MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y
CIMENTACIONES

CAPITULO 1: CARACTERIZACION DE LOS SUELOS

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
2



INDICE CAPITULO 1: CARACTERIZACION DE LOS SUELOS


1 CARACTERIZACION DE LOS SUELOS ............................................................................. 3
1.1 Suelos y rocas: origen del suelo ...................................................................................... 3
1.2 Propiedades físicas y clasificación de los suelos............................................................. 6
1.3 Reconocimiento del terreno ........................................................................................... 15
1.3.1 Investigación in situ.................................................................................................. 16
1.3.2 Ensayos de laboratorio ............................................................................................ 43
1.4 Esfuerzos en una masa de suelo: presiones normales y tangenciales ......................... 47
1.4.1 Concepto de esfuerzo efectivo en un sistema de particulas ................................... 47
1.4.2 Esfuerzos geostáticos.............................................................................................. 49
1.4.3 Esfuerzos producidos por las cargas aplicadas ...................................................... 52
1.4.4 Tensión Plana.......................................................................................................... 58
1.4.5 Tensiones Principales y Tensiones Tangenciales máximas ................................... 66
1.4.6 Círculo de Mohr para tensión plana......................................................................... 73
1.4.7 Tensión Triaxial........................................................................................................ 88
1.5 Resistencia al esfuerzo cortante .................................................................................... 90
1.5.1 Parámetros de resistencia en presiones efectivas.................................................. 92
1.5.2 Parámetros de resistencia en condiciones sin drenaje ........................................... 94
1.6 Relaciones tensión-deformación.................................................................................... 95
1.6.1 Conceptos de la teoría de elasticidad ..................................................................... 98
1.6.2 Comportamiento en compresión confinada........................................................... 100
1.6.3 Consolidación. Consideraciones generales .......................................................... 102
1.6.4 Cálculo de asentamientos por consolidación ........................................................ 107
1.6.5 Tasa de por consolidación..................................................................................... 109


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
3

1 CARACTERIZACION DE LOS SUELOS

1.1 Suelos y rocas: origen del suelo

La mayoría de los suelos que cubren la tierra están formados por la meteorización de
las rocas. Los geólogos emplean el término meteorización de las rocas para describir
todos los procesos externos, por medio de los cuales la roca experimenta
descomposición química y desintegración física, proceso mediante el cual masas de
roca se rompen en fragmentos pequeños. Esta fragmentación continua es un mero
cambio físico y por eso se llama también meteorización mecánica. Por otra parte, la
meteorización química de una roca es un proceso de descomposición, mediante el
cual los minerales constitutivos de rocas allí presentes cambian de composición
química. En la descomposición, los minerales persistentes se transforman en
minerales de composición y propiedades físicas diferentes. Es preciso indicar que la
desintegración física completa la descomposición, ya que los minerales y partículas
rocosas de menor tamaño producidos por meteorización mecánica son mucho más
susceptibles al cambio químico que los granos minerales firmemente soldados en
grandes masas de roca compacta.

La meteorización mecánica es el proceso por el cual las rocas se fracturan en piezas
de menor tamaño bajo la acción de las fuerzas físicas, como la corriente de agua de
los ríos, viento, olas oceánicas, hielo glacial, acción de congelación, además de
expansiones y contracciones causadas por ganancia y pérdida de calor.

La meteorización química es el proceso de descomposición química de la roca
original. Entre los distintos procesos de alteración química pueden citarse: la
hidratación (paso de anhidrita a yeso), disolución (de los sulfatos en el agua),
oxidación (de minerales de hierro expuestos a la intemperie), cementación (por agua
conteniendo carbonatos), etc.Por ejemplo, la meteorización química de los feldespatos
puede producir minerales arcillosos.

Muy relacionada con la meteorización química se encuentra la meteorización
biológica, producida fundamentalmente por la actividad bacteriana, originando
putrefacciones en materiales orgánicos.

La acción conjunta o individual de estos procesos de meteorización da lugar a un perfil
de meteorización de la roca en función de la profundidad (ver figura adjunta). En este
perfil la roca sana ocupa la zona más profunda, transformándose gradualmente a
suelo hacia la parte más superficial.




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
4




Así, por ejemplo, la observación de una trinchera recién abierta (una excavación para
una carretera, una pared de cantera, etc.), a menudo revelará una sucesión de capas
de diferentes materiales térreos. En la base del afloramiento puede haber roca
compacta, denominada roca firme; se encuentra todavía en su lugar de origen y está
relativamente poco modificada. La roca firme suele presentar innumerables grietas,
denominadas juntas o diaclasas, que son consecuencia de esfuerzos principalmente
asociados a una historia anterior de procesos tectónicos. Allí donde existen familias de
juntas que se cruzan, la roca firme se desintegra fácilmente en bloques.

Por encima de la roca firme puede haber una capa de materia mineral blanda,
denominada regolita. (El prefijo rego viene de la palabra griega que significa “manto”.)
La regolita puede formarse in situ por descomposición y desintegración de la roca
firme inmediatamente subyacente; este tipo se denomina regolita residual o suelo
residual. Si esta capa de partículas minerales relativamente sueltas o blandas,
dispuestas sobre la roca firme, es transportada por agentes tales como corrientes de
agua, hielo, viento, olas…, recibe el nombre de regolita transportada o suelo
sedimentario.

Suelos residuales

Los suelos residuales se originan cuando los productos de la meteorización de las
rocas no son transportados como sedimentos, sino que se acumulan in situ. Si la
velocidad de descomposición de la roca supera a la de arrastre de los productos de
descomposición, se produce una acumulación de suelo residual. Entre los factores que
influyen sobre la velocidad de alteración en la naturaleza de los productos de
meteorización están el clima (temperatura y lluvia), el tiempo, la naturaleza de la roca
original, la vegetación, el drenaje y la actividad bacteriana. Los suelos residuales
suelen ser más abundantes en zonas húmedas, templadas, favorables al ataque
químico de las rocas y con suficiente vegetación para evitar que los productos de
meteorización sean fácilmente arrastrados.

Suelos sedimentarios

La formación de los suelos sedimentarios puede explicarse más adecuadamente
considerando la formación, el transporte y el depósito de los sedimentos.
Figura 1: Perfil de meteorización, según diversas fuentes
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
5

El modo principal de la formación de sedimentos lo constituye la meteorización física y
química de las rocas en la superficie terrestre. En general, las partículas de limo, arena
y grava se forman por la meteorización física de las rocas, mientras que las partículas
arcillosas proceden de la alteración química de las mismas.

Los sedimentos pueden ser transportados por cualquiera de los cinco agentes
siguientes: agua, aire, hielo, gravedad y organismos vivos. El transporte afecta a los
sedimentos de dos formas principales: a) modifica la forma, el tamaño y la textura de
las partículas por abrasión, desgaste, impacto y disolución; b) produce una
clasificación o graduación de las partículas.

Después de que las partículas se han formado y han sido transportadas se depositan
para formar un suelo sedimentario. Las tres causas principales de este depósito en el
agua son la reducción de la velocidad, la disminución de la solubilidad y el aumento de
electrolitos. Cuando una corriente de agua desemboca en un lago, océano, etc., pierde
la mayor parte de su velocidad. Disminuye así la fuerza de la corriente y se produce
una sedimentación. Cualquier cambio en la temperatura del agua o en su naturaleza
química puede provocar una reducción en la solubilidad de la corriente, produciéndose
la precipitación de algunos de los elementos disueltos.





Por tanto, el suelo es el resultado del proceso de meteorización de las rocas, con o sin
transporte de los productos de alteración. Los suelos se caracterizan
fundamentalmente por los siguientes aspectos:

• Los suelos están formados por partículas pequeñas (desde micras a algunos
centímetros) e individualizadas que pueden considerarse indeformables.
• Entre estas partículas quedan huecos con un volumen total del orden de
magnitud del volumen ocupado por ellas (desde la mitad a varias veces
superior).
• Un suelo es un sistema multifase (sólida, líquida y gaseosa).
• Los huecos pueden estar llenos de agua (suelos saturados), o con aire y agua
(suelos semisaturados), lo que condiciona la respuesta de conjunto del material.
En condiciones normales de presión y temperatura, el agua se considera
incompresible.


Figura 2: Esquema del proceso de formación de los suelos
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
6
1.2 Propiedades físicas y clasificación de los suelos

a) Relaciones peso-volumen

Como se mencionó en el apartado anterior, el suelo constituye un sistema de
varias fases. La figura siguiente muestra un elemento típico de suelo que
contiene 3 fases diferenciables: sólida (partículas minerales), líquida (agua
generalmente) y gaseosa (aire o gas). La parte de la izquierda representa las tres
fases como podrían presentarse en un elemento de suelo natural. En la parte de
la derecha se han separado las tres fases con el fin de facilitar la deducción de
las relaciones entre ellas.




Los términos que aparecen en la figura anterior representan los siguientes
conceptos:

V: Volumen total del elemento de suelo
V
s
: Volumen ocupado por las partículas de suelo
V
w
: Volumen ocupado por la fase líquida (agua)
V
g
: Volumen ocupado por la fase gaseosa (aire)
V
v
: Volumen ocupado por los huecos (fase líquida+fase gaseosa)

W: Peso total del elemento de suelo
W
s
: Peso de las partículas de suelo
W
w
: Peso de la fase líquida (agua)
W
g
: Peso de la fase gaseosa (aire) 0


Las expresiones que relacionan las distintas fases son las siguientes:




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
7
Relaciones en volumen

Indice de huecos o poros:
s
v
J
J
e =

Porosidad:
J
J
n
v
=

Grado de saturación:
v
w
J
J
S =

Las relaciones entre el índice de huecos y la porosidad son las siguientes:


n
n
J
J
J
J
J
J
J J
J
J
J
e
v
v
v
v
s
v

=

=

= =
1


e
e
J
J
J
J
J
J
J J
J
J
J
n
s
v
s
s
s
v
v s
v v
+
=
+
=
+
= =
1


Relaciones en peso

Humedad:
s
w
W
W
w =

Peso específico de las partículas sólidas:
s
s
s
J
W
= γ

Peso específico del agua:
w
w
w
J
W
= γ

Peso específico seco:


e J J
W
J
W
s
v s
s s
d
+
=
+
= =
1
γ
γ

Peso específico aparente:

) 1 (
1
1
1 1
w
e
w
e
J w
e
wW
J J
W W
J
W
d s
s s s s s
v s
w s
ap
+ =
+
+
=
+
+
=
+
+
=
+
+
= = γ γ
γ γ γ
γ

Peso específico saturado (V
v
= V
w
=e)


e
e
J J
W W
w s
v s
w s
sat
+
+
=
+
+
=
1
γ γ
γ
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
8

b) Densidad o compacidad relativa

Una magnitud muy empleada para caracterizar la compacidad de un suelo
granular es la densidad relativa, definida como:

100 100
min . max .
min . max .
min max
max
x x x
e e
e e
D
d d
d d
d
d
r
γ γ
γ γ
γ
γ


=


=

Siendo:

e
max
: Indice de huecos del suelo en el estado más suelto
e
min
: Indice de huecos del suelo en el estado más denso
e: Indice de huecos in situ
γ
d
: Peso específico seco in situ
γ
d,max
: Peso específico seco en el estado más denso (e
min)

γ
d,min
: Peso específico seco en el estado más suelto (e
max)



En la tabla siguiente se indican las denominaciones de la compacidad de los
suelos granulares a partir de su densidad relativa:

Densidad relativa (%) Denominación
0-15 Muy suelto
15-35 Suelto
35-65 Medio
65-85 Denso
85-100 Muy denso

c) Granulometría

En cualquier masa de suelo, los tamaños de las partículas varían
considerablemente. Para clasificar apropiadamente un suelo se debe conocer su
distribución granulométrica, es decir, la distribución, en porcentaje, de los
distintos tamaños dentro del suelo.

La distribución granulométrica de partículas de tamaño superior a 0,08 mm. se
determina generalmente mediante un análisis granulométrico por tamizado. Para
partículas de tamaño inferior al mencionado (0,08 mm.) se emplea la
granulometría por sedimentación.

El análisis granulométrico por tamizado se efectúa tomando una cantidad
medida de suelo seco, bien pulverizado y pasándolo a través de una serie de
tamices (cuyo tamaño de malla suele ir disminuyendo en progresión geométrica
de razón 2), agitando el conjunto. La cantidad de suelo retenido en cada tamiz se
pesa y se determina el porcentaje acumulado de material que pasa por cada
tamiz.

El porcentaje de material que pasa por cada tamiz, determinado de la forma
anterior, se representa en un gráfico semilogarítmico. El diámetro de la partícula
se representa en una escala logarítmica (abscisas), y el porcentaje de material
que pasa se representa en escala aritmética (ordenadas). En la figura siguiente
se muestra un ejemplo de esta curva.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
9



Una vez determinada dicha curva granulométrica, existen dos coeficientes que
se utilizan para una mejor descripción de la granulometría de un suelo. Estos
coeficientes son:

Coeficiente de uniformidad:
15
60
D
D
C
u
=

Coeficiente de curvatura:
10 60
2
30
D D
D
C
c
=

El coeficiente de uniformidad representa la relación entre el diámetro
correspondiente al tamiz por el que pasa un 60% de material y el diámetro
correspondiente al tamiz por el que pasa un 10%. Si C
u
es menor que 5, el suelo
tiene una granulometría uniforme. Si 5<C
u
<20, el suelo es poco uniforme; y si
C
u
>20, se considera bien graduado. Cuanto más uniforme es el suelo, más
uniforme es el tamaño de sus huecos y más difícil es su compactación, al no
existir una cierta variación de tamaños que rellenen adecuadamente los huecos.

El coeficiente de curvatura, también llamado de graduación, ha de adoptar
valores entre 1 y 3 para considerar al suelo bien graduado. Se determina
dividiendo el cuadrado del diámetro correspondiente al tamiz por el que pasa un
30% del material, entre el producto de los diámetros correspondientes a los
tamices por los que pasa un 60% y un10% del material.

El análisis granulométrico por sedimentación (partículas de tamaño inferior a
0,08 mm.) se lleva a cabo con el hidrómetro (ver figura adjunta), y se basa en el
principio de la sedimentación de las partículas de suelo en agua. Los hidrómetros
están calibrados para mostrar la cantidad de suelo que está aún en suspensión
en cualquier tiempo dado, t. Así, con lecturas tomadas en tiempos diferentes en
el hidrómetro, el porcentaje de suelo más fino que un diámetro dado puede
calcularse y prepararse una gráfica de la distribución granulométrica.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
10

Con los dos métodos de análisis granulométrico expuestos puede determinarse
la curva granulométrica completa de una muestra de suelo (ver curvas
granulométricas adjuntas). En función de la granulometría se clasifican los suelos
en cuatro grandes grupos:

• Gravas, con tamaño de grano entre unos 80 mm. y 4,75 mm. Los granos
son observables directamente, existen grandes huecos entre las
partículas y no retienen el agua.
• Arenas, con partículas de tamaño entre 4,75 mm. y 0,075 mm. Estas son
observables a simple vista y se mantienen inalterables en presencia de
agua.
• Limos, con partículas comprendidas entre 0,075 mm. y 0,002 mm.
Retienen el agua y si se forma una pasta limo-agua y se coloca sobre la
mano, al golpear con la mano se aprecia cómo el agua se exhuda con
facilidad.
• Arcillas, cuyas partículas tienen tamaños inferiores a 0,002 mm. Son
partículas de tamaño gel y están formadas por minerales silicatados,
constituidos por cadenas de elementos tetraédricos y octaédricos, unidas
por enlaces covalentes débiles y pudiendo entrar las moléculas de agua
entre las cadenas, produciendo aumentos de volumen, a veces muy
importantes. Por tanto, presentan una gran capacidad de retención de
agua, con un porcentaje de huecos muy elevado (huecos pequeños pero
con una gran superficie de absorción en las partículas). Debido a que el
tamaño de los huecos es muy pequeño (aunque el índice de huecos es
elevado), exhiben unos tiempos de expulsión de agua muy elevados y
una permeabilidad muy baja.


d) Plasticidad

Cuando un suelo arcilloso se mezcla con una cantidad excesiva de agua, éste
puede fluir como un semilíquido. Si el suelo se seca gradualmente, se
comportará como un material plástico, semisólido o sólido, dependiendo de su
contenido de agua.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
11

Los contenidos de humedad y los puntos de transición de unos estados a otros
se denominan Límites de Atterberg. El concepto de que un suelo puede
presentarse en varios estados, en función del contenido de humedad, se basa en
que cuanto mayor sea la cantidad de agua que contiene un suelo, menor será la
interacción entre partículas adyacentes y más se aproximará el comportamiento
del suelo al de un líquido (ver esquema adjunto).

Esta variación de la consistencia en función de la humedad (plasticidad) es
propia de suelos finos (arcillas y limos), ya que los suelos gruesos (arenas y
gravas) no retienen agua y se mantienen inalterables en presencia de ésta.



La determinación de los Límites de Atterberg se lleva a cabo en laboratorio,
definiéndose el límite plástico como el contenido de agua con el cual el suelo se
agrieta al formarse un rollito de 3 mm. de diámetro. El límite líquido se determina
con la cuchara de Casagrande.

La diferencia entre el límite líquido y el límite plástico de un suelo se define
como Indice de Plasticidad:

IP= LL-LP


El índice de liquidez se define como:


P L
P n
L
w w
w w
I


=

w
n
: humedad natural

Estado Líquido
Estado Plástico
Estado Semisólido
Estado Sólido
Límite líquido: LL ó w
L
Límite Plástico: LP ó w
P
Límite de Retracción: LS ó w
S
Suelo seco
Mezcla fluida de
agua y suelo
Humedad
creciente
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
12
El índice de plasticidad indica la magnitud del intervalo de humedades en el cual
el suelo posee consistencia plástica, mientras que el índice de liquidez indica la
proximidad de la humedad natural del suelo al límite líquido.

Con el fin de proporcionar una representación adecuada de la plasticidad de una
muestra de suelo se emplea la denominada Carta de plasticidad de
Casagrande (ver figura adjunta).




En este gráfico se representa la relación del límite líquido (abscisas) con el índice
de plasticidad (ordenadas). Casagrande definió que los suelos con LL>50 son de
“alta plasticidad” (pueden admitir un mayor contenido de agua y por tanto pueden
experimentar deformaciones plásticas mayores). Los suelos con LL<50 se
denominan de “baja plasticidad”. Complementariamente, Casagrande definió una
línea A, que separa los suelos arcillosos de los más limosos. Así, a partir del
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
13
criterio de alta y baja plasticidad y de la línea A, se pueden definir varias zonas
en el gráfico anterior. Los suelos limosos y con apreciable contenido orgánico
tienen un intervalo de humedad menor para pasar del estado semisólido al
estado líquido (menor índice de plasticidad), situándose por debajo de la línea A.
En el caso de las arcillas, dicho intervalo de humedad es mayor, situándose por
encima de la línea A. Se definen, por tanto, varios tipos de suelos: arcillas de alta
plasticidad (CH), arcillas de baja plasticidad (CL), limos y suelos orgánicos de
alta plasticidad (MH-OH) y limos y suelos orgánicos de baja plasticidad (ML-OL).

e) Clasificación de suelos

Con el objeto de dividir los suelos en grupos de comportamiento semejante, con
propiedades geotécnicas similares, surgen las denominadas clasificaciones de
suelos.

La clasificación de suelos consiste, pues, en incluir un suelo en un grupo que
presenta un comportamiento semejante. La correlación de unas ciertas
propiedades con un grupo de un sistema de clasificación suele ser un proceso
empírico puesto a punto a través de muchos años de experiencia.

La mayoría de las clasificaciones de suelos utilizan ensayos muy sencillos, para
obtener las características del suelo necesarias para poderlo asignar a un
determinado grupo. Las propiedades ingenieriles básicas que suelen emplear las
distintas clasificaciones son la distribución granulométrica, los Límites de
Atterberg, el contenido en materia orgánica, etc.

Los dos sistemas principales de clasificación de suelos actualmente en uso son
el sistema AASHTO (American Association of State Highway and Transportation
Officials) y el USCS (Unified Soil Classification System). El primero se usa
principalmente para la evaluación cualitativa de la conveniencia de un suelo
como material para la construcción de explanadas de carreteras. El Sistema
Unificado de Clasificación de Suelos (USCS) fue propuesto inicialmente por
Casagrande en 1942 y después revisado por el Bureau of Reclamation de
Estados Unidos y por el Cuerpo de Ingenieros. Este sistema es el más extendido
para la amplia variedad de problemas geotécnicos.

El sistema USCS clasifica los suelos en base a su granulometría, los Límites de
Atterberg y el contenido en materia orgánica. A continuación se muestra dicha
clasificación, junto con los símbolos empleados en la misma, así como una
descripción de las propiedades esperables de los grupos diferenciados.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
14


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
15



1.3 Reconocimiento del terreno

Dada la muy diversa problemática que puede derivarse tanto de la finalidad prevista
inicialmente de la investigación, como de las condiciones geotécnicas del terreno, es
complicado establecer unas recomendaciones de detalle para cada una de las
distintas situaciones que podrían llegar a plantearse.

Partiendo de la identificación de necesidades que ha de figurar expresamente en el
Informe Geotécnico Preliminar, se debe estudiar el modo de satisfacerlas de la forma
más adecuada teniendo presente las distintas técnicas de reconocimiento disponibles.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
16
La elección del método de reconocimiento más adecuado en cada caso, la posición de
los puntos en los que efectuar los trabajos de campo, profundidad a alcanzar con los
reconocimientos, ensayos de muestras, ensayos especiales, etc, será competencia de
los técnicos responsables del trabajo al que está destinado el reconocimiento.

A continuación se indican las técnicas de reconocimiento normalmente empleadas en
la investigación del terreno.

1.3.1 Investigación in situ

A) Calicatas

Consisten en excavaciones de formas diversas (pozos, zanjas, rozas, etc.),
realizadas mediante medios mecánicos convencionales, que permiten la
observación directa del terreno a cierta profundidad, así como la toma de
muestras y la realización de ensayos in situ.

Este tipo de reconocimiento del terreno permite acceder directamente al terreno
para tomar datos litológicos del mismo, así como tomar muestras de gran tamaño
para la realización de ensayos.

Este tipo de excavaciones presentan las siguientes limitaciones:

• Profundidad de reconocimiento moderada (<4 ó 5 m.)
• Los terrenos han de ser excavables con medios mecánicos.
• Ausencia de nivel freático o, al menos, aportaciones de agua moderada
en terrenos de baja permeabilidad.
• Ausencia de instalaciones, conducciones, cables, etc.
• Deben evitarse cuanto puede deteriorarse el terreno de apoyo de las
futuras cimentaciones o cuando puedan crearse problemas de
inestabilidad en estructuras próximas.

Los resultados de este tipo de reconocimientos se registran en estadillos en los
que se indica la profundidad, descripción litológica, discontinuidades, presencia
de filtraciones, situación de las muestras tomadas y fotografías.

B) Sondeos mecánicos

Son perforaciones de pequeño diámetro que permiten reconocer la naturaleza y
localización de las diferentes capas del terreno. Dichas perforaciones pueden
realizarse a presión (suelos blandos), percusión (gravas, materiales cementados)
o rotación (rocas, suelos duros), con diámetros que oscilan habitualmente entre
65 mm. y 140 mm. y que sirven para la extracción y reconocimiento del terreno
(testigos), para la obtención de muestras del terreno mediante útiles apropiados
(tomamuestras) y para la realización de algunos ensayos in situ. En suelos no
muy duros con cierta cohesión, se emplean a veces los sondeos helicoidales con
barrena maciza o hueca, sobre todo cuando sólo se requieren muestras
alteradas. Eventualmente también pueden extraerse muestras inalteradas si el
terreno se mantiene estable sin entubación o a través de las barrenas huecas.

En un sondeo a rotación el sistema de perforación consta de lo siguientes
elementos integrados en las baterías: corona de corte, manguito portaextractor,
extractor, tubo portatestigo y cabeza. La cabeza es la pieza de unión entre el
tubo portatestigo (donde se recoge el testigo que se extrae en la perforación) y el
varillaje que le transmite el movimiento de rotación y empuje ejercido por la
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
17
máquina de perforación. El manguito porta extractor aloja un muelle (extractor)
que sirve para cortar el testigo al sacarlo y no dejar que se desprenda durante la
maniobra de extracción. La corona es el elemento perforador que se emplea en
el sondeo y cuyos útiles de corte pueden ser de widia (carburo de wolframio) o
de diamante. Las coronas de widia se emplean en suelos y rocas blandas y las
coronas de diamante en rocas duras o muy duras.

Las baterías de perforación pueden ser de tubo simple o doble. En el tubo
simple, el fluido de perforación lava toda la superficie del testigo. Este efecto y el
de la rotación del tubo pueden ocasionar el desmenuzamiento de suelos
parcialmente cementados o rocas blandas. Cuando se requieren recuperaciones
muy altas se emplea el tubo doble, en el que el fluido de perforación (agua)
desciende por el contacto entre ambos tubos. En este caso, sólo puede
producirse el lavado del testigo en la base del tubo, en su unión con la corona. El
tubo interior va montado sobre rodamientos de bolas que independizan su
movimiento del tubo exterior.

En el cuadro siguiente se muestran distintos tipos de diámetros de perforación y
de testigos, siendo el diámetro de perforación más habitual el NX o superior.

Los sondeos con barrena helicoidal se emplean en suelos relativamente
blandos y cohesivos, no siendo operativos para suelos duros o cementados. Este
tipo de perforación no permite precisiones inferiores a ± 0,50 m. en la localización
de los diferentes estratos atravesados. El tipo de muestras que se obtiene en la
sonda helicoidal es alterada, aunque es posible en determinadas sondas obtener
muestras inalteradas.

Las barrenas son de dos tipos, huecas y normales. Las primeras están formadas
por un tubo central de mayor diámetro que en las normales, y permiten obtener
muestras inalteradas sin extraer a la superficie la maniobra. A lo largo y por el
interior de la barrena se instala un varillaje que termina al final de la cabeza
helicoidal y lleva una pequeña broca. Estas varillas giran solidariamente con la
barrena hueca. Cuando se toma una muestra se extraen las varillas del interior
de la barrena, y a continuación se introduce por el interior de la misma un
tomamuestras (ver figura adjunta).

Los sondeos a percusión se utilizan tanto en suelos granulares como
cohesivos, pudiendo atravesar suelos de consistencia firme a muy firme. Las
profundidades alcanzadas mediante este sistema rondan los 15-20 m. El sistema
de perforación consiste en la hinca de tubos de acero mediante el golpeo de una
maza de 120 kg. que cae desde una altura de 1 m. Se deben contar
sistemáticamente los golpes necesarios para la penetración de cada tramo de 20
cm., lo que permite conocer la compacidad del suelo atravesado. Las tuberías
empleadas, que pueden tener diámetros exteriores de 91, 128, 178 y 230 mm.,
actúan como entibación durante la extracción de muestras mediante cucharas.

Existe otro tipo de métodos especiales de perforación, denominados métodos de
perforación a destroza, debido a que en ellos no se obtiene testigo, sino el
material triturado que sale por la boca del sondeo. La perforación se puede
realizar con trépano, martillo de fondo o rotopercusión y la trituración con tricono.
La utilización de uno u otro método depende del tipo de terreno a perforar y del
objetivo de la investigación.

En general, deben tenerse en cuenta las recomendaciones siguientes:

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
18
-Los sondeos a percusión son preferibles por su calidad, siempre que el terreno
pueda atravesarse con la energía disponible. Este método está especialmente
indicado para reconocer suelos granulares gruesos, adaptando el diámetro del
sondeo al tamaño de las gravas o bolos a atravesar. Normalmente se emplea
tubería de hinca o tomamuestras a percusión. En el caso de suelos granulares
finos se utilizan cucharas con cierre inferior de clapeta.

-Los sondeos a rotación, mediante baterías simples, dobles o especiales pueden
utilizarse en cualquier tipo de terreno, aunque pueden existir problemas en el
caso de suelos granulares finos bajo el nivel freático y en el caso de bolos o
gravas gruesas.

-Los sondeos con barrena helicoidal pueden utilizarse cuando:

• El terreno es relativamente blando y cohesivo
• No existen capas cementadas o de gravas, ni capas arenosas fluyentes
bajo el nivel freático.
• No es necesario atravesar o penetrar en rocas.
• No se requiere una precisión superior a ±0,50 metros en la localización en
profundidad de las diferenes capas.
• Se puede justificar la calidad de las muestras inalteradas extraídas por el
eje hueco de la barrena.

-Cuando se conozca suficientemente la naturaleza y propiedades de costras,
capas duras o rocosas intercaladas en el espesor de terreno a reconocer pueden
utilizarse métodos destructivos como la perforación con trépano, martillo de
fondo o percusión, y la trituración con tricono o corona ciega.

En la tabla siguiente se resumen de forma muy general los diversos métodos de
realizar sondeos mecánicos.







MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
19
C.- Ensayos en sondeos

Los ensayos más frecuentes realizados en sondeos son los siguientes:

C.1.- Ensayo de Penetración Standard (SPT), con cuchara bipartida o puntaza.

El Ensayo de Penetración Estándar (SPT, del inglés, standard penetration test)
nace en el año 1927, desarrollado por un sondista de la Raymond Concrete Pile
Co., quien propuso a Terzaghi contabilizar el número de golpes necesarios para
hincar 1 pie (30 cm) el tomamuestras que solía utilizar para obtener muestras en
terrenos sin cohesión (arenas).

De forma resumida, la realización del ensayo es la siguiente (ver esquema en la
figura siguiente):




1. Se ejecuta un taladro hasta la cota deseada y en el fondo del mismo (una vez
limpiado cuidadosamente) se introduce un tomamuestras de dimensiones
estándar (Figura 1-2) que consta de tres elementos: zapata, tubo bipartido y
cabeza de acoplamiento con el varillaje.

2. Se hinca el tomamuestras en el terreno 60 cm, contando en número de golpes
necesarios para hincar tramos de 15 centímetros. La hinca se realiza mediante
una maza de 63,5 kg (140 libras) que cae desde una altura de 76 cm (30
pulgadas) en una cabeza de golpeo o yunque. La lectura del golpeo del primer y
último tramo no se tienen en cuenta, por posible alteración del suelo o derrumbes
de las paredes del sondeo en el primer caso y por posible sobrecompactación en
el segundo. Los valores de golpeo de los tramos centrales de 15 cm sumados
conducen al parámetro N
30 SPT
o N
SPT
, denominado también resistencia a la
penetración estándar. Cuando el terreno es muy resistente se detiene la prueba
para un determinado número de golpes (rechazo, R), anotando la penetración
realizada.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
20


La norma ASTM D1586-84 indica que la prueba se puede dar por finalizada:

1. Cuando se aplican 50 golpes para un tramo de 15 cm.
2. Cuando se aplican 100 golpes en total.
3. Cuando no se observa penetración alguna para 10 golpes.

El tomamuestras permite por otro lado recoger una muestra alterada del suelo
que posibilita su identificación. Normalmente esta muestra se introduce en un
recipiente o bolsa en los que se indican en una etiqueta, además de los datos de
la obra, sondeo, profundidad, fecha, etc., los valores de golpeo obtenidos, por
ejemplo:

• 5/7/6/8
• 12/13/21/R:50/5cm

El valor del parámetro N
SPT
será 7+6 = 13 en el primer caso y 13+21 = 34 en el
segundo. Asimismo, para este segundo ejemplo se ha llegado al rechazo (50
golpes en un tramo de 15 cm) habiendo penetrado sólo 5 centímetros.

El ensayo SPT es por naturaleza simple y puede ser intercalado con facilidad en
cualquier sondeo de reconocimiento. Puede ejecutarse en casi cualquier tipo de
suelo, incluso en rocas blandas o meteorizadas. Los resultados de la prueba,
difundida ampliamente en todo el mundo, se correlacionan empíricamente con
las propiedades específicas in situ del terreno. Existe una abundante bibliografía
a este respecto. La gran mayoría de datos y correlaciones corresponden a
terrenos arenosos. La presencia de gravas complica la interpretación, cuando no
impide su realización. En resumen, el ensayo resulta apropiado para terrenos en
los que predomina la fracción arena, con reserva tanto mayor cuanto mayor es la
proporción de la fracción limo-arcilla o de fracción grava.

Existen numerosas correlaciones empíricas con diversos parámetros
geotécnicos. Debe entenderse claramente que estas relaciones son
aproximativas y su uso resulta tanto más adecuado cuanto mayor sea la
experiencia de quien las utiliza.

a). Correlaciones en suelos granulares

a.1) Densidad Relativa

Terzaghi y Peck (1948) publicaron la primera correlación entre N
SPT
y la
Densidad Relativa (DR%), válida para arenas cuarzosas (ver figura adjunta).
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
21


En base a los valores de la DR%, Terzaghi y Peck establecieron lo que hoy es un
clásico sistema de clasificación de las arenas según su compacidad. El índice
SPT está relacionado con la compacidad de las arenas. Terzaghi y Peck
propusieron la siguiente relación:

N
SPT
Compacidad
0-4 Muy floja
5-10 Floja
11-30 Media
31-50 Densa
>50 Muy densa

a.2) Angulo de Rozamiento Interno

Los datos que se obtienen del ensayo SPT permiten estimar el ángulo de
rozamiento interno de los materiales granulares, bien indirectamente, deducido
de los valores estimado de la densidad relativa, bien directamente a partir del
valor N
SPT
(tendencia actual). En la Figura siguiente se presentan conjuntamente
los ábacos propuestos por Meyerhof (1956) y Peck et al. (1974).

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
22


Existen otras correlaciones directas entre el valor de N
SPT
y el ángulo de
rozamiento interno. En la figura siguiente se presenta la correlación de De Mello
(1971):





MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
23

Existe una correlación evidente entre el ángulo de rozamiento de los suelos
granulares y el índice N (SPT). La de mayor difusión probablemente sea la
definida por Schmertmann que puede aproximarse con la siguiente expresión
analítica:


|
|
|
|
.
|

\
|
+
=
a
v
SPT
p
N
0
'
3 . 20 2 . 12
tan
σ
φ

donde:

φ: ángulo de rozamiento.
N
SPT
: índice del ensayo SPT.
σ’
v0
: presión vertical efectiva al nivel del ensayo.
p
a
: presión de referencia (1 bar = 100 kPa).

a.3) Deformabilidad

Existen numerosas correlaciones entre el valor de N
SPT
que permiten deducir
reglas empíricas o semiempíricas a partir de las cuales se puede estimar los
módulos de deformabilidad.

En general se utiliza el módulo confinado (edométrico), aunque muchas veces
esto no queda claro en la literatura ya que muchos autores hacer referencia
simplemente a un módulo de deformabilidad.

Mitchell y Gardner (1975) resumen una serie de trabajos publicados hasta esa
fecha, detallando el tipo de suelo y la base de cada método. Estas correlaciones
con el Módulo Confinado se presentan en la Figura siguiente. Se observa la
enorme dispersión de los valores. De estas correlaciones, sólo la de Schultze y
Meltzer (1965) tienen en cuenta la presión de confinamiento.

Las relaciones entre N
SPT
y Es, pueden expresarse de forma general mediante la
relación lineal empírica:

E
S
= S
1
N
SPT
+ S
2


Algunos valores de estas constantes se muestran en la tabla siguiente:
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
24


Como resumen, a continuación se incluye una tabla en la que se muestran una
serie de parámetros correlacionados con el valor N
SPT
para suelos granulares:



b). Correlaciones en suelos cohesivos

En los terrenos cohesivos las correlaciones basadas en los resultados del
ensayo SPT sólo deben considerarse orientativas. La dispersión de las
correlaciones en suelos cohesivos es mucho mayor que en los terrenos
granulares. Las presiones insterticiales que se generan en el momento del
golpeo y los rozamientos parásitos afectan substancialmente los resultados.

b.1) Resistencia a compresión simple

Muchos investigadores han intentado realizar correlaciones entre el valor de N
SPT y la resistencia a la compresión simple de suelos arcillosos. La dispersión
de los resultados obtenidos es muy grande, como puede apreciarse en la Figura
siguiente (NAVFAC, 1971). En la tabla incluida a continuación se presentan
también correlaciones entre el golpeo N
SPT
, la densidad saturada y la resistencia
a la compresión simple según la adaptación de Hunt (1984) a los trabajos de
Terzaghi y Peck (1948).

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
25

Valores de la resistencia a compresión simple a partir de N
spt
para suelos
cohesivos de distinta plasticidad. NAVFAC, 1971



Finalmente, se incluye una tabla resumen con correlaciones orientativas del
ensayo SPT con otros parámetros para suelos arcillosos.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
26
C.2.- Ensayo presiométrico

El Ensayo Presiométrico consiste en efectuar una puesta en carga lateral
creciente del terreno por medio de una sonda cilíndrica dilatable radialmente y
que se introduce en un taladro. Se trata, pues, de un ensayo de carga-
deformación. Normalmente el ensayo se realiza en el interior de un sondeo
previamente perforado (PBP, Pre-Boring Pressuremeter) donde se introduce el
equipo presiométrico. El equipo consta de tres componentes principales (ver
figuras siguientes):









Estos ensayos no están normalizados en España, realizándose normalmente al
amparo de la normativa francesa (NFP 94-110).
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
27

En los presiómetros se utiliza un recinto cerrado por una membrana que aloja un
volumen de fluido controlable. El aumento del volumen de ese fluido comprime la
membrana contra las paredes del sondeo (ver fotos adjuntas de la deformación
de la sonda presiométrica).



Con estos dos datos (volumen y presión) se puede preparar el diagrama
deformación-presión que se ilustra en el esquema de la figura siguiente:



Normalmente los resultados del ensayo presiométrico se representan en gráficos
cuya abcisa corresponde a la deformación radial, ε
r
, definida por la expresión:


0
0
r
r r
r

= ε


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
28
donde:

r = radio medio de la cavidad en un momento del ensayo.
r
0
= radio inicial de referencia.

Para el ensayo de rocas y de suelos muy firmes se pueden utilizar equipos más
robustos, que se denominan dilatómetros y que miden la deformación mediante
extensómetros, con lo cual se obtiene la deformación radial directamente y con
mayor precisión.

El tarado del equipo, antes de su utilización, permite conocer qué parte de la
presión que se aplica es necesaria para deformar la membrana y ese valor se
debe restar a la presión aplicada para obtener la presión corregida que es la que
debe utilizarse en el gráfico de resultados.

La interpretación del ensayo presiométrico permite conocer tres presiones de
interés:

a) Presión horizontal inicial, p
h0
. Es la presión que ha de ejercerse para
establecer el contacto membrana-terreno y deformarlo hasta su posición
original, antes de realizar el sondeo. En los presiómetros convencionales esa
presión corresponde al quiebro de la curva presión- deformación (punto de
máxima curvatura).

b) Presión de fluencia, p
f
. Es la presión donde acaba un tramo recto que suele
aparecer en estos diagramas. A partir de ella, las deformaciones son
claramente no lineales. Su determinación detallada puede realizarse con
ciertas técnicas, aunque en la práctica rutinaria suele definirse casi a simple
vista.

c) Presión límite, p
l
. Es la presión que provoca una deformación radial del 41%
(deformación volumétrica del 100%). Si el ensayo no ha alcanzado esa
deformación, es necesario hacer una extrapolación para obtenerla.


Los datos mencionados (p
h0
, p
f
y p
l
) pueden utilizarse para el proyecto de
cimentaciones superficiales y profundas.

Además, la interpretación de la curva presiométrica permite obtener, si bien sólo
con una aproximación grosera, ciertos parámetros característicos del
comportamiento del terreno, tal como se indica a continuación.

El coeficiente de empuje al reposo, K
0
, del terreno se puede obtener mediante la
expresión siguiente:


0
0
0
'
v
h
u p
K
σ

=

donde:

p
h0
: presión horizontal inicial, deducida del ensayo.
u: presión intersticial al nivel del ensayo.
σ’
v0
: presión vertical efectiva al nivel del ensayo.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
29
El módulo de rigidez transversal, G, del terreno, para el nivel de deformaciones
del ensayo y para la dirección de carga correspondiente (perpendicular al eje del
sondeo), se puede obtener mediante la expresión:


J
p
J G


=
0


donde:

∆p: aumento de presión entre los dos puntos donde se advierte una respuesta
lineal.
∆V: aumento de volumen entre esos dos mismos puntos.
V
0
: volumen de referencia. Normalmente se debe utilizar como volumen de
referencia el correspondiente al inicio del tramo elástico (tramo recto).




Se define como módulo presiométrico, E
p
, al valor siguiente:


) 1 ( 2 ν +
=
G
E
P


donde:
G: módulo de rigidez transversal, antes definido.
ν: módulo de Poisson.

En la tabla adjunta se indican unos valores orientativos de módulos
presiométricos y presiones límite para distintos tipos de suelo.



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
30
Los ensayos presiométricos permiten conocer la naturaleza del terreno ya que,
para su ejecución, requieren la extracción previa del terreno donde ha de alojarse
el equipo de ensayo. Estos testigos deben ser objeto de análisis de laboratorio; al
menos deben realizarse con ellos los ensayos de identificación más elementales.

En suelos arcillosos saturados es posible obtener un valor recomendado de la
resistencia al corte sin drenaje, s
u
, mediante un análisis específico de la zona no
lineal del final de la curva presiométrica (presión de ensayo comprendida entre pf
y p
l
). La expresión correspondiente es:


|
|
.
|

\
|



=
0 1
0 2
1 2
ln
J J
J J
p p
s
u


donde:

p
1
, p
2
: presiones cualquiera en el tramo p
f
p
l
.
V
1
, V
2
: volúmenes de fluido en el presiómetro para esas mismas presiones.
V
0
: volumen de referencia. Se tomará el que corresponde a p
h0
.

Teóricamente el valor de s
u
sería independiente de los puntos 1 y 2 que se elijan,
pero será necesario tantear distintos valores para obtener un valor razonable.

En suelos arenosos permeables, siempre que se garantice que durante el
ensayo no se generan presiones intersticiales importantes, se puede obtener, de
esa misma rama curva final del ensayo, una idea aproximada del ángulo de
rozamiento interno del terreno, mediante la expresión siguiente:

φ= 7°(1+10 s) > 30°

donde:


|
|
.
|

\
|


|
|
.
|

\
|


=
0 1
0 2
0 1
0 2
ln
ln
r r
r r
u p
u p
s

p
1
, p
2
: presiones cualquiera en el tramo p
f
— p
l
.
r
1
, r
2
: radios del presiómetro para esas mismas presiones.
r
0
: radio de referencia, se tomará el que corresponda a p
h0
.
u
0
: presión hidrostática del agua intersticial al nivel del ensayo.


C.3.- Ensayo de molinete o veleta (“vane test”)

Consiste en hincar en el terreno un “molinete” constituido por cuatro placas de
acero ortogonales (ver figura adjunta) soldadas a un varillaje y medir el par de
torsión T al girar el dispositivo hasta la rotura del terreno.

Existen normalizaciones de este ensayo (ASTM D 2573, DIN 4096). En España
está en vías de normalización.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
31


Como el cizallamiento es relativamente rápido, el agua no tiene tiempo a ser
evacuada y se trata entonces de un ensayo no consolidado y no drenado
(Unconsolidated-undrained).

El par de torsión T aplicado está equilibrado por el momento de las reacciones de
cizallamiento del suelo sobre la superficie circunscrita al molinete. Se hace de
crecer T hasta lograr la ruptura del suelo (valor pico), que se manifiesta por una
disminución brusca de la fuerza aplicada. A continuación sucede una
estabilización del momento, inferior al valor máximo pero no nulo (valor residual).


En la figura siguiente se presenta la curva de un ensayo controlado por
ordenador en tiempo real a su ejecución. Se observa un primer tramo horizontal
que corresponde a la medida del rozamiento de las varillas más el niple de unión
(valor que debe ser deducido de la resistencia pico).




El ensayo de molinete o «vane test», realizado en el fondo de sondeos o
mediante hinca directa hasta el nivel de ensayo, está especialmente indicado
para investigar la resistencia al corte sin drenaje de suelos arcillosos blandos.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
32
Para la interpretación del ensayo se admite que la tensión de cizallamiento
máxima (pico), igual a la cohesión no drenada, está uniformemente repartida
sobre la superficie circunscrita al molinete. Cálculos teóricos muestran que esta
hipótesis no es estrictamente así. En el caso de un molinete rectangular, por
ejemplo, el suelo sobre la superficie cilíndrica entrará en plasticidad, mientras
que sobre los discos extremos estará aún en elasticidad (Casan, 1982). En la
práctica, no obstante, las desviaciones debidas a la hipótesis simplificadora
resultan despreciables, menos del 4%. La distribución de tensiones de corte de
un molinete rectangular puede observarse en la figura siguiente:



Para calcular la resistencia al corte no drenada s
u
, se utiliza el máximo momento
torsor T corregido para deducir los rozamientos parásitos:


k
T
s
u
=

siendo:
T = Torsión máxima aplicada
k = Constante dependiente de la geometría de la paleta.

Resumiendo, la expresión general para paletas rectangulares de altura H y
diámetro D, es:


3
2
28
3
|
.
|

\
|
=
D
T
s
u
π







MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
33
Para paletas trapezoidales se tiene:


|
|
|
|
.
|

\
|
|
.
|

\
|
+ + |
.
|

\
|
=
2
3 1
1
2 3
2
3
D
H
sen
D
T
s
u
α
π


Estudios de deslizamientos en terraplenes construidos sobre arcillas plásticas
(Bjerrum, 1972, 1973) han demostrado que la cohesión movilizada en el terreno
es realmente menor que la cohesión medida con este ensayo, siendo la
diferencia función del Indice de Plasticidad IP. Bjerrum propone la introducción
de un coeficiente corrector µ:

S
u
= S
u vane
µ

En la figura siguiente se presenta la relación entre µ (eje de ordenadas) y el
índice de plasticidad (eje de abscisas). Se observa que s
u
está más
sobreestimada cuanto más plástico es el suelo. Esta corrección es importante
para suelos con índice de plasticidad superior a 30 (IP>30).




Los parámetros de resistencia que se obtienen en este ensayo están igualmente
indicados para la determinación de cargas de hundimiento de cimentaciones
superficiales o profundas en condiciones no drenadas así como para el estudio
de estabilidad de taludes de dragado o relleno, también en condiciones no
drenadas.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
34

D) Pruebas de penetración

D.1.- Ensayos de penetración dinámica

La forma más económica y sencilla de ensayar el terreno en profundidad
consiste en la hinca de un varillaje con una punta metálica de forma conveniente.
El ensayo penetrométrico más difundido en España (y en Europa) es el conocido
con el nombre de Borro (NLT 261). Este equipo consiste en un varillaje metálico
macizo de 32 mm de diámetro exterior que hinca una puntaza metálica de la
forma y dimensiones que se indican en la figura siguiente. La hinca se realiza
con una maza de 65 kg (igual peso que la del SPT) que cae libremente desde 50
cm de altura.







Durante la hinca se van contabilizando los números de golpes para hacer
avanzar la hinca 20 cm. El resultado se suele representar en forma de diagrama
de ese número de golpes «N
B
» obtenido en cada profundidad (ver diagrama
siguiente).
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
35


Como quiera que el tamaño de la puntaza es más amplio que el diámetro del
varillaje, el rozamiento entre éste y el terreno es pequeño y el resultado del
ensayo estaría relacionado con la resistencia del terreno en el entorno de la
punta.

La hinca se continúa hasta la profundidad de interés previamente fijada o hasta
alcanzar una resistencia elevada. La punta metálica queda perdida en el terreno
al recuperar el varillaje.

Para evitar que el varillaje roce con el terreno se le suelen dar, aunque sea
manualmente, algunas vueltas. Existen equipos de penetración en los que este
giro se hace de una manera regular y donde, además, existe un mecanismo de
escape de la maza de golpeo que evita también los posibles rozamientos del
cable de izado.

Existe, dentro del equipo Borro, otra puntaza diferente, con forma cónica y de
menor tamaño.

Además del equipo Borro existen, aunque se empleen con menos frecuencia,
penetrómetros dinámicos como el DIN ligero o el Stump, que se idearon,
inicialmente para ser hincados manualmente (sin motor y cabrestante para el
izado).



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
36
En España están normalizados dos ensayos de penetración dinámica continua:

- DPSH. Norma UNE 103.801.
Ensayo de penetración dinámica superpesado.

- DPH. Norma UNE 103.802.
Ensayo de penetración dinámica pesado.


Entre distintos penetrómetros dinámicos continuos se puede establecer una
equivalencia de manera que la energía específica de la hinca sea semejante.

El índice N
B
del ensayo tipo Borro (con escape automático de la maza de 65 kg
cayendo de 50 cm de altura con puntaza cuadrada de 4 x 4 cm y medida del
número de golpes para avanzar la hinca 20 cm) suele ser mayor que el N (SPT)
a grandes profundidades y menor en los primeros metros. La correlación, sin
embargo, es muy dispersa y, de ser necesaria su definición, debe ser analizada
en cada formación y a cada profundidad o utilizar correlaciones previamente
establecidas o basadas en experiencias locales contrastadas.

Los penetrómetros dinámicos tienen su mejor campo de aplicación en la
determinación de la profundidad de suelos blandos o de consistencia media que
apoyan sobre formaciones mucho más resistentes donde la hinca se detiene.

El ensayo de penetración es muy útil para detectar cambios de compacidad en el
terreno (zonas más blandas de los rellenos, oquedades, defectos de
compactación en terraplenes, etc...). Este ensayo es también útil en la estimación
de la facilidad de hinca de pilotes.

Es recomendable realizar ensayos de penetración dinámica en las mismas
alineaciones que los sondeos de reconocimiento y/o en los mismos perfiles en
que se realicen prospecciones geofísicas; sus resultados permiten confirmar la
homogeneidad del terreno entre los puntos reconocidos mediante sondeos o
detectar posibles heterogeneidades locales que adviertan sobre la necesidad de
densificar la malla de sondeos mecánicos.

En cualquier caso y dadas las posibles variaciones en cuanto a detalles de la
ejecución, se recomienda que en los diagramas de resultados de estos ensayos
figuren explícitamente los datos siguientes:

-Peso de la maza y altura de caída.
-Forma de escape de la maza (manual o automática).
-Forma de la puntaza, en un pequeño dibujo.

La resistencia al avance de las tuberías de entubación de los sondeos colocadas
mediante hinca, así como el control del número de golpes necesarios para hincar
el tomamuestras, son datos que pueden servir también para estimar la
consistencia del terreno. A esos efectos, sería necesario conocer los detalles de
esas hincas.

Se recomienda no utilizar los datos de los penetrómetros dinámicos continuos
con el fin de cuantificar cargas de hundimiento o asientos de cualquier tipo de
cimentación si no es a través de una experiencia local claramente contrastada
por otros métodos.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
37
D.2.- Ensayos de penetración estática

El ensayo de penetración estático (o CPT «Cone Penetration Test») consiste en
una hinca mediante empuje, a velocidad lenta (1 a 3 cm./s), de una varilla con
una punta adecuada, dentro del terreno. El equipo más común en España (y en
Europa) es el cono holandés (UNE 103804).

El avance del penetrómetro se realiza en intervalos discontinuos de modo que se
pueda medir la resistencia a la penetración de la punta sola o del conjunto
completo. Existen equipos automáticos que miden, en una hinca continua, la
resistencia al avance en la punta y la resistencia a la penetración por fuste en el
manguito lateral.

Los equipos varían según su capacidad de empuje y distintas formas de las
puntas. Existen normativas en otros países sobre la ejecución del ensayo (DIN
4094, ASTM D-3441) cuya aplicación puede ser de interés.

En los gráficos de resultados conviene incluir un esquema del tipo de punta
utilizado, pues este dato no siempre es el mismo.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
38




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
39

La interpretación de estos ensayos permite determinar la resistencia al corte del
terreno y obtener una descripción indirecta del tipo de suelo atravesado y de su
compresibilidad. En ese sentido, se necesitarían reconocimientos
complementarios por otros métodos para obtener una descripción cierta de la
naturaleza del terreno e, incluso, una determinación más exacta de su
deformabilidad.

La resistencia al corte del terreno obtenida mediante estos ensayos es
especialmente adecuada para el cálculo de la carga de hundimiento de
cimentaciones profundas.

Existe una relación entre la resistencia por la punta en el ensayo de penetración
estática, q
c
, y la densidad relativa de las arenas. También existe una relación
entre esa resistencia de las arenas y el módulo de deformación que se debe
utilizar en los cálculos de asientos de cimentaciones superficiales (ver figura
siguiente -Schmertmann (1978):



Para suelos granulares existe una correlación evidente entre la resistencia por
punta del ensayo de penetración estática y el ángulo de rozamiento interno.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
40

Aunque esta correlación depende de varios factores, como valor orientativo se
puede usar ia siguiente expresión dada por Robertson y Campanella:


0
0
'
log 38 . 0 10 . 0
v
v c
q
tg
σ
σ
φ

+ =

donde:

φ: ángulo de rozamiento interno.
q
c
: resistencia por punta.
σ
v0
: presión vertical total al nivel del ensayo.
σ’
v0
: presión vertical efectiva al nivel del ensayo.

El ensayo de penetración estática es especialmente adecuado para medir ia
resistencia al corte sin drenaje de los suelos cohesivos blandos. La relación que
se suele establecer para los suelos cohesivos de los fondos marinos es:

( )
v c
k
u
q
N
s σ − =
1


donde:

s
u
: resistencia al corte sin drenaje.
q
c
: resistencia unitaria por la punta al avance del cono.
σ
v0
: presión vertical total en el terreno al nivel del ensayo.
N
K
: factor adimensional de proporcionalidad.

El factor N
K
está próximo a 15. El ingeniero puede utilizar este dato como
referencia básica pero sabiendo que es un factor variable dependiente del tipo de
terreno, de la profundidad y de otros posibles factores aún no bien conocidos.

E) Ensayos de carga con placa

Los ensayos de placa de carga están especialmente indicados en el estudio de la
capacidad portante de rellenos compactados y también de terrenos naturales.

La interpretación de sus resultados permite obtener valores de los módulos de
deformación aplicables a la predicción de asientos así como una estimación
aproximada de las cargas de hundimiento de las cimentaciones superficiales.

Dado que el ensayo afecta a una zona pequeña del terreno para los tamaños
usuales de las placas (ver NLT 357, Ø 30, 60 ó 76,2 cm), estos ensayos no
permiten conocer la deformabilidad del terreno más que en la zona próxima a la
superficie del ensayo.

F) Toma de muestras

La toma de muestras es una de las actividades importantes de las campañas de
reconocimiento geotécnico. Por ese motivo ha de estar planificada antes de
comenzar la campaña de reconocimientos.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
41
Las muestras pueden obtenerse de sondeos, de calicatas o de lugares
especificados donde no se haya hecho perforación o excavación previa.

Las muestras pueden ser alteradas, esto es, que después de tomadas tengan
otra densidad o humedad distintas de las originales o inalteradas, esto es, en las
que la humedad y la densidad (y por lo tanto la resistencia, la deformabilidad y la
permeabilidad) sean lo más próximas posibles a las originales. En cualquier caso
las muestras han de ser representativas del suelo que se quiere ensayar; en ese
sentido deben evitarse siempre los lavados o segregaciones de las muestras
salvo que ese aspecto, por alguna razón singular, no tenga importancia en el
problema en estudio.

Las muestras alteradas pueden tomarse manualmente, con pico y pala, con
excavadoras mecánicas o proceder de testigos de sondeos. Pueden
transportarse en sacos o bolsas.

Las muestras inalteradas o poco alteradas pueden tomarse con tomamuestras
específicos (hincando tubos cortos biselados) de paredes de pozos, zanjas o
calicatas previamente apuntalados. Deben empaquetarse, transportarse y
conservarse en laboratorio hasta su ensayo de manera que no sufran alteración.

La toma de muestras más usual de los reconocimientos geotécnicos se realiza
en sondeos mediante tomamuestras específicos adaptados al tipo de terreno. En
la tabla siguiente se resume la información relativa a los más empleados.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
42

La toma de muestras inalteradas o poco alteradas de suelos granulares limpios
no es posible por procedimientos convencionales. En algunas arenas resultan
eficaces los tomamuestras de pistón tipo Osterberg o tipo Bishop.

La toma de muestras debe ser supervisada por el técnico responsable de los
trabajos de campo. Es de gran importancia que el carácter más o menos alterado
de las muestras tomadas sea estimado por un técnico experto.

El procedimiento debe quedar documentado indicando, para cada muestra o
grupo de muestras, su procedencia (sondeo, calicata u otro punto de
coordenadas conocidas), la columna litológica correspondiente al lugar donde se
hace la toma, la indicación expresa de su profundidad, la posición del nivel
freático en el lugar donde se tomó la muestra así como cualquier observación
que el técnico responsable crea oportuna.

Ya que las muestras se toman para hacer ensayos de laboratorio, la
programación del número de ellas y su ubicación sólo deberá definirse tras
considerar los ensayos que resulten necesarios para analizar los problemas
objeto del informe geotécnico.




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
43



1.3.2 Ensayos de laboratorio

Los ensayos de laboratorio constituyen hoy la herramienta principal para el estudio de
las características geotécnicas del terreno. Rara vez será posible un estudio
geotécnico correcto que no incluya ensayos de laboratorio.

Existen ensayos de laboratorio destinados a definir la naturaleza del suelo, esto es, su
composición granulométrica y mineralógica, sus propiedades índice, etc... Existen
otros ensayos de laboratorio especialmente destinados al estudio de la resistencia, de
la deformabilidad y de la permeabilidad.

A) Ensayos de identificación en suelos

Dentro de este grupo de ensayos de laboratorio se consideran incluidos los
siguientes:

- Ensayos granulométricos por tamizado y por sedimentación (UNE 103.101 y
UNE 103.102).
- Ensayo de límites de Atterberg (UNE 103.103 y UNE 103.104).
- Densidades mínima y máxima de arenas (UNE 103.105 y UNE 103.106).
- Determinaciones del peso específico de las partículas (UNE 103.302).
- Análisis químicos del suelo. Contenido en sulfatos, carbonatos y materia
orgánica como más interesantes (UNE 103.201 (cuantitativa) ó UNE 103.202
(cualitativa), UNE 103.200 yUNE 103.204).
- Análisis químicos del agua intersticial.

Estos ensayos se pueden realizar con muestras alteradas o inalteradas. En
cualquier caso exigen desmenuzar previamente la muestra.



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
44
Con los dos primeros ensayos (granulometría y límites de Atterberg) es posible
clasificar los suelos dentro de tipos cuyas características geotécnicas son
similares. A estos efectos se recomienda utilizar el sistema unificado de
clasificación de suelos, que está ampliamente difundido.

También se consideran de este grupo los ensayos de densidad seca y humedad
natural que permiten conocer las dos variables más importantes del estado del
suelo. Su determinación debe hacerse, sin embargo, en muestras inalteradas o
poco alteradas.

B) Ensayos de compresión simple en suelos

Están indicados para ensayar muestras de suelos cohesivos de consistencia
media, firme o muy firme, inalteradas o poco alteradas, así como suelos
cohesivos recompactados. UNE 103.400. De su resultado se obtiene una idea
precisa de la resistencia al corte del suelo en condiciones de saturación similares
a las del ensayo.

El resultado puede ser poco preciso en arcillas que muestren síntomas de
fisuración.

Siempre que se haga este ensayo se recomienda que se determine
específicamente, en cada probeta, la humedad y la densidad seca antes del
ensayo.

La resistencia a la compresión simple de los suelos arcillosos puede calificarse
de acuerdo con la siguiente escala:



C) Ensayo de corte directo

Está indicado para cualquier tipo de muestra de suelos cohesivos o granulares,
estén o no alterados. Evidentemente la preparación de probetas de ensayo
procedentes de muestras arenosas inalteradas es complicada y requiere técnicas
especiales que desaconsejan su utilización.

El ensayo de corte directo puede realizarse con las probetas semisaturadas, tal
como esté la muestra de las que procedan, o con una saturación adicional
provocada en el equipo de ensayo.

Del ensayo se puede obtener una estimación aproximada de la resistencia al
corte. Las condiciones de deformación son tan poco homogéneas en la caja de
corte que no se debe esperar precisión en los parámetros resistentes. Por ese
motivo su utilización sólo es aconsejable cuando no existe la posibilidad de hacer
ensayos triaxiales.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
45
Existe una versión de ensayo de corte directo normalizado en España UNE
103.401.

Para el estudio de suelos de grano grueso y, sobre todo, para el caso de gravas
y escolleras finas (materiales de enrase de las banquetas) son necesarios
equipos de grandes dimensiones. En España se dispone de cajas de corte de
hasta 1 m x 1 m.

D) Ensayo triaxial de suelos

El ensayo está especialmente indicado para conocer la resistencia y la
deformabilidad del suelo ante distintos niveles de confinamiento. Se puede
realizar con muestras de cualquier tipo de suelo ya sean alteradas o inalteradas.
Es dificil, sin embargo, preparar probetas inalteradas de suelos granulares.

El ensayo se puede hacer con probetas de distinto tamaño. Usualmente (UNE
103.402) se ensayan probetas cilíndricas de altura igual al doble del diámetro.
Los diámetros usuales mínimos son 1 1/2” y es posible ensayar en España
probetas de hasta 9” de diámetro con cierta normalidad cuando el suelo contiene
gravas de hasta 2”.

El ensayo suele hacerse con o sin consolidación previa y rompiendo con el
drenaje abierto o cerrado. Son típicos los ensayos:

U.U. - Sin consolidación previa y rotura sin drenaje.
C.U. - Con consolidación previa y rotura sin drenaje.
C.D. - Con consolidación previa y rotura con drenaje.

El ensayo tipo C.U., se puede hacer con o sin medida de las presiones
intersticiales de la probeta.

El ensayo se suele realizar con probetas saturadas previamente con una
contrapresión de 6 bares, aunque el ensayo U.U. puede hacerse con probetas no
saturadas.

En cada ensayo triaxial se suelen romper tres probetas, cada una de ellas
sometidas a una presión de célula que supera en 0,5, 1 y 3 bares a la
contrapresión de saturación. Es posible y aconsejable indicar otras presiones de
ensayo que puedan ser más adecuadas al problema que se investiga.

Durante la fase de carga vertical del ensayo hasta rotura se controla la
deformabilidad tomando nota de la carga para cada 0,5 % adicional de reducción
de altura de la probeta. El conocimiento de esos datos de deformación es
esencial para deducir la deformabilidad del suelo.

De la interpretación de ensayos triaxiales se puede obtener los parámetros de
resistencia y deformación del suelo en condiciones no drenadas (ensayos U.U.) o
drenadas (ensayos C.U. con medida de presiones intersticiales o ensayos C.D.).

Los resultados de resistencia y deformación de suelos obtenidos de ensayos
triaxiales son aplicables al estudio de todos los problemas geotécnicos.




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
46
E) Ensayos edométricos

Los ensayos edométricos están especialmente indicados para estudiar los
asientos de suelos arcillosos blandos saturados. Pueden realizarse con muestras
inalteradas de suelos cohesivos o muestras recompactadas de cualquier
material.

Estos ensayos suelen realizarse incrementando la carga vertical en escalones,
de manera que cada nueva carga duplica la compresión vertical existente en el
escalón anterior. El ensayo suele alcanzar la carga vertical máxima de 1 MN/m2
aunque es posible especificar cargas mayores si el problema que se pretende
analizar lo requiere. El ensayo incluye también el control de deformaciones
durante la descarga.

Cada escalón de carga del ensayo edométrico se mantiene durante un día. Se
recomienda mantener este tiempo mínimo de espera y, por lo tanto, se
desaconseja especificar duraciones menores al solicitar la realización de estos
ensayos.

Los ensayos edométricos suelen realizarse con probetas saturadas aunque es
posible, en casos especiales, hacerlos con humedad menor o saturarlos después
de haber colocado cierta sobrecarga. Estas variantes pueden ser de interés en el
estudio del colapso o la expansión de suelos metaestables.

De la interpretación de los ensayos edométricos se deducen parámetros
geotécnicos relativos a la deformabilidad y permeabilidad del suelo
especialmente indicados para el estudio de problemas de consolidación.
Existe una norma española, UNE 103.405, que regula la realización de este
ensayo.

F) Ensayos de compactación

Los ensayos de compactación están indicados para el estudio del efecto de la
humedad en la densidad máxima que puede alcanzarse al compactar un suelo.
Se realizan con muestras de cualquier tipo de suelo hasta gravas que puedan
tener 25 mm (1”) de tamaño máximo (aprox.).

Los ensayos más tradicionales son el Proctor Normal (UNE 103.500) y el Proctor
Modificado (UNE 103.501). El segundo se realiza compactando en moldes más
grandes y con energías mayores y por eso suelen alcanzar densidades
claramente más altas (5 a 15% mayores que las correspondientes al P.N.).

El resultado de estos ensayos es especialmente aplicable al control de calidad de
compactación de rellenos.

G) Otros ensayos

Existen una gran variedad de ensayos, menos comunes, que pueden ser de gran
interés en el estudio de determinados problemas geotécnicos específicos.

Entre estos ensayos de suelos, se citan los siguientes:

• CBR. Determinación de la capacidad portante para explanadas y capas
de firmes.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
47
• Determinación de la presión de hinchamiento y de la expansión libre de
suelos expansivos.
• Ensayos de compresión brasileños (medida indirecta de la resistencia a
tracción).
• Ensayos de molinete (vane test) y penetrómetro en laboratorio.
• Ensayos de permeabilidad mediante permeámetros de carga constante o
variable.


1.4 Esfuerzos en una masa de suelo: presiones normales y tangenciales

1.4.1 Concepto de esfuerzo efectivo en un sistema de particulas

La figura siguiente muestra una pequeña celda de medición hipotética (elemento A)
enterrada en una masa de suelo.



Imaginemos que esta celda se ha colocado de tal forma que las partículas del suelo no
se han desplazado. Los diagramas de dicha figura representan las caras horizontal y
vertical del elemento A, con las partículas de suelo que cargan sobre esas caras.
Estas partículas ejercen generalmente fuerzas normales y tangenciales sobre dichas
caras. Si cada cara es cuadrada, de lado a, podernos definir los esfuerzos que actúan
sobre la celda por:

2
a
N
v
v
= σ
2
a
N
h
h
= σ
2
a
T
v
v
= τ
2
a
T
h
h
= τ

donde N
v
y N
h
representan respectivamente las fuerzas normales en direcciones
vertical y horizontal; T
v
y T
h
son respectivamente las fuerzas tangenciales en
direcciones vertical y horizontal; y σ
v
, σ
h
, τ
v
y τ
h
representan los esfuerzos
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
48
correspondientes. De esta forma hemos definido cuatro esfuerzos que, al menos
teóricamente, pueden visualizarse y medirse directamente.

En este apartado, excepto cuando se indique lo contrario, se supondrá que la presión
en la fase intersticial del suelo es nula; es decir igual a la presión en la atmosférica. De
aquí que las fuerzas N
v
, N
h
, T
v
y T
h
se deben únicamente a las fuerzas transmitidas a
través del esqueleto minera!. En un suelo seco, el esfuerzo puede imaginarse como la
fuerza existente en el esqueleto mineral por unidad de área de suelo.

Realmente, es bastante difícil medir con precisión los esfuerzos existentes en el
interior de un suelo, principalmente debido a que la presencia de un medidor altera el
campo de esfuerzos que existiría si aquel no se hubiera colocado. Con objeto de que
nuestra definición de esfuerzos se pueda aplicar con independencia de un medidor,
podemos hacer pasar un plano imaginario a través del suelo, como se indica en la Fig.
8.2



Este plano atravesará los granos minerales y los espacios intersticiales. Puede
suceder que este plano pase a través de uno o más puntos de contacto entre
partículas. En cada punto en que este plano atraviesa materia mineral, la fuerza
transmitida a través del esqueleto mineral puede descomponerse en fuerzas normales
y tangenciales al plano. Las componentes tangenciales pueden a su vez
descomponerse según un par de ejes coordenados. Estas diversas componentes se
han representado en la Fig. 8.2 La suma de las componentes normales al plano de
todas las fuerzas, dividida por el área del plano es el esfuerzo normal σ que actúa
sobre dicho plano. Análogamente, la suma de todos los componentes tangenciales
sobre el plano en la dirección x, por ejemplo, dividida por el área de este plano es el
esfuerzo tangencial o cortante τ
x
en la dirección x.

Existe también otra imagen bastante utilizada para la definición de esfuerzos. Puede
imaginarse un plano “ondulado” que se dobla justo lo suficiente para cortar materia
minera! unicarnente en los puntos de contacto entre partículas. El esfuerzo es
entonces la suma de las fuerzas de contacto dividida por el área del plano ondulado.
La suma de todas las áreas de contacto será una parte muy pequeña del área total del
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
49
plano, ciertamente menos de 1%. Por ello, el esfuerzo definido de esta forma difiere
mucho numéricamente de los esfuerzos en los puntos de contacto.

Al utilizar la palabra “esfuerzo” en este libro nos referimos al esfuerzo macroscópico,
es decir fuerza/área total, tal como se ha definido con ayuda de las Figs. 8.1 y 8.2.


1.4.2 Esfuerzos geostáticos

Los esfuerzos en el interior de un suelo están producidos por las cargas exteriores
aplicadas al mismo y por el peso del propio suelo. El sistema de esfuerzos debido a
las cargas aplicadas suele ser bastante complicado. El sistema de esfuerzos
correspondiente al peso propio del suelo también puede ser complicado. Sin embargo,
existe un caso habitual en el que el peso del suelo da lugar a un sistema de esfuerzos
muy sencillo: cuando la superficie del terreno es horizontal y cuando la naturaleza del
suelo varía muy poco en dirección horizontal. Este caso se presenta frecuentemente,
en especial en suelos sedimentarios. En tal caso los esfuerzos se denominan
geostáticos.

Esfuerzos geostáticos verticales

En el caso que acabamos de describir, no existen esfuerzos tangenciales sobre planos
verticales y horizontales trazados a través del suelo. De aquí que el esfuerzo vertical
geostático a cualquier profundidad puede calcularse simplemente considerando el
peso de suelo por encima de dicha profundidad.

Así pues, si el peso específico del suelo es constante con la profundidad, se tiene:

z
v
γ σ =

donde z es la profundidad y γes el peso específico total del suelo. En este caso, el
esfuerzo vertical variará linealmente con la profundidad, como se indica en la Fig. 8.3.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
50


Por supuesto el peso específico no es una constante con la profundidad.
Generalmente un suelo resultará cada vez más compacto al aumentar la profundidad
debido a la compresión originada por los esfuerzos geostáticos. Si el peso específico
del suelo varía de forma continua con la profundidad, los esfuerzos verticales pueden
calcularse por medio de la integral:


í
=
Z
v
dz
0
γ σ

Si el suelo está estratificado y el peso específico de cada estrato es diferente, los
esfuerzos verticales pueden calcularse adecuadamente por medio de la sumatoria:


¯
∆ = z
v
γ σ

El ejemplo siguiente muestra el cálculo de los esfuerzos verticales geostáticos para un
caso en el que el peso específico es función del esfuerzo geostático.

Datos: La relación entre el esfuerzo vertical y el peso específico es

γ = l,520+0,0022 σ
v


donde γ viene dado en ton/m
3
y σ
v
en ton/m
2
.

Problema: Calcular los esfuerzos verticales a una profundidad de 30 m. para el caso
de esfuerzos geostáticos.





MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
51
Solución por cálculo directo. A partir de la ecuación:


í í
+ = =
Z
v
Z
v
dz dz
0 0
) 0022 . 0 520 . 1 ( σ γ σ
(z en metros)

) 0022 . 0 520 . 1 (
v
v
dz
d
σ
σ
+ =

La solución de esta ecuación diferencial es:

) 1 ( 90 . 6
0022 . 0
− =
Z
v
e σ

Para z = 30 m:

σ
v
= 6.90 (1,0683 — 1) = 47,73 ton/m
2
.

Esfuerzos geostáticos horizontales

La relación entre los esfuerzos horizontal y vertical se expresa por un coeficiente
denominado coeficiente de esfuerzo lateral o de presión lateral y se designa por el
símbolo K.


v
h
K
σ
σ
=

Esta definición de K se emplea indiferentemente de que los esfuerzos sean
geostáticos o no.

Incluso en el caso de que los esfuerzos sean geostáticos, el valor de K puede variar
entre amplios límites, según que el suelo resulte comprimido o expandido en dirección
horizontal, bien por las fuerzas de la naturaleza o de los trabajos del hombre.

Frecuentemente tiene interés la magnitud del esfuerzo geostático horizontal en el caso
especial en el que no se haya producido deformación lateral en el terreno. En este
caso se habla del coeficiente de presión lateral en reposo y se designa por el símbolo
K
0
.

Como se ha comentado en apartados anteriores, un suelo sedimentario está formado
por una acumulación de sedimentos de abajo a arriba. Al continuar aumentando el
espesor de sedimentos, se produce una compresión vertical del suelo a todos los
niveles debido al aumento del esfuerzo vertical. Al producirse la sedimentación,
generalmente en una zona bastante extensa, no existe razón por la cual deba tener
lugar una compresión horizontal apreciable. Por esta razón, se llega lógicamente a la
conclusión de que en un suelo sedimentario el esfuerzo total horizontal debe ser
menor que el vertical. Para un depósito de arena formado de esta manera, K
0
suele
tener un valor comprendido entre 0,4 y 0.5.

Por otro lado, existe evidencia de que el esfuerzo horizontal puede ser superior al
vertical si un depósito sedimentario ha tenido una carga importante en el pasado. En
efecto, los esfuerzos horizontales quedaron “congelados” cuando el suelo estuvo
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
52
cargado con un espesor mayor de tierras que el actual y no se disiparon al suprimirse
esta carga. En este caso, K
0
puede alcanzar valores de hasta 3.

En la Fig. 8.3 se ha representado la gama de variación de los esfuerzos horizontales
para el estado en reposo.

1.4.3 Esfuerzos producidos por las cargas aplicadas

Los resultados de la teoría de la elasticidad se emplean frecuentemente para calcular
los esfuerzos producidos en una masa de suelo por las cargas aplicadas
exteriormente. Esta teoría parte de la hipótesis de que el esfuerzo es proporcional a la
deformación. La mayoría de las soluciones más útiles de esta teoría suponen también
que el suelo es homogéneo (sus propiedades no varían de un punto a otro) e isótropo
(sus propiedades son las mismas cualquiera que sea la dirección que se considere a
partir del punto.) El suelo rara vez se ajusta exactamente a estas hipótesis, y muy a
menudo no las cumple en absoluto. Sin embargo el ingeniero no tiene otra alternativa
que emplear los resultados de esta teoría junto con su criterio personal.

La obtención de la solución elástica para unas determinadas cargas y condiciones de
contorno o frontera es bastante tediosa. En este libro no nos interesa la forma de
obtener estas soluciones, sino más bien, la forma de emplearlas. En este capítulo se
incluyen varias soluciones en forma gráfica.

Carga uniforme sobre una superficie circular

Las Figs. 8.4 y 8.5 dan los esfuerzos producidos por una presión normal
uniformemente repartida ∆qs que actúa sobre una superficie circular de radio R en la
superficie de un semiespacio elástico. Estos esfuerzos deben añadirse a los esfuerzos
geostáticos iniciales. La figura 8.4 proporciona los esfuerzos verticales.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
53


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
54


El significado de ∆σ1 y ∆σ3, dados en la Fig. 8.5, a lo largo del eje vertical, es el
siguiente:

∆σ
1
=∆σ
v

∆σ
3
=∆σ
h


El ejemplo siguiente muestra el empleo de estos ábacos. Los esfuerzos provocados
por una carga superficial deben afiadirse a los esfuerzos geostáticos con objeto de
obtener los esfuerzos finales después de aplicar la carga.

Ejemplo
Datos: Se tiene un suelo con γ = 1.70 ton/m
3
y K
0
= 0.5, cargado con ∆q
s
= 25 ton/m
2

sobre una superficie circular de 6 m de diámetro.
Problema: Calcular los esfuerzos vertical y horizontal a una profundidad de 3 m. bajo
el centro.
Solución:

Esfuerzo vertical (ton/m
2
) Esfuerzo horizontal (ton/m
2
)
Esfuerzos iniciales γz=5,10 K
0
γ z= 2,55
Increm. de esfuerzos Fig 8.4: 0,64x25= 16,00 Fig 8.5b: 0,10x25= 2,50
Esfuerzos finales 21,10 5,05

Las figuras como las indicadas dan una idea de cómo se distribuyen los esfuerzos en
una masa de suelo. Por ejemplo, la zona situada bajo la superficie cargada, donde los
esfuerzos verticales son más importantes, se suele denominar frecuentemente “bulbo
de esfuerzos”. Para una superficie circular cargada, los esfuerzos verticales son
menores de 0.15 ∆q
s
a una profundidad de 3R y menores de 010 ∆q
s
a una
profundidad de 4R. Generalmente se conidera que el bulbo de esfuerzos corresponde
al volumen comprendido dentro del contorno correspondiente a 0.1 ∆q
s
, aunque esta
elección es totalmente arbitraria.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
55
Carga uniforme sobre una superficie rectangular

El gráfico de la Fig. 8.6 puede emplearse para obtener los esfuerzos verticales bajo la
esquina de una superficie rectangular cargada.



El ejemplo siguiente muestra la forma de emplear este gráfico para obtener los
esfuerzos en puntos no situados bajo la esquina de la superficie cargada. Los
problemas que comprenden cargas superficiales no repartidas uniformemente o
distribuidas sobre una superficie de forma irregular pueden resolverse dividiendo la
carga en partes que contengan cargas uniformemente repartidas sobre superficies
rectangulares.

Ejemplo
Datos: El esquema de carga representado en la Fig. E8.3-1.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
56



Problema: Calcular el esfuerzo vertical a una profundidad de 3 m bajo el punto A.

Solución: La carga dada es equivalente a la suma de los 4 rectángulos de carga que
aparecen en la Fig. E8.3-2.





Cargas en faja

Las Figs. 8.7 y 8.8 dan los esfuerzos producidos por cargas en faja; es decir, cargas
que son infinitamente largas en la dirección normal al plano de la figura. Se recogen
dos casos: carga uniformemente repartida y carga en faja de forma triangular.
Análogamente, ∆σ
1
=∆σ
v
y ∆σ
3
=∆σ
h
a lo largo del eje vertical.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
57


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
58


Otras soluciones

También se dispone de gráficos para otros casos de carga en medios elásticos
estratificados y en terrenos elásticos rígidos en dirección horizontal pero deformables
en dirección vertical. Con un ordenador, el ingeniero puede obtener fácilmente las
distribuciones elásticas de esfuerzo para cualquier tipo de carga y condiciones de
contorno. Gráficos como los aquí recogidos resultan útiles para el estudio preliminar de
un problema o cuando no se dispone de un ordenador.

1.4.4 Tensión Plana

Para explicar la tensión plana, consideraremos el elemento de tensión mostrado en la
figura 7-1a. Este elemento es infinitesimal en tamaño y puede esbozarse como un
cubo o un paralelepípedo rectangular. Los ejes xyz son paralelos a los bordes del
elemento, cuyas caras se designan según las direcciones de sus normales dirigidas
hacia fuera. Por ejemplo, la cara derecha se designa como cara x positiva y la cara
izquierda (oculta para el observador), cara x negativa. De manera similar, la cara
superior es la cara y positiva y la cara frontal, la cara z positiva.

Cuando el material está en tensión plana en el plano xy, sólo las caras x e y del
elemento están sometidas a tensiones y todas las tensiones actúan paralelamente a
los ejes x e y como se muestra en la figura 7-1a. Esta condición de tensión es muy
común porque está presente en la superficie de cualquier cuerpo tensionado, excepto
en puntos donde las cargas externas actúan sobre la superficie. Cuando el elemento
mostrado en la figura 7-1a se localiza en la superficie libre de un cuerpo, el eje z es
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
59
perpendicular a la superficie y la cara z está en el plano de la superficie. Si no hay
fuerzas externas que actúen sobre el elemento, la cara z estará libre de tensión.



Figura 7-1. Elementos en tensión plana:
a) Vista tridimensional de un elemento orientado según los ejes xyz
b) Vista bidimensional del mismo elemento
c) Vista bidimensional de un elemento orientado según los ejes x
1
y
1
z
1


Los símbolos para las tensiones ilustrados en la figura 7-1a tienen los siguientes
significados. Una tensión normal tiene un subíndice que identifica la cara sobre la
que actúa la tensión; por ejemplo, la tensión
x
actúa sobre la cara x del elemento y la
tensión
y
, sobre la cara y. Puesto que el tamaño del elemento es infinitesimal, las
tensiones normales que actúan sobre las caras opuestas son iguales. La convención
de signos para las tensiones normales es la habitualmente empleada en elasticidad;
es decir, la tracción es positiva y la compresión es negativa.

Una tensión tangencial τ ττ τ tiene dos subíndices: el primero denota la cara sobre la que
actúa la tensión y el segundo da el sentido sobre esa cara. Así la tensión τ
xy
actúa
sobre la cara x en el sentido del eje y (Fig. 7-1a) y la tensión τ
yx
, sobre la cara y en el
sentido del eje x.

La convención de signos para las tensiones tangenciales es como sigue. Una tensión
tangencial es positiva cuando actúa sobre una cara positiva de un elemento en el
sentido positivo de un eje y es negativa cuando actúa sobre una cara positiva de un
elemento en el sentido negativo de un eje; por lo tanto, las tensiones τ
xy
y τ
yx

mostradas sobre las caras x e y positivas en la figura 7-1a son tensiones tangenciales
positivas. De manera similar, una tensión tangencial es positiva cuando actúa en el
sentido negativo de un eje; sobre una cara negativa de un elemento, por lo tanto, las
tensiones τ
xy
y τ
yx
mostradas sobre las caras x e y negativas del elemento también
son positivas.

Esta convención de signos para las tensiones tangenciales es fácil de recordar si la
enunciamos de la siguiente manera: una tensión tangencial es positiva cuando los
sentidos asociados con sus subíndices son más-más o menos-menos; la tensión es
negativa cuando los sentidos son más-menos o menos-más.

La convención de signos anterior es congruente con el equilibrio del elemento, porque
sabemos que las tensiones tangenciales sobre caras opuestas de un elemento
infinitesimal deben ser iguales en magnitud y opuestas en sentido; por lo tanto, de
acuerdo con nuestra convención de signos, una tensión positiva τ
xy
actúa hacia arriba
sobre la cara positiva (Fig. 7-1a) y hacia abajo sobre la cara negativa. De manera
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
60
similar, las tensiones τ
yx
que actúan sobre las caras superior e inferior del elemento
son positivas aunque tengan sentidos opuestos.

Sabemos también que las tensiones tangenciales sobre planos perpendiculares son
iguales en magnitud y tienen sentidos tales que ambas tensiones se acercan o se
alejan de la línea de intersección de las caras. En tanto que las tensiones τ
xy
y τ
yx
sean
positivas en los sentidos mostrados en la figura, son congruentes con esta
observación; por lo tanto, notamos que

τ
xy
= τ
yx


Por conveniencia al trazar los elementos de tensión plana, usualmente dibujamos sólo
una vista bidimensional del elemento, como se muestra en la figura 7-1b. Aunque una
figura de este tipo es adecuada para ilustrar todas las tensiones que actúan sobre el
elemento, debemos tener en mente que el elemento es un cuerpo sólido con un
espesor perpendicular al plano de la figura.

Tensiones sobre secciones inclinadas

Ahora estamos listos para considerar las tensiones que actúan sobre secciones
inclinadas, suponiendo que se conocen las tensiones
x
,
y
y τ
xy
(Figs. 7-1a y b). Para
representar las tensiones que actúan sobre una sección inclinada, ahora tomamos en
cuenta un nuevo elemento de tensión (Fig. 7-1c) que se encuentra en el mismo punto
en el material que el elemento original (Fig. 7-1b). Sin embargo, el nuevo elemento
posee caras paralelas y perpendiculares a la dirección inclinada. Asociados con este
nuevo elemento se tienen los ejes x
1
, y
1
, y z
1
, tales que el eje z
1
coincide con el eje z y
los ejes x
1
y
1
están girados en sentido antihorario un ángulo con respecto a los ejes
xy.

Las tensiones normales y tangenciales que actúan sobre este nuevo elemento se
denotan
x1
,
y1
, τ
x1y1
, y τ
y1x1
, usando las designaciones por subíndices y convención
de signos descritas para las tensiones que actúan sobre el elemento xy. Las
conclusiones anteriores relativas a las tensiones tangenciales aún son aplicables; es
decir,

τ
x1y1
= τ
y1x1


A partir de esta ecuación y del equilibrio del elemento, vemos que las tensiones
tangenciales que actúan sobre las cuatro caras de un elemento en tensión plana son
conocidas si determinamos la tensión tangencial que actúa sobre cualquiera de las
caras.

Las tensiones que actúan sobre el elemento inclinado x
1
y
1
(Fig. 7-1c) pueden
expresarse en términos de las tensiones sobre el elemento xy (Fig. 7-1b) usando
ecuaciones de equilibrio. Con este fin, escogemos un elemento de tensión en forma de
cuña que se muestra en la figura 7-2a que tiene una cara inclinada que es la misma
que la cara x
1
del elemento inclinado (Fig. 7-1 c) Las otras dos caras laterales de la
cuña son paralelas a los ejes x e y.

A fin de escribir las ecuaciones de equilibrio para la cuña, necesitamos construir un
diagrama de cuerpo libre que muestre las fuerzas que actúan sobre las caras. Sea A0
el área de la cara izquierda (esto es, la cara x negativa). Entonces las fuerzas
normales y cortantes que actúan sobre dicha cara son
x
A
0
y τ
xy
A
0
, según se aprecia
en el diagrama de cuerpo libre de la figura 7-2b. El área de la cara inferior (o cara y
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
61
negativa) es A
0
tan y el área de la cara inclinada (o cara x
1
positiva) es A
0
sec . Así,
las fuerzas normales y cortantes que actúan sobre esas caras tienen las magnitudes y
sentidos mostrados en la figura.



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
62
Las fuerzas que actúan sobre las caras izquierda e inferior pueden descomponerse en
componentes ortogonales que actúan en las direcciones x
1
e y
1
. Entonces podemos
obtener dos ecuaciones de equilibrio sumando fuerzas en tales direcciones; la primera
ecuación, obtenida sumando fuerzas en la dirección x
1
, es:

0 cos tan A - sen tan A sen A cos A - sec A
0 yx 0 y 0 xy 0 0 x
1
= − − θ θ τ θ θ σ θ τ θ σ θ σ
x


De la misma manera, sumando las fuerzas en la dirección y
1
obtenemos:

0 sen tan A cos tan A cos A sen A sec A
0 yx 0 y 0 xy 0 0 y x
1 1
= + − − + θ θ τ θ θ σ θ τ θ σ θ τ
x


Si usamos la relación τ
xy
= τ
yx
, simplificamos y reordenamos, obtenemos estas dos
ecuaciones:

θ θ τ θ σ θ σ σ cos sen 2 sen cos
xy
2
y
2
x x
1
+ + =
( ) ( ) θ θ τ θ θ σ σ τ
2 2
xy y x y x
sen - cos cos sen - -
1 1
+ =

Las ecuaciones anteriores dan las tensiones normales y tangenciales que actúan
sobre el plano x
1
en términos del ángulo y las tensiones
x
,
y
, y τ
xy
que actúan
sobre los planos x e y.

Para el caso especial en que =0, las ecuaciones anteriores dan
x1
=
x
y τ
x1y1

xy
,
como era de esperar. También, cuando =90°, las ecuaciones dan
x1
=
y
y τ
x1y1
= - τ
xy

= -τ
yx
. En el último caso, como el eje x
1
es vertical cuando =90°, la tensión τ
x1y1
será
positiva cuando actúe hacia la izquierda; sin embargo, la tensión τ
yx
actúa hacia la
derecha, por lo que τ
x1y1
= -τ
yx
.

Ecuaciones de transformación para tensión plana

Las ecuaciones anteriores de tensiones sobre una sección inclinada pueden
expresarse de manera más conveniente introduciendo las siguientes identidades
trigonométricas:

( ) θ θ 2 cos 1
2
1
cos
2
+ = ( ) θ θ 2 cos 1
2
1
sen
2
− = θ θ θ sen2
2
1
cos sen =

Cuando se hacen esas sustituciones, resultan las ecuaciones:

θ τ θ
σ σ σ σ
σ sen2 cos2
2 2
xy
y x y x
x
1
+

+
+
=
θ τ θ
σ σ
τ 2 cos sen2
2
-
-
xy
y x
y x
1 1
+ =

Se conocen como ecuaciones de transformación para tensión plana porque
transforman las componentes de tensiónl de un conjunto de ejes en otro. Ahora bien,
como se explicó antes, el estado de tensión intrínseco en el punto considerado es el
mismo, ya sea que lo representen tensiones que actúan sobre el elemento xy (Fig. 7-
1b) o sobre el elemento inclinado x
1
y
1
(Fig. 7-1c).

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
63
Puesto que las ecuaciones de transformación nada más se obtuvieron a partir del
equilibrio del elemento, son aplicables a tensiones en cualquier tipo de material, sea
éste lineal o no lineal, elástico o inelástico.

Una importante observación relativa a las tensiones normales puede obtenerse de las
ecuaciones de transformación. Como asunto preliminar, notamos que la tensión
normal
y1
que actúa sobre la cara y
1
del elemento inclinado (Fig. 7- 1c) puede
obtenerse de la ecuación anterior sustituyendo por +90°. El resultado es la
siguiente ecuación para
y1
:

θ τ θ
σ σ σ σ
σ sen2 cos2
2 2
xy
y x y x
y
1



+
=

Sumamos las expresiones para
x1
y
y1
y obtenemos:

y x y x
1 1
σ σ σ σ + = +

Esta ecuación muestra que la suma de las tensiones normales que actúan sobre caras
perpendiculares de elementos de tensión plana (en un punto dado de un cuerpo
sometido a tensiones) es constante e independiente del ángulo . Esta suma se
conoce como primer invariante del tensor de tensiones.

La manera en que varían las tensiones normales y tangenciales se presenta en la
figura 7-3, que es una gráfica de
x1
y τ
x1y1
versus el ángulo . La gráfica está trazada
para el caso particular de
y
= 0,2
x
y τ
xy
= 0,8
x
, y en ella vemos que las tensiones
varían de modo continuo conforme la orientación del elemento cambia. En ciertos
ángulos, la tensión normal alcanza un valor máximo o mínimo; en otros, se vuelve
cero. De forma similar, la tensión tangencial tiene valores máximo, mínimo y cero en
ciertos ángulos. En la siguiente sección se plantea una investigación detallada de esos
valores máximos y mínimos.



Casos especiales de tensión plana

El caso general de tensión plana se reduce a estados más simples de tensión en
condiciones especiales; por ejemplo, si todas las tensiones que actúan sobre el
elemento xy (Fig. 7-1b) son cero excepto la tensión normal
x
, entonces el elemento
está en tensión uniaxial (Fig. 7-4). Las ecuaciones de transformación
correspondientes que se obtienen igualando
y
y τ
xy
a cero en las ecuaciones
anteriores son:
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
64



( ) θ
σ
σ 2 cos - 1
2
x
x
1
= sen2
2
-
x
y x
1 1
θ
σ
τ =

Otro caso especial es el de cortante puro (Fig. 7-5), para el cual se obtienen las
ecuaciones de transformación sustituyendo
x
=0 y
y
=0 en las ecuaciones citadas:

θ τ σ sen2
xy x
1
= θ τ τ 2 cos
xy y x
1 1
=



Para finalizar, notamos el caso especial de tensión biaxial, en donde el elemento xy
está sometido a tensiones normales en las direcciones x e y pero sin tensiones
tangenciales. (Fig. 7-6). Las ecuaciones para la tensión biaxial se obtienen de las
ecuaciones de transformación sencillamente anulando los términos que contienen τ
xy

como se muestra a continuación:

θ
σ σ σ σ
σ cos2
2 2
y x y x
x
1

+
+
=
sen2
2
-
-
y x
y x
1 1
θ
σ σ
τ =

La tensión biaxial se presenta en muchos tipos de estructuras, como por ejemplo, los
recipientes de pared delgada a presión.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
65


Ejemplo

Se tiene una condición de tensión plana en un punto sobre la superficie de una
estructura cargada donde las tensiones poseen las magnitudes y direcciones
mostradas sobre el elemento de tensiones de la figura siguiente:



Determinar las tensiones que actúan sobre un elemento orientado a un ángulo de 15°
horario con respecto al elemento original.

Solución:
Las tensiones que actúan sobre el elemento original tienen los siguientes valores:


x
= - 46MPa
y
= 12MPa τ
xy
= -19MPa

En la figura siguiente se muestra un elemento orientado según un ángulo horario de
15°, donde el eje x
1
forma un ángulo = - 15°con el eje x (Como alternativa, el eje x
1

podría colocarse a un ángulo positivo = 75°).

Podemos calcular con facilidad las tensiones sobre la cara x
1
del elemento orientado a
= - 15°usando las ecuaciones de transformación. Los cálculos son:

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
66
MPa 6 . 32 30) (-19)sen(- cos(-30) (-29) 17 - sen2 cos2
2 2
xy
y x y x
x
1
− = + + = +

+
+
= θ τ θ
σ σ σ σ
σ
MPa 31.0 - cos(-30) (-19) sen(-30) ) 29 ( 2 cos sen2
2
-
-
xy
y x
y x
1 1
= + − − = + = θ τ θ
σ σ
τ

También, la tensión normal que actúa sobre la cara y
1
es:

-1.4MPa sen(-30) (-19) - 30) (-29)cos(- - 17 - sen2 cos2
2 2
xy
y x y x
y
1
= = −


+
= θ τ θ
σ σ σ σ
σ

Esta tensión puede confirmarse sustituyendo = 75° en la ecuación de
x1
. Como
comprobación adicional de los resultados, notamos que:
y x y x
1 1
σ σ σ σ + = +

Las tensiones que actúan sobre el elemento inclinado se muestran en la figura
siguiente, donde las flechas indican las direcciones verdaderas de las tensiones.
Notamos de nuevo que ambos elementos de tensión presentados en las figuras
anteriores representan el mismo estado de tensión.



1.4.5 Tensiones Principales y Tensiones Tangenciales máximas

Las ecuaciones de transformación para tensión plana muestran que las tensiones
normales
x1
y las tensiones tangenciales τ
x1y1
varían continuamente conforme giran
los ejes a través del ángulo . Esta variación se exhibe en la figura 7-3 para una
combinación particular de tensiones. En la figura vemos que las tensiones normales y
las tangenciales alcanzan valores máximos y mínimos a intervalos de 90°. No es para
sorprenderse que, esos valores máximos y mínimos suelan requerirse para fines de
diseño; por ejemplo, las fallas por fatiga de estructuras como máquinas y aeronaves
suelen relacionarse con las tensiones máximas, por lo que hay que determinar sus
magnitudes y orientaciones como parte del proceso de diseño.

Tensiones principales

Las tensiones normales máxima y mínima, llamadas tensiones principales, pueden
encontrarse con la ecuación de transformación para la tensión normal
x1
. Derivamos

x1
con respecto a , igualamos a cero y obtenemos una ecuación de la que podemos
encontrar los valores de para los que
x1
es un máximo o un mínimo. La ecuación
para la derivada es:
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
67

0 cos2 2 sen2 ) - ( -
d
d
xy y x
x
1
= + = θ τ θ σ σ
θ
σ


De donde obtenemos:

y x
xy
p
-
2
tan2
σ σ
τ
θ =

El subíndice p indica que el ángulo
p
define la orientación de los planos principales;
es decir, los planos sobre los que actúan las tensiones principales.

Dos valores del ángulo 2, en el intervalo de 0 a 360° se pueden obtener de la
ecuación anterior. Esos valores difieren en 180°, con un valor entre 0 y 180°y el otro
entre 180°y 360°; por lo tanto, el ángulo
p
tiene dos valores que difieren en 90°, un
valor entre 0 y 90°y el otro entre 90°y 180°. Los dos valores de se conocen como
los ángulos principales. Para uno de estos ángulos, la tensión normal
x1
es una
tensión principal máxima; para el otro, es una tensión principal mínima. Como los
ángulos principales difieren en 90°, vemos que las tensiones principales ocurren sobre
planos mutuamente perpendiculares.

Las tensiones principales pueden calcularse sustituyendo cada uno de los dos valores
de
p
, en la primera ecuación de transformación de tensiones y despejando
x1
. Al
determinar las tensiones principales de esta manera, no sólo obtenemos los valores de
las tensiones principales, sino también vemos qué tensión principal se vincula con qué
ángulo principal.


Figura 7-9. Representación geométrica de la ecuación anterior

También podemos obtener fórmulas generales para las tensiones principales. Con
este fin observamos al triángulo rectángulo en la figura 7-9, el cual se construye a
partir de la ecuación anterior. Nótese que la hipotenusa del triángulo, obtenida con el
teorema de Pitágoras, es

2
xy
2
y x
2
-
R τ
σ σ
+
|
|
.
|

\
|
=

La cantidad R siempre es un número positivo y al igual que los otros dos lados del
triángulo, tiene unidades de tensión. Del triángulo obtenemos dos relaciones
adicionales:

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
68
2R
-
2 cos
y x
p
σ σ
θ =
R
2 sen
xy
p
τ
θ =

Al sustituir estas expresiones para cos 2
p
y sen 2
p
en la ecuación de transformación
para
x1
, obtenemos la tensión principal mayor en términos algebraicos, denotada con

1
:

|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
| −
+
+
= +

+
+
= =
R 2R
-

2 2
sen2 cos2
2 2
xy
xy
y x y x y x
xy
y x y x
x 1
1
τ
τ
σ σ σ σ σ σ
θ τ θ
σ σ σ σ
σ σ


Luego de sustituir el valor de R obtenido anteriormente y de ordenar de manera
algebraica, se tiene:

2
xy
2
y x y x
1
2
-

2
τ
σ σ σ σ
σ +
|
|
.
|

\
|
+
+
=

La menor de las tensiones principales, denotada con
2
, puede encontrarse a partir de
la condición de que la suma de las tensiones normales sobre planos perpendiculares
es constante:

y x 2 1
σ σ σ σ + = +

Sustituimos la expresión para
1
en la ecuación anterior, despejamos
2
y obtenemos:

2
xy
2
y x y x
1 y x 2
2
-

2
τ
σ σ σ σ
σ σ σ σ +
|
|
.
|

\
|

+
= − + =

Esta ecuación tiene la misma forma que la ecuación para
1
pero difiere por la
presencia del signo menos antes de la raíz cuadrada.

Las fórmulas anteriores para
1
y
2
pueden combinarse en una sola fórmula para las
tensiones principales:

2
xy
2
y x y x
1.2
2
-

2
τ
σ σ σ σ
σ +
|
|
.
|

\
|
±
+
=

El signo más da la tensión principal algebraicamente mayor y el signo menos, la
tensión principal algebraicamente menor.

Angulos principales

Denotemos ahora los dos ángulos que definen los planos principales con
p1
y
p2
,
correspondientes a las tensiones principales
1
y
2
. Ambos ángulos pueden
determinarse de la ecuación para tan 2
p
; sin embargo, no podemos saber de esa
ecuación qué ángulo es
p1
y cuál es
p2
. Un procedimiento simple para identificarlos
es tomar uno de los valores y sustituirlo en la ecuación para
x1
. El valor resultante de

x1
será
1
o
2
(suponiendo que ya hemos encontrado
1
y
2
de la ecuación
anterior), lo que permite relacionar los dos ángulos principales con las dos tensiones
principales.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
69

Otro método para relacionar los ángulos principales con las tensiones principales es
usar las ecuaciones de cos 2
p
y sen 2
p
para hallar
p
, ya que el único ángulo que
satisface las dos ecuaciones es
p1
. Entonces podemos reescribir estas ecuaciones
como sigue:

2R
-
2 cos
y x
p
1
σ σ
θ =
R
2 sen
xy
p
1
τ
θ =

Existe sólo un ángulo entre 0 y 360°que satisface ambas ecuaciones. Así, el valor de

p1
puede determinarse en forma única con las ecuaciones anteriores. El ángulo
p2

correspondiente a
2
define un plano perpendicular al plano definido por
p1
; por lo
tanto,
p2
puede tomarse como 90°mayor o 90°menor que
p1
.

Tensiones tangenciales sobre los planos principales

Una característica importante de los planos principales puede obtenerse de la
ecuación de trasformación para las tensiones tangenciales. Si igualamos a cero la
tensión tangencial τ
x1y1
, obtenemos una expresión que es la misma que la ecuación
anterior de la derivada de
x1
respecto a ; en otras palabras, los ángulos
correspondientes a los planos de tensión tangencial cero son los mismos que los
ángulos correspondientes a los planos principales. Así pues, podemos expresar la
importante observación que sigue relativa a los planos principales: las tensiones
tangenciales son cero sobre los planos principales.







MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
70
Casos especiales

Los planos principales para elementos en tensión uniaxial y tensión biaxial son los
planos x e y mismos (Fig. 7-10) porque tan 2
p
, = 0 y los dos valores de
p
son 0 y 90°.
Sabemos también que los planos x e y son los planos principales porque las tensiones
tangenciales son cero en esos planos.

Para un elemento en cortante puro (Fig. 7-11a), los planos principales están
orientados a 45° respecto al eje x (Fig. 7-11b) porque tan2
p
es infinita y los dos
valores de
p
son 45°y 135°. Si τ
xy
es positiva, las tensiones principales son
1

xy
y

2
= -τ
xy
.


La tercera tensión principal

El análisis anterior de las tensiones principales se refiere sólo a rotación de ejes en el
plano xy; esto es, rotación respecto al eje z (Fig. 7-12a); por lo tanto, las dos tensiones
principales determinadas anteriormente se denominan las tensiones principales en el
plano. No debemos pasar por alto el hecho de que el elemento de tensión es
tridimensional y que tiene tres (no dos) tensiones principales en acción sobre tres
planos mutuamente perpendiculares.



Mediante un análisis tridimensional más completo, puede demostrarse que los tres
planos principales para un elemento de tensión plana son los dos planos principales
descritos, más la cara z del elemento. Estos planos principales se ilustran en la figura
7-12b, donde un elemento de tensión se ha orientado según el ángulo principal
p1
,
que corresponde a la tensión principal
1
. Las tensiones principales
1
y
2
están
dadas por la fórmula única de las tensiones principales y la tercera tensión principal
3

es igual a cero.

Por definición,
1
es más grande que
2
en términos algebraicos, en tanto que
3

puede ser mayor, o menor que
1
y
2
o estar entre ambos. Por supuesto, también es
posible que sean iguales algunas o todas las tensiones principales. Nótese de nuevo
que no hay tensiones tangenciales sobre plano principal alguno.*

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
71
Tensiones tangenciales máximas

Ya encontradas las tensiones principales y sus direcciones para un elemento en
tensión plana, se determinan las tensiones tangenciales máximas y los planos sobre
los que actúan. Las tensiones tangenciales τ
x1y1
que actúan sobre planos inclinados
están dados por la segunda ecuación de transformación. Derivamos τ
x1y1
con respecto
a , igualamos a cero y obtenemos

0 sen2 2 cos2 ) - ( -
d
d
xy y x
y x
1 1
= − = θ τ θ σ σ
θ
τ


De donde:

xy
y x
s
2
-
tan2
τ
σ σ
θ − =

El subíndice s indica que el ángulo
s
define la orientación de los planos de tensiones
tangenciales máximas positiva y negativa.

La ecuación anterior da un valor de
s
entre 0 y 90°y otro entre 90°y 180°. Además,
estos dos valores difieren en 90°, por lo cual las tensiones tangenciales máximas
ocurren sobre planos perpendiculares. Puesto que las tensiones tangenciales sobre
planos perpendiculares son iguales en valor absoluto, las tensiones tangenciales
máximas positiva y negativa difieren sólo en signo.

La comparación de la ecuación anterior con la correspondiente a los ángulos de las
tensiones principales
p
, muestra que:

p
p
s
2 cotg
2 tan
1
tan2 θ
θ
θ − = − =

A partir de esta ecuación podemos obtener una relación entre los ángulos
s
y
p
.
Primero reescribimos la ecuación anterior en la forma

0
2 sen
2 cos
2 cos
2 sen
p
p
s
s
= +
θ
θ
θ
θ


Multiplicamos por los términos en el denominador y obtenemos

0 2 cos 2 cos 2 sen 2 sen
p s p s
= + θ θ θ θ

Que equivale a

0 ) 2 - (2 cos
p s
= θ θ

Por lo tanto:

° ± = 90 2 - 2
p s
θ θ


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
72
Y resulta:

° ± = 45
p s
θ θ

Esta ecuación muestra que los planos de tensión tangencial máxima ocurren a 45°
respecto a los planos principales.

El plano de la tensión tangencial máxima positiva τ
max
está definido por el ángulo
s1
,
para el cual son aplicables las siguientes ecuaciones:

R
2 cos
xy
s
1
τ
θ =
2R
-
2 sen
y x
s
1
σ σ
θ − =

Además el ángulo
s1
se relaciona con el ángulo
p1
como sigue:

° = 45 -
1 1
p s
θ θ

La tensión tangencial máxima correspondiente se obtiene sustituyendo las
expresiones para cos 2
s1
y sen 2
s1
en la segunda ecuación de transformación:

2
xy
2
y x
max
2
-
τ
σ σ
τ +
|
|
.
|

\
|
=

La tensión tangencial máxima negativa τ
min
tiene la misma magnitud pero signo
opuesto.

Otra expresión para la tensión tangencial máxima se puede obtener a partir de las
tensiones principales
1
y
2
. Así, vemos que:

2
-
2 1
max
σ σ
τ =

Entonces, la tensión tangencial máxima es igual a la mitad de la diferencia de las
tensiones principales.

Los planos de tensión tangencial máxima también contienen tensiones normales. La
tensión normal que actúa sobre los planos de tensión tangencial máxima positiva
puede determinarse sustituyendo las expresiones para el ángulo
s1
en la ecuación
para
x1
(primera de las ecuaciones de transformación). La tensión resultante es igual
al promedio de las tensiones normales sobre los planos x e y:

2
y x
prom
σ σ
σ
+
=

Esta misma tensión normal actúa sobre los planos de tensión tangencial máxima
negativa.

