P. 1
Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial. El caso del Municipio de Cochabamba, Bolivia.

Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial. El caso del Municipio de Cochabamba, Bolivia.

|Views: 303|Likes:
Publicado porpablopradov
Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial. El caso del Municipio de Cochabamba, Bolivia. 2007
Autor: Pablo E. Prado Velasco
Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial. El caso del Municipio de Cochabamba, Bolivia. 2007
Autor: Pablo E. Prado Velasco

More info:

Categories:Types, Research
Published by: pablopradov on Feb 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/08/2013

pdf

text

original

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial. El caso del Municipio de Cercado-Cochabamba, Bolivia. Pablo Prado Velasco1 Introducción En el presente trabajo se desarrolla un análisis para la incorporación de indicadores socioeconómicos de sustentabilidad a los procesos de ordenamiento territorial en el contexto cochabambino. El desarrollo de indicadores permite conocer la realidad o el fenómeno de estudio ya sea en un momento dado o en el tiempo; siendo el soporte principal para la toma de decisiones. El análisis de los indicadores implica convertir datos en información y esta combinada con conocimiento es la base para la generación de instrumentos técnicos, normativos, legales, etc para la planificación y el desarrollo. Mientras más aproximado es el modelo de análisis, se podrán visualizar mejor las posibles explicaciones a los problemas, las soluciones factibles y maneras de regulación. Particularmente las variables económicas tratan de medir las características y relaciones entre los flujos de bienes, servicios y monetarios al interior de una sociedad, como entre diversas sociedades o territorios. La medición de estas variables en el contexto de una ciudad importante como Cochabamba, es muy importante ya que bajo el modelo económico actual, las ciudades son el motor del desarrollo económico de su región de influencia. Es igualmente importante determinar medidas de crecimiento económico y generar las condiciones para apalancarlo, evitando que esto produzca inequidades. En general la red de ciudades y asentamientos humanos se constituye en el motor de desarrollo de su región de influencia. Por tanto es necesario entender su dinámica de sistema complejo para poder determinar los roles de cada uno de los asentamientos humanos en particular. Esta dinámica va más allá de la dicotomía urbano-rural o de las interpretaciones sectoriales que han causado conflictos de orden epistemológico en las aproximaciones al fenómeno de construcción social del territorio. En el caso de la región de los valles cochabambinos, la presencia de asentamientos humanos se remonta tiempos remotos; donde el desarrollo y crecimiento de esta red ha sido condicionada por los cambios del modelo económico a través del tiempo. En las últimas dos décadas se ha experimentado un remesón fruto de las políticas del ajuste estructural y un crecimiento sin precedentes que ha modificado la distribución demográfica territorial, dando como resultado un proceso de conurbación en el valle central y la formación del área metropolitana de Cochabamba. En este sentido es necesario un análisis de la estructura del territorio regional en el cual se inscribe el municipio de Cochabamba, sólo así se puede interpretar cual es el rol y función, además de las relaciones del municipio dentro del sistema; para luego identificar los principales conflictos territoriales o contradicciones.

Concepciones tradicionales vs nuevos paradigmas En el contexto nacional, están presentes todavía tradicionales concepciones, en algunos casos quizás heredadas, de los años dorados de la planificación estática y normativa. Incluso se

1

Arq. Pablo Prado Velasco. Alumno de la Maestría en Asentamientos Humanos y Planificación Territorial.

