Está en la página 1de 2

EL VERDADERO AMOR DE TU VIDA

Felipe Torrealba
Febrero 14, 2011

Ayer aprendí una lección más del significado del amor, un día antes en que el se
celebra con regalos materiales el DIA MUNDIAL DEL AMOR. Siempre se ha dicho, que
para dar amor, no es necesario un día en especial, por el contrario se estimula a las
personas que exteriorizar el amor en cada oportunidad de nuestra vida, para con
Dios, seguido de nuestros padres e hijos, familiares, amigos y desconocidos. En
resumidas cuentas, como está escrito en la Biblia, Querer a Dios y a nuestros
semejantes, como las dos principales leyes que deben regir nuestro comportamiento
y acciones.

Curiosamente, en la Biblia no encontramos ninguna recomendación que nos indique


directamente el amor que debemos tener para con nosotros mismos, aunque si
encontramos muchas referencias para enseñarnos como cuidar de nosotros,
indicando lo que debemos hacer o no hacer con nuestra vida. Lo que sí está bien
claro, directo y sin rodeos, es en cuanto a quien debemos AMAR: A Dios y a nuestros
semejantes como a nosotros mismos.

Ahora que entendemos los seres humanos ¿Qué es el amor realmente? La mayoría lo
asocian con deseos, interés, egoísmo, sexo, obsequios, trato, atenciones, elogios.
Con algo que estimule que eleve tu autoestima o ego, que te haga disfrutar
físicamente de un objeto o trato personal.

Así como muchos creemos saber que es el amor, desconocemos que es lo contrario
al amor, si le preguntas, te responderán que es: El odio, el rencor, la envidia, la
codicia. Si confundimos amor con deseo, amistad con elogios y regalos, es muy difícil
que comprendamos que lo contrario al AMOR, es la INDIFERENCIA. Si Amas o deseas
a alguien o a un objeto material, lo contrario es que ese objeto o persona, te sea
indiferente. Eso es lo contrario al amor.

Así encontramos a personas dedicadas a practicar un deporte o vicio de manera


obsesiva, compulsiva. Estar a la moda, vivir en determinado lugar, poseer ciertos
objetos: Joyas, vehículos o asistir a fiestas, paseos cada día o semana, drogarse,
fuma, tomar, comer en exceso.

EL DESAPEGO.

Hace poco leí que hacer ejercicios, dejar de comer carne, usar en los alimentos
aceite, dejar de tomar vino o cerveza no hacía que tuvieras una mejor calidad de
vida, porque todo eso que ingerías proviene de alimentos naturales. Que hacer
ejercicios no te hace más resistente a la vejes, porque nuestro corazón viene con los
latidos contados de por vida, por hacerlo andar más rápido no vas a prolongar su
vida. Que tomar una siesta y dormir lo suficiente, era el secreto de la eterna
juventud y que debíamos comer todo aquello que provenga de la tierra, en
cualquiera de sus presentaciones. Algo así como beber, comer y disfrutar de los
placeres de la vida, prolonga en intensidad el disfrute de la vida.

Pero contrario a los placeres de la carne, que algunos llegan a interpretar como el
verdadero amor, algunos estudiosos bíblicos y filosóficos, enseñan lo contrario,
aquellos que creen en la reencarnación y los que creen que en una sola vida,
debemos aprender a ser como Dios nos pide, sin tener que experimentar en carne
propia, lo que se nos trata de enseñar, como es vencer nuestros deseos mundanos o
dañinos a nuestro cuerpo físico y espiritual.

En cuanto a esto, le hicieron una pregunta a una persona que lamentablemente no


recuerdo su nombre, pero fue la siguiente: ¿Cuántas reencarnaciones son necesarios
para no tener que regresar, porque hemos encontrado la perfección? La respuesta
fue simple, "hasta que nos hayamos librado de los apegos terrenales, que son los
que nos hacen regresar", como son: Los vicios, las posesiones y las querencias. Algo
parecido escuche hace muchos años, que hablaba de lo que nos mantenía atados a
esta vida, cuando pasamos a otro plano al dejar el cuerpo terrenal, son los vicios: El
cigarro, El Alcohol, Las Drogas, la comida, los bienes materiales.

Esto me hizo llegar a la siguiente conclusión: Para millones de personas, el


verdadero amor de su vida, el que nunca traicionan, abandonan, olvidan, así les
haga sufrir hasta morir, son los vicios como el CIGARRO, LA BEBIDA, LAS DROGAS,
LA AVARICIA Y EL SEXO compulsivo. Veras a muchas personas que prefieren perder
a su familia, amigos, empleos, bienes, por el placer de disfrutar de sus vicios, más
que el amor a Dios y a sus semejantes.

También es bien cierto, que las personas que tiene ciertos vicios
perjudiciales a la salud, nunca van a reconocer que lo son, aunque implique
perder sus afectos familiares, hasta que por su propia cuenta o con ayuda
profesional lograr reconocer que tienen un problema y aceptan ser
ayudados.

Intereses relacionados