P. 1
Historia de la liturgia (vol. 1) - RIGHETTI, Mario

Historia de la liturgia (vol. 1) - RIGHETTI, Mario

|Views: 12.744|Likes:
Publicado portelloarturo1868

More info:

Published by: telloarturo1868 on Mar 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2015

pdf

text

original

Después de dar una idea general acerca del origen y desarrollo de las vestiduras sagradas,
es necesario, antes de estudiarlas una por una consignar algunos datos sobre los antiguos vestidos
romanos que dieron origen a aquéllas.
En el traje usado por los romanos en tiempo del Imperio hay que distinguir el vestido
interior y el exterior. El vestido interior, prescindiendo de la faja lumbar y calzones cortos, lo
constituía esencialmente la túnica, vestido amplio en forma de camisa, más bien corta en un
principio, sin mangas y atada con dos cintas sobre los hombros; más tarde, hacia el siglo IV, fue
con mangas hasta las muñecas y larga hasta los talones (túnica talaris et manicata). Era de hilo,
blanca o de color claro; de ahí el nombre de alba que recibió en la Edad Media; se adornaba con
dos galones purpúreos (clavi), más o menos anchos según la dignidad de la persona, que
descendían paralelos por la parte delantera. Dentro de casa se dejaba caer suelta, pero en público
se ceñía al cuerpo con un cinturón y se levantaba un poco por delante para mayor comodidad al
andar; muchos, sin embargo, prescindían del ceñidor (túnica discincta).
El vestido externo o superior presentaba formas diversas según los tiempos y la categoría
de las personas. La más solemne era la toga, prenda eminentemente romana, amplísima, de
forma circular o elíptica, que se arrollaba artísticamente sobre la túnica. Era, sin embargo,
bastante pesada e incómoda; por eso, en la época imperial, habiendo sufrido notables
modificaciones, se reservaba para ciertas ocasiones solemnes, substituyéndola de ordinario por la
191

dalmática, la pénula o el manto.

La dalmática, introducida en Roma por Cómodo (+ 192), era una especie de túnica para
llevarse sobre la talar, diversa de ésta por ser bastante más corta (hasta las rodillas), suelta y
provista de unas mangas más anchas, que no pasaban del codo. Se usaba muchísimo como traje
de paseo; llevaba como adorno dos listas o claves purpúreas, que caían perpendiculares por
delante; a veces se adornaba con dibujos en forma de palmas (fúnica palmata) o de circulitos
rojos, a modo de estrellas, dentro de anillos.
La pénula (amphibolus) era un vestido de lana pesado, de forma redonda, cerrado por
todas partes y provisto de una capucha (cucullus); por una abertura que tenía en el centro se
introducía en él la cabeza y cubría completamente el cuerpo; para utilizar las manos era preciso
levantar de los lados los bordes y echarlos sobre los brazos o los hombros. En un principio, la
pénula se usaba en los viajes o durante el mal tiempo para protegerse de la lluvia y del frío;
después pasó a ser un traje común y elegante. A últimos del siglo IV se confeccionaba con telas
preciosas y ricos adornos de pasamanería, siendo entonces el traje de los senadores. El pueblo,
sin embargo, la llevaba en forma más sencilla y reducida, con la parte anterior muy corta y la
posterior hasta las pantorrillas.

El palio, de proveniencia griega, era el traje de los filósofos, el que llevaron Nuestro
Señor y los apóstoles, por lo cual Tertuliano hizo un particular elogio de esta prenda. Consistía
en un paño rectangular de lana tres veces más largo que ancho, que se ponía echando una tercera
parte sobre el hombro izquierdo, de forma que esa parte cayese por delante sobre el brazo
izquierdo; los otros dos tercios se pasaban por la espalda, recogiendo lo restante la mano derecha
y volviéndolo a echar sobre el hombro izquierdo. Resultaba más bien incómodo, porque había
que estar siempre colocándolo en su sitio; por eso, a veces se sujetaba con una fíbula al hombro
izquierdo. Por este motivo, el palio en el siglo IV se reemplazó por la pénula, prenda mucho más
cómoda. Con todo, no fue suprimido. Lo mismo que la toga sufrió el proceso de la contabulatio,
y entonces, usado a manera de bufanda, pasó a ser un accesorio ornamental. Así lo hallamos en
la ley sobre el vestido del año 382, es decir, como distintivo de los officiales. En África, más que
en ninguna otra parte, se había introducido el uso de la lacerna después del siglo I, que era un
mantillo corto, a manera de esclavina, abierto por delante, que se echaba sobre los hombros y las
espaldas y se sujetaba sobre el pecho por medio de la lígula, pieza de paño o de cuero con dos
botones o también con una correílla.
La usaban mucho los militares en guerra para defenderse de la intemperie, pues era más
cómoda que la pénula; pero también la llevaban las personas distinguidas encima de la toga o de
la dalmática para preservarse del polvo o la lluvia. San Cipriano se la puso en el momento del
martirio: Se lacerna byrro expoliavit... — escribe Poncio, diácono — et cum se dalmática
expoliasset et diaconibus tradidisset, in linea stetit et coepit spiculatorem sustinere.
Idéntico a la
lacerna, sólo que más pesado, era el byrrus, que estaba además provisto de capucha. También
ésta era una prenda muy corriente en África.
Podernos deducir del examen de las diversas vestiduras romanas que el traje ordinario de
una persona acomodada en el siglo IV del Imperio, se componía esencialmente de la túnica
interior talar y con mangas, la dalmática y otra prenda exterior, que podía ser la pénula, la
lacerna o la toga en las grandes ocasiones.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->