P. 1
5_Agentes%20biológicos

5_Agentes%20biológicos

|Views: 5.658|Likes:
Publicado portbilisis

More info:

Published by: tbilisis on Mar 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

La diferencia fundamental que existe entre los agentes biológicos y los
agentes químicos y físicos es que, mientras que estos son materia inerte o
distintas formas de energía,
los agentes biológicos son
seres vivos y, como tales,
capaces de reproducirse.

Existen unas características
concretas que definen a un
organismo vivo:

En primer lugar,
todos los organismos
tienen una composi-
ción química común.
En todos ellos están
presentes tres tipos de macromoléculas orgánicas complejas: las
proteínas, el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido ribonucleico
(ARN). El ADN es la sustancia que contiene, de forma codificada, toda
la información necesaria para determinar las propiedades específicas
del organismo; dicha información es traducida por el ARN a modelos
específicos de síntesis de proteínas, siendo éstas las que, en última
instancia, determinan las propiedades distintivas del organismo.

Los agentes biológicos son microorganismos vivos, es decir,
con capacidad de generar otro ser similar a sí mismo mediante
la transmisión de información genética

En segundo lugar, en todos los organismos tienen lugar ciertas
actividades químicas, cuyo fin es sintetizar los constituyentes de la

Agentes biológicos

© ESPRL - Escola Superior de Prevenció de Riscos Laborals

5 de 76

materia propia del organismo a partir de sustancias químicas del
exterior (metabolismo). Evidentemente, existen diferencias entre los
metabolismos de distintos organismos.

Finalmente, todos los organismos, con excepción de los virus, tienen una
estructura física común cuya unidad básica es la célula.

Aunque estas características son comunes a todos los seres vivos, en este
capítulo se hace referencia casi exclusiva a los agentes biológicos según se
definen en el RD 664/1997 sobre la protección de los trabajadores contra
riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el
trabajo. De los diferentes tipos, son los microorganismos los que presentan
mayores requisitos para su desarrollo, aunque también son los que
presentan mayor adaptabilidad a las condiciones del medio.

1.1 Requisitos ambientales para el desarrollo de los microorganismos

Para el desarrollo de su ciclo vital los agentes biológicos precisan de un
aporte externo de energía. Sólo unos pocos pueden utilizar directamente la
energía de la radiación solar, son los organismos fotosintéticos, el resto
dependen de la disponibilidad de una fuente de energía química, es decir, de
la disponibilidad de sustancias químicas ya sean inorgánicas u orgánicas que
constituyen su substrato alimenticio.

Además de una fuente de energía y nutrientes se precisan unos requisitos
ambientales que pueden condicionar el desarrollo de los seres vivos. Entre
estos los más significativos son:

La temperatura: la zona de temperatura en la que crecen los
organismos es relativamente pequeña (aproximadamente entre -5 ºC
y 80 ºC). El límite superior está marcado por la termolabilidad de las
proteínas celulares, y el inferior, por el punto de congelación del
agua, que es de varios grados por debajo de cero cuando contiene
considerables cantidades de solutos. Entre los microorganismos
existen diferencias en cuanto a la zona térmica en la que ocurre su

Agentes biológicos

© ESPRL - Escola Superior de Prevenció de Riscos Laborals

6 de 76

crecimiento pudiéndose distinguir tres grupos principales: los
termófilos, con rangos de temperatura entre 55 ºC y 75 ºC, los
mesófilos, entre 20 ºC y 45 ºC; y los sicrófilos, entre 15 ºC y 18 ºC.
Estos rangos de temperatura son variables dependiendo del agente y
para cada uno de ellos existe una temperatura óptima para su
desarrollo.

El oxígeno: algunos microorganismos sólo se desarrollan cuando no
hay oxígeno, son los llamados anaerobios, otros sólo lo hacen cuando
hay oxígeno, son los aerobios y otros son capaces de adaptarse y
cambiar su metabolismo en función de la presencia o ausencia de
oxígeno, se llaman anaerobios facultativos.

La humedad: en general, casi todos ellos precisan niveles de
humedad elevados, aunque algunas de las formas resistentes
(esporas) pueden soportar períodos de sequía y retornar al estado
vital activo cuando se recupera el grado de humedad necesario.

El pH del medio: En general los microorganismos no pueden
desarrollarse a pH muy ácidos ni muy alcalinos, aunque la gama de
valores de pH en torno a la neutralidad en la que pueden
desarrollarse depende del tipo de microorganismo.

La luz: hay agentes que no resisten la radiación mientras que para
otros es imprescindible.
Los microorganismos presentan una gran adaptabilidad a los cambios
que ocurren en su medio. Esta adaptabilidad está determinada y
regida por sus genes y es de dos tipos:
• Fenotípica: en este caso no hay modificación de los genes pero
sí de las órdenes que les permiten funcionar, por ejemplo, se
bloquea un determinado sistema enzimático y se pone en
marcha otro capaz de aprovechar un nuevo nutriente o unas
nuevas condiciones ambientales.
• Genotípica: en este caso sí que ocurre un cambio genético que
puede ser debido a mutaciones o al intercambio o recom-
binación genética. En los años 70 se consiguió reproducir este
último fenómeno de forma artificial e intencionada, de modo
que se insertaban determinados genes que producían sustan-
cias concretas o conferían propiedades específicas a las espe-
cies manipuladas. Estas técnicas se conocen con el nombre de
Ingeniería genética.

Agentes biológicos

© ESPRL - Escola Superior de Prevenció de Riscos Laborals

7 de 76

Esta adaptabilidad hace que en cualquier medio puedan estar presentes
agentes biológicos desarrollando estilos de vida particulares y estableciendo
todo tipo de relaciones con otros seres vivos.

Sin microorganismos la vida tal y como la conocemos no sería posible. Los
microorganismos forman parte fundamental del ciclo de los elementos: son
los responsables de la fijación del nitrógeno atmosférico en las plantas; se
encuentran sobre nuestra piel proporcionándonos cierta protección; y
también son los encargados de cerrar el ciclo natural de materia,
devolviendo los elementos químicos al suelo o al aire en forma de materia
inorgánica al degradar la materia orgánica.

Desde hace siglos, el hombre ha utilizado microorganismos para la
producción de bienes y servicios: el pan, el vino, la cerveza, los antibióticos,
las hormonas, las vacunas, las proteínas, el gas o la depuración de aguas
residuales son ejemplos típicos del uso de microorganismos.

Los microorganismos pueden ser perjudiciales o beneficiosos
para la salud del hombre, pero son imprescindibles para el
mantenimiento de los ciclos naturales

En todo caso, la presencia de un organismo en un entorno determinado está
condicionada por tres factores: la existencia de un reservorio o lugar en que
se den las condiciones ambientales para su crecimiento, la posibilidad de
amplificación o multiplicación, lo que implica la continuidad en el aporte de
nutrientes y las opciones de dispersión, es decir, de abandonar su reservorio
y colonizar uno nuevo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->