REVISTA 111

Nueva Ley venezolana de Derecho Internacional Privado Eugenio Hernández-Bretón

Ver Ley de Derecho Internacional Privado Ver Fabiola Romero: La nueva regulación en el derecho internacional privado en Australia, Italia, Yemen y Venezuela

El 6 de agosto de 1998 fue publicada la nueva Ley venezolana de Derecho Internacional Privado ("Ley de DIP").1 Según su artículo 64 entrará en vigencia seis meses después de su publicación, es decir el día 6 de febrero de 1999. Constituye a la vez una muy significativa reforma y la primera codificación del Derecho Internacional Privado venezolano. Con su entrada en vigencia se cerrarán y abrirán nuevos capítulos en la historia del derecho venezolano. Consta de 64 artículos distribuidos en 12 capítulos, a saber: Disposiciones Generales (artículos 1 a 15); De las Personas (artículos 16 a 20); De la Familia (artículos 21 a 26); De los Bienes (artículos 27 y 28); De las Obligaciones (artículos 29 a 33); De las Sucesiones (artículos 34 a 36); De la Forma y Prueba de los Actos (artículos 37 y 38); De la Jurisdicción y de la Competencia (artículos 39 a 52); De la Eficacia de las Sentencias Extranjeras (artículos 53 a 55); Del Procedimiento (artículos 56 a 62); y Disposiciones Finales (artículos 63 y 64).2 Responde, por lo tanto, a una concepción amplia del objeto del Derecho Internacional Privado. En tal sentido, regula tanto el Derecho Internacional Privado en sentido estricto, como el derecho procesal civil internacional. La nueva Ley de DIP tiene su origen remoto en el Proyecto de Ley de Normas de Derecho Internacional Privado elaborado por los Profesores Roberto Goldschmidt, Joaquín SánchezCovisa y Gonzalo Parra-Aranguren a solicitud del Ministerio de Justicia venezolano entre los años 1958 y 1963, posteriormente reformado en 1965.3 Durante los próximos 30 años, el entonces proyecto fue objeto de comentarios favorables en el extranjero4 y en Venezuela,5 aun cuando en esta última nunca fue objeto de una verdadera e íntegra discusión pública. Tampoco se supo nunca si el proyecto fue

pudo beneficiarse de los comentarios del Profesor ParraAranguren. fueron determinantes las soluciones contenidas en las Convenciones Interamericanas ratificadas por Venezuela desde 1975 hasta 1994. Lo anterior justifica el hecho de que esas disposiciones fuesen parcialmente incorporadas en el proyecto de 1996. Allí se acordó por unanimidad dirigir una comunicación al Ministro de Justicia apoyando la presentación del proyecto original al Congreso Nacional para su consideración y aprobación. una vez más. encargados de coordinar la revisión del proyecto. aplicados a tenor del artículo 8 del Código de Procedimiento Civil.6 Para la revisión del proyecto original. uno de los proyectistas originales. en la solución de lo problemas con elementos de extranjería. debieron aunar fuerzas . Allí se inició un lento proceso de discusión política. en la revisión de las reglas de derecho procesal civil internacional también se tomaron en consideración las normas sobre la materia contenidas en el Código de Procedimiento Civil de 1987. el proyecto se mantuvo vivo en el pensamiento científico y en la enseñanza universitaria. No obstante. como tales.presentado al Congreso Nacional para su discusión. Los profesores de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello. Sin embargo. Pocos meses después un grupo de profesores de ambas Universidades. El proyecto fue resucitado en julio de 1995. En abril de 1996 se celebró la Segunda Reunión Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado. Las soluciones del proyecto fueron a menudo consideradas como principios generalmente aceptados de Derecho Internacional Privado y. Recibió también el impulso del Ministro de Justicia. el gran esfuerzo de los asistentes en preparar sus ponencias permitió revisar el impacto del proyecto en la legislación venezolana vigente. con ocasión de la celebración de la Primera Reunión Nacional de Profesores de Derecho Internacional Privado. En esa reunión tan sólo presentaron ponencias los Profesores de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello. Asimismo. el proyecto revisado fue presentado a la Cámara del Senado. en vista de los desarrollos de Derecho Internacional Privado en el continente americano desde 1975. Sin embargo. El tema exclusivo de esa reunión fue examinar y reconsiderar las soluciones del proyecto. a raíz de los trabajos de las Conferencias Interamericanas Especializadas de Derecho Internacional Privado. que se convirtió en el proyecto de 1996. En la elaboración de esas convenciones fue decisiva la participación de la delegación venezolana.7 Con las modificaciones efectuadas. se hizo necesario revisar las disposiciones del proyecto.

Por lo tanto. también se nota la recepción de las disposiciones de la Convención Interamericana sobre Normas Generales de Derecho Internacional Privado (Montevideo 1979). esas conferencias pueden considerarse como el primer comentario de la Ley de DIP. Admite el reenvío de primer grado y el de segundo grado en un caso especial cuando el derecho extranjero reclamado por la . fue el título de la ley. los derechos adquiridos (artículo 5). Las Disposiciones Generales de la Ley de DIP regulan parcialmente las instituciones de la teoría general del Derecho Internacional Privado. Aun cuando la Ley de DIP muestra aquí su originalidad. El texto de la ley tan sólo se separa en pocos detalles del texto del proyecto de 1996. El proceso de discusión continuó lentamente.y realizar sus mejores esfuerzos para transmitir a los miembros del Senado y también de la Cámara de Diputados la necesidad y conveniencia de aprobar el proyecto de 1996. A finales de 1997 y principios de 1998 se hizo necesario adaptar el proyecto a la nueva Ley de Arbitraje Comercial. el proyecto pasó a denominarse proyecto Ley de DIP. Dado que el cambio era insustancial. Afortunadamente otras objeciones. La Ley de DIP regula lo relativo a la aplicación del derecho extranjero de la misma manera que en el país de origen y siempre que se realicen los objetivos perseguidos por las normas venezolanas de conflicto (artículo 2). rápidamente fue realizado. una de las principales. cuya redacción data de hace 35 años. tal vez la principal objeción. los profesores de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello emprendieron la tarea de presentar públicamente las disposiciones del proyecto modificado en una serie de conferencias que fueron recogidas en un volumen publicado en agosto de 1998. mayoritariamente también relativas a la denominación de la ley. fueron rápidamente desechadas.8 En octubre de 1997. La discusión en el Congreso ameritó la revisión de cuestiones elementales. Por ello. pero sin pausa. la solución de conflictos interlocales o interpersonales (artículo 3). Entre las novedades de la Ley de DIP hay que señalar la inclusión de las normas de Derecho Internacional Público entre las fuentes del Derecho Internacional Privado venezolano (artículo 1). Se objetó el hecho de que el proyecto se llamara Ley de Normas de Derecho Internacional Privado. por ejemplo. orden público (artículo 8). Pero tal vez la disposición más llamativa es la regulación del reenvío (artículo 4). pocos días después de publicada la Ley de DIP en la Gaceta Oficial.9 coincidentemente. la institución desconocida (artículo 9) y la aplicación de las normas imperativas del foro (artículo 10). Así. otra vez más. la adaptación (artículo 7).

22. En vista de que tal institución está regulada en el artículo 6 de la Convención Interamericana sobre Normas Generales de Derecho Internacional Privado su omisión sólo puede entenderse como un rechazo de la misma. 26 y 34). En los demás casos ordena la aplicación del derecho interno del Estado reclamado por la norma venezolana de conflicto. 23.norma venezolana de Derecho Internacional Privado remite al derecho de un tercer Estado que. pero la ley venezolana va más allá al regular un supuesto adicional no regulado en esos dos literales. primer párrafo. El domicilio de los menores e incapaces se determina independientemente del de sus padres o representantes legales (artículo 13). el aparte único del artículo 23 de la Ley de DIP regula un supuesto de fraude a la ley a los fines de la determinación de la ley aplicable al divorcio. se declara competente. adopción. Por lo tanto. la solución venezolana coincide parcialmente con la solución del artículo 13. Allí prevé que el cambio de domicilio del cónyuge demandante sólo produce efecto después de un año de haber ingresado en el territorio de un Estado con la intención de fijar en él la residencia habitual. probablemente. letras a y b de la Ley de Reforma del Sistema Italiano de Derecho Internacional Privado de 1995. y las sucesiones (artículos 16. como ocurre frecuentemente en el reenvío de primer grado. relaciones paterno-filiales. la filiación. ambas son inevitablemente divergentes. El domicilio de una persona natural se encuentra en el territorio del Estado donde aquella tiene su residencia habitual (artículo 11). a su vez. 25. efectos del matrimonio. tutela y demás instituciones de protección de incapaces. 12 Tampoco se incluyó una regulación del fraude a la ley. Aun cuando la Ley de DIP no regula el fraude a la ley de manera general. se acoge el reenvío cuando propende a unificar la solución nacional con la solución de Derecho Extranjero. 11 La Ley de DIP omitió regular expresamente la cuestión de las calificaciones. El domicilio juega un papel fundamental también como criterio atributivo de la jurisdicción (artículos 15 y . 21. el divorcio y la separación de cuerpos. según la cual el estatuto personal se regía por el derecho de la nacionalidad de las personas. Al acogerse el criterio del domicilio se abandona la tradición venezolana vigente desde 1862. Parejas casadas pueden tener domicilios separados (artículo 12). o cuando.10 En este sentido. 24. la más difícil y problemática cuestión de todo el Derecho Internacional Privado. La verdadera gran reforma del Derecho Internacional Privado venezolano es la adopción del factor de conexión domicilio y el abandono del factor conexión nacionalidad para regular la capacidad de las personas físicas incluyendo la capacidad matrimonial.