En los casos particulares de tensión uniaxial y tensión biaxial (Fig. 7-10), los planos
de tensión tangencial máxima ocurren a 45°respecto a los ejes x e y. En el caso de
cortante puro (Fig. 7-1 1), las tensiones tangenciales máximas ocurren en los planos x
e y.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
73

Tensiones tangenciales en el plano y fuera del plano

El análisis anterior de las tensiones tangenciales trató sólo con tensiones tangenciales
en el plano; o sea, con tensiones que actúan en el plano xy. Para obtener las
tensiones tangenciales máximas en el plano, consideramos elementos que se
obtuvieron girando los ejes xyz respecto al eje z, que es un eje principal (Fig. 7-12a).
Encontramos que las tensiones tangenciales máximas ocurren sobre planos a 45°
respecto a los planos principales. Los planos principales para el elemento de la figura
7-12a se muestran en la figura 7-12b, donde
1
y
2
son las tensiones principales; por
lo tanto, las tensiones tangenciales máximas en el plano se encuentran de un
elemento obtenido girando los ejes x
1
y
1
z
1
(Fig. 7-12b) respecto al eje z
1
un ángulo de
45°.

También podemos obtener tensiones tangenciales máximas por rotaciones a 45°
respecto a los otros dos ejes principales (los ejes x
1
e y
1
en la Fig. 7-12b). Tendremos
entonces tres conjuntos de tensiones tangenciales positiva máxima y negativa
máxima:

2
) (
2
x max
1
σ
τ ± =
2
) (
1
y max
1
σ
τ ± =
2
) (
2 1
z max
1
σ σ
τ

± =

en donde los subíndices indican el eje principal respecto al cual tiene lugar la rotación
a 45°. Las tensiones obtenidas por las rotaciones respecto a x
1
e y
1
se denominan
tensiones tangenciales fuera del plano.

Los valores algebraicos de
1
y
2
determinan cuál de las expresiones anteriores da la
tensión tangencial numéricamente mayor. Si
1
y
2
tienen el mismo signo, una de las
dos primeras expresiones es numéricamente mayor; si tienen signos opuestos, la
última expresión es mayor.


1.4.6 Círculo de Mohr para tensión plana

Las ecuaciones de transformación para la tensión plana pueden representarse en
forma gráfica por medio de un trazado conocido como círculo de Mohr. Esta
representación gráfica es de gran utilidad porque permite visualizar las relaciones
entre las tensiones normales y tangenciales que actúan sobre varios planos inclinados
en un punto de un cuerpo sometido a tensiones; sirve también para calcular las
tensiones principales, las tensiones tangenciales máximas y las tensiones en planos
inclinados. Además, el círculo de Mohr es válido no sólo para tensiones, sino también
para otras cantidades de naturaleza matemática similar, incluidas las deformaciones y
los momentos de inercia.

Ecuaciones del círculo de Mohr

Las ecuaciones del círculo de Mohr pueden deducirse de las ecuaciones de
transformación para la tensión plana. Las dos ecuaciones se repiten aquí pero con un
pequeño reordenamiento de la primera expresión:

θ τ θ
σ σ σ σ
σ sen2 cos2
2 2
xy
y x y x
x
1
+

=
+

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
74
θ τ θ
σ σ
τ 2 cos sen2
2
-
-
xy
y x
y x
1 1
+ =

Por la geometría analítica, reconocemos que ambas son las ecuaciones de un círculo
en forma paramétrica, donde el ángulo 2 es el parámetro y las tensiones
x1
y τ
x1y1

son las coordenadas. En esta etapa no es necesario identificar la naturaleza de las
ecuaciones; si eliminamos el parámetro, el significado de las ecuaciones resultará
claro.

Para suprimir el parámetro 2, elevamos al cuadrado ambos lados de cada ecuación y
luego sumamos ambas. El resultado es:


2 2 2
2
xy
2
y x y x 2
y x
2
y x
x
1 1 1
τ
σ σ σ σ
τ
σ σ
σ +
|
|
.
|

\
|

=
+
− +
|
|
.
|

\
|
+


Esta ecuación puede escribirse en forma más simple usando la siguiente notación:

2
y x
prom
σ σ
σ
+
=
2
xy
2
y x
2
-
R τ
σ σ
+
|
|
.
|

\
|
=

La ecuación anterior toma la forma

( )
2 2
y x
2
prom x
R -
1 1 1
= +τ σ σ

que es la ecuación algebraica de un círculo. Las coordenadas son
x1
y τ
x1y1
, el radio
es R y el centro del círculo tiene las coordenadas
x1
=
prom
y τ
x1y1
=0.

Dos formas del círculo de Mohr

El circulo de Mohr puede trazarse a partir de las ecuaciones anteriores de dos
maneras distintas. En la primera se traza la tensión normal
x1
positiva hacia la
derecha y la tensión tangencial τ
x1y1
positiva hacia abajo, como se muestra en la figura
7-14a. La ventaja de trazar las tensiones tangenciales positivas hacia abajo es que el
ángulo 2 sobre el círculo de Mohr es positivo en sentido antihorario, lo que concuerda
con la dirección positiva de 2 en la deducción de las ecuaciones de transformación
(vea las Figs. 7-1 y 7-2).

En la segunda forma del círculo de Mobr, τ
x1y1
se traza positivo hacia arriba pero el
ángulo 2 ahora es positivo en sentido horario (Fig. 7-14b), que es opuesto a su
dirección positiva usual.

Ambas formas son matemáticamente correctas y cualquiera puede usarse; pero, es
más fácil visualizar la orientación del elemento de tensión si la dirección positiva del
ángulo 2 es la misma en el cfrculo de Mohr y en el elemento.

Por lo tanto, optaremos por la primera forma del círculo de Mohr (Fig. 7-14a) en la que
la tensión tangencial positiva se traza hacia abajo y un ángulo positivo 2 se traza en
sentido antihorario.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
75


Construcción del círculo de Mohr

El círculo de Mohr puede construirse de varias maneras, dependiendo de cuáles
tensiones se conozcan y cuáles se desconozcan. Para nuestro propósito inmediato,
que es mostrar las propiedades básicas del círculo, supongamos que conocemos las
tensiones
x
,
y
, y τ
xy
que actúan sobre los planos x e y de un elemento en tensión
plana (Fig. 7-15a). Como veremos, esta información es suficiente para construir el
círculo. Luego, con el círculo dibujado, podemos determinar las tensiones
x1
,
y1
, y
τ
x1y1
que actúan sobre un elemento inclinado (Fig. 7-15b). También podemos obtener
las tensiones principales y las tensiones tangenciales máximas con ayuda del círculo.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
76


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
77
Con
x
,
y
, y τ
xy
, conocidos, el procedimiento para construir el circulo de Mohr es
el siguiente (Fig. 7-15c):

1. Dibuje un conjunto de ejes coordenados con
x1
como abscisa (positivo
hacia la derecha) y τ
x1y1
como ordenada (positivo hacia abajo).
2. Localice el centro C del círculo en el punto con coordenadas
x1
=
prom
y
τ
x1y1
=0.
3. Localice el punto A, que representa las condiciones de tensión sobre la
cara x del elemento mostrado en la figura 7-15a, marcando sus
coordenadas
x1
=
x
y τ
x1y1
= τ
xy
. Note que el punto A corresponde a =0°.
Observe también que la cara x del elemento (Fig. 7-l5a) está marcada “A”
para mostrar su correspondencia con el punto A sobre el círculo.
4. Localice el punto B que representa las condiciones de tensión sobre la cara
y del elemento mostrado en la figura 7-15a, trazando sus coordenadas

x1
=
y
y τ
x1y1
= -τ
xy
. Note que el punto B sobre el círculo corresponde a
=90°. Además, la cara y del elemento (Fig. 7-15a) está marcada “B” para
mostrar su correspondencia con el punto B en el diagrama.
5. Dibuje una línea del punto A al punto B. Esta línea es un diámetro del
círculo y pasa por el centro C. Los puntos A y B, que representan las
tensiones sobre planos a 90°uno del otro (Fig. 7-15a), están en extremos
opuestos del diámetro (y, por lo tanto, están a 1800 uno del otro sobre el
círculo).
6. Con el punto C como centro, trace el círculo de Mohr por los puntos A y B.
El círculo dibujado de esta manera tiene radio R, como se expone en el
siguiente párrafo.


Ahora que hemos dibujado el círculo, podemos confirmar por geometría que las líneas
CA y CB son radios y tienen longitudes iguales a R. Notamos que las respectivas
abscisas de los puntos C y A son (
x
+
y
)/2 y
x
, respectivamente. La diferencia de
estas abscisas es (
x
-
y
)/2, tal como están dimensionadas en la figura. También la
ordenada del punto A es τ
xy
; por lo tanto, la línea CA es la hipotenusa de un triángulo
rectángulo que tiene un lado de longitud (
x
-
y
)/2 y el otro lado de longitud τ
xy
.
Extraemos la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados de esos dos lados y
obtenemos el radio R:

2
xy
2
y x
2
-
R τ
σ σ
+
|
|
.
|

\
|
=

que es la misma que la ecuación matemática obtenida anteriormente. Por un
procedimiento similar, podemos mostrar que la longitud de la línea CB también es
igual al radio R del círculo.

Tensiones sobre un elemento inclinado

Consideraremos ahora las tensiones
x1
,
y1
y τ
x1y1
, que actúan sobre las caras de un
elemento de tensión plana orientado según un ángulo respecto al eje x (Fig. 7-15b).
Si se conoce el ángulo , estas tensiones pueden determinarse con el círculo de Mohr.
El procedimiento se indica a continuación.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
78
Sobre el círculo (Fig. 7-15c), medimos un ángulo 2 en sentido antihorario desde el
radio CA, porque el punto A corresponde a = 0°y es el punto de referencia desde
donde medimos los ángulos. El ángulo 2 localiza el punto D, que (según se expone
en el párrafo siguiente) tiene coordenadas
x1
y τ
x1y1
; por lo tanto, el punto D sobre el
círculo, el cual representa las tensiones sobre la cara x
1
del elemento de la figura 7-
15b. En consecuencia, esta cara del elemento se marca “D” en la figura.

Note que un ángulo 2 sobre el círculo de Mohr corresponde a un ángulo sobre un
elemento de tensión; por ejemplo, el punto D sobre el círculo está a un ángulo 2 del
punto A, pero la cara x
1
del elemento mostrado en la figura 7-15b (la marcada “D”) está
a un ángulo de la cara x del elemento ilustrado en la figura 7-15a (la cara marcada
“A”). De manera similar, los puntos A y B están separados 180°sobre el círculo, pero
las caras correspondientes del elemento (Fig. 7-15a) lo están 90°.

Para demostrar que las ecuaciones de transformación de tensiones dan las
coordenadas
x1
y τ
x1y1
del punto D sobre el círculo, usamos de nuevo la geometría del
círculo. Sea β el ángulo entre la línea radial CD y el eje
x1
. Entonces, con base en la
geometría de la figura, obtenemos estas expresiones para las coordenadas del punto
D:

β
σ σ
σ cos R
2
y x
x
1
+

= β τ sen R
1 1
y x
=

Si observamos que el ángulo entre el radio CA y el eje horizontal es 2+β, podemos
obtener:

2R
) (2 cos
y x
σ σ
β θ

= +
R
) (2 sen
xy
τ
β θ = +

Desarrollamos las expresiones para el seno y el coseno y resulta:

2R
-
sen 2 sen cos 2 cos
y x
σ σ
β θ β θ = −
R
sen 2 cos cos 2 sen
xy
τ
β θ β θ = +

Multiplicamos la primera de estas ecuaciones por cos 2 y la segunda por sen 2 y
sumamos, con lo que resulta:

|
|
.
|

\
|
+

= θ τ θ
σ σ
β sen2 cos2
2 R
1
cos
xy
y x


También multiplicamos la primera de las ecuaciones por sen 2, y la segunda por cos
2 y restamos, con lo que obtenemos:

|
|
.
|

\
|
+

− = θ τ θ
σ σ
β 2 cos 2 sen
2 R
1
sen
xy
y x


Cuando estas expresiones para cos β y sen β se sustituyen en las ecuaciones ya
citadas:
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
79

β
σ σ
σ cos R
2
y x
x
1
+

= β τ sen R
1 1
y x
=

obtenemos las ecuaciones de transformación de tensiones para
x1
y τ
x1y1
. Así, hemos
demostrado entonces que el punto D sobre el círculo de Mohr, definido por el ángulo
2, representa las condiciones de tensión sobre la cara x
1
del elemento de tensión
definido por el ángulo (Fig. 7-15b).

El punto D’, que es diametralmente opuesto al punto D sobre el círculo, se localiza por
un ángulo 2 (medido desde la línea CA) que es 180°mayor que el ángulo 2 al punto
D; por lo tanto, el punto D’ sobre el circulo representa las tensiones sobre una cara del
elemento de tensión (Fig. 7-15b) a 90° de la cara representada por el punto D. Así
entonces, el punto D’ sobre el circulo da las tensiones
y1
y -τ
x1y1
sobre la cara y
1
del
elemento de tensión (la cara marcada “D” en la Fig. 7-15b).

De este análisis vemos cómo las tensiones representadas por puntos sobre el círculo
de Mohr se relacionan con las tensiones que actúan sobre un elemento. Las tensiones
sobre un plano inclinado definido por el ángulo (Fig. 7-1 5b) se encuentran sobre el
círculo en el punto donde el ángulo desde el punto de referencia (punto A) es 2.
Entonces, conforme giramos los ejes x
1
y
1
en sentido antihorario un ángulo (Fig. 7-
15b), el punto sobre el círculo de Mohr correspondiente a la cara x
1
se mueve en
sentido antihorario un ángulo 2. De manera similar, si giramos los ejes en sentido
horario, el punto sobre el círculo se moverá también en sentido horario un ángulo dos
veces mayor.

Tensiones principales

Quizá la determinación de las tensiones principales sea la aplicación más importante
del círculo de Mohr. Note que al movernos alrededor del circulo de Mohr (Fig. 7-15c),
encontramos el punto P
1
en donde la tensión normal alcanza su valor algebraico
máximo y en donde la tensión tangencial es cero; por consiguiente, el punto P
1

representa una tensión principal y un plano principal. La abscisa
1
del punto P
1
da
la tensión principal algebraicamente mayor y su ángulo 2 desde el punto de
referencia A (donde = 0) proporciona la orientación del plano principal. El otro plano
principal, asociado con la tensión normal menor en términos algebraicos, está
representado por el punto P
2
, diametralmente opuesto al punto P.

Por la geometría del círculo, vemos que la tensión principal más grande en términos
algebraicos es

R
2

CP OC
y x
1 1
+
+
= + =
σ σ
σ

que, al sustituir la expresión para R, concuerda con la ecuación previa para esta
tensión. De manera similar, podemos comprobar la expresión para la tensión principal

2
algebraicamente menor.

El ángulo principal
p1
entre el eje x (Fig. 7-15a) y el plano de la tensión principal
algebraicamente mayor es la mitad del ángulo 2
p1
que es el ángulo en el circulo de
Mohr entre los radios CA y CP
1
.

El coseno y el seno del ángulo 2
p1
pueden obtenerse por inspección del círculo:

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
80
2R
-
2 cos
y x
p
1
σ σ
θ =
R
2 sen
xy
p
1
τ
θ =

Estas ecuaciones concuerdan con las ecuaciones anteriormente deducidas para los
ángulos principales. Sobre el círculo, el ángulo 2
p2
correspondiente al otro punto
principal (punto P
2
) es 180°mayor que 2
p1
; por consiguiente,
p2
=
p1
+90°, como era
de esperarse.

Tensiones tangenciales máximas

Los puntos S
1
y S
2
, que representan los planos de tensiones tangenciales máxima
positiva y máxima negativa, respectivamente, se localizan en la parte inferior y
superior del círculo de Mohr (Fig. 7-15c). Estos puntos están a los ángulos 2= 90°de
los puntos P
1
y P
2
, lo que concuerda con el hecho de que los planos de tensión
tangencial máxima están orientados a 45°respecto a los planos principales.

Las tensiones tangenciales máximas son iguales en términos numéricos al radio R del
circulo. Además, las tensiones normales sobre los planos de tensión tangencial
máxima son iguales a la abscisa del punto C, que es la tensión normal promedio
prom
.

Convención alternativa de signos para las tensiones tangenciales

En algunas ocasiones se usa una convención de signos alternativa para las tensiones
tangenciales al construir el círculo de Mohr. En esta convención, la dirección de una
tensión tangencial que actúa sobre un elemento del material se indica por el sentido de
la rotación que tiende a producir (Figs. 7-16a y b). Si la tensión tangencial τ tiende a
girar el elemento de tensión en sentido horario, se llama tensión tangencial horaria y si
tiende a hacerlo en sentido antihorario, se denomina tensión tangencial antihorario.
Entonces, al construir el círculo de Mohr, las tensiones tangenciales horarias se trazan
hacia arriba y las tensiones tangenciales antihorarias, hacia abajo (Fig. 7-16c).

Debe quedar claro que la convención alternativa de signos produce un circulo idéntico
al descrito (Fig. 7-15c). La razón es que una tensión tangencial positiva τ
x1y1
también
es una tensión tangencial antihoraria y ambas se trazan hacia abajo. Además, una
tensión tangencial negativa τ
x1y1
es una tensión tangencial horaria y ambas se trazan
hacia arriba.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
81


Comentarios generales sobre el círculo

De acuerdo con los análisis anteriores en esta sección, está claro que podemos
encontrar las tensiones que actúan sobre cualquier piano inclinado así como las
tensiones principales y las tensiones tangenciales máximas con ayuda del circulo de
Mohr. Sin embargo, sólo se han considerado rotaciones de ejes en el plano xy (es
decir, rotaciones respecto al eje z), por lo que todas las tensiones sobre el círculo de
Mohr son tensiones en el plano.

Por conveniencia, el circulo de la figura 7-15 se dibujó con
x
,
y
, y τ
xy
como tensiones
positivas, pero puede seguirse el mismo procedimiento si una o más de las tensiones
es negativa. Si una de las tensiones normales es negativa, parte o todo el círculo
estará a la izquierda del origen, como lo ilustra el ejemplo que sigue.

El punto A, que representa las tensiones sobre el plano = 0°, puede estar en
cualquier parte alrededor del círculo; sin embargo, el ángulo 2 se mide siempre en
sentido antihorario desde el radio CA, se encuentra donde se encuentre el punto A.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
82
En los casos especiales de tensión uniaxial, tensión biaxial y cortante puro, la
construcción del círculo de Mohr es más simple que en el caso general de tensión
plana.

Además de usar el círculo de Mohr para obtener las tensiones sobre planos inclinados
cuando se conocen las tensiones sobre los planos x e y, podemos utilizarlo de manera
opuesta. Si conocemos las tensiones
x1
,
y1
y τ
x1y1
que actúan sobre un elemento
inclinado orientado según un ángulo conocido , resulta fácil construir el círculo y
determinar las tensiones
x
,
y
, y τ
xy
para el ángulo = 0°. El procedimiento es
localizar los puntos D y D’ a partir de las tensiones conocidas y luego dibujar el círculo
usando la línea DD’ como diámetro. Si medimos el ángulo 2 en sentido negativo
desde el radio CD, podemos localizar el punto A, correspondiente a la cara x del
elemento. Entonces podemos localizar el punto B construyendo un diámetro desde A.
Por último, podemos determinar las coordenadas de los puntos A y B y de ahí obtener
las tensiones que actúan sobre el elemento para el cual = 0°.

Si se desea, es posible construir el circulo de Mohr a escala y medir los valores de las
tensiones con base en el dibujo. Sin embargo, a menudo es preferible obtener las
tensiones por cálculo numérico, ya sea directamente de las ecuaciones o bien usando
trigonometría y la geometría del círculo.

Ejemplo 1




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
83


Ejemplo 2


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
84






MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
85



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
86

El Círculo de Mohr en Geotecnia

En Geotecnia, al contrario de lo que sucede en Resistencia de Materiales, se
consideran las compresiones positivas y las tracciones negativas. En cuanto a los
esfuerzos cortantes, se consideran positivos si se ven girar, desde el lado opuesto del
plano elemental a aquel en que actúan, en sentido antihorario. El esfuerzo cortante
representado en la figura siguiente será, pues, positivo.



En la misma figura se representan los planos sobre los que actúan las tensiones
principales mayor,
1
, y menor,
3
. Llamaremos a estos planos, plano principal mayor
y plano principal menor, respectivamente. El diagrama de Mohr, con el convenio de
signos indicado, permite una excelente visión de la orientación de los diversos planos.
Supongamos que la figura 8.3 (b) representa el círculo de Mohr correspondiente al
estado de tensiones de la ftgura 8.3 (a). Si a través del punto D, cuya abscisa es la
tensión principal mayor, trazamos una recta paralela a la orientación conocida del
plano principal mayor, AB, esta recta corta a la circunferencia de Mohr en un punto P,
llamado “Polo”. Si trazamos por P una recta perpendicular a PD, esta recta será
paralela al plano principal menor, BC, y cortará a la circunferencia en el punto E, cuya
abscisa es la tensión principal menor. En general, cualquier línea trazada por el polo
paralelamente a un plano arbitrario corta a la circunferencia de Mohr en el punto que
representa el estado de tensiones correspondiente a dicho plano.

