P. 1
celulas langerhans

celulas langerhans

5.0

|Views: 6.462|Likes:
Publicado porquelita123

More info:

Published by: quelita123 on Aug 24, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/29/2015

pdf

text

original

lNMUNOt)EF=ïMATC)LC)GIA

Act. Dermatológ. 1998; 3: 173-181

Las células de Langerhans en la inmunidad cutánea
con especial referencia a la dermatitis atópica

LUIS F. SANTAMARIA BABI Departamento de Fisiología Universidad de Barcelona

RESUMEN Las células de Langerhans presentes en la epidermis juegan un papel esencial en la inmunidad cutánea pues tienen una gran capacidad inmunogénica. Estas forman parte de la familia de las células dendríticas. En los últimos años se ha realizado un gran progreso en la caracterización del funcionamiento de las células de Langerhans. Actualmente existen diversos marcadores fenotípicos específicos y técnicas de cultivo que permiten estudiarlas con detalle. Esto ha permitido conocer cuáles son sus células progenitoras, como estos progenitores acceden a la piel y de qué manera las células de Langerhans maduran y migran hacia los nódulos linfáticos que se encuentran asociados a la piel. Como células presentadoras estas células producen una serie de citocinas coestimuladoras que actúan sobre los linfocitos T asociados a la piel. Además de estos temas básicos de la función inmunológica de las células de Langerhans en esta revisión también se ha destacado el papel de estas células en la presentación mediada por IgE en la dermatitis atópica.

INTRODUCCION Una de las propiedades del sistema inmunitario es su capacidad de reconocimiento y eliminación de agentes infecciosos. En la piel esta función protectora la realizan las células que pertenecen al sistema inmunitario cutáneo. Las células presentadoras de antígeno son las encargadas de permitir el reconocimiento, por parte de los linfocitos T, de multitud de diferentes partículas tanto propias como no propias del organismo. Tal y como muestra la Figura 1, de una manera muy esquemática, la célula presentadora internaliza las partículas y las digiere mediante su maquinaria enzimática que reduce los antígenos a péptidos de pocos aminoácidos de longitud. Estos péptidos se ubican en la membrana de las células presentadoras asociados a moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC) de clase II. Esta asociación, péptido-MHC, permitirá el reconocimiento de este péptido por parte del receptor de antígeno de los linfocitos T. De esta manera los linfocitos se activan y diferencian produciendo diferentes mediadores denominados citocinas que dirigen los mecanismos efectores de la respuesta inmune, es

ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA - 173

CÉLULA PRESENTADORA MHC de clase II

eceptor de la célula T

CÉLULA T

I

CITOCINAS

I

Fig. 2. Papel del linfocito T activado en la respuesta inmunitaria. Una vez el receptor del linfocito T reconoce sobre la célula presentadora al péptido inmunogénico se activa y prolifera. Durante este proceso el linfocito T liberan citocinas pueden inducir la respuesta humoral o celular.
(Mod. Inaugural-dissertation. L.F. Santanuria. Zihich)

RESPUESTA HUMORAL

RESPUESTA CELULAR

CELULAS DENDRITICAS Fig. 1. Presentación de antígeno a la célula T. Los antígenos exógenos son intemalizados por endocitosis en los endosomas (1). Posteriormente son procesados por enzimas que generan péptidos (2). Las vesículas que contienen las moléculas de MHC clase II se fusionan con los endosomas que contienen los péptidos antigénicos (3-4). Los péptidos específicos se unen a las molécula de MHC de clase II (5), y son transportados a la superficie celular (6) donde son reconocidos por el receptor del linfocito T (7).

<

(Mod. Inaugural-dissertation. L.F. Santamaria. Ziirich)

decir, la respuesta celular o la humoral (Figura 2). De entre los diferentes tipos celulares con capacidad de presentación de antígeno y estimulación de linfocitos T (macrófagos, células B, queratinocitos, células endoteliales) destacan por su eficiencia e importancia las células dendríticas.

Este grupo celular se encuentra distribuido en diferentes tejidos. Las células dendríticas se describieron por primera vez en los órganos linfáticos periféricos del ratón (1). Estas se encuentran en epitelios como los de la epidermis cutánea, estómago, tracto génito-urinario, pulmón y los espacios intersticiales de muchos órganos como el hígado, riñón y corazón (2). Después de la administración in situ de un antígeno las células dendríticas son su principal reservorio. Este hecho, junto a su gran capacidad de estimulación de linfocitos T vírgenes, hace que tenga un papel muy importante en la inmunogenicidad. Las células dendríticas tienen origen en precursores mielomonocíticos en la médula ósea (3) y también se encuentran precursores de estas células en sangre

174 - ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA

periférica. Esta población celular actúa de centinela del sistema inmunitario pues su función consiste en la captación de antígenos que son presentados a linfocitos T en los nódulos linfáticos. La maduración de las células dendríticas es el proceso por el cual estas células pueden migrar desde los tejidos periféricos hasta los nódulos linfáticos más cercanos y activar a linfocitos T vírgenes. Se considera que esta maduración está dividida en dos etapas. En una primera fase las células dendríticas que están presentes en los tejidos periféricos se activan por el efecto de productos bacterianos, citocinas (IL-1ß, GM-CSF, TNF-alfa) o sustancias químicas. En esta fase se reduce su capacidad de incorporar antígenos exógenos, incrementan la expresión en superficie de MHC de clase II y adquieren capacidad migratoria. Recientemente se ha demostrado que es la ceramida producida por diferentes estímulos como TNF-alfa, IL-l-ß quien inhibiría la capacidad de captación y presentación de antígeno (4). En general, las células dendríticas migran desde los epitelios, vía vasos linfáticos, hasta los nódulos linfáticos. En este proceso intervienen moléculas de adhesión que las localizan en el endotelio del nódulo linfático de manera que así puedan realizar diapédesis (5). Sin embargo, las moléculas de adhesión implicadas selectivamente en este proceso aún no han sido caracterizadas. No es así el caso para los factores quimioatrayentes que activan y atraen a células dendríticas. Algunos de estos factores son: MCP-3, MCP-4, RANTES, MIP-alfa, MIP-1ß y SDF-1 (6). Así mismo las células dendríticas expresan en su superficie receptores para quimiocinas como CCR 1, CCR2, CCRS, CXCRl, CXCR2 y CXCR4 (6). Una vez las células dendríticas interactúan con los linfocitos T en el nódulo linfático se completa la segunda fase de esta maduración en la cual estas células incrementan la expresión de moléculas coestimuladoras y también de citocinas como la IL-12 (7). No solamente estas células regulan la respuesta celular sino que también están implicadas en la respuesta humoral. En efecto, recientemente se ha podido determinar que las células dendríticas modulan junto los linfocitos T, el crecimiento y diferenciación de las células B productoras de anticuerpos (8). Debido a su bajo número tanto en tejidos como en circulación, su estudio se ha visto facilitado en estos últimos años gracias a la aparición de técnicas in vitro que permiten su generación a partir de precursores hematopoyéticos CD34+. Estas consisten en el cultivo de células CD34+ de sangre periférica junto

con GM-CSF y TNF-alfa o IL-4 (9, 10). De esta manera se pueden producir en suficiente número como para caracterizar en detalle su activación, migración, capacidad estimulatoria de linfocitos T y actividad presentadora de antígeno (11).

CELULAS DE LANGERHANS Las células presentadoras de antígeno de la piel son las células de Langerhans que forman parte de la familia de las células dendríticas (2, 12). Preferentemente se encuentran en la epidermis y constituyen alrededor de un 3 por ciento del total de las células epidérmicas. Esta población celular se puede distinguir por sus características prolongaciones que recuerdan a las dendritas y por la expresión diferencial de algunos marcadores de superficie (ver tabla 1). Recientemente se ha avanzado mucho en el conocimiento del papel de esta población celular en los mecanismos inmunológicos e inflamatorios cutáneos. Estas células juegan un papel sustancial en la respuesta inmunitaria cutánea. La sensibilización por contacto se encuentra disminuida en las regiones de la piel donde existen pocas células de Langerhans o que se encuentran depleccionadas de esta población (13).
TABLA I Monocito MARCADOR CD1 CD14 CD40 CD80 HLA-DR HLA-DP HLA-DQ Gránulos de Birbeck Células de ~ Langerhans

+ + _ + -

+ +++ + +++ ++ ++ +

Está claro que las células de Langerhans tienen capacidad de movimiento y pueden así salir de la epidermis (14). Después de la exposición tópica de ratones con el alergeno como el 2,4-dinitrofluorobenzeno se produce una importante reducción del número de células de Langerhans en el lugar de la aplicación (15)

ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA - 175

y que horas después de la sensibilización se acumulan células dendríticas en los nódulos linfáticos que drenan dicho tejido. También es de destacar que después de 24 horas de la sensibilización, el antígeno presente en los nódulos linfáticos está asociado a las células dendríticas y está ausente de otras tipos celulares como macrófagos, blastos o pequeños linfocitos. Se cree que esta población de células dendríticas que se acumulan en los nódulos linfáticos que drenan la piel, después de esta sensibilización, son células de Langerhans pues poseen un marcador específico de estas últimas que son los gránulos de Birbeck (16). Estas células permanecen en los nódulos linfáticos por varios días y luego van desapareciendo gradualmente. Las células dendríticas presentes en el nódulo linfático que proceden de la región sensibilizada y que poseen antígeno en su superficie son muy inmunogénicas. Un pequeño número de estas células es suficiente para transferir la sensibilización por contacto a animales receptores no sensibilizados o para producir potente respuesta proliferativa de linfocitos T memoria de esos mismos animales in vitro (17, 18).

Debido a que los linfocitos T memoria tienen un umbral inferior de activación parece ser que esta activación podría tener lugar en la misma piel y por células de Langerhans residentes.

MIGRACION DE LAS CELULAS DE LANGERHANS El TNF-alfa participa de los estímulos que causan el transporte de antígeno desde la epidermis hasta el nódulo linfático. La inyección de TNF-alfa en la dermis del ratón causa una acumulación de células dendríticas en los nódulos linfáticos que drenan esa región (20). La entrada máxima de células dendríticas tiene lugar entre 8-24 horas o más después de la sensibilización. Al mismo tiempo se produce una reducción del número de células Ia+, equivalente al MHC de clase II humana, en la epidermis de estos animales. Este efecto el TNF-alfa no solamente se da localmente sino que se ha demostrado acumulación de células dendríticas en nódulos linfáticos distantes de la exposición. Por lo tanto parece que los agentes que induzcan la liberación de TNF-a por parte de queratinocitos producirán migración de las células de Langerhans. Esto sería consistente con la función centinela de esta población en la piel. En el caso de producirse localmente un trauma o irritación se produce la migración de las células de Langerhans que contienen antígenos encontrados en esa zona. Estas células interactuarán con linfocitos T en el nódulo linfático más próximo para verificar la presencia de algún patógeno.

MADURACION DE LAS CELULAS DE LANGERHANS Durante el mantenimiento en cultivo durante dos o tres días de células de Langerhans aisladas de la piel se producen una serie de cambios funcionales y se genera su capacidad inmunoestimulatoria. Así pues, sólo las células de Langerhans en cultivo y no aisladas de la piel pueden estimular linfocitos. Esta maduración funcional está acompañada de unos cambios fenotípicos como son la elevada expresión de MHC de clase II y la pérdida gradual de gránulos de Birbeck. Son los derivados microbianos y citocinas quienes permiten una aceleración del proceso que conduce a la presentación de péptidos asociados al MHC de clase II en la superficie de la célula dendrítica y así una mayor inmunogenicidad (19). En muchos aspectos, durante el cultivo las células de Langerhans adquieren propiedades y características de las células dendríticas que están en los tejidos linfáticos. Se cree que una vez la célula de Langerhans ha recibido el estímulo para migrar al tejido linfático se produce esta maduración. Este proceso se aplica a la estimulación de linfocitos T vírgenes, mientras que para el caso de la estimulación de linfocitos T memoria el proceso sería diferente.

PROGENITORES DE CELULAS DE LANGERHANS EN SANGRE PERIFÉRICA Los factores que dirigen el tráfico de las células de Langerhans desde la periferia a los nódulos linfáticos, como se ha explicado, empiezan a ser conocidos. Sin embargo se conoce poco sobre como los precursores circulantes de células de Langerhans llegan a la epidermis. Recientemente se ha descrito un marcador de superficie que distingue a los linfocitos T que se encuentran asociados a la piel denominado CLA (cutaneous lymphocyte-associated antigen) (21). Esta molécula interatúa con su ligando en la célula endotelial denominado E-selectina (22) y per-

176 - ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA

mite la entrada de estos linfocitos a la piel. Las células de Langerhans de la piel expresan que son CLA+ (23) y además aproximadamente la mitad de los precursores hematopoyéticos CD34+ son también CLA+. Estos factores, junto con el hecho de que cuando se inyectan i.v. células de Langerhans estas se dirigen específicamente a la piel, hace pensar que el antígeno CLA juegue un papel importante en la entrada de los precursores de Langerhans en la piel. Cuando se cultivaron células CD34+CLA+ y CD34+CLA- por separado y se les hizo diferenciar in vitro con GM-CSF y TNF-alfa (24) solamente las CD34+CLA+ se diferenciaron a células de Langerhans pues expresaron gránulos de Birbeck (25). Así se considera que las células circulantes CD34+CLA+ en sangre periférica se diferencian a células de Langerhans en la piel.

LAS CITOCINAS PRODUCIDAS EN LA EPIDERMIS Y LAS CÉLULAS DE LANGERHANS Los queratinocitos son las células más abundantes en la epidermis y durante tiempo se consideró que no participaban de la respuesta inmune cutánea. Sin embargo ahora se sabe que participan activamente en las reacciones inmunológicas e inflamatorias siendo una importante fuente de citocinas (26). Se ha propuesto que los queratinocitos y sus productos serían los encargados de transformar los estímulos externos en señales internas. Los queratinocitos pueden producir constitutivamente un abanico muy amplio de citocinas como: IL-lß IL-6, IL-8, GM-CSF, TNF-alfa, TGF-ß. De estas las más relevantes para la función de las células de Langerhans son la IL-l, GM-CSF y el TNF-alfa. El proceso de maduración que permite a la célula de Langerhans aumentar su capacidad inmunoestimulatoria depende del GM-CSF (27) y TNF-alfa (28). Una de las otras citocinas que producen los queratinocitos es la IL-8. Esta citocina es una sustancia quimioatrayente para neutrófilos y también de una subpoblación de linfocitos T CLA+ con tropismo preferente por la piel y no otros tejidos (21, 29, 30). Así, desde un punto de vista global, se puede considerar que inmediatamente tras una lesión cutánea debido a que los queratinocitos liberan diferentes mediadores inflamatorios (Figura 3). Algunos de estos

factores actuarán directamente sobre las células de Langerhans de manera que inducirán su migración al nódulo linfático cutáneo. Estas células de Langerhans, debido a su capacidad de incorporar antígenos y procesarlos, llevarán en su superficie una representación de los posibles patógenos que se encontraban en el foco inflamatorio. Una vez en el nódulo linfático, gracias a su potente capacidad activadora de linfocitos T vírgenes, se pondrá en marcha una respuesta inmune específica para combatir posibles infecciones. Es en el mismo nódulo linfático y durante el paso de célula T virgen a memoria donde se induce un receptor de asentamiento cutáneo (CLA) en la superficie de estos linfocitos T memoria (31). Este receptor permitirá a la célula T CLA+ memoria, una vez se encuentre en el torrente sanguíneo, poder entrar específicamente en el lugar donde se encuentra la inflamación (Figura 3) mediante la interacción con la E-selectina expresada en el endotelio cutáneo. En la lesión cutánea de pacientes con dermatitis atópica se encuentra un número elevado de células dendríticas. Recientemente se ha demostrado que los queratinocitos procedentes de lesiones de dermatitis atópica producen niveles más elevados de GM-CSF comparado con queratinocitos de controles sanos (32). Así, estos niveles elevados de GMCSF pueden contribuir a la cronicidad de la dermatitis atópica al incrementar el número de células dendríticas presentadoras.

CITOCINAS PRODUCIDAS POR CELULAS DE LANGERHANS Durante la activación del linfocito T la célula presentadora activa el receptor de antígeno de la célula T mediante la presentación del péptido inmunogénico asociado al MHC II. Esta interacción conducirá a la puesta en marcha de numerosas señales intracelulares que como resultado final producirán la activación de genes diversos como los de diferentes citocinas producidas por las células T. Además, existen otra serie de señales coestimulatorias producidas por la célula presentadora y que permiten una óptima activación del linfocito. Muchas de estas señales las proporcionan las citocinas producidas por dicha célula presentadora. Las células de Langerhans no son una excepción y producen numerosas citocinas.

ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA - 177

fNMlJfUDDERMATDLDPfA

PIEL

/J
+

Trauma

!

Queratinocito 4 citocinas (GM-CSF, TNF-alfa) b

Célula de Langerhans activada

Nódulo Linfático

activada in vivo por alergenos de contacto (24). La IL1ß es crítica para la activación del linfocito T pues contribuye en la respuesta y generación de la IL-2 por parte de la célula T. En ausencia de IL- 1 no se produce respuesta inmune. La IL-1ß también produce efectos proinflamatorios en general sobre distintos tipos celulares. Uno de ellos son las células endoteliales, donde esta activación induce la expresión de moléculas de adhesión como el ICAM-1 y de factores quimioatrayentes. También la IL-1ß puede aumentar la proliferación de las células B e incrementar la síntesis de inmunoglobulinas. La IL-1ß induce la síntesis adicional de otras citocinas como TNF-alfa, IL-6, GM-CSF y la propia IL-1ß Por último cabe destacar que la IL-1ß induce prostaglandina E, y leucotrieno B4. TNF-alfa Existe en dos formas el TNF-alfa y el TNF-ß. El TNF-alfa una vez producido se encuentra en la membrana de la célula. La forma activa es el TNF-alfa soluble y que ha sido retirado de la membrana por un enzima específico. Por otro lado el TNF-ß se produce y es secretado como cualquier otra citocina. La mayor actividad proinflamatoria del TNF-cx es la de interactuar con las células endoteliales e inducir diversas moléculas de adhesión y factores atrayentes. También el TNF-alfa activa linfocitos B y monocitos. El TNF-alfa aumenta la capacidad de los monocitos de producir mediadores inflamatorios que incluyen IL-6 e IL-8. El TNF-alfa es un potente activador de neutrófilos, mediando su adherencia, quimiotaxis y degranulación. IL-6 Esta citocina es un importante coestimulador del linfocito T y es producida constitutivamente en la piel de ratones no sensibilizados por parte de las células de Langerhans (33). También la expresan estas células en los nódulos linfáticos. Además de actuar sobre los linfocitos T la IL-6 es un importante factor que actúa sobre la diferenciación de los linfocitos B a plasmocitos maduros productores de anticuerpos. La IL-6 también es un factor activador de neutrófilos y sinergiza con otras citocinas para permitir maduración de células progenitoras en la médula ósea. IL-12 Esta citocina dirige la diferenciación de los linfocitos T vírgenes hacia Th1. También media la producción de TNF-gamma por los linfocitos Th1. Recientemente se ha demostrado que la IL- 12 media la inducción del

virgen

activado

Fig. 3. Interacción queratinocito-célula de Langerhans en la activación de los linfocitos T asociados a la piel. Durante una lesión o trauma los queratinocitos liberan diferentes citocinas como GM-CSF y TNF-alfa. Durante este proceso la célula de Langerhans internaliza y procesa antígenos que pueden haber entrado en la epidermis durante la lesión. El TNF-alfa y el GM-CSF permiten la activación y migración de la célula de Langerhans hacia los nódulos linfáticos asociados a la piel. Una vez en el tejido linfático periférico y debido a la gran capacidad inmunogénica de la célula de Langerhans se activarán los linfocitos T vírgenes específicos que por allí circulen. En este escenario se induce el marcador de asentamiento cutáneo CLA sobre estos linfocitos T. De esta manera se les confiere la capacidad de migrar específicamente hacia el foco de inflamación cutánea.

Algunas de las mejor caracterizadas son las siguientes: Interleucina 1 beta (IL-1 ß) La familia de la IL-l la constituyen tres péptidos (IL-la, IL-18 y el IL-lra). Una de las primeras manifestaciones de la activación de la célula de Langerhans es la acumulación de mRNA de IL-18 a los quince minutos de haber sido

178 - ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA

antígeno CLA en los linfocitos T cuando el activador es un superantígeno de staphilococcus aureous (34). Este mecanismo tiene especial importancia en aquellas patologías donde las infecciones cutáneas por este patógeno están presentes. Este es el caso de la psoriasis y la dermatitis atópica. En esta última, las infecciones producen una exacerbación de la inflamación cutánea. Recientemente se ha demostrado que son las células CLA+ quienes preferentemente responde a los aeroalergenos cutáneos como el ácaro del polvo (21, 35). Actualmente se postula que serían los superantígenos bacterianos que mediante la producción de IL12 incrementarían el número de linfocitos T con asentamiento cutáneo. Esto haría que se produjese un ciclo infeccioso-inflamatorio que determinaría parte de la cronicidad de la dermatitis atópica (36). Antígeno CD40 Aunque el CD40 no es una citocina sino una glicoproteína de membrana que pertenece a la familia de los receptores del TNF-alfa, es importante incluirla en esta sección por su importante actividad estimulatoria de linfocitos T. El CD40 se expresa preferentemente en células presentadoras. Recientemente se ha demostrado su presencia en células de Langerhans humanas (37). Su ligando es una glicoproteína que se expresa en los linfocitos T y que se denomina CD40-ligando. La interacción CD40/CD40 ligando juega un papel muy importante en la activación de la célula B que depende del linfocito T. Después de esta interacción entre la célula B y el linfocito T y en presencia de otras citocinas, la célula B se diferencia y realiza el “switch” de isotipo. El antígeno CD40 se expresa abundantemente en células de Langerhans y después de la interacción con el CD40 ligando del linfocito T, la célula de Langerhans incrementa su supervivencia y se produce un aumento en la expresión de moléculas coestimulatorias como CD54 y CD86. Este fenómeno se correlaciona con el incremento de actividad estimulatoria de la célula de Langerhans.

tanto in vivo como in vitro no expresan moléculas de MHC clase II de forma constitutiva. Sin embargo después de la exposición de queratinocitos IFN-gamma se induce MHC de clase II. Tras la activación con IFN-gamma, los queratinocitos son capaces de ofrecer señales coestimuladoras a linfocitos T. En presencia de superantígenos bacterianos como SEA o SEB los queratinocitos MHC clase II son capaces de inducir la proliferación de linfocitos T (38). Estos datos indican que además de la función presentadora de antígeno asumida por la célula de Langerhans, bajo ciertas condiciones, otras células epidérmicas como son los queratinocitos pueden activar poblaciones de linfocitos T.

LA INMUNOGLOBULINA E Y LA CELULA DE LANGERHANS EN LA PATOLOGIA DE LA DERMATITIS ATOPICA La capacidad de las células presentadoras de expresar receptores para diferentes tipos de inmunoglobulinas puede incrementar la capacidad presentadora para las células T. La presencia de anticuerpos específicos de un antígeno determinado sobre la superficie de una célula presentadora permite a ésta captar con más eficiencia dichos antígenos gracias a los anticuerpos que actúan como receptores específicos (39). Este mecanismo permite una presentación más eficiente a células T aún cuando la concentración de antígeno sea baja. Actualmente se cree que este proceso es el que realiza la inmunoglobulina E (IgE) presente sobre las células de Langerhans epidérmicas en la dermatitis atópica (40,41). Las primeras observaciones de la presencia de IgE sobre las células de Langerhans (42) condujeron a realizar diferentes estudios que demostraron el papel de la IgE presentación de antígeno (43). Actualmente se conocen dos tipos de receptores para la IgE (Fc-épsilon-RI y Fc-épsilon-RII). El Fc-épsilon-RI se encuentra en mastocitos y basófilos y es el receptor de alta afinidad para la IgE humana. Por otro lado, el Fc-épsilon-RII/CD23 es el receptor de baja afinidad y se encuentra presente en diferentes tipos de células presentadoras como macrófagos y células B activadas (44). Después de varios anos de debate parece aceptarse que el receptor de IgE presente en las células de Langerhans y que se encuentra en las lesiones de pacientes con dermatitis atópica sería el Fc-épsilon-RI (45). La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que está asociada a niveles

LOS QUERATINOCITOS PUEDEN ACTUAR COMO CELULAS PRESENTADORAS Durante los procesos inflamatorios cutáneos se liberan numerosas citocinas. Algunas de ellas tienen la capacidad de inducir la expresión de MHC de clase II, la cual generalmente sólo se expresa en células presentadoras y en células epiteliales. Los queratinocitos,

ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA - 179

altos de IgE y sensibilización a diferentes alergenos. La inflamación crónica que caracteriza a la dermatitis atópica resulta de la infiltración y expansión de linfocitos Th2 específicos de alergenos que producen IL-4 e IL-5 (46). Ambas citocinas son responsables de la producción de IgE y de la infiltración de eosinófilos respectivamente. El receptor Fc-épsilon-RI permite una facilidad para la captación de antígenos por parte de la célula presentadora que lo expresa (47). Las IgE específicas de alergenos son directamente responsables de las reacciones inmediatas cuando estas interactúan con los alérgenos en la superficie de células efectoras (mastocitos y basófilos). Por otro lado, la interacción de las IgE con los receptores Fc-épsilon-RI presentes en células de Langerhans incrementan su capacidad de captar antígenos. Esto conduce a una permanente activación del sistema inmune cutáneo por parte de bajas concentraciones de alergenos. Como resultado los linfocitos Tb2 presentes en la lesión se expanden e inducen a las células B a producir más IgE. Esta nueva IgE producida se unirá a las células de Langerhans creando un ciclo inflamatorio.

REFERENCIAS
1. Steinman RM and Cohn ZA. Identification of a novel cell type in peripheral lymphoid organs of mice. I.

Morphology, quantification, tissue distribution. J Exp
Med 1973; 137: 1142-1162. 2. Steinman RM. The dendritic cell system and its role in immunogenicity. Annu Rev Immunol 1991; 9: 271-296. 3. Peters JH, Gieseler R, Thiele B and Steinbach F. Dendritic cells: from ontogenetic orphans to myelomonocytic descendants. Immunol Today 1996; 17: 273-277. 4. Sallusto F, Nicolò Ch, De Maria R, Corinti S and Testi R. Ceramide inhibits antigen uptake and presentation by dendritic cells. J Exp Med 1996; 184: 2411-2416. 5. Springer TA. Traffic signals for lymphocyte recirculation and leukocyte emigration: The multistep paradigm. Cell 1994; 76: 301-304. 6. Sozzani S, Luini W, Borsatti A, Polentarutti N, Zhou D, Piemonti L, D’ amico G, Power CA, Wells TNC, Gobbi M, Allavena P and Mantovani A. Receptor expression and responsiveness of human dendritic cells to a defined set of CC and CXC chemokines. J Immunol 1997; 159: 1993-2000. 7. Macatonia SE, Hosken NA, Litton M, Vieira P, Hsieh CS, Culpepper JA, Wysocka M, Trinchieri G, Murphy KM and O’ Garra A. Dendritic cells produce IL-12 and direct the development of Th1 cells from naive CD4+ T cells. J Immunol 1995; 154: 5071-5079. 8. Fayette J, Dubois B, Vandenabeele S, Bridon J-M, Vanbervliet B, Durand I, Banchereau J, Caux C and Briere

F. Human dendritic cells skew isotype switching of CD40-activated naive B cells towards IgA1 and IgA2. J Exp Med 1997; 185: 1909-1918. 9. Caux C, Dezutter-Dambuyant C, Schmitt D and Banchereau J. GM-CSF and TNF-alpha cooperate in the generation of dendritic Langerhans cells. Nature 1992; 360: 258-261. 10. Sallusto F and Lanzavecchia A. Efficient presentation of soluble antigens by cultured human dendritic cells in maintained by granulocyte/macrophage colony-stimulanting factor plus interleukin 4 and downregulated by tumor necrosis factor alpha. J Exp Med 1994; 179: 11091118. 11. Watts C. Inside the gearbox of the dendritic cell. Nature 1997; 388: 724-725. 12. Wolff k and Stingl G. The Langerhans cell. J Znvest Dermatol 1983; 80 (suppl): 17-21. 13. Toews GB, Bergstresser PR and Strelein JW. Epidermal Langerhans ce11 density determines whether contact hypersensitivity or immunosuppression follows skin painting with DNFB. J Immunol 1980; 124: 445-453. 14. Hoefsmit ECM, Duijvestijn AM and Kamperdijk WA. Relation between Langerhans cells, veiled cells and interdigitating cells. Immunobiology 1982; 161: 255265. 15. Bergstresser PR, Toews GB and Streilein JW. Natural and perturbed distributions of Langerhans cells: Response to ultraviolet light, heterotopic skin grafting and dinitrofluorobenzene sensitiation. J invest Dermatol 1980; 75: 73-77. 16. Macatonia SE, Knight SC, Edwards AJ, Griffiths S and Fryer P. Localization of antigen on lymph node dendritic cells after exposure to the contact sensitier fluorescein isothiocyanate. Functional and morphological studies. J Exp Med 1987; 166: 1654-1667. 17. Knight SC, Krejci J, Malkovsky M, Colizzi V, Gautam A and Asherson GL. The role of dendritic cells in the initiation of immune responses to contact sensitiziers. In in vivo exposure to antigen. Cellular Immunology 1985; 94: 427-434. 18. Jones DA, Morris AG and Kimber I. Assessment of the functional activity of antigen-bearing dendritic cells isolated from the lymph nodes of contact-sensitized mice. Int Arch Allergy Appl Immunol 1989; 90: 230-236. 19. Cella M, Engering A, Pinet V, Pieters J and Lanzavecchia A. Inflammatory stimuli induce accumulation of MHC class II complexes on dendritic cells. Nature 1997; 388: 782-786. 20. Cumberbatch M and Kimber I. Dermal tumour necrosis factor -a induces dendritic cell migration to draining lymph nodes, and possibly provides one stimulus for Langerhans cell migration. Immunology 1992; 75: 257-23. 21. Santamaria Babi LE El antígeno CLA: un receptor de asentamiento cutáneo para linfocitos T humanos. Act Dermatolog 1997; 7: 539-543. 22. Picker LJ, Kishimoto TK, Smith CW, Wamock RA and Butcher EC. ELAM-1 is an adhesion molecule for skinhoming T cells. Nature 1991; 349: 796-802. 23. Koszik F, Strunk D, Simonitsch I, Picker LJ and Stingl G. Expression of monoclonal antibody HECA-452-defiHECA-452-defi-

180 - ACTUALIDAD DERMATOLOGICA DERMATOLÓGICA

ned E-selectin ligands on Langerhans cells in normal and diseased skin. J Invest Dermatol 1994; 102: 773780. 24. Enk AH, Angeloni VL, Udey MC and Katz SI. An essential role for Langerhans cell-derived IL-l beta in the initiation of primary immune responses in skin. J Immunol 1993; 150(9): 3698-3704. 25. Strunk D, Egger C, Leitner G, Hanau D and Stingl G. A skin homing molecule defines the Langerhans cell progenitor in human peipheral blood. J Exp Med 1997; 185: 1131-1136. 26. Barker JNWN. Keratinocytes as initiators of inflamation. Lancet 1991; 337: 211-214. 27. Witmer-Pack MD, Olivier W, Valinsky J, Shuler G and Steinman RM. Granulocyte/macrophage colony-stimulating factor is esencial for the viability and function of cultured murine epidermal Langerhans cells. J Exp Med 1987; 166: 1484-1489. 28. Caux C, Dezutter-Dambuyant C, Schmitt D and Banchereau J. GM-CSF and TNF-alpha cooperate in the generation of dendritic Langerhans cells. Nature 1992; 360: 258-261. 29. Santamaria Babi LF, Moser B, Pérez Soler MT, Loetscher P, Villiger B, Blaser K and Hauser C. Interleukin-8 receptor mediates transendothelial migration for human skin homing T cells. Eur J Immunol 1996; 26: 20562061. 30. Santamaria Babi LF, Pérez Soler MT, Hauser C and Blaser K. Skin-homing T cells in human cutaneous allergic inflammation. Immunol 1995; 14: 317-324. 31. Picker LJ, Treer JR, Ferguson-Damell B, Collins PA, Bergstresser PR and Terstappen LWMM. Control of lymphocyte recirculation in man. II Differential regulation of the cutaneous lymphocyte-associated antigen, a tissue selective homing receptor for skin-homing T cells. J Immunol 1993; 150: 1122-1136. 32. Pastore S, Fanales-Belasio E, Albanesi C, Chinni LM, Giannatti A and Girolomoni G. Granulocyte macrophage colony-stimulating factor is overproduced by keratinocytes in atopic dermatitis. J Clin Invest 1997; 99 (12): 3009-3017. 33. Cumberbatch M, Dearman RJ and Kimber I. Constitutive and inducible expression of interleukin-6 by Langerhans cells and lymph node dendritic cells. Immunology 1996; 87(4): 513-518. 34. Leung DYM, Gately M, Trumble A, Ferguson-Damell B, Schlievert PM and Picker LJ. Bacteria1 superantigens induce T ce11 expression of the skin-selective homing receptor, the cutaneous lymphocyte-associated antigen, via stimulation of interleukin 12 production. J Exp Med 1995; 181: 747-753. 35. Santamaria LF, Picker LJ, Pérez Soler MT, Drzimalla K, Flohr P, Blaser K and Hauser C. Circulating allergenreactive T cells from patients with atopic dermatitis and allergic contact dermatitis express the skin-selective homing receptor the cutaneous lymphocyte-associated antigen (CLA). J Exp Med 1995; 181: 1935-1940. 36. Leung DYM. Atopic dermatitis: The skin as a window into the pathogenesis of chronic allergic diseases. J Allergy Clin Immunol 1995; 96: 302-318.

37. Péguet-Navarro J, Dalbiez-Gauthier C, Rattis F-M, Van Kooten C, Banchereau J and Schmitt D. Functional expression of CD40 antigen on human epidermal langerhans cells. J Immunol 1995; 155: 4241-4247. 38. Nickoloff BJ, Mitra RS, Green J, Zheng XG, Shimizu Y, Thompson C and Turka LA. Accessory cell function of keratinocytes for superantigens. Dependence on lymphocyte function-associatedantigen-1/intercellular adhesion molecule-1 interaction. J Immunol 1993; 150: 2148-2159. 39. Lanzavecchia A. Receptor-mediated antigen uptake and its effect on antigen presentation to class II-restricted T lymphocytes. Annu Rev Immunol 1990; 8: 773-793. 40. Mudde GC, Hansel TT, V. Reijsen FC, Osterhoff BF and Bruijnzeel-Koomen CAFM. IgE: an immunoglobulin specialized in antigen capture? Immunol Today 1990; 11: 440-442. 41. Santamaria Luis F, Bheekha R, Van Reijsen FC, Pérez Soler MT, Suter M, Bruijnzeel-Koomen CAFM and Mudde GC. Antigen focusing by specific monomeric IgE bound to CD23 on Epstein-Barr virus-transformed B cells. Human Immunol 1993; 37: 23-30. 42. Bruijnzeel-Koomen C, Van Wichen DF, Toonstra J, Berrens L and Bruijnzeel PLB. The presence of IgE molecules on epidermal Langerhans cells from patients with atopic dermatitis. Arch Dermatol Res 1986; 278: 199-203. 43. Mudde GC, Van Reijsen FC, Boland GC, De Gast GC, Bruijnzeel PBL and Bruijnzeel-Koomen CAFM. Allergen presentation by epidermal Langerhans’s from patients with atopic dermatitis is mediated by IgE. Immunology 1990; 69: 335-341. 44. Bonnefoy J-Y, Aubry J-P, Gauchat J-F, Graberp, Life P, Flores-Romo L and Mazzei G. Receptors for IgE. Current opinion in Immunology 1993; 5: 944-949. 45. Klubal R, Osterhoff B, Wang B, Kinet JP, Maurer D and Stingl G. The high affinity receptor for IgE is the predominant IgE-binding structure in lesional skin of atopic dermatitis patients. J Invest Dermatol 1997; 108(3): 336-342. 46. Van Reijsen FC, Bruijnzeel-Koomen CAFM, Kalthoff FS, Maggi E, Romagnani S, Westland JKT and Mudde GC. Skin-derived aero-allergen specific T cell clones of Th2 phenotype in patients with atopic dermatitis. J Allergy Clin Immunol 1992; 90: 184-193. 47. Maurer D, Fiebiger E, Ebner C, Reininger B, Fischer GF, Wichlas S, Jouvin M-H, Schmitt-Egenolf M, Kraft D, Kinet J-P and Stingl G. Peripheral blood dendritic cells express FceRI as a complex composed of Fc-épsilon-Rialpha and Fc-épsilon-Ri-gamma- chains and can use this receptor for IgE-mediated allergen presentation. J Immunol 1996; 157: 607-616. Correspondencia: Dr. Luis F. Santamaria Babí Valencia, 615, 3.º, 2.ª 08026 BARCELONA

ACTUALIDAD DERMATOLÓGICA - 181

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->