la determinación del mismo se hará según los artículos 27. salvo lo dispuesto en leyes especiales. Las obligaciones derivadas de hechos ilícitos se regulan a elección de la víctima por el derecho del lugar donde se produjo la causa generadora del hecho ilícito o se han producido sus efectos (artículo 32). el pago de lo indebido y el enriquecimiento sin causa se rigen por el derecho de lugar en el cual se realiza el hecho originario de la obligación (artículo 33) La forma de los actos se regula en forma flexible y alternativa por el derecho que rige el contenido del acto o el del domicilio de su otorgante o el domicilio común de sus otorgantes (artículo 37). Ello es sólo exigido. títulos valores o sociedades mercantiles— debía . se consideró que las normas relativas a temas muy especiales —seguros. son las mismas que en la mercantil o se derivan lógicamente de aquellas. En la regulación de las obligaciones contractuales se siguen los lineamientos de la Convención Interamericana sobre Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales (México 1994): Autonomía de las partes. Ello responde a una presunta tendencia a la unificación del derecho privado y a la circunstancia de que la reglas de Derecho Internacional Privado en materia civil. Las capitulaciones matrimoniales celebradas en el extranjero pueden registrarse en Venezuela en cualquier momento. Además. 28 y 29 del Código Civil venezolano y del artículo 203 de Código de Comercio venezolano. Sin embargo tales derechos sólo son oponibles a terceros después de cumplidos los requisitos que al respecto establezca el Derecho de la nueva situación (artículo 28). sobre bienes inmuebles ubicados en Venezuela. o establecimiento principal.13 La gestión de negocios. Se abandona así la rigidez de la regla locus regit formam actus recogida en el artículo 11 del Código Civil. el lugar de su dirección o administración. sin embargo. Aquí es notoria la influencia de la jurisprudencia alemana. aplicación de la lex mercatoria (artículos 29 a 31). El estatuto real se regula por la lex rei sitae (artículo 27).39). a falta de tal señalamiento. cuando se pretende que las mismas produzcan efectos respecto a terceras personas de buena fe. quiebras. generalmente. vínculos más estrechos. en cuyo caso se seguirá lo dispuesto en el documento constitutivo. Dado que la Ley de DIP no establece criterios para determinar el domicilio de las personas jurídicas. De manera general la Ley de DIP omite regular de manera independiente lo relativo al derecho mercantil internacional aun cuando deroga algunas de sus disposiciones. El cambio de lugar de ubicación no afecta los derechos válidamente constituidos según el Derecho anterior. según sea el caso.

modificación o extinción de derechos reales sobre bienes inmuebles. Evita utilizar la expresión competencia procesal internacional por considerarse que se presta a confusión con la noción de competencia territorial interna. Sin embargo. sin que se exija vinculación alguna con el Estado donde tengan su asiento los tribunales o los árbitros. La Ley de DIP reordena y modifica la cuestión de la jurisdicción de los tribunales venezolanos (artículos 39 a 47). Nº 2 del Código de Procedimiento Civil). Nº 4). En materia de acciones sobre estado de las personas o las relaciones familiares se admite la sumisión voluntaria. El criterio básico atributivo de jurisdicción es el domicilio del demandado. cualquier acto que no sea proponer la declinatoria de jurisdicción u oponerse a una medida preventiva (artículo 45). La sumisión no es válida en materia de acciones que afecten la creación.14 En materia de procedimiento civil internacional rige la regla locus regit processum (artículo 57). La sumisión expresa debe constar por escrito (artículo 44) y la tácita resulta por parte del demandante del hecho de interponer la demanda y. Nº 2). que. salvo que la controversia se refiera a derechos reales sobre inmuebles ubicados en Venezuela. sin embargo. se admite la derogación de la jurisdicción venezolana mediante sumisión a tribunales extranjeros o árbitros que resuelvan en el extranjero. pero siempre que la causa tenga una vinculación efectiva con el territorio venezolano (artículo 42. a tribunales venezolanos en materia de acciones de contenido patrimonial sin que se exija vinculación alguna con el territorio venezolano (artículo 40. personalmente o por medio del apoderado.hacerse en las leyes especiales siguiendo los principios generales establecidos en la ley. Nº 3 y 57. no está acogido sino implícitamente. ambas disposiciones ratifican lo dispuesto en la legislación vigente (artículos 53. La derogación convencional de la jurisdicción venezolana queda regulada ahora por el artículo 47 de la Ley de DIP que clarifica y deroga el incomprensible artículo 2 del Código de Procedimiento Civil. la cual también queda regulada en los artículos 48 a 52. De esta manera.los . expresa o tácitamente. Sin embargo. Los artículos 48 a 52 regulan la competencia territorial interna en los casos en que los tribunales venezolanos tengan jurisdicción para conocer de casos con elementos de extranjería relevantes. se trate de materias respecto de las cuales no cabe transacción o afecten los principios esenciales del orden público venezolano. por parte del demandado del hecho de realizar en el juicio. a no ser que lo permita el derecho del lugar de situación de los inmuebles (artículo 46). Se permite la sumisión voluntaria.

