Está en la página 1de 1

Antiguo Régimen: es el conjunto de relaciones sociales, económicas y políticas que

caracterizan a las monarquías europeas entre los siglos XVI y XVIII. El Antiguo Régimen
tiene tres características fundamentales: sociedad de tipo estamental, economía basada en
el sector primario (con avance del comercio) y sistema político basado en la monarquía
absoluta (que evolucionará y dará lugar al despotismo ilustrado en el siglo XVIII).

Monarquía absolutista: sistema político nacido en Francia en el siglo XVII (con Luis XIV).
En una monarquía absoluta, el rey, cuyo poder provenía directamente de Dios (monarquía de
origen divino), concentraba todos los poderes: legislativo, ejecutivo, judicial, militar…; de
esta manera, Estado y monarquía eran lo mismo (algo inseparable).

Sociedad estamental: forma de organización social característica del Antiguo Régimen. Se


había originado durante la Edad Media y dividía a la sociedad en tres órdenes o
estamentos: el clero, la nobleza y el tercer estado o pueblo llano (burgueses, artesanos,
campesinos, mendigos…). Los dos primeros estamentos eran privilegiados (no pagaban
impuestos, tenían tierras y riquezas…) mientras que el tercer estado era el estamento no
privilegiado (pagaban impuestos, no tenían tierras ni riquezas…).