MAH3-104

-1-

Pablo Prado Velasco

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

realizan procesos “participativos”, pero a la hora de la toma de decisiones para la formulación de las propuestas se continúa la práctica tradicional de imposición de ideas “desde arriba”. Dentro de los procesos de planificación juega un rol importante el análisis de variables e indicadores. Esto requiere que exista claridad metodológica y certeza en cuanto a lo que se quiere medir. Entonces surgen algunas interrogantes...qué indicadores son los adecuados para mostrar mejor las relaciones del territorio con la economía, aspectos sociales, etc?, es decir cómo podemos medir éstas dimensiones para el verdadero desarrollo? Muchas veces no es suficiente con aplicar el método, sino antes es necesario una profunda reflexión del fin y la manera de aplicar el análisis, solamente entonces se podrá saber si el nivel de detalle o si las unidades de análisis son los adecuados. Dependiendo del indicador es recomendable la desagregación espacial y de categorías; los análisis agregados generalmente no ofrecen todas las ventajas de los datos. En muchos casos mediante una exploración exhaustiva de los datos se pueden visualizar situaciones e incluso realizar importantes descubrimientos que ayudan a desentrañar las causas de los problemas. Sumado a esto es necesaria la generación de nuevos indicadores que puedan ser capaces de aproximarse más a nuestro contexto y a lo que queremos medir. Por ejemplo, tradicionalmente se utiliza como indicador el PIB, pero ya está bastante demostrado que el PIB no es un buen indicador del verdadero desarrollo, ya que solamente contempla los flujos monetarios formales de una economía y no toma en cuenta costos sociales y medioambientales. Por otra parte, existen ejemplos de indicadores que tratan de incorporar variables relacionadas a los costos, tal es el caso del “índice de bienestar económico sostenible” de Daly y Cobb2 (Universidad de Luisiana y Universidad de California) en el cual todo impacto negativo sobre la sociedad es tomado en cuenta como un costo (se resta), costos de accidentes, enfermedades, contaminación, etc; y los impactos positivos se suman (inversión pública, etc). El análisis de este tipo de indicadores puede brindar luces en el entendimiento de dinámicas socio-económicas, además de vislumbrar hallazgos de procesos todavía ocultos a la vista de los planificadores, como el caso del comercio callejero, que es buen ejemplo de análisis de un indicador económico no tan convencional pero que muestra una dimensión importante en los flujos monetarios y alternativa de recepción de empleo. Otro análisis socio-económico que es necesario es del mercado de tierras, el cual debe desentrañar más aún este tema, ya que está directamente relacionado a los procesos de expansión urbana, movilidad social y es una de las formas más comunes de acumulación de capital en la ciudad. En muchas propuestas de planificación territorial, incluyendo el PMOT del Municipio de cercado, se establece la necesidad de densificación como alternativa al crecimiento urbano, pero cuál podría ser el argumento para asegurar que la densificación es una buena medida?, es decir, no hay un análisis de los impactos que esta medida puede ocasionar en la estructura interna de la ciudad, y por tanto, antes se debería medir la capacidad de soporte real del suelo urbano, en términos de cobertura de servicios, capacidad de soporte para el transporte público, capacidad de soporte ambiental. En realidad, es necesario conocer cual es el impacto de la ciudad sobre su área de influencia, en términos ecológicos según el patrón de la sociedad sobre uso de recursos y producción de residuos/desechos; para lo cual

2

Citado por Manfred Max-Neef en conferencia sobre “Desarrollo a Escala Humana”, Madrid 2005.

MAH3-104

-2-

Pablo Prado Velasco

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

existe un indicador que mide la “huella ecológica”3 en unidades territoriales, el cual debería estar contemplado en los estudios territoriales, ya nos informa sobre “cuanto” espacio físico requiere el “metabolismo” de la ciudad. Otro análisis necesario es el de la pobreza abarcando todas sus dimensiones y relacionándolas con el territorio, debido a que una de las metas más importantes para cualquier proceso de planificación es el bienestar colectivo, y más aún si en nuestro caso existe una brecha grande entre segmentos sociales de la ciudad; donde este proceso de segregación incluso puede llegar a convertirse en una "guetificación" si la brecha sigue creciendo. Actualmente hay aproximaciones bien logradas al problema de la pobreza, y con enfoques multidimensionales4 (género, acceso al agua, etc) que deben ser rescatadas y aplicadas en los análisis territoriales. Así mismo existen metodologías y experiencias en estudios etnográficos que son una fuente de información cualitativa muy útil en el proceso de análisis y ordenamiento territorial; especialmente por que el territorio es una construcción social, y es por eso necesario comprender esta dinámica desde la dimensión de la sensibilización social. Las ventajas de los estudios holísticos es el profundo involucramiento con las personas (P.Geddes)5, y con esto el desarrollo de confianza, compromisos, objetivos comunes, etc. Según Max-Neef6, la pobreza puede ser entendida como la imposibilidad de satisfacer las necesidades humanas fundamentales, para lo cual plantea una matriz de necesidades en base a un eje axiológico y otro ontológico; y cuya aplicación podría ser un avance hacia el entendimiento del problema de la pobreza desde otro enfoque diferente (a escala humana), y la aproximación hacia un nuevo paradigma de desarrollo. Ahora más que nunca es necesario el relevamiento y ponderación del capital social en el municipio, hay que cuantificar, analizar las cualidades de este; siendo uno de los factores más importantes en la “competitividad productiva”. Básicamente un análisis de la oferta de fuerza de trabajo y recursos humanos relacionado territorialmente, puede dar muchas luces sobre la planificación de infraestructura de apoyo a la producción, promoción de emprendedores, centros de capacitación, acceso a servicios financieros y mercados. Pero si estos planteamientos no son considerados y vinculados territorialmente se corre el riesgo de plantear instrumentos finitos e inaplicables; con la consecuencia, en términos de inversión municipal, negada a los sectores vulnerables, marginados y abandonados. Sin lugar a dudas la participación es una clave en los estudios socio-económicos y en los procesos de planificación territorial. Por tanto la identificación de los actores, el establecimiento de la red social de actores (con roles y compromisos), para conducir la resolución de conflictos, negociación y establecimiento de alianzas, es trascendental para una gestión socialmente sostenible de cualquier proceso y la aplicación exitosa de cualquier instrumento, siempre velando por la asignación de responsabilidades y tareas a cada uno de los actores, desde el proceso de identificación de problemas, determinación de estrategias y políticas y la toma de decisiones para la implementación.

Mathis Wackernagel y William Rees. “Nuestra Huella Ecológica: Reduciendo el impacto humano sobre la Tierra”. IEP/Lom Ediciones, Santiago 2001. 4 Carmen Ledo García. “Agua potable a nivel de hogares con una dimensión de género: derecho de las mujeres al agua en las ciudades de El Alto, La Paz y Cochabamba.” CEPLAG, Cochabamba-Bolivia 2005. 5 HALL, Peter , “Ciudades del Mañana, Historia del Urbanismo en el Siglo XX”. Ediciones del Serbal. Barcelona, España 1996. 6 Manfred Max-Neef. Conferencia sobre “Desarrollo a Escala Humana”, Madrid 2005.

3

MAH3-104

-3-

Pablo Prado Velasco

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

Las relaciones de los actores con el territorio son muy importantes para poder entender los procesos dinámicos de apropiación-función territorial por parte de las actividades económicasproductivas y sociales. Donde uno de los elementos sintetizadores podría ser la identificación de un “tejido” o mapeo de los actores relacionados a los procesos de toma de decisiones (institucional) y al territorio. Es importante también analizar la evolución de los actores, ya que así se puede comparar, identificar cuales todavía son vigentes o simplemente cuales son los roles que nunca han tenido actores eficientes. Además de un análisis de la “sinergia” o la compatibilidad del trabajo de las distintas unidades dentro la estructura municipal, ya que la descentralización ocasiona también la división de la municipalidad (como un actor) en actores descentralizados (empresas municipales), jefes de direcciones municipales, encargados de casas comunales (subalcaldes), etc. Sin embargo es necesario el análisis más profundo, especialmente de los roles-funciones de los actores, pero con un enfoque sistémico, es decir tratando de visualizar las relaciones entre actores, entre actores y el territorio y entre actores y problemas sociales; probablemente esto sea un soporte en la identificación de conflictos. En el caso del rol de los actores especialmente relacionado a su función territorial, así como plantea Pozo Solís7, se debe analizar a los actores en dos tipos de categorías: las relaciones predominantes y los niveles de poder. Si no se realiza un análisis detallado (cualitativo y cuantitativo) de esta red social, se corre el riesgo de que cualquier propuesta técnica no pudiera ser considerada factible, más aún si no se consideran las alianzas estratégicas con y entre actores claves y también los conflictos que puedan darse. Nuevamente como dice Pozo, es a partir de este "sociograma" o mapa de actores, que se tienen que plantear las estrategias de trabajo con las redes consolidadas y fortalecer las redes débiles, para así conseguir una gestión factible, real y eficiente de implementación del instrumento de ordenamiento territorial. Esta tarea es compleja y ardua si debe recurrir a la participación de actores que, generalmente, no están interesados en la participación (incluso siendo parte de la misma institución), entonces es grande el reto de crear espacios de concurrencia, diálogo, concertación, resolución de conflictos, y especialmente motivación por el desarrollo en un entorno cada vez más politizado, individualista e indiferente. Para el manejo sistémico de los conflictos territoriales, se debe primero analizar a detalle los principales conflictos relacionados a la ocupación espacial, y en cada conflicto se deben identificar las causas y efectos, proceso que es complejo y a veces confuso, por esta razón es necesario buscar el conflicto estructural, por ejemplo según el método planteado por Salazar8: primero identificar el tipo de conflicto (interpersonal, intergrupal, etc); segundo determinar las fuentes del conflicto; y tercero analizar los elementos del conflicto (asuntos/situación conflictiva, actitudes y comportamientos). Es muy importante poder precisar los puntos de incompatibilidad entre intereses y posiciones; luego finalmente se podrá aplicar una manera de abordaje del conflicto y mecanismos alternativos de resolución de conflictos (MARC), es decir, iniciar el proceso de negociación.

Conclusiones Como principal conclusión al desarrollo anterior se plantea como urgente la incorporación de nuevos indicadores (cuantitativos y cualitativos) y procesos al ordenamiento territorial, que en primera instancia puedan conducir a un diagnóstico mejor aproximado de la dinámica realidad del municipio. A partir de este se genere un relacionamiento y establecimiento de una red de
7 8

Antonio Pozo Solís. “Mapeo de Actores Sociales” Lima, 2007. Carlos Salazar Couto. “Resolución de Conflictos y Construcción de Acuerdos y Concensos”.

MAH3-104

-4-

Pablo Prado Velasco

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

actores para el desarrollo que promueva, a través de la legítima participación, la resolución de conflictos y el desarrollo sostenible. Todo lo anterior en un proceso cíclico-virtuoso, continuo y estratégico que pueda retroalimentarse, que pueda ser monitoreado y hacer el seguimiento de la puesta en práctica de las políticas y acciones.

Diagnóstico

Actores

Acuerdos

Indicadores
Retroalimentación

Políticas

A manera de visión para la promoción del desarrollo económico-social se plantea el apoyo a los emprendimientos numerosos en el sector secundario de manufacturas (casi artesanales en algunos casos), los cuales representen un gran potencial, ya que absorben gran cantidad de empleo , pero al mismo tiempo tienen riesgo financiero ya que no se encuentran con un nivel de competitividad aceptable, el municipio no los apalanca con la provisión de infraestructura de apoyo a la producción y su capacidad de acceso a créditos es reducida al igual que sus oportunidades de acceso a mercados. Un primer paso en el PMOT debe ser la localización de estas unidades productivas en el territorio, y analizar sus relaciones con la infraestructura existente, para luego poder determinar y priorizar las inversiones en obras públicas según el grado de necesidad, el apoyo y promoción de competitividad mediante proyectos que aglutinen y promuevan la sinergia, aprovechando las concentraciones de unidades productivas. Ligado a lo anterior se encuentra el potencial en cuanto a servicios de educación y salud en el municipio, sin mencionar los servicios profesionales, financieros, personales e institucionales; los cuales juntos y bien articulados podrían generar gran sinergia, en primer lugar para un desarrollo constante, y luego para apoyar al sector secundario en cuanto a capacitación, transferencia tecnológica e investigación. Pero una vez más el rol del ordenamiento territorial es el de encontrar los patrones de distribución de todo estos servicios, para poder aprovechar las configuraciones exitosas e identificar también las zonas menos servidas (que con seguridad son las más deprimidas). Esta suerte de “repertorio” puede dar la posibilidad también de implementar un sistema de articulación entre estos servicios y la producción, de una manera más eficiente, mejor regulada, más transparente y por tanto más equitativa. El comercio, al ser el que absorbe una gran cantidad de empleo también, y mujeres en mayor número, merece ser categorizado como potencial económico y su configuración espacial debe ser estudiada en detalle, ya que actualmente presenta diversidad de conflictos que provocan su propio perjuicio. Aunque trillada, la propuesta de desconcentración de los mercados debe ser promovida y llevada a cabo pero bajo un esquema integral (a los anteriores) y estratégico; al mismo tiempo que reordene el sistema de transportes, ya que ambas actividades están estrechamente relacionadas; y actualmente son las que causan la mayor cantidad de conflictos y de impactos ambientales negativos en el centro de la ciudad. Evidentemente se debe cuidar en todo momento que todo este proceso de desarrollo productivo apoyado por el municipio no traspase las libertades y derechos, ni vulnere a las personas; ya que “la economía está para servir a las personas, no las personas a la economía”9

9

Postulado No 1 de la Propuesta de Desarrollo a Escala Humana de Manfred Max-Neef.

MAH3-104

-5-

Pablo Prado Velasco

Ensayo: Incorporación de Indicadores socio-económicos de sustentabilidad al ordenamiento territorial

En resumen los procesos económicos están moldeando la estructura de la ciudad día a día, quizás en estos momentos con un número creciente de conflictos complejos (pobreza, contaminación, brecha entre clases, etc). Son estos procesos económicos los que también están propiciando los procesos sociales de movilidad urbana y transformación del territorio sin precedentes. Las migraciones (campo-ciudad, ciudad-ciudad), el crecimiento de cinturones periurbanos, la segregación socio-espacial, la especulación en el mercado in-formal de tierras, son ejemplos de las relaciones íntimas de los procesos socio-económicos con el territorio. Por estas razones cualquier propuesta de re-ordenar el territorio de la ciudad (urbano y su área de influencia) no puede estar exenta de considerar en primer lugar la posibilidad de alteración de la naturaleza íntima de los procesos socio-económicos de construcción territorial, es decir, primero es urgente entender y hacer una aproximación a todas las dimensiones de los procesos económicos, sociales y ecológicos, en el tiempo y a la vez tratar de identificar los conflictos principales y estructurales, los cuales si son resueltos, conlleve a la implementación de medidas, estrategias o políticas correctas, consensuadas, anheladas, y construidas por todos los actores.

Bibliografía
Antonio Pozo Solís. “Mapeo de Actores Sociales” Lima, 2007. Carlos Salazar Couto. “Resolución de Conflictos y Construcción de Acuerdos y Concensos”. Carmen Ledo García. “Agua potable a nivel de hogares con una dimensión de género: derecho de las mujeres al agua en las ciudades de El Alto, La Paz y Cochabamba.” CEPLAG, Cochabamba-Bolivia 2005. HALL, Peter , “Ciudades del Mañana, Historia del Urbanismo en el Siglo XX”. Ediciones del Serbal. Barcelona, España 1996. Honorable Alcaldia Municipal de Cercado Cochabamba, Arqs. Alberto Borda, Fares Hinojosa y otros “PLAN MUNICIPAL DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DEL CERCADO”, Diagnóstico, año 2005. Manfred Max-Neef. Conferencia sobre “Desarrollo a Escala Humana”, Madrid 2005. Mathis Wackernagel y William Rees. “Nuestra Huella Ecológica: Reduciendo el impacto humano sobre la Tierra”. IEP/Lom Ediciones, Santiago 2001.

MAH3-104

-6-

Pablo Prado Velasco

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->