la utilidad de la disposición inmediatamente antes referida se ve cuestionada por lo dispuesto en el artículo 53. un juicio sobre el mismo objeto y entre las mismas partes. los artículos 2. 104. 11. La Ley de DIP deroga todas las disposiciones que regulen la materia objeto de la misma (artículo 63). 10. Sin embargo. En general. Esta normas servirán de guía en la determinación de la aplicación en el tiempo de la Ley de DIP. 106. 108 y 879 del Código Civil. los artículos 116. iniciado antes que se hubiere dictado la sentencia extranjera. Esta disposición prevé. 4. Según el artículo 44 de la Constitución venezolana las norma jurídicas no tienen efecto retroactivo. Sin embargo. La litispendencia internacional es reconocida salvo que se trate de causas en que la jurisdicción venezolana es exclusiva (artículo 58). 58. 53. Corresponde ahora a la doctrina y a la jurisprudencia hacer realidad el texto de esa ley. 54. 57. . 59 (primer aparte). La gran reforma en materia de reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras consiste en la eliminación del requisito de la reciprocidad exigido por el artículo 850 del Código de Procedimiento Civil (artículo 53).artículos 48 a 51 no derogan las normas sobre competencia territorial interna que puede corresponder a otros tribunales venezolanos según otras leyes venezolanas (artículo 52). la Ley de DIP debe valorarse positivamente. Sin que se trate de una enumeración exhaustiva quedan derogados los artículos 9. 26 (in fine). Nº 6 de la Ley de DIP. 55. La Ley de DIP entrará en vigencia el 6 de febrero de 1999 (artículo 64). 105. 484 y 485 del Código de Comercio. 6. 850 y 851 de Código de Procedimiento Civil. se admite la aplicación inmediata de las normas procesales aun en los procesos en curso. 483. Se reconoce expresamente la posibilidad de admitir la eficacia parcial de una sentencia extranjera (artículo 54). entre otras cosas. que para que una sentencia extranjera surta efecto en Venezuela se exige que no se encuentre endiente. 56. Todos los que estuvimos involucrados en su elaboración esperamos que las nuevas disposiciones orienten por caminos acertados el futuro del Derecho Internacional Privado venezolano. ante los tribunales venezolanos.

y de manera que se realicen los objetivos perseguidos por las normas venezolanas de conflicto. . a falta de ellas. se regirán por los principios de Derecho Internacional Privado generalmente aceptados. Artículo 2º.GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA.Cuando el Derecho extranjero competente declare aplicable el Derecho de un tercer Estado que. las establecidas en los tratados internacionales vigentes en Venezuela. Artículo 4º. se aplicarán las normas de Derecho Internacional Privado venezolano. se declare competente. deberá aplicarse el Derecho interno de este tercer Estado.El Derecho extranjero que resulte competente se aplicará de acuerdo con los principios que rijan en el país extranjero respectivo. Cuando el Derecho extranjero competente declare aplicable el Derecho venezolano. en su defecto. Número 36. el conflicto de leyes que se suscite entre esos ordenamientos se resolverá de acuerdo con los principios vigentes en el correspondiente Derecho extranjero.Los supuestos de hecho relacionados con los ordenamientos jurídicos extranjeros se regularán. Artículo 3º. finalmente.Cuando en el Derecho extranjero que resulte competente coexistan diversos ordenamientos jurídicos. deberá aplicarse este Derecho. en particular. se utilizará la analogía y. a su vez. por las normas de Derecho Internacional Público sobre la materia.511. Caracas 6 de agosto de 1998 LEY DE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO CAPÍTULO I DISPOSICIONES GENERALES Artículo 1º.

procurando realizar las finalidades perseguidas por cada uno de dichos Derechos. preliminares o incidentales que puedan surgir con motivo de una cuestión principal. sólo serán excluidas cuando su aplicación produzca resultados manifiestamente incompatibles con los principios esenciales del orden público venezolano.Cuando el Derecho extranjero declarado aplicable al caso establezca instituciones o procedimientos esenciales para su adecuada aplicación que no estén contemplados en el ordenamiento jurídico venezolano. se aplicarán necesariamente las disposiciones imperativas del Derecho venezolano que hayan sido dictadas para regular los supuestos de hecho conectados con varios ordenamientos jurídicos. Las posibles dificultades causadas por su aplicación simultánea se resolverán teniendo en cuenta las exigencias impuestas por la equidad en el caso concreto. Artículo 10.Los diversos Derechos que puedan ser competentes para regular los diferentes aspectos de una misma relación jurídica.No obstante lo previsto en esta Ley. o que sean manifiestamente incompatibles con los principios esenciales del orden público venezolano. deberá aplicarse el Derecho interno del Estado que declare competente la norma venezolana de conflicto. Artículo 5º. Artículo 8º. Artículo 7º. podrá negarse la aplicación de dicho Derecho extranjero. CAPÍTULO II DEL DOMICILIO .Las cuestiones previas. Artículo 9º. no deben resolverse necesariamente de acuerdo con el Derecho que regula esta última. siempre que el Derecho venezolano no tenga instituciones o procedimientos análogos.En los casos no previstos en los dos párrafos anteriores. serán aplicados armónicamente. a no ser que contradigan los objetivos de las normas venezolanas de conflicto.Las situaciones jurídicas creadas de conformidad con un Derecho extranjero que se atribuya competencia de acuerdo con criterios internacionalmente admisibles producirán efectos en la República. que el Derecho venezolano reclame competencia exclusiva en la materia respectiva.Las disposiciones del Derecho extranjero que deban ser aplicables de conformidad con esta Ley. Artículo 6º.

CAPÍTULO III DE LAS PERSONAS Artículo 16. la capacidad. que se basen en diferencias de raza. Artículo 17. si lo ha adquirido de conformidad con lo dispuesto en el artículo anterior. religión o rango. estado y capacidad de las personas se rigen por el Derecho de su domicilio.adquirida. se encuentra en el territorio del Estado donde tienen su residencia habitual. extranjero o internacional no producirá los efectos previstos en los artículos anteriores.El domicilio de una persona física se encuentra en el territorio del Estado donde tiene su residencia habitual.La persona que es incapaz de acuerdo con las disposiciones anteriores. Artículo 15. Artículo 13. El cambio de domicilio no restringe la capacidad Artículo 18. Artículo 14.La existencia. Artículo 20. Artículo 19. a tutela o a curatela.Artículo 11. cuando el domicilio constituye un medio de determinar el Derecho aplicable o la jurisdicción de los tribunales. Artículo 12.La existencia. actúa válidamente si la considera capaz el Derecho que rija el contenido del acto.La mujer casada tiene su domicilio propio y distinto del marido. CAPÍTULO IV DE LA FAMILIA . nacionalidad.EI domicilio de los menores e incapaces sujetos a patria potestad. en general.No producirán efectos en Venezuela las limitaciones a la capacidad establecidas en el Derecho del domicilio. Por lugar de su constitución se entiende aquél en donde se cumplan los requisitos de forma y fondo requeridos para la creación de dichas personas. el funcionamiento y la disolución de las personas jurídicas de carácter privado se rigen por el Derecho del lugar de su constitución.Cuando la residencia habitual en el territorio de un Estado sea resultado exclusivo de funciones conferidas por un organismo público.Las disposiciones de este capítulo se aplican siempre que esta Ley se refiera al domicilio de una persona física y. nacional.

Artículo 26.El establecimiento de la filiación. se aplicará el Derecho del último domicilio común. cuando se pretenda que produzcan efectos respecto de terceras personas de buena fe. para cada uno de los contrayentes.Al adoptante y al adoptado se les aplicará el Derecho de su respectivo domicilio en todo lo concerniente a los requisitos de fondo necesarios para la validez de la adopción. Artículo 23. El cambio de domicilio del cónyuge demandante sólo produce efecto después de un año de haber ingresado en el territorio de un Estado con el propósito de fijar en él la residencia habitual. No obstante. el contenido y la extensión de los derechos reales sobre los bienes.Artículo 21. Artículo 28. CAPÍTULO VI .EI divorcio y la separación de cuerpos se rigen por el Derecho del domicilio del cónyuge que intenta la demanda. Si tuvieren domicilios distintos. CAPÍTULO V DE LOS BIENES Artículo 27.El desplazamiento de bienes muebles no influye sobre los derechos que hubieren sido válidamente constituidos bajo el imperio del Derecho anterior. se rigen por el Derecho del domicilio del hijo.La constitución. Artículo 22. Las capitulaciones matrimoniales válidas de acuerdo con un Derecho extranjero competente podrán ser inscritas en cualquier momento en la respectiva Oficina Principal de Registro venezolana.Los efectos personales y patrimoniales del matrimonio se rigen por el Derecho del domicilio común de los cónyuges.La capacidad para contraer matrimonio y los requisitos de fondo del matrimonio se rigen. así como las relaciones entre padres e hijos. tales derechos sólo pueden ser opuestos a terceros. sobre bienes inmuebles situados en el territorio de la República. después de cumplidos los requisitos que establezca al respecto el Derecho de la nueva situación. por el Derecho de su respectivo domicilio.La tutela y demás instituciones de protección de incapaces se rigen por el Derecho del domicilio del incapaz. Artículo 25. Artículo 24. se rigen por el Derecho del lugar de la situación.

los bienes situados en la República pasarán al patrimonio de la Nación venezolana. los ascendientes y el cónyuge sobreviviente no separado legalmente de bienes.En el caso de que. así como los usos y prácticas comerciales de general aceptación. El tribunal tomará en cuenta todos los elementos objetivos y subjetivos que se desprendan del contrato para determinar ese Derecho. se aplicarán. la víctima puede demandar la aplicación del Derecho del Estado donde se produjo la causa generadora del hecho ilícito. Artículo 33.A falta de indicación válida. de acuerdo con el Derecho competente. Artículo 31.Las sucesiones se rigen por el Derecho del domicilio del causante.DE LAS OBLIGACIONES Artículo 29. en todo caso.Los hechos ilícitos se rigen por el Derecho del lugar donde se han producido sus efectos. hacer efectivo sobre los bienes situados en la República el derecho a la legítima que les acuerda el Derecho venezolano. Artículo 30. cuando corresponda. Artículo 35. también tomará en cuenta los principios generales del Derecho Comercial Internacional aceptados por organismos internacionales.Las obligaciones convencionales se rigen por el Derecho indicado por las partes.La gestión de negocios. Sin embargo.Los descendientes. Artículo 32. CAPÍTULO VIII DE LA FORMA Y PRUEBA DE LOS ACTOS . con la finalidad de realizar las exigencias impuestas por la justicia y la equidad en la solución del caso concreto. podrán. las obligaciones convencionales se rigen por el Derecho con el cual se encuentran más directamente vinculadas. las normas. Artículo 36. las costumbres y los principios del Derecho Comercial Internacional.Además de lo dispuesto en los artículos anteriores. CAPÍTULO VII DE LAS SUCESIONES Artículo 34. o en el caso de que no existan o se ignoren los herederos. el pago de lo indebido y el enriquecimiento sin causa se rigen por el Derecho del lugar en el cual se realiza el hecho originario de la obligación. los bienes de la sucesión correspondan al Estado.

sin perjuicio de que su substanciación procesal se ajuste al Derecho del tribunal o funcionario ante el cual se efectúa. los tribunales de la República tendrán jurisdicción en juicios intentados contra personas domiciliadas en el exterior en los casos contemplados en los artículos 40. su eficacia y la determinación de la carga de la prueba se rigen por el Derecho que regula la relación jurídica correspondiente. de acuerdo con las disposiciones de esta Ley. si cumplen los requisitos exigidos en cualquiera de los siguientes ordenamientos jurídicos: 1. El del domicilio de su otorgante o del domicilio común de sus otorgantes.Además de la jurisdicción que asigna la Ley a los tribunales venezolanos en los juicios intentados contra personas domiciliadas en el territorio nacional. Artículo 40. en cuanto a la forma. Cuando se encuentren situados en el territorio de la República . CAPÍTULO IX DE LA JURISDICCIÓN Y DE LA COMPETENCIA Artículo 39. El que rige el contenido del acto. Artículo 41. Cuando se ventilen acciones relativas a la disposición o la tenencia de bienes muebles o inmuebles situados en el territorio de la República.Los tribunales venezolanos tendrán jurisdicción para conocer de juicios originados por el ejercicio de acciones relativas a universalidades de bienes: 1. El del lugar de celebración del acto. Cuando el Derecho venezolano sea competente. 2.Los actos jurídicos son válidos. o 3. 4. 2.Los medios de prueba.Los tribunales venezolanos tendrán jurisdicción para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial: 1. 41 y 42 de esta Ley. para regir el fondo del litigio. Artículo 38.Artículo 37. Cuando el demandado haya sido citado personalmente en el territorio de la República. Cuando se ventilen acciones relativas a obligaciones que deban ejecutarse en el territorio de la República o que se deriven de contratos celebrados o de hechos verificados en el mencionado territorio. 3. 2. Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción.

Artículo 42. Artículo 45. cualquier acto que no sea proponer la declinatoria de jurisdicción u oponerse a una medida preventiva. Artículo 48. Artículo 47. no podrá ser derogada convencionalmente en favor de tribunales extranjeros. siempre que la causa tenga una vinculación efectiva con el territorio de la República. de acuerdo con las disposiciones de esta Ley. la competencia territorial interna de los diversos tribunales se regirá por las disposiciones establecidas en los artículos 49. Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción. del hecho de interponer la demanda y. por parte del demandante. Artículo 46. para regir el fondo del litigio.No es válida la sumisión en materia de acciones que afecten a la creación.bienes que formen parte integrante de la universalidad. personalmente o por medio de apoderado.La sumisión tácita resultará. Artículo 44.Los tribunales venezolanos tendrán jurisdicción para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones sobre el estado de las personas o las relaciones familiares: 1. a no ser que lo permita el Derecho de la situación de los inmuebles.Siempre que los tribunales venezolanos tengan jurisdicción de acuerdo con las disposiciones del presente capítulo. o árbitros que resuelvan en el extranjero. modificación o extinción de derechos reales sobre bienes inmuebles. Artículo 43. Cuando el Derecho venezolano sea competente. del hecho de realizar en el juicio.La jurisdicción que corresponde a los Tribunales venezolanos. 2. Artículo 49. en aquellos casos en que el asunto se refiera a controversias relativas a derechos reales sobre bienes inmuebles situados en el territorio de la República.Los tribunales venezolanos tendrán jurisdicción para dictar medidas provisionales de protección de las personas que se encuentren en el territorio de la República.Tendrá competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones de contenido patrimonial: .La sumisión expresa deberá constar por escrito. por parte del demandado. aunque carezcan de jurisdicción para conocer del fondo del litigio. según las disposiciones anteriores. o se trate de materias respecto de las cuales no cabe transacción o que afecten los principios esenciales del orden público venezolano. 50 y 51 de esta Ley.

el tribunal del lugar donde se encuentre la mayor parte de los bienes de la universalidad situados en el territorio de la República. Cuando las partes se sometan expresa o tácitamente a su jurisdicción. Artículo 51. el tribunal de la capital de la República.Tendrá competencia para conocer de los juicios originados por el ejercicio de acciones sobre el estado civil de las personas o las relaciones familiares: 1. aquél que resulte competente en virtud de alguno de los criterios indicados en los tres numerales anteriores y. el tribunal donde tuviere su domicilio la persona en virtud de la cual se atribuye competencia al Derecho venezolano. el tribunal del lugar donde estén situados los bienes. Cuando el Derecho venezolano sea competente de acuerdo con las disposiciones de esta Ley para regir el fondo del litigio. el tribunal del domicilio de la persona en virtud de la cual se atribuye competencia al Derecho venezolano. en su defecto. Cuando las partes se hubieren sometido expresamente en forma genérica a los tribunales de la República.Tendrá competencia para conocer de juicios originados por el ejercicio de acciones relativas a universalidades de bienes: 1. Cuando se ventilen acciones relativas a obligaciones que deban ejecutarse en el territorio de la República o que se deriven de contratos celebrados o de hechos verificados en el mencionado territorio. 2. Cuando se encuentren situados en el territorio de la República bienes que forman parte integrante de la universalidad. Artículo 50. el tribunal del lugar donde haya ocurrido la citación. 4. 2. Cuando el demandado haya sido citado personalmente en el territorio de la República. 2. 3. el tribunal del lugar con el cual se vincule la causa al territorio de la República. Cuando se ventilen acciones relativas a la disposición o la tenencia de bienes muebles o inmuebles situados en el territorio de la República. el tribunal del lugar donde deba ejecutarse la obligación o donde se haya celebrado el contrato o verificado el hecho que origine la obligación. Cuando el Derecho venezolano sea competente de acuerdo con las disposiciones de esta Ley para regir el fondo del litigio. .1.

Que los tribunales del Estado sentenciador tengan jurisdicción para conocer de la causa. en general. con tiempo suficiente para comparecer. 5.La competencia y la forma del procedimiento se regulan por el Derecho del funcionario ante el cual se desenvuelve.Para proceder a la ejecución de una sentencia extranjera deberá ser declarada ejecutoria de acuerdo con el procedimiento establecido por la ley y previa comprobación de que en ella concurren los requisitos consagrados en el Artículo 53 de esta Ley. un juicio sobre el mismo objeto y entre las mismas partes. Artículo 55. iniciado antes que se hubiere dictado la sentencia extranjera. cuando les sea atribuida por otras leyes de la República. y que se le hayan otorgado en general. 3. Que el demandado haya sido debidamente citado. 2. 50 y 51 no excluyen la competencia de tribunales distintos. ante los tribunales venezolanos. Que no versen sobre derechos reales respecto a bienes inmuebles situados en la República o que no se haya arrebatado a Venezuela la jurisdicción exclusiva que le correspondiere para conocer del negocio. . podrá admitirse su eficacia parcial. las garantías procesales que aseguren una razonable posibilidad de defensa. y que no se encuentre pendiente.Artículo 52. 6. 4. Que tengan fuerza de cosa juzgada de acuerdo con la ley del Estado en el cual han sido pronunciadas. Artículo 54. CAPÍTULO X DE LA EFICACIA DE LAS SENTENCIAS EXTRANJERAS Artículo 53.Las normas establecidas en los artículos 49.Las sentencias extranjeras tendrán efecto en Venezuela siempre que reúnan los siguientes requisitos: 1. Que hayan sido dictadas en materia civil o mercantil o. CAPÍTULO XI DEL PROCEDIMIENTO Artículo 56.Si una sentencia extranjera no puede desplegar eficacia en su totalidad. en materia de relaciones jurídicas privadas. Que no sean incompatibles con sentencia anterior que tenga autoridad de cosa juzgada. de acuerdo con los principios generales de jurisdicción consagrados en el capítulo IX de la presente Ley.

Asimismo evacuarán dentro de la mayor brevedad..Artículo 57. La solicitud de regulación de la jurisdicción suspende el procedimiento hasta que haya sido dictada la decisión correspondiente. CAPÍTULO XII DISPOSICIONES FINALES Artículo 63. Artículo 60. diligencias probatorias o de cualquier otra actuación judicial que resulte necesaria para el buen desarrollo del proceso. mediante exhortos y comisiones rogatorias.La jurisdicción venezolana exclusiva no queda excluida por la pendencia ante un juez extranjero de la misma causa o de otra conexa con ella. Las partes podrán aportar informaciones relativas al Derecho extranjero aplicable y los tribunales y autoridades podrán dictar providencias tendentes al mejor conocimiento del mismo..Los tribunales de la República podrán dirigirse a cualquier autoridad competente extranjera. o a solicitud de parte.. Artículo 58..Se derogan todas las disposiciones que regulen la materia objeto de esta Ley. . para la práctica de citaciones. En caso de afirmarse la jurisdicción de los tribunales venezolanos la causa continuará su curso en el estado en que se encuentre al dictarse la decisión. Sala PolíticoAdministrativa. Artículo 62. quedando extinguida la causa. pero la decisión que la niegue deberá ser consultada en la Corte Suprema de Justicia. en cualquier estado o grado del proceso. todo lo concerniente al arbitraje comercial internacional se regirá por las normas especiales que regulan la materia. a cuyo efecto se le remitirán inmediatamente los autos y si es confirmada se ordenará el archivo del expediente.. los exhortos y comisiones rogatorias provenientes de tribunales extranjeros que se ajusten a los principios del Derecho Internacional aplicables en la materia.La falta de jurisdicción del juez venezolano respecto del juez extranjero se declarará de oficio.. Artículo 61.Salvo lo dispuesto en el Artículo 47 de esta Ley.Los recursos establecidos por la ley serán procedentes cualquiera que fuere el ordenamiento jurídico que se hubiere debido aplicar en la decisión contra la cual se interponen. Artículo 59.El Derecho extranjero será aplicado de oficio.

(omissis . en Caracas. Dada. (omissis) Palacio de Miraflores.Esta Ley entrará en vigor seis meses después de su publicación en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela. en Caracas. firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo. Años 188º de la Independencia y 139º de la Federación. a los nueve días del mes de julio de mil novecientos noventa y ocho. a los seis días del mes de agosto de mil novecientos noventa y ocho.Artículo 64. Año 188º de la Independencia y 139º de la Federación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful