P. 1
Promoviendo Puntualidad

Promoviendo Puntualidad

|Views: 23.499|Likes:
Publicado porJesus Glez.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Jesus Glez. on Mar 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2013

pdf

text

original

Introducción

Una parte fundamental en la educación primaria es el de fomentar los valores y principios que hagan de la comunidad una sociedad comprometida con el desarrollo humano, social y cultural de la misma. Estos valores deben de permitir el buen entendimiento entre las personas además de contribuir en estrechar los lazos que unen a los integrantes de una sociedad. Siendo estas clasificadas en forma general- las relaciones familiares, laborales, de amistad y amorosas. Dentro de cualquier tipo de relación, los lazos se refuerzan a través de la dedicación y el compromiso que cada una de las partes muestra. Si en una relación cualquier parte muestra desinterés o menosprecio de alguna forma hacia la otra parte, entonces, la relación estará destinada al fracaso; y durante el camino hacia la perdición, la relación se tornará ríspida, conflictiva e inclusive dañina para ambas partes. El valor primordial que hace que se pueda demostrar nuestro compromiso en una relación es la responsabilidad. Este valor máximo por excelencia hará que desde el inicio de cualquier tipo de relación esta se haga afectiva y amistosa. De la responsabilidad se puede desprender un valor hermano, que aunque sea el hermano menor no se le puede restar ninguna importancia: la puntualidad. La puntualidad es parte de la responsabilidad que le ponemos a alguna relación y por lo tanto, es parte del compromiso que demostramos. Estos hermanos son inseparables y la interrelación que llevan entre sí es simbiótica: sin uno el otro no puede vivir. Simplemente, si una persona no es responsable, no es puntual; y si no es puntual, no es responsable. La puntualidad y la responsabilidad son dos valores esenciales dentro de la vida cotidiana, los cuales, tanto la familia como la escuela deben de fomentar diariamente. Además, estos valores son primordiales en la enseñanza de las competencias, sencillamente un trabajador que no es puntual no es competente. Este documento está conformado por diferentes artículos recopilados y traducidos desde internet los cuales deberían de ser usados como ayuda para promover la puntualidad y asistencia en el alumnado.

Familias a la Vanguardia Enseñando a tus Hijos a Ser Puntual

La puntualidad es un valor importante porque se refleja la integridad de una persona. La palabra “puntualidad” simplemente significa “a tiempo”, o actuar como se debe en una hora determinada. Muchas, pero muchas personas tienen un problema con la puntualidad. Ellos dicen que no pueden levantarse a tiempo, que nunca pueden entregar a tiempo cualquier cosa: que su coche se averió, o que un elefante rosa escapó del zoológico y bloqueaba el tráfico, etc. Ellos creen que cualquier excusa compensará a la persona quien ha tenido la inconveniencia de esperar. De hecho, cuando alguien es habitualmente impuntual, la persona que espera bien podría estar pensando: “Juan no me respeta lo suficiente para que llegue a tiempo”. “Juan no piensa que mi cita es lo suficientemente importante para que sea puntual.” “Juan es un egoísta.” “Me frustra esperar por Juan porque él está mal gastando mi tiempo.” “Juan no tiene palabra.” “No volveré a incluir a Juan en mis planes de nuevo porque no es alguien en quien pueda confiar.” “Advertiré a los demás sobre la tardanza de siempre de Juan”. Personas respetuosas y responsables no piensan que ser puntual es un problema. El problema es con aquellos a quienes no les gusta que les digan qué hacer. La decisión recae en cómo ellos se relacionan con la otra persona u organización y si hay alguna consecuencia por no cumplir. Una persona que llega habitualmente tarde siempre llega a tiempo a las entrevistas de trabajo por necesidad y quieren crear una buena impresión inicial. La razón de llegar tarde a clase puede ser porque al estudiante no le gusta la materia o el maestro, o es posible que piense que puede copiar los apuntes a otro. Sea cual sea la razón, es todo y solo sobre ellos. ¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a ser puntuales? Como padres necesitamos estar seguros que inculcamos el valor de la puntualidad. Pero también necesitamos ser puntuales nosotros mismos. Necesitamos explicarles a nuestros hijos qué significa ser puntual y las razones por las qué necesitamos ser puntuales todo el tiempo. Necesitan entender cómo se sienten los demás cuando no se llega a tiempo. La puntualidad debe de ser una regla familiar o vista como un valor central.

La regla podría ser: “ser puntual en esta familia significa que todos llegamos a tiempo, o antes, a las reuniones. Significa que entregamos papeles, pagamos recibos y hacemos nuestros trabajos y quehaceres cuando se nos pide; que nos damos el tiempo suficiente para terminar antes de las fechas límite o llegar a reuniones pactadas; que nos hacemos responsables por nuestra tardanza y que nos disculpamos, además no damos excusas patéticas; que aceptamos las consecuencias agradecidamente si no pudimos llegar a tiempo; que si vamos tarde, llamamos y le hacemos saber a la persona nuestra nueva hora de llegada; y finalmente, que recordaremos cancelar o reponer aquellas citas en las que sabemos que no podremos llegar a tiempo. El incumplir con la regla significa que habrá consecuencias, pero la puntualidad debe de ser reforzada por el alabo y la recompensa para que de esta forma se convierta en algo cotidiano. Siempre es un placer trabajar con aquella gente que siempre llega a tiempo. Sea formal o causal, llegar a tiempo motiva la unión en una amistad, en un equipo, o en una situación laboral. Nuestros hijos necesitan ver esta cualidad en nosotros y aprender ser de la misma manera. Todos experimentamos mucho más de la vida cuando no lo desperdiciamos en ser impuntuales. Tomado y traducido desde http://www.forefrontfamilies.org/content/view/179/9/

Cómo Enseñar Puntualidad a Niños
Por un contribuidor de eHow

No hay nada más desagradable que un adulto quien siempre llega tarde. Este mal hábito puede afectar la carrera de un adulto y las relaciones con un efecto negativo. La niñez ofrece muchas oportunidades para enseñar a los niños su lugar en una relación con otros. Enseñados con prontitud, los niños pueden desarrollar buenas características tales como: ser puntual y honrar el tiempo de otros.

Dificultad: Moderadamente fácil. Instrucciones 1. Sé un buen ejemplo. Diles a tus niños cuando estés trabajando en un proyecto con una fecha límite y el por qué piensas que es importante. Haz lo mejor posible para que llegues a tiempo a los lugares donde debes de estar, o incluso antes, y remarca lo bien que te sientes en ser puntual. 2. Señala la impuntualidad negativa en otros cuando veas que sucede. Sin dejar de ser una crítica constructiva, explica a tus niños que llegar tarde puede ser dañino y egoísta. Especialmente cuando alguien llega tarde por ellos, demuéstrales que lo qué ellos están sintiendo es lo qué otros sienten cuando ellos mismos llegan tarde. 3. Recompensa la buena conducta de la puntualidad con cumplidos y premios. El refuerzo positivo es siempre el mejor maestro. 4. Permite a los niños experimentar las consecuencias cuando llegan tarde. Podrían no asistir a un lugar especial por su tardanza, perder su lugar en la línea o perderse un lugar reservado en la mesa. No te apresures en hacer las cosas bien cuando tus alumnos son impuntuales debido a su propio comportamiento. 5. Enseña a los niños cómo administrar su tiempo y proyectar cuánto tiempo se necesita para estar preparados en realizar una responsabilidad. Ve el reloj junto con ellos cuando se estén preparando, y señala cuánto tiempo les toma hacer lo típico. Exprésales cuando veas en ellos pasividad. Tomado y traducido desde
http://www.ehow.com/how_2221993_teach-punctuality-children.html

Sugerencias y estrategias para la puntualidad
Las sugerencias y estrategias para la puntualidad pueden incrementar la facilidad y la velocidad con la que construimos este importante rasgo del carácter. La mayoría de los adultos entienden el significado básico de puntualidad. Sabemos que las personas puntuales realizan obligaciones o terminan tareas necesarias antes del tiempo mencionado acordado. La puntualidad envuelve más que eso, y sólo cuando vemos la imagen completa podemos construir una puntualidad sólida. Sólo empleando sugerencias y estrategias vitales podremos construir este rasgo de carácter efectivamente.

¿Quiénes necesitan este tipo de sugerencias y estrategias? Puntualidad es una necesidad creciente en todo tipo de arena. En esta lista sólo escribiremos cinco de ellas:

1. Patrones: buscan por una excelente puntualidad entre sus empleados. 2. Empleados: desean poder mejorar su coeficiente de puntualidad. 3. Padres de familia: quieren que sus hijos exhiban prontitud. 4. Maestros de todos niveles, incluyendo post grados: quieren buena puntualidad. 5. Conferencistas: quieren audiencias puntuales que no interrumpan con la lectura.

Si terminamos la lista, incluiría a cada persona en la tierra capaz de entendimiento; porque la puntualidad es parte de nuestro carácter. Es un Valor absoluto, atado a cualquier otro Valor absoluto. La necesidad universal por la puntualidad creará una necesidad común por estas estrategias y sugerencias. Todos necesitamos enseñar puntualidad, a nosotros mismos primero, y entonces a otros si estamos en tal posición.

Enseñándote a ser puntual

Enseñar puntualidad a la persona en el espejo es vital si aspiras a ser un hombre o mujer de grandes valores morales. Esto es esencial si aspiras a enseñar este valor a otros. Ya que como con cualquier otro valor necesitas practicarlo para predicarlo. La credibilidad se sostiene de las

acciones. Como patrón, o Padre de familia quien es perpetuamente tardío, por ejemplo, ganarán un poco más que faltas de respeto al tratar de enseñar puntualidad a otros.

Una vez que te has enseñado a ti mismo a ser puntual, puedes aplicar las mismas sugerencias y estrategias para enseñar puntualidad a otros.

Estrategias y sugerencias

Con esto en mente, aquí hay seis estrategias y sugerencias que te pueden ayudar:

Reconocimiento: admitir que uno necesita ayuda para construir puntualidad. Muchas personas piensan que ya son lo suficientemente puntuales. Ellos dicen que la puntualidad es relativa. Con tal de que llegues diez minutos después de la hora pactada, eres puntual. La misma gente tiende a creer que conducir dentro de los diez kilómetros arriba del límite de velocidad es legal. Si siempre habías pensado que de 10 a 15 minutos de tardanza está dentro de los límites de la puntualidad, estás en lo incorrecto. Emplea la estrategia de reconocimiento. Admite que no ejercitas verdadera puntualidad. Podrás trabajar, construir o pulir un valor sólo si reconoces que no lo posees en su mejor forma.

Respeta: la tardanza es un camino hacia la desconsideración y debes de reconocerlo como lo qué es: un insulto. Es una cachetada en la cara. Tu tardanza dice que tú y tu agenda son más importantes que el resto de las personas. Algunos políticos, presidentes, y otros líderes han conscientemente empleado la tardanza para enviar el siguiente mensaje: “¡es correcto para mí llegar tarde y tenerte esperando porque yo soy más importante que tú!” incorrecto. La otra persona es siempre más importante. Ejercita el respeto por otros como un incentivo para ser puntual. Piensa acerca del valor y la importancia de la otra persona. Haz de esto tu “zanahoria” que hace que llegues temprano.

Amor: este Valor absoluto requiere hacer lo qué es mejor para otros. Esto por supuesto incluye la puntualidad. No puedo recordar un solo instante en mi propia vida en el que hubiera sido mejor para la otra persona el que yo llegara tarde. Puedes estar en desacuerdo, pero piénsalo a través de conclusiones lógicas. Aunque con asistencias puntuales los otros pueden no estar preparados, esas

asistencias les urge a que desarrollen este rasgo de las personas bien educadas. La tardanza de tu parte causa que otros tengan que ajustar sus agendas, lo que es usualmente malo para ellos. Ejercita el amor en forma de satisfacer las citas y tiempos en forma.

Responsabilidad: un rasgo de la responsabilidad es que el deber o la tarea casi siempre tienen una fecha límite. La responsabilidad de Juan es limpiar la jaula donde se encuentra el hámster; siempre tiene un tiempo límite: la hora del almuerzo. Si Juan no puede terminarlo a tiempo, él no ha ejercitado su puntualidad y no ha cumplido con su responsabilidad. La responsabilidad de Karen de preparar 50 folletos para el seminario del día 3 de mayo que empieza a las nueve de la mañana tiene una fecha límite: el tiempo mismo en el que empieza el seminario. Si Karen falla en tener los folletos preparados para entonces, ella no ha ejercitado la puntualidad y no ha cumplido con su responsabilidad. Recuerda que responsabilidad siempre requiere de puntualidad. Enfatiza la puntualidad a ti mismo cada vez que aceptes una responsabilidad. Escribe la fecha límite como parte de tu responsabilidad.

Autocontrol: una parte importante de ejercitar la puntualidad es tomar el poder de ti mismo. Debes de azotar el látigo sobre tu propia cabeza. Controla tu deseo de posponer la preparación; de dormir un poco más; de hablar con un amigo por un poco más de tiempo; o de hacer una cosa más antes de salir a tu compromiso. Controla tu deseo de escoger actividades extras para que cumplas con la fecha límite. Aprovecha tu tiempo libre para asegurarte de que seas puntual. El autocontrol es un gran valor, y puede hacer la diferencia entre ser puntual o no.

Se realista: la mayoría de veces que una persona es impuntual se debe a decisiones tomadas deliberadamente. Sí, hay causas accidentales. La persona con la que compartes el coche pude haber olvidado que este día era el tuyo. Papá pudo haber olvidado despertarte. El autobús pudo haberse seguido derecho. Tu pareja pudo haber olvidado en poner la alarma. Pero, la realidad es que la mayoría en la tú llegas tarde es por las decisiones que tomaste: tú decidiste en ir a dormir hasta tarde y tuviste problemas en prepararte. Tú decidiste en ver televisión 30 minutos más en lugar de prepararte para la mañana siguiente. Tú decidiste detenerte por el café y las donas cuando ya ibas tarde. Tú decidiste en realizar el proyecto que te gusta en lugar del que debe de entregarse. Se realista y adopta las medidas necesarias para que te hagas una persona puntual.

Enseñar Puntualidad a Otros

Enseñar puntualidad es apropiado en casi cualquier ambiente. A los empleados no se les necesita decir que llegar tarde cuesta dinero. El hecho se ha documentado por varios estudios económicos. Los patrones deben de implementar un programa que ayude a los empleados en maneras prácticas. Darles sugerencias prácticas que les ayuden a llegar temprano a su trabajo; además de regresar a tiempo después del descanso. Enseñarles sugerencias de cómo estructurar su trabajo para que haya seguridad en entregar sus deberes a tiempo.

Los maestros que construyen carácter, y de hecho los maestros de cualquier nivel, deben de ayudar a sus alumnos en desarrollar este valor. Impuntualidad es un obstáculo para una educación eficiente. Reduce los logros académicos y afecta el progreso no solo del estudiante sino de la clase entera. Incluso en una escuela que no enlista a la puntualidad como parte de su currículo, enseñar este valor es vital para el éxito escolar.

Padres de familia deben de enseñar a sus hijos puntualidad, e insistir en la prontitud dentro del hogar, y así establecer una habilidad invaluable para la vida. Incluso un niño pequeño puede ayudar en poner la ropa lista para la mañana siguiente antes de irse a dormir; en tener todo listo para una salida matutina a vacaciones; en trabajar para cumplir con las fechas límite.

Advertencia En conclusión, por favor enfatiza puntualidad, como cualquier otra cualidad en el carácter nunca de construirse con base a razones egoístas. Preguntar “¿qué hay para mí?” no es incentivo válido. Construye puntualidad porque es un valor absoluto y porque es lo correcto.

Tomado y traducido desde:
http://character-in-action.com/punctuality-tips-and-strategies/

Las Mejores Soluciones Para los Alumnos Impuntuales: 4 Pasos para Detener el Ausentismo Escolar, Además de Mejorar la Asistencia y Puntualidad.
El tiempo para empezar a enseñar la asistencia y puntualidad es desde el “día 1 de la semana 1”. Para el personal de muchas escuelas el tiempo es “ahora”. Recuerda: tu puedes ser el mejor maestro o consejero del planeta pero si tus estudiantes llegan tarde para ser enseñados o aconsejados, realmente no importa que tan bueno seas. El punto es: los alumnos deben de estar presente si quieres trabajar exitosamente con ellos. La mala noticia es que muchos niños tienen problemas con su puntualidad. La buena noticia es que la mayoría de las tardanzas pueden ser rápida y efectivamente resueltas. La puntualidad es una habilidad escolar esencial que constantemente esperamos pero sin enseñar entera y consistentemente. Una vez enseñados ser puntuales, muchos niños muestran una mejora duradera. Aquí están las últimas soluciones para tus alumnos que llegan al último. Nuestro 4 pasos para detener impuntualidad:

1. Motívalos
La motivación es usualmente el paso más importante para detener la impuntualidad porque muchos estudiantes no ven una razón para llegar a tiempo. Convence a tus alumnos que la conducta de llegar a tiempo es una habilidad esencial, muchas veces el convencimiento crea mayores cambios que cualquier otro enfoque. Puedes buscar muchos motivadores en línea o puedes intentar utilizar las intervenciones que se muestran a bajo, pero cómo de seguro sabes, necesitarás que usar más de una o dos estrategias motivadoras para obtener el impacto deseado.

Intervención Pregúntale a tus estudiantes que completen varias preguntas humorísticas de opción múltiple como la siguiente:

“Julio olvidó pagar la cuenta del cable otra vez. Julio va a descubrir que la compañía del cable va a: a) Nunca lo va a notar. b) Lo va a entender completamente que a Julio simplemente se le olvidó.

c) Le desconectará el cable inmediatamente.

Un seguimiento a esta pregunta en particular poder ser: pregunta a tus alumnos que determinen como le puede afectar a Julio que le desconecten el cable. Asegúrate que ellos se den cuenta que Julio no podrá ver sus programas favoritos, además que posiblemente habrá un costo por reconexión. Ayúdales a tus alumnos entender que ser puntuales en la escuela los prepara para las habilidades necesarias en la adultez; especialmente si piensan en necesitar servicios básicos o adicionales.

2. Identifica las Causas
Los alumnos tienen problemas con la puntualidad por muchas razones, incluyendo distracciones, diferencias culturales, deficiencias en sus habilidades o pobre motivación. La manera más efectiva para construir una conducta pro-puntualidad es identificar y atacar la fuente de la impuntualidad. Por ejemplo, un alumno de primaria puede llegar tarde porque no cuenta con un adulto que le ayude a levantarse y prepararse para ir a la escuela. Su problema se puede solucionar enseñándole las habilidades necesarias para crear un plan y un horario para levantarse, preparase para ir a la escuela y además llegar a tiempo.

Intervención Haz una tabla con dos columnas y llámala “Cuenta Regresiva para Ir a la Escuela.” En la columna de la izquierda enlista las horas y en la columna de la derecha enlista las tareas que el niño debe de hacer para prepararse para la ir a la escuela. Así, la tabla muestra que es lo que tiene que hacer el niño para llegar a la escuela a tiempo y en qué momento debe de hacerlas. De esta manera, el niño puede realizar sus tareas que incluyen: levantarse, lavarse, desayunar e ir a la escuela. Esta estructura externa pueda substituir la falta de un guía en casa.

3. Ayuda Paso a Paso
Muchos estudiantes simplemente no pueden llegar a tiempo así como tú no puedes perder 5 kilos instantáneamente o empezar a hablar sueco de inmediato. Eso es en parte porqué las consecuencias pueden ser particularmente inefectivas para mejorar la puntualidad. Una vez que la razón de la tardanza ha sido identificada ofrece ayuda paso a paso. Muchos estudiantes no han sido enseñados totalmente para realizar tareas rutinarias sin demoras: hacer la tarea o sentarse

antes que suene la chicharra. Deja de asumir que ellos tienen estas habilidades. Consecuencias y recompensas no compensarán por estas habilidades. Planea en enseñarlas de una manera sistemática y organizada como el enfoque tú utilizarías para enseñar ortografía o algebra. Así como no puedes basarte en consecuencias o recompensas en lugar de la instrucción para construir una competencia en algebra, no puedes basarte en consecuencias y recompensas en lugar de la instrucción para construir una competencia en el área de la puntualidad. Potencialmente, esta es una manera completamente diferente para manejar y pensar sobre los asuntos de puntualidad.

Intervención Asegúrate de enseñarles a tus alumnos cuando es correcto quedarse en casa en lugar de la escuela; y cuando no es necesario. Puedes crear un poster para esto.

Para hacer tu propia versión del poster lo puedes titular “Encuentra la Razón para Quedarte en Casa en Lugar de Ir a la Escuela”, después usa dibujos humorísticos para representar las razones pobres para quedarse en casa. Incluye excusas comunes como estas: “No sabía qué día era”, “Vivo Lejos”, asegúrate que tu versión ocasione risas.

4. Espera un Cambio
Aquellos estudiantes en que su tardanza se deba primeramente a deficiencias de habilidades o diferencias culturales pueden mostrar una mejora sólo gradual. Dominar nuevas habilidades requiere de tiempo y de práctica así que mantén expectativas razonables. Los alumnos detectan y reaccionan negativamente a la impaciencia de los adultos. El cambio puede ser más rápido en aquellos estudiantes en que su tardanza se debe primeramente a problemas motivacionales. Cuando finalmente los estudiantes se convencen que la puntualidad es importante, estos estudiantes cambian muy rápido.

Intervención Reconsidera la sabiduría popular de suspender cronológicamente a los alumnos faltistas. La suspensión no enseña habilidades de asistencia. Lo que enseña la suspensión es habilidades para quedarse en casa, además no tiene paralelo en el mundo laboral adulto. Recuerda que estás preparando estudiantes para el mundo real dónde los alumnos pueden esperar ser parte del sistema o sistemáticamente desempleados.

¿Te gustan estas soluciones para tus alumnos impuntuales? Hay cientos de métodos alumnos ausentes, en riesgo, sin motivación, e impuntuales en línea. Trabajar con estudiantes apáticos, ausentes e impuntuales no tiene que ser tan difícil si tratas con algunos de las más nuevas y efectivas intervenciones.

Por: Ruth Wells, M.S. Tomado y traducido de: Article Directory: http://www.articledashboard.com
<http://www.articledashboard.com/Article/The-Best-Solutions-for-the-Latest-Students--4-Steps-to-Stop-Truancy--andImprove-Attendance-and-Punctuality/87164>

Planeación sobre la Importancia de la Puntualidad y de Llegar a Tiempo
Muchas cosas pueden pasar en pocos momentos –especialmente en un salón con tiempos ahogados- ¿Qué tal si te pierdes los primeros minutos de instrucciones de una clase en la que ya cuentas con problemas? Las probabilidades dicen que ya no te sentirás tan listo para una clase en la que no andas muy bien; entonces, llegas tarde y te va peor. Esta planeación sirve para ayudar a ilustrar eso y enfatizar la importancia de llegar a tiempo en la escuela en otras situaciones de la vida.

Une

Obvia lo obvio. Dile a la clase que les vas a enseñar a hacer un cráneo de papel. Da a cada alumno un pedazo de papel y motívalos a seguirte a cada paso. Aun así, después de algunos pasos diles que tienen que salir de la clase por algunos momentos. Cuando regresen, tú habrás llevado unos pasos más, de esta manera para ellos será difícil descubrir qué hacer porque ya se lo habrán perdido.

Define términos

Puntualidad: la calidad o hábito de ser parte de un tiempo pactado… llegar a tiempo frecuentemente.

Hazlo Relevante

Pregunta a tus alumnos que identifiquen una clase que ellos encuentren como la más difícil, después discute cómo el perderse una lección puede hacer que la clase aún más difícil que si fuera al contrario. Pregunta a la clase que identifiquen cómo el perderse de instrucciones puede hacer más difícil el tener éxito en clases.

Aumenta la Emoción

Invita a la clase que compartan cosas que ellos esperan hacer durante sus vidas; espera algo como “obtener mi licencia de manejar” o “ser doctor”. Enlista las opiniones en una columna en el pizarrón, entonces ayuda a la clase adivinar qué pasaría si se pierden de las clases o instrucciones cuando se estén preparando para estas actividades. Relaciona esto con perder clases en la escuela.

Punto Principal

1. La mayoría de la gente puede aprender mejor y manejar información más fácil cuando están presentes durante toda la instrucción. 2. La mayoría de la gente tiene problemas para aprender y manejar información cuando se pierden partes de la instrucción. 3. La mayoría de la gente tiene gran dificultad en aprender y manejar información cuando se pierden completamente la instrucción. 4. Muchas clases que parecen muy difíciles pueden ser relativamente simples de dominar si se recibe toda instrucción. 5. Aprender puede ser muy fácil cuando estás ahí para aprender.

Analiza Considera qué piensas y sientes sobre llegar a tiempo y si te sientes bien por ello. Si llegas a tiempo ¿Por qué? ¿Por qué llegarías tarde? ¿Cómo desarrollaste este hábito? ¿Te gustaría cambiarlo?

Tomado y traducido desde:
http://hubpages.com/hub/Lesson-Plan-on-the-Importance-of-Punctuality-and-Being-On-Time

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->