P. 1
La mente de Dios, de Paul Davies

La mente de Dios, de Paul Davies

|Views: 5.090|Likes:
"Pertenezco al grupo de científicos que no suscribe a alguna religión convencional, pero no obstante niega que el universo sea un accidente sin propósito. A través de mi trabajo científico he llegado a creer más y más fuertemente que el universo ha sido ensamblado con un ingenio tan asombroso que no puedo aceptar que es meramente un hecho bruto. Debe haber, me parece, un nivel más profundo de explicación. Si uno quiere llamar a ese nivel más profundo “Dios” es una cuestión de gusto o y definición. Más aún, he llegado al punto de vista de que la mente, el conocimiento consciente del mundo, no es un accidente sin sentido de la naturaleza, sino una faceta absolutamente fundamental de la realidad…”
Paul Davies
"Pertenezco al grupo de científicos que no suscribe a alguna religión convencional, pero no obstante niega que el universo sea un accidente sin propósito. A través de mi trabajo científico he llegado a creer más y más fuertemente que el universo ha sido ensamblado con un ingenio tan asombroso que no puedo aceptar que es meramente un hecho bruto. Debe haber, me parece, un nivel más profundo de explicación. Si uno quiere llamar a ese nivel más profundo “Dios” es una cuestión de gusto o y definición. Más aún, he llegado al punto de vista de que la mente, el conocimiento consciente del mundo, no es un accidente sin sentido de la naturaleza, sino una faceta absolutamente fundamental de la realidad…”
Paul Davies

More info:

Published by: Juan Andrés Ferreira on Mar 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/15/2013

pdf

text

original

Mencione la antigua Grecia y la mayoría de la gente pensará en geometría. Hoy en día los alumnos
aprenden el teorema de Pitágoras y los otros elementos de la geometría Euclidiana como ejercicios de
entrenamiento para el pensamiento matemático y lógico. Pero para los filósofos griegos su geometría
representaba mucho más que un ejercicio intelectual. El concepto de número y forma los fascinaba tan
profundamente que construyeron una teoría entera del universo basada en ello. En las palabras de
Pitágoras: “El número es la medida de todas las cosas.”

Pitágoras vivió en el siglo sexto A. C. y fundó una escuela de filósofos conocidos como los Pitagóricos.
Estaban convencidos que el orden cósmico estaba basado en relaciones numéricas, e imbuían a ciertos
números y formas con significado místico. Tenían una especial reverencia, por ejemplo, por los
números “perfectos” como el 6 y el 28, los cuales eran las sumas de sus divisores (por ejemplo
6 = 1 + 2 + 3). El mayor respeto estaba reservado para el número 10, el así llamado tetraktis divino,
siendo éste la suma de los primero cuatro números enteros. Disponiendo puntos en distintas formas
construían números triangulares (como el 3, 6 y 10), números cuadrados (4, 9, 16, etc.) y así siguiendo.
El número cuadrado 4 fue hecho el símbolo de la justicia y reciprocidad.51

La representación triangular
de 10 fue referido como un símbolo sagrado, sobre el que se juraba durante ceremonias de iniciación.

La creencia del poder de la numerología por parte de los Pitagóricos fue reforzada por el
descubrimiento de Pitágoras del rol de los números en la música. Él descubrió que las longitudes de las
cuerdas que producían tonos armónicamente relacionados tenían una relación numérica simple entre sí.
La octava, por ejemplo, correspondía a la relación 2:1. Nuestra palabra “racional” (“ratio-nal”) deriva del
gran significado heurístico que los Pitagóricos atribuían a los números obtenido como el ratio de
números enteros, como ¾ o 2

/3. En verdad, los matemáticos aún se refieren a esos números como
racionales. Fue por lo tanto profundamente inquietante para los griegos cuando descubrieron que la raíz
cuadrada de 2 no puede ser expresada como el ratio de números enteros. ¿Qué significa esto?
Imaginen un cuadrado cuyos lados miden un metro cada uno. Luego, de acuerdo al teorema del mismo
Pitágoras, la longitud de la diagonal en metros es la raíz cuadrada de 2. Esta longitud es
aproximadamente 7

/5 metros; una mejor aproximación es 707

/500 metros. Pero de hecho ninguna fracción
exacta puede expresar esto, no importa cuan grande el numerador y el denominador sean. Los
números de esta clase son llamados “irracionales.”

Los Pitagóricos aplicaron su numerología a la astronomía. Ellos diseñaron un sistema de 9 capas
esféricas concéntricas para transportar los cuerpos celestes conocidos, e inventaron una “contra-tierra”
mítica para alcanzar el tetraktis, número 10. Esta conexión entre la música y la armonía celestial fue
resumida por la aserción que las esferas astronómicas habían producido la música – la música de las
esferas. Las ideas pitagóricas fueron aprobadas por Platón, quien en su Timaeus desarrolló aún más el

51

Un significado que tiene un vago eco en las expresiones “a square deal” y “being all square” (en Inglés en el original).

Paul Davies

La Mente de Dios

- 59 -

modelo musical y numérico del cosmos. El continuó aplicando la numerología a los elementos griegos –
tierra, aire, fuego y agua – y explorando el significado cósmico de varias formas geométricas regulares.

Los esquemas Pitagóricos y Platónicos hoy pueden parecernos primitivos y excéntricos, no obstante, de
tiempo en tiempo recibo manuscritos por correo conteniendo intentos de explicar las propiedades del
núcleo atómico, o partículas subnucleares, sobre la base de la numerología de la temprana Grecia.
Evidentemente ésta retiene cierto atractivo místico. El mayor valor de estos sistemas numerológicos y
geométricos no es, sin embargo, su verosimilitud, sino el hecho de que ellos tratan el mundo físico
como una manifestación de relaciones matemáticas concordantes. Esta idea esencial sobrevivió
directamente hasta la era científica. Kepler, por ejemplo, describe a Dios como un geómetra, y en su
análisis del sistema solar estuvo profundamente influido por lo que él percibió ser el significado místico
de los números involucrados. Y los físicos matemáticos modernos, aunque desprovistos de sobretonos
místicos, no obstante retienen la suposición de los antiguos griegos que el universo está ordenado
racionalmente de acuerdo a principios matemáticos.

Muchas otras culturas han desarrollado esquemas numerológicos que han penetrado en la ciencia y el
arte. En el Cercano Oriente antiguo el número 1 – la Unidad – fue a menudo identificado con Dios el
Primer Motor. Los Asirios y Babilónicos asignaron números deificados a objetos astronómicos: Venus,
por ejemplo, fue identificado con el número 15, y la Luna con 30. Los Hebreos dieron especial
significado al 40, que aparece frecuentemente en la Biblia. El diablo es asociado con el 666, un número
que retiene todavía cierta fuerza si, como un periodista una vez reportó, el presidente Ronald Reagan
cambió su dirección en California para evitarlo. En efecto, la Biblia tiene una trama numerológica tejida
profundamente en su texto. Algunas sectas religiosas como los Gnósticos y los Cabalistas,
posteriormente construyeron una tradición numerológica elaborada alrededor de la Biblia. Tampoco fue
la Iglesia inmune a tal teorización. Agustín en particular alentó el estudio numerológico de la Biblia como
parte de una educación cristiana, y esta práctica persistió hasta fines de la Edad Media. En nuestro
propio tiempo muchas culturas continúan atribuyéndole poderes sobrenaturales a ciertos números o
figuras geométricas, y las rutinas de cuenta especiales forman una parte importante de ritual y de magia
en muchas partes del mundo. Aún en nuestra escéptica sociedad occidental mucha gente se aferra a la
noción de números afortunados o desafortunados como el 7 o el 13.

Estas connotaciones mágicas obscurecen los muy prácticos orígenes de la aritmética y de la geometría.
La construcción de los teoremas geométricos formales en la antigua Grecia siguió al desarrollo de la
regla y el compás, y varias técnicas de relevamiento de líneas de mira, las cuales fueron usadas para
propósitos arquitectónicos y constructivos. De estos simples comienzos tecnológicos se construyo un
gran sistema de pensamiento. El poder del número y de la geometría probó ser tan convincente que se
volvió la base de una visión completa del mundo., con el mismo Dios representando el papel del Gran

Paul Davies

La Mente de Dios

- 60 -

Geómetra – la imagen tan vividamente capturada en la famosa aguafuerte de William Blake The Ancient
of Days, mostrando a Dios inclinándose en los cielos para medir el universo con un compás.52

La historia sugiere que cada edad apela a su tecnología más avanzada como una metáfora del cosmos,
o aún de Dios. Por lo tanto fue por eso que en el siglo XVII el universo ya no fue referido en términos de
armonía musical y geométrica presidida por un Geómetra Cósmico, sino de una forma muy diferente.
Un desafío tecnológico excepcional en esa época era la provisión de dispositivos de navegación
precisos, especialmente para ayudar en la colonización europea de América. La determinación de la
latitud no representa un problema para los navegantes, porque ésta puede medirse directamente por la
altitud, digamos, de la estrella Polar sobre el horizonte. La longitud, no obstante, es un tema diferente,
porque en la medida que la Tierra rota, los cuerpos celestes se mueven a lo largo del firmamento. La
medida de la posición debe ser combinada con la medida del tiempo. Para la navegación este-oeste,
necesaria para las singladuras transatlánticas, los relojes precisos son esenciales. Entonces, con la
poderosa motivación de recompensas políticas y económicas, se dedicó mucho esfuerzo a diseñar
piezas de relojerías de precisión para el uso en el mar.

Este enfoque en la conservación precisa de la hora tuvo su contrapartida teórica en los trabajos de
Galileo y Newton. Galileo usó el tiempo como un parámetro para establecer su ley de la caída de los
cuerpos. También se le acredita el descubrimiento que el período de un péndulo es independiente de la
amplitud de su oscilación, un hecho que se dice estableció en una iglesia midiendo el tiempo de
oscilación de un incensario con su pulso. Newton reconoció el rol central que el tiempo desempeña en
la física, estableciendo en su Pricipia que “el tiempo verdadero y matemático, absoluto de si mismo,
fluye uniformemente sin ninguna relación con algo externo.”53

Por lo tanto el tiempo como la distancia
fue reconocido como una característica del universo físico a ser medido, en principio con una precisión
arbitraria.

La posterior observación del papel del flujo del tiempo en física condujo a Newton a desarrollar su teoría
matemática de los “flujos,” hoy conocida como el cálculo. La característica central de este formalismo es
la noción del cambio continuo. Newton hizo de esto la base de su teoría de la mecánica, en la cual las
leyes del movimiento de los cuerpos materiales fueron establecidas. La aplicación más impactante y
exitosa de la mecánica de Newton, fue al movimiento de los planetas en el sistema solar. Entonces la

52

William Blake, The Ancient of Days

53

The Mathematical Principles of Natural Philosophy, A. Motte´s translation, revised by Florian Capori (University of California
Press, Berkeley and Los Angeles, 1962), vol. 1, p. 6.

Paul Davies

La Mente de Dios

- 61 -

música de las esferas fue reemplazada por la imagen de un universo de relojería. Esta imagen alcanzó
su forma más desarrollada con el trabajo de Pierre Laplace a fines del siglo XVIII, quien vislumbró a
cada átomo del universo como un componente de un mecanismo de relojería infaliblemente preciso.
Dios el Geómetra se convirtió en Dios el Relojero.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->