de una manera precisa sin dejar campo para las dudas, sin lugar para las inconsistencias y sin riesgo a las contradicciones o paradojas a las que, a fuerza de creer en lo que todo el mundo repite, ya nos habíamos acostumbrado.

Es de advertir que lo más importante de este libro es la necesidad imperante de leer la primera parte; sin la comprensión de esta es poco probable poder entender la segunda. Los diferentes temas son consecutivos en su comprensión. Y, aunque pocos lo crean, aunque suene a pedantería y aunque sea muy arriesgado decirlo, la historia de la interpretación de la física se dividirá en dos partes: antes del spaXium y después de spaXium. Capítulo 02 UNA HISTORIA FASCINANTE Lo maravilloso de aprender es que nadie logrará arrebatarnos esa riqueza. Un hombre no es más que aquello que sabe. No es necesario esperar para aprender. Los grandes hombres siempre se han enfrentado a la oposición violenta de las mentes mediocres. No renuncies a tus sueños; sin la ilusión tu mundo se acabaría. Es joven a cualquier edad el que se mantiene actualizado. BREVE PERO FASCINANTE HISTORIA Esta es nuestra historia, la historia del pensamiento humano en relación con el Universo que nos rodea; es la historia de nosotros mismos. Es la búsqueda del por qué existimos: ¿Somos uno con el Universo, somos esencia de Dios o sea que somos uno con Él?, ¿Es una cosa el Universo y otra cosa Dios?, ¿De qué pudo hacer Dios el Universo sino de Él mismo?, ¿Puede un dios, por poderoso que sea, hacer algo de la nada? ¿Por qué alumbran y se mueven las Estrellas, por qué y para qué están allí, están los mundos hechos de materia muerta y cómo es que de esa materia muerta brota la vida, o, acaso, todo el Universo está hecho de vida?, ¿qué es la mente, qué es el alma, qué es el espíritu, de qué están hechos? ¿Existen dos universos distintos, uno espiritual y otro material?, o el Universo espiritual es una continuación del Universo material, o, de lo contrario, ¿por qué el Espíritu necesita encarnar en cuerpos materiales? ¿De qué manera interaccionan el uno con el otro, que se supone sean cosas tan distintas? Y, si creemos que el espíritu ve y siente a través de cuerpos hechos de materia física o "muerta" como le dicen, ¿de qué puede estar hecho el espíritu? Mujeres y hombres del pasado se plantearon estos y otros interrogantes y trataron de resolverlos con los medios de información precarios que tenían; lo hicieron con el mismo y gran esfuerzo que hacen los físicos y filósofos modernos para arrancarle al Universo sus secretos. ¿Quién nos dará las respuestas que nos plantea este viaje obligado a la existencia? Ninguno en particular pero todos en conjunto hemos trabajado arduamente para resolver, aunque sea en parte, el problema desconcertante que nos sacude el alma. Relatos muy antiguos nos hablan de una tierra plana sostenida por cuatro columnas gigantescas, las columnas sostenidas por un elefante y el elefante parado sobre una tortuga; cuando se preguntaba que sostenía la tortugase agregaban más tortugas debajo hasta aclarar la situación. Hoy día parecen ridículas estas explicaciones; y, aunque tú no lo creas por ahora, en el siglo veinte se plantearon teorías más infantiles aún. Eso sí, expresadas con elegantes ecuaciones matemáticas, con el apoyo de algunos potentes radiotelescopios y con la complicidad de millones de cándidos. Aquí él lector con mucha razón querrá dar un alto a la lectura por tan atrevida aseveración. Sin embargo, cada día crece el número de físicos que se avergüenzan del rumbo ficciónario que tomó la cosmología actual. El objetivo de este libro no es hablar de lo igual, de lo rutinario; para eso existen las enciclopedias y los textos de estudio impuestos a la fuerza que siempre remachan lo mismo... lo que todo mundo admite desde hace mucho tiempo.

Más, si tú, amable lectora, o tú, respetado lector, deseas penetrar de una manera lógica en los profundos misterios del inconmensurable Espacio, sin tapujos y sin inconsistencias, te invito a leer con renovado interés. Te aseguro, sin la menor duda, que la teoría SpaXium no te defraudará; todo lo contrario: te aclarará interrogantes que quizás ya antes habían orbitado en tu poderosa mente produciéndote una insaciable sed de conocimientos que aquí lograrás calmar. A los hombres tenaces no les importa retroceder en el camino cuando se han dado cuenta de que tomaron un sendero equivocado. Por tanto te invito a un viaje a los tiempos de Tolomeo para qué, desde allí, iniciar nuestra nueva búsqueda por un sendero recto con miras a encontrar la verdad del Universo. UN VIAJE A LA HISTORIA ANTIGUA Las teorías cosmológicas más antiguas datan de 4000 a.C., y son las de los pueblos mesopotámicos que creían que la Tierra era el centro del Universo y que todos los demás cuerpos celestes giraban a su alrededor. TOLOMEO Claudio Tolomeo (c. 100-c. 170), astrónomo y matemático nacido en Grecia. Sus teorías y explicaciones astronómicas dominaron el pensamiento científico hasta el siglo 16. Aristóteles y Tolomeo, explicaban que las estrellas se movían de noche porque estaban fijas en esferas rotatorias. Obviamente no es así. En cambio el astrónomo griego Aristarco de Samos, mucho antes, alrededor del 270 a.C., sostenía que la Tierra gira alrededor del Sol. Sin embargo, debido a la autoridad de Aristóteles, la idea de que la Tierra era el centro del Universo se mantuvo durante 18 siglos. Aquí vemos que la simple autoridad de un hombre fue capaz de triunfar sobre la razón. Esto ocurrió en la antigüedad, ocurrió en la edad media, y aún está ocurriendo en el siglo 21. Tolomeo propuso una versión detallada de la visión geocéntrica del Universo representando a la Tierra inmóvil, con los planetas, la Luna y el Sol girando a su alrededor. El sistema de Tolomeo fue aceptado por los astrónomos y los pensadores religiosos durante unos mil años. Se evidenció aquí que la tradición como simple evidencia es la razón de los retrógrados. COPERNICO Nicolás Copérnico (1473-1543), astrónomo polaco, conocido por su teoría según la cual el Sol se encontraba en el centro del Universo y la Tierra, que giraba una vez al día sobre su eje, completaba cada año una vuelta alrededor del Sol. Este sistema recibió el nombre de heliocéntrico o centrado en el Sol, el cual está constituido por helio. El nuevo y acertado modelo fue rechazado por la Iglesia pero poco a poco fue ganando aceptación científica. Los datos de Copérnico no eran más precisos que los de Tolomeo, aunque sus ideas se ajustaban mejor a la nueva física que se desarrolló en el siglo 17. Además aseguraba Copérnico que la Tierra se inclinaba sobre su eje como un trompo. Y, aunque esto es la verdad, fue objeto de numerosas críticas en especial de la iglesia. Sin embargo algunos filósofos jesuitas lo siguieron en secreto. En el siglo 17, debido al auge de las teorías de Newton sobre la gravitación, pensadores de Gran Bretaña, Francia, Países Bajos y Dinamarca aceptaron a Copérnico. GIORDANO BRUNO 1548-1600, filósofo y poeta renacentista italiano. Bruno creía que el Universo es infinito, que Dios es el alma del Universo y que las cosas materiales no son más que manifestaciones de un único principio infinito. Por lo anterior, y por su gran contribución a la ciencia verdadera, fue llevado ante la Santa Inquisición que le acusó de herejía. Las autoridades

romanas lo encarcelaron durante más de ocho años mientras se preparaba un proceso "justo" donde se le acusaba de blasfemo y hereje. Bruno se negó a retractarse de su sabiduría y por tal motivo fue quemado vivo. Sus últimas palabras dirigidas a sus poderosos asesinos religiosos fueron: "sienten ustedes más miedo al aplicar la sentencia que yo al recibirla." En el siglo 19 se erigió una estatua dedicada a la libertad de pensamiento en el lugar donde tuvo lugar el martirio. Bruno es considerado como un precursor de la filosofía moderna. GALILEO Galileo Galilei (1564-1642), físico y astrónomo italiano que, junto con el astrónomo alemán Johannes Kepler, comenzó la revolución científica que culminó con la obra del físico inglés Isaac Newton. En diciembre de 1609 Galileo construyó un telescopio de veinte aumentos y es aquí donde comienza la cosmología a caminar con pasos firmes. Galileo descubrió montañas y cráteres de la Luna. También observó que la Vía Láctea estaba compuesta por estrellas y además descubrió los cuatro satélites mayores de Júpiter. En marzo de 1610 publicó estos descubrimientos. Su fama le valió el ser nombrado matemático de la corte de Florencia donde quedó libre de sus responsabilidades académicas y pudo dedicarse a investigar y a escribir. En diciembre de 1610 pudo observar las fases de Venus, que contradecían la astronomía de Tolomeo y confirmaban su aceptación en las teorías de Copérnico. No obstante estos grandiosos y perfectos descubrimientos, Galileo fue llamado a Roma por la inquisición a fin de procesarle bajo la acusación de sospecha de grave de herejía. Cuando Galileo trataba de hacer comprender a las autoridades eclesiásticas de que la Tierra se movía, ellos hicieron caso omiso a las pruebas científicas argumentando que, como la Biblia dice que “Josué ordenó detenerse al Sol y no a la Tierra”, se deduce que el Sol es el que se mueve, dijeron ellos, y la Tierra permanece fija, nadie la ha visto mover... por esa razón tan importante la Tierra es amplia y llana. Galileo, bajo amenazas de muerte por las autoridades eclesiásticas fue obligado a retractarse y tuvo que pasar el resto de sus días en arresto. Cuentan que Galileo invitó a un ministro eclesiástico para qué observará directamente por el telescopio y el encumbrado sacerdote se negó mirar porque ése aparato estaba embrujado. KEPLER Johannes Kepler (1571-1630) adoptó el sistema copernicano y descubrió que los planetas giran en órbitas elípticas a velocidad variable, de acuerdo con tres leyes bien definidas conocidas desde entonces como leyes de Kepler. HUYGENS Cristian Huygens (1629-1695), astrónomo, matemático y físico holandés Entre sus descubrimientos destaca el principio que establece que todo punto de un frente de ondas que avanza actúa como una fuente de nuevas ondas. Huygens desarrolló la teoría ondulatoria de la luz. En 1655 encontró un nuevo método para pulir las lentes, con lo que obtuvo una imagen más nítida que le permitió descubrir un satélite de Saturno y dar la primera descripción precisa de los anillos de este planeta. La necesidad de una medida exacta del tiempo en la observación del cielo le llevó a utilizar el péndulo para regular el movimiento de los relojes. Inventó un ocular de telescopio que lleva su nombre. Desarrolló varias teorías sobre la fuerza centrífuga en los movimientos circulares que ayudaron al Newton a formular las leyes de la gravedad. En 1678 descubrió la polarización de la luz mediante la doble refracción. NEWTON Isaac Newton 1642-1727, matemático y físico británico, considerado uno de los más grandes científicos de la historia. Estableció la ciencia moderna de la

dinámica formulando las tres leyes del movimiento. Aplicó estas leyes a las leyes de Kepler sobre movimiento orbital y dedujo la ley de la gravitación universal Probablemente Newton es conocido sobre todo por la teoría que muestra cómo a todos los cuerpos en el espacio y en la Tierra les afecta la fuerza llamada gravedad. Demostró que las leyes de Kepler sobre el movimiento planetario podían derivarse de las leyes generales del movimiento y de la gravitación descubiertas por él, indicando así que las leyes físicas eran válidas en todo el Universo. FARADAY Michael Faraday (1791-1867), físico y químico británico conocido principalmente por sus descubrimientos de la inducción electromagnética y de las leyes de la electrólisis. Faraday descubrió la inducción electromagnética y dos leyes fundamentales. MAXWELL James Clerk Maxwell (1831-1879), físico británico explicó las propiedades del electromagnetismo. Estos trabajos le convirtieron en uno de los científicos más importantes del siglo 19. También elaboró la teoría cinética de los gases, realizó la investigación de la visión de los colores y los principios de la termodinámica. Maxwell amplió la investigación de Michael Faraday sobre los campos electromagnéticos, demostrando la relación matemática entre los campos eléctricos y magnéticos. También demostró que la luz está compuesta de ondas. El trabajo de Maxwell preparó el terreno para las investigaciones de Heinrich Rudolf Hertz, que realizó experimentos para apoyar sus teorías electromagnéticas. Posteriormente el trabajo de Maxwell ayudó a los científicos a determinar la igualdad numérica de la velocidad de la luz. TESLA Nikola Tesla (1856-1943), ingeniero electrotécnico e inventor, es reconocido como uno de los más destacados pioneros en el campo de la energía eléctrica. Trabajó para Thomas Edison. Despues se dedicó en exclusiva a la investigación experimental y a la invención. En 1888 Tesla diseñó el primer sistema práctico para generar y transmitir corriente alterna para sistemas de energía eléctrica. Dos años más tarde los motores de corriente alterna de Tesla se instalaron en el diseño de energía eléctrica de las cataratas del Niágara. Entre los muchos inventos de Tesla se encuentran los generadores además de los aportes en el campo de las comunicaciones por radio.

HERTZ Heinrich Hertz (1857-1894), físico alemán, clarificó y extendió la teoría de la luz, que había sido formulada por el físico británico James Clerk Maxwell en 1884. Hertz demostró que la electricidad puede transmitirse en forma de ondas electromagnéticas que se propagan a la velocidad de la luz y tienen además muchas de sus propiedades. Sus experimentos con estas ondas le condujeron al descubrimiento del telégrafo sin cables y luego la radio. La unidad de frecuencia se denominó

hercio en su honor; su símbolo es Hz. Ondas Hertzianas, así se denominaron en un principio, y en la teoría spaXium, por razones fundamentales y muy importantes, se seguirán llamando Hertzianas; no electromagnéticas como se las denomina actualmente. BORN Max Born (1882-1970), físico alemán galardonado con el premio Nóbel. fue un excelente físico teórico, famoso por sus contribuciones fundamentales a la teoría cuántica. Entre sus obras destacan La teoría de la relatividad de Einstein (1922), Física atómica (1935), Filosofía natural de causa y casualidad (1949). PREPARÉMONOS PARA UN NUEVO CAPÍTULO LLENO DE SORPRESAS Los anteriores personajes construyeron las sólidas bases en las cuales se asentaron las teorías modernas. Sin sus descubrimientos no hubiera sido posible disfrutar de la ciencia que hoy nos nutre. Es un error frecuente decir que Copérnico desplazó a Tolomeo, que a Tolomeo lo derrotó Galileo, a este lo venció Newton, que a Newton lo contradijo Einstein y, a este último, lo anulará algún otro. Nada de eso: Nuestra teoría da a todos y cada uno de ellos el mismo valor; ellos duramente despejaron el camino que hoy recorremos suavemente. Es más: creo que a los primeros les correspondió trabajar más fuertemente por carecer de bases anteriores y de libros; no contaban con información de lejanas tierras ni tenían con instrumentos científicos sofisticados como los tecnológicos de ahora. Se sabe de algunos grandes del pasado que tenían que dibujar sus planos en la arena utilizando un palillo. Lo anterior era lo que precisamente tenía que hacer uno de los más grandes sabios de la historia, a quien poco mientan en la cosmología moderna; este personaje lo mantendré oculto hasta el final; y es a quien debemos un descubrimiento sorprendente que sirvió de detonante para la gran teoría spaXium. Los grandes hombres hasta ahora presentados son los principales personajes de esta obra. Aparecerán otros que formarán una trama científica fascinante con los primeros; y sabremos más de todos. Antes de entrar en el tema central es necesario liberar el camino cosmológico de los impedimentos, inconsistencias y absurdos que se convirtieron en arquetipos muy amados por el común de la gente. Es de advertir que el despeje será una difícil prueba para nuestra mente porque pertenecen a la mancha indeleble y perniciosa que llamamos costumbre. A esa misma mancha, que no deja avanzar, en términos más elegantes la llamamos tradición. Estoy seguro de que las consideraciones que pondré de manifiesto en el próximo capítulo, lesionan gravemente principios que se dan por muy firmes en la vida académica, y seré atacado ferozmente. Será una buena señal porque se repetirá la historia; recordemos que quienes derrumbaron mitos e ignorancias pasadas fueron criticados duramente y al final la historia descubrió que tenían toda la razón. Apreciada lectora, respetado lector: prepárate para escuchar afirmaciones que parecen desafiar los conocimientos que albergamos como sagrados porque los aprendimos de nuestros maestros. Mas, si miras los planteamientos con el prisma de tu lógica, encontrarás total razón ellos ya que las demostraciones son irrebatibles. ¡Adelante!

Capítulo 3

LOS MISTERIOS DEL TIEMPO

No se puede matar el tiempo sin herir la Eternidad, pero si lo inviertes contemplando las estrellas quedará detenido en tu corazón. Los ancianos viven en el mismo presente que los jóvenes. Las cosas no valen por el tiempo que duran sino por la huella que dejan. Según unos calendarios nos encontramos en el pasado; según otros en el futuro. ¡Qué lío! Detrás del mundo temporal de las apariencias se encuentra la realidad en un presente continuo. El tiempo es un concepto que inventó el hombre para poder desenvolverse en la irrealidad en que vive. El tiempo es uno de los misterios que más profundamente ha penetrado en la conciencia humana; San Agustín comentó: si nadie me lo pregunta sé qué es el tiempo. “Si quiero explicarlo a quien me lo pregunta, no lo sé” El diccionario nos define el tiempo como un “período”, y un período lo define como “tiempo”. De esta forma la Real Academia de la Lengua nos dice que el tiempo es un pleonasmo. Mm… muy convincentes. Otros conceptos dicen que el tiempo tiene 3 estados: En el presente es un flujo inasible; en el futuro es una bruma turbia, y en el pasado es una sustancia sólida y vidriosa… Poco nos convence esta definición. También se dice que el tiempo es un gran profesor que lentamente va matando a todos sus pupilos. Desafortunadamente esto parece ser cierto. Platón afirma que el tiempo es la imagen de la eternidad. Excelente filosofía, pero estamos buscando algo más sólido. Quizás el tiempo fue aquello que La Naturaleza inventó para que dos cosas no ocurrieran a la vez en el mismo lugar. Es inteligente la definición; no obstante nos deja con el interrogante de, “qué fue lo que inventó La Naturaleza para lograr eso”. Aquí volvemos a la misma pregunta: ¿qué es el tiempo? TIEMPO BIOLÓGICO Y SICOLÓGICO Hombres, animales, plantas e inclusive bacterias poseen un “reloj interno” que rige sus sistemas biológicos; de ahí que nos hablan del tiempo biológico y psicológico, y en este mundo relativo tenemos que manejar esos “tiempos”. Todos los seres en general sabemos cuando es de día o de noche y sentimos que el tiempo fluye. La física nos asegura que sólo los materiales fluidos pueden fluir. Entonces el tiempo parece ser un artificio de nuestra evolución fisiológica y cultural. Una pareja de enamorados que danzan alegres al son de una música tropical, varias horas les parecen minutos. En cambio a un niño perdido en un supermercado durante 5 minutos le parece una hora. Tenemos que el tiempo psicológico no sirve para la astronomía. El tiempo lo representamos en un folleto con números que llamamos almanaque. Si escurrimos todos los almanaques del mundo no les sacamos una sola gota de tiempo. Cuando se dice que una persona tiene 50 años, ¿dónde los tiene? Tenemos sembrados el pasado y el futuro en nuestros cerebros; sí dejáramos de existir el Universo continuaría imperturbable sin pasado ni futuro, simplemente existiendo en el momento presente.

El tiempo comercial demuestra que el tiempo es oro. SpaXium demuestra que únicamente en el presente podemos producir dinero: si no lo hicimos en el pasado ya perdimos esa oportunidad; y en el futuro no podemos conseguir nada hasta que no se haga presente. La física nos habla del tiempo cosmológico, el tiempo termodinámico y del tiempo radioactivo. Notamos que cada rama inventa su propio tiempo a su acomodo. Haciendo caso omiso a todo lo anterior, el Universo existe en un presente continuo y no tiene en cuenta el arsenal de tiempos que inventa el hombre para tratar de explicar el mundo relativo en el cual vive, y del que está convencido ingenuamente que es el mundo real. EL ESTADO DEL “TIEMPO” Cuando nos hablan del estado del tiempo, si reflexionas por un momento te darás cuenta que no se trata del estado del tiempo si no de las condiciones atmosféricas reinantes, lo cual es algo muy diferente. El único estado de tiempo del que se puede decir algo en concreto es del presente. A veces nos anuncian que va a llover y no llueve; nadie puede predecir el futuro con absoluta seguridad porque el futuro no existe; todos los pronósticos son simples estimativos. El único pronóstico fiable sería: “Hoy caerán lluvias aisladas en cualquier lugar de la Tierra.” ¿ Se predicen los eclipses con gran precisión? no siempre: se ha dado el caso de cometas que han cambiado su órbita debido a un choque imprevisto con un meteorito y no regresan jamás, contradiciendo la “infalible” predicción astronómica. Está dentro de las posibilidades que aparezca un meteoro gigante y cambie el curso de la Tierra y de la Luna, y ya los años dejen de ser de 365 días y las horas dejen de tener 60 minutos. Vemos como un impacto meteórico puede acabar con la idea del tiempo relativo que tenemos. A nivel subatómico la confusión del tiempo se torna más incierta. Uno de los genios del siglo 20, Heisemberg, hizo uno de los descubrimientos más asombrosos de siglo cambiando conceptos anteriores que parecían inmovibles: el principio de la Indeterminancia (llamado también "principio de incertidumbre".) Demuestra Heisemberg que “no se puede determinar en el tiempo la posición de un electrón o partícula”. Vemos claramente que, si el tiempo fuese real y la partícula también, entonces debía poderse determinar su posición dentro del átomo. No ocurre así: ahí hay un fantasma… o quizás dos, porque los átomos y las partículas no son como las pintan, pronto lo veremos. Nuestra Teoría explicará el Cronino: es "aquello que utiliza La Naturaleza para que dos cosas no ocurran al mismo tiempo en el mismo lugar". Este tiempo no varía al cambiar la rotación de la Tierra ni siquiera con la explosión del Sol. (Ampliación Página Web.) *Cuando en este libro se habla de tiempo se refiere a la idea que tenemos de ese fluir, de la flecha del tiempo, del tiempo psicológico y otros tiempos con pasado y futuro. No nos queda más remedio que acomodarnos y continuar hablando de ese tiempo perteneciente al mundo relativo que, aunque carece de existencia propia, no cambia nuestra manera de hablar. Nos encontramos frente a un tiempo que no existe en el funcionamiento del Universo real y debemos admitir que requerimos ese fantasma para expresarnos en el mundo ilusorio en el que nos desenvolvemos. Cuando dentro de la teoría que nos ocupa se habla de “presente continuo” nos referimos a la existencia en sí de todas las cosas, sin fluir, sin pasado ni futuro, sin flechas ni curvaturas. El presente continuo es uno solo. El tiempo es inseparable del pensamiento humano mas no de la mente ni del Universo que viven en un presente continuo, porque son entidades absolutas, no relativas.

Los monjes tibetanos, expertos en elevada meditación saben muy bien que el tiempo puede aislarse de nuestro pensamiento cotidiano; cuando ellos se encuentran sumidos dentro de su mente no se dan cuenta del fluir del tiempo. Personas que han perdido la conciencia por días y hasta meses debido a un fuerte trauma no recuerdan nada del tiempo que supuestamente transcurrió. Para ellas varios meses quedan reducidos a horas o a minutos. Todos sabemos qué es el tiempo y no lo sabemos explicar o describir. Por tanto, el tiempo aquí es un concepto abstracto que extraemos del reino de los arquetipos. EL AZOTE DEL TIEMPO Pedro preguntó a Juan: ¿hacia donde te diriges tan de prisa?; Juan le respondió: no lo sé, pero voy a llegar tarde. Esta es una idea para caer en cuenta de que el tiempo lo inventó el hombre para azotarse a sí mismo: el reloj es un martirio para mucha gente. El movimiento, la música y la danza se basan en el tiempo; veremos que esos tiempos son momentos presentes. No son pasados ni futuros. No podemos adelantarnos en el tiempo ni echar reversa hacia el pasado; ¿quién lo ha logrado verdaderamente, que no se trate de ficción científica? El destino de todas las cosas materiales es cambiar para convertirse en algo diferente. Por tal razón, “Todo lo que existe merece perecer”. Todo lo que “fluye” hacia el pasado fue porque pereció en un presente; por tanto nada existe en el pasado… porque es inexistente. Tratar de encajar el tiempo en la física ha traído grandes interrogantes y dificultades no resueltas, y ha llevado a incurrir en fantásticas especulaciones que superan la ficción y en algunos casos rozan con lo absurdo. Científicos “serios” nos "demuestran" que el tiempo es una línea que va del pasado hacia el futuro; y dibujan la línea; ¿es, acaso, esa línea el tiempo? ¿Es esta una demostración científica que valga la pena? A pesar de ello, la mayoría de la gente se contenta con una flecha pintada en un papel y dicen: he ahí el tiempo. Importantes teorías admiten que la línea de tiempo va del pasado hacia el futuro y nunca lo contrario; ninguna de las dos cosas: el pasado nunca ha llegado hasta el futuro ni podrá hacerlo; y desde el presente tampoco se podrá viajar hacía el futuro porque el futuro no existe. Una mil billonésima de "segundo" antes de que el futuro se vuelva presente aún no existe. Una vez transcurrida esa 1000 billonésima parte de lo que llamamos tiempo, nos encontraremos en un presente. Desafortunadamente nos dimos cuenta de que no podemos viajar hacía el futuro: vivimos en un eterno presente. Demostrado está que no podremos desplazarnos ni una mil millonésima fracción de tiempo hacia el futuro... porque cada vez que, supuestamente, llegamos al futuro, de inmediato se torna presente. Una vez más comprobamos que pasado y futuro no existen más que en nuestros cerebros. Si el tiempo va hacia el futuro, ¿dónde queda ese futuro? arriba, abajo, a un lado, y si viene del pasado, ¿dónde queda ese pasado, en qué lugar, en qué campo, acaso el futuro se encuentra en una lejana estrella? Mas existe un lugar verdadero donde podemos encontrar esos dos impostores del tiempo: en nuestra magistral masa encefálica que crea cosas importantes y también fabrica ilusiones. LOS VIAJES EN EL TIEMPO Los viajes en el tiempo son simplemente viajes al mundo de los fantasmas, muchas veces pavonados de ciencia por físicos de alto vuelo. Algunos físicos consideran que la antimateria sería una materia ordinaria pero corriendo hacia atrás en el tiempo. ¡Hasta dónde pueden llegar algunos físicos respetables! Si vemos una película filmada en 1900 no quiere decir que estemos regresando al pasado: estamos viendo en presente una película que se filmó en lo que llamamos pasado. Los viajes en el tiempo encierran contradicciones que no pueden entrar en cerebros lúcidos: si en la película “Terminator”, el cyborg hubiese matado a

la madre del líder revolucionario, el niño no hubiese nacido; y al no haber nacido no necesitaban enviar al robot para que matara a la madre del niño. Los físicos que pierden su tiempo y se lo hacen perder a los demás, tratan de resolver esas paradojas creando un universo "auto coherente" que permite máquinas en el tiempo. Con esta “magistral” creación los físicos Novikov y Morris entre otros, que como Dios crean universos, el caso anterior fue resuelto de la manera más simplista: “Quien viaje al pasado para matar a alguien que ya ha nacido en el futuro, el “universo coherente” hará que se encascaren las pistolas”. Estos físicos descubrieron la ley de las pistolas… inteligentes ¿verdad? Lo que no han sabido explicar es porqué matamos el tiempo y es el tiempo el que nos entierra. Otros físicos como Kip S., Klinhammer y Yustever, nos dicen que es posible hacer máquinas del tiempo, pero ninguno de ellos se atreve a poner el primer tornillo. Se basan en la curvatura del tiempo de la cual hablaremos en la teoría de la relatividad. Por el momento diremos que el tiempo no se curva, porque la nada no se puede curvar. Los “físicos” fantásticos nos muestran la flecha del tiempo curvada por acción de la gravedad. Ya sabemos que esa flecha es un dibujo, no es el tiempo. Además ningún físico hasta ahora sabe absolutamente nada en qué consiste la fuerza de la gravedad; por este motivo no tienen bases para curvarla hasta el punto que se les antoja: únicamente la teoría spaXium explicará con total claridad la fuerza de gravedad. Nuestra teoría te demostrará científicamente que los viajes en el tiempo no son posibles. No importa la grandeza ni la autoridad del físico que admita esa posibilidad, todos son relatos de ficción científica. Nadie puede regresar al "pasado" ni viajar hacia "futuro" porque pasado y futuro no existen; eso por una parte, y por otra, aquello de los agujeros gusano es bastante discutible y cada vez va perdiendo peso científico. Ya veremos esos gusanos con insecticida en mano. No te desanimes paciente lector por lo anterior ya que pronto vamos a desmenuzar la teoría de la relatividad, la cuarta dimensión, la teoría cuántica, los agujeros negros, las estrellas neutrónicas, la curvatura del espacio- tiempo, el Big Bang, y todas esas cositas sencillas y fáciles de entender aquí. Se dice que la teoría de la relatividad acabó con la idea de un tiempo absoluto; esto equivale a acabar con el tiempo de Newton y es algo muy discutible. Mas no podrá acabar con el postulado del “presente continuo” de la teoría SPAXIUM. EL RELOJ Nosotros necesitamos contar la sucesión de acontecimientos y nos inventamos un reloj con un tic tac y sumamos la cantidad de tic tacs. A esa suma la llamamos minutos y horas. A pesar de que todos los tic tacs desaparecen tan pronto como se producen, nosotros los sumamos... sumamos “nadas” que desaparecen. Ningún reloj produce tiempo ni mide el tiempo; simplemente produce tic tacs que desaparecen en el aire. Algunos dicen que el tiempo se guarda en el pasado, ¿dónde está el pasado? El reloj es simplemente un motor que da vueltas para marcar un tiempo que nosotros inventamos; lo que mide desaparece porque que no es real. El tiempo es una pirueta en la nada. Sin embargo el reloj marca horas. Ningún científico ha podido explicar qué es el tiempo y todos necesitamos medirlo. ¿Qué es en realidad lo que medimos? Únicamente se miden tic tacs que inmediatamente desaparecen; nosotros los acumulamos como si fueran existentes y acumulativos... no lo son, simplemente necesitamos actuar así. La medición del tiempo presenta un problema debido a que tiene que ser comparado con alguna otra cosa para así poder hacerlo existir a la fuerza. Para lograr la medición del tiempo es necesario tener puntos de referencia; si no existieran puntos de referencia no se podría medir el tiempo. De ahí el tiempo relativo de Einstein. ¿Cómo es posible que un reloj se atrase y otro se adelante y ambos aparatos estén midiendo el mismo tiempo?, muy fácil: porque ambos simplemente hacen tic tacs, no miden el tiempo.

Podemos lograr que un reloj se adelante y otro se atrase, sin embargo el presente continuo permanece imperturbable haciendo caso omiso a esas máquinas que sólo saben hacer tic tacs. LA RELATIVIDAD DEL TIEMPO Pensemos en una persona alegre y en otra que esté sufriendo; aunque ambas se encuentren en un mismo presente, estarán percibiendo el fluir de lo que llaman tiempo en forma muy diferente: para la primera su reloj biológico se atrasará, para la segunda se dilatará. Podríamos ajustar un reloj que se atrase para la alegre y otro que se adelante para la triste; y eso no les servirá de nada porque el presente continuo se mantiene imperturbable, sin hacer caso al mecanismo de los relojes ni al estado anímico de las personas. El tiempo varía según el marco de referencia: un “año- Tierra” no es lo mismo que un “añoJúpiter”. Tampoco el tiempo es el mismo para un ser humano que vive décadas de años, o para un mosquito que vive días, o para una bacteria que puede durar minutos. Todos los seres sienten que vivieron una larga vida entera en el lapso normal que duraron sus vidas. Vemos que tiempo es diferente en cada uno de nosotros y en cada situación en la que nos encontremos; cada quien lleva su propio tiempo en su mente y cuando muere ese fantasma ilusorio del tiempo también muere con él. De esto deducimos fácilmente que el tiempo es algo puramente subjetivo. En una ciudad pueden ser las cinco de la tarde y en otra las diez de la noche; sin embargo, si dos personas se comunican por teléfono desde esas ciudades se están escuchando en un mismo presente continuo. No puede verse más claro que el tiempo que marcan los relojes es ilusorio y el que indican los calendarios es aún más: únicamente existe el presente continuo el único que tiene valor en nuestra teoría. Nos queda muy claro que el tiempo es relativo y todo lo relativo no tiene existencia propia porque depende de otra cosa para poder existir, y si esa cosa falta deja de existir. Aquello que es real no necesita de otra cosa para poder existir… ni tiene tiempo. El presente, el espacio y la velocidad de la luz son cosas reales, no relativas.Para poder explicarnos algunos fenómenos tenemos que inventar tiempos que se acomoden a esos fenómenos: una millonésima de segundo puede parecernos una cantidad de tiempo muy corta; pero a nivel subatómico es extremadamente larga. La medición del tiempo no se puede aplicar a la medición en la vida de las “partículas” subatómicas y por tal razón se crean diferentes estándares para medir el tiempo geológico. Al otro extremo, un millón de años puede parecernos un largo período aunque astronómicamente es un lapso muy corto. Nuestro entendimiento es el que acepta el fluir del tiempo y lo necesita. Vivimos el ahora y podemos recordar el pasado aunque ya no existe; programamos el futuro, que tampoco existe. La mayoría de los filósofos ponen en duda el tiempo, lo consideran como un producto de la mente, una ilusión. El tiempo no es una característica objetiva del Universo, es algo subjetivo, una ilusión de la mente. El TIEMPO BIOLÓGICO Decimos que el tiempo pasa volando; la verdad es que los que pasamos volando somos nosotros. Nuestra fisiología funciona en un presente continuo, y al funcionar nuestras células se gastan y se vuelven viejas. Ahí es cuando decimos: tenemos muchos años, ¿dónde los tenemos? Los años existen en nuestra mente, en nuestros recuerdos. Nuestras arrugas son simples fisuras, no años. Una persona puede verse más joven que otra no obstante ambas contar con los mismos años; la edad no es el tiempo vivido sino el trato que le hayamos dado a nuestro cuerpo en el transcurso de la vida. Ya que el tiempo no existe, y la edad no es la vejez, ¿podremos quitarnos

algunos años de encima o podemos envejecer más lentamente? (El presente tema lo tratamos ampliamente en el libro "La Mujer que no envejece".) Nadie ha podido explicar qué es el tiempo ni demostrar que fluye; decir que el tiempo es una flecha que va del pasado hacia futuro carece de sentido: el tiempo no es una flecha. EL PASADO Y EL FUTURO DEL UNIVERSO El pasado ya pasó y el futuro no ha venido. Sólo existe el momento presente. El futuro no existe hasta que no se hace presente y cuando se hace presente deja de existir sin haber nacido... el presente no lo dejó nacer. En cuanto al pasado tampoco existe: sólo existe en libros viejos y en nuestro recuerdo: eso no es tiempo, sólo letras y recuerdos. Cuando esas cosas existieron lo fueron en un presente. Al dirigir nuestra vista hacia el espacio infinito decimos que estamos viendo el pasado del Universo; parece verdad: lo que vemos pudo haber ocurrido cientos o millones de años antes; se puede observar estrellas que ya no existen. Lo anterior no quiere decir que exista el pasado: simplemente estamos viendo en el presente una proyección de lo que fue, y ya no es más que una proyección. Según nuestra teoría todo lo que está ocurriendo en el Universo está ocurriendo ya, en este presente absoluto que estamos percibiendo. Todo lo que ocurre a nuestro alrededor vemos que ocurre en este preciso momento; y lo que ocurre en el lejano espacio también está ocurriendo en este preciso momento, no importa que no lo veamos o que lo observemos después. Tampoco importa la posición ni la velocidad a que se encuentre un observador, o si el observador existe o no. Lo que ocurre es que la información se demora en llegar y cada quien la ve a destiempo según el sitio en que se encuentre. No vemos el pasado del Universo, sino una información que ocurrió en un presente lejano y se demoró en llegar. El Cosmos existe en un presente continuo y no es necesario decir que fluye del pasado hacia futuro. Es difícil explicar porqué va en contravía de un proceso psicológico que tenemos metido hasta en nuestras entrañas: un arquetipo. Y como dijimos, el pasado y el futuro los inventamos para poder desenvolvernos en el mundo relativo en que vivimos. Más téngase presente siempre que según la teoría spaXium "todo lo relativo no tiene existencia propia". Más adelante lo entenderemos muy bien. Podrá haber aparentes contradicciones en cuanto a palabras, las cuales son el único medio con que contamos para comunicarnos. Aclaramos que tenemos que seguir manejando el tiempo relativo, que no existe realidad, por ser la única forma de expresarnos y situar los hechos en el marco de alguna referencia. El lector inteligente, mediante un esfuerzo generoso logrará diferenciar entre las palabras limitadas y lo que el autor pretende expresar. Es natural que encontremos inconsistencias en las explicaciones porque cada persona mentaliza en forma diferente las palabras. Es la causa de nuestros malos entendidos cotidianos. Si buscamos contradicciones las encontraremos y si buscamos redondear conocimientos lo lograremos. Nadie puede enseñar a otro aunque si puede estimularlo para que aprenda por él mismo. LA TEORÍA SPAXIUM Y EL TIEMPO El tiempo no consta de partes reales, no está formado por átomos ni partículas, no se trata de ondas, no son campos magnéticos ni electromagnéticos no es nada conocido. El presente ocurre en forma simultánea y pareja en cualquier parte del Universo. Nos aseguran que el tiempo se detiene a la velocidad de la luz, es verdad: Mas no porque se detenga sino porque, de hecho, no fluye ni corre. La cuestión es que a la velocidad de la luz se llega a una realidad temporal o sea al presente continuo; allí se llega a un absoluto donde se pierde toda ilusión y toda relatividad. Newton afirmó que el tiempo es absoluto, fluye ajeno a todo influjo externo y es universal, es decir, que no depende del estado de

movimiento de un observador. En cuanto a que el tiempo es absoluto y no relativo, nuestra teoría está de acuerdo con Newton. No lo está en cuanto a que el tiempo fluye. Quien cree que fluye es nuestra mente que fabrica la ilusión del fluir o correr del tiempo. ¿Quién ha recogido algo de ese fluir? ¿A qué velocidad corre el tiempo si no a la velocidad que nuestra mente lo esté fabricando en ese momento? Adelantando algo sobre el misterio del tiempo, la teoría presente descubre el Cronino , que de ninguna manera es una partícula subatómica que produce el tiempo sino la unidad cuántica del presente continuo, y es precisamente la que produce el salto cuántico tan discutido; además interviene en la resonancia armónica de las ondas hertzianas. Lo anterior lo demostraremos y entenderemos perfectamente en las ampliaciones de la Teoría. El tiempo es el reflejo de una realidad concreta; más como reflejo no tiene existencia propia. La realidad concreta es la sucesión de acontecimientos en un presente continuo. Y éste es el único momento y la única riqueza que realmente tenemos. OTRAS CULTURAS Y EL TIEMPO En la lengua Hopi no existe la idea del tiempo. Ellos no dicen "hay una montaña", como si eso hubiese existido siempre allí y no fuera a dejar de existir. Ellos dicen: "aquí montaña" o, "aquí no montaña". Hopi quiere decir " amante de la paz”. Ellos viven en los desiertos de Arizona y son un pueblo altamente evolucionado. Los anteriores planteamientos sobre el tiempo no pretenden acabar con nuestras ideas cotidianas sobre el presente, pasado y futuro; seguiremos hablando, inclusive en este libro, como estamos acostumbrados. Sin embargo, para la interpretación de la cosmología nuestra nueva teoría exige que ciencia adopte la unidad de presente continuo: el Cronino, el cual se explicará detalladamente. (www.magnumaston.com) Actualmente contamos con el reloj para medir nuestras vivencias cotidianas, pero no existe un tipo de medida confiable para medir los eventos físicos a nivel universal. La base para medir el tiempo actual parte de una referencia totalmente arbitraria y acomodada a nuestro sistema solar del cual sabemos que es una minúscula fracción de polvo en el Cosmos. El resto del Universo no lo tuvieron en cuenta. Veremos que el cronino es la medida universal por excelencia del tiempo ya está basado en un parámetro absoluto y no relativo ni acomodado. No confundir "cronino" con "cronon". Éste último es una partícula incierta propuesta por el hombre para tratar de hacer encajar y solidificar el tiempo en la materia; carece de bases físicas… y científicas. Cronino es la unidad del presente continuo; no es una partícula; está enraizada en el corazón mismo de La Naturaleza. Resumiendo algo, se oye decir que la teoría de la relatividad desplazó el tiempo absoluto de Newton al comprobar que dos sucesos, supuestamente simultáneos, pueden ser vistos de una manera diferente por dos observadores a diferentes velocidades. En este punto existe una falla en la interpretación de la relatividad: el hecho de que puedan ser vistos en forma diferente no quiere decir que no ocurran en el mismo presente. La vista nos engaña y más cuando nos desplazamos a ciertas velocidades. Mas, la física del Universo no depende de la forma relativa de como nosotros veamos las cosas. El tiempo "de Newton" es correcto y el "tiempo de Einstein" también lo es en el sentido de la relatividad en que se mueve un observador. Nuestro tiempo cotidiano compuesto de pasado y futuro, aunque ilusorio, es correcto porque el cerebro lo crea, lo necesitamos y estamos acostumbrados a él. El tiempo en spaXium, o sea el presente continuo, aunque no sea el de Newton, ni el de Einstein ni el cotidiano, también es correcto, porque "es el tiempo que maneja el Universo" en su presente existir. Recuerda que la vida es eterna para aquellos que viven el presente porque el pasado ha huido... y el futuro siempre está ausente.

Gracias por la paciencia al haber leído este capítulo y respeto las opiniones de todos. De todas formas, lector y autor necesitamos "más tiempo" para profundizar en los misterios fascinantes que el Universo tiene reservados para los que se escapan de su laberinto, y miran a lo lejos para arrancarle a la Naturaleza sus secretos. Capítulo 05 EL MISTERIO DE LA LUZ Si buscas resultados diferentes no hagas siempre lo mismo. Nuestra imaginación es la herramienta más poderosa para entender los misterios del Universo. Cada cosa tiene su luz, su belleza, su misterio y su explicación. De que vale tener los ojos abiertos si la luz del espíritu no alumbra. Nuestra imaginación parece viajar más rápido que la luz; lo que ocurre es que se encuentra en todas partes a la vez. EL PROFUNDO MISTERIO DE LA LUZ La definición de la naturaleza de la luz siempre ha sido un problema fundamental de la física. Los fenómenos de interferencia de la luz están íntimamente ligados a los fenómenos ondulatorios. En 1676 Christensen, 11 años antes que Newton, descubrió que la luz se movía en el espacio a una enorme velocidad y la calculó en 225.000 kilómetros por segundo, excelente descubrimiento y buena medida para ese entonces. Luego Huygens definió la teoría ondulatoria de la luz como un movimiento vibratorio del mismo tipo que el sonido. Como las ondas se transmiten en el espacio, supuso que las ondas luminosas necesitan un medio ideal llamado éter que debería estar presente en el vacío como dentro de todos los cuerpos materiales. La teoría de Huygens explica perfectamente las leyes de la reflexión y de la refracción. Si se logrará demostrar que el éter existe se aclararían perfectamente todos los misterios de las ondas de luz, radio, etcétera. El problema era que ese éter debía ser un sólido incomprensible ya que la “materia” lo tendría que atravesar sin presentar resistencia. Como es natural, esta teoría no fue aceptada debido al gran prestigio de Newton, quien suponía que la luz estaba compuesta por corpúsculos emitidos por manantiales luminosos y por eso se podía propagar en línea recta logrando atravesar medios transparentes. Newton no podía explicar las irisaciones en las láminas delgadas de los vidrios, lo cual explicaba perfectamente Huygens con su teoría ondulatoria. Tenemos pues, que Newton decía que la luz era algo así como bolitas de materia; en cambio Huygens demostraba que la luz eran unas ondas. En 1801 dos sabios, Young y Fesnel, realizaron trascendentales experimentos que dieron a Huygens la razón: la luz es una onda. Los importantes descubrimientos de Faraday despejaron el camino para continuar la búsqueda. Mas cuando presentó sus múltiples descubrimientos sobre la corriente eléctrica ante los arrogantes rectores de la ciencia en ese entonces, éstos le dijeron en son de burla: “Esas bobinas alambres y chispas pueden ser un juego; pero, ¿para qué sirve la electricidad?” Faraday les respondió: “¿Para qué sirve un niño acabado de nacer?” La antigua actitud no ha cambiado. Cuando alguien presenta una teoría que lesione los sagrados conceptos que se enseñan en Universidades, es tratado como impostor. Generación tras generación el profesor repite lo que le enseñaron, y el alumno se vuelve profesor… y enseña los mismo. ¡Despierten! Maxwell, a raíz de las experiencias de Faraday, predijo la existencia de las ondas electromagnéticas y dijo que la luz era un ejemplo de ese tipo de ondas. En 1865, demostró que las ondas de radio se desplazan a igual velocidad que las de la luz. Maxwell sugirió que el campo electromagnético estaba constituido por un éter. Su problema fue dar con el modelo de éter que tuviera la suficiente masa para originar ondas a una velocidad tan grande como la velocidad de la luz.

Mucho insistía Maxwell en que debía haber un medio físico en el espacio que explicara el carácter inequívoco de las ondas. Es imposible que esas ondas se transmitan por la nada; pero el éter propuesto no fue encontrado. Maxwell murió antes de que se inventara la radio. Ya sabemos que la televisión, las microondas, el radar… funcionan con las ondas que él predijo y estudió. Sin embargo su modelo logró unificar la electricidad estática, la corriente eléctrica, y el magnetismo. También produjo las ecuaciones del campo electromagnético y la teoría electromagnética de la luz. El trabajo de Maxwell fue asombroso: si tú tienes aparatos eléctricos en tu casa le debes mucho a Maxwell. Aunque sus resultados fueron totales y los utilizamos hoy día con éxito, y aunque los basó teniendo presente un éter, la existencia de ese éter que propuso no fue aceptada. Veinte años después, Hertz descubre las ondas de radio. Sabe muy bien que son ondas y no partículas y son de la misma naturaleza que las ondas de la luz. Si tú tienes un radio, un televisor y un teléfono celular le debes mucho a Hertz. Todos esos grandes físicos sabían que el sonido son ondas de presión que se propagan por el aire o por medio de un sólido. La luz y el calor nos llegan desde el Sol hasta la Tierra y no hay aire en el espacio que separa los dos astros; por tanto tenían razón en suponer que debía existir un medio tenue que llenaba el espacio a través del cual se propagaban las ondas electromagnéticas. A este medio lo llamaron éter luminífero. Por ese motivo en los primeros programas de radio los locutores nos hablaban de ondas etéricas. Decir que una onda se transmite por un vacío absoluto y que no requiera ningún medio para poder vibrar, es el mayor desatino cometido por algunos científicos. El hecho de que el éter no fuese encontrado —y en verdad no se podrá encontrar como erróneamente lo propusieron—, no demuestra que una onda pueda vibrar en la nada. Teniendo en cuenta que debía existir algo en el espacio que pudiera vibrar, decir que los anteriores sabios que descubrieron los principios de la radio y de la transmisión inalámbrica que hoy gobierna el mundo no tenían razón en su descubrimientos, equivale a decir que hoy en día no tenemos radios. Además hay algo que nos causa escalofrío y nos crea un interrogante misterioso: Se sabe con seguridad que ninguna onda puede propagarse por la nada. Pero si el espacio está completamente vacío, ¿qué es lo que vibra para que se produzca la onda? Lo que se sabe hasta el año 2004 es que el éter que necesitaron los Padres de la electrónica moderna para fundamentar sus teorías e inventos, ¡no se ha podido demostrar! ... debe estar en todas partes sin que nadie lo vea o lo sienta. ¿Podría ser que la teoría spaXium —aunque descarta ese éter sutil que supuestamente “llena” en el “vacío”— nos tenga por ahí alguna sorpresa escondida? La esperanza no se pierde. El misterio de la luz no es fácil de comprender porque aquí vienen otros hombres grandiosos que, aduciendo razones también válidas, lograron otras teorías que parecen contradecir las primeras. Las ondas de radio pueden medir metros o kilómetros; las microondas miden unos pocos centímetros, las infrarrojas un poco más de una 10 milésima de centímetro; la luz visible oscila entre 40 y 80 millonésimas de centímetro. En la radiación ultravioleta, los rayos X y rayos gamma las longitudes son demasiado pequeñas. TEORÍA DE LOS CUANTOS DE MAX PLANCK 1900 Cuando la luz choca contra un cuerpo se producen intercambios de energía. Se notó que en ese momento la luz se comportaba como una partícula. Planck los llamó quantos de luz; posteriormente se denominaron fotones. Surgieron dos teorías totalmente contradictorias: la teoría de que la luz eran ondas y lo comprobaban; y quienes decían y comprobaban que eran partículas. La teoría electromagnética fue heredada de la teoría ondulatoria y la teoría de los quantos fue heredada de la teoría corpuscular. Vale la pena preguntar cuál de las dos cosas es la luz,

un pedacito muy pequeño de materia o una onda hertziana que se propaga a su velocidad natural de 300.000 kilómetros por segundo aproximadamente. Einstein demostró que ninguna partícula puede desplazarse a velocidad luz, entonces, ¿cómo puede ser la luz una partícula? La ciencia moderna no ha podido acelerar ninguna partícula a la velocidad de la luz por más energía que le suministren. Algunos se preguntan, ¿cómo puede una linterna alimentada con una pequeña pila ser capaz de acelerar "partículas o quantos de luz" en forma absolutamente instantánea, sin dar tiempo de aceleración alguna, cosa que no logran los potentes aceleradores de partículas utilizando los kilovatios que consume toda una ciudad? Al principio se creyó que los fotones o partículas de luz carecían de peso y por esa razón era posible que obtuvieran aceleración instantánea. Hoy se sabe que toda partícula, sin excepción, posee peso. Si una partícula careciera de peso no estaría hecha de “materia”; entonces sería una onda. Si no fuese ninguna de las dos cosas sería un espanto… ¡tremendo lío! La teoría corpuscular tiene razón porque puede demostrar los fenómenos por absorción y emisión, fenómenos foto eléctricos, y los fenómenos de emisión de luz por cuerpos incandescentes, difíciles de demostrar con la teoría ondulatoria. Las dos teorías tienen su propia fuerza y, como son totalmente contrarias, han sido el quebradero de cabeza de los físicos que tratan de unificarlas. Fueron tantas las discusiones de los físicos que llegaron a una solución “Salomónica”: “la luz es una “onda-partícula”, o sea que, al no saber si es gallo o gallina, es gallo-gallina al mismo tiempo. La solución ultra científica fue muy simple: una rayita (-). La mayoría de los físicos se contentaron con este raro híbrido de partículaonda, y hasta la fecha se enseña esta paradoja. Otros científicos, que no se tragaron la rayita, continuaron sus investigaciones y nos revelaron aspectos sorprendentes sobre el átomo; éstos nos orientan por un camino más lógico. Al final la teoría spaXium pondrá fin al problema. En nuestro viaje llegamos al siglo 20, y estamos próximos a entender perfectamente y sin dificultad la teoría de la Relatividad con su cuarta dimensión, y la enigmática teoría Quántica con sus partículas que parecen tener voluntad propia. De estas teorías se dice que pocos pueden entenderlas. Mas tú, inteligente y científica lectora o físico e inventor lector (Lo digo en verdad porque, si no tuvieras espíritu científico y potente cerebro no estarías leyendo este libro.) Puedes contar desde ya que eres una más de las personas privilegiadas que disfrutan comprendiendo los profundos misterios, que hasta ahora nadie ha sabido enseñar con palabras sencillas ni con argumentos fuertes y renovados. ¡ADELANTE! Es aquí es donde comienza la acción.

Capítulo 06 ALBERT EINSTEIN El gigante de la física moderna FRASES DE EINSTEIN: Quien nunca ha cometido un error nunca ha probado algo nuevo. La imaginación es más importante que el conocimiento. La mayor parte de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.

La vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo qué pasa. Para nosotros los físicos, la distinción entre pasado presente y futuro no es más que una ilusión, por más pertinaz que ésta sea. ALBERT EINSTEIN Sin duda alguna Einstein fue el hombre que nos enseño a pensar de una manera extraordinaria. Que otros hombres hicieron contribuciones tan importantes como las de este descomunal genio, es cierto. Pero fue Einstein el que cambió la forma de ver el Universo. ¡Gracias Einstein por abrirle camino a la teoría spaXium!, gracias por enseñarnos a pensar de una manera diferente y libre, aunque, debido a ello, pensemos diferente en cuanto algunos aspectos de su genial teoría de la relatividad. No fue por su importante teoría de la relatividad ni por “la cuarta dimensión” con su espacio-tiempo que Einstein recibió el premio Nobel, fue porque explicó perfectamente el fenómeno fotoeléctrico basándose en la teoría de los quantos de Planck. Por esta conclusión Einstein recibió su merecido premio. El regalo más grande que hizo Einstein a la humanidad fue la ecuación E =mc2 que nos demuestra la identidad entre materia y energía. Constituye la fórmula más trascendental de la historia de la ciencia. "La materia se convierte en energía y la energía puede formar materia. ¿Podría ser, acaso, una de las dos manifestaciones la verdadera y la otra falsa? ¿Cómo entender que la materia, aparentemente sólida y estática, pueda convertirse en energía enteramente sutil y dinámica? SpaXium demuestra que una de esas dos formas de manifestación es la verdadera y nunca cambia porque tiene asiento real; la otra es ilusoria. Para poderlo comprender debemos seguir redondeando nuestros conocimientos. ¿EN QUÉ CONSISTE LA “INCOMPRENSIBLE” TEORÍA DE LA RELATIVIDAD? La teoría de la relatividad se remonta siglos atrás, mas fue Einstein de 1907 a 1918 quien le proporcionó el empuje definitivo. Algunos físicos se mofan de que son los únicos que pueden entenderla; su pedantería no es más que la incapacidad de explicarla con argumentos prácticos. Cualquier teoría que choque contra el sentido común es porque no se ha sabido explicar bien o es falsa. Según Eddington… la relatividad solo la entendería él y Einstein, y preguntó cuál sería el tercero. Ya lo encontramos: “TÚ, respetado lector, en 5 minutos entenderás la gran teoría de la relatividad del gran sabio y científico Albert Einstein: Pedrito el ingenuo caminaba por su barrio y le preguntó a una dama: ¿Cuál es la acera del frente?, la dama le contestó: es aquella que está al otro lado de la calle. Pedrito, confundido, le insistió: me engañaron porque allá me dijeron que la acera del frente era ésta. ¿Crees tú que alguien engañó a Pedrito?, de ninguna manera; ocurre que diferentes observadores ubicados en sitios diferentes ven las cosas en forma relativa. Había una casa de tres plantas: sótano, primer piso y segundo piso; Juan vivía en el primero. Le preguntaron a una persona que vivía en el sótano: ¿Dónde vive Juan?, y respondió: Juan vive “arriba”.

Luego preguntaron a la persona que vivía en el segundo piso: ¿Dónde vive Juan?, respondió: Juan vive “abajo” No existe duda en que ambos expresaron la verdad. No obstante, ¿Cómo puede ser posible que Juan viva arriba y abajo a la vez? De acuerdo a la teoría de la relatividad las cosas ocurren dependiendo de la ubicación de quien las observe. En consecuencia para determinar un evento debemos tomar un punto de referencia para, desde ahí, tomar una determinación acertada. Con seguridad ya entendiste perfectamente de que se trata la “incomprensible” teoría de la relatividad. Tan simple y cotidiana y sin embargo nos presenta paradojas que parecen insolubles. Todos estamos de acuerdo en que vale más una imagen que mil palabras. Veamos estos dibujos creados por un genio de la pintura y malabarista de la imaginación quien fue el que logró pintar la relatividad: ¿En qué piso vive Juan? A veces nuestros ojos nos engañan Las cosas se aprecian dependiendo del sitio de donde se comiencen a observar. ("La gallina es un monstruo gigantesco, feroz y asesino"... lo dijo una lombriz. He ahí también una relatividad.) La teoría de la relatividad funciona bien para este mundo que creemos tan sólido. Cuando revelemos el enigma del profundo y omnipresente Espacio, vamos a ver que todo lo que tocamos como real no es tan sólido ni real como parece. Al estar nuestro cuerpo formado de lo mismo que está hecho el mundo relativo nos identificamos con él; y sólo ahí es cuando nos sirve la gran teoría de la relatividad. Lo anterior no impide que miremos conceptos importantes de la relatividad con un prisma muy diferente al que utilizaron nuestros queridos profesores. COMIENZAN LAS PARADOJAS La conclusión relativista encierra paradojas impresionantes y contradicciones lógicas: ¿cómo puede ser que la Naturaleza se comporte en forma diferente por el solo hecho que dos personas la estén observando de diferentes puntos y/o, a diferentes velocidades? La Naturaleza se comporta de igual manera, no importa que haya observadores o no. Los sistemas físicos se comportan de una manera absoluta aunque nadie los observe. La teoría de la relatividad ha resultado ser una herramienta poderosa; también tiene sus limitaciones. La relatividad general por sí sola no puede describir el movimiento de la materia microscópicamente ni siquiera en los casos más simples. Desafortunadamente la Relatividad y la Cuántica son en alguna medida incompatibles y cualquier cálculo que se realice usando simultáneamente ambas herramientas generan respuestas absurdas. ¿Porqué entonces se obtienen resultados correctos en algunos aspectos? Es sencillo: porque cada observador saca conclusiones correctas aunque parciales y acomodadas a su ámbito. La relatividad se apoya en los principios de Newton y nos extraña qué algunos digan que Einstein acabó con Newton. SpaXium no desplazará a Einstein, de ninguna manera; más bien unirá a Newton, Einstein y a otro gigante de la física, Max Planck, Padre de la teoría Cuántica. EL GRAN GENIO Einstein contribuyó en la construcción de los fundamentos de la teoría cuántica. En 1916 había publicado con grandes resultados la teoría general de

la relatividad, pues se comprendieron las irregularidades en los movimientos de los planetas en especial la de Mercurio. Las predicciones fueron comprobadas en el eclipse de Sol de mayo de 1919. En este momento Einstein saltó de buen profesor a científico eminente a nivel mundial. De ahí en adelante su fama no paró de crecer hasta nuestros días. La fama de Einstein es un fenómeno a nivel de masas, debido a la buena prensa y a que la gente siempre ha reclamado en todas las épocas una mujer o un hombre, ya sean artistas, científicos, héroes o deportistas a quien admirar frenéticamente. Aunque la fama de Einstein es bien merecida, en su tiempo existieron otros científicos de su talla los cuales no son conocidos a nivel popular. Es el caso de Marie Curie quien, no obstante haber ganado dos premios Nobel, casi nadie la conoce, ni conocen los aportes tan grandiosos que hizo a la física en el campo de las radiaciones. El mito Einstein no sólo se formó por sus primeros aciertos sino porque la voz se corrió en un principio a nivel científico. Se cree que el motivo por el cual la gente haya puesto sus ojos en él como un hombre increíble, fueron las palabras "cuarta dimensión". Los escritores de ficción científica potencializaron y deformaron las teorías. Aparecieron historias y relatos por todo el mundo de viajes al pasado, al futuro, naves a la velocidad de la luz y fantasías extra dimensionales aparentemente apoyadas por un genio científico. Lo anterior no terminó y, finalizando el siglo veinte, algunos físicos, haciéndose pasar por segundos Einstein, saciaron su sed de popularidad escribiendo obras en donde se relatan alarmantes fantasías con sabor científico. Al final de su vida Einstein lamentó que se hubieran empleado tan mal sus teorías. Nosotros también nos entristecemos por ello. Afortunadamente Einstein no se enteró de lo que ocurrió a final del siglo 20: Se confirmó el fenómeno de la masa que siente placer cuando es engañada con fantasías que le gustan. Si creen que estoy refiriéndome al libro “Científico” de Hawking, no sé cómo hicieron para adivinar. Aunque Albert Einstein fue, sin duda alguna, uno de los mayores hombres que haya dado la humanidad en todos los sentidos, miraremos algunos aspectos de la teoría con una lente distinta. Sólo los hombres grandes se equivocan en grande; el único defecto que podría tener el Genio es que fue un ser humano que también pudo equivocarse y, gracias a que sus teorías solo pueden explicar el mundo relativo, dieron pie a spaXium para demostrar que existe un Universo no relativo, donde las teorías de Einstein, en general, no funcionan. Con ello no se está diciendo de ninguna manera que la teoría de la relatividad esté errada. Se trata de mirarla desde el punto de vista absoluto de la teoría spaXium; y, como todo mundo lo sabe, absoluto choca de frente con relativo. LA RELATIVIDAD Y EL TIEMPO El Padre de la era atómica dedicó toda su vida a la búsqueda de las leyes objetivas de la Naturaleza y se preguntaba si el tiempo es el mismo para todos, independientemente de la posición o velocidad en que nos movamos. Se sabe que Einstein vaciló, y a veces parecía aceptarlo y otras veces lo rechazaba. En la teoría de la relatividad no se puede explicar qué cosas son el tiempo y el espacio. Cuando se le preguntó al gran científico qué es el tiempo contestó: "El tiempo es lo que miden los relojes". Sin comentarios. Nos informan de otras galaxias que se están alejando de la nuestra a velocidades cercanas a la de la luz; el tiempo allí debe atrasarse con respecto al nuestro. Los que viven en esa galaxia, al observar la nuestra, verían que nuestra Vía Láctea se está alejando de ellos a velocidades cercanas a la luz y dirían que nuestro tiempo se debe atrasar con respecto al de ellos. Como gracias a la teoría de la relatividad no

podemos decir cuál de las dos galaxias es la que se está alejando con respecto a la otra, los dos relojes se atrasarían por igual; o sea que funcionarían igual. Lo anterior prueba que los relojes estarían midiendo el mismo tiempo. Evidentemente es una demostración palpable de que el Universo transcurre en unidades de presente continuo. No importa que dos relojes se atrasen o se adelanten; cualquier cosa que esté ocurriendo en el Universo ha de estar ocurriendo en este preciso momento presente, sin importar lo que marquen los relojes que haya fabricado el hombre y lo que diga la teoría de la relatividad al respecto. Nuestra Teoría admite que el mecanismo de un reloj se atrasa cuando viaje a velocidades próximas a la luz ya que sus elementos ganan masa; si se agrega peso al péndulo de un reloj es natural que oscile más lento. El reloj se atrasará en su giro habitual; mientras el tiempo seguirá imperturbable sin importar lo que le ocurrió al mecanismo del reloj. El reloj da vueltas pero no mide tiempo. Nosotros llamamos tiempo a las vueltas que da un aparato o a los pulsos de un contador digital o atómico. El mismo Einstein dijo: “Para nosotros los físicos, la distinción entre pasado, presente y futuro no es más que una ilusión, por más pertinaz que ésta sea”. Aseguran que el tiempo comenzó en big bang; también "demuestran" que el tiempo termina en una singularidad o hueco negro. Nosotros sabemos que aquello que puede comenzar y puede terminar no existe en realidad.La mayoría de las teorías científicas actuales están basadas en la suposición de que el espacio-tiempo es uniforme y casi plano, a veces como una goma, una cobija o una malla. Notamos que aquí hay un conjunto de palabras y dibujos alejados de lo que puede ser el espacio infinito que nos rodea y nos penetra. Cuando viajamos en un vehículo sin parar vemos que los pueblos pasan de largo. En cierta ocasión Einstein viajaba en un tren y sorprendió al acomodador preguntándole: ¿A qué horas pasa Oxford por este tren? En la teoría de la relatividad no existe un tiempo absoluto único sino que cada individuo posee una personal medida de tiempo; ésta depende de dónde se encuentre el observador y la velocidad en que se mueva. Qué más comprobación hecha por la misma relatividad, que el tiempo es una ilusión que se dibuja en la mente al vaivén de el cerebro y el movimiento cada individuo. Sin embargo mezclan ese fantasma saltarín e ilusorio con algo tan real como es el espacio. Nos presentan el espacio como una cobija, como una malla plana que se curva hacia un punto masivo. El espacio es omnipresente, está por todas partes, no es una malla hacia un lado solamente. El dibujo es bonito pero constituye una trampa para los incautos. El espacio no es plano como una cobija bidimensional. El espacio tiene tres dimensiones solamente y las tiene en todo momento. Dibujos como este aparecen por todas partes en enciclopedias o en textos de estudio y han servido para que los últimos "científicos" ficcionarios den rienda suelta a sus insólitas teorías alejadas de la realidad. La historia lamentará estos hechos. Afortunadamente fueron pocos los matemáticos que se desorbitaron en la realidad física del Universo y ya el descontento mundial los están haciendo aterrizar. La teoría spaXium proporcionará la llave que abrirá las puertas misteriosas del inconmensurable espacio. Allí nos encontraremos con su majestad la fuerza de gravedad, y sus aliadas el magnetismo y las otras dos fuerzas que se esconden en el átomo. EL INCONMENSURABLE Y ENIGMÁTICO ESPACIO

¿Que es el espacio? Einstein no nos define qué es el espacio; sólo le da existencia cuando le agrega el tiempo, y, realmente, ni Einstein ni nadie sabe que es el tiempo. Haciendo caso a Einstein, espacio-tiempo es algo que no se sabe sumándole algo que no existe. He ahí la cuarta dimensión. Sin embargo ese fantasma híbrido de dos nadas se curva y se representa como una cobija; en este caso si tienen razón porque los espantos son curvos y envueltos en una cobija. Parece irreverente hablar de ese modo pero, si nos aseguran que el tiempo se congela, se dobla como un gusano para viajar a otra dimensión, desaparece en una singularidad y comienza de la nada en un big bang, eso es más irreverente aún. El tiempo lo trazan como una línea, a veces como una sábana y, fuera de eso, nos demuestran "científicamente" que un hombre puede viajar al pasado para matar a la abuela, ¿cómo es que no sintamos que nos están hablando de un cuento de fantasmas? …¡Qué miedo tan horrible! A. Buller escribió en diciembre 1923: "Había una jovencita llamada Brich cuya velocidad era más rápida que la luz; partió un día de forma relativa y volvió a casa la noche anterior". Cuando en el cine se hace funcionar una cámara en reversa, se nota como la leche fluye de la boca al vaso; los huevos fritos regresan a la cáscara y los coches viajan en reversa a buena velocidad sin chocarse. Esto nos causa risa porque las cosas ilógicas causan risa; son uno de los fundamentos de la comicidad. Pues bien, la idea de los viajes al pasado causan risa. El Universo no pone a funcionar sus leyes en reversa. La relatividad sirve para todo: quién puede ver el cielo reflejado en el agua puede ver los peces en el cielo. La teoría de la relatividad establece que el tiempo y espacio no existen por sí mismos aislados de la materia, sino que son una interrelación universal de fenómenos. Hay preguntas: ¿Por qué existe más espacio entre más alejadas se encuentren las galaxias? Si la materia produce el espacio éste debería disminuir al cuadrado de la distancia a medida que las galaxias se alejaran. No ocurre así. Se sabe que existen galaxias a la escalofriante distancia de millones y millones de años luz ¿cómo hacen esas galaxias para crear alrededor espacios intergalácticos incomprensibles para la mente humana? No saben en realidad qué es el espacio, y dicen que la materia lo crea. ¿De qué sustancia lo crea, cuál es su materia prima? Si el espacio lo creara la materia, las galaxias se consumirían creando el casi infinito espacio que las separa, ya que no se puede crear de la nada ni siquiera algo tan sutil como el supuesto éter. Einstein nos asegura por una parte que el espacio se puede curvar; por otra que está vacío, ¿cómo se hace para curvar la nada? Nos enseñan que el espacio está compuesto por fuerzas o campos; si alguien dice que es así, que especifique qué son esas fuerzas y qué son esos campos. A pesar de que nadie ha definido concretamente lo anterior, Einstein predijo que un campo gravitatorio doblaría los rayos de luz y su predicción se comprobó en 1919. De ahí que muchos dijeron que la luz poseía peso al ser atraída por un astro. El científico no dijo que la luz pesara algo y la causa que la hacía curvar era el espacio. Perfecta explicación; lástima que esté rodeada de espacio-tiempo, de ese espacio con fantasma incluido que encierra curiosas paradojas en un espacio tetradimensional.

En la teoría de la relatividad no existe un tiempo absoluto único sino que cada individuo posee una personal medida del tiempo; ésta depende de dónde se encuentre el observador y a que velocidad se mueva. Qué mayor comprobación hecha por la misma relatividad, que el tiempo es una ilusión que se dibuja en el cerebro al vaivén de cada individuo. Sin embargo mezclan esa irrealidad con algo tan real como es el espacio. La mayoría de las teorías científicas actuales están basadas en la suposición de que el espacio-tiempo es uniforme y casi plano, a veces como una goma, una cobija o una malla. Notamos que aquí hay un conjunto de palabras y dibujos alejados de lo que puede ser el espacio infinito que nos rodea y nos penetra. Un espacio plano de dos dimensiones no se puede representar con ningún dibujo porque, por más delgada que fuese la línea del trazo tendría grueso… equivaldría a una tercera dimensión. Menos se puede representar una sola dimensión ya que sería un punto matemático, que en realidad es nada. Más imposible aún es representar una cuarta dimensión; ni siquiera el cerebro de Einstein pudo concebirla. Todo el cuento se resume a malabares matemáticos que sirven tanto para representar lo bueno como lo absurdo. Einstein, en un artículo publicado en 1905 declaró que la noción del éter como medio es redundante y por tanto innecesaria. Nótese que aquí no dio ninguna explicación sino una simple consideración. El insigne científico destronó dos conceptos en los cuales se sustentaba la física hasta momento: el del éter y el de la idea del reposo absoluto. Automáticamente nacieron dos contradicciones: si el espacio es nada entonces la Luna está aquí en la Tierra porque la nada no sirve para separar algo. Si el espacio está vacío de todo, ¿qué es lo que se mide en kilómetros de aquí a otro planeta ya que la nada no se puede medir? El concepto se corrigió luego diciendo que el espacio era la ausencia total de materia, pero que no era del todo nada, entonces ¿qué es “ese del todo nada?” La gente traga entero mientras a spaXium le indigestan esas “explicaciones”. La segunda contradicción es: si todo es relativo, ¿porqué la velocidad de la luz es absoluta? Si no existe nada en reposo, ¿con referencia a qué medimos la velocidad de la luz? Tengamos presente que nadie ha medido la velocidad de la luz sino el tiempo que se demora en recorrer de un punto a otro. Y se está midiendo con un tiempo que sin lugar a dudas es relativo. Es por todas estas inconsistencias que nos dicen que la relatividad no se puede entender. LA CUARTA DIMENSIÓN Se dice que "el movimiento es relativo y el reposo absoluto no existe y, por consiguiente, desaparece el éter ya que no tiene razón de existir y no tendría sentido afirmar lo anterior"… son simplemente palabras en el aire, no demostraciones. De esas afirmaciones también podría decirse que no tienen sentido y que no tienen razón de darse. Einstein, por hacerle caso a Michelson y Morlel —quienes demostraron que el éter no existía—, se encontró con un espacio vacío de todo y sin embargo tenía tres dimensiones. Había que llenar ese vacío con algo, y lo llenó con algo tan volátil como el tiempo. Con un tiempo ilógico creado por el cerebro del hombre; con un tiempo que no existe. y ello no constituyó lo más grave: El gran físico hizo una mezcla insólita: tres cosas que existen, tienen realidad propia y son absolutas con un fantasma que llaman tiempo. Él sumó una manzana + otra manzana + otra manzana + un suspiro y el resultado fue 4.

¿Cuatro qué? No se pueden sumar una piedra + otra piedra + otra piedra + un pensamiento de amor y que sumen cuatro. Sin embargo, ¡he ahí la cuarta dimensión!, la fantasía que fascinó y trastornó al mundo infinito... de cándidos. Las ecuaciones y las geometrías aberrantes permiten representar dimensiones ilógicas que no existen en el mundo real. Ya dijimos que ni Einstein ni nadie puede imaginarse un mundo cuatridimensional. Todos podemos visualizar alto, largo y ancho… el tiempo no lo podemos imaginar porque no existe, ni como fluido ni como cualquier otra cosa. Por tanto no existe jabón ni ácido alguno que pueda mezclar las tres dimensiones reales con el suspiro del tiempo. Pocos han tratado de refutar el asunto debido a la autoridad que ejerce Einstein como símbolo científico. Utilizando las matemáticas y la geometría podemos lograr irrealidades, ello no quiere decir que en la realidad funcionen. En el Universo real de spaXium no caben absurdos, aunque se puedan expresar matemática o geométricamente. El “espacio-tiempo” es una corbata que ha distinguido a los científicos hasta el siglo 21, de igual forma que el éter es un pecado mortal para el “iluminado” que intente revivirlo. Más ya se escuchan sonidos de tambores que anuncian el derrocamiento de los principios que se consideraran inamovibles; la inamovible era la enseñanza de la física que impedía que la gente pensara por cuenta propia: ¿Para qué más ideas si Einstein lo aclaró todo? Nuestra teoría demuestra que no existe la cuarta dimensión y, menos aún, 6, 9, 10, 11 y hasta 26 dimensiones, hasta donde han llegado algunos cuantos físicos fantasiosos de finales del siglo veinte. Se basan únicamente en elegantes ecuaciones matemáticas… unas matemáticas mal estructuradas basadas en la primitiva manía de contar con los dedos —sistema decimal que cuenta con números irracionales, quebrados, ceros infinitos y decimales, elementos que no existen en La Naturaleza—. A cambio de lo anterior, spaXium aclarará el misterio de la gravedad y las otras tres fuerzas fundamentales; descubre lo que hace a una partícula positiva o negativa, sabremos definitivamente qué es el imán, y nos libraremos por siempre de las paradojas partícula-onda y espacio-tiempo... ya era hora. Contrario a lo que cualquier filósofo o científico asegure: El espacio puede existir sin necesidad de algo que lo llene… el espacio es absoluto y es el principio vital del Universo. El inmenso problema que tiene la teoría spaXium y cualquiera otra, es explicar qué es realmente el espacio, admitiendo que no circula por él un éter… Por ahora quédense con la promesa de que quedarán complacidos y libres de cualquier duda. LA INCOMPRENSIBLE FUERZA DE LA GRAVEDAD Todos los intentos por explicar la fuerza de la gravedad han sido infructuosos. Einstein explica que la gravedad es una consecuencia de la curvatura espacio tiempo y no una fuerza proveniente de la materia que actúa a distancia. La explicación de Einstein es más genial que las últimas investigaciones modernas que tratan de buscar una partícula responsable de la gravedad.

Einstein se acercó mucho en darnos un concepto claro de la gravedad; sus teorías al respecto son correctas. Sin embargo, el dibujo con que nos lo explica: una malla plana flexible, deja mucho que desear… nos da la idea de algo plano, de dos dimensiones que se curva, y espacio siempre tiene las tres dimensiones y no se puede curvar en ninguna forma. La teoría del espacio-tiempo "producto de la materia" vuelve a colocar la gravedad como una emanación de la materia, la misma que Einstein supone que es la encargada de fabricar el espacio-tiempo. Un círculo vicioso perfecto: la materia no es la responsable de la gravedad, pero si lo es el espacio-tiempo producto de la materia. DEBILIDADES Y FORTALEZAS DEL GRAN CIENTÍFICO Ernst Mach planteó que los objetos no pueden existir independientemente de nuestra conciencia. Quiere decir que el Universo no podría haber existido si no hubiera habido gente inteligente que observara. Einstein fue impresionado por tales argumentos que dejaron una mancha perniciosa en la teoría de la relatividad. Los procesos de la Naturaleza no dependen si los observemos o no, existen por sí mismos. Después de todo es más fácil engañar a un sabio que hacer entrar en razón a un necio. Recordemos que Einstein no fue responsable de todas las anteriores especulaciones. La debilidad con que cuenta su teoría en cuanto hacer depender las cosas de un observador y otros puntos, dan pie a malas interpretaciones. Fueron científicos no serios, amantes de la taquilla, quienes retomaron las ideas de Einstein para vulgarizarlas; a todos ellos pronto los traeremos al cuadrilátero de spaXium; afortunadamente son pocos. La física está llena de grandiosas mujeres e insignes hombres gloria de la humanidad. Aseguran que el tiempo comenzó en un big bang y también "demuestran" que el tiempo termina en una singularidad o hueco negro. Nosotros sabemos que lo que puede comenzar y puede terminar no existe en realidad. No hay ninguna referencia en los escritos de Einstein que apoyen concretamente los agujeros negros, los viajes al pasado, el big bang y a las demás fantasías con las que los teóricos de taquilla tratan de dar validez a sus absurdas fantasías. Cuando alguien trata de refutar absurdos nos dicen que no se puede discutir contra un teorema matemático y ponen cobardemente a Einstein por delante para que sufra los impactos. Afortunadamente Einstein descansa en paz sin enterarse de las estupideces que hicieron con su genial teoría de la relatividad. Bien sabemos que Einstein, referente a algunos puntos, cambió de idea hacia el final de su vida. El no era un hombre empecinado sino un amante de la verdad y de la paz. Su corazón fue tan grande como su ciencia, y su compasión por todos los seres llegó hasta la Galaxia más lejana. (Einstein fue vegetariano y acérrimo defensor de los derechos de los animales.) Loor al hombre que fue capaz de demostrar que la materia era energía. (La energía contenida en un solo gramo de materia es equivalente a la energía producida al quemar 2000 toneladas de petróleo.) ALBERT EINSTEIN, tu imagen y tu ejemplo vivirán en el tiempo de spaXium en un presente continuo... sin pasado ni futuro. En nombre de la humanidad, nuevamente gracias, ¡Gran Genio!

Capítulo 07 LA INFANTIL TEORÍA DEL BIG BANG (Primera parte) Los prejuicios son las razones de quienes no tienen razón. Cuando se habla del Universo es importante saber si se referían al Universo que escasamente conocemos, o si incluyeron los Universos que no alcanzamos a observar. La idea del big bang abre la puerta a todo tipo de especulaciones religiosas. El hombre no es capaz de crear un gusano, y los del big bang crearon 50 mil millones de galaxias partiendo de la nada. La teoría del big bang contradice casi todas las leyes físicas conocidas. DESPEJEMOS EL CAMINO Nos encontramos describiendo las grandes teorías del siglo 20 y para seguir el orden debiéramos describir la grandiosa y potente Teoría Cuántica. Dado su importancia y afinidad con spaXium la analizaremos con gran gozo en el capítulo 11. Además iremos destacando paulatinamente la labor de algunos gigantes de la física del siglo 20 quienes hicieron contribuciones importantísimas a la ciencia. Antes de asentar bases sólidas, es absolutamente necesario deshacernos de los lastres que detienen el avance de la cosmología. Es el caso de la infantil teoría del big bang, grande porque casi todo el mundo la sigue y pequeña porque carece de firmeza. Recapacitemos: Observamos que nuestro planeta Tierra cuenta con cinco continentes bordeados por inmensos océanos, vastos desiertos, extensas selvas y regiones árticas inexploradas. En planetas como Júpiter cabrían unas 800 Tierras, ¡Qué inmenso es nuestro sistema solar! El Sol es una mediana estrella de las 120 mil millones de estrellas que componen nuestra Galaxia. Algunas son miles de veces más grandes que nuestro Sol, y éste es un millón 300.000 veces más grande que la Tierra. Muchas de las estrellas también poseen planetas gigantes algunos 1000 veces más grandes que la Tierra cada planeta. La luz se demora un segundo y cuarto para ir a la Luna; unos ocho minutos para llegar Sol y unos 12 minutos para escapar de nuestro sistema solar. Qué tan grande es nuestra galaxia, que a esa pasmosa velocidad la luz tardaría 400.000 años para cubrir el halo de nuestra Vía Láctea. La sola espiral visible mide unos 100.000 años luz. Francamente esto no cabe en nuestra imaginación; la Vía Láctea, viaja a una velocidad de unos 210 kilómetros por segundo y completa una revolución entera cada 200 millones de años. Como si fuera poco, hasta ahora se ha encontrado 50.000 millones de galaxias, cada una con unas 100 mil millones de estrellas o soles, con billones y trillones de planetas enormes. No se explica uno como lograron los magos del big bang para acomodar absolutamente todo el Universo en un punto mil millones de millones de millones de millones veces más pequeño que este punto (.) ¡Sin duda alguna son excelentes empacadores! ¿Verdad? Lo anterior viola flagrantemente la "ley de los topes" la cual veremos más adelante. La teoría del big bang hace volar en pedazos la lógica y la razón humana, además de violar flagrantemente las leyes fundamentales de la termodinámica y de la física en general. LA INFANTIL TEORÍA En un principio se había hablado que todo el Universo se encontraba en un huevo, el huevo cósmico. De ese huevo en vez de salir un pollito explotó sin motivo alguno y formó todo el Universo… Un punto matemático es básicamente nada; para no decir que el Universo empezó de la nada llamaron a ese punto “singularidad” donde el tiempo no había nacido todavía. ¡Muy fácil!, ¿verdad? Cuando todo el mundo comenzó a preguntarse de dónde había salido tremendo huevo, y al no encontrar la gallina mágica que lo puso optaron por el punto matemático; Penrose le puso el original nombre de “singularidad”. La magistral palabra aclaró el asunto y todos los niños duermen tranquilos con la explicación

perfecta de la creación del Universo, aquella que se enseña actualmente en los colegios! Que vergüenza! Hawkins, para darle un sabor poético nos habla del Universo en una cáscara de nuez. Lo anterior no es lo más absurdo de la teoría del big bang. La hermosa singularidad equivale a un punto matemático y éste es absolutamente nada. El punto matemático no tiene ancho ni largo ni profundidad, por tal razón es nada. Simplemente lo usan los matemáticos como punto de referencia; eso no quiere decir que tenga existencia propia; repetimos: es absolutamente nada. Dicen que el universo empezó en un punto y no saben dónde ubicar ese punto. Lo ubican en la nada, un punto en la nada... ¡qué belleza! Penrose aplicaba la singularidad a las estrellas que se colapsaban. En 1970, en compañía de su aplicado alumno Hawking, se la acomodaron al big bang aduciendo que Einstein, según teoría de la relatividad, los respaldaba. Sabemos muy bien que Einstein había abandonado este mundo muchos años antes de eso y no encontramos en su teoría elementos que apoyen verdaderamente los absurdos de Penrose y Hawking, bautizados por la ignorante masa como "los segundos Einstein". Hawking nos amenazó con la famosa frase: “no se puede discutir contra un teorema matemático”, y quedaron felices porque "todo el mundo", según sus propias palabras, creía en la singularidad. Tienen toda la razón cuando dicen "todo el mundo"... de legos. Un edificio puede estar perfectamente construido; si sus bases se asentaron en arena movediza el edificio puede caer fácilmente. Precisamente es lo que le ocurrió al big bang. SEPAREMOS LA CIENCIA DE LA RELIGIÓN Poca gente es capaz de separar sus conceptos científicos de su ideología. Para Allan Sandage, uno de los astrónomos más importantes del mundo, el big bang no es científico y sólo puede entenderse como "un milagro". Por tanto para los que creen en milagros como contravenciones de la ley natural el asunto está arreglado. La Iglesia, en 1951, aprovechó el “descubrimiento científico” para legalizar ante la ciencia “La Creación”. Proclamó oficialmente que el big bang estaba de acuerdo con la Biblia. En 1981 la Iglesia decidió invitar a un grupo de científicos para que la asesoraran sobre cosmología. Terminada la entrevista el Papa dió permiso para que se estudie el Universo después del big bang prohibiendo indagar sobre el big bang en sí, porque se trataba de un momento de creación por parte de Dios, no entendible por la mente humana. A Galileo no le quisieron aceptar que la Tierra se movía porque en la Biblia decía que Dios había parado el Sol y no la Tierra para ganar la guerra; como el big bang equivale decir crear algo de la nada, está en total acuerdo con la creación. Desde entonces nadie se atrevió a discutir en colegios ni en universidades la fantasía de la explosión. Un profesor que promulgue ideas irreverentes de repente podrá encontrarse en la calle. La enseñanza actual en colegios y universidades se debate entre lo que el profesor esté obligado a enseñar so pena de ir a la calle, y lo que el alumno esté obligado a admitir, so pena de perder su año... ¡de esta forma vamos a avanzar mucho! La cosmología ha llegado a tales situaciones que cuando alguien lanza una teoría o hace un descubrimiento se pregunta, primero, si el autor es ateo o creyente y de que nacionalidad es. Y la teoría es mirada mal o bien de acuerdo a ese punto de vista religioso personal del autor; la parte científica pasa a segundo plano. Einstein no se escapó de que le hiciesen la pregunta para algunos poder juzgar su ciencia; al respecto el científico contestó: "creo en el Dios de Espinosa". Si alguien estuviese interesado en saber si el autor del presente libro es ateo o creyente, de una vez le respondo que estoy muy alejado de esos dos extremos; y en cuanto a mi nacionalidad, mi patria es la Tierra y mi mundo el Universo.

La ciencia es flexible y los más brillantes físicos del mundo han reconocido rápidamente sus errores para de inmediato corregir la ruta. No obstante, las ideas religiosas no cambiarán nunca, aunque el mismo Dios venga y demuestre que están erradas. Con lo anterior no quiero atacar principios religiosos que se llevan impresos en el alma. El respeto religioso vale tanto como respecto a la ciencia. Si la iglesia cediera tan sólo un puntito entraría de lleno en la ciencia y la ciencia en la religión; se podrían unir conceptos científico-religiosos de oriente y de occidente porque encajarían en la ciencia. Se acabaría el conflicto absurdo entre dos modos diferentes de buscar la misma verdad, y muchas guerras en el futuro podrían ser evitadas; es justo ya no continuar repitiendo los errores del pasado. La teoría spaXium no puede hacer nada por ajustarse a ningún sistema filosófico o religioso de oriente u occidente porque se ajusta únicamente a los fenómenos físicos universales. Mas no ve dificultad alguna en que conceptos filosóficos claros puedan alinearse perfectamente para formar una sola verdad, obviamente no hay sino una. Tenemos, pues, que el Universo todo estaba metido en una nada. A los religiosos les encantó la idea porque en la Biblia dice que Dios hizo el mundo de la nada; ¡Qué difícil decir que lo hizo de Su Misma esencia! Como los perfeccionistas de big bang no querían que se descubriese el sabor religioso —ya que crear algo de la nada huele a intervención divina—, y los científicos serios los mirarían feo, le dieron existencia a ese punto llamándolo “singularidad”; o sea una nada con nombre elegante. CREACIÓN DE LA NADA Nos aseguran que el tiempo comenzó en el big bang, sin darnos la más remota idea de qué es el tiempo; ya sabemos que no existe porque cualquier cosa que comience de la nada es porque es nada. De la nada no puede salir algo. Además, si antes no había tiempo, ¿cómo podemos referimos a él? "Había un tiempo en que no había tiempo", así comienza la brillante explicación. Nosotros no comprendemos cómo es posible pasar de la nada a algo. Recordando la historia, los escolásticos medievales hacían piruetas intelectuales discutiendo sobre el número de ángeles que podrían bailar en la punta de un alfiler, no es chiste sino verdad que grandes jerarcas por mucho tiempo discutieron el asunto. Hoy día se han perdido años discutiendo qué había antes de la mil millonésima de millonésima de millonésima parte de un segundo después de que el big bang explotara; aunque algunos aseguran saberlo a la perfección matemática y lo describen punto por punto con maravillosas ecuaciones aberrantes. ¿Qué lo hizo explotar si antes no había ningún terrorista que estuviese interesado en hacer tamaña explosión? Aclaró aquí que las cosas triviales merecen tratos triviales. La teoría de la relatividad dice que todo movimiento requiere tiempo; los del B.B. dicen que en la singularidad no había nacido el tiempo. ¿cómo hizo para moverse algo sin tiempo? aquí se contradicen respecto a Einstein y después dicen que el Genio los apoya. OTRA VEZ EL TIEMPO Nos dicen que el tiempo se puede curvar hasta tal punto que podamos alcanzar nuestro pasado: a esto respondemos: No pocos científicos confunden el tiempo con la medición del propio tiempo. El mismo Einstein, ya que no encontró explicación científica para tiempo, dice que “el tiempo es lo que miden los relojes”. La definición del científico por excelencia equivale a decir que un reloj fabrica el tiempo. Lo que no sabemos es por donde se le hecha la materia prima al reloj para que fabrique el tiempo. Sabemos que para fabricar algo se necesita contar con materia prima. Aunque los del BB. lograron fabricar todo el inconmensurable el Universo a partir de cero. He ahí la excepción a la regla. Los defensores del BB. primero nos piden que aceptemos que hubo un tiempo donde no había tiempo. Cuando hacemos alguna pregunta al respecto, nos dicen que no tiene sentido preguntar que había antes del big bang porque no

existía el tiempo. La ignorancia puede ser curada; la estupidez es eterna, y los que se dejan engañar constituyen la mayoría. Las anteriores "demostraciones infantiles" las tomaron de los teólogos: cuando les preguntamos quién creó él Universo nos dicen que Dios; y cuando les preguntamos quién creó a Dios nos dicen que se creó solito; nos agregan que la cuestión va más allá de las mentes de los mortales. La conclusión es que tenemos que creer en el big bang por fe ciega. Siendo así, ¿para qué la ciencia, para qué la cosmología y para qué este libro? SPAXIUM Y EL UNIVERSO El Universo nos prueba en todo momento que todo cambia, y el proceso del cambio no tiene fin. El Universo oscila, no se colapsa en una singularidad que raya con lo absurdo. Enormes zonas del Universo se encuentran en expansión, en tanto que otras se están contrayendo sin necesidad de que haya materia oscura que las expanda, ni gravedad que las colapse, ni explosión que las impulse. La presente teoría considera que Ingentes porciones del Universo se contraen y se expanden igual que una onda en el aire que se compone de pequeñas zonas moleculares que se expanden obligando a otras a que se compriman. Ampliando lo anterior, el Universo que conocemos se expande debido a una onda de medida inimaginable que comprime nubes enteras de galaxias como si fuesen moléculas de aire, y luego las expande con la energía misma de la onda. Es decir, como opera cualquier onda. Ya se sabe sin lugar a dudas que la expansión actual de nuestro Universo conocido es finita, como lo es finito su grado de expansión; obviamente se espera una contracción también finita cuando la onda entre en su ciclo inverso. El Universo no colapsa. La expansión del Universo que alcanzamos a ver corresponde simplemente a medio ciclo sonoro de una extraña música que resuena en los confines del Universo… (Lo anterior no es romanticismo, es ciencia.) DEMOLIENDO Y EDIFICANDO Se dice que el Universo comenzó en el BB. a partir de un punto matemático el cual, como sabemos, es nada. Esto contradice fragantemente la teoría cuántica que demuestra que la materia no puede existir si no estaba antes, algo muy lógico. Los del BB. aflojan un poco y dicen que ese huevo no era del todo nada sino que constituía un campo de energía donde todo lo el Universo estaba concentrado. Si el Universo se encontraba y en alguna forma, entonces no comenzó. ¿Cómo entonces nos aseguran que comenzó hace 16.000 millones de años en un tiempo donde no había tiempo? Lo que ocurrió realmente fue que no hubo ningún comienzo... ni ningún big bang. El Universo nunca empieza ni termina; se mantiene en una constante agitación donde las explosiones particulares de supernovas y choques de soles y mundos generan nubes de gases que originan la formación de nuevos soles y planetas. La ley de la vida y la “muerte” —cambio e intercambio—, no terminan con los mundos ni con los seres que los pueblan; No hay creación ni desaparición, todo es renovación; hay cambio constante, todo cambia menos la ley que produce el cambio. Somos eslabones, junto con las estrellas, en el interminable ciclo de la vida Universal. La “materia” no se contrae hasta el final en un agujero negro hasta llegar a una singularidad; antes que esto ocurra la estrella explota violentamente para dar vida a nuevos mundos, de igual forma que el cuerpo de un animal se descompone para formar nuevos cuerpos; más nunca desaparece; esa materia, esa energía, esa vida permanecen. Nada desaparece del Universo en singularidades absurdas sino que se desenvuelve en energía y en nubes de átomos para cumplir la ley del cambio. Una estrella que se colapsa hasta llegar a una singularidad para desaparecer violaría la ley del cambio constante.

Si esto fuese así ya era hora de que el Universo hubiese desaparecido en múltiples singularidades. No habría transformación... sólo muerte en todo el sentido de la palabra. Los del BB. Nos amenazan con que el Universo se alejará indefinidamente hasta desaparecer; quienes van a desaparecer son aquellos que nos anuncian eventos catastróficos en el Cosmos. COSAS INCREÍBLES En el momento de la singularidad la densidad del Universo en la curvatura del espacio-tiempo habrían sido infinitas; y es un absurdo matemático manejar realmente números infinitos. Hawking dice que la densidad del Universo en él big bang era infinita y no dio ninguna razón para ello. Sus abstracciones matemáticas lo llevaron a tratar con números infinitos; en ese momento la teoría de la relatividad, en la que dice apoyarse, no solo se derrumba, sino que se rompen todos los conceptos científicos y acaba con todos los principios de la física... ¡qué horror!, que payasada, y que falta de respeto con la teoría de la relatividad general de Einstein. A esto se suma que la singularidad contradice todas y cada una de las leyes de la termodinámica; investígalo y verás con asombro que es cierto. Cuando alguien pregunta qué había antes del big bang responden que no tiene sentido la pregunta porque en ese momento no había nacido el tiempo. Tenemos que si había materia ya había nacido el tiempo, y si no había tiempo era porque no había materia. Lo anterior demuestra que las 50.000. 000 millones de galaxias con las 100.000 millones de estrellas cada una, con los miles de millones de millones de planetas no estaban allí en esa singularidad. O el Universo fue un acto de creación o es eterno e infinito sin comienzo ni fin: más nunca puede ser las dos cosas a la vez. Como de la nada no puede crearse nada el Universo no pudo ser creado. Para evitar tamaña contradicción se recurre a una singular palabra: la singularidad. Aquí la nada adquiere un nombre elegante que puede crear el Universo, … ¡Mmm, verbo creador humano! CONTRADICCIONES POR MONTON El BB. Se apoya en que las galaxias se están expandiendo. Por otra parte nos dicen que entre más alejadas a más velocidad se desplazan. Realicemos la siguiente operación: Sí él BB. comenzó hace 16.000 millones de años; a los 8000 millones la velocidad de expansión era la mitad; a los 4000M. de años era la mitad de la mitad, a los 2000M. era la mitad de la última, hasta llegar a un segundo antes de la explosión ya no habría velocidad. O sea que el big bang fue una explosión que no explotó. ¡Fantástico! Lo curioso del caso es que, la cuenta anterior —en reversa—, la estamos basando en la misma teoría de la expansión del Universo actual que constituye la base fundamental de la teoría del big bang. Realizando la prueba al revés el BB. se contradice matemáticamente: Constituye una resta que no se le puede dar ni la prueba. No han podido explicar por qué el huevo cósmico se formó ni por qué explotó; simplemente dijeron: ¡hágase el big bang!, y el BB. se hizo… y todos los ingenuos creyeron. Se habla que el Universo observable tiene un radio de 12.500.000.000 de años luz. Si fuéramos al borde de ese Universo, el que logran detectar los telescopios hasta ahora, seguramente se observaría otro Universo más allá de 12.500 millones de años luz, y así sucesivamente. El BB. nos habla del Universo observable y está calculado hasta ahí. La pregunta es, ¿dónde se encontraban los otros Universos cuando explotó el big bang personal de LeMaitre? RADIACIÓN DE FONDO DE MICROONDAS Es una radiación de baja temperatura en el rango de las microondas que llega a la superficie de la Tierra desde el espacio. Arno Penzias y Robert W. Wilson fueron los primeros en detectarla y darla a conocer en 1965. Nos dicen que la radiación de fondo es la comprobación más grande del big bang, porque se supone que es el eco de la explosión.

Cuando se produce un sonido y al frente hay una montaña cerca, el sonido choca en la montaña y se devuelve; esto es el eco. ¿Contra qué chocó el sonido de la explosión que creó el Universo si supuestamente más allá no había nada todavía? Las microondas viajan a la velocidad de la luz y nada puede viajar a mayor velocidad. Si nosotros estamos oyendo ahora el sonido de la explosión, ¿como es que llegamos antes que la luz?, en otras palabras, ¿como es que nuestra Galaxia dejó atrás la radiación de fondo y apenas nos está alcanzando? Mediten en los dos anteriores puntos y saquen conclusiones. La radiación de fondo presenta múltiples inconsistencias que la alejan como prueba para big bang: debiera provenir de un punto determinado donde supuestamente se originó el estallido, sin embargo esas variaciones se detectan por todas partes. Una explosión presenta sonidos irregulares; en cambio la radiación de fondo, que supuestamente es prueba concluyente, es totalmente homogénea. No presenta una característica física que pueda provenir de una explosión; expertos en sonido así lo han comprobado. Los del BB. aclararon que en un momento le encontraron algunas pequeñas irregularidades a la radiación; más tarde se comprobó que se trataba de problemas comunes de estática. Recordemos que toda hipótesis que se base en un punto sin dimensiones conduce a matemáticas aberrantes. Así que otro Hawking no vuelva a amenazarnos con números estrafalarios. Realmente nos han metido goles por qué no teníamos porteros. Hasta que llegó spaXium a arbitrar y ya, a quienes jugaron sucio con el big bang y la singularidad, le sacó sendas tarjetas rojas. ¡Cosmólogos: a jugar limpio con la ciencia! ¡Así de sencillo! Capítulo 08 LA “CREACIÓN” DEL UNIVERSO (Big Bang, segunda parte) Estudia, no para saber más, sino para saber algo mejor. Para creer firmemente hay que comenzar por dudar. A la Naturaleza no se le vence contradiciéndola sino siguiéndola La astrología ata las personas a un planeta para que no puedan conquistar las Estrellas. Todo el mundo se queja de su mala memoria pero nadie de su inteligencia. CIENCIA, "FILOSOFÍA ELEVADA" Y RELIGIÓN "Todo lo que realmente existe nunca dejará de existir; aquello que no existe nunca llegará a existir. Aquello que llegó a existir no tiene asiento real y no existirá para siempre". La ciencia ha comprobado que la materia o la energía no se crean ni se destruyen. Desde este punto de vista son eternas. El punto de vista religioso de la creación y la versión científica se contradicen plenamente. Es comprensible que el tema es difícil de manejar sin lesionar a los que se apegan al origen del Universo por parte de un creador y no es la intención: queremos unir, no enfrentar, y vamos a tratar de hacerlo. Aunque tengamos que traer a colación algunos principios de la filosofía elevada y sabemos que no es costumbre hacerlo en libros de carácter científico como el presente. La filosofía elevada también vale aunque algunos científicos impenetrables, autodenominados de línea dura, no la tomen a bien. Hacen más los que tratan de unir la ciencia con la filosofía elevada que quienes alimentan la desunión. Es tan humana la ciencia como la filosofía;

entonces, ¿por qué cavar tremendo abismo? nuestro empeño es tratar de encontrar una verdad y, cualquier persona "creyente" inteligente, es capaz de comprender y adaptarse fácilmente. Únicamente los fanáticos apegados a una sola idea creen que ya han descubierto toda la verdad y lanzan juicios absurdos cuando se encuentran con lo que sus cerebros no pueden comprender. Sinceramente pedimos comprensión. Si tratáramos el tema desde un punto de vista fríamente científico correríamos el riesgo de herir el sentimiento religioso de algunas personas. Igualmente si enlazamos conceptos físicos con algo que suene a religión, seríamos rechazados abruptamente por la ciencia. Mientras los hombres sean libres para preguntar lo que desean saber y libres para decir lo que piensan, la libertad nunca se perderá y la ciencia nunca retrocederá. Es increíble que en la época actual, que creemos tan moderna, prejuicios opuestos tan destructores, tanto de la ciencia como de la religión, no nos dejen avanzar. Afortunadamente existe un ligamento intermedio entre ciencia y religión el cual, aunque no las logrará juntar, por lo menos posibilitará un acercamiento pacífico. El citado ligamento es lo que llamo filosofía elevada, por que toca ambos extremos salvando entre ellos una prudente distancia. Citaremos dos ejemplos que resaltan su importancia: Buda, 500 años a.C. dijo, e insistió en muchos apartes: "la materia no tiene asiento real"; y concluyó: " este mundo es ilusorio". En nuestra época moderna, los científicos descubrieron que el átomo estaba compuesto por pequeñas y supuestas partículas que se comportaban como ondas, separadas a distancias enormes y, a su vez, las “partículas” también eran formadas de otras partículas igualmente separadas. La ciencia actual nos dice que los neutrinos, partículas muy pequeñas lanzadas por las estrellas, atraviesan el globo terráqueo sin encontrar nada que las detenga. El fenómeno se debe a la separación inmensa que hay entre las partículas que componen la materia que creemos tan sólida. En el año 2004, como resultado de grandes experimentos realizados en poderosos sincrotones, se llegó a la conclusión de que no se ha podido encontrar realmente la materia. Nadie se atreve a decir qué es. Alguien diría que la materia es energía, ¿y, qué es la energía?, son ondas. ¿Son, acaso, las ondas materia? No nos queda más remedio el admitir que Buda, utilizando la filosofía elevada, se adelantó 2500 años a los científicos modernos y a los resultados de los poderosos sincrotrones. Hermes, mucho antes que Buda, dijo: "como es arriba, es abajo". La ciencia moderna fabricó un cohete gigante regido por computadoras y envió un hombre al espacio para que recogiera un pedazo de Luna y lo trajera para examinarlo. Constituye la hazaña más grande hasta ahora hecha por la ciencia y nos enorgullecemos por ello. Cuando el pedazo de Luna fue examinado en el microscopio, vieron que estaba hecho de tierra; confirmaron el hecho de que todos los elementos que había en el Universo eran exactamente iguales a los que formaban nuestro planeta. Exactamente lo que había descubierto Hermes mediante la filosofía elevada. Hermes había agregado: "quien conoce perfectamente un pedazo de arcilla de la Tierra, conocerá a profundidad como es toda la arcilla existente en el Universo". Hoy hemos confirmado que la Tierra, el Sol, y cualquier Galaxia por más lejana que se encuentre, sólo pueden estar formadas únicamente por 92 clases de átomos “estables” los mismos que conocemos en nuestro pequeño planeta. Aclaramos que, cuando en este libro nombramos a Buda, en ningún momento nos estamos refiriendo a cuestiones del budismo. Lo mismo ocurre si nombramos algún otro insigne Sabio; en ningún momento nos referimos directamente a cuestiones religiosas que tengan que ver con los grandes Maestros. LA "CREACIÓN" DEL UNIVERSO ¿De dónde sacó el hombre la idea del comienzo del Universo?, de su propia mente: el hombre cree que es un ser limitado en el tiempo y el espacio; presenció durante la vida el desarrollo

de su cuerpo; sabe que nació y tiene que morir. De alguna forma se identifica con el mundo en él cuál vive y del cual forma parte; cree que el Universo también comenzó y terminará, como le ocurrirá a su cuerpo. Algunos creen que con el nacimiento de cuerpo comenzaron a existir y con la disolución de su físico desaparecerán para siempre. por lo regular estas personas creen en el comienzo del Universo. No admiten que ellos sean infinitos y provengan de un Universo infinito. Es absurdo pensar que el hombre es solamente lo que hay entre pies y cabeza. La mayoría de las personas creen que su existencia ya era antes del nacimiento y perdurará más allá de la muerte; estas admiten fácilmente que el Universo va más allá de lo que pueda observar el hombre. No estamos hablando de filosofía sino de hechos cotidianos que se observan al hablar con gente cosmopolita y renovada. La idea del comienzo siempre ha sido relacionada con ideas religiosas: Alrededor del mundo existen decenas de descripciones en todas las culturas muy extensas para describirlas aquí. Si un dios hizo aparecer el Universo en un acto de creación, el Cosmos es finito ya que ese mismo dios puede terminarlo en un acto de destrucción. Si el Universo no fue creado y existe desde siempre en un presente continuo; entonces no podrá ser destruido. No hay ninguna necesidad de asignarle un comienzo al Cosmos; se observa fácilmente que todo presenta un proceso sin fin de intercambio en el que unas formaciones se convierten en otras. Cuando aparecen han de hacerlo a partir de algo que antes existía… nunca de la nada. Si el Universo es infinito no exige la idea de un creador ni, lógicamente, de un comienzo en un momento dado. Tampoco es posible que la esencia del hombre apareciera de la nada y, con la "muerte", se convierta en nada. Al contrario, la idea de un Universo finito (12.500 millones de años luz, por que hasta ahí logran ver los miopes del BB.), exige la idea de un creador, ya sea un dios o "de un astrofísico poderoso que le dé nacimiento en una explosión sin mecha". En el caso de un dios se parte de la nada; en el caso del astrofísico parte de un punto matemático o una singularidad que también significan elegantemente nada. Realmente él big bang es otro mito de la creación. Una posición sabia se encuentra en aquellos que prefieren entender el Universo, no como un acto de creación, sino como un acto de manifestación o emanación. El hecho de que el Universo sea una emanación de Dios, o, bien, una proyección de El Mismo, tanto Dios como el Universo serían infinitos, y el problema con la ciencia se suavizaría inteligentemente. Millones de personas sobresalientes han presentido en el transcurso de toda la historia que el Universo y La Naturaleza son la imagen de Dios. San Pablo dice: "En Dios vivimos, nos movemos y Somos.” Contrario a lo anterior, hacer salir algo de la nada es un absurdo y creemos que Dios no puede cometer cosas absurdas. Si el Universo no fuera también Dios, entonces Dios no sería infinito porque llegaría hasta dónde comienza supuestamente el Universo que no forma parte de El. Algunos dicen que Espíritu es puro y la materia grosera. Pues bien; a ese espíritu puro lo estaría limitando la materia grosera porque, ya que habrían dos cosas muy distintas en el Universo, lo uno debía llegar hasta dónde tendría que comenzar lo otro. Es muy claro que ambos se estarían limitando y, evidentemente, ambos serían finitos. En este punto con gran razón podríamos preguntar quién hizo a Dios, ya que sería finito. No estamos negando ni afirmando nada de lo anterior, simplemente, con profundo respeto por la persona que pacientemente lee estas líneas, escarbamos temas que nos atañen a todos, aprovechando una buena época en la cual existe libertad de pensamiento... hasta cierto punto. EL CONFUSO NACIMIENTO DEL BIG BANG" ¿Dónde empezó el big bang? nos responden que en el centro del Universo. ¿Dónde queda el centro del Universo? En ninguna parte... allí nació big bang.

“El Universo es un círculo cuyo centro esta en todas partes y su circunferencia en ninguna” Cuando se demostró que la velocidad de las galaxias no se debía al big bang, sus creadores echaron mano a la materia oscura la cual, en vez de aclarar el big bang, lo oscureció aún más. La materia oscura la propuso Einstein para tratar de explicar la fuerza que supuestamente mantenía el Universo estable. Luego la desechó y la calificó duramente: "fue el peor error de mi vida". Ahora los del big bang tomaron ese sobrado para engalanar su teoría, y todo el mundo les cayó encima. LOS QUÁSARES Los quásares son objetos aparentemente muy distantes que viajan, también aparentemente, a velocidades próximas a la luz. Se descubrieron en 1950 y ya son muchos los observados. Son fuente de una poderosa radiación y también son fuente de especulaciones diversas. A ciencia cierta poco se sabe de ellos y por este hecho han sido pasto fresco para la especulación científica. Sabemos que ninguna energía o proceso conocido podría acelerar una partícula o una estrella a velocidad muy próxima a la que viaja la luz. Esto demostraría que los quásares no se encuentran a las distancias extremas que nos presentan, muchos creen que ahí hay un grave error. No todas las galaxias se están alejando: la galaxia Andrómeda y la nuestra, la Vía Láctea, se están acercando —se prevé una colisión entre ellas— y no son la excepción. Al respecto de estos temas repetimos que existe gran especulación y poca comprobación, como veremos a continuación: En 1927 el religioso Edward Lemaitre concluyó que el Universo nació a partir de una esfera pequeña donde toda la materia de las 50 mil millones de Galaxias con billones y billones de estrellas y trillones de planetas se encontraban allí comprimidas. Se había observado que las galaxias se alejaban y por eso dijo que el fenómeno se debía a una explosión. Ya que nadie ha podido demostrar ni dar explicación alguna al por qué se originó esa explosión, la única respuesta sería la idea de un creador que encendió la chispa. Lemaitre fue recompensado posteriormente con el cargo de director de la Academia Pontificia de la Ciencia. También imaginó Lemaitre que después el tiempo se invertiría hacia el pasado y la explosión comenzaría a retroceder volviendo a juntar las galaxias de nuevo en un pequeño huevo cósmico. Como cosa curiosa no fue Lemaitre el que le puso el nombre big bang. Fue Fred Hoyle en la década de los cincuentas que le acomodó ese nombre, precisamente para desacreditar la teoría de Lemaitre, ya que Hoyle había propuesto una teoría rival o contraria: "el modelo estacionario". Ocurrió que la escopeta se le disparó al revés a Hoyle y el nombre "big bang" gustó demasiado entre la gente ávida de fantasías, que siempre gusta de explosiones colosales, y se impuso por comercial. EL “JUICIO FINAL” El compañero inseparable de la creación es el día del juicio final, "científicamente" lo llaman Big Crunch o gran crujido, y ocurrirá supuestamente cuando las galaxias se devuelvan hacia el pasado en el tiempo y se junten nuevamente en el huevo cósmico de Lemaitre. Existen cosas curiosas en la "ciencia": Unas veces nos aseguran que el tiempo únicamente puede ir del pasado hacia el futuro, ahora algunos nos dicen que se puede devolver. ¡Qué horror encontrarnos con Nerón! Hubble calculó la distancia de las galaxias suponiendo que todas tuviesen el mismo brillo intrínseco, y no todas las estrellas tienen el mismo brillo. Ahí hay una falla. EL "CRECIMIENTO" DEL UNIVERSO En la antigüedad se pensaba que el Universo era principalmente la Tierra, algunos planetas, y las estrellas eran simplemente gusanitos de luz. En 1924cuando nació la teoría de la relatividad se pensaba que el Universo solamente tenía 200.000 años luz de diámetro y había únicamente tres Galaxias. Edwin Powell Hubbble, utilizando el supertelescopio del monte Wilson, demostró que la nebulosa Andrómeda se encontraba muy alejada de la nuestra. El Universo pasó a tener miles

de millones de años luz. El big bang lo situó a unos 12.500 millones y después le subió a 16 mil millones de años luz en el tiempo. Hoy día con los nuevos radio-telescopios espaciales el Universo continúa creciendo. Se puede decir que el grado de avance científico de una civilización se mide por la mayor extensión que crean tener del Universo. Llegaremos a un nivel científico aceptable en este caso cuando le hagamos caso a Nicolás de Cusa y otros sabios quienes, utilizando una mente clara y más potente que los radiotelescopios, se dieron cuenta, desde hace mucho tiempo, que el Universo era infinito. Recordemos que los hombres del pasado estaban estrechamente ligados a La Naturaleza y eran tenaces pensadores. En cambio los hombres de hoy estamos inmersos en la tecnología, dependemos de ella... y la tecnología no piensa. EL EFECTO DOPPLER Todos hemos notado cuando un carro se acerca a buena velocidad, el sonido que emite se oye alto, y cuando se aleja se oye bajo. Christian Doppler explicó el fenómeno demostrando qué las ondas se comprimen antes de llegar y es la razón de que las escuchemos altas; cuando el carro se aleja las ondas, en vez de comprimirse se alargan y, por tal razón, las escuchamos bajas. Utilizando este mismo efecto nos han dicho que las Galaxias se están alejando a velocidades cercanas a la velocidad, luz y quizás algunas ya han desaparecido. Se basan en que la luz de los quásares u objetos muy lejanos en el Universo tiene un corrimiento hacia rojo. Aplicando el efecto dopller a la luz de esos objetos nos demuestra efectivamente que se están alejando. De ahí vino la idea del big bang. ¿Necesariamente los objetos muy alejados se ven rojos debido al efecto Doppler? Ya son muchos los científicos que lo dudan. Veamos: La luz roja es la que más fácil atraviesa la niebla; los rayos azules se absorben en las partículas adicionales que llenan el aire. Cuando el Sol está próximo a esconderse en el horizonte los rayos de luz tienen que atravesar más aire donde, obviamente, hay más bruma. Como los rayos azules son absorbidos en mayor cantidad y los rojos pasan fácilmente, es por eso que vemos el Sol rojo. No demuestra el efecto de este corrimiento hacia el rojo que el Sol se esté alejando de nosotros por la tarde y se acerque de nuevo al otro día. Ya sabemos que la luz roja atraviesa más fácil el aire contaminado; por ese motivo, en los semáforos y las luces que anuncian parada o peligro se utiliza el color rojo. Se sabe que en el espacio profundo existen numerosas partículas que forman una niebla cósmica y, entre más lejos se encuentre una estrella, más posibilidad de que los rayos azules sean absorbidos y las frecuencias rojas lleguen a nuestra vista en más cantidad. No estamos asegurando que éste sea el único motivo del corrimiento hacia rojo; como tampoco se puede asegurar definitivamente que el efecto Doppler sea la constante para demostrar que las galaxias se alejen de nosotros; dicho de otro modo, es posible que las galaxias no se estén alejando tanto como parece ni los tales quásares se encuentren tan lejos de nosotros. Lo más arriesgado que me parece es decir que el efecto Doppler, que ocurre en el sonido, ocurra también con la luz. El sonido es un efecto relativo al observador, la luz, como fenómeno absoluto, no es relativa al observador, ni a la velocidad del foco de emisor; por tal evidencia no puede ser susceptible al efecto Doppler: Un tren se desplaza a 200 kilómetros por hora; el aire dentro del los vagones también se desplaza a 200 kilómetros hora. Se produce un sonido dentro del vagón: la velocidad natural del sonido en el aire se sumará a los 200 kilómetros hora del aire que está capturado dentro del vagón. Lo anterior con referencia a un observador que se encuentre en la estación viendo pasar el tren. No ocurre igual en un tren espacial en el cual un pasajero encienda una linterna. Está más que demostrado que la velocidad de la luz siempre será constante aunque el tren espacial se desplace a cualquier velocidad. El aire en un tren terrestre se puede encapsular para que la velocidad de las ondas se sume a la velocidad del tren.

Con la luz no ocurre lo mismo porque el espacio, que da base a que las ondas se propaguen, permanece inmóvil. Vemos claramente que la luz tiene un principio absoluto y no relativo; por tanto es muy factible que el efecto Doppler no se dé en la luz como se da en el sonido, no importa que el objeto que viaje por el espacio sea un tren un planeta o un quásar. Nadie ha podido viajar por el espacio a velocidades próximas a la luz para comprobar el efecto Doppler. Advierto que no trato de demostrar lo anterior pero ahí queda el interrogante. El corrimiento hacia rojo ha sido duramente cuestionado. Algunos científicos creen que los desplazamientos hacia el rojo en quásares son producidos por el desplazamiento Einsteniano o por otro mecanismo desconocido; se duda que sea debido al efecto Doppler y, los nuevos científicos niegan que los quásares se alejen debido a la explosión del supuesto big bang. En cuanto a la luz, Einstein lo demostró muy bien y nadie puede negar que su velocidad sea absoluta. No se ha podido explicar muy bien por qué es la excepción a la teoría de la relatividad. Parece extraño que la luz viaje a la misma velocidad dentro de dos naves que se desplacen inclusive en dirección contraria. Un tren bala que se desplace a 100 metros por segundo y dentro de sus vagones se produzca un sonido que viaja a 340 mps. La suma nos da 440 metros por segundo y es correcto. En cambio si un tren espacial se desplazara a 100.000 kilómetros por segundo y dentro de él se encendiera una luz que corre a 300.000 kilómetros por segundo, la cuenta no daría 400.000, sino 300.000. (300.000 + 100.000 = 300.000). Es una suma errónea pero en el espacio ocurre de ese modo. El porqué lo entenderemos perfectamente cuando conozcamos la teoría spaXium. SINGULARIDAD: ENGENDRO DE LAS MATEMÁTICAS Los matemáticos del big bang son capaces de relatarnos matemáticamente, con lujo de detalles, lo que ocurrió en la primera millonésima de millonésima de millonésima fracción de segundo después de haber "explotado" el Universo: Con sus propias palabras nos describen que “había una sopa indiferenciada de materia y radiación determinadas por unas leyes que aún no se habían cuajado”; óiganlo bien: hasta las leyes del Universo se tienen que cuajar primero antes de surgir para poder complacer a los del BB. “El tiempo aún estaba bebé porque acababa de nacer y una décima de millonésima de segundo más tarde la temperatura llegó a tresx10, 9K-y… ¿!*%... (recórcholis) ¡estas cosas no las podemos tragar porque nos intoxican! No debemos olvidar que dos meses antes que el primer avión volara, se había demostrado matemáticamente que un aparato más pesado que el aire no podía volar. ¡Qué tan buenas son las matemáticas que sirven para todo! Big bang—singularidad, violan flagrantemente el principio de conservación de la masa y la energía creando toda la materia de una vez; y como si fuera poco de la nada y sin que den razón alguna de cómo comenzó todo este embrollo. Que tal si les preguntamos qué comenzó primero: el Universo o las leyes que lo rigen. Ya que las circunstancias en el primer segundo contradicen todas las leyes físicas conocidas; algunos se atrevieron a decir que habría unas leyes provisionales. ¡chanfle! De todas formas los padres de familia pagan a los colegios para que les enseñen la teoría del big bang... muy bien invertidos los centavitos. Realmente no se puede culpar a nadie porque nos encontramos en un sistema cuya única ley es el círculo vicioso: "enseño lo que me enseñaron y lo que me obligan a enseñar". En estos casos convierten a nuestros hijos en simples autómatas que hablan de memoria y repiten ideas y teorías con la única ambición de obtener una buena calificación. Todavía tenemos que creer por fe ciega. Aunque en la mayoría de los casos, fe es creer sin evidencia lo que alguien dijo sin conocimiento sobre cosas sin fundamento. !Qué lío! El físico Cart Friedrich advierte que una sociedad que acepta la idea del origen del Cosmos mediante una explosión, revela más sobre el atraso de la sociedad misma que sobre la aclaración del origen del Universo. Actualmente algunos físicos de segunda mano aún apoyan el big bang. Se rumora que no es porque se encuentren convencidos, sino porque todavía ocupan puestos importantes y arrepentirse de lo

que dijeron podría significar su caída; o sea que lo hacen “sin querer queriendo”. Afortunadamente hoy surgen brotes de físicos renovados que no quieren saber nada sobre el big bang... nosotros tampoco. Fotografía del Big bang tomada por un fotógrafo aficionado que en ese momento pasaba por ahí. Por la nitidez y la alta resolución digital, es la mejor comprobación que tenemos hasta el presente del BB. y una prueba que no deja dudas; ya que una imagen vale más que 1000 palabras. Sin embargo, cuando le preguntamos a nuestros hijos colegiales o, inclusive a profesionales sobre el origen del Universo, de inmediato nos responden que salió de un huevo especial, sin gallina, donde las leyes físicas no habían cuajado y el fantasma del tiempo aún había nacido.

Capítulo 09 AGUJEROS NEGROS AGUJEROS GUSANO Y OTROS BICHOS Un error no se convierte en verdad aunque todo el mundo crea en él. Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho. Astrología: arte de levantarle falsos testimonios a los planetas y a las estrellas. No se debe traicionar la ciencia para obtener títulos honoríficos. Libre es aquel que no está esclavizado por ninguna torpeza. LA TEORÍA DE LOS AGUJEROS NEGROS Los agujeros negros son hipotéticos cuerpos celestes. La teoría de los agujeros negros no está aceptada universalmente; tampoco se ha demostrado; es más: se sabe que jamás se podrá demostrar. No obstante la idea ha capturado la imaginación de personas a través de los escritos de Stephen Hawking. En pocas palabras, un agujero negro sería una estrella gigantesca que desapareció por efectos de la gravedad y llegó a un punto tan pequeño de no retorno donde el tiempo dejó de existir, a esto lo llaman singularidad. Ese hueco permanece allí en el espacio y se supone que se traga todo lo que encuentra incluyendo la luz. Luego nos “demuestran” que ni la materia ni la luz pueden escapar y nos dicen que los agujeros negros "se las arreglan" para dejar escapar alguna energía en forma de chorro. No obstante, la energía rotacional que supuestamente expulsa la materia en forma de luz a lo largo de líneas de campos magnéticos no coincide con la presión infinita que se supone hay allí. Para que alguna cosa se fugue de un agujero negro se necesita una velocidad de escape varias veces superior a la de la luz. Sin embargo dicen que se fuga sabiendo que nada puede superar la velocidad de la luz. Se supone que este acontecimiento posee un horizonte llamado" de sucesos", que no es material. Nos aseguran que allí las leyes físicas conocidas no existen. Aún no conocemos del todo las leyes físicas "conocidas", y ya nos aseguran conocer muy bien unas desconocidas. Las teorías sobre los hoyos negros plantean descabelladas aventuras especulativas imposibles de comprobar y carecen de elementos reales que nuestra mente logre digerir sin incurrir en deliciosas fantasías. Nos gustan los cuentos fantásticos con sabor a ciencia. Lo anterior demuestra palpablemente el hecho de que todos "saben" algo de los hoyos negros. Ya descubrimos el motivo del éxito

logrado por sus creadores, en lo que respecta a venta de libros… la ciencia futura lamentará el caso. La teoría de los agujeros negros de Hawking nos dice que el Universo está lleno de singularidades independientes. Es una teoría mística y llena de contradicciones. Realmente si Hawking hubiese escrito un libro de ciencia ficción habría sido un trabajo por lo menos regular; pero como lo escribió desde el punto de vista científico, no hay sitio en spaXium para sus descabelladas teorías. Realmente la idea fue planteada en el siglo 18 por John Mitchell hace unos 200 años quien dijo que una estrella suficientemente grande atraparía la luz. Tanto Penrose como Hawking descubren muchas partes en el Universo en las que el tiempo ya terminado; no entendemos eso… y nadie lo podrá entender incluyéndolos a ellos. Nos dicen que la curvatura espaciotiempo son infinitas dentro del agujero, pero no saben qué es el espacio ni qué es el tiempo y mucho menos qué es el espacio-tiempo juntos. Toda idea de viajes en el tiempo conlleva a contradicciones no dialécticas sino absurdas. Cuando alguien les hace preguntas inteligentes se escudan en Einstein. Sabemos que la teoría de la relatividad se derrumba en una singularidad y por tanto no los puede apoyar. Einstein hizo predicciones que podían ser verificadas mediante la observación y el experimento; en cambio, los huecos negros, cuyo fenómeno en sí mismo no está demostrado, se basa en interpretaciones especulativas y místicas imposibles de demostrar. Tampoco nadie les puede demostrar que no es cierto, y por eso especulan con tranquilidad. Cualquier persona puede asegurar que en el centro de la Tierra viven tres fantasmas jugando ajedrez… ¿quién le puede demostrar que no es cierto? Penrose y Hawking nos aseguran que “el espacio-tiempo se curva hasta el infinito hasta llegar a un tiempo donde no hay tiempo; esta situación la cubre un horizonte de sucesos para que no pueda ser vista por un observador”, nos dicen que “hay una censura cósmica la cual impide que nadie vea lo que ocurre dentro del agujero ya que ni la luz escapa de ahí”. Sabemos que cualquier persona o cosa que penetre en una condensación de materia de ese tipo se haría añicos. ¿Por qué especular con lo que de antemano no se puede demostrar nunca? ¿Es esto ciencia? Nos dice la teoría que la persona que traspase un agujero negro encontrará otro universo diferente en otro tiempo desconocido. Nadie ha podido viajar más de seis kilómetros dentro de la Tierra, y ya saben perfectamente que ocurre dentro de un hueco negro distante a billones y billones de kilómetros. No hemos podido conocer aún nuestro Universo y ya saben perfectamente lo que ocurre en otro. ¡Francamente! Por el hecho de asignarle un nombre elegante —o tonto— a una cosa no significa que la tengamos resuelta. Obviamente los ilustres que proponen lo anterior han obtenido cuatro o más doctorados y numerosas reconocimientos y medallas. Felicitaciones sinceras por ello… no es fácil. Más aquí valoramos a un hombre no por lo que sabe sino por lo que hace con lo que sabe. Cuatro doctorados caben en cuatro CD Rom; 80 condecoraciones, 40 títulos honoríficos y 120 medallas caben en una caja de tomates. Lo anterior no lo estamos diciendo para ridiculizar a Hawking ni a ningún otro en particular; en realidad lo estamos diciendo para jalarle las orejas a la masa, al público en general, el cual acepta cualquier cosa, simplemente basándose en la autoridad de quien lo dice, sin analizar con inteligencia lo que dice. Consideramos a Penrose y Hawking ilustres y respetables personas que llegaron a ser famosos por sus propios valores y mediante un trabajo constante y admirable. Si hubiesen presentado sus teorías desde el marco de la ficción científica, serían aliados de la ciencia ya que sus fantasías son motivadoras. Mas como trataron de enraizarlas en la cosmología moderna, no nos queda más remedio que echarlas a un lado porque estorban a la teoría spaXium, que precisa asentarse sobre bases sólidas. Un colapso gravitatorio nunca puede llegar hasta una singularidad donde no fluye el tiempo, ni siquiera en un presente continuo.

La materia prima del Universo no se congela para siempre; las estrellas cuando se ven acosadas por un colapso gravitatorio explotan. Astros colosales se ven agitados por violentas explosiones que hacen vibrar el espacio. Así se forman nuevas galaxias en un proceso continuo de renovación y vida, sin necesidad de creación ni desaparición; todo en un presente continuo, sin la presencia de esos dos embusteros del tiempo: el pasado y el futuro. Otras ideas modernísimas nos han sugerido una nueva partícula: los tachyones que supuestamente atraviesan el “espacio–tiempo” siempre con velocidad mayor que la velocidad-luz. Nos dijeron que por esa cualidad esas partículas podrían adelantarse al futuro en el “espaciotemporal”. ¿Cuál espacio-tiempo, cuál futuro? Si por el hecho de que una partícula imaginaria viaje más rápido que la luz puede ir al futuro, entonces una tortuga que viaja a velocidad “ultramenos” que la luz va al pasado. El espacio–tiempo, con pasado y futuro a bordo, es el absurdo más grande que jamás se hayan inventado: sirve para explicar toda clase de cosas... ridículas. En las últimas décadas se ha puesto de moda entre algunos físicos sedientos de popularidad anunciar descubrimientos basados en suposiciones sin fundamento. Algunas revistas seudo científicas las anuncian con excelentes ilustraciones que capturan la imaginación del público ávido de novedades extravagantes. Al final quedan grabadas como ciertas en la mente del engañado publico que ingenuamente lo soporta todo... y queda feliz. La teoría spaXium es la única que se ha atrevido a tirar por la borda el tal espacio-tiempo y demostrará el porqué: “El espacio existe, es real y absoluto; el espacio-tiempo-relativo ¡NO existe!, es un híbrido fantasmagórico útil para desenvolvernos en este Universo relativo y de hecho ilusorio; también ha servido para crear todo tipo de ridiculeces “científicas” que capturan fácilmente a la masa apartándola de la realidad. Recordemos que el público tiene muchas cabezas pero poco cerebro. Otras personas prefieren la realidad. Como buena noticia diremos que la verdad también puede ser aun más extraordinaria, prometedora y cautivante. Nuestra existencia dentro del Universo real es más fascinante que cualquier teoría de ficción científica. SpaXium nos brinda la oportunidad de aproximarnos a una realidad concluyente que deje en nuestra mente una sensación de paz y seguridad permanentes. QUÉ OCURRE CON NUESTROS FÍSICOS Actualmente tenemos grandes problemas con la explicación de los más cotidianos fenómenos naturales: no sabemos porqué una gota de agua cae de la nube al suelo ni porqué existe la atracción o la repulsión de las partículas, es decir, no sabemos porqué funciona un imán; no hemos definido el problema partícula-onda ni porqué la luz corre a una velocidad absoluta… No sabemos porqué las ondas de luz “no necesitan un elemento para propagarse”, y no sabemos cómo es el átomo realmente... y un millón de “cositas” más que no entendemos por ahí. Einstein se trasnochó demasiado intentando explicar lo anterior y no lo logró. Otros grandes físicos posteriores a Einstein, aunque hicieron importantes descubrimientos que analizaremos detenidamente, tampoco lograron dar con una clave exacta que resolviera lo que nos atañe. Ocurrió que los físicos ultra modernos, al ver el asunto tan serio, y ya que no pudieron explicar los fenómenos en la Tierra, pocos de ellos —no todos afortunadamente—, trasladaron la atención del público a millones de años luz para explicarles, con lujo de detalles, punto por punto, detalle tras detalle y segundo a segundo lo que ocurría allá. Todo el mundo quedó feliz porque les explicaron lo que nadie podrá comprobar. Les estamos presentando la cosmología del año 2004, antes de spaXium. LOS AGUJEROS DE GUSANO Los agujeros de gusano se supone que son algo muy diferente a los huecos negros. De los tales gusanos se dice que son al extremo pequeños, más diminutos que una

partícula elemental o sea más pequeños que un electrón; es imposible verlos más que en nuestra imaginación y en la de los “genios” que los "descubrieron". Se dice que el flexible gusano, compuesto también de espacio-tiempo, se curva tanto que si nos metiéramos por ahí saldríamos a otro Universo. Lo imposible del caso es como hacernos tan infinitamente pequeños como para podernos introducirnos en la boca del gusano, viajar por el intestino del insecto, y salir por el Mm... del gusano, hasta encontrarnos —luego de darnos un buen baño—, en otro Universo. ¡cáspita! Los creadores de la teoría del intestino del gusano lo llaman científicamente: "callejón cósmico temporal donde la curvatura espacio-temporal desemboca a un universo recién nacido que puede desaparecer tan rápido como aparece" ¡Qué encantadora es la "ciencia"!... y qué poderoso es el intestino mental de la masa que digiere fácilmente cualquier residuo que le echen. En realidad las últimas teorías fueron simplemente construcciones teóricas, cuyos ladrillos son números pintados con tiza sobre una pizarra. ¡Hasta dónde pudieron llegar físicos reconocidos en nombre de la ciencia, empapados de matemáticas aberrantes y con una mente ilusa!

Capítulo 10 EL OCASO DE LAS TEORÍAS MODERNAS Conviene matar el error para salvar a aquellos que van errados. Nos han ofrecido de todo lo que no se puede comprobar. Nadie es sabio porque millones de ignorantes lo aplaudan. Somos pasajeros en un Universo pasajero. El mejor volver atrás que morir creyendo cosas absurdas. Culto es el que sabe actualizarse. Agradezco mucho al lector por la paciencia y el interés de haber llegado hasta este último capítulo en la fase que denominamos "remoción de escombros". SpaXium no tratar de poner parches a otras teorías; más bien barre lo que estorba para construir de nuevo. El método de exposición se basa primero en detectar las grietas del edificio cosmológico actualmente construido; segundo, mostrar que esas grietas son muy graves no susceptibles a reparación. Por tanto es necesario demoler el edificio. Tercero, explicar los motivos que originaron las fallas. Cuarto limpiar el terreno, y volver a construir un nuevo edificio. Solicito comprensión para que la tarea de remoción no se interprete como si fueran críticas dirigidas a los creadores de las últimas teorías, en absoluto. Se trata de poner fríamente los puntos sobre las íes y luego derrumbar sin titubeos para evitar que la catástrofe cosmológica cobre más víctimas ingenuas. A continuación leeremos con interés el último capítulo de remoción, para luego entrar a un terreno amplio llano y fascinante, libre de especulación, valioso legado de los grandes Genios del pasado. TEORÍAS EXPLOSIVAS Se basan en que las Galaxias se están alejando unas de las otras. Algunas teorías aseguran que el Universo se seguirá expandiendo hasta desaparecer. Otras dicen que por efecto de la fuerza de gravedad las galaxias perderán su impulso y comenzarán acercarse hasta reunirse en

un huevo cósmico. De entrada diremos que el Universo no puede juntarse porque, cuando supuestamente las dos primeras estrellas lleguen al punto de encuentro ocurrirán dos cosas: primero que choquen entre sí. En este caso se produciría una explosión que convertiría casi toda la estrella en radiación y desaparecería de inmediato a la velocidad-luz. Los restos de estrellas saldrían disparados a velocidades inimaginables para, cuando las próxima estrella llegara a ese punto, ya no habría nada; y así sucesivamente. Por otra parte, es casi imposible que dos estrellas se encuentren en un mismo sitio. Estos casos son raros en el Universo. Aún cuando dos galaxias se encuentren, cada una con 100 mil millones de estrellas más planetas, es muy poco probable que una estrella choque con otra dado las inimaginables distancias que las separan. Es imposible que dos galaxias choquen realmente. Simplemente se entremezclan unas con otras, se deforman, y continúan con rumbos y formas diferentes sin que haya choques de estrellas. Únicamente se notarán zonas rojizas debido a nubes de partículas interestelares que chocan entre sí. La teoría spaXium explica que el Universo ni desaparece por explosión ni se reúne en un punto matemático por implosión. Ingentes zonas de Universo oscilan como lo hacen las moléculas de aire cuando una onda sonora las presiona y las expande; nunca se funden unas con otras ni tampoco forman un vacío. El Universo ha tomado medidas inteligentes para no acabarse, las cuales desconocen quienes quieren acabar con él; lo veremos en "la ley de los topes" de la teoría spaXium. Lo que ocurre con las teorías explosivas es que consideran el Universo tan pequeño como la escasa capacidad que tienen nuestros telescopios sumada a la escasa capacidad y pesimismo que tienen los creadores de dichas teorías a la hora de pensar. Las Estrellas son las partículas que componen las Galaxias, las Galaxias son partículas que componen el Universo observable y el Universo observable es una sola partícula de una Mega Galaxia... y no sigamos más porque nuestra mente se tapona en este punto. LA TEORÍA DE LA INFLACIÓN Linde ha llegado a conclusiones fantasiosas suponiendo que existen multitud de universos bebés; estos universos heredan los genes de los anteriores y nacen habitantes parecidos a los de los anteriores universos; quiere decir que nosotros pudiéramos existir en un Universo de esos en forma distorsionada. Esta teoría me parecería muy lógica y podría aprobarse, si encontraran los biberones con que Linde alimentó esos universos bebés. EL MODELO ESTÁNDAR El modelo estándar de la física de partículas brilló como la teoría que intentaba explicar cómo trabaja el Universo; sin embargo las inconsistencias no resueltas la hicieron opacar. Esta teoría describe dieciocho partículas que forman la materia y las fuerzas que la rigen; nos habla del ínfimo neutrino, una partícula muy pequeña y se discute todavía si tiene masa o no. Este original modelo matemático lleva ya unos 100 años y falló al predecir la existencia de la masa, nada menos. Para ello "crearon" una partícula: el bosón de higgs, mediante algunos trucos matemáticos trataron de solucionar las inconsistencias que presentaba y se formó un gran problema. Propusieron las partículas X extremadamente masivas para mediar entre los leptones y los quarks; estas partículas requieren una masa de 10-10 gramos lo cual equivale a la masa de trillones de protones y su vida media sería unos 10-38 segundos, o sea prácticamente nada. Otro gran defecto de esta teoría es que no tiene en cuenta la omnipresente fuerza de gravedad porque, de antemano, saben que no pueden resolverla jugando a los números.

También falla al tratar de unificar las otras fuerzas que se supone pertenecen a un mismo fenómeno subyacente. El modelo estándar nos lleva a una singularidad que no es posible explicar mediante la teoría de la relatividad. Llegó a ser tan aguda la desorientación de los físicos buscando la Teoría del Todo que ya no buscaron una teoría que resolviera los problemas sino que fuera bien elegante. Veamos: LA TEORÍA DEL TECHNICOLOR La teoría del Technicolor sugiere que el bosón de Higgs no es una partícula sino una mezcla compleja formada por nuevas partículas llamadas "techniquarks". Predice también una gama de complementos de partículas masivas y complejas pero ninguna partícula de ellas ha sido observada y es muy difícil creer que la fuerza technicolor sea real. LA TEORÍA DE LA SUPERSIMETRÍA Obviamente nació en nuestra época moderna donde todo es "super" para que sea bien comercial y cale en la gente... podría venderse en los supermercados; buena forma comercial de empezar una “teoría científica”. Nos dicen que todas las partículas en general tienen sus socios; por ejemplo el electrón haría sociedad con el selectrón, los protones tendrían gemelos llamados winos. Otras partículas serían los gluinos, los fotinos, los sneutrinos, los squarks y no seguiremos enumerando más porque llenaremos este libro de bichitos. Sabemos muy bien que tratar de probar la super simetría requiere necesariamente de trucos matemáticos. ¡Entonces no continuemos! LA SUPER SIMETRÍA Y LA SUPER GRAVEDAD Son otras dos "super" teorías absolutamente hipotéticas y no se conocen ni se pueden conocer pruebas de observación viables que indiquen su validez. Obviamente intervinieron ilustres físicos que crearon matemáticamente partículas supramásicas como el gravitón, el fotíno y algunos otros superbacilitos que ya habíamos mencionado antes. La teoría de la super gravedad simplemente fue un concepto que tomaron de la teoría de la relatividad del gran genio Einstein; en ese tiempo se hablaba de quantos de gravedad. Para no extendernos, confirmamos que las teorías de la super gravedad y super simetría, super matemáticamente se superderrumbaron... de nada les valió ponerles "super". LA TEORÍA DE LAS SÚPERCUERDAS La teoría de las supercuerdas ha sido la teoría más inteligentemente propuesta hasta ahora y la más prometedora para reemplazar al modelo estándar, porque considera las leyes de la Naturaleza como energía integral de la materia. No llegó a ser una teoría completa porque no incluyó la gravedad, el misterio que más le importa a la ciencia solucionar; ya hemos visto que ha sido esquivada por todas las teorías y visiblemente creemos que debe ser el punto de arranque de la teoría global del Universo. De acuerdo con la teoría de las super cuerdas los ingredientes elementales del Universo no son partículas puntuales; son filamentos unidimensionales como unas pequeñas bandas de hule infinitamente delgadas que vibran como las cuerdas de un violín. ¿De qué están hechas esas cuerdas? Es una pregunta delicada y a ella nos responden que están hechas de los átomos primordiales de la materia. Creemos que debieran haber comenzado por ahí y no por el segundo piso, que vienen a ser las cuerdas. ¿Qué son esos átomos primordiales de la materia? El tamaño de las cuerdas es tan pequeño que está por fuera de toda concepción física el poder comprobarlo: un electrón sería como el mundo comparado con una supuesta cuerda. Fuera de eso, se supone que están hechas de cosas aún más diminutas y esas cosas no se sabrá nunca ni se podrá probar que cosa son.

Las super cuerdas nos hablan mucho de esos filamentos que vibran, mas poco hablan de lo que están hechos esos filamentos. ¿Quién se atreve a comprar un edificio muy hermoso si tiene dudas de cómo están hechas sus bases? Consideramos que la teoría de las supercuerdas en un principio fue prometedora y contaba con elementos lógicos. Cuando comenzaron las preguntas científicas sin contestar fueron apareciendo más teorías de las cuerdas y el asunto quedó fuera de control. Cada vez que se presentaba un problema insoluble se proponía otra teoría de las cuerdas. Las supercuerdas no se contentaron con las cuatro dimensiones que no caben en nuestra mente, y propusieron 6, 9, 10, y se llegó hablar hasta de 26 dimensiones misteriosas. Por eso se llaman teorías extradimensionales. La longitud de la cuerda es tan pequeña, tan absolutamente pequeñísima, como lo es una pulga comparada con todo el Universo conocido. Realmente en centímetros es una milésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de centímetro; no estamos exagerando sino que son datos fidedignos de sus creadores. No me explico como algunos físicos ultramodernos han llevado sus teorías hasta extremos casi infinitos donde nadie les pueda refutar sus teorías. Recordemos que trataron de explicarnos con lujo de detalles lo que ocurre en un hueco negro a millones y millones y millones y millones de kilómetros de la Tierra. Nos aseguran que saben exactamente qué ocurre a la milésima de la milésima de la milésima de la millonésima profundidad oscura de ese lejano y dudoso objeto. En cambio aquí, en nuestro mundo donde nos desenvolvernos, la cosmología tiene sobre la mesa los mismos problemas de principio de siglo 20 sin resolver. LA TEORÍA "M" Y EL FIN DE LA COSMOLOGÍA En el año 1990 había cinco versiones sobre las cuerdas y en 1995 Ed Witten y Paul Towsend, como no sabían tocar violín, dijeron que las estructuras de la materia no eran cuerdas si no más bien membranas. La teoría M, la madre de todas las teorías, reemplaza las supercuerdas por Branas. ¿Qué son las tales branas?, nadie lo sabe. Lo que hicieron fue unificar todas las teorías de las cuerdas en una sola y la llamaron teoría "M"; ésta ya no requiere 9 ni las 10 extradimensiones que necesita la teoría de la supercuerdas. La teoría M le gana por una nariz, porque asegura que el Universo tiene exactamente 11 dimensiones. En un documental de televisión nos enseñan la teoría M mostrando imágenes distorsionadas de gente y edificios luces y colores exóticos y unas nubes extrañas que se juntan. Con este argumento nos están tratando de probar que conocen muy bien otros Universos hechos de membranas plásticas que se juntan unas con otras. Tanto le impresionó el video demostrativo de la teoría al M a un empresario que lo presentó en su discoteca y encajó perfectamente con un disco de rock pesado y otras luces cibernéticas… ¡ Mi amigo debería respetar la “ciencia”! Ahí tenemos en el año 2000, la "ultra última" y "super" demostración científica de los orígenes y la comprensión total del Universo. Hoy día existe una disputa tratando de demostrar cuál teoría está ocupando el mejor puesto. Aunque parece increíble, no se basan en los resultados de dicha teoría si no en la forma elegante como se presente. Elegante manera engañar a toda la Humanidad, ¡No hay derecho! Es saludable protestar contra quienes al ser incapaces de dar un paso en la comprensión de los fenómenos universales, guían en cambio la Cosmología hacia el limbo de las fantasías en la nave de las elegantes ecuaciones matemáticas mal interpretadas. De lo que puede estar seguro el lector es de que estas últimas teorías no han aportado algo que se pueda comprobar o que haya dado algún resultado. Este libro es un ramo de rosas como contribución al triste funeral de la Cosmología del siglo veintiuno. LO QUE LO QUE REALMENTE DIJERON LOS VERDADEROS FÍSICOS

Einstein siempre sostuvo que “debería existir un mundo real y ese mundo no necesariamente estaría representado por las matemáticas”. Bohr insistía en que las ecuaciones no describen un mundo real sino que son un conocimiento útil para hacer predicciones. De los quarks aún no se sabe si fueron descubiertos o inventados o son sólo el resultado de bellas ecuaciones matemáticas. Actualmente el zoológico de partículas alcanza los centenares. El físico nuclear Timothy Paul Smith, en The Sciences, dice que “una teoría con centenares de partículas básicas puede ser falsa y a la vez fea” y compara la física de partículas con las muñequitas rusas que hay una dentro de otra y la otra dentro de la otra. Uno de los más grandes científicos de todos los tiempos, Erwin Schrödinger, premio Nobel de física por el descubrimiento de la ecuación fundamental de la mecánica cuántica, que es la sólida base de la física moderna, advirtió en 1967 que la ciencia entró a un callejón sin salida y enfatizó: "la ciencia debe reconstruirse de nuevo". Heisenberg, uno de los más grandes creadores de la teoría cuántica coincide al respecto:"Hay algo limitado y estrecho en el ideal científico; por tanto se ha vuelto imperioso desnudar las contradicciones en las actividades académicas. No solamente estamos ante una crisis de conocimientos científicos sino también filosóficos y en general ante una crisis de pensamiento”. E. Prigogine, afirma que "estamos llegando al final de la ciencia convencional". Recordemos que las teorías actuales se construyen mayormente sobre modelos matemáticos abstractos que no tocan el mundo real. Michel Turner, comenta: "los días alegres de la cosmología en que las especulaciones teóricas no se comprobaban, se ha acabado”. Per Bak, físico danés del Laboratorio Nacional de Brookhaven, EE.UU., afirma: "la física de partículas ha muerto". Contamos con algunos físicos que ocupan puestos importantes y que brillan por sus fantasías, más no por su genialidad. Parece que los tiempos de Kepler, Galileo, Newton, Einstein, Planck y otros genios se acabaron. Nos cobija una Cosmología burocrática donde se invierten escandalosas sumas de dinero para producir basura cosmológica. ¿Se ha perdido tiempo? de ninguna manera; las arbitrariedades sin sentido de las últimas teorías son una prueba inmensa de la necesidad de una revisión profunda de la física moderna. Ya no es hora de poner más parches a las teorías existentes sino de revisar el punto donde se fracturó la ciencia. Hasta principios del siglo veinte la física iba en avance y un lunar canceroso lo echó a perder todo. ¿Será posible encontrar ese lunar, cercenarlo y poder revivir la verdad que todos esperamos? Nuestra Teoría lo logró y abrió las puertas a la nueva física del siglo veintiuno. Sin duda alguna spaXium es la Teoría Global del Universo: Logra una comprensión equilibrada de la Naturaleza, del presente continuo, el espacio, las fuerzas eléctricas, magnéticas, débil y fuerte; además logró determinar exactamente qué es la fuerza de gravedad y cómo opera. Nuestra teoría no pondrá fin a la investigación de la física sino que es el comienzo de una nueva era, y sólo cumple con un requisito indispensable: saciar el deseo inmenso que siente el hombre de comprender los fenómenos del Universo y de encontrar su lugar en Cosmos.

Afortunadamente en este capítulo terminamos con la tediosa remoción de escombros, no sólo para el lector sino para el autor ya que se vió obligado a tratar el tema con las palabras que requería y con el mismo espíritu charlatán con el cual nos propusieron algunas teorías. De ahora en adelante la autopista será recta y sin huecos. Nos encontraremos con científicos, físicos, matemáticos e inventores que hicieron honor a la ciencia; a quienes ya hemos recordado con cariño y agradecimiento y, gracias a ellos y a otros grandes científicos, fue posible que apareciera la Teoría Global del Universo. Nos queda un reconocimiento también merecido, y es a todos aquellos que propusieron las teorías que no encajan con spaXium y tuvimos que remover. En realidad fueron el aguijón para que este libro se escribiera. Todos ellos merecen el aplauso de los siglos por su intenso trabajo. Gracias Stephen Hawking y a todos sus colegas y profesores contemporáneos; sinceramente ¡muchas gracias! por habernos mostrado el camino que no debíamos seguir.

Capítulo 11 LA POTENTE TEORÍA CUÁNTICA Genios son los que dicen mucho antes lo que otros van a repetir después. Bueno es ser especialista en algo, pero no cerrar la mente a otras cosas. Haz una lista de tus talentos y te sorprenderás a TÍ Mismo. Un error es una prueba de que alguien ha intentado hacer algo. La victoria pertenece a los que perseveran. Debemos ser realistas buscando lo imposible. Después de la inusual y necesaria depuración a la cosmología moderna, quedaron en pie dos gigantescas teorías que marcaron la gran revolución científica en la alborada del siglo 20: la Teoría de la Relatividad y la Teoría Cuántica. Aunque en ciertos puntos estas teorías parece que se contradicen, spaXium le da a cada una su importante e imprescindible puesto. La teoría de la relatividad es completamente exitosa y necesaria en nuestro mundo relativo y ha sido comprobada con éxito total cuando se requieren medidas astronómicas muy exactas y también en otros campos. Es necesario comprender ahora algunos aspectos de la gran teoría Cuántica; porque, aunque nuestra Teoría no maneja partículas puntuales, su profunda esencia es cuántica. Alguien preguntaría ¿por qué el autor no desata de una vez la teoría spaXium y evita el rodeo? Porque nuestra teoría es una consecuencia, un resultado, una conclusión final de todos los trabajos realizados por los grandes físicos de la humanidad. Puede decirse que el recorrido que estamos haciendo es parte de "La Teoría Global del Universo". Ir de una vez al final es como tratar de encender una bombilla sin antes haber extendido los cables. De nada le serviría al lector obviar esta última sección porque no entendería lo que en realidad quisiera saber. Por tan evidente razón te invito conocer la forma maravillosa cómo funciona nuestro Universo real en el fascinante y misterioso mundo Cuántico. LA GRANDIOSA TEORÍA CUÁNTICA Max Planck (1858-1947). En 1900 descubrió que la energía luminosa parece transmitirse en paquetes múltiplos de una unidad básica y fundamental, los quantum de luz. Cuando el mismo Planck anunció por vez primera su principio de cuantización creyó que era un mero truco matemático, y aún Einstein miró

con ojos raros el asunto. La mecánica cuántica floreció entre los años 1920 a 1930 Y hoy día la base teórica y experimental de esta teoría es completamente sólida. Algunos malinterpretan que algunas partículas surgen de la nada y dan a esta ciencia un carácter exótico. En física cuántica la materia no puede comenzar a existir si no estaba presente antes: sucede que la energía ambiental se convierte repentinamente en materia y también puede desaparecer convertida en energía. No obstante, los intercambios de energía que se producen entre materia y radiación no se llevan a cabo de forma continua sino discreta, es decir, dando saltos; Planck los denominó cuántos o paquetes de energía. Un buen ejemplo sería el único electrón del hidrógeno cuando gira alrededor del núcleo. El electrón no puede ocupar órbitas intermedias pero puede saltar de una órbita más alta a la más baja o viceversa, perdiendo o adquiriendo un pedacito o cuanta de energía. A éste pedacito de energía que se suma para que pueda subir de órbita o se resta cuando va a bajar, se le llama fotón. Aunque la mecánica cuántica funciona perfectamente en la explicación de muchas fuerzas, no funciona al explicar la fuerza de gravedad. Los esfuerzos matemáticos al respecto suponen entidades de dimensiones nulas, a densidades absurdas e infinitas y a deformaciones también infinitas del supuesto espacio-tiempo. Respecto al descubrimiento de Planck el cual demuestra que las partículas —en este caso las esferitas que nos pintan en un dibujo cuando nos representan el átomo—, no se mueven en la misma forma continua como aparentemente se desplaza una bola de billar serena sobre la mesa. De acuerdo con Plank las esferitas se trasladan en forma discontinua, de salto en salto, sin que medie nada entre cada movimiento. Este punto ha traído serios problemas tanto de explicación como de comprensión: ¿cómo imaginar que entre dos puntos no haya absolutamente nada, ni átomos, ni partículas, simplemente nada? Juanito se demora un momento en pasar de la acera de su casa a la del frente; pero si Juanito fuera un electrón se trasladaría de una acera a la otra sin necesidad de pasar la calle. ¿Qué pasa con el tiempo entre uno y otro salto?, ¿cómo conciliar el tiempo que fluye y la discontinuidad de los instantes que se suponen no existen en el momento del salto? En cierto sentido tienen razón porque no ha habido una explicación profunda a ese salto entre la nada. Un canguro se desplaza a saltos y podemos ver que sube y baja para poder avanzar; en cambio un electrón aparece en una órbita y súbitamente aparece en la otra sin que hubiese hecho ningún salto... desaparece de un nivel y, de repente, aparece en otro. Lo curioso del caso es que La Naturaleza, sin lugar a dudas, funciona exactamente como lo explicó Max Plank. La teoría spaXium comprende el fenómeno y lo acepta como principio operacional de La Naturaleza; además descubre y explica la forma cómo una "partícula" logra saltar entre la aparente nada. LA TELE TRANSPORTACIÓN Si el principio cuántico descrito es la clave de todos los fenómenos de la Naturaleza posibilita perfectamente la tele transportación. De hecho un electrón, al pasar de una órbita a otra en un salto cuantico sin necesidad de desplazarse, dijéramos físicamente, constituye un caso de tele transportación. Otro fenómeno más maravilloso aún es que resulta perfectamente posible que dos o más partículas constituyan un único estado cuántico, aunque esas partículas se encuentren a varios kilómetros de distancia. En este caso una partícula se puede comunicar con la otra constantemente. Si suponen que ese salto o comunicación es instantáneo entonces sería más rápido que la velocidad de la luz. Ello contradice la relatividad de Einstein, porque nada puede viajar más de prisa que la velocidad de la luz. También contradice nuestra experiencia cotidiana porque no nos podemos imaginar cómo hace uno para aparecer en otro sitio sin necesidad de transportarse. Lo sorprendente del caso es que ya esto no es ficción como en el caso de las teorías de papel que derrumbamos... es realidad comprobada.

El tema es apasionante y el nudo que se forma en este punto se desatará en los próximos capítulos, dejando en el ambiente la posibilidad de que ocurran esas cosas sin ser fantasías ni en especulaciones sin sentido. Dicho sea de paso, el equivalente cuantico del bit, que conocen muy bien los ingenieros de sistemas, equivale en cuántica al qubit. Mientras el bit es un dispositivo que sólo puede estar en uno de los dos estados a la vez, el qubit puede estar en superposición de los dos estados. De ahí la potencia que podría tener un ordenador cuantico. PAQUETES DE ENERGÍA Plank descubrió que la energía electromagnética que absorbe o emite un cuerpo negro viene en paquetes, y para todos sus efectos esos paquetes permanecen enteros; nunca se puede intercambiar medio o un cuarto de paquete. En el supermercado de la cuántica nunca se vende medio kilo de azúcar sino el kilo entero. Fue muy difícil para Plank hacer entender que la luz venía en paquetes enteros. En el fenómeno de las líneas espectrales cada línea corresponde a una emisión o absorción de un quanto de energía o fotón. En este capítulo no extenderemos más la presente teoría, porque será un placer saborearla desde el punto de vista spaXium que a continuación nos abrirá un terreno maravilloso a la conquista de la inteligencia. Segunda Parte

Global Theory of the Universe ¡Oh! Universo Infinito y Eterno ¡Oh! Espacio Profundo y Misterioso ¡Oh! Vida Exuberante y Bella ¡Oh! Unidad Magnificente y Pura… ¿Por qué te demoraste tanto en revelarnos tus Secretos?

Capítulo 12 INTRODUCCIÓN A SPAXIUM El que ama la Naturaleza como se ama a sí mismo es capaz de comprender el Universo... Es mejor agitarse en la duda que descansar en el error. Las verdades que menos se desean saber son las que más se necesitan conocer. No juzgar las apariencias como si fueran causas. La ciencia es el arte de sacar conclusiones suficientes a partir de datos insuficientes. Pocos hombres han dado la vuelta a la Tierra más todos le damos cada año la vuelta al Sol montados en esta nave llamada "Tierra 1". INTRODUCCIÓN A SPAXIUM Vivimos en un mundo aparentemente sólido y aparentemente real. Contentos con ello no nos damos cuenta que todo lo que vemos y tocamos es completamente insólido. SpaXium demostrará, apoyado en los descubrimientos de la física moderna, que nadie ha encontrado ni podrá encontrar el asiento real de la materia. Ningún científico, físico atómico, químico, biólogo o electrónico; ningún filósofo o religioso ha podido demostrar que este Universo es sólido; nunca se podrá demostrar alguna cosa de la que se pueda decir con certeza: ¡esto es materia!

Nos llevaremos la sorpresa cuando veamos que el electrón o el protón, partículas que manejamos como tan reales, no son ni como las describen ni como las pintan. Es más, la concepción spaXium del átomo es totalmente diferente. Vamos a demostrar que este mundo es simplemente una proyección que vemos como real del verdadero Universo sólido que no vemos, no obstante estar aquí mismo. Es importante volver a advertir que la teoría spaXium no tiene que ver con dioses, espíritus, religiones, misticismo o exoterismo. Tampoco admite otros universos fuera de este ni otras dimensiones fuera de las tres dimensiones espaciales. (El tiempo no es una dimensión; espacio-tiempo es una paradoja). SpaXium se ajustará fielmente a la ciencia y se someterá a la más fría, rigurosa y despiadada comprobación científica. Ya sabemos que una partícula puede aparecer y desaparecer, y aquello que aparece y desaparece no es del todo real. Estamos viviendo el sueño de la materia y, como los sueños son reales mientras duran, no tenemos más remedio que continuar desenvolviéndonos en esta irrealidad en que vivimos; y es aquí donde la teoría de la relatividad funciona perfectamente, no se puede desechar. No obstante, la reina de las teorías se quedará aquí, en su relativo mundo. Pronto nos trasladaremos al mundo real y absoluto; únicamente nos llevaremos cinco cosas absolutas de Einstein: 1) la máxima ecuación de la historia: E= mc2, 2) sus conceptos sobre la velocidad de la luz, 3) algo muy importante que el genio no maduró; 4) su magistral mente la cual abrió las puertas a la conquista de la inteligencia, y 5) su grandioso corazón que nos enseñó que el respeto a la vida valía más que la ciencia. ¿QUÉ HAN DESCUBIERTO AL RESPECTO LOS MEJORES CIENTÍFICOS DEL MUNDO? De Broglie presentó una famosa ecuación de onda donde dejó sentado que todas las partículas manifiestan un efecto vibratorio. Por otra parte, una de las demostraciones más perfectas que ha servido de base a la concepción cuántica es la de Schödringer que define las partículas como campos vibratorios. La ecuación de onda de Schödringer demuestra que una partícula es un paquete de ondas estacionarías las que en nuestro mundo, que podríamos llamar virtual, se nos presenta como una partícula. Leibniz tenía razón cuando dijo: “La sustancia perceptible procede de la imperceptible” Max Plank observó que la energía radiante depende de la frecuencia vibratoria y se emite en paquetes enteros de energía, ó sea los trenes de ondas que llama spaXium; estos trenes actúan como partículas más nunca serán partículas: siempre serán ondas. El hecho de que las dibujan como partículas es porque la física tiene arraigado el concepto de que los electrones y los protones son bolitas de materia, así nos las han dibujado y en esta forma nos las han enseñado. Más, por el hecho de que la física explique algo de alguna manera no ha de ser que en La Naturaleza ocurra de esa forma. Si una partícula tiene masa no podrá alcanzar nunca la velocidad de la luz; pero si la partícula no tiene masa es porque es luz y nunca podrá abandonar su velocidad. Los científicos dudan si el fotón tiene masa o no. Es fácil saberlo: si está en reposo es porque constituye un tren de ondas lumínicas empatado de cabeza a cola; lo vemos como en reposo. El estado que llamamos partícula adquiere aquello que llamamos masa, le basta con desenvolverse en ondas de luz u otras ondas para perder el efecto masa. La masa es un efecto, no una causa. ¿POR QUÉ NO SE HA LLEGADO AL DESCUBRIMIENTO DE UNA TEORÍA TOTAL? Nadie duda que la teoría Cuántica sea correcta; nadie duda tampoco que es incompleta. La teoría de la Relatividad se comprobó en casi todos los casos, sobre todo a nivel astronómico. Mas, la teoría de la relatividad poco tiene que hacer en el mundo subatómico que estamos estudiando. Ninguna de las dos grandes teorías nos explica qué es la gravedad, el espacio, la fuerza

magnética, los campos eléctricos o magnéticos y por tanto quedan muchas preguntas importantes sin responder ya que dos verdades no se pueden contradecir: solo existe una verdad en el Universo. Las teorías fantasiosas de finales de siglo 20 produjeron cero resultados, cero comprobaciones y millones de especulaciones ridículas que dejaron la cosmología al borde del abismo. ¿Por qué le han ocurrido estas cosas a la ciencia? Muy sencillo: porque no han sabido desechar las dualidades y han cohabitado peligrosamente con ellas. La mayor parte de la humanidad es ignorante porque cree en cosas que no son ciertas. LAS DUALIDADADES La dualidad no existe en el Universo. Todas las fuerzas y leyes universales son siempre absolutas sin posibilidad de cambio. No obstante, el Universo real se nos presenta de un modo relativo, ilusorio, donde todo cambia menos la ley que hace cambiar. Nunca vemos el Universo real si no una proyección cambiante del mismo. En verdad el Universo real es este mismo pero nosotros lo vemos de una forma ilusoria y no como realmente es. La ciencia en parte lo explica como realmente es y en parte como parece ser, admitiendo alegremente las paradojas. La anterior explicación parece filosófica y vamos a ver que es fríamente científica y crudamente real. Al escudriñar La Naturaleza nuestros sentidos nos presentan siempre un panorama dual: luz-oscuridad, calor-frío, bueno-malo, arriba-abajo, grande-pequeño. Por otra parte, la ciencia al tratar de explicar los fenómenos de las cosas duales se enreda en el mundo de las paradojas: partícula-onda, materia-energía, finito-infinito, absoluto-relativo. Lo grave del caso es que la ciencia, conociendo muy bien que las paradojas científicas entorpecen la ciencia, al no poder descifrarlas, las admite olímpicamente y las disimula asignándoles palabras elegantes. Iniciemos con entusiasmo el estudio de la teoría global del Universo, spaXium. Todos sabemos que las dualidades tienen dos componentes. Sin embargo a veces desconocemos que el uno es verdadero y el otro es ilusorio. "Calor y frío". El calor es real, el frío ilusorio. El calor es energía, se compone de ondas. Él frío no tiene asiento real, simplemente es la ausencia de calor. Sin embargo nosotros decimos “tenemos” frío, y construimos aparatos para que “fabriquen” el frío. Lo que hacen estos aparatos es desalojar el calor porque el frío no se puede producir ni desalojar; el calor sí. Cuando una persona muere de frío, muere por falta del calor que necesitaba; el frío no mata por que no existe; la deficiencia de calor mata porque es un imperativo para vivir. Sin necesidad de más explicaciones vemos claramente que en la dualidad calor-frío, un elemento es verdadero y el otro ilusorio. No obstante haber entendido el caso a la perfección necesitamos seguir manejando el elemento ilusorio como si fuese real: "hace mucho frío", "cierre la puerta porque entra mucho frío" (en realidad no entra el frío sino que sale el calor). Luz-oscuridad. La luz está constituida por ondas; la oscuridad es la ausencia de ésas ondas. La luz existe, la oscuridad no. Encontrándonos en un cuarto oscuro, al abrir la puerta entra la luz; la oscuridad que "estaba" dentro, nunca puede salir hacia la luz porque la oscuridad no existe. Entra lo que existe, obviamente lo que no existe no puede entrar ni salir. De todas formas tenemos que seguir manejando dicha dualidad como si ambos elementos fuesen reales: "existe mucha oscuridad aquí"; “se hizo oscuro.” LAS RELATIVIDADES Son aquellas que para darles existencia real es necesario hacerlas depender una de otra: Grande-pequeño: somos grandes comparados con una hormiga y

pequeños en comparación con un elefante. Pesado-liviano, arriba-abajo, fuerte-débil... vivimos en un mundo de dualidades relativas que, aunque nos servimos de ellas, nos distorsionan la verdadera imagen del Universo real. Hemos creado un mundo ilusorio y, únicamente pensando profundamente descubriremos que no es tan real como parece. LAS NULIDADES: por ejemplo pasado y futuro. Ninguna de las dos existe y sólo cobran realidad en la imaginación fugaz. LAS IRREALIDADES: Por ejemplo el "0”, los quebrados, los decimales, no existen en la Naturaleza y menos pueden estas concepciones de dudoso origen expresar el Universo real. LAS FALSEDADES CIENTÍFICAS: Por ejemplo la singularidad, las dimensiones extras, viajes en el tiempo, otros Universos paralelos con leyes diferentes, el Universo en una cáscara de nuez… o mas pequeña; el nacimiento o la congelación del tiempo, comienzo y fin del Universo etc. ABSURDOS CIENTÍFICOS: El vacío absoluto, la nada, creación de la nada, ondas que atraviesan el vacío absoluto, densidades infinitas. partícula-onda, espacio-tiempo, y otros errores imperdonables los cuales detallaremos. Recapacitando en lo anterior nos damos cuenta de que nos cubre una nube de inconsistencias que nos distorsiona la visión de la realidad. Comprenderás por qué hablamos de mundo ilusorio y un Universo real. Ya te diste cuenta porqué las grandes teorías han dado resultados parciales y por qué se forman contradicciones entre ellas: porque todas cohabitan con las rémoras y confunden el Universo real con el ilusorio. En realidad ninguno de ellos es comida para el ser humano.) Encontrar la realidad quiere decir librarnos de las dualidades, de las paradojas, de las relatividades y de los conceptos confusos que tenemos sobre la materia prima de la cual estamos hechos. Es la única forma de encontrarle la realidad a este mundo en el quel nos desenvolvemos tú y yo, junto a todas las demás criaturas vivientes. EL ENIGMA DE LA DUALIDAD ONDA-PARTÍCULA... PARTÍCULA-ONDA El famoso e importante principio de indeterminancia (incertidumbre) de Heisemberg, demuestra que no es posible medir la posición de una partícula en un momento dado. Muy obvio: spaXium demuestra que las partículas no existen: son trayectos cuantificados de ondas que se unen en sus dos extremos y continúan girando en un espacio circular o elíptico y tridimensional, describiendo complejas figuras armónicas, siempre desplazándose en su modalidad de ondas a la irrenunciable velocidad de la luz. La velocidad de la luz es el único medio de existencia de algo que consideremos material. La energía nunca se queda quieta. (Entiéndase aquí que no es la figura completa la que necesariamente tiene que moverse, puede estar detenida en relación con otras; lo que se desplaza a velocidad luz es el haz de ondas que componen la figura.) Nada hay en el Universo, en ningún momento, que no se esté moviendo a velocidad-luz. Para que algo exista en el mundo físico debe estar transmitiendo vibraciones (Tensiones y distensiones) a la velocidad natural que permite la elasticidad del espacio. Cuando la energía se enrolla sobre sí misma la vemos como partícula o materia y la percibimos estática o con movimientos lentos con relación a nosotros. Aquí es cuando entra a funcionar el mundo de la relatividad, un mundo ilusorio proveniente de el mundo real. (Después del átomo, o sea de la agrupación de átomos en adelante, estos forman el mundo ilusorio de las formas. Del átomo hacia adentro, o sea en la constitución del átomo, no funciona para nada la relatividad…allí todo es absoluto…es real.) El mundo real lo constituyen las ondas hertzianas. Lo demás es ilusorio, es la materia que vemos, es el mundo de las hamburguesas, las comidas rápidas, y los infartos. SOLUCIONES “SALOMÓNICAS” Recordemos que en un principio Young demostró que la luz estaba constituida por ondas. Newton explicó que la luz estaba constituida por corpúsculos. Luego se volvió a creer que

eran ondas y después Planck observó que venían en paquetes que llamó quántos. Naturalmente se formó un debate en el cual ambos bandos tenían razón. A principios del siglo 20 se llegó a una solución salomónica: "la luz, por sus hábitos de partícula y onda, es una partícula-onda. Puede haber sido una solución salomónica mas no científica. Por el hecho de que le inventemos nombres a las cosas no quiere decir que conozcamos el fenómeno de esas cosas. Actualmente el mundo científico está lleno de paradojas aparentemente solucionadas a fuerza de ponerle un nombre elegante. Es el caso de nombres hermosos como singularidades, horizonte de eventos y, en el presente caso, la gran solución que nos dieron fue ridícula: la luz tiene "hábitos". SpaXium no admite como demostración esos "hábitos" para explicar la dualidad partícula-onda porque, si es partícula no puede viajar a la velocidad de la luz y si es onda no podría detenerse; o es gallo o es gallina pero ninguna de las dos cosas a la vez. Por tanto spaXium explica el fenómeno claramente: La luz se comporta como una partícula únicamente cuando intercepta otra onda detenida en una figura, en este caso ingresa a esa figura. Si el tren de ondas se queda allí alterará la figura con una frecuencia armónica que llamamos fotón. Ahí no la veremos como onda sino como partícula. La dualidad partícula-onda se derrumba aquí: cuando viaja como luz, es luz; y cuando interacciona o se envuelve sobre sí misma, aparenta ser partícula; pero es en realidad energía enrollada. Ampliaremos generosamente este asunto. EN BUSCA DE LA MATERIA Desde tiempos inmemoriales al hombre le ha intrigado saber de qué está hecho el Universo y las cosas que lo componen incluyendo su cuerpo. Los antiguos nos hablaron de cuatro elementos: Tierra, Agua, Fuego y Aire. La búsqueda continuó y en el siglo 20 se demostró de una manera concluyente, y ya sin ninguna duda, que cualquier cosa que exista en el Universo se compone únicamente de 92 átomos estables y diferentes. El 92, en cuanto a número de átomos se refiere, es un tope universal como lo es la velocidad de la luz y otros topes absolutos que veremos. Cuando un átomo trata de albergar un número mayor a 92 electrones en sus ámbito energético, arroja sus componentes de sobra en forma de energía (ya de por si son energía) hasta estabilizarse nuevamente en 92. Esos átomos inestables se llaman trans-uránicos. Como sabemos, los 92 elementos se combinan en múltiples formas para formar compuestos como el agua, la sal, el vidrio, la madera etc. ¿Conociendo lo anterior se encontró la materia? De ninguna manera. Se supone que los átomos están compuestos por numerosas partículas enormemente separadas unas de otras. Ahora bien: si creemos que al encontrar esas bolitas o partículas hemos encontrado la materia estamos muy alejados de ello. Joseph John Thomson (1856-1940), descubrió el electrón. A principios del siglo 20 ya el átomo había tomado una forma muy convincente que se componía de un núcleo de protones y neutrones alrededor del cual giraban “esas bolitas de materia” llamadas electrones. Surgió entonces la física de partículas donde, mediante choques de “partículas” en potentes aceleradores, se siguieron encontrando un sinnúmero de otras “partículas” que desaparecían una vez que se formaban. Se creyó que quebrando esas bolitas en pedacitos se encontraría la clave. Fue el nacimiento de la física de partículas. El número de bolitas fue creciendo alarmantemente y a él se sumaron las creadas matemáticamente —y las que cualquiera quisiera proponer para explicar cómo funcionaban las fuerzas que nos intrigan y las demás cosas que aún se encuentran sin explicación alguna—. A falta de resultados confiables los zoológicos de partículas comenzaron a perder clientela. Rayando el año 2000 ilustres físicos creen que la física de partículas agoniza. Los gobiernos que invirtieron enormes sumas, tal vez con la esperanza de que se descubriese alguna bomba de antimateria que destruyese una ciudad y fuera tan pequeña que se pudiese enviar por correo... así se recuperaría la platica.

Ahora perdieron la esperanza y no quieren gastar más dinero en aceleradores de partículas por la falta de resultados prácticos. (Actualmente se encuentran terminando el último que nos traerá más partículas) Oppenheimer dijo: “El Premio Nobel se le debiera dar al físico que no descubriera una nueva partícula durante un año”. Lo que vale aquí en este tema es que la ciencia moderna aún no ha podido encontrar la materia. Ahora viene la teoría spaXium que afirma de una vez que "la materia no existe", y remata: únicamente existe la energía; lo que llaman materia es una proyección tridimensional de la energía. De igual forma que en la dualidad “calor-frío” el calor es el que existe y el frío es una ilusión; en la dualidad "luz-oscuridad" la luz en la que existe y la oscuridad es una ilusión, en la dualidad “energía-materia” la energía es la que existe, la materia es una ilusión. Para saber qué es la energía no necesitamos gigantescos aceleradores de millones de vatios de potencia y de costos estrafalarios: basta encender una pequeña linterna o encender una cerilla y ahí está. La energía es fácil de detectar y de explicar, porque existe; se trata simplemente de ondas hertzianas de frecuencias variables. La materia ha sido tan costosa como infructuosa su búsqueda, porque no existe. No solamente se ha demostrado que la materia puede ser tan evanescente sino que es posible hacerla desaparecer por completo como materia; se convierte en ondas, esto es, las figuras de ondas que vemos como materia regresan al estado energético de desplazamiento en línea recta. Se ha dicho que la materia es energía congelada. Esa explicación parece correcta más la palabra "congelada" expresa que todo está quieto, sin vibración, y se puede pensar en una idea diferente. SpaXium explica que las ondas hertzianas de frecuencia elevada tienen la propiedad de enrollarse sobre sí mismas; no se congelan sino que continúan su desplazamiento a la velocidad-luz describiendo círculos, elipses y figuras complejas como veremos. Lo importante de todo esto es que la velocidad de las radiaciones nunca se detiene; se puede comparar a un atleta que viaja en línea recta en una ciclovía y a otro que da vueltas en la cancha de un estadio. Ambos se desplazan a igual velocidad pero el que da vueltas a la cancha no se transporta a otro sitio, ahí se queda. Mas por el hecho de que esté dando vueltas no se puede decir que encuentre congelado. Es importante resaltar que en una fuente de luz constante que produce haces lumínicos, tan largos como dure el encendido del foco que lo produce, únicamente se pueden enrollar fracciones de largos cuánticos determinados. El tamaño de esos enrollamientos está regulado por estrictas leyes de resonancia armónica que determinan el tamaño y las propiedades que tendrá la figura que forme. La peculiar forma de enrollarse la radiación en trenes de ondas, simplemente forma aquello que la ciencia llama partículas. En este momento la energía no continúa el desplazamiento por el espacio abierto; ya que al circular los tramos de ondas sobre sí mismas, quedan detenidas en relación con un observador inmediato. Esas figuras detenidas conforman el mundo relativo de lo que llamamos materia y está formada por figuras tridimensionales de energía; no por partículas de algo que nadie sabe qué es… ni podrá saberlo mientras se insista en buscar partículas de materia. ¿POR QUÉ UNA PARTÍCULA NO PUEDE ALCANZAR LA VELOCIDAD-LUZ? Supongamos que la velocidad máxima de una atleta le permite desplazarse diez kilómetros en una hora y esa sea su velocidad tope. Si el atleta camina en línea recta su cuerpo se trasladará entre dos puntos distantes diez kilómetros en ésa hora. Si a la misma velocidad de diez kilómetros-hora el atleta comienza a desplazarse en zigzag, nunca podrá llegar en una hora a un punto distante diez kilómetros, ya que su velocidad tope es de diez kilómetros hora. En este caso el atleta al correr está trazando figuras y eso le impide que su cuerpo se desplace y alcance la meta en una hora.

Exactamente cuando las ondas hertzianas forman figuras, aunque internamente dentro de la figura su velocidad es de 300.000 kilómetros-hora, el desplazamiento visto como figura no podrá alcanzar la velocidad-luz. Para que una partícula alcance la velocidad luz debe desenrollarse por completo. Las frecuencias muy elevadas por encima de la luz, o sea sus armónicas, tienden a formar siempre enrollamientos simples. Estos son detectados como partículas de alta energía. El hecho de que aparenten ser y comportarse como partículas, no lo son… continúan siendo ondas. De ahí la confusión onda-partícula ¡Aquí se aclaró! En caso de que una onda se desenrolle del todo, continúa a su velocidad natural sin necesidad de acelerarse porque de hecho a esa velocidad estaba dando vueltas formando lo que consideramos es una partícula. Hasta ahora no han explicado por qué la luz no requiere aceleración cuando brota de algo. En todas las "partículas", que aparentemente están quietas, lo que las forma es un tren de ondas que gira a velocidad-luz empatando el principio con el fin de esa sección o tren de ondas. Al desenvolverse no aumentará ni disminuirá su velocidad natural pero la figura que formaba —o sea la partícula—, desaparece y ya no se manifiesta como partícula si no como radiación. El anterior proceso se reinvierte: cuando un haz de luz, que se desplaza a 300.000 kilómetroshora, penetra o interacciona con arrollamientos de ondas que vemos como partículas, puede iniciar un proceso de enroscado sumándose a esas figuras o partículas haciéndolas cambiar sus figuras, y, por consiguiente, sus propiedades. La ciencia nos dice que ninguna partícula puede alcanzar la velocidad-luz ya que, por más pequeña que fuese la partícula, necesitarían de una en energía infinita. Como el fotón se comporta como una partícula y a la vez viaja a la velocidad-luz, tamaña contradicción la resuelven alegremente diciendo que el fotón carece de masa y por ese motivo puede viajar a velocidad luz. Continúa la contradicción y más grande aún: porque lo que no tiene masa no es partícula y lo que tiene masa no puede viajar a velocidad-luz. Toda partícula, por ínfima que parezca, tiene masa... quienes dicen que no tiene, que expliquen el porqué. SpaXium aclara que, para que una partícula pudiese viajar a la velocidad-luz precisaría que la energía superara la velocidad límite universal y de esta forma poder viajar en zigzag formando la figura, lo cual es imposible. Es clara la razón por la que una partícula nunca puede viajar la velocidad-luz. CAPÍTULO 13 LOS GRANDES MISTERIOS DE LA FÍSICA En vía de comprensión El Universo está lleno de maravillas y espera pacientemente nuestra capacidad para apreciarlas. Miremos las luminosas estrellas pero nunca nos olvidemos de encender la lumbre de nuestro hogar. Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que esa idea triunfa. Podrás dudar, porque la duda es señal de inteligencia; mas si continuas indagando, tu misma inteligencia aclarará las cosas. No hay cuesta por más empinada que sea, que no la podamos subir entre todos. ¿DE QUÉ ESTÁ HECHA LA MATERIA? Es la pregunta que más han esquivado los científicos y cuando han tratado de responderla llegan al mundo de las paradojas. Einstein al explicar la cuestión no sólo nos envuelve en ése

mundo paradójico sino que, con su cuarta dimensión, —aquella que todo mundo lleva en sus estómagos—, nos sumerge en un vacío sin forma que sostiene la materia. Veamos: En 1900 la noción del éter había sido desterrada dejando el espacio absolutamente vacío; al tener que seguir hablando de esa nada, y como no podía ser del todo nada ya que en tal caso la Luna estaría aquí, y fuera de eso no sabían qué era el espacio, la solución fue ponerle otro nombre, que no fuera espacio vacío, para darle un elegante “toque científico” al asunto. Einstein lo llamó “campo” y, simplemente, con ponerle ese nombre, "solucionó” el problema; además como fue Einstein el que lo dijo todo mundo agachó la cabeza. Al espacio le quitaron el fantasma del éter; y, como quedó desnudo y sin forma, Einstein reemplazó el fantasma del éter con el fantasma del tiempo; ya no se llamaría espacio con éter sino espacio-tiempo. El nuevo fantasma seguiría asustando a los incautos desde la cuarta dimensión. ¡Qué novela tan interesante! La gente, debido a la autoridad infinita que había adquirido Einstein, se contentó, pero el genio sabía para sus adentros que el espacio no podía estar vacío del todo porque presentaba unas propiedades misteriosas y la nada no puede presentar algo. Al gran genio se le ocurrió una idea naturalmente genial: llamar a ese espacio vacío: “campo”, Con esa palabra se acabaron todos los problemas porque la gente acepta todo sin masticar, siempre y cuando provenga de parte aseada... ¡sin pelos! Las ideas de campo, espacio-tiempo, partícula-onda y no-éter las tomaron como un emblema que significaba: “yo soy científico”. Claro que hasta ahora nadie ha podido explicar qué es campo: no son fuerzas, no son ondas, no son partículas no es electromagnetismo, no es nada más que la palabra "campo". Sin embargo nos explica el mismo Einstein que la materia, es decir las partículas subatómicas, vendrían a ser condensaciones locales de ese campo. En palabras textuales del mismo Einstein: "Debemos, de esta manera, considerar la materia como estados locales constituidos por las regiones en las cuales este campo es extremadamente intenso! ¿Qué es un campo señor Einstein? Con esa definición no nos explicó en qué consistía. Recordemos que la definición que nos dió del tiempo era que “el tiempo era aquello que medían los relojes”… spaXium no se contentó con esas definiciones. Sencillamente podríamos preguntarle al gran genio cómo se forman esos estados locales de un campo que no se sabe qué es, ni menos de qué está hecho, y si dice que el campo es una realidad, ¿una realidad de qué? El campo es simplemente una palabra para representar la nada que dejaron los controvertidos experimentos de Michelson y Morley cuando mataron el éter y nadie fue capaz de reemplazarlo por algo mejor. Más adelante entenderemos lo anterior a la perfección. Lo importante es aclarar que nadie ha explicado qué es en realidad lo que constituye la materia. SpaXium explica muy bien que la materia no tiene asiento verdadero, no es una sustancia, no son bolitas, no son partículas. La materia está hecha enteramente de energía y la energía son ondas hertzianas; no existe en el Universo relativo nada que sea diferente a ondas. La materia como tal no existe. El mundo que vemos y del cual creemos que estamos hechos es virtual. Las ondas hertzianas son reales; son las realidad del Universo manifestado. Por tanto es correcto decir: "la materia es energía"… es incorrecto decir que la energía es materia. La materia es simplemente una imagen de la energía cuando esta forma figuras deteniendo su avance en línea recta, mas no su velocidad intrínseca la cual siempre subyace en la figura. ¿PODRÍA NO EXISTIR LA MATERIA? Por el hecho de ponerle nombre a una cosa no significa que la tengamos conquistada. Tramos de luz se doblan en armónicas y se envuelven para formar figuras de ondas — partículas— aunque siguen siendo en todo momento luz. En esa situación no las podemos ver porque se quedan dando vueltas en la figura y no llegan a nuestros ojos como luz. Cuando una partícula desaparece en energía lo que ocurre es que se desenrolla y continúa a su velocidad; de esa forma puede llegar a nuestra retina y crear impulsos electroquímicos que viajan al cerebro y es éste el que origina la sensación luminosa.

La luz no necesita acelerarse cuando se produce o desenrolla; muy lógico: cuando estaba enrollada estaba girando a esa misma velocidad uniendo el principio del haz con el fin. Una rueda puede estar girando a una increíble velocidad sobre sí misma y sin embargo nosotros verla quieta. Si esta rueda choca con el suelo de inmediato trata de adquirir una gran velocidad sin que nadie le dé impulso, de igual manera, la velocidad de una figura de ondas ya tenía la velocidad-luz cuando la veíamos como partícula aparentemente quieta. ¿ACELERACIÓN A LA VELOCIDAD DE LA LUZ? Uno de los errores sin precedentes que no se pueden perdonar, es asegurar que los fotones tienen que ser acelerados por impulsos magnéticos que los disparan desde sus lugares a la conocida velocidadluz sin necesidad de aceleración, aduciendo que son partículas muy pequeñas. Ninguna partícula por pequeña que parezca puede acelerarse a la velocidad de la luz. En la lista de errores sin precedentes que no se pueden perdonar y menos disimular, también está el suponer que las ondas electromagnéticas no requieren un medio para transportarse, aduciendo que dichas ondas pueden vibrar solas en el vacío absoluto. Absurdos como este apuñalan la inteligencia y, a pesar de lo desatinadas, es pan cotidiano en la física actual. ¡Qué inocencia!, y qué vergüenza ante las civilizaciones venideras el haber comulgado con tan insolentes propuestas. TODA ONDA NECESITA DE UN MEDIO PARA PODER PROPAGARSE Y LAS ONDAS HERTZIANAS O ELECTROMAGNETICAS NO SON LA EXCEPCIÓN. El hecho de no haberse encontrado el éter fue debido a la incapacidad de la ciencia para descubrir el verdadero medio de propagación, y esta incapacidad se tradujo en el error sin nombre de que una onda no requiere un medio para propagarse, porque la onda en sí es la perturbación de un medio, nunca otra cosa… sería como nadar sin agua; si no hay medio no puede existir la onda. Por tanto ondas sin medio es otro ridículo que pasará a la historia. SpaXium aclarará todo. Nos explican que “la oscilación electromagnética es una perturbación periódica que se propaga a través de la estructura eléctrica de la materia creando, ellas mismas, medios eléctricos y magnéticos para avanzar. Primero, ¿cuál materia existe entre dos galaxias separadas millones, y millones, y millones, y millones de kilómetros para que formen una estructura? ¿Que es la citada estructura eléctrica y de qué está hecha? Nadie hasta ahora sabe qué es en realidad un campo eléctrico ni magnético, no importa que los ingenieros electrónicos en la práctica lo produzcamos, lo midamos y hagamos funcionar aparatos con él, y que los principiantes lo definan alegremente con palabras exóticas sacadas del cajón científico para explicar a los incautos lo que no pueden comprender. Además dicen que la aceleración se debe a impulsos magnéticos ¿cuáles, dónde, cómo y porqué? Eso no lo explican ni podrán hacerlo. Fácil es hablar, difícil explicar e imposible demostrar de ese modo. Los fotones son trenes de ondas que se entrelazan con el electrón; cuando el electrón cambia hacia un nivel más bajo la fracción de ondas llamadas fotón, debido a un efecto armónico, sobra y pierde el efecto de enrollamiento en el cual giraba a velocidad-luz; simplemente cambia su desplazamiento curvilíneo, se escapa del átomo, continuando en línea recta a la misma velocidad con que giraba. Es ahí cuando volvemos a ver luz. (Recordemos que la luz es invisible cuando viaja por el espacio, solamente podemos ver sus efectos cuando choca con la retina y produce corrientes electro químicas. En realidad la luz siempre es invisible; Lo que viaja por el nervio óptico hacia nuestro cerebro no es luz sino impulsos electroquímicos.) La anterior es la conclusión de una de las leyes de la teoría spaXium: “La velocidad-luz nunca se adquiere, nunca necesita aceleración,

siempre permanece porque es una constante universal. No existen fenómenos de aceleración: existen fenómenos de fuga y enrollamiento”. COMPROBACIONES Se comprobó que el electrón no sólo puede estar en dos sitios o más a la vez sino que también se puede mover simultáneamente en diferentes direcciones. Ello no constituye una incertidumbre sino una certeza de que el fenómeno, aunque nos parezca extraño, se comprobó que funciona de esa manera. En un famoso experimento se perforaron dos ranuras sobre una pantalla y se colocó una placa fotográfica detrás; se disparó un solo electrón contra la pantalla y la sorpresa fue que el electrón pasó por ambas ranuras al mismo tiempo, y en la placa dejó grabadas el mismo modelo de interferencia que dejan las ondas. Si el electrón fuese una partícula no hubiese podido pasar al mismo tiempo por las dos ranuras separadas, y fuera de eso no hubiese formado las interferencias que dejan las de ondas. SpaXium considera que ni el electrón, ni ningún elemento del átomo puede ser una partícula en el sentido en que nosotros la conocemos en el mundo relativo en que existimos. Las "partículas" atómicas son figuras formadas por las ondas, las mismas que la antigua ciencia del siglo 20 y principio del 21 llamaba partícula-onda. EL PRINCIPIO DE INDETERMINANCIA (Principio de incertidumbre.) Heisemberg encontró que los protones se mantienen unidos en el interior del núcleo por una fuerza de intercambio. Protones y neutrones cambian constantemente de identidad: neutrónprotón, protón-neutrón; esto determina que, en un momento dado, no se puede saber si una partícula es neutrón o protón. Lo más curioso es que antes de que un protón pueda ser repelido por otro protón parece que se convirtiera en electrón, y a veces a la inversa. Ello no se podría explicar si esas supuestas partículas en todo momento no fuesen ondas que están formando figuras, mal llamadas partículas. Por tanto, cuando hablamos de un protón podemos asegurar que es y no es. Si consideramos las partículas como materia nunca lograremos entender lo anterior; el hierro no puede convertirse en oro o en vidrio alternativamente. En cambio los electrones se condicionan unos a otros; es más: se convierten los unos en los otros y pueden estar en varias

partes a la vez.

Constituye pues un error tratar de comparar el mundo ilusorio que vemos con el mundo real del átomo que lo forma todo porque el mundo de la relatividad nos engaña: Comparar el átomo con un sistema solar en miniatura es cosa del pasado. Los electrones no son esferitas sólidas que orbitan el núcleo atómico. El mundo del átomo es absolutamente diferente a lo que vemos cotidianamente; casi todas las comparaciones que hacemos con cosas conocidas fallan irremediablemente. Carl Sagan, el famoso astrónomo y escritor, dijo: “Nadie puede entender la mecánica cuántica” dijo la verdad siempre y cuando tratemos de entender el átomo comparándolo con el mundo en que vivimos. Estudiando nuestra Teoría se podrá entender la cuántica, y viceversa. Heisemberg, cuando intentó fijar la posición del electrón y fijar su momento ya había cambiado en un lapso infinitesimal; y ya no era el que antes era sino otra cosa. Ello implica que el electrón es a la vez una partícula, una onda, una cosa, un punto, un proceso de movimiento, es y no es; parece una incertidumbre; mas fue una certeza observar que las cosas ocurrían de esa manera. He ahí el principio de la indeterminancia. SpaXium aclarará la cuestión. Físicos japoneses, en 1963 descubrieron que él neutrino cambiaba de identidad cuando viajaba por el espacio: unas veces era electrón-neutrino, otras veces muón-neutrino, otras veces tauón... y continuaba cambiando; una partícula no puede comportarse de esa forma… una figura de ondas sí. Las bolitas con las que nos representan los átomos no son bolitas ni partículas; el átomo no es como lo pintan.

El átomo que enseñan en colegios, en universidades y el que aparece en enciclopedias —algo parecido a un sistema solar en miniatura—, es cosa del pasado... ¡a volver a estudiar! En nuestra teoría las bolitas (partículas) que representaban los electrones, protones neutrones y demás, quedan sirviendo para lo mismo que sirven las bolitas del árbol de Navidad.. de adorno. EL ÁTOMO DE SPAXIUM La estructura atómica como realmente es: SpaXium considera que el átomo, no obstante estar formado por frecuencias de ondas individuales, se comporta como una sola unidad; y en realidad es indivisible porque si se divide deja de ser átomo y pierde sus propiedades como tal. Es el único eslabón de lo que podemos llamar materia por que su contenido interno es únicamente energía. Es importante resaltar aquí que las figuras que acompañan las explicaciones no son fotografías del átomo que explicamos. Podemos fotografiar un planeta o una galaxia; mas como vimos antes, el mundo atómico no se comporta como lo vemos en el conjunto macro de nuestra escala de proporciones. No obstante las figuras de ondas presentadas no son creaciones artísticas caprichosas: Se trata de organizaciones fractáricas de la Naturaleza e imágenes directas del mundo de las radiaciones. Estamos viendo figuras reales de ondas trazadas por los electrones sobre una pantalla fosforescente, cuando se empatan de cabeza a cola. Las partes constitutivas del átomo se mantienen en mutuo y constante intercambio de energía e información y dependen unas de otras en cuanto a generar propiedades; se puede comparar al organismo humano que, aún cuando posee diferentes órganos, conserva su individualidad; el mismo fenómeno ocurre con las células que lo componen. Los científicos para poder manejar las contradicciones que encierra la dualidad partícula-onda recurrieron también a un bonito nombre: la complementariedad. Y, como siempre, solucionaron el problema con una elegante expresión idiomática, no con alguna explicación científica. Se acabó el mundo de las dualidades, el mundo de lo relativo y entramos en el Universo real. Aquello de que materia y energía es lo mismo ya no lo es. Sólo existe la energía; la materia es la misma energía formando figuras; nunca deja de ser energía y nunca se convierte en otra cosa que no sea energía. El principio de conservación de la energía y la conservación de la masa cambian radicalmente. La energía se conserva, la masa no. Aunque suena a sacrilegio científico, la explicación es clara y contundente: la masa puede desaparecer, la energía no. La energía al formar figuras, sigue siendo energía, sigue siendo ondas. Lo que llamamos partículas no existe como entidad diferente a energía. Los trenes de ondas, ya sea que estén girando sobre sí mismos o viajando en línea recta, conservan su velocidad y sus propiedades o frecuencias de vibración. Al formar una figura no se convierten en otra cosa o sustancia. Si fabricamos un muñeco utilizando arcilla, el hecho de que la arcilla adopte la forma de muñeco no deja en ningún momento de ser arcilla… la forma del muñeco puede desaparecer, en este caso la arcilla no. El hecho de que llamemos esas figuras materia no quiere decir que exista la materia como una entidad real. Si el vapor de agua forma una nube no podemos decir que esa nube es una cosa diferente a vapor de agua. La energía se conserva; la materia no existe; y lo que no existe en realidad no se puede conservar. La materia es, simplemente, una figura ilusoria de la energía... la energía es la parte verdadera de las dualidades energía-materia, ondapartícula. ¿Te has preguntado alguna vez porqué los electrones, sabiendo que son atraídos tan fuertemente por el núcleo, no caen hacia él? La mayoría aseguran que los electrones son como planetas que orbitan en el núcleo y se comportan igual que un sistema solar en miniatura. Nada más erróneo: el

átomo no se parece ni opera como un sistema solar en miniatura. Por una parte, los electrones no son partículas sino trenes de ondas que solo encajan, por ley de resonancia armónica en determinados niveles llamados de energía, los cuales son muy diferentes a una órbita estelar. LAS CURVATURAS DE LA ENERGÍA ¿De dónde sacó SpaXium la idea o el cuento de que la luz o la energía se pueden enrollar? De ningún cuento ni de ninguna idea descabellada sino de la observación minuciosa e inteligente de La Naturaleza. Los líquidos, los gases, todas las partículas incluyendo los mundos o estrellas como partículas, todas tienden a curvase en conjunto. El fenómeno constituye un modo de organización y economía de espacio: Las galaxias se curvan para organizar sus estrellas. Los huracanes, observados desde un satélite, se ve como se enrollan igual que las galaxias. Llena el lavaplatos de tu cocina de agua, agrega un poco de jabón y agita para que se forme espuma en la superficie; luego libera el tapón y observarás un enrollamiento con espirales igual al de una Galaxia o al de un gigantesco huracán. El viento se enrolla para formar pequeños remolinos y grandes tornados; cuando se agita un estanque tranquilo con un remo se notan remolinos en el agua. Son innumerables los ejemplos, más aquí es importante hacernos una pregunta para aclarar un misterio: ¿Quién les impartió el movimiento de giro, rotación, o enrollamiento? La tendencia al enrollamiento es un principio eterno de la Naturaleza, que nunca cambia. Nos damos perfectamente cuenta que no es una idea o cuento inventada. Todo lo que es flexible, fluido o gaseoso y aún objetos sólidos poseen la tendencia natural a curvase. Lo único que no se puede curvar y deja sin peso científico a las teorías fantasiosas de finales del siglo 20, es el tiempo... por que el tiempo no existe; y lo que no existe no se puede curvar. LAS FIGURAS LISSAJOUS ¿Cómo se curva, se enrolla, o se envuelve la energía para formar partículas? El osciloscopio es un aparato electrónico de alta sensibilidad que sirve para observar ondas acústicas y hertzianas. Lo constituye un tubo de rayos catódicos que proyecta sobre una pantalla las imágenes de las ondas de una manera absolutamente fiel. Puede decirse que es el microscopio con el cual los ingenieros electrónicos vemos la energía radiante. Ya que los electrones son los que proyectan directamente las figuras sobre la pantalla, el osciloscopio es el aparato ideal para ver cómo se enrolla la energía. En este caso no estamos hablando de teorías; más bien estamos haciendo comprobaciones… vamos a mirar directamente lo que ocurre en la realidad: El físico francés Jules Antoine Lissajous, hizo interaccionar una onda horizontal con otra vertical y observó que, a determinadas frecuencias, formaban figuras aparentemente estáticas. Desde entonces se llamaron figuras de Lissajous. Lo importante era que esto constituía un fenómeno natural de resonancia el que más adelante se logró visualizar con absoluta precisión en un tubo de rayos catódicos. Lo más desconcertante del caso era que cuando las ondas al mezclarse resonaban a ciertas frecuencias armónicas formaban entre sí una figura completamente estática, quieta. Ya no se veían como ondas sino como figuras. Es de resaltar que el experimento se hace a nivel electrónico utilizando tramos de frecuencias atómicas como son los electrones.

En otras palabras, el movimiento de electrones agitado por las placas electrostáticas es el que produce naturalmente las figuras. Por otra parte, habíamos visto en las conclusiones de Heisemberg que un electrón se encontraba en varios sitios a la vez y, en el experimento famoso de las dos ranuras se demostró inequívocamente que el electrón se comportaba como una onda y producía los mismos efectos. Cualquiera que razone tan sólo un poco en lo anterior se da cuenta de que el electrón no es una bolita, no es una partícula, ¡es una onda que forma una figura! Todo apunta a que el electrón no es una partícula sino un tren de ondas que se enrolla formando una figura, y circula por toda la estructura atómica encontrándose en todas partes a la vez, cosa que no puede hacer una partícula. Es inaudito pensar que la energía se convierta en materia una cosa tan diferente en apariencia a la energía, y después se vuelva a convertir en energía; esto se sabe y se ha logrado sin poderse explicar satisfactoriamente; La explicación es clara: le decimos materia a la energía cuando se torna en figuras y creemos que se trata de otra cosa distinta a la energía. Algo más sencillo: la energía nunca deja de ser energía; las ondas nunca dejan de ser ondas que viajan a la velocidad de 300.000 Km./S. La materia es una proyección tridimensional de la energía… ¡una ilusión! Tramos de esas ondas se enrollan uniendo el principio con el fin de cada tramo sin perder su velocidad; forman figuras que se nos muestran estáticas ya que pierden su rumbo rectilíneo. Cuando por un efecto externo se desenrollan, continúan en línea recta a su velocidad natural, obviamente sin necesidad de aceleración previa. Observando una figura de Lissajous en un visualizador electrónico la vemos absolutamente quieta; no obstante los electrones en ese instante la están rotando a velocidades atómicas. Hemos insistido en este punto repitiendo explicaciones desde ángulos diferentes, con el fin de que el asunto quede claro ya que nos cambia la concepción que hasta ahora teníamos de las partículas y del átomo. !Adiós figura hermosa! La conclusión de la teoría spaXium es clara y contundente en éste caso: No existe partícula material alguna; el átomo no está constituido de bolitas como nos las pintan. ¡Existen figuras tridimensionales de energía donde la luz parece detenerse al presentar otras características, mas su velocidad y naturaleza permanecen intactas formando la ilusión de la materia. La materia carece de sustrato propio, !no existe! Nos queda una pregunta muy interesante por resolver: ¿Porqué una “partícula de materia” — que en la presente teoría se define como una figura compleja—, posee tantísima energía cuando se desenvuelve? R/. Porque la figura que se condensa en una aparente quietud posee numerosas vueltas, curvas e interacciones difíciles de incluir en un dibujo. Electrónicamente es más fácil de demostrar la cantidad monstruosa de ondulaciones que intervienen en la formación de dichas figuras. Ya habíamos advertido lo difícil que es explicar el mundo atómico con base en ejemplos cotidianos. Al carecer de otras alternativas, presentaremos una imagen cotidiana por medio de la cual el lector inteligente, mediante un esfuerzo generoso, podrá formarse su propia idea de por qué puede agruparse tanta energía en una figura: Para un buen observador, pocas palabras bastan. Se puede almacenar una increíble cantidad de trenes de ondas en un espacio reducido, aunque el enrollamiento de éstas se realiza formando figuras tridimensionales complejas empatando siempre el principio con el fin, circulando siempre a la velocidad de la luz dentro de si mismas.

Los anteriores dibujos no fueron delineados por la mano del hombre: Se trata de fotografías reales del proceso de enrollamiento al proyectar ondas electrónicas en una pantalla fosforescente. Leyes armónicas naturales se encargan de enrollarlas. (Figuras de Lissajous.) Capítulo 14 EL ÁTOMO DE SPAXIUM Los que nunca varían de opinión se aman más a sí mismos que a la verdad. El mejor volver atrás que perderse en el camino. Ninguna verdad puede contradecir a otra. Lo visible procede de lo imperceptible. El mundo que vemos, tocamos y sentimos no es tan sólido como parece. Sorprenderse por algo es el primer paso hacia un descubrimiento. RECUENTO Con el anterior capítulo comenzamos tomar mejor conciencia del mundo relativo; aunque en él nos desenvolvemos cotidianamente, no es tan real como parece. Aquí en este mundo de los pollos fritos, las comidas cadavéricas, el colesterol, o sea el mundo de los experimentos crueles con animales, las cosas ocurren en forma relativa. En el fantástico mundo de las gaseosas azucaradas, las caries, la osteoporosis y la obesidad, es donde el fantasma del tiempo tiene su reino y nos embruja con sus dos tentáculos pegajosos: el pasado y el futuro. Este mundo relativo nos hace creer que hay arriba y abajo y nos dice que existe frío y oscuridad. En nuestro mundo relativo existen también los fantasmas de los decimales y los quebrados: podemos dividir una manzana en dos, y resultan dos mitades de manzana; podemos dividir un número entero y sacar decimales. Por fortuna nos estamos dando cuenta de que existe un mundo real donde no se puede dividir ninguna cosa. Si dividimos un átomo no resultará medio átomo. En el mundo real no se habla de un cuarto de electrón porque no resultará un cuarto del electrón. En el mundo real no existe el "0" ni los números irracionales, porque en el Universo verdadero no tienen cabida las caprichosas y arbitrarias medidas de longitud, peso y velocidad que inventó el hombre. Comparar el mundo ilusorio que se nos presenta ante nuestros ojos con el mundo real del átomo nos lleva a apreciaciones distorsionadas del mundo maravilloso de las ondas hertzianas. Vimos que comparar la estructura atómica con un sistema solar en miniatura nos lleva a un concepto falso del átomo; lo grave es que ese concepto aparece en las enciclopedias y nos lo enseñan en las universidades. Nos dimos cuenta de que el electrón no es una partícula, no es una bolita de materia; por tanto no puede orbitar el núcleo del átomo como lo hace un planeta siguiendo una órbita alrededor del Sol, cuya posición se puede ubicar en un momento determinado. En cambio, el electrón no se encuentra en ninguna parte fija sino en todas las áreas del átomo a la vez, con preferencia* en campos armónicos resonantes o sea aquello mismo que la ciencia llama niveles de energía, pero que hasta ahora no ha sabido explicar claramente qué son y por qué se producen. Pronto seremos los primeros en saberlo. Cuando decimos “preferencia” queremos decir que, en los citados niveles, el electrón se encuentra en mayor cantidad o, mejor, hace más presencia allí, ya que éste no es una bolita sino un tren de ondas estacionarias que forman figuras tridimensionales de Lissajous. Además, esa figura que llamamos electrón salta bruscamente de figura en figura llenando los niveles, fenómeno al extremo diferente de lo que ocurre con un planeta cuando describe una

órbita. Cuando un tren de ondas pierde un tramo ya no puede calzar la misma figura y cambia su “nota” resonante rebajando de altura o nivel. La fracción resultante se desenvuelve irradiándose como un fotón o sea luz. Terminando el recuento, recordemos que también se declara que no existe la materia como una entidad real: existe la energía; pero la materia es únicamente una figura formada por la energía y ésta permanece como energía estacionaria en la forma de figura; nunca llega a ser otra cosa que no sea energía circulando en ondas estacionarias a la velocidad de 300.000 kilómetros por segundo. EL ÁTOMO DE SPAXIUM En el capítulo anterior descubrimos que la tendencia que tienen todas las cosas a curvase no es una cuestión sin fundamento sino una Constante Universal: los mundos, las estrellas y las galaxias son curvas; el cuerpo del hombre es curvo en sus dedos, sus brazos, su cabeza, sus ojos, sus venas... y las curvas en las mujeres son aún más perfectas, porque Ellas son la obra de arte con la cual La Naturaleza ganó el primer puesto en el gran concurso de La “Creación”. Los árboles, las hojas, los insectos, las montañas y todas las cosas se basan en lo que podríamos llamar la ley de la curvatura. Las estructuras cuadradas y rectangulares las maneja el hombre en sus construcciones siendo supremamente escasas en las estructuras Universales. Dejando firme el anterior asunto, veamos por qué existen niveles de energía en la unidad atómica, por qué se forman, de dónde salen y por qué las ondas siguen estrictamente esos niveles o capas; la ciencia no ha explicado el anterior misterio. Las capas electrónicas se superponen de forma regular hasta un máximo de siete; cada una puede albergar un número de electrones. La primera capa está completa cuando contiene dos electrones, en la segunda caben máximo ocho, y las capas sucesivas pueden contener cantidades cada vez mayores, pero ningún átomo existente en La Naturaleza tiene la séptima capa llena. La anterior es una información superficial; la esencia es saber por qué se forman esas capas y por qué no se las debe confundir con órbitas. LAS LEYES DE LA RESONANCIA ARMÓNICA Cuando se induce un sonido dentro de una cavidad, por ejemplo en la de un clarín de los que usan las bandas marciales en los colegios. Como éstos no poseen pistones que alteren la cavidad como los que tienen las trompetas de una orquesta, se producen únicamente algunas notas, no todas las de la escala musical. Por más que la persona se esfuerce en comunicarle al instrumento una nota a la cual éste no resuene naturalmente, el instrumento se negará a producirla. Cuando el músico inyecta el aire a diferentes presiones a la boquilla del clarín, sólo unas cuantas notas se van produciendo en forma de saltos; nunca en forma continua o lineal. Lo anterior se debe a saltos cuánticos que obedecen a una ley de resonancia armónica propia de las ondas, no de supuestas partículas. En la cavidad energética del átomo ocurre exactamente lo mismo: únicamente pueden resonar solamente algunas frecuencias a distintos niveles o puntos de resonancia. Las frecuencias o trenes de ondas que entran en el átomo únicamente pueden ubicarse en esos sitios de resonancia armónica. Las leyes del átomo, aunque parezca romántico decirlo, son más parecidas a las que rigen un instrumento musical de viento que las que rigen un sistema solar. En el átomo encajan todas las leyes de resonancia de las ondas; en el sistema solar operan las leyes de la gravitación universal que son enteramente diferentes. Si recapacitamos cuidadosamente en lo anterior resolvemos automáticamente el misterio de los saltos cuánticos que ocurren entre los diferentes niveles del átomo. Las personas que han estudiado armonía musical podrán explicarle a los físicos por qué unas "partículas" (las que ya sabemos que son ondas) pueden combinarse con otras o saltar a intervalos regidos por leyes musicales poco analizadas por los físicos de partículas. No te sobresaltes, amigo lector, por lo que vamos a afirmar a continuación, aunque sabemos que algunos científicos aferrados a sus tozudas paradojas saltarán de sus asientos, cuando

declaremos que el átomo es un acorde musical, y se obtendrán más resultados estudiándolo desde ese punto de apreciación que desde un colisionador de partículas. ¿De qué nos han servido esos monstruosos colisionadores que a diario ingresan nuevas criaturas al zoológico de partículas, en tanto que las preguntas sobre la gravedad, el magnetismo y las demás fuerzas, cuya misión fue aclarar, se encuentran aún sin contestar? Es más: las han esquivado temerosamente. Y van a ver que las 92 clases de átomos son los únicos 92 clases de acordes armónicos en que pueden agruparse las frecuencias hertzianas en las que se observan exactamente los mismos fenómenos que presentan las ondas sonoras. Tengamos muy presente que los acordes musicales no los inventó el hombre: los descubrió; y no los puede variar porque son principios de la Naturaleza que se manifiestan allí donde resuenen las ondas. Por similitud, los mismos fenómenos tienen que presentarse en el ámbito resonante del átomo que esta enteramente formado por frecuencias hertzianas resonantes, no por partículas. Si por lo anterior algunos creen que la teoría spaXium se está alejando de la ciencia van a saber que las ondas hertzianas son exactamente de la misma naturaleza que las ondas sonoras. No existen dos naturalezas o principios diferentes para las ondas de cualquier tipo. Al igual que las ondas sonoras que se transmiten por el aire o por los sólidos, las hertzianas también se transmiten por un medio que, aunque hasta ahora nadie ha determinado, no quiere decir que ese medio no exista; el supuesto de que las ondas hertzianas se transmitan por la nada es, sin duda alguna, el error más grande de todos los tiempos cometido por la ciencia del siglo 20. Y de ahí proviene el derrumbe de las últimas teorías que le entregaron al siglo 21 avances nulos, contradictorios y ridículos, además de mucha confusión. ¡UNA PREGUNTA MUY INTERESANTE! ¿Qué ocurrirá con el sinnúmero de partículas encontradas por la ciencia? Primero: no son partículas sino frecuencias en trenes de ondas que forman figuras. Segundo, la mayoría pertenece al género de ondas amortiguadas que se desvanecen rápidamente cediendo o irradiando su energía ya que no tienen un valor fundamental en la estructura del átomo. Se trata de reductos, sobrantes o, por decirlo de otro modo, virutas desechables que se forman en los diferentes eventos atómicos o choques artificiosos. La Naturaleza desecha estas formaciones automáticamente en forma de otras radiaciones estables, como el calor, por no ser necesarias para la estructura del átomo. Los físicos las han catalogado con el fin de poder explicar el origen de las fuerzas fundamentales que rigen la estructura atómica y no lo han logrado. Aunque la física de partículas dice haber integrado varias de las fuerzas, spaXium duda de esos resultados y de una vez les dice que no es así. Obviamente no han logrado ni lograrán dar explicación de este modo, ya que esas partículas evanescentes realmente no tienen existencia estable; su vida oscila entre millonésimas y millonésimas de segundo. Es prueba suficiente de que son un deshecho, producto de eventos o colisiones fugaces y, aunque no fue inútil estudiarlas desde el punto de vista de partículas, no condujeron a una comprensión estable de la Naturaleza. Es ridículo que una partícula como el gravitón o el gravitíno sean las responsables de la gravedad… qué alejados están en la búsqueda. Spaxium se atreve a decirles a los físicos de partículas: “fue muy interesante haber llegado hasta los Quarks, aunque ese no es el camino que nos llevará a la comprensión de los fenómenos que nos intrigan. De todas formas felicitaciones por haber descubierto el universo de las virutas atómicas. EL MUNDO ILUSORIO DE LAS PARTÍCULAS Vivimos o nos desempeñamos en un mundo relativo formado por partículas ilusorias en las que creemos firmemente que son reales. Vemos que todo esta hecho de partes y de ahí el nombre partículas. Las playas están hechas de arena, vemos en el aire como flotan las partículas de polvo, los aparatos que fabrica el hombre están hechos de partes; nuestro cuerpo no es algo enterizo sino compuesto de partes y éstas de otras partes aún más pequeñas. La física nos

ha demostrado que todo está hecho de unas partículas y siempre las representa como pequeñas bolitas de ping pong llamadas átomos. Es en este punto donde nuestra teoría establece drásticamente un límite y admite que, hasta el átomo puede representarse como una esferita que le asienta bien el nombre de partícula; pero el átomo no está formado por partículas sino por ondas, algo muy diferente a cualquier partícula que nos podamos imaginar. La partícula más pequeña de lo que llamamos materia es el átomo porque si lo dividimos deja de serlo y nos encontramos con el mundo real de las ondas. Lo anterior contradice el modo de pensar que se llevaba hasta ahora, y muchos profesores de ciencia van a exclamar aterrados: “Oh, My God” por este desacato a la ley de la tradición… Que le vamos a hacer, si lo que estamos diciendo es una verdad palpable con demostración incluida. Una gota de agua la vemos como una partícula, se puede dividir y continúa siendo agua; una partícula de polvo se puede dividir y sigue siendo polvo. Pero un átomo no se puede dividir porque deja de ser átomo. Es importante dejar asentada la línea divisoria que establece spaXium para diferenciar el mundo subatómico formado enteramente por ondas, y el mundo ilusorio de las partículas, o sea el mundo de las formas ilusorias que conforman los átomos. Los seres humanos nos encontramos completamente embaídos y familiarizados con el mundo de las formas, de las figuras, de las partículas, de las esferitas o sea con el mundo de la ilusión… ¡pero esas esferitas que vemos y nos pintan y de las que estamos formados ¡carecen de existencia propia! Y entendamos lo siguiente: La reunión de los átomos forman el mundo ilusorio de las formas y es allí donde funciona la relatividad. Del átomo hacia abajo — queremos decir el mundo subatómico—, no funciona en nada la relatividad, porque el mundo de las ondas hertzianas constituye un efecto directo del Universo real, absoluto, de una magnitud y grandeza insospechadas, el cual vamos a descubrir por vez primera en la historia cosmológica del planeta Tierra. EL MARAVILLOSO MUNDO DE LAS ARMÓNICAS En realidad parece que son pocas las frecuencias fijas que intervienen en la formación de los 92 átomos estables. SpaXium encontró solo tres fundamentales con sus naturales armónicas resonantes —que pueden ser numerosas—, e intervienen de alguna forma en la construcción del átomo. Con seguridad existen múltiples frecuencias más; pero en la presente teoría se catalogan, algunas, técnicamente como armónicas de distorsión o virutas, nombre vulgar dado a las partículas al extremo efímeras cuyas únicas funciones especificas son las de transportar y equilibrar la energía. Constituyen sobrantes de eventos o colisiones sin ser necesarias en la construcción del átomo; por lo contrario: lo desestabilizan y el átomo tiene que librarse de ellas esparciéndolas en radiaciones. Los monstruosos y onerosos colisionadores de partículas deben reemplazarse por económicos y prácticos dispositivos láser que proyecten frecuencias sobre puntos específicos haciéndolas producir imágenes holográficas. De esta forma estaremos más cerca de estudiar el átomo y comprender sus fuerzas interactivas. Una cuerda sujeta y tensionada desde dos puntos no sólo tiene la posibilidad de vibrar a una frecuencia sino a varias. Su primera frecuencia llamada fundamental puede duplicarse al vibrar en dos tramos iguales. También vibran otras frecuencias llamadas quintas, séptimas o novenas. Estas frecuencias se llaman armónicas. Todos los instrumentos musicales melódicos pueden producir un DO musical; es una frecuencia determinada. El mismo DO de una flauta suena diferente al mismo DO de un piano o de una trompeta. La diferencia consiste en las armónicas agregadas que el instrumento, en razón a su diferente construcción, produce. Lo anterior no es fruto de una disposición que el constructor del instrumento le haya dado, sino que obedece a la ley de resonancia que la Naturaleza manifiesta en los ámbitos donde se producen ondas. Lo importante es saber que esas mismas leyes, exactamente las mismas, operan en las frecuencias que conforman el átomo. Tenemos que aquello que llamamos partículas y sub-partículas atómicas no son más que frecuencias de radiaciones fundamentales y sus correspondientes armónicas.

Recordemos que las armónicas se producen a saltos abruptos y entre estos saltos no hay otras armónicas. No hay excepción para que estas cosas dejen de ocurrir: son leyes infranqueables de la Naturaleza que se dan aquí, y en cualquier parte del Universo. No hay lineabilidad sino saltos cuánticos, tanto en las armónicas de los instrumentos sonoros como en los tramos de ondas que conforman los átomos. Contamos con tres instrumentos para representar el átomo. El primero es el estudio de las figuras de Lissajous mediante un tubo de rayos catódicos; éste nos dará una idea valiosa ya que estamos trabajando con electrones y contando con su velocidad y sus tendencias naturales. Sugerimos estas figuras para estimular la imaginación al respecto y aunar datos. El segundo instrumento para estudiar el átomo en forma tridimensional, de una manera bastante científica, sería un colisionador múltiple de frecuencias láser que nos podría simular imágenes holografías análogas a las que se presentan en el mundo del átomo. El instrumento se podría perfeccionar específicamente para ese asunto. El tercer instrumento, y el mejor por el momento para aproximarnos aunque sea un poco al mundo exótico de las ondas hertzianas organizadas en figuras atómicas, es nuestra potente imaginación e inteligencia estimuladas por un deseo sincero de salir del atolladero de la ciencia, la que al respecto hace rato no nos trae ideas renovadas.

Capítulo 15 CÓMO SURGEN LOS ÁTOMOS El átomo de spaxium, segunda parte Sabio es aquel que constantemente se maravilla. Sorprenderse y extrañarse es comenzar a entender. Conocer nuestra ignorancia de la mejor parte del conocimiento. No hay efecto sin causa. Si un hombre no busca del conocimiento éste no llegará hacia él. UN PRINCIPIO MARAVILLOSO En el Universo los soles están cediendo constantemente parte de su “materia” en energía. Esa energía se irradia por todo el espacio viajando durante miles de años a velocidad-luz. Cuando las estrellas han cedido al espacio gran parte de su energía explotan, convirtiendo todavía más parte de su masa en energía. A esto se suman los choques colosales que convierten en ondas también buena parte de la materia estelar. Lo importante es pensar que, si esta situación ha ocurrido durante billones y billones de años, ya era hora de que las estrellas se hubiesen quedado sin masa y de que el Universo fuese solo ondas de radiación o plasma. Como lo anterior no ha ocurrido debe ser que, así como una parte lo que consideramos como materia se esta convirtiendo en energía, por otra parte la energía se esta condensando en átomos, o sea la materia que observamos. La ciencia nos ha enseñado que las estrellas son hornos donde se fabrican los átomos, nos hablan de numerosas partículas sin aclararnos muy bien como se efectúa el proceso; ya esas teorías se vinieron abajo y es hora de comenzar a reconstruir el asunto desde la raíz. Las explicaciones eran tan complejas que no las entendían ni quienes las presentaban; además no produjeron resultado alguno. ¡Se acabaron!; ya no más sofismas de distracción. El Universo es obvio y sus procesos son directos, lógicos, sencillos y obedecen a patrones establecidos que podemos observar a diferentes escalas de una manera inequívoca: ¿Porqué se enrosca un huracán?, Porqué se envuelve una Galaxia? Ya dijimos que es una forma de organización. Tal vez por economía de espacio que a la vez crea efectos determinados.

La agrupación es un principio de la Naturaleza que se observa en todos los niveles: macro y microscópico. También se nota en manadas de animales, conglomerados humanos, estrellas formando galaxias, y estas últimas formando mega galaxias. Quizás con el tiempo entenderemos mejor esta ley. Lo importante es ver que todo en la Naturaleza tiende a enrollarse. ¿CÓMO SE ENVUELVEN ONDAS SOBRE SI MISMAS? Las ondas cuando se crean ya nacen con tendencia a curvarse: es su naturaleza... es una constante. Otro efecto más interesante es saber como la luz, o cualquier armónica de ésta, se enrolla sobre sí misma deteniendo su avance en línea recta para estabilizarse en un lugar. En este caso el tren de ondas lumínicas pierde el efecto de luz, porque une el principio con el fin, y ya no puede dirigirse al rojo; se convierte en lo que llamamos partícula. Comencemos desde un principio y observemos varios ejemplos: Este es el ejemplo de un tren de ondas de color azul. Se ven pequeñas y numerosas en ciclos con relación a las rojas. Alejemos la imagen anterior hasta que la visualicemos como una línea:------------------------------------------------------- Por un efecto que entenderemos más adelante, el tramo de ondas que vemos como línea comenzará a enroscarse: Sin embargo, esto no ocurre sin el apoyo de otra onda que la obligue a hacerlo, en este caso una onda lumínica de color rojo la cual vibra a menos ciclos por segundo que la azul y se ve más grande a igual escala. Note las diferencias de tamaño y frecuencia. Tal parece que estas ondas nunca llegarían a curvarse, mas si se encuentran dos tramos de ondas desiguales en frecuencia en un ambiente especial ocurre un fenómeno interesante. Advertimos que este caso no constituye una teoría si no un fenómeno que se presenta en el 100% de los casos: Proyectamos dos haces de electrones: a uno de ellos le asignamos una frecuencia horizontal, y al otro una frecuencia más alta; las ondas se enroscan unas en otras y forma una figura completamente estable: Las siguientes imágenes no son dibujos hipotéticos de dibujantes; son fotografías reales del proceso de enroscamiento de dos tramos de ondas formadas por los electrones en la pantalla de un tubo de rayos catódicos: Estamos presenciando la simulación mediante electrones del proceso de conversión de un rayo de luz cuantizado a “partícula”. Es de advertir que si hacemos interaccionar dos rayos de luz no obtendremos lo mismo porque, para que se enrosquen, se precisan altísimas saturaciones y presiones no obtenibles con reflectores convencionales. En los soles se dan las condiciones, por eso constituyen hornos donde se producen átomos mediante el envolvimiento de haces de ondas. (Tramos fotónicos se enroscan fácilmente cuando impactan un cuerpo negro y producen efectos fotoeléctricos) Ya nos dimos cuenta de que el átomo no es una partícula de materia sino una figura trazada por la energía. Las mal llamadas partículas son figuras de Lissajous. Es importante advertir que las figuras se forman únicamente cuando las dos frecuencias se interponen, oscilando a frecuencias determinadas que conservan una relación armónica al extremo exacta. (La onda de luz radiante es más grande que el átomo… doblada en armónicas no.) Nos encontramos describiendo el nacimiento de lo que usualmente llamamos partícula. Más adelante conformará el átomo, y esto lo hará de una manera totalmente integrada. Al tratar de expresar o dibujar el mundo del átomo el que, según spaxium, es un mundo totalmente diferente al que podamos imaginar, pedimos comprensión en cuanto a las palabras y

explicaciones que pueden engendrar paradojas según la mente y disposición de ánimo de quien las interprete. Otra pregunta que el lector ya ha comprendido en parte es por qué se almacena tanta energía en una partícula o átomo y la respuesta es clara: por el efecto de enrollamiento. LA LUZ CONVERTIDA EN “PARTÍCULA” ¿Por qué una partícula, por pequeña que parezca, no puede viajar a la velocidad de la luz? El anterior interrogante no ha tenido respuesta clara, ya que no se sabía en realidad qué era una partícula. Antes de nuestra teoría se pensaba que las partículas eran de materia; obvio que no sabían tampoco que era la materia, pero en ese momento se hablaba de masa o de algo muy diferente a la luz. (muchas veces confunden masa con peso, lo cual son dos cosas completamente distintas.) Ahora espaXium demuestra que la materia o las tales partículas no son nada distinto a la luz. Además no están quietas sino que conservan la velocidad de 300.000 K. enrollándose sobre sí mismas. Al desenrollarse continúan a su velocidad natural, obviamente sin necesidad de aceleración. En el caso de una linterna con escasa energía, que supuestamente lograba acelerar trillones de fotones a la velocidad luz, sin que allí se produjesen reacciones termonucleares que justificaran la supuesta y enorme energía de aceleramiento, era un quebradero de cabeza para los que pensaban en el asunto. Ahora veamos como lo resuelve spaXium: para que exista una figura, o bien una partícula, la luz debe enrollarse aunque sea en una forma simple: Vemos claramente que la línea de luz que forma la figura no renuncia a su velocidad; mas el desplazamiento de las figuras ya no podrá alcanzar dicha velocidad; equivaldría a dos atletas que corran a la misma velocidad y uno de ellos lo hace en zigzag: el desplazamiento del segundo de un punto a otro será más lento aunque su velocidad no mengüe. Cuando un rayo de luz se enrolla pierde el efecto luz y adquiere el efecto partícula. Decir que adquiere el efecto partícula no quiere decir que deje de ser luz. Para que exista lo que consideran una partícula se precisa enrollamiento; por tanto ninguna partícula o figura puede desplazarse a velocidad-luz. Uno de los postulados de spaxium es: “Todo lo que existe en el Universo es luz (energía), y está viajando a su velocidad natural ya sea en línea recta o enrollada sobre sí misma. La velocidad-luz es irrenunciable para todo lo que se proyecte como existencia material”; las llamadas ondas estacionarias nunca están quietas porque conservan siempre la velocidad-luz repercutiendo entre dos puntos. A medida que aclaramos algunos asuntos vienen a nuestra mente viejas preguntas no resueltas por la ciencia como: ¿Por qué una partícula es positiva o negativa o, mejor, qué es negativo o positivo? ¿Por qué atrae una partícula a otra o por qué se rechazan?, ¿qué son en realidad los campos de energía que, aunque los medimos y manejamos a la maravilla sólo conocemos de su verdadera naturaleza la palabra “campo”? Nuestra teoría vino a eso, a aclarar todos los interrogantes ya que la ciencia solamente nos ha entretenido recurriendo a simples palabras. No obstante lo veremos cuando descubramos a ciencia cierta, y por primera vez en la historia, qué es la todopenetrante fuerza de la gravedad. Por ahora debemos seguir el orden propuesto y vamos a estudiar la formación de la unidad de la materia, o sea la célula básica que conforma el mundo ilusorio de la materia: Su Majestad el Átomo. LA EVOLUCIÓN DEL ÁTOMO

(1898) Joseph John Thomson observó que el átomo estaba constituido por una esfera positiva la que nadaban los electrones de carga negativa. (1911) Rutherford propuso el modelo nuclear del átomo, en el que la carga positiva del átomo y la mayoría de su masa están concentradas en una pequeña región central llamada núcleo. En este modelo los electrones con carga negativa giraban en órbitas alrededor del núcleo.

(1913) Niels Bohr propuso la hipótesis de que los electrones sólo describen órbitas en torno al núcleo a determinadas distancias. Nunca puede haber más de dos electrones en un mismo orbital.

(1926) Erwin Schrödinger descubrió que, los electrones de un átomo se comportan más como ondas que como partículas

(1960-2004) La física de partículas —sin hacer caso a Schrödinger—, nos llenó el átomo de cuanta partícula le lograron acomodar.

EL NUEVO ÁTOMO Los electrones no solo se comportan como ondas… son ondas; es más: en el átomo no existe ninguna partícula. El átomo es una unidad sin partículas (si se divide deja de ser átomo). Es

una figura integrada por tres frecuencias básicas de luz dobladas en armónicas las cuales forman una sola figura compleja y estable. Un tramo de una frecuencia azul y una roja forman una figura de Lissajous; esta figura se concentra en un núcleo y forma la cavidad resonante principal del átomo. Es de advertir que la figura tiene la mayoría de sus intercesiones en el centro de ámbito atómico y por eso se le llama núcleo. Aunque las ondas se concentren en un centro o núcleo no dejan de hacer presencia en toda a esfera de energía atómica. Las frecuencias naturalmente producen armónicas que forman intersecciones definidas y presentan efectos o cualidades: Núcleo atómico conformado por dos frecuencias (dibujo)

Electrones y fotones (fotografía electrónica) En el momento de entrar la tercer frecuencia se

forma: EL ÁTOMO DE SPAXIUM

El interior del átomo es un complejo de energía donde nudos de frecuencias armónicas se ubican en niveles resonantes. Todos los “órganos” constitutivos de la unidad atómica están en mutua comunicación. las armónicas de la frecuencia amarilla forman los electrones, a la vez que entran a formar parte integral del átomo en el que se han formado franjas o niveles energéticos. Cuando un átomo pierde una franja electrónica completa (en unidades cuánticas) o sea un electrón, su resonancia armónica queda desestabilizada y tiende a reclamar la franja perdida. Cuando un electrón pierde solo un tramo se llama fotón; ese tramo arrastra consigo pequeños tramos de las otras dos frecuencias haciendo rebajar de nivel a las franjas electrónicas. Si el anterior capitulo te creó grandes interrogantes, cumplió su cometido. En el siguiente responderemos a las preguntas que, con justa razón, te estarás haciendo.

Capítulo 16 LAS VIRTUDES DE LA LUZ (El átomo de SPAXIUM, tercera parte) Vivimos en una pequeña isla de luz rodeada de un insondable océano de misterios. La esencia de la vida se encuentra más allá de las células y más allá del átomo.

Existen fuerzas escondidas que nos obligan a obrar de tal o cual manera... y nosotros creemos que fuimos los que tomamos la decisión. Siempre la comunidad científica de cualquier tiempo ha rechazado ideas renovadoras… que al final se impusieron. Hay dos maneras para difundir la luz: ser faro o ser espejo. LAS MARAVILLAS DE LA LUZ Todos los fenómenos del Universo son maravillosos y la luz lo es en especial. Antes de saber porqué la luz fue escogida por la Naturaleza para formar el átomo sabiendo que existen numerosas frecuencias en el rango de las ondas hertzianas, asentemos los principios básicos de la luz antes dados. La luz se compone únicamente de ondas, no es una partícula-onda. Se organiza en fibras de luz; estas fibras constan de tramos cuantizados, esto es, secciones de números determinados de ondas que obedecen a estrictas leyes de resonancia. Un tramo no se puede recortar a la mitad porque está conformado por medidas armónicas que no coinciden con las secuencias numéricas a las que estamos acostumbrados. Los tramos pueden venir en medidas, por ejemplo, de 3, 5, 7, 9 o unidades de medida, pero no pueden saltar a 6,8,10. La teoría spaXium compara estos tramos a vagones irregulares de un tren: los llamamos trenes de ondas. Dado que dichos vagones cuentan con energía independiente, varios de ellos pueden unirse de primero a último para formar un círculo. Cuando la luz interacciona con un cuerpo negro se enrosca dando la idea de partícula y perdiendo el efecto luz. Recordemos que su esencia íntima seguirá siendo onda-luz, mas nunca se convertirá en partícula-onda, y continuará moviéndose a la misma velocidad con que venía. Al enrollarse en una figura con movimientos globales relativamente lentos nos da la idea de ser partícula de la supuesta materia... ¡nunca lo será. Un tren largo de vagones reales, cada uno con motor propio los vemos moverse en línea recta y, si nos situamos a gran altura, los observamos como un hilo desplazándose en línea recta y luego se perderá de nuestra vista. Si la fila de los vagones reales se organizan en un círculo, y si se une el primero con el último, desde nuestra altura los veremos como una bolita o círculo. No notamos la velocidad a la que se desplazan y creemos que se encuentran quietos. Caso análogo ocurre con los trenes de onda lumínicos: lo que llaman partícula es un tren de ondas formando una figura. LORD KELVIN O WILLIAM THOMSON (1824-1907) Su trabajo en el campo de la electricidad tuvo aplicación en la telegrafía. Kelvin consideraba que los átomos eran como una serie de vórtices o remolinos de éter igual a los remolimos que se forman en la atmósfera. Su idea era bastante acertada y su falla era que necesitaba del éter para formar los remolinos. Recordemos que Kelvin fue uno de los Padres de la Termodinámica. Los remolinos explicaban de una manera lógica lo que podía ser la materia: Únicamente energía que se agita en un punto dado… sin nunca dejar de ser energía y menos partícula. ¿POR QUÉ LA NATURALEZA ESCOGIÓ LA LUZ PARA FORMAR EL ÁTOMO Y NO OTRAS FRECUENCIAS? Parece una pregunta difícil de contestar, en cambio, si analizamos algunos ejemplos cotidianos, es obvia: en algunos edificios de apartamentos los ascensores automáticos, después de transportar una persona se ubican en la mitad del número de los pisos. De esta forma la eficiencia es total, pues cuando son llamados de nuevo las cabinas estarán más cerca de los extremos para hacer un recorrido más corto y rápido.

Los espectadores de un partido de fútbol prefieren ubicarse en las tribunas centrales ya que desde ahí pueden dominar más fácilmente los dos extremos. Son numerosos los casos cotidianos y de la Naturaleza que utilizan este principio central de dominio. En el caso de la luz no es la excepción a la regla. La luz está situada en el centro de todas las radiaciones electromagnéticas y por este hecho cuenta con las propiedades ideales para regir el resto de frecuencias. (La onda de luz cuando viaja libre por el espacio es más grande que el átomo… doblada en armónicas divide su tamaño hasta el nivel atómico y adquiere otras cualidades.) POR QUÉ EL ÁTOMO NO ESTÁ FORMADO POR TODAS LAS FRECUENCIAS A LA VEZ. Aunque muchos no lo crean, la economía y la simplicidad son leyes absolutas del Universo. Únicamente el hombre busca a veces complicarse la vida y llenarse de cosas superfluas: La Naturaleza escogió únicamente tres dimensiones para ubicar cualquier cosa en el espacio. Los hombres al tratar de expresar el Universo trataron de fabricar, a la fuerza, 4, 9, 10, 11 y hasta 26 dimensiones desconocidas; de ahí que fracasaron rotundamente en su empeño de explicar fenómenos cotidianos. También propusieron absurdas ideas de múltiples universos para tratar de explicar el único que existe y que desconocen. El comentario es válido porque únicamente existe un universo con tres dimensiones cuyos átomos están formados por sólo tres frecuencias fundamentales, ubicadas en el centro del espectro electromagnético. Éstas constituyen la luz que excita nuestra retina, al igual que en la mayoría de los animales. Únicamente tres figuras de ondas forman el recinto atómico: dos trenes de ondas forman el núcleo y una tercera onda central forma lo que llamamos electrón. Podemos seguir llamándolos protón, neutrón y electrón, mas nunca pensar que se trata de partículas, materia o algo distinto a ondas. También sabemos que, aunque parezcan detenidos con respecto a nosotros, esos trenes de ondas viajan en sí mismos a la velocidad de 300.000 kilómetros por segundo. Conviene aclarar que, según el punto de vista de spaXium, la materia no se convierte en energía: Convertir nos da la idea de que una cosa que antes era de algo se cambia por otra cosa diferente. La corriente eléctrica es un intercambio de figuras de ondas lumínicas tipo electrón que ocurre entre átomos. Más adelante entenderemos la razón de ser de los polos positivo y negativo que tanto nos han intrigado y beneficiado a la vez en los aparatos electrónicos que a diario usamos. Los átomos contienen inmensa cantidad de energía-luz desmembrada en armónicas y enrollada; únicamente cuando se desenvuelven impactan en nuestra retina y vemos luz. En nuestra teoría el átomo simplemente libera la energía de la cual está hecho; los trenes de onda desempatan cabeza y cola continuando en línea recta a la misma velocidad a la que estaban girando sin necesidad de aceleración alguna. Insistimos en este punto porque los físicos se han quebrado la cabeza tratando de explicar cómo el fotón es acelerado a velocidad-luz. Ya sabemos que no hay necesidad de pensar en esa aceleración, ya que la figura de ondas, por el hecho de parecer quieta, no quiere decir que su esencia esté en reposo. ¿Por qué el átomo no está formado por todas las frecuencias a la vez?, muy fácil: porque no requiere más, de idéntica forma como no se necesitan más de tres dimensiones para ubicar todo el complejo del Universo, y así como sólo se necesitan únicamente tres colores para formar millones de combinaciones diferentes… así de sencillo. Estudiando las leyes de la economía y la simplicidad natural podemos profundizar las anteriores respuestas; cuando la Naturaleza logra un cometido no le sigue agregando arandelas. ¿QUÉ FUNCIÓN TIENEN EL RESTO DE ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS? A ésta importante pregunta se suma otra más tenaz: ¿qué ocurrirá con todas las partículas descubiertas por la física hasta ahora? R/. El átomo es un órgano donde se almacenan momentáneamente y se procesan el resto de frecuencias. Recordemos que toda frecuencia

posee armónicos naturales; éstos son múltiplos más pequeños a escalas cuantificadas o armónicos de la fundamental. Un armónico de luz puede vibrar a una frecuencia muchas veces mayor y puede salir del átomo constituyéndose en una onda muy diferente a la de la luz, como rayos X, rayos gamma u otros. Las radiaciones superiores a la luz son armónicas de las frecuencias fundamentales que conforman el núcleo atómico. Los fotones, o sea la luz visible, no solamente los producen los tramos de frecuencia que forma el electrón, sino también algunas partes de las otras dos frecuencias. Cuando el fotón sale del átomo es todo el átomo el que participa en la acción, no solamente el electrón. El electrón no cambia de nivel porque pierda un tramo, sino porque el núcleo que determinaba su nivel también cambió. En cualquier evento que surja en el interior del átomo es todo el átomo el que participa en el evento; no existen partículas u ondas de carácter permanente necesarias para formar el átomo. El átomo es una unidad, no un conjunto de partículas separadas. Las ondas de calor se forman por vibraciones en la esfera del átomo:

Las microondas y las ondas de radio se forman por saltos de frecuencias electrónicas — electrones— entre átomos; esto constituye la corriente eléctrica. Las frecuencias más altas que las de la luz tienen la propiedad de enrollarse formando figuras cuando viajan fuera del átomo; esa figura se interpreta como partícula y viaja a velocidades sublumínicas debido a su efecto de enrollamiento. Este efecto se interpreta como partícula material. Además tiene la propiedad de impactar en otros átomos produciendo cambios químicos y electrónicos. (Las frecuencias por debajo de la luz no se enrollan.) En cuanto a las partículas encontradas por la ciencia, ya sabemos que no son partículas sino armónicas estables en unos casos, y en la mayoría constituyen ondas amortiguadas que son al extremo evanescentes; estas se reciclan en el interior del átomo como calor u otra clase de ondas armónicas estables. Onda amortiguada Las ondas amortiguadas carecen de resonancia armónica; se producen por impactos bruscos (sobre todo en los aceleradores de “partículas”) y se desvanecen fácilmente. Por tanto no pueden enroscarse uniendo el principio con el fin para permanecer estables por más tiempo. SpaXium las cataloga como virutas o sobrantes de efectos nucleares. Por otra parte, las frecuencias más bajas que las de la luz no tienen la propiedad de enrollarse. No se habla de una partícula de frecuencia de radio ya que podría medir más de un kilómetro. El tema que hemos expuesto presenta una profundidad insondable. Hemos llegado a unas conclusiones que invitan a pensar y a replantear conceptos tan importantes como lo es la materia prima que forma nuestros cuerpo. Sabemos que no es tan sólida como parece, pero sí muy energética. “somos energía cuantificada”. (En paquetes.)

Capítulo 17

SU MAJESTAD EL ESPACIO El que sabe acompañarse a si mismo en su "soledad" se encuentra lleno de lo mejor y puede conquistar el Universo. Es bueno interpretar de la mejor manera la música de los cielos. El que tiene imaginación saca con facilidad de la aparente nada un universo entero. La maravillas de la vida se le escapan a quienes no salen de la cómoda jaula de la rutina. El espacio es lo más grande que existe porque lo contiene todo y le sobra espacio. Somos ignorantes para quienes se aferran a ideas que ya han muerto. EL MISTERIO DE LOS MISTERIOS El misterio que más ha intrigado a todos los hombres de ciencia en todas las épocas es el espacio. Ha sido fuente de inspiración para filósofos y un misterio insondable para los físicos. Los astrónomos lo traspasan con sus potentes telescopios y lo miden, sin saber que es “aquello” que miden. Algunos astronautas lo describen como una presencia majestuosa y sienten profundo respeto hacia él. Hay personas que temen a esa oscuridad ignota sin saber que constituye la despensa luminosa de todos los Soles y Galaxias. Otros dicen que es la nada, sin tener en cuenta que la nada no se puede medir ni recorrer; sin embargo los astros lo recorren a enormes velocidades. Podemos calcular la distancia que nos separa del Sol, sin saber en verdad qué es lo que estamos midiendo. Antes de que las Galaxias conquistaran el Universo ya estaba allí el Espacio absoluto para recibirlas. Si el Universo desapareciera, el espacio continuaría estando presente para recibir otro Universo. La materia no genera el espacio; este es uno de los errores más absurdos que la ciencia ha podido cometer: Si la materia generara el espacio debería haber mucho más espacio entre dos planetas cercanos que “se supone” lo generan; sin embargo, hay más espacio cuanto más alejados se encuentren los cuerpos. Entre más años luz haya entre los intersticios de las galaxias es evidente que más espacio las separa; entonces, es bastante obvio que la materia no genera el espacio. Sin embargo hay gente que sigue insistiendo en que el espacio es una consecuencia de la materia y no puede haber espacio sin materia. El espacio no necesita de la materia para existir; es una idea errónea de quienes creen que la materia es algo real, no sabiendo que lo real es el Espacio y es el que proyecta la ilusión material. El diccionario poco nos ayuda a comprender el espacio porque lo define como “lugar”, y “lugar” es un una parte del espacio que puede encontrase ocupada por un cuerpo… ¡nos quedamos en las mismas! También nos explica el diccionario que el vacío es un espacio falto de materia. ¡Quedamos peor! Por otra parte, la noción de espacio vacío complica la concepción del espacio mismo. CIENCIA Y ESPACIO Newton consideraba el espacio y el tiempo como dos entidades separadas. Einstein las unió en el “espacio-tiempo” y spaXium considera que el espacio existe por sí mismo y el tiempo no. He ahí tres conceptos para analizar. El espacio no se mueve con respecto a algo y allí no existe el tiempo. El espacio existe en un presente continuo, algo diferente del concepto del tiempo que tenemos del cual hay quienes dicen que fluye del pasado hacia el futuro.

Si no existiéramos, el presente continuo se quedaría allí con el espacio sin quien le inventara un pasado ni un futuro. Recordemos que el tiempo es un concepto que vive en nosotros y desaparece de nosotros inclusive cuando dormimos profundamente. Se puede comprobar la existencia real del espacio porque en él hay distancia: si el espacio fuera nada la Luna estaría en la Tierra, ya que de aquí a la Luna no habría nada. Espacio es lo que más hay y es lo único que en la realidad existe. Sin embargo las criaturas aquí sufrimos por falta de espacio. ¡EL ESPACIO ES LA EXISTENCIA, LAS ONDAS SON LA ENERGÍA, LO DEMÁS ES ILUSIÓN! Algunos admiten que el espacio no está vacío sino que está lleno de corrientes eléctricas y campos magnéticos saturado de filamentos de plasma: los citados filamentos si existen, aunque nuestra teoría no trata rellenar el espacio con algo para hacerlo existir; declara que el Espacio por sí solo está lleno de Él Mismo, de por sí lo es... por el momento diremos que el espacio ES. EL MOMENTO FATAL DONDE LA FISICA SE DESVIÓ En el siglo 19 aparecieron los grandes científicos que descubrieron y asentaron las bases de la electrónica moderna. Todos ellos demostraron que las ondas de radio y de luz necesitaban de un medio para poder oscilar. Esto es lo más natural y lógico que existe; llamaron a ese medio éter. A finales del siglo diecinueve ningún físico dudaba de la existencia del éter, pero sin que ninguno tuviera la más remota idea de qué sustancia podría ser ese éter. ¿Si el éter lo debía penetrar todo y ninguna sustancia podría influir en él, cómo se hacía para detectarlo? Los experimento de Michelson y Morley demostraron que el éter que debía flotar en el espacio no existía. La teoría spaXium no habla de un éter que llena el espacio, es decir, de algo diferente al espacio; nuestra teoría habla del Espacio mismo como algo real por sí mismo sin necesidad de algo que lo llene. Aunque el experimento de Michelson y Morley crea ciertas dudas ya que ellos no midieron velocidad sino tiempo, no revolcaremos el asunto. De todas formas la teoría del éter habría colapsado porque estaba mal propuesta, no porque fuera ilógico que las ondas necesitaran de un medio para transportarse, ya que toda onda ha de tenerlo. Por tanto los experimentos citados no cambiaron el rumbo de la física para algo positivo, al contrario, torcieron el rumbo de la interpretación de la física para conducirla al caos reinante en el año 2000. ¡Cómo es este mundo! hoy día algunas corrientes científicas celebran esa fecha… Spaxium se lamenta de las consecuencias que trajo la no comprensión del problema en ese lapso de la historia. En el siglo 20, después de haber sido derrotado el éter, los científicos en vez de esperar o proponer alguna teoría sensata al respecto, optaron por la solución más fácil: consideraron el espacio como vacío o nada. Mas como de la nada no puede salir nada, Einstein para darle consistencia lo rellenó con el tiempo el cual según spaXium es nada. O sea que se rellenó una nada con otra supuesta nada y la llamaron cuarta dimensión. LOS MEDIOS DE TRASPORTE Todo lo que se transporta ha de atravesar un medio porque, si no estuviese atravesando un medio, no se estaría transportando. La nada no es un medio; por tanto algo no puede transportarse a través de la nada, porque estaría quieto al estar atravesando nada.

El sonido está constituido por "ondas de presión" que se propagan presionando y aflojando el aire o los sólidos. La luz del Sol también son ondas. En los albores del siglo 20, “donde el éter ya no existía y el espacio estaba vacío”, los científicos cometieron el error más grande de toda la historia y de todos los tiempos; el más absurdo de los absurdos, la mayor torpeza de todas las torpezas: Fue decir que las ondas de luz y calor no necesitaban ningún medio para transportarse. No existen palabras para expresar el descomunal error, pero si existe una balanza para sopesar las consecuencias que produjo tamaña desfachatez. Después de transcurrido el agitado siglo 20, las dos teorías madres de la física: la relatividad y la cuántica, no solo son incompatibles sino que ambas están incompletas. Sin desconocer las bondades de cada una, el hecho de que ambas no se pueden unir en sus principios y a la vez están tratando de expresar un Universo que está completamente unido en todas sus leyes, no es difícil descubrir que algo anda mal. Las teorías de finales del glorioso siglo 20 fueron simplemente ridículas y, entre todas —incluyendo Cuántica y Relatividad—, no tienen ni la más remota idea de qué es la fuerza de gravedad, los campos eléctricos y magnéticos, y las demás fuerzas fundamentales. Es decir, hoy día la ciencia no ha explicado por qué un imán atrae limallas ni por qué nos atrae la tierra… ¡qué pena!, corresponde a spaXium explicarlo. Los “científicos” del big bang “saben” exactamente qué ocurrió en la primera millonésima, de millonésima, de millonésima de segundo cuando supuestamente el Universo comenzó, y no saben por qué cae una manzana al suelo. Según la teoría del big bang “se sabe” exactamente como se formó el Universo primitivo pelo por pelo, y no saben nada de las fuerzas que existen en la Tierra sobre la cual caminan en este momento. Ya que no pueden solucionar las incógnitas de hoy y de aquí, trasportan a los ingenuos a 17.000.000 millones atrás para engañarlos allí. Alguien se preguntaría: ¿por qué existe actualmente tanta tecnología a la vez que la ciencia desconoce cosas básicas? Sencillo de responder: Los creativos hacen sus inventos basándose en los efectos de las cosas y los han hecho; la ciencia debe explicar los fenómenos de las cosas y no lo ha hecho. Por su parte la tecnología se empeña en que los inventos se hagan de la mejor manera y de ahí los resultados. Un niño es capaz de fabricar una veleta que gire con el viento, y una niña puede fabricar hermosas pompas de jabón para que se eleven, no importa que ambos niños comprendan o no por qué se producen tales fenómenos. Hoy día se fabrican teléfonos celulares y televisores sin saber por que medio se transmiten las ondas que allí intervienen, y sin saber realmente que es el magnetismo que se utiliza en las bocinas. Los ingenieros electrónicos realmente no tenemos idea de por qué existe la carga eléctrica aunque sabemos producirla; no sabemos realmente por qué un electrón es negativo y el núcleo es “positivo”. Es más: la mayoría de los ingenieros electrónicos de hoy todavía creen que el electrón es una bolita que gira alrededor del átomo y salta alegremente de átomo en átomo. Somos como niños que saben encender, apagar y cambiar los canales del televisor pero no saben por qué funciona. ONDAS QUE SE TRASPORTAN “POR LA NADA”, ¡MAGIA CIENTÍFICA ESPECTACULAR!

La física nos dice que las ondas son una perturbación periódica del medio en que se mueven; en seguida nos afirma que las ondas de luz se trasportan por la nada. Luego nos confirman que la velocidad de una onda depende de la elasticidad y densidad del medio en que se mueva. Para evitar esas contradicciones nos aseguran que la luz no necesita de un medio porque ellas van creando su propio medio a medida que avanzan. Esto es, crean campos eléctricos y magnéticos en los cuales se van soportando. Por este motivo las llamaron electromagnéticas. Para rematar la explicación presentan un famoso dibujo en el que aparecen pintados los campos eléctricos y magnéticos —que hasta la fecha no saben qué son—. El siguiente dibujo lo han admitido millones de personas que tragan entero. Los que piensan opinan diferente: Asegurar que la onda va fabricando su propio medio a medida que avanza por el vacío absoluto, es como decir que un individuo empieza a subir a una estrella por una escalera y cada vez que le fueran haciendo falta barrotes él le agregara más. La pregunta es: ¿de dónde saca el individuo tantísimos barrotes? R/. De la candidez de la gente. Si continuamos aceptando explicaciones vagas pronto nos dirán que se puede poner una escalera en el mar para que suba la marea. Decir que la luz a medida que avanza va generando campos electromagnéticos para apoyarse en ellos mismos, es exactamente el mismo caso de la escalera. ¿De dónde sacará la luz campos magnéticos y eléctricos para viajar miles y miles de años luz por el espacio a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo? ¿Cómo puede la luz de una linterna, alimentada por una batería de uno y medio voltios, acelerar billones de fotones a velocidad luz, y a la vez proporcionarles un cargamento inagotable de campos eléctricos y magnéticos para qué los vaya poniendo de tapete a medida que avanza por la nada? Sabemos que existen los campos eléctricos y magnéticos, los producimos, los manejamos y los medimos; También sabemos que nadie ha sido capaz de explicarnos cabalmente, qué es un campo eléctrico o magnético. Para producir dichos campos se necesita suficiente energía: toda la energía producida en la Tierra no bastaría para fabricar los campos eléctricos y magnéticos que necesitaría la luz de una linterna para viajar durante millones de años luz hasta otra Galaxia. Toda onda, sin excepción, requiere de un medio que sea el que vibre. La onda en sí es una simple presión que se desplaza, el medio lo es todo. Ninguna onda sin un medio puede existir, es un absurdo intolerable. El hecho que el hombre no haya encontrado el medio en el cual vibra la luz, es problema del hombre, no de la luz ni del medio. El éter fue mal propuesto y por tanto fácilmente desterrado; eso no le da derecho al hombre para decir que no existe otro medio, y cometer la torpeza imperdonable de asegurar que las ondas viajan apoyadas en la nada. En este caso la ciencia no tiene un lunar si no un cáncer que ya le hizo metástasis. ¿Podrá sanarla la enfermerita de SpaXium? EN BUSCA DEL MEDIO POR EL QUE SE TRANSMITEN LAS ONDAS HERTZIANAS Lo que vamos hacer es exactamente lo que debieron hacer los físicos de principio de siglo 20, cuando ese éter que tanto se necesitaba para explicar el desplazamiento de las ondas Hertzianas no fue detectado. El éter luminífero fue mal propuesto porque se suponía que era un fluido sutil que llenaba el espacio, veamos:

Primero: Por sutil que fuese ese elemento, ya que llenaba el espacio, se opondría al movimiento de los cuerpos que se desplazan en el espacio deteniendo algún día su movimiento. Segundo: Al ser tan sutil ese éter no podría comunicar a las ondas la descomunal velocidad de 3.000.000 Kps. Tercero: Para que una onda adquiriera la velocidad de la luz necesitaría que el medio que vibrase fuese miles de veces más duro que el acero. Ya que sabemos que entre más duro es un material más fácil y rápidamente pueden comunicarse las tensiones y distensiones que constituyen las ondas. Cuarto: un material de excesiva dureza sería el medio ideal para que todas las frecuencias se trasladaran a velocidad-luz; sería el reino ideal para que todas las ondas cumplieran su cometido, pero nunca dejarían trasladar la materia…………. ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿?????? ????????? ??????????? ¿CUÁL MATERIA? Según SPAXIUM la materia no existe y está buscando quién es el hombre capaz de demostrar que existe un solo grano de materia en el Universo. Quien se atreva a hacerlo tendrá que demostrar que materia es algo diferente a energía —la cual es formada por ondas que se organizan en figuras— dándonos la impresión de que hay algo sustancial allí. No obstante esas ondas enrolladas en figuras continúan siendo ondas; nunca pierden su naturaleza de ondas o energía y nunca llegan a formar una sustancia diferente; es más: no dejan de desplazarse a la velocidad de 300.000 Kps., aunque lo hagan dando vueltas sobre sí mismas. Quien se atreva a decir que la materia existe, como algo diferente a ondas, tendrá que explicar claramente qué es esa sustancia, de qué esta hecha, por qué se deja de serlo cuando se convierte en energía, y le esperan mil preguntas más. Respetados y apreciados lectores: nos encontramos ahora mismo tocando el corazón de la teoría SPAXIUM. Recordemos que se trata de una teoría revolucionaria y necesitamos de toda tu comprensión y esfuerzo sincero para comprenderla. Te pedimos muy encarecidamente que no alimentes juicios precipitados antes de que podamos redondear las ideas. Creemos que eres muy conciente de que solo contamos con palabras limitadas para tratar de explicar fenómenos que rebasan nuestra imaginación. Agradeciendo de antemano tu comprensión, te invitamos a que te maravilles con la realidad desnuda del Universo, del mismo que formamos parte. El Espacio es el sustrato de todo lo manifestado; no estamos compuestos de materia; pronto nos daremos cuenta que todos estamos hechos de SPAXIUM.

Capítulo 18 EN BUSCA DE LA REALIDAD ESPACIAL Podemos conocer otros cielos y otras verdades. La Naturaleza nunca hace nada en vano. El mundo que vemos tiene límites; el Universo de la imaginación es infinito.

Cuando la Naturaleza habla y el hombre no escucha, es cuando nace la superstición. Es mejor agitarse en la duda que reposar en el error. Llevamos puestas unas gafas que nos distorsionan la realidad. LA FÍSICA CONTINÚA AVANZANDO A pesar de todos los problemas y no obstante el tozudo estancamiento de algunos físicos “clásicos” que solo enseñan lo que aprendieron por vez primera, las investigaciones continúan avanzando. Recientes descubrimientos nos han traído al menos interesantes incógnitas: Los físicos se han asombrado al ver que alrededor del “espacio vacío” aparecen “espontáneamente” partículas virtuales —“de la nada”—, y desaparecen de nuevo en esa “nada”; con razón dicen que el espacio vacío no está realmente vacío sino que es un mar de actividad que se extiende por todo el Universo. Steven Weinberg, premio Nobel 1979, señala que los científicos deben responder a una pregunta que parece paradójica ¿cuánto pesa el espacio? El vacío es una mala asignación dada al espacio; va en contra de nuestro sentido común porque vendría a ser una nada y la nada no puede existir. Algunos físicos ya han dejado los anteriores prejuicios y se sienten cómodos con que el vacío perfecto puede pesar algo; pero cuando tratan de utilizar ecuaciones para calcular la cantidad de energía que puede residir en el vacío, el resultado es un “vacío” tan pesado que los planetas no podrían pasar por el. Otros científicos ya se atreven a preguntar qué es “Aquello” que sustenta una onda en el espacio. Es un gran alivio que los conceptos rígidos del espacio vacío y el que las ondas pueden transportarse por la nada ya están cediendo. Al saber que las partículas no pueden aparecer de la nada entonces el espacio tiene que ser algo, y un algo muy importante capaz de engendrar partículas. Físicos como Michael Turner, cosmólogo de la Universidad de Chicago y Franck Wilczek, del instituto avanzado de Princeton, nos dicen que el problema para calcular el peso del espacio constituye algo tan fundamental como misterioso. De hecho ya han tratado de calcular el peso del espacio, pero cuando notan que arroja cifras descomunales desisten en su empeño porque creen que se trata de un error... no pueden imaginarse que el vacío pueda pesar tanto. Otros físicos han dicho que dentro del espacio hay un habitante extraño, algo que sería diferente a la materia o a la energía normales. No se refieren a otra dimensión sino a algo que está allí y no podemos ver ni sentir; y agregan: descubrir el misterio de ese vacío, que ya muchos dudan que sea nada, sería el experimento más gigantesco de la física. La teoría cuántica nos dice que el espacio tiene masa y no hay razón para creer que el espacio vacío carezca de peso. Es posible medir en el laboratorio algunos efectos del espacio vacío y obtener respuestas correctas; lo que no se ha hecho es medir la masa que pueda tener. La teoría cuántica da por sentado que el espacio es un estado de mínima energía. Es un estado donde no hay materia, pero a partir de la cual ésta puede crearse. El vacío produce una densidad energética que no se puede eliminar. Los anteriores son conceptos muy claros de la nueva física. Esa “nada” no es solamente algo sino algo bastante sustancial. Einstein predice que la masa no es la única fuente de gravedad porque el espacio puede dar lugar a efectos gravitatorios. CÓMO PUEDE SER EL ESPACIO

Christian Huygens afirmó: “Nada nos impide pensar que las partículas de éter sean una sustancia tan cercana a la dureza perfecta y dotada de una elasticidad tan pronta como queramos” Descubrimos aquí que Huygens, uno de los portentos de la física de todos los tiempos, fue quien imaginó el éter como debía ser: el espacio mismo con solidez y elasticidad. Además de ser sólido y de una dureza incalculable; no era un fluido sutil que llenaba el vacío. De esta forma no lo hubiesen podido descartar Michhelson y Morley. Ellos lo que tumbaron fue el hipotético viento que llenaba el espacio. Agregaba Huygens: “Si tomamos cierto número de esferas de igual tamaño fabricadas de una sustancia muy dura, y las colgamos de tal forma que mutuamente se toquen, el movimiento pasa rápidamente de la una a la otra sin que veamos que se muevan. En la última esfera el movimiento se hace evidente; lo importante es que cuanto más dura es la sustancia, mayor rapidez adquiere el efecto. Observando el anterior efecto Huygens se preguntaba: “¿Cómo es posible que la propagación de la luz se efectúe a tan enorme velocidad sin que haya un medio lo suficientemente duro para que le comunique esa vibración?” DEFINICIONES SOSPECHOSAS Si no desalojamos los errores y los falsos conceptos ¿qué espacio quedará para alojar la verdad? Después de enterrado el éter y para que no quedara la nada desnuda, la ciencia sustituyó el espacio vacío por el concepto de “campo”. ¿Campo de qué? ¿De fútbol, de aviación, o de qué? Creo que con una palabra no van a solucionar algo tan importante. Tratando de explicar ese campo se le coloca otra palabra, “fuerza”, ¿fuerza de qué? Tratan solo con palabras de crear una especie de sustrato dentro del cual flota la materia; y continúan: “Las partículas subatómicas vendrían a ser condensaciones locales de ese campo (¿?). En palabras del mismo Einstein: "Podemos, de esta manera, considerar la materia como un estado constituido por regiones, en las cuales este campo es extremadamente intenso”. Con esto Einstein está admitiendo, por una parte que el espacio lo es todo; y por otra parte que está totalmente vacío... por eso le agregó el tiempo para darle sustancia y sabor. Debido a que el tiempo no existe, según spaXium el espacio le volvió a quedar simple y desabrido a Einstein. Ya estamos tomando conciencia de que el espacio no puede ser una malla plana, ni un colchón, ni puede contraerse en un remolino en un área determinada… y menos se puede expresar en un dibujo como el presente para crear la singularidad que actualmente se debate entre el absurdo y la fantasía. Lamentablemente aún es pan cotidiano para los desactualizados. Las anteriores expresiones pictóricas deben rechazarse lo antes posible por carecer de sentido lógico al tratar de representar o explicar el inconmensurable Espacio. Observemos otro dibujo, tan falso como extendido, en donde todos los que piensan poco se enredan cuando tratan de explicar las ondas Hertzianas que, como es lógico y natural deben

desplazarse por algún medio (aunque ese medio no tiene que ser necesariamente el hipotético éter) He aquí el famoso dibujo con que tratan de tergiversar las ondas Hertzianas con el nuevo nombre de electromagnéticas. Bastó un nuevo nombre, un espacio vacío, un campo eléctrico y otro magnético —que no saben qué es—, millones de cándidos, y un bonito dibujo, para justificar que las ondas de luz y radio se trasmitieran a través de la nada… y “voila” !Magia científica! Este dibujo no puede representar una onda que se transmite por la nada. Ninguna onda es así. Ningún aparato científico ha logrado detectar una onda de esa característica. En realidad ni los campos magnéticos, eléctricos o ninguna onda pueden llevar indefinidamente un infinito cargamento de fuerzas para propagarse en el supuesto vacío absoluto. Por el momento ¡fuera! con las mágicas ondas electromagnéticas (aunque huela a sacrilegio y suene a locura), …seguirán para siempre las ondas Hertzianas, las mismas sin explicaciones absurdas. Las ondas Hertzianas están formadas por altas y bajas presiones del espacio, mal llamadas campos eléctricos y campos magnéticos. Lo veremos más adelante. Prestándole la debida atención a los anteriores puntos de vista, tenemos vía libre para introducirnos en la parte más fascinante de nuestra teoría.

Capítulo 19 Concretamente y sin rodeos: QUÉ ES EL ESPACIO Piedad para los que tratamos de derrumbar lo ilusorio y luchamos por encontrar lo real. Las ideas son fuerzas invencibles. Hay una voz que dice la verdad. No está hecha de sonidos ni entra por los oídos: es la poderosa voz del espacio silencioso. Sólo es posible avanzar verdaderamente cuando se piensa diferente y en grande. Cómo es posible que la humanidad no haya entendido el idioma del elocuente y silencioso Espacio. LLEGAMOS AL CORAZÓN DE SPAXIUM Con reconocido y meritorio esfuerzo lector y autor hemos llegado al momento crucial de nuestra teoría. En este preciso momento renunciaremos un poco al mundo ilusorio o relativo que creemos ver, para descubrir el Universo real vedado a nuestros ojos. Es aquí donde requerimos de tu potente imaginación sumada a un generoso esfuerzo, ya que estamos resueltos a entender lo que pocos, realmente muy pocos y privilegiados seres, han logrado intuir sin atreverse a hablar: ¡El espacio infinito y omnipresente, aquel que no vemos ni sentimos y se nos presenta como un vacío sin forma, ES UN SÓLIDO DE EXTRAORDINARIA DUREZA E INCOMPRENSIBLE ELASTICIDAD. Tamaña afirmación hará saltar de su sitio al más pesado de los lectores ya que las preguntas explotarán en su mente sedienta de explicaciones claras. Pedimos tranquilidad pues se trata de hacer girar 180 grados todos los arraigados conceptos que tenemos de nuestro mundo ilusorio gobernado por nuestros sentidos. Si no contáramos con nuestra poderosa mente nos quedaríamos como animalitos viviendo y pastando en este mundo ilusorio creyéndolo verdadero hasta que la muerte nos enseñe que existe el Universo real. Lo que sigue no es filosofía sino ciencia de clase superior.

¡CÓMO PUEDE SER! ¿Cómo puede ser que la materia logre atravesar un sólido extremadamente duro sin presentar resistencia alguna a la sustancia material que conforma los planetas, ya que se frenarían de inmediat… ¡detente un momento! ¿Quién dijo que existe la materia?, la materia no existe en absoluto y carece de sustancia: existen las ondas que forman figuras, las cuales nosotros las interpretamos o vemos como materia, mas nunca dejan de ser ondas… y las ondas sí pueden atravesar un sólido y, entre más duro, tanto mejor porque más rápido pueden desplazarse por él. Hasta aquí solamente hemos necesitado de la razón; ahora se requiere que pongas a funcionar tu imaginación al 100% de la capacidad y, si se puede un poco más, mucho mejor: Imaginemos que nos encontramos inmersos en un océano profundo infinitamente extenso donde no existen playas, ni arriba, ni abajo; solo existe un océano sin fin hacia todas las direcciones. Dicho océano es de agua absolutamente cristalina por lo que podemos observar cualquier cosa que se presente a miles de kilómetros de distancia. Supongamos que lo único que recorre ese océano es la luz, pero no la podemos ver porque nos encontramos a espaldas de su fuente y no existe nada que pueda reflejarla. (Sabemos que es espacio está lleno de rayos de luz y lo vemos negro mientras esos rayos no impacten un objeto que lo reflejen, o veamos directamente su fuente) Encontrándose nuestra mente sumergida en este océano imaginario no vemos nada, ya que el líquido es totalmente homogéneo, cristalino y no existe ningún elemento en él. (Cuando la luz recorre el Espacio no podemos verla mientras no choque con algo. En la noche, si miramos el espacio lo vemos negro; sin embargo por ahí está atravesando toda la luz del sol y de las estrellas.) Súbitamente a lo lejos se forman unas burbujitas de “no agua”; obviamente la luz choca contra ellas y las podemos ver claramente. Como lo único que vemos son las burbujitas diríamos convencidos: ¡ahí existe algo! Nuestros sentidos al no poder ver la realidad, que en este caso es el agua absolutamente cristalina, se engañaron y vieron la irrealidad, la burbuja de noagua; ya que ésta distorsionaba una parte esférica del agua despojándola de su transparencia; de este modo los rayos de luz se reflejaron en las burbujas y llegaron a nuestros ojos creándonos la ilusión de que allí había algo real. El Espacio es un sólido perfecto, medio ideal para que las ondas lo recorran; cuando las ondas forman nudos o figuras apretadas aparece lo que llamamos átomos o partículas. Hasta ahora hemos creído que esas partículas son sólidas… no lo son; continúan siendo remolinos de energía que se agitan en puntos del espacio inmóvil y perfectamente sólido. La ciencia ha considerado que cuando la energía se desplaza libremente en línea recta es una onda y se puede convertir en materia, sustancia muy diferente a la energía, ya que pierde la característica de onda. En su inmensa confusión los físicos la llamaron partícula-onda, o sea gallo-gallina. SpaXium aclaró para la nueva Humanidad que la materia no existe, solo nudos, remolinos o figuras de ondas que nadan en el único sólido que existe: El infinito Espacio inmóvil, indesplazable y lleno de Si Mismo, no de éter. De ahí en adelante es fácil explicarnos porqué sumando burbujitas —en el caso real figuras de ondas—, se logran conformar átomos; estos forman moléculas y, si le agregamos un número enorme, veremos un mundo flotando en la “nada”. Y diremos maravillados: he ahí el Universo material, simplemente porque lo podemos ver. En cambio, el océano real que formó esa ilusión, como no lo podemos ver, ignorantemente diremos: he ahí el espacio vacío.

LO PERCEPTIBLE PROVIENE DE LO IMPERCEPTIBLE El espacio es un océano sólido, sin partículas, carece de desplazamiento alguno porque no necesita ni tiene adonde desplazarse. Las ondas Hertzianas o espaciales se trasmiten libremente en su medio ideal: el sólido Espacio. El Espacio es la despensa del Universo. No existe en él ninguna sustancia que no sean ondas. El Espacio puede vibrar por motivos que conoceremos; es ahí cuando nadie se explica el fenómeno y nos dicen que la materia brota de la nada; ya lo sabemos: Primero, lo que brota son ondas, no materia; segundo, no proviene de la nada; tercero, sabemos que aquello que vemos como materia son remolinos o figuras de ondas. El espacio absoluto es la ausencia total de “materia” y como la materia no existe en realidad porque son ondas, queda lo que existe: el omnipresente Espacio. La materia prima de la vida por excelencia es la sustancia espacial. El Espacio no puede contener nada porque él, en sí, está lleno; no le cabe nada que pueda ser real porque el Espacio es una realidad absoluta y no existe otra. No existen otros universos paralelos, ni extradimensiones, ni branas, ni singularidades ni más ilusiones sin sentido. Ya que la materia no es sustancia, el espacio ha de serlo. El espacio es omnipresente, todosustancia, elástico, irrompible y no perecedero. El espacio es el hogar de las ondas y las ondas son las que proyectan la ilusoria imagen material. La propagación de la luz no exige que partícula alguna se traslade; solamente son presiones y distensiones del espacio. La luz se forma a partir de una presión a la sección siguiente, que de inmediato se tensiona, mientras el la presión espacial se difunde el espacio permanece sin desplazarse. Al vacío lo consideran como algo no material y la materia como la única sustancia existente: todo lo contrario. Si la materia existiese realmente no podría desaparecer o convertirse en otra cosa… y esto ocurre continuamente. Se debe entender de una vez por todas que: “todo lo que existe nunca dejará de existir”. El espacio nunca dejara de existir porque es una realidad… la única. Algo que sea real no puede sufrir transformación alguna: la supuesta materia ”se transforma”, entonces no puede ser real… ni puede existir verdaderamente. Podemos quitar el Universo material y quedará el Espacio… sin vibraciones. La ilusión de la materia necesita de las ondas para poder proyectar la ilusión de la “sustancia” material… que en realidad no existe. La teoría spaXium ha probado científicamente lo que los sabios intuyeron: La materia es una ilusión. POR QUÉ TODO PARECE SER SÓLIDO Cuando caminamos no estamos tocando la Tierra. Los electrones del piso rechazan los electrones de nuestro pie sin que se junten unos con los otros: caminamos parados sobre electrones que nos rechazan conservando prudente distancia. Ninguna cosa toca otra; ni siquiera golpeando fuertemente un “sólido” yunque con un martillo de acero logramos hacer que los electrones o átomos de ambos materiales se junten o entren en contacto. Los átomos simplemente pueden agitarse por la brusca cercanía y sueltan fracciones de ondas llamadas fotones, de ahí que podamos ver una chispa cuando golpeamos dos piedras; también se puede generar calor con los frotes intensos. Lo que ocurre es un desplazamiento de ondas. Los átomos son ondas insustanciales. Nada sólido hay en ellos; sí existe una fuerza poderosa que erróneamente llamamos de atracción y repulsión, aquella que definiremos y estudiaremos de una manera muy diferente a como la física actual nos las ha explicado.

Quien encuentre alguna solidez o sustancia a la materia diferente a ondas, que lo explique. Nadie que sea sensato se atreverá a contradecir nuestra teoría; se trata de La Teoría Global del Universo y ya no podrá existir ninguna otra, porque se llegó al final. QUÉ TAN DURA ES LA SUSTANCIA ESPACIAL Los físicos de avanzada han tratado de calcular el peso del espacio obteniendo cifras demasiado altas. Lo que no han intentado calcular es la dureza de la verdadera materia: la espacial. Aunque es prematuro dar datos fijos, nuestra teoría puede expresar una idea que refleje la dureza monstruosa que tiene el espacio. Para ello se basa en una comparación simple que invita a pensar: Demostramos primero que todas las ondas existentes obedecen a un mismo principio. Son ondas de presión que utilizan un medio para desplazarse; Las ondas Hertzianas se comportan exactamente como las ondas sonoras, la única diferencia es que se desplazan por el espacio sólido. (El nombre de ondas electromagnéticas no es el apropiado, más bien el de ondas Hertzianas, y hay gran diferencia en la interpretación.) Conocemos bastante bien el fenómeno de las ondas sonoras; sabemos que se transmiten por el aire a razón de 330 metros por segundo, y por el agua a razón de 1000 metros por segundo. Observamos claramente que a medida que el material es más duro y elástico tanto mayor es la velocidad de propagación. Si aumentamos aún más la dureza al medio de las ondas sonoras, por ejemplo haciéndolas desplazarse por un bloque de acero al carbono, que obviamente posee una dureza extraordinaria, las ondas sonoras atravesarán con más facilidad el acero templado aumentando a la tremenda velocidad de 5000 MPS., o sea 5 kilómetros por segundo. Deducimos que entre más duro y/o elástico sea es medio tanto mayor es la velocidad de propagación de las ondas. Aquí se nos ocurre una pregunta sencilla: ¿Qué tan duro tendría que ser la materia espacial para que las ondas pudiesen viajar a la colosalísima velocidad de 300.000 Kps? Si tomamos el acero en nuestro caso como una unidad de dureza, una humilde regla de tres nos resolvería el problema: Si para viajar a 5k/ps., se necesita una “unidad acero” de dureza, para viajar a 300.000 KPS., ¿cuantas “unidades acero” se necesitarán? Basta dividir 300.000 por 5000 = 60.000 unidades de dureza. Según este punto de apreciación, el espacio sería sesenta mil veces más duro que el acero al carbono. Si nosotros y los mundos fuesen hechos de alguna clase de materia, no habría nada que pudiese penetrar ni un milímetro ese material de dureza inimaginable; mas como somos ondas y estas tienen la propiedad de desplazarse por los sólidos, tanto más rápido cuanto mayor sea su dureza, es por esa razón que atravesamos el espacio como si no hubiese nada allí… estamos hechos de ondas. No de materia alguna. Es prematuro y no damos por asentado que espacio sea 60.000 más duro que el acero, ya que intervienen otros fenómenos; se trata de un simple ejemplo para meditar… por el momento.

Capítulo 20 LA TODA PENETRANTE FUERZA DE GRAVEDAD Hay una gran fuerza escondida en "Aquello" que los hombres llaman "nada". Comprendí el elocuente silencio de los cielos el día que las palabras humanas me dejaron ciertas dudas. Las verdades más sencillas son las últimas que logra conocer el hombre. Ser e imaginar son una misma cosa. Para algunos lo que está fuera de su vista está fuera de su entendimiento. EL FENÓMENO MÁS ESQUIVO DEL UNIVERSO Este es un capítulo tan importante como emocionante de la teoría spaXium. Es el punto focal donde todas las teorías se han estrellado violentamente: Sabios, filósofos, científicos, físicos, matemáticos y todos los grandes de la ciencia han temblado impotentes ante el reto más desafiante que les planteó La Naturaleza: La incomprensible, cotidiana y universal fuerza de la gravedad. Sin embargo, los animales saben calcularla perfectamente en sus saltos; los pájaros la vencen con sus ágiles alas, y los hombres parece que también la vencen con sus aviones. Mas cuando los potentes motores fallan… la poderosa fuerza de gravedad no perdona… ¡Pum! La catalogan como la fuerza débil de la Naturaleza (qué tal que fuera la fuerte) y sin embargo se requiere un enorme cohete, con la fuerza de

millones de libras de empuje para burlarla y escapar de la Tierra. Y, aunque alguien se aleje la Tierra, allí la fuerza escondida lo estará reclamando. ¿QUÉ SE SABE LA CIENCIA MODERNA ACERCA DE LA FUERZA DE GRAVEDAD? Newton enseñó a manejar la fuerza de gravedad sin poder descubrir qué era esa extraña fuerza. La teoría Cuántica es bastante sólida hasta que llega al problema: en realidad no hay una teoría cuántica de la gravedad… ni siquiera han encontrado la forma de cómo construir esa teoría. Einstein tuvo el caso en sus manos, fue aquello que más le preocupó durante su vida y murió inocente… la gravedad no quiso mostrarle su cara. Su pecado fue haber recibido un espacio vacío, sin éter y no haberlo rellenado con algo mejor que con el fantasma del tiempo. El Padre de la ciencia moderna, Einstein, estuvo cerca del descubrir el gran secreto y no lo logró… A Él le debe spaXium la sabiduría de pensar en forma diferente. El Modelo Estandar es una teoría que arrancó pisando fuerte. Describe tres fuerzas no gravitacionales que habitan en la Naturaleza: la fuerza fuerte, la débil y la electromagnética. Sin embargo se ha tenido que aceptar más de una arbitrariedad cuando tratan de unificarlas. ¿Y de la gravedad qué?, ni siquiera la mientan porque les dañaría todo el andamiaje teórico. La física de partículas surgió con fuerza y se mantuvo un tiempo. Ya no saben qué hacer con el zoológico de partículas que tienen. Nunca se ha detectado un granito que se pueda suponer sea la partícula asociada con la gravedad… nunca la encontrarán; el anhelado gravitón… murió antes de nacer. Algunos opinan que la gravedad operaría desde una quinta dimensión y la separación entre estas dimensiones sería la causa de su debilidad. Kaluza, en 1922, afirma que la quinta dimensión existe y está medio arrugada. Teorías matemáticas locas como estas —de físicos famosos— abundan. Hasta hoy no se ha logrado una teoría que incluya la gravedad y todos los esfuerzos han conducido a callejones sin salida. Los físicos están de acuerdo en que mientras no exista una teoría que incluya la gravedad, no se podrán describir los orígenes y los porqués del Universo. No todo es negativo; por lo menos sabemos tres cosas en firme respecto a la gravedad: primera: si esa fuerza desapareciese la Tierra saldría disparada al espacio y todos los planetas del Universo colisionarían; desaparecerían galaxias y sistemas solares. La segunda cosa que saben los científicos con seguridad y a ciencia cierta respecto a la fuerza que nos atrae —y en eso no pueden estar equivocados,— es que nadie sabe qué es la fuerza de gravedad… ¡Muy alentador! La tercera es que ahora llegó spaXium y la explicó tan clara y sencillamente que nadie quedó con la menor duda de qué es la fuerza de la gravedad. En verdad es un privilegio para el amable lector el poder ser uno de los pioneros en la historia de la humanidad que supo a ciencia cierta qué es la fuerza de la gravedad. QUÉ ES LA FUERZA DE GRAVEDAD Primero diremos aquello qué no es: *La gravedad no funciona con partículas —gravitones— ni chorros de partículas de ninguna índole. Es infantil pensar que la Tierra emana partículas que viajen a la Luna, la enganchen de alguna forma y la halen hacia la Tierra. De igual manera, la Luna no lanza chorros de partículas virtuales que agarren el mar, lo succionen hacia ella y originen las mareas. Tampoco encontrarán gravitones ni gravitínos que realicen esa labor emitiendo una fuerza que atraiga las cosas a distancia. Ello en nada explicaría qué es la fuerza que nos ocupa.

La gravedad no forma la malla famosa que se dobla, ni el colchón de caucho, ni brana, ni las supercuerdas, ni ningún otro elemento exótico traído de otra dimensión. La gravedad se encuentra aquí mismo hasta dentro de nuestros cabellos. La gravedad tampoco son ondas de ningún tipo, ni cargas o campos eléctricos, electrostáticos ni magnéticos. Ni fuerza alguna conocida exceptuando únicamente la fuerza de empuje que explicará spaXium. Para rematar, vamos a asegurar plenamente una verdad que revolucionará el mundo de la física de todos los tiempos; algo que hará saltar los fusibles de la ciencia y hará corto circuito en las neuronas de los teóricos clásicos. Es algo que entrará en contradicción con el pensamiento tradicional o con el modo de expresar las fuerzas naturales a medio explicar. El golpe no será en vano porque despejará, de una vez por todas, los interrogantes acerca de las cuatro fuerzas fundamentales, incluyendo la misteriosa fuerza de la gravedad. No te aterres por lo siguiente, ya que para no dejar surgir reacciones apresuradas, acto seguido será explicado y comprendido: “En todo hay Universo, y en el mundo atómico y subatómico no existe fuerza alguna de atracción ni de repulsión que obre a distancia.” “La fuerza de gravedad no atrae sino que empuja” y no es una emanación de la materia. No existe sino una sola fuerza en la Naturaleza, únicamente una: “la fuerza de empuje”; las restantes son diferentes modos de esa fuerza. Existen efectos de atracción y repulsión, mas no fuerzas de atracción ni de repulsión. Positivo y negativo no son fuerzas diferentes; pertenecen a una sola fuerza que obra desde ángulos opuestos. Existe una sola fuerza que obra por empuje íntimo —nunca a distancia—, y puede obrar desde dos lados opuestos dando la sensación de atracción y de repulsión. Las aparentes afirmaciones que chocan frontalmente con la ciencia actual vamos a dilucidarlas punto por punto con una claridad que, en vez de originar dudas, nos traerán una paz intelectual reconfortante. Cuando aclaremos lo anterior nos esperan otras aseveraciones aun más extraordinarias; no son para contradecir la física sino para aclararla. SI NO EXISTEN FUERZAS QUE ATRAEN, ¿CUÁLES SON LAS FUERZAS QUE EMPUJAN? Para poder entender que la gravedad no es una fuerza que atrae si no una fuerza que empuja y, de hecho, comprender claramente de qué se trata la hasta ahora incomprensible fuerza de la únicamente nos falta analizar dos fenómenos vitales para nuestro empeño. Veamos una cualidad del espacio y un efecto que se crea cuando las ondas forman figuras. Requerimos de toda tu capacidad imaginativa: Las ondas hertzianas al empaquetarse o enrollarse apretadamente para formar la figura estable o unidad que llamamos átomo, tensionan el espacio dentro de la unidad. Consecuentemente dejan con menor tensión el elemento* espacial que las circunda. En el próximo capítulo comprenderemos el porqué alteran la tensión en el espacio. *Es de vital importancia entender que nuestra Teoría considera el Espacio como un elemento, como una sustancia ultra sólida y altamente elástica, no simplemente como una distancia vacía. Cada átomo tensiona o aprieta un poco de espacio dejando en la sólida área

circundante espacial una descompresión, distensión o menos presión. (Más adelante encontraremos la causa de lo que produce las tensiones) Recordemos que las ondas de presión cuando atraviesan los metales lo hacen presionando o distensionando pequeñas zonas del sólido; y entre más duro sea el elemento con mayor rapidez se propagan. Lo anterior se logra debido a la cualidad elástica que tienen los cuerpos. Un planeta como la Tierra es un conglomerado inmenso de átomos; la pequeña descompresión espacial que deja cada uno de ellos sumada conforma una enorme descompresión alrededor del planeta. Esta se extiende por una área perdiendo su fuerza de acción al cuadrado de la distancia. Observando con atención los dos dibujos siguientes podremos aclarar el fenómeno. Usualmente el espacio alrededor de un planeta lo vemos así: Si pudiésemos ver la descompresión espacial que ocurre en sus inmediaciones, la veríamos así: Las áreas más blancas no son falta de espacio sino espacio con menos tensión, ya que esa tensión se requirió para formar el planeta. De forma similar, si observamos una porción del océano podemos asegurar que en el agua profunda existe más presión que en la superficie. (No es que haya menos agua arriba, sino que la de abajo soporta más presión.) ¿CÓMO OBRA Y CUÁL CIENTIFICO ULTRAMODERNO DESCUBRÍO LA FUERZA QUE EMPUJA? Arquímedes (287-212 antes de Cristo.) matemático e inventor griego, descubrió las fuerza que empuja. Además escribió importantes obras sobre geometría plana y del espacio, aritmética y mecánica. Se anticipó a muchos de los descubrimientos de la ciencia moderna como el cálculo integral; con sus estudios de áreas y volúmenes de figuras sólidas curvadas y de áreas de figuras planas. Demostró también que el volumen de una esfera es dos tercios del volumen del cilindro que la circunscribe. Arquímedes definió la ley de la palanca: “Dadme una palanca y un punto de apoyo y os moveré la Tierra”. Se le reconoce como el inventor de la polea compuesta. Inventó el “tornillo sin fin” para elevar el agua de nivel. Descubrió y definió la ley de la hidrostática. Se dice que este descubrimiento lo hizo Arquímedes mientras se bañaba, al comprobar cómo se desplazaba y se desbordaba el agua. Un soldado romano que le encontró dibujando un diagrama matemático en la arena interrumpió al sabio bruscamente. Se cuenta que Arquímedes estaba tan absorto en las operaciones que ofendió al intruso al decirle: “No desordenes mis diagramas”. Por ese motivo fue asesinado por el soldado. A este sabio se le conoce por la famosa expresión “Eureka”, la misma que hoy en día frecuentan quienes logran algún descubrimiento… ¡EUREKA! EN EL PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES SE ENCUENTRA LA CLAVE DE LA GRAVEDAD: “Un cuerpo sumergido en un liquido experimenta un empuje hacia la superficie igual al peso del líquido que desalojó” Si analizamos el efecto, considerando que el objeto sumergido siempre busca la superficie del líquido, nos damos cuenta de que en la superficie existe menos presión del agua. Lógico: encontrándose una esfera sumergida en el agua, la mayor presión existente en el fondo

empujará la esfera hacia donde hay menos presión. No hablamos de arriba o abajo porque si alguien realizara el experimento de sumergir una esfera en la superficie de “arriba” de la Tierra, y un antípoda lo hiciera al mismo tiempo en la parte de “abajo” de la misma, las esferas serían empujadas en sentido contrario. Nos damos cuenta de que la fuerza de empuje actúa desde donde existe más presión hacia donde hay menos. Exactamente el mismo principio actúa en el espacio; aunque es un sólido imposible de penetrar por otro sólido, sabemos que los átomos carecen de solidez… son esferas de ondas que se desplazan con más facilidad por su medio natural: el sólido Espacio. También sabemos que en el espacio presenta zonas de más presión que otras, dado que los átomos al formarse concentran en su interior presión espacial. Entonces, una esfera hecha de átomos puede perfectamente recibir el empuje que le proporciona la zona de más presión (oscuro) hacia la de menos presión (Menos oscuro). La esfera será empujada hacia la Tierra desde el espacio con más presión (más negro), hacia es espacio con menos presión (más blanco) sin necesidad que la Tierra los atraiga. El efecto es exactamente igual al que ocurre cuando el aire con más presión (cercano a la superficie de la tierra) empuja los globos hacia arriba donde obviamente existe menos presión. No se trata de ninguna fuerza que desde arriba de la atmósfera los esté atrayendo. Aquí actúa la única fuerza que existe en el Universo: la fuerza de empuje, que obra en sentido opuesto según la posición. Conclusión: Aunque el efecto de la gravedad se presenta en forma de atracción, No existe en el universo ninguna fuerza que actúe a distancia: Por el hecho de que alguien empuje a Juan contra Pedro, y a Pedro contra Juan, no quiere decir que Pedro y Juan se atraigan. La Tierra no atrae a la Luna ni la Luna atrae a la Tierra: la baja presión de espacio que dejan sus átomos al formarse en medio de los dos astros, hace que la mayor presión existente en los alrededores de ambos empuje un cuerpo contra el otro. La fuerza de gravedad es una fuerza natural de empuje del espacio; no es una fuerza de atracción que emana un cuerpo. Ningún cuerpo tiene la propiedad de pesar algo; ningún cuerpo emite ni genera fuerza alguna. Todos son efectos del espacio mediante su única fuerza… la fuerza de empuje. Nadie puede explicar claramente qué son las fuerzas de atracción y de repulsión porque no existen; se trata de efectos de la única fuerza existente: la omnipresente fuerza de empuje del espacio obrando desde ángulos diferentes. Y recordemos aquí que la materia como sustancia no existe y lo que no existe no puede emanar ninguna fuerza. ¿Por qué no habían podido encontrar la fuerza de “atracción” de la gravedad? Primero: porque en la Naturaleza no existen fuerzas de atracción. Segundo, porque creían que era una emanación de la materia y lo que vemos y sentimos como materia no es materia: En este mundo “fenoménico” solo existe la energía irradiada y/o enrollada formando figuras, que parecen globos energéticos —insólidos, faltos de sustancia— los cuales llamamos átomos. Es un error craso llamar partícula a un campo energético. La “partícula-onda” no existe; Los físicos deben erradicar cuanto antes ese concepto altamente erróneo y perjudicial para la ciencia. SpaXium declara abiertamente que la mayoría de los conceptos de la física clásica

murieron. En el próximo capítulo le haremos el entierro a lo que falta: mas esto no fue en vano: la interpretación de la física venía torcida… ya se enderezó para siempre. Nuestra Teoría insiste en que no existen fuerzas que actúen a distancia como las supuestas “fuerzas eléctricas de atracción y repulsión”. Se trata de efectos opuestos de una sola fuerza que empuja. Nada puede atraer sin estar presente en el área del cuerpo objeto de la atracción, y empujarlo. En el caso de los campos eléctricos y magnéticos, cualquiera puede saber cómo se producen, qué efectos causan, y cualquier principiante puede hacer gala de una definición de enciclopedia obsoleta; pero nadie sabe en realidad que son los campos de fuerza… ya pronto lo vamos a comprender: se trata de un efecto de empuje espacial.

Capítulo 21 LAS FUERZAS FUNDAMENTALES DEL UNIVERSO Las cosas del mundo no varían hasta que alguien las hace variar. Los sabios abren las puertas pero somos nosotros quienes debemos atravesarlas. Mientras vivamos en este mundo hay que hacer algo bueno que perdure después de nuestra muerte. Los locos abren los caminos que luego recorrerán los cuerdos. Aprende de los simples y enseña a los sabios. LAS CUATRO FUERZAS FUNDAMENTALES EXPLICADO” QUE LA CIENCIA “NOS HA

¿Acaso los físicos nos han explicado a fondo qué son esas fuerzas? Vivimos en una época en la que parece que todo está inventado y creemos que la ciencia conoce ya todos los porqués de los fenómenos de la Naturaleza. Este libro ha venido demostrando punto por punto que no siempre es así: La ciencia conoce los fenómenos de las cosas; no siempre el porqué de esos fenómenos. A los inventores* les basta conocer los efectos de los fenómenos para desarrollar inventos grandiosos; el hombre no contento con eso sigue intrigado por saber qué son en realidad esos fenómenos. *(imagen de Leonardo Da Vencí. Genio-Inventor.) Los primeros seres humanos en la historia que conocieron por primera vez el fenómeno de la fuerza de gravedad, fueron los privilegiados que leyeron la primera edición de este libro… Y también, sin lugar a dudas, serán los primeros que conocerán en profundidad el porqué de de las demás fuerzas fundamentales que aun, en el año 2004, su comprensión estaba en el misterio total. TODOS SABEN CÓMO ACTUAN “ESAS” FUERZAS… NADIE SABE QUÉ SON Faraday realizó importantes contribuciones al estudio de la electricidad y el magnetismo. Descubrió que, al mover un alambre en un “campo” magnético, se genera una corriente (inducción electromagnética). Maxwell amplió la investigación de Faraday sobre los campos electromagnéticos y la relación matemática entre los campos eléctricos y magnéticos, sin precisar qué eran esos campos eléctricos y magnéticos. Inventores posteriores desarrollaron la radio, la televisión y las comunicaciones modernas gracias a las primeras investigaciones de los pioneros. Aunque los aparatos electrónicos utilizan las propiedades de esas fuerzas, ¿qué nos ha aclarado la ciencia acerca de lo que en realidad son? ¡NADA! Simplemente se ha limitado a darnos definiciones vagas que hipnotizan a los poco expertos, quienes dicen y creen saber qué es un “campo” eléctrico o magnético o qué es positivo o negativo y otras cositas que nos enseñan algunos profesores desinformados, sin conocer ellos mismos la esencia fundamental de esas fuerzas.

Por el hecho de ponerle nombres a las cosas, y representarlas en dibujos, NO QUIERE DECIR QUE CONOZCAMOS LA ESENCIA DE LAS COSAS. Los textos actuales nos enseñan de la siguiente forma: Campo eléctrico: es una región del espacio donde se ponen de manifiesto los fenómenos eléctricos. (Cambiaron campo por región; y ¿qué es región?: un campo; además no saben qué es el espacio… bien perdidos que están.) Campo magnético: es la región del espacio donde se ponen de manifiesto los fenómenos magnéticos. Se representa por el vector B… (Aquí tampoco explicaron qué es un campo; y, “magnético”, es simplemente un nombre.) Nos definen que: el magnetismo es una de las fuerzas fundamentales de la naturaleza. Existe estrecha relación entre la electricidad y el magnetismo. El marco que auna ambas fuerzas se denomina teoría electromagnética. (¿Explicaron qué es el magnetismo? ¡NO!) Continúan definiendo: El magnetismo es una fuerza de atracción o repulsión (eso lo sabía Juanito antes de entrar a la escuela) que actúa entre los materiales magnéticos. (Reaplazaron alegremente magnetismo por fuerza, ¿que es esa fuerza?, no lo saben.) Campo: región en la que se ejerce una fuerza gravitatoria, magnética, electrostática o de otro tipo. (Volvieron a cambiar campo por región y no explicaron para nada cuál es la esencia real de esas fuerzas misteriosas que nos son familiares, que tiene tan bonitos nombres y que causan efectos tan sorprendentes) La fuerza gravitatoria o de la gravedad: es la fuerza de atracción que un trozo de materia ejerce sobre otro, y afecta a todos los cuerpos. (Nos están diciendo que la gravedad es una fuerza —eso lo sabían Adán y Eva—. Es la más brillante definición que nos aportan las enciclopedias modernas acerca de la fuerza que estudiamos y comprendimos, por vez primera, en el capítulo anterior.) La vaguedad de las explicaciones en aspectos tan importantes puso de manifiesto la necesidad de una teoría global del Universo. Como ya lo sabemos, ha sido buscada afanosamente en todo el mundo desde hace bastantes siglos sin resultados totales. Nadie se explica como spaXium dio en el blanco. MÁS FUERZAS A FUERZA DE DEFINICIONES Nos enseñan que las fuerzas de intercambio pueden ser también de atracción, como las de los átomos que reaccionan químicamente entre sí. Estas fuerzas de atracción se llaman fuerzas de valencia y desempeñan un papel muy importante en el campo de la química. Las fuerzas de largo alcance son llamadas fuerzas de van der Waals. Estas fuerzas son las responsables de muchos fenómenos físicos y químicos como la adhesión, el rozamiento, la difusión, la tensión superficial y la viscosidad. La energía de intercambio repulsiva es la responsable de la rigidez mecánica o impenetrabilidad de las moléculas y de los límites de compresibilidad de la materia. (Ver al final, “Ley de los topes”.) Nos enseñan que existen unas fuerzas en el Universo que no se pueden explicar en función de otras más básicas. Las fuerzas o interacciones fundamentales conocidas hasta ahora son cuatro: La electromagnética, nuclear fuerte, nuclear débil y la gravitatoria. La fuerza electromagnética —que no se sabe qué es—, afecta a los cuerpos eléctricamente cargados y es la fuerza involucrada en las transformaciones físicas y químicas de átomos y moléculas. Es mucho más intensa que la fuerza gravitatoria y su alcance es indefinido. La fuerza o interacción nuclear fuerte —que no se sabe qué es— se define como la fuerza que mantiene unidos los componentes de los núcleos atómicos y actúa indistintamente entre dos nucleones cualesquiera, protones o neutrones. Su alcance es del orden de las dimensiones nucleares pequeñísimas.

La fuerza o interacción nuclear débil —que no se sabe qué es— pero es la responsable de la desintegración beta de los neutrones; los neutrinos son sensibles únicamente a este tipo de interacción. Su intensidad es menor que la de la fuerza electromagnética y su alcance es aún menor que el de la interacción nuclear fuerte (10-18 mts.). La fuerza gravitatoria —que sí sabemos qué es—, la definió con palabras soeces el troglodita que soltó una roca y le cayó en un pie. Hasta ahora constituye la mejor definición de todas. Todo lo que sucede en el Universo es debido a la actuación de una o varias de estas fuerzas que se diferencian unas de otras porque cada una, supuestamente, implica el intercambio de un tipo diferente de partícula, denominada partícula de intercambio o intermediaria. (Lo anterior según algunas explicaciones dadas por ciertas hasta ahora… no quiere decir que sea exactamente como lo explican, puede haber sorpresas.) No es nuestra intención la de cansar al lector con aspectos profundos de la física. Simplemente era bueno informar que estas cuatro fuerzas misteriosas les fundieron las neuronas a todos los físicos del siglo 20 cuando trataron de hacerlas encajar en sus teorías, con resultados desalentadores. Einstein solo conocía dos y lo revolcaron… qué esperanzas¡ Se sabe dónde obran, cómo se miden, qué alcance tienen y demás; pero no se sabe qué son en sí, ni de dónde salen ni mil porqués más. LA FUERZA DE SPAXIUM Nuestra teoría asegura, sin la menor duda y sin temor a equivocarnos, que no existe en el universo sino una sola clase de energía —las ondas— que se presentan en diferentes formas. Al igual que existe una sola clase de fuerza: la Fuerza de Empuje del Espacio, que obra en las todas las modalidades. Nos daremos cuenta de por qué en la gravedad únicamente se presenta un solo polo que “atrae” y por qué otras veces, como en el caso de las fuerzas eléctricas y magnéticas, se manifiesta con dos polos contrarios: atracción-repulsión, positivonegativo; y por qué a veces es fuerte o débil, o es de corta o larga “acción a distancia”. Lo importante aquí es que nuestra teoría es inflexible al declarar y comprobar cuatro cosas: Primero. Ninguna fuerza en el Universo obra a distancia. Segundo, solamente existe una fuerza, que obra por acción íntima sobre el complejo atómico. Tercero, los campos de atracción y repulsión no existen; se trata de meras palabras para explicar un fenómeno, que siendo evidentes sus efectos, su verdadera naturaleza es desconocida por la ciencia. Cuarto, existe una sola clase de energía: las ondas, y una sola clase de fuerza: la fuerza de empuje espacial. Lo más importante y revolucionario del caso es que estas dos manifestaciones físicas se interrelacionan íntimamente de forma diferente sin dejar de pertenecer a un mismo fenómeno… lo vamos a entender de la manera más sencilla y rápida. …Y los primeros lectores verán con admiración que estas teorías necesariamente se van a imponer porque no dan pie a refutación alguna: la razón terminará teniendo la razón. Murieron los conceptos físicos del pasado, nació la nueva física de spaXium.

Capítulo 22 TODO LO QUE PERCIBIMOS SON ONDAS,SOMOS ONDAS Ve el Universo más bello quien más belleza lleva adentro. Todas las nobles empresas parecen imposibles al principio.

Es imposible vencer con argumentos a un hombre ignorante. Muchos niegan lo que no comprenden. Ya que la ciencia no tiene patria, mi patria es el mundo y mi mundo Universo. SOMOS ONDAS Estamos fabricados, junto con todo lo que nos rodea, de ondas; somos simples vibraciones…! ah! y un elemento más que revelaremos al final. Por el momento analicemos el punto focal donde nacen todos los fenómenos o fuerzas de la Naturaleza. La carga eléctrica es una propiedad extraña que posee el electrón y “supuestamente” el protón. Además es curioso que unas partículas estén cargadas eléctricamente y otras no. Los científicos dicen que son cosas de la Naturaleza. El electrón tiene carga eléctrica negativa, dicen que el protón tiene carga positiva y el neutrón no tiene ninguna; ¿por qué? Lo único que se sabe acerca de esto es hacer la pregunta. Partamos desde aquí recordando que el error más grande de la ciencia de todos los tiempos fue haber asegurado que las ondas Hertzianas no necesitaban de un medio para propagarse, error absurdo, motivo de vergüenza del siglo 20 ante las generaciones futuras. Lo que se tragaron quienes no piensan fue que las ondas se transmitían solitas gracia a las variaciones en la intensidad de campos magnéticos y eléctricos, sin darse cuenta de que quienes propusieron el absurdo no sabían en qué consistían esos campos eléctricos y magnéticos… apenas lo vamos a saber ahora por primera vez en la historia. Existe una sola clase de ondas: la ondas longitudinales de presión. Las ondas transversales, como las olas superficiales en los líquidos, son las mismas ondas longitudinales cuando se presenta una superficie que les limite el medio. Mas como el espacio no tiene limites no pueden formarse ondas trasversales en él. Todas las ondas, incluyendo las de los terremotos, obedecen a un mismo principio, aunque el hombre las catalogue con diferentes nombres. DISTINGUIENDO ENTRE LO REAL Y LO FALSO La luz se propaga en ondas esféricas como el movimiento del sonido en el aire. Las ondas Hertzianas se diferencian de las ondas sonoras únicamente en el medio en que se desplazan y es el medio el que les confiere propiedades diferentes. La presente imagen (izquierda) corresponde a fotografías captadas de la pantalla de un osciloscopio proyectando directamente las figuras reales de ondas tanto sonoras como Hertzianas; podemos observar que poseen la misma naturaleza. Esta otra imagen (Derecha) corresponde a un simple dibujo imaginario con que trataron de demostrar que las ondas electromagnéticas —que supuestamente se transmitían por la nada— se suponía que eran ondas transversales raras; y nos representan con vistosos colores los campos eléctricos y magnéticos, que no saben que son. Tenemos: Primero, podemos observar que en nada se parece a una onda transversal real. Segundo, bien sabemos que el segundo dibujo no fue extraído de ningún aparato tecnológico de medición sino de la mesa de un dibujante. Conclusión: los dibujos pueden mentir; los aparatos científicos no. Despojados de los errores del pasado nos queda el camino libre de escollos para conocer qué son los campos eléctricos y magnéticos, las fuerzas de atracción y de repulsión, positivo y negativo y las 4 fuerzas fundamentales, fenómenos que la ciencia no

nos ha dado respuesta concreta alguna hasta el presente, no obstante constituir estas fuerzas la base de la física. COMENTARIO Nos queda el asombro y el interrogante de cómo fue posible que tanta gente importante comulgara con el absurdo de los absurdos al decir que las ondas Hertzianas no requerían de un medio para transportarse. Maxwell no fue el de la culpa porque aun creía en el éter. Aunque sabemos que ese no era el medio exacto, era sensato pensar en un medio. Él simplemente predijo que las ondas etéreas poseían un campo eléctrico y otro magnético y tenía razón hasta ahí. Los del irracional dibujo fueron otros. Constituye pues, ese simple dibujo, la onda de los cientificos magos que transmiten cosas utilizando la nada como medio. En parte Einstein tuvo que ver con ese error por haber admitido un espacio vacío y, debido a su enorme prestigio, la mayoría de los físicos cerraron sus cerebros al respecto y se contentaron con el dibujo. (A veces hay que hablar fuerte para que los dormidos despierten.) Además, como estaba de moda la partícula-onda y los paquetes de energía, que también suponían que podían desplazarse sin un medio, el error craso contó con sus mejores aliados. (Y verán que en el lapso en que se mantuvieron las ideas ilusas del big bang, la cuarta dimensión, agujeros gusano, singularidades, las supercuerdas con 10 dimensiones, la teoría M con 11, la partícula-onda, los gravitones y el resto de partículas o bolitas, y la propagación de las ondas por la nada, las civilizaciones venideras la llamarán “la época boba de la física”; (¡Qué horror, aún estamos en ella!) Afortunadamente estos errores tan graves sirvieron para abrir la puerta a la verdad. Recordemos que spaXium demostró claramente que no existen partículas y que los paquetes de Planck no se les debe interpretar como materia envuelta sino como tramos cuantizados o trenes de ondas: la materia no existe. A los magos que fueron capaces de hacer aparecer partículas de la nada y lograron hacer propagar ondas en el vacío absoluto, les diremos: Científicamente toda onda requiere de un medio para propagarse; aún en los desiertos se forman ondas estáticas porque los desiertos constituyen un medio. La onda es la vibración, el medio es lo que realmente vibra u obra. ¿Cómo puede haber vibración sin un medio que vibre? CAMBIAN CONCEPTOS MUY “SAGRADOS” Einstein predijo que un rayo de luz se curvaba al pasar cerca de una estrella; luego el fenómeno se comprobó y constituyó un acierto espectacular del gran Genio. Mas adelante otros físicos explicaron que la luz pesaba algo y por este motivo era atraída por la fuerza de gravedad de una estrella. Las últimas teorías fantasiosas del siglo 20 se fueron al extremo de asegurar que un cuerpo suficientemente masivo atraparía la luz, y de ahí viene la idea de los hoyos negros. Para no recordar las fantasías en que cayeron las predicciones matemáticas basadas en premisas sin fundamento… y en las cuales casi todo el mundo creyó, spaXium asienta su posición al respecto: 1) El fenómeno predicho por Einstein es absolutamente cierto y comprobado. 2) La luz carece de peso en absoluto, y por tanto no puede ser atraída por la fuerza de gravedad, ni siquiera por la fuerza de empuje descubierta por spaXium. (Ningún planeta atrae a otro y menos a la luz. 3) La presión espacial alterada que rodea un cuerpo masivo de una estrella PRODUCE EL MISMO EFECTO DE LENTE que ocurre cuando la luz se desvía al atravesar un medio cristalino como el agua o un prisma. El mismo Einstein predijo que la luz se curvaba debido a una alteración del espacio y no a la gravedad; pero como el científico manejo un espacio vacío,

solamente agregándole el tiempo inexistente para darle realidad (espacio-tiempo), no logró explicar el fenómeno a cabalidad dejando el terreno abierto para que los especuladores llegaran a extremos intolerables inventando agujeros negros ¡que no existen como tales! Cuando vemos las estrellas o las luces lejanas de una ciudad estas titilan; es debido a los cambios de presión que generan las corrientes de aire produciendo lentes intermitentes que desvían los rayos de luz. El cambio permanente de presión espacial generado por una estrella forma una lente o prisma que desvía los rayos luminosos. PERO DESVIARLOS NO QUIERE DECIR ATRAERLOS. Las lentes y los prismas pueden desviar la luz, mas nunca podrán capturarla. ¿Hará falta una explicación más clara, sencilla y contundente? SpaXium afirma categóricamente que la luz carece de peso; que los astros no atraen la luz y ésta nunca podrá ser capturada por cuerpo super masivo alguno. ¡Los huecos negros murieron! quedaron enterrados en la mentes de quienes ven un universo oscuro. Nunca seremos tragados por un agujero negro… un solo rayo de luz puede desterrar millones de sombras, y por tanto y para siempre seguiremos viendo las estrellas. Esto es Teoría SpaXium. ¿DÓNDE PODEMOS ENCONTRAR LOS SECRETOS DEL UNIVERSO? Teniendo en cuenta que el Universo fenoménico esta hecho únicamente de ondas, conociendo los secretos íntimos de las ondas es natural que podamos entender la realidad del Universo. Los hombres quisieron encontrar respuestas buscando en la materia pero, como la materia no existe, es obvio que no encontraron la realidad sino los efectos de esa realidad. Te invitamos a buscar allí donde se encuentra la esencia de lo que vemos y creemos que es materia. Las ondas se producen cuando un medio es perturbado por una fuerte y rápida compresión seguida de inmediato por una descompresión equivalente. Las zonas de alta presión las representamos negras y las de baja presión blancas: En el siguiente caso el diafragma de un altavoz se mueve rápidamente hacia la derecha comprimiendo el aire en la zona inmediata de contacto. Cuando el diafragma regresa a su posición, a la vez que enrarece el aire en sus inmediaciones, la presión que había producido instantes antes ya se ha alejado un poco: Cuando el diafragma retrocede, la descompresión del aire vecino se hace más pronunciada produciéndose una depresión, y se nota que la presión que se produjo al principio ha recorrido un tramo más: Nuestras cuerdas vocales y cualquier otro elemento que perturbe el aire en forma similar producen ondas similares: Para su estudio los forma: ingenieros la representamos en la siguiente

No existe en la Naturaleza otro principio diferente para la formación de las ondas que no se base en presiones y depresiones. Las ondas Hertzianas son también ondas esféricas de presión, longitudinales (no absurdamente transversales), cuyo poderoso medio de propagación es el espacio altamente sólido y elástico. Debido a su altísima frecuencia la luz presenta alto grado de direccionalidad, y de acuerdo al “Principio de la Economía Espacial”, se hilvana en trenes de ondas.

¡INCREÍBLE! En esas evidentes e indiscutibles compresiones y descompresiones espaciales radica el secreto de lo: Positivo, neutro, y negativo; además ahí esta el secreto de la atracción, la repulsión y lo que llamamos fuerzas electromagnéticas, electrostáticas y la fuerza magnética de los imanes. Y como si fuese poco encontraremos allí la explicación sencilla, clara e indiscutible de las fuerzas nucleares fuerte y débil. En nuestro próximo capítulo se comprenderá agradablemente el asunto. Por el momento ha de tenerse en cuenta que, si golpeamos en un extremo de una varilla de acero, las ondas se trasladarán así: Si la perturbación ocurre en el aire o en el inconmensurable espacio sólido, se formarán ondas esféricas que se irradiarán en todos los sentidos: Nuestros cuerpos están fabricados de átomos y éstos están hechos únicamente de ondas. ES POR AQUÍ POR DONDE NOS VAMOS ACERCANDO A NUESTRA VERDADERA ESENCIA

Capítulo 23 EL FENÓMENO “1” DEL UNIVERSO Sólo el que ensaya lo absurdo es capaz de conquistar lo imposible. Es muy difícil separar lo verdadero de lo ilusorio. Debemos poner la misma atención a las grandes ideas como a los pequeños detalles. Tu mente puede descubrirlo todo porque la verdad revela sus secretos a los que se esfuerzan. Es posible llegar a conocer lo que realmente somos pero no debemos juzgar las apariencias como si fuesen causas. El que no sabe lo que busca no entiende lo que encuentra. LA TEORÍA GLOBAL DEL UNIVERSO Es motivo de gran regocijo, no solamente para el lector, sino también para toda la humanidad del siglo 21, haber llegado a descubrir el fenómeno de los fenómenos que engendra a todos los demás. Por fin las cuatro fuerzas de la Naturaleza unidas perfectamente en una sola teoría, labor que hasta hace poco se creía imposible, dado los esfuerzos al límite de la inteligencia humana que realizaron los mejores científicos del mundo. Con razón algunos físicos de avanzada vaticinaron tres cosas: La primera: Que por tratarse de algo tan complejo rebasaba la capacidad del hombre y estaba por fuera de la inteligencia humana descubrirla. La segunda predicción: Que podría ser, al otro extremo, algo tan sencillo que por alguna razón había permanecido escondido por siglos. La tercera fue que, algunos científicos sinceros concientes de la magnitud del problema, admitieron que algo andaba mal en el estudio de la física y ésta tendría que ser reestructurada desde sus cimientos. Los de la segunda y tercera propuesta tenían la razón. LA NATURALEZA NO SE COMPLICA COMO LO HACEN LOS HOMBRES Son leyes inmutables de la Naturaleza, la economía, el reciclaje y los procesos simples que parten de lo sencillo a lo grandioso: Procesos iguales se repiten a escalas intermedias y colosales.

El Universo real —el Espacio—, crea una acción; esta engendra un fenómeno que de inmediato apoya la acción y resulta un tercer efecto. Sucesivamente se multiplican las acciones y reacciones dando lugar a la multiplicidad de formas que conforman el mundo de la ilusión que nos atrae, nos fascina y nos enreda. La teoría spaXium miró el Cosmos desde su ángulo más sencillo y descubrió su pureza y simplicidad. Únicamente hemos aprendido dos cosas: El Espacio que no vemos ni sentimos es lo real; en Él vibran las ondas o energía y, estas solas, sin más, conforman el mundo ilusorio que percibimos. Lo que vamos a decir a continuación parece increíble, o al menos sorprendente; de inmediato se comprenderá con ejemplos reales que no dejarán la menor duda: Toda la complejidad del Universo: galaxias, soles planetas elementos seres vivos, diferentes fuerzas y fenómenos sin fin, todo está formado únicamente por dos cosas: una mayor presión y una menor presión en el Espacio perfectamente sólido e inmóvil. Ahí esta “la sustancia” de nuestro cuerpo y todo aquello que lo rodea… quiere decir que aquello que llamamos materia carece de sustancia. Lo único que agrega un tercer elemento realmente sustancial es “la vida”. (Consideraciones finales.) ¿Cómo puede ser que las ilimitadas formas, colores, sabores, metales, líquidos gases y fuerzas diferentes se formen con una mayor tensión espacial y una menor tensión espacial? veamos: Las computadoras funcionan todas con un circuito que en electrónica es conocido con el nombre “flip-flop” que quiere decir estira y afloja. Lo que hace electrónicamente es: sí tensión eléctrica y no tensión eléctrica; eso es todo. En sistemas se representa por un “1” y un “0”. Combinando inteligentemente esos unos y ceros logran producir nítidas imágenes en movimiento con millones de gamas de colores, realizan cálculos complejos de matemáticas, toda la geometría entra ahí, la voz humana y la música en toda su extensión de frecuencias, las comunicaciones... Lo importante es ver como, únicamente dos cosas, se pueden combinar en infinitas modalidades para que produzcan incalculables efectos. Aquello que da resultado siempre parte de lo sencillo a lo complejo, nunca al revés. Los científicos trataron de hallar respuestas partiendo de lo complejo… y se estrellaron. Concluyendo, el fenómeno “1” de Universo es mayor tensión y menor tensión espacial. Es el principio básico de todas las ondas, y estas producen todos los fenómenos. ¿POR QUÉ LAS ONDAS AL ENRROLLARSE “CONSUMEN”* O “LIBERAN”* TENSIÓN ESPACIAL? (*Entiéndase también por más presión y menos presión) Advertimos que el espacio nunca falta ni sobra en ningún punto; ocurre que la zona aludida experimenta mayor o menor tensión. El espacio nunca se mueve… son los estados antagónicos de presión los que se desplazan. En un estanque sereno, cuando es perturbado por una piedra que cae en su centro, se nota que las ondulaciones se desplazan hacia la orilla. Si colocas un corcho en la superficie notarás que cuando la onda lo alcanza no lo arrastra sino que el corcho sube y baja manteniéndose en un mismo lugar. Lo que se transporta son las presiones mientras el medio de propagación permanece inmóvil. Conozcamos ahora el motivo por el cual las ondas al formar figuras comprimen o descomprimen es espacio: LOS TRES EFECTOS DE LAS ONDAS AL ENROLLARSE

(Algunas veces mencionaremos la palabra “partícula” porque la costumbre nos ha marcado un poco. Recordemos que partícula, en el sentido de materia, no existe; simplemente de esta forma la vamos asociando con la palabra “figura de ondas” pues ésta es la que realmente existe.) Debido a su forma de enrollamiento un primer tipo de figuras concentran la tensión del espacio dentro de sí, dejando a su alrededor un halo de espacio de menor tensión. El protón concentra la mayoría de sus interacciones en el centro. SpaXium demuestra que el protón no es solamente la partícula que se encuentra en el centro del átomo; es éste el que forma la esfera energética total del átomo. Además, el protón es el que crea las interacciones o niveles energéticos posibles por donde puede hacer presencia el electrón. Su presencia llega hasta el nivel más alejado del electrón que posea. Sin embargo la mayor parte de los trenes de ondas que lo componen se encuentran en el centro. EL IMPONENTE PROTÓN (Tiene el tamaño del átomo) Lo importante es notar cuatro cosas: 1) La figura primaria del átomo requiere dos elementos, o sea dos frecuencias para poder formarse (experimentalmente comprobado). Estas dos frecuencias o elementos se les ha llamado protón y neutrón. Unidas íntimamente, como se ve en la figura, se llama nucleón. 2) La mayor parte del complejo vibratorio se encuentra en el centro; de ahí la creencia errónea de que el protón es una bolita o partícula que se encuentra solamente en el núcleo atómico. 3) Se puede notar que los enlaces o interacciones de ondas forman ciertos niveles circulares, fuertes unos, y débiles o separados otros. Algunas interacciones son como trazos o caminos, auque la mayor parte de éstas conforman el nucleón que se encuentran en el centro y sólo mide, aproximadamente, una diezmilésima parte del diámetro la esfera energética total. 4) El protón es el que determina el tamaño del átomo —es en sí el átomo— y crea los posibles caminos en los que ha de hacer presencia el electrón. Todo lo contrario a lo que se creía. Además: los electrones no orbitan en la cavidad atómica, mas bien forman figuras complejas que incluyen visitas al núcleo. (Lo anterior es teoría spaXium; conceptos opuestos a las teorías clásicas.) (Aclaramos que las imágenes que se muestran son representaciones esquemáticas que no representan las escalas reales: en realidad el núcleo —o sea la parte más densa—, es 10.000 veces menor que su máxima escala de influencia, o sea el átomo. El electrón es miles de veces menor que el núcleo) Las tres enormes cualidades desconocidas del nucleón son: 1) Determina el tamaño del átomo. 2) Traza de antemano los posibles caminos que recorrerán los electrones. 3) El hecho de comprimir la tensión espacial dentro de su centro crea una aureola de menor tensión a su alrededor. La aureola de baja presión se suma, y todos los átomos que conforman un cuerpo o un planeta crean una zona de descompresión espacial de alcance indefinido aunque disminuye al cuadrado de la distancia. Es lógico y salta a la vista el hecho de que, la mayor tensión espacial existente por fuera de las aureolas (negro), empuja los dos planetas uno contra el otro aprovechando la baja presión (gris claro) en el trayecto que los separa. La Tierra no atrae a la Luna ni viceversa. Es el espacio es el que empuja los cuerpos unos contra otros aprovechando la descompresión espacial que existe entre ellos. He ahí la radiografía de la escondida e incomprensible fuerza de gravedad que congestionó la mente de todos los científicos y sabios de todas las épocas hasta que la presente teoría partió la historia de la física en dos. PREGUNTAS SIN RESPUESTAS

¿Por qué surgió spaXium y por qué es una teoría revolucionaria?, R/. Porque existen demasiadas preguntas e interrogantes sin contestar, las mismas que los científicos echaron de lado hace tiempos por “incontestables”. Ya hemos explicado muy clara y sencillamente algunas de las más tenaces, y vienen otras que permanecían escondidas para la mayoría de la gente: La electricidad posee dos polaridades: positivo y negativo que se atraen cuando son contrarias, y que se rechazan cuando son iguales. Un imán, cualquiera que sea su forma, presenta dos polos denominados norte y sur que se atraen cuando son opuestos y se rechazan cuando son iguales. Ocurre que la fuerza de la gravedad siempre atrae; nunca se ha encontrado su “polaridad” opuesta. O sea la ansiada antigravedad que en vez de atraer rechazaría los cuerpos como ocurren en los fenómenos bipolares. ¡Que ideal sería inventarla para poder fabricar aviones que, en vez de pesar, se elevaran solos y no se cayeran! Como buena noticia la antigravedad ya la inventaron... los escritores de ciencia ficción para elevar los ovnis, y también la inventaron los del big bang para justificar sus aberraciones. ¡Es un orgullo para toda la humanidad contar con estos inventos! A pesar de esa "buena noticia", el escurridizo misterio de la gravedad lo han saboreado amargamente los físicos en su pensamiento sin encontrar la más remota pista que les endulce las neuronas. Ahora llegó spaXium y les brindó un caramelo gigante que les calmó la amargura que parecía eterna. Demostró que la fuerza de gravedad no era una fuerza de atracción que obraba a distancia; la gravedad es la fuerza de empuje por cercanía intima de la presión espacial que actúa sobre un cuerpo —el fenómeno se relaciona con el “principio de Arquímedes”—. Antes de entender por qué la gravedad no tiene polaridad, invito al amable lector que me honra con su lectura a que descubramos juntos al “responsable” de que la radio, la TV., el teléfono, la luz eléctrica, el horno microondas, las computadoras y demás juguetes existan. Capitulo 24 EL TRAVIESO E INCONTENIBLE ELECTRÓN El hombre con ideas nuevas es un chiflado hasta que tiene éxito. El porvenir pertenece a los innovadores. Quien logra interpretar bien un dibujo no requiere de largas explicaciones. Meditar es echar a un lado el tiempo para conversar con los dioses. No sabe más el que más cosas sabe sino el que sabe las que más se necesitan. SOLAMENTE PALABRAS La ciencia nos ha demostrado que polaridades iguales se rechazan y polaridades opuestas se repelen. Nunca nos ha enseñado qué son en realidad esas polaridades. Nos han llenado de palabras como: “polaridades”, “polos”, “campos”, “eléctricos”, “magnéticos”, “regiones” donde actúan esos “campos” o “fuerzas”… Nadie ha podido explicar cuál es la esencia o sustancia de esas fuerzas que se atraen o repelen y por qué se producen; todos saben manejar los efectos y se contentan con los nombres o palabras, como si ya estuviesen en posesión de la verdad. Únicamente spaXium explicará por vez primera la esencia intima de tales fenómenos, dejando sin ninguna duda a cualquier persona que piense correctamente. ¿PORQUÉ SE RECHAZAN LOS ELECTRONES? Contrario a las ondas del núcleo que comprimen el espacio en el centro, otros complejos de ondas realizan todo lo contrario, son abiertas: el momento de compresión es corto y el de expansión es largo. Por tal motivo distensionan la presión espacial en su interior expulsándola hacia el exterior.

(Por comodidad, y para facilitar la comprensión, en los siguientes dibujos se muestra el tren de ondas como un círculo; puedes imaginártelo como si se tratara de un frente de trenes de ondas.) Cuando existe menos tensión espacial dentro de las secuencias de ondas que forman el electrón, consecuentemente la tensión se traslada o se concentra alrededor de él. De tal forma se genera un halo de mayor tensión en el espacio circundante de la figura o “partícula” que conforman. HE AQUÍ EL POLO NEGATIVO (—). No es la figura o “partícula” la que emana o posee carga negativa: Es la fuerza del espacio que la circunda; es el estado de compresión el que puede rechazar una fuerza igual. Una mayor tensión naturalmente rechazará otra mayor tensión. Comprendiendo que la mayor tensión es una fuerza que empuja, es fácil descubrir porqué dos tensiones iguales que se encuentran se rechazan, cumpliéndose el principio: “cargas (tensiones espaciales) iguales se rechazan.” Recordemos que estamos representando el electrón como si fuese una partícula porque nos hemos acostumbrado a ello y, para las primeras explicaciones, nos queda más fácil asociar visualmente los efectos de las tensiones. Sin embargo debemos recordar que en nuestra teoría no existen partículas materiales ni son esferitas: son tramos de ondas como lo hemos estudiado. Electrón: tren de ondas viajando por el interior del átomo (Dibujo imaginario) Nuevamente pedimos al lector que haga uso de su potente imaginación para ir mas allá de los dibujos y explicaciones que pueden conducir a errores de interpretación. Con seguridad el mundo del átomo nunca se podrá diagramar ni explicar con palabras, ya que es un mundo no relativo muy diferente al que apreciamos con nuestros sentidos. Recordemos que cuando pisamos el suelo nunca hacemos contacto con átomo alguno: la tensión de los electrones de la superficie de nuestros pies es rechazada por la tensión espacial de los electrones del piso; se encuentran dos tensiones imposibles de juntar. (Ver “Ley Universal de los Topes”.) Recordemos también que la tensión espacial posee una resistencia 60.000 veces mayor que la dureza del más templado acero. De ahí lo difícil de hacer comprimir un liquido. FIGURAS DE ONDAS NEUTRAS (Neutrón) Un tercer tipo de enrollamiento es neutro, sus interacciones no se cierran ni se abren, permanecen homogéneas y equidistantes; no presionan ni enrarecen el espacio circundante.

EL NEUTRÓN Podemos deducir que la carga neutra es la estabilidad espacial circundante cuando un tren de ondas no se repliega a ningún lado, es homogéneo y no produce presiones en el espacio circundante. (Véase como un frente neutro de ondas.) Podemos deducir que ninguna estructura atómica posee en sí carga eléctrica o magnética; se trata del efecto espacial que las circunda: EL ESPACIO ENRARECIDO O PRESIONADO ES EL QUE POSEE LA FUERZA.

NO EXISTEN FUERZAS QUE ACTUEN A DISTANCIA. EL ESPACIO ES EL QUE SIEMPRE SE ENCUENTRA PRESENTE A CUALQUIER DISTANCA Y SON SUS ESTADOS DE PRESIÓN LOS QUE EMPUJAN LAS ESTRUCTURAS ATÓMICAS, YA SEA PARA ACERCARLAS O DISTANCIARLAS. APRENDIENDO A DUDAR Se dice con razón que la duda ha sido la madre de la ciencia. Quien no duda y acepta todo sin digerir nunca investiga ni adelanta nada. Todos los inventores han dudado, esa característica los ha llevado a la investigación, y evidentemente han descubierto cosas nuevas. Este libro nos ha enseñado a dudar de los principios considerados sagrados y, evidentemente, hemos encontrado fallas; por tanto hemos avanzado. Si todo el mundo aceptara los principios que parecen inamovibles, desde ese momento dejaríamos de avanzar ya que consideraríamos que todo estaba descubierto, definido y correctamente analizado. A “los sin miedo” los invito a dudar de algunas cosas que parecen sagradas y estancadas en la ciencia y que hasta ahora todos parecen haber aceptado alegremente… a falta de quien se les interponga. Comencemos haciendo una pregunta inocente: ¿Porqué los electrones, siendo negativos no caen hacia el núcleo que es positivo? Ya se sabe con absoluta certeza que los electrones no orbitan el núcleo como lo hacen los planetas alrededor del Sol…. El átomo no se puede comparar con un sistema solar en miniatura como lo pintan en las enciclopedias y como nos lo enseñan en los colegios. Es más: en la cavidad energética del átomo no opera la gravitación universal que nos enseñó Newton. Ni tiene nada que hacer la relatividad de Einstein. Dentro del átomo no existe nada parecido a las cosas de este mundo visible. En cambio, en el átomo los estados de atracción y repulsión son los que operan indefectiblemente: polos iguales se rechazan y polos contrarios se atraen; entonces, repetimos, ¿Por qué los electrones negativos no los atrae o no caen al centro del núcleo positivo? Alguien sacaría a relucir el viejo cuento de que el neutrón neutralizaría la carga positiva del protón. De ninguna manera: el átomo de hidrógeno siempre reclama un solo electrón, ya sea que no tenga ningún neutrón (protio), ya sea que cuente con dos neutrones (deuterio), o tres (tritio).

Parece que los electrones no les hacen caso a los neutrones ni a la fuerza de atracción del núcleo o protón; más bien obedecen a otra cosa. Y es lo que más adelante spaXium aclarará con todo el rigor que una demostración lógica y sencilla puede brindar. Con los tres dibujos anteriores la ciencia nos representa las supuestas partículas atómicas. Mas, ¿cuándo van a recapacitar que es un error craso representar el mundo atómico con esferitas diciendo de ellas que son “partículas de materia”? EL MUNDO ENGAÑOSO DE LAS “BOLITAS” DENTRO DEL ATOMO (Repaso conveniente) La electrónica trabaja básicamente con los electrones y poco le interesan las subpartículas. Desde el punto de vista de la química, el átomo es la entidad más pequeña que hay que considerar porque es la unidad más pequeña posible de un elemento químico.

Nos hemos dado cuenta de que el átomo puede considerarse como una unidad energética esférica únicamente cuando se encuentra solo, alejado de otros átomos; pero puede adquirir salientes cuando se alía con otros átomos para formar enlaces químicos.

La química logra expresar perfectamente sus enlaces dibujando esferitas; mas las bolitas dentro del átomo para expresar trocitos de materia o partículas subatómicas no tiene sentido. El protón y el neutrón son dos ondas que se entremezclan por todas partes formando una sola unidad llamada nucleón. Ésta crea confluencias que trazan caminos energéticos por donde han de recorrer los electrones. El átomo de uranio no tiene 92 esferitas en su centro o núcleo, simplemente esta conformado por 92 trenes de ondas, llamémoslas protónicas, y entre todas conforman un sola figura que se extiende hasta la el nivel superficial formando el átomo. La compleja figura presenta 92 interacciones semivacías o niveles energéticos que deben ser llenados por 92 trenes de ondas “electrónicas” (electrones). Nada de bolitas hechas de otras bolitas y éstas de otras partículas hasta llegar a los quarks donde tampoco terminan. La esencia de las ondas es siempre la misma y este es el motivo por el cual un protón puede convertirse en un neutrón emitiendo un neutrino y una partícula beta positivamente cargada. Spaxium asegura que no son partículas: constituyen tramos de ondas formados por las armónicas de esas ondas. En los espacios de figuras de ondas (o partículas) se generan cantidad de armónicas que los físicos confunden con partículas. En los colisionadores de “partículas” se han revelado más de 250 partículas elementales, minúsculos trozos de “materia”, la mayoría de ellos sólo existe durante un tiempo mucho menor a una cienmillonésima de segundo. Verán que todas ellas son ondas amortiguadas que el átomo recicla en forma de calor u otra radiación: Bariones, antibariones, mesones, neutrinos, muones, gravitones, gluones, bosones; creyeron que todos estaban hechos de Quarks, y ya hay 6 tipos más de ellos y siguen los

antiquarks… ¿Hasta dónde van a llegar?, hasta ninguna parte cuando la teoría spaXium indefectiblemente se imponga. En cualquier átomo el número de protones es igual al número de electrones y por tanto a su número atómico. El complejo energético del átomo solo puede albergar hasta 92 figuras de ondas básicas; cuando se agregan más son expulsadas; unas de inmediato y otras gradualmente. En el siguiente capitulo veremos lo que podría considerarse la afirmación más descabellada de la historia; con la consecuente comprobación de que se trata de un hecho palpable desconocido por la física moderna. ¡Adelante quienes gustan de hechos insólitos con sentido! Capítulo 25 EL PODEROSO NUCLEÓN (Protón + neutrón) El mundo en que vivimos está más allá de la realidad que creemos ver. Todo avance de la ciencia se ha debido a una audacia de la imaginación. Vivimos en una pequeña isla de luz rodeada de un insondable océano de misterios. La variedad es el sustento del mundo ilusorio de las formas. Conozcamos otros cielos y otras verdades mediante una ciencia renovada. PREGUNTAS SIN RESPUESTAS Nos han explicado que en los átomos, por cada protón “positivo”, debe existir un electrón con igual cantidad de carga pero negativa para que se neutralicen y el átomo se mantenga eléctricamente neutro. O sea que la fuerza eléctrica del electrón “sería igualmente poderosa” que la del protón, aunque opuestas ambas en polaridad. Lo que no han podido explicar es ¿porqué el electrón, siendo 1800 veces más pequeño que el centro del protón, produce una fuerza contraria igual en magnitud a la de su gigante y pesado compañero 1800 veces más grande? A este problema se le suma el de la inocente pregunta: ¿Porqué el electrón, obviamente negativo, no cae hacia el gigantesco núcleo que, según la ciencia, lo atrae positivamente? ¿Por qué no se cumple aquí la inflexible ley de “cargas contrarias se atraen” si además sabemos que dentro de la bóveda energética del átomo no opera la gravitación universal, ni los electrones giran en orbitas para esquivar la caída hacia el núcleo que, supuestamente, los atrae con fuerza? ¡Fuera conceptos y dibujos antiguos de enciclopedias y textos obsoletos de estudio que nos han traído preguntas sin respuestas! Las anteriores preguntas no las ha podido responder la ciencia y, es más: la mayoría de expertos ni siquiera se les ha ocurrido formularlas. Todo lo anterior tiene que ver con los iones. Por ahora veamos qué explica nuestra teoría de la “dudosa polaridad positiva” del núcleo. Se necesita estar sentado para recibir la noticia insólita, indiscutible y cierta: El núcleo del átomo no es positivo ni es el que equipara polarmente la fuerza negativa del electrón. EL NUCLEO ATOMICO ES EL QUE INTERVIENE EN LA MAJESTUOSA FUERZA DE LA GRAVEDAD. Dicha fuerza carece de polos contrarios; únicamente atrae, siempre atrae y no tiene fuerzas contrarias; es exclusivamente unidireccional. Por tanto no pertenece ni encaja en los fenómenos polares y, mucho menos, sería la fuerza que representa la cara opuesta del electrón. ¿SI EL NÚCLEO ATOMICO NO ES POSITIVO NI NEGATIVO, ENTONCES QUÉ POLARIDAD TIENE? Siempre ha intrigado a los científicos esa pregunta que hasta hoy parecía sin respuesta. Afortunadamente ya tenemos la mejor aclaración y la comprobación visual que no deja dudas.

Las fuerzas polares, como su nombre lo indica, siempre presentan dos polos contrarios que se complementan y siempre se cumple en ellos la ley de: “polos iguales se rechazan y polos contrarios se atraen” nunca existe excepción. Los invito a recordar: Los electrones son figuras de ondas abiertas que expulsan la presión espacial formando un campo de

largo alcance.

Cuando dos presiones se encuentran es obvio que se rechazan porque las presiones son fuerzas que empujan. En este caso ambas se empujan en sentido contrario: Recordemos que nuestra teoría no le concede a ningún complejo de ondas (partícula) la propiedad de ser positiva o negativa porque el espacio circundante es el que obra y siempre se encuentra presente a cualquier distancia. (Fuerza de empuje) Por la evidencia anterior se señala con signo menos a la presión extra de espacio y no al electrón, representado en este caso como una esfera, para facilidad de comprensión; recuerde que se trata de un tren de ondas. Sabemos que el nucleón, o en sí la esfera atómica, al consumir presión espacial crea un campo de baja presión a su alrededor, constituyendo la fuerza de la gravedad. Ahora comprobaremos que esa fuerza no es positiva ni negativa; es decir, no pertenece a los fenómenos polares que se basan en dos fuerzas opuestas, complementarias e iguales en intensidad. La comprobación es sencilla: si, erróneamente asignáramos a ese campo de fuerza con polaridad positiva (+), veríamos con sorpresa que las dos supuestas polaridades espaciales deberían rechazarse de acuerdo a la ley de las polaridades (cargas iguales se rechazan), ¡y ocurre lo contrario! se atraen: El fenómeno ocurre porque las esferas tienden a juntarse ya que los campos que los circundan constituyen menos presiones (grises) las cuales son fácilmente vencidas por las sobrepresiones o fuerza de empuje (negro) existentes en los alrededores de ambas esferas energéticas hechas de átomos. Medita bien en lo anterior y te darás cuenta de una realidad: pareciendo ser “fuerzas” iguales tienden a juntarse! No son fuerzas sino depresiones; la fuerza la constituye el empuje del espacio (negro) que rodea las aureolas de baja tensión, ya que éste posee más presión que la existente en las aureolas (grises)... muy obvio. ¿PORQUÉ NO SE JUNTAN DEL TODO DOS ÁTOMOS CUANDO SE ACERCAN? Porque los electrones no lo permiten. ¡NO ES EL NEUTRON EL QUE NO DEJA JUNTAR LOS PROTONES SINO LOS ELECTRONES PRESENTES EN LAS CAPAS EXTERNAS, QUIENES NO PERMITEN QUE NADA SE ACERQUE MÁS DE LO DEBIDO! Además, recordemos que el átomo de spaXium no posee protones ni neutrones como partículas independientes… constituye una sola figura de varias ondas integradas en una unidad que constituye en sí toda la cavidad energética del átomo, aunque concentrada en su mayor parte en el centro. Un átomo de uranio no tiene 92 protones y neutrones como partículas independientes en el centro; está formado, si, por 92 trenes, o grupos determinados de trenes de ondas, conformando una sola unidad junto con sus correspondientes frecuencias electrónicas. DEDUCIONES DE LO ANTERIOR La presente teoría declara enfáticamente que no existen fuerzas o campos polares que atraigan o rechacen a distancia. Únicamente existe una sola fuerza: la fuerza de empuje que actúa por presión íntima sobre cualquier átomo o complejo de ondas como el electrón. El Espacio es omnipresente… obviamente no tiene que actuar a distancia en ningún caso. La fuerza de empuje espacial, descubierta por spaXium, y que en realidad es la equivalente en el Espacio a la que descubrió Arquímedes en los líquidos, es la misma que rechaza o acerca las figuras de ondas o partículas según la diferencia de presiones espaciales existentes a su alrededor. Establecido lo anterior, debemos tolerar la utilización

de la palabra partícula para referirnos a complejos de ondas, y fuerzas de atracción o repulsión para los efectos de la fuerza de empuje. Además, ya que el dibujo simple facilita la explicación, pedimos comprensión cuando dibujamos esferas para representar trenes de ondas. Por último recordemos que el átomo nunca puede ser como lo pintan. La aureola de los dibujos realmente sería muy tenue y se extendería hasta distancias no determinadas. Recurrimos entonces a tu potente imaginación y generosa comprensión para enfrentarnos juntos a incógnitas que ni los grandes físicos del pasado ni los del presente pudieron resolver. Más adelante nos daremos perfecta cuenta qué es aquello que hace a un átomo positivo en un momento determinado. Por ahora sabemos que no es el núcleo como se creía sino un ion positivo al que se le ha asignado un nombre indirecto para esquivar la explicación de un fenómeno que subyace en el reino de los iones. El núcleo atómico no se encuentra solamente en el centro, no es partícula, no es materia, no se debe representar como una bolita y no es positivo ni negativo. SpaXium cambió los conceptos físicos radicalmente. El neutrón no se encuentra al lado de los protones, supuestamente positivos, para evitar que se rechacen unos a otros. Si esto fuera como nos dicen, el neutrón, al ser una esferita, no protegería al protón de otro protón que se encuentre al lado opuesto, y en este caso sus supuestas cargas positivas los dispararían fuera del centro. LAS FUERZAS NUCLEARES FUERTE Y DÉBIL La física nos habla de la fuerza o interacción nuclear fuerte la cual mantiene unidos los componentes de los núcleos atómicos; su alcance es del orden de las dimensiones nucleares (10-15 m). Nuestra teoría explica que esa fuerza proviene de las interacciones muy cerradas que forman las figuras de ondas del protón y el neutrón cuando, mezcladas en una sola figura, comprimen el espacio en trayectos muy cerrados, generándose una tensión espacial muy fuerte. La fuerza o interacción nuclear débil es la responsable de la desintegración beta de los neutrones; los neutrinos son sensibles únicamente a este tipo de interacción; es de un alcance infinitesimal. Tanto esta fuerza como la anterior se deben a interacciones de ondas que comprimen el espacio creando fuerzas cortas de empuje. Las cuatro fuerzas se deben únicamente a estados alterados de presión espacial. Una vez la presente teoría se imponga, las fuerzas nucleares serán miradas de ángulos muy diferentes y su individualidad como fuerzas perderá interés, ya que nuestra teoría expresa muy enfáticamente que existe una sola fuerza en el Universo: la fuerza de empuje espacial. Las anteriores fuerzas tendrían sentido siempre y cuando las supuestas partículas subatómicas fuesen esferitas. En este caso, para mantenerlas unidas u alejadas se recurriría a dichas fuerzas extrañas, ya que no saben bien en que consisten ni cómo se pueden integrar con la gravedad. Estos cuentos ya murieron. Realmente a los físicos les ha quedado muy difícil explicar qué fuerzas son las que mantienen alejadas o unidas las partículas o “bolitas”, es obvio, no existen tales bolitas o partículas: Todas son frecuencias fundamentales como las de la luz, o armónicas de esas frecuencias reunidas en complejos de figuras que se interaccionan creando tensiones o distensiones espaciales y originando diferentes modalidades de una sola fuerza. PARA NO DEJAR DUDAS Los llamados protones y neutrones son trenes de ondas que se integran formando figuras con un gran repliegue hacia el centro; no bolitas una al lado de la otra. Allí, por medio de interacciones, se determina el número de electrones que pueden albergar y por dónde deben transitar; una vez mezclados en una sola figura, repliegan la tensión espacial creando hacia afuera una

aureola de baja tensión. Protones y neutrones no son positivos, negativos ni neutros: simplemente capturan presión espacial formando el fenómeno de la gravedad. Posible enrollamiento de las ondas periféricas que forman el electrón. Un solo plano de la mezcla nucleón-electrón. Recordemos que según spaXium el nucleón hace presencia moderada hasta el borde exterior del átomo. El nucleón es casi todo el átomo y es el que crea las interacciones o niveles de energía que, obligatoriamente, deberán seguir los electrones. Esos niveles (Iones positivos) permanecen aún cuando el electrón no se encuentre allí y son los que reclaman el electrón cuando se aleja. Según el Principio de exclusión, dos electrones, no pueden ocupar simultáneamente el mismo estado cuántico (estado de energía) en un átomo. Cuando se reúnen en un sola cavidad atómica un número elevado de protones, neutrones y electrones y, aunque los enrollamientos parezcan muy apretados entre sí, los filamentos formados por los tramos de ondas son tan delgados comparados con la cavidad del átomo, que puede decirse que son más los espacios que quedan libres que los ocupados. Si comparamos la esfera atómica con el mundo, el trazo dejado por un electrón sería tan grueso como un arco iris que diera la vuelta al globo terráqueo. Sin embargo cumpliéndose la ley de los topes la saturación de ondas dentro de la cavidad del átomo comienza a derrumbarse cuando supera los 92 protones y electrones. En los átomos con un número superior, los de trenes de ondas comienzan a desmembrarse en armónicas de frecuencias muy elevadas que salen del átomo en forma peligrosa para la vida. Presiones (oscuras) y depresiones (claras) de Espacio. Capítulo 26 EL GRAN PODER DE LOS IONES El que puede cambiar su pensamiento puede cambiar su destino. La Naturaleza es grande en las cosas grandes y gigantesca en los fenómenos "pequeños". Busca el conocimiento y el universo llegará aTí. Es más fácil desintegrar el átomo que integrar la humanidad. Los efectos maravillosos de la Naturaleza están basados en la cooperación inteligente de los átomos que la componen. LAS POLARIDADES* QUE NOS AYUDAN Las fuerzas* positivas (iones +) son las que le hacen mal al cuerpo; y las fuerzas negativas (iones —) son las que le hacen bien. La gente tiene la interpretación de los términos invertidos. Después de un fuerte aguacero o en las inmediaciones de una cascada los átomos de la atmósfera y el piso se encuentran saturados de electrones, esto es, nos encontramos rodeados de iones negativos que influyen poderosa y benéficamente en nuestras células. El efecto produce un estado emocional estable y la gente siente una agradable sensación de paz. Eléctricamente la fuerza negativa nos ayuda. Contrario a ello, cuando el aire es seco y la gente se encuentra en pisos altos donde hay tapetes, alfombras y además aparatos eléctricos, el aire se ioniza positivamente perdiendo electrones que desestabilizan eléctricamente las delicadas y susceptibles neuronas, alterando desfavorablemente la paz mental. La gente se torna irascible y puede discutir fácilmente. Aunque alguien no lo crea muchos matrimonios y negocios se han perdido por culpa de los iones positivos o la mal llamada fuerza positiva. (En lo que respecta a las polaridades eléctricas que influyen en los estados anímicos del hombre).

AHORA SÍ, LOS FAMOSOS IONES La química y la electrónica manejan los iones a la perfección; casi juegan como se les antoja con sus efectos encontrándose muy seguros de conocer sus íntimos secretos naturales. Lejos están de esto último; ¡les voy hablar en serio a los químicos y electrónicos del mundo! Cantidades de explicaciones que se dicen ser científicas están basadas en meras palabras; la ciencia muchas veces recurre al idioma para tapar, con meras palabras, huecos que no puede explicar. Lo curioso es que todos aceptan esas palabras, les dan solidez y se quedan felices manejando técnicamente los fenómenos, inocentes del origen subyacente que en realidad encierran los efectos. La química nos enseña que Ion es la partícula que se forma cuando un átomo neutro gana o pierde uno o más electrones. El átomo que pierde un electrón es llamado catión; y el que gana un electrón se llama anión. Explicación perfecta… no hay que mover nada. Dejemos a los químicos entretenidos con sus enlaces, covalente apolar y covalente polar, ya que a ellos solo les interesa más saber el comportamiento de los átomos que se odian y los que se aman. Analicemos el caso de los iones desde el punto de vista de la electrónica profunda, ya que esta ciencia sigue muy de cerca las aventuras de los traviesos electrones. LA ELECTRÓNICA La electrónica define, primero: un átomo es estable eléctricamente cuando el número de protones es igual al número de electrones. ¡Perfecto!, nada que agregar. Segundo: Cuando un átomo es forzado a albergar más electrones adquiere un potencial negativo, ya que tiene más electrones (negativos) de los que necesitaba cuando era estable. ¡Bien! Tercero: El átomo que pierde algunos de sus electrones adquiere un potencial positivo, porque se encuentra con más protones (positivos) que electrones (negativos). ¡FALSO! Recordemos que spaXium demuestra que el protón no es positivo ni negativo. No pertenece a los fenómenos polares. Además, si un solo protón tuviera carga positiva, necesitaría 1836 electrones para poder equipararse y neutralizar el átomo. Desde muchos puntos de vista es ilógico pensar que el gigantesco protón, acompañado íntimamente por otro gigante, el neutrón, puedan ser la contraparte eléctrica del diminuto y mudable electrón. En este caso los físicos fabricaron una balanza con un plato tan grande como un campo de fútbol en un lado para pesar el protón, y al otro lado colocaron un plato de sopa para equiparar el electrón, y dicen que la balanza se niveló… ¡Muy equitativos! El protón es un elemento al extremo diferente al electrón: Los protones son en sí los átomos: si quitamos un solo protón al átomo de oro se convertirá en platino. Y si agregáramos un protón más al átomo de oro se convertiría en mercurio. En cambio, si quitamos o agregamos electrones al átomo de oro, este continuará siendo oro. Con lo anterior le estamos demostrando a la gente que piensa claro que el gigantesco y pesado protón es un elemento al extremo diferente al diminuto y ligero electrón; ambos cumplen misiones totalmente distintas, y sus comportamientos no tienen comparación. Entonces, ¿porqué aseguran que el protón posee exactamente la misma cantidad de carga eléctrica —aunque opuesta— que el electrón?, ¿en qué se basan para estar tan seguros? Nada dicen al respecto. La única razón que pueden presentar es que en todas las enciclopedias y textos de estudio escrito está.

Recordemos que el sistema de enseñanza opera dentro de un círculo donde cualquier profesor inteligente que eche a volar su imaginación, el que vuela es él. En las universidades, los alumnos son fotocopias del profesor y los profesores son fotocopias de quienes les enseñaron; todo en un círculo vicioso. Todavía los catedráticos enseñan la infantil teoría del big bang, y aseguran que los electrones son bolitas que orbitan el núcleo como planetas alrededor del Sol… ¡que tristeza! Pocos valerosos, de mente privilegiada, logran salirse de su encasillamiento para aspirar el aroma renovado de la libertad de pensamiento. Por tal razón es muy difícil que una teoría renovadora salga a la luz en una universidad. Lo anterior no es con el ánimo de criticar; más bien es con el deseo de que tomen conciencia y cambien. Aquí la física no tiene derecho a discutirle nada a spaXium porque hasta hoy nadie ha explicado qué es la fuerza de gravedad y con seguridad nadie sabe sobre la naturaleza íntima de los campos de fuerza eléctricos ni magnéticos. Únicamente nuestra teoría lo está explicando correctamente sin dejar campo a las dudas. Es interesante notar y tener presente que, cuando varios protones se integran en un solo átomo, ya que no son ni bolitas ni partículas sino figuras de ondas, éstas se entremezclan en el centro del átomo y lo hacen crecer: Desde ahora y para siempre deben saber que el protón no hace al átomo positivo ni negativo. Entonces: ¿QUÉ ES AQUELLO QUE HACE AL ÁTOMO POSITIVO CUANDO PIERDE UN ELECTRÓN? SpaXium demuestra que en el nucleón, aunque la mayoría de sus ondas se repliegan hacia el centro, numerosos senos de esas ondas llegan hasta el borde exterior de aquello que constituye la esfera del átomo. En las áreas energéticas se producen baches circulares de ondas; estos deben ser necesariamente llenados por los electrones. Cada protón produce un bache circular. Obviamente al electrón le queda fácil recorrer esos caminos producto de las interacciones de las ondas del protón. En las figuras electrónicas de Lissajous se notan perfectamente esas interacciones naturales —no son inventadas por nuestra teoría—. Un átomo es eléctricamente neutro cuando los electrones rellenan esos círculos o baches energéticos. Aunque el átomo es tridimensional lo representamos con dibujos planos; debes considerar las ilustraciones como simples bastones para tu mente… es ella la que tiene el poder de imaginar: El anterior dibujo es la representación de un átomo eléctricamente estable donde los electrones han ocupado los caminos obligatorios por donde pueden y deben circular. Ahora veamos que ocurre cuando esos electrones faltan: Notamos que los caminos energéticos naturalmente dispuestos por el nucleón al formar sus interacciones, quedan vacíos; la polaridad negativa del electrón que constituía una sobrepresión espacial, deja una depresión o estado contrario: He ahí el verdadero ión positivo. Todo lo que existe en este Universo fenoménico se forma a partir de una presión y una depresión espacial. Nada de lo que percibimos está conformado por otra cosa diferente a las ondas que originan las presiones y enrarecimientos del espacio. Descubrimos con una claridad impresionante que la polaridad negativa del electrón constituye la mayor presión espacial que éste expulsa a su alrededor; y la polaridad positiva constituye la depresión que queda en la cavidad energética del átomo cuando el electrón lo abandona.

LAS ALTAS PRESIONES SON TAN IMPORTANES COMO LAS BAJAS PRESIONES Polaridad negativa (Halo de alta presión) Polaridad positiva (Halo de baja presión)

No existe un solo caso en el Universo donde dos partículas puedan juntarse u ocupar el mismo espacio cuántico. Sin embargo una mayor presión sí puede llenar el faltante equivalente que deja una menor presión… es más que obvio. Un hombre cava un hueco en la tierra y con el sobrante forma un cúmulo. El hueco no es del todo nada ya que alguien puede caer en él. El hueco es lo contrario al cúmulo que salió de allí; por tanto el hueco puede ser llenado de nuevo con la tierra que antes lo ocupaba. En el caso del electrón, éste se siente atraído por el estado de baja presión que dejó, y puede llenarlo de nuevo estabilizando las cargas eléctricas: Positivo = menor presión; negativo = mayor presión espacial. Los electrones no son partículas; son figuras longitudinales de ondas que siguen los caminos trazados por el nucleón y que pueden saltar de átomo en átomo formando la corriente eléctrica. Es bueno puntualizar que los electrones visitan el centro del átomo mediante algunas de sus interacciones. No se puede decir dónde se encuentra un electrón dentro del átomo en un momento dado. Por ser un complejo de ondas se encuentra en varias partes a la vez: También es bueno recordar que, según la teoría spaXium, el centro del nucleón no es sólido, ninguna supuesta partícula posee sustancia; nada dentro del átomo es compacto en absoluto; nada en el Universo ilusorio (el que vemos) es impenetrable. La materia no existe; sólo existe el espacio y las presiones que siempre se trasmiten a la velocidad de la luz (energía), gracias a la dureza y elasticidad perfecta de lo único que se puede llamar real: el Espacio. (Ver al final “los atributos del espacio”) Capitulo 27 ELECTRICIDAD Y MAGNETISMO El conocimiento es poder. No es fácil creer lo verdadero. Muchas personas sienten su identidad amenazada cuando tienen que cambiar de algún modo aquello que creen. Las ideas son rayos fugaces que atraviesan el cielo de nuestra mente. Enorgullecerse por saber es como cegarse con la luz. La ciencia avanza lentamente por que los prejuicios no dejan. LAS “DOS CORRIENTES” ELÉCTRICAS Hemos venido dándonos cuenta que al aplicar la teoría spaXium a los diversos fenómenos de la Naturaleza se han aclarado algunas interpretaciones de la física que, de otra forma, no se habían podido explicar claramente. Incluso se han destapado algunos errores crasos de fenómenos que no encajaban del todo en las teorías vigentes y obviamente la ciencia daba explicaciones vagas de ellos; se enseñaban sin que nadie se atreviese a agitar el polvorín.

Como noticia interesante les diremos que, en este momento, vamos a agitar nada menos que la dinamita de la electricidad. La explicación básica que nos dan sobre la corriente eléctrica es que se trata de un flujo de electrones que se dirige del polo negativo hacia el positivo. Sin embargo, en ingeniería eléctrica se considera por convención que la energía fluye en sentido opuesto, es decir, del polo positivo a la negativo. ¿Alguna contradicción? No la hay porque la corriente eléctrica se compone de dos corrientes a la vez: la corriente de electrones que fluye del negativo al positivo y la corriente de iones positivos que fluye del negativo al positivo. Los electrones al liberarse de sus átomos dejan un vacío o halo energético en el lugar del átomo donde estaban antes. El hueco que representa la ausencia de un electrón (negativo) se comporta como si fuera una unidad de carga positiva, igual en poder pero contraria en polaridad a la del electrón. Ahora viene la demostración de spaXium: Debido a que ese vacío o hueco positivo no es el centro del núcleo atómico, entonces queda más que comprobado que el protón no es la contraparte polar del electrón, “el protón no es positivo como aseguran. Tampoco es negativo… simplemente es el que interviene en la fuerza de la gravedad, como se explicó. Por otra parte, de acuerdo con el principio de acción y reacción, la electricidad es la fuerza de atracción y repulsión entre dos cuerpos estacionarios que ejercen la misma fuerza eléctrica uno sobre otro. La sola razón natural nos advierte que el diminuto electrón nunca logrará equiparar su fuerza con el gigante protón 1830 veces más pesado. Sumado a lo anterior, la razón más contundente de que el protón no es el la contraparte positiva del electrón, radica en el desplazamiento de los iones. Sabemos que en un conductor metálico los electrones se desplazan de negativo a positivo mientras que los iones se desplazan, en una misma acción, en dirección contraria para equiparar las fuerzas. Pues bien: ¡LOS PROTONES NUNCA SE DESPLAZAN POR EFECTO DE LA CORRIENTE ELÉCTRICA! Demostrado, de una vez por todas, que los protones no son los que forman la contraparte positiva del electrón. ¿CAEN LOS RAYOS DE LA NUBE HACIA LA TIERRA O DE LA TIERRA SALTAN HACIA LA NUBE? R/. Las dos cosas a la vez: la chispa eléctrica la constituyen dos fuerzas contrarias integradas en un solo fenómeno. Cuando la nube va perdiendo electrones por efectos atmosféricos, los vacíos que quedan en sus átomos se van abriendo camino en el aire con dirección a la tierra. A la vez, la tierra cuando tiene exceso de electrones estos van ganando camino hacia la nube; cuando las dos fuerzas (presiones y depresiones de sustancia espacial) adquieren el suficiente potencial, se encuentran en un punto eléctricamente equidistante entre tierra y nube. Únicamente, cuando se encuentran los electrones (tramos de ondas u iones negativos) con los huecos energéticos que habían dejado (iones positivos), es cuando los electrones llenan bruscamente esos huecos dejados por otros electrones. Total: la descarga eléctrica o rayo es un encaje entre electrones y huecos entre tierranube y nube-tierra a la vez. ¿Y los protones qué?, ni se desplazan ni se intercambian porque, como se demostró claramente, no tienen que nada que ver con los fenómenos bipolares… los protones tienen que ver con la fuerza de la gravedad. Es razonable pensar que el espacio empuja hacia el núcleo a los electrones; pero el vacío realmente positivo que dejó el electrón atrae con mucho más fuerza a este, ya que se identifica con la polaridad exactamente complementaria. Las fuerzas eléctricas son más fuertes que la fuerza de empuje de la gravedad que se concentra en las inmediaciones del protón. La fuerza de gravedad es la más débil de las fuerzas; sin embargo, es de un alcance homogéneo “casi” infinito.

Decimos “casi” porque la ciencia asegura que el alcance de la fuerza de gravedad es infinito, y spaXium demostrará contundentemente lo contrario y explicará el porqué tiene tope. (Ver “ley de los topes”) DESCUBIERTA LA NATURALEZA ÍNTIMA DE LA FUERZA ELECTROMANETICA Desde tiempos antiguos era conocida por los griegos, los romanos y los chinos, la piedra imán o magnetita, un óxido de hierro que tiene la propiedad de atraer los objetos de hierro. A finales del siglo 18, Michael Faraday descubrió la inducción electromagnética, o sea la generación de una corriente eléctrica cuando un conductor se agita en presencia de un campo magnético. Heisemberg dió una explicación detallada del campo molecular de Weiss en 1927, basada en la recientemente desarrollada mecánica cuántica. Hoy día se sabe que los electrones tienen espín y se comportan como pequeños imanes con un “momento magnético” definido. En la época actual, desde una licuadora hasta una computadora; desde un carrito de juguete hasta un tren veloz; desde un reloj eléctrico hasta un televisor o inclusive un sofisticado satélite de comunicaciones, dependen de la fuerza electromagnética. La técnica maneja a la perfección el electromagnetismo, ¡merecen ser felicitados todos!, el único y “pequeño” problema es que nadie ha podido saber qué es la fuerza del imán. Hay un consuelo: sabemos que no es onda alguna, no es un fluído, no se trata de partícula ni átomo; hablan de líneas y campos magnéticos, mas no explican qué son esas líneas y esos campos. El caso es que sabemos con absoluta certeza que la fuerza del imán no es nada conocido… ¡por lo menos sabemos algo! ¿POR QUÉ LA CIENCIA NO HA PODIDO DESCUBRIR QUÉ ES LA FUERZA DEL IMAN? Parte de saber qué es la fuerza electromagnética, es conocer el motivo por el cual no se ha podido descubrir su verdadera naturaleza intima. Recordemos que hasta finales del siglo 19 todos los físicos decían que el espacio debía contener algo, no podía ser un vacío, ya que de esta forma no se podían explicar claramente los fenómenos ondulatorios, entre otros. Maxwell demostró la relación matemática entre los campos eléctricos y magnéticos sin dar ni siquiera una pista en que consistían esos campos eléctricos y magnéticos. Algunos científicos, sin saber ni un comino sobre la naturaleza verdadera de esos campos, dedujeron que esos campos misteriosos eran los que servían para que las ondas hertzianas se trasmitieran por el vacío absoluto sin necesidad de un medio en el cual apoyarse. ! El error más absurdo y perjudicial de la historia científica. Por tan oscuras razones, el éter fue fácilmente desterrado; algunos opinan que marcó un cambio positivo para la física, en tanto que spaXium lamenta y demuestra que, desde el día gris en que se declaró el espacio vacío, comenzó la física a torcerse… y bien torcida. Los hechos y los resultados hablan por sí solos: el fracaso de todas las teorías modernas al respecto de la explicación de las fuerzas fundamentales evidencia el error. LO DIFICIL LO PODEMOS ENCONTRAR EN LO SENCILLO Recordemos que a comienzos de año 2000, algunos físicos, concientes del fracaso de las modernas teorías en cuanto a la unificación de las fuerzas fundamentales y los aspectos cosmológicos, opinaron tres cosas: Algunos decían que no era posible encontrar a corto plazo una teoría que englobase todo o que quizás no se podría encontrar. Otros opinaron que debía haber un error en la ciencia que echaba a perder los esfuerzos basados en la física tradicional.

Una tercera hipótesis consistía en que debía existir un principio tan sencillo en la Naturaleza que de él partieran todos los otros fenómenos y, de hecho, las explicaciones derivadas de ese único principio nacerían de una vez unificados el resto de los principios y teorías. Hemos visto con certeza absoluta que spaXium señaló dónde estaba el error; de una manera concreta y firme demostró la falla, y llenó el vacío. Por último, descubrió el principio sencillo y único que gobierna el Universo fenoménico: “TODO EL UNIVERSO FÍSICO, TODOS SUS FENÓMENOS Y TODAS SUS LEYES ESTÁN BASADAS, ÚNICAMENTE, EN UNA MAYOR Y UNA MENOR PRESIÓN DE ESPACIO”. Las presiones forman las ondas, las ondas se desplazan en tramos cuánticos o armónicas de frecuencias, esos trenes de ondas forman figuras de ondas y estas figuras forman los átomos. La sustancia material de este mundo que percibimos no existe. Por las anteriores evidencias, explicar lo que era inexplicable, o sea qué es en sí la fuerza del imán, no tiene dificultad alguna: “la fuerzas eléctricas y magnéticas, incluyendo el imán — por supuesto—, son presiones y aflojamientos de esa tensión espacial”. Ninguna de esas fuerzas atrae a distancia; más bien empuja por contacto íntimo. A continuación aclararemos puntos y dudas al respecto. DIFERENTES TIPOS DE PRESIONES Y ENRARECIMIENTOS DEL ESPACIO En la electrónica se obtienen diferentes modos, flujos o efectos electromagnéticos según las diferentes formas de enrollar los hilos de cobre esmaltado que forman las bobinas. Se puede lograr inclusive arrollamientos de ida y vuelta partiendo de un centro para que la bobina produzca una reactancia y cancele los efectos electromagnéticos. El tubo de imagen de un televisor o la pantalla de un computador presenta unos enrollamientos peculiares para obligar a los electrones a que describan líneas en la superficie de la pantalla. Lo importante es demostrar que el modo de enrollamiento de un alambre conductor de electrones determina efectos magnéticos diferentes en efectos. Exactamente ocurre en los trenes de ondas cuando se enrollan para formar figuras: pueden formar interacciones o bucles muy cerrados produciendo presiones muy fuertes de corto alcance. Estas interacciones son producidas por armónicas muy elevadas de la frecuencia lumínica que forma el nucleón. (Fuerza nuclear fuerte). Casos similares de compresiones espaciales en el centro mismo del núcleo originan la fuerza nuclear débil. Téngase presente que las 4 fuerzas fundamentales se originan por presiones y relajamientos de presión espacial dependiendo su diferencia y utilidad únicamente de ángulo de incidencia de las ondas al formar las figuras. LA FUERZA DEL IMAN Ya sabemos que las ondas del electrón se enrollan hacia fuera liberando la presión espacial interna y concentrándola a su alrededor; liberan más espacio de la que retienen:

Cuando se mueve una cantidad de electrones en un conductor esas compresiones de espacio a sus alrededores se suman formando un campo electromagnético, que logra empujar o repeler otros electrones que se encuentran cerca. A este fenómeno se le llama inducción electromagnética.

A continuación representamos con un tono más oscuro la fuerza responsable de la inducción. Recordamos que los electrones no son esferitas; se trata de una facilidad para visualizar. Se puede imaginar las esferitas como frentes de trenes de ondas: Demostraremos aquí qué es el campo misterioso del cual todos han hablado y nadie ha logrado definir qué es, se trata de una sobrepresión del espacio que circunda al electrón que se suma y se mueve cuando los electrones se mueven: “El campo magnético es una mayor presión del espacio en un campo dado”, el campo eléctrico es una menor presión en una región del espacio. Son dos fases de un mismo fenómeno, ¡así de simple! LA FUERZA MAGNÉTICA Los átomos se enlazan con otros átomos para formar moléculas. Debido a la fuerza eléctrica y magnética de los átomos que se enlazan producen deformaciones en las figuras de ondas; estas deformaciones orientan los campos magnéticos en alguna dirección.

Al orientarse los átomos de una barra de acero, la suma de sus campos de alta presión corruga el espacio circundante creando una presión llamada Norte; esta presión se desvanece en líneas buscando el polo contrario, donde naturalmente se origina una depresión complementaria en líneas, y obviamente opuesta. He ahí el polo sur del imán. LOS IMÁNES Cuando dos presiones se encuentran se repelen; cuando una presión se acerca a una depresión tratan de encajarse o complementarse. Todo el fenómeno se debe a la fuerza de empuje espacial que obra en las diferentes situaciones. No existen fuerzas de atracción ni de repulsión sino una sola fuerza en el Universo: la fuerza de empuje. Las moléculas en una barra de hierro o acero constituyen pequeños imanes y se encuentran desorganizados apuntando sus campos en todas las direcciones: Cuando la barra de metal es sometida a un fuerte campo magnético los pequeños imanes que constituyen las moléculas se orientan en una sola dirección formándose un solo imán. Aparecen los llamados polos Norte y Sur En el caso del hierro se vuelven a desorganizar cuando cesa la influencia del la fuerza exterior; en el acero se conserva la disposición organizada u orientada convirtiéndose en un imán permanente. No es la intención aquí extender la teoría de los fenómenos magnéticos sino de demostrar que los campos magnéticos pertenecen al fenómeno primario de todos los fenómenos: “Alta y baja presión espacial”. La explicación del porqué, en vez de ser un campo homogéneo se presenta en líneas, lo comprenderemos en “El Principio de Economía Universal” enunciado por spaXium. Capítulo 28 LAS NUEVAS LEYES DE SPAXIUM Mientras los hombres sean libres para preguntar lo que deben y libres para decir lo que piensan, la libertad nunca se perderá y la ciencia nunca retrocederá. Los datos que aquí se esclarecen a la luz de la ciencia y la razón son suficientes para derrumbar las falsas teorías y provocar una auténtica revolución científica. Viajar no es trasladarse de lugar sino mudar de opiniones equivocadas y de prejuicios. Espacio, Conciencia y Vida conviven en una sola Unidad. Nuestra teoría se rige por varios principios que describen fenómenos de la Naturaleza que, aunque cotidianos, nunca antes se habían enunciado como leyes universales. LA LEY DE LA ECONOMÍA ESPACIAL:

“Los fenómenos naturales se manifiestan utilizando el menor espacio posible.” Lo demostraremos con varios ejemplos sencillos: Cuando ocurre una descarga eléctrica los electrones no se desparraman como una nube de polvo en el aire; lo hacen siguiendo delgados caminos o filamentos separados por espacios no perturbados. Si ampliamos uno de esos diminutos caminos veremos que están compuestos de otros caminos bastante separados comparados con su grueso: así sucesivamente hasta que, al final, solo veríamos filas de trenes de ondas de electrones, también separados por espacios bastante distantes en proporción a sus medidas. Del presente principio se deducen tres variantes; la primera es: “Ningún fenómeno o efecto físico puede ocupar la totalidad del espacio en el cual se desarrolla.” Un imán corruga o comprime el espacio utilizando líneas espaciales de una presión más alta al salir de un polo, que van invirtiéndose hacia una presión más baja al acercarse al otro polo. A medida que la potencia de un imán va aumentando, se van creando líneas adicionales; sin embargo, nunca se logrará fabricar un imán que sature de líneas todo el espacio que lo rodea. (“Ley de los topes”, más adelante.) La segunda variante del Principio de Economía Universal es: “Dos o más fenómenos naturales no pueden ocupar el mismo espacio a la vez.” La tercera variante del principio es: “Por más fenómenos que se desarrollen en una región espacial, siempre existirán grandes distancias (comparativas al fenómeno), de espacio libre de perturbación.” Es debido a este principio que la Naturaleza recurre a maravillosos sistemas de organización. MÁS COMPROBACIONES El anterior principio se evidencia en la separación al extremo inmensa que tienen las estrellas. La mente humana no es capaz de comprender qué es un año luz de distancia; y las estrellas lo están a 10, 100 y miles de años luz de distancia.La luz viaja hasta la Luna en poco más de un segundo. Nuestro Sol se encuentra a 150 millones de kilómetros y la luz nos llega en 8 minutos. La estrella más cercana, Alpha Centauri, está 260.000 veces más lejos de la Tierra que el Sol. ¿Cómo imaginar entonces la distancia que existe hasta una estrella que se encuentre a 100 años luz? ¡Imposible para nuestra mente! Y pensar que para trasladarnos de un extremo al otro de un brazo de nuestra galaxia nos demoraríamos 100.000 años viajando a la velocidad de la luz. En realidad las estrellas se encuentran tan supremamente separadas unas de otras que nunca las vemos; únicamente vemos su luz. Es tan supremamente enorme la separación de las estrellas que si una persona estuviese continuamente disparando con una ametralladora supuestas balas de luz, y lo hiciese día y noche, a razón de mil balas por minuto, apuntando indiscriminadamente al espacio, lo más probable es que en 2000 años ninguna de esas balas chocaría con una estrella. Una Galaxia puede contener hasta 150.000 millones de estrellas; sin embargo, cuando dos Galaxias se encuentran es casi imposible que ocurran choques entre soles. Esto nos da una idea remota de los monstruosos espacios que separan las estrellas, y nos confirma la ley de la economía espacial. Yendo más allá, la separación entre Galaxias ya no se mide en cientos ni miles de años luz. Para medirlas se requieren millones y miles de millones de años luz. Estamos hablando del Universo observable. Hasta aquí nuestra mente se funde; más allá nuestro espíritu se estremece. Por otra parte, si imaginamos el núcleo del átomo donde supuestamente se apiñan las ondas que los componen, notaríamos que los trenes de ondas son tan delgados comparados con los espacios que los separan, que

podrían compararse a dos hilos de araña separados varios kilómetros unos de otros; ¿y el resto de espacio qué?… libre de ondas. Con razón algunos científicos que se han dado a la tarea de encontrar la materia han expresado su sorpresa admitiendo que no la han podido encontrar. SpaXium remata el hecho afirmando categóricamente que la materia no existe. Todo está formado por perturbaciones de presión en el sólido perfecto, elástico y absoluto: El Espacio. LA LEY DE LOS TOPES “Todos los fenómenos del Universo presentan “topes” o límites en cuanto presión, velocidad, influencia, agrupación…” Esta Ley Universal es como todos los principios naturales de vital importancia, y su desconocimiento —ya que es la primera vez que se enuncia—, ha servido para llevar a físicos desorientados a desatar teorías irónicas e irracionales. Todos saben que la velocidad de la luz presenta un tope; lo que nadie sabía era el porqué, hasta que nuestra teoría demostró que la velocidad de la luz se debe a la elasticidad del medio perfectamente sólido del Espacio por el cual se desplaza. La Naturaleza fija un tope de 92 para albergar protones y electrones en la misma unidad atómica; más allá del tope fijado por la ley natural los átomos se tornan inestables y pierden los elementos que sobran. Los mismos átomos presentan en su construcción topes inalterables. Las capas electrónicas se superponen de forma regular hasta un máximo o tope de 7; cada una de ellas puede contener un determinado número de electrones: La primera capa está completa cuando contiene un tope de 2 electrones, en la segunda caben un máximo o tope de 8. Ningún átomo existente en la Naturaleza tiene la séptima capa llena o sea allí hay un tope. No cabe la menor duda de que la construcción de la unidad básica de todo lo que vemos —el átomo— se basó en La Ley de los Topes. Existe un error pronunciado de la ciencia que se enseña a diestra y siniestra, y lo han llevado hasta la tumba los más excelsos físicos de la historia. El error aún lo profesan imponentes físicos que se pasean campantes por los pasillos de las más exclusivas universidades del mundo. Este mismo error llevó a Einstein a proponer la constante cosmológica y después arrepentirse de ello y el problema continuó. La cuestión es que, hasta el momento de aparecer SpaXium, se creía que la fuerza de la gravedad tenía un alcance infinito…! NO ES ASÍ!: ¡LA FUERZA DE LA GRAVEDAD PRESENTA UN TOPE! “Ningún fenómeno en el Universo evoluciona en forma continua, homogénea o lineal hasta el infinito”. Lo anterior se sabía para muchas cosas pero no para la fuerza de la gravedad, ya que nadie conocía su naturaleza intima. Ya sabemos que se trata de una fuerza de empuje. Ocurre que el campo de menos presión generado por los nucleones no se trasmite en forma lineal. Hasta que un campo cuántico circundante no adquiera una determinada diferencia de presión, no se inicia más allá un segundo campo que presente una nueva alteración de un poder un tanto menor que la primera. Bien sabemos que la disminución se efectúa en proporción al cuadrado de la distancia sin tener en cuenta que esas distancias gravitacionales obedecen a las leyes cuánticas que operan a saltos. A primera vista en la ilustración anterior de la gravedad puede dar la impresión de haber dibujado ondas; No lo son: constituyen cambios fijos y estáticos de presión que permanecen estables, siempre y cuando los átomos que las precipitan no varíen de agrupación.

Se puede notar que en las primeras imágenes, para tratar de explicar la naturaleza de la gravedad utilizamos la sombra homogénea; Lo hicimos para no congestionar las diferentes explicaciones. Ahora estamos tratando de dibujar la radiografía de esa fuerza que se propaga a saltos. (Los dibujos carecen de animación y de ahí que pintemos igual las ondas que se desplazan a la franjas fijas con que representamos la gravedad.) De paso alertamos para que no confundan la fuerza de gravedad, que se extiende en franjas fijas y determinadas de presión, con las ondas o mareas cósmicas gravitacionales, veamos: Las ondas gravitacionales son realmente ondas hertzianas de una extensión de miles o millones de kilómetros cada onda, no son fuerza de gravedad. Estas ondas se producen, principalmente, debido a explosiones, choques o eventos bruscos de cuerpos estelares gigantescos. Son difíciles de detectar. La translación de astros, estrellas, incluso galaxias también producen ondas gravitacionales que constituyen gigantescas mareas cósmicas. ¿PORQUÉ LA GRAVEDAD TIENE UN TOPE DE INFLUENCIA, CONTRARIO A LO QUE SE PENSABA? R/. Porque en la Naturaleza no existen las singularidades. Es muy fácil calcular el efecto gravitacional que ejerce la Tierra sobre una galaxia situada a miles de millones de años luz de distancia: Basta agregar cuantos ceros hagan falta para obtener un número aberrante —pastel azucarado de muchos físicos de tiza y tablero—. SpaXium sabe que la Naturaleza jamás presenta ese caso en la realidad y vamos a explicar porqué: Cada vez que una mayor o menor presión espacial avanza, al no poder hacerlo en forma homogénea sino a saltos, necesita una cantidad de fuerza determinada para generar la siguiente. Después de haber recorrido una gran distancia, la última esfera o campo de menor presión llega a carecer de fuerza suficiente para “llenar” la que debiera ser la siguiente zona. En ese punto la fuerza de la gravedad cesa en su totalidad. Después de eso no siguen decimales de fuerza de gravedad porque en la Naturaleza no existen los decimales ni los números infinitos ni los quebrados. Comprendo que es difícil entender, y más difícil admitir o tener que cambiar aquello que con tanta certeza e inocencia habíamos admitido. También el lector inteligente comprende que estas cosas son difíciles de explicar. Para relacionar el hecho, qué mejor hacerlo con fenómenos atómicos que ya conocemos: Los electrones de los primeros 18 elementos de la tabla periódica se añaden de forma regular, llenando cada capa al máximo antes de iniciar una nueva capa. Recordemos que Las capas electrónicas se superponen de forma regular y tienen un tope. Una molécula de agua en su estado líquido puede soportar temperaturas de casi 100 grados centígrados sin cambiar en nada su estado líquido. Si la temperatura continua acumulándose llega un punto donde pasa repentinamente de líquido a gas. Lo mismo ocurre cuando el agua comienza a perder temperatura: continúa siendo liquida hasta que llega al punto crítico donde, súbitamente, se endurece. No existe un estado donde el agua sea medio liquida y medio gaseosa. La Naturaleza evita los estados intermedios. El neón es un gas que no conduce la electricidad en estado de estabilidad iónica. Cuando la presión voltaica comienza a elevarse 40, 50, o 60 voltios, el gas contenido en una ampolla determinada continúa siendo un aislante total. Súbitamente, al alcanzar cierto grado de tensión, se convierte en un conductor total de la corriente eléctrica. Cambia súbitamente de un estado al opuesto. Notamos con admiración que en todos los fenómenos, a todos los niveles en el Universo evolucionan en base a saltos y topes. La gravedad no puede ser la excepción. Además se

demostró de una manera sencilla pero contundente que la gravedad presentaba un tope en su extensión. Llega a un punto de debilidad donde más allá deja de actuar. Las galaxias cercanas pueden influenciarse por la gravedad. Las muy lejanas llegan a sobrepasar el punto o tope de influencia y no obedecen a las reglas que impone la gravedad. El empuje gravitacional organiza las Estrellas en un centro formando brazos espirales. Este efecto no se observa en el espacio profundo donde las galaxias inmensamente separadas no presentan signos de organización semejantes a los que ocurren en las estrellas de una sola galaxia. En otras palabras, una Mega galaxia no forma brazos espirales de galaxias debido a que la descomunal separación entre estas ha sobrepasado el tope gravitacional. Existen vastas regiones de espacio entre galaxias distantes donde no se da, en absoluto, la presión gravitatoria. LA MUERTE DE LA LUZ El frente de una onda genera el nuevo ciclo de la siguiente. Este maravilloso principio de propagación hace que la luz posea un alcance “infinito.” …¿Infinito? De ninguna manera; ello estaría en contradicción con la ley de los topes: “Ningún efecto natural tiene alcance infinito”. La gravedad no es una onda sino una menor presión de efecto fijo y constante, y tiene que hacer presencia continuamente en el mismo espacio de su influencia. En cambio la luz es una presión que se desplaza ocupando siempre fracciones de espacio diferentes. Esta cualidad hace que su radio de acción sea muchas veces superior al de la gravedad que no tiene efecto de desplazamiento continuado. A medida que la luz se aleja de su fuente se va separando en haces o trenes de ondas cada vez más delgados y separados obedeciendo a la ley de economía espacial. Llega luego a un estado de debilidad o tope donde no puede alterar más el espacio siguiente, y su propagación se corta bruscamente … la luz muere igual que mueren todas las cosas del Universo ilusorio. ¡No hay excepción a esta ley: mueren los mundos, las estrellas, las galaxias, la luz y nosotros! Si encendemos una linterna dirigiéndola hacia el espacio, cualquiera puede calcular matemáticamente cuánta cantidad de luz llegaría hasta la galaxia más lejana: basta agregar cuantos decimales se necesiten y no se podrá negar que la operación estuvo bien hecha. Sin embargo en la Naturaleza no se da ese caso: la luz de la linterna se desvanecerá por completo muchísimo antes. Ya sabemos que matemáticamente se puede expresar correctamente lo que en la realidad no ocurre. De ahí la cantidad de teorías falsas basadas enteramente en elegantes y perfectas ecuaciones matemáticas… y luego nos amenazan con que “no se puede discutir contra un teorema matemático”. Regiones de galaxias que se encuentran demasiado alejadas traspasan la distancia tope de la luz, siendo imposible verlas con el telescopio más potente que se pudiera construir. Recordemos que los telescopios funcionan con la luz que les llega; no por lo potentes lograrán hacer visible una galaxia cuya luz haya muerto; lo que se podrá ver a través de estos serán regiones oscuras. Los Cosmólogos interpretan las zonas de galaxias que han excedido la distancia de cubrimiento lumínico como materia oscura o huecos negros. Ninguna de las dos interpretaciones tiene fundamento. Los huecos negros no pueden existir por 3 razones: 1) porque la luz no pesa y no es atraída por cuerpo alguno. Su desviación se debe al efecto de lente formado por alteración de la presión espacial, como ya lo estudiamos. 2) Existe tope de masividad de un astro y más allá de ese tope el cuerpo sometido a presión limite estalla en radiación, cediendo al espacio parte de lo que entendemos como materia. Esto ocurrirá cada vez que se llegue a una presión tope impidiendo que se forme la absurda singularidad. 3) Las regiones que se ven negras son galaxias normales que excedieron la distancia tope a la que puede alcanzar la luz. Téngase presente que en el Universo no existe efecto alguno que tenga un alcance infinito. Esto solo ocurre en las matemáticas aberrantes que usan números infinitos manejadas por teóricos ilusos.

