Está en la página 1de 145

MANUAL PRACTICO

DE
QUIROMANCIA
Libro de trabajo para
practicar el análisis
psicológico de la mano
Frontispicio:
La mano y las influencias planetarias, de Die Wissenshaftliche Handle-
sekunst Chirosophie, de Ernest Issberner-Haldare (Berlín, 1922). Im-
preso con la autorización de Editorial Kier, Buenos Aires, © 1966.)
NATHANIEL ALTMAN

MANUAL PRACTICO
DE
QUIROMANCIA
Ilustrado por Linda James
Título del original inglés:
THE PALMISTRY WORKBOOK

Traducido por:
RAFAEL LASSALETTA

©NATHANIEL ALTMAN 1984


© 1986, Editorial EDAF, S.A. Jorge Juan, JO. Madrid.
© De la traducción, Editorial EDAF, S.A.
Para la edición en español por acuerdo con THORSONS PUBLISING GROUP LTD
(Inglaterra).

Reservados todos los derechos. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida en cual-
quier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiadoras, gra-
badoras sonoras, etcétera, sin el permiso escrito del Editor.

ISBN: 84-7640-042-X
Depósito legal: M. 39.840-1989

PRINTED IN SPAIN IMPRESO EN ESPAÑA


Gráficas Rogar, S. A. - León, 44 - Pol. Ind. Cobo Calleja - Fuenlabrada (Madrid)
Dedico este libro a
Teresa Gómez de Barberi,
con mi agradecimiento.
RECONOCIMIENTOS

El autor desea expresar su agradecimiento a las siguientes personas,


quienes le ayudaron a preparar este libro: José Alberto Rosa, DM,
Gloria A. Lanza, Sadie Altman, Robert K. Altman y Wayne Pérez.
ÍNDICE

Prefacio 13

SECCIÓN I: LA BASE
1. Su mano: un ordenador vivo 17
2. Tipos psicológicos de manos 23
3. Montes y valles 29
4. Los dedos 35
5. Las líneas , 43

SECCIÓN II: LA M A N O Y EL M U N D O INTERIOR


6. Intelecto, imaginación e ideación 67
7. Amor, relación y sexualidad 75
8. Voluntad: de la inercia a la acción 89

SECCIÓN III: SALUD, ESPIRITUALIDAD Y TAREA


EN LA VIDA
9. La mano y la salud 97
10. La mano y la vida espiritual 113
11. Profesión y autorrealización 123

SECCIÓN IV: ANÁLISIS PRACTICO DE LA M A N O


12. Cómo leer las manos 139
13. Cómo tomar las huellas de la mano 143
14. Análisis de las huellas de la mano 147

Bibliografía 157

Indice alfabético 159


PREFACIO

Al igual que la astrología, el arte y ciencia antiguo del análisis de


la mano ha gozado en años recientes de una popularidad creciente. Aun-
que sigue teñido por la imagen de las gitanas quiromantes, un número
creciente de médicos, terapeutas, científicos y otras personas serias han
descubierto que la forma, contornos y líneas de la mano humana son
indicadores fidedignos de sus rasgos de carácter, salud, inteligencia y ca-
pacidad creativa.
Empecé a interesarme por el análisis de la mano cuando estudiaba
ciencias políticas en Sudamérica. Una amiga iba a visitar a su prima, la
cual leía las manos, y me invitó a ir con ella. Aquélla me leyó las manos
durante la visita y quedé profundamente impresionada por su percep-
ción y precisión. Tras el análisis mencionó que también yo me conver-
tiría en un buen lector de manos si estaba dispuesto a invertir en ello
tiempo y esfuerzo. Me recomendó que leyera varios libros y se ofreció
a darme una instrucción básica antes de que regresara a Estados Uni-
dos. Cuando me fui de Sudamérica había leído ya las manos de más de
cien personas, y comenzaba a coleccionar huellas para observar si con
el tiempo se producían cambios en las manos.
Con el tiempo, mi fascinación por las manos siguió creciendo. Aun-
que siempre me había sorprendido la capacidad de las manos de revelar
las enfermedades, traumas y logros del pasado como potenciales, me in-
teresé sobre todo por el aspecto psicológico de la lectura de las manos.
En particular me impresionó el hecho de que a veces las manos puedan
revelar en un minuto rasgos de la personalidad que a un psicólogo tra-
dicional le llevaría meses.
Aunque actualmente hay cinco o seis libros populares sobre qui-
romancia, ninguno de ellos está decididamente enfocado a la dinámica
psicológica del análisis de la mano. Además, ninguno trata específica-
mente los intereses principales de la vida —como la sexualidad, profe-
sión, relaciones y espiritualidad— de un modo global y unificado. Hace
tiempo que pensaba en la necesidad de un libro que no sólo analizara
las diversas líneas, montes y otras peculiaridades de la mano por sí mis-
mas, sino que proporcionara un estudio integrado de las características
tal como se relacionan específicamente con las áreas claves del interés
y preocupación humanos.
El Libro de Trabajo de la Quiromancia es ese tipo de libro. Pro-
ducto de quince años de investigación y experiencia, escrito con la guía
constante de uno de los principales psicoterapeutas. Aunque resultará

13
Manual práctico de Quiromancia
atractivo para los miembros de las profesiones dedicadas a prestar ayu-
da al hombre —incluyendo a médicos, terapeutas y asistentes socia-
les—, lo he escrito pensando primordialmente en el lector general y en
el estudiante serio de quiromancia que quiera profundizar en su cono-
cimiento o experiencia.
Ojalá la lectura le resulte amena y provechosa.

NATHANIEL ALTMAN
Ciudad de Nueva York, octubre de 1983
SECCIÓN I:
LA BASE
Capítulo 1

SU MANO: UN ORDENADOR
VIVO

La mano humana ha creado toda nuestra civilización y cultura. A


través de los años, modelando instrumentos para la caza y el cultivo,
ha asegurado nuestra supervivencia. Con la ayuda de la mano se han re-
gistrado las grandes ideas que, de otro modo, se habrían perdido para
la posteridad. La exploración del espacio exterior, así como los descu-
brimientos en el campo de la microbiología, no habrían sido posibles
sin el desarrollo de las lentes pulidas por la mano.
Mediante la armoniosa cooperación entre los veintisiete huesos, las
docenas de músculos y los millones de nervios, la mano humana es una
maravilla de diseño y cooperación. Puede coger cientos de libras y, en
el caso de los maestros de karate, puede deshacer ladrillos y partir en
dos una mesa. Y sin embargo, la mano puede realizar la más delicada
operación quirúrgica del cerebro, es capaz del más hermoso diseño en
la cabeza de una aguja, o tocar 960 notas por minuto en un concierto
de piano. Nuestras manos expresan nuestro amor, nuestras necesidades
y nuestro deseo de comunicación. Desde los primeros meses de la vida,
nuestras manos son nuestro vínculo básico con el mundo y nos ayudan
a aprender y experimentar la vida.
La mano nos ha fascinado durante miles de años. Los estudios de
la mano humana —como herramienta para la expresión creativa y como
espejo de nuestro ser inferior— se retrotraen a más de cinco mil años.
Se cree que los chinos empezaron a estudiar la mano en el 3000 a. de
J. C. Al mismo tiempo, en la India, los sabios arios desarrollaron el es-
tudio del análisis de la mano, Hast Samudrika Shastra, como parte de
una ciencia mayor (Samudrika Shastra), que interpreta y predice el des-
tino y la naturaleza humana mediante el análisis de la frente, rostro, ma-
nos, pecho y pies. En la literatura india pueden encontrarse escritos re-
lativos al estudio de la mano humana que datan el año 2000 a. de J. C,
siendo posible hallar las primeras referencias a la propia quiromancia
en Las leyes de Manuy texto védico (vi: 50).
Aunque no queden documentos escritos, sabemos que los antiguos
caldeos, tibetanos, sumerios y babilonios estudiaban la ciencia del aná-
lisis de la mano, así como los primeros hebreos, egipcios y persas. Hoy
en día, en todo el Oriente Medio, la lectura de la mano, llamada Ilm-
ul-kaff, es un estudio y ocupación muy respetado.
Los griegos que eran unos estudiosos entusiastas de la simbología
y el análisis de la mano, y acuñaron el término chirosophia (de xier,
mano, y sopbiay sabiduría). Se cree que Aristóteles encontró en un altar

17
Manual práctico de Quiromancia
Figura 1.1: Mano abierta, con notas
relativas a la quiromancia. De un
manuscrito en escritura francesa
cuadrada y rabínica, de finales del siglo
XIII. (Reimpreso por cortesía de la
British Library de Londres).

dedicado a H e r m e s un antiguo d o c u m e n t o arábigo que versaba sobre


quirosofía. A él se le adjudica la autoría de varios tratados especializa-
dos en las manos, incluyendo u n o escrito, especialmente, para Alejan-
dro M a g n o . Este estaba m u y interesado p o r las manos y el significado
que tienen en nuestras vidas:

Las líneas no están escritas sin razón en la m a n o humana, proce-


den de influencias celestes y de la propia individualidad del
hombre.
De coelo et mundi causa
Figura 1.2: De Aristóteles,
Chiromantia (Ulm, 1490). (Reimpreso Su libro Chiromantia, del que se ha sacado la Figura 1.2, se consi-
por cortesía de The New York Public dera c o m o u n o de los textos supervivientes más antiguos del tema del
Library). análisis científico de la m a n o .

18
Su mano: un ordenador vivo
Además de Alejandro Magno, Claudio Galeno, Anaxágoras, Hipó-
crates, Artemodoro de Efeso y Claudio Ptolomeo eran también estu-
diosos serios de la quirosofía médica y psicológica, así como de la qui-
romancia, arte y ciencia de predecir el futuro por medio de las líneas
de la mano.
La Biblia ofrece abundantes referencias de la mano humana y su sig-
nificado. Encontramos referencias específicas a la palmología en Job,
37:7 (Sella entonces las manos de los hombres, para que todos conoz-
can su obra), y en Proverbios, 3:16 («Una larga vida hay en su mano
derecha; y en su izquierda riquezas y gloria»). En Éxodo, 7:5, se dice
que la mano significa la presencia y poder de Dios, en Ezra, 7:9, que
es un signo de su benevolencia, y en Isaías, 8:11, se representa a la mano
como transmisora de los pensamientos y deseos de Dios: «Sí, así me ha-
bló Yavé; cuando me tomó con su manos y me advirtió que no siguiera
el camino de este pueblo...»
La mano se ha visto también como símbolo de la pasión de Cristo,
y Sus manos (como las de María) se han representado a menudo con
una luz curativa irradiante. Los primeros católicos veían un significado
especial en los dedos de la mano. El pulgar significaba la persona prin-
cipal de la divinidad y el índice representaba al Espíritu Santo. El co-
razón era Cristo, y el anular y el meñique revelaban respectivamente su
doble naturaleza, divina y humana. Incluso hoy en día es costumbre
que un sacerdote bendiga a sus parroquianos con el pulgar, índice y co-
razón levantados, simbolizando al Padre, Hijo y Espíritu Santo.
También entre los musulmanes se considera importante la mano
desde un punto de vista religioso. La propia mano se ve como un signo
de protección, y a menudo pequeñas manos de plástico adornan los pa-
rabrisas de autobuses y coches de los países árabes. En la religión mu-
sulmana, los cinco dedos representan a los diferentes miembros de la
Sagrada Familia. El pulgar simboliza a Mahoma, mientras el índice re-
presenta a la Señora Fátima. El corazón es Alí, y el anular y meñique
son Hassan y Hussein, respectivamente.
Los dedos de la mano representan también los cinco mandamien-
tos principales de la fe islámica:

Pulgar: guarda la fiesta del Ramadán


índice: cumple el peregrinaje a la Meca
Corazón: da limosna a los pobres
Anular: haz las abluciones necesarias
Meñique: oponte a todos los infieles

La mano ha gozado de especial significado religioso en casi todas


las culturas del mundo, incluyendo la de los hindúes, egipcios, budistas
y americanos nativos. En muchas prácticas sagradas de las religiones
más importantes del mundo puede verse posturas de oración consisten-
tes en elevar las manos y brazos, mantener las manos encima de la ca-
beza, plegar las manos y entrecruzarlas. En las danzas sagradas de In-
dia y Bali son esenciales los mudras, o gestos de manos. Los movimien-
tos simbólicos de las manos de los brujos, magos, místicos y sacerdotes
en las bendiciones, invocaciones, bautismos y purificaciones están ex-
tendidos por todo el mundo.
Desde los tiempos de Jesucristo, el papel curativo de la mano ha
tenido una gran importancia. Como puente entre la esfera psíquica y la
Figura 1.3: Entre los indios sioux el
somática (física), la mano se considera como un centro de poder que símbolo de la paz consiste en dos
transmite energía de una persona a otra. La práctica de imponer las ma- manos abiertas extendiéndose la una
nos ha sido un elemento primario en disciplinas tan diversas como la hacia la otra.

19
Manual práctico de Quiromancia

medicina shamánica del Nepal, África, Norteamérica y Brasil, en las ce-


remonias curativas de la Iglesia Católica y en las técnicas modernas del
«Tacto Terapéutico», como las que se enseñan en la Escuela de Enfer-
meras de la Universidad de Nueva York a los médicos, enfermeras y
otros profesionales sanitarios.
Sin embargo, casi todos damos las manos totalmente por supues-
tas. Desde los primeros días de nuestra vida, su papel táctil de percibir
y reconocer las superficies es esencial para nuestro crecimiento y de-
sarrollo psíquico. Los niños lo tocan todo para experimentar a las per-
sonas, objetos y espacios que les rodean, pues las manos son extrema-
damente sensibles a la presión, tacto, vibración, temperatura, dolor y
movimiento. Además de poder distinguir una sustancia o material de
otro (como lana, poliester o algodón), las manos pueden decir instan-
táneamente si una superficie está caliente, fría, húmeda, seca, pegajosa
o aceitosa. El sentido del tacto es esencial para las relaciones humanas.
Un simple apretón de manos proporciona una gran información sobre
la otra persona, y nos dice si es cálida, hostil, fuerte, amigable, si es dé-
bil o nos podemos apoyar en ella, todo en una fracción de segundo.
Como herramienta de trabajo, la mano es un instrumento magní-
fico. Como tenemos un pulgar opuesto, a diferencia de los monos, po-
demos sujetar objetos, tocarlos al mismo tiempo por todos los lados y
utilizarlos más como una extensión de la mano que como un simple ele-
mento para el tacto. Las manos forman una unidad de trabajo muy com-
pleja y adaptable. Utilizada en cirugía, deportes, masajes, caligrafía,
e t c . , la mano humana nos ayuda a alcanzar la cima de nuestro poten-
cial creativo.
Finalmente, las manos son vitales por su capacidad —en conjun-
ción con el cerebro— de expresar quiénes somos. Los psicólogos dicen
que entre los doce y los catorce meses de edad nuestras manos empie-
zan a expresar sentimientos de necesidad, alegría, pena, cólera, sorpresa
y atención. Sirven como componentes vitales del lenguaje de cada día
y nos permiten expresar a los demás nuestras emociones más profundas.
El concepto de que las manos expresan quiénes somos forma la base
del análisis de mano (quirología) psicológicamente orientado, frente a
la pálmica predictiva o quiromancia. Aunque nuestra manera de andar,
expresión facial y postura expresan en cierta medida nuestro ser inte-
rior, las manos son mucho más expresivas y específicas y pueden refle-
jar la esencia de nuestras vidas con mayor profundidad y precisión que
cualquier otra parte del cuerpo. Este hecho impresionó en tal medida
al famoso psiquíatra Cari Jung que decidió estudiar psicoquirolorolo-
gía. En la introducción que escribió a Las manos de los niños, de Julius
Speer, Jung escribió:

... Las manos, cuya forma y funcionamiento están tan íntima-


mente relacionadas con la psique, pueden proporcionar expresio-
nes reveladoras, y por tanto interpretables, de las peculiaridades
psicológicas, es decir, del carácter humano.

¿A qué se debe? Como instrumento básico del tacto, la mano juega


un papel primordial en el condicionamiento del cerebro, cuerpo y emo-
ciones, desarrollando ciertas respuestas ante el mundo que nos rodea.
Además de ser un espejo de nuestra herencia genética, las manos tam-
bién pueden revelar los cambiantes esquemas de salud, estabilidad emo-
cional el desarrollo de los talentos y los acontecimientos más importan-
tes, que están determinados por el modo en que respondemos a la ex-
periencia de nuestra vida. Como las líneas de la mano pueden cambiar,

20
Su mano: un ordenador vivo

nos ofrecen una oportunidad especial de controlar el sendero de nues-


tra vida y de ver en el pasado presente y futuro.
Aunque tiene miles de años de antigüedad, el análisis de la mano
sigue siendo una ciencia joven y en desarrollo. Aunque no sabemos aún
el cómo ni el por qué las manos revelan lo que hacemos, con los siglos
ha evolucionado un complejo sistema que puede mostrar —mediante el
estudio de la forma, textura, contorno y líneas de las manos— una in-
formación importante sobre nuestras vidas que puede servir de indica-
dor del autoentendimiento y realización personal.
A diferencia de otros libros, que tratan primordialmente los aspec-
tos predictivos de la lectura de la mano, nuestro trabajo se centra en
gran parte en el análisis de la mano como herramienta para el autoco-
nocimiento. Esta disciplina del análisis de la mano, de orientación más
psicológica, puede ser valiosa por distintos motivos:

1. El análisis de la mano ayuda a desarrollar el autorreconocimiento en


un nivel más profundo. Puede indicar fuerza y debilidad, señalar las
lecciones que tenemos que aprender en la vida y revelar las cuestio-
nes interiores más importantes que necesitamos resolver. También
nos enseña que el conflicto tiene un propósito benigno en la vida y
nos ayuda a crecer en sabiduría, valor y experiencia.
2. Puede ofrecer una perspectiva sobre la vida que es al mismo tiempo
objetiva y real. La lectura de la mano va más allá de las proyecciones
y esquemas de nuestro limitado ego y nos dan una idea de nuestra
situación en la vida y del punto al que nos dirigimos. Muestra de
qué modo nuestra naturaleza psicológica puede afectar a nuestra sa-
lud, profesión y relaciones, e indicar lo que necesitamos para lograr
un mayor sentido de armonía y equilibrio en nuestras vidas.
3. Como la palmología confirma a menudo nuestras percepciones bá-
sicas y sentimientos interiores, puede darnos un mayor grado de in-
dependencia y confianza en nosotros mismos. Ello nos permite exa-
minar nuestras vidas con un sentido más profundo de alivio, ayu-
dándonos a seguir con optimismo y sentido de la finalidad entre los
desafíos y obstáculos.
4. El análisis de la mano permite determinar a la persona los tipos de
actividad que debe realizar en la vida para lograr la mayor cantidad
de placer, interés y autorrealización.
5. El análisis de la mano puede revelar de qué modo se ajustan nuestras
experiencias en un esquema global de acontecimientos que constitu-
yen el plan vital o la estructura básica de nuestra vida. Nos permite
ver la vida más como una aventura que ha de ser experimentada, en
lugar de como una serie interminable de problemas, obstáculos y
castigos.
6. La palmología permite entrar en contacto con la esencia más pro-
funda, que va más allá del ego consciente. Nos ayuda a beneficiar-
nos de esa fuente de fuerza y sabiduría interior, de modo que poda-
mos atravesar con valor los períodos de dificultad.
7. Además de ayudar a la persona cuya mano estamos leyendo, la qui-
rología ayuda al lector a conseguir un nivel más profundo de sinto-
nía interior con el «cliente», en lugar de proyectar nuestras suposi-
ciones inconscientes sobre lo que éste debe hacer o no, en su vida.
Nos ayuda a entender sus necesidades reales y recomendarle una te-
rapia o cuidados apropiados.
8. A. los que desarrollan seriamente su conocimiento de la quirología
para ayudar a los demás, el análisis de la mano nos ayuda a contactar

21
Manual práctico de Quiromancia

más profundamente con nuestro ser interior y a confiar más, duran-


te nuestro trabajo en nuestra intuición y sabiduría interior.

Este libro se divide en cuatro partes básicas. La primera proporcio-


na la base esencial completa del análisis de la mano. Los capítulos que
la componen se centran en el significado de la forma y consistencia de
la mano, los dedos, los montes y las líneas.
La segunda sección se concentra en los aspectos más psicológicos
de la lectura de la mano y en el modo en que se relacionan con nues-
tros mundos interiores de la inteligencia, la voluntad y la sexualidad.
La tercera sección se refiere al papel del análisis de la mano de cara
a la consecución de logros en la vida diaria, incluyendo la profesión, sa-
lud y espiritualidad.
La parte final ofrece una guía práctica al aspirante a lector, inclu-
yendo orientación básica y metodología, la toma de huellas de manos
y la organización de los datos, así como el análisis de varias manos
interesantes.

22
Capítulo 2

TIPOS PSICOLOGICOS
DE MANOS

Walter Sorell, distinguido autor de The Story of the Human Hand,


escribió: «La forma y apariencia de la mano es para muchos de noso-
tros tan expresiva que las aceptamos como un indicador de la persona-
lidad.» Añadía que, aunque podemos creer erróneamente que podemos
evaluar la personalidad sólo por la forma de las manos, es sólo un paso
importante para cimentar un análisis total de la personalidad.
Con los años, muchos lectores de manos han tratado de clasificar-
las en distintascategorías. Aunque no hay un sistema único que sea per-
fecto —y pocas manos llegan a conformarse realmente a un tipo de
mano específica—, su clasificación nos da un marco de referencia gene-
ral en el que podemos basar un análisis completo.
Básicamente, las manos se dividen en dos grupos, que pueden cla-
sificarse como receptivas y realistas.
La mano receptiva suele ser de aspecto frágil y delicado, larga y có-
nica. Sus poseedores suelen ser muy sensibles y emotivos, afectando mu-
chas corrientes a sus vidas. Es común en ellas un abundante esquema
de líneas, lo que significa muchos intereses y caminos de expresión.
La mano realista se caracteriza por rasgos más afirmativos y expre-
sivos. Generalmente este tipo de mano es más cuadrada y ancha, dando
una impresión de energía, impaciencia y buen asentamiento en una rea-
lidad de tres dimensiones. Sus poseedores suelen ser robustos, activos
y determinados.
Durante más de cien años, muchos analistas han considerado que
el sistema desarrollado por el capitán Stanislaus d'Arpentigny ofrece la
guía más útil para la clasificación de manos. Introducida por primera
vez en su libro, La chirognomie, OH Vart de reconnaitre les tendences
d'intelligence d'aprés les formes de la main (Paris, Charles Le Clere,
1843), d'Arpentigny creía que hay seis tipos de manos: elemental, es-
patulada, cuadrada, nudosa, cónica y sensitiva o psíquica. Posteriormen-
te añadió una séptima categoría, la de las manos «mixtas».
El sistema que utilizaremos en este libro involucra cuatro de los ti-
pos de mano de d'Arpentigny: cuadrada, espatulada, cónica y psíquica.
También nos centraremos en la clasificación de las manos mixtas, a la
que pertenece la mayoría de la gente. Analizaremos los importantes fac-
tores modificadores: tamaño de la mano, consistencia, textura y flexi-
bilidad de la piel; veremos de qué modo pueden proporcionar éstos pre-
cisión en análisis del carácter.

23
Manual práctico de Quiromancia

LA MANO CUADRADA: «ESTABLECER EL PLAN»

La primera categoría de la clasificación realista es la mano de tipo


cuadrado (Fig. 2.1). Reconocida por la cuadratura que le dan los dedos,
también cuadrados, es la mano del organizador y planificador.
Los poseedores de esta mano aman el orden, el método y la esta-
bilidad. El sentido común gobierna sus emociones y enfocan la vida de
un modo uniforme y sistemático. Les disgusta la confusión y a menudo
tienen dificultades para adaptarse a las nuevas circunstancias, especial-
mente cuando la mano y/o el pulgar son rígidos. A menudo son com-
petentes, y muy cuidadosos, con el dinero.
Carentes a menudo de personalidad, las personas de manos cuadra-
das prefieren las normas, métodos y estructuras. Ernst Issberner-Hal-
dane, quirólogo alemán, observó que son excelentes ingenieros, docto-
res y burócratas. Las manos cuadradas dan también a sus poseedores
una desordenada capacidad de perseverar y de enfrentarse a las situa-
ciones difíciles, siempre que éstas sean estables y de naturaleza pre-
Figura 2.1: Mano cuadrada. decible.

LA MANO ESPATULADA: ¡ACCIÓN!

Las manos espatuladas (Fig. 2.2) entran también en la categoría rea-


lista. De aspecto suelen ser anchas y fuertes, con dedos ligeramente nu-
dosos. Su sorprendente cualidad visual es marcadamente «abanicada»
en la punta de los dedos, dándoles forma de espátula.
La mejor palabra que se puede utilizar para describir esta mano es
la de acción. La gente de manos espatuladas es enérgica, tenaz, innova-
dora y autoconfiada. Como los de manos cuadradas, suelen ser prácti-
cos y «tienen los pies» en la realidad cotidiana.
Las personas de manos espatuladas suelen ser creativas e impulsi-
vas. En general son extrovertidas y dinámicas, y resulta interesante es-
tar a su lado. Suelen tener una sorprendente capacidad de aprovecharse
de una situación y utilizarla en su beneficio.
La mano espatulada es primordialmente una mano sensata y favo-
rece las actividades en el plano material. El comercio, la banca, la cons-
Figura 2.2: Mano espatulada. trucción y la empresa son profesiones preferidas por las personas con
estas manos. Sin embargo, cuando son flexibles aumentan el interés por
los placeres sensuales, a expensas del trabajo y de otras responsabi-
lidades.

LA MANO CÓNICA: AMOR A LA BELLEZA

A diferencia de los tipos anteriores, la mano cónica o artística per-


tenece a la categoría receptiva. Tiende a ser ligeramente ahusada en la
base de la palma y punta de los dedos. La textura de la piel suele ser
fina, denotando sensibilidad y amor a la belleza.
Las personas de manos cónicas están gobernadas por el impulso y
las primeras impresiones. A diferencia de los poseedores de manos cua-
dradas, regidos por la razón, son sentimentales, intuitivos, impulsivos,
caprichosos y románticos.
Se dice que la inconsistencia es uno de los problemas principales de
los poseedores de estas manos. Suelen empezar un proyecto con gran
entusiasmo, pero lo dejan para que lo complete otra persona, especial-
mente si sus manos son flexibles. Aunque tienden a apoyar los esfuer-

24
Tipos psicológicos de manos

zos de los demás, a menudo cambian de lealtad y encuentran difícil el


compromiso.
La creatividad es alta. Si la mano es firme y las líneas están bien for-
madas, las energías creativas se canalizan principalmente hacia empre-
sas intelectuales. Cuando la mano es blanda y grasa tienen una pode-
rosa naturaleza sensual. Entre sus necesidades principales están los
alimentos agradables, dinero, mucho sexo y un alrededor confortable.

LA MANO PSÍQUICA: DOLOROSAMENTE IDEALISTA

La mano psíquica o intuitiva (Fig. 2.4) es relativamente rara, pero


muy concreta. Es una mano hermosamente formada de dedos largos y
graciosos terminados en punta. Sus poseedores, como los de manos có-
nicas, son muy sensibles y sienten un gran interés por la belleza. Tam-
bién hay una tendencia a ser muy excitable e impresionable.
Las personas de manos psíquicas son motivadas por sus sentimien-
tos más profundos. Son muy creativas y poseen una imaginación pode- Figura 2.3: Mano cónica.
rosa. El sentido común no es uno de sus principales atributos y con fre-
cuencia tienen problemas para enfrentarse a la vida.
Estas personas tienen una gran necesidad de «asentarse» en el mun-
do material. Aunque necesitan profundizar su amor a la belleza y su in-
terés innato por los asuntos espirituales, también necesitan aprender a
funcionar en el mundo diario. Por esa razón, necesitan amigos fuertes
y constantes que les ayuden en los asuntos prácticos de la vida.

LA MANO MIXTA

Son muy pocas las manos que se conforman realmente a alguno de


los tipos anteriores en su forma pura, aunque un tipo puede predomi-
nar sobre otros. Por ese motivo tenemos una quinta clasificación, la
mano mixta, que puede proporcionar un importante marco de referen-
cia para un análisis preciso de la mano.
Por definición, la mano mixta (Fig. 2.5) contiene aspectos que se
encuentran en dos o más de los tipos anteriores; puede ser primordial-
mente cuadrada, pero con uno b dos dedos de forma espatuíada, la for- Figura 2.4: Mano psíquica.
ma básica de la mano puede ser cónica, pero contener elementos que
se encuentran en una mano cuadrada, más práctica.
La forma básica de la mano debe servir de fundamento a un análi-
sis cuidadoso. Los dedos, montes y líneas, así como modificadores como
la consistencia y tamaño, textura de la piel y flexibilidad, suelen pro-
porcionar una información más específica con respecto al análisis del ca-
rácter y la expresión individual de la vida.
Por estas razones, cuando estudiemos una mano debemos tener en
cuenta todos estos factores, y evaluar las relaciones entre los diversos as-
pectos. Aunque al principio esto puede parecer difícil, logrará este ob-
jetivo con intuición y paciencia. Tras un tiempo de práctica conseguirá
una «gestalt» de la mano a los pocos minutos de cuidadosa observación.

CONSISTENCIA

La consistencia de las manos se determina midiendo su dureza o


suavidad a la presión. El entender la consistencia básica de la mano po-
demos determinar tanto el nivel de energía como el modo en que ésta Figura 2.5: Mano mixta.

25
Manual práctico de Quiromancia

se expresa en la vida cotidiana. Si toma las manos de sus amigos entre


las suyas y las oprime suavemente podrá hacerse una idea precisa de su
consistencia.
Puede identificar un mano fofa cuando aplasta fácilmente la carne
al apretarla. Esa mano revela una baja energía física, y en consecuencia
el individuo tendrá dificultad para manifestar én el mundo material sus
sentimientos y planes concretos. En muchos casos, las manos fofas son
indicativas de un soñador ocioso y sensible al que le disgusta el esfuer-
zo físico y el emocional.
Cuando las manos son fofas y gruesas son más pronunciados los
aspectos sensatos de la personalidad. Es común la autoindulgencia con
la comida, sexo, drogas y alcohol, y a menos que el pulgar sea fuerte,
se carece de fuerza de voluntad. Cuando las manos son delgadas y dé-
biles, el nivel de energía del individuo es extremadamente bajo. A las
personas que tienen esas manos les resulta extremadamente difícil man-
tener una actividad a largo plazo.
Las manos blandas muestran ausencia de tacto óseo bajo la presión.
Aunque pueden ser indicativas también de un bajo nivel de energía, el
potencial de movimiento es superior al de las manos fofas. Cuando son
blandas y gruesas son aplicables los comentarios hechos sobre las ma-
nos fofas y gruesas.
Manos elásticas. No es fácil estrujarlas y tienden a devolver la pre-
sión. Muestran vitalidad, adaptabilidad y movimiento. Además de for-
talecer las cualidades reveladas por los montes, dedos y líneas, se en-
cuentran en personas a las que les gusta inventar y crear. Tienen la ca-
pacidad de responder fácilmente a las nuevas ideas y de adaptarse a las
circunstancias inesperadas.
Las manos firmes son ligeramente elásticas y se flexibilizan ante una
presión moderada. Son indicativas de un individuo enérgico activo y
fuerte, que es responsable y estable. Aunque no es capaz de adaptarse
a las ideas nuevas y circunstancias inesperadas lo mismo que el que tie-
ne manos elásticas, las personas de manos firmes son capaces de tener
en cuenta lo que hay y adaptarse a ello, aunque para ese esfuerzo ne-
cesiten tiempo.
Las manos duras no muestran signo de ceder bajo la presión. Se en-
cuentran en la mayoría de los hombres, carecen de elasticidad y su tex-
tura es áspera. Como puede imaginarse las personas de manos duras ca-
recen también de flexibilidad mental y tienden a ser muy firmes en sus
posiciones. Además suelen tender a «mantener dentro» su energía, lo
que puede producir ataques repentinos de furor y enfermedades rela-
cionadas con la tensión.