En efecto, si proyectamos las fuerzas que actúan en el triángulo de la figura 8.3 (a)
sobre la perpendicular a AC y sobre AC, respectivamente, deduciremos:

θ σ θ σ σ sen cos
2
3
2
1
+ =
θ
σ σ
τ 2 sen
2
-

3 1
=




MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
87
Si PF es paralela a AC, las coordenadas del punto F serán:

θ
σ σ
θ τ 2 sen
2
-
2 sen MF FN
3 1
= = =
θ σ θ σ θ
σ σ σ σ
σ sen cos 2 cos
2
-
2

MN OM ON
2
3
2
1
3 1 3 1
+ = +
+
= + = =

Vemos, pues, que las coordenadas del punto F representan, efectivamente, las
tensiones sobre AC.

En el apartado siguiente veremos que para pasar de las tensiones totales que actúan
sobre un plano a las efectivas basta restar a la componente normal de la tensión total
la presión intersticial (presión debida al agua). Así, pues, para obtener el círculo de
Mohr en tensiones efectivas a partir del círculo de Mohr en tensiones totales basta
trasladar éste paralelamente al eje de las y hacia la izquierda una magnitud igual a la
presión intersticial si ésta es positiva (y hacia la derecha si es negativa).

El diámetro del círculo de Mohr,
1
-
3
recibe el nombre de “tensión desviadora”, y es el
doble de la máxima tensión cortante existente en el punto considerado.

La relación ’
1
/’
3
recibe el nombre de “razón de tensiones”.

Si es el ángulo que forma con la horizontal la tangente por el origen al círculo de
Mohr (Fig. 8.4), en el triángulo OAB se verificará:

θ
σ σ σ σ
sen
2
' '

2
' - '
3 1 3 1
+
=



Despejando de esta ecuación la relación de tensiones, obtenemos:

)
2
(45 tan
sen - 1
sen 1
'
'
2
3
1
θ
θ
θ
σ
σ
+ =
+
=
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
88


1.4.7 Tensión Triaxial

Se dice que un elemento de material se encuentra en estado de tensión triaxial al estar
sometido a tensiones normales
x
,
y
y
z
que actúan en tres direcciones mutuamente
perpendiculares (Fig. 7-26a). Dado que no hay tensiones tangenciales sobre las caras
x, y y z, las tensiones
x
,
y
y
z
son las tensiones principales en el material.



Si se corta un plano inclinado paralelo al eje z a través del elemento (Fig. 7-26b), las
únicas tensiones sobre la cara inclinada son la tensión normal y la tensión tangencial
τ; que actúan paralelas al plano xy y son análogas a las tensiones
x1
y τ
x1y1
que
hallamos en el análisis de la tensión plana (vea, por ejemplo, la Fig.7-2a). Puesto que
las tensiones y τ (Fig. 7-26b) se encuentran a partir de las ecuaciones de equilibrio
de fuerzas en el plano xy, son independientes de la tensión normal
z
; por lo tanto,
podemos usar las ecuaciones de transformación de tensión plana y el círculo de Mohr
para tensión plana al determinar las tensiones y τ en la tensión triaxial. La misma
conclusión general es válida para las tensiones normal y tangencial que actúan sobre
planos inclinados cortados a través del elemento paralelos a los ejes x e y.

Tensiones tangenciales máximas

Por nuestros análisis de la tensión plana, sabemos que las tensiones tangenciales
máximas se presentan en planos orientados a 45° respecto a los planos principales;
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
89
por lo tanto, para un material en tensión triaxial (Fig. 7-26a), las tensiones tangenciales
máximas se dan en elementos orientados según ángulos de 45°respecto a los ejes x,
y y z. Consideremos por ejemplo, un elemento obtenido por una rotación de 45°
respecto al eje z. Las tensiones tangenciales positiva y negativa máximas que actúan
sobre este elemento son

2
-
) (
y x
z max
σ σ
τ ± =

De modo similar, obtenemos las siguientes tensiones tangenciales máximas por
rotaciones de ángulos de 45°respecto a los ejes x e y:

2
-
) (
z y
x max
σ σ
τ ± =
2
-
) (
z x
y max
σ σ
τ ± =

La tensión tangencial máxima absoluta corresponde al valor numéricamente mayor de
las tensiones determinadas con las ecuaciones anteriores en térmicos numéricos. Es
igual a la mitad de la diferencia entre el mayor a nivel algebraico y el algebraicamente
menor de las tres tensiones principales.

Las tensiones que actúan sobre elementos orientados a diversos ángulos respecto a
los ejes x, y y z se pueden visualizar con ayuda de los círculos de Mohr. Para
elementos orientados por rotaciones respecto al eje z, el círculo correspondiente está
marcado con una A en la figura 7-27. Nótese que este círculo está dibujado para el
caso en que
x
>
y
y que tanto
x
como
y
son tensiones de tracción.



De manera similar, podemos construir los círculos B y C para elementos orientados
por rotaciones respecto a los ejes x e y, respectivamente. Los radios de los círculos
representan las tensiones tangenciales máximas dadas por las ecuaciones anteriores
y la tensión tangencial máxima absoluta es igual al radio del círculo mayor. Las
tensiones normales que actúan sobre los planos de tensiones tangenciales máximas
tienen magnitudes dadas por las abscisas de los centros de los círculos respectivos.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
90
En el análisis anterior de la tensión triaxial consideramos sólo las tensiones que actúan
sobre planos obtenidos por rotación respecto a los ejes x, y y z. Entonces, cada plano
que consideramos es paralelo a uno de los ejes; por ejemplo, el plano inclinado en la
figura 7-26b es paralelo al eje z y su normal es paralela al plano xy. Por supuesto,
también podemos cortar a través del elemento en direcciones inclinadas, de manera
que los planos inclinados resultantes estén inclinados respecto a los tres ejes
coordenados. Las tensiones normal y tangencial que actúan sobre tales planos
pueden obtenerse a partir de un análisis tridimensional más complicado. Sin embargo,
las tensiones normales que actúan sobre planos inclinados tienen valor intermedio
entre las tensiones principales algebraicamente máximo y mínimo; por otro lado, las
tensiones tangenciales sobre dichos planos son menores (en valor absoluto) que la
tensión tangencial máxima absoluta obtenida con las ecuaciones anteriores.


1.5 Resistencia al esfuerzo cortante

Al modificar el estado tensional del suelo se producen deformaciones que pueden
originar su rotura. Aunque los suelos con cohesión rompen a veces por tracción, como
puede ser el caso de las grietas verticales que a veces se observan en la coronación
de un talud deslizado, la forma de rotura más habitual en los suelos es por esfuerzo
cortante (tensión tangencial).

La resistencia al corte de un suelo depende, entre otros factores de las
características de la carga.

En el apartado anterior se daban las ecuaciones para determinar las presiones
verticales geostáticas en un suelo seco. Las mismas ecuaciones se pueden utilizar
también para determinar la presión geostática vertical total de un suelo húmedo. El
peso específico del suelo que contribuye a estas presiones totales es por supuesto, el
total, y las ecuaciones correspondientes se transforman en:

z
t v
γ σ =

í
=
Z
t v
dz
0
γ σ
¯
∆ = z
t v
γ σ


La Fig. 16.1 muestra el caso de un suelo saturado con agua estática. El nivel para el
cual la presión del agua intersticial es la atmosférica (es decir presión manométrica
nula) se denomina nivel freático, y la profundidad desde este nivel hasta el elemento A
es z
w
. Para el caso de la Fig. 16.1 además de las presiones o esfuerzos σ
v
y σ
h
,
existen también las presiones de agua vertical u
v
y horizontal u
h
. Como u
v
y u
h
se
miden al mismo nivel en nuestro elemento infinitamente pequeño y como el agua no
puede soportar esfuerzos de corte estáticos,

u
v
= u
h
= u
u = z
w
γ
w


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
91


Principio de esfuerzos efectivos

Perpendicularmente a un plano cualquiera que pasa por el elemento A del terreno (Fig.
16.1) existe un esfuerzo total σ y una presión intersticial o de poro u. Se define el
esfuerzo efectivo como el valor del esfuerzo total σ menos la presión intersticial u:

σ’= σ - u
σ
v
’= σ
v
– u
σ
h
’= σ
h
– u

El coeficiente de presión lateral se basa realmente en los esfuerzos o presiones
efectivas en lugar de en las totales. Así pues:


v
h
K
'
'
σ
σ
=

Se puede razonar intuitivamente que el esfuerzo efectivo estará relacionado más
directamente con el comportamiento del suelo que el esfuerzo total o la presión
intersticial. Por ejemplo, un aumento de esfuerzo efectivo producirá un reajuste de las
partículas de suelo pasando a una agrupación más compacta; sin embargo, un
aumento análogo del esfuerzo total o de la presión intersticial, manteniendo constante
el esfuerzo efectivo producirá lógicamente un efecto escaso o nulo sobre la
compacidad de las partículas. Esta hipótesis viene apoyada por una cantidad
considerable de datos experimentales.

La definición de esfuerzo efectivo y el hecho de que éste está relacionado con el
comportamiento del suelo se combinan para establecer el principio de esfuerzos
efectivos que pueden plantearse de la forma siguiente:

1. El esfuerzo efectivo (presión efectiva) es igual al esfuerzo total (presión
total) menos la presión intersticial.
2. El esfuerzo efectivo controla ciertos aspectos del comportamiento del suelo,
principalmente la consolidación y la resistencia.
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
92


1.5.1 Parámetros de resistencia en presiones efectivas

La resistencia al corte del suelo no puede considerarse corno un parámetro único y
constante, ya que depende de su naturaleza, estructura, enlaces, nivel de
deformaciones, etc., así como, muy especialmente, de su estado tensional y de la
presión del fluido que rellena sus poros (agua o agua y aire).

El criterio de rotura en suelos más difundido deriva del propuesto por Coulomb, que
relaciona tensiones efectivas normales y tensiones tangenciales actuando en cualquier
plano del suelo Este criterio establece que, para un suelo saturado, la resistencia al
corte viene dada por la expresión:

τ = c’ + (σ
n
-u) tg φ’ = c’ + σ’ tg φ’

Donde:

τ = resistencia al corte del terreno a favor de un determinado plano
σ
n
= tensión total normal actuando sobre el mismo plano
u = presión intersticial
c’ = cohesión efectiva
φ’ = ángulo de rozamiento interno efectivo

El ángulo de rozamiento φ’ y la cohesión c’ se obtienen de ensayos lentos donde se
permite el drenaje totalmente (ensayos triaxiales C.D. con consolidación previa y
rotura con drenaje, por ejemplo) o ensayos donde se controlan las presiones
intersticiales y se descuentan al interpretarlos (ensayos triaxiales C.U., con
consolidación previa y rotura sin drenaje pero midiendo las presiones intersticiales,
por ejemplo).

La ecuación anterior representa una recta en el espacio (σ’, τ), que a menudo se
denornina línea de resistencia intrínseca o envolvente de rotura del suelo (ver figura
siguiente).



Esta línea proporciona, para cada valor de la tensión efectiva normal a un plano que
atraviesa un elemento del suelo, la máxima tensión tangencial movilizable a favor de
dicho plano.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
93
De la figura anterior se pueden deducir algunos aspectos interesantes:

• La cohesión efectiva es la ordenada en el origen de la envolvente de rotura.
Representa por lo tanto la máxima resistencia tangencial movilizable en un
plano cualquiera cuando la tensión efectiva normal en dicho plano es nula.
• La máxima tensión tangencial movilizable en un plano es mayor a medida
que aumenta la tensión efectiva normal que actúa sobre dicho plano. Es
decir, el suelo es más resistente cuanto mayor es su nivel de tensiones
efectivas.
• La línea de resistencia definida actúa como una «envolvente o superficie de
estado», separando estados posibles de imposibles. Así:

El punto (1) señalado en la figura anterior representa un estado de
rotura.
El punto (2) representa una combinación (σ’, τ) que cuenta con un
cierto factor de seguridad ya que, para una determinada tensión
efectiva normal, la tensión tangencial es inferior a la máxima
movilizable.
El punto (3) representa un estado imposible en tanto en cuanto se sitúa
por encima de la envolvente de rotura, lo que significa que se ha
sobrepasado la combinación máxima (σ’, τ) del criterio de rotura, y por
lo tanto no es compatible con la resistencia definida del suelo.

Si se recuerdan los conceptos básicos del tensor de tensiones y el círculo de Mohr, se
pueden relacionar fácilmente las condiciones de rotura en un plano dado con las
tensiones actuantes a favor de otros planos. En la Figura siguiente se han
representado tres círculos de Mohr en el espacio (σ’, τ), que en principio
representarían tres estados tensionales de un elemento de suelo.

Si los parámetros de resistencia al corte del suelo (c’, φ’) dan lugar a la línea de
resistencia intrínseca dibujada, es inmediato observar que:

El estado tensional representado por el círculo (A) cuenta con un margen de
seguridad, ya que no llega a alcanzar a la envolvente de rotura del suelo. Es por tanto
un estado posible y seguro (el suelo no ha roto).

El estado tensional representado por el círculo (B) indica una situación de rotura. Así,
el punto (O) representa la combinación (σ’, τ) en un plano que atraviesa el elemento
de suelo en el que se alcanzan las condiciones del criterio de rotura definido.

El estado tensional representado por el círculo (C) es imposible, ya que existirían
orientaciones de planos atravesando el elemento de suelo en los que se excederían
las condiciones (σ’, τ) de rotura (todos los planos representados por puntos del círculo
situados por encima de la línea de resistencia intrínseca).

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
94


Del análisis anterior se desprende que. cuando se alcanzan las condiciones de rotura
en un elemento de suelo, el círculo de Mohr que representa su estado tensional será
tangente a la línea de resistencia intrínseca y que, además, el plano a favor del cuál se
alcanzan dichas condiciones de rotura será el representado por el punto de tangencia.


1.5.2 Parámetros de resistencia en condiciones sin drenaje

Para conocer mejor el comportamiento de los suelos arcillosos o limosos y, en
general, de todos aquellos que tienen permeabilidad baja, suele ser necesario
investigar la resistencia al corte en aquellas situaciones en las que el drenaje está
impedido.

En esas condiciones la resistencia del suelo se puede aproximar mediante una
expresión similar a la ley de Coulomb.

s
u
= c
u
+ σ
n
tg φ
u


donde:
φ
u
= Angulo de rozamiento aparente en la rotura sin drenaje
c
u
= Cohesión aparente en la rotura sin drenaje
s
u
= Resistencia al corte sin drenaje
σ
n
= Presión total en el plano de rotura

Es frecuente, en el estudio de situaciones de duración corta respecto al plazo de
consolidación del suelo, sin posibilidad de drenaje parcial del agua, suponer que φ
u
=
0, ya que así resulta en ensayos triaxiales realizados con arcillas saturadas; la
resistencia al corte es independiente de la presión de confinamiento aplicada.

La resistencia al corte sin drenaje se puede medir en campo con ensayos in situ
(molinete y penetración estática, por ejemplo) o en laboratorio (ensayos triaxiales UU.
realizados con muestras inalteradas, por ejemplo).
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
95

En ocasiones interesa conocer cuál hubiera sido esa resistencia si el suelo
estuviera más consolidado (esto es con mayores densidades) tal como podría ocurrir
en zonas más profundas del terreno. También puede aumentar la densidad y por lo
tanto la resistencia al corte sin drenaje, después de cierto tiempo, en zonas
sobrecargadas por las obras en estudio. Para investigar esos casos se pueden
consolidar las muestras de manera artificial en el laboratorio hasta alcanzar la
situación que se quiere simular y después proceder a su rotura sin drenaje.

La resistencia al corte sin drenaje de suelos arcillosos (o fangosos) normalmente
consolidados crece con la profundidad a medida que lo hace la presión efectiva
vertical. El ingeniero debe buscar, en sus exploraciones geotécnicas, esa correlación.
Como referencia puede utilizar la ley dada por la siguiente expresión:


v v u
IP
s ' 15 . 0 '
100
30
3 . 0 2 . 0 σ σ ≥ |
.
|

\
| −
+ =
Donde:
s
u
= Resistencia al corte sin drenaje del suelo cohesivo normalmente consolidado
IP = Indice de plasticidad expresado en %.
σ’
v
= Presión efectiva vertical que actúa sobre el plano horizontal donde se determina
la resistencia al corte.

Es posible medir resistencias al corte incluso menores que la indicada por la ecuación
anterior. Esa situación puede indicar que el terreno está aún en proceso de
consolidación.

En los suelos costeros o en los fondos marinos pueden darse situaciones de
sobreconsolidación. Esa sobreconsolidación se mide mediante el parámetro OCR. La
sobreconsolidación puede alcanzarse debido a una carga previa que después se
retira. También puede ser el resultado de ciertos procesos de envejecimiento o de
cementación o incluso de densificación causada por las cargas de corte que
experimenta el terreno.

La sobreconsolidación aumenta la resistencia al corte sin drenaje de los suelos
arcillosos (o fangosos). Existe una relación teórica que indica que ese crecimiento es:

s
u
*
= s
u
OCR
0,8


donde:
s
u
* = Resistencia al corte sin drenaje del suelo cohesivo sobreconsolidado
OCR= Razón de sobreconsolidación
s
u
= Resistencia al corte sin drenaje del suelo cohesivo normalmente consolidado


1.6 Relaciones tensión-deformación

Una vez que el ingeniero ha comprobado satisfactoriamente que un suelo no va a
fallar totalmente, en general debe estimar el grado de deformación que se producirá al
aplicar cargas, decidiendo si esta deformación es admisible. Para hacer esto, el
ingeniero debe obtener una relación esfuerzo-deformación del suelo.

El grado de deformación producido por un esfuerzo dependerá de la composición,
relación de huecos, historia de esfuerzos y forma en que se aplique el esfuerzo.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
96
Para muchos problemas, el mejor método consiste en medir directamente las
deformaciones producidas en una prueba de laboratorio bajo los esfuerzos que
existirán en el terreno real.

En otros casos, suele ser muy útil recurrir a conceptos y fórmulas de la teoría de la
elasticidad. Esto significa que las curvas reales no lineales de esfuerzo-deformación
de un suelo deben “linealizarse”, es decir, sustituir por líneas rectas. Entonces se
habla del módulo de elasticidad y del coeficiente de Poisson del suelo. Evidentemente,
el módulo de elasticidad y el coeficiente de Poisson no son constantes de un suelo,
sino más bien magnitudes que describen aproximadamente el comportamiento de un
suelo para una combinación particular de esfuerzos. Para otra serie de esfuerzos se
aplicarán valores diferentes de las citadas magnitudes. En especial, al hablar del
módulo, debe definirse cuidadosamente qué se entiende por tal.

Los términos módulo tangente y módulo secante se utilizan frecuentemente. El módulo
tangente es la pendiente de una recta trazada tangente a una curva esfuerzo-
deformación en un punto particular (ver la Fig. 12.1). El valor del módulo tangente
variará con el punto elegido. El módulo tangente en el origen de la curva es el módulo
tangente inicial. El módulo secante es la pendiente de una recta que une dos puntos
diferentes de la curva. El valor del módulo secante variará con la situación de ambos
puntos. Cuando ambos puntos coincidan, el modulo secante será igual al módulo
tangente. Para un material realmente lineal, todos estos valores de los módulos
coinciden.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
97





MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
98
1.6.1 Conceptos de la teoría de elasticidad

Si aplicamos un esfuerzo uniaxial σ
z
a un cilindro elástico (Fig. 12.1) se producirá una
compresión vertical y una expansión lateral de forma tal que


E
z
z
σ
ε =


z v x
νε ε ε − = =

Donde

ε
x
, ε
y
, ε
z
= deformaciones en la dirección x, y, z, respectivamente (positivas
cuando son compresiones
E = Módulo de Young o de elasticidad
ν = Coeficiente de Poisson

Si se aplican esfuerzos tangenciales τ
xz
a un cubo elástico, se producirá una distorsión
tangencial tal que


G
xz
xz
τ
γ =
Donde

G = modulo de deformación tangencial.

Las ecuaciones anteriores definen las tres constantes básicas de la teoría de la
elasticidad: E, G y ν. Realmente sólo se requieren dos de estas constantes ya que:


( ) ν +
=
1 2
E
G

Para un material elástico sobre el que actúen todas las componentes de los esfuerzos,
podernos utilizar el principio de superposición obteniendo:

( ) [ ]
z v x x
E
σ σ ν σ ε + − =
1

G
xv
xv
τ
γ =

( ) [ ]
z x v v
E
σ σ ν σ ε + − =
1

G
vz
vz
τ
γ =

( ) [ ]
v x z z
E
σ σ ν σ ε + − =
1

G
xz
xz
τ
γ =


La deformación volumétrica es:


z v x
J
J
ε ε ε + + =


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
99
Para el caso especial en que σ
x
= σ
y
= σ
z
= σ
0
y τ
xy
= τ
yz
= τ
xz
= 0, la variación de
volumen vale:

( ) ν
σ
2 1
3
0
− =

E J
J


El módulo de deformación volumétrica B se define por:


( ) ν
σ
2 1 3
0

=

=
E
J
J
B

Otro tipo de módulo especial es el de compresión confinada D, que es la relación entre
el esfuerzo axial y la deformación axial en compresión con confinamiento lateral (Fig.
12.1). Este módulo puede obtenerse a partir de las ecuaciones anteriores, haciendo ε
x

= ε
y
= 0. Así pues,


z v x
σ
ν
ν
σ σ

= =
1



( )
( )( ) ν ν
ν
2 1 1
1
− +

=
E
D

Las compresiones simple y confinada suponen deformación tangencial y cambio de
volumen. Este importante hecho se demuestra en el ejemplo siguiente.

Ejemplo

Problema. Obtener la deformación volumétrica (∆V/V) y la deformación tangencial
máxima en a) compresión simple, b) compresión confinada.

Solución.


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
100
Para un material elástico, las ecuaciones anteriores dan los incrementos de esfuerzos
a partir de un cierto esfuerzo inicial, al igual que los incrementos de esfuerzos
partiendo de un esfuerzo nulo. El ejemplo siguiente deduce ecuaciones que pueden
utilizarse para obtener E y ν a partir de las deformaciones medidas.

Ejemplo
Datos: las deformaciones ∆ε
x
= ∆ε
y
y ∆ε
z
, producidas por los esfuerzos ∆σ
x
= ∆σ
y
y ∆σ
z

sobre una probeta cilíndrica de un material elástico.
Problema. Obtener las expresiones del módulo de Young y del coeficiente de Poisson.

Solución. Las ecuaciones anteriores que relacionan tensiones y deformaciones en tres
dimensiones x y z se transforman en:
( )
z x x x
E σ σ ν σ ε ∆ + ∆ − ∆ = ∆

x z z
E σ ν σ ε ∆ − ∆ = ∆ 2
Y resolviendo se obtiene:


( )( )
( )
z z x z x
x z x z
E
ε σ ε ε σ
σ σ σ σ
∆ ∆ + ∆ − ∆ ∆
∆ − ∆ ∆ + ∆
=
2
2



( )
z z x z x
z x z x
ε σ ε ε σ
σ ε ε σ
ν
∆ ∆ + ∆ − ∆ ∆
∆ ∆ − ∆ ∆
=
2



1.6.2 Comportamiento en compresión confinada

La figura siguiente muestra una curva típica tensión-deformación para una arena en
compresión confinada. Como no existe deformación lateral durante esta prueba, la
deformación axial es exactamente igual a la volumétrica.



La pendiente de la curva resultante se define como coeficiente de compresibilidad a
v
:
Coeficiente de compresibilidad = av = - ∆e/∆σv
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
101


v
v
d
de
a
σ
− = ó
v
v
e
a
σ ∆

− =

La fig. 12.6 muestra los mismos resultados, representando la relación de vacíos en
función de la presión vertical en escala logarítmica. Esta forma de representación es
útil por dos razones: a) es conveniente para mostrar el comportamiento esfuerzo-
deformación para una amplia gama de presiones; y b) tales curvas se vuelven
generalmente más o menos rectas para presiones grandes. Esta forma de diagrama
es especialmente apropiada para las arcillas.



La Fig. 12.7 muestra varias curvas representadas de esta forma. Para presiones
grandes, las curvas de las diferentes arenas tienden a seguir una trayectoria común.
La pendiente de este tipo de curva es el índice de compresión Cc.


( )
v
c
d
de
C
σ log
− = ó
( )
v
c
e
C
σ log ∆

− =

C
c
es. por tanto, la variación de la relación de vacíos en un ciclo logarítmico de
presiones.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
102



Otro término utilizado también para describir el comportamiento esfuerzo-deformación
en compresión confinada es el coeficiente de variacion volumétrica m
v
, que es
simplemente el inverso del módulo de deformación confinada:


v
v
v
d
d
m
σ
ε
= ó
v
v
v
m
σ
ε


=

Las relaciones entre D, m
v
, a
v
y C
c
se dan en la Tabla 12.2. La deformación vertical en
compresión confinada vale ∆e/(1+e
0
), siendo e
0
la relación de huecos inicial.




1.6.3 Consolidación. Consideraciones generales

En campo, cuando el esfuerzo sobre una capa de arcilla saturada se incrementa –por
ejemplo, por la construcción de una cimentación-, la presión de poro del agua (presión
intersticial) se incrementará. Debido a que la permeabilidad hidráulica de las arcillas es
muy pequeña, se requerirá algún tiempo para que el exceso de presión de poro del
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
103
agua se disipe y el incremento del esfuerzo se transfiera gradualmente a la estructura
del suelo. De acuerdo con la figura siguiente, si ∆p es una sobrecarga en la superficie
del terreno sobre un área muy grande, el incremento del esfuerzo total ∆σ en cualquier
profundidad del estrato de arcilla será igual a ∆p, o

∆σ = ∆p




Sin embargo, en el tiempo t=0 (es decir, inmediatamente después de la aplicación del
esfuerzo), el exceso de presión de poro del agua en cualquier profundidad ∆u, será
igual a ∆p, o

∆u = ∆h
i
γ
w
= ∆p (en el tiempo t=0)

Además, el incremento de esfuerzo efectivo en el tiempo t=0 será

∆σ’ = ∆σ - ∆u = 0

Teóricamente, en el tiempo t=, cuando todo el exceso de presión de poro en el
estrato de arcilla se ha disipado como resultado del drenado hacia los estratos de
arena,

∆u = 0 (en el tiempo t=)

Entonces, el incremento de esfuerzo efectivo en la capa de arcilla es

∆σ’ = ∆σ - ∆u = ∆p – 0 = ∆p

Este incremento gradual ocasionará asentamientos durante cierto tiempo y se conoce
como consolidación.

Los ensayos de laboratorio realizados para analizar este proceso son los ensayos
edométricos. En ellos se coloca la muestra dentro de un anillo, con una piedra porosa
en la parte superior y otra en la parte inferior (ver figura adjunta). En todo momento
durante la prueba, el espécimen se mantiene saturado. Se aplica la carga sobre la
muestra de manera que el esfuerzo vertical total sea igual a p. Las lecturas del
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
104
asentamiento para la muestra se toman durante 24 horas. Después, la carga se
duplica y se toman las lecturas respectivas. Este procedimiento continúa hasta que se
alcanza el límite deseado de esfuerzo.




Con base en pruebas de laboratorio se traza una gráfica que muestre la variación de la
relación de huecos e al final de la consolidación contra el esfuerzo vertical
correspondiente p (gráfica semilogarítmica: e sobre la escala aritmética y p sobre la
escala log).




La naturaleza de la variación de e contra log p para un tipo de arcilla se muestra en la
figura anterior. Después que la presión de consolidación deseada se alcanza, el
espécimen puede descargarse gradualmente, lo que resultará en su expansión. La
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
105
figura también muestra la variación de la relación de vacíos durante el periodo de
descarga.

De la curva e-log p mostrada en la figura anterior, se determinan tres parámetros
necesarios para calcular el asentamiento.

1. La presión de preconsolidación p es la máxima sobrecarga efectiva a la que
el suelo estuvo sometido en el pasado. Se determina usando un simple
procedimiento gráfico propuesto por Casagrande (1936), con referencia a la
figura anterior e implica cinco pasos:

a) Determine el punto O sobre la curva e-log p que tenga la curvatura más
aguda (es decir, el menor radio de curvatura).
b) Dibuje una línea horizontal OA.
c) Dibuje una línea OB tangente a la curva e-logp en O.
d) Dibuje una línea OC bisectriz del ángulo AOB.
e) Trace la porción de línea recta de la curva e-log p hacia atrás hasta
cruzar OC. Este es el punto D. La presión que corresponde al punto D
es el esfuerzo de preconsolidación p
c
.

Los depósitos naturales de suelo pueden estar normalmente consolidados
o sobreconsolidados (o preconsolidados). Si la presión actual efectiva de
sobrecarga p = p
0
es igual a la presión de preconsolidación p
c
, el suelo está
normalmente consolidado. Sin embargo, si p
0
<p
c
, se considera
sobreconsolidado.

2. El índice de compresibilidad C
c
, es la pendiente de la porción recta de la
curva (última parte de la curva de carga), o

|
|
.
|

\
|

=


=
1
2
2 1
1 2
2 1
log
log log
p
p
e e
p p
e e
C
C

Donde e
1
y e
2
son las relaciones de huecos al final de la consolidación bajo
los esfuerzos p
1
y p
2
, respectivamente.

El índice de compresibilidad, determinado con la curva e-log p en el
laboratorio, será algo diferente de la encontrada en campo. La razón
principal es que el suelo se remoldea en alguna medida durante la
exploración de campo. La naturaleza de la variación de la curva e-log p en
el campo para arcilla normalmente consolidada se muestra en la figura
siguiente. A ésta se le conoce generalmente como curva virgen de
compresibilidad. Esta cruza aproximadamente la curva de laboratorio en
una relación de vacíos de 0,42 e
0
(Terzaghi y Peck, 1967). Note que e
0
es
la relación de huecos de la arcilla en el campo. Conocidos los valores de e
0

y p puede construirse fácilmente la curva virgen y calcular el índice de
compresibilidad de la curva usando la ecuación anterior.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
106


El valor de C
c
, varía ampliamente dependiendo del suelo. Skempton (1944)
dio la siguiente correlación empírica para el índice de compresión:
C
c
= 0,009 (LL-10)
donde LL = límite líquido

No obstante, existen otras muchas correlaciones de otros autores para
obtener el índice de compresión.

3. El índice de expansión o entumecimiento, C
s
, es la pendiente de la porción
de descarga de la curva e-log p. Puede definirse como:

|
|
.
|

\
|

=
3
4
4 3
log
p
p
e e
C
C

En la mayoría de los casos, el valor del índice de expansión (C
s
) es de
4
1

a
5
1
del índice de compresibilidad C
c
.

La determinación del índice de expansión es importante en la estimación
del asentamiento por consolidación de las arcillas sobreconsolidadas. En el
campo, dependiendo del incremento de presión, una arcilla
sobreconsolidada seguirá una trayectoria abc en la curva e-logp, como
muestra la figura 1.20. Note que el punto a, con coordenadas p
0
y e
0
,
corresponde a las condiciones de campo antes de cualquier incremento de
presión. El punto b corresponde a la presión de preconsolidación (p
c
) de la
arcilla. La línea ab es aproximadamente paralela a la curva de descarga cd
obtenida en laboratorio (Schmertmann, 1953).
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
107


Además, si se conocen e
0
, p
0
, p
c
, C
c
y C
s
, se podrá construir fácilmente la
curva de consolidación de campo.

Nagaraj y Murthy (1985) expresaron el índice de expansión como:

s s

100
LL
0.0463 C γ
|
.
|

\
|
=

Siendo LL el límite líquido y γ
s
el peso específico de las partículas del suelo.

Cabe destacar que cualquiera de las correlaciones empíricas para C
c
y C
s
dadas
en esta sección son sólo aproximadas. Esto puede ser válido en un suelo dado
para el cual la relación fue desarrollada, pero tal vez no serán válidas para otros
suelos.


1.6.4 Cálculo de asentamientos por consolidación

El asentamiento unidimensional por consolidación (causado por una carga adicional)
de una capa de arcilla (ver figura siguiente) con espesor H
c
puede calcularse como:

c
0
H
e 1
e
S
+

=

donde

S = asentamiento
∆e = cambio total de la relación de huecos causada por la aplicación de carga
adicional
e
0
= relación de huecos de la arcilla antes de la aplicación de la carga
MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
108

Note que

ertical unitaria v n deIormacio
e 1
e
0
= =
+

v
ε



Para arcilla normalmente consolidada, la curva de campo e-log p tendrá la forma
mostrada en la figura 1.22b. Si p
0
= presión de sobrecarga efectiva promedio inicial
sobre el estrato de arcilla y ∆p = incremento promedio de presión sobre el estrato de
arcilla, causado por la carga agregada, el cambio de la relación de huecos provocada
por el incremento de carga es:

0
0
c
p
p p
log C e
∆ +
= ∆
Ahora, combinando las ecuaciones anteriores, se tiene:

0
0
0
c c
p
p p
log
e 1
H C
S
∆ +
+
=

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
109
Para arcilla sobreconsolidada, la curva de campo e-log p se verá como la mostrada en
la figura 1.22c. En este caso, dependiendo del valor de ∆p, pueden presentarse dos
condiciones.

Primera, si p
0
+∆p < p
c
(presión de preconsolidación)

0
0
s
p
p p
log C e
∆ +
= ∆
Y por tanto:

0
0
0
c s
p
p p
log
e 1
H C
S
∆ +
+
=

Segunda, si p
0
< p
c
< p
0
+∆p,

c
0
c
0
c
s 2 1
p
p p
log C
p
p
log C e e e
∆ +
+ = ∆ + ∆ = ∆

Y el asiento resulta:

c
0
c
0
c c
0
c
0
c s
p
p p
log C
e 1
H C

p
p
log
e 1
H C
e
∆ +
+
+
+
= ∆


1.6.5 Tasa de por consolidación

En apartados anteriores (véase la figura 1.16) se muestra que la consolidación es
resultado de la disipación gradual del exceso de la presión de poro del agua en un
estrato de arcilla, que a su vez incrementa el esfuerzo efectivo que induce los
asentamientos. Además, para estimar el grado de consolidación de un estrato de
arcilla en un tiempo t después de la aplicación de la carga, se requiere conocer la
rapidez de la disipación del exceso de presión de poro del agua.

La figura 1.23 muestra un estrato de arcilla de espesor H
c
que tiene estratos de arena
altamente permeables arriba y abajo. Aquí, el exceso de presión de poro en cualquier
punto A en un tiempo t después de la aplicación de la carga es ∆u=(∆h)γ
w
.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
110



Para una condición de drenaje vertical (es decir, sólo en la dirección de z) del estrato
de arcilla, Terzaghi obtuvo la siguiente ecuación diferencial:

2
2
v
z
u) (
C
t
u) (
δ
δ
δ
δ ∆
=



Donde C
v
es el coeficiente de consolidación

w
prom
w v
v
) e (1 p
e
k
m
k
C
γ
γ
+ ∆

= =

Donde:

k: Permeabilidad hidráulica de la arcilla
∆e: Cambio total del índice de huecos causada por un incremento ∆p de presión
e
prom
: índice de huecos promedio durante la consolidación
m
v
: coeficiente volumétrico de compresibilidad


La ecuación diferencial anterior se resuelve para obtener ∆u como función del tiempo t
con las siguientes condiciones de contorno:

1. Como se tienen estratos de arena altamente permeables en z = 0 y z = H
c
, el
exceso de presión de poro desarrollada en la arcilla en esos puntos será
inmediatamente disipada. Por consiguiente

∆u =0 en z =0
∆u =0 en z = H
c
= 2H

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
111
Donde H= longitud de la trayectoria máxima de drenaje (debido a una
condición de drenaje doble, es decir, superior e inferiormente a la capa de
arcilla).
2. En el tiempo t=0,
∆u = ∆u
0
= exceso inicial de presión de poro del agua después de la
aplicación de la carga


Con las condiciones de contorno citadas, la ecuación anterior da:

v
2
T M -
m
0 m 0
0
e
H
z M
sen
M
) u ( 2
u
¯
∞ =
=

|
|
.
|

\
| ∆
= ∆

Donde:

( ) [ ]
2
1 m 2
M
π +
=
m: un entero: 1, 2, 3,…
T
v
: factor de tiempo adimensional=
2
v
v
H
t C
T =

Determinar el valor de campo de C
v
es difícil. La figura siguiente proporciona una
estimación de C
v
empleando el límite líquido (Dpto. de Marina de los EEUU, 1971).



MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
112
El valor de ∆u para varias profundidades (es decir, z = 0 a z = 2H) en cualquier tiempo
t (es decir, cualquier T
v
) puede calcularse con la ecuación anterior. La naturaleza de
esta variación de ∆u lo muestra la figura 1.23b.

El grado promedio de consolidación del estrato de arcilla se define como:

max
t
S
S
U =

Donde:

U: grado de consolidación promedio
S
t
: Asentamiento del estrato de arcilla en el tiempo t después de la aplicación de la
carga
S
max
: Asentamiento máximo por consolidación que el estrato de arcilla experimentará
bajo determinada carga

Si la distribución de la presión intersticial del agua inicial (∆u
0
) es constante respecto a
la profundidad, como muestra la figura 1.25 a, el grado promedio de consolidación
puede también expresarse como:

( ) ( )
( )
( ) ( )
( )
( )
( ) 2H u
dz u
1
2H u
dz u - 2H u
dz u
dz u - dz u
S
S
U
0
2H
0
0
2H
0
0
2H
0
0
2H
0
2H
0
0
max
t


− =

∆ ∆
=

∆ ∆
= =
í í
í
í í




Ahora, combinando esta última ecuación con la anterior que permite evaluar ∆u a partir
de una sumatoria, se obtiene:

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
113
v
2
T M -
m
0 m
2
max
t
e
M
2
1
S
S
U
¯
∞ =
=
|
.
|

\
|
− = =

La variación de U con T
v
puede calcularse con la ecuación anterior y está graficada en
la figura 1.26. Note que ambas son también válidas cuando el estrato impermeable se
encuentra en el fondo del estrato de arcilla (figura 1.25b). En ese caso, la disipación
del exceso de la presión intersticial del agua puede tener lugar en una sola dirección.
La longitud de la trayectoria máxima de drenaje es entonces igual a H = H
c
.

La variación de T
v
con U mostrada en la figura 1.26 puede también ser aproximada
por:

2
v
100

4
T
|
.
|

\
|
=
π
(Para U= 0-60%)

U°) - (100 log 0.933 - 1.781 T
v
= (Para U>60 %)



En algunos casos, el exceso inicial de la presión intersticial del agua puede no ser
constante con la profundidad como muestra la figura 1.25. A continuación se dan
algunos casos y las soluciones para el grado promedio de consolidación.

Variación trapezoidal. La figura 1.27 muestra una variación trapezoidal del exceso
inicial de la presión intersticial del agua para un drenaje en dos direcciones. Para este
caso, la variación de T
v
con U será igual a la mostrada en la figura 1.26.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
114
Variación senoidal. Esta variación se muestra en las figuras 1.28a y 1.28b. Para la
variación del exceso inicial de la presión intersticial del agua mostrada en la figura
1.28a:

H 2
z
sen u u
0
π
∆ = ∆

Similarmente, para el caso mostrado en la figura 1.28b:

H 4
z
cos u u
0
π
∆ = ∆

Las variaciones de T
v
con U para esos dos casos se muestran en la figura 1.29.





MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
115


Variación triangular. Las figuras 1.30 y 1.31 muestran varios tipos de cambio de la
presión intersticial del agua inicial y la variación de T
v
con el grado promedio de
consolidación U.

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
116


Ejemplo

Un ensayo de consolidación en laboratorio de arcilla normalmente consolidada mostró
lo siguiente:



La muestra ensayada tenía 25.4 mm de espesor y estaba drenada por ambos lados. El
tiempo requerido para que el especimen alcanzara un grado de consolidación del 50%
fue de 4.5 minutos.

Si una capa similar de arcilla en el campo, de 2.8 m de espesor y drenada por ambos
lados, se somete a un incremento similar de presión promedio (es decir, p
0
=140 kN/m
2

y p
0
+∆p = 212 kN/m
2
), determine:

a. El asentamiento máximo por consolidación esperado en el campo.
b. El tiempo requerido para que el asentamiento total en el campo sea de 40 mm
(suponga un incremento uniforme del exceso de presión intersticial del agua
inicial respecto a la profundidad)


MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
117
Solución:

Parte a

Para una arcilla normalmente consolidada:

333 . 0
140
212
log
86 . 0 92 . 0
p
p
log
e - e
C
1
2
2 1
c
=
|
.
|

\
|

=
|
|
.
|

\
|
=

Por tanto, el asiento será:

mm. 87.5 m. 0875 . 0
140
212
log
0.92 1
(2.8) ) 333 . 0 (
p
p p
log
e 1
H C
S
0
0
0
c c
= =
+
=
∆ +
+
=

Parte b

El grado promedio de consolidación es:

° 7 . 45 ) 100 (
5 . 87
40
S
S
U
max
t
= = =


El coeficiente de consolidación C
v
se determina a partir del ensayo de laboratorio.

El factor de tiempo se define como:
2
v
v
H
t C
T =

La variación de T
v
con el grado de consolidación U mostrada en la figura 1.26 puede
también ser aproximada por:

2
v
100

4
T
|
.
|

\
|
=
π
(Para U= 0-60%)

U°) - (100 log 0.933 - 1.781 T
v
= (Para U>60 %)

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
118


En nuestro caso, el grado de consolidación alcanzado en el ensayo de laboratorio es
del 50%, por lo que:

196 . 0
100
50
4 100

4
T
2 2
v
=
|
.
|

\
|
=
|
.
|

\
|
=
π π


El valor de C
v
es entonces:

( )
/min mm 03 . 7
5 . 4
2
4 . 25
196 . 0
t
H T
C
2
2
2
50
v
=
|
.
|

\
|
= =

En el campo, el grado de consolidación obtenido es U=45.7%. A este valor de U le
corresponde un factor de tiempo T
v
igual a:

164 . 0
100
45.7
4 100

4
T
2 2
v
=
|
.
|

\
|
=
|
.
|

\
|
=
π π


Con el valor de T
v
y el coeficiente de consolidación C
v
obtenido en el ensayo de
laboratorio, se puede obtener el tiempo t:

El factor de tiempo es igual a:
2
v
v
H
t C
T =

MANUAL DE MECANICA DEL SUELO Y CIMENTACIONES
119
Despejando t, se tiene:

( )
dias 31.7 min 45724
03 . 7
2
1000 x 8 . 2
164 . 0
C
H T
t
2
v
2
v
= =
|
.
|

\
|
= =

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful