P. 1
El asco y lo grotesco en el arte contemporáneo

El asco y lo grotesco en el arte contemporáneo

5.0

|Views: 5.264|Likes:
Publicado porandrea_garay_8

More info:

Published by: andrea_garay_8 on Mar 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2014

pdf

text

original

Universidad de las Américas Puebla

Escuela de Artes y Humanidades Departamento de Letras, Humanidades e Historia del Arte

“El asco y lo grotesco dentro del arte contemporáneo” Andrea Garay Almada – 140639 andrea.garayaa@udlap.mx

Escritura en las profesiones PC-214-02 Profr. Gerardo Castillo Carrillo

Cholula, Puebla a 8 de julio de 2010

Índice Abstract 1.0 Introducción..............................................................................................................1 1.1 Antecedentes............................................................................................................1 1.2 Problemática.............................................................................................................2 1.3 Tesis de investigación..............................................................................................2 1.3.1 Justificación de la tesis………………………………………………………………….2 1.4 Objetivo General.......................................................................................................3 1.5 Objetivos Específicos...............................................................................................3 1.6 Preguntas de investigación..........................................................................................3
2.0 Desarrollo cognitivo-conceptual.....................................................................................4 2.1 Arte contemporáneo......................................................................................................4 2.2 Estética de lo grotesco ………………………………………………………………………..6 2.3 Arte grotesco……………………………………………………………………………………8 2.3.1 El cuerpo como herramienta principal de lo grotesco………………………………… 10 2.3.2 Impacto social y cultural........................................................................................13

3.0 Argumentación.......................................................................................................15 3.1 Evidencias..............................................................................................................15 3.2 Garantías................................................................................................................18 3.3 Respaldo................................................................................................................22 3.4 Limitaciones............................................................................................................25 4.0 Conclusiones..........................................................................................................27 Bibliografía Anexos

Abstract El uso de lo grotesco dentro del arte contemporáneo, ha sido malinterpretado por el espectador, generando rechazo hacia estas obras y derivando en la censura de diversos artistas. Esto se debe principalmente al choque social y cultural que se genera específicamente dentro de las artes visuales, así como la falta de información por parte del público. Por este motivo pretendo demostrar que el uso recurrente de éste tema, a pesar de que forma parte fundamental de la expresión artística, no ha logrado generar una aceptación social concreta, despertando dudas con respecto a su validez como arte. Para abordad este tema, tomo como punto de referencia las teorías de Danto (1999) y Barrios (2000), al mismo tiempo en el que me apoyo con el discurso de Vázquez (1992) y Basañez (2002), así como en Conelly (2003) y Bouzard (1998), con el fin de concluir en que las obras consideradas como grotescas, dennotan mucho más de lo que sus imágenes presentan y están sustentadas por un discurso aún más profundo del que se puede leer superficialmente. Tesis central: El género de lo grotesco, dentro del arte contemporáneo, no ha sido bien recibido por el público, y a pesar de que es uno de los temas más recurridos dentro del medio, no es aceptado por el espectador como arte. Subtesis A: El cuerpo se ha convertido en una estructura política y social que a través del arte ha logrado romper los límites biológicos y psicológicos que le han sido impuestos. Subtesis B: La sociedad esta acostumbrada a seguir el orden preestablecido de las normas y leyes sociales, las cuales, al verse amenazadas, tienen una reacción de rechazo inminente. Conceptos Clave: Arte Contemporáneo, Estética de lo Grotesco, Arte Grotesco Cuerpo, Represión social

1.0 Introducción 1.1 Antecedentes Al hablar de arte contemporáneo es muy difícil encontrar una definición concreta, Danto (1999) sugiere plantearlo de esta forma: “Un período de información desordenada, una condición perfecta de entropía estética, equiparable a un período de una casi perfecta libertad” (p.34) Planteado de esta manera, no es raro que encontrarnos un sin número de obras que rebasan todo tipo de límites. Lo grotesco como categoría estética ha ido cambiando su significado debido a los cambios que ha sufrido el arte desde la década de los 60 hasta hoy. Es así que Barrios (2000) señala, que la estética de lo grotesco a lo largo del S. XX ha sido contextualizada, “estética que está definida y si no cuando menos orientada, desde la concepción que relaciona lo grotesco con el erotismo y la subversión” (p.1) De esta forma demuestra el enfoque que actualmente esta categoría estética emplea, distinto al que se utilizó anteriormente. El arte contemporáneo se ha sumergido en los temas de lo grotesco como medio de expresión. A continuación Barrios (2000) menciona:
En cualquier caso, algo se pone en evidencia a la hora de reflexionar al respecto: los usos del asco y el morbo, más allá de los contextos axiológicos de lo sublime y lo cómico y de los sentidos históricos en los que funcionan, son un fenómeno que se desarrolla dentro del arte contemporáneo. (p.2)

Es así que lo grotesco, propiamente considerado dentro del arte contemporáneo, es una realidad que todavía no ha sido aceptada por la sociedad. 1.2 Problemática

Lo grotesco en el arte ha sido interpretado por el espectador de manera negativa, lo cual ha generado rechazo y disgusto, que a su vez ha derivado en censuras hacia numerosas obras de arte. Este conflicto se debe principalmente al choque social y cultural que esto genera, así como a la carencia de conocimiento por parte del espectador. A pesar de que vivimos en una época de gran aceptación y libertad de

expresión, el público aún no está dispuesto a cambiar su concepción de arte en relación con la belleza y mucho menos a ver lo grotesco como una expresión artística, pasando por alto que actualmente este tema se encuentre dentro de una gran cantidad de obras. La causa de este problema es que todo lo que envuelve al término de lo grotesco, relaciona y aborda aspectos que atentan en contra de la integridad y conformación humana por medio de temas que confrontan directamente al espectador con ellos mismos, cuestionándolos e incursionando en temas susceptibles. El contexto en el que se exponen estos trabajos influye mucho en su apreciación, puesto que dentro de lo que envuelve a lo grotesco, se proponen aspectos que socialmente están mal vistos y sugieren mostrar el lado “oscuro” del ser humano, así como exponerlo en cuanto a sus límites, deficiencias y decadencias. 1.3 Tesis de investigación El género de lo grotesco, dentro del arte contemporáneo, no ha sido bien recibido por el público, y a pesar de que es uno de los temas más recurridos dentro del medio, no es aceptado por el espectador como arte. 1.3.1 justificación de la tesis

