P. 1
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades

Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades

|Views: 6.435|Likes:
Publicado porUNICEF
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades examina el estado general de los adolescentes; describe los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación; y explora los riesgos y la vulnerabilidad en esta etapa crucial. El informe pone de relieve las oportunidades singulares que ofrece la adolescencia, tanto para los propios adolescentes como para las sociedades en las que viven. Las pruebas empíricas muestran que la inversión en la segunda década de los adolescentes es nuestra mejor esperanza para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y la falta de equidad, y de sentar las bases para un mundo más pacífico, tolerante y equitativo.
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades examina el estado general de los adolescentes; describe los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación; y explora los riesgos y la vulnerabilidad en esta etapa crucial. El informe pone de relieve las oportunidades singulares que ofrece la adolescencia, tanto para los propios adolescentes como para las sociedades en las que viven. Las pruebas empíricas muestran que la inversión en la segunda década de los adolescentes es nuestra mejor esperanza para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y la falta de equidad, y de sentar las bases para un mundo más pacífico, tolerante y equitativo.

More info:

Published by: UNICEF on Feb 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/03/2015

pdf

text

original

Desarrollar las capacidades y los valores de los adolescentes

mediante la educación puede facilitar que toda una generación

sea económicamente independiente y realice aportaciones posi-

tivas a la sociedad. Invertir en la educación y la formación de

adolescentes y los jóvenes es tal vez la medida más prometedora

por sí sola para erradicar la pobreza extrema en esta década.

La educación secundaria tiene repercusiones considerables

sobre los ingresos individuales y el crecimiento económico gene-

ral. Un mercado laboral cada vez más tecnológico exige una

mayor capacitación y una educación avanzada para ampliar la

productividad y estimular la inversión de capital. Un análisis de

100 países descubrió una correlación positiva significativa entre

el promedio de los años en los que varones adultos rinden con

éxito en la escuela secundaria y el crecimiento económico entre

1960 y 1995. Los años de la enseñanza primaria, en cambio,

no parecen tener una influencia positiva sobre los resultados

económicos2
.

Invertir en la educación secundaria puede acelerar el progreso

hacia el logro de varios de los ODM. Por ejemplo, una mayor

disponibilidad de la educación secundaria creará oportunida-

des reales que motiven a los estudiantes a terminar la escuela

primaria, lo que aumenta las tasas de terminación de la escuela

primaria (ODM 2)3

. Un documento de 2004 realizado por el

Centro para el Desarrollo Mundial señaló que ningún país ha

logrado más de un 90% de tasa neta de matriculación en la

escuela sin tener también al menos un 35% de matriculación

neta en la escuela secundaria4
.

La educación secundaria también puede tener grandes repercu-

siones en la promoción de la igualdad de género (ODM 3) y la

mejora de la salud materna (ODM 5). Los datos de 24 países

de África subsahariana muestran que las adolescentes con edu-

cación secundaria tienen seis veces menos probabilidades de

casarse que las niñas con poca o ninguna educación. También

tienen tres veces menos probabilidades de quedar embarazadas

que las niñas que recibieron sólo una enseñanza primaria5

. En

los países en desarrollo, las mujeres que han completado la edu-

cación secundaria o superior tienen más posibilidades de contar

con la presencia de personal cualificado en el parto que las

inVertir en los adolescentes

65
65

El ideal de belleza femenina actual consiste en tener
unas facciones “impecables” y un cuerpo perfecto y
delgado. Imágenes de este tipo se difunden mediante
distintos mecanismos de los medios de comunicación,
siendo especialmente frecuentes en la publicidad. En
consecuencia, las niñas adolescentes de todo el mundo
se comparan a sí mismas con estos ideales inalcanza-
bles, y a menudo acaban sintiendo que no dan la talla.

Habiendo vivido parte de mi infancia en Jordania y parte
en los Estados Unidos, sé que la imagen corporal es una
preocupación central para las niñas adolescentes de los
distintos entornos culturales. Aunque a veces prefieran
no hablar de ello, un gran número de compañeras de
clase experimentan sentimientos de baja autoestima,
se someten a dietas y critican su peso o sus rasgos
faciales. Algunas niñas en Jordania desean someterse a
una intervención plástica para parecerse a un personaje
famoso, mientras que en Estados Unidos la cantidad
de cirugías plásticas aumenta. Y lo que es aún peor,
de Colombia a Japón, Omán, Eslovenia y Sudáfrica, las
niñas adolescentes adoptan hábitos alimenticios poco
saludables como, por ejemplo, saltarse comidas o some-
terse a dietas excesivas para lograr esa “imagen” que se
promueve en las películas y revistas.

Los medios de comunicación influyen tanto en la imagen
que tenemos de nosotros mismos como en las elecciones
que hacemos. La exaltación del ideal de delgadez está

presente en todas partes: en la televisión, en las panta-
llas de cine, en Internet, en las revistas e incluso en la
calle. Es imposible de evitar. La contemplación de estas
imágenes tan “glamorosas”, que no se corresponden con
mujeres o jóvenes reales, puede tener efectos negativos
perdurables en una juventud vulnerable. Debido a la
influencia de los anuncios que presentan unas figuras
femeninas engañosas, las niñas pueden caer en la
anorexia y la bulimia, dos trastornos alimenticios graves
y, en ocasiones, mortales. Además, las adolescentes con
baja autoestima a menudo sufren depresión, que si no se
trata puede conducir al suicidio.

Para contrarrestar este efecto, debemos enseñar a las
niñas que la belleza no es algo que se pueda comprar o
vender; que no se adquiere comprando pastillas adelga-
zantes, maquillaje o ropa cara. Es preciso que promovamos
una imagen propia que sea saludable y realista. Adultos y
adolescentes deben colaborar a fin de resaltar la belleza
natural de las niñas, ensalzando virtudes que vayan más
allá de la imagen corporal, como la honestidad, la inteli-
gencia, la integridad y la generosidad. Me gustaría animar
a todos a entablar un diálogo más sincero en torno a esta
cuestión tan fundamental. Mi deseo es ayudar a que las
niñas se sientan hermosas en su propia piel.

Saeda Almatari quiere estudiar periodismo, le interesa el
fútbol y le gustaría marcar una diferencia mejorando la vida
de las personas.

mujeres que no la completaron, mejorando así las posibilidades

de supervivencia de sus hijos6
.

Invertir en la educación secundaria exige por lo menos tres accio-

nes clave. La primera es ampliar la escolaridad obligatoria a nivel

secundario. Algunos países ya lo hacen. Un ejemplo reciente es el

del Brasil, cuyo Congreso aprobó una ley en 2009 que aumentó

el gasto para la educación y aumentó la escolaridad obligatoria

de los 9 a los 14 años7

. En el Yemen, la educación de los grados

1 al 9 ha sido gratuita y obligatoria desde principios de 1990. La

inscripción en estos grados aumentó de 2,3 millones en 1999 a

3,2 millones en 20058
.

La segunda medida clave es abolir las tasas escolares para la

enseñanza primaria y secundaria. La eliminación de estos costos

ha demostrado ser una estrategia eficaz para fomentar la matri-

culación equitativa en la escuela primaria. Especialmente cuando

los niños se hacen mayores, el aumento de los costos de su edu-

cación obliga a muchos padres y madres a sacarlos de la escuela,

reduciendo su vida académica. Esto no sólo limita sus oportuni-

dades para el futuro, sino que también pone a los adolescentes

en peligro de ser víctimas de otras situaciones negativas, como el

trabajo y el matrimonio infantiles.

Se están logrando progresos considerables en la abolición de

las cuotas escolares. En muchos países, la escuela primaria ha

sido gratuita durante bastante tiempo. En la última década,

varios países de África subsahariana han suprimido las tasas

escolares, entre ellos el Camerún, Kenya, Lesotho, Malawi, la

República Unida de Tanzanía, Uganda y Zambia. Como resul-

tado, muchos de estos países han experimentado un aumento

considerable en la asistencia escolar.

Desafortunadamente, el aumento de la asistencia puede generar

sus propias complicaciones, ya que un incremento repentino del

número de estudiantes puede ocasionar situaciones de hacina-

miento y una deficiente calidad de la educación. Por tanto, los

gobiernos deben estar preparados para satisfacer la creciente

demanda construyendo más escuelas, contratando a más maes-

tros y garantizando que se mantienen las normas de calidad9
.

El ideal inalcanzable de los medios de comunicación:

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd