AFILADO DE FORMONES Y CEPILLOS

El proceso de afilado que se realiza en la fábrica deja en la parte posterior de la hoja y en el filo de los formones y de los cepillos nuevos unos pequeños arañazos que hay que eliminar. Estos arañazos se traducen en que el filo de estas herramientas está estriado y no puede producir trabajos muy finos. Así pues resulta necesario asentar tanto el filo como el dorso de las herramientas con piedras de afilar medias y finas para eliminar estas marcas del afilado y dejar un filo perfectamente afilado. Aplanado del dorso de una cuchilla nueva Lubrique la piedra y coloque la cuchilla horizontalmente sobre ésta, de manera que la parte biselada quede hacia arriba. Frote la cuchilla por la piedra haciendo presión con la punta de los dedos para evitar que oscile. Repita esta operación con una piedra de afilar fina hasta que el metal brille. Afilado del borde Las cuchillas de los cepillos de desbastar y los formones presentan un bisel en el filo de aproximadamente unos 25 grados. Algunos carpinteros gustan de asentar este bisel para trabajar con maderas blandas, aunque suele resultar excesivamente blando cuanto se trata de maderas duras. En la punta de la cuchilla suele existir otro bisel de unos 35 grados que sirve para reforzarla. El afilado de este bisel requiere muy poco tiempo puesto que se pequeña la cantidad de metal que se elimina. Sostenga la cuchilla con la mando derecha, de manera que la parte biselada quede hacia abajo, y extienda el dedo índice por uno de los bordes de la cuchilla. Coloque la punta de los dedos de la mano izquierda en la parte superior de la cuchilla, mientras que sitúa el pulgar por la parte inferior y de manera transversal (1).
Asentado del bisel secundario y Aplanado del dorso de una cuchilla nueva

1 Coja la cuchilla para afilarla

Extracto del “Manual completo de la Madera, la Carpintería y la Ebanistería” de Albert Jackson y David Day. (Ediciones del Prado)

Este libro se puede encontrar en www.madinter.com en “Libros y DVD”.

Moviendo el filo de la cuchilla.2 Incline la cuchilla para cubrir toda la piedra Apoye la parte biselada sobre una piedra lubricada de grado medio y vaya moviendo la cuchilla hasta que note que el bisel está plano sobre la superficie de la piedra. 3 Mueva el formón por la piedra Cuando esté afilando un formón estrecho muévalo de un lado de la piedra al otro. Los formones muy estrechos puede afilarlos en el borde de la piedra. para evitar que se desgaste el centro de la superficie de la pieza (3). El afilado produce una pequeña rebaba en el dorso de la cuchilla que se nota perfectamente al pasar el pulgar por la misma (4). De este modo se elimina la rebaba y se consigue un borde afilado.madinter. . Esta rebaba se puede eliminar asentando el dorso de la cuchilla sobre la piedra. Mantenga la muñeca rígida para que el ángulo sea constante y mueva la cuchilla de arriba abajo por toda la superficie de la piedra. Una vez que haya afilado un bisel de aproximadamente un milímetro de anchura. 4 Note la rebaba con el pulgar Extracto del “Manual completo de la Madera. La cuchilla de los cepillos debe colocarse de manera que la totalidad del filo de la misma esté en contacto con la piedra (2). cambie a una piedra fina y vuelva a afilarlo. (Ediciones del Prado)Este libro se puede encontrar en www.com en “Libros y DVD”. levante ésta ligeramente para asentar el segundo bisel. la Carpintería y la Ebanistería” de Albert Jackson y David Day. simplemente con unas ligeras pasadas para seguidamente volver a afilar el dorso de la cuchilla con la piedra.

Es más conveniente guardarlos en una bolsa de tela enrollable.madinter.FORMONES Y GUBIAS Los formones y las gubias. Puede adquirir un colgador de herramientas magnético. o puede hacerlo usted mismo con dos listones de madera o de contrachapado separados mediante unos tacos de separación. Estos protectores suelen llevar una anilla para colgar las herramientas en unas puntas o clavijas colocadas en la pared del taller. . junto con las sierras y los cepillos figuran entre las herramientas esenciales de cualquier persona que trabaje con la madera. apuntando al cuerpo y mantenga siempre ambas manos por detrás del borde cortante de la herramienta. cuando la cantidad de madera que hay que retirar de la pieza es importante aunque la mayoría de las veces estas herramientas se emplean con la simple presión de la mano. Los bordes longitudinales de los formones nuevos pueden estar lo suficientemente afilados como para cortar un dedo cuando se les está utilizando. ALMACENAMIENTO Y UTILIZACIÓN DE LOS FORMONES Almacenamiento de los formones No resulta una buena práctica guardar los formones sueltos en la caja de las herramientas. Sirven principalmente para eliminar la madera sobrante de los ensambles. y esto puede hacer que de repente se escurran. Fíjelo a la pared mediante tornillos y coloque las hojas de los formones en el espacio que queda entre ambos listones. En ocasiones los formones y las gubias grandes se utilizan con una maza. en la que cada herramienta tenga una bolsa propia. No corte nunca hacia dentro.com en “Libros y DVD”. Los formones embotados requieren más fuerza en su utilización. Guarde los formones en un colgador de pared Extracto del “Manual completo de la Madera. Algunos carpinteros prefieren colocar unos protectores de plástico en el filo de estas herramientas. (Ediciones del Prado) Este libro se puede encontrar en www. aunque existen modelos más ligeros que se utilizan para labrar y dar forma a las diferentes piezas. o colocarlos en un colgador de herramientas situado sobre el banco. la Carpintería y la Ebanistería” de Albert Jackson y David Day. Seguridad con los formones Mantenga siempre los formones afilados.

Coja el formón colocando el pulgar en la cabeza del mismo y guie la herramienta con los dedos pulgar e índice de la otra mano. hágalo apuntando hacia el tablero del banco y con el formón en posición vertical. utilice el peso del cuerpo para hacer avanzar el formón (2). para estabilizar así la herramienta (1). Si precisa más fuerza. tal y como se indicó anteriormente. En tal caso. golpee la cabeza del mango con una maza en ángulo recto.Utilización horizontal Cuando la pieza que vaya a trabajar se encuentre horizontalmente dispuesta sobre el banco. Con los pies separados. sino también la fuerza ejercida sobre ésta. Mantenga el antebrazo alineado con el formón. Extracto del “Manual completo de la Madera. (Ediciones del Prado) Este libro se puede encontrar en www. con el pulgar y el índice. actuando como freno de la misma. coja la maza justo por la cabeza y golpee sobre el formón con la maza de canto. No obstante.com en “Libros y DVD”. Utilización de la maza Para utilizar un formón con la máxima fuerza. Con la otra mano coja la hoja. 1 Agarre del formón 2 Posición correcta Colóquese delante del banco. . la Carpintería y la Ebanistería” de Albert Jackson y David Day. por detrás del filo.madinter. con el antebrazo y el formón paralelos al suelo. Utilización vertical Utilización vertical Para trabajar a contrahilo. en muchos casos el propio peso de la maza será suficiente. golpee la cabeza del mango con la palma de la mano. Coloque los demás dedos de esta mano en la pieza. y pegue el codo al cuerpo. De este modo no sólo controlará la dirección de la hoja. coja el formón extendiendo el dedo índice a lo largo de la hoja.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful