P. 1
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades

Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades

|Views: 6.435|Likes:
Publicado porUNICEF
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades examina el estado general de los adolescentes; describe los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación; y explora los riesgos y la vulnerabilidad en esta etapa crucial. El informe pone de relieve las oportunidades singulares que ofrece la adolescencia, tanto para los propios adolescentes como para las sociedades en las que viven. Las pruebas empíricas muestran que la inversión en la segunda década de los adolescentes es nuestra mejor esperanza para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y la falta de equidad, y de sentar las bases para un mundo más pacífico, tolerante y equitativo.
Estado mundial de la infancia de 2011. La adolescencia: una época de oportunidades examina el estado general de los adolescentes; describe los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación; y explora los riesgos y la vulnerabilidad en esta etapa crucial. El informe pone de relieve las oportunidades singulares que ofrece la adolescencia, tanto para los propios adolescentes como para las sociedades en las que viven. Las pruebas empíricas muestran que la inversión en la segunda década de los adolescentes es nuestra mejor esperanza para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y la falta de equidad, y de sentar las bases para un mundo más pacífico, tolerante y equitativo.

More info:

Published by: UNICEF on Feb 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/03/2015

pdf

text

original

una falta de paz y seguridad agrava las dificultades
de convertirse en adultos

Un conflicto es una situación de violencia que crea riesgos

claros e inequívocos para todos los adolescentes. Aunque no

son tan vulnerables como los niños más pequeños a la muerte

y la enfermedad que provocan los conflictos, este grupo corre

un mayor peligro en otro sentido. Los grupos militares suelen

reclutar a los adolescentes para transportar armas y participar

en atrocidades, o para que actúen como esclavos sexuales o de

otro tipo. Aunque las actividades pueden conllevar actos de vio-

lencia, puede que los adolescentes participen también debido a

un mayor interés en la intervención activa en la política.

En las situaciones de emergencia, los adolescentes, especialmen-

te las niñas, tienen que interrumpir su educación debido a las

perturbaciones que se producen, a consideraciones económicas

o porque tienen que ocuparse de sus hermanos y hermanas más

pequeños en ausencia de sus progenitores. Puede que el conflic-

to u otras situaciones de emergencia les lleven a la pobreza y les

impidan ganarse la vida, y a menudo corren un mayor riesgo

de sufrir actos de violencia sexual y explotación23

. Pueden verse

obligadas o arrastradas a participar en actividades delictivas

para superar la incertidumbre material y emocional que pesa

sobre sus vidas24
.

los riesgos que confrontan los adolescentes, y
las contribuciones que realizan en los conflictos y
las situaciones de emergencia, merecen un mayor
reconocimiento

En las últimas dos décadas se ha generado un mayor reconoci-

miento de las repercusiones de los conflictos armados sobre los

niños y los jóvenes, y un fortalecimiento de la respuesta inter-

nacional ante la cuestión. La Convención sobre los Derechos

del Niño estipula que los niños menores de 15 años no deben

participar directamente en las actividades y es preciso proteger-

les de los efectos del conflicto armado. Esta salvaguarda jurídica

se amplió y reforzó posteriormente en el Protocolo Facultativo

sobre la participación de los niños en los conflictos armados,

aprobado en 2000 por la Asamblea General de las Naciones

Unidas y puesto en vigor en 2002. El Protocolo Facultativo

aumentó la edad mínima para el reclutamiento en el servicio

militar a los 18 años y penalizó el reclutamiento de niños meno-

res de 18 años por los grupos rebeldes.

Estos parámetros se ampliaron aún más en 2007, cuando los

representantes de 19 países se comprometieron a poner fin al

reclutamiento y utilización ilegales de niños y adolescentes en

los conflictos armados en lo que se denominó los Compromisos

y Principios de París. Hasta comienzos de 2010, 84 países se

habían adherido a los Compromisos.

Los adolescentes no son solamente víctimas y testigos de los

conflictos; si se les ofrece la posibilidad, también pueden formar

una parte integral de su resolución y de la renovación de la socie-

dad. Desde que en 1985 se designó el primer Año Internacional

de la Juventud bajo el lema “Participación, desarrollo y paz”,

las organizaciones de las Naciones Unidas han intentado hacer

hincapié sistemáticamente en los aportes positivos de los adoles-

centes y los jóvenes a la resolución de problemas sociales y en la

contribución mayor aún que podrían hacer en el futuro.

Durante las dos décadas y media que han transcurrido entre el

primer Año Internacional de la Juventud de las Naciones Unidas

y el actual (agosto de 2010–2011), se ha reforzado enormemente

el hincapié en la participación de los adolescentes y los jóvenes

en la resolución de conflictos y en la reconstrucción después

de un conflicto. También se ha producido un mayor recono-

cimiento de la importancia que tiene la participación de los

adolescentes en las situaciones de emergencia, como se señaló

en el capítulo 2. Alentar la participación de los adolescentes en

todos los aspectos de la vida comunitaria no solamente es la

mejor manera de impulsar su potencial sino también a menudo

el mejor modo de garantizar su protección, aunque está claro

que es preciso prestar atención cuando los adolescentes son

políticamente activos y directos en las situaciones de conflicto

y después de ellas.

La participación de los adolescentes en situaciones problemá-

ticas puede ser un medio y un fin. Puede permitir a los jóvenes

desarrollar sus capacidades para resolver problemas y negociar,

al mismo tiempo que fomenta una atmósfera más amplio de

tolerancia, de práctica democrática y de no violencia. Aquí se

puede alcanzar un círculo virtuoso: del mismo modo en que los

adolescentes tienen más probabilidades de florecer y realizar

su potencial en condiciones de paz y seguridad, es más posible

lograr estas condiciones de paz y seguridad si se alienta a los

jóvenes a que participen plenamente.

estado mundial de la infancia 2011

60

la asistencia a la escuela secundaria y

su terminación, el acceso a una atención

médica de calidad, la participación en la

toma de decisiones y la protección contra

la violencia, la explotación y el abuso

son fundamentales para capacitar a los

adolescentes a fn de que logren su pleno

potencial. Un grupo de adolescentes de

las escuelas locales asiste al Día Mundial

del Lavado de Manos en el estadio Mobido

Keita de Bamako, Malí.

Invertir en los
adolescentes

caPÍtulo 4

estado mundial de la infancia 2011

60

la adolescencia una éPoca de oPortunidades

61

Invertir en los
adolescentes

estado mundial de la infancia 2011

62
62

DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES

El apoyo a estos jóvenes, la mayoría de los cuales siguen sien-

do menores de edad según la Convención sobre los Derechos

del Niño, no debe terminar al final de su primer decenio

de vida. Un buen comienzo en la vida es necesario pero no

suficiente para romper las ataduras de la pobreza y la des-

igualdad: para marcar una diferencia duradera, tanto para los

individuos como para las sociedades, es preciso complementar

el apoyo que se ofrece durante la primera

y la mediana infancia con la inversión en

la educación, la salud, la protección y la

participación de los adolescentes, especial-

mente de los más pobres y marginados. Las

familias, las comunidades, los gobiernos

nacionales, los donantes, los organismos

de desarrollo y todas las partes interesadas

deben unirse con los jóvenes a medida que

se preparan para su futuro.

La asistencia a la escuela secundaria y su

terminación, el acceso a una atención médi-

ca de calidad, la participación en la toma

de decisiones, y la protección contra la

violencia, la explotación y el abuso, son fun-

damentales para habilitar a los adolescentes a fin de que desa-

rrollen todo su potencial. Las pruebas empíricas revelan que la

realización de estos derechos aumenta la probabilidad de que

los adolescentes sean un día económicamente independientes,

tomen decisiones sobre relaciones sexuales con conocimiento de

causa, participen en los asuntos comunitarios y cívicos y estén

mejor equipados para obtener un empleo productivo que les

ayude a poner fin al ciclo de la pobreza. Como adultos, estarán

también mejor preparados para gestionar los desafíos globales

que enfrenta su generación.

La tasa mundial de mortalidad de menores de 5 años, considera-

da como un indicador fiable del bienestar de los niños, se redujo

en un 22% entre 2000 y 2009, el doble de la tasa de reducción

alcanzada en la década anterior. La inmunización contra las prin-

cipales enfermedades infantiles se ha incrementado en todas las

regiones. La matriculación en la enseñanza primaria y la asisten-

cia se han impulsado con fuerza, lo que a su vez ha servido para

reducir la brecha de género a medida que las

niñas obtienen gradualmente un mayor acceso

a la educación básica.

A estos éxitos viene aparejada la responsa-

bilidad de garantizar que los niños y niñas

que han sobrevivido a los primeros cinco

años de vida y que han comenzado a asistir

a la escuela primaria y a terminarla reciben

un apoyo continuo en la segunda década de

sus vidas. Como este informe ha puesto de

manifiesto, una vez que los niños han con-

seguido avanzar con éxito a lo largo de la

infancia y la niñez, les espera una nueva serie

de desafíos.

La falta de oportunidades educativas y de empleo, los accidentes

y las lesiones, las relaciones sexuales precoces, el VIH y el sida,

los problemas de salud mental, el trabajo infantil, el matrimonio

y el embarazo adolescente, son sólo algunos de los riesgos que

pueden impedir que los adolescentes desarrollen sus capacidades

en su transición hacia la edad adulta. Los problemas mundiales,

incluidos el cambio climático, la incertidumbre económica, la

globalización, los cambios demográficos y la crisis humanitaria,

presentan un escenario incierto para los adolescentes durante esa

década crucial de sus vidas.

En el transcurso de los próximos cinco años, el mundo tiene una oportunidad sin
precedentes para mejorar las vidas de los niños y adolescentes mediante el logro de
los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) con equidad. En la última década se
ha avanzado enormemente hacia los objetivos, sobre todo en el caso de los niños y
niñas que actualmente se encuentran todavía en la primera década de sus vidas.

“Me gustaría que los
gobiernos invirtieran
más en nuestra
seguridad y educación
para fortalecer nuestros
valores y nuestros
conocimientos.”

Santiago, 15 años, Venezuela

inVertir en los adolescentes

63
63

DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES

Este informe ha definido cinco esferas clave en las cuales los

aliados pueden unirse e invertir en los adolescentes. Se trata de

la recopilación y el análisis de datos, la educación y la forma-

ción, la participación, el establecimiento de un entorno propicio

para los derechos de los adolescentes y la importancia de abor-

dar la pobreza y las desigualdades. Las propuestas citadas no

son nuevas, pero requieren una mirada novedosa y una intensi-

ficación de los esfuerzos si se quiere avanzar hacia un “punto de

inflexión” que marque una diferencia significativa en las vidas

de los adolescentes y sus comunidades.

No hay necesidad de esperar a que la economía mundial se

recupere plenamente para tomar medidas. Las soluciones en

cuestión, desde la educación a una mejor recopilación de datos,

se han puesto a prueba y se ha demostrado que funcionan. Hay

pruebas sobre las ventajas de invertir en los adolescentes y los

jóvenes. Especialmente en el mundo en desarrollo, donde vive

la mayoría de los adolescentes, esta inversión tiene el potencial

de acelerar rápidamente el progreso hacia la reducción de la

pobreza en las próximas décadas y de establecer economías

orientadas hacia un crecimiento más equitativo y sostenible.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd