Está en la página 1de 6

La Pretensión

La pretension es una manifestación de la voluntad por el cual se exige la


subordinación del interés ajeno al propio. Puede ser material o procesal. La
pretensión material se da fuera del proceso y se convierte en pretensión procesal
cuando interviene el órgano jurisdiccional para la solución del conflicto de
intereses o la incertidumbre jurídica. No debe confundirse con la demanda, ya que
esta es un acto procesal. Tampoco puede confundirse con la acción, porque la
acción es un derecho mientras que la pretensión es una simple manifestación de
la voluntad. La pretensión consta de elementos subjetivos (Demandante,
Demandado y Juez) y elementos objetivos (petitorio y causa petendi). La causa
petendi son los fundamentos de hecho y derecho.

Elementos de la pretensión

Los sujetos: representados por el demandante, accionante o pretensionante


(sujeto activo) y el demandado, accionado o pretensionado (sujeto pasivo), siendo
el Estado (órgano jurisdiccional) un tercero imparcial, a quien corresponde el
pronunciamiento de acoger o no la pretensión.

El objeto: está constituido por el determinado efecto jurídico perseguido (el


derecho o la relación jurídica que se pretende o la responsabilidad del sindicado),
y por consiguiente la tutela jurídica que se reclama; es lo que se persigue con el
ejercicio de la acción.

El objeto de la pretensión, será la materia sobre la cual recae, conformado por uno
inmediato, representado por la relación material o sustancial, y el otro mediato,
constituido por el bien de la vida que tutela la reclamación.

La razón: Es el fundamento que se le otorga a la pretensión, es decir, que lo


reclamado se deduce de ciertos hechos que coinciden con los presupuestos
fácticos de la norma jurídica, cuya actuación es solicitada para obtener los efectos
jurídicos.

La razón de la pretensión puede ser de hecho, contentiva de los fundamentos


fácticos en que se fundamenta la misma, los cuales encuadrarán el supuesto
abstracto de la norma para producir el efecto jurídico deseado; y de derecho, que
viene dado por la afirmación de su conformidad con el derecho en virtud de
determinadas normas de derecho material o sustancial.

La razón de la pretensión, dice ECHANDÍA, se identifica con la causa petendi de


la demanda, y los hechos en que se basa la imputación formulada al sindicado, es
decir, la causa imputandi.
De esta manera, el juez al momento de tomar su decisión, bien para acoger la
pretensión o rechazarla, observará si existe conformidad entre los hechos
invocados, los preceptos jurídicos y el objeto pretendido.

La causa petendi o el título: Es el motivo que determina su proposición, y lo


constituyen los hechos sobre los cuales se estructura la relación jurídica.

El fin: Es la decisión o sentencia que acoja la pretensión invocada por el


accionante. En el ámbito civil, el fin será la pretensión o reclamación; en el ámbito
penal, será la responsabilidad del sindicato o procesado.

ELEMENTOS DE LA PRETENSION PROCESAL

3.1 RESPECTO DEL ELEMENTO SUBJETIVO

Según Alvarado Velloso los sujetos de la pretensión procesal son el actor


(pretendiente) y el demandado (aquel respecto de quien se pretende)([6]); así
también lo considera Devis Echandía cuando acepta que son sujetos de la
pretensión el demandante (sujeto activo) y el demandado (sujeto pasivo) en los
procesos civiles([7]). Pero esta uniformidad de criterio no es totalmente compartida
por toda la doctrina, ya que otros consideran que la pretensión tiene dos sujetos
coordenados como son el sujeto activo o persona que formula la pretensión
(pretensionante) y el sujeto pasivo o persona frente o contra quien se formula la
pretensión (resistente), y finalmente un sujeto supraordenado como es el
destinatario o persona ante quien se formula la pretensión (juez)([8]). Para efectos
del presente artículo adoptaremos la posición bipolar que considera a la
pretensión constituida por un sujeto activo y un sujeto pasivo.

3.2 RESPECTO DEL ELEMENTO OBJETIVO

Es en este punto que los tratadistas han seguido diferentes tendencias al clasificar
los elementos objetivos de la pretensión. Beatriz Quintero Eugenio Prieto ha
registrado hasta tres corrientes sobre el particular, la primera denominada
pretensión como solicitud exclusivamente asigna todo el peso de la esencia de la
pretensión a la petición. La segunda corriente denominada la pretensión como
solicitud fundada considera como elementos objetivos a la petición y a un estado
de cosas que el actor debe exponer para fundamentar su reclamo. La tercera
corriente denominada la pretensión como solicitud fundada típica consiente como
elementos estructurales de la pretensión a una solicitud o deprecación, un hecho
fundante y una imputación en derecho([9]). A ello debe agregarse que algunos
autores consideran al elemento de la causa o razón de manera independiente al
elemento objetivo, lo que nos permite profundizar un poco sobre el tema en la voz
de los actuales procesalistas latinoamericanos.

Así en opinión de Monroy Gálvez la pretensión procesal tiene como elementos


objetivos la fundamentación jurídica que implica la invocación del derecho
subjetivo que sustenta el reclamo, los fundamentos de hecho que están
constituidos por la ocurrencia de cierto número de hechos cuya eventual
acreditación será materia de la actividad probatoria y el pedido concreto que es lo
que el pretensor quiere sea una actuación del pretendido([10]).

Por su parte Alvarado Velloso considera que el objeto de la pretensión es obtener


de la autoridad una resolución con contenido favorable a la petición hecha en la
demanda y la causa de la pretensión estaría constituida por el hecho invocado en
la demanda y al que el actor asigna trascendencia jurídica y la imputación jurídica
que el actor efectúa con motivo de aquel hecho([11]).

Y finalmente Devis Echandía para quien la pretensión contiene dos elementos


como son el objeto y la razón. El objeto de la pretensión lo constituye el
determinado efecto jurídico perseguido y por lo tanto la tutela jurídica que se
reclama, y la razón de la pretensión que es el fundamento que se le da, y que se
divide en razón de hecho([12]) y de derecho, la primera en cuanto conjunto de
hechos que constituyen el relato histórico de las circunstancias de donde se cree
deducir lo que se pretende y la segunda en tanto afirmación de su conformidad
con el derecho en virtud de determinadas normas de derecho material o
sustancial.([13])

El Código Procesal Civil Peruano en su art. 424 inc. 5, 6 y 7 ha contemplado entre


los requisitos de la demanda el petitorio, los hechos en que se funde el petitorio y
la fundamentación jurídica del petitorio([14]); con lo que habría adoptado
aparentemente la corriente de la pretensión como solicitud fundada típica que
acepta una estructura tripartita de la pretensión procesal; pero esta interpretación
necesariamente debe ser concatenada con el art. VII del Título Preliminar del
mismo cuerpo legal donde se obliga al Juez a aplicar el derecho que corresponda
al proceso aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya sido
erróneamente([15]). Todo esto nos lleva a la conclusión de que el ordenamiento
procesal peruano admite una interpretación flexible del 424 inc. 7 del código
adjetivo([16]) y eventualmente se inclinaría por la corriente de la pretensión como
solicitud fundada.

• Niceto Alcalá Zamora. Veinticinco años de evolución del derecho procesal.


1940-65. México. Unam. 1968
• Clemente A. Díaz. Instituciones de derecho procesal. Buenos Aires.
1968Francesxo CArnelutti. Sistema de derecho procesal civil. Buenos Aires.
1944
• Hernando Devis Echandía. Compendio de derecho procesal. Bogotá. 1978
• Humberto Briceño Sierra. Derecho procesal. México. 1969
• Azula Camacho Jaime. Manual de derecho procesal. Bogotá. Temis
(Tomos I - V)
• Chiovenda, Giuseppe Estudios y comentarios para la teoría y la práctica
procesal civil. Madrid. 1950
• Quintero Beatriz y Prieto Eugenio. Teoria general del proceso. Temis.
Bogotá. 1995

La clasificación de las pretensiones.

• Pretensiones declarativas de derechos: Son aquellas mediante las


cuales se intenta la declaración o la determinación del derecho a aplicar en
un litigio a base de los hechos que lo configuran. Ellas admiten una triple
clasificación:
o Pretensiones simplemente declarativas o de mera declaración:
Son aquellas mediante las cuales se intenta lograr del juez la simple
declaración de la existencia de un derecho, satisfaciendo ello
integralmente el interés del pretendiente (por ejemplo, la que tiende a
establecer la falsedad de un documento o la inexistencia de un
obligación, etc.).
o Pretensiones declarativas de condena: Son aquellas mediante las
cuales se intenta no sólo la declaración de la existencia de un
derecho sino que también incluyen la aspiración de que el juzgador
emita un mandato individualizado de condena a dar, hacer o no
hacer una prestación (por ejemplo, la que tiende a logra el pago de la
cosa comprada y no abonada, o que el demandado construya o no
una pared, etc.).
o Pretensiones declarativas de constitución (pretensiones
constitutivas): Son aquellas mediante las cuales se intente no sólo
la declaración de la existencia de un derecho sino que también
incluyan la aspiración de que, como consecuencia de ella, se cree,
modifique o extinga un estado jurídico (por ejemplo, la declaración e
divorcio de los cónyuges constituye el estado jurídico de divorciado
para cada uno de ellos, o la declaración de existencia de un hecho
ilícito constituye un acreedor y un deudor por los daños ocasionados
a su consecuencia, etc.).
• Pretensiones ejecutivas: Son aquellas mediante las cuales se intenta
lograr la ejecución coactiva de un derecho que ya se halla reconocido o
declarado en una sentencia o en un instrumento al cual la ley le otorga
carácter fehaciente (por ejemplo, la pretensión de percibir del deudor la
suma de dinero a cuyo pago fue demandado judicialmente y que no abono;
la de percibir el importe de una deuda cuya existencia fue reconocida en un
instrumento publico, etc.).
• Pretensiones cautelares: Son aquellas mediante las cuales se intenta
logra no la declaración de un derecho ni la ejecución de un prestación sino
el aseguramiento anticipado de un hecho (por ejemplo, la comprobación
judicial del estado de alguna cosa en cierto lugar y tiempo) o de un derecho
(por ejemplo, la garantía para el acreedor de que su deudor no perderá sus
bienes como consecuencia de caer en estado de insolvencia, que
imposibilitara cobrar la acreencia luego de ser declarado el derecho a
hacerlo, etc.).

Cuando coexisten dos pretensiones en una misma demanda (acumulación


procesal) ellas pueden ser:

• Eventuales: La segunda pretensión se presenta para que el juez la


considere y falles sólo en caso de ser desestimada la primera.
• Sucesivas: La segunda pretensión se presenta condicionada a que sea
estimada a primera. (Eventualidad impropia o subsidiariedad).
• Alternativas: La segunda pretensión se presenta también en forma
principal a fin de que sea estimada ella o la primera, indistintamente.

Los elementos de la pretensión procesal.

Toda pretensión procesal implica la afirmación de la existencia de una realidad


jurídica con motivo de un acaecimiento de trascendencia para el derecho.
Toda pretensión admite ser descompuesta para su estudio en los distintos
elementos que la conforman:

• Los sujetos: Siempre son dos los sujetos que la componen. No es posible
concebir racionalmente la figura de un acreedor sin el correlativo deudor y
viceversa.

La referencia a un sujeto cualquiera de la relación no esta vinculada


exclusivamente con la persona física determinada que inviste ese carácter sino,
con la calidad jurídica que elle exhibe. La idea de persona del acreedor
comprende la de sus sucesores a titulo singular y universal y, eventualmente, a su
sustituto.
Los sujetos de la acción son el actor (pretendiente) y el demandado (aquel
respecto de quien se pretende).

• El objeto de la pretensión: Es obtener de la autoridad (juez o árbitro) una


resolución con contenido favorable a la petición hecha en la demanda.
• La causa de la pretensión: Se entiende por causa de la relación la
concreta interferencia íntersubjetiva que la ocasiona.

Esta concepción unitaria se descompone en dos subelementos cuando se la


analiza respecto de la pretensión procesal: el primero de ellos, esta constituido por
el hecho invocado en la demanda; y el segundo, es la imputación jurídica que el
actor efectúa al demandado con motivo de aquel hecho.
Se advierte la importancia de efectuar la descomposición de la causa en hecho e
imputación jurídica: ambos lo harán por diferentes calidades jurídicas.

Preguntas Acción Pretensión


¿Entre quienes? Actor y autoridad (juez o arbitro) Actor y demandado
(sujetos)
¿Para que? (objeto) Lograr la apertura y posterior Lograr la emisión de una
desarrollo de un proceso sentencia (objeto del
proceso) favorable al
interés del pretendiente
¿Por qué? (causa) Mantenimiento de la paz social y Hecho que origina el
de la armónica convivencia conflicto en el plano de la
mediante la erradicación de la realidad social cuya
fuerza ilegitima existencia se afirma en la
demanda (plano jurídico
del proceso) mas la
imputación jurídica que el
pretendiente hace contra
aquel respecto de quien se
pretende, a base del hecho
con trascendencia en el
derecho