Surge una pregunta explosiva: Sabiendo que la energía “no se crea ni desaparece sino que se transforma”, ¿En qué se transforma la luz cuando muere por completo? Parece incontestable, todo lo contrario; es más: al contestarla se aclarará una duda que la teoría cuántica no ha logrado contestar y es cuando las partículas aparecen y desaparecen —como dicen— “de la nada”. Las últimas observaciones científicas han revelado, con aterradora sorpresa, como aparecen y desaparecen partículas en “la nada absoluta”, según informan. Ya hemos visto a través de nuestra teoría que la nada no existe; existe el Todo… el Espacio Absoluto perfectamente sólido. Aquí se aclara todo de una vez: las partículas que aparecen supuestamente de la nada las forma el espacio que es algo muy real; entonces no se crean de la nada. Su aparición súbita y “espontánea” no contradice la ley que afirma: “De la nada no puede salir nada”. Los remanentes de luz (u otras energías o frecuencias que no pueden producir más frentes de ondas y mueren) no desaparecen por completo porque el espacio las mantiene estáticas en “un tetraedro” espacial (explicación en el último capítulo) mientras se suman otros remanentes. Cuando suficientes despojos de energías que han quedado inmóviles en una región de espacio sin efectos físicos aparentes, se suman y logran crear un frente de ondas, súbitamente se manifiestan generando energías o “partículas” que parecen surgir de la nada. Nadie había encontrado una explicación tan clara a estos fenómenos que gracias a la tecnología moderna se lograron descubrir, aunque sin encontrar explicación alguna de cómo y porqué suceden. Mientras la ciencia persista en un espacio vacío; mientras continúe en el absurdo de tratar de llenar la nada con supuestas fluctuaciones o energías acomodadas salidas de ninguna parte, o mientras persistan en continuar haciendo doblar el tiempo que no existe junto con el espacio que no saben qué es, no logrará avanzar… más bien retrocederá. LO ANTERIOR DESATARÁ UNA REVOLUCIÓN COSMOLÓGICA Es natural que nos encontremos confusos ante tan inusuales aseveraciones acompañadas de contundentes y lógicas explicaciones. No estábamos enseñados a revoluciones científicas; la última la originó Einstein junto con los gigantes de la física de principios del siglo 20. Ahora, según el tope de la gravedad, las galaxias lejanas pierden totalmente la influencia de la gravedad de las otras galaxias dando orígenes a nuevas hipótesis cosmológicas. Ya el “big crush” perderá su fuerza de atracción, y ni la constante cosmológica ni la materia oscura se necesitarán para explicar la expansión de Universo. El big bang querrá aprovecharse del caso para justificar sus absurdos errores pero se encontrará con el problema de que contradice las leyes físicas conocidas, al igual que burla la Ley de la economía espacial, ya que no puede haber compresiones de materia fuera del límite de esa ley. También el big bang contradice flagrantemente la ley de los topes: no se puede llegar a temperaturas, ni sobre-presiones, manejadas con números aberrantes, ni singularidades absurdas. SpaXium puso en jaque mate a los teóricos ilusos que pretendían sobrepasar los límites de la realidad espacial utilizando ceros y más ceros… Qué fácil, ¿verdad? Capítulo 29 CONCLUSIONES FÍSICAS DE SPAXIUM No hay verdad que no haya sido perseguida al nacer. Todos los fenómenos que percibimos, la inteligencia, el sentir, la razón, la voluntad y el amor provienen del profundo y sólido Espacio. La esencia de la vida se encuentra más allá de las células y mucho más allá del átomo. Alégrate porque todo lugar es "Aquí" y todo momento es ahora. (Gautama) Pensar libremente es pensar correctamente. “GLOBAL THEORY OF THE UNIVERSE”

La Teoría Global del Universo —spaXium— demuestra que el mundo que nos rodea y del cual nuestro cuerpo forma parte carece de sustancia real; es ilusorio. En consecuencia afirma categóricamente que la materia, la cual consideramos como real, no existe. El Universo que vemos tan real es una ilusión, una proyección, un reflejo del Universo verdadero o real que no podemos percibir con nuestros sentidos pero que se evidencia en los fenómenos que de él parten. Todo lo que es relativo carece de asiento real y precisa del apoyo de otro sistema para poder explicarse, medirse o compararse. De ahí que la teoría de la relatividad es necesaria y da resultados muy precisos cuando se trata de explicar el mundo de la ilusión. La relatividad y el mundo fenoménico empiezan del átomo hacia afuera; esto quiere decir que las reuniones de átomos forman el mundo de las formas ilusorias regido por el fantasma del tiempo. Del átomo hacia dentro —por así expresarlo— no tiene cabida la relatividad ni la dualidad ni mucho menos el tiempo. Allí comienza a reflejarse el verdadero Universo Absoluto que existe en un presente continuo. Nuestra teoría afirma que el interior de los átomos es prácticamente incomparable al mundo formado por ellos mismos, o sea todo lo que percibimos. Considera al átomo como la Unidad básica e “indivisible” de los elementos, y declara que en su interior no orbita partícula alguna de materia. El Átomo no se puede dividir porque deja de ser átomo. Los átomos son cúmulos o nubes de energía más bien que ámbitos circulares llenos de partículas. MUERE UN ARQUETIPO “SAGRADO” SpaXium afirma que la física de partículas, con sus impresionantes organizaciones de elementos subatómicos, y apoyada por onerosos y descomunales aceleradores de partículas, !se encuentra completamente errada!, porque mira el interior del átomo desde una dimensión relativa; por tanto ilusoria, que no corresponde a la realidad. Las supuestas partículas materiales son frecuencias de ondas que forman figuras. Las interacciones cerradas o abiertas dan la sensación de ser partículas y originan efectos. Dichas partículas son trenes de ondas que se pueden sumar y restar, en armónicas fijas, dando la posibilidad de aparentar toda clase de ilusorias partículas determinadas. Hasta ahora se han encontrado más de 200 partículas que mantienen a los físicos más que enredados tratando de dar explicaciones aparentemente lógicas. Si continúan buscando la realidad allí donde no se encuentra, pronto el zoológico de bichitos raros aumentará y el enredo va a ser aún mayor. ¿y de resultados qué? Cero resultados. La física de partículas ha muerto… la enterró spaXium. DEMÓCRITO No sabemos como logró Demócrito, 370 años antes de Cristo, describir el átomo de una forma más real que la manera como lo enseña la ciencia en el tercer milenio. Afirmó el sabio: “Todas las cosas están compuestas de partículas diminutas, invisibles e indestructibles. Aunque los átomos estén hechos de la misma materia, difieren en forma, medida, peso, secuencia y posición”. Nuestra teoría está de acuerdo con Demócrito en cuanto a que la unidad más pequeña de un elemento es el átomo. La ciencia nunca ha logrado dividir un átomo ni convertir la supuesta materia en energía. La energía siempre está presente sin nunca llegar a ser materia. Ocurre que se organiza en figuras uniendo sus tramos y dando la impresión de estar estática. Lejos de eso las ondas que constituyen la energía nunca pueden renunciar a la velocidad de la luz; continúan girando a esa velocidad utilizando el principio de Lissajous.

Nadie hasta ahora ha logrado convertir materia en energía porque la materia no existe; lo que han hecho es liberar los trenes de ondas. La luz no requiere aceleración porque se mantiene acelerada. La única forma de existencia de la energía es la velocidad de la luz. Nadie ha podido encontrar algo de que se pueda decir, “esto es materia”, algo distinto a la energía. Entonces, ¿por qué dicen que la materia se convierte en energía? La energía simplemente se desata sus figuras de ondas sin haber llegado a ser nunca alguna cosa diferente a energía En el Universo real no caben las dualidades. Energía-materia, partícula-onda son arquetipos. Sólo existe la energía y se puede demostrar. ¿Quién puede demostrar científicamente que existe la materia? Solamente los tontos darán un puntapié a una mesa y afirmarán orondos: ¡Hela aquí! Los átomos son luz doblada en numerosos trazos de armónicas de la frecuencia portadora. En consecuencia, el átomo es muchas veces más pequeño que una onda de luz que se desplaza en línea recta. Cuando se enrolla en una figura se fracciona en armónicas y adopta una posición relativamente estática. ÁTOMO DE SPAXIUM NADA QUE SEA REAL SE DESPLAZA EN EL UNIVERSO

Nuestro ilusorio y cotidiano mundo vive en función del desplazamiento, del transporte, de la velocidad, del cambio de sitio, viajes a uno y otro lugar. Los mundos se trasladan, las estrellas viajan y las galaxias se acercan y se alejan !TODO ES UNA ILUSIÓN! Nada en el Universo cambia verdaderamente de sitio: “Todo lo que vemos, incluyendo nuestro cuerpo, desaparece y se vuelve a construir cada vez que se ve cambiar de sitio” Parece increíble para el no adelantado; no lo es para las personas que en el desenvolvimiento de este libro han sabido diferenciar entre el mundo ilusorio y relativo de las formas y el de la realidad absoluta: el Inconmensurable Espacio y la energía de las ondas hertzianas. Ya sabemos que todo lo manifestado es energía, la cual se revela ante nuestros sentidos como materia cuando se encapsula en figuras de ondas. También sabemos que las ondas se componen de una mayor y una menor presión en un medio, en este caso el espacio sólido e inmóvil. Recordemos que cuando las ondas de un estanque aparentemente se desplazan, son las presiones las que se suceden; el agua permanece en el mismo sitio. Por la evidencia podemos asegurar que: Cada vez que una onda se desplaza utiliza un espacio diferente. De tal forma, para que una onda se desplace tiene que estar formando nuevas presiones y nuevas depresiones en espacios diferentes. Nuestros ojos no pueden ver la realidad y a veces nos engañan. Recordemos que mientras la energía recorre el interior de las esferas, éstas permanecen quietas. Si analizamos muy profundamente el caso, repetimos —si profundizamos con mucha lógica el asunto—, llegaremos a concluir que las presiones u ondas tampoco se desplazan: cada vez tienen que formarse de nuevo. El frente de una onda o presión fabrica de nuevo lo que será el siguiente. En los avisos luminosos hechos con base en gran cantidad de bombillas pequeñas, vemos desplazar letras y dibujos; bien sabemos que las bombillas —que en este caso son reales—, permanecen quietas, en tanto que las letras y figuras que vemos moverse son efímeras e inexistentes. Vemos mover lo ilusorio mientras lo real siempre permanece inmóvil.

No es fácil entender del todo lo anterior; cuando definamos plenamente un principio de SpaXium, en el que ya hemos avanzado un poco, no va a quedar la menor duda de que nada que sea real se desplaza. LA LEY DE LOS SALTOS “Sin excepción, todos los fenómenos en el Universo se producen por medio de saltos; y cada vez que se producen el efecto siguiente es un fenómeno nuevo de la misma naturaleza del anterior, en un espacio diferente”, y funciona a saltos: (Concéntrese y observe saltos naturales.) Recordemos que Max Planck al proponer la teoría cuántica dijo que la energía se propaga en cantidades discretas llamadas quantos. O sea que una cantidad discreta de ondas forma un paquete. Nuestra teoría llama a ese paquete tren de ondas. Planck no explicó porqué se formaba ese paquete y porqué contenía cantidades discretas; y nadie hasta ahora ha descubierto ninguna pista; simplemente ocurre de ese modo. SpaXium profundizó en el fenómeno y descubrió el porqué. Ni las ondas hertzianas se desplazan en forma continua como se creía, es más, las ondas hertzianas no son análogas en su formación íntima: Ocurre que “las ondas se crean fracción por fracción”. Cumpliéndose la “ley de los saltos” la cual afirma que, absolutamente todos los fenómenos, sin excepción, se propagan a saltos. Ningún fenómeno, que dé la impresión de “avance” es lineal, esto es, no se “desplaza” en forma homogénea o continua. Y ahora viene lo curioso y desconcertante: Ni siquiera una sola onda avanza realmente, simplemente logra que otra onda o presión nueva aparezca súbitamente en la siguiente región de espacio. Tenemos, pues, una nueva presión en un nuevo espacio… Nada se desplazó; repetimos: apareció una presión nueva en un espacio nuevo. El caso no es fácil de digerir mentalmente y lo relacionaremos con fenómenos conocidos. Asistimos a una sala de cine y disfrutamos viendo personas, automóviles que se desplazan perfectamente con movimientos continuos tal como son normalmente. Sabemos que esos movimientos, aparentemente uniformes, son producidos por un gran número de filminas que saltan rápidamente en el proyector, una por una. Tanto en el cine como en la televisión, o en las computadoras, las imágenes en movimiento se originan a saltos siendo cada una diferente en un momento diferente. En realidad en el cine las imágenes no se desplazan. Ocurre que continuamente aparece una totalmente nueva. Para que se dé la sensación de desplazamiento es necesario que se fabrique una imagen estática nueva cada vez. Tanto en el cine, televisión, o en la pantalla de la computadora, para que se dé la sensación de movimiento, es necesario que se fabriquen de 30 a 60 imágenes quietas y nuevas cada segundo y salte una después de la otra. Si pensamos profundamente, las anteriores imágenes no se desplazan. Cada una es una nueva, quieta, que aparece súbitamente con elementos diferentes. Se cumple el principio: “Nada que sea real se desplaza”. Para lograr la sensación de desplazamiento, todo, hasta las ondas una por una, tienen que fabricarse de nuevo de salto en salto y en otro espacio diferente. Alguien diría: las ondas sonoras o las presiones en los sólidos o una bola de billar se trasladan en forma completamente homogénea o lineal. Parece que tienen razón en cuanto a que, al nivel macroscópico comparado con los tamaños subatómicos, no se notan los diminutos saltos. Deben recordar que las ondas que componen los átomos se forman paso a paso y estos átomos forman el aire y la bola de billar. Los saltos son tan pequeños que su efecto se mide en la escala de Planck = h.

El valor actualmente aceptado es h = 6,626 × 10-34 julios·segundo medida demasiado pequeña para imaginarla y mucho menos para notar sus efectos en el mundo de gigantes donde nos desenvolvemos. El hecho de que no notemos un efecto no quiere decir que no ocurra: Tanto las ondas sonoras, como la bola de billar y nuestro cuerpo, tienen que estar desapareciendo en una porción de espacio y volviéndose a formar en otra, trillones de veces en un segundo, no solo para poderse desplazar sino para poder existir en el mundo de los fenómenos. ¡Increíble pero cierto! "Quienes posean luz en el cerebro mediten en estos temas y encontrarán una razón". Capítulo 30 LA RADIOGRAFÍA DEL ESPACIO Capítulo final El "Uno" es uno y múltiple (Heráclito) Dios es simple... lo demás es complejo (Albert Einstein) Comprendiendo el Universo se comprende que todos los seres, sin excepción, somos hermanos. Llegará el día en que el hombre conozca el alma de las bestias y entonces matar a un animal será considerado como matar a un hombre; ese día la civilización habrá avanzado verdaderamente. Leonardo Da Vinci. COMPROBANDO LA EXISTENCIA DEL ESPACIO Comprobar que el espacio existe y es un sólido es experimentos lo han comprobado: un procedimiento fácil; varios

Los científicos necesitaron concentrar varios rayos láser de alta potencia para obtener temperaturas iguales a las del Sol. Obviamente no existe material para fabricar el crisol que resista tan inusual temperatura. Decidieron concentrar potentes imanes y formaron en medio de ellos un crisol que llamaron “inmaterial”. Allí lograron almacenar un caldo de plasma a la temperatura del Sol. Los científicos sienten temor a definir el espacio porque quedan mal ante otros científicos, mas no les incomoda decir que hicieron un crisol de "sustancia inmaterial", tan fuerte y poderoso, que resiste las temperaturas del Sol. ¿De qué lo hicieron?, obviamente de corrugaciones de espacio altamente sólido. Los ingenieros cuando van a construir un largo puente, para calcular la resistencia o debilidad de una pesada viga la simulan con un fragmento de acrílico a escala, lo someten a varias presiones en diferentes puntos y hacen pasar la luz a través del acrílico. De esta forma las presiones se revelan como franjas o corrugaciones luminosas informando a los ingenieros cuáles son los puntos fuertes o débiles de la estructura. De forma similar, cuando queremos visualizar el espacio, limaduras metálicas encima y colocarla sobre un imán. basta tomar una hoja de papel con

Ya sabemos que el imán forma tensiones espaciales (similares a las del acrílico) que se revelan en líneas de limaduras sobre la hoja de papel. ¡Qué mejor prueba de que el espacio está ahí presente y es un sólido! LAS PROPIEDADES DEL ESPACIO Es fácil conocer algunas de las propiedades del espacio; sus efectos forman nuestro mundo y, de hecho, nos podemos basar en la Naturaleza para identificar sus propiedades espaciales más relevantes: La dureza suprema del espacio presenta elasticidad perfecta, propiedad de todos los metales y materiales duros; evidentemente el espacio presenta tensiones y distensiones que forman las ondas que se suceden unas después de las otras dando la idea de un desplazamiento.

El espacio presenta corrugaciones fijas de presiones. Es el caso de los imanes que forman franjas o líneas de presión en el espacio circundante, exactamente como ocurre en un metal templado o en un acrílico endurecido cuando son sometidos a fuerte presión. También hemos evidenciado que el espacio presenta otro tipo de distensiones fijas que se extienden por franjas sin regreso a un polo opuesto, como es el caso de la fuerza de la gravedad. Reuniendo todas estas experiencias podemos observar claramente que el espacio no produce sus efectos en forma lineal u homogénea: hasta que una determinada fracción de espacio no se satura de una baja presión, no comunica su efecto a la fracción de espacio siguiente. “Ningún fenómeno en el Universo actúa en forma continua-homogénea y menos de alcance infinito”. Si colocamos varios recipientes iguales formando una fila; luego los unimos con el siguiente logrando un pequeño camino en el punto de contacto y a continuación comenzamos a llenar el primer recipiente con agua; notaremos que, hasta tanto no se haya llenado el primer recipiente no comienza a verter agua al segundo; si el segundo no se ha llenado en su totalidad, en el tercero no habrá agua. De agotarse la presión del agua el proceso de llenado llegará a su fin. De igual forma la fuerza de gravedad finaliza la acción súbitamente cuando se ha debilitado su poder al punto de no lograr crear una franja más de baja presión. Exactamente ocurre en todos los procesos naturales a nivel subatómico. Cada fracción de espacio, determinada por la “ley de la armonía geométrica”, ha de saturarse primero con el fenómeno de alta o baja presión, antes de que se propague a la siguiente fracción. De esta forma vamos entendiendo mejor "La ley de los saltos". LA LEY DE LA ARMONÍA GEOMÉTRICA El Espacio está fraccionado en fronteras de tensión que forman organizaciones determinadas por números armónicos de lados. El número de lados se sucede en cantidades discontinuas formando figuras rigurosamente armónicas. Aquí es donde se originan las cantidades discretas que operan en el mundo atómico. Más adelante comprenderemos a cabalidad esta ley maravillosa y fascinante, expresada y explicada por vez primera. ¿QUÉ ES EL ESPACIO? Podemos tomar la radiografía del espacio, conocer sus cualidades, sus efectos y comparar su dureza con elementos conocidos en nuestro mundo. Más nunca podremos saber qué es el espacio, ni conocer ni imaginar su extensión. Sin embargo, no es malo pensar sobre cuáles pueden ser algunos de sus atributos más íntimos. El espacio es una sola cosa, no sabemos qué es pero podemos estar seguros de que no está compuesto por otras cosas... no son ondas no es un fluido, no son átomos ni partículas y no es nada comparable a los materiales compuestos de este mundo. El espacio es "UNO", sin división, inmóvil y no falta ni sobra en ninguna parte; el hecho de que presenta tensiones, en ningún momento quiere decir que falte o sobre en ninguna parte. No obstante el hecho indudable de poder presentar tensiones, y de que estas tensiones ocurran en secuencias o tramos determinados, el espacio, siendo UNO e indivisible, ha de presentar zonas íntimamente unidas pero diferenciadas en tensión, en formas geométricas donde intervienen las tres únicas dimensiones espaciales que hay. Si no existieran en el espacio recipientes de tensión determinados y fijos, no podrían formarse efectos localizados y escalafonados; en caso tal los fenómenos se darían en forma lineal y homogénea interviniendo todo el espacio a la vez, y esto no ocurre en la realidad. En el espacio es donde se origina y se hace presente la “ley de los topes”.

Tenemos que el espacio presenta fronteras o marcaciones de tensión que han de tener alguna forma tridimensional. Recordemos que nuestra Teoría admite únicamente tres dimensiones, ni menos ni más. Más dimensiones significan errores crasos enredados en una ciencia inútil. ¿QUÉ FORMA TRIDIMENSIONAL PUEDEN TENER LOS RECIPIENTES DE TENSIÓN ESPACIAL? No hay la menor duda de que la Naturaleza siempre escoge la manera más corta, práctica, económica y efectiva para realizar sus manifestaciones fenoménicas. Tampoco hay duda de que la figura geométrica tridimensional más sencilla es el tetraedro regular, del cual parten la mayoría de poliedros. Partiendo de dicha figura comienzan a formarse organizaciones cada vez más complejas. Es el punto de partida donde se originan los fenómenos más comunes e intrigantes de la Naturaleza aquellos que hasta el presente no tenían explicación. Sabemos que el Universo se forma mediante organizaciones de organizaciones: Las ondas se agrupan para formar átomos, éstos se reúnen para formar moléculas, éstas forman todos los materiales conocidos, estos forman mundos, los mundos se reúnen para formar sistemas solares y muchos sistemas solares forman galaxias. En nuestra teoría llamamos a ese principio: “EL PRINCIPIO DE ORGANIZACIÓN ESPACIAL” ¿Donde se originó este principio?, R/. En La Naturaleza íntima y cristalina del Espacio. El hecho de organizarse en grupos tiene la ventaja de poder producir efectos diferentes, los cuales no hubiesen sido posibles en una composición absolutamente homogénea. Notemos que la Naturaleza, aún procediendo de una sola causa, por donde quiera que se mire puede observarse la diversidad. El tetraedro se organiza en octaedro, de otra forma en dodecaedro, o bien en icosaedro. (Ni el cuadrado ni el círculo entran en estas organizaciones.) Ahora veamos la causa por la cual se originan los saltos llamados discontinuos, origen también de las armónicas que aparecen en medidas no lineales. Notemos que al organizarse la figura básica en grupos armónicos aparecen un número de lados que varía en cantidades necesariamente discontinuas: Tetraedro 4, octaedro 8, dodecaedro12, icosaedro 20

El hecho de agruparse en figuras completamente armónicas proporciona estabilidad en los efectos y cualidades que se derivarán de esas figuras. Con razón dijo Newton: "La variedad en la Unidad es la suprema ley del Universo". Cuando se reunen las anteriores figuras básicas en otros grupos dan como resultado números de lados que saltan en cantidades discontinuas, no permitiendo otros números de lados entre ellas. Nunca se agrupan agregando lados de uno en uno; no es posible la lineabilidad. Por ejemplo, si le agregamos al dodecaedro una sola cara o un lado más (13), no se formaría otra figura; más bien se destruiría la armonía de la organización geométrica.

Recordemos instrumento dice que la explicado el

que un clarín no puede producir todas las notas musicales, ni tampoco ningún de viento podrá lograrlo mientras no se alteren sus medidas internas. La física resonancia se da únicamente a saltos de armónicas discontinuas pero no ha porqué.

¿Hará falta explicar la causa habiendo conocido, de antemano, “El Principio de organización Espacial”, basado en la “ley de la armonía geométrica”? No existe la más mínima duda de que el espacio es Uno y está compuesto de una misma sustancia; debido a la cualidad de poder ser presionado, forma lo que podría llamarse cristales “etéricos”.* (*En honor a la teoría del éter que propusieron los grandes de los siglos 18-19: Huygens, Fresnel, Faraday, Maxwell, Lorentz…, quienes, en el sentido de un espacio lleno de éter, tuvieron más razón que los gigantes del siglo 20 con su espacio vacío.) Las muy posibles porciones o cristalizaciones de espacio, únicamente diferenciados por sus fronteras de tensión, serían las responsables de que los efectos físicos siempre ocurrieran a saltos; ya que, al comenzar a ocurrir un evento en uno de ellos, no transmitiría su fuerza al siguiente hasta no haber completado el grado de tensión, tirantez o presión requerida. Lo anterior explica por qué el fenómeno de la gravedad no puede ser de alcance infinito, ya que ha de debilitar su fuerza hasta el punto de no lograr llenar, por así decirlo, con su fuerza los últimos cristales que se circunscriben a su foco de inicio. El fenómeno de los recipientes de tensión en forma de cristalizaciones le comunica al Espacio, único e indiferenciado, la propiedad de presentar individualidades dentro de la UNIDAD. CIENCIA Y FILOSOFIA La ciencia y la religión pueden ser amigas inseparables o enemigas hostiles. La filosofía y la ciencia se han mantenido alejadas con el agravante de hacerse mutuamente recriminaciones sin sentido; pretenden ser dos verdades separadas por un abismo. ¡SE ACABÓ! Si ambas corrientes buscan una verdad deben saber que no puede haber sino una sola. Con spaXium se acabó el debilitante juego donde ambas pierden… y se unirán las fuerzas donde todos ganamos. SpaXium es una teoría científica y filosófica a la vez: La ciencia que imagina un universo hecho de materia muerta salpicada de vida, comete el error de los errores; decir que todo estaba muerto y de repente se originó la vida es considerar la vida poca cosa… ¡TODO EL UNIVERSO ES VIDA! aunque lo esencial es invisible a los ojos. La vida en el mineral duerme, en el vegetal despierta, en el animal evoluciona y en el hombre adquiere conciencia. El presente libro es el puente de unión entre la Filosofía elevada y la ciencia con conciencia. Si el Espacio fuese un ser inanimado o inorgánico tendría la tendencia a quedarse tranquilo y esa tranquilidad no permitiría que hubiese vibraciones. El Espacio es un Ser consciente que tiene la facultad de tomar decisiones pudiéndose diferenciar en recipientes de tensiones para producir ondas. Una vez creadas las ondas pueden formarse figuras de ellas que apreciamos como partículas. El cerebro físico no crea la conciencia; es la conciencia proveniente del Espacio la que crea el cerebro. El espacio se comprime y auto descomprime a voluntad creando ondas hertzianas. La vida viene de la vida no de la materia muerta. Siendo así el Espacio es un Ser Vivo, no una sustancia inerte.

El Espacio siente; si no fuese así no encontraríamos nunca la razón al hecho de por qué nosotros sentimos. El Espacio tiene voluntad y de ahí proviene nuestra voluntad. El Espacio tiene deseos (Únicamente en los cristales) no siendo así nada se habría formado. El Espacio no tiene forma y por tal motivo tiene que recurrir a la ilusión de la materia para crear formas que le den ilusión al mismo Ser Espacial que la crea. El cuerpo que tenemos y muchas veces creemos ser, en su totalidad está compuesto por ondas, carece de sustancia, no tiene la posibilidad de sentir y carece de voluntad; Únicamente transmite impulsos al cerebro que, aunque realiza cómputos, también carece de dichas cualidades… todo el cuerpo es una ilusión y vive en un mundo ilusorio que desaparece. El espacio es la Mente, todo es Mente. Por tal motivo nuestras mentes están íntimamente interconectadas. Todo lo que ocurre en el tetraedro (alma) se manifiesta en el cuerpo que éste comanda; por tal razón la conciencia puede producir cambios drásticos en nuestra estructura física realizando curaciones que se tildan de milagrosas por no saber la medicina de dónde provienen. Mas, en una interacción de onda ubicada en el cerebro existe verdaderamente un tetraedro hecho de sustancia espacial que nunca muere, es real, es el que tiene el poder de sentir y participa de una voluntad limitada por su confinamiento espacial, fruto de su deseo. ! Eso es lo que en verdad somos Tú y Yo! ¿CUÁNDO Y PORQUÉ SE PRODUJO LA PRIMERA ONDA? El Majestuoso Espacio vibró por vez primera, por su propia voluntad, para originar la forma y poder conocerse a Sí Mismo (Nadie podrá encontrar otra explicación que no sea esa…la verdadera.) Nuestra teoría encaja con la elevada filosofía y, aunque parezca difícil, va con cualquier religión que intente encontrar la verdad ya que no existe sino una sola verdad y todas las corrientes de pensamiento, científicas, filosóficas o religiosas, tendrán que llegar al mismo sitio. Ya se encontró punto de reunión: spaXium. El Espacio es infinitamente inteligente porque está infinitamente interconectado en todas sus áreas, de ahí se origina nuestra inteligencia limitada porque somos una ínfima parte de la inconmensurable inteligencia y voluntad Espacial… estamos confinados en un recipiente espacial que nos individualiza y nos hace sentir separados del Todo. Nuestra alma no es más ni menos que un Tetraedro espacial, o sea la mínima región de espacio posible; a la vez constituye el ladrillo primario de espacio que puede generar una onda. Pero algún día, cuando el último de nuestros deseos se aquiete dejaremos de vibrar y desaparecerá el recipiente de tensión que nos mantiene encerrados formando una individualidad dentro de la Unidad. Es ahí cuando nos uniremos definitivamente con el Todo… ya no generaremos más ondas, ni volveremos hacer parte de la ilusión de la materia, ni tendremos que esforzarnos para entender La Naturaleza: Al unirnos con el TODO poseeremos la infinita la sabiduría del UNIVERSO; y será la única forma en que, definitivamente, podremos entender a cabalidad, qué es SpaXium. “Esta Sabiduría no es mía… pertenece a la Humanidad. Magnum Astron Intermedio Capítulo extra (No esencial) RECUENTO MUY HUMANO DE LA COSMOLOGÍA No hay espíritu bien conformado que le falte el sentido del humor

Día perdido es aquel en que no hemos reído. La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz. La risa es la distancia más corta entre dos personas y abre las puertas que la seriedad cierra. La sonrisa es el idioma universal de las personas inteligentes. La alegría entre más se gasta más queda. CIENCIA SERIA CON BURBUJITAS DE SANO HUMOR A los grandes de la física con cariño El humor sano revela la parte seria el las cosas importantes, resuelve situaciones difíciles y prolonga la vida. Sin ánimo de ofender a nadie y mucho menos a los grandes del pasado, presentamos un recuento que consideramos útil. Lo haremos de una manera jocosa para calentar un poco el carácter frío del estudio científico y para resaltar a la vez la parte humana, cotidiana, que también tenían los gigantes de la física. El que crea que estamos ofendiendo a alguien o vulgarizando la ciencia es porque no entiende y puede tener síntomas de ser un aburrido. Afortunadamente Tú no eres así como el tío de la foto. Uno no debe tomar la vida muy en serio porque al fin el cabo no se saldrá vivo de ella, y lo triste no es ir al cementerio sino quedarse. Allí los aburridos tendrán tiempo suficiente para hacer mala cara. Comenzamos… a la una, a las dos y a las 3: Antiguamente se llegó a decir que la luz emanaba de los ojos cuando estos se habrían, y cuando se cerraban la luz se iba, todo sin pilas… ¡Buen comienzo! Por lo menos hicieron más que aquellos que nunca proponen nada. Young, quien estudió el fenómeno científicamente y a profundidad descubrió, sin lugar a dudas, que se trataba de ondas. Newton, quien había merecido una reputación tan grande que nadie se atrevía a alegarle ni un poquito, se le atravesó a Young y le dijo que la luz se componía de corpúsculos; Young se quedó más aburrido que un pescado en un biberón y perdió el apetito. Realmente Newton fue como un dios de la ciencia y durante su vida lo que decía era ley; mientras vivió ninguno se atrevió a sobresalir porque todos no le hacían caso sino a Don Isaac. Newton era imponente como el eco que siempre dice la última palabra, y cuentan que tenía una mirada tan penetrante que donde la clavaba dejaba el roto. ¡Que susto! Dijo que el Universo era infinito porque no conocía los trancones de tránsito ni la dificultad que tenemos para aparcar. No obstante acertó cuando demostró que si un galán, joven y apuesto, como el chico de la foto, lanzaba una bola lo suficientemente fuerte, ésta orbitaría la Tierra: Así de fácil descubrió nada menos que “Las Leyes de la Gravitación Universal, las mismas que hoy utilizamos para enviar satélites al espacio… (A dónde más los vamos a mandar). Con este cuentecito Newton se inmortalizó para toda la eternidad y después se murió. Para cerciorarse algunos genios fueron a la casa de don Isaac y preguntaron: ¿Aquí es donde vive el señor que murió ayer? Sus familiares contestaron: ¡Sí!, pero afortunadamente su deceso no se debió a nada grave. La criada dijo que se había muerto de lo puro enfermito que estaba, y los médicos, con razones muy científicas, dijeron que él estaba muerto porque había dejado de existir. Entonces los genios que se estaban reventando de ganas de contradecir las ideas de don Isaac, dijeron “valientemente” que Newton se había equivocado… ¡y qué! Uno de ellos, Hertz, quien fue nada menos el que descubrió las ondas de radio, sin saber que más tarde nos iban a explotar tanto con los teléfonos celulares sin pagarle regalías a él, dijo que la luz era de la misma naturaleza que esas ondas que había descubierto; con esto echó al diablo los corpusculitos de Newton, y este último no pudo defenderse porque ya estaba orbitando en los planetas celestiales... Muy merecido por cierto.

Otro aprovechado fue Maxwell a quien debemos nada menos que las bases de la electrónica moderna, quien además descubrió que la luz se componía de ondas electromagnéticas; a él tampoco le gustaron los tales corpusculitos Newtonianos para explicar el principio de la luz. El gran problema de las ondas era que, como todas, requerían un medio para transportarse y parecía que el espacio era vacío. Desde tiempo atrás habían propuesto la idea de un éter. Decían que era un fluido sutil, algo así como un mal aliento de bebé espacial, por el cual las ondas debían viajar. Todo parecía arreglado y nadie dudaba que la luz se compusiera de ondas que se desplazaban por el tufo de bebe… (perdón, prometo solemnemente no volver a decir tufo porque es como decir que eructo es una comida en aerosol). Como todos insistían en lo del éter, hay que hacer caso a la antigua y sabia enseñanza: “cuando el río suena… fue por que se ahogó una orquesta”. NO FALTAN LOS ATRAVESADOS Llegando 1900 aparecieron los metidos de Michelson y Morley quienes se tiraron en el asunto: como el tufo del éter había sido tan mal propuesto y, queriendo encontrarlo, se dieron cuenta de que no existía; lo que hicieron fue algo así como demostrar que el mar no se seca porque no tiene toalla. Como nadie fue capaz de solucionar el problema de otra manera, dejaron al espacio en bancarrota igual que una salchicha vacía por dentro y sin forro por fuera. El Sol y las estrellas quedaron flotando en la nada, las ondas caminando por ninguna parte, y de aquí a la Luna no había nada; entonces la Luna debía estar aquí. Así de desvalido dejaron al espacio… siendo nada. Que despiadados, ¿no cierto? No saben que el Espacio es lo más grande que existe porque puede contenerlo todo… y le sobra espacio. El mayor problema fue que dejaron las ondas sin por donde caminar. Desde entonces nadie se atrevió a arreglar el problema. Es curioso que en el año 2004 las ondas de radio continúan caminando por todas partes y, sin embargo, la ciencia no ha podido encontrar por donde es que caminan. Confundieron el famoso principio del sabio Arquímedes: “Dame un punto de apoyo… y me podré beber el último”. EL FRUCTÍFERO SIGLO 20 Para inaugurar el nuevo siglo 20, alguien tendría que proponer alguna cosa rara, espectacular y periodística que calentara de nuevo el ambiente para dar solución a estos si-sies y no-noes. Y, preciso: apareció Papá Einstein quien debió haber pensado: “como ya no esta el fantasma del éter rellenemos el espacio vacío con el tufo del tiempo”, y lo llamó cuarta dimensión la cual nadie entendió, ni siquiera el mismo Albert. —se sabe que en ocasiones el Genio pensó que el tiempo no existía, pero que corría mucho. De todas maneras al final de su vida se quejó del mal manejo que en varios aspectos le dieron a su teoría—. De todas formas la cuadrilática dimensión a la fuerza sonó muy sabroso y afortunadamente sirvió para descubrir que todo tiempo pasado fue anterior. Desde entonces se hizo evidente que tenemos que aprovechar el tiempo y de ahí el sabio consejo: “El que madruga… todo lo encuentra cerrado. La cuarta dimensión, o sea el tiempo con el espacio metido adentro… !qué perfección! La cuadrapléjica palabra sonó como de película y los escritores de ciencia ficción vieron la manera de conseguir billete apoyados por la ciencia: Los libros se convirtieron en tiquetes para realizar viajes al pasado y al futuro y, aunque nadie pudo viajar, los libreros aprovechando el cuento de Einstein se llenaron de plata; imitaron a los dentistas que comen gracias a los dientes de los demás. Einstein saltó más alto que una pulga con hipo: de un revisor de patentes al científico más grandioso de todos los tiempos… viajes, conferencias, secciones largas de fotografías, unas sacando la lengua y otras veces también.

Los títulos, menciones y aplausos le rumbaron tanto que casi lo dejan sordo. Lo más grave del caso era que no le quedaba tiempo ni para peinarse; tampoco explicó el fenómeno del tiempo porque no le quedaba “tiempo”. En esa época apareció un libro que gustó mucho entre los caníbales: "100 formas de servir a tu prójimo". EL SALTO DE ALBERT Los del Premio Nobel sabían que más se honraban ellos con darle el premio a Einstein que éste al recibir el premio, ya que el mundo lo había señalado como el número Uno… (y continúa siéndolo). A los del Nobel no les gustaba mucho la idea de la relatividad ni de la cuarta dimensión cómo ciencia confiable y decidieron esperar un poquito. En ese entonces andaba por ahí muy campante nada menos que la bella e inteligente Marie Curie quien, con dos premios Nobel encima no se la aguantaba nadie porque taconeaba muy duro y sonaba más que una orquesta de rock pesado. En el momento no recuerdo bien si la excelente dama ya había recibido sus dos premios, pero no faltará el metido que me corrija. Lo que se sabe es que Curie metió las patas cuando dijo que la quántica duraría poco; errar es humano y echarle la culpa a los demás es más humano todavía; he ahí que la falla está en el error. La lengua pesa muy poco pero nadie logra sostenerla. De todas formas esto sirvió para determinar físicamente que “fenómeno” es una suegra que se quede callada… (Cariñosamente aquí las tenemos muy en cuenta). Marie Curie no se dió tampoco cuenta de que las radiaciones que manejaba eran más peligrosas que un tiroteo en un ascensor, o que un estornudo dentro de un closet, y se convirtió en una víctima en pro de la ciencia. EL DINOSAURIO DE LA FÍSICA, DON MAX PLANCK Ocurrió que otro genio, Planck, resultó con el cuentecito de que la luz venía en unos cuantos paqueticos y los llamó quántos, pero no dijo cuántos. Sin embargo esto resolvía el problema de que las partículas podrían viajar por el espacio vacío o sea por la nada. Aunque si uno viaja por la nada no viaja nada. De todas formas los “quanta” solucionaban unos cuantos enredos que había. La verdad es que el mismo Planck fue muy humilde al principio al considerar su descubrimiento como un ejercicio matemático muy útil para aumentar musculatura, mas pronto su teoría comenzó a hacer tilín tilán y se regó como un vaso de leche en polvo. El chisme de los paquetes de energía, algo así como paqueticos de papas fritas que vienen desde el Astro Rey, o también desde una desvalorizada vela de cebo, llegó a oídos de Einstein quien en ese tiempo estaba regado descubriendo cosas por todas partes. Al principio no le gustó la idea de los paquetes pero se puso a jugar con ellos, y fue tan de malas que descubrió los problemas del efecto fotoeléctrico. Gracias al efecto fotoeléctrico funciona el control remoto para cambiar los canales del TV., y, si no… ¡qué pereza! Por tanto los del Nobel que ya le tenían sentenciado el premio a Einstein por cualquier bobada que hiciera, así fuera explicar por qué subía y bajaba un yoyo, y como todas las bobadas de Einstein daban en el blanco porque era un genio, dijeron aterrados: "Démosle el Nobel de física; gracias a Él ya no tenemos que levantarnos de la cama para cambiar los 200 canales de la TV”. Claro que en ese tiempo no había televisión sino cine mudo y los semáforos todavía eran a blanco y negro. La popularidad de Einstein no tocó límites y comenzaron los chismes: Cuentan las malas lenguas que una vez Marilyn Monroe, quien descubrió el “fenómeno de acción a distancia” que opera de la siguiente manera: Ella se apretaba el traje y eran los hombres los que se asfixiaban. Como a la Monroe le gustaba la fama y todo lo demás, le dijo cierta vez a Einstein: “Albertico sería sabroso para usted tener una niña conmigo ya que poseería su inteligencia y mi belleza". Él sabio le contestó: "puede salirnos al contrario: con la cara mía y la inteligencia suya. Mm, se hubieran podido tomar medidas. (Advierto que el chisme no es mío.) Algunos opinan que hizo mal

porque uno debe huir de las tentaciones pero despacio para que lo alcancen; y según la teoría de la relatividad relativa la mejor manera de librarse de una tentación es caer en ella para aplastarla. Finalmente cuentan que la Monroe, la octava de las siete plagas de Egipto, desengañada, se metió de azafata y sedujo a un inocente piloto automático. No sabía el cara de tonto que el amor libre es el que más esclaviza. Francamente hoy los valores morales se han rebajado tanto que la fidelidad sólo se equipos de sonido. Perfectamente fieles son los calvos por que nunca pueden echar al aire; también fue fiel Adán porque no tuvo otra alternativa. De todo lo anterior sacar la conclusión electroquímica de que un novio es una persona feliz que está a dejar de serlo, y un marido es el residuo que queda del galán después de la boda. LA TEORIA CUÁNTICA Sin hacer caso a chismes, Planck continuaba quebrándose la cabeza con las bolsitas o quántos de energía sin saber cuántos quántos había descubierto. Por su parte Einstein estaba fascinado haciendo doblar el tiempo para todos los lados a ver si descubría la fuerza de la gravedad, y al final logró el descubrimiento más asombroso de la historia sobre esa fuerza que nos hace encorvar: descubrió que la gravedad no se podía descubrir. En cambio los médicos sí la descubrieron y le explicaron a Einstein la “gravedad” era una fiesta de bacterias y de eso vivían ellos. Cuando Einstein quiso observar el fenómeno en el microscopio no pudo porque las bacterias le sacaron la lengua. La medicina moderna también descubrió que lo mejor para la gripa era un pañuelo y una nariz bien grande… excelente aporte para toda la humanidad. Lástima que no hayan podido descubrir un buen remedio para las cucarachas… afortunadamente no se me ha enfermado ninguna. Volviendo al cuento de los corpusculitos de Newton y las bolitas de Planck no les duró la dicha porque se metieron otros físicos sesudos y les dijeron que las partículas se comportaban definitivamente otra vez como ondas y aquí estalló el gran lío. Papá Einstein mostró nuevamente su genialidad y les dijo: "Bueno niños, para que no se jalen de las mechas, el problema de la luz se seguirá llamando partícula-onda... y cállese todo el mundo o pierden el año”. Así ocurrió y la confusión quedó clarísima. Mas no faltaron niños desobedientes como Broglie, Thomson y Eschrödinger quienes siguieron fregando con aquello de que las partículas tenían naturaleza ondulatoria, y si no se ponían a llorar; además esto de la partícula-onda sonaba como un matrimonio a la fuerza. Como se sabe que el matrimonio es la principal causa de divorcio, afortunadamente ese matrimonio terminó mal… no como otros que duran toda la vida, lo cual es peor. Con razón dicen que el matrimonio es santo porque cuenta con muchos mártires y el amor es eterno mientras dura la luna de miel. Alguien tuvo la brillante idea de que la solución era llamar ese problemita: "complementariedad", de esa forma ya no eran dos sino un solo fenómeno, y los boxeadores partícula-onda no estarían reventándose las ñatas. ¡Magia! Aquí la Real Academia de la lengua solucionó con una palabrota la encascarada fenomenal de los científicos. Ahora se metió el loco de este irreverente libro con lupa en mano para investigarlos a todos y les advirtió que a palabras embarazosas oídos anticonceptivos. Aparte eso les dice a los que admitieron y enseñaron deportivamente la tal partícula-onda, el espaciotiempo, el big bang, la propagación de las ondas en el vacío, las partículas subatómicas, gravitónes, teorías de las cuerdas, la teoría M, extradimensiones, viajes en el tiempo, agujeros negros, hoyos de gusano, la cosmología inflacionaria, la constante cosmológica, la gravedad quántica, la multiplicidad de universos y el principio antrópico, donde las matemáticas exotéricas con números infinitos y las anomalías son las constantes.... todos hicieron el oso ante los siglos. De esta manera muchos se mataron estudiando para llegar a ser cadáveres cultos. De todas formas entre todos demostraron que el trabajo en equipo es importante porque cada uno puede echarle la culpa al otro. Por otra parte los tecnólogos modernos merecen el aplauso por las grandes comodidades que nos brindaron para hacernos gastar la platica en cosas innecesarias. Antiguamente, de las ve en los una cana se puede punto de

personas que ahorraban decían: “es un avaro”; hoy el que logra ahorrar es un mago. Pronto inventarán papel higiénico en aerosol… mas suave pero más caro. Pero sin duda alguna el legado más grande que entre todos le dejamos a nuestras muy amadas generaciones venideras, y el invento más majestuoso de todos los siglos, lo aportamos quienes vivimos en el moderno siglo 20: Nos inventamos la mundial, perfumada e inmaculada contaminación, orgullo de la técnica moderna. El nuevo y aromático ambiente trajo como ventajas el estrés, los infartos y las enfermedades pulmonares. Un médico amigo mío da gracias a la tecnología porque le ha ido muy bien con tanto cliente. Otro tío, dueño de una funeraria, le pide a Dios que no quiere la muerte de nadie pero que haga que su negocio prospere. EL MAYOR DEPREDADOR El hombre es el único animal que tiene la sublime, valiosa y soberana cualidad de meterse en lo que no le importa; utilizando este excelente don natural se metió spaXium y, sin que nadie lo llamara, sin ninguna autoridad e inclusive gratis, dijo: “dejen de estar solucionando los problemas de la ciencia recurriendo a la Real Academia de la Lengua; ellos allá con sus reglas arbitrarias impuestas a la real fuerza, pero nos encontramos aquí en el terreno de la ciencia donde no existen imposiciones sino demostraciones. Además, la “Real” me cae regorda; por su culpa muchos ganamos ceros en el colegio por no saber escribir con “vuena hortográfia”. Todavía no entiendo por qué "todo junto" se escribe separado y "separado" se escribe todo junto; y no me explico por que hoy se escribe con H y mañana no. Lo único que aprendí es que el futuro del verbo amar es un niño. ¡Les va a dar un infarto en el miocardio del corazón a los de la Real! Y que me cuelguen si este libro no tiene más de 100 horrores de hórtografia. Ahí se los dejo a los que descuidan las ideas por fijarse en meras letras: cuando el astrónomo señala una estrella el tonto mira el dedo… así son los críticos. Más bien debieran saber que existen dos palabras mágicas que les abrirían muchas puertas: “jale y empuje”. SpaXium, como todo niño malo tirándoselas de que se las sabe todas, entró regañando y derrumbando todo lo que encontraba: le sacó la lengua y no les respetó las canas a los de la Real Academia porque hoy día se las tiñen. Se tiró en el big bang del cura LeMetre sin importarle que el Vaticano haya aprobado tamaña explosión tan peligrosa sin avisar a los bomberos. De todas formas el loco que escribió este libro no es un del todo inútil... por lo menos sirve para dar mal ejemplo. Por tal motivo va a terminar en el infierno con excomunión etiquetada en códigos de barra. Así no se podrá zafar de don Sata quien tiene abundante clientela de físicos “puros” que no salieron con nada. Antes de caer en la paila mocha, Magnum se vengó del ilustre Stephen Hawking echándole tierra a sus agujeros negros, y también lo felicitó por haber sido capaz de desorientar a todo el mundo, aprovechándose de la gente que es capaz de comerse una puerta con tal de que le echen bastante mostaza y salsa de tomate, o quienes se comen un cadáver con tal de que venga de parte aseada. Magnum nos envió su caricatura por que era la única foto en la que quedó serio. Las fotos reales las tiene alquiladas para asustar niños en Halloween. Spaxium no tuvo compasión con Hawkin así como él no tuvo compasión por los nobles animales, ya que Hawking estuvo de acuerdo en que los rajaran vivos para experimentos. Así para qué ciencia. Cuando el torero mata a un toro es un “hombre diestro”, en cambio, cuando un toro mata a un hombre es un “animal feroz”… no hay derecho; y hoy día matan focas para vestir “zorras” ¡ Qué pecado! Contrario a lo anterior, Papá Einstein se opuso enérgicamente a que realizaran experimentos crueles con animales en pro de la ciencia… para que

vayan viendo la calidad de Albertico quien también defendía el medio ambiente… medio porque ya acabamos con el otro medio. El autor pide disculpas por el lenguaje utilizado; él siempre fue de palabras refinadas hasta que le pisaron un callo; en ese momento dijo que lo único malo de la humanidad eran los hombres y las mujeres. Después se arrepintió porque ahí caía él y no puede ser malo porque dice tener algo de santo… en el hueso “sacro”, y explicó entonces que los hombres eran buenos pero las mujeres mejores; porque el 80% de los ejecutivos engaña a las mujeres en los Estados Unidos …el resto lo hace en Europa. SpaXium le echó insecticida a los agujeros de gusano no dejándoles ni el capullo. Reventó algunas cuerdas de la teoría las cuerdas. No colaboró para la leche de los universos bebés, y dudó de la reputación de la teoría M por ser la madre de todas teorías de dudosa inteligencia. En realidad estas teorías demostraron que el azúcar no engorda sino el que se la come; pero no fueron capaces de demostrar porqué le pica la nariz a uno siempre que tiene los dedos untados de grasa. Francamente existe gente que cuando se sienta a pensar lo único que consigue es sentarse. Fuera de eso dice el autor que si los físicos no están de acuerdo con su teoría, lo peor es para ellos que se quedan inocentes. Sin embargo se compadeció de los químicos porque estando rodeados todo el día de botellas no se pueden beber ninguna; viéndolo bien no es malo dejar el trago… lo malo es no acordarse dónde. Además no deben tomar cuando manejen porque se les derrama el trago. Pero es fácil dejar el vicio del cigarrillo… yo lo he dejado más de 100 veces. SpaXium fue irreverente con las sagradas matemáticas humanas; y molestó a los insignes para ver si algún día dejan de enseñar números irracionales, decimales infinitos, y todas esas alimañas inexistentes en la Naturaleza. Concluyó que las medidas de peso, longitud y otras había que revisarlas porque estaban mal proyectadas, y que el famoso Pi matemático no servia ni para hacer pi… ¡Que vergüenza! Y, para encimar, dijo que el mundo está loco por culpa de los cuerdos. Spaxium se metió hasta con los que fabrican almanaques y relojes diciéndoles a todos que el tiempo con pasado y futuro a bordo no existía, y el que tiene dos relojes no sabe qué hora es. También les advirtió a los relojeros que cuando un reloj da trece campanadas es hora de arreglarlo. De sobremesa nos dijo que la materia no existe, que el zoológico de partículas subatómicas que tanto se esforzaron por encontrar los físicos, la mayoría son virutas o, para no alegar más, de una vez dice que las partículas subatómicas no las encontraran ni buceando porque son ondas, algo muy diferente. Un paisano que acababa de comprar una finca se confundió al leer esto porque no había comprado tierra sino ondas y exigió una explicación. Para rematar, la teoría predice que los aceleradores de partículas en el futuro van a ser vendidos a menos precio para hacer montañas rusas, y las bolitas que giraban en órbitas dentro del átomo no van a quedar sirviendo ni para adornar el árbol de Navidad. Viéndolo bien, el autor es un hombre sencillo y asegura que admitiría sus errores con profunda humildad si tuviese alguno, ya que rectificar es de sabios equivocados. Es preocupante que los genios se estén acabando: Einstein se murió, Beethoven se quedó sordo… y a mí me duele la cabeza. En verdad todos los genios somos al extremo muy modestos y nos contentamos con cosas sencillas como un humilde premio Nobel, y no nos interesa ni el honor, ni mucho menos el dinero… sino ambas cosas a la vez. De lo anterior me siento seguro porque nunca he tenido ninguna indecisión, siempre soy seguro, nunca soy indeciso… ¡o tal vez si… o no? Este capítulo no forma parte esencial del libro, o puede que sí; lo escribí para que pudieran entender la teoría mis amigos personales que son bastante tercos, al tanto que no son capaces de escribir 11 porque no saben cual 1 va primero; y fueron los que me obligaron a publicarlo ya que debía haber personas como ellos que se ríen por cualquier bobada. Aquí cayeron Einstein

y el lector quienes constituyen la parte más sagrada, apreciada e importante de todo este embrollo. Creo que no perdieron el tiempo porque la sonrisa es una curva que endereza muchas caras torcidas. Deben consolarse porque también cayó nada menos que Sócrates: No nos contentamos con eso de que no saber nada es signo de sabiduría. El cuento de Sócrates les cae solo a los malos estudiantes y a los perezosos que no quieren continuar leyendo. Por consideración y profundo respeto no nos atrevimos a molestar aquí a “Aristóngoles ni a Plastónteles”. Para ser sinceros con el lector, diremos que lo anterior fue sólo la preparación para que cualquier pilluelo pueda comprender la teoría spaXium; la segunda parte viene con una carga de cuestiones aún más torcidas que dejan la conclusión de que la ciencia debe comenzar ahora a reestructurarse desde que comenzó a dar sus primeros berridos. Y aunque Spaxium comprobará punto por punto y nos responderá claramente a los intrigantes misterios que la ciencia no ha podido resolver, son cuestiones enteramente nuevas que dejan atrás las antiguas rémoras de conceptos que teníamos sobre este universo ilusorio en el que nos desenvolvemos casi de una manera inconsciente. No sabemos, francamente, con qué alientos quedará el paciente lector para continuar leyendo la segunda parte de este inusual libro, el cual presenta una inusual teoría. El autor está que se revienta por haberse metido de árbitro, pero se tranquilizó porque nadie ha ido a la cárcel por hacer morir de risa. Por tanto no es necesario invitar a todos a que continúen leyendo este libro; lo importante fue que lo compraron. De todas formas cada cual tiene el derecho sagrado de la decisión. Se trata de cuestiones muy delicadas que rozan con nuestra existencia, y únicamente podrán ser digeridas por gente de ideas renovadas. ¿Qué le vamos a enseñar a los niños que inician sus estudios, quienes creen firmemente en lo que les decimos?, ¿Qué irán a opinar ellos de esas cosas cuando tengan su propia opinión?, ¿Se formará un debate entre los que quieren que las cosas cambien no importa renunciar a viejas ideas, y entre los que poco les importa que la Tierra sea plana o redonda? Pronto sabremos que pasará con todo esto. Algunos críticos aburridos, como el agradable y amistoso chico de la foto, a quien no se le puede dar la acera porque se la lleva, dirán que este capítulo le resta importancia al libro. Hay quienes son capaces de quitarle la reputación a una vaca pelo por pelo. Los críticos son personas sin pies que enseñan a correr. Por más que critiquen, SpaXium no dejará de ser, para todos los pueblos y razas del mundo, sin excepción, LA TEORÍA GLOBAL DEL UNIVERSO… y esto va en serio para todos los hombres del mundo, que no sólo desean, sino que luchan por un mundo mejor… más equitativo y humano.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful