Está en la página 1de 2

SINTAXIS 2º de Bachillerato

1-Todavía no puedo acostumbrarme a tu mirada sin ojos

2-Las estrellas titilaban estremecidas en el fondo del cielo negro.

3-Me dejas sola, Aldo. ¿Por qué me dejas sola en la oscuridad?

4-Un sábado de mayo de 1953, dos años antes de los acontecimientos de Barracas, un
muchacho alto y encorvado caminaba por uno de los senderos del parque Lezama

5-La noche del 14 de marzo de 1939, en un departamento de Praga, Jaromik Hladik,


autor de la inconclusa tragedia Los enemigos, soñó con un largo ajedrez.

6-Era Graciana una hermosa mujer de ojos negros y de cabellos de ébano; tenía más de
treinta años y formas opulentas, vestía traje de terciopelo verde y llevaba los ojos y los
labios pintados.
7- El médico lo examinó con una mirada absolutamente desprovista de interés
profesional.

8-Saludó sucesivamente a los sirios sentados a la puerta de sus almacenes

9-En la puerta del consultorio, el coronel expresó su opinión sobre la venta del gallo.

10-A las tres en punto don Pedro llegaba a nuestra mesa, saludaba a cada uno de los
concurrente, pronunciaba para sí unas frases interminables y silenciosamente tomaba
asiento.

11-Pedía una taza de café, encendía un cigarrillo, escuchaba la plática, bebía a sorbos
una tacita, pagaba a la mesera, tomaba su sombrero y se marchaba.

……………………………………………………………………………………………
12-Este muchacho ni trabaja en casa, ni atiende en clase, ni se prepara los exámenes

13- No tiene padre y su madre está en el paro, y consiguen salir adelante

14-O vienes conmigo o te vas con Mario, pero aquí no te quedas solo

15-Al acabar la clase, habla con el profesor, consúltale todas tus dudas

16-El país va bien, la bolsa sube, la economía crece, es decir, no tengo ningún motivo
de queja.

17- (3) Yo no quiero que me aten con longaniza

18-(3) Es libre aquel que ha discernido la inanidad de todos los puntos de vista y es
liberado quien ha sacado las consecuencias.

19-(3) El que no habla a un hombre, no habla al hombre; el que no habla al hombre no


habla a nadie.
20-(3) Comparables a la ola, que rompe impetuosa en la playa, son los escritores:
mucha espuma y poco fondo.

21-(3) Los álamos, cuyas plateadas hojas movía el aire; los sauces que humedecían las
puntas de sus ramas formaban un espeso muro de follaje

22-(3) Alejandra siente cómo la atmósfera se carga minuto a minuto con la electricidad
que precede a las tempestades.