Está en la página 1de 31

INSTITUTO PREPARATORIO DE MENORES:

CENTRO DE REEDUCACIÓN
PARA MENORES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL

Identificación de la Institución

• NOMBRE: Instituto Preparatorio de Menores, San Cristóbal.

• DIRECCIÓN: Avenida Luperón # 31. Apartado Postal 73, San Cristóbal, República
Dominicana. Tlf: 809-528-3242. Fax: 809-528-0861

• DIRECTOR: Está dirigido y administrado por la Congregación de Religiosos


Terciarios Capuchinos desde el 1º de enero de 1956. Actualmente bajo la
responsabilidad del Padre Carlos Luís Montoya Elizondo, Director de la Institución.

• DEPENDENCIA: Esta Institución depende hasta el momento de la Secretaria de


Estado de Salud Pública y Asistencia Social, Dirección General de Protección al
Menor Departamento de Reeducación. Durante el presente año 2008 hemos
estado en proceso de transición para pasar a depender de la Procuraduría General
de la República. La Escuela Pública”Alejandro Angulo Guridi”, programa escolar
integrado a la Institución, depende de la Secretaria de Educación y Cultura.
Además, recibimos apoyo de la Procuraduría General de la República.

MISIÓN: Nuestro Instituto busca la reeducación de niños y adolescentes que tienen


problemas de conducta y de aquellos que han tenido conflictos con la ley penal.
Reeducar, es volver a educar, buscando mejoras en la calidad de vida humana.
VISIÓN: Nuestro Instituto ve al niño y adolescente como seres humanos, con
capacidades, cualidades, potencias... que deben ser trabajadas. Todo esto a través de la
presencia, seguimiento y procesos en: la escuela, los talleres, el deporte, la recreación,
terapias individuales y colectivas, el arte, el encuentro con Dios, la formación moral, cívica
y religiosa, la familia...
De aquí se desprende nuestro lema central: “Cada joven que se reeduca es una

generación que se salva”. Pues nadie puede solo, y nadie se salva sólo. Nuestra labor no
es sólo para el niño o adolescente, es para su familia, su comunidad, el país, la
humanidad. Cada alumno que logra reeducarse, recuperarse, es el espacio vital para un
nuevo tipo de individuo, de familia, de sociedad, de país...

• FINES: Atención y reeducación de jóvenes con problemas de conducta, infractores


de ley, privados de su libertad; a través de la intervención pedagógico-terapéutica.

• MODALIDAD Y SISTEMA DE ATENCIÓN: Reinserciòn Social. Régimen


semiabierto.

• Cobertura: El Centro tiene una capacidad para 75 alumnos Atención Residencial,


25 alumnos de atención diurna y 525 alumnos de educación básica.

Tipificación de los menores atendidos en nuestro Centro


• Alumnos Atención Residencial: Adolescentes que ingresan al Centro con una medida
privativa de libertad, enviados por los diferentes TNNA del país.
• Alumnos Atención Diurna: modalidad alternativa para alumnos de protección y
alumnos con libertad asistida en la modalidad de medidas socio educativas.
• Alumnos estudiantes de 1er curso a 8vo curso de educación básica.

ALUMNOS de Atención Residencial: El tipo de alumno residente que podemos atender


según nuestras posibilidades, competencias profesionales reales y programa educativo
terapéutico son:

• Infractores leves: El adolescente es infractor leve cuando se ve comprometido en


conductas antijurídicas contra propiedad, de menor cuantía y sin violencia, en lesiones
personales leves, y en general, en hechos cometidos dentro de circunstancias que
hagan fácilmente explicable la infracción.

• Infractores graves: El adolescente es infractor grave cuando el acto típico puede


catalogarse como grave por la magnitud de sus resultados y la modalidad de los
hechos que revele carencia de sensibilidad moral y social en el o la menor o cuando
antecedentes personales o socio familiares demuestren una desadaptación incipiente
en su conducta y amerite la privación definitiva en un centro especializado donde no
se le permitirá salir por su propia voluntad y aunque es de carácter excepcional se
aplicará cuando la persona fuera hallada responsable por sentencia irrevocable en los
siguientes actos infraccionales: Homicidio, Lesiones físicas permanentes, violación y
agresión sexual, robo agravado, secuestro, venta y distribución de drogas narcóticas y
las infracciones a la ley penal vigente que sean sancionadas con penas de reclusión
mayores de cinco años. . (ley 136 – 03. Art. 339)

Como Institución, según el código para el sistema de protección y los derechos


fundamentales de los niños, niñas y adolescentes (Ley 136 – 03. Art. 458), ofrecemos
los siguientes servicios:
1.- ambiente de respeto y dignidad
2.- instalaciones físicas en condiciones adecuadas de habitación, higiene,
salubridad y seguridad
3.- Alimentación suficiente y balanceada según lo requerido por la edad de los
niños y adolescentes.
4.- Atención médica, psicológica, odontológica, farmacéutica o de cualquier índole
que garantice la integralidad de su atención.
5.- Inserción escolar y programas de nivelación académica.
6.- Promoción de actividades técnicas vocacionales, deportivas y culturales y
asistencia religiosa a los alumnos que lo requieran.
Los adolescentes que por problema de conducta y con posibles trastornos disociales,
recomendados por las oficinas tanto de la Provincia de San Cristóbal o de Santo
Domingo; después de observación y diagnóstico psicopedagógico y psicosocial requieran
de una intervención pedagógica – terapéutica, serán integrados en los programas de
atención que brinda el Instituto Preparatorio de Menores de San Cristóbal.
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS RESIDENTES

De tipo personal:

A nivel personal son jóvenes menores de edad1 entre los 13 años considerados niños,
hasta los 18 años cumplidos considerados adolescentes.

Vienen a través de los Tribunales de Menores, con una medida privativa de libertad tanto
cautelar como definitiva a cumplir el tiempo de internamiento determinado por el
tribunal respectivo.
Con retraso o deserción escolar.
En ocasiones con problemas de adicciones.

De tipo familiar – social:

Nivel familiar provienen de familias desintegradas, algunos con un ambiente familiar


nocivo; disfunción familiar; ausencia de uno o de los dos padres o progenitores;
violencia intrafamiliar.

Económicamente carentes; con una vivienda sin las condiciones mínimas para acoger al
número de miembros de la familia; en una extrema pobreza la mayoría.
Desempleo.

