Está en la página 1de 9

CUESTIONARIO Nº 13

1. Esquematice cada uno de los postulados referentes a los lobulillos y acino


hepático:

2. Mencione las funciones del hígado:


• Producción de bilis: el hígado excreta la bilis hacia la vía biliar, y de allí al duodeno.
La bilis es necesaria para la digestión de los alimentos.
 Metabolismo de los carbohidratos:
 La gluconeogénesis es la formación de glucosa a partir de
ciertos aminoácidos, lactato y glicerol.
 La glucogenólisis es la fragmentación de glucógeno para liberar
glucosa en la sangre.
 La glucogenogénesis es la síntesis de glucógeno a partir de
glucosa.
• Metabolismo de los lípidos;
 síntesis de colesterol;
 producción de triglicéridos;
 Síntesis de proteínas, como la albúmina y las lipoproteínas;
• Síntesis de factores de coagulación como el fibrinógeno (I), la protrombina (II), la
globulina aceleradora (V), proconvertina (VII), el factor antihemofílico B (IX) y el
factor Stuart-Prower (X).
• Desintoxicación de la sangre:
 Neutralización de toxinas, la mayor parte de los fármacos y de
la hemoglobina;
• Transformación del amonio en urea.
• Depósito de múltiples sustancias, como:
 Glucosa en forma de glucógeno (un reservorio importante de
aproximadamente 150 g)
• En el primer trimestre del embarazo, el hígado es el principal órgano de producción de
glóbulos rojos en el feto. A partir de la semana 12 de la gestación, la médula ósea
asume esta función.
3. ¿Qué son las células de KUPFFER y cuál es su función?
Célula localizada en las sinusoides hepáticas, pertenecientes al sistema
reticuloendotelial. Las prolongaciones citoplasmáticas se extienden sin ninguna unión
celular entre las células endoteliales de la sinusoide hepático y frecuentemente cruzan
hacia la luz del mismo.
Las células de Kupffer contienen un núcleo oval, muchas mitocondrias, un aparato de
Golgi desarrollado, un retículo endoplasmático rugoso y numerosos lisosomas.
Su función principal es la fagocitosis de eritrocitos, del hierro y del pigmento derivado
de las células sanguíneas.
Se consideran un tipo especial de macrófagos.

4. Explique las funciones del páncreas exocrino y endocrino:


La parte exocrina contiene unas glándulas llamadas ÁCINOS SEROSOS que son
redondos u ovalados con células epiteliales. Formados por las células acinosas y en parte
por las centroacinosas. La función exocrina consiste en la producción del Jugo
pancreático que se vuelca a la segunda porción del duodeno a través de dos conductos
excretores: uno principal llamado Conducto de Wirsung y otro accesorio llamado
Conducto de Santorini (se desprende del principal). Además regula el metabolismo de la
grasas. El Jugo Pancreático (proveniente del páncreas) depende de los Acino glandular,
Acinos Pancreáticos. El Jugo Pancreático está formado por agua, bicarbonato, y
numerosas enzimas digestivas, como la Tripsina y Quimotripsina (digieren proteínas),
Amilasa (digiere polisacáridos), Lipasa (digiere triglicéridos o lípidos), Ribonucleasa
(digiere ARN) y Desoxirribonucleasa (digiere ADN).

La parte endocrina se agrupa en islotes de Langerhans. Los islotes de Langerhans


consisten en cúmulos de células secretoras de hormonas que producen insulina, glucagon
y somatostatina. La función endocrina es la encargada de producir y segregar dos
hormonas importantes, entre otras, la insulina, y el glucagón a partir de unas estructuras
llamadas islotes de Langerhans: las células alfa producen glucagón, que eleva el nivel de
glucosa en la sangre; las células beta producen insulina, que disminuye los niveles de
glucosa sanguínea; las células delta producen somatostatina.

5. Función que desempeña la vesícula biliar ¿Cómo se forman los cálculos


biliares?
La función de la vesícula es almacenar y concentrar la bilis segregada por el hígado y
que alcanza la vesícula a través de los conductos hepático y cístico, hasta ser requerida
por el proceso de la digestión. La segregación de la bilis por la vesícula es estimulada
por la ingesta de alimentos, sobre todo cuando contiene carne o grasas, en este momento
se contrae y expulsa la bilis concentrada hacia el duodeno. La bilis es un líquido de color
pardo verduzco que tiene la función de emulsionar las grasas, produciendo microesferas
y facilitando así su digestión y absorción, además de favorecer los movimientos
intestinales, evitando así la putrefacción. Las situaciones que retrasan u obstruyen el
flujo de la bilis provocan enfermedades de la vesícula biliar.

La vesícula biliar es más conocida por los potenciales problemas que puede ocasionar ya
que es el lugar de asiento de los cálculos de sales biliares (piedras) que obstruyen la vía
biliar y generan patologías inflamatorias que en algunos casos pueden eliminarse con
medicamentos, y en muchos otros deben tratarse quirúrgicamente la inflamación de la
vesícula biliar se le llama colecistitis. Las vías biliares además de obstruirse, pueden ser
asiento de tumores.
La hipersensibilidad de la vesícula cursa con un dolor muy característico, denominado
punto cístico de Murphy. Al hacer presión con los dedos sobre el lado derecho del
abdomen, a unos dos o tres centímetros debajo del reborde de las costillas y al mismo
tiempo inspirar profundamente, llega la persona al punto en que justo después de
comenzar a tomar aire, siente un dolor agudo en el momento en que la vesícula
inflamada roza con la presión causada por los dedos, obligándole a que cese la
inspiración bruscamente. Se conoce como signo de Murphy positivo, si tal reacción
ocurre durante la inspección puede ser indicio de una colecistitis.

6. Defina brevemente:
Hepatitis:
Es una afección o enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser
infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunológica (por auto-anticuerpos) o tóxica (por
ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es considerada, dependiendo de su
etiología, una enfermedad de transmisión sexual.
Son aquellos específicos para la hepatitis, es decir, aquellos que sólo provocan hepatitis.
Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más importantes son los virus A, B,
C y, en menor medida, el D y el E, siendo los últimos, F y G los últimos descritos y los
menos estudiados.
Otros virus no específicos son:
- Virus de Epstein-Barr (EBV): causante de la mononucleosis infecciosa y de amigdalitis.
- Citomegalovirus (CMV): tiene tropismo hepático aunque puede dar encefalitis.
Ictericia:
Es la coloración amarillenta de la piel y mucosas debida a un aumento de la bilirrubina
(valores normales de 0,3 a 1 mg/dl) que se acumula en los tejidos, sobre todo aquellos
con mayor número de fibras elásticas (paladar, conjuntiva). Se hace clínicamente
evidente cuando la bilirrubina es mayor de 2 a 2,5 mg/dl. Este aumento puede ser a
expensas de la fracción no conjugada o "indirecta" de la bilirrubina (BI); ésta es
liposoluble y no se filtra por el riñón, por lo que no aparece coluria. Cuando el aumento
es a expensas de la bilirrubina conjugada o "directa" (BD), al ser ésta hidrosoluble, se
filtra por el riñón, apareciendo coluria. Puede haber aumentos de ambas fracciones y se
habla entonces de hiperbilirrubinemia mixta. La bilirrubina no conjugada es la
relacionada a ictericia prehepática y no hay coluria ni acolia, mientras que la bilirrubina
conjugada está relacionada a la ictericia hepática y post hepática.

Cirrosis:
Es una histopatología en la que las células del parénquima de un órgano interno
cualquiera son sustituidas, al morir, por un tejido anormal de tipo cicatricial formado a
partir del tejido estromal del propio órgano.
El término 'cirrosis' fue acuñado por René Laënnec en 1805 al estudiar la cirrosis
hepática y observar la presencia de gránulos amarillentos en el tejido hepático, debido
esto a la presencia de pigmentos biliares.

Hepatoma:
Un hepatoma (carcinoma hepatocelular) es un cáncer que se origina en las células
hepáticas.
Los hepatomas son el tipo más frecuente de cáncer originado en el hígado (cáncer
hepático primario). En zonas de África y del sudeste asiático, los hepatomas son más
frecuentes que el cáncer metastásico hepático y constituyen, además, una causa
importante de muerte. En estas zonas, hay una elevada prevalencia de infecciones
crónicas causadas por el virus de la hepatitis B, lo que aumenta el riesgo de hepatomas
en más de 100 veces. La infección crónica de hepatitis C también aumenta el riesgo de
hepatomas. Finalmente, ciertas sustancias que provocan el cáncer (carcinógenos) dan
lugar a la aparición de hepatomas. En las regiones subtropicales, donde los hepatomas
son frecuentes, los alimentos están a menudo contaminados con carcinógenos llamados
alfatoxinas, sustancias que son producidas por ciertos tipos de hongos. En cambio, en
América del Norte, Europa y otras zonas del mundo en donde los hepatomas son menos
frecuentes, la mayor parte de las personas con este tipo de tumor son alcohólicos que
llevan años padeciendo de cirrosis hepática.
Otras clases de cirrosis pueden también asociarse con los hepatomas, aunque el riesgo es
menor en el caso de la cirrosis biliar primaria.
El carcinoma fibrolamelar es un hepatoma poco frecuente que, en general, afecta a los
adultos relativamente jóvenes. La causa del mismo no se debe ni a una cirrosis
preexistente, ni a la infección por los virus de la hepatitis B o C, u otros factores de
riesgo conocidos.

Colangitis:
La colangitis es una inflamación del sistema de conductos biliares, por lo general
relacionada con una infección bacteriana. El sistema de conductos biliares es un sistema
de drenaje que transporta la bilis desde el hígado y la vesícula hasta la zona del intestino
delgado llamada duodeno. La infección puede ser repentina o de carácter crónico.

Colecistitis:
Es una inflamación de la pared de la vesícula biliar. Se debe en la gran mayoría de los
casos (95%) a la presencia de cálculos en el interior del órgano, que terminan ocluyendo
el conducto cístico, que desemboca en el colédoco.

Pancreatitis:
Es la inflamación del páncreas. La inflamación puede ser súbita (aguda) o progresiva
(crónica). La pancreatitis aguda generalmente implica un solo "ataque", después del cual
el páncreas regresa a su estado normal. La pancreatitis aguda severa puede comprometer
la vida del paciente. En la pancreatitis crónica, se produce un daño permanente del
páncreas y de su función, lo que suele conducir a la fibrosis (cicatrización).

Diabetes Mellitus:
Diabetes sacarina es un síndrome orgánico, multisistémico y crónico que se caracteriza
por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia). Es causada por la
baja producción de la hormona insulina, secretada por las células β del páncreas, o por
su inadecuado uso por parte del cuerpo, que repercutirá en el metabolismo de los
carbohidratos, lípidos y proteínas.
Sus síntomas principales son emisión excesiva de orina (poliuria), aumento anormal de
la necesidad de comer (polifagia), incremento de la sed (polidipsia), y pérdida de peso
sin razón aparente.[4] La Organización Mundial de la Salud reconoce tres formas de
diabetes mellitus: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional (ocurre durante el embarazo),[3]
cada una con diferentes causas y con distinta incidencia. Varios procesos patológicos
están involucrados en el desarrollo de la diabetes, le confieren un carácter autoinmune,
característico de la DM tipo 1, hereditario y resistencia del cuerpo a la acción de la
insulina, como ocurre en la DM tipo 2.
Para el 2000, se estimó que alrededor de 171 millones de personas eran diabéticos en el
mundo y que llegarán a 370 millones en 2030.[5] Este padecimiento causa diversas
complicaciones, dañando frecuentemente a ojos, riñones, nervios y vasos sanguíneos.
Sus complicaciones agudas son (hipoglucemia, cetoacidosis, coma hiperosmolar no
cetósico) consecuencia de un control inadecuado de la enfermedad mientras sus
complicaciones crónicas (cardiovasculares, nefropatías, retinopatías, neuropatías y daños
microvasculares) son consecuencia del progreso de la enfermedad. El Día Mundial de la
Diabetes se conmemora el 14 de noviembre.

Diabetes juvenil:
La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad que aparece, generalmente, en personas de
menos de 30 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Su característica principal es
la incapacidad del cuerpo para producir insulina, la hormona que hace posible la
utilización de la glucosa por parte de las células del organismo.

