P. 1
Pelota Maya

Pelota Maya

5.0

|Views: 24.138|Likes:
Publicado porJairzinho Panqueba
Este libro es accequible también de la página de la Dirección General de Educación Física de Guatemala: www.digef.edu.gt. Ofrece un recorrido exhaustivamente histórico, pero también contemporáneo, acerca del chaaj o Juego de Pelota Maya. Contiene también detalles sobre las modalidades, atuendos, reglas y opciones pedagógicas.
Este libro es accequible también de la página de la Dirección General de Educación Física de Guatemala: www.digef.edu.gt. Ofrece un recorrido exhaustivamente histórico, pero también contemporáneo, acerca del chaaj o Juego de Pelota Maya. Contiene también detalles sobre las modalidades, atuendos, reglas y opciones pedagógicas.

More info:

Published by: Jairzinho Panqueba on Mar 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/19/2015

pdf

text

original

hacer que el látex se

convirtiera en una sustancia

plegable, elástica, y que

rebota. Sobre la elaboración

de la pelota entre los

nahuas, Francisco

Cervantes de Salazar, en

1561 anota lo siguiente:

"Esta se hacía de la goma

de ulli, que es un árbol que

nasce en tierras calientes,

que punzado destila unas

gotas gordas y muy blancas

y que muy presto se cuajan,

las cuales juntas, mescladas

y amasadas y tratadas

después, se paran tan

negras como la pez y no

tiznan; de aquello,

redondeando, hacían

pelotas, que, aunque

pesadas y duras para la

mano, botan y saltan tan

livianamente como pelotas

de viento y mejor, porque no

tienen necesidad de

soplarlas".

(Ortografía parcialmente

modernizada)

4
555

19

La primera noticia que tuve

del proceso de elaboración

de la pelota hoy día, fue la

técnica empleada en Sinaloa

(México), a través del

documental denominado

“Ulama, el juego de la vida

y de la muerte” realizado en

los años ochenta por

Roberto Rochín, donde un

fabricante de pelotas de hule

explica el procedimiento, en

el que utiliza una planta

llamada “machacuana” que

crece en los mismos lugares

que el árbol de hule.

La raíz de la machacuana

(similar a una raíz de yuca),

se rodaja y se cuece

realizando una decocción,

después el jugo de la raíz

se mezcla con el látex para

lograr su coagulación. Una

vez coagulado el hule y

antes de que se enfrié, se

amasa y moldea con las

manos para formar la pelota.

Por otra parte en la región

maya de Zacualpa, Chiapas

(México), aun siguen

utilizando las técnicas

tradicionales para el

proceso de “curar el hule”.

La planta que se utiliza en esta región es conocida

con el nombre de “Don Diego de día”. (Ipomea

purpurea), en Guatemala la conocemos como

campanilla morada, o campanilla.

Según un estudio realizado por el Ing. Michael J.

Turkanian, y Dorothy Hosler (2000), profesora de

arqueología y tecnología antigua, explican que

los compuestos químicos de la ipomea alba

hacen posible la transformación del látex natural

en hule, ya que proporcionan, moléculas de sulfuro

(azufre) que vuelven al hule más resistente y con

cualidades elásticas.

Planta de la ipomea violácea. Y uno de los paneles del juego
de pelota de la cancha de Chichen Itzá, podría tratarse de la
representación de la ipomea y el árbol de hule. Dibujo del
autor. (Imágenes provisionales)

1

20

Según estos autores, los antiguos pobladores de

Mesoamérica debieron estar familiarizados con

el don diego de día. Esto en base a que se

conocen de representaciones pintadas en vasos

y platos de cerámica, de sus semillas (las especies

e ipomea arbórens, tricolor y purpurea, tienen

6 Artículo: la elaboración del Hule en Mesoamérica. Publicado en la Revista Arqueología
Mexicana, El Juego de Pelota, 2000. Pág. 54-57.

propiedades alucinógenas)

las cuales parecen en la

iconografía maya al menos

desde el periodo Clásico

(250 al 900 d. C).

Como fabricaban la pelota

Es posible que la técnica fuera similar a la que se emplea

tradicionalmente para este fin. El proceso puede durar varios días,

el cual iniciaría con la extracción del látex del árbol, ya que

aproximadamente se necesitaban de dos a tres galones de hule para

fabricar una pelota.

1.

Hacían una incisión al árbol del hule (Castilla elástica) y

almacenaban la savia en vasijas o jícaras las que tapaban con hojas

de plátano para su conservación.

2.

Luego trituraban el tallo de la enredadera silvestre llamada

ipomea alba o ipomea violácea hasta obtener su líquido.

3.

Este fluido era vertido en un recipiente de barro cocido donde

previamente habían vaciado el látex.

4.

Tras remover la mezcla (probablemente al fuego) el látex se

coagulaba y formaba una masa solida y maleable.

5.

Con esta masa blanca moldeaban la pelota, a partir de formar

un núcleo, es decir una pelotita sobre la cual se irán colocando capas

de hule, más o menos delgadas y anchas, como si se tratara de una

bola de hilo. Procurando en todo el proceso que no existan bolsas de

aire, hasta alcanzar el peso y medidas deseadas.

1
1

21

Las figurillas de cerámica

son la evidencia más remota

que hasta hoy se conoce de

la práctica del juego, y

aportan valiosa información

sobre las características del

juego, los jugadores y su

vestimenta. Generalmente

muestran protectores como

yugo, rodillera, protector de

antebrazo, y un tipo de

sandalia especial.

Dependiendo de la época y

la región, por ejemplo en la

zona olmeca (zona del Golfo

de México), las figurillas

muestran a jugadores que

utilizan una especie de

“casco”, el yugo y una

rodillera. Estos protectores

se utilizaban ya que según

Piña Chan (1967) desde esa

época ya utilizaban pelotas

de hule.

En la estela de Tepatlaxco

(Veracruz, México) se

observa la escena en el

momento en que un jugador

es asistido por otro

personaje para colocarle los

implementos para el juego.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->