FLEXIBILIDAD

La flexibilidad de la mano se puede determinar por la facilidad con


que se dobla hacia atrás. William G. Benham, en su texto clásico, The
Laws of Scientific Hand Reading, escribió que la flexibilidad de las ma-
nos revela «el grado de flexibilidad de la mente y la naturaleza, y la fa-
cilidad con que esta mente puede desplegarse y "ver las esquinas de las
cosas"».
Una mano muy flexible puede doblarse hacia atrás hasta un ángulo
de casi noventa grados con un mínimo de presión. Revela a una perso-
na muy impresionable, a la que los demás dan órdenes fácilmente y que
tiene dificultades para realizar una sola actividad en cada momento. Esta
persona suele gastar el dinero con más facilidad de la que lo gana y pue-

26
Tipos psicológicos de manos

de resultar muy impredecible en sus sentimientos y actos. Si también el


pulgar se dobla fácilmente hacia atrás, la persona es generosa en extre-
mo y los demás se pueden aprovechar fácilmente de ella.
Una mano moderadamente flexible se dobla hacia atrás en un arco
suave (Fig. 2.6). Quien tiene ese tipo de mano se puede adaptar fácil-
mente a las circunstancias nuevas e imprevistas. Es de mente versátil,
intuitivo e impresionable. Aunque tiene facilidad para sentir, pensar y
actuar, sin embargo corre el peligro de verse implicado en demasiadas
actividades al mismo tiempo, siendo incapaz de dedicarse a una o dos.
Una mano firme apenas se dobla hacia atrás. Aunque revela abun-
dancia de fuerza vital, hay una marcada tendencia a tener cuidado con
los sentimientos, que a menudo se mantienen ocultos. Estas personas
están abiertas a las ideas nuevas, pero raramente son impulsivas y sólo
con dificultad se adaptan a las circunstancias nuevas y los ambientes
extraños.
Una mano rígida (Fig. 2.7) puede llegar a volverse hacia dentro en
su estado natural. Indica una persona extremadamente precavida, muy
responsable y entregada a un trabajo duro, pero que guarda también Figura 2.6: Mano moderadamente
una rígida estructura de carácter. Suele ser tozudo y tener dificultad flexible.
para responder a las ideas nuevas y situaciones inesperadas. Estas per-
sonas gustan del secreto y tienen dificultad para compartir sus proble-
mas y sentimientos con los demás.
Aunque más adelante lo analizaremos con más detalle, hay varios
factores modificadores que merecen ahora nuestra atención.

TAMAÑO DE LA M A N O

El tamaño de la mano de una persona es otro indicador de su ca-


rácter. Puede determinarse en el contexto del tamaño total de una per-
sona, incluyendo altura, peso y estructura ósea. Hablando en términos
generales, las manos pequeñas revelan un individuo que ve la vida a
gran escala. Aunque alberga una aversión básica a los detalles y minu-
cias (a menos que tenga dedos nudosos), tiende a percibir la totalidad
de lo que le interesa, sea una flor, un proyecto creativo o una teoría
científica.
Las personas de manos grandes parecen gravitar más hacia lo pe-
Figura 2.7: Mano rígida.
queño. Una mujer de manos pequeñas admirará un edificio grande en
su totalidad, mientras su compañero de manos grandes centrará la aten-
ción probablemente en la placa de bronce de la entrada principal. Sue-
len tener manos grandes los relojeros, matemáticos, cirujanos y otros
dedicados a trabajos de detalle.
A diferencia de los aspectos aparentemente contradictorios de las
manos grandes y pequeñas, las manos estrechas y anchas revelan aspec-
tos correspondientes de la personalidad. Las manos estrechas revelan un
modo estrecho y limitado de ver la vida, que se acentúa cuando son rí-
gidas y duras. Inversamente, las manos anchas indican una persona de
mente amplia, tolerante e interesada por las tendencias y conceptos
nuevos.

TEXTURA

Los aspectos de la textura de la piel se corresponden también con


su contrapartida emocional. Cuanto más suave y fina sea la piel, mayor
el grado de sensibilidad física y emocional. La piel áspera se correspon-

27
Manual práctico de Quiromancia

de con un individuo más «duro» nada influenciado por su ambiente fí-


sico o emocional.

¿DERECHA O IZQUIERDA?

Al examinar las manos de una persona tenemos que descubrir cuál


es la dominante. La mano no dominante o pasiva refleja nuestro pasa-
do y nuestro potencial innato, mientras que la dominante o activa mues-
tra primordialmente lo que estamos haciendo con nuestra vida en este
momento. Con mucha frecuencia, las manos revelan marcadas diferen-
cias entre nuestro potencial innato y el grado en que se cumple.
Hablando en términos generales, la mano dominante es aquella con
la que escribimos. En las raras ocasiones en que una persona es ambi-
dextra, tenemos que observar ambas manos conjuntamente. Cuando las
manos son diferentes, debemos plantear preguntas mientras hacemos la
lectura, a fin de descubrir qué mano es la dominante.

28
Capítulo 3

MONTES Y VALLES

La topografía de la mano se puede comparar con la de los montes,


valles y llanuras de la tierra. Como el perfil general de la mano anali-
zado en el capítulo anterior, sus regiones y montes nos proporcionan
una gran información sobre nuestros rasgos de personalidad, talento in-
nato y nivel de energía.
La mano se divide en seis zonas primarias y después en ocho mon-
tes, de modo rnuy semejante a como una región geográfica se divide en
regiones y ciudades. Las seis zonas proporcionan una orientación ge-
neral con respecto a las capacidades latentes y la expresión exterior, y
los ocho montes revelan la información más especializada que necesi-
tamos para un análisis completo del carácter.

LAS ZONAS LONGITUDINALES

Las tres zonas longitudinales se forman trazando una línea vertical


imaginaria desde un punto entre el índice y el corazón hacia abajo has-
ta la muñeca, y otra desde el corazón y el anular, tal como se ve en la
Fig. 3.1.
La primera división forma la zona consciente activa, que representa
la energía que aplicamos conscientemente en nuestras relaciones con el
mundo material. Se relaciona con la afirmación del ego en la vida dia-
ria, en un nivel tanto intelectual como concreto. Es la región del cono-
cimiento práctico, el movimiento hacia el exterior y la aplicación de
principios en nuestro trabajo, estudios y relaciones.
La zona localizada en el tercio opuesto de la mano representa nues-
tra reserva de energía oculta, o el subconsciente pasivo. Se refiere más a
nuestra creatividad innata, conciencia emocional y capacidad instintiva.
La zona media, o zona de equilibrio, sirve de lugar de encuentro
en donde pueden mezclarse estas energías diferentes. En esta zona en-
contramos, a menudo, la línea de Saturno, o línea de la tarea en la vida,
que asciende desde la base de la palma hasta el dedo corazón. Nos in-
forma sobre la profesión, el movimiento en la vida y el grado en que Figura 3.1: Las zonas longitudinales
hemos encontrado nuestra tarea en la vida o lugar en el mundo. de la mano.

29
Manual práctico de Quiromancia
LAS ZONAS HORIZONTALES

Las tres zonas horizontales (Fig. 3.2) se forman trazando una línea
horizontal desde la punta del pulgar a un punto situado por debajo de
la base de los dedos, y la otra desde la base del pulgar cruzando direc-
tamente la palma.
La primera división, o zona emocional/consciente, representa nues-
tro vínculo activo con el mundo que nos rodea. Dependiendo de los
montes que se encuentren en esta zona, es la zona de la expresión emo-
cional, la aplicación del poder, inspiración, ambición, creación artística
y perspicacia en los negocios. Según Walter Sorell, es el área de la mano
con mayor sentido del tacto y la que tiene más poder de conexión con
los objetos y personas.
La región inferior, o zona subconsciente instintiva, es la zona del
«ello» freudiano y de nuestras fuerzas motivadoras primarias. Depen-
diendo de los montes que en ella se encuentren, esta zona se relaciona
con la intuición, imaginación, libido y nuestros deseos más profundos
Figura 3.2: Las zonas horizontales de y ocultos.
la mano. Como la zona media vertical antes mencionada, la zona media ho-
rizontal es la zona de equilibrio práctica. Es la región de la lógica, el
sentido común y la razón, y representa la fusión del pensamiento y el
sentimiento. Es el área que filtra y absorbe nuestros impulsos subcons-
cientes y les ayuda a convertirse en expresión concreta. Integra nues-
tras aspiraciones y capacidades intelectuales con nuestros impulsos fí-
sicos e instintivos.

LOS MONTES

Cada uno de los montes tiene su nombre y caracteriza el tipo de


energía que es canalizado hacia esa parte de la mano. Toman el nombre
de planetas, que a su vez han tomado sus nombres de los de los dioses
griegos y romanos. Representan aspectos de nuestro carácter que son
simbolizados por esos seres mitológicos.
La fuerza de un monte particular depende de su tamaño relativo en
comparación con los montes exteriores de la mano. Cuando más direc-
tamente está centrado un monte bafjo su dedo correspondiente, mayor
Figura 3.3: Los montes de la mano. es su fuerza e influencia sobre la personalidad. Se puede determinar el
desplazamiento del monte localizando su ápice. Ese se halla en donde
las crestas de la piel se encuentran formando un dibujó, como se ve en
la Fig. 3.4. Por ejemplo, si el ápice del monte de Saturno se halla des-
plazado hacia el monte de Apolo, tomará algunas de las características
de este último.
Debe recordar que la fuerza de un monte particular puede verse mo-
dificada por otros aspectos de la mano, como la forma y fuerza del dedo
correspondiente, así como la claridad y fuerza de las líneas mayores y
menores.

Júpiter
El monte de Júpiter se localiza bajo el dedo índice, y toma su nom-
bre de Júpiter o Zeus, el rey de los dioses. Las cualidades esenciales de
este monte reflejan los aspectos sobresalientes de la vida: generosidad,
gregariedad, carisma, inspiración y magnanimidad. El monte de Júpiter
revela también nuestro grado de autoconfianza, capacidad de liderazgo,
Figura 3.4: El ápice del monte. habilidades ejecutivas, ambición e inspiración religiosa.

30
Montes y valles
Cuando el monte de Júpiter se halla en armonioso equilibrio con
los otros montes, representa el aspecto positivo de Júpiter: autoafirma-
ción sana, una visión positiva de la vida, idealismo y deseo de dirigirse
a los demás y ayudarles.
Si este monte es inusualmente fuerte y prominente, la ambición jue-
ga un papel primordial en la vida de esa persona. Son aspectos fuertes
de la personalidad el egoísmo, la vanidad y el orgullo, junto con una
tendencia a ser dominante. Si las cualidades esenciales de este monte se
complementan con las de los dedos y líneas, indica un liderazgo pode-
roso y habilidades ejecutivas. Cuando está modificado por otros aspec-
tos de la mano, los rasgos jupiterinos positivos pueden verse distorsio-
nados, con posibilidad de convertirse en codicia, egoísmo, arrogancia y
glotonería.
Si este monte es deficiente o plano, el individuo tiene una pobre
imagen de sí mismo. A menos que se modifique por otros aspectos, no
hay ambición y falta impulso para triunfar. Esa persona suele sentirse
mal socialmente, y tiene dificultades para aprovecharse de las nuevas
oportunidades.

Saturno
Este monte recibe el nombre del dios Saturno, el juez, y se encuen-
tra bajo el dedo corazón. Mientras Júpiter representa los aspectos que
sobresalen, en la vida, o que van hacia afuera, Saturno es más represen-
tativo del aspecto de la personalidad dirigido hacia el interior. Consi-
derado bajo su luz positiva, este monte simboliza la introspección, res-
ponsabilidad, saludable autoconservación y la búsqueda interior de la
verdad. Como fuerza equilibradora de la personalidad humana, nos per-
mite pasar entre las corrientes a menudo conflictivas de la vida, entre
sus influencias y deseos, de modo que podamos abordarlas de manera
más racional.
Un monte de Saturno normal revela a un amante de la independen-
cia y ia soledad, que es capaz de equilibrar sus deseos de estar a solas
con la necesidad de compartir la compañía de los demás. Fidelidad,
constancia, conciencia de sí mismo, prudencia y equilibrio emocional
son aspectos que se ven favorecidos por un monte de Saturno de tama-
ño mediano, junto con la capacidad de estudiar y explorar las ideas
nuevas.
Un monte muy desarrollado suele acentuar y distorsionar las cua-
lidades esenciales dé Saturno, especialmente si está modificado por otros
factores. La prudencia puede dar lugar a una medrosa retirada, y la sa-
ludable introspección se puede convertir en una tendencia a ser dema-
siado analítico y demasiado absorbido por el ser. Un monte de Saturno
fuerte se suele encontrar en muchas personas que son rígidas, tacitur-
nas y defensivas.

Apolo
Es el dios del poder y la autoexpresfón, localizándose su monte bajo
el dedo anular. Los lectores de manos occidentales relacionan este mon-
te con todo tipo de creatividad, especialmente en los campos de la mú-
sica y el arte, pero los quirólogos hindúes llaman a este monte el Vidja
Stbana, que rige la educación y la escolaridad.
Un monte Apolo de tamaño mediano revela un amor profundo por
la belleza y una fuerte capacidad creadora. Esta capacidad creativa no
tiene que limitarse al arte o la música, sino que puede incluir la cocina,
interpretación, escritura y diseño. Si una persona tiene una casa atrae-

31
Manual práctico de Quiromancia
tiva o viste bien es muy posible que tenga un monte de Apolo bien
desarrollado.
Como los montes de Júpiter y Saturno, un monte de Apolo muy
grande puede fortalecer y distorsionar sus cualidades básicas «nuclea-
res». La preocupación por el placer, la riqueza o la fama suelen reve-
larse con un monte de Apolo muy prominente. Un gran amor por la
belleza puede convertirse en una devoción por los valores de la apa-
riencia y la vida en la periferia. La vanidad y la autoindulgencia pueden
reemplazar el deseo natural de cuidar de nuestro aspecto y atender bien
nuestras necesidades.
Cuando este monte es débil, el individuo carece de las cualidades
apolíneas esenciales. En lugar de ser interesante y llena de belleza, la
vida es ascética, aburrida y «plana». La insuficiencia de este monte pue-
de indicar también un bajo nivel de energía.

Mercurio
Mercurio era el mensajero de los dioses. Por esta razón su monte,
situado bajo el dedo meñique, rige la comunicación y la objetivación de
los principios de la vida en palabras habladas y escritas. Es el monte del
comercio, la escritura, la medicina, las matemáticas y la diplomacia.
Mercurio gobierna también la sagacidad y la capacidad de juzgar la na-
turaleza humana. Quizá por ello los hindúes dan a este monte el nom-
bre de J'aya Stbana, o «lugar de la victoria».
Un monte de Mercurio bien desarrollado, especialmente cuando se
acompaña de un dedo largo, indica capacidad comercial y capacidad ora-
toria. Los actores, diplomáticos, vendedores y portavoces públicos po-
seen casi siempre un fuerte monte de mercurio.
Un monte muy prominente no tiene aspectos negativos en sí mis-
mo, aunque sus cualidades positivas pueden ser modificadas por un
dedo de Mercurio mal formado. En el capítulo siguiente examinaremos
con detalle los dedos y su significado.
Un monte de Mercurio pequeño y plano, especialmente si se acom-
paña de un dedo corto o débil, revela falta de capacidad comercial y
científica. La comunicación con los otros de uno en uno puede ser tam-
bién un problema, especialmente en el contexto de una relación afectiva.

Marte
En la mano hay dos montes de Marte. Ambos reflejan las cualida-
des de Marte, el dios de la guerra. Estos montes representan esencial-
mente los aspectos dinámicos, egoístas y separadores de la personali-
dad. Hablan de nuestro deseo de sobrevivir, de progresar y de superar
los obstáculos y dificultades.
El monte superior de Marte está situado bajo el monte de Mercu-
rio, simbolizando la determinación y la resistencia. Cuando está bien
formado y duro al tacto, refleja a una persona valiente y tenaz, que se
resiste a que los demás la utilicen o manipulen. Un monte pequeño o
suave revela falta de valor y resistencia. Cuando se encuentra en una
mano suave y flexible, es fácil «empujar» a esa persona, pues difícilmen-
te sostiene sus derechos. Cuando este monte es extremadamente grande
y duro, la violencia y la brutalidad son los componentes mayores del
carácter del individuo.
A diferencia del monte superior de Marte, que simboliza la resis-
tencia pasiva, el monte inferior de Marte revela las cualidades de Marte
más activas y orientadas hacia el exterior. Situado entre los montes de
Júpiter y Venus, se presenta a menudo como un pequeño tumor sobre

32
Montes y valles
el lado interior de la articulación del pulgar. Un monte bien desarrolla-
do indica una fuerte autoafirmación y el valor para enfrentarse a los de-
safíos de la vida y superarlos. Cuando este monte es grande y duro, la
persona tiene un temperamento fuerte, además de abundancia de pa-
sión sexual (especialmente si se acompaña de un gran monte de Venus).
Un monte pequeño o deficiente indica un individuo básicamente tran-
quilo, pasivo e introvertido que raramente se enfada con los demás.
Venus
Llamado así por la diosa del amor, Venus es un indicador de nues-
tra naturaleza estética y de nuestra capacidad de amar. La famosa qui-
róloga española. Orencia Colomar, cree que el monte de Venus es tan
importante que puede modificar la información que revelan los restan-
tes montes de la mano.
Idealmente, el monte de Venus comprende la bola del pulgar y está
perfilado por una extensa línea de la vida. El monte normal ha de ocu-
par aproximadamente un tercio de la mano y no debe ser ni demasiado
duro, ni demasiado alineado. Un buen monte de Venus ha de ser suave
y firme al tacto, más alto que los otros montes y de color ligeramente
sonrosado.
Un monte de Venus normal revela calidez, vitalidad y energía.
Muestra joie de vivre y la capacidad de amar y ser amado. Un monte
de Venus bien formado fortalece la línea de la vida y revela una gran
capacidad de resistencia a la enfermedad.
Cuando el monte es excesivamente grande en relación con los otros,
hay abundancia de pasión física, con gran apetito de sexo, comida y be-
bida. Cuando además es duro, esta pasión se puede convertir fácilmen-
te en agresión y brutalidad, especialmente si es de color rojizo.
Un monte de Venus pequeño, plano o débil revela una ausencia de
energía vital y pasión física. La personalidad tiende a ser algo linfática
y fría, especialmente si la línea de la vida corta el rripnte de Venus.. Con
mucha frecuencia, una historia amorosa poderosa .aumenta realmente el
tamaño de este monte.

Luna
Situado en el lado opuesto al de Venus encima mismo de la muñe-
ca, el monte de la Luna representa la fuente de los aspectos pasivos, re-
ceptivos y emocionales de la personalidad. Es la sede de nuestras im-
presiones subconscientes y de los impulsos inconscientes, de los instin-
tos y de la imaginación.
Idealmente, este monte debe ser ancho y de forma ligeramente re-
dondeada. Indica un interés por la religión y el misticismo y un deseo
de percibir más de lo que ven los ojos. Las personas con montes luna-
res de tamaño medio tienen una buena imaginación equilibrada por la
realidad.
Cuanto más fuerte y prominente sea el monte, mayor será la ima-
ginación y los impulsos subconscientes, especialmente si la línea de la
cabeza desciende hacia su centro. La intuición se mejora, junto con el
potencial creativo. Un monte de la Luna grande puede revelar también
un fuerte deseo de proteger y nutrir a los demás, especialmente si bajo
el monte de Mercurio se acompaña de las «líneas samaritanas».
Muchas de las personalidades de la literatura, las artes y las ciencias
tienen montes de la Luna bien desarrollados. Cuando es insuficiente o
falta, el individuo tiende a ser demasiado realista, poco imaginativo y
aburrido. La fantasía no le interesa y considera la imaginación como
una indulgencia de los tontos.

33
Capítulo 4

LOS DEDOS

Mientras que los montes son la forma básica de la mano, que pro-
porcionan el terreno de trabajo para determinar el carácter, pero la for-
ma, tamaño y posición relativa de los dedos ofrecen una gran abundan-
cia de informaciones más específicas, relativas a la personalidad y a los
canales de expresión más importante. De hecho, muchos quirólogos
piensan que los dedos nos pueden decir de una persona más que cual-
quier otro aspecto único de la mano.
Cuando estudiamos los dedos, es importante considerar cada uno
por sí mismo y también como parte integral de la mano. Debemos en-
tender además la relación de cada dedo con los otros. Podemos deter-
minar la fuerza relativa de cada dedo abriendo la palma completamen-
te, al tiempo que se juntan los dedos. Si los dedos tienden a inclinarse
hacia uno en particular, ése es el dedo dominante de la mano y nos pro-
porciona la clave del carácter del individuo. La Fig. 4.1, por ejemplo,
muestra una mano con una influencia dominante de Saturno, pues los
otros dedos (incluyendo un fuerte Júpiter) se inclinan hacia Saturno.
Antes de analizar individualmente las características de cada dedo,
es importante familiarizarnos con el aspecto general de los dedos.
Flexibilidad: como en el caso de las manos, el grado de flexibilidad
de los dedos proporciona importantes pistas del carácter de la persona
y su habilidad para adaptarse. Idealmente deben arquearse suavemente
hacia atrás, lo que revela una capacidad de adaptarse fácilmente a las
ideas y situaciones nuevas. Cuando la última falange del dedo se dobla
también hacia atrás está presente un gran talento creativo. Por ejemplo,
cuando se dobla hacia atrás la punta de los dedos, Mercurio es un signo
de capacidad para la escritura.
Longitud y anchura: la longitud de los dedos se juzga en relación
con la de la palma. Existiría equilibrio si el tamaño del dedo corazón o
de Saturno tuviera la misma longitud que la palma.
Hablando en términos generales, las personas de dedos cortos (Fig.
4.2) son intuitivos, impacientes, impulsivos y capaces de captar rápida-
mente los puntos esenciales de una cuestión. Ven las cosas a gran esca-
la, ya se trate de conceptos filosóficos, proyectos a realizar o vistas pa-
norámicas del paisaje. A menos que sus dedos sean nudosos, tienden a
subestimar los detalles.
Los dedos largos (Fig. 4.3) indican las cualidades opuestas. Pacien-
cia, amor al detalle y análisis son rasgos comunes de las personas de de-

35
Manual práctico de Quiromancia
Figura 4.1: Mano que muestra una
influencia de Saturno dominante.

Figura 4.2: Mano de dedos cortos.

Figura 4.3: Mano de dedos largos.

dos largos. Se centran en las minucias de la vida y tienden a relacionar-


se con el mundo en un contexto más intelectual que intuitivo. Los de-
dos largos suelen promover una naturaleza introspectiva, con tendencia
a albergar rencores y resentimientos.
Las personas de dedos gruesos y carnosos tienen una naturaleza bá-
sica sensata. Gustan del lujo, los buenos alimentos y el placer. Los de-
dos delgados tienden a revelar una persona más intelectual, alejada a me-
nudo del mundo tridimensional.
Nudillos: los dedos blandos (Fig. 4.4) carecen de articulaciones de-
sarrolladas, lo que indica una tendencia a ser intuitivo e impulsivo. Sue-
len encontrarse con dificultades para dividir un problema en sus partes
componentes, y se impacientan con los detalles. Más que en un análisis
cuidadoso de los hechos, sus decisiones se basan sobre todo en suposi-
Figura 4.4: Mano de dedos blandos. ciones. Psicológicamente suelen estar en contacto con sus sentimientos
y les resulta sencillo expresar su cólera, amor o alegría.

36
Los dedos

Si los dedos son cortos y blandos se acentúa la impulsividad, la im-


paciencia y la aversión a los detalles, mientras que los largos tienden a
fortalecer los aspectos intelectuales y analíticos de la personalidad.
Los dedos nudosos no se deben a la artritis (Fig. 4.5) revelan una
personalidad de fuerte mente analítica. Sus poseedores raramente se de-
jan seducir por las apariencias y tienden a penetrar profundamente en
una cuestión, utilizando la lógica, el detalle y el análisis. En un nivel
psicológico, las personas de dedos nudosos suelen carecer de esponta-
neidad, resultándoles difícil expresar sus sentimientos a los demás.
Las falanges: los dedos índice, corazón, anular y meñique se divi-
den en tres partes o falanges (Fig. 4.6). La falange superior es la del or-
den mental, la central es la del orden práctico, y la del fondo la del or-
den material.
Si la más larga de las tres es la superior, indica que las actividades
mentales absorben la mayor parte de la atención de la persona. Una fa-
lange central larga indica que la clave principal —expresada por la sig-
nificación particular de ese dedo— es la acción. Una falange del orden Figura 4.5: Mano nudosa.
material larga y gruesa refleja que la persona se basa sobre todo en los
aspectos materiales o instintivos de la vida. Recuerde que la longitud
comparativa de las falanges puede variar de un dedo a otro. Antes de
pasar a los dedos individuales, recapitulemos las cualidades clave de los
diversos tipos:

Espatulados (Fig. 4.7): energético, activo, realista, impulsivo, unido a la


tierra, con confianza en sí mismo.
Cuadrados (Fig. 4.8): ama el orden y la regularidad, perseverancia, pre-
visión, estructuración, acción racional decisiva.
Cónicos (Fig. 4.9): artístico, receptivo a los estímulos exteriores, sensi-
tivos, inquieto, impulsivo, instintivo.
Psíquico (Fig. 4.10): muy afectado por los estímulos exteriores, sensiti-
vo, soñador, intuitivo, mediumnístico.
Redondeados (Fig. 4.11): adaptable, muy expresivo, equilibrado, activo
pero receptivo, mental pero emocional. Figura 4.6: Las tres falanges de los
dedos. Mental, práctico y material.
Muchas manos son una combinación de estos tipos, por lo que te-
nemos que tener en cuenta tanto las cualidades que rigen a cada dedo
individual como la forma del dedo. Consideremos ahora cada dedo in-
dividualmente.

EL PULGAR

En la palmología hingú se da tanta importancia al pulgar que mu-


chos lectores de manos se limitan a estudiar sólo este dedo para anali-
zar el carácter.
El pulgar se relaciona con la fuerza de nuestro ego y con nuestro
nivel de energía o fuerza vital. Como nos permite llevar a cabo una am-
plia variedad de tareas en la vida diaria, simboliza también nuestra ca-
pacidad de expresar esta energía y poder en el mundo.
El tamaño del pulgar es un índice del nivel básico de energía del
individuo. Normalmente, la punta llega a la falange inferior del índice
(o dedo de Júpiter). Un pulgar largo (Fig. 4.12) (llamado con frecuen-
cia el pulgar del «capacitado») indica abundancia de energía y una fuer- Figura 4.7: Dedo espatulado.

37
Manual práctico de Quiromancia
te personalidad. Se dice que personalidades como Voltaire, Newton y
Leibnitz tenían los dedos pulgares largos, y su fuerte personalidad lo
confirmaría.
Los individuos de pulgares cortos (Fig. 4.13) suelen ser débiles de
voluntad y no tienen un carácter fuerte. Les suele faltar la confianza
en sí mismos, la fuerza y la capacidad de llevar a su fin un proyecto o
tarea.
Sin embargo, antes de proclamar si un pulgar es largo o corto, he-
mos de tener en cuenta de qué modo se asienta la mano. Un pulgar bajo
puede situarse en un ángulo de noventa grados con respecto al dedo ín-
dice, como se ve en la Fig. 4.14. Revela una persona adaptable, inde-
pendiente y que corre riesgos. En la medida en que el pulgar se asienta
alto (Fig. 4.15), la persona tiende a mantener la energía. Hay miedo a
dejarse ir y moverse con el flujo de la vida. En la jerga popular, puede
describírsele como «estirado», a menos que estén presentes aspectos mo-
dificadores de la mano, como una separación entre el principio de las
Figura 4.8: Dedo cuadrado. líneas de la vida y de la cabeza.
El pulgar se divide en tres partes (Fig. 4.16). La falange de la uña
llamada falange de la voluntad, mientras la segunda es la falange de la
lógica. La tercera parte es el monte de Venus, previamente analizado.
Una falange de la voluntad fuerte —bien redondeada, larga y an-
cha— indica decisión, «capacidad de permanencia» y la capacidad de
transformar los pensamientos en acciones. Cuando esta falange es de
forma cónica puede haber una falta de resistencia y la energía de la per-
sona tiende a esparcirse cuando se enfrenta a un proyecto importante
o un problema serio que requiere atención a largo plazo. Si la falange
es delgada o plana (vista desde el lado), la persona tiende a ser muy im-
presionable y nerviosa (Fig. 4.17). Cuando la punta del dedo es cuadra-
da, hay capacidad de organizar y ejecutar proyectos. Una punta espa-
tulada es el signo de un individuo dinámico con deseos de vivir. Las co-
sas «suceden» a su alrededor.
Algunas personas tienen un pulgar con una falange de la voluntad
deformada, de aspecto bulboso o amazacotado. Los palmólogos le han
dado el nombre de «Pulgar del asesino» (Fig. 4.18), y aunque no indica
necesariamente tendencias homicidas, suele ser el signo de una persona
Figura f.9: Dedo cónico.
que tiende a retener la energía en tal medida que pueden producirse es-
tallidos repentinos de temperamento. Esa «retención» de la energía pue-
de producir también problemas físicos y psicológicos.
La falange de la lógica revela nuestro grado de capacidad de razo-
namiento. Idealmente debe tener la misma longitud y fuerza que la de
la voluntad, lo que indicaría un equilibrio entre el pensamiento y la ac-
ción. En la medida en que esta falange sea larga y gruesa, el ego ejer-
cerá un fuerte control sobre la acción hasta el punto en que el razona-
miento constante puede eliminar totalmente el movimiento. Esto es es-
pecialmente cierto cuando el pulgar es nudoso. Cuando la falange de la
lógica es «delgada» (Fig. 4.19), la lógica no es un aspecto importante de
la personalidad.
Para el lector de la mano es especialmente importante la determi-
nación de la flexibilidad del pulgar. Un pulgar flexible (fig. 4.20) se do-
bla hacia atrás por la articulación, indicando versatilidad emocional y
facilidad de adaptación. La generosidad es un componente importante
del carácter de la persona, aunque tal generosidad raramente es indis-
criminada. Cuando es extremadamente flexible (es decir, se dobla hacia
Figura 4.10: Dedo psíquico. atrás noventa grados o más) la persona es generosa en exceso, pudiendo

38
Los dedos

ser dilapidadora con el dinero, sobre todo si el resto de la mano tam-


bién es flexible. La fuerza de voluntad es escasa.
Un pulgar moderadamente flexible se dobla hacia atrás sólo ligera-
mente bajo la presión. Revela a un individuo práctico que confía en el
sentido común. Indica una voluntad fuerte y determinada, hay a pesar
de todo, un grado de apertura mental y capacidad de adaptación.
Un pulgar rígido (Fig. 4.21) no se dobla hacia atrás bajo la presión.
El individuo suele ser tenaz, prudente y con una tremenda dificultad
para adaptarse a las ideas y situaciones nuevas. En el aspecto más po-
sitivo, las personas de pulgares rígidos son en general muy estables y
responsables. Puede confiárseles casi cualquier cosa. Las cualidades de
un pulgar rígido puede modificarlas una mano flexible.

JÚPITER
Figura 4.11: Dedo redondeado.
Como el monte correspondiente, el dedo índice o de Júpiter repre-
senta el liderazgo, la ambición y el deseo de triunfar en la vida. Ideal-
mente ha de tener la misma longitud que el anular o de Apolo, y ser
ligeramente más corto que el corazón o de Saturno.
Si Júpiter es más largo que Apolo, el ego es fuerte, con un grado
saludable de autoestimación. Las personas de dedos de Júpiter largos
son líderes naturales, implicados a menudo en dirigir un negocio, cole-
gio o cualquier otro trabajo que exija una capacidad ejecutiva o admi-
nistrativa. Sin embargo, un dedo de Júpiter largo (sobre todo si se cur-
va hacia dentro) puede revelar una tendencia a la vanidad, el dominio
y el control. En la medida en que sea más corto que el de Apolo, hay
una ausencia correspondiente de autoestimación y auto confianza. La
persona tiende a subestimar su talento y sus logros, especialmente si las
líneas de cabeza y de vida se unen.
En la medida en que Júpiter se dobla hacia Saturno, sus cualidades
esenciales quedan distorsionadas y la tendencia a ser posesivo, celoso y
adquisitivo está presente. Cuando el extremo del dedo es puntiguado,
los sentimientos religiosos e inspirados son poderosos. Cuando Júpiter
es largo y puntiagudo, el individuo puede excederse en el papel de jefe Figura 4.12: Pulgar largo.
religioso o espiritual.

SATURNO

El dedo corazón recibe el nombre de Saturno, y es el dedo de la


conveniencia, la responsabilidad y la introspección. Sirve de vínculo en-
tre los aspectos subconscientes de la personalidad representados por
Apolo y Mercurio y las cualidades más activas y conscientes del pulgar
y del dedo de Júpiter.
Cuando este dedo es recto, hay una armoniosa relación entre vo-
luntad y emoción, así como un equilibrio entre el deseo de estar con
gente y el amor a la soledad. Cuando Saturno se curva ligeramente ha-
cia Júpiter, la personalidad suele ser expontánea y extrovertida, y el in-
dividuo disfruta en compañía de los demás. Una ligera curva hacia Apo-
lo es una indicación segura de depresión crónica. Cuando observe esta
formación, busque especialmente los aspectos confirmativos o modifi-
cativos en el resto de la mano, especialmente en la línea de la cabeza. Figura 4.13: Pulgar corto.

39
Manual práctico de Quiromancia

APOLO

Como su monte correspondiente, el dedo anular o de Apolo rige


la creatividad, el amor a las artes y la música y la capacidad de expre-
sarnos a los demás. Tienen un dedo de Apolo largo y recto muchos ar-
tistas, actores y personas que trabajan primordialmente con el público.
Varias personas de estas poseen también un dedo de Apolo espatulado
en el extremo, lo que favorece mucho la capacidad de comunicación.
Cuando Apolo se dobla hacia Saturno hay una tendencia a sobres-
timar a los demás, lo que suele provocar nuestra desilusión al compro-
bar que los otros no se mantienen al nivel en que les habíamos puesto.
De acuerdo con algunos quirólogos r un dedo de Apolo que se curva mu-
cho hacia Saturno es una indicación segura del jugador y libertino.

Figura 4.14: Pulgar bajo. MERCURIO

El dedo meñique o de Mercurio rige la comunicación y la capaci-


dad empresarial, teniendo dedos de Mercurio largos y bien formados
muchos escritores de éxito, banqueros y empresarios. Idealmente, este
dedo debería alcanzar la falange superior de Apolo. Cuanto más largo
sea el dedo, mayor será la capacidad 'de comunicarse con los demás, ya
sea escribiendo un libro o en el contexto de un matrimonio. Cuando
este dedo es corto no es fácil hacerse entender y las relaciones estrechas
no son fáciles de establecer ni de mantener.
Un dedo de Mercurio recto indica honestidad, franqueza y con-
fianza merecida. Una ligera curva hacia Apolo revela un cierto grado
de astucia y diplomacia, mientras la curva grande hacia el mismo dedo
(que no sea consecuencia de la artritis) indica una tendencia a ser ma-
nipulador e incluso deshonesto. Cuando en la mano hay también un
'dedo de Júpiter muy curvado, el individuo no se detendrá ante nada
para obtener lo que desea.

Figura 4.15: Pulgar alto,


ESPACIAMIENTO ENTRE LOS DEDOS

Cuando en una mano abierta los dedos están muy juntos, la per-
sona tiende a ser algo contraída y temerosa y carece de independencia
y confianza en sí misma. Cuanto mayor sea el espaciamiento entre los
dedos, mayor la apertura, osadía e independencia. Cuando el dedo de
Júpiter se separa del resto de la mano, la autoconfianza y el liderazgo
se incrementa. En la medida en que el espacio entre Mercurio y Apolo
sea ancho, la persona es un pensador independiente. Si las líneas de la
vida y la cabeza también están separadas, el pensamiento independiente
se acompaña de acción.

U N A NOTA SOBRE LAS UNAS

Además de su gran valor para la diagnosis médica, las uñas tam-


bién nos ayudan a evaluar el carácter.
Figura 4.16: Las tres falanges del Lo ideal es que sean más largas que anchas y que sean ligeramente
pulgar. curvas, opuestamente a la uña plana, como en la Fig. 4.22. Las personas

40
Los dedos
de uñas largas suelen sentirse atraídas a las empresas artísticas y les gus-
ta pensar y analizar. Las uñas estrechas revelan un individuo de ideas
estrechas y dogmáticas sobre la vida, en general no muy abierto a las
nuevas tendencias e ideas. Las uñas anchas revelan amplitud mental. Las
uñas cortas (que no sean consecuencia de habérselas mordido) indican
una personalidad impaciente y, a menudo, crítica. En el Capítulo 9 en-
contrará un análisis más detallado de las uñas, acompañado de ilus-
traciones.

Figura 4.17: Extremo de pulgar plano.

Figura 4.18: Pulgar del «asesino». Figura 4.19: Pulgar «adelgazado».

Figura 4.20: Pulgar flexible. Figura 4.21: Pulgar rígido. Figura 4.22: Uña normal.

41
Capítulo 5

LAS LINEAS

Las líneas de la mano se pueden comparar con los caminos, carre-


teras y autopistas de un mapa. Indican los talentos y energías más im-
portantes que tenemos a nuestra disposición, nuestra capacidad de ma-
nifestar esos talentos en nuestra vida y las direcciones probables por las
que nos llevarán esos talentos y energías. En esencia, las líneas de la
mano forman un mapa natural del curso de nuestra vida, aunque per-
mitiéndonos ocasionales rodeos y cambios de dirección de acuerdo con
nuestra libre voluntad.
Aunque el análisis de la mano data de unos siete mil años, los qui-
rólogos siguen sin conocer exactamente el por qué de la existencia de
las líneas. Sin embargo, en el transcurso de los siglos ha evolucionado
un sistema fiable que nos ayuda a entender nuestra constitución física,
las características mentales y emocionales, la sexualidad, la capacidad
creativa y las influencias más importantes que afectan a nuestra vida,
así como la probabilidad de viajes, relaciones, capacidad curativa, po-
der psíquico y el grado en que estamos cumpliendo los objetivos de
nuestra vida. Las líneas no sólo revelan el pasado y el presente, sino
que también proporcionan importantes percepciones de los aconteci-
mientos y tendencias del futuro.
Tampoco entendemos plenamente cómo se forman las líneas. Al-
gunos piensan que representan los «ríos de energía» que atraviesan los
dedos hasta la palma. En cualquier caso, la forma y número no depen-
den del movimiento de las manos ni están relacionados con lo que ha-
cemos para ganarnos la vida. Sin embargo, los individuos sedentarios
suelen tener más líneas que los que realizan trabajos manuales duros.
Las líneas de la mano pueden cambiar en cuestión de semanas, aun-
que los cambios más importantes pueden verse al cabo de años. Son
afectadas por la modificación de la actitud y los cambios de conducta.
Aprender a meditar, reducir el consumo de cigarrillos o dedicar más
tiempo y energía a un trabajo de relaciones con actividades que pueden
cambiar espectacularmente las líneas. Viene al caso el ejemplo de las hue-
llas de un estudiante universitario de veintidós años tomadas con seis
semanas de diferencia (Fig. 5.2). Durante este tiempo, ese joven cambió
su interés por la administración empresarial hacia la terapia de la inha-
lación, se hizo vegetariano, empezó a estudiar teosofía y temas afines y
le dijo a su padre (coronel de infantería) que no iba a alistarse en la Re-
serva del Ejército tal como tenía planeado.
Quienes estén interesados en lograr su pleno potencial, encontra-
rán interesante y de gran valor el conocimiento objetivo ofrecido por

43
Manual práctico de Quiromancia

las líneas siempre cambiantes. Las líneas demuestran que somos real-
mente «los dueños de nuestro destino» y podemos asumir la responsa-
bilidad personal y dirección de nuestra vida.

CALIDAD Y C A N T I D A D DE LINEAS

Idealmente, las líneas deben ser claras y bien definidas y de un co-


lor que complemente al de la piel. La profundidad y anchura debe ser

44
Las líneas
Figura 5.2: Las manos de T.K.,
tomadas con seis semanas de
separación. Obsérvese el incremento
del número de líneas y la longitud de
las líneas del corazón, profesión, unión
e intuición. (Ver página siguiente).

uniforme. U n a línea particularmente profunda reveía un exceso de ener-


gía, mientras una ancha y superficial indica falta de fuerza y énfasis. H a -
blando en términos generales, cuanto más fuerte sea m a y o r será la
influencia.

45
Manual práctico de Quiromanáa
Figura 5.2 continuación

También es importante el número de líneas de la mano. La abun-


dancia tal como se ve en la Fig. 5.3, indica hipersensibilidad y nervio-
sismo. También muestra que el individuo tiene en la vida muchos ca-
minos para expresar su talento. La escasez de líneas en la mano, como

46
Las líneas
Figura 5.3: Mano que muestra
abundancia de líneas.

se ve en la Fig. 5.4, generalmente indica poca sensibilidad y pocos ca-


nales básicos para la expresión de la vida.
Antes de entrar en detalles sobre cada una de las líneas, hay varias
formaciones importantes con las que debemos familiarizarnos.

47
Manual práctico de Quiromancia
Figura 5.4: Mano en la que se ven
pocas líneas.

Las líneas divididas (Fig. 5.5) disipan la fuerza y el énfasis. En al-


gunos casos, una división indica un cambio o nueva fase en la vida de
una persona, por lo que su existencia no es necesariamente un signo
negativo.
Líneas de influencia (Fig. 5.6); son líneas pequeñas que cruzan las
líneas importantes o corren paralelas con ellas. Se analizarán con detalle
en la última parte de este capítulo.
Islas (Fig. 5.7); Se forman cuando una línea dividida vuelve a jun-

48
Las líneas
tarse posteriormente. Las islas dañan la fuerza de la línea e indican una
falta de énfasis y una disociación de la energía.
Una cadena (Fig. 5.8) se compone de muchas islas juntas e indica
un período prolongado de vacilación y energía esparcida. En conse-
cuencia, se debilita la totalidad de la línea.
Una horquilla (Fig. 5.9) se presenta en el extremo de una línea cuan-
do ésta se divide. Dependiendo de su situación, puede indicar una di-
sipación de las energías básicas representadas por la línea o revelar equi-
librio y adaptabilidad.
Un punto (Fig. 5.10) se presenta como indentación ligeramente co-
loreada en la línea. La existencia de un punto indica un retroceso físico
o emocional de algún tipo, dependiendo de su color y posición.
Un enrejado (Fig. 5.11) se forma cuando se cruzan numerosas lí-
neas pequeñas. En general indica un período de energía difusa y
esparcida.
Un cuadrado (Fig. 5.12) se forma cuando cuatro líneas indepen-
dientes crean un rectángulo. Es un signo de protección y conservación,
y a menudo repara una línea rota. Figura 5.5: División de una línea.

Figura 5.6: Líneas de influencia. Figura 5.7: Islas. Figura 5.8: Una línea encadenada.

LA LINEA DE LA VIDA

Es la línea principal de la mano. Empieza en el borde de la palma,


entre el pulgar y el índice, formando un arco alrededor del monte de
Venus. Es nuestro indicador principal de la fuerza de nuestra constitu-
ción física y del nivel de nuestra fuerza vital. Esta línea responde a pe-
riodos de enfermedad, accidentes u otros acontecimientos importantes
que afectan a nuestra vida. Indica también la probable extensión de tiem-
po que podemos esperar vivir. La Fig. 5.13 muestra el modo de calcu-
lar la extensión de la vida y las otras líneas importantes de la mano.
Cuando intentemos determinar la duración de la vida, tendremos
que considerar varios factores. Si la línea de la vida tiene la misma lon-
gitud en ambas manos, la terminación de la línea indicaría el momento
probable de la muerte. Sin embargo, si las líneas son de longitud dife-
rente, lo más probable es que la correcta sea la línea de la mano activa.
Además, una línea larga de cabeza, corazón y/o profesión puede mo-
dificar una línea corta de la vida, así como una terminación abrupta de Figura 5.9: Una línea ahorquillada.

49
Manual práctico de Quiromancia
una o más de estas líneas puede indicar una extensión de vida más corta.
No prediga nunca el momento de la muerte. En primer lugar, hay
muchas posibilidades de que se equivoque. Se sabe que muchas perso-
nas de líneas cortas se han convertido en bisabuelos, mientras otras de
líneas largas han muerto antes de su tiempo. Además, al predecir el tiem-
po de la muerte puede estar sembrando un «pensamiento semilla» en la
mente de la persona, lo que podría tener unos resultados desastrosos.
Siempre que vea una línea de la vida corta o rota, asegúrese de mencio-
nar que las líneas de la mano no son inmutables, sino que pueden cam-
biar de acuerdo con nuestros hábitos y actitudes.

Figura 5.10: Una línea «punteada».

Figura 5.11: Líneas formando un


«enrejado».

Figura 5.13: Determinación del tiempo


Figura 5.12: Líneas formando un de las líneas más importantes de la
«cuadrado». mano.

50
\

Las líneas
No hay dos líneas que sean iguales, aunque la mayoría se confor-
ma a alguna de las breves descripciones siguientes:
Largas, claras y bien marcadas (Fig. 5.14): Fuerte constitución fí-
sica, buena salud, vitalidad, resistencia a la enfermedad, capacidad de en-
frentarse a los desafíos de la vida, probable larga vida.
Cortas, claras y bien marcadas (Fig. 5.15); Intensidad, buena salud,
probable vida corta. Ver en otras líneas posibles factores modificadores.
Roja y profunda: Potente energía, intensidad, violenta disposición.
Observe otras características de las manos por la posible existencia de
influencias modificadoras.
Ancha, no muy marcada: La personalidad es fácilmente influencia-
ble por los estímulos exteriores.
,Largay débil (Fig. 5.16): Constitución débil, vulnerabilidad a la en-
fermedad, tendencia al nerviosismo y la indecisión.
Islas (Fig. 5.17): lapsos en la salud o debilidad física general. Obs-
táculos, período de indecisión o falta de énfasis en la vida.
Rupturas (Fig. 5.18): Interrupciones en la marcha de la vida, físi-
cas, psicológicas o ambas. Figura 5.14: Línea de la vida larga,
clara y bien marcada.
Separación con respecto a la línea de la cabeza (Fig. 5.19): Impul-
sivo, impaciente, confiado en sí mismo, extrovertido. Puede ser in-
quieto.
Conexión con la línea de la cabeza (Fig. 5.20): cuidadoso, cauto,
tarda mucho tiempo en tomar decisiones. El punto en donde se separan
las líneas indica la edad de la independencia de la familia física y/o psi-
cológicamente. En general, cuanto más estén conectadas las líneas más
cuesta tomar decisiones y actuar independientemente.
Formando un arco ancho alrededor del monte de Venus (F.5.21):
Calidez, sensualidad, respuesta emocional.
Cercana al pulgar, cortando el monte de Venus (Fig. 5.22): inhibi-
do, frío, carente de respuesta.
Dirigida al monte de la Luna (Fig. 5.23): De disposición inquieta
por naturaleza.
Rama de la línea de la vida dirigida hacia Júpiter (Fig. 5.24): O p -
timismo, ambición, deseo de superación.

La línea de la vida se analiza con más detalle en el Capítulo 9, La


mano y la salud. Figura 5.15: Línea de la vida corta,
clara y bien marcada.

LA LINEA DE LA VIDA INTERIOR

Esta línea (llamada «línea hermana») da fuerza y protección a la lí-


nea de la vida. Aumenta la vitalidad y presta apoyo (físico o psicológi-
co) en el caso de un accidente, problema de salud o cualquier otra
dificultad.

LA LINEA DEL C O R A Z Ó N

La línea transversal superior, o línea del corazón, es nuestro baró-


metro emocional de la vida. Saliendo del dedo de Mercurio para cruzar
la palma, revela la calidad de nuestras emociones, nuestro grado de sen-
sibilidad y nuestra capacidad de amor y afecto. Esta línea también pro-
porciona importante información con respecto a la condicion fisica del
Figura 5.16: Línea de la vida larga y
corazón y a la fuerza y tipo de nuestro deseo sexual. débil.
51
Manual práctico de Quiromancia

Figura 5.33: Línea de la vida que se acer-


Figura 5.17: Línea de la vida «aislada», ca al pulgar y corta el monte de Venus.

Figura 5.20: Línea de la vida


conectada con la de la cabeza.

Figura 5.23: Línea de la vida que se


Figura 5.18: Línea de la vida «rota».
dirige al monte de la Luna.

Figura 5.21: Línea de la vida que


forma un amplio arco por alrededor
del monte de Venus.

Figura 5.19: Línea de la vida separada Figura 5.24: Rama de la línea de la


de la línea de la cabeza. vida dirigiéndose hacia Júpiter.

52
Las líneas
Figura 5.25: La línea del corazón
«ideal».

La línea del corazón «ideal» (Fig. 5.25) es suave, de buen color y


se halla relativamente libre de islas y rupturas. Se curva ligeramente ha-
cia arriba y termina entre los dedos de Júpiter y Saturno, indicando un
equilibrio entre la mente y las emociones. Dos o tres ramas pequeñas
aparecen en su extremo, revelando un equilibrio entre el sentimiento,
el sentido común y la pasión física.

53
Manual práctico de Quiromancia
Figura 5.26: Una línea del corazón
recta y encadenada.

Una línea del corazón recta (Fig. 5.26) revela un tipo de amante
más mental. Las fantasías, imágenes y romances son un aspecto impor-
tande de su sexualidad, que primordialmente es de naturaleza receptiva.
Cuando la línea se curva hacia arriba (Fig. 5.27), domina una sexuali-
dad más física o instintiva.

54
Las líneas
Figura 5.27: Línea del corazón
curvada hacia arriba.

Las características más importantes de esta línea son las siguientes:


Terminación bajo Saturno (Fig. 5.28): Tipo de sexualidad predomi-
nante físico; en las relaciones rige más la cabeza que el corazón; puede
ser emocionalmente retraído; fuertes instintos sexuales.

55
Manual práctico de Quiromancia
Terminación bajo Saturno y Júpiter (Fig. 5.29): Equilibrio entre ra-
zón y emoción; cálido, generoso, simpático.
Terminación bajo Júpiter (Fig. 5.30): Idealista, dominado más por
el corazón que por la cabeza; tipo de deseos sexuales más mentales y
emocionales; un tipo de amor más romántico y poético.
Cayendo sobre las líneas de la vida y el corazón (fig. 5.31): Fuerte
conflicto entre el corazón y la cabeza; potentes sentimientos emocio-
nales; le es más fácil amar a la «humanidad» que a los individuos.
Línea del corazón encadenada (Fig. 5.26): alto grado de sensibili-
dad; fácilmente herido e impresionado por los otros. Deseo de contac-
to íntimo, acompañado de miedo al compromiso. Tendencia a ]a'
promiscuidad.
Ramas: Naturaleza receptiva.
Puntos: Posible enfermedad cardiaca. Ver análisis más profundo en
Capítulo 9.
Línea que une la del corazón con la de la cabeza (Fig. 5.33): abier-
to de mente, perspectiva mental poco convencional. Impulsivo e impa-
Figura 5.28: Línea del corazón que cíente, especialmente si las líneas de la vida y la cabeza están separadas.
termina bajo Saturno.
Espacio estrecho entre las líneas del corazón y la cabeza (fig. 5.23):
Tendencia al secreto y la mentalidad estrecha. Personalidad reprimida.

EL CINTURON DE VENUS

Es como una segunda línea del corazón y se halla situado entre la


línea del corazón y la parte superior de la palma. Se encuentra aproxi-
madamente en un diez por ciento de la población y su presencia indica
sensibilidad y capacidad de respuesta emocional. En la medida en que
sea claro y bien definido, más equilibradas y mejor canalizadas están és-
tas emociones.
El altruismo, la compasión y la capacidad de respuesta sexual son
atributos importantes del cinturón de Venus. Sin embargo, si está roto
y mal definido (Fig. 5.35) la persona puede ser promiscua, caprichosa
y autoindulgente. No obstante, examine toda la mano antes de llegar a
esa conclusión.
Figura 5.29: Línea del corazón que
termina entre Saturno y Júpiter.

Figura 5.30: Línea del corazón que Figura 5.31: Línea del corazón que cae Figura 5.32: Línea que une la del
termina bajo Júpiter. sobre las líneas del corazón y cabeza. corazón con la de la cabeza.
56
Las líneas
LA LINEA DE LA CABEZA

La línea transversal inferior, o línea de la cabeza, empieza en la lí-


nea de la vida y cruza horizontalmente la palma. Revela nuestra inteli-
gencia, capacidad mental y disposición psicológica. Esta línea refleja
también los períodos de dificultad emocional, la enfermedad mental y
los accidentes o enfermedades que afectan a la cabeza.
Una línea de la cabeza «buena» ha de ser clara y estar libre de islas,
puntos y rupturas. Debe descender suavemente y terminar en una pe-
queña horquilla, denotando un equilibrio entre realismo e imaginación.
Las características principales de la línea de la cabeza son las si-
guientes:
Larga (Fig. 5.36): Inteligente, flexibilidad mental y emocional; am-
plia gama de intereses intelectuales.
Corta (llegando apenas al dedo de Saturno) (Fig. 5.37) Los proce-
sos de pensamiento se limitan primordialmente a los asuntos mundanos.
Fuerte (Fig. 5.38): Buena concentración y capacidad mental. Capa-
cidad de centrarse. Figura 5.33: Amplio espacio entre las
Débil (Fig. 5.39): Intelecto esparcido. Dificultades emocionales, líneas del corazón y la cabeza.
mala concentración.
Aislada (Fig. 5.40): Dificultad para la concentración; preocupación,
perturbaciones psicológicas.
Ondulada (Fig. 5.41): Vacilación. .
Cruzando recta la mano (Fig. 5.42): Práctico, realista, analítico.
Descendiendo ligeramente hacia la Luna (Fig. 5.43): Buena imagi-
nación, intelecto creativo.
Cayendo abruptamente hacia la Luna (Fig. 5.44): Imaginación muy
fuerte y fértil; tendencia a vivir en un mundo de ensueños. Si además
la línea está rota, posibles fantasías suicidas.

LA LINEA SIMIA

Se llama así a la línea que se produce cuando la del corazón y la


cabeza se unen como si fueran una. Parece una línea recta que atraviesa
la mano, tal como se ve en la Fig. 5.45. Figura 5.34: Estrecho espacio entre las
Esta línea intensifica la mente y la personalidad. El individuo suele líneas del corazón y la cabeza.
alternar entre un extremo emocional y otro, con sentimientos que sue-
len entrar en conflicto con el intelecto. Los que poseen esta línea tienen
una gran tenacidad en sus propósitos y una gran capacidad para lograr-
los. Si los montes y dedos indican una personalidad ruda, el individuo

Figura 5.35: Cinturón de Venus roto y


mal definido.

57
Manual práctico de Quiromancia

Figura 5.36: Línea larga de cabeza. Figura 5.39: Línea débil de cabeza. Figura 5.42: Línea de cabeza que
cruza recta la mano.

Figura 5.37: Línea corta de cabeza. Figura 5.40: Línea «en isla» de cabeza. figura 5.43: Línea de cabeza en ligera
pendiente hacia la luna.

Figura 5.38: Línea fuerte de cabeza. Figura 5.41: Línea ondulada de Figura 5.44: Línea de cabeza en fuerte
cabeza. pendiente hacia la Luna.

58
Las líneas
Figura 5.45: Línea simia.

59
Manual práctico de Quiromancia
con línea simia puede ser violento e impredecible. Asegúrese de exami-
nar cuidadosamente toda la mano antes de hacer su evaluación.

LA LINEA DE SATURNO

La línea de Saturno (llamada también línea del destino, de la pro-


fesión o de la tarea en la vida) suele dirigirse desde la muñeca hacia el
monte de Saturno. Más propiamente llamada la línea de los logros,
muestra el grado en que hemos cumplido los objetivos más profundos
de nuestra vida. Indica nuestro nivel de éxito personal y autorrealiza-
ción, además de registrar los obstáculos, cambios y restriciones que nos
desafían en la vida.
Debe recordarse que las implicaciones de esta línea son muy sub-
jetivas. Un presidente de banco que se sienta frustrado con su profe-
sión puede tener una línea de Saturno débil o rota, mientras que el hom-
bre que limpia el despacho del ejecutivo y se siente muy satisfecho de
Figura 5.46: Línea profunda de su trabajo puede tener una línea fuerte y clara.
Mercurio, libre de interrupciones, La línea de Saturno debe ser clara, profunda y estar libre de islas,
ramas descendentes y puntos. Cuanto más arriba comience, más tarde
encontrará la tarea de su vida la persona. Consulte en el Capítulo 11
un análisis más detallado de esta importante línea.

LA LINEA DE APOLO

Esta línea vertical, cuando aparece, se encuentra bajo el monte de


Apolo. Denominada la «línea de la capacidad» por el quirólogo ameri-
cano William G. Benham, su presencia indica el potencial de grandes
consecuciones en la vida. Indica honores, éxito, dinero y brillo creati-
vo, especialmente en áreas artísticas y musicales. Muchos artistas, mú-
sicos, actores y escritores bien conocidos tienen una fuerte línea de Apo-
lo, aunque también se encuentra en personas que simplemente aman la
música, el arte y las cosas bellas.

Figura 5.47: Rupturas en la línea de LA LINEA DE MERCURIO


Mercurio.
Conocida con el nombre de línea de la salud o estomacal, indica el
grado de equilibrio existente en el organismo físico y su estado nervio-
so básico.
Idealmente, esta línea no debería aparecer, pero cuando lo hace se
dirige desde la base de la línea de la vida hacia el dedo de Mercurio.
Cuando es profunda y carece de rupturas (Fig. 5.46), indica una fuerte
constitución física y una buena digestión. Las rupturas en la línea (Fig.
5.47) revelan problemas estomacales e intestinales debidos a nerviosis-
mo, emociones reprimidas o factores estrictamente físicos, como una
mala dieta o parásitos intestinales. En las mujeres puede indicar tam-
bién un problema ginecológico.

LINEAS DE VIAJE

Son líneas horizontales pequeñas situadas en el borde exterior de


la palma que se mueven hacia arriba —de acuerdo con el tiempo del via-
je y en relación con la edad de la persona— a lo largo de los montes

60
Las líneas

de la Luna y Marte hacia la línea del corazón. Cada línea representa un


viaje importante. El viaje puede ser importante en términos de distan-
cia, duración o por su impacto global sobre la vida de la persona im-
plicada. Para un diplomático que viaja constantemente por todo el mun-
do, un viaje de un mes a Extremo Oriente será probablemente de poca
importancia, mientras que a un granjero o un inválido un viaje de tres-
cientos kilómetros le aparecerá en las manos como una experiencia de
viaje importante. Cuanto más importante sea el viaje, más larga y pro-
funda será la línea.
Algunas personas tienen una línea que al principio se parece mu-
cho a una de viaje, pero que está situada solamente en el monte de la
Luna y es más profunda y larga. Aunque en general los quirólogos no
están de acuerdo con respecto a su significado, esta línea parece encon-
trarse en personas muy amigas de la aventura y el riesgo, sea físico, psi-
cológico o ambos.

LINEAS DE LA U N I O N

Estas pequeñas líneas horizontales se encuentran en el monte de


Mercurio y van desde el borde de la mano, hacia el interior de ia pal-
ma. Llamadas a veces «líneas del matrimonio», indican importantes re-
laciones que impresionan profundamente a la persona. Estas relaciones
no implican necesariamente matrimonio. Puede ser un hombre o una
mujer, e implicar o no relaciones sexuales. Cuanto más fuerte sea la lí-
nea, más profunda será la unión potencial.
Para determinar la edad, se mide hacia arriba desde la línea del co-
razón. A medio camino entre la línea del corazón y la base del dedo de
Mercurio son aproximadamente 35 años de edad. Sin embargo, para co-
nocer la edad exacta debe confiar en su intuición.

LINEAS DE LOS HIJOS

Entre los lectores de mano hay una controversia con respecto a la


posición de las llamadas «líneas de los hijos». Nuestra experiencia nos
dice que aparecen como pequeñas líneas horizontales localizadas bajo
las líneas de unión. Como otros aspectos de la mano, estas líneas sólo
nos dan una revelación potencial.
En lugares como Latinoamérica, en donde los anticonceptivos y el
aborto son todavía relativamente infrecuentes, la indicación de hijos en
la mano es bastante precisa. Seis hijos estarían representados por seis pe-
queñas líneas bajo las líneas de la unión. En Gran Bretaña, el continen-
te europeo y Norteamérica, así como otras zonas industrializadas, la
predicción del número de hijos es más difícil. Los abortos, voluntarios
o involuntarios, se registrarán como hijos potenciales, así como la an-
ticoncepción por medios artificiales. En general, las líneas de los hijos
pueden leerse con gran precisión en las manos de las mujeres, aunque
también pueden existir en las de los hombres.

61
Manual práctico de Quiromancia
LA LINEA DE U R A N O

La línea de Urano, o luna creciente intuitiva, comienza en el mon-


te de la Luna y sube formando un arco suave hacia el monte de Mer-
curio, a veces paralelamente a la línea de Mercurio o estomacal.
Raramente existe, pero cuando está presente indica una intuición
poderosa con grandes capacidades psíquicas. Se encuentra a menudo en
los clarividentes, médiums y curanderos. Esta línea es más común en
un estado incompleto, presentándose como una línea corta que ascien-
de desde la Luna hacia el centro de la palma. Indica percepción intuitiva.

Figura 5.48: Las-líneas menores

62
Las líneas
LA LINEA DE NEPTUNO

La línea de Neptuno, o vía lasciva, es también relativamente rara.


Sale como un ramal de la línea de la vida, se dirige hacia el monte in-
ferior de Venus o el monte de la Luna y a menudo es débil y está rota.
La existencia de esta línea revela una gran sensibilidad hacia las drogas,
alcohol, tabaco y otras sustancias tóxicas.

«RASCETTES» DE VENUS

Son las líneas que aparecen por debajo de la muñeca. Se dice que
cada línea fuerte y sin romper representa treinta años de buena salud.
Las que son débiles, rotas y encadenadas revelan una débil condición
física, relacionándose en las mujeres con problemas ginecológicos. Con-
fírmelo examinando otros aspectos de la mano.

LINEAS DE INFLUENCIA

Las líneas que corren paralelas a las líneas verticales (como las de
la vida, Saturno y Apolo) son como refuerzos. En muchos casos, repa-
ran una división o refuerzan una sección de línea que ha quedado en-
cadenada o en forma de isla.
Las líneas de influencia emanan también del monte de Venus y re-
corren la mano horizontalmente, como se ve en la Fig. 5.48. Hablando
en términos generales, indican los obstáculos, traumas y tiempos de
prueba. No tienen un significado necesariamente negativo y a menudo-
registran acontecimientos que proporcionan sabiduría y experiencia de
la vida.
Si en donde cruzan una línea (generalmente la de la vida y/o cabe-
za) se forma un punto rojo, es posible un accidente o enfermedad gra-
ves. Esto también es posible cuando tras el punto de cruce hay una isla
o una ruptura. Examine otras líneas para confirmar o modificar los
indicadores.
Ahora tiene ya una base para el análisis de la mano. En las seccio-
nes siguientes exploraremos con mayor detalle los aspectos psicológi-
cos más profundos de la quirología. Aprenderemos de qué modo las ma-
nos pueden ayudarnos a mantener la salud, a gozar de una mayor rea-
lización en nuestras relaciones y conseguir éxito y satisfacción en nues-
tra profesión y vida espiritual.

63
SECCIÓN II:
LA MANO Y EL MUNDO
INTERIOR
La siguiente sección proporciona una visión más global e integrada de
las características de las manos en relación con los tres aspectos más im-
portantes del análisis de la personalidad: intelecto, sexualidad y voluntad.
A diferencia de los capítulos anteriores, que ofrecen una base para la
interpretación de los dedos, montes y líneas, los capítulos que siguen in-
corporan estos aspectos en un enfoque unificado y profundo del análisis
del carácter y el autoconocimíento.

65
Capítulo 6

INTELECTO, IMAGINACIÓN
E IDEACIÓN

Posiblemente, el rasgo más sobresaliente del análisis de la mano es


su capacidad de ofrecer un entendimiento objetivo y profundo de nues-
tro estado intelectual, incluyendo la inteligencia, memoria e imagina-
ción creativa. A diferencia de las pruebas de aptitud modernas, que sólo
miden la capacidad presente (determinada en parte por factores socia-
les, educación y la «experiencia de la prueba»), la mano puede revelar
tanto la capacidad presente (localizando nuestra edad en la línea de la
cabeza) como el potencial innato (estudiando conjuntamente la línea de
la cabeza y otros aspectos de la mano). Por estas razones, el análisis de
la mano nos puede ayudar a ser más conscientes de nuestro potencial
intelectual y a explorar los modos de canalizar los recursos mentales in-
herentes a fin de realizar al máximo nuestros talentos.

SU C.I. EN LA LECTURA DE LA M A N O

La inteligencia trabaja en niveles concretos y abstractos e implica


una variedad de factores: expresión y comprensión verbal, la capacidad
de ver similaridades y diferencias entre los objetos y cuestiones, la ca-
pacidad de trabajar con números y computar datos y la capacidad de
encontrar una estructura o regla subyacente en una serie de aconteci-
mientos, objetos o números.
La memoria es otro componente primordial de la inteligencia. Im-
plica no sólo la capacidad de recordar olores, impresiones visuales, tac-
tos, sonidos y gustos, sino que incluye también la memoria de perso-
nas, lugares, acontecimientos y otros hechos concretos que se retrotraen
hasta la primera niñez.
La línea de la cabeza, tal como señalábamos en el capítulo anterior,
es el indicador primordial de nuestra inteligencia. Otros factores, que
incluyen la forma de la mano así como la consistencia y movilidad, pue-
den revelar la dirección e intensidad en que pueden expresarse estas ca-
pacidades intelectuales.
Básicamente, la línea de la cabeza muestra tanto el nivel de nuestra
inteligencia como el modo en que se centra e integra en la vida cotidia-
na. Esta línea debe ser clara, profunda y estar libre de islas, rupturas y
puntos desde el principio al fin.
Cuanto más larga sea esta línea, mayor será el potencial intelectual.
Una línea de cabeza media se extiende hasta abajo del dedo de Apolo,
5.—QUIROMANCIA
67
Manual práctico de Quiromancia
Figura 6.1: Huella de mano en la que
se ve una línea de cabeza larga y clara.

mientras las líneas más largas se extienden normalmente hasta la base


de Mercurio. Dicen que la línea de cabeza de Einstein cruzaba clara-
mente toda la palma. Una línea de cabeza similar, reproducida en la
Fig. 6.1, corresponde a una mujer que ocupó el segundo puesto en una
serie de pruebas de inteligencia a la que se sometieron en el Departa-
mento de Educación de la ciudad de Nueva York a 2.800 estudiantes
de preuniversitario, ocupando el percentil 99.9.
Antes de recrearnos o desesperarnos (según sea el caso) por la lon-
gitud de nuestra línea de cabeza, es importante recordar que por térmi-
no medio sólo utilizamos entre el cinco y el siete por ciento de nuestra
inteligencia durante toda la vida. Por tanto, un individuo cuya línea de
inteligencia apenas llega al monte de Saturno puede estar utilizando
cuantitativamente más inteligencia que su vecino, cuya línea de la cabe-
za cruza toda la palma. De nosotros depende el grado en que utilice-
mos nuestras capacidades y talentos inherentes.
La claridad y fuerza de la cabeza con indicadores fidedignos de

68
Intelecto, imaginación e ideación
Figura 6.2: Huella de mano en la que
se ve una línea de cabeza desgastada.

nuestra capacidad presente. Una línea dé cabeza clara y bien definida


—como la que acabamos de observar— revela una buena capacidad de
evaluar conceptos y situaciones, una memoria potente y una claridad
de propósito que puede llevar a la acción concreta. Las líneas de cabeza
que están encadenadas, en forma de isla o que corren con impaciencia,
como la de la Fig. 6.2, revelan un tipo menos «asentado» de energía
mental, que mina el pensamiento claro y disminuye nuestra capacidad
de centrarnos y actuar.

69
Manual práctico de Quiromancia
Las islas de la línea de cabeza tienen varios significados. Indican di-
ficultad de concentración, confusión y una tendencia a la dispersión.
También pueden indicar una conducta neurótica, como ansiedad, fobias
o depresión. La existencia de islas puede estar relacionada, asimismo,
con el abuso de drogas o alcohol, que pueden ser la causa, el resultado
o ambas cosas. Como norma, cuanto mayor sea la isla, más grave será
la dificultad mental o emocional.
Cuando empieza una isla donde una línea de influencia de los mon-
tes de Marte o Venus corta la línea de cabeza (Fig. 6.3) es posible que
algún fuerte trauma u otro acontecimiento provoquen un período de di-
ficultades psicológicas. Asimismo, puede aparecer una línea de influen-
cia al final de una isla, indicando el fin del acontecimiento o influencia
que produjeron el período de dificultad. Cuando una línea de influen-
cia deja un punto en la línea de cabeza, la causa de la debilidad mental
o psicológica tiene un origen físico, debiéndose a un accidente o enfer-
medad que afectó directamente a la cabeza.
Las rupturas en la línea de cabeza indican períodos de transición.
Figura 6.3: Isla producida por la línea Cuando las líneas se solapan un trecho (Fig. 6.4) los cambios serán más
de influencia que parte del monte de graduales, mientras que una ruptura rápida (Fig. 6.5) significa que se-
Venus y corta la línea de cabeza. rán inmediatos, y posiblemente como consecuencia de un accidente o
trauma. La calidad de la línea de la cabeza en el punto de ruptura pro-
porciona una buena indicación de cómo reacciona la persona a la tran-
sición. A menudo, cuando experimentamos un período de dificultad,
sólo vemos sus aspectos negativos, cuando en realidad puede abrir ha
puerta a importantes percepciones y nuevas oportunidades. Cuando una
persona pasa por una transición emocional difícil, necesita que le guíen
para reconocer los aspectos positivos de su dilema, y que le estimulen
para superar sus obstáculos y avanzar. Como las líneas de la mano cam-
bian (y se sabe que las rupturas en la línea de cabeza cambian especial-
mente), dicho estímulo puede ser un verdadero servicio a la persona
que busca nuestra ayuda como analistas de la mano.

LA MENTE CREATIVA

La creatividad está estrechamente relacionada con la inteligencia,


aunque refleja más la personalidad. La creatividad es primordialmente
una medida del pensamiento divergente («¿cuántos usos puede encon-
Figura 6.4: Rupturas de solapamíento
en la línea de cabeza. trar a un cuchillo de cocina?»), más que del pensamiento convergente
(«¿cuál es la capital de Nebraska?»). Según los psicólogos, los factores
relacionados con la creatividad incluyen procesos de pensamiento no
convencionales, no conformismo, estados de ánimo fluctuantes, un in-
telecto potente y una personalidad interesante y arrebatadora. Median-
te el estudio cuidadoso de la forma, textura y flexibilidad de la mano,
junto con el examen de los montes, la formación y espaciamiento de
los dedos, podemos hacernos una buena idea de la dirección de la crea-
tividad de una persona y de cómo se expresa.
Como la inteligencia, la medida primordial de la creatividad es la
línea de cabeza. Sin embargo, es más la forma de la línea, en lugar de
la longitud tan sólo, lo que determina cómo se aplica la capacidad in-
telectual y si la creatividad de la persona está asentada o esparcida.
Hablando en términos generales, una línea de cabeza que cruza
directamente la palma indica un individuo de mente fuertemente con-
vergente. Aunque puede conocer abundante información, hay una ten-
dencia a ver el mundo primordialmente en términos prácticos. La ima-
ginación y la creatividad juegan en la vida un papel relativamente

70
Intelecto, imaginación e ideación
menor. Las personas que tienen este tipo de línea siguen las normas y
tienden a huir de la innovación. Sus rasgos realistas y prácticos suelen
reforzarse si las manos son rígidas y del tipo cuadrado.
Una línea de cabeza creativa debe caer suavemente hacia el monte'
de la Luna, lo que indica un equilibrio entre los procesos de pensamien-
to imaginativos y realistas. Cuando la línea termina en una horquilla pe-
queña, se incrementa ese sentido del equilibrio y hay una unión de las
ideas prácticas e imaginativas, con una capacidad de ver ambos lados de
la cuestión. Cuando esa rama es extremadamente larga y ancha (Fig.
6.6), más que un equilibrio entre los dos mundos indica su división.
En la medida en que la línea de cabeza desciende hacia la Luna, ma-
yores son los procesos de pensamiento divergentes o imaginativos. Para
saber si la imaginación está, o no, bien asentada, hemos de observar
otros aspectos de la mano. ¿Es recta la línea de cabeza, o está rota o
encadenada? ¿Muestra estabilidad emocional la flexibilidad de la mano?
El espacio existente entre las líneas de la vida y la cabeza, ¿indica que
se piensa antes de actuar? ¿Los dedos son cónicos, cuadrados o mixtos?
La línea de Saturno, ¿es fuerte o débil? Figura 6.5: Ruptura rápida en la línea
de la cabeza.
Cuando la línea de la cabeza se hunde literalmente hacia la Luna
(Fig. 6.7) la imaginación es extremadamente fuerte. En este tipo de lí-
nea de cabeza las islas o rupturas indican la posibilidad de que la per-
sona «se vaya al otro extremo» y entre en un mundo de fantasía. Si el
espacio entre las líneas de la cabeza y el corazón es estrecho, el mundo
de la cabeza es más secreto y está más internalizado. Cuando esto se
une a un dedo de Saturno doblado (lo que indica tendencias depresi-
vas), los fuertes sentimientos de depresión y fantasía pueden producir
pensamientos suicidas. Si una línea de cabeza caída contiene islas o rup-
turas hacia el final, la conducta psicótica puede evidenciarse en un mo-
mento posterior de la vida. Si la línea está rota o fragmentada (Fig. 6.8),
la persona suele ser suicida y debe ser enviada a un profesional compe-
tente que pueda ayudarla.
Esto nos trae el tema de la diagnosis de la enfermedad mental. Va-
rios libros se han dedicado al estudio de los pacientes mentales, espe-
cialmente The Hands of Children, de Julius Speer, y The Hand in
Fsychological Diagnosis, del Dr. Charlotte Wolff. Ambos fueron escri-
tos hace varias décadas, pero siguen siendo valiosas fuentes de referen-
cia para el terapeuta profesional o el estudio serio. Figura 6.6: Línea de cabeza que
termina en una horquilla larga y ancha.
Es difícil hacer diagnosis psicológicas específicas a partir de la mano.
En primer lugar, está bien documentado que la gente normalmente ra-
cional y bien equilibrada es capaz de una conducta irracional, extraña
e incluso violenta cuando se la coloca en las condiciones apropiadas, es-
pecialmente durante los períodos de extrema dureza. Además, persona-
jes históricos —incluyendo numerosos compositores, inventores y ar-
tistas— que fueron considerados como «locos» por sus contemporá-
neos han sido reconocidos posteriormente como genios creativos que
no aceptaban los modos de conducta de su tiempo.
También es importante evitar generalizaciones. ¿Es muy diferente
el hombre que se corta la garganta en un intento de suicidio de aquel
que se suicida comiendo alimentos inadecuados a pesar de que su doc-
tor le había aconsejado que se abstuviera de ellos? Sus manos pueden
revelar diferentes corrientes (la del primero puede incluir la clásica «lí-
nea de cabeza del suicida», mientras la del segundo puede parecer com-
pletamente normal). Sin embargo, el resultado final es el mismo. Por
esta razón, hemos de considerar la mano como una unidad total, en lu-
gar de hacer determinaciones de uno o dos aspectos. Además, necesi-
Figura 6.7: Línea de cabeza que cae
tamos abrir nuestra intuición para recibir cualquier mensaje energético hacia la Luna.
que la mano pueda ofrecernos.
71
Manual práctico de Quiromancia
Figura 6.8: Huella de la mano con una
línea de la cabeza fragmentada.

La mano revela potencial. Nosotros determinamos en qué medida


ese potencial se expresa en la vida. Una persona con un dedo de Júpiter
anormalmente largo, por ejemplo, puede ser dictatorial y despótica.
Otra persona con una característica similar puede desarrollar los aspec-
tos positivos de Júpiter y convertirse en un líder espiritual reverenciado
y conocido por su capacidad para inspirar y enseñar.
Hay, sin embargo, dos indicadores importantes que pueden mos-
trar en la mano las enfermedades mentales potenciales. Representan las
distorsiones extremas de las «cualidades básicas» nucleares que repre-
sentan las líneas, dedos y otras características de la mano.

1. Manos y dedos anormalmente pequeños o grandes en comparación


con el tamaño del cuerpo.

72
Intelecto, imaginación e ideación
2. Los dedos de Júpiter y Saturno son de igual longitud, o los de Sa-
turno y Apolo. El Dr. Wolff descubrió que estas configuraciones
aparecen ante todo entre los pacientes esquizofrénicos.
3. Cualquier dedo que sea anormalmente corto en comparación a el res-
to (como un dedo de Júpiter que no llegue a la falange superior de
Saturno).
4. Dedos gravemente torcidos o deformados (especialmente el de Mer-
curio) cuando no son consecuencia de artitritis o accidente.
5. Líneas de la cabeza encadenadas, rotas o aisladas.
6. Líneas de la cabeza que se pierden (especialmente si sucede en am-
bas manos) o son extremadamente débiles.
7. Manos, dedos y/o puntas de los dedos extremadamente rígidas o
hiperflexibles.
8. Un pulgar anormalmente corto, deformado o colocado muy alto en
la mano, hasta el extremo que parece similar al de un infante.
9. Una línea simia en una mano muy mal formada, o en una mano en
la que hay una o más de las características de la línea anterior.

Debe recordarse que la existencia de uno o dos de estos rasgos no


significa que el individuo esté mentalmente enfermo. Como menciona-
mos antes, los rasgos de la mano revelan el potencial, sometido siempre
al cambio. Además, los factores modificativos de la mano contrarrestan
las cualidades negativas que se encuentran en la forma de la mano, de-
dos y líneas.
Siempre que encontremos signos de dificultad en la mano debemos
recordar que las aparentes dificultades suelen abrir la puerta a las opor-
tunidades que conducen a la transformación y la autorrealización. M.
K. Gandhi tomó conciencia de su crueldad y violencia en los años de
la adolescencia. Aprendiendo a transmutar la energía existente tras su
corriente violenta en una dirección positiva, Gandhi pudo transformar
su vida y cambiar el destino de su país.
Cuando tenemos la oportunidad de aconsejar a los demás a través
del análisis de la mano, tenemos la responsabilidad de ayudarles a po-
nerse en contacto con su realidad. Al mismo tiempo, para ayudarles a
dar el siguiente paso, hemos de unir esa autoconciencia con la inspira-
ción y los consejos constructivos. Aprendiendo a contactar con la esen-
cia más profunda de aquellos que buscan nuestra ayuda, podemos ser-
vir de catalizador eficaz para ayudarles a comprender su verdadero
potencial.

73
Capítulo 7

AMOR, RELACIÓN Y
SEXUALIDAD

Posiblemente, la insatisfacción más profundamente sentida de nues-


tra cultura sea la que está asentada en nuestra vida sexual y en la inca-
pacidad de establecer con los demás relaciones románticas profundas y
satisfactorias. Aunque tengamos un mayor conocimiento material de la
filosofía del sexo y la técnica sexual en comparación con cualquier otro
período anterior de la historia, muchos de nosotros ignoramos nuestra
estructura psicosexual global y no estamos en contacto con nuestras au-
ténticas necesidades afectivas y sexuales.
Las relaciones son esenciales para el progreso espiritual y para el
bienestar psicológico. Aunque todos necesitamos y merecemos tiempo
para nosotros mismos, la calidad y profundidad de nuestras relaciones
con los demás es un espejo del estado de nuestro propio ser, pudiendo
servir así de guía fidedigna de nuestro grado de cumplimiento e inte-
gración personal.
El análisis de la mano es una útil herramienta para lograr esta meta
de autoconocimiento e integración. Las manos revelan nuestro nivel bá-
sico de energía sexual y el modo de traducirla en pasión, compromiso
y capacidad de amar. Muestran nuestra capacidad de sentir y pueden re-
velar los bloqueos mentales y emocionales que inhiben su fluencia. Las
manos nos ayudan a determinar el nivel de compatibilidad con los de-
más y el modo de establecer una relación basada en la comprensión y
la verdad. Finalmente, el revelar los rasgos, tendencias y capacidades de
las que quizá no seamos plenamente conscientes, la mano puede ayu-
darnos a deshacer los bloqueos que nos impiden unas relaciones satis-
factorias, permitiéndonos basarnos en las «cualidades nucleares» posi-
tivas que habíamos subestimado.

ENERGÍA SEXUAL

Albert Szent-Gyorgi, Premio Nobel en fisiología, decía que se ne-


cesita energía para mover la rueda de la vida. En los seres humanos esa
energía la proporcionan los procesos metabólicos del cuerpo. Esta está
relacionada en parte con los alimentos que comemos, el aire que respi-
ramos y nuestra estructura genética única.
El espesor y consistencia de la mano son los indicadores primor-
diales de la cantidad de energía sexual que tenemos a nuestra disposi-
ción. Sin embargo hay otros factores, como el tamaño del monte de Ve-

75
Manual práctico de Quiromancia
nus y la profundidad de las líneas primarias, que pueden neutralizar o
fortalecer esas características básicas. Si bien el espesor está algo deter-
minado por la formación física del individuo, una mano muy plana y
suave indica un bajo impulso sexual. El individuo tiende a cansarse fá-
cilmente, carece de calor, y probablemente prefiere «que le den» a dar.
Una persona de manos delgadas suele carecer del calor del corazón que
tan necesario es para una relación profunda. Si la mano es delgada y
dura, la persona será tenaz, inflexible y calculadora. Su rasgo identifi-
cador más importante será una poderosa corriente de retención.
Una mano gruesa revela las cualidades opuestas: abundancia de ca-
lor, energía y sensualidad. Cuando la mano es gruesa y suave, se ama
la comida y la bebida además del sexo. Suele resultar difícil poner lími-
tes a estos placeres y el control del peso resulta con frecuencia
problemático.
Cuando una mano gruesa tiene una consistencia dura e inflexible,
estas características tienden a acentuar la tenacidad, frialdad y escasa
emocionalidad. Las personas que tienen este tipo de mano suelen ser
sexualmente agresivas, emocionalmente exigentes y resulta difícil estar
a su lado. Piensan ante todo en su propio placer.
Entre estos extremos, una mano gruesa con una consistencia elás-
tica revela un individuo cálido y sensual con una abundancia de energía
sexual. En este tipo de persona hay un equilibrio entre el placer de re-
cibir y el de dar, y en general hay un buen potencial para el estableci-
miento y mantenimiento de unas buenas relaciones.
La mano de espesor medio, tanto en las mujeres como en los hom-
bres, es reflejo de una personalidad enérgica y cálida. La nota clave de
la sexualidad es la misma que su actitud ante la comida y la bebida, el
equilibrio. No suelen ser solteros ni desinteresarse por el sexo, pero nor-
malmente el sexo no ocupa la totalidad (ni siquiera la mayor parte) de
sus pensamientos y energías.

LOS MONTES

El monte de Venus es un indicador primordial de la pasión y el im-


pulso sexual. Indica la vitalidad, la capacidad de amistad y nuestra ca-
pacidad de amar.
Idealmente, este monte debería ocupar una tercera parte de la su-
perficie de la palma y no debe ser ni muy duro ni muy blando. «Agra-
dable y redondeado» es la mejor descripción de un buen monte de Ve-
nus. Refleja vitalidad, calor y energía, indicando al mismo tiempo una
gran capacidad de amar y ser amado.
Si el monte es muy grande suele haber un exceso de sexualidad y
pasión física. Si es duro además de grande, hay agresividad, brutalidad
y crueldad (especialmente si el monte es de color rojizo y la parte su-
perior del de Marte es pronunciada). Un enrejado marcado en el monte
de Venus acentúa la pasión física y el interés sexual.
Un monte de Venus pequeño y blanco indica una falta general de
vitalidad y capacidad sexual. Aunque la persona puede tener potentes
sentimientos de amor y pasión, no se expresan primordialrnente me-
diante el sexo y el contacto físico. Si la línea de la vida corta el monte,
en lugar de rodearlo en un gran arco, la persona suele ser fría y remil-
gada. La expresión sexual no es una prioridad en la vida.

76
Amor, relación y sexualidad
SEXO Y TEXTURA DE LA PIEL

La textura de la piel es otro factor importante en la determinación


de la estructura psicosexual y debe jugar un papel mayor en cualquier
análisis cuidadoso de la mano. La piel lisa y fina revela un fuerte grado
de sensibilidad e impresionalibilidad. El sexo y las relaciones sexuales
suelen elevarse a un nivel romántico e idealizado. Esa persona responde
más, probablemente, a la imaginación y la fantasía en las situaciones
sexuales y puede verse afectada más fácilmente por la energía, pensa-
mientos y palabras del compañero.
Las manos ásperas revelan una naturaleza sensible y la persona tien-
de a responder más a los estímulos e impulsos físicos. El individuo es
más proclive a carecer de tacto y sensibilidad en las situaciones sexuales
y a menudo no es receptivo en las necesidades del compañero. Cuando
un hombre tiene una mano gruesa con una piel áspera y su partener po-
tencial tiene una mano primordialmente delgada y fina, hay muchas po-
sibilidades de que no exista compatibilidad sexual ni emocional.
La textura media de la piel, especialmente cuando se completa con
pequeñas almohadillas en las puntas de los dedos, muestra un alto gra-
do de sensibilidad y un equilibrio entre los principios receptivos y ac-
tivos. Aunque abierta a las impresiones y responsable a los sentimien-
tos y necesidades de su partener, la persona con textura media de la piel
puede afirmarse también de un modo saludable en una relación.
La flexibilidad de la mano en general, y del pulgar en particular,
nos proporciona también una gran información sobre el modo en que
respondemos a los demás en las relaciones. Como mencionamos antes,
las manos duras e inflexibles que no se doblan hacia atrás reflejan una
personalidad rígida y tenaz. La persona es firme en sus maneras y tiene
dificultades para aceptar las ideas nuevas y adaptarse a las situaciones
no familiares. Cuando el pulgar también es rígido (como suele suceder)
el individuo tiende a ser material y emotivamente tacaño. Por el lado
positivo, sin embargo, un pulgar rígido es una indicación de fiabilidad
y estabilidad en una relación.
Cuanto más flexible es la mano, mayor es la capacidad de adaptar-
se. Aumenta la capacidad de abrirse a las ideas nuevas y fluir con las
nuevas situaciones. Las personas de manos flexibles suelen estar abier-
tas a compartir los problemas de una relación, son menos defensivas
que las de menos rígidas y resulta más sencillo abordarlas. Con frecuen-
cia son también menos predecibles. Cuando el pulgar se dobla fácil-
mente hacia atrás, hay una gran generosidad, tanto en los sentimientos
como con los objetos materiales.
Las personas de manos extremadamente flexibles, que pueden
doblarse fácilmente hacia atrás en un ángulo de noventa grados o más,
pueden ser muy interesantes en una relación. Son conocidas por su
espontaneidad, adaptabilidad y generosidad, y a menudo resultan im-
predecibles. Sin embargo, si también el pulgar es débil y flexible, los sen-
timientos pueden cambiar fácilmente, por lo que una relación monóga-
ma suele resultar difícil de mantener.

LOS DEDOS Y EL SEXO

El ángulo que forma el pulgar con el resto de la mano es un buen


indicador de la existencia o falta de inhibición sexual. Recuerde com-
parar ambas manos para determinar si el individuo se ha liberado más
con la edad, o si las inhibiciones sexuales han aumentado con los años.

77
Manual práctico de Quiromancia
Un pulgar alto, abierto en un ángulo de cuarenta y cinco grados
con respecto al índice, indica una personalidad de actitudes sexuales vic-
torianas. El individuo es abiertamente cuidadoso, correcto y retirado,
y evita completamente las materias sexuales o se siente embarazado ante
ellas.
Cuando el pulgar forma un ángulo de sesenta grados hay un ma-
yor grado de abertura psicológica. Aunque el individuo está más libe-
rado que el Victoriano, todavía hay mucho miedo a «dejarse ir», espe-
cialmente si la mano es rígida y las líneas de la vida y la cabeza están
unidas.
Conforme aumenta el ángulo de la posición del pulgar, hay una fal-
ta correspondiente de inhibición sexual. Cuando el ángulo del pulgar
con el índice sobrepasa los noventa grados, sexualmente el individuo
está integrado y se acepta. La represión sexual y el miedo a la experi-
mentación es mínimo. Cuando además hay una separación entre las lí-
neas de la vida y la cabeza, esas personas tienen potentes sentimientos
de independencia, y autoconfianza, que transmiten a sus relaciones.
Además del pulgar, los otros dedos de la mano nos proporcionan
una gran información sobre el modo en que nos relacionamos con los
demás. Si los dedos son esbeltos y puntiagudos en los extremos suele
faltar un control de los deseos instintivos. Si estos rasgos se unen a un
pulgar flexible, puede haber dificultades para mantener una relación
amorosa con una persona. Los dedos más cuadrados o redondeados en
los extremos pueden indicar una tendencia más monógama en las rela-
ciones, pero no deben verse como una garantía de fidelidad. Por los mis-
mos motivos, un pulgar fuerte indica relaciones estables y constantes.
Sin embargo, hay que considerar juntas todas las características de la
mano antes de extraer conclusiones.
Idealmente, los dedos de Júpiter y Apolo deberían tener la misma
longitud y medir aproximadamente 0,6 cm. menos que el de Saturno.
Esta configuración indica que existe un buen nivel de autoestimación y
una capacidad de apreciar los aspectos de «toma y daca» de una rela-
ción. Cuando el dedo de Júpiter es más corto que el de Apolo, suele
faltar la autoestimación, lo que puede llevar a la autodenigración y a no
mantener los propios derechos. Esta tendencia se puede modificar si las
líneas de la vida y la cabeza se separan en su comienzo.
Cuando el dedo de Júpiter es más largo, el individuo tiende a ser
orgulloso y vanidoso y suele necesitar dominar las relaciones con los
demás. La necesidad sexual de conquistas sexuales es común. Cuando
las líneas de la vida y la cabeza están conectadas, suele haber miedo a
que «si yo no estoy a cargo de la situación, otro me controlará a mí».
Cuando las líneas de la vida y la cabeza están separadas, hay más inde-
pendencia e impulsividad. Aunque la persona suele ser dominante y ha-
cerse cargo de la situación, este rasgo no se basa en el miedo, sino que
es un simple aspecto de la capacidad de liderazgo.
Ya señalamos anteriormente que un dedo de Júpiter recto muestra
las mejores cualidades jupiterinas: generosidad, inspiración, liderazgo y
calidez. En la medida en que este dedo se inclina hacia Saturno, tene-
mos una persona que es celosa y posesiva. Cuando también el dedo de
Mercurio se dobla, puede haber tendencia a hacer «lo que sea necesa-
rio» para que la relación siga su propia dirección.
Cuando el dedo de Saturno se dobla ligeramente hacia el de Apolo,
la persona gusta de la soledad y suele necesitar «espacio» en una rela-
ción. No debe interpretarse esto como que es antisocial o retraída, sino
simplemente como que la persona necesita pasar más tiempo sola. Si el
dedo se doblara mucho hacia Apolo, la tendencia a la melancolía y la

78
Amor, relación y sexualidad
Figura 7.1: Huella de mano con dedo
de Mercurio corto.

depresión es poderosa. Si el espacio entre las líneas de la cabeza y el co-


razón es estrecho, el individuo puede ser también amante del secreto.
Las personas con este tipo de manos necesitan amigos comprensivos y
dignos de confianza y que puedan ayudarles pacientemente a que se
abran lentamente y compartan sus problemas y sentimientos.
Cuando el dedo de Apolo se dobla hacia Saturno hay una tenden-
cia a poner a los demás en un pedestal y no verlos tal como son real-
mente. Esto puede provocar desilusión en una relación, pues se espera
del otro más de lo que realmente puede dar.
Un dedo de Mercurio largo centra la capacidad de comunicarse y
relacionarse bien románticamente con los demás. Cuando este dedo es
corto (quedando 0,6 cm. por debajo de la articulación entre la primera

79
Manual práctico de Quiromancia
y segunda falange del dedo de Apolo), la comunicación interpersonal
puede resultar difícil (Fig. 7.1). Cuando el dedo se dobla ligeramente
hacia el interior hay una tendencia a la astucia y la diplomacia. Sin em-
bargo, cuanto más se doble este dedo hacia Apolo, mayor es la tenden-
cia a ser manipulador y deshonesto. Un dedo de Mercurio recto indica
mayor honestidad, carente a menudo de diplomacia y astucia, salvo
cuando el pulgar «adelgaza» por el centro. A menudo se aprovechan de
esta persona sobre todo los que tienen un dedo de Mercurio muy cur-
vado), considerándosele con frecuencia crédula e ingenua. Estas cuali-
dades se acentúan en los casos raros en los que el dedo de Mercurio se
curva realmente hacia fuera, alejándose de la mano.

UÑAS

También las uñas son útiles para determinar el carácter y el modo


en que nos relacionamos con los demás. Las uñas largas, anchas y lige-
ramente redondeadas son un signo de apertura, amplitud mental, gene-
rosidad y naturaleza nada crítica. Las uñas largas y estrechas, que no
están modificadas por otros factores de la mano, indican sospecha,
egoísmo y una tendencia a ser astuto y calculador en las relaciones. Las
uñas cortas indican un individuo crítico que no sólo se concentra en las
deficiencias que ha percibido en los demás, sino que también es muy
crítico para consigo mismo. A menudo sabotea su propio talento y sus
rasgos positivos de carácter que merecerían reconocimiento y expresión.
El color de las uñas es otra expresión de vitalidad sexual. Los que
tienen uñas rojizas suelen poseer un fuerte impulso sexual y son más
capaces de expresar la pasión en términos puramente físicos. Las uñas
de color rosa brillante tienden a modificar el impulso sexual potente y
sus poseedores suelen gozar más de un equilibrio entre las expresiones
físicas y emocionales del amor y la pasión. Las personas de uñas azu-
ladas suelen tener dificultades para expresarse físicamente. Aunque qui-
zá no carezcan de pasión y sentimientos amorosos fuertes, suelen ne-
cesitar tiempo para «caldearse» en una relación.

LAS LINEAS

De todas las líneas de la mano, la del corazón es el indicador pri-


mordial del modo en que sentimos hacia los demás y de cómo nos re-
lacionamos con ellos. Además de ser el barómetro de nuestra vida emo-
cional, revela la fuerza y el tipo de nuestra expresión sexual.
Como mencionamos antes, una buena línea del corazón es razona-
blemente larga, profunda, suave y ha de estar libre de rupturas o islas
grandes. Esa línea indica potentes sentimientos de afecto, equilibrados
por emociones constantes y de confianza. La persona con este tipo de
línea del corazón tiende a ser segura en el amor y se entrega a su
partener.
Cuando la línea del corazón es profunda y está encadenada, como
vemos en la Fig. 7.2, la persona es muy sensible y en una relación suele
sentirse vulnerable. El deseo de contacto íntimo es muy poderoso, pero
también es igualmente fuerte el miedo al compromiso. Ese individuo ne-
cesita ser honesto con los sentimientos y trata de disminuir las defensas
psicológicas. De otro modo, se le podría tomar como reservado y de-

80
Amor, relación y sexualidad
Figura 7.2: Huella de mano con una
línea del corazón profunda y
encadenada.

81
Manual práctico de Quiromancia
sinteresado, cuando en realidad es lo opuesto. Las líneas del corazón ais-
ladas y encadenadas indican también inconsistencia en los sentimientos,
con emociones normalmente confusas y fragmentadas. Cuando además
es muy ondulada, estos rasgos se encuentran más pronunciados.
Una línea del corazón recta que cruza horizontalmente la palma re-
vela una personalidad básicamente sensible y cerebral. Las fantasías, la
imaginación romántica y la receptividad a los estímulos emocionales
suelen ser predominantes. Los palmólogos le dan con frecuencia el nom-
bre de «femenina», pues se considera que las emociones fuertes y la re-
ceptividad son características femeninas. Sin embargo, este tipo de línea
del corazón se encuentra tanto en mujeres como en hombres, por lo
que sería más preciso llamarla línea del corazón «mental/receptiva». Las
personas con este tipo de línea, especialmente cuando termina en el
monte de Júpiter o cerca de él, son proclives a dejarse guiar más por
los sentimientos románticos que por el sentido común, y también lo
son a enamorarse de la humanidad como totalidad en lugar de compro-
meterse románticamente con una sola persona. Examine toda la mano
por la posible existencia de modificadores.
Una línea del corazón curva que sube hacia la parte superior de la
mano formando un suave arco es más física que mental, y más afirma-
dora que receptiva. Una persona con este tipo de línea tiene más pro-
babilidades de ser influida por instintos y estímulos puramente físicos.
Probablemente la expresión sexual será más física, activa y enérgica.
También es importante la longitud de la línea del corazón. Cuando
la línea termina bajo el monte de Saturno, la persona puede ser muy fí-
sica, pero en un nivel profundo está dominada más por la razón que
por los sentimientos. En general, el impulso sexual es fuerte (especial-
mente cuando el monte de Venus es grande y la línea del corazón es de
carácter «físico»). Si la línea del corazón es fuerte y clara, con un mí-
nimo de ramas, la persona puede necesitar desarrollar una mayor sen-
sibilidad hacia las necesidades de su partener, aunque una pequeña hor-
quilla al final de línea añade sensibilidad a la personalidad.
Una línea del corazón que termine en los montes de los dedos de
Saturno y Júpiter se supone que es la «ideal», pues indica un saludable
equilibrio entre el corazón y la cabeza, o entre la razón y la emoción.
Aunque la persona es de corazón cálido, generosa y simpática para con
los demás, también hay objetividad y equilibrio emocional.
Cuando la línea del corazón termina bajo el dedo de Júpiter, las
emociones tienden a predominar sobre la razón. El amor idealizado, el
sentimentalismo y un fuerte grado de lealtad son rasgos comunes de los
que tienen este tipo de línea del corazón. La tendencia a la posesividad
y la envidia suele acentuarse, especialmente si el dedo de Júpiter se do-
bla hacia Saturno.
Cuando la línea del corazón cruza claramente la palma y luego cae
para tocar las líneas de la cabeza y la vida (Fig. 7.3), suele darse un gran
conflicto entre el corazón y la cabeza, el cual puede producir mucho
sufrimiento. Si la línea del corazón está encadenada (como suele suce-
der), estas personas se sienten heridas muy fácilmente y normalmente
han experimentado una niñez muy difícil. A menudo se sienten atraí-
das románticamente hacia numerosas personas y tienen problemas para
reconciliar sus afectos universales con lo que la sociedad espera de ellas.
Estos sentimientos suelen acentuarse con la presencia de un enrejado
marcado en Venus. Por el lado positivo, son compasivas y sensibles ha-
cia los demás y pueden identificarse fácilmente con los que sufren y se
hallan en estado de necesidad. Por este motivo, muchas personas que
tienen este tipo de línea del corazón se convierten en excelentes docto-

82
Amor, relación y sexualidad
Figura 7.3: Huella de mano con una
línea del corazón que cae hasta tocar
las líneas de la cabeza y la vida.

res, profesores, terapeutas, ministros de un iglesia o en miembros de


otras profesiones de servicio a la gente.
La amplitud de espacio entre las líneas del corazón y la cabeza in-
dica amplitud y perspectiva mental nada convencional, especialmente si
también se da una gran separación entre los dedos de Apolo y Mercu-
rio. Un espacio estrecho entre las líneas del corazón y la cabeza indica
un fuerte grado de secreto y una sensación de no encontrarse «en casa»

83
Manual práctico de Quiromancia
en el mundo. Las personas con esta formación suelen tener dificultades
para expresar sus sentimientos y con frecuencia son tímidas en las si-
tuaciones sociales.
Las ramas situadas en el extremo de la línea del corazón añaden sen-
sibilidad y receptividad al individuo. Cuando la línea termina en tres ra-
mas cortas, hay un equilibrio entre sentimiento, pasión y sentido
común.
La dirección de la línea de la cabeza ha de tenerse en cuenta tam-
bién al considerar el sexo y las relaciones en la mano. Cuando la línea
cruza directamente la palma, la persona tiene una visión realista del amor
y las relaciones y suele ser convencional, conveniente y práctica por lo
que concierne a los romances. Cuanto más cae la línea hacia el monte
de la Luna, mayor es la imaginación y la vida de la fantasía. Como es-
tas cualidades pueden ser positivas o negativas, dependiendo de otros
rasgos de carácter de la persona, antes de llegar a cualquier conclusión
debe buscar factores confirmativos o modificativos en la mano (pres-
tando atención especial a los dedos y su forma).
El enrejado de Venus indica un fuerte nivel de respuesta emocio-
nal. En general, los que lo tienen se impresionan fácilmente por la su-
gestión y la imaginería sexual, aunque el grado de respuesta depende de
la claridad, longitud y profundidad de la línea misma, además de la fuer-
za, dirección y claridad de la línea de la cabeza.

LA MANO Y LA PREFERENCIA SEXUAL

Es difícil determinar la preferencia sexual a partir de uno o dos as-


pectos de la mano, pues la sexualidad es una expresión de toda la per-
sona y de cómo se relaciona con la vida. La sexualidad tiene sus raíces
en la estructura genética básica, los condicionantes educativos y cultu-
rales, y especialmente en las relaciones primarias con la madre y el pa-
dre. Cada relación sexual moviliza en nosotros aspectos diferentes de
esa realidad. Por esa razón, es importante considerar la sexualidad como
parte de la personalidad global, en lugar de como un aspecto separado
de la propia vida.
Por lo que respecta a los temas específicos, la mayoría de los libros
de palmología ignoran totalmente las cuestiones concernientes a la
sexualidad o las analiza con matices morales poderosos. Dada la serie-
dad del tema —así como la situación de necesidad de aquellos que bus-
can nuestra ayuda—, deberíamos abordar las cuestiones de la expresión
sexual con respeto y sensibilidad, alejados de actitudes de enjuiciamien-
to y de crítica.

Masturbación

Hace años, la masturbación se consideraba con horror, pues se de-


cía que era una causa primaria de la locura y la depresión mental. Como
era opinión generalizada en aquel tiempo, muchos palmólogos pensa-
ban que la masturbación era pecaminosa y decían que la gente que la
practicaba podría ser identificada (para su vergüenza) por una palma su-
dorosa o por un enrejado grande y rojizo en el Monte de Venus.
Aunque ahora se considera dentro de un marco de referencia más
ilustrado, sigue produciendo muchos malentendidos. Para el lector de
la mano es de interés si la culpa sexual —que deriva primordialmente

84
Amor, relación y sexualidad
de opiniones moralistas anticuadas— y la represión parecen ser un pro-
blema grave para la persona cuyas manos estamos leyendo.
Actualmente, los psicólogos consideran que la masturbación tiene
varios aspectos positivos y terapéuticos. Se puede utilizar como un
modo de descargar la energía sexual y aliviar la tensión cuando no se
dispone de un compañero sexual apropiado. Puede servir, además, para
ponernos en un contacto más profundo con nuestro cuerpo y sus sen-
saciones. Muchas mujeres practican la masturbación para poder conse-
guir después relaciones más gratificantes con su compañero. Sin embar-
go, la masturbación se puede utilizar también como una escapatoria a
las relaciones. Puede ser un problema cuando se utiliza simplemente
como un acto compulsivo o como un modo de evitar entrar en relacio-
nes con otra persona. La mano puede revelar el motivo de que exista
esa situación, especialmente mediante el análisis minucioso de las líneas
del corazón, la cabeza y la unión, además del monte de Venus y su en-
rejado, si es que existe. Al percibir el cuadro total de la personalidad,
podemos aconsejar cautamente el modo de enfrentarse a tales pro-
blemas.

Orientación hacia el mismo sexo

El tema de la homosexualidad es una cuestión seria y casi todos los


libros de palmología han aumentado la confusión que existe con res-
pecto a la orientación hacia el mismo sexo. ,La mano de un homosexual,
invariablemente masculino, se describía como débil, con un pulgar flexi-
ble (lo que revela una personalidad inestable), una línea de la cabeza
rota o con islas (que indica que las emociones rigen sobre la razón), un
enrejado de Venus largo y con rupturas (que indica sensibilidad y po-
tentes apetitos sexuales) y dedos puntiagudos (que indican tendencias
artísticas, carácter caprichoso y falta de equilibrio emocional). No he
encontrado este modelo en absoluto (Fig. 7.4).
Es muy difícil, si no imposible, determinar la orientación sexual a
partir de la mano. Hay personas homosexuales en todas las culturas y
profesiones, y representan un amplio espectro de los rasgos de la per-
sonalidad y las emociones humanas. Los psicólogos han descubierto que
las personas homosexuales y heterosexuales son idénticas en casi todas
las áreas, salvo en la de la expresión sexual. Algunos homosexuales tie-
nen problemas de autoestimación y otros no; algunos son sensibles y
otros no; algunos están socialmente bien aclimatados y otros no. Algu-
nos homosexuales varones gustan de arreglar las flores, otros prefieren
el rugby, y los hay que gustan de arreglar flores y del rugby.
En muchos casos, los límites entre la expresión homosexual, bi-
sexual y heterosexual son muy vagos y las afirmaciones vacías de sig-
nificado no suelen estar dirigidas a un fin digno. Evidentemente, la mano
puede proporcionar una percepción de la sensibilidad de una persona,
su respuesta emocional, el grado de represión sexual operante en la per-
sonalidad, cuestiones de agresividad y pasividad, crueldad, la capacidad
de amar y la capacidad de gozar de unas relaciones gratificantes. Pero
resulta extremadamente difícil determinar si esos sentimientos se diri-
gen primordialmente hacia los hombres o las mujeres (o hacia ambos).
Evidentemente, si usted sabe, o siente intuitivamente, que la persona a
la que le está leyendo la mano es «gay» o bisexual, la consulta estará
guiada por este hecho. Por ejemplo, en lugar de hablar de la mujer o
el hombre con quien se casará, puede hablar de una relación primordial
sin hacer referencia al género.

85
Manual práctico de Quiromancia
Figura 7.4: Huella de la mano de un
varón homosexual de 45 años que ha
tenido éxito en la vida, comprometido
con organizaciones del medio ambiente
durante una gran parte de su vida
adulta.

Otras variaciones

O t r a s expresiones de la sexualidad —incluyendo el sadomasoquis


m o , incesto, voyeurismo y fetichismo— suelen ser expresiones de blo-
queos de la energía en los niveles físicos y psicológicos, resultando di

86
Amor, relación y sexualidad
fíciles de determinar a partir de un solo análisis de la mano. Como en
el caso de la preferencia sexual, las fronteras entre la inclinación y su
realización suelen ser muy pequeñas. Los psicólogos nos dicen que casi
todos hemos tenido pensamientos de sadismo, masoquismo, incesto o
voyeurismo en un momento u otro de nuestra vida, aunque tales sen-
timientos se expresen raramente, o nunca.
Debemos evitar la estereotipación de las manos. Se supone que la
«mano de un sádico» es áspera, dura y de color rojizo. Se nos ha dicho
que los montes de Venus y Marte suelen ser grandes y duros y que sue-
le estar presente un «pulgar del asesino». El problema es que hay per-
sonas que tienen esas manos y no son sádicas, mientras que otras de ma-
nos finas, dedos largos y esbeltos y textura fina de la piel pueden rea-
lizar sus sentimientos sádicos todos los días de la semana. De nuevo es
importante en estas cuestiones considerar la mano como una totalidad
y estar abierto a las percepciones intuitivas, en lugar de dejarse llevar
por suposiciones estereotipadas.

Impotencia y frigidez

La impotencia y la frigidez tienen causas físicas, energéticas y psi-


cológicas. Si bien no hay en la mano indicaciones precisas de estos pro-
blemas sexuales, podemos observar varias marcas en la palma que pue-
den contribuir a1 problema. Un monte de Venus pequeño y débil, una
mano delgada de consistencia fofa, una línea de la vida que corte el mon-
te de Venus o una línea del corazón débil pueden indicarnos que la ex-
presión sexual no es una prioridad de importancia en la vida.
Debemos considerar, sin embargo, otros factores. Mientras las mar-
cas de la mano antes mencionadas pueden indicar un potencial, la rela-
ción real entre las dos personas de la pareja es de importancia primor-
dial. Antes de considerar un problema individual, deberíamos verlo a
la luz de esa relación específica y de la conexión energética consciente
o inconsciente entre los compañeros. En esa relación, la mujer puede
ser frígida o el hombre puede ser impotente. Las distintas personas reac-
cionan de modo diferente, dependiendo de sus «procesos químicos», de
las experiencias negativas del pasado, de la cólera o de cuestiones como
la represión o el sentimiento de culpa de origen sexual. También puede
haber implicaciones de algunos factores externos, como el estrés pro-
ducido por el trabajo. Recuerde que ha de analizar el problema en el
contexto de la relación. Sin embargo, cuando la dificultad es crónica,
lo que significa que el hombre ha sido también impotente en sus rela-
ciones anteriores, el problema es más individual y se debe enfocar de
acuerdo con ello.
Recuerde que las personas ansiosas, reprimidas o coléricas no son
necesariamente impotentes o frígidas, por lo que debe evitar las afirma-
ciones generales. Sin embargo, si la disfunción sexual es mencionada
como problema por la persona, puede ofrecerle muchas informaciones
de confianza en relación con las cuestiones primordiales que le impiden
gozar de un contacto gratificante.

EL MATRIMONIO EN LA MANO

En realidad, las llamadas «líneas del matrimonio» son las líneas de


la unión. Indican el potencial —y la época posible— de una relación (o
relaciones) importante en la vida de una persona. Como indicamos an-
tes, esta unión puede darse con un hombre o una mujer, y puede in-

87
Manual práctico de Quiromancia
cluir o no relaciones sexuales. En algunos casos, como en las manos de
las personas cuyo matrimonio legal es superficial o psicológicamente
distante, la línea de la unión puede indicar una estrecha amistad con al-
guien con quien existe una relación primordial (no necesariamente
sexual).
Por esta razón, es difícil estar seguro de si una línea de unión in-
dica o no un matrimonio tradicional. Como en la comprensión de otros
aspectos importantes de la mano, la intuición del lector puede jugar un
importante papel en la evaluación de la existencia presente y potencial
de una relación tipo matrimonial.
En general, cuanto más larga sea la línea de la unión, más larga será
la relación, y cuanto más profunda la línea más importante la relación
en la vida de la persona. Las rupturas o islas indican problemas en la
relación que pueden llevar a su término. Cuando la línea de la unión
cae ligeramente hacia el final, se piensa que probablemente esa persona
sobrevivirá a su compañero o compañera.

La planificación del futuro

Una de las tendencias más interesantes de la palmología es el estu-


dio de la compatibilidad de las manos de ambos parteneres, a fin de de-
terminar las áreas de armonía y conflicto, así como las cuestiones de ce-
los, codicia y dominación. *
Aunque dicho estudio suele ser de gran utilidad para las personas
implicadas, tal lectura puede incluir con más facilidad la intromisión de
los sentimientos del lector de la mano, entrometiéndose así en la lectu-
ra y, por ello, en la propia relación. Como los motivos de que dos per-
sonas establezcan una relación pueden estar más allá del sexo, el placer
o la compañía (algunas personas pueden tener antiguas «cuestiones kár-
micas» pendientes que tienen que resolver entre ellos), debemos ser
extremadamente cuidadosos y no pronunciarnos con respecto a la con-
veniencia de que se establezca o continúe la relación. Con mucha fre-
cuencia, una lectura de la compatibilidad puede ayudar a prolongar una
relación que habría terminado, o puede ayudar a acabar con una rela-
ción que quizá tuviera necesidad de seguir su curso.
La lectura de la mano de una persona es una difícil tarea, pero la
lectura en profundidad de las manos de una pareja es un asunto muy
delicado. Sería conveniente que el lector de manos alcanzara un alto ni-
vel de experiencia antes de llevar a cabo un trabajo tan delicado.

88
Capítulo 8

VOLUNTAD: DE LA INERCIA
A LA ACCIÓN

La voluntad es un aspecto divino del universo y una poderosa fuente


de fuerza y poder. A una planta le permite crecer atravesando el cemento,
y da a muchas especies animales su tenacidad y su capacidad, a menudo
asombrosa, de adaptarse a un entorno hostil y florecer en él.
En los seres humanos, la voluntad está conectada con el alma, o «la
esencia, sustancia, principio animador o causa actuante de la vida». El as-
pecto de la voluntad está detrás de nuestra capacidad de sobrevivir, de cre-
cer y de manifestar nuestros talentos y habilidades. Sin voluntad, la huma-
nidad no habría sido capaz de evolucionar. Es el poder que nos ayuda a
explorar nuevos horizontes y crear ciudades, naciones y civilizaciones.
En un nivel psicológico, la voluntad está estrechamente relacionada
con el ego, o nuestra «yoseidad». Concierne a nuestra conciencia de noso-
tros mismos como seres humanos distintos, capaces de amor, creatividad y
auto-realización. La filosofía esotérica enseña que tenemos dos egos: el ego
mortal o personal, que rige los deseos y necesidades básicos de la persona-
lidad, y el ego divino, que representa el espíritu, el «Cristo interior» o el
ser superior.
En el nivel más elemental, la voluntad está estrechamente relacionada
con el ego mortal y representa nuestro instinto de supervivencia básico.
Además de la voluntad de vivir, ejercemos también la voluntad con el fin
de lograr y mantener una estructura familiar.
En cuanto que expresada a través del ego mortal, la voluntad se impli-
ca también en cuestiones psicológicas más complejas, que incluyen nuestra
necesidad de placer, poder, estatus y seguridad. La voluntad se relaciona a
menudo con cuestiones de control, posesividad y dominancia dentro de la
estructura familiar, especialmente con el esposo o esposa y los hijos. Cuan-
do se expresa en el contexto del lugar de trabajo, se puede manifestar como
implicar la lucha para la obtención de beneficios sociales, como estatus, po-
pularidad y respeto.
Cuando nos volvemos más maduros en un nivel de la personalidad —y
cuando las energías del alma pasan de los niveles inferiores de la conciencia
al nivel superior—, la energía de la voluntad cambia para reflejar más el
ego divino. Este nivel está más relacionado con sentimientos de inclusivi-
dad, la aplicación de la sabiduría interior y la capacidad de mantenerse abier-
tos a la voluntad de Dios. En la medida en que el ego personal pueda tra-
bajar armoniosamente con el ser superior, mayor será el grado de integra-
ción personal, de paz interior y de autorrealización.
En la mano podemos ver la expresión de la voluntad. Se refleja pri-

89
Manual práctico de Quiromancia
mordialmente en la fuerza, forma y posición del pulgar, en el poder de los
montes y en la claridad y forma de las líneas mayores. Entendiendo nues-
tra fuerza y debilidad —y transformando las corrientes negativas en cuali-
dades nucleares positivas— podemos manejar el poder de la voluntad y lo-
grar que trabaje para nosotros.
Las manos de tipo cuadrado, espatulado o mixto suelen reflejar una vo-
luntad fuerte, especialmente cuando son firmes, fuertes y moderadamente
plegables. Las manos estrechas, pálidas y suaves en exceso con dedos dé-
biles o flexibles suelen indicar inestabilidad emocional, falta de resolución
y dificultad para enfrentarse a la adversidad.

EL PULGAR: EGO ENCARNADO

El pulgar representa nuestra individualidad y la capacidad de afirmar-


nos en el mundo. En un nivel puramente físico, el pulgar en oposición nos
separa de los animales —incluidos los monos— y nos da la capacidad de
realizar tareas —como construcción, mecánica y cirugía— que las otras es-
pecies no pueden realizar. Sin este tipo de dedo, nuestra capacidad de co-
municar, reparar, construir, inventar y crear se vería muy disminuida.
En un nivel psicológico, representa el poder del ego en los niveles

Figura 8.1: El compositor americano


Aaron Copland posee un pulgar fuerte
y expresivo.

90
Voluntad: de la inercia a la acción
«mortal» y «divino». Simboliza la fuerza de nuestra individualidad y nues-
tra capacidad de expresar los deseos, aspiraciones y talentos de la vida dia-
ria. Sabemos que los niños pequeños tienden a ocultar los pulgares frente
al mundo hasta que alcanzan un punto de desarrollo en el que se sienten
más cómodos en su entorno. Los adultos, que pasan por períodos de mie-
do o estrés extremos, ocultan a menudo los pulgares con los otros dedos
en una regresión a su vida protegida como bebés.
Cuanto más prominente sea el pulgar, mayor es la fuerza del ego. Un
pulgar largo, fuerte, firme y «expresivo» revela valor, estabilidad y fuerza
de voluntad. Las puntas de los dedos añaden carácter y dirección al pulgar.
Una punta espatulada, por ejemplo, indica un individuo de acción que gus-
ta de meterse en tratos comerciales, proyectos creativos y todo tipo de aven-
turas. Una punta cuadrada muestra que el ego se expresa probablemente
en asuntos organizativos y administrativos, mientras una punta cónica fa-
vorece la capacidad artística y el deseo de crear, ya sea una escultura un
programa de ordenador o una composición musical.
El pulgar fuerte y redondeado del compositor americano Aaron C o -
pland (Fig. 8.1) es un buen ejemplo de cómo la voluntad juega un impor-
tante papel en la creatividad. Además de la fuerza que imparte el pulgar en
general a las manos, la espresividad del pulgar se halla presente especial-
mente cuando el maestro dirige.
Un pulgar corto, delgado y plano generalmente revela una falta de con-
fianza y de autoafirmación. El individuo tiende a subestimar su talento y
capacidad y tiene dificultades para superar las situaciones adversas.
Mientras que un pulgar flexible revela adaptabilidad, generosidad y es-
pontaneidad, puede ser también un signo de una escasa fuerza de voluntad.
Las personas de pulgares flexibles suelen tener dificultades para seguir una
dieta o tratar de ajustarse a un presupuesto. Sin embargo, un pulgar débil
puede ser fortalecido por una mano firme, montes de Marte y Venus po-
derosos y un dedo de Júpiter largo y prominente.
En general, cuanto más larga sea la falange de la voluntad, mayor será
la fuerza de aquélla y la capacidad de poner en práctica los pensamientos.
Las falanges del pulgar se analizan con mayor detalle en el Capítulo 4.
También la posición del pulgar es importante. Cuanto más alejado está
de los otros dedos, mayor es el grado de valor, confianza e independencia.
Los pulgares fuertes que se separan de la mano (en un ángulo de sesenta
grados o más) se encuentran en muchos ejecutivos, jefes militares y otros
que necesitan tomar decisiones importantes y mantenerlas. El pulgar bajo
de un exilado latinoamericano de veintidós años (Fig. 8.2) que se había com-
prometido en la universidad en actividades antigubernamentales revela su
compromiso con la acción política, el amor a la aventura y sus deseos de
independencia.
Inversamente, un pulgar alto y cercano al resto de la mano revela una
personalidad más contraída, que tiene dificultades para afirmarse, especial-
mente si además es corto, delgado o plano.

LOS M O D I F I C A D O R E S

Aunque el pulgar es el principal indicador de la potencia del ego y la


fuerza de voluntad, otros aspectos de la mano pueden revelar una infor-
mación importante que puede modificar las cualidades esenciales indicadas
por el pulgar.

91
Manual práctico de Quiromancia

Figura 8.2: Huella de mano en la que


se ve el pulgar bajo de un hombre
comprometido con sus creencias
políticas.

92
Voluntad: de la inercia a la acción
Un dedo de Júpiter más largo que el de Apolo puede fortalecer el pul-
gar. El egoísmo, el optimismo y la capacidad de dirigir e inspirar (como
funciones de la voluntad) son varias de las cualidades indicadas por un fuer-
te dedo de Júpiter.
Cuando se separan las líneas de la cabeza y la vida aumenta al poder
de Júpiter. El individuo tiene una capacidad mayor de inspirar, ejecutar y
actuar en un papel dirigente natural. Cuando las líneas están conectadas,
un dedo largo de Júpiter tiende a indicar una necesidad de dominar y con-
trolar. El ego fuerte se ve erosionado por una falta de confianza, que es
una expresión de voluntad débil. El mensaje es: «Tengo que ser el jefe o
alguien me dominará a mí.» En lugar de estar abierta al flujo y movimiento
naturales de la vida, la persona necesita estar arriba de la situación.
Los montes también pueden fortalecer o reducir las cualidades de un
pulgar fuerte. Un monte de Júpiter fuerte aumenta la autoconfianza y la
capacidad de liderazgo, mientras un monte de Saturno fuerte mejora la mi-
nuciosidad y la estabilidad emocional. Un prominente monte de Marte Su-
perior aumenta el valor y la resistencia, especialmente cuando el individuo
se enfrenta a las presiones del exterior. Cuando este monte es débil o sua-
ve, la persona tiene dificultad para defenderse a sí misma y puede ser fá-
cilmente controlada por los demás. Un monte fuerte de Marte Inferior (a
menudo tiene el aspecto de callo o «tumor» en la palma) indica agresividad
y fuerte temperamento. Un monte de Venus prominente da más energía y
poder al pulgar, reforzando la capacidad de avanzar y crear.
Las líneas pueden ser modificadores adicionales de la mano. Las líneas
claras y fuertes (como las que se ven en la Fig. 8.3) fortalecen todos los as-
pectos de la personalidad, incluyendo la voluntad. Por lo que respecta a las
líneas específicas, una línea del corazón larga y sensible, por ejemplo, re-
vela una naturaleza muy compasiva que puede modificar un pulgar, firme,
recto y «tenaz». Una línea del corazón larga y profunda puede añadir re-'
solución a un índice o pulgar débiles, mejorando nuestra capacidad de con-
vertir el pensamiento en acción decisiva.
Al evaluar una mano es importante ofrecer una visión equilibrada de,
una cuestión. Necesitamos concentrarnos en la verdad de lo que vemos y„
cuando resulte apropiado, ofrecer directrices a la persona cuya mano esta-
mos leyendo para ayudarle a resolver las dificultades o las áreas de debili-
dad. Además, debemos tener en cuenta que los rasgos negativos que se
revelan en la mano a menudo son indicadores de cualidades nucleares po-
sitivas. Por ejemplo, un dedo largo de Júpiter puede indicar una persona-
lidad dominante y controladora, pero con conciencia y resolución se puede
transformar en capacidad para inspirar y dirigir a los demás para que des-
cubran su capacidad y fuerza interiores. Un pulgar rígido puede indicar te-
nacidad e inflexibilidad, pero puede reflejar también una estabilidad inte-
rior que puede estar abierta al cambio. Un pulgar alto puede indicar miedo
y pocos deseos de experimentar la vida, pero también podría reflejar una
saludable precaución y un sentido tranquilo del propio valor.
Al tratar las cuestiones de la autoestimación y voluntad junto con las
de la sensibilidad y la compasión, nos abrimos a unas percepciones intui-
tivas que pueden ayudar realmente a la persona cuya mano estamos leyen-
do a aprender a aceptarse tal como es y a trabajar las áreas necesitadas de
atención y transformación de acuerdo con sus circunstancias y capacidades.

93
Manual práctico de Quiromancia

Figura 8.3: Huella de la mano en la


que se ven claramente las líneas
modificativas.

94
SECCIÓN III:
SALUD, ESPIRITUALIDAD
Y TAREA EN LA VIDA

Dedicamos los tras capítulos anteriores al estado psicológico interior


tal como se ve en la mano humana. Los tres siguientes explorarán de qué
modo se pueden manifestar prácticamente en la vida diaria, el intelecto, el
amor y la voluntad. Aunque las áreas posibles de estudio son numerosas,
nos centraremos en las de la salud, la espiritualidad y la profesión.

95
Capítulo 9

LA MANO Y LA SALUD

Aunque la ciencia del análisis de la mano tiene miles de años de anti-


güedad, los médicos empiezan a examinarla como una guía que permite en-
tender la dinámica de la salud y la enfermedad. Los médicos ortodoxos han
estudiado durante varias décadas el color de la uñas y la temperatura y tex-
tura de la piel, pero un número creciente de doctores, como Eugene Schei-
mann, DM del American Hospital de Chicago, creen que la textura, flexi-
bilidad, color, crestas y, especialmente, líneas de la mano humana propor-
cionan una guía importante de cara a la prevención, diagnosis y curación
de la enfermedad.

¿QUE ES LA SALUD?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) de las Na-


ciones Unidas, la salud es «un estado de pleno bienestar físico, psicológico
y social, no sólo la ausencia de enfermedad o incapacidad». El Dorland's
Medical Dictionary está de acuerdo con esa definición, añadiendo que la sa-
lud es un estado o condición de la totalidad, en el que todas las partes y
funciones del cuerpo se coordinan apropiadamente.
Nuestro nivel de salud viene determinado en parte por la herencia,
pero en su mayor parte depende de nuestra capacidad de adaptarnos a nues-
tro entorno: combatiendo los gérmenes, enfrentándonos al estrés y resis-
tiendo la amenaza de polución o accidente. Para conseguir y mantener la
buena salud son factores principales las dietas saludables, el control del es-
trés, las actitudes mentales positivas, el descanso y el ejercicio regular. Sólo
los cuerpos sin salud ofrecen, en principio un terreno fértil a la enferme-
dad, el mantenimiento de un cuerpo saludable debería ser uno de los ob-
jetivos primarios de nuestra vida. Desde Hipócrates las personas dedicadas
a la salud han visto en la mano un indicador fiable de la herencia, la es-
tructura emocional y la constitución física. Pero hoy más que nunca, la
mano puede servir de herramienta primordial para ayudarnos a entender
nuestro cuadro sanitario y a trabajar para lograr el nivel de bienestar que
merecemos.
La mano muestra tendencias, no siempre hechos concretos, y las lí-
neas de la mano pueden cambiar espectacularmente, a veces en un período
de sólo semanas. Por tanto, frases como «su línea de la vida indica que mo-
rirá a los cuarenta años de edad» o «contraerá cáncer» son fraudulentas e

97
Manual práctico de Quiromancia
irresponsables. El hecho de tener una línea de la vida larga no es una ga-
rantía de que no va a ser atropellado por un taxi de camino al trabajo, ni
un signo que indique una tendencia al cáncer significa que no va a vivir
una vida larga y libre de esa enfermedad.
Sin embargo, en la medida en que, como lector de manos, pueda re-
conocer predisposiciones a ciertos problemas de salud, la quirología puede
ser una valiosa herramienta para la prevención y curación de la enferme-
dad. Además de proporcionar importantes indicadores de la posible mala
salud, la estructura, textura y líneas de la mano dan esperanza a los que quie-
ren mantener el máximo de su potencial de salud.
La mano es un complejo rompecabezas que cambia constantemente.
Al entender las características individuales, como temperatura, consistencia
y líneas, y establecer relaciones mentales e intuitivas con respecto a cómo
se relacionan entre sí, puede utilizar la mano como una guía constante para
asegurar la buena salud y bienestar de aquellos que pidan su ayuda.

LA M A N O : TEXTURA, TEMPERATURA Y C O L O R

La textura de la piel es un útil indicador de nuestra naturaleza interior.


Si la piel es suave y fina, refleja la vulnerabilidad física ante el entorno. Una
textura más áspera indicaría un individuo cuya salud no se ve tan influida
por factores externos como la temperatura, ruidos y polución.
Hace tiempo que los médicos saben que las manos secas, ásperas y es-
camosas indican un tiroides hipoactivo, mientras que las manos muy cáli-
das, lisas y satinadas pueden ser signo de hiperactividad tiroidea. Los de-
dos suaves y gordinflones con apariencia de salchicha indican también pro-
blemas de tiroides.
Si las manos de la persona son frías y húmedas, puede ser nerviosa (es-
pecialmente si es la primera vez que le lee las manos). Averigüe si la ansie-
dad es temporal o crónica, pues las manos húmedas también pueden ser in-
dicativas de insomnio. Si las manos están frías (especialmente las puntas de
los dedos) —incluso en un día caluroso— puede tener mala circulación, so-;
bre todo cuando las uñas tienen un tinte azulado.
El color normal de la palma es rosado (con independencia de la raza
o el color de la piel, color que demuestra que la circulación es buena y el
cuerpo funciona normalmente. El rojo extremo indica una excesiva circu-
lación sanguínea en las manos, pudiendo revelar una tendencia a la tensión
alta, diabetes, gota, enfermedad cardiaca o apoplejía. La piel pálida suele
indicar un estado de ansiedad o anemia. En su excelente libro, A Doctoras
Guide to Better Health Through Palmistry, el Dr. Scheimann sugiere que
si al doblar la mano hacia atrás las líneas principales son de color pálido,
puede haber una insuficiencia de hierro.
Las manos cálidas y azuladas indican mala circulación o posible enfer-
medad cardiaca, habiéndose relacionado con el síndrome de Reynaud, la
aterosclerosis y algunas reacciones adversas a las drogas o medicamentos.
Si son frías y azuladas, el problema circulatorio está más localizado. Para
la diagnosis y tratamiento apropiados, consulte a un profesional.
Las manos amarillentas son relativamente infrecuentes, pero son un in-
dicador probable de una enfermedad hepática, como hepatitis o ictericia.
Sin embargo, antes de sacar conclusiones tan terribles examine la dieta de
la persona. Los que beben mucho zumo de zanahoria suelen tener también
manos amarillentas.

98
La mano y la salud
CONSISTENCIA Y S A L U D

La consistencia de la mano es un valioso indicador de la salud, pues


nos ayuda a determinar la cantidad de energía que tenemos a nuestra
disposición.
Las manos fofas y suaves carecen de tono muscular y a menudo son
pequeñas, anchas y blandas al tacto. Las personas que tienen esas manos
tienden a excederse en los placeres de la vida, incluyendo la comida, el al-
cohol y el sexo (sobre todo si las manos son gruesas). A menudo son pe-
rezosos y tienen dificultades para mantener la fuerza de voluntad, especial-
mente cuando el pulgar es flexible o débil. Las manos delgadas, planas y
débiles revelan falta de energía y dificultad para mantener una actividad a
largo plazo. Estas personas son muy suceptibles a la enfermedad, y más pro-
clives que otras a las insuficiencias vitamínicas.
Las manos firmes, más musculosas, son indicativas de una persona
enérgica, fuerte y activa que lleva una vida más equilibrada. Aún mostran-
do un alto grado de responsabilidad y autolimitación, las manos firmes ca-
racterizan también a una persona que puede adaptarse a circunstancias ines-
peradas y estar abierta a ideas nuevas y nada familiares. En consecuencia,
las personas de manos firmes son más resistentes a la enfermedad.
Las manos duras y rígidas no se doblan bajo la presión. A diferencia
de la mano firme, que indica equilibrio y adaptabilidad, la rígida indica un
individuo inflexible y contraído con mucha energía acumulada. Estas per-
sonas tienen que «sacar su energía» de modo constructivo (por medio del
deporte, jardinería o cualquier otra actividad) para evitar las enfermedades
relacionadas con el estrés, como hipertensión, apoplejía,.enfermedad car-
diaca, úlceras, migrañas y dolor de espalda.

LAS LINEAS

Por lo que respecta a la salud, las líneas contienen un sistema único de


significado dentro de la estructura de la mano. Indican el grado de expre-
sión y equilibrio emocional, el nivel de vitalidad física y nuestra vulnera-
bilidad al trauma, incluyendo las enfermedades, los accidentes y los encuen-
tros cercanos con la muerte.
De todas las líneas de la mano, la que más le interesa a todo el mundo
es la de la vitalidad o línea de la vida. Es la primera en desarrollarse en el
embrión, y su profundidad, claridad y longitud revelan nuestro nivel de vi-
talidad y la constitución física.
Como señalamos anteriormente, la línea de la vida baja hacia la mu-
ñeca desde el punto en que se encuentra el pulgar y el índice. La parte su-
perior de la línea muestra el momento del nacimiento, mientras que la in-
ferior (en donde empieza a curvarse en la muñeca) señala aproximadamente
setenta años de edad. C o m o línea central de la m a n o (todo el m u n d o de-
bería tener una), la línea de la vida registra todos los acontecimientos im-
portantes, transiciones mayores de la vida, traumas y pérdidas de la fuerza
y la vitalidad. La línea de la vida rota que se ve en la Fig. 9.1 indica una
operación con peligro para la vida practicada cuando el individuo estaba so-
bre los veinticinco años. Se trata de una joven que apenas sobrevivió a la
operación cuya fiebre ascendió a los 40,67.° al salir del quirófano. Los mé-
dicos la tuvieron envuelta en compresas de hielo durante veinticuatro ho-
ras, momento en que la fiebre comenzó a remitir. Nadie esperaba que se
recuperara. También resulta interesante la pequeña línea de influencia que
hay junto a la ruptura y toca la línea de la vida. El encuentro cercano de

99
Manual práctico de Quiromancia

Figura 9.1: Huella de la mano con una


línea de la vida rota.

la mujer con la muerte produjo un efecto profundo en su actitud ante la


vida, llevándole a una mayor creatividad y libertad personal.
Sin embargo, como la línea de la vida puede cambiar, los acontecimien-
tos futuros y las indicaciones de enfermedades están sometidos a cambios.
Todas las enfermedades, traumas y demás dificultades —aunque a menudo
dolorosas y a veces amenazadoras para la vida— tienen componentes po-
sitivos. Nos enseñan valiosas lecciones sobre la vulnerabilidad, el enfrenta-
miento a la frustración, el aceptar la responsabilidad de nuestra salud y
aprender a apreciar lo que tenemos en la vida.
¿Se pueden evitar esos problemas? Quizá. Al ser conscientes —y ac-
tuar de acuerdo con ello— de las lecciones que tenemos que aprender du-
rante la vida sin vernos impulsados a la acción por causa de una enferme-
dad u otro trauma, seremos capaces de evitarlos. Un caso ilustrativo nos

100
La mano y la salud
Figura 9.2: Huella de la mano con una
clara ruptura de la línea de la vida.

lo proporcionan las huellas de un abogado de treinta y cuatro años que


vemos en la Fig. 9.2. Su línea de la vida se rompía aproximadamente a los
sesenta y cinco años de edad, lo que podría indicar una enfermedad que
ponía en riesgo la vida. Preocupado por esta posibilidad, decidió mejorar
la dieta y dejar de fumar. Varios años después, la línea se había arreglado
completamente (Fig. 9.3). La posibilidad de una enfermedad grave le ayu-
dó a adoptar hábitos de vida positivos. Aceptó la responsabilidad de su sa-
lud antes de que aparecieran los síntomas.

101
Manual práctico de Quiromancia

Figura 9.3: Huella de la mano con


línea de la vida arreglada.

Una línea de la vida larga, clara y profunda (Fig. 9.2) indica vitalidad
y una constitución fuerte, mientras que corta, débil o llena de islas y rup-
turas (Fig. 9.4) revela debilidad física y un incremento de la vulnerabilidad
a la enfermedad. Este tipo de línea de la vida no nos condena necesaria-
mente a una mala salud o una vida breve. Indica que no debemos dar por
supuesta nuestra salud, y que debemos poner especial cuidado en comer
bien, hacer ejercicio regularmente y tratar los problemas pequeños de sa-

102
La mano y la salud
Figura 9.4: Huella de la mano en la
que se ve una débil línea de la vida.

lud antes de que se conviertan en enfermedades mayores. Al tomar cons-


cientemente la decisión de adoptar un estilo de vida positivo, podemos cam-
biar gradualmente una línea de la vida débil, rota o corta en una que sea
clara, larga y fuerte.
En la línea de la vida, las islas suelen indicar períodos de baja vitalidad
y de aumento de la vulnerabilidad a la enfermedad. Si parecen correspon-
der en el tiempo con islas en las líneas de la cabeza, el corazón o la profe-
sión, suelen adoptar un significado simbólico que indica confusión, preo-
cupación o falta de dirección y concentración. En las personas que tienen

103
Manual práctico de Quiromancia
cáncer se encuentra a veces al final de la línea de la vida una isla en forma
de huevo. Aunque no es una garantía de padecer esa enfermedad, sí indica
una predisposición. Las personas que la tengan no deben dejarse llevar por
el pánico, pero sí deben eliminar los factores contribuyentes conocidos: ta-
baco, alimentos ricos en grasas y aditivos y bajos en fibra, la polución am-
biental y el estrés crónico. También deben tener conciencia de las «siete se-
ñales de peligro del cáncer» y, de aparecer, ponerlo enseguida en conoci-
miento de un médico.
Los puntos rojizos o azulados que aparecen en la línea de la vida sue-
len indicar un accidente o enfermedad graves con incidencia de fiebre alta.

Figura 9.5: Huella de la mano en la


que se ve una línea de Saturno
actuando como línea de la vida
suplementaria.

104
La mano y la salud
Si en el período de la misma edad apareciera un punto en las líneas del co-
razón, cabeza o estómago, probablemente ese órgano se verá afectado, so-
bre todo si el punto aparece en las dos manos.
Si la línea de la vida está rota por una línea de influencia procedente
del monte de Venus, puede indicar un accidente grave. Verifíquelo en las
dos manos.
La línea interior de la vida (Fig. 9.1) va en paralelo a la línea de la vida
y proporciona fuerza extra durante la enfermedad, accidente o pérdida de
la vitalidad. En la huella de la figura, esta línea corta «cubre» la ruptura de
la línea de la vida y modifica su efecto.
A veces la línea de Saturno sustituye a una línea de la vida débil o en
desaparición, como se ve en la Fig. 9.5. En este caso, la línea de Saturno
realiza una «doble tarea», pues es tanto una línea de la vida suplementaria
como una indicación de la dirección de la profesión.
Ya mencionamos que una buena línea de cabeza ha de ser clara, fuer-
te y carecer de islas y rupturas. Desde la perspectiva de la salud, las islas
indican períodos de preocupación o indecisión que pueden producir ten-
sión y enfermedades relacionadas con el estrés. Si tiene usted una isla o rup-
tura en la línea de cabeza, debe evitar el estrés mental.
Ingiera alimentos relajantes en lugar de estimulantes, evite la cafeína y
azúcares refinados y concédase períodos frecuentes de relajación, recreo y
meditación.
La línea del corazón mide nuestra vida emocional y registra muchos
traumas físicos y emocionales. Una línea del corazón rota o encadenada re-
vela un alto grado de sensibilidad emocional que, a su vez, puede indicar
una predisposición a las enfermedades relacionadas con el estrés. Los pun-
tos azules o rojos en esta línea son posibles indicadores de problemas del
corazón o enfermedades circulatorias.
La línea de Mercurio (o línea del estómago) empieza cerca del final de
la línea de la vida y se dirige hacia el dedo de Mercurio. Los doctores dicen
que lo mejor es no tener esta línea, pues su presencia indica posibles pro-
blemas de estómago, intestinos, hígado, páncreas y ríñones.
El abdomen y el plexo solar han recibido a veces el nombre de «espejo
de las emociones». Cuando reprimimos sentimientos de cólera, penas y
frustración, pueden producir dolores y disfunciones abdominales. Mientras
que una línea del estómago fuerte y sin rupturas indica un mayor grado de
resistencia a los problemas abdominales, una línea rota revela úlceras o pro-
blemas glandulares debidos a dificultades emocionales o de otra índole. La
huella impresa en la Fig. 9.6 es la de un joven aquejado de colitis grave.
Los problemas específicos, como las enfermedades hepáticas, se reconocen
a menudo por un tinte amarillento de las uñas o de la piel.

E S Q U E M A S DE LA PIEL Y S A L U D

En los últimos años, los médicos y otros científicos han descubierto


que los esquemas rígidos, o dermoglifos, de la palma de la mano y punta
de los dedos pueden ser indicadores fiables de determinadas condiciones fí-
sicas y emocionales. El estudio de las crestas de la piel, o quiroglifos, es
una ciencia fascinante, pero que se halla todavía en su infancia. Algunos lec-
tores de mano empiezan a confiar en el estudio de los dermoglifos para eva-
luar la salud física y emocional. Sin embargo, con las siguientes excepcio-
nes, la mayoría de las conclusiones basadas en las crestas de la piel son bas-
tante especulativas y se deben aceptar con el proverbial grano de sal.
Nuestras manos están esquematizadas con varios sistemas de filas pa-
ralelas de dermoglifos que son únicos para cada ser humano. Siempre que

105
Manual práctico de Quiromancia

Figura 9.6: Huella de la mano en la


que se ve una línea de Mercurio rota.

esas crestas se encuentran se forma un trirradio. Se encuentran cuatro


trirradios distintos bajo los dedos (a veces entre ellos) y sobre la línea del
corazón, a los que hemos descrito ya como ápices de los diversos montes.
Además, hay un trirradio mayor (llamado trirradio axial) situado en la base
de la palma, justamente encima de la muñeca, tal como se ve en la Fig. 9.7.

106
La mano y la salud
Figura 9.7: Huella de la mano con un
trirradio axial.

Según el Journal of the American Medical Association, un desplazamiento


del trirradio axial hacia una posición superior en la palma puede indicar
una predisposición a una enfermedad cardiaca congénita.
O t r o signo de enfermedad cardiaca es el de dedos anteriormente nor-

107
Manual práctico de Quiromancia
males que tienden al «amazacotamiento» (Fig. 9.8). Aunque estos dedos
pueden ser un rasgo heredado, su presencia, especialmente en conjunción
con uñas hipocráticas o de cristal de reloj, analizadas más adelante, indica
una tendencia a los trastornos de corazón y pulmón. Cuando se acompa-
ñan de un trirradio axial desplazado, aumenta la posibilidad de una enfer-
medad cardiaca presente o potencial.
Cuando los dermoglifos están mal formados o disociados, se forma
una «sarta de perlas» (Fig. 9.9), que puede indicar una predisposición a la
neurosis. Los remolinos o rizos en el monte de la Luna, el número anor-
mal de crestas en la piel, o una alta frecuencia de rizos en las puntas de los
dedos (Fig. 9.10) pueden indicar también defectos cardiacos congénitos.

Figura 9.8: Dedo «amazacotado».

Figura 9.9: Huella de mano en la que


se ve una «sarta de perlas».

108
La mano y la salud
Para un análisis más completo, consulte A Doctoras Guide to Better Health
Through Palmystry (ver Bibliografía).

LAS UÑAS: SU MENSAJE SIN PULIR

Las uñas son los primeros tejidos de la superficie del cuerpo en de-
sarrollarse, apareciendo a veces en la novena semana de la vida prenatal.
Sus colores, formas y tamaños son muy variados, pero la uña «ideal» de-
bería ser ligeramente más larga que ancha, más elástica que quebradiza, sua-
vemente curva y de un color sonrosado saludable.
Además de revelar rasgos básicos de la personalidad, los médicos uti-
lizan la uña como ayuda a la diagnosis de las perturbaciones endocrinas,
problemas circulatorios, anemias y otras enfermedades. Aunque la diagno-
sis médica por medio de las uñas es todavía una ciencia joven, el examen
cuidadoso de las uñas le dirá muchas cosas sobre el carácter y la salud, por
lo que debe formar parte de todo análisis de las manos. Asegúrese, sin em-
bargo, de correlacionar sus descubrimientos con otros signos de la mano
antes de realizar la evaluación.

Color

Las uñas sonrosadas que son suaves y ligeramente brillantes revelan


una disposición mental equilibrada, ingestión nutritiva adecuada y buena
salud general. Las uñas rojizas indican una circulación sanguínea más po-
tente y una tendencia a ataques de cólera, sobreexcitación e hipertensión.
Las personas de uñas rojizas deberían evitar la cafeína y demás estimulan-
tes, así como aprender a liberar las emociones acumuladas por medio del
ejercicio, la actividad creativa (como jardinería, arte o carpintería) y la me-
ditación regular.
Las uñas azules o azuladas indican la presencia de problemas circula-
torios. Si son azuladas todas las uñas de las dos manos, la perturbación está
más generalizada, mientras que cuando sólo lo son algunas el problema está
más localizado. Cuando las uñas son azuladas y el individuo no tiene pro-
blemas circulatorios, es muy probable que su personalidad sea algo fría y
reservada. Tras la fachada de frío equilibrio y limitación se oculta el calor
y la pasión. El trabajo corporal (como la bioenergética o la terapia reichia-
na), el jogging, handball, esgrima, artes marciales y otras técnicas de ejer-
cicios dinámicos suelen ser útiles para aumentar la circulación sanguínea
más directa y plenamente.
Las uñas pálidas —lo mismo que la piel pálida— son indicativas de una
baja vitalidad y deficiente nutrición, mientras las amarillentas pueden indi-
car problemas hepáticos.
Los puntos blancos de las uñas son en general signos de ansiedad o es-
trés, encontrándose a menudo en personas aquejadas de depresión crónica.
También pueden ser indicativos de una insuficiencia de calcio, especialmen-
te cuando las uñas son blandas.
Las lunas deberían estar presentes, idealmente, en todas las uñas, pues
indican buena salud y fuerte constitución. Su total ausencia puede indicar
una hipoactividad del tiroides (sobre todo si las uñas son quebradizas,
aserradas y cortas), mientras que las lunas anormalmente grandes (que ocu-
pan más de una tercera parte de la superficie ungular) indican debilidad ge-
neral y un tiroides hiperactivo.

109
Manual práctico de Quiromancia

Formas

Las uñas de los dedos tienen diversas formas; para un análisis de la sa-
lud trataremos cinco tipos básicos: abanico; largas y estrechas; cortas; hi-
pocráticas o de cristal de reloj; y de cuchara.
Las de abanico y las largas y estrechas (Fig. 9.11 y 9.12) son revelado-
ras de un individuo proclive al nerviosismo crónico, con una baja toleran-
cia a la frustración. Estas personas suelen verse aquejadas de trastornos ner-
viosos y enfermedades psicosomáticas.
Las uñas cortas (Fig. 9.13) suelen encontrarse en personas muy críticas
e impacientes para con ellas mismas, para los demás y para la vida en ge-
neral. Con este tipo de uñas se ha relacionado la depresión y los problemas
cardiacos.
Las unas hipocráticas o de cristal del reloj (Fig. 9.14) son curvas como
el cristal de un reloj. Indican una debilidad general del sistema respiratorio
y se han encontrado en fumadores empedernidos, pacientes de tuberculosis
y de otras enfermedades pulmonares. También pueden revelar una predis-
Figura 9.11: Uña en forma de abanico,
posición a la enfermedad cardiaca (especialmente si son de color azulado)
y a la cirrosis hepática (especialmente si son amarillentas). Siempre que vea
a una persona con estas uñas (incluso aunque la curvatura sea suave) debe
aconsejarle que deje de fumar si lo estaba haciendo y que busque un en-
torno libre de polución en la medida de lo posible.
Las uñas de cuchara (Fig. 9.15) son de apariencia cóncava y revelan in-
suficiencias nutritivas (especialmente de hierro), un tiroides hipoactivo y la
posible presencia de trastornos cutáneos.

Líneas, cresst y otros signos

Las uñas saludables son de tamaño bien proporcionado, fuertes sin ser
quebradizas, de un color sonrosado saludable y tener entre 75 y 100 cres-
tas finas, paralelas y superficiales desde la base de la uña, en dirección ver-
tical, hasta la parte superior.
Las líneas de Beau (Fig. 9.16) son crestas o «dientes» horizontales y
profundos que empiezan en la raíz de la uña y van subiendo hacia arriba
conforme crece ésta. Se relacionan con el shock nervioso, las infecciones
Figura 9.12: Uña larga. agudas, insuficiencias nutritivas y otros traumas físicos y emocionales de
importancia.
Las líneas de Mee (Fig. 9.17) son similares a las de Beau, pero no for-
man dientes en la superficie de la uña. Se consideran indicativas de fiebre
alta, envenenamiento por arsénico y enfermedad coronaria.
A diferencia de las líneas de Beau o de Mee, indicativas de trastornos
agudos, las crestas longitudinales bien marcadas (Fig. 9.1) suelen relacio-
narse con enfermedades crónicas, como colitis, trastornos cutáneos dura-
deros, reumatismo e hipertiroidismo.
Las uñas blandas, que se parten fácilmente, suelen indicar algún tipo
de insuficiencia nutritiva (especialmente de proteínas y calcio) y suelen en-
contrarse en personas aquejadas de artritis. Las uñas quebradizas y rotas
pueden ser un signo de una pituitaria o tiroides hipoactivos.
Aunque no existe un método a prueba de impericia para diagnosticar
una enfermedad, el estudio cuidadoso y completo de la mano humana pue-
de proporcionar una gran riqueza de información referente a la predispo-
sición a una amplia variedad de condiciones de salud o a la presencia real
de una enfermedad o insuficiencia. Aunque no existe un método único para
diagnosticar y evaluar nuestro estado general de salud, la palmología
Figura 9.13: Uña corta. médica puede ser muy valiosa —bien sola o en conjunción con otras téc-

110
La mano y la salud
nicas de diagnóstico— para tomar conciencia de aquello que nos impide de
gozar de una salud óptima. C o m o es el propio cuerpo el que se cura, el aná-
lisis de la mano puede ayudarnos a aceptar la responsabilidad personal de
nuestra salud y adoptar hábitos de vida que nos permitan gozar de una vida
productiva, activa y saludable.

Figura 9.14: Uña hipocrática o de Figura 9.15: Uña de cuchara.


«cristal de reloj».

Figura 9.16: Líneas de Beau.

Figura 9.17: Líneas de Mee. Figura 9.18: Crestas longitudinales.

111
Capítulo 10

LA MANO Y LA VIDA
ESPIRITUAL

A lo largo de toda la historia humana, los sabios nos han enseñado


que poseemos un núcleo o centro espiritual. Haciendo referencia al prin-
cipio de vida consciente que anima nuestro ser, lo han llamado el Cristo
Interior, el ser superior y el A t m a n . El Dr. John C. Pierrakos, confunda-
dor del Instituto de la Nueva Era, escribió:

La conciencia del núcleo es conciencia universal. Nuestro nú-


cleo es el manantial de la conciencia, nuestro frente de comu-
nión con la realidad exterior, nuestro núcleo para la autoexpre-
sión... Movernos desde el núcleo, desde el ser superior, signi-
fica movernos hacia el cumplimiento de nuestro gran potencial.

El objetivo de la evolución espiritual es ser conscientes de este núcleo


interior y ayudar a que se manifieste en nuestras vidas.
Cuando consideremos la mano humana desde un punto de vista espi-
ritual, hemos de tener en cuenta que llevar una vida espiritual no significa
necesariamente escapar del mundo, ni exige la represión de nuestra natu-
raleza inferior. La vida espiritual se basa más bien en la conciencia de lo
que es y en la integración de nuestro cuerpo físico, pensamientos y emo-
ciones con nuestro núcleo o centro espiritual. A diferencia de las antiguas
imágenes religiosas del ascetismo y la autonegación, el objetivo de las es-
piritualidad es, esencialmente, el establecimiento de las relaciones humanas
correctas, la promoción de la buena voluntad y el cumplir nuestro papel
—sea el que sea— de cara al establecimiento de la paz en la Tierra. Además
de este trabajo exterior, la espiritualidad implica también la profundización
de nuestra conexión con el ser superior y la conciencia universal a la que
algunas personas dan el nombre de Dios.
Con los años, los lectores serios de manos se han interesado por la ca-
pacidad del análisis de la mano para guiarnos hacia el desarrollo de nuestro
potencial espiritual. Por desgracia, sin embargo, persisten varios mitos con
respecto a lo que es una mano «espiritual». En la mayoría de los libros, los
dedos largos y ahusados se consideran indicativos de un potencial espiri-
tual, junto con la presencia de las cruces místicas, las líneas de la intuición,
los Sellos de Salomón y otros signos. En algunos casos la existencia en la
mano de esas marcas se ha convertido en un símbolo de estatus entre los
estudiosos del ocultimos («¡Oye, mira mi cruz mística!»). Entre muchos
quirólogos se ha dado también una tendencia a enfatizar la importancia a
desarrollar la capacidad psíquica por encima de la intuición y la conciencia
superior por medio de la meditación y el servicio desinteresado.

113
Manual práctico de Quiromancia
En las páginas siguientes veremos de qué modo el entendimiento pro-
fundo de la mano humana puede ayudarnos a nosotros y a los que piden
nuestro consejo a cumplir nuestro potencial espiritual. C o m o la mano es
el espejo de nuestra esencia espiritual tal como se expresa a través de nues-
tra personalidad, talento y capacidad mental, veremos de qué manera, es-
tudiando las marcas y tipos básicos de manos, podemos ampliar nuestra
conciencia, desarrollar la intuición y entrar en un contacto más profundo
con nuestro núcleo espiritual. Integrando estos aspectos de la vida diaria,
también podemos descubrir nuevas avenidas de despliegue espiritual y de
servicio de acuerdo con nuestras energías, talentos y aspiraciones.
Todos los tipos de manos —ya sean cuadradas, espatuladas o cóni-
cas— expresan «cualidades esenciales» que nos permiten alcanzar la reali-
zación espiritual y la expansión de la conciencia. Aunque estas cualidades
son importantes en sí mismas, la mano puede indicar también lo que se ne-
cesita para lograr un nivel más profundo de integración personal y de equi-
librio en la vida. En muchos casos, especialmente cuando hay insatisfac-
ción y frustración, la existencia de una particular cualidad puede indicar la
necesidad de desarrollar una cualidad complementaria a fin de integrar ple-
namente la personalidad. Por ejemplo, los que son primordialmente inte-
lectuales pueden esforzarse por desarrollar la naturaleza emocional, mien-
tras que la persona que es ante todo sensata debería desarrollar la intuición.
Las siguientes breves descripciones de tipos de manos son valiosas para
evaluar el potencial espiritual y la expresión, pero debe prestarse especial
atención a los importantes factores modificadores, como las líneas, montes,
espaciamiento de los dedos, textura de la piel y flexibilidad.

M A N O S ESPATULADAS

La mano espatulada clásica se puede describir como sensata. Las pa-


labras claves utilizadas para describir las manos espatuladas son la acción,
innovación y la capacidad de dejar las cosas hechas. Bien asentadas en la
realidad tridimensional, las personas de manos espatuladas son básicamen-
te sensuales, impulsivas y prácticas. No tienen miedo a las ideas nuevas, ni
temen penetrar en áreas no familiares de actividad y estudio. Estas carac-
terísticas suelen encontrarse en dirigentes de grupos religiosos y en orga-
nizaciones de acontecimientos espirituales, así como en fundadores y evan-
gelistas. En materias espirituales, como en todas las áreas de la vida, hay
entusiasmo por descubrir, aprender, superar obstáculos y avanzar.
Cuando hay nudos en los dedos aumenta la capacidad de análisis, lo
cual, junto con la unión de las líneas de cabeza y corazón, reducirá la im-
pulsividad innata y aumentará la introspección, cualidad de la que suelen
carecer las personas de manos espatuladas. También puede ser necesario de-
sarrollar la receptividad, junto con la capacidad de sentarse tranquilamente
y «profundizar en uno mismo». Si la primera falange del pulgar es delgada,
puede ser necesario reducir el estrés mediante el ejercicio, la dieta y la me-
ditación. El objetivo es incrementar la receptividad sin dejar de reconocer
las cualidades activas y dinámicas que representan las manos espatuladas.

MANOS CUADRADAS

Reflejan primordialmente un carácter intelectual. El sentido común, el


orden, el método y la determinación dan varias de las cualidades esenciales

114
La mano y la vida espiritual
que representan estas manos. Los administradores, investigadores y maes-
tros suelen reflejar las capacidades reveladas por las manos cuadradas, como
aquellos que suelen sentirse atraídos por las enseñanzas religiosas tradicio-
nales. Aman el orden, las normas y la estabilidad, y pueden expresar sus
ideas de una manera muy organizada. Mientras la mano espatulada puede
expresar el principio de la «espiritualidad en acción», la mano cuadrada re-
fleja el principio del «orden y la autoridad divinos».
Sin embargo, suele haber una tendencia a tener miedo del cambio y a
cerrarse a las ideas nuevas, sobre todo cuando la mano es rígida. Si bien
un escepticismo saludable suele ser útil, las personas de puntas de dedos
cuadradas (sobre todo cuando las uñas son cortas por naturaleza), suelen
ser críticas y exigen que una idea esté demostrada fuera de toda duda antes
de aceptarla. En los casos en los que la mano y el pulgar son rígidos, la
capacidad de compartir —ya se trate de sentimientos, ideas o posesiones—
es una importante lección espiritual que hay que aprender en la vida.
O t r o objetivo importante es el desarrollo de los aspectos sensatos y
emocionales de la personalidad. Las personas de manos cuadradas necesi-
tan ser más espontáneas y aprender a «dejarse ir». Mientras que el indivi-
duo de manos espatuladas puede necesitar la meditación y organizar su
vida, el de mano cuadrada debería pensar en dedicarse al yoga (para de-
sarrollar la flexibilidad), los deportes activos (para movilizar la energía fí-
sica), y la danza aeróbica y el ballet, para «salir de su cabeza» y sintonizar
más con los ritmos corporales.

MANOS CÓNICAS

Las personas de manos cónicas o artísticas tienen pocos problemas para


contactar con sus sentimientos. Están gobernadas por sus emociones y sue-
len sentirse atraídas por las cosas espirituales. En general, los dedos pun-
tiagudos revelan una buena apreciación de la naturaleza, mientras que en
particular un dedo de Júpiter puntiagudo (sobre todo si es largo y se acom-
paña de un monte fuerte) refleja una poderosa corriente inspirada y devo-
cional. La meditación, el rezo, el canto y las drogas son medios que suelen
utilizar las personas de manos cónicas para alcanzar su ideal espiritual. Sue-
len sentirse atraídos hacia el psiquismo, especialmente si hay un monte de
la Luna pronunciado con fuertes líneas de la intuición. Su capacidad de ex-
presar los ideales espirituales mediante la belleza y las artes es notable, como
lo es su capacidad innata de apoyar a los demás en sus esfuerzos espirituales.
Sin embargo, las personas de manos cónicas (especialmente cuando el
pulgar y la propia mano son flexibles) tienen dificultades para ser coheren-
tes, y poseen una tendencia a pasar rápidamente de un grupo o enseñanza
espiritual a otro, sin desarrollar un sentido de profundidad o compromiso.
También pueden ser caprichosas y son fácilmente influenciables por las mo-
das. Si las manos son gruesas y suaves, pueden tener un desordenado amor
por las cosas materiales y una tendencia a centrarse en los aspectos sensua-
les de la vida.
Hablando en términos generales, las personas de manos cónicas nece-
sitan desarrollar el intelecto. Necesitan analizar y cuestionar más las cosas,
y no dejarse arrastrar por los impulsos y sentimientos. Cuando los dedos
son suaves, han de centrarse más en los detalles. Para su integración espi-
ritual son claves el desarrollo del orden, el tacto, la responsabilidad y la
coherencia.
En los casos en los que las manos son delgadas y están cruzadas por
muchas líneas, quizá sea apropiado sugerir una dieta de cereales integrales

115
Manual práctico de Quiromancia
y legumbres, con un mínimo de azúcar procesado, carne roja, especias pi-
cantes y otros estimulantes, a fin de reducir la tensión nerviosa y ayudar a
estabilizar las emociones. El yoga y la meditación son buenos complemen-
tos de esa dieta. Finalmente, la espiritualidad por medio del servicio en un
nivel práctico es un importante camino espiritual para las personas de ma-
nos cónicas.

M A N O S PSÍQUICAS

Aunque son extremadamente raras en su forma pura, revelan una afi-


ción natural por la espiritualidad y la religión. Este tipo de mano refleja to-
dos los aspectos positivos de la cónica, en donde es pronunciado el amor
a la belleza, la armonía y la inspiración religiosa. La meditación, la oración
y la filosofía (especialmente cuando los dedos son nudosos) son favoreci-
das con este tipo de mano.
Sin embargo, es necesario centrarse más en la vida cotidiana (o tener
a alguien que se ocupe de esos detalles). C o m o las personas de manos psí-
quicas son muy sensibles, requieren alimentos puros y un mínimo de alco-
hol, tabaco, azúcar y otras toxinas. El abuso de las drogas puede ser un pro-
blema. C o m o hay una tendencia a perderse en los sueños y a apartarse de
la realidad cotidiana, son útiles los contactos con la Tierra, mediante acti-
vidades como la jardinería o los paseos largos por el campo. El ejercicio
también es importante, especialmente las formas que fortalecen las piernas
y los tobillos. Para estas personas es esencial la necesidad de amistades es-
trechas y estables, sobre todo de amigos que proporcionen influencia que
las «asiente en la tierra».

M A N O S «FILOSÓFICAS»

Las manos de articulaciones nudosas constituyen una clasificación es-


pecial dentro de este capítulo y caracterizan al erudito y al pensador reli-
gioso. Estas personas son, como las de manos cuadradas, lógicas, razona-
bles y estudiosas. Suelen encontrarse en la India entre los yoguis, ascetas
y filósofos.
Consideradas en un contexto espiritual, las personas con estas manos
no se dejan seducir por las apariencias y tienen la capacidad de penetrar pro-
fundamente en la naturaleza de la verdad y la realidad. Pacientes por na-
turaleza, son cuidadosos en sus empresas, y persistentes hasta acabarlas.
C o m o maestros y escritores pueden examinar todos los lados de la cues-
tión y analizar conceptos que los demás suelen pasar por alto.
Sin embargo, esos individuos se pierden a menudo en los detalles y no
perciben la totalidad de una cuestión, especialmente cuando los dedos son
nudosos y largos. Pueden tender también a perderse en conceptos idealis-
tas sin basarse en la realidad cotidiana. Un ejemplo clásico sería el del eru-
dito bien versado en filosofía hermética que se olvida de tomar la cena y
acostumbra a perder sus notas.
En algunos casos, la comprensión analítica de las materias espirituales
se desarrolla a expensas de la percepción intuitiva. C o m o parte del proceso
de integración espiritual, debería desarrollar lo más posible cualidades como
el juego, la emocionalidad y la conciencia del cuerpo.

116
La mano y la vida espiritual
M A N O S MIXTAS

Es con mucho la más común, y por definición refleja muchos de los


rasgos analizados en las páginas precedentes. Estas manos revelan una com-
plejidad de corrientes, talentos y habilidades, incluyendo una facilidad de
adaptación a las circunstancias nuevas y una apertura a las enseñanzas y
prácticas espirituales no familiares. Aunque revelan una gran tendencia mís-
tica (especialmente si el dedo de Júpiter es largo y ahusado y se encuentra
una cruz mística o Sello de Salomón) hay una capacidad para expresar en
términos prácticos la comprensión espiritual.
Al analizar la mano mixta en un contexto espiritual procure observar
el tipo o tipos de manos que parecen predominar. ¿La mano es básicamen-
te cuadrada, cónica o espatulada? ¿Qué dedo o dedos son los más fuertes?
¿Cuáles son los montes sobresalientes? ¿Qué revelan las líneas? ¿Es la mano
más receptiva, o es la energía más potente? ¿Es carnosa o delgada? ¿Es rí-
gida o se dobla? Desarrollando una técnica analítica basada en la sensibili-
dad y cuidadosa atención al detalle, podemos conseguir gradualmente una
percepción del ser espiritual de la persona, ofreciéndole informaciones que
pueden ayudarle a conectar con sus necesidades espirituales y a progresar
en la tarea de su vida.

LAS LINEAS

Las líneas de la mano pueden ofrecer percepciones adicionales de la di-


rección y el despliegue espiritual.
La línea del corazón, como mencionamos antes, indica la profundidad
y calidad de las emociones. En un contexto espiritual, estas emociones,
apropiadamente canalizadas, son esenciales para ayudarnos a alcanzar nues-
tros objetivos espirituales.
Hablando en términos generales, una línea del corazón larga, profun-
da o predominante por cualquier otro motivo revela una persona orientada
a la hermandad universal y el servicio a la humanidad. El contacto con otras
personas se ve favorecido, ya sea como maestro espiritual, senador o ad-
ministrador. Las líneas del corazón más cortas o «físicas» pueden indicar
devoción a una escala más personal, como a un grupo o figura religiosa par-
ticular. La mano carnosa grande y la fuerte línea física del corazón de John
B. S. Coats, el finado Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
(Fig. 10.1) refleja un equilibrio entre estos atributos. Conocido como ins-
pirado maestro y gran conferenciante, es recordado sobre todo por su cá-
lido y simpático corazón y por su maravilloso sentido del humor. Entre-
gado a un ideal universal, conocía a miles de personas de todo el mundo,
la mayoría de las cuales le consideraban un amigo personal especial.
La línea de la cabeza es un buen indicador de la dirección espiritual.
Cuando predomina sobre la del corazón, la voluntad del individuo se sien-
te más atraída hacia el estudio, la escritura y la meditación que hacia la de-
voción y la inspiración. Si la línea cruza recta la palma, se hace evidente
un enfoque científico y práctico de la espiritualidad. Las líneas de cabeza
en ligera pendiente revelan un equilibrio entre los aspectos realistas e ima-
ginativos de la espiritualidad. La cualidad es evidente en las hermosas ma-
nos de Swami Satchitananda, el fundador de la Sociedad Yogui Integral, tal
como se ve en la Fig. 10.2. Cuando la línea de la cabeza se dirige más ra-
dicalmente hacia el monte de la Luna, los sueños, las visiones y la fantasía
juegan un importante papel en la vida espiritual. Los aspectos positivos de
esa línea son la capacidad de captar fácilmente los temas abstractos o eso-

117
Manual práctico de Quiromancia

Figura 10.1: Huella de la mano con


una línea del corazón fuerte y física.

téricos, mientras los aspectos negativos incluyen una tendencia a «espaciar-


se» y una incapacidad para traducir a la práctica diaria el entendimiento es-
piritual. C o m o señalamos anteriormente, las islas de la línea de la cabeza
indican preocupación o falta de concentración mental. En tales casos, la me-
ditación puede ayudar a aliviar la ansiedad y a concentrar la mente.
Las líneas de la intuición empiezan en el monte de la Luna y se dirigen
hacia el centro de la palma. Indican una gran capacidad psíquica. Esta lí-

118
La mano y la vida espiritual
Figura 10.2: Las manos de Swami
Satchitananda.

119
Manual práctico de Quiromancia
nea, llamada línea de Urano, se encuentra a menudo en las manos de los
médiums y clarividentes, como Gloria B., clarividente y curadora dotada
(Fig. 10.3).
También se encuentra en la mano de Gloria el Sello de Salomón. Es
una línea diagonal (a menudo en forma de arco) que pasa por el monte de
Júpiter. Esta marca revela un gran interés por la metafísica, el ocultismo y
las religiones no ortodoxas. Las personas que tienen esta línea, que se en-
cuentra aproximadamente en las manos del cinco por ciento de la pobla-
ción, suelen sentirse atraídas por el misticismo, yoga, astrología y otras en-
señanzas de la Nueva Era.
La Cruz Mística se considera un signo de gran interés por el desarro-
llo espiritual. Es una cruz situada entre las líneas de la cabeza y el corazón,

Figura 10.3: Huella de la mano en la


que se ve la línea de Urano.

120
La mano y la vida espiritual
Figura 10.4: Huella de la mano en la
que se ve la cruz mística.

y no es el resultado de dos líneas largas (como la de Saturno y una de in-


fluencia que parta de Venus) sino que está formada por dos líneas cortas
que se cruzan, tal como se ve en la Fig. 10.4. Esta mano pertenece a un
joven muy comprometido con la Sociedad Teosófica desde su niñez.
Debe tenerse en cuenta que la ausencia de estas marcas no indica una
falta de capacidad o desarrollo espiritual, ni debe interpretarse su existencia
como un signo de un logro espiritual especial. Se trata más bien de signos,
solos o colectivos, que indican cierto interés y capacidades.
El análisis de la mano proporciona una gran clave para ayudarnos a en-
tender nuestro lugar en el universo. Nos enseña que cada temperamento
individual es un reflejo igual y válido de la realidad espiritual, mostrándo-
nos cómo debe expresarse de un modo positivo y dinámico desde nuestro

121
Manual práctico de Quiromancia
núcleo. Por encima de todo, el análisis de la mano puede ayudarnos a am-
pliar nuestra visión interna, permitiéndonos al mismo tiempo liberar nues-
tras fuerzas inconscientes positivas para ayudar a los demás a encontrar
creatividad, placer y paz interior.

122
Capítulo 11

PROFESIÓN
Y AUTORREALIZACION

Aunque una buena salud y una relación satisfactoria son las claves más
importantes para la felicidad, las encuestas han demostrado que realizarnos
en nuestra profesión es una de las preocupaciones personales más impor-
tantes. Sin embargo, a pesar de su importancia, casi todas las personas se
sienten frustradas en su trabajo y se encuentran en situaciones laborales
aburridas, muy tensas y que ofrecen pocas oportunidades de progreso.
Mientras algunas personas deciden «aguantar» en un trabajo insatisfactorio
con la vista puesta en la jubilación, otras pasan de un empleo a otro con
poco compromiso o concentración.
Idealmente, nuestra profesión debería ser algo más que sólo un traba-
jo, o que una actividad que contribuye a nuestras necesidades básicas de
supervivencia. Debería ser también una vocación, o una actividad que pro-
porcione una sensación de autocumplimiento, autoestima o una contribu-
ción a la sociedad. Aunque no es necesario que ocupe todo nuestro talen-
to, tiempo y energía, un trabajo debería contribuir a nuestro bienestar per-
sonal, profesional y espiritual. Debería proporcionar placer, estímulo opor-
tunidades para el crecimiento personal.
Hay varios factores que nos llevan a elegir una profesión que tiene in-
terés para el lector de la mano. La influencia más importante procede pro-
bablemente de nuestros padres. Sea consciente o no, esta influencia, el de-
seo de nuestros padres de vernos en un determinado campo profesional se
considera como un factor de importancia en la elección de la profesión.
Muy a menudo, esos «contratos secretos» que hacemos con nuestros pa-
dres nos llevan a profesiones que nos resultan totalmente inconvenientes.
En otros casos la elección de la profesión implica una rebelión contra
la presión de los padres. Muy a menudo abandonamos las primeras áreas
de aptitud e interés para mortificar a nuestros padres, áreas que nos po-
drían haber ofrecido las semillas de una realización profesional. A veces re-
descubrimos esos intereses y habilidades de la niñez. Por este motivo, los
consejeros profesionales sugieren que tomemos conciencia de las decisio-
nes inconscientes que hicimos años atrás, para que podamos responder de
nuevo a nuestras emociones e intereses primarios.
La realización profesional se encuentra con otras barreras. C o m o pri-
meros «registros parentales», que siguen influyéndonos durante la vida
adulta; a menudo albergamos sentimientos de falta de valor y falta de au-
toestimación (lo que usualmente se muestra en un dedo de Júpiter corto y
en la unión de las líneas de la vida y la cabeza). Con mucha frecuencia, el
resto de la mano revela una abundancia de talento, habilidad e intereses,

123
Manual práctico de Quiromancia
mientras la mala imagen de sí misma mina la capacidad de manifestarlos en
el mundo. Aunque todos nosotros necesitamos tener en cuenta nuestras li-
mitaciones e imperfecciones, también debemos liberarnos de los viejos sen-
timientos de falta de valor e inadecuación que a menudo arrastramos desde
la niñez.
También es importante poner el trabajo en su perspectiva adecuada.
Para muchas personas, su trabajo tiende a compensar una escasa vida so-
cial, o puede ser utilizado como una escapatoria a una relación difícil o a
cualquier otro problema. Cuando se utiliza el trabajo para evitar otras res-
ponsabilidades o como modo de compensar los sentimientos de soledad o
desesperanza, a la larga el trabajo no creará un sentimiento de bienestar y
satisfacción. También esta tendencia se indica en la mano, especialmente
examinando las líneas de unión y del corazón.
La edad tiene mucha relación con nuestra realidad profesional. Cada
siete o diez años pasamos por ciclos de vida importantes que reflejan dife-
rentes necesidades personales y profesionales. Aunque varían de acuerdo
con cada individuo, algunos ciclos básicos de la vida son los siguientes:

Primeros años (20-30). Un tiempo para las oportunidades y la exploración.


Años de construcción (30-40), Un tiempo para solidificar la profesión ele-
gida. Período de cambios dinámicos en la forma de traumas, problemas y
desafíos.
Años transicionales (40-50). Un período de presión económica reducida,
con nuevas oportunidades para el placer y un aumento del deseo de creci-
miento personal.
Años de madurez (50-60). A menudo se les considera como años en los
que baja el entusiasmo y se produce un declinar, pero también puede ser
un período de nuevos descubrimientos y dirección profesional.
Años dorados (60). Considerados usualmente como un período de relaja-
ción, soledad o aburrimiento, puede ser también un tiempo para utilizar
nuestra experiencia de la vida y la sabiduría acumulada en nuevas áreas de
creatividad, placer y servicio.

Estos ciclos demuestran que la vida implica cambios continuos. Nece-


sitamos controlar esos cambios y adaptarnos a nuestras necesidades pre-
sentes.
C o m o en otras áreas de importancia, la mano es una «huella viva» de
nuestra vida profesional. La forma y consistencia de la mano, la textura de
la piel y la forma y fuerza de los dedos nos informan sobre las habilidades
básicas y la dirección de la profesión, mientras que las líneas de la mano (y
la de Saturno en particular) revelan el grado en que nos hemos «asentado»
en un camino profesional apropiado y la medida en que estamos llevando
a cabo nuestra tarea en la vida.
C o m o las líneas también pueden cambiar, la mano nos puede ofrecer
una línea continua con respecto a la dirección de la profesión y la realiza-
ción personal. Es importante recordar que la «suerte» exterior no crea vo-
cación. Sin embargo, al entrar en contacto con nuestras aspiraciones, talen-
tos y habilidades más profundos, podemos empezar a atraer a personas,
oportunidades y circunstancias que abren la puerta a profesiones sa-
tisfactorias.
Los tipos básicos de manos reflejan «cualidades nucleares» que nos per-
miten lograr un propósito en la vida. Al mismo tiempo, una cualidad
básica puede señalar también la necesidad de desarrollar una cualidad com-
plementaria o de «sombra» con el fin de obtener un mayor nivel de inte-
gración y satisfacción personal. Esto es especialmente cierto cuando nues-
tro camino profesional nos parece estancado o crónicamente frustrante. Por

124
Profesión y autorrealización
ejemplo, para un contable cuyas manos cuadradas y dedos nudosos indican
capacidad organizativa y un interés por los detalles y el análisis, una alter-
nativa posible sería el trabajar más en relación con el teatro, las artes o un
área en la que cualidades complementarias como la intuición, la esponta-
neidad o la emoción pueden integrarse más en su vida de trabajo. Quizá
no implique un cambio total de profesión (es decir, no se trata de pasar de
contable a estrella de la pantalla), sino más bien de una modificación, como
actuar de manager financiero o consultivo de una compañía de ballet, o el
pintar o actuar simplemente como distracción. También aquí, como en to-
dos los casos, hay que recordar que mientras la persona se siente feliz con
la vida no existe problema alguno. Pero sí existe una sensación abrumadora
de inquietud o frustración, quizá sea necesario desarrollar la «otra cara» de
la personalidad.
No hay un modelo rígido para el éxito profesional. La mano «pasiva»
revela nuestros talentos y posibilidades, y la mano dominante indica el gra-
do en que en este momento estamos utilizando esas capacidades.

PRIMERO, LOS MODIFICADORES

Antes de explorar las líneas importantes, montes y tipos de mano es-


pecíficos en referencia a la elección de la profesión, veamos varios factores
modificadores importantes.
En la medida en que el pulgar se asiente en una posición alta, baja o
media, podemos determinar el nivel de autocgnfianza e independencia.
También nos indica si el temperamento es introvertido o extrovertido.
El tamaño y la forma del pulgar muestra el grado de fuerza del ego,
el liderazgo y la fuerza de voluntad, y cómo se relacionan estos factores
con la elección de la profesión y la realización del trabajo.
Si las líneas de la cabeza y la vida están separadas, el individuo será im-
pulsivo, impaciente y autoconfiado. Cuanto más se separen las líneas, ma-
yor será su confianza en sí mismo y su extroversión.
Cuando las líneas de la cabeza y la vida corren juntas, el individuo tien-
de a ser introvertido y cuidadoso, y puede carecer de confianza y de au-
toestimación. Cuanto más conecten estas líneas, más precavida e introver-
tida será la personalidad.
Cuanto mayor sea la flexibilidad de la mano, más adaptable y flexible
será la personalidad. Las personas de manos extremadamente flexibles sue-
len carecer de estabilidad emocional, especialmente si están presentes fac-
tores confirmadores.
La piel finamente texturada refleja una naturaleza sensitiva mientras la
piel áspera se encuentra en personas más «violentas y confusas». Un hom-
bre con una mano cuadrada fuerte, de piel fina, se sentirá atraído hacia em-
pleos de cuello blanco, como los administrativos, mientras otro con las mis-
mas manos pero de piel áspera se encontraría a gusto de capataz en la cons-
trucción o dirigiendo un negocio de venta de repuestos.
i

LOS TIPOS DE M A N O S Y LA ELECCIÓN DE LA PROFESIÓN

Las manos cuadradas son manos útiles. Revelan una capacidad de or-
ganizar, perseverar y terminar las cosas. El orden, la estabilidad y el senti-
do común son las cualidades más importantes de la mano cuadrada, que exi-
ge precisión, complitud y un enfoque sistemático al tratar las ideas y
proyectos.

125
Manual práctico de Quiromancia
Aunque la textura de la piel, los dedos predominantes y las líneas
pueden modificar las cualidades de las manos cuadradas, éstas suelen en-
contrarse en los ejecutivos, los organizadores y los políticos. Las manos
cuadradas son comunes también entre los administrativos, funcionarios y
secretarios con capacidad de organizar una oficina o empresa. Los progra-
madores y operadores de ordenadores (especialmente si los dedos son nu-
dosos) se ven favorecidos cuando tienen manos cuadradas, lo mismo que
los profesores (sobre todo los de geometría y lenguas), ingenieros, aboga-
dos, bibliotecarios y contables. La arquitectura de paisaje y el diseño inte-
rior son otras de las posibles elecciones, sobre todo cuando la línea de la
cabeza revela una buena imaginación.
Las manos espatuladas son manos de acción. Revelan la capacidad de
aprovecharse de una situación y utilizarla de un modo práctico.
Estas personas, como las de manos cuadradas, son buenos ejecutivos,
aunque su fuerza se dirige más a la dirección que a la administración. Son
excelentes empresarios, hombres de negocios, managers e inventores. Cuan-
do está presente la habilidad curativa (las pequeñas líneas verticales o líneas
samaritanas situadas bajo el monte de Mercurio son un indicador de la ca-
pacidad curativa) hay un talento especial para curar mediante la inspira-
ción. Se favorecen profesiones como la terapia de masaje, consultor, ense-
ñanza y terapia de danza. También tienen manos espatuladas algunos atle-
tas, cantantes y bailarines. Cuando la mano favorece la comunicación, son
buenas elecciones las relaciones públicas, la publicidad y el diseño.
Las manos espatuladas con dedos nudosos indican una profesión que
requiere habilidades analíticas y diplomáticas. Cuando el pulgar también es
fuerte, hay una capacidad innata para mantener un proyecto o idea
importantes.
Las manos cónicas son creativas. Reflejan el amor a la belleza y la ca-
pacidad de embellecer el propio entorno. Gobernadas por la inspiración
más que por la razón, las personas de manos cónicas suelen ser idealistas
e imaginativas en su entorno de trabajo.
Además de cualquier profesión artística —que incluye teatro, danza,
música y artesanía—, las personas de manos cónicas suelen triunfar en los
campos del diseño interior, arquitectura, diseño textil, publicidad y escri-
tura. Cuando la consistencia de las manos es gruesa, me viene a la memoria
las manos del chef profesional cuyos esfuerzos se dedican en gran parte a
creaciones sensuales, artísticas y, a menudo, de muchas calorías.
Posiblemente nuestras manos reflejarán uno o más de los tipos descri-
tos, y lo más probable es que revelen una combinación de atributos. En tal
caso es especialmente importante prestar una atención precisa a cada dedo
y evaluar de qué modo pueden influir sus cualidades en la elección de la
profesión. Por ejemplo, si el dedo de Apolo es espatulado puede indicar
un talento para hablar en público, para la enseñanza o la interpretación. Si
el dedo de Júpiter es cuadrado, revela una gran capacidad administrativa.
Teniendo en cuenta sólo estos dos rasgos, lo indicado seria un trabajo en
las relaciones públicas, la política o los negocios.

LOS MONTES

Para evaluar las posibilidades profesionales, hemos de tener en cuenta


también los montes dominantes. Aunque deben considerarse en el contex-
to de la totalidad de las manos, sin embargo, pueden prestar una valiosa
información con respecto a la elección y dirección de la profesión.

126
Profesión y autorrealización
Júpiter

Un fuerte monte de Júpiter indica liderazgo. Mientras la política, la di-


rección religiosa y la administración empresarial se consideran como direc-
ciones profesionales anormales, las personas con montes de Júpiter promi-
nentes suelen sentirse satisfechas dirigiendo un negocio, escuela o cualquier
otra organización, sintiéndose atraídas a las profesiones consultivas, la en-
señanza y el trabajo con la naturaleza y los animales. En general, las per-
sonas de montes de Júpiter prominentes prefieren encontrarse en una po-
sición de autoridad e independencia en su trabajo, y suelen tener dificul-
tades para trabajar con los demás.

Saturno

Se le considera el monte del equilibrio y refleja cualidades como la sa-


biduría, sobriedad y responsabilidad. A diferencia del jupiterino, más so-
cial y extrovertido, el saturnino puro prefiere trabajar a solas. Para las per-
sonas de manos de textura áspera son indicados los trabajos en la agricul-
tura, construcción y protección ambiental. Para los otros son áreas posi-
bles de interés las matemáticas (enseñanza e investigación), ingeniería, físi-
ca, ciencia ambiental y tecnología de ordenadores. Un monte de Saturno
fuerte favorece también los estudios filosóficos y religiosos, la escritura (es-
pecialmente sobre temas científicos), el trabajo clerical, la ciencia bibliote-
caria, la restauración de antigüedades o edificios, las investigaciones de to-
dos los tipos y el trabajo detallado en las artes, artesanía y diseño, espe-
cialmente cuando los dedos son nudosos.

Apolo

Un monte de Apolo poderoso es un signo de aptitud artística, de bri-


llo y de trabajo con el público. El trabajo en las bellas artes y las artes apli-
cadas (incluyendo la arquitectura, diseño, pintura, escultura, paisajismo y
artes gráficas), la publicidad, relaciones públicas, ventas y escritura están fa-
vorecidas por un monte y dedo de Apolo fuertes. Cuando esta configura-
ción se mejora con un fuerte dedo de Mercurio, se refuerza la capacidad
comunicativa, como se ve en la mano de uno de los más distinguidos ac-
tores norteamericanos de carácter (Fig. 11.1).
Otras posibilidades profesionales de un apolíneo son la enseñanza (so-
bre todo si tiene que dar conferencias), el arte y la terapia musical y cual-
quier trabajo que implique un contacto público, como recepcionistas, se-
cretaria, estheticien, asistente social o psicoterapeuta.

Mercurio

Es el monte de la empresa y la comunicación. Las personas con un


monte de mercurio prominente son famosas por su astucia, industriosidad
y capacidad de relacionarse con los demás. Un monte y dedo de Mercurio
fuertes favorece las profesiones de la empresa, ventas, banca y campos afi-
nes, siendo otras direcciones posibles las leyes, la radio, la enseñanza y las
ciencias naturales. Cuando están presentes las líneas samaritanas —como
en la mano de la enfermera de la Fig. 11.2— lo indicado es una profesión
del área sanitaria (medicina, tecnología de laboratorio, psicología, osteopa-
tía, quiropráctica, odontología y curación espiritual).

127
Manual práctico de Quiromancia

Figura 11.1: Huella de la mano en la


que se ve un potente monte de Apolo
con un fuerte dedo de Mercurio.

Marte

Un potente monte de Marte revela valor y resistencia, con capacidad


para mantener la calma frente al peligro. Tradicionalmente, los palmólogos
han aconsejado a los que tienen fuertes montes de Marte que entren en las
fuerzas armadas o de policía, o que se dediquen al boxeo o la lucha libre

128
Profesión y autorrealización
Figura 11.2: Huella de la mano en la
que se ven las líneas samaritanas.

profesional. Aunque estas ideas estereotipadas pueden tener alguna validez


(las personas con esos montes de Marte suelen sentirse atraídas por la mi-
licia y las fuerzas policiales), hay que considerar también otras posibilida-
des profesionales.
Estas personas tienen talento para trabajar en una realidad tridimen-
sional. Les gusta el desafío y gozan con el triunfo. Son áreas posibles de
interés las profesiones relacionadas con el atletismo y la preparación física,
las profesiones de la construcción (incluyendo carpintería, albañilería y fon-
tanería), mecánica (de coches, máquinas de empresa o electrodomésticos),
los trabajos manuales, la agricultura y la protección ambiental.

129
Manual práctico de Quiromancia

Figura 11.3: Huella de la mano en la


que se ven pequeñas líneas que
ascienden desde la base de la Luna.

El monte lunar simboliza la imaginación, el amor a los viajes y nues-


tros instintos protectores hacia los amigos y familiares. Cuando este monte
está bien desarrollado (especialmente si se acompaña de líneas samaritanas.
en el monte de Mercurio), resulta indicada una profesión «de ayuda» (como
consejero, asistente sanitario, asistente social o enseñanza). C o m o el monte
lunar indica también amor a los viajes, es conveniente cualquier profesión
que implique movimiento. Los pilotos, ayudantes de vuelo, conductores
profesionales agentes de viaje y coordinadores turísticos suelen poseer fuer-
tes montes de la Luna. Un monte lunar prominente mejora también la ima-
ginación y frecuentemente está presente en las manos de los escritores de
éxito, artistas y compositores- Cuando del monte de la Luna parten hacia
arriba pequeñas líneas se incrementa la intuición y la capacidad psíquica,
tal como se ve en la mano de una mujer que aplica su poderosa intuición
a un trabajo de consejera (Fig. 11.3).

130
Profesión y autorrealización
Figura 11.4: Huella de la mano en la
que se ve una fuerte línea de Saturno.

Venus

El monte de Venus refleja nuestra pasión y capacidad de amar. Aun-


que algunas personas con un monte de Venus poderoso puedan contestar
riendo que «terapeutas sexuales», a la pregunta de su profesión favorita;
son pocas las posibilidades determinadas por este monte en exclusiva.
Sin embargo, un monte de Venus poderoso imparte amor, simpatía y
pasión a la personalidad, y añade calidez, bondad y humanidad al poder
de otros montes. A diferencia de un monte de Saturno fuerte, que favorece
el aislamiento, aquel estimula el compromiso y la implicación personal.
Vuelve al médico más atento, al profesor más preocupado, y al ejecutivo

131
Manual práctico de Quiromancia

Figura 11.5: Huella de la mano con


una línea de Saturno que va junto con
la línea de la vida en su principio.

más responsable a las prioridades y necesidades humanas que a las ventajas


empresariales en exclusiva.

S A T U R N O : L A L I N E A D E L A T A R E A E N L A VIDA

Aunque los montes y dedos son guías importantes de la dirección de

132
Profesión y autorrealización
Figura 11.6: Huella de la mano en la
que se ve la línea de Saturno
comenzando en el monte de la Luna.

la profesión, la línea de Saturno revela la satisfacción que ésta nos produce


y el grado en que estamos cumpliendo nuestra tarea en la vida.
Cuanto más fuerte y clara sea la línea de Saturno, más contentos esta-
mos con la dirección de nuestra vida. Si un ejecutivo rico no es feliz con
su vocación, probablemente la línea será débil y estará fragmentada, inclu-
so aunque los demás consideren que es un hombre de éxito. Por la misma

133
Manual práctico de Quiromancia

Figura 11.7: Huella de la mano con


una escasa línea de Saturno.

razón, el hombre que limpia los zapatos del ejecutivo y es feliz con su tra-
bajo poseerá probablemente una línea de Saturno fuerte y bien marcada.
C o m o mencionamos antes, la línea de Saturno o de la profesión em-
pieza en la base de la palma, entre los montes de Venus y la Luna, y as-
ciende hasta el dedo de Saturno, tal como se ve en la Fig. 11.4. Esta línea
indica que esa persona —una cantante de ópera internacionalmente acla-
mada— conoce el camino de su vida desde que era adolescente, y que lo
emprendió ya en esa época. La línea de Saturno sigue siendo fuerte hasta
los cincuenta años, en que revela un movimiento hacia varias áreas diferen-
tes de interés.

134
Profesión y autorrealización
En general, cuanto más tarde empieza esta línea en la m a n o , más tar-
dará esa persona en encontrar su auténtica vocación.
Cuando la línea de Saturno corre junto con la de la vida en su comien-
zo (Fig. 11.5), suele ser difícil establecerse en una profesión. Esto puede de-
berse primordialmente a la presión o expectación de los padres. Cuando la
línea de Saturno empieza dentro de la línea de la vida, la influencia de los
padres es especialmente fuerte.
Cuando la línea empieza en el monte de la Luna (Fig. 11.6), la vida de
la persona será probablemente en extremo variada, con potencial para va-
rias profesiones y frecuentes recolocaciones. Cuando la línea de Saturno
continúa hasta profundizar en el monte de Saturno (Fig. 11.6), probable-
mente esa persona permanecerá activa hasta mucho después de la edad de
jubilación. Esta huella es la de un ingeniero agrónomo que sirvió en el Pea-
ce Corps hasta su jubilación. Poco antes de su muerte, a la edad de ochenta
y dos años, seguía activamente implicado en la teosofía, en su logia masó-
nica y en su iglesia, como puede verse por los tres pequeños ramales que
salen del final de la línea.
Cuando la línea de Saturno termina en el monte de Júpiter, la profe-
sión implica liderazgo o trabajo a la vista del público.
Cuando la línea termina entre los montes de Saturno y Apolo, en al-
gunos aspectos la profesión puede estar relacionada con las artes, o puede
ser una indicación de dinero o fama.
La presencia de una buena línea de Apolo tiende a reforzar la línea de
Saturno. Una línea vertical adicional que corra cerca de la línea de Saturno
puede indicar una profesión adicional o un interés amateur. En la huella
del agrónomo (Fig. 11.6), la línea breve —que acaba cruzando la línea de
Saturno un centímetro por encima de la del corazón— puede indicar los
años que dedicó a la enseñanza universitaria.
Si la línea profesional es fuerte y profunda, la persona comprenderá el
potencial que ofrece la línea. Una línea fuerte también revela confianza, de-
terminación y satisfacción en el trabajo.
Si esta línea es delgada, superficial o inexistente (Fig. 11.7), suele ser
necesario el esfuerzo para lograr las ambiciones profesionales. La frustra-
ción y el descentramiento en la vida suelen ser comunes.
Las islas presentes en la línea de Saturno revelan una necesidad de cen-
trarse más en la energía y las ideas. Los obstáculos a la profesión suelen
presentarse.
Las rupturas existentes en esta línea indican períodos de transición y
una posible falta de dirección profesional.
Una línea de Saturno ondulada es un signo de mantenimiento irregu-
lar en la dirección o profesión elegidas. La persona tiende a ser más bien
un «comodín para todo», en lugar de un especialista en uno o dos campos.
Las ramas que suben desde esta línea es posible que refuercen la línea
en la edad en que aparecen, mientras que las ramas hacia abajo representan
decepciones.
Cuando examinamos la mano en relación con la profesión y la tarea
en la vida, debemos recordar que nadie es una víctima del universo y que
nosotros creamos nuestra propia realidad. Cada uno tenemos una o varias
tareas específicas en la vida, y un objetivo que cumplir.
Entender el mensaje de la mano puede llevarnos a tomar conciencia de
nuestras aspiraciones y talentos ocultos, y ayudarnos a cerrar el vacío exis-
tente entre nuestros deseos interiores y la realidad exterior. Al aceptar la
realidad de nuestro camino en la vida, podemos entrar en contacto con lo
que realmente queremos en un nivel profundo. El resultado es una mayor
felicidad, placer y paz interior.

135
SECCIÓN IV:
ANÁLISIS PRACTICO
DE LA MANO

Ahora tiene ya una base conceptual completa de la esencia del análisis


de la mano. En los capítulos siguientes examinaremos los aspectos más prác-
ticos, los modos de llevar a cabo la lectura de manos y la toma de sus huellas.

137
Capítulo 12

COMO LEER LAS MANOS

Leer la mano de otra persona es un asunto muy serio que implica una
tremenda responsabilidad. Dicho simplemente, significa que una persona
permita a otra estudiar una parte de su cuerpo para que se pronuncie sobre
cuestiones muy personales y sensibles. En un sentido, el análisis de la mano
puede compararse con la lectura de diarios o cartas privadas de otra per-
sona. Por este motivo, el palmólogo es responsable de lo que se dice, y del
modo en que se expresa, durante una consulta.
La intención subyacente del palmólogo es de suprema importancia. El
análisis de la mano no se debe utilizar nunca para impresionar o seducir,
o para obtener poder o control sobre la vida de otra persona. Hay que es-
forzarse por ser lo más objetivo posible, al tiempo que se mantiene un es-
trecho contacto con la otra persona durante la lectura. La honestidad es un
componente esencial de toda lectura de manos, pero hay que expresar toda
observación y sugerencia de modo que sea verdadera, amable y no impli-
que un juicio. Si lo que hemos de decir no satisface esos tres requerimien-
tos, es mejor no decir nada.
Al mismo tiempo, hemos de evitar la tendencia a centrarnos sólo en
los aspectos positivos de la mano. Aunque hemos de ayudar al individuo
a ser consciente de sus talentos y habilidades, no le hacemos ningún favor
si ocultamos los aspectos negativos o las áreas de conflicto de su vida.
Con esta cuestión está estrechamente relacionado el tiempo. En ciertas
situaciones no es apropiado revelar información, especialmente si pensa-
mos que podría causar un dolor innecesario o que esa persona no es capaz
de enfrentarse a ese problema o cuestión.
Aunque nuestro objetivo primordial sea ayudar a los que acuden a con-
sultarnos, es importante entender que, como lectores de manos, no esta-
mos practicando una terapia. Una terapia es un proceso regular y conti-
nuado para el cambio psicológico profundo del individuo, y sólo debe ser
realizada por un psicoterapeuta cualificado. El aconsejar, en cambio, es re-
lativamente breve y suele relacionarse con áreas específicas de interés, como
la salud, la profesión o las relaciones. Aunque la tarea de leer las manos
suele implicar algún nivel de consejo, no es ése nuestro objetivo principal.
Nuestra tarea primordial es más bien educativa, e implica una sola consul-
ta en la que simplemente se comparte información. La persona que recibe
la información quiere que se le hable de ella con el objetivo de aumentar
su autoconocimiento y su bienestar personal. Aunque a menudo es posible
que una consulta haga al individuo buscar consejo o terapia, no es ésa la
tarea principal del lector. Este es el motivo de que muchos quirólogos de-

139
Manual práctico de Quiromancia
saconsejen las consultar frecuentes (usualmente las limitan a una o dos al
año), remitiendo al «cliente» a un consejero apropiado, terapeuta o profe-
sional de la salud, según sea el caso.
Una de las lecciones más difíciles del lector de manos es, posiblemen-
te, el interesarse personalmente por el cliente sin olvidar que es el respon-
sable de su propia vida. Sin embargo, cuando se exponen y discuten las cues-
tiones más importantes de la vida, nunca debemos dejar pendiente al clien-
te, sino que hemos de tratar de conducirlo hacia el «siguiente paso» siem-
pre que nos resulte posible. C o m o dice Stephen Arroyo en su excelente li-
bro, Astrology, Psychology and the Four Elements:

Hay que comprender que sería de poco valor dar consejo sin propor-
cionar al mismo tiempo los medios de un entendimiento más profun-
do, pues cada persona debe hacer su trabajo y, por medio de su ex-
periencia, debe llegar a una conciencia superior que le permita crecer
o trascender la dificultad.

Además del posible envío a un consejero o terapeuta, el proceso puede


incluir el provocar reacciones y preguntas, para que el cliente adopte un pa-
pel más activo en la lectura, y no sea simplemente un oyente pasivo. Esta
participación incluye también el que busque soluciones por sí mismo. Con
mucha frecuencia en un nivel profundo conocemos las soluciones a nues-
tros problemas, pero nos hemos acostumbrado a evitarlas y a que alguien
nos proporcione la solución.
El respeto a la intimidad es a menudo desestimado por los lectores de
manos. Personalmente prefiero leer las manos de un cliente a solas en un
lugar tranquilo, sin que haya una tercera persona mirando y haciendo pre-
guntas. No pongo objeciones a la utilización de una grabadora, aunque su
presencia suele hacer que el cliente preste menos atención a la lectura. N u n -
ca discuto una lectura con otros; cuando estoy leyendo la mano de alguien,
es una tarea de ambos, pero en cuanto termina la consulta la información
discutida deja de ser asunto mío.

TÉCNICA

No exite un método o técnica para la lectura de manos. Aunque esti-


mulo a cada lector a que elabore el método que mejor le va, el siguiente
procedimiento general puede serle de utilidad.

Preparación

Antes de leer la mano de otra persona, trate de tomar conciencia del


privilegio y la responsabilidad que ello implica. La meditación y la oración
son útiles para «anclarse» en su «núcleo» o ser superior, entrando en un-
contacto más estrecho con su intuición.
Antes de mirar las manos de la persona, pregúntele si le han hecho una
lectura anteriormente. Señálese que las manos muestran tendencia, no he-
chos concretos necesariamente, y que las líneas pueden cambiar en cues-
tión de semanas. Yo suelo mencionar que conozco a personas muy ancia-
nas con líneas de la vida muy cortas, así como a jóvenes de largas líneas de
la vida que han muerto pronto en accidentes.
Pregunte la edad de la persona y averigüe si es zurda o diestra. Explí-
quele que la mano pasiva es más bien el almacén del potencial, mientras la
activa expresa más claramente lo que estamos haciendo con ese potencial.

140
Cómo leer las manos
Mirar las manos

Sentado enfrente del cliente, tómele las manos entre las suyas y míre-
las. Cierre los ojos un momento y piense una oración para ayudarse a cen-
trarse y hacerlo lo mejor posible. Yo prefiero el simple «así será», y un ami-
go prefiere orar: «Que todo lo que pueda decirle sea para su máximo bien
y para el máximo bien de todo lo concernido.» Esta momentánea concen-
tración espiritual no debe ser tan evidente que sea observada por la perso-
na a la que le va a leer las manos; debe dar la impresión de que simple-
mente está poniendo en orden sus pensamientos antes de comenzar la
lectura.
Examine cuidadosamente ambas manos. Observe el tamaño, la forma,
la textura de la piel y la flexibilidad. Observe las posiciones y la longitud
de los dedos, teniendo en cuenta los tipos de mano básicos. No tenga mie-
do de tocar, doblar y oprimir suavemente la mano al examinarla.
Mire los dedos cuidadosamente, observando especialmente su tamaño,
flexibilidad, forma y contorno. ¿Hay alguno doblado? ¿Cuáles son los pre-
dominantes y cuáles los débiles? ¿Cómo están situados en la mano?
Dé la vuelta a las manos y observe las uñas, pidiendo al cliente que ten-
ga las manos bien abiertas. Compruebe los nudillos y la posición relativa
de los dedos entre ellos y con respecto a la m a n o c o m o totalidad.
Vuelva a dar la vuelta a las manos y examine los montes. Pase un dedo
por cada monte para juzgar su fuerza relativa. Observe cualquier marca es-
pecial en los montes, como cuadrados, cruces y enrejados.
Examine las líneas, observando cuidadosamente su fuerza, claridad y
longitud. ¿Dónde empiezan y dónde terminan? ¿Hay rupturas, puntos o
islas sobre ellas? ¿Hay ramas o cambios de color? ¿Qué diferencias hay en-
tre las líneas de cada mano?
Tras haber examinado las manos unos minutos, tendrá una idea básica
de quién es la persona a la que está haciendo la lectura. En ese momento
tome la mano activa y empiece a leer, pasando a la pasiva para confirmar
o contrastar los rasgos. Empiece la lectura por el punto que considera más
apropiado. Con algunas personas decidirá tratar inmediatamente las cues-
tiones de salud, con otras empezará con observaciones sobre el carácter o
la profesión. Utilice su juicio.
Prosiga la lectura, asegurándose de cubrir todas las áreas de interés, in-
cluyendo la salud, historia de la vida, inteligencia, características emocio-
nales, profesión, viajes, relaciones y otros aspectos como la creatividad y
la espiritualidad. Proceda lentamente, abierto siempre a los mensajes intui-
tivos de su subconsciente. Mire frecuentemente a los ojos del cliente. Q u i -
zá desee hacerle preguntas durante la lectura o al finalizar la lectura.
Procure tener en su mente las siguientes preguntas, preguntándose a sí
mismo si las ha tratado:

• ¿Qué es lo que está buscando realmente esta persona?


• ¿Qué está dispuesta a oír?
• ¿Es apropiado para ella, en este momento, lo que le estoy diciendo?
• ¿Cuál es el mejor enfoque para ayudar a esta persona a desarrollar
su sentido de iniciativa, responsabilidad y participación en la vida?
• ¿Toca esta lectura cuestiones sensibles para mí que pueden afectar
a la lectura y a mi objetividad?
• ¿Estoy siendo claro y comprensible?

Al terminar la lectura, la gente suele hacer preguntas como éstas: «¿Me


casaré (o divorciaré)?», «¿Cuántos hijos voy a tener?», y la clásica: «¿Cuán-

141
Manual práctico de Quiromancia

do me voy a morir?» C o m o las manos muestran posibilidades, y por tanto


pueden cambiar, aclare bien que cualquier predicción específica no es más
que una pura conjetura. C o m o ya dijimos antes, nunca debe predecir el mo-
mento de la muerte.
Si se practica con cuidado, sensibilidad y humildad, el análisis de la
mano puede ser una fuente inagotable de aventura, aprendizaje e inspira-
ción. Al ayudar a otros a aumentar su autoconocimiento, invariablemente
profundizamos el nuestro. Ayudando a otros a «quitar las piedras del ca-
mino», abrimos nuestro canal de compasión y de servicio.

142
Capítulo 13

COMO TOMAR LAS HUELLAS


DE LA MANO

U n o de los mejores medios de profundizar nuestro conocimiento


de la mano es llevar un archivo de las que hemos analizado. Los moldes
de escayola muestran fielmente las formas y líneas, pero son complicados
de hacer y extremadamente difíciles de almacenar. Las fotografías son más
simples de hacer y guardar, pero suelen ser más caras.
El método más sencillo y barato consiste en la toma de huellas. Aun-
que las huellas no revelan siempre la forma exacta de la mano, con la prác-
tica se reproducen fielmente las líneas y crestas. En conjunción con el Dia-
grama de Prueba del Análisis de la Mano, descrito posteriormente, una
colección de huellas de mano puede ser de gran utilidad. Además de pro-
porcionar un registro permanente de la mano misma, las huellas tomadas
posteriormente revelarán los posibles cambios producidos con los años.

Materiales

Los materiales necesarios para tomar las huellas de las manos son ba-
ratos y fáciles de obtener:

1. Un rodillo de caucho de aproximadamente 10 cm. de ancho.


2. Un tubo de tinta de imprimir (lino) negra de base de agua.
3. Papel de dibujo de buena calidad. Puede utilizar hojas sueltas o un block,
que le facilite el almacenamiento.
4. Una almohadilla delgada de gomaespuma que sirva de cojín conveniente
para el papel.
5. Vidrio laminado de cristal, linóleo o papel de periódico para aplicar la
tinta.

Procedimiento

Ponga el papel sobre la gomaespuma, lo que le ayudará a moldearlo


para que se conforme al contorno de las manos. Pase el rodillo sobre el vi-
drio, linóleo o periódico previamente entintados (Fig. 13.1)
Tinte cuidadosamente la mano del sujeto, utilizando tinta suficiente
para cubrir ligeramente toda la superficie de la palma (Fig. 13.2).
El sujeto debe poner la mano sobre el papel de un modo natural. Pre-
sione toda la mano (prestando especial atención al centro de la palma y al
espacio entre los montes de los dedos) con el fin de obtener una impresión
completa (Fig. 13.3).

143
Manual práctico de Quiromancia
Sujete el papel sobre la mesa mientras el sujeto retira lentamente la
mano. Así se impide que se emborrone la huella (Fig. 13,4).

Figura 13.1 Figura 13.2

Figura 13.3 Figura 13.4

Además de la huella misma, debe incluir un registro de los rasgos más


importantes de la mano, como la forma, dedos y montes dominantes, así
como los datos personales que conciernen al individuo cuya huella incluye
en la colección. Incluimos aquí un Diagrama de Prueba de Análisis de
Mano.

144
Cómo tomar las huellas de la mano
DIAGRAMA DE PRUEBA DE ANÁLISIS DE LA M A N O

Nombre:
Fecha de nacimiento:
Fecha de hoy:

Tipo de mano predominante:


Montes más fuertes
Montes más débiles

Pruebas:
Textura de la piel
Color de la piel
Flexibilidad
Consistencia

Dedos (describir):
Júpiter
Saturno
Apolo
Mercurio
Predominante
Más largo o corto que la palma
Recto
Doblado

Pulgar:
Tamaño
Flexibilidad
C ó m o se asienta (bajo, medio, alto)
Falange de la voluntad (describir)
Falange de la lógica (describir)

Uñas:
Tamaño
Forma
Color
Rasgos inusuales

Comentarios adicionales/datos personales

145
Capítulo 14

ANÁLISIS DE LAS HUELLAS


DE LA MANO

Incluimos a continuación una serie de huellas interesantes pertenecien-


tes a la colección del autor. Cada una se acompaña de una breve descrip-
ción de la «uña del pulgar».

Análisis 1 (Fig. 14.1)

La mano de Aaron Copland, famoso compositor y director norteame-


ricano. Observa la línea de cabeza larga, clara y en suave pendiente, indi-
cando una gran inteligencia y una poderosa mente abstracta. Las pequeñas
líneas que ascienden desde un prominente monte de la Luna revelan que la
intuición y el instinto juegan un importante papel en las composiciones del
maestro. De especial interés es la inusualmente larga y clara línea de Apolo
(brillo creativo, logro y fama) y los largos dedos de Apolo y Mercurio, que
indican una fuerte capacidad de comunicación.

Análisis 2 (Fig. 14.2)

La mano de una mujer de treinta y seis años. Es directora de varias


empresas, incluyendo una de las firmas francesas del diseño y la arquitec-
tura. La anchura de las palmas unido a los dedos cortos demuestran que
muchas de sus decisiones empresariales se basan en el instinto. La línea pro-
fesional es fuerte y clara, como lo es la línea de Apolo, revelando logros y
recompensas financieras. Su línea de la cabeza es más realista que imagina-
tiva, y el fuerte pulgar proporciona fuerza y determinación. Además de su
profesión, es piloto de helicóptero y vuela unos 80.000 kilómetros al año
por negocios y placer.

Análisis 3 (Fig. 14.3)

La mano de un bailarín de veinticuatro años. Antiguo miembro de la


Martha Graham Dance Company, fundó posteriormente una compañía con
su esposa, también bailarina consumada. La sensación global de la mano
es de fuerza y equilibrio. La línea de la vida se refuerza con varias líneas
de la vida interiores, aumentando la energía y fortaleciendo la constitución.
La línea del corazón es sensible, pero no demasiado larga, acompañándose
de un raro cinturón de Venus casi perfecto. Estas emociones fuertes se equi-
libran con una larga línea de la cabeza, que se curva hacia arriba al final,
lo que se supone indica una gran capacidad atlética. Su pulgar bajo y pro-
minente revela fuerte voluntad. La línea profesional empezaba a tomar esta
huella.

10.—QUIROMANCIA 147
Manual práctico de Quiromancia

Figura 14.1: Huella de la mano de


Aaron Copland, compositor y
director.

148
Análisis de las huellas de la mano
Figura 14.2: Huella de la mano de una
mujer de negocios de éxito.

149
Manual práctico de Quiromancia
Figura 14.3:Huella de la mano de un
joven bailarín.

150
Análisis de las huellas de la mano
Figura 14.4: Huella de la mano de una
niña de cuatro años.

Análisis 4 (Fig. 14.4)

La mano de una niña de 4 años. A una edad tan temprana la persona-


lidad está claramente definida. La línea fuerte de la cabeza revela, y el pul-
gar prominente muestra tenacidad y determinación. La línea de la vida es
clara, aunque no especialmente fuerte; la línea de Saturno, al menos en par-
te, «cubre» la línea de la vida y le añade fuerza. Posteriormente la línea de
Saturno forma una rama y finalmente, tras una ruptura entre la líneas del
corazón y la cabeza, se dirige al dedo de Júpiter, indicando una posible pro-
fesión que implica liderazgo o política. El hecho de que el dedo fuerte de
Júpiter se separe de los otros reforzaría esta posibilidad.

Análisis 5 (Fig. 14.5)

La energía y fuerza de estas líneas es tremenda. La mano pertenece a


un varón de treinta y cinco años que trabaja como consultor financiero de
compañías de teatro y otras organizaciones culturales. Además de dedicar
su energía a la danza, culturismo y gimnasia, tiene una profunda naturaleza
espiritual y medita más de una hora al día.
Las líneas mayores son largas y profundas. Es de notar el raro trasla-
pamiento de la doble línea de cabeza. La línea superior, que se ramifica al
final, revela un modo práctico y realista de percibir el mundo, mientras la
línea de cabeza inferior indica una fuerte imaginación. Juntas forman un cla-

151
Manual práctico de Quiromancia

Figura 14.5: Huella de la mano de un


atareado consultor financiero.

152
Análisis de las huellas de la mano
ro intelecto que es equilibrado y decisorio. El sujeto es miembro de M E N - Figura 14.6: Huella de la mano de un
SA, organización abierta sólo a los que tienen un coeficiente de inteligencia arquitecto.
excepcionalmente alto.
Hay presentes varios factores modificativos. Las líneas conectoras de
la cabeza y la vida tienden a disminuir la responsabilidad y la independen-
cia, mientras el dedo corto de Júpiter indica una baja autoestimación. El
pulgar alto le impide utilizar plenamente su considerable talento.

153
Manual práctico de Quiromancia
Figura 14.7: Huella de la mano de un
abogado, hermano gemelo del
arquitecto de la Figura 14.6.

Análisis 6 (Fig. 14.6 y 14.7)

Son las huellas de unos gemelos de treinta y cuatro años nacidos con
ocho minutos de separación. Aunque exteriormente son idénticos, sus ma-
nos, similares en la forma, revelan numerosas diferencias de personalidad
y profesión.
Reinaldo (Fig. 14.6) es un arquitecto consumado. Aunque predomina
su línea del corazón, la de la cabeza se hace más fuerte y definida a partir

154
Análisis de las huellas de la mano
de los veintisiete o veintiocho años de edad. Su imaginación e intuición p o -
tentes juegan un importante papel en sus innovadores diseños arquitectó-
nicos. La línea fuerte de Apolo (aunque oscura en la huella) revela logro y
capacidad creativa.
Humberto (Fig. 14.7) es un abogado de éxito. C o m o su hermano, tie-
ne una línea del corazón larga y profunda, lo que indica que primordial-
mente se guía por los sentimientos. En su mano hay más líneas que en la
de su hermano, lo que indicaría que es más nervioso e impresionable. Ade-
más, la línea de la vida no es tan fuerte como la de Reinaldo, lo que indi-
caría una resistencia menor a la enfermedad, debida probablemente a fac-
tores relacionados con el estrés. Aunque la línea de la cabeza es descenden-
te, es más «práctica» que la de su hermano, lo que le hace más conveniente
para la carrera de derecho. A diferencia de su hermano, Humberto es muy
psíquico (como se ve por las fuertes líneas que ascienden desde el monte
de la Luna) y hay implicaciones de curación espiritual, como indican las
pequeñas líneas samaritanas del monte de Mercurio.

155
BIBLIOGRAFÍA

Aristotle, Chiromantia, (Ulm: Johann Reger, 1490).


d'Arpentigny, Stanislaus, La cbirognomie, ou Vart de reconnaitre les ten-
dances de Vintelligence d'aprés les formes de la main (Paris: Charles Le
Clere, 1843).
Arroyo, Stephen Astrology, Psychology and the Four Elements (Davis, Ca-
lifornia: CRCS Publications, 1975).
Ayer, V.A.K., Sarirake Shastra (Bombay: D.B. Taraporevala, 1960).
Bacher, Elman, Studies in Astrology, Vols.l and 2 (Oceanside, California:
The Rosicrucian Fellowship, 1962).
Banerji, Sudhakar, Palmistry, Sex and Marriage (New Delhi: Sagar Publi-
cations, 1962).
Benham, William G., How to Choose Vocations from the Hand (New Del-
hi: Sagar Publications, 1967).
Benham, William G., The Laws of Scientific Hand Reading (New York:
Putham and Co., 1958).
Brenner, Elizabeth, The Hand Book (Millbrae, California: Celestial Arts,
.1980).
Buhler, G., trans., The Laws of Manu (New York: Dover Publications
Inc., 1969).
Colomar, Orencia, Quirología (Barcelona: Plaza y Janes, 1973).
Fairchild, Dennis, The Handbook of Humanistic Palmistry (Ferndale, Mi-
chigan: Thumbs U p ! Publications, 1980).
Gaafar, M. M., Ilm-ul-Kaff (Bombay, D.B. Taraporevala, 1964).
Gettings, Fred, The Book of the Hand (London: Paul Hamlyn, 1965).
Giles, Herbert A., Palmistry in China' in The Nineteenth Century and Af-
ter, December 1904.
Hartleib, Johann, Die Kunst Chiromantia (Germany: 1475).
The Holy Bible, King James versión.
Hutchinson, Beryl, Su vida en sus manos (Madrid: EDAF., 1981?).
Issberner-Haldane, Ernest, El diagnóstico por la mano y el diagnóstico por
la uña (Buenos Aires: Editorial Kier, 1966).
Issberner-Haldane, Ernest, Tratado de quirosofía (Die Wissenschaftliche
Handlesekunst Chirosophie) (Buenos Aires: Editorial Kier, 1966).
Jaquin, Noel, The Hand of Man (London: Faber and Faber Ltd., 1933).
Jaquin, Noel, The Signature ofTime (London: Faber and Faber Ltd., 1950).
Krumm-Heller, Arnold, Tratado de quirología médica (Buenos Aires: Edi-
torial Kier, 1964).
Lanza, Gloria A., The Concept of the Spiritual Aspect of Man with Impli-
cations for Counselors. Thesis, Hunter College, N e w York, June, 1979.
MacKenzie, Nancy, Palmistry for Women (New York: Warner Books Inc.,
1973).

157
Manual práctico de Quiromancia
Pierrakos, John C, Creative Aspects of the Ego in the Core Energetic Pro-
cess (New York: Institute for the N e w Age, 1977).
Révész, Gésa, The Human Hand (London: Routledge and Kegan Paul,
1958).
Rosenblum, Bernard, The Astrologer's Cuide to Counselling (Reno, Neva-
da: CRCS Publications, 1983).
Scheimann, Eugene, A Doctoras Cuide Better Health Through Palmistry
(West Nyack, New York: Parker Publishing Co. Inc., 1969).
Sen, K.C., Hast Samudrika Shastra (Bombay : D.B. Taraporevala, 1960).
Sorell, Walter, The Story of the Human Hand (Indianapolis: The Bobbs-
Merril Co., 1967).
Spier, Julius, The Hands of Children (London: Routledge and Kegan Paul
Ltd., 1955).
Steinbach, Martin, Medical Palmistry (Secaucus, N e w Jersey: University
Books, 1975).
Wolff, Charlotte, The Human Hand (New York: Alfred A. Knopf, 1943).
Wolff, Charlotte, The Hand in Psychological Diagnosis (London: Methuen
and Co. Ltd., 1951).

158
ÍNDICE ALFABÉTICO

Accidentes, 105 Hand in Psychological Diagnosis, The, 71


Alejandro Magno, 19 Hast Samudrika Shastra, 17
Anaxágoras, 19 Hipócrates, 19, 97
Apolo, dedo de, 36, 77-79, 126 Historia de la Quiromancia, 17-20
Línea de, 60, 135 Homosexualidad, 85
Monte de 31-33, 127 Horquilla, 49
Aristóteles, 17 Ilm-ul-kaff, 17
Arpentigny, Capitán Stanislaus, 23 Impotencia, 87
Arroyo, Stephen, 140 Incesto, 87
Artemodoro de Efeso, 19 Inteligencia, 67-68
Astrología, 13 Intuición, línea de, 62, 120, 121
Astrology, Psychology and the Four Ele- Islas, 48-49, 69, 70, 103-104
ments, 140 Issberner-Haldane, Ernst, 24
Benham, William G., 26 John B. S. Coats, 117
Biblia, mano en, 19 Journal of the American Medical Associa-
Bisexualidad, 85 tion, 107
Cadenas, 49 Jung, Cari, 20
Cáncer, 104 Júpiter, dedo de, 39, 78, 93, 115, 126
Cinturón de Venus, 56, 57, 84 Monte de, 30, 3 1 , 9 3 , 127
Color, 98 Las leyes de Manu, 17
Copland, Aaron, 90-91, 147-148 Laws of Scientific Hand Reading, The, 26
Creatividad, 70 Línea de la cabeza, 57, 58, 67, 69-70, 71, 84,
Cristo, 19 93, 105,117-118, 120, 125
Cruz mística, 113, 117, 121-122 Línea de la vida, 49-51, 99-105, 125
Cuadrado, 49 Línea del corazón, 51, 53, 54, 55, 56, 80-83,
Dedos, enfermedades mentales potenciales, 93, 105, 113
72-73 Línea del estómago, 60, 105
forma de, 35-37 Línea Simia, 57, 59, 73
y el sexo, 77-78 Líneas de Beau, 110
tamaño de, 35 Líneas de influencia, 48, 59, 70
Dermoglifos (esquemas rígidos), 105-108 Líneas de los hijos, 61
Destino, Véase Saturno línea de, Líneas de Mee, 110
Doctor's Gtiide to Better Health Through Líneas de unión, 61
Palmistry, A., 109 Líneas de Urano, 62, 120-121
Dorland's Medical Dictionary, 97 Líneas de viaje, 60-61
Einstein, Albert, 68 Líneas del matrimonio, 60, 87
Enfermedad cardíaca, 56, 107-108 Líneas divididas, 48, 70, 71
Enfermedad mental, 72-73 Líneas samaritanas, 33, 127, 130
Enrejado, 49, 76 Luna, monte de, 33, 70-71, 108, 130
Espaciamiento entre los dedos, 36, 83 Mano, curación, 20
Espiritualidad, 113-121 Significación religiosa de, 19-20
Esquemas de la piel (dermoglíficos), 105-106 Manos de los niños, 20, 71
Esquemas rígidos (dermoglifos), 105-106 Manos realistas, 23
Flexibilidad de los dedos, 35 receptivas, 23
De mano, 26-27, 76, 77, 125 Marte, monte inferior de, 32-33, 91, 93, 128,
Frigidez, 87 129
Gandhi, M. K., 73 monte superior de, 33, 76, 91, 128-129

159
Manual práctico de Quiromancia

Masturbación, 84-85 Sexualidad, 75-88


Mente creativa, 70-73 Sorell, Walter, 26, 30
Mercurio, dedo de, 40, 78-80, 83, 127 Speer, Julius, 20, 71
Línea de, 60, 105 Story of tbe Human Hand, The, 23
Monte de, 32, 127 Swami Satchitananda, 119
Monte, ápice de, 30, 106 Szent-Gyorgi, Albert, 75
Montes, característicos de, 30-33 Tamaño de, 27, 72
Montes, 26 Tendencias suicidas, 71
Mudras, 19 Textura de la piel, 27-28, 77, 98, 126
Neptuno, línea de, 63 Tiempo en la mano, 50
Neurosis, 70, 108 Tipos de mano
Organización Mundial de la Salud, 97 Cónica, 24, 115-116, 126
Pierrakos, John C, 113 Cuadrada, 24, 114-115, 124-125
Potencial mental, 67-68 Espatulada, 24, 114, 126
Profesión, 123-135 Filosófica, 116
Ptolomeo, Claudio, 19 Mixta, 25, 117
Pulgar, 37-39, 77-78, 90-93, 125 Psíquica, 25, 116
Puntos, 49, 58 Trirradio, 106-108
Quiromancia china, 17 Uñas, 41
Quiromancia en Grecia, 17 y salud, 109-111
Quiromancia India, 17-37 y relación, 80
«Rascettes» de Venus, 62 Uñas hipocráticas, 110-111
Sadismo, 87 Venus, cinturón de, 56, 57, 84
Salud, 97-111 Monte de, 33, 75-76, 87, 91, 93, 131
Samudrika Shastra, 17 Rascettes de, 63
Sarta de perlas, 108 Vía lasciva, 63
Saturno, dedo de, 39-40, 78-79 Vida interior, línea de, 51, 105
Línea de, 60, 104, 105, 132-133, 134-135 Voluntad, 89-94
Monte de, 3 1 , 9 3 , 127 Wolff, Charlotte, 71, 72
Scheimann, Eugene, 97 98 Zonas, horizontales, 30
Sello de Salomón, 113, 117, 121 Longitudinales, 29

160