Gluconeogénesis:
Es una ruta metabólica anabólica que permite la síntesis de glucosa a partir de
precursores no glucídicos. Incluye la utilización de varios aminoácidos, lactato, piruvato,
glicerol y cualquiera de los intermediarios del ciclo de los ácidos tricarboxílicos (o
CICLO de Krebs) como fuentes de carbono para la vía metabólica. Todos los
aminoácidos, excepto la leucina y la lisina, pueden suministrar carbono para la síntesis
de glucosa.
Algunos tejidos, como el cerebro, los eritrocitos, el riñón, la córnea del ojo y el músculo,
cuando el individuo realiza actividad extenuante, requieren de un aporte continuo de
glucosa, obteniéndola a partir del glucógeno proveniente del hígado, el cual solo puede
satisfacer estas necesidades de 10 a 18 horas. Después de este periodo, el glucógeno
almacenado en el hígado disminuye drásticamente. Debido a ello comienza la formación
de glucosa a partir de sustratos diferentes al glucógeno.
La gluconeogénesis ocurre casi exclusivamente en el hígado (10% en los riñones). Es un
proceso muy importante, ya que en estados metabólicos como el ayuno los organismos
superiores son capaces de sintetizar glucosa a partir de otras sustancias.

Desnutrición:
La desnutrición es un estado patológico provocado por la falta de ingesta o absorción de
alimentos o por estados de exceso de gasto metabólico. Puede ser primaria que también
puede ser llamada desnutrición leve, o desnutrición secundaria, la cual si llega a estar
muy grave puede llegar a ser otra patología como el cáncer o tuberculosis.
En los países en vías de desarrollo suele ser una gran causa de morbimortalidad infantil,
su combate es la razón de ser de organizaciones mundiales como la UNICEF o locales
como Conin en Chile, esto tiene repercusiones graves por la razón de que las personas a
las que afecta generalmente y en mayor rango es a los niños, produciendo graves
martirios y un bajo rendimiento escolar.

CUESTIONARIO Nº 14
1. ¿Cuál es la función de la laringe y por qué tipos de cartílago está constituido?
Es un órgano tubular, constituido por varios cartílagos en la mayoría seminales.
Está formada por el hueso hioides y por los cartílagos tiroides, cricoides, aritenoides,
el corniculado, cuneiforme y la epiglotis y por cuatro pares laterales, todos ellos
articulados, revestidos de mucosa y movidos por músculos. En el momento de la
deglución la comunicación es interceptada por una lámina cartilaginosa llamada
epiglotis, que impide que los alimentos o la saliva pasen a las vías respiratorias
(tráquea, bronquios, etc.) provocando una broncoaspiración. La laringe es la parte
superior de la tráquea, adaptada a las necesidades de la fonación o emisión de la voz.
Es el órgano de la fonación pues contiene las cuerdas vocales superiores o falsas
(también llamado pliegue vestibular) e inferiores o verdaderas (también llamado
pliegue vocal), separadas por el ventrículo laríngeo.

2. Proceso de intercambio gaseoso:

3. Funciones de los neumocitos:


A nivel de los alvéolos, se encuentran dos tipos de células epiteliales formando la
pared alveolar. El neumocito tipo I, que corresponde a un 60% de las células
alveolares y participan en el intercambio gaseoso. El neumocito tipo 11, que
comprende un 40% de las células alveolares y es la célula progenitora del neumocito
tipo I. Otra función importante del neumocito tipo II es la producción de surfactante,
sustancia lipídica secretada hacia los alvéolos para alterar la tensión superficial y por
lo tanto prevenir un completo colapso de los pulmones durante la expiración.
4. ¿A qué se denomina vías respiratorias altas y vías respiratorias bajas?
Las vías respiratorias altas son aquellas constituidas por el tramo inicial del sistema
respiratorio; es decir las conformadas por fosas nasales, boca, faringe, laringe y
tráquea.
Las vías respiratorias bajas son aquellas conformadas por los troncos bronquiales,
bronquiolos, alvéolos y conformaciones pulmonares; es decir el tramo terminal del
sistema respiratorio, el encargado del intercambio gaseoso.

5. Defina brevemente:
Edema pulmonar:
Un edema pulmonar es una acumulación anormal de líquido en los pulmones, en
especial los espacios entre los capilares sanguíneos y el alveolo, que lleva a que se
presente hinchazón.

Neumoconiosis:
La neumoconiosis es un conjunto de enfermedades pulmonares producidas por la
inhalación de polvo y la consecuente deposición de residuos sólidos inorgánicos o—
con menos frecuencia—partículas orgánicas en los bronquios, los ganglios linfáticos
y/o el parénquima pulmonar, con o sin disfunción respiratoria asociada.[1]
El tipo, cantidad, tamaño y plasticidad de las partículas inhaladas así como la
duración de la exposición y la resistencia individual determinan el típo de
sintomatología, así como el curso de la enfermedad.
El término neumoconiosis maligna se aplica a una marcada fibrosis progresiva del
pulmón, que llevan a limitaciones funcionales severas. Algunos ejemplos son la
silicosis, la asbestosis, talcos, antrosilicosis y otras fibras minerales. La
neumoconiosis benigna suelen ser episodios inactivos de almacenamiento del
irritante, y/o reacciones inflamatorias alérgicas, a veces con cambios fibróticos, por
ejemplo, la neumoconiosis por aluminio, beriliosis, Bagazosis, bisinosis,
neumoconiosis asociada a tuberculosis y el polvo de hierro en el pulmón.
La silicosis es actualmente la más común de las neumoconiosis, la cual se evalúa,
clasifica e indemniza como una enfermedad profesional.

Antracosis:
Inflamación crónica de los bronquios y pulmones, debida a la aspiración de polvo
con cristales de carbón, que deriva en la formación de tejido cicatricial, provocando
una paulatina pérdida de la función respiratoria. Es una enfermedad profesional de
los mineros.

Enfisema pulmonar:
Se define en términos anatomopatológicos por el agrandamiento permanente de los
espacios aéreos dístales a los bronquiolos respiratorios, con destrucción de la pared
alveolar, con o sin fibrosis manifiesta.[1] Es una enfermedad crónica comprendida junto
con la bronquitis crónica en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).[2] El
nombre viene del griego emphysema que significa "soplar el aire" o "insuflar'.[3]
El consumo de cigarrillos es la causa más común del enfisema. Se cree que el humo del
tabaco y otros contaminantes provocan la liberación de químicos desde los pulmones que
dañan las paredes de los alvéolos. El daño empeora con el paso del tiempo. Las personas
que padecen esta enfermedad tienen alvéolos en los pulmones que son incapaces de
llenarse con aire fresco, lo cual afecta el suministro de oxígeno al cuerpo.
Una sustancia que existe naturalmente en los pulmones, llamada alfa-1-antitripsina,
puede proteger contra este daño. Las personas con deficiencia de alfa-1-antitripsina están
en mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Bronquitis:
Es la inflamación del tejido que recubre los conductos bronquiales, los cuales conectan
a la traquea con los pulmones. Este delicado tejido que produce mucosidades, cubre y
protege al sistema respiratorio, los órganos y los tejidos involucrados en la respiración.
Cuando una persona padece de bronquitis, puede ser más difícil que el aire realice su
recorrido normal dentro y fuera de los pulmones; los tejidos se irritan y como
consecuencia, se producen más mucosidades. El síntoma más común de la bronquitis es
la tos.

Bronquiectasia
Es una dilatación anormal e irreversible del árbol bronquial, encargado de conducir
el aire desde la tráquea hasta la unidad funcional respiratoria (alvéolo pulmonar), que
puede ser localizada o generalizada. Fue descrita por primera vez en 1819 por el
médico francés René Laënnec.
Puede ser congénita, aunque en la mayor parte de los casos es adquirida durante la
vida por diversas causas:
• Tuberculosis pulmonar.
• Infecciones respiratorias en la infancia: La infección es la causa más frecuente.
El adenovirus, que origina el resfriado común y otras afecciones, y el virus de la
influenza, son los principales agentes que lo producen. También las infecciones
bacterianas. Otras causas frecuentes son la obstrucción bronquial (por aspiración
de cuerpos extraños en niños o tumores benignos en adultos).
• Fibrosis quística.
• Inmunodeficiencias.
• EPOC, asma.

Atelectasia Pulmonar:
La atelectasia es la disminución del volumen pulmonar. Se debe a la obstrucción de
la vía aérea (atelectasia obstructiva) o a otras causas no obstructivas (atelectasia no
obstructiva) como por ejemplo perdida de surfactante, que es una sustancia que
impide el colapso de los alvéolos. Debido a la obstrucción bronquial, el aire no fluye
al tejido pulmonar. El aire que inicialmente estaba en los alvéolos, se reabsorbe o
pasa a los alvéolos vecinos a través de los poros de comunicación entre las paredes
alveolares. La consecuencia es que esa zona de pulmón se va retrayendo y
colapsando. Se acumulan en ella las secreciones y la evolución espontánea sin
tratamiento de esta zona es el deterioro irreversible del tejido pulmonar.
La palabra atelectasia procede de atele-vs (incompleto) y éktasis (expansión).
La atelectasia es debida a diferentes enfermedades pulmonares o extrapulmonares,
por lo que más que una enfermedad en sí, es una manifestación de una patología
pulmonar subyacente.

Bronconeumonía
La bronconeumonía es una lesión secundaria que aparece generalmente como
complicación de una enfermedad. A diferencia de la neumonía, no posee fases
evolutivas y el exudado no contiene fibrina o tiene muy poca. Exudado fibrinoso se
encuentra en la bronconeumonía neumocócica, alrededor de focos supurados y en
focos tuberculosos antes de la caseificación. Las lesiones bronconeumónicas
consisten en focos de condensación pequeños, a veces, confluentes, en la superficie
de corte solevantados, gris rojizos, secos, finamente granulosos. Frecuentemente, sin
embargo, son poco notorios macroscópicamente y se manifiestan como zonas
ligeramente solevantadas, hiperémicas, que se descubren mejor por palpación que
por inspección. Estos focos pueden pasar inadvertidos macroscópicamente, no así en
el examen del pulmón fijado previamente. Los focos bronconeumónicos se
encuentran frecuentemente en las regiones dorso-basales y laterales de los lóbulos
inferiores. En el centro del pulmón los focos son mayores que en la periferia, donde
tienden a ser más densos. A menudo alcanzan la pleura, donde se desarrolla entonces
una pleuritis fibrinosa o purulenta.

Neumotórax
El neumotórax se define como la presencia de aire en la cavidad pleural.
El aire puede entrar a la cavidad pleural proveniente de:
• El parénquima pulmonar
• El árbol traqueobronquial
• El esófago
• Los órganos intraabdominales
• Del exterior a través de la pared torácica
• En ocasiones puede ocasionarse por una combinación de estas fuentes
Los cambios fisiopatológicos que produce el neumotórax dependen de la cantidad de
aire presente en la cavidad pleural y del estado de la función cardiopulmonar del
paciente.

Hidrotórax
Acumulación no inflamatoria de líquido seroso en una o ambas cavidades pleurales.
Hidrotórax quiloso: presencia de quilo en la cavidad pleural por rotura del conducto
torácico.

Mal de Altura:
Es la falta de adaptación del organismo a la hipoxia de la altitud. La gravedad del
trastorno está en relación directa con la velocidad de ascenso y la altitud alcanzada.
De manera inversa estos síntomas normalmente desaparecen al descender a cotas
más bajas. Ocurre a partir de los 2.400 metros de altitud.

Enfermedad por membrana Hialínica:


El Síndrome de distress respiratorio idiopático (SDRI), conocido también como
enfermedad de membrana hialina, se origina en la deficiencia de surfactante
pulmonar. Éste último, mezcla de fosfolípidos, principalmente dipalmitoil fosfatidil
colina, es el responsable de la estabilización distal del alvéolo a volúmenes
pulmonares bajos al final de la espiración, gracias a que reduce la tensión superficial.
Cuando existe déficit de surfactante, el recién nacido puede no ser capaz de generar
el aumento de la presión inspiratoria requerido para insuflar las unidades alveolares,
lo que resulta en el desarrollo de atelectasia progresiva (1).