Provienen de sectores marginales o zonas de riesgo e inseguridad social. Ambientes


nocivos: promiscuidad, venta y consumo de droga, alcoholismo, abuso sexual,
conductas delictivas......

1
Cf. Código para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, República Dominicana. , Santo Domingo UNICEF,
1994. Título I, Principios Generales II pg 8.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA DEL PROGRAMA DE INTERVENCIÓN

El Programa de Intervención se fundamenta en los mismos principios y elementos teóricos,


filosóficos y teológicos del Sistema Pedagógico Amigoniano. Para hablar del Sistema
Pedagógico Amigoniano queremos referirnos primero a los orígenes del instituto religioso
donde surge.

En el mes de octubre de 1890 los Religiosos Terciarios Capuchinos, fundados por el


Padre Luis Amigó el 12 de abril de 1889, se hicieron cargo de la Escuela de Corrección de
Santa Rita, en Madrid. Esta petición de encargarse de dicha escuela fue hecha por la
junta de patronos en la persona de Don Francisco Lastres, presidente de la junta. A
escuela de Santa Rita se le puede considerar como el primer centro español oficialmente
reconocido en la intervención y reeducación de jóvenes con manifestaciones de conducta
disocial. Durante los años que funcionó este centro, los Religiosos Terciarios Capuchinos
-contrastando las enseñanzas de nuestro Padre Fundador con la experiencia pedagógica
y con los estudios científicos llevados a cabo en las más avanzadas escuelas de
educación correccional existentes en Europa a principios de siglo - fueron desarrollando
un sistema educativo que llamamos hoy : “Sistema Pedagógico Amigoniano”. Amigoniano
en honor y memoria al fundador e iniciador de esta obra: Luis Amigó.

“La Escuela de Reforma de Santa Rita (Madrid) es la expresión concreta del carisma de la
naciente Congregación; aquí afloran los primeros elementos pedagógicos, experimentales
y técnicos, que conforman la estructura fundamental del sistema amigoniano”.2

La Pedagogía Reeducativa

La Pedagogía reeducativa se deja interpelar por la realidad social y se pregunta cuál es la


problemática social, cuáles son sus necesidades. Este es su punto de partida. Vemos en
la realidad necesidades: económicas, políticas, culturales y sociales.

La pedagogía reeducativa tiene su preocupación, ocupación y labor en la realidad social y


sus necesidades, aquí podemos ver un abanico de éstas: delincuencia, drogadicción,
prostitución, niños de la calle, etc. Ahí está la razón de ser de los programas de
reeducación.

2
Terciarios Capuchinos. Manual Pedagógico Edt: Surgam. Valencia, España,1985.
De esta manera descubrimos que el objeto de formación de la Pedagogía reeducativa es
el sujeto, un sujeto que tiene problemas de socialización; un sujeto que está en riesgo o
en conflicto social, que presenta dificultades en su proceso de socialización.

Estamos hablando de un sujeto - persona, un sujeto no aislado, sino un sujeto social,


donde está él, su familia, la escuela y su entorno. Es, en estos campos, donde la
Pedagogía reeducativa realiza su acción, su dónde debe estar inserto.

En la familia porque es el escenario principal y mediatizadora del desarrollo psíquico


inicial, donde se da la inserción del sujeto a lo social, donde aprende a respetar los
requerimientos y las normas de los demás miembros del grupo, a través de la interacción
de los miembros de la familia impulsados o movidos por factores de tipo emocional y
mediado por las regulaciones que realizan los padres a los deseos pulsionales del niño.
Esta dinámica interna es la que propicia la primera adaptación del sujeto a su vida en
sociedad, pues aprende a respetar los requerimientos y las normas de los demás
miembros del grupo.3

En la escuela porque es la que apoya el proceso de vinculación a lo social del sujeto y lo


habilita para vivir en comunidad; es ella la que realiza un trabajo secundario en la
socialización.

En el entorno porque influye y condiciona el carácter social o antisocial del individuo.

La Pedagogía Amigoniana

Para hablar de Pedagogía Amigoniana, centrándonos en lo amigoniano, tenemos que


recurrir a la misma conciencia, la conciencia histórica de nuestro ser amigoniano.

Lo que nos ha movido desde los primeros años es nuestro modo de ser, el espíritu que
nos heredó el Padre Fundador inspirado por la gracia de Dios, el carisma amigoniano.
Esta conciencia histórica nos refiere a momentos importantes de nuestra historia, cuando
se fue configurando nuestra misión en favor de los niños, jóvenes y adolescentes.

3
Cf. Ochoa Jaramillo, María Elena. La Tradición de los Terciarios Capuchinos y la Función del Educador
Amigoniano. En: ALBORADA, Nº 309 Noviembre-diciembre 1996. p. 308
“El Instituto Amigoniano irrumpió en el campo de la educación de un modo inesperado y
providencial” 4, dejándose interpelar por los conflictos sociales de la época, sobretodo
frente aquella situación en que tantos jóvenes se perdían. Esta inquietud de remediar el
triste destino de los jóvenes perdidos y el ánimo de los primeros momentos de la
fundación fueron encauzando la vocación y el carisma amigoniano. La expresión
concreta del carisma amigoniano fue la Escuela de Reforma de Santa Rita, lugar donde
se materializó la inquietud de educar a los jóvenes con problemas. “Las primeras
experiencias educativas despertaron la sensibilidad de los religiosos hacia una técnica
para comprender, corregir y reeducar aquellos jóvenes con graves problemas de
personalidad y de comportamiento”.5 Es así como el carisma ha ido configurando el ser
desde el propio actuar apostólico. 6

“La comprensión y actuación del sistema pedagógico amigoniano ha de realizarse desde


la vivencia del carisma amigoniano integral... El carisma amigoniano, como don de Dios a
un grupo de personas en la Iglesia para bien de la juventud extraviada, tiende a realizar
en la medida posible,... la integración de la pedagogía y el Evangelio”.

La espiritualidad del Instituto es también fuente y principio inspirador de la pedagogía


amigoniana.
La figura de Jesús Buen Pastor nos abre a la misericordia, una dimensión que nos hace
más humanos, cercanos al ser humano. Además, de esta inspiración en torno a la figura
del Buen Pastor, asumimos tres características tomadas de esta figura de Jesús y que
han distinguido al educador amigoniano:
• Conocer a los alumnos: El Buen Pastor llama a cada oveja por su nombre, las
conoce personalmente y es conocido por ellas.
• Educarlos con el ejemplo: “El Buen Pastor se hace camino al andar”. Caminando
delante de las ovejas, se constituye en camino y modelo de identificación para
ellas.
• Preocuparse especialmente de los más necesitados: es la dimensión
misericordiosa del evangelio y asumida por los educadores amigonianos como una
preocupación preferencial y primorosa hacia los alumnos más necesitados. Es la
manera como Jesús se presenta a la sociedad de su tiempo, como aquél que ha
venido a buscar lo que estaba perdido, a sanar lo que estaba enfermo.

4
Terciarios Capuchinos. Op Cit p. 16
5
Terciarios Capuchinos. Op Cit p. 16
6
Ochoa Jaramillo, María Elena. La Tradición de los Terciarios Capuchinos y la Función del Educador Amigoniano.
En: ALBORADA, Nº 309 Noviembre-diciembre 1996. p. 308
También en la figura de San Francisco de Asís tomamos elementos que iluminan nuestra
labor pedagógica. Francisco en ese seguimiento radical, centra de manera particular la
atención en lo que se ha venido a llamar la minoridad, es decir, en un descubrir y
experimentar que la grandeza y felicidad del hombre no está en dominar al otro como
señor, sino en ponerse a disposición del hermano, como servidor. En nuestro quehacer se
ve reflejado en la amabilidad con que se acoge a nuestros muchachos; en la sencillez y
afabilidad con que los trata el educador amigoniano durante todo su proceso educativo,
conviviendo con ellos y compartiendo sus sentimientos y tareas; en la comprensión del
estado en que se encuentra el joven, y en el respeto ya que es una persona a quien
recibe.

Otro modelo y figura inspiradora es María al pie de la cruz. Los jóvenes con problemas y
las circunstancias difíciles que los acompañan son como los cristos de hoy, con su propio
calvario. Lugar donde hacemos presencia los educadores amigonianos, donde
acompañamos, donde nos donamos; creyendo contra toda esperanza en que ese joven
caído, crucificado: vivirá, será redimido. Es María al pie de la cruz “fuente de la
generosidad, de la fortaleza y de la ternura que requiere nuestra misión reeducadora, que
es misión redentora”.7

7
Terciarios Capuchinos, Constituciones Nº 7. Roma, 1989. p.79
CARACTERÍSTICAS DEL PROGRAMA

El programa se fundamenta en los elementos teóricos, filosóficos y teológicos del Sistema


Pedagógico Amigoniano, del Sistema de Microcomunidades, y de los principios básicos del
programa socio-educativo de los Centros de internamiento para adolescentes infractores
propuestos en la Consultoría realizada por la Dra. Ana Josefina Álvarez, a solicitud del
Organismo Rector del Sistema de Protección al Niño, Niña y Adolescente de la República
Dominicana.

En lo referente a lo legal, aquí ingresan jóvenes que tienen una medida de internamiento
no mínima de 6 meses, de los diferentes Tribunales de niños, niñas y adolescentes del
país.
“Se comprueba la responsabilidad penal de un adolescente, sea por su comisión o
por su participación en una infracción a la ley penal vigente, el juez podrá imponer a la
persona adolescente en forma simultanea, sucesiva o alternativa una sanción privativa de
libertad en este Centro especializado” (Ley 136 – 03. Art. 327) Con el fin de que el
adolescente pueda recibir un tipo de intervención que le permita su reinserción social y
familiar.

Tienen la oportunidad de hacer el Programa todos los jóvenes que ingresan a nuestro
Centro que tienen una medida de internamiento y no presenten dificultades que lo
inhabiliten para integrarse a un grupo educativo que imposibilite la intervención
socioeducativa. El programa se fundamenta en los elementos teóricos, filosóficos y
teológicos del Sistema Pedagógico Amigoniano y del Sistema de Microcomunidades.

Una característica central del programa es la intervención familiar donde se requiere un


adulto responsable, preferentemente los padres, que acompañen al joven en su proceso
reeducativo de manera presencial.

ESTRUCTURA DEL PROGRAMA


En su estructura tiene cuatro fases diferenciadas:
Fase 1: Acogida. Con un tiempo de duración de 3 a 4 semanas.
Fase 2: Adaptación. Este es un período de observación y adaptación. Este tiempo dura 5
pasos.
Fase 3: Terapéutica, Esta tiene cuatro etapas: Autoconocimiento, Encauzamiento,
Crecimiento y Superación.
Fase 4: Reinserción. A esto se añade el Programa de Seguimiento Post institucional.

3.4 FASE 1: ACOGIDA

Objetivo para el Joven o Adolescente: Lograr que el joven ingresado y su familia se


ubiquen en la Institución en los siguientes aspectos:
• Locativo: conocimiento del local y sus instalaciones, en especial la sección a la
que va a pertenecer.
• Vida del Grupo: conociendo las normas básicas de convivencia del centro y de la
sección a la que va a pertenecer.
• Técnica: conocimiento por observación de los distintos talleres.
• Académica: evaluación de nivelación académica.

Al momento del ingreso del joven a nuestra Institución debe quedarle claro, a través de la
entrevista inicial, los siguientes aspectos en relación al área jurídica:

• Motivo de ingreso del menor (infracción), haciéndole consciente de su


responsabilidad y la gravedad de sus actos.
• Conciencia de su edad y situación sociofamiliar.
• Procedimiento seguido frente al sometimiento judicial que se le asigna
(detención, traslado a la Institución, causa o audiencia en el tribunal correspondiente,
reenvío de audiencia, resolución, otros.)
• Conocimiento del tiempo de internamiento.
• Naturaleza y fin de la Institución que lo acoge. Dejar claro que no es una cárcel.
Ofertar las oportunidades que tiene en el Centro.
• Conocer el programa y su estructura.
• Conocer y aprender la Filosofía de los Alumnos.

Durante esta fase se hace la evaluación psicológica y médica. También se hace la


entrevista inicial con sus padres o tutores, de no estar presentes en el momento de ingreso
el equipo educativo debe tratar de realizar contacto inmediato son los familiares del menor.

Objetivo para la Familia o Representante del Joven o Adolescente:


• Motivar a la Familia o al adulto responsable del adolescente o joven para la
participación activa y secuencial en encuentros especiales con el joven y sus educadores
donde se aborden e intervengan conflictos actuales en el manejo del menor y dificultades
con la finalidad de orientarlos.
• Los Padres y Representantes deben participar de las reuniones mensuales y
entrevistas especiales de tipo familiar.
• Deben estar pendientes del proceso del menor con especial interés en las primeras
seis semanas de su ingreso al Instituto, por medio de constante comunicación con sus
educadores de sección, llamadas telefónicas al menor o visitas los fines de semana.

Objetivo para el Educador del Joven o Adolescente:


• Brindar al joven la posibilidad de iniciar un proceso de Adaptación, dándole la
oportunidad de Acogida en la Institución y Sección donde corresponde.
• Orientarlo respecto a la vida de grupo, normas de convivencia, área escolar, área
técnico vocacional, conocimiento del programa de intervención, etc.
• Reestructurar la Historia Clínica Integral del joven o adolescente en los
Departamentos de Medicina, odontología, académico, pedagógico y psicología.
• Iniciar el proceso de observación del adolescente o joven desde el momento de su
ingreso por un periodo de seis semanas consecutivas.
• Revisar los Indicadores de logros de la Fase de Acogida con el joven o adolescente
y su familia.
1.- Primera Semana:
• El muchacho de recién ingreso será llevado a la Escuela y será puesto en el curso
correspondiente donde el maestro de aula le hará una evaluación de nivelación académica.
• Si el adolescente o joven está en los curso de primero, segundo o tercero, debe ser
enviado al taller de Biblioteca por la tarde y los día que corresponda taller de manualidades
que trabaje en conjunto con sus educadores de sección la Introducción al programa de
Intervención.
• Si el joven está de cuarto curso en adelante o aquel que no va al taller de
manualidades:
a) Trabajar con el menor el horario o jornada pedagógica de la sección.
b) Trabajar el aprendizaje de los nombres de los compañeros y la filosofía para
los alumnos.
c) Dar Introducción al Programa de Intervención.
d) No dejarlo sólo en ningún momento, además de los educadores se le puede
asignar a un alumno de confianza que vaya en Fase avanzada (hermano mayor), para que
se encamine en las actividades de la sección.
e) Realizar algunas actividades a criterio del Equipo Educativo.

2. Segunda Semana:
• Que en esta semana ya sea definitiva su nivelación académica.
• Que se aprenda las Normas de Convivencia: Derechos y Deberes
• Que en esta semana pueda tener una experiencia diaria en los talleres técnicos –
vocacionales, en calidad de oyente y observador.
• Que hacia el fin de la semana se le realice una entrevista personal sobre su
experiencia técnico – vocacional y su impresión de las actividades en el grupo.
• Si el joven es de primero, segundo o tercero se le explicará que debe ir al taller de
Manualidades dos días a la semana y los siguientes al taller de biblioteca.
3. Tercera Semana:
• El Grupo Educativo enviará un informe al Departamento Técnico Vocacional sobre la
decisión tomada en la entrevista con el menor.
• El joven se incorpora de manera oficial a las actividades del Grupo y al taller que le
corresponde.
• Que hacia el final de la semana, el equipo educativo y el menor revisan y evalúan los
indicadores de logros que se proponen en la Fase de Acogida.

Primera Semana Segunda Semana Tercera Semana


Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1.
Conocer el Programa Asistir al curso que le Asiste a un taller que haya
de Intervención y el corresponde y mostrar elegido previamente para
horario de la jornada interés por los estudios. iniciar se proceso de
pedagógica. aprendizaje.
Objetivo 2.
Objetivo 2. Si es de cuarto curso en Objetivo 2.
Aprenderse el adelante: realiza en Se incorpora de manera formal
nombre de sus calidad de observador a las actividades del grupo,
compañeros y la una experiencia técnico escuela y taller.
Filosofía para los – vocacional; de lo
alumnos. contrario asiste al taller Objetivo 3.
de Alfabetización. Revisa los indicadores de
Objetivo 3 logros de esta Fase con el fin
Conocer las Objetivo 3. de avanzar a la siguiente.
diferentes áreas de Aprenderse las Normas
la Institución. de Convivencia:
Derechos y Deberes.

“La llegada de nuestros muchachos debiera significar y realizar el corte y olvido de anteriores
situaciones traumáticas y la esperanza de una vida nueva y feliz”.
(Manual Pedagógico, Nº 616)

FASE 2: ADAPTACIÓN

Esta fase es el período de observación y adaptación del joven ingresado. Tiene seis
objetivos específicos:

• Adaptación del joven a la vida del grupo.

• Cumplimiento de las Normas de Convivencia.

• Que el adolescente o joven alcance un buen manejo del Sistema de


Microcomunidades.

• Debe manifestarse con responsabilidad, urbanidad y educación en las diferentes


actividades.
• Sus relaciones interpersonales deben ser buenas y aceptables

• La familia del adolescente o joven debe integrarse en el proceso reeducativo del


menor.

INTEGRACIÓN DE LA FAMILIA EN EL PROCESO REEDUCATIVO DEL MENOR:

Tomando en cuenta los Derechos Fundamentales de niños, niñas y adolescentes, nos


apegamos a los artículos 7 y 8 del Código para el sistema de Protección y los Derechos
Fundamentales de los Niños, niñas y adolescentes de la ley 136 – 03, donde se expresa
que todo menor de edad tiene derecho a mantener relaciones personales y contacto directo
con sus familiares en específico con el padre, la madre, los abuelos… Además en el
artículo 68 se expresa que en toda circunstancia, el padre y la madre del menor están
obligados a:
• Prestar sustento, protección, educación y supervisión;
• Orientarlos en el ejercicio progresivo de sus derechos y en el cumplimiento de sus
deberes, de forma que contribuya a su desarrollo integral y a su incorporación a la
sociedad.

En el proceso reeducativo del adolescente o joven es de gran necesidad la constante


presencia y apoyo de la familia ya que en el desarrollo del programa de intervención es la
misma familia del menor quienes tendrán que readecuar el funcionamiento familiar para
una convivencia interpersonal más significativa y positiva para sus diferentes miembros.

Por esta importancia de la Familia en el proceso reeducativo del menor, entendemos que
en la medida en que el adolescente vaya avanzando en los niveles de crecimiento la familia
también pueda ser una base de soporte, apoyo y acompañamiento en dicho proceso, con el
objetivo de que en el medio familiar del adolescente se pueda crear un clima de
convivencia entre los miembros de la familia y donde cuente la persona del adolescente
como parte integrante de dicho sistema familiar.

Así que en la Fase Dos de los Niveles de Crecimiento el Representante o tutor del menor
tendrá la oportunidad de acompañarlo por medio de unos objetivos con referencia a lo que
el muchacho debe desarrollar en cada paso de la Fase Dos.

