P. 1
LA VORAGINE.La injusticia social

LA VORAGINE.La injusticia social

|Views: 1.094|Likes:
Publicado porOzkar David R. C

More info:

Published by: Ozkar David R. C on Mar 05, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/19/2013

pdf

text

original

La injusticia social

Y es precisamente por obedecer los impulsos del sentimiento amoroso, que estos hombres se ven envueltos en las macabras redes de un mundo criminal que solo por las víctimas podría llamarse humano. La injusticia social acompañara en su derrotero asombrado, poniendo ante sus ojos, sin ningún pudor, todo tipo de infamias, explotación, esclavitud y prostitución, por unos amos que se posesionan de vidas ajenas para ponerlas al servicio de fines abyectos. Es casi imposible encontrar un pasaje de la novela donde no se ponga de relieve el aspecto de la injusticia social. Es más las partes narradas por otros personajes están mostrando desde ópticas distintas el mismo problema, como si Rivera quisiera indicarnos con reiterada solicitud la importancia de entender este aspecto. Un aspecto que de no ser por la pasión de aquellos hombres ±siempre unida al fenómeno social- , Jamás habría sido descubierto. Hay que comprender que rivera no era un hombre de ideología marxista y en pasaje alguno de la obra ningún personaje hace una exposición manipuladora y llena de tesis revolucionarias para solucionar la explotación a que están sometidos los caucheros. Rivera no es politiquero sino un novelista, y sabe que su función esencial es revelar el alma humana, aun la realidad reflejada a través de la injusticia social. Pero sus descripciones de la pobreza social, de la miseria reflejada en todos sus niveles ±económicas, culturales, políticas- , no le son ajenas y algunos de sus personajes. Cova, el viejo Clemente Silva, por momentos quisieran encabezar una rebelión armada que acabara con cobardes como Barrera o el Cayeno, o con toda la casa Arana. Pero solo son pensamientos. La acción les ha demostrado que pasara mucho tiempo antes de que algo llegue a cambiar. Como si la esperanza tuviera todavía un espacio en aquel terreno del infierno donde hombres y cosas se igualan« y Rivera no vacila en insinuarla. Rivera, nos atreveríamos a decir finalmente. Hace un diagnostico literario por su puesto pero no por ello insuficiente o parcializado. Es un humanista y supone que el bien se realizará en una sociedad equitativa, pero sabe que su obra no trata de descubrir esa utopía, sino su total contraria: la maldad y la injusticia. En esto el novelista colombiano es muy dialectico: parece sugerir que para que haya paz, se necesita superar primero las causas que generan la guerra y el odio, y eso se logra solo con desearlo.

por la cercanía de ficción de lugares que se hallan a una distancia enorme y por lo tanto imposible de credibilidad en la realidad. por razones personales y legales no quiso en ocasiones determinar con certeza el nombre de los sitios mencionados en su obra y prefirió ser ambiguo e inventar nombres o combinar unos con otros. Cambiaron de nombre o desaparecieron. También los personajes penetran hasta el Brasil. que la selva es un inmenso laberinto sin direcciones fijas donde es más fácil perderse que encontrar el lugar anhelosamente buscado. Por la invención que hace Rivera de algunos sitios visitados fugazmente. las intendencias de Casanare y Putumayo y las selvas de las comisarías de Vichada. pueblos. Vaupés y Amazonas. el mismo Rivera. Es su ocasión de enterarse de que en Colombia hay inmensas zonas de su territorio abandonadas por el gobierno central y el arbitrio de su propia suerte territorios donde la única ley es la que impone el más fuerte. Por lo tanto es difícil establecer con exactitud los lugares donde se sucedieron los acontecimientos de la novela. Esta última. parejas. en su aspecto social podría considerarse como producto del testimonio recogido por Rivera en su calidad de representante colombiano en asuntos fronterizos. Además. Hay que comprender. . solo podríamos saber con verdadera certeza que parte de la geografía mencionada en la novela se extiende a los departamentos de Cundinamarca y Meta. TIEMPO HISTORICO E INTERNO Consolidación de las clases obreras Como ya se ha visto.LOCALIZACION ESPACIAL O GEOGRAFICA Rivera escribió la vorágine entre 1922 y 1924 la Colombia de aquellos años naturalmente no es la misma que la actual: muchas cosas se han modificado. lugares que se constituyen en el libro. además. Y muchos lugares. en el epicentro de la esclavitud y ala barbarie donde se esclaviza a más de 30.000 indios. ríos etc. donde se hallaban los grandes centros de explotación del caucho de la casa Arana. Es un recurso habitual de todo novelista y la única censura que podemos hacerle es que enloquece la brújula del lector atento que quiere seguir la ruta del aventurero Cova como si fuese propia. la novela. ubicados en la chorrera y la esperanza.

Pero esta situación no es aislada. Siempre ha sentido la doble finalidad de alcanzar condiciones favorables de trabajo y de tener voceros propios en los pueblos legislativos ya en 1918 se registra la formación de algunos sindicatos. Se vive en constante dependencia con otros países como Brasil. se presentan hechos sangrientos como la masacre de 1919 en la que el ejército abre fuego contra los manifestantes y este tipo de actos crean un mayor distanciamiento entre el gobierno y las fuerzas laborales del país . Zonas enteras donde ningún hombre o mujer se siente orgulloso de decir ³¡Soy colombiano!´. les es completamente ajena. Venezuela o Perú. Responde a la misma situación interna del país donde la clase trabajadora está luchando por conquistar mínimos derechos después de haber soportado al opresión. la explotación y la muerte. Los obreros en aquellos momentos ±La década del xx. pero las trabas del gobierno imposibilitan su reconocimiento al no otorgarles personería jurídica.En fin. Colombia es el nombre del desamparo esta situación incrementa el nacionalismo de José Eustasio Rivera.empiezan a dar señales de una extrema beligerancia. tierra donde la violencia y la muerte son el pan diario. aunque se puede decir que en realidad el sector obrero colombiano está luchando desde su nacimiento. Se interna en la complejidad de estos asuntos y el resultado de la observación de atropellos sin nombre realizados por la casa Arana y una Jauría de hombres hambrientos de caucho y de poder. pues la idea de una patria que lo respete y proteja. Por otro lado.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->