Decidí abordar esta aseveración puesto que el tema de lo grotesco dentro del arte ha provocado una gran controversia, generando dudas y polémicas con respecto a los límites a los que se ha llegado. La exposición de cuerpos mutilados, cadáveres, excrementos, escenas eróticas entre otras cosas, han generado grandes revueltas dentro del ámbito institucional y en lo personal, la primera vez que me vi expuesta frente a estas obras me impactaron enormemente y de ahí me surgió el interés por saber las razones que causan actualmente que se trabaje bajo esta estética, así como la duda de cual es el motivo que lleva a considerar estos trabajos como arte. 1.4 Objetivo general Analizar tanto las causas del surgimiento de lo grotesco como una manifestación artística contemporánea, como a los artistas que han llevado a cabo estas expresiones, con el fin de demostrar que este tema se ha vuelto fundamental dentro del arte en la actualidad. 1.5 Objetivos específicos Reflexionar en cuanto a que factores permitieron la inmersión de lo grotesco al arte y su contexto histórico. Profundizar dentro del ámbito y ver que tipo de discursos se encuentran dentro de estas expresiones. Encontrar los factores clave que provocan la censura o el disgusto general hacia estas obras. Analizar las razones por las cuales en la actualidad se trabaja constantemente dentro de estos temas y cual es el futuro del arte contemporáneo en cuanto a este hábito. 1.6 Preguntas de investigación

¿En qué momento comenzó lo grotesco a considerarse también arte? ¿Cuáles fueron las causas que lo permitieron? ¿Quiénes fueron sus principales exponentes? ¿De qué manera se maneja este tema dentro del arte contemporáneo? ¿Cómo se ha transformado este término? ¿Qué es lo que genera su rechazo? ¿Cuál fue el impacto que tuvo dentro de la sociedad y por qué? ¿Cuál es el panorama que tiene el arte contemporáneo con respecto a estos temas? 2.0 Desarrollo cognitivo conceptual 2.1 Arte contemporáneo El concepto de arte contemporáneo, ha sido un tema discutido por un sin fin de autores y críticos de arte en los últimos 30 años, y a pesar de esto, no existe una única definición que envuelva todo lo que a éste se refiere. Para comprender la inmersión de lo grotesco dentro del arte y su constante referencia, es necesario que primero se tenga una noción de lo que éste significa. Comenzaré diciendo que el arte que se produce actualmente es producto de una serie de transiciones y sucesos que se dieron alrededor de los años 70. Danto (1999) hace una aproximación a lo que contemporáneo se refiere, diciendo primeramente que este suceso comenzó sin que nadie fuera “muy consiente de que hubiera ocurrido” (p.27) Así pues esta nueva forma de arte, a diferencia de lo que se hizo durante tantos años, no tiene ni un estilo ni un rumbo definido,
El arte contemporáneo es, desde cierta perspectiva, un periodo de información desordenada, una condición perfecta de entropía estética, equiparable a un período de una casi perfecta libertad. Hoy ya no existe más ese linde de la historia. Todo esta permitido. En contraste, el arte contemporáneo no hace un alegato contra el arte del pasado, no tiene sentido que el pasado sea algo de lo cual haya que liberarse, incluso aunque sea absolutamente diferente al arte moderno en general. (Danto, 1999, pp. 27-,34-35).

De esta manera, el arte contemporáneo, dispone del arte del pasado para el uso que los artistas le quieran dar. Esto es fundamental para comprender la producción artística actual, puesto que ya no se debe hacer referencia a lo que alguna vez se consideró como arte para comprender lo que actualmente la producción artística crea. De esta forma, los trabajos que contengan explícito imágenes, escenas o acciones grotescas y desagradables serán arte por lo que el are es ahora y no por lo que fue alguna vez fue. Ahora bien, después de esto no sorprende que dentro del arte “no haya nada que no se adapte a él” y es esto lo que caracteriza a las artes visuales. Así pues el surgimiento del arte contemporáneo es la suma de siglos y siglos de historia dentro del arte y es tanto una muestra de evolución humana como la demostración de la necesidad de seguir adelante afrontando nuevos problemas y nuevos límites. Es así que Danto (1999) explica que:
Así como la historia del arte ha evolucionado internamente, el arte contemporáneo ha pasado a significar el concebido con una determinada estructura de producción no vista antes, creo, en toda la historia del arte. Entonces así como <moderno> ha llegado a denotar un estilo y un periodo, y no tan simplemente un arte reciente, <contemporáneo> ha llegado a designar algo más que el arte del presente. (p. 32)

Desde este punto de vista, Danto explica que este concepto no designa un período,
sino lo que pasa después de terminado un relato legitimador del no esta regido por un estilo artístico específico. Entonces, resulta inútil buscar algún sello distintivo de lo

contemporáneo, puesto que la época en la que está el arte, es considerada como una etapa post arte, es decir, “después del arte”. En cuanto a la filosofía de esta etapa, Danto (1999) menciona que: “Sólo cuando quedó claro que cualquier cosa podía ser una obra de arte se pudo pensar en el arte filosóficamente” (p.36). Es así que el arte de hoy es más intelectual por

decirlo así, ya que la filosofía es lo que en realidad le da peso a la obra y no simplemente el objeto expuesto o las virtudes con las que el individuo cuente. Así el artista se vio liberado de la carga de explicar su arte, y ésta fue adoptada por los filósofos (curadores), lo que permitió al artista hacer cualquier cosa con propósitos no definidos. Danto (1999) menciona que: “esta es la marca del arte contemporáneo” De esta forma, es un arte más pensado, dejando el talento o el virtuosismo a un lado y trabajando principalmente en base a la fundamentación de la obra.

2.2 Estética de lo grotesco Lo grotesco como categoría estética, no es un tema nuevo dentro del arte. Formalmente la estética de lo grotesco ha estado presente en muchos trabajos elaborados por artistas a lo largo de los siglos, sin embargo, el enfoque que se trabajaba dentro de las obras en los periodos que van de la modernidad hasta el día de hoy, es completamente diferente. Para comprender este fenómeno, es importante tener presente que éste término es una conjunción de dos conceptos sumamente extensos y controversiales; por un lado, se encuentra la estética y por el otro, todo lo que “grotesco” envuelve. Dentro del primer término, Se han marcado dos vertientes principales, en donde autores como Eco (2006) han expuesto como lo bello y lo feo. A partir de esta división, existen categorías que determinan ciertos aspectos dentro de esta rama, las cuales se dividen en: Lo sublime, lo trágico, lo cómico y lo grotesco, que a su vez se posicionan dentro de las dos vertientes anteriores. De esta forma queda claro que lo grotesco pertenece a una categoría estética y desde este punto, varios autores se aproximan a ellas con distintas perspectivas.

Vázquez (1992) presenta un panorama bastante técnico y define institucionalmente a las categorías estéticas como “Determinaciones generales y esenciales del universo real que llamamos estético. Aquella que permite apresar en sus redes la multiformidad de cierta realidad, y que permite captar a su vez lo que hay de común o afín entre ellas” (pp.145-146) De esta manera explica que a pesar de la existencia de estas categorías, lo bello ha sido la más conocida y por lo tanto la más empleada. Por otro lado, la palabra “grotesco” hizo su aparición por primera vez en el S. XV, haciendo referencia a figuras extrañas grabadas en jarrones romanos con temas irreales y absurdos con respecto a las leyes de la naturaleza, sin embargo, fue hasta un siglo después cuando se empezaron a trabajar estos temas dentro de, lo que posteriormente, se consideraría como arte (p.243) Barrios recalca que a pesar de la frecuente aparición de estos temas en obras, se consolida como arte cinco siglos después,
Si bien podemos reconocer importantes antecedentes en el culto a las reliquias en el medioevo o en buena parte de las manifestaciones de la pintura religiosa del barroco donde están asignados al infierno, e inclusive en la literatura del siglo XVII de Quevedo, o siendo aún más radicales en la literatura francesa del siglo XVIII con las obras del Marques de Sade; estos "valores" se asumen como condición "legítima" del arte hasta el siglo XX. (p.2)

Así fue que ésta categoría tardó en ser sustentada y validada como tal dentro de las obras y a pesar de esto, Vázquez apunta que: “La categoría de lo grotesco nunca contó con la aprobación de la estética clasicista que hacía girar al universo estético en torno a lo bello” (p. 243) Remarcando que el problema entre la aceptación del termino y las normas sociales, siempre han estado presentes.

El concepto de lo grotesco ha sido definido y descrito por diversos autores a través del tiempo y todos concuerdan hasta cierto punto en que se encuentra relacionado con cosas calificadas como malas o de las cuales no es muy cómodo hablar. Para definir al término, Basañez (2002) comienza explicando lo siguiente. “Tachar de grotesco a algo o a alguien es poner de relieve que, a la luz del orden establecido, eso que aparece aquí y ahora por su causa, <no debería de ser>” (p.1) De esta manera el autor presenta el primer conflicto de lo grotesco con la frase de “no debería de ser” puesto que partiendo de esto, ya hay algo que lo hace diferir del orden común. Así pues, Vázquez (1992) soporta esta idea diciendo que “En lo grotesco encontramos cierta destrucción del orden normal, de las relaciones habituales, pero siempre de lo irreal creado con materiales reales” (p.148) Por lo tanto el hecho de que siempre se mantenga en relación con lo verdadero, genera en el espectador un sentimiento de cercanía, a lo que Basañez (2002) ahonda mencionando que:
…provoca pues, una mezcla de sensaciones contradictorias que oscilan entre el rechazo de lo absurdo por la razón o de lo repugnante por los sentidos, y el interés propio de la curiosidad intelectual o científica, o la atracción o simpatía suscitada por su rareza, excepcionalidad o carga humorística. (pp. 1-2)

Esto, es entonces, una de las mayores disyuntivas dentro de lo grotesco, puesto que en el sentido racional no se encuentra ninguna especie de atracción, pero por otro lado, despierta sentimientos de curiosidad e interés por lo mismo de su atipicidad, lo cual genera una serie de cuestionamientos internos en la persona que lo están presenciando. Una de las principales preocupaciones sociales deriva entonces en la manera en la que este sentimiento escondido de gusto puede suscitar a las personas alterando el orden habitual social que los rodea.

2.3 Arte grotesco El arte en estos dos últimos siglos, sirvió como medio de protestas y reproches hacia sistemas político-sociales, el cual contuvo una gran carga de información que exhibió los problemas por los que se encontraba el mundo. Vázquez (1992), aúna el concepto de grotesco con el arte a manera en que juntos son un arma que “quebranta la realidad” y explica que:
El mundo de lo grotesco, aunque fantástico e irreal, no hace sino mostrar lo absurdo, irracional, en el seno mismo de una realidad que se presenta como coherente, armónica y racional. No es casual que aparezca asociado históricamente en el arte y la literatura con movimientos anticlásicos y antirrealistas: en pocas palabras: inconformistas. (pp. 248-249)

Es así que lo grotesco, por naturaleza, se encuentra cargado de un fuerte contenido que va, por principio, en contra de sistemas preestablecidos con el fin de poner en desequilibrio lo que se presenta, de manera general, como lo estable. A pesar de que esta categoría estética se ha utilizado para presentar inconformidad y disgusto, el rumbo que ha tomado actualmente ha rebasado los límites en todos los sentidos, tanto en dimensiones como en contenido, en mensaje y en alcance, generando aún más polémica e impacto. No es entonces raro encontrar que los líderes institucionales se vean incomodados ante dichas expresiones, reprobándolas de obscenas e irrespetuosas. Es así que lo grotesco dentro del arte ha sido una de las mejores fusiones, siendo un excelente medio para tentar al sistema y exponer problemas de una forma contundente e impactante. El curso que ha seguido esta vertiente dentro del medio, ha adquirido diversas connotaciones, actualmente se le han atribuido características como “Los usos del asco y del morbo” (Barrios, 2000 p.2). Así como el erotismo y la subversión. Esta

carga añadida, ha generado un cambio en la manera en la que se mira a lo grotesco, dándole más peso principalmente a su carga política, al impacto social y a la moral. Este género dentro del arte, apunta Alfano (2003) empezó cuando Las personas comenzaron a cuestionar a los regimenes convencionales tanto públicos como colectivos e individuales, empezaron a experimentar a través del dolor y la crueldad, como métodos para asegurar su permanencia como seres humanos. Empezaron a cuestionar la existencia con relación a las reglas sociales, para revelar los efectos de coerción para denunciar a las autoridades tiranas. El cuerpo se volvió un espécimen de investigación, principalmente el cuerpo del artista mismo. Angustia, represión, violencia, locura, miedo, enfermedad, perversión y pánico fueron los temas a investigar. Trabajos como el de Arnulf Rainer1 o Gina Pane2 exponen los comienzos dentro de este tema. Así, continúa diciendo, el espectador de este arte es distinto, el cual es provocado durante el curso del performance, a través de un sentido de desorientación, alteración y agresión, lo cual debilita al sistema de opresión concentrando la atención en el sufrimiento, la explotación y la aniquilación de la individualidad. (p. 20) De esta manera, coincidiendo con Vergine, (2007) nos dice que “El arte no quiere más espectadores, el arte busca testigos, cómplices”. (p. 21). Ya no existe una contemplación estética, el arte grotesco descontextualiza la presencia del ser dentro de la obra, rompiendo la barrera de la impersonalidad, incluyéndolo dentro de la escena. 2.3.1 El cuerpo como medio para representar lo grotesco

1 2

Ver Anexo 1 Ver Anexo 2

El cuerpo es sin duda el tema más trabajado dentro del arte a través de todos los tiempos, del cual, se desprende el sentido actual de las artes visuales y específicamente en los trabajos con sentido grotesco. El cuerpo, como lo expone Alfano (2003), ha sido en todo momento manipulado por medio de la relación que guarda con instituciones tanto culturales como políticas y religiosas, las cuales lo han llevado a crear una mutación obligada, idealizando la manera en la que éste debería de funcionar, por medio de obligaciones y cargas tanto éticas como morales. (p.10). Así pues, la manera en la que se ha reprimido al cuerpo en todos los sentidos, durante siglos y siglos ha generado una necesidad incontrolable de ruptura y revelación. Bouzar (1998) hace un breve recuento con respecto a la imposición de cargas tanto sociales como religiosas al cuerpo, específicamente a la desnudez, en donde expone que: “En la iconografía colonial, fundamentalmente religiosa, la desnudez es la manera inmediata de señalar el pecado original” (p.152) De aquí surge la idea, de que cualquier tipo de exposición corporal remite a algo malo, continúa diciendo que el cristianismo condenó al desnudo, asociándolo con motivos de herejía e idolatría y poco a poco fue adquiriendo una carga de humillación y vergüenza, lo cual, condenaba a cualquier tipo de interacción del cuerpo mismo o con otro, reprobando completamente “el placer de los sentidos”. Desde esta imposición religiosa aunado a los comportamientos sociales impuestos por la sociedad burguesa, los sentimientos contradictorios surgieron como el deseo y el terror, el placer con la angustia, debido a la intensidad emocional que denotan estas acciones y el miedo de ir en contra de lo que la iglesia catalogaba como un cuerpo puro. (p. 152-153) A pesar de que han pasado siglos desde esta

imposición, muchas personas continúan siguiendo estas doctrinas, suprimiendo al cuerpo tanto física como emocionalmente. Barrios (1998) expone la manera en la que se concibe al cuerpo dentro del arte contemporáneo diciendo que:
El cuerpo se ha vuelto, en los años recientes, una preocupación común entre artistas de todas las disciplinas, que encuentran en su representación una vía de introspección existencial y de conquista de identidad, nunca exenta de sufrimiento. Es ahora una figura fragmentada, mutilada, a menudo maculada de sus propias excreciones (sangre, semen, orina, grasa) … Todo esto lleva a las transgresiones del cuerpo. (p.158)

Con el surgimiento de diversos medios de representación en el arte como el performance y el happening, el cuerpo a pasado a ser un “material” más dentro de la producción artística, el cual ha sido manipulado y explotado con el fin de desafiar leyes tanto biológicas como psicológicas dentro del ser humano, elevando la manera de entender al arte a otro nivel intelectual. Las nuevas tendencias catalogaron a este movimiento con el nombre de Body Art3 el cual figuró categóricamente dentro del performance, el cual, fue documentado bajo el registro fotográfico y posteriormente por medio de videos, Funcionando a partir del cuerpo, el género de lo grotesco, a diferencia de la estética clásica, expone al cuerpo como antítesis de lo bello y lo bueno. Barrios (2000) dice que “El cuerpo articula modos fundamentales de intencionalidad motriz que determinan en buena medida los usos estéticos y simbólicos del arte” (p. 2). Esta visión repercute directamente en la producción artística dentro de este siglo puesto que la carga visual con la que se vive, influye enormemente en el pensar comunal, al punto en el que las imágenes se han vuelto un pilar dentro de los

3

Arte Corporal, en el cual, por medio de intervenciones en el cuerpo se generan expresiones de valor artístico. Véase, Alfano, F. (2003) Extreme Bodies Italia:Skira

medios de producción y comunicación y forman parte clave del motor que hace funcionar a la sociedad. Para comprender el papel que juega el cuerpo dentro de esta categoría contemporánea, Barrios (2000) planeta la forma en la que se enfoca el uso del cuerpo dentro de lo grotesco:
Son básicamente cuatro las articulaciones con las que el cuerpo intenciona el mundo: lo vertical-horizontal, lo interior-exterior el arriba-abajo, y un lado y el otro. Intencionalidades motrices que a la vez se relacionan estructuralmente con el movimiento y la organicidad corporal. La estructura fenomenológica trascendental de donde se configura el sentido estético de lo grotesco en sus determinaciones específicas del asco y el morbo: la relación interior/exterior. (p.2)

Desde la edad media, la iglesia, por ejemplo, ha condenado todo lo que carga al cuerpo internamente, enjuiciando su exposición y condenando su salida. Los simbolismos que se manejan dentro del morbo y el asco, corresponden a sucesos que ponen en riesgo “la interioridad orgánica y la integridad motriz de la corporeidad”, (Barrios, 2000, 3). Por esta razón, el sentir de miedo se origina ante la amenaza de ser dañado por el otro o por “lo otro”. 2.3.2 Impacto social y cultural. Lo grotesco es un concepto que esta delimitado por su temporalidad, lo cual remite en un principio que culmina en una degradación o descomposición. Barrios menciona también que:
Lo grotesco, en su ambivalencia de asqueroso y morboso, se simboliza y se

relacionan con estructuras subversivas del orden personal, social y biológico, por ello las mediaciones simbólicas de lo grotesco son configuraciones que expresan los aspectos corruptibles y transgresores de las sensaciones y emociones corporales y

psicológicas primarias del ser humano. Las mediaciones simbólicas ponen en crisis los órdenes normativos de la sociedad y la cultura. (Barrios, 2000. p10).

Este autor presenta tres puntos fundamentales que afectan directamente al espectador al momento de verse expuesto frente a estas obras. La alteración del orden social, físico- biológico y psicológico, es la manera en la que éste se presenta, dejando vulnerable al público debido a que lo aborda dentro de las tres categorías que afectan directamente a los sentidos. Diversas instituciones tanto religiosas, como sociales, han manifestado el contenido de estas obras como ofensivo y corruptor. Si la institución eclesiástica se alarma con la exposición de cuerpos desnudos, es obvio que la exposición de cuerpos degradados a su máxima expresión de vulnerabilidad y torsión, no será un tema que pueda llegar a aceptar, siendo algo paradójico con la cantidad de imágenes que se exponen dentro del imaginario religioso en cuanto a santos y mártires. Kauffman (1998) presenta un panorama actual en cuanto al impacto social del arte grotesco en donde expone que, el arte se acusa de ser demasiado político, sin embargo al decir esto se ignora el gran proceso histórico que esto conlleva, sugiriendo que se vuelva a trabajar en la dirección clásica, sin darse cuenta que las obras clásicas, igualmente criticaron a los sistemas que atacaban al arte. Sin embargo el desprendimiento del arte antiguo no se ha llevado del todo a cabo. También se acusa al artista de tergiversar la esencia humana, sin embargo no solo el arte ha expuesto el interior de las personas, tanto las guerras como todos los conflictos bélicos, han desatado esta manera de actuar del arte, así mismo los

avances tecnológicos, psicológicos y científicos han sido clave para poder desarrollar e incursionar dentro del tema corporal rebasando los limites. (p.8) En otras palabras, los mismos sistemas han propiciado que el arte responda de esta manera, debido al ambiente que se vive hoy a nivel mundial, en cuestiones de violencia, abusos, pobreza, enfermedad entre otros sucesos.

3.0 Argumentación 3.1 Evidencias Los trabajos que exponen temas del género grotesco, contienen carga visual que puede llegar a ser perturbadora para el espectador, dado que dentro de este medio,

se exponen situaciones y acciones a las que visualmente no estamos acostumbrados con respecto a la corporeidad y a lo orgánico. Dicha información confronta directamente al público que lo observa debido a la manera en la que se abordan estos conceptos, los cuales, se ven inmersos dentro de las obras debido a la relación que existe dentro de los temas que se tratan en el ámbito contemporáneo y la realidad en la que se encuentra el ser humano hoy, afectando principalmente las emociones del individuo y poniendo en duda su existencia y la temporalidad de su propio cuerpo, dejándolo vulnerable ante la obra. El arte ha rebasado los límites de lo socialmente aceptable, exponiendo problemáticas de manera explícita, dejando al descubierto una serie de inconformidades y protestas hacia la época en la que vivimos, exponiendo al mundo en completa decadencia. La exposición de cuerpos mutilados, cadáveres, deshechos biológicos, deformaciones, putrefacción, pornografía, entre otros temas, han sido de gran recurrencia dentro del arte actual, los cuales, oscilan dentro de los conceptos que envuelve el género de lo grotesco. Esta serie de materiales y temas frecuentemente utilizados, contienen una carga social que tiende a generar revueltas dentro de las normas éticas y morales preestablecidas dentro de instituciones tanto políticas como religiosas. Ejemplo de este rechazo es la censura que se ha impuesto a diversas obras y artistas. En nuestro país, existe una larga lista de obras censuradas por diversas organizaciones, INBA (1998) muestra un caso específico. La supresión de cinco fotografías de cuerpos desnudos femeninos en 1997, propiciado por el ayuntamiento panista de Aguascalientes, así como el despido de Reynaldo Carballido, director de

la casa de la cultura Salvador Díaz Mirón de Veracruz en 1995, por aprobar la exposición de obras con temas lesbico-gays. (p.159) Así pues, las organizaciones encargadas de procurar un “equilibrio” social se ven directamente retadas y amenazadas por este tipo de trabajos, que no dudan en violentar y cuestionar constantemente las reglas impuestas que no hacen más que alimentar a una sociedad “ciega y sorda”, buscando únicamente un bien comunal, dejando de lado la individualidad de las persona. Los medios se han encargado de tachar y calificar algunos trabajos como “corruptores morales”. Como si ellos fueran capaces de decidir de que manera estas obras afectan o serán recibidas por el espectador, como lo menciona Kauffman (1998) diciendo que no hay prueba alguna de que la élite tenga una fortaleza moral superior a las masas, ya que lo único que ocasiona es que se genere una especie de culpa dentro del espectador si se encuentra atraído por estas obras, que son tachadas de inmorales o perversas. (p.159) Como lo mencioné anteriormente, lo grotesco es un incitador social, que expone de manera explícita temas que amenazan el equilibrio comunal y cuestionan la manera en la que se han concebido diversos conceptos en relación a lo que se considera como bueno y a lo que se toma como malo. La realidad en la que vivimos se encuentra regida por los medios de comunicación, dentro de los cuales, los valores estéticos que se utilizan giran principalmente en torno a la belleza y las opiniones que se publican y se exponen con respecto al arte, al ser emitidas en base a lo que por moda se cataloga como bello, influencian al público enormemente, motivándolo o desmotivándolo a conocer dichas obras. El arte contemporáneo específicamente en el tema de lo grotesco, por sí solo, no tiene mucho alcance en

su difusión y si tomamos en cuenta que los comentarios que se desprenden de las obras, en varias ocasiones no son buenos, la aceptación y concurrencia a estas exposiciones y muestras de trabajo, se verán muy escasas y limitadas, lo que derivará en que no se logren mantener durante mucho tiempo y que éstas, sean retiradas. Todo lo que gira en relación a la organicidad y a la temporalidad, es medio apto para representar lo grotesco. El cuerpo humano, por naturaleza, es el medio orgánico más próximo a nosotros y por este motivo, ha sido el conducto principal por el cual se han desarrollado diversos trabajos en relación a dicha categoría. Dentro del arte contemporáneo, las investigaciones y trabajos que se han dedicado a explorar estos límites tanto espaciales, temporales, sensoriales y sociales que se le han impuesto al cuerpo, han puesto en duda la manera en la que socialmente se ha ido manipulando el manejo de éste, así como la represión de las necesidades del mismo y el prejuicio que se ha creado en torno a él. La polémica que se genera en relación al uso del cuerpo dentro del arte, proviene principalmente de la exposición de cuerpos intervenidos, mostrándolos en una forma en la que socialmente no están bien vistos y que crean en el espectador conflictos internos a la hora de verlos. Cuerpos deformes, mutados, mutilados, muertos, desproporcionados, así como toda la materia orgánica que de él provenga, vómito, mucosa, heces etc. Es la manera en la que actualmente se trabaja dentro del arte grotesco, sin embargo, estos temas han sido tratados y expuestos desde hace ya varios años, la gran diferencia que existe entre el arte del pasado, bajo esta categoría estética y el arte de hoy, es que el medio por el cual se presentan, ya no es el mismo.

Ver una escena en vivo en donde nos encontramos compartiendo el espacio físicamente con la persona realizando actos de automutilación de ninguna forma impacta al público de la misma manera en la que la exposición de alguna pintura o representación del acto podría hacerlo. La vertiente tanto del performance 4, como del arte cinético aunado a la fotografía, han sido las maneras en la que se ha impuesto esta forma de arte, la cual, por su crudeza y violencia ha traído consigo una serie de problemas y conflictos con los que hasta la fecha se sigue luchando. Debido a que el arte ha dejado los terrenos de lo meramente estético y se ha aferrado a la filosofía como sustento principal, es difícil comprender las obras que se exponen sin tener información del artista o de la época en la que fueron realizadas. Esta es una de las razones por las cuales éste, se ve limitado a un sector específico y reducido de observadores, los cuales, para poder comprender la obra tienen que tener cierto bagaje cultural con respecto a lo que sucede en relación al arte actualmente. A pesar de que se han implementado la entrada de guías y folletos que explican las obras, el código que maneja la mayoría de las personas con respecto a lo que consideran como arte, es sólido, y no fácilmente están dispuestos a cambarlo tan radicalmente al ver obras contemporáneas. 3.2 Garantías Es una creencia general suponer que el arte nació en la cuna griega, y que a partir de esa época, cualquier reproducción pictórica o tridimensional que se realizó posteriormente a ellos, guardó cierta relación con lo que se produjo en ese tiempo, sin embargo, ese no ha sido el rumbo por el cual el arte ha transcurrido. El arte
4

“El performance dentro del arte se apodera del presente, es espontáneo y directo, in reproducible, interactivo, lo cual invita al espectador a reconsiderar los límites de la frontera que lo separa de lo que esta sucediendo, entre el y el otro, el arte y la vida, la vida y la muerte” Vease Kauffman, L. (1998) Bad girls and sick boys. Los Angeles, California: University of California Press (La traducción me pertenece, p. 11)

comenzó a considerarse como tal durante el renacimiento, gracias a una serie de sucesos que permitieron su creación, no obstante, la creencia de que el arte aún en estos tiempos debe de obedecer ciertos parámetros utilizados por estéticas clasicistas o mantener alguna relación con estilos específicos o con cualquier otra etapa o corriente existente, es completamente equivoca, puesto que el arte contemporáneo, es por sí solo y no sigue una línea que delimite su producción. Dentro de lo que se presenta en relación al cuerpo y lo grotesco, se exponen temas que presentan, por lo general, fuertes críticas hacia sociedades e instituciones, como por ejemplo: a organizaciones religiosas, a sistemas

gubernamentales, a ciertos estereotipos y al arte mismo. Estas manifestaciones, han logrado sus objetivos, al alterar y cuestionar sus procesos y la manera en la que estos funcionan. En relación a la iglesia y a la religión, han existido diversos trabajos que se manifiestan en contra de estas doctrinas por medio de representar escenas clave dentro del imaginario religioso, como la crucifixión, la última cena, a los santos y mártires, entre otras. Un claro ejemplo es el trabajo del artista Ron Athey5, quien por medio del performance personifica escenas de carácter sacro, buscando causar una especie de estado catatónico en el público afrontando directamente sus emociones. Él plantea el cuestionamiento a como sería para la sociedad contemporánea revivir estas escenas e investiga los medios para poder llevarlo a cabo, procurando un ambiente de solemnidad y dolor, durante el cual, se realiza una serie de auto heridas y dispone de algunos otros participantes para lograr representar la atmosfera
5

Ron Athey. Nació y creció en el desierto de Mojave, cerca de Los Angeles, en el núcleo de una familia sumamente religiosa practicante dentro de la iglesia Pentecostal. Actualmente artista performático, escritor y crítico. Ver anexos 1. Vease Alfano, F. (2003) Extreme Bodies. Milán, Italia: Skira (La traducción me pertenece p.45)

deseada, generando una imagen impactante, aterradora y grotesca. De esta manera se trabajan diversas problemáticas, cada artista en su estilo y con su propio discurso, pero buscando un objetivo mismo en cuanto a demostrar inconformidad y cuestionar normas y comportamientos que han sido impuestos, causando un conflicto de emociones en quienes las miran. A pesar de que lo grotesco siempre ha estado presente dentro de las expresiones consideradas como arte, el concepto que se maneja actualmente con respecto a éste, es completamente diferente. La manera en la que dicha estética se ha ido implementando en diversos trabajos, ha seguido una serie de limitaciones e imposiciones que han afectado la forma en la que hoy se aprecia, puesto que su contenido ha sido cada vez más desafiante y cautivador. Pese a esta situación, estos trabajos poco a poco fueron avalados y sustentados por instituciones de renombre que apoyaron las propuestas y las promovieron, sin embargo, ha costado trabajo adaptar nuestra preconcepción de arte, a lo que algunas de estas obras presenta. Un punto fundamental dentro de la concepción y utilización contemporánea de este término, fue la relación que se le dio en base al asco y al morbo, así como la breve proximidad con lo real, lo cual, en su momento, se reveló en contra de todo por lo que durante años las reglas que rigieron al arte habían dejado de lado. Como consecuencia del surgimiento tanto de las vanguardias, que proponían el avance, como el surgimiento de diversas disciplinas dentro de la era moderna y del postmodernismo, el medio artístico no se notó tan alterado como las sociedades conservadoras ante la presentación y realización pública de estas expresiones, las cuales sufrieron un impacto mayor.

La exposición del cuerpo de manera decadente y transgredida 6, es lo que más afecta al espectador, puesto que lo envuelve y lo relaciona de manera física y psicológica con la obra. La corporeidad esta presente en todos y cada uno de los individuos y motivos como la muerte, la deformación, el desmembramiento y la putrefacción, generan miedo y angustia. Estos temas que se desprenden del cuerpo de manera “negativa” son tratados con frecuencia actualmente en distintos trabajos y la reacción que generan en la mayoría es tanto de rechazo como de indignación, puesto que pone en duda la seguridad interior como exterior de las personas. Esta concepción, es la que principalmente esta mal vista socialmente y es la razón por la que mucha gente se siente ofendida y opta por desmeritar dichas obras, puesto que el ser humano no esta emocionalmente preparado para recibir esta carga psicológica y visual en la que se atenta en contra de lo biológico y se experimenta con los limites del dolor y de la resistencia. Los problemas que existen en cuanto a la comunicación, entre el espectador y el artista al momento de exponer su obra, siempre han estado presentes. El arte abstracto y conceptual son ejemplos claros de cómo la obra no es fácilmente comprendida a simple vista si la persona que la observa no tiene algún tipo de conocimiento previo con respecto a la obra, o al artista. Esto se refleja claramente dentro del arte grotesco, en el cual, las personas emiten juicios que no están fundamentados, debido a que su comprensión del mensaje no es del todo claro, atribuyéndole significados a la obra que no son necesariamente los planteados.

6

Trasgresión: significa ir más allá de los límites percibidos por alguna norma o ley. Violar, romper, infringir, traspasar (p. 10). Vease Kauffman, L. (1998) Bad girls and sick boys. Los Angeles, California: University of California Press

Los conceptos de arte que se enseña en las escuelas primarias y secundarias de este país (si es que tienen alguna materia de arte), son en base a definiciones completamente caducas. Esto fomenta a que los valores antiguos del arte sigan vigentes para el público y que no se desarrolle una conciencia actual con respecto a lo que se produce hoy, lo que culmina con el choque emocional al presenciar trabajos que difieran de los conceptos clásicos. 3.3 Respaldos Para comprender por que las expresiones grotescas comenzaron a estar presentes dentro del arte, es fundamental comprender principalmente la etapa por la que esta pasando el arte hoy, para esto es necesario pensar al arte filosóficamente, como lo propone Danto (1999) en donde expone que: “El artista al liberarse de la carga de la historia, fueron libres para hacer arte en cualquier sentido que desearan, con cualquier propósito que desearan, o sin ninguno. Esta es la marca del arte contemporáneo y, en contraste con el modernismo, no hay nada parecido a un estilo contemporáneo. (p. 37). De esta forma, si entendemos que arte contemporáneo no sigue ningún estilo o corriente definida, no hay motivos por los cuales estas expresiones se puedan juzgar en contra del arte si es que su fundamento es sustentable y concreto en relación a lo que exponen. Así pues, resulta más sencillo comprender lo que lo grotesco tiene como objetivo dentro del arte. Para situar en que momento comenzó lo grotesco a reconocerse como fundamento artístico, Conelly (2003), explica que esta categoría empezó a emplearse alrededor del periodo romántico, en la forma de expresar ideas encaminadas hacia lo moderno, con el fin de adquirir nuevos retos y experiencias en contraposición de lo que la estética clasicista exigía del arte en relación a lo Bello. A

partir de este punto, lo grotesco empezó a ganar terreno dentro del arte, así como a expandir su significado y configuración. A pesar de su connotación original, los modos y usos que se le da hoy, son completamente diferentes a como se presentaron en un principio. Queda claro entonces, que lo grotesco al ser de cierta forma una antitesis de lo bello, no se puede esperar que contenga rasgos o cualidades que nos remitan a estos parámetros, por lo tanto no puede ser juzgado de la misma manera en la que se juzgarían obras con estilos clásicos o de otro tipo de corrientes. De la misma manera, Basañez (2003) presenta una definición más actualizada en cuanto a esta categoría. “Lo grotesco nos ofrece por tanto una versión <otra> que es conversión o perversión de lo real y que, si bien racionalmente es dudosa de entrada, pudiera resultar quizá admisible, digna de cierto interés, e incluso atractiva, desde el plano sensible o anímico” (pp. 1-2) El expone la mezcla de sensaciones contradictorias, que oscilan entre el rechazo por parte de lo racional y el interés que genera la curiosidad. Lo grotesco forma parte de un conjunto de categorías estéticas, las cuales, define Vázquez (1992) como: “…determinaciones generales y esenciales del universo real que llamamos estético. Aquella que permite apresar en sus redes la multiformidad de cierta realidad, y que permite captar a su vez lo que hay de común o afín entre ellas” (pp.145-146) Dentro de estas, lo bello ha sido la más tratada y reconocida, por lo tanto “La categoría de lo grotesco nunca contó con la aprobación de la estética clasicista que hacía girar al universo estético en torno a lo bello” (p. 243) Es así que queda claro que lo grotesco a nivel estético existe y va en contra de

los estatutos de lo bello, por lo cual, las obras de cada una de estas categorías, no podrían ser juzgadas bajo las mismas normas. Dentro de la naturaleza de lo grotesco se encuentra siempre la presencia de algo extraño, fantástico, irreal o antinatural, guardando siempre cierta relación con la realidad, por medio de la combinación de hechos reales con panoramas irreales, generando así una desnaturalización de lo real. (Vázquez, 1992). Lo que confronta a las personas con este manejo de realidades y ficciones es que la posibilidad de vivir este tipo de situaciones esta latente en todos. Así pues, lo grotesco es también lo absurdo y, en este sentido, no sólo se da en el mundo irreal y fantástico, también en la realidad que pasa por racional. Es por esta razón que las expresiones aunadas a lo grotesco causan tanto impacto y generan sensaciones de miedo y angustia. Para comprender lo que al día de hoy se considera como grotesco, Barrios (2000) presenta un análisis con respecto a los temas que dentro de este término se han implementado, apuntando directamente al asco y al morbo. A partir de esta afirmación, expone que lo grotesco es un concepto que esta delimitado por su temporalidad, lo cual remite a un principio que culmina en una degradación o descomposición y menciona también que:
Los modos en que se simboliza lo grotesco se relacionan con estructuras subversivas del orden personal, social y biológico, que expresan los aspectos corruptibles y transgresores de las sensaciones y emociones corporales y psicológicas primarias del ser humano. (p10).

De esta manera queda claro como es que “las mediaciones simbólicas ponen en crisis los órdenes normativos de la sociedad y la cultura”. Espacios marginales, lenguaje prosaico, gestos animales, transgresiones sexuales y escatológicas, son

los modos en que se plasma la temporalidad en los signos culturales que utiliza esta estética de lo grotesco aunado a los dos temas antes dichos. Continuando con lo que el arte grotesco nos presenta hoy, cabe recalcar que el cuerpo es una herramienta fundamental de acción dentro de este tema y la manera en la que articula se demuestra através del cuerpo que busca el arte para trabajar. Alfano (2003), explica que: “El arte escoge al cuerpo usado, usurpado, abusado, expuesto, cortado, lastimado, dramatizado y perdido, el cual ha sido victima de la crueldad y causa del conocimiento, con el fin de estimular al espectador directamente desde el sistema nervioso” (La traducción me pertenece p. 10) No hay otra cosa que afecte más a una persona que ver el sufrimiento de otra, es por eso que estos eventos generan reacciones internas, nausea, mareo, incomodidad entre otros, son los sentimientos que se desprenden al estimular al cuerpo a nivel nervioso, este cambio anímico que genera, es pues, lo que asusta o confunde a quienes ven estas escenas. 3.4 Limitaciones El mundo ha sufrido una serie de innumerables cambios y sucesos que han modificado la manera en la que nos proyectamos hacia éste. La aceptación de estos temas, ha llevado a que la sociedad sea mucho más comprensible y accesible a hechos que antes eran vetados y discriminados. El arte grotesco no ha sido rechazado del todo por las personas, lo cual es evidente debido a que persiste y se incrementa con el paso del tiempo. Hay un sin número de trabajos que a pesar de su fuerte contenido visual cuentan con la aceptación y dicción de instituciones artísticas, los cuales a su vez han ganado peso y veracidad en el ámbito, esto ha

sido bueno para el arte, sin embargo también ha provocado que el impacto que pretenden estas obras disminuya y poco a poco sea visto como algo habitual. El manejo de los límites y el traspaso de estos, han llegado a un punto crítico en donde la falta de creatividad e ideas se presenta por la misma razón de que ya “todo esta visto” o hecho. Cada día es más difícil sorprender al público, así como captar su atención y generar un cuestionamiento profundo dentro de ellos. Por este motivo, a pesar de que las obras y trabajos constantemente se están renovando, es difícil encontrar trabajos que de verdad valgan la pena, tanto visualmente como en cuestiones de contenido. Los objetivos que pretende cumplir lo grotesco dentro del arte, en cuestiones de transgredir a la realidad y amenazar tanto al equilibrio social y moral, se ha visto afectado debido a que actualmente vivimos una realidad, como lo expone Vergine, (2007), en donde cada vez es más común encontrar sucesos que violentan la realidad y que ponen en duda a las normas morales que sostiene a la población, por ejemplo con las noticias amarillistas y los resultados de las guerras, lo que ha orillado al arte a ser cada vez más agresivo en su forma de representación,

4.0 Conclusiones A lo largo de este ensayo, se pudo observar que el género de lo grotesco, dentro del arte contemporáneo, como lo había mencionado anteriormente, no ha sido bien recibido por el público y a pesar de que autores como Barrios (2000) y Kauffman (1998) han demostrado que es uno de los temas más recurridos dentro del medio, aún no es del todo aceptado por el espectador como arte. A partir de la teoría de Danto (1999) se esclareció el concepto de arte contemporáneo, de esta forma se puede entender por qué es que actualmente la categoría de lo grotesco abunda en los trabajos que se exponen. De igual manera, las opiniones y teorías de Kauffman (1997) y Barrios (2000), demuestran como es que el género de lo grotesco hoy, pretende envolver principalmente temáticas del cuerpo, centrándose en los temas del asco y del morbo y como es que se aplica a la problemática actual a nivel social. Del mismo modo, también quedó claro que el cuerpo en relación a esta estética, es el eje principal por medio del cual se desarrolla la exposición visual y conceptual de dicha categoría, como se destaca en las opiniones de Alfano (2003)

con respecto al papel que juega el cuerpo dentro del movimiento artístico y como es que su aceptación e inmersión a generado tal impacto, que aún sufre de censuras y rechazo por parte de la institución y del público en general. Por otro lado, basé mi argumentación siguiendo el modelo de Toulmin, la cual se dividió en cuatro apartados, a partir de los cuales se destacan las siguientes opiniones personales con respecto al tema tratado. Dentro de las evidencias abordé el tema de la confrontación del espectador, así como el rechazo por parte de sociedades conservadoras, las críticas no fundamentadas que se desprenden, el tema del cuerpo como eje principal de esta estética y la carencia de cultura y conciencia generada por un problema de educación. Continuo presentando las garantías de mi trabajo que envuelve la desaparición de reglas con respecto al arte, la provocación de revueltas por el uso de este generó a nivel político-religioso, el proceso de aceptación institucional de estos trabajos, la afección corporal que se suscita en todas las personas y el rechazo derivado de la falta de conocimiento con respecto a la problemática actual del arte. Los respaldos en los que basé mi investigación fueron todos los autores mencionados anteriormente, enfocándome principalmente en los trabajos de Danto (1999) con relación a la teoría del arte y en Barrios (2000) quien planeta el uso de este género dentro del arte contemporáneo. Las limitaciones que se presentaron a lo largo de esta elaboración fueron tres, las cuales se relacionan entre sí. La exposición de estos temas, poco a poco han sido aceptados, debido a que la realidad en la que vivimos deja al descubierto este tipo de escenas que presentan al asco y lo grotesco explícitamente. Por otro lado la capacidad de sorprenderse se ha perdido, y cada vez es más difícil generar algún

tipo de reacción en el espectador, lo cual empuja al arte cada vez más a incursionar en diferentes medios, rebasando mayores límites. Por último, mencionaré algunos conceptos que, en mi opinión, se podrían investigar posteriormente con la finalidad de profundizar en el fenómeno previamente analizado. Algunos temas relacionados que se podrían abordar serían con relación al impacto que se genera en el cuerpo del artista a nivel neuronal, a la inversa de las reacciones que suscita en el espectador, así como también el estudio específico de ciertos artistas que proponen este estilo dentro de sus obras, profundizar en sus teorías y trabajos, por que pienso que no hay persona que entienda mejor este tipo de arte que el mismo artista que realiza estos actos.

El asco y lo grotesco 3 Bibliografías Alfano, F. (2003) Extreme Bodies. Milán, Italia: Skira. Barrios, Lara, J.L. (2000, enero-marzo). El asco y el morbo: Una fenomenología del tiempo. Fractal, pp. 01-11. Basañez, F. (2002) Universitat Politécnica de Catalunya. El fenómeno grotesco. (Consultado el 10 de junio de 2010) en http://upcommons.upc.edu/revistes/bitstream/2099/1908/1/Fenomeno %20grotesco.pdf. Conelly, F. (2003) Modern art and the grotesque. Reino Unido: Cambridge University Press. Danto, A. (1999). Después del fin del arte. Barcelona, España: Paidíós. Eco, U. (2006). Historia de la Fealdad. (7°. Ed.). Barcelona: Lumen pp. 22-43. Instituto Nacional de Bellas Artes (1998) El cuerpo aludido. México: CONACULTA. Kauffman, L. (1998) Bad girls and sick boys. Los Angeles, California: University of California Press Vergine, L. (2007) Body art and performance. Milán Italia: Skira. Vásquez, A. (1992), Invitación a la estética. México: Debolsillo. .

El asco y lo grotesco 3 Esquema argumentativo

Categoría

Esquema argumental

Tesis

El género de lo grotesco dentro del are contemporáneo no ha sido bien recibido por el público a pesar de que es uno de los temas más recurridos dentro del medio. 1. El arte grotesco confronta al público y lo deja vulnerable frente a la obra. 2. Este tipo de arte no es aceptado por sociedades conservadoras. 3. Las críticas han limitado la expansión de dicho arte. 4. Lo grotesco en obras performáticas y visuales se concentra principalmente en la visión del cuerpo, lo que ha derivado en su manipulación total. 5. La cultura del arte contemporáneo se centra en un pequeño sector. No existe una conciencia general social y actual de él. 1. El arte hoy, al no regirse por reglas clasicistas, no puede ser juzgado de la misma manera en la que se juzgaron las obras que si se rigieron de ello. 2. Este tema genera revueltas en contra de sistemas sociales político-religiosos. 3. Su aceptación dentro de la institución artística pasó a través de un largo proceso y fue en contra de normas y reglas preestablecidas. 4. Debido a que el cuerpo es un tema presente en todas las personas, el manejo de éste, afecta de forma general sin excepciones. 5. El rechazo deriva de la carencia de cultura e ignorancia, empezando por la educación. José Miguel Cortés. (1970) Expone al cuerpo y a la desintegración corporal como principal símbolo de contaminación “El simbolismo corporal adquiere connotaciones altamente emotivas, todo lo que sea un desperdicio corporal es sinónimo de peligro”. Lo grotesco trabaja con esto. (p.37) Barrios (2000) define grotesco como “…lo que pone en crisis el orden […] lo feo lo monstruoso o lo siniestro […] Todo aquello que parece extraño y raro o se escapa de la norma. El sujeto ante lo informe, desordenado y caótico percibe un peligro que se cierne sobre su integridad, que pone en duda su seguridad y no puede soportarlo” (Cortés, citado en Barrios, 2000, p. 3). Vázquez (1992) expone que Uno de los medios de que disponen el arte para contribuir a quebrantar una realidad que, indiferente al tiempo y al cambio, se empeña a ser eterna e inmutable. El mundo de lo grotesco, aunque fantástico e irreal, no hace sino mostrar lo absurdo, irracional, en el seno mismo de una realidad que se presenta como coherente, armónica y racional. Es asociado históricamente en el arte en movimientos anticlásicos y antirrealistas: inconformistas. (pp. 248-249) 1. Hay trabajos que ya no están mal vistos pese a la confrontación social que presentan. 2. Los limites dentro del arte han sido tan explotados que ya no generan las mismas reacciones que antes 3. El objetivo principal de lo grotesco en cuanto a violentar la realidad, a perdido peso debido a la realidad en la que vivimos

Evidencia

Garantías

Respaldo

Limitaciones

El asco y lo grotesco 3 Anexo 1

Pane, G. (1978). Vergine, L. (2007) Body art and performance. Milán Italia: Skira.

El asco y lo grotesco 3

Anexo 2

Rainer, A. (1968). Vergine, L. (2007) Body art and performance. Milán Italia: Skira.

El asco y lo grotesco 3

Anexo 3

Athey, R. Saint Sebastian removed from the Stake. (1997) Photo by: Opie, C.

El asco y lo grotesco 3

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->