OBJETIVOS PARA LA FAMILIA EN LA FASE DOS:


Para el Paso número 1:
• Que los Padres y representantes puedan conocer las Normas de Convivencia
(derechos y deberes) del menor en la Institución.
• Que tomen en cuenta la posibilidad de que el joven o adolescente tenga algunas
responsabilidades menores en el medio Familiar equivalente al cargo de sala en la Sección.
• Que antes de la primera salida de Convivencia Familiar del muchacho los Padres y
Representantes tengan un excelente manejo del área de evaluación de la hoja de salida.

Para el Paso número 2:


• Que los padres y representantes den ejemplo de responsabilidad y puntualidad tanto
en la Institución como en el medio familiar y trabajo.
• Que los familiares motiven al menor en la realización del diario terapéutico personal,
y que le respeten ese espacio de privacidad.
• Que entre todos los miembros de la familia puedan ejercitarse en crear un sentido de
pertenencia en el hogar y para con el hogar, mediante la realización de actividades de
mantenimiento de la casa, programación de actividades recreativas y lúdicas, algún espacio
de diálogo o reunión familiar.
• Que los familiares velen por el cuidado, apoyo y supervisión del menor en los
períodos de Convivencia Familiar.

Para el Paso número 3:


• Mostrar interés y preocupación porque el adolescente o joven pueda manifestar
aseo, orden, higiene y presentación personal.
• Lograr que el menor tenga buenos modales de urbanidad y educación en los
diferentes lugares y actividades.

Para el Paso número 4:


• Que en el medio Familiar puedan realizar una evaluación de logros y faltas con el fin
de potenciar las primeras y trabajar las faltas con miras a su mejoramiento.

Para el Paso número 5:


• Que en una entrevista Familiar los Padres y Representantes junto con el educador
realicen una evaluación de sus responsabilidades en el proceso reeducativo del menor.
En esta fase vamos a insistir en lo siguiente:

 Observación y registro de datos de conductas observadas (Registrar en ficha de


control y diagnóstico), y otros datos de interés, para la elaboración de repertorio
conductual y diagnóstico; detectar necesidades reales del joven, elaborar un
repertorio de manifestaciones conductuales disociales, informe de entorno social y su
historial personal. )

• Aprender de memoria, en lo posible, las Normas de Convivencia

• Asimilación y cumplimiento de las normas de convivencia


• Crear hábitos e iniciar al joven en el proceso de desarrollo de habilidades.

• Identidad y sentido de pertenencia y de cooperación grupal

• Sociabilidad y capacidad de interacción (trabajo y evaluación en equipos, por


micro comunidades).

• Manejo adecuado de sentimientos, emociones, y manejo de crisis: agresividad,


fuga, abstinencia, afectividad, presión externa, familiar. Estrategias: una responsabilidad
en el grupo educativo, servicio de limpieza diario en un área del centro, confrontación –
retroalimentación y diálogo personal, expresión de sentimientos, diario terapéutico,
manualidades. Terapia ocupacional: jardín, aseo de áreas, trabajos meticulosos y de
organización.

• Desintoxicación física y psicológica: deporte, lúdica, utilización adecuada del


tiempo libre, recursos de: bio-danza, ejercicios de relajación y autocontrol, manualidades,
etc.

Niveles de crecimientos en esta fase: para pasar a la fase de grupo terapéutico el joven
tendrá que recorrer o dar cinco pasos y en cada paso se da cumplimiento de unos objetivos
propuestos. No existe tiempo cronológico de duración, depende del ritmo de cada alumno.

Pasos y objetivos personales para el joven y el educador


Paso 1 Paso 2 Paso 3 Paso 4 Paso 5
Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1.
Asimilar y Responsabilidad Mantener en Cumplir de Evaluación de los
cumplir las y puntualidad perfecto manera positiva objetivos que
normas de en todas las orden la con sus pide esta Fase de
convivencia: Actividades. cama, el funciones y Adaptación y
derechos y pasillo y el responsabilidad Observación:
Deberes. Objetivo 2. cajón. es
Realización del 1 Adaptación del
Objetivo 2. Diario Objetivo 2. Objetivo 2. joven a la vida del
Cumplir a Terapéutico Tener aseo, En las grupo.
cabalidad el orden e relaciones
2 Cumplimiento
cargo de Objetivo 3. higiene interpersonales
de las Normas
sala. Se integra de personal se manifiesta de Convivencia.
manera formal de manera
a una micro Objetivo 3. respetuosa y 3 Manejo del
Objetivo 3 comunidad y se Manifestar demostrando sistema de micro
Participa inicia en urbanidad y colaboración comunidades
como la auto educación en con sus
observador evaluación las diferentes compañeros 4 Manifestarse
en el sistema actividades y con
de Objetivo 4. lugares tanto Objetivo 3. responsabilidad,
microcomuni Manifiesta dentro como En las salidas urbanidad y
educación.
dad de la cooperación en fuera de la de Convivencia
sección el cuidado y Institución Familiar 5 Buenas
mantenimiento manifiesta buen relaciones
de la sección. Objetivo 4. nivel de interpersonales.
Comportamie respuesta en el
nto adecuado cumplimiento 6 Integración de
en el de sus la familia en el
comedor. objetivos. proceso
reeducativo del
menor

NOTA: En el 5to Paso es indispensable el acompañamiento del Educador. “Es el


educador quien coordina el tratamiento educativo”.8

“Para educar es preciso diferenciar el tratamiento; para diferenciar el tratamiento, conocer al sujeto; para
conocer al sujeto, observarle”.
(Manual Pedagógico, Nº 634)

FASE 3: TERAPÉUTICA

8
Terciarios Capuchinos. Manual Pedagógico. Valencia, España. Edt: Surgam,1985. p. 97 nº 602. Ver también p. 110,
Nº 694 – 696.
Es en esta fase donde se suministra al joven “aquellos elementos que necesita para
desarrollar todos y cada uno de los aspectos de su personalidad, para recibir una
educación integral a la que tiene derecho. Para alcanzar tal finalidad la Pedagogía
Amigoniana se sirve de un tratamiento terapéutico, dinámico y metódico”.9

Respecto al medio familiar es esta Fase buscamos aplicar un tratamiento al menor, con el
constante apoyo de su propio medio, su familia. Es la Fase donde los padres y
representantes pueden recibir atención y orientaciones sobre problemas de conducta de los
hijos, problemas de relación familiar, coloquios individuales a nivel familiar, etc. Porque
entendemos que “para que un programa o tratamiento de tipo terapéutico pueda brindar un
nivel de posibilidades al joven o adolescente es fundamental vincular la familia o alguno de
sus miembros dentro del proceso de tratamiento de los jóvenes o niños, quienes puedan
apoyar incondicionalmente a los menores en el proceso que han de iniciar a nivel
terapéutico” (Cf. Manual para el Montaje de Programas Terapéuticos, Pág. 191) .

En esta fase, se va a empezar por la etapa de autoconocimiento mediante la aplicación de


los elementos dinamizadores, la realización del Plan de Acción Reeducativa o de
Intervención y el proyecto personal del joven10, se encauza el proceso que recorre otras tres
etapas de esta fase: Encauzamiento, Crecimiento y Superación.

El objetivo de esta fase es que el joven, una vez que identifique su problemática, se haga
consciente de ella, de la necesidad de ayuda; la asuma con responsabilidad y la trabaje.
Para ello se le proporcionarán los medios y recursos educativos y terapéuticos
necesarios.

Para pasar de una etapa a otra, el joven debe ir cumpliendo con los objetivos propuestos
en este programa para esta Fase. Además es en esta Fase Terapéutica donde el
adolescente o joven empezará a ganar créditos cada semana en la medida en que sus
áreas de escuela, taller y grupo hayan sido LOGRADAS de modo satisfactorio y las notas
de Objetivo Individual y Microcomunidad estén en calificación de 8, 9 o 10.

Respecto a los Créditos se tomarán en cuenta hacia el final de cada período escolar
(DICIEMBRE Y JUNIO) para la selección de alumnos para cuadro de Honor de la
Institución. Los alumnos que más créditos tengan en la sección después de 13 créditos
9
Terciarios Capuchinos. Manual Pedagógico. Valencia, España. Edt: Surgam, 1985. p.97 nº 599 y 600.
10
Cf. Ibid. p. 110 nº 694 – 696.
clasificarán para el Cuadro de Honor del mes de Diciembre o del mes de Junio de cada año
lectivo.

Para la revalidación de un cuadro de Honor ganado en cualquiera de los períodos ya sea


de Diciembre o de Junio; se acordó en el Departamento Pedagógico que el alumno debe
volver a alcanzar 13 o más créditos seguidos de los anteriores ya alcanzados. De igual
manera aquellos alumnos que en el primer período no lograron alcanzar el cuadro de Honor
deben volver a acumular el total de 13 créditos o más, para aspirar al cuadro de Honor del
siguiente período. En el caso de que un alumno no obtenga el cuadro de Honor porque en
el momento de la selección hubo compañeros que le aventajaron, pero si contaba con
créditos suficiente obtendrá una mención de Honor.

“ El proceso reeducativo se desarrolla con un ritmo dinámico y progresivo; el alumno va


recorriendo en esta fase las tres etapas que la integran. Estas corresponden al grado de
readaptación que va consiguiendo el alumno en su proceso reeducativo”.
(Manual Pedagógico, Nº 523)
3.6.1 Autoconocimiento:

Objetivo para el Alumno: Identificación de la problemática: Conductas disfuncionales,


limitaciones personales, disfunción familiar, adicciones, situación legal, conductas
disociales. Hacer un diagnóstico con el propósito de estructurar el Plan de Acción
Reeducativa del joven y hacer con él su Proyecto Personal.

• Crear conciencia de la necesidad de ayuda.

• Comprometer a los padres en el proceso reeducativo de su hijo


(Entrevista y encuentro de padres, terapia familiar)

Estrategias:
• Elaborar una lista de necesidades junto al Educador y de sus problemáticas
personales.

• Realizar los Elementos Dinamizadores para que el joven o adolescente pueda


tener un autoconocimiento de su persona.

• En el Departamento de Psicología pasar una Batería de Test con el fin de llegar


por medio de indicadores a un acercamiento de la personalidad del adolescente o joven

• Realizar un Proyecto de Vida donde se contemple los objetivos que el menor se


propone alcanzar en las siguientes áreas: personal, escuela, taller, grupo, familia y bario.

• Elaborar y hacer publica una reflexión para los alumnos que se encuentran en los
primeros pasos de la Fase II.

Objetivos para la Familia del Alumno:

• Que los Padres y Representantes también puedan identificar problemas familiares


y acepten orientaciones psicológicas.

• Ayudar al joven en la realización de algunos elementos Dinamizadores y la


confección del Proyecto Personal de vida.

“El tratamiento educativo suministra al educando aquellos elementos que necesita para
desarrollar todos y cada uno de los aspectos de la personalidad para recibir una educación
integral; por lo cual es una tarea delicada que ha de llevarse a efecto de manera coordinada y
conjunta entre alumno, familia y educador”

(Manual Pedagógico. Nº 600, 601. Pág. 97)

Encauzamiento
Objetivo: Formar y desarrollar al joven en su voluntad para constituirse en protagonista de
su proceso formativo, entrenarse en comportamientos cooperativos para interiorizar los
valores sociales y enriquecer un repertorio conductual positivo11 como un proceso
coyuntural al Plan de Acción Reeducativa. Además, las actividades terapéuticas se centran
en los aspectos problemáticos del joven.

“Es la etapa propiamente dicha de corrección, rectificación y variación de conducta. Es el


momento de ayudar la voluntad del joven que ha sucumbido, para que discurra por el cauce
moral; es lo que se pretende en esta primera etapa”.12

En esta etapa tenemos que insistir en:


• Que el joven participe activamente en el proceso formativo haciéndole consciente
de su problemática.13

• Desarrollar su autonomía y su apertura al grupo; 14


proporcionándole elementos
que le ayuden a trabajarla. Se inicia el trabajo con objetivos personales.

Estrategias:
• Iniciarlo en el Grupo de Apoyo.

• Revisar su proyecto personal una vez al mes en la entrevista personal.

• Para avanzar a la siguiente etapa debe cumplir con los objetivos de esta etapa
que los trabajará acompañado por su educador quien lo orientará teniendo siempre en
cuenta el Plan de Acción Reeducativa o de Intervención y Proyecto personal.

• Se insiste en la responsabilidad personal que cada joven tiene en su micro


comunidad.

• Se motivará al joven para que se integre en un grupo infantil o juvenil de carácter


religioso

11
Cf. Ibid. p. 111 nº 704
12
Cf. Ibid. p. 88
13
Terciarios Capuchinos, Op. Cit. . p. 111 nº 704
14
Ibidem
Objetivos para la Familia del Alumno:

Pasado el proceso de Identificación de los problemas del adolescente y los problemas en la


Familia, alcanzar una concientización para ayudar al joven a Encauzarse hacia la
Superación.
Ayudar al joven o adolescente a ejercitarse en la toma de sus decisiones, evitar su
sobreprotección o el permisivismo.
Identificar algún grupo infantil o juvenil de tipo religioso para que el muchacho pueda asistir
cuando esté de convivencia familiar.

Nota: “Esta etapa tiene sus metas y objetivos propios, clara y distintamente señalados y
definidos, de tal modo que el alumno sepa siempre a qué atenerse, cómo
alcanzar las metas propuestas y conseguir los objetivos”.15

“Es la etapa propiamente dicha de


corrección, rectificación y variación
de conducta. Es el momento de ayudar la voluntad del joven que ha sucumbido, para que discurra por el
cauce moral”.

(Cf. Manual Pedagógico Nº 529, 531)

Crecimiento

En esta etapa se centra la atención en las aptitudes del alumno para potenciar su
desarrollo. “El alumno se ha dado cuenta de sus posibilidades y se convierte en artífice del
proceso reeducativo; empieza a ser responsable de sus opciones de vida”.16

“Los objetivos que se proponen son: dar consistencia y reforzar cuanto ha conseguido en la
etapa anterior; incrementar la capacidad de resistencia a las situaciones conflictivas;
acentuar la sociabilidad; desarrollar la responsabilidad.” 17

• Identificar el proceso de crecimiento personal y de autoconocimiento.18

15
Ibid. p. 89 nº 533
16
Terciarios Capuchinos, Op. Cit. p. 91 nº 550
17
Ibid. p. 91 nº 554
18
Cf. Díaz Vargas, Ricardo. CENTRO JUVENIL AMIGÓ. Propuesta pedagógica Terapéutica para intervenir a nuestros
jóvenes. San José, Costa Rica. p. 28
• Crecer en el manejo de las relaciones interpersonales valiéndose de los recursos
que aporta el Sistema de Microcomunidades, acentuando el valor del respeto hacia sí y
hacia los demás.

• Mejorar las relaciones familiares, haciéndole promotor de relaciones adecuadas


entre los miembros de la familia.

• Potenciar y desarrollar el conocimiento y la vivencia de los valores éticos y


religiosos.

• Que el joven se inicie en el proceso de auto evaluación con la finalidad de que al


ser egresado sea él mismo quien evalúe sus actuaciones en el medio familiar y social.
Estrategias:

• Se continúa con el avance de acuerdo con los Indicadores de logros


correspondientes a esta etapa.

• En las actividades de tiempo libre y lúdica se les dará a los jóvenes la


oportunidad de plasmar en resultados concretos su capacidad imaginativa y
creadora.

• Crear espacios de reflexión y oración que posibiliten al joven una experiencia de


Dios.

• Que el joven mediante el uso del diario terapéutico haga una auto evaluación
diaria de las áreas de escuela, taller y grupo; y los fines de semana que le
corresponda convivencia familiar también realice auto evaluación.

• Para que este joven pase a la fase de superación no puede hacerlo


individualmente debe hacerlo en grupo y haber cumplido sus objetivos.

Objetivos para la Familia del Alumno:

• Realizar una retroalimentación Familiar donde entre todos se manifiesten los


logros alcanzados a nivel personal y familiar
• Ayudar al joven en el ejercicio de la auto evaluación cuando se encuentre de
Convivencia Familiar

• Alcanzar una buena Integración Familiar

• Acompañar al joven en la Participación de Actividades Religiosas

“ El alumno se ha dado cuenta de sus posibilidades y se convierte en artífice del proceso


reeducativo; empieza a ser responsable de sus opciones de vida”.
(Cf. Manual Pedagógico Nº 550)

Superación

“En esta etapa los objetivos están menos cuantificados y metodizados que en las etapa
anteriores, pero son más cualificados; se formulan en orden a suscitar una respuesta libre
y consciente”;19 goza de mucha más libertad que en la etapa anterior, demuestra en su

19
Terciarios Capuchinos. Op. Cit. p. 93. nº 575.
comportamiento fidelidad a sus compromisos y constancia en el desarrollo de las
actividades en las que participa, manifiesta entusiasmo y entrega para culminar su
proceso reeducativo.

En esta etapa se debe insistir en lo siguiente:

• Formar y robustecer su personalidad.

• Que el joven logre un buen nivel de maduración, teniendo ya elementos


necesarios para ser un sujeto responsable.

• Que sea capaz de medir las consecuencias de sus actos y obrar con prudencia
y responsabilidad.

• Se le facilita al joven su proyección al grupo.

• Desarrollar su capacidad de autocrítica.

Estrategias:

• Se le da la oportunidad de coordinar actividades recreativas formativas para el


grupo, contribuyendo en la disciplina del grupo, dar ejemplo al grupo con su
buena conducta.

• Cuadro de Honor al conseguir más de 13 créditos + 13 salidas positivas y


cumpla con sus objetivos en esta etapa.

• Iniciar el Proceso de Pre-Egreso.

• Orientarle en hacer un Proyecto Personal que le sirva una vez salga del centro,
con el fin de preparar el seguimiento post - institucional.

• Promover actividades ético-religiosas orientadas a que el alumno perfeccione el


aspecto ético - moral y asuma vivencialmente el mensaje cristiano.

Objetivos para la Familia del Alumno:


• Brindar al joven espacios para que se manifieste con más libertad y seguridad en
la toma de sus decisiones.

• Mostrar Interés por la Formación personal del adolescente o joven

• Incentivar al joven para que sea capaz de medir las consecuencias de sus actos,
con el fin de que pueda obrar con responsabilidad

“ El alumno adquiere la convicción de que él puede, porque siente y ha experimentado a lo largo del proceso sus
capacidades y energías, y se lanza a la construcción de su futuro desde el empeño en el presente, fabricando y
construyendo su propio mundo”.
(Manual Pedagógico Nº 572)

Etapas con sus respectivos objetivos para el alumno y el educador.

AUTOCONOCIMIE ENCAUZAMIENTO CRECIMIENTO SUPERACIÓN


NTO
Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1. Objetivo 1.
Identificar la Participa Reconoce los logros Actúa con más
problemática activamente en las alcanzados a nivel libertad y seguridad
personal mediante horas de familia, personal y grupal. en la Toma de sus
el diálogo con el seminarios decisiones sin
educador y educativos y Objetivo 2. dejarse manipular.
orientadores de actividades lúdicas. Su relación con los
psicología compañeros es Objetivo 2.
Objetivo 2. satisfactoria. Demuestra interés
Objetivo 2. Hacerse consciente por su formación
Realizar una lista de su problemática Objetivo 3. personal.
de Necesidades y personal. Se inicia en la auto
de sus evaluación personal Objetivo 3.
problemáticas Objetivo 3. mediante el diario Se comporta de
personales. Se coloca sus terapéutico. acuerdo a la etapa
propios objetivos del proceso donde
Objetivo 3 personales. Objetivo 4. se encuentra.
Realizar los Muestra buena
elementos Objetivo 4. integración familiar. Objetivo 4.
Dinamizadores. Se ejercita en la Ayuda a crecer a los
toma de decisiones. Objetivo 5. otros y se muestra
Objetivo 4 Participa en como un líder
Realizar el Objetivo 5. actividades de tipo positivo frente al
Proyecto de Vida. Se motiva al joven al religioso como grupo.
participar en un encuentros, retiros
Grupo infantil o espirituales,
juvenil de tipo convivencias…
religioso.

FASE 4: REINSERCIÓN:
Después que el joven haya terminado su tiempo de internamiento y el programa
educativo, deberá regresar a su medio familiar. Para esto se inicia el proceso de
reinserción, donde al joven progresivamente se le va preparando para su egreso,
asegurando que tiene garantizadas las áreas más importantes que le permitan continuar
su proyecto de vida iniciado en el centro:

a) Familiar
b) Escolar
c) Laboral
d) Recreativo.
Esta fase se hará en dos momentos: Pre - egreso y Egreso.
Pre - Egreso
Para este primer momento hay que iniciar un proceso de adecuación familiar que
posibilite una buena reinserción a su medio social y que abarque los aspectos antes
señalados.
a) Familiar
Debemos posibilitar un cambio positivo en el grupo familiar del joven, insistiendo en
mejorar: el nivel de comunicación, la calidad relacional y la capacidad para resolver
conflictos.
Hay que ir considerando junto con la familia si es conveniente que el joven vuelva al lugar
donde vive la familia o es necesario un desplazamiento a otro sitio. También pensar si es
conveniente que otro familiar se haga responsable del joven, garantizando siempre su
bienestar.
Estrategias:

• Encuentro de padres en el tiempo de internamiento del joven.


• Terapia familiar.
• Elaborar objetivos para el joven en los tiempos de convivencia familiar en
acuerdo con los padres y educadores según el caso de cada uno.
• Recolección de datos en un expediente de seguimiento pedagógico (no judicial)
donde se vaya proyectando la salida del joven del centro.
• Visita social a la familia.
• Seguimiento, comunicación y registro sistemático de los permisos de salida y
convivencia familiar.
• Fomentar y estimular el sentido de pertenencia del joven a su grupo familiar.
b) Escolar

Concretar la posibilidad real de que el joven en su medio social pueda continuar su


formación académica.

Estrategias:

• Ubicar los centros de estudio más cercanos y convenientes donde se haga


posible que el joven continúe su formación escolar y evaluar los turnos o
jornadas académicas más convenientes para él.

• Que la familia se asegure: le asigne, le acompañe y supervise un tiempo de


estudio al joven en los días de convivencia familiar.

• Concientizar a la familia de la importancia de que el joven continúe sus estudios


académicos y le motive adecuadamente.

c) Laboral:

Concretar la posibilidad de que el joven continúe su formación laboral y/o consiga un


empleo.

Estrategias:

• Estudiar la proyección laboral del joven en su medio social (posibles sitios


donde pueda trabajar en su área, si es posible).
• Concienciar a la familia para que haga posible que el joven en tiempo de
convivencia familiar pueda realizar algún trabajo, remunerado en lo posible, o
de asistencia para completar su formación técnica.
• Realizar un test de aptitudes e indagar sus posibles intereses vocacionales en
otras áreas.

d) Recreativo:
Ubicar clubes, grupos juveniles cristianos, grupos deportivos y/o culturales, étc, donde el
joven pueda participar y hacer posible que rompa con su esquema mental de banda o
pandilla, donde se relacione con otro tipo de personas y lograr que sea promovido en
otras áreas.

Egreso

Una vez terminado el programa y/o cumplido su medida de internamiento el joven es


regresado a su medio social - familiar.

Estrategias:

• Entregar el joven a sus familiares o responsables.


• Asegurar que el joven lleve toda la documentación que necesita para continuar
su formación.
• Integrar los alumnos en el programa de seguimiento post-institucional.
Programa de seguimiento post-institucional
a) Justificación:

Este programa de seguimiento post-institucional pretende ser un instrumento que


posibilite una buena y adecuada reinserción del joven egresado a su medio familiar.
Responde a "la necesidad que tiene el alumno que ha seguido su proceso reeducativo de
ser ayudado y sostenido en la fase crucial de reintegrarse en su medio propio.. Tal ayuda
pedagógica es más necesaria si se tiene en cuenta que, ordinariamente, el alumno vuelve
al mismo ambiente en el que desarrolló su comportamiento antisocial. Responde también
a las características peculiares que ofrece la aplicación de un tratamiento educativo fuera
del Centro".

b) Descripción del Programa :

Los objetivos de este programa están centrados en proporcionar al joven egresado una
adecuada reinserción, atendiendo de manera conveniente sus necesidades
fundamentales en el medio social al que ha vuelto. Evaluamos el proceso de
reinserción iniciado en el pre egreso desde sus áreas: Familiar, laboral, formativa y
recreativa.

Estrategias:

 Dar seguimiento por un espacio de tres a seis meses, según cada caso, para asegurar
que se está atendiendo adecuadamente las necesidades del joven egresado.
 Asistencia al Centro una vez al mes
 Registro de seguimiento post-institucional
 Visita social al lugar donde vive el joven egresado
 Seguir invitando a los padres de egresados a los encuentros de padres
 Coordinar con el Tribunal si el joven es egresado del Centro con una medida de
libertad asistida o de supervisión y que éste ayude en el seguimiento.
 Si el joven tiene una libertad asistida el control de egreso debe hacerse tomando en
cuenta las condiciones puestas en su acta de libertad asistida.