Está en la página 1de 157

Maria Gardini

el libro de la

MANO
personalidad y destino a través de la quiromancia

Ediciones Pirámide, S. A. - Madrid


Ilustración de la página 2:
La lectura de la mano en una litografía del siglo XIX
titulada Bohémienne (Civica Raccolta di Stampe
«Bertarelli», Milán).

Título de la obra original:


IL LIBRO DELLA MANO
Personalitá e destino attraverso
la chiromanzia

Traducción:
Ana María Márquez

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni


parte de este libro puede reproducirse o transmitirse
por ningún procedimiento electrónico o mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación magnética o cual-
quier almacenamiento de información y sistema de
recuperación, sin permiso escrito de Ediciones Pirá-
mide, S. A.

© 1984 Arnoldo Mondadori Editore S.p.A., Italia


© EDICIONES PIRAMIDE, S. A., 1986
Don Ramón de la Cruz, 67. 28001 Madrid
Depósito legal: To. 1.040-1986
ISBN: 84-368-0328-0
Printed in Spain
Imprime: Artes Gráficas Toledo, S. A.
Polígono Industrial (Toledo)
Indice

7 Presentación 66 El monte de Saturno


66 El monte de Apolo
9 El estudio de la mano y su historia 67 El monte de Mercurio
11 Quiromancia, quirognomía, quirología 69 Los montes de Marte
13 Breve historia de la quiromancia 69 El monte de Venus
70 El monte de la Luna
21 La forma de la mano 70 La llanura de Marte
23 La mano y los tipos quirognómicos 72 La llanura de Neptuno
24 Los tipos esenciales de manos 73 La línea y las marcas de la mano
28 Elementos de clasificación complementarios 75 Las cuatro líneas principales
30 La curva de la creatividad 75 La línea de la vida
30 El arco 82 La línea del corazón
87 La línea de la cabeza
31 Los dedos 99 La línea del destino
33 Los dedos, el mundo de la razón 105 Las líneas accesorias
33 La flexibilidad 105 La línea del Sol
34 La longitud 106 La línea de Mercurio
40 Los nudos 110 La línea del matrimonio
40 La punta de los dedos 112 La línea de los hijos
42 La gota de agua 114 La línea de la viudedad
45 El pulgar 115 Las rascetas
51 Los otros cuatro dedos 115 Los anillos
51 El índice 117 Las marcas capilares
51 El medio 119 Los «otros» anillos
52 El anular
53 El meñique 121 La lectura de la mano
54 Las uñas
133 Cuatro ejemplos de lectura de la mano
59 La palma y los montes
61 La palma de la mano 153 Un testimonio
61 La datación 155 Bibliografía
64 Los montes 156 índice analítico
66 El monte de Júpiter 158 Referencias iconográficas
Presentación

Hay más cosas en el cielo y en la tierra


Horacio, de las que pueda soñar tu filosofía.
WILLIAM SHAKESPEARE, Hamlet, acto I

La costumbre de leer en la mano (en su forma y, sobre todo, en sus marcas)


el carácter y el destino del hombre es —como ya sabemos— muy antigua
y suelen citarse remotos antecedentes. En la literatura quiromántica o
quirológica o quirosófica, se cita el nombre de Aristóteles, así como
fragmentos de la Biblia o de antiquísimas literaturas védicas. Heron-Allen,
un quiromántico británico de la época Victoriano, que demostró su infinita
paciencia como investigador en A manual of cheirosophy publicado en 1885,
cita que «el maestro de color que ya sabemos» (es decir, Aristóteles)
encontró en Egipto, «sobre un altar dedicado a Hermes, un tratado árabe
sobre la ciencia de leer la mano, escrito en letras de oro»: tratado que legó
a su «excelso discípulo, Alejandro». Una leyenda, sí, pero muy sugestiva
y quizá con algún fondo de verdad. Sea como fuere, es fiel reflejo de muy
enraizadas convicciones.
Mucho antes, otro inglés, Richard Saunders, autor de Physiognomie and
Chiromancie (1653), cita tranquilamente a «hebreos, caldeos, árabes,
hindúes, griegos, latinos, italianos» entre los «grandes investigadores
y promotores de esta elevada rama de la filosofía» en el mundo
de la antigüedad y añade que «muchos grandes hombres famosos han amado
y respetado esta ciencia y se han servido de ella, y entre ellos se encuentran
Lucio Silla y Julio César, tal como refiere Suetonio, que afirma que,
mediante la lectura de la mano, el citado César descubrió al falso
Alejandro, que se hacía pasar por hijo de Herodes».
Es fácil incurrir en una «antología de casos quiroscópicos»; por otra parte,
no puede sorprendernos el hecho de que unos hombres habituados a jugarse
su propio destino en las suertes aleatorias de la batalla se dejaran convencer
por cualquier instrumento capaz de predecir el futuro. Sobre todo
en la antigüedad clásica, cuando la adivinación era función de estado.
Pero las noticias se refieren también a hechos más cercanos a nosotros.
Por ejemplo, a Napoleón, que, cuando unió su vida a la de Josefina
Beauharnais, parece ser que adoptó también a su cartomántica
y quiromántica, Marie-Anne le Normand, a la que algunos han definido como
la más famosa charlatana del siglo XIX. Cuando Napoleón no era más que el
general Bonaparte, rico tan sólo en ambiciones y esperanzas, la mujer tomó
una huella impresa en ceniza de las manos del corso y allí leyó el
matrimonio con una hermosa dama con dos hijos (Josefina), el mando que
él ambicionaba (el del ejército republicano en Italia) y «tanta gloria que sería
el hombre más ilustre entre todos los franceses». Marie-Anne le Normana
escribió estos vaticinios post factum, pero un amigo de Bonaparte confirmó,
como testigo ocular, la predicción.
No es necesario insistir en las dudas. Podemos conformarnos con un hecho
curioso. Un decreto de Enrique VIII de Inglaterra (1530) dice respecto a los
zíngaros que son un pueblo «que emplea medios ingeniosos y sutiles para
engañar a la gente, haciendo creer que son capaces, mediante la lectura
de la mano, de predecir el destino de hombres y mujeres». El decreto
generalizaba y era persecutorio contra los zíngaros; no fue derogado hasta
la época de Jorge III, avanzado ya el siglo XVIII. Si se mira bien, condena
más el mal empleo que la esencia del sistema. Sólo nos resta volver
al sentido de la frase de Shakespeare epigrafiada: «Hay más cosas...».
En estas páginas encontrará la ayuda de una guía autorizada —María
Gardini— para adentrarse, una vez aclaradas las definiciones básicas
de quiromancia, quirognomía y quirología, así como la historia de esta
disciplina, en los secretos de este arte del estudio y la interpretación
de la mano, de una forma grata y con posibilidades de experimentación
personal. Estructurados en siete partes, podrá leer los principios generales
de la disciplina y su técnica, deteniéndose primero en la forma general de la
mano, en la clasificación de los distintos tipos y en las deducciones que
de ello pueden sacarse. Posteriormente, en un examen más analítico,
se considerarán en particular los distintos elementos: los dedos, a cada uno
de los cuales liga una antigua tradición con un astro determinado,
los montes y las llanuras de la palma con sus nombres claramente
mitológicos, las marcas y las líneas de reveladores nombres: vida, corazón,
cabeza, destino, matrimonio. En los últimos capítulos, la auténtica lectura
de la mano y la estimulante ejemplarización de cuatro casos reales, en los
que la autora despliega toda su dúctil y rica penetración profesional.
Valga como conclusión este pensamiento del famoso Jung: «El concepto
global de la biología moderna, basado en datos ofrecidos por una multitud
de observaciones e investigaciones, no excluye en absoluto la posibilidad de
que las manos —cuyas formas y funciones están tan íntimamente ligadas
a la psiquis— proporcionen una demostración evidente, y por consiguiente
fácilmente interpretable, de las características psíquicas, es decir, del carácter
humano».

LA REDACCIÓN

8
El estudio de la mano
y su historia
Quiromancia es una palabra nacida de la fusión puesta de un quiromántico capacitado puede
Quiromancia, entre dos términos griegos: keir = mano, man- proporcionar rápidamente al sujeto una cons-
teia = adivinación. Una ciencia, para algunos, ciencia de sí mismo que indudablemente le re-
quirognomía, o por lo menos un arte que, para su aprendizaje sultará conveniente.
quirología y conveniente aplicación, requiere un estudio La previsión del futuro mediante la quiro-
profundo y una práctica asidua. Pero, ¿real- mancia es racionalmente posible con un margen
mente se puede predecir el futuro mediante la de probabilidad que, en algunos casos, supera
quiromancia? Un minucioso examen de la ma- el 80 por 100. Pero una vez conocido el futuro,
no, en su conjunto, permite a un especialista ¿es posible modificarlo? Es conveniente preci-
conocer la personalidad del sujeto examinado, sar de inmediato que la intervención de un
los avatares de su pasado y las consecuencias quiromántico es mínima en este sentido, es de-
que ellos han dejado impresas en su carácter, cir, en cuanto a la posibilidad de modificar las
las enfermedades que ha padecido o que es pro- decisiones del destino. Su acción puede desarro-
penso a padecer, y sus tendencias generales. De llarse en un ámbito muy reducido y que no mo-
ello se deduce que, en base a estas premisas, es difica el esquema general definido por las mar-
posible predecir cuáles pueden ser sus compor- cas de la palma. El conocimiento, por parte de
tamientos en el futuro. En realidad, en cada un sujeto, de los acontecimientos del futuro le
uno de nosotros existe un solo pasado y un solo permitirá prepararse espiritualmente para acep-
presente, existiendo en cambio un «número in- tar lo que tenga que ocurrir, para que no le pille
finito» de futuros, es decir, una infinidad de ca- de sorpresa, para intentar recibir un impacto
minos que conducen desde el punto A, que re- más suave o menos doloroso ante la realidad.
presenta el presente, a un punto B situado en ¿Cómo podría ser de otra forma? Por ejemplo,
un futuro más o menos lejano. Es lógico supo- un accidente de coche que no implique peligro
ner que, entre estos «infinitos» futuros, existan de muerte puede ser incluso evitado o minimi-
algunos más probables que otros, si se tiene en zado en cuanto a sus efectos, evitando así dolo-
cuenta cuanto sugiere el propio sujeto con el res y traumas. Ciertamente, si el accidente es
conjunto de su personalidad y su comporta- mortal, la previsión del quiromántico no podrá
miento en el pasado. modificar sus resultados.
Y así, casi a hurtadillas, se introduce en nues- Hoy día se tiende a definir con el nombre de
tro campo la palabra «destino». Nuestra vida quirología a aquel conjunto de investigaciones y
está totalmente determinada, lo que tiene que experiencias que permite llevar a cabo un exa-
ocurrir ocurrirá: si admitimos esto, ¿qué senti- men quiromántico completo y que se compone
do tiene el conocer a priori los acontecimientos de dos partes distintas, aunque estrechamente
que nos aguardan, si no existe posibilidad algu- ligadas entre sí: la quirognomía, es decir, el es-
na de modificarlos? Una pregunta lógica que, tudio de la forma de la mano, de su consisten-
sin embargo, contiene un error de fondo: no se cia, color y movilidad, y la quiromancia autén-
tiene en cuenta la existencia del «libre albe- tica, es decir, el estudio de las líneas situadas en
drío», es decir, la posibilidad de afrontar ciertas la palma de la mano y en las yemas de los de-
situaciones de forma que se modifiquen sus dos. Un estudio quiromántico completo tiene,
efectos, reduciendo los peligros o aprovechando por consiguiente, que tener en cuenta numero-
sus virtudes, según los casos. sos elementos de distinta naturaleza, que se
La incapacidad de un individuo para afrontar confrontan e interpolan unos con otros, y exige
racionalmente un problema importante se debe facultades interpretativas que presuponen en el
a múltiples causas. La más frecuente de ellas es quiromántico unas dotes muy especiales de in-
un estado de salud imperfecto. El juicio no es tuición, inteligencia y capacidad de síntesis.
sereno; las deducciones y argumentaciones care- Un examen quiromántico tiene que fijar, con
cen de objetividad; la depresión o el entusiasmo la mayor exactitud posible, aquellos sucesos del
están desproporcionados en comparación con pasado y del futuro que constituyen los pilares
las circunstancias. Con frecuencia, bastaría un de toda la vida del sujeto: el nacimiento, los
tratamiento adecuado para restablecer el equi- amores, las enfermedades graves, los encuen-
librio correcto de la persona, pero desgraciada- tros decisivos, la muerte. Como es evidente, al-
mente no siempre el propio sujeto se da cuenta gunos de estos sucesos son inamovibles; en
de su malestar, o bien no le da importancia, o cambio, algunos otros, como ya hemos dicho,
bien no considera que pueda provocar determi- pueden ser eludidos, atenuados o bien magni-
nadas consecuencias. ficados mediante un comportamiento adecua-
Otra causa frecuente de desconcierto ante los do. Es evidente la complejidad de todo ello, por
Estudio de manos del pintor avatares de la vida es la falta de experiencia o el lo que resulta correcto definir la quiromancia
francés Nicolás de Largilliére escaso conocimiento de uno mismo, cosa que como un arte difícil pero capaz de propororcionar
(París, 1656-1746). ocurre frecuentemente entre los jóvenes. La res- grandes satisfacciones a quienes la ejercen.

11
La historia de la quiromancia, durante muchos riores al siglo IV a.C, con indicaciones que
historia siglos, es una historia de la «quirosofía», es de- muestran una sorprendente similitud con los
de la quiromancia cir, una historia de los conocimientos relativos más recientes conocimientos sobre esta materia.
a la mano, adquiridos generalmente al mismo Pero, al leer estos antiquísimos textos, se tiene
tiempo que una infinita serie de supersticiones. la impresión de que derivan de conocimientos
No obstante, la acumulación de millares de ex- y experiencias mucho más antiguas, y que la
periencias ha sentado las bases necesarias para auténtica edad de oro de la quiromancia se pier-
toda una serie de nociones que, una vez rescata- de en la noche de los tiempos.
das entre el cúmulo de aquellas otras que care- La quiromancia llegó a Occidente a través de
cen de fundamento, siguen siendo actualmente los contactos que la Grecia clásica mantuvo con
esenciales para el arte moderno de la quiroman- Oriente. Los primeros testimonios escritos se re-
cia. Por otra parte, la práctica de este arte se montan a Aristóteles.
pierde en la noche de los tiempos, esencialmen- Se trata de alusiones más bien vagas pero que
te porque durante siglos se transmitió oralmente, dan a entender que la quiromancia era muy res-
siendo sus orígenes de naturaleza esotérica e in- petada entre las poblaciones helénicas y que la
cluso religiosa: el esoterismo y el oráculo no so- ejercían personajes de gran relieve, cuya fama
lían comunicar sus experiencias, sino que, por ha llegado hasta nosotros por su maestría en
el contrario, solían mantenerlas como un secre- otras disciplinas: Hipócrates, Platón, Galeno, el
to compartido entre pocos elegidos. Es por ello mismo Aristóteles. Pero no se trata de auténti-
que la invención de este arte ha sido atribuida a cos textos, lo cual es fácil de comprender: preci-
muy diversos pueblos de la antigüedad, pero sin samente por su capacidad de predecir el futuro,
una confirmación de tipo documental. Por con- la quiromancia ha estado siempre rodeada de
siguiente, no se puede decir dónde y cuándo na- un halo de misterio, lo que parece confirmar el
ció la quiromancia en base a los conocimientos origen esotérico de esta disciplina. Las nocio-
actuales, aunque es muy probable que naciera nes trabajosamente aprendidas se transmitieron
en Oriente. En la India se ejercía unos dos mil oralmente a lo largo de los siglos, lo que pro-
años antes de Cristo, como lo confirma una cla- bablemente contribuyó a incrementar ese halo
ra indicación del Vasishíha, antiguo texto de la de magia que envuelve a las supersticiones que
literatura védica. Era un arte muy difundido y aún hoy perduran. Y también esto tiene su ex-
respetado; lo demuestran incluso los bronces plicación. La previsión de acontecimientos fu-
antiguos que representan a los dioses: éstos turos por parte de un quiromántico, tanto anti-
muestran en las palmas de las manos unas mar- guamente como en la actualidad, no tiene un
cas que reproducen esquemáticamente las líneas carácter clamoroso como pueden tener las pro-
principales. fecías bíblicas o las de un vidente como Nostra-
En la Biblia se habla de quiromancia. El Li- damus que se refieren a pueblos enteros y a pro-
bro de Job dice textualmente: «Es el que pone longados períodos históricos. La investigación
una marca en la mano de cada hombre para in- del futuro realizada por medio del estudio de la
dicarle las elecciones que debe realizar». mano, aunque sea más exacta y racional, se li-
En China existen textos de quiromancia ante- mita a la vida de una sola persona, es el fruto

A la izquierda, detalle de
la portada de Ludicrum
chiromanticum (Jena, 1661).
A la derecha, la ilustración de
la página de introducción de
Die Kunst Chiromantie,
publicado alrededor de 1475 por
el alemán Johann Hortlich.

13
En esta página, interpretación de un coloquio privado entre el sujeto y el qui-
de algunas marcas de la mano romántico, destinado a permanecer en secreto,
por Bartolomé Coclés en su aumentando tal secreto en relación directa con
L'art de la chiromancie (1560). la importancia de la persona que se somete a di-
En la página siguiente, carta
quiromántica de mano (arte cha investigación.
tántrico del siglo XVII). A todo ello hay que añadir que no es fácil
traducir a palabras y registrar por escrito todas
las sutiles fases del complicado procedimiento
de comparaciones, consideraciones e intuiciones
que componen el examen en profundidad de
una mano.
En Europa, los primeros manuscritos total-
mente dedicados a la quiromancia se remontan
a comienzos del siglo XIV. En ellos, tanto la va-
lidez de los contenidos como las nomenclaturas
son tan similares a los que aún hoy se emplean,
que es evidente que no expresan tan sólo las ex-
periencias personales del autor —demasiado
modestas por muy amplias que puedan ser—,
sino que recopilan una suma incalculable de co-
nocimientos precedentes, fruto de la investiga-
ción de remotos quirománticos de los que no
conocemos ni el nombre ni la época. En estos
antiguos textos se trata, en especial, de las
líneas principales de la mano, que actualmente
designamos con los nombres de «línea de la vi-
da», «línea de la cabeza» y «línea del corazón».
Sólo posteriormente, en el siglo xv, aparecen
los «montes», los «triángulos» y alusiones a las
proporciones generales de la mano y a la forma
de las uñas.
A título de curiosidad, recordaremos que el
primer texto impreso de quiromancia se remon-
ta a 1475. Se trata de la obra Die Kunsl Chiro-
mantie, escrita algunos decenios antes por el
alemán Johann Hortlich. En los dos siglos si-
guientes la quiromancia se extendió por toda
Europa, despertando el interés de los eruditos
al mismo nivel que la alquimia y la astrología.
No obstante, mientras que estas dos últimas dis-
ciplinas, gracias al impulso del racionalismo,
evolucionaron respectivamente hacia la química
y la astronomía, la quiromancia quedó a un
lado; hubo que esperar a nuestro siglo para ver
cómo adoptaba un aspecto más técnico, con-
quistando poco a poco una cierta credibilidad
científica.
Entre las obras de quiromancia que lograron
una posición de indiscutible prestigio podemos
citar Chiromantia - opus rarissima de aedem
chiromantiae, escrita por Andrea Corvo o Cor-
vaeus (que también se hacía llamar Bartolomé
Cocleo), famosísimo quiromántico boloñes que
vivió a caballo entre los siglos xv y XVI. La
obra de Cocleo es de fácil lectura y quizá a ello
se deba su éxito. Su contenido está muy por de-
bajo del de otras obras menos conocidas de la
misma época, como Chiromantie medicinal,de
Ludwig Heinriche Lutz, evidentemente inspira-

14
Arriba a la izquierda, portada da en el diagnóstico quiromántico de Paracelso. blecen numerosas relaciones entre la quiroman-
de ¡a obra Chiromantiae de Otra obra que merece citarse en este rápido re- cia y la astrología. En efecto, Saunders era,
Johann Rothmann (1595); a la paso de la historia de la quiromancia se remon- ante todo, un astrólogo y, en segundo lugar, un
derecha, portada de
Physiognomie, Chiromancie, ta al año 1653. Su autor fue Richard Saunders y quiromántico. Es indudable que entre ambas
Metoposcopie de Richard se titula Phisiognomie and Chiromancie, Meto- disciplinas existen o pueden existir lazos bastan-
Saunders (publicado en Londres poscopie, un tratado muy serio sobre la quiro- te interesantes; por otra parte, el nombre de los
en 1671). En la página mancia y otras ciencias, como la fisiognomía y montes de la palma de la mano —que repiten el
siguiente, detalle de la Danza de
campesinos de Pieter Bruegel la metoposcopia, es decir, el estudio de las arru- de algunos planetas (monte de Júpiter, monte
(Viena, Kunsthistorisches gas de la frente. Esta obra no sólo representa de Mercurio, etc.)— indica que, al menos en el
Museum). un válido compendio de los conocimientos de pasado, estas afinidades eran más conocidas y
aquella época, sino que puede considerarse co- aceptadas universalmente. Pero el tema es exce-
mo la primera contribución sería a la quiroman- sivamente amplio y comprometido para resol-
cia moderna. Es interesante observar que tanto verlo en pocas líneas, y merece un estudio más
en ésta como en otras obras de la época se esta- minucioso, que se hará en otra ocasión.

16
A la derecha, ilustración de
distintos tipos de manos, en
Physiognomische Fragmente zur
Befórderung der
Menschenkenntnis und
Menschenliebe (1777-1778) de
Johann Kaspar Lavater, texto
en el que también colaboraron
Herder y Goethe, para captar el
carácter por medio de estudios
somáticos.

Con el advenimiento, en el siglo xvm, de la plina. Pero el título de su primer libro de quiro-
metodología científica, la quiromancia sufrió mancia, Les mystéres de la main, publicado en
un largo período de decadencia. Faltó, en aque- 1859 con un éxito arrollador para su época, evi-
llos años, un quiromántico iluminado, capaz de dencia también las limitaciones de este persona-
proporcionar a su arte ese ropaje riguroso que je, indudablemente bien dotado. Su interés por
habría podido situarlo en un lugar distinto den- el ocultismo, por la cabala, por las «influencias
tro del cuadro de conocimientos de la época, tal astrales» tiñeron su investigación sobre los valo-
como ocurrió, por ejemplo, con la fisiognomía, res abstractos de la quiromancia con un tono
gracias a Lavater. La contribución que este ge- misterioso que ensombrece —para los ajenos al
nial investigador aportó al terreno de la quiro- tema— su válida teoría de los «tipos planeta-
mancia fue demasiado modesta y sus indica- rios». No obstante, es innegable que sus estu-
ciones, aunque muy sugerentes, no fueron reco- dios han influenciado, más o menos directa-
piladas hasta el siglo XIX, muchos años después. mente, las investigaciones de todos los quiro-
En efecto, en el XIX, la quiromancia, gracias a mánticos posteriores, llegando incluso hasta
la obra de dos investigadores franceses —Casi- nuestros días.
mir D'Arpentigny y Adrien-Adolphe Desbaro- Cerramos aquí este rápido repaso a la histo-
lles—, comienza a escapar de su fase eminente- ria de la quiromancia. El resto ya es presente.
mente práctica y del terreno de la superstición Tenemos que aclarar que, en realidad, a lo lar-
para alcanzar la fase más científica que actual- go de esta vertiginosa carrera a través de los
mente la caracteriza. Hay que reconocerle a siglos, nos hemos limitado casi a citar los nom-
D'Arpentigny el mérito indiscutible de haber bres de varios quirománticos insignes, de perso-
hecho por la quiromancia lo que Lavender hizo najes que dedicaron gran parte de sus vidas a
por la fisiognomía. Fue el padre de la quirogno- este estudio complejo, con pasión, con seriedad
mía y aunque muchos consideran actualmente y sin el consuelo del reconocimiento por parte
que sus teorías y subdivisión de las formas de la de la ciencia oficial. Falta una investigación sis-
mano en siete tipos básicos están ya superadas, temática y racional capaz de establecer un lazo
sus investigaciones —vistas en su época y a la de unión entre las marcas de la mano y la psi-
luz de los experimentos que entonces eran posi- quis humana de manera inequívoca.
bles— revelan una validez y una genialidad que Una última consideración: fue precisamente
no admiten discusión. Es muy distinta la obra en el siglo XIX cuando se adoptó el término
de Desbarolles, hombre insigne, escritor y pin- de «quirología» para definir el conjunto de las
A la izquierda, manos y carta tor, gran quiromántico, autor de múltiples dos disciplinas denominadas «quirognomía» y
de manos de Victor Alfieri del libros. La «credibilidad» de la quiromancia mo- «quiromancia». Pero el término no es exacto:
pintor francés Francois Xavier derna le debe mucho, a causa de sus investiga-
Pascal Fabre (Roma, Colección fue acuñado en base a dos palabras griegas:
teatral Burcardo). ciones teóricas sobre los símbolos de esta disci- keir - mano y lógos = oración, para indicar la
Caricatura alemana de lectura capacidad de hacerse entender y dialogar con de destruir las leyendas y supersticiones que al-
de la mano (grabado del un sordomudo mediante determinados movi- teran su imagen.
siglo XVIII). mientos de las manos. Originariamente, su fina- Cada vez hay más médicos que se apoyan en
lidad era la de poder hablar de la lectura de la la quiromancia, buscando confirmación a sus
mano sin mencionar el término «quiromancia», diagnósticos, así como psiquiatras que se intere-
que inevitablemente traía a la memoria el re- san por ella para localizar traumas profundos.
cuerdo de zíngaros y charlatanes, responsables, La quiromancia, entendida en sentido moder-
a lo largo de los siglos, del descrédito caído no, dispone actualmente de medios válidos de
sobre este importante método de investigación. investigación, aunque falta aún una amplia uti-
Preferimos ignorarlo en este contexto, con la lización que permita aprovechar mejor las posi-
esperanza de devolver a la quiromancia el lugar bilidades de indagar en las esferas más íntimas
que corresponde a un estudio serio y riguroso, y de la naturaleza humana.

20
La forma de la mano
Antes de adentrarnos en el tema de fondo de memoria y de la imaginación). De esta consta-
La mano este libro y de aprender las nociones fundamen- tación nace la hipótesis de que las excitaciones
cerebrales de esta zona, al llegar a las termina-
y los tipos tales de la quirología, es conveniente exponer
algunas consideraciones de tipo general, muy ciones nerviosas de la palma de la mano, pue-
quirognómicos importantes para quienes pretendan emprender
este tipo de estudios.
dan determinar la formación de las líneas capi-
lares que, dada su breve duración, sirven para
Ante todo, debemos recordar que todo aque- determinar acontecimientos inmediatos, como
llo que se establece como cierto en la quirología el estado de salud momentáneo o una ligera
es fruto de observaciones minuciosas, compro- perturbación psicológica.
badas en miles de ocasiones a lo largo de los si- ¿Existe un orden exacto para proceder a un
glos y que, hoy día, nos permiten afirmar, con examen quirológico? La práctica nos enseña a
un elevado margen de probabilidad, que a de- ser muy ordenados y sugiere una cierta secuen-
terminadas marcas o grupos de marcas corres- cia de operaciones, para estratificar adecuada-
ponde un determinado aspecto del carácter o un mente las informaciones a medida que se ad-
acontecimiento futuro, de la misma forma y quieren.
con las mismas probabilidades de éxito que Se empieza por el aspecto general de la mano
goza un médico que establezca su diagnóstico (quirognomía) y luego se comparan ambas
en base a la confrontación de los elementos de- manos.
ducidos de la sintomatología del enfermo. Se determinan las dimensiones de la mano,
La idea de adoptar las huellas digitales como luego la forma, el color y la consistencia. Luego
sistema seguro y de fácil aplicación para la se pasa al examen de los dedos y de las falanges
identificación tiene, indudablemente, un origen de cada uno de ellos, y de las uñas (forma, co-
quirosófico. Desde siempre, quienes se dedican lor, dureza, transparencia, etc.).
al estudio de las características cutáneas de las Se pasa entonces al auténtico estudio de los
yemas de los dedos saben que estas caracterís- montes y las líneas de la mano (quiromancia).
ticas son siempre distintas y que no sufren la La costumbre impone que, al hablar de la lec-
más mínima modificación con el transcurso de tura de la mano, se hable en singular, pero en
los años, cosa que no ocurre, en cambio, en el realidad las manos son dos, y todo buen quiro-
caso de todas o casi todas las líneas de la mano. mántico sabe que tiene que examinar ambas.
Estas marcas se encuentran en el feto a partir de Generalmente, tanto en la forma como en los
la vigésima semana de gestación y, desde ese detalles de las marcas, las dos manos no suelen
momento, lo acompañan hasta la muerte. Pro- presentar diferencias notables, salvo en casos
bablemente de esta constatación ha nacido una excepcionales en los que nos detendremos más
disciplina muy satisfactoria y poco difundida, adelante.
llamada dáctilomancia, que aprovechando la Pero, ¿por qué se sugiere entonces el examen
unicidad de las crestas cutáneas (las huellas di- de ambas manos, si la diferencia entre ellas es
gitales) se propone la meta de indagar el carác- tan mínima? Ante todo, para establecer en qué
ter por medio de su estudio. consiste y hasta qué punto se manifiesta la posi-
Podemos añadir que, con toda probabilidad, ble diferencia. A este motivo de orden práctico
cada mano en su conjunto es distinta de cual- se suman algunos otros, más importantes desde
quier otra, así como es distinto el destino de el punto de vista interpretativo. Existen dos teo-
cada hombre, aunque las marcas se asemejen. rías dignas de crédito con respecto a los valores
A propósito de marcas: ¿cómo se forman? atribuibles a las marcas existentes en la palma
¿Son siempre las mismas o cambian con el tiem- de la mano izquierda y en la de la derecha. Se-
po? Ante todo, diremos que los movimientos de gún una de dichas teorías, en la izquierda se re-
la mano inciden mínimamente en la formación flejarían las nociones subconscientes, que se en-
de las marcas. Las más visibles, las fundamen- cuentran en nosotros desde el momento del na-
tales, existen incluso antes del nacimiento y cimiento. En la mano derecha se indicarían los
cada uno de nosotros las llevará consigo, con cambios producidos en el individuo tras el im-
variaciones mínimas, a lo largo de toda la vida. pacto con la realidad.
Para una minuciosa lectura de la mano, son Otra teoría, más moderna, afirma que la ma-
muy importantes las marcas capilares, sobre no izquierda expresa los impulsos cerebrales
cuya localización se han elaborado algunas teo- provocados directamente por el subconsciente y
rías fiables. Una de ellas se basa en la consta- que, por consiguiente, permite indagar en la es-
tación del hecho de que en la palma de la mano fera más íntima de la personalidad del sujeto;
existen millares de terminaciones nerviosas liga- en cambio, la mano derecha expresaría los im-
das, a través del surco de Rolando, con la parte pulsos cerebrales provocados por el mundo ex-
La mano, espejo de la salvación frontal del cerebro (sede, como ya es sabido, de terior; es decir, fruto de las sensaciones y de la
(grabado alemán de 1466). los impulsos conscientes, del pensamiento, de la consiguiente adaptación del individuo al am-

23
biente que le rodea. La diferencia entre estas ciones y es lógico, por consiguiente, que se haya
dos teorías es más formal que esencial y, a la establecido una relación entre las distintas for-
luz de los conocimientos actuales, se puede con- mas de mano más frecuentes en la naturaleza y
siderar que ambas son muy fiables. los siete tipos fundamentales en que se ha divi-
Todos sabemos cómo se diferencia el empleo dido la especie humana desde la más remota an-
que de la mano derecha y de la izquierda hacen tigüedad. Esta vieja teoría, revisada a la luz de
las personas digamos «normales», y las conside- muy recientes técnicas psicológicas, ha demos-
raciones hechas hasta ahora se refieren a ellas. trado una validez y una precisión realmente sor-
Pero, en el caso de un zurdo, ¿es válido lo con- prendentes.
trario? ¿Lo que se ha dicho de la mano derecha
es válido para la izquierda y viceversa? No, la Los tipos esenciales de mano
lógica no sirve en este caso y deben examinarse Como ya hemos visto, el padre de la quirogno-
otras indicaciones para solucionar este pequeño mía moderna es el francés Casimir D'Arpentigny
problema. y debemos a sus minuciosas investigaciones,
Consideremos ahora el caso en que las dos realizadas a finales del siglo xix, la clasificación
manos presentan profundas diferencias en las de la mano en siete tipos, aceptados como pun-
líneas y montes de sus respectivas palmas. Se to de referencia por todos los quirólogos: mano
precisa una investigación profunda, ya que nos elemental (1), mano espatular (2), mano psíqui-
encontramos ante un individuo de tendencias ca (3), mano cuadrada (4), mano nudosa o filo-
contradictorias y de carácter inestable. sófica (5), mano cónica (6), mano mixta (7).
Está universalmente aceptado que existen Antes de ocuparnos a fondo de este estudio,
relaciones bastante exactas y constantes entre el conviene que nos detengamos brevemente en
aspecto exterior del individuo y sus caracterís- otros elementos que nos pueden ser de utilidad
ticas psíquicas, sus tendencias, su personalidad. en nuestra investigación y que podemos captar
Ello es válido, por ejemplo, para la fisiognomía, ya durante el primer contacto con el sujeto a
que, partiendo de las facciones, se propone es- examinar, simplemente al estrecharle la mano.
tudiar el carácter de los individuos; y aún más Se trata de deducciones rápidas y muy exactas
para la quirognomía, que, en base a la forma, que permiten, a quien se dispone a leer la ma-
dimensión y otros aspectos de la mano, logra no, establecer una primera clasificación del su-
establecer importantes elementos, indispensa- jeto. Se considera de gran importancia la «cali-
bles para un completo examen quirológico. dad de la piel», ya que puede proporcionar va-
La quirognomía es antiquísima. De ella habla liosos datos sobre la sensibilidad de la persona.
Platón, recogiendo nociones y conceptos que ya Si es fina y suave, nos encontramos ante un indi-
eran antiguos en su época, partiendo del prin- viduo de sensibilidad delicada, tendencialmente
cipio de que, «si las formas externas son el as- emotivo y con escasa predisposición hacia los
pecto visible de modelos interiores, es posible trabajos físicos. Una piel dura y áspera indica,
remontarse, desde el estudio de ciertas caracte- en cambio, una tendencia opuesta; es decir, una
rísticas exteriores, hasta las causas psíquicas con escasa sensibilidad y un notable sentido prác-
las que se relacionan». El principio básico es tico. Pero, en este caso, es importante tener en
que el aspecto exterior es el espejo de la reali- cuenta el tipo de trabajo realizado por el sujeto.
dad interior y, puesto que las formas exteriores Existe un tipo de piel intermedia que general-
de la mano siempre se diferencian entre sí como mente se define como «elástica» y que suele
lo demuestran claramente las huellas digitales, pertenecer a quienes ejercen una profesión libe-
de ello se deduce que cada uno de nosotros tie- ral (médicos, abogados) o se dedican a los nego-
ne una inconfundible forma interior que lo di- cios. Es la típica piel de aquellos que son capa-
ferencia de cualquier otro. En otras palabras, ces de llevar a la práctica sus propias ideas. Las
cada ser humano empieza y termina en sí mis- únicas sorpresas en estas deducciones pueden
mo, representa un «microcosmos» único e irre- surgir en el caso en que el sujeto se vea obligado
petible que reproduce cada una de las leyes que a desarrollar una actividad que no le agrada.
controlan el «macrocosmos»; es decir, el miste- En condiciones normales de iluminación,
rio del universo. Quirognomía y quiromancia basta una mirada atenta para determinar el co-
unidas tratan de comprender lo universal par- lor de la piel de una mano y deducir de ello in-
tiendo del elemento más pequeño, representado formaciones que, aun sin ser todavía quirogno-
por el hombre. Un criterio similar pero contra- mía propiamente dicha, contribuyen de forma
rio al de la astrología, que, partiendo de dimen- importante a la construcción del cuadro gene-
siones cósmicas, trata de establecer el lugar que ral. Si, por ejemplo, la mano —y suele ser una
el hombre ocupa en la armonía universal. Como mano femenina— es muy blanca, no por pali-
ya hemos dicho, la mano es, para la quirogno- dez, sino por naturaleza, la persona que la po-
mía, el medio para llevar a cabo sus investiga- see no dudará en recurrir, para lograr sus fines,
Los tipos básicos de manos: a todas las artes de la mentira y el halago. Se sujeto, pero nos invita a realizar una indagación
1) Elemental; 2) Espatulada; trata de un egoísta que no carece de cierta más a fondo.
3) Psíquica; 4) Cuadrada;
crueldad. Si además la palma de la mano pre- La mano que reacciona con rapidez al apre-
5) Nudosa o filosófica;
senta una coloración rosa intenso, nos encon- tón, que presenta mayor consistencia muscular
6) Cónica; 7) Mixta.
tramos ante un sujeto dotado de mediumnidad, al tacto, pertenece a individuos activos en los
más o menos intensa. que la energía interior se traduce espontánea-
Podemos recabar otras informaciones del mente en energía creativa. Nos queda por ver la
apretón de manos. La consistencia que opone a mano dura y, ante todo, debemos decir que es
nuestra mano puede informarnos sobre la can- difícil de encontrar. Pertenece a individuos do-
tidad de energía de la que dispone el sujeto. Si tados de una gran carga energética: sólo logran
no opone resistencia, tanto que casi parece que descargarse con el trabajo físico o el deporte
carezca de huesos, es la mano de alguien que no y tienen cierta tendencia a encerrarse en sí
es capaz de traducir en realidades sus propias mismos.
fantasías y sus propios sueños y tiende a men- Otro aspecto que debe tenerse en cuenta en
tir, incluso a sí mismo. Pero si la mano es algo esta primera fase de la investigación quiromán-
más consistente, ello significa que el individuo tica es ia flexibilidad de la mano (pág. 33). Una
carece de impulsividad, pero no de capacidad mano cuyos dedos son capaces de flexionarse
de acción. con facilidad hacia el dorso siempre es indicio
Estas características corresponden, con fre- de una personalidad rica en matices, de gran in-
cuencia, a las manos de los enfermos, donde la tuición y agilidad mental, con perspicacia y ca-
sensación de escasa resistencia va a menudo pacidad de síntesis. Cuanto más rígida, cuanto
acompañada por una ligera sudoración. El con- menos flexible sea una mano, tanto más simple
tacto no nos dice la enfermedad que padece el será el temperamento del sujeto y tanto más ele-

25
mental su juicio. Es en esta fase de la investiga- arranque del índice y el punto de arranque del
ción cuando se puede emplear una antigua tra- meñique. Es algo muy raro de encontrar; su po-
dición de la quiromancia, denominada «de los seedor está dotado de múltiples virtudes, es va-
tres montes de la mano» (8). Según esta antigua liente, de gran integridad, bondad y salud.
tradición, cuyo origen se ha perdido, la zona ra- Y llegamos, finalmente, a la quirognomía
tionabilis está representada por los dedos hasta propiamente dicha; es decir, a la evaluación de
su punto de unión con la palma. Cuanto más la mano y su clasificación en uno de los siete ti-
largos y ágiles sean los dedos, mayor tendencia pos definidos siguiendo la teoría del conde Ca-
hacia la espiritualidad tiene el sujeto, mayor simir D'Arpentigny. A pesar de su gran interés
sensibilidad artística y refinamiento posee. Si y de haber sido llevada a cabo con gran rigor y
tiene dedos cortos y toscos, el sujeto posee esca- seriedad científicas, esta clasificación se ha
sa capacidad de análisis y de reflexión. La zona resentido un poco con el tiempo y las deduc-
siguiente, la sensibilis, va desde el arco (se llama ciones elaboradas por D'Arpentigny no coinci-
así la línea que marca el punto de contacto den ya con las exigencias modernas. El rápido
entre los dedos y la palma) hasta una marca que cambio de las costumbres, de la mentalidad, de
sigue casi el camino de la línea de la cabeza, los hábitos, debido a la civilización en la que vi-
uniendo los dos montes de Marte. Cuanto más vimos, imponen también a la quiromancia una
amplio sea este espacio, mayores serán las capa- cierta puesta al día. Los parámetros válidos en
cidades prácticas del sujeto; ello permite deter- 1850, en los que se basan las experiencias de
minar la entidad de su ambición, su deseo de D'Arpentigny, ya no son válidos actualmente,
afirmación social, de dinero y de poder. Por de- aunque sí conservan su rigor ciertas intuiciones
bajo de esta zona, se entra en el sector denomi- psicológicas fundamentales. He aquí la razón
nado vegetabilis, en el que se pueden localizar los de que, en la práctica de la quiromancia, se
instintos más profundos del individuo. Cuanto recurra siempre a un tipo de clasificación dis-
más estén controlados dichos instintos por la tinto, más sencillo y de similar eficacia, recu-
razón, tanto menor será esta parte de la mano. rriendo a la tipología de D'Arpentigny sólo en
En base a la confrontación racional de estos caso de duda o incertidumbre.
tres sectores e interpolando convenientemente, El investigador alemán Cari Gustav Carus,
se puede lograr un cuadro de conjunto de la también a finales del siglo xix, dividió la mano
personalidad del sujeto examinado, que puede en cuatro categorías básicas (10, 11, 12 y 13).
resultar de utilidad como orientación para las Quizá parezcan pocas, si se considera la increí-
futuras investigaciones. La excepcional validez ble variedad de manos que existen en la natura-
de las indicaciones de esta teoría ha alentado a leza, pero se pueden realizar numerosas inter-
algunos investigadores modernos a someterla a polaciones entre dos o tres tipos distintos, por
una profunda comprobación científica que ha lo que puede incrementarse notablemente el nú-
Los tres mundos de la mano (8): confirmado la exactitud de la tradición. mero. Tengamos también presente que el nues-
A) «Rationabilis», los dedos; Otro importante elemento de investigación tro no es sólo un examen quirognómico, sino
B) «Sensibilis», la parte también quiromántico. La fase de la que nos
superior de la palma; prequirognómica es la dimensión de las manos,
C) « Vegetabais», la parte que no debe juzgarse aisladamente, sino en ocupamos en este momento es sólo transitoria y
inferior de la palma. La relación con la figura del sujeto. Si las manos las indicaciones que obtengamos deberán luego
proporción ideal de la mano (9): parecen pequeñas, nos enfrentamos con un in- reconsiderarse de acuerdo con las sugerencias
A = 4 x B, C = D. procedentes de la palma de la mano, la interpre-
dividuo rápido en sus decisiones, algunas veces
demasiado rápido, que tiene una visión de con- tación de los montes, etc. La clasificación de
junto bastante clara de las situaciones, con ten- Carus nos proporciona una estructura de apoyo
dencia a descuidar los detalles. Si la mano pare- a la que deberemos añadir los detalles, los re-
ce grande en comparación con la figura, su mates. No obstante, tenemos que aclarar que
poseedor da mucha importancia al detalle, del las indicaciones procedentes de una minuciosa
que parte para evaluar el conjunto; es reflexivo interpretación de la clasificación de Carus se
y casi lento en sus decisiones, ya que necesita basan en criterios rigurosos y que, por tanto,
profundizar y comprobar; además es un buen son muy válidas.
observador.
Podemos concluir esta serie de considera- Los cuatro tipos de Cari Gustav Carus
ciones sobre la mano en general con un dato cu- Según Carus, existen dos tipos de mano, cada
rioso, indicando las medidas que permiten cali- uno de los cuales se subdivide a su vez en dos
ficar a una mano de bien proporcionada (9). La subtipos. La mano prensil, estructurada para
anchura de la mano debe equivaler a cuatro ve- ofrecer un agarre eficaz de los objetos que toca,
ces la longitud de la segunda falange del dedo se divide en dos subtipos: elemental (10) y mo-
medio o corazón y la longitud del índice debe tora (11). Carus definió al segundo tipo como
corresponder a la distancia entre el punto de táctil, más capacitada para percibir las cosas ro-

26
Los cuatro tipos de mano
descritos por Cari Gustav
Carus: 10) Mano elemental;
11) Mano motora; 12) Mano
sensible; 13) Mano psíquica.

zándolas; se divide también en dos tipos: sensi- sificación de la mano que, sin perder de vista
ble (12) y psíquica (13). los elementos ya conocidos y comprobados por
La mano elemental (70). Presenta una estruc- la quirognomía, establece una correspondencia
tura robusta, dedos más bien cortos y con esca- con los cuatro elementos principales de las filo-
sa flexibilidad. Produce la sensación de poseer sofías prearistotélicas: fuego, aire, agua y tie-
una notable carga de energía. Quienes tienen rra, que aparecen también como grupos de sig-
una mano elemental están dotados de sentido nos astrológicos; un acercamiento muy sutil y
práctico, de seriedad y de una inteligencia bas- no falto de validez científica y que encuentra
tante desarrollada, con una marcada tendencia una notable confirmación en la relación entre la
por las cosas concretas. Poseen también una teoría de los cuatro elementos y de los cuatro
notable capacidad de adaptación. Esta mano temperamentos de Galeno con las corrientes
suele pertenecer a individuos extravertidos, ten- más recientes de la psicología, según las investi-
dentes a los excesos, tanto en entusiasmos como gaciones de Salomón Diamont.
en depresiones. Se trata de temperamentos que, La mano motora (//). Pertenece también al
en astrología, son afines a Saturno; una subdi- grupo de las prensiles, siendo más fina que la
visión china análoga a la que nos ocupa define anterior, con dedos más largos y una consisten-
a esta mano como mano de tierra. cia más suave y elástica. Las marcas de la palma
En la quirología moderna existe una marcada son más numerosas que en la mano elemental
tendencia de aproximación a la astrología, y al- y denotan una emotividad más marcada. Una
gunos investigadores han ideado una nueva cla- mano motora identifica a un individuo extra-
27
Clasificación y características de vertido, edonista, capaz de apreciar las cosas La mano psíquica (75). Es el cuarto y último
la mano: 14) Mano con palma bellas y de disfrutar de ellas. A pesar de su ten- tipo de mano y se reconoce con facilidad por
estrecha; 15) Mano ancha; dencia egocéntrica, tiene miras amplias y sus sus largos dedos y la forma alargada del con-
16) Mano cuadrada; 17) Mano junto, acentuada por un pulgar muy pequeño y
espatulada; 18) Mano cónica; valores fundamentales son de tipo eminente-
19) Línea del corte de la mano, mente práctico. Las manos de este tipo pertene- flexible. Es muy aterciopelada al tacto, llegando
comúnmente mal llamada cen a personas que ambicionan el éxito y el po- a parecer a veces inconsistente. Las líneas de la
«corte de la mano» (su der, como militares, deportistas, hombres de palma son muy finas y enmarañadas, difíciles
definición técnica es «curva de
la creatividad» o «curva de negocios y, con frecuencia, cantantes líricos. En de interpretar: expresan una gran imaginación,
fuerza»); 20) La cúspide baja. China recibe el nombre de mano de madera y, de tal entidad que a veces el sujeto llega a per-
astrológicamente, se relaciona con el planeta der el sentido de la realidad. Quienes poseen
Júpiter. manos de este tipo carecen totalmente de olfato
La mano sensible (12). Según la clasificación para los negocios y tienden a rehuir la dureza de
de Carus, pertenece al tipo táctil. Generalmen- la vida, refugiándose en los sueños. Pero inclu-
te, es más bien pequeña con relación al cuerpo so estos individuos, que parecen tan indefensos,
de su poseedor. Tiene dedos finos, movimientos si emprenden el camino adecuado pueden al-
ágiles y transmite la sensación de una energía canzar las más altas cimas del éxito. Los chinos
nerviosa cargada de emotividad, pero no caren- llaman a ésta mano de metal. Desde el punto de
te de realismo. Las líneas de la palma son muy vista astrológico, tiene afinidades con Venus.
numerosas y finas, frecuentemente superpuestas
y sugieren una cierta tendencia a la inestabili- Elementos de clasificación
dad. Es muy frecuente en actores, bailarines, complementarios
artistas gráficos y publicitarios. En realidad, es- A la clasificación de Carus hay que añadir otros
tas personas son menos superficiales de lo que elementos accesorios para profundizar aún más
pretenden aparentar y no conviene creer en sus la investigación. Concentremos nuestra aten-
promesas, aunque en el momento de formular- ción en la estructura de la palma de la mano, en
las actúen de buena fe. Los chinos la definen la forma de los dedos y en la relación entre am-
como mano de agua y astrológicamente es afín bos elementos. Estos datos, sumados a los cua-
a Mercurio, por su rapidez y versatilidad. tro tipos de mano descritos, amplían nuestros
28
21) Cúspide bajo el monte de conocimientos con las adecuadas interpolacio- la palma tiene unas dimensiones casi cuadradas;
Marte-negativo; 22) Cúspide nes y comparaciones. es decir, cuando la distancia entre el punto de
que coincide con el monte de
Marte-negativo; 23) Cúspide La mano estrecha (14). Se define así un tipo arranque del dedo medio y la muñeca equivale a
por encima del monte de de mano en la que la palma es marcadamente la distancia entre la base del índice y la del me-
Marte-negativo; 24) El arco larga y estrecha, con independencia de la forma ñique. Se puede encontrar en cualquiera de los
«ideal»; 25) Arco en línea recta; de los dedos. Sólo puede pertenecer al tipo psí- cuatro tipos o categorías establecidas por Ca-
26) Arco redondo o romano;
quico o motor. Denota una tendencia a la sole- rus. Denota agilidad de espíritu y sentido de la
27) Arco discontinuo.
dad y a rechazar los trabajos en equipo. Quie- responsabilidad. Las personas que poseen una
nes posean una mano estrecha se mantendrán palma cuadrada pueden representar un elemen-
instintivamente alejados de los lugares muy fre- to de seguridad, una garantía de continuidad,
cuentados y ruidosos. Pero el sujeto posee, sin un punto de referencia. Son caracteres abiertos
embargo, cualidades que le permiten alcanzar el y leales.
éxito, aunque sea a través de caminos más bien La mano de espátula (17). Se denomina de
difíciles. espátula la mano en la que la palma tiene forma
La mano ancha (15). Es la contraria de la an- de trapecio, con la base más larga situada en el
terior y sólo se encuentra entre los tipos elemen- punto en que los dedos se unen a la palma. Es
tal y sensible. Es característica de los tempera- típica de las personas que se alimentan de ener-
mentos generosos, aficionados a la compañía y gía nerviosa, que reaüzan continuos esfuerzos
la buena mesa. El poseedor de una palma de la revelando una inesperada resistencia. Su com-
mano ancha difícilmente será desconfiado y, portamiento provoca con frecuencia una cierta
con frecuencia, tendrá problemas por su excesi- incomodidad en quienes les rodean, dando lu-
va confianza en el prójimo. Se trata de indivi- gar a discusiones e incomprensiones.
duos que casi siempre despiertan la simpatía La mano cónica (18). En este caso, la palma
ajena y suelen adoptar actitudes proteccionistas tiene la forma de un trapecio invertido respecto
y paternalistas. Necesitan moverse, estar ocupa- a la mano de espátula. La base mayor se en-
dos en algo y no soportan permanencias pro- cuentra a la altura de la muñeca. Esta mano de-
longadas en lugares cerrados y angostos. nota, en su poseedor, una carencia de fantasía y
La mano cuadrada (76). Es aquella en la que una casi total incapacidad de escapar del realis-

29
mo más concreto. Generalmente nos encontra- ción es útil para corregir los datos ya estableci-
mos ante un sujeto de gran actividad en el tra- dos. Si la cúspide es más evidente en la mano
bajo, dinámico pero nada emprendedor. En derecha, el sujeto ha incrementado el sentido
efecto, son excelentes organizadores, pero po- práctico de su energía bajo el estímulo del mun-
cas veces son creadores. do exterior.

La curva de la creatividad El arco


Sin salir del ámbito de la palma de la mano, nos Antes de abandonar el tema de la forma de la
conviene detenernos en otro elemento impor- palma de la mano, nos detendremos brevemen-
tante: la forma del corte. Por corte de la ma- te en otro elemento que puede añadir datos
no (19) se entiende el perfil curvo que se obser- muy interesantes a nuestro estudio. El punto en
va al mirar la mano, siguiendo la línea del meñi- el que los cuatro dedos (índice, medio, anular y
que, y que llega hasta la muñeca rozando el meñique) se unen a la palma de la mano recibe
monte de la Luna. Como es lógico, hay un cor- el nombre de arco (24) y, en quirognomía, se
te de la mano izquierda y un corte de la mano entiende por arco la línea imaginaria que une
derecha. Esta curva, que también recibe el los cuatro puntos de intersección de los dedos.
nombre de curva de la creatividad o curva de El arco puede presentar tres formas.
fuerza, puede estar más o menos acentuada y su 1. Aproximadamente una línea recta (25).
punto más evidente recibe el nombre de cúspi- No es muy frecuente. Indica, en el poseedor de
de. El significado varía según el punto en que un arco de este tipo, un temperamento muy se-
está situada esta cúspide. guro de sí mismo, que no admite ni siquiera re-
1. La cúspide se encuentra en la parte in- motamente la posibilidad de equivocarse y que
ferior de la palma, cerca del monte de la Lu- no tolera obstáculos a sus deseos. Es persona
na (20): ello significa que la fuerza, la energía que no valora el riesgo por inconsciencia; sin em-
del individuo, se manifiesta, principalmente, de bargo, es capaz de aceptar una disciplina, si ello
forma física. está conforme con la ética de su personalidad.
2. La cúspide se encuentra más arriba, pero 2. El arco tiene una forma redondeada, re-
por debajo del monte de Marte-negativo (21): el cibiendo el nombre de arco romano (26). El su-
sujeto presenta un buen equilibrio entre fuerza jeto que lo posee tiene un buen equilibrio psico-
física y fuerza moral; está dotado de resistencia físico; intenta mantener relaciones armónicas
y autoridad. Sin embargo, carece del sentido de con las personas que le rodean y es capaz de dar
la justicia. lo mejor de sí. Es coherente y constante en sus
3. La cúspide coincide con el monte de iniciativas, pero no es conservador; por el con-
Marte-negativo (22): esto significa que el sujeto trario, tiene tendencia a proyectarse en el futu-
posee una fuerza de carácter notable, carecien- ro. Está dispuesto a aceptar cualquier innova-
do, por el contrario, de energía física, no es ca- ción que considere válida: pero no suelen ser
paz de grandes esfuerzos. nunca fruto de sus reflexiones.
4. La cúspide de la curva se encuentra por 3. El arco es discontinuo; es decir, con una
encima del monte de Marte-negativo (23): la forma irregular (27). Los puntos de arranque
energía del sujeto es únicamente psíquica; se del índice y del meñique no están en la misma
pierde en las lucubraciones de su fantasía y ca- línea. Este arco irregular se encuentra en sujetos
rece, casi totalmente, de sentido práctico. poco objetivos en sus juicios, que nunca están
Frecuentemente, se observan diferencias en la seguros de sí mismos, sino que dudan siempre
situación e intensidad de la cúspide de la curva de sus propias capacidades. Sin embargo, son
de fuerza entre las dos manos de un mismo in- capaces de ir contracorriente, debido a las reac-
dividuo. Si resulta más evidente la cúspide de la ciones típicas de las personas que carecen de
mano izquierda, el sujeto tiene una energía más equilibrio. A veces, con gran esfuerzo, logran
psíquica que física. Como es lógico, esta indica- triunfar.
Los dedos
Constituyen uno de los elementos fundamenta- gente, pero la facilidad y superficialidad con
Los dedos, les de la quirognomía. El conocimiento exhaus- que se lleva a cabo pueden desilusionar a esa
el mundo tivo de los dedos es indispensable para el estu-
dio de la lectura de la mano y permite alcanzar
misma gente, recordándole ese estilo zíngaro in-
justamente atribuido a la quiromancia y que de-
de la razón ciertas nociones de gran relevancia con facilidad
y seguridad. Sin embargo, su estudio no es fá-
seríamos hacer olvidar. Tras este paréntesis, re-
tomemos nuestro estudio.
cil, ya que las diferencias entre las distintas for- Para todo el mundo, la mano tiene cinco de-
mas no son tan claras como se cree. Es muy po- dos, pero para el quirólogo sólo tiene cuatro. El
sible cometer errores, especialmente cuando se pulgar, dada su importancia, merece especial
carece de experiencia. consideración. No en balde William Benham,
En consecuencia, este capítulo sobre los de- autor de magníficos libros sobre quiromancia,
dos debe estudiarse cuidadosamente. No es un ha dicho que «el pulgar no puede denominarse
azar el que, en la división ternaria de los «tres dedo, ya que es mucho más que eso». Tenga-
mundos de la mano», los dedos representen el mos también en cuenta que su significado den-
primero, el mundo espiritual, ocupando, por tro del proceso evolutivo de la humanidad es
tanto, la zona dedicada a la razón. Y ello de- tan fundamental que sólo para definirlo suma-
muestra cómo sólo en el ser humano han alcan- riamente necesitaríamos todo un libro. Hable-
zado un desarrollo que los diferencia de cual- mos, en cambio, de los otros cuatro dedos que
quier otra forma similar. acompañan al pulgar. Son el índice, llamado
Para racionalizar este estudio, facilitándolo también dedo de Júpiter; el medio o dedo de
al mismo tiempo, partiremos de una clasifica- Saturno; el anular o dedo de Apolo o del Sol,
ción que, en base a la experiencia, ha permitido y, por último, el meñique, llamado también
una visión bastante clara en este sector tan deli- auricular o dedo de Mercurio. Con estas defini-
cado, proporcionando respuestas casi siempre ciones, deseamos subrayar, una vez más, la re-
válidas. Decimos «casi siempre» porque, tanto lación que existe con la astrología. Efectiva-
en los dedos como en cualquier otro aspecto de mente, en la quirognomía los temas más intere-
la mano, se pueden cometer errores de interpre- santes relacionados con cada uno de los dedos
tación de los valores. Las indicaciones básicas, corresponden exactamente con los significados
teóricas, nunca fallan. Pero lo que sí puede astrológicos de los planetas de los que toman su
fallar, a veces, es nuestra capacidad de interpre- nombre. A este respecto, debemos recordar que
tación. Creemos conveniente aclarar, llegados a la relación entre ambas artes podría expresarse
este punto, cuando nos disponemos a penetrar también en términos más profundos y comple-
en una fase profunda de la investigación quiro- jos, pero ello haría que nos saliéramos de nues-
lógica, que la posibilidad de equivocarse, el pe- tro tema.
ligro de formular una valoración apresurada o En resumen, podemos afirmar que al pulgar
aventurada, el temor a omitir o dar escasa im- corresponde el ámbito de la personalidad, al ín-
portancia a un detalle que puede ser importan- dice el de las ambiciones, al medio el de las acti-
te, debe existir siempre en quien se disponga a vidades del pensamiento, así como los viajes y
realizar un estudio minucioso de la mano. Sin conocimiento; al anular corresponde el ámbito
llegar al punto de frenar su iniciativa, este te- de los sentimientos anímicos y de la propiedad,
mor evitará el riesgo de que actúe con ligereza. al meñique el de los afectos parentales y los as-
Nunca debemos olvidar que la persona que se pectos sexuales.
sienta ante nosotros, aunque demuestre falta de Antes de analizar a fondo cada uno de los de-
interés, aunque manifieste sus dudas respecto a dos, se pueden realizar algunas consideraciones
la validez de esta técnica, sufrirá siempre una generales que se refieren a todos ellos. Se trata,
cierta impresión, incluso una cierta sugestión, y en sustancia, de resumir, o en algunos casos am-
que espera nuestras palabras con una mezcla de pliar, los temas que se han rozado apenas en las
curiosidad y temor. diversas ocasiones en que hemos hablado de los
Con las nociones expuestas hasta ahora en es- dedos.
casas páginas, se podría ya, si así se quisiera,
llamar la atención en una reunión. Se podrían
formular algunas declaraciones sorprendentes La flexibilidad
sobre alguna de las personas presentes, basán- Para determinar si los dedos de una mano son
Alegoría de los cuatro dedos del
quirólogo (el pulgar se dose en la rápida observación de algunas carac- flexibles, hasta qué punto lo son y cómo, es
considera algo más que un terísticas evidentes de su mano. Puede resultar preciso apoyar la punta de los dedos sobre una
dedo); el índice o dedo de divertido, pero no es aconsejable, especialmente superficie plana, con el sujeto de pie, ya que,
Júpiter, el medio o dedo de para quienes pretenden dedicarse al arte de la
Saturno, el anular o dedo de si está sentado, el movimiento de rotación de
Apolo o del Sol, el meñique o quiromancia con cierta seriedad. Un juego, un la muñeca no es lo suficientemente libre. Pre-
dedo de Mercurio. pasatiempo como éste puede impresionar a la sionando ligeramente, iniciar una rotación que

33
Las distintas acabará con la palma de la mano totalmente
posibilidades de apoyada sobre la superficie plana. Se puede ob-
flexibilidad de la
mano: arriba, servar, en este mismo orden: una flexibilidad en
flexibilidad normal; en la unión de las falanginas (segunda falange) con
el centro, muy flexible; las falangetas (tercera falange) (a); de las falan-
abajo, poco flexible. ginas con las falanges (primera falange) (b), y,
En la página siguiente, por último, a la altura del arco (c). En este últi-
un caso de flexibilidad
total. mo caso, el sujeto es una persona básicamente
equilibrada, con gran sentido de la adaptación.
No destaca por su fuerza de voluntad, pero
En la página 36, arriba tampoco es demasiado abúlico. Cuando la flexi-
a la izquierda, mano
derecha del San bilidad es evidente —como en el caso b—, ello
Nicolás, temple sobre significa que el sujeto es una persona dotada de
madera, icono de un elevado grado de sentido común. Por últi-
principios del siglo xvt, mo, en el caso a, cuando la flexión se manifies-
del Monasterio de
Curtea de Arges en la ta a la altura de la unión entre falanginas y fa-
zona valaca de langetas, podemos decir con bastante seguridad
Rumania (Bucarest, que el sujeto posee una mentalidad libre de pre-
Museo del Monasterio juicios, que está dispuesto a aceptar las noveda-
de Antim); arriba, a la
derecha, la mano de des y a experimentarlas. Si esta flexibilidad re-
Dios en un fresco sulta especialmente evidente en el dedo anular,
procedente de San el sujeto posee una notable sensibilidad artís-
Clemente de Tahull y
que actualmente se tica.
conserva en el Museo Ya hemos hablado, en las páginas anterio-
de Arte de Cataluña res, de los dedos duros, faltos de flexibilidad o
de Barcelona; abajo a
la izquierda, detalle de casi.
manos, de San Mateo
y el ángel pintado por
Caravaggio en la La longitud
iglesia de San Luis de La longitud de los dedos se calcula con relación
los Franceses en
Roma; abajo a la a la longitud de la palma, medida desde la base
derecha, mano que del dedo medio hasta la articulación de la mu-
señala a Cristo muerto ñeca (28). Si los dedos sobrepasan el 80 por 100
en la cruz, detalle de de la longitud de la palma, se consideran dedos
la Crucifixión del
pintor alemán Matthias largos. En cambio, si están por debajo de esta
Grünewald (Colmar, medida, se consideran cortos. No obstante, es-
Museo de tas medidas no deben tomarse de una forma
Unterlinden). En la drástica: en caso de duda, una valoración de
página 37, detalles de
las manos de la conjunto, apoyada por otros elementos proce-
Madonna del dentes del resto del examen, permitirá superar
Magníficat de Rafael posibles perplejidades. Una vez aclarado este
Sanzio (Florencia,
Gallería degli Uffizi). punto, diremos que los dedos pueden ser:

Largos y finos (29): son típicos de los indi-


viduos en los que el elemento idealista, fantás-
tico, superficial, domina sobre el material y rea-
lista.
Largos y gruesos (30): se observan en el suje-
to importantes elementos idealistas, con aspi-
raciones hacia lo trascendental o hacia concep-
ciones poéticas del mundo, pero matizadas por
un cierto realismo que le induce a tener en
cuenta las ventajas de una vida cómoda en lo
material.
Cortos y gruesos (37): síntoma de una falta
total de aspiraciones ideales, son típicos de
aquellos individuos que anteponen a todo los
placeres materiales de la vida, como la comodi-
dad o la buena mesa. Son individuos que, si lo-

34
La mano poderosa, estampa
popular editada en Roma en
1825 (Cívica Raccolta delle
Stampe «Bertarelli», Milán).

La longitud de los dedos (28):


para que sean considerados
largos, AB debe superar el 80
por 100 de BC; si AB es menor
del 80 por 100 de BC, los dedos
se consideran cortos. Los
distintos tipos de dedos:
29) Largos y finos; 30) Largos
y gruesos; 31) Cortos y gruesos;
32) Cortos y finos; 33) Rectos
(a) y torcidos (b); 34) Lisos;
35) En punta (a), cuadrado (b),
espatulado (c); 36) Nudosos.

gran el bienestar o la riqueza, pueden convertir- dos rectos son típicos de las personas satisfe-
se en coleccionistas de arte, no sólo porque esta chas del tipo de vida que han elegido; que
actividad puede constituir una buena inversión, tienen una discreta opinión de sí mismas y que
sino también porque la posesión de objetos her- no ven ante sí especiales motivos de preocupa-
mosos y raros les produce tal orgullo y satisfac- ción ni peligros concretos y definidos. Por el
ción que hace que se sientan importantes y refi- contrario, si los dedos están torcidos se pueden
nados. prever contrariedades, complicaciones a breve
Cortos y finos (32): quien posee dedos de este plazo, cuya naturaleza varía según el dedo de
tipo está destinado a ocupar, en el ambiente que se trate y de las que hablaremos más ade-
que haya escogido, posiciones de predominio. lante.
Siempre será capaz de llevar sólidamente las Los dedos, por otra parte, pueden ser lisos o
riendas de una situación y de asumir rápida- nudosos.
mente las responsabilidades que el momento Dedos lisos (34): los poseen aquellos indivi-
exija; nunca tendrá miedo de afrontar si- duos que saben captar al vuelo la esencia de las
tuaciones críticas o delicadas. situaciones, aquellos que son capaces de sinteti-
Rectos o torcidos (33): no es el momento de zar los elementos aparentemente dispares y que,
profundizar en un tema que se tratará más am- una vez unidos, proporcionan la clave de un
pliamente al hablar de cada uno de los dedos, asunto o una relación. Estas personas tienen
ya que los significados varían según el dedo en más intuición que capacidad razonadora y reve-
cuestión. En general, se puede decir que los de- lan una notable sensibilidad artística, aunque

39
Nudos del orden Nudos del sentido práctico
Nudos filosóficos

Los nudos de los dedos: no ejerzan una profesión relacionada con el ar- llas personas con las que existen lazos afectivos.
37) Filosóficos; 38) Del orden, a te. Con frecuencia, son aficionados de alto ni- Nudo del orden (38): este nudo está situado
la altura de ¡a unión entre vel. Es determinante en estos casos la forma del en el punto de unión entre la falangina y la fa-
falange y falangina; 39) Del
sentido práctico. extremo del dedo. Si termina en punta (35a), el lange. Significa que el sujeto tiene unas ideas
sujeto está dispuesto a sufrir, por pereza, las si- muy claras, una mente ordenada y exacta, que
tuaciones impuestas desde el exterior. Si la pun- está dotado de muy buena memoria, incluso de
ta del dedo es cuadrada (35b), es más notable el tipo fotográfico. Debemos subrayar que esta
sentido práctico, el racionalismo. Si la termina- observación es válida incluso cuando el aspecto
ción tiene forma de espátula (35c), estamos ante de la persona examinada, o su forma de vida,
un notable espíritu creativo. no sean en absoluto ordenados, cosa que podría
engañar a un observador poco atento.
Nudo del sentido práctico (39): es el nudo
Los nudos menos frecuente y se encuentra situado hacia la
La presencia de nudos en los dedos (36), habi- punta del dedo, por encima de la unión entre la
tualmente en los puntos de unión de las falan- falangeta y la falangina. Sea cual fuere la ten-
ges, indica en el sujeto una tendencia a la refle- dencia general de la forma de la mano, la pre-
xión, a la prudencia, al hábito de examinar en sencia de este nudo acentúa su aspecto práctico,
profundidad las situaciones. su racionalidad funcional. En algunos casos,
No en balde estas nudosidades suelen apare- permite a quien lo posee inventar técnicas nue-
cer en las personas maduras o ancianas. Son vas para mejorar el rendimiento práctico de
poco frecuentes en los jóvenes o adolescentes. cualquier actividad.
No todos los dedos de una mano tienen nudos
y, en este caso, es preciso estudiar cada dedo
por separado, ya que cualquier cambio de situa- La punta de los dedos
ción determina profundos cambios de signi- Para realizar un examen lo más completo po-
ficado. sible de la mano, es muy importante conocer el
Los nudos son de tres tipos. significado que atribuye la quirognomía a la
Nudo filosófico (37). Se define como filosó- punta de los dedos. Como ya se ha apuntado
fico el nudo que la naturaleza ha colocado en la anteriormente, aunque de pasada, los dedos
unión entre falangina y falangeta. En general, pueden ser afilados, cónicos, cuadrados o espa-
indica en el sujeto la tendencia al formulismo, a tulados.
la búsqueda minuciosa del detalle, a la necesi- Daremos a continuación una breve descrip-
dad de comprobar no una, sino varias veces que ción.
todo esté en orden. Esta actitud procede de un Dedos afilados (40): son la conclusión lógica
espíritu desconfiado, poco aficionado a lo de unos dedos alargados y finos, y de hecho
nuevo, ya sea de orden práctico o ideológico. subrayan las tendencias refinadas, la espirituali-
Estamos ante individuos con convicciones muy dad del sujeto, aunque conlleven un toque de
enraizadas a los que es muy difícil hacer cam- superficialidad que reduce aún más su sentido
biar de opinión. Si el nudo filosófico está si- práctico. Si el dedo afilado se encuentra en una
tuado en el índice, es síntoma de una profunda mano blanda y de escasa consistencia, con pul-
desconfianza ante el prójimo, incluyendo aque- gar débil y color básicamente blanco, es sínto-
40
ma de enfermedades crónicas, especialmente de Frecuentemente comparten con los artistas,
tipo reumático o cardíaco. muy próximos a ellos por ciertos aspectos de su
Dedos cónicos (41): si el dedo tiene una ter- temperamento, las actitudes anticonformistas y
minación tronco-cónica; es decir, si la anchura el rechazo a la monotonía y la burocracia.
en el punto de unión entre la falangina y la fa- Dedos cuadrados (42): se denomina cuadrado
langeta es escasamente superior a la anchura de el dedo que, en su punta, forma alrededor de la
la punta del dedo, que tiene un aspecto redon- uña, corta, un recuadro bien definido. En estos
deado, recibe el nombre de cónico. Es una casos, nos encontramos ante sujetos en los que
característica muy positiva. El sujeto denota dominan el sentido común y el práctico. Son
una viva inteligencia, un notable sentido crítico muy disciplinados y exigen de los demás el mis-
y un marcado sentido del humor. Esta forma mo comportamiento. Necesitan estabilidad y se-
cónica se encuentra con frecuencia en los pro- guridad, tanto para sí mismos como para las
fesionales liberales, en los altos directivos, en personas a las que aman. Saben ser metódicos,
los artesanos con inclinaciones artísticas. Uno pero no por ello monótonos; tienen un innato
de los elementos del temperamento de estos su- sentido del orden y de la organización, y se
jetos es, precisamente, una notable sensibilidad expresan con exactitud y seguridad. Si a un de-
ante las artes, especialmente la pintura y la mú- do cuadrado se asocia un monte de Marte-posi-
sica, siendo considerados en muchas ocasiones tivo (que denota valor físico) o un monte de
como aficionados entendidos. Son individuos Marte-negativo (indicio de valor moral) bien
refinados e idealistas, pero no hasta el punto de marcados, el sujeto —si lo exigen las circuns-
Los dedos en cuanto a sus renunciar a las comodidades que la vida pueda tancias— puede asumir como propias las exi-
terminaciones: 40) Afilados; ofrecerles. Muchas veces, si la necesidad aprie- gencias de libertad o afirmación de los derechos
41) Cónicos; 42) Cuadrados;
43) Espatulados; 44) Mixtos; ta, pueden dejarse de remilgos y emplearse a de la comunidad en la que vive e identificarse
45) La «gota de agua». fondo. con estos valores, llegando incluso al sacrificio.

Dedos afilados Dedos cónicos Dedos cuadrados

41
Generalmente, son administradores competen- siempre logran sus fines, pero no por ello modi-
tes y honestos. fican su actitud. En los casos en que estas ten-
Dedos espatulados (43): la punta del dedo es dencias están exacerbadas, el sujeto puede ser
más ancha que el punto de unión de la falangi- un elemento peligroso, tanto para sí mismo co-
na con la falangeta. Este tipo de dedo se en- mo para quienes le rodean, ya que su afición a
cuentra en personas de temperamento hiperacti- lo desconocido y su amor al riesgo le impulsan
vo, en movimiento continuo y que buscan sin a jugar demasiado con la suerte; incluso inten-
cesar compromisos que le obliguen a actuar. tará, con frecuencia y sin cabeza, la fortuna en
Los viajes no son nunca un problema para estos los juegos de azar.
sujetos y aparentemente nunca se resienten del Dedos mixtos (44): se definen como dedos
cansancio producido por continuos desplaza- mixtos aquellas manos que presentan dedos con
mientos. Generalmente, ya están planeando al- distintas terminaciones o que no pueden clasifi-
go antes de rematar la tarea anterior. No son carse fácilmente entre los tipos que hasta hora
capaces de esperar que se produzcan los aconte- hemos descrito. De ello se deduce claramente
cimientos y prefieren salir a su encuentro para que las tendencias del sujeto son múltiples, aun-
evaluarlos y, si es posible, controlarlos. No que no siempre ello provoque un conflicto inte-
rior. En la mayoría de los casos, se observará
Mano que simboliza los una falta de especialización, bien por un exceso
preceptos del Islam (profesión
de fe, oración, peregrinaje, de versatilidad, bien por la imposibilidad de de-
ayuno y caridad) esculpida en dicarse a un solo tema. Se trata, por lo general,
un arco en la entrada de la de individuos que tienen posibilidades de triun-
Alhambra de Granada. far en más de un oficio, y su elección, habitual-
mente, dependerá del azar o de las circunstan-
cias. Poseen una capacidad innata de adapta-
ción y, en consecuencia, destacan en aquellas
actividades que exigen establecer contacto con
el prójimo y en las que pueden ejercitar su na-
tural capacidad de evaluación de la personali-
dad ajena. Pueden dedicarse a una amplísima
gama de actividades, desde la de representantes
de comercio hasta la de diplomáticos. No obs-
tante, al enfrentarse con un sujeto de este tipo
es preciso examinar minuciosamente las restan-
tes características de la mano para establecer,
con la mayor exactitud posible, las tendencias
más útiles.

La gota de agua
Antes de terminar este análisis, limitado a una
zona que comprende la falangeta, conviene que
veamos una característica que no es muy fre-
cuente, pero sí muy interesante y que se encuen-
tra en la parte contraria a la uña, en la yema de
los dedos. Generalmente, la forma de ésta es
lisa y redondeada, pero en algunos casos forma
una especie de diminuta prominencia que, mira-
da de perfil, se parece a una gota de agua, que
es precisamente el nombre que esta caracterís-
tica recibe en quirognomía (45). La gota de
agua es síntoma de excepcional sensibilidad tác-
til: quien la posee es capaz de obtener, al con-
tacto con un objeto, nociones mucho más pro-
fundas que las que habitualmente ofrece el
tacto. En algunos casos, estos sujetos pueden
En la página siguiente y en la determinar la autenticidad de piezas de anti-
página 44, los gestos de la cuario, especialmente cuando son de maderea,
mano, según un tratado de «intuyendo», por medio del tacto, la época a la
quiromancia de John Bulwer. que se remontan.

42
Las nociones que hasta ahora hemos expuesto mancia china casi limitan su investigación al
El pulgar en el examen general de los dedos, deben apli- examen del dedo pulgar.
carse ahora a cada uno de ellos en particular, ya El hecho de que el pulgar sea especialmente
que cada dedo, con sus peculiaridades, aporta significativo en la definición de la personalidad
nuevos elementos, nuevos aspectos y nuevas in- individual queda confirmado por la sugerente
formaciones al cuadro de conjunto del examen constatación de que el niño al nacer, cuando
quirológico. aún carece de personalidad, mantiene el pulgar
oculto en la palma de la mano y que lo mismo
Es el dedo que «es algo más», al que debe- hacen las personas con un desarrollo intelectual
mos el mérito o el castigo de nuestra civilización incompleto. Además, en el momento extremo
tecnológica. La especial colocación del pulgar, de la muerte existe la tendencia a que el pulgar
su autonomía respecto a los demás dedos, la adopte la misma posición.
importancia de las indicaciones que puede pro- Ante todo, examinemos el pulgar desde el
porcionar lo han convertido en el centro de punto de vista anatómico (46). Está formado
múltiples intereses, incluso fuera del campo de por dos falanges externas y por una tercera que
la quiromancia. forma parte integrante de la palma de la mano
Efectivamente, Isaac Newton escribió: «A fal- y coincide con el monte de Venus. La falange
ta de otras pruebas, basta el pulgar para con- superior, la que lleva la uña, nos habla de la
vencerme de la existencia de Dios», y, según fuerza de voluntad del sujeto, de su espíritu de
Adrien Desbarolles, el gran quiromántico fran- iniciativa y de su intuición. La segunda falange
cés de finales del siglo xix, «es sobre todo a tra- proporciona indicaciones sobre las capacidades
vés del pulgar por donde se absorbe el fluido vi- lógicas del sujeto, sobre la profundidad de su
tal». De hecho, el pulgar es el único, entre to- juicio y su razonamiento. La tercera falange,
dos los dedos de la mano, que posee una auto- por último, nos informa sobre la vitalidad del
nomía y una personalidad fácilmente identifi- individuo y sobre su energía sexual. Incluso a
cables. En base a la movilidad y la «vivacidad» un quiromántico sin demasiada experiencia, le
del pulgar pueden obtenerse indicaciones de bastaría una minuciosa observación del pul-
gran valor y de fundamental importancia. Estas gar para catalogar a la persona que tiene de-
indicaciones son, por otra parte, las menos dis- lante.
cutidas: los quirólogos de distintas épocas, de Se pueden obtener aún más informaciones
los más diversos lugares y tendencias, siempre observando el ángulo con el que las dos falan-
han estado de acuerdo en cuanto a la impor- ges exteriores del pulgar se unen a la palma de
tancia del pulgar. la mano (47). Normalmente, el pulgar puede gi-
A esto debemos añadir que algunos quiróso- rar, respecto al índice, en un ángulo que se
fos indios y una importante escuela de quiro- aproxima a los 90°. Ello significa, generalmen-

El pulgar: 46) Sus falanges;


47) Su flexibilidad, determinada
por el ángulo de unión con la
palma; 48) Unión normal;
49) Unión corta, cerca del
índice.
45
Los grados de flexibilidad del
pulgar (50): a) Pulgar
impulsivo; b) Pulgar rígido;
c) Pulgar flexible; 51) Pulgar
rígido en las coyunturas.

te, que nos encontramos ante un individuo se- dad de doblarse hacia el exterior girando sobre
guro de la validez de sus propias ideas, que res- el punto de unión de la primera falange con la
peta su punto de vista y no se deja influenciar muñeca. Si la flexibilidad es reducida, si el pul-
excesivamente por las opiniones ajenas. Esta gar se muestra más bien rígido (50), el individuo
característica, positiva en ciertos aspectos, es, en cuestión tiene una férrera voluntad, así co-
sin embargo, un arma de doble filo, ya que el mo pocos escrúpulos. Si la flexibilidad se ve
comportamiento del sujeto sigue siendo el mis- acentuada por la capacidad de rotación de la se-
mo independientemente de la naturaleza de sus gunda falange en el punto de unión con la pri-
«ideas»: es positivo si éstas son buenas, negati- mera, nos encontramos con un individuo que
vo si, por el contrario, dichas ideas tienden al tiende a renunciar, dispuesto a aceptar siempre
mal. la situación más cómoda con la excusa de no
Cuando la inserción del pulgar respecto al querer crear problemas y para complacer a
índice se produce con un ángulo inferior a los quienes le rodean, pero que, en realidad, actúa
90°, el sujeto es muy sugestionable y la habili- así por pereza o por indiferencia. En cambio, si
dad dialért ; ca de su interlocutor fortuito puede el pulgar se muestra rígido en ambas unio-
ejercer gran influencia sobre él. Y como fre- nes (51), nos encontramos ante un temperamen-
cuentemente se trata de individuos generosos y to conservador, no retrógrado, pero sí lento pa-
sin miedo, es fácil que se dejen manejar por ra aceptar las innovaciones, aunque éstas sean
personas malintencionadas. útiles. Además, son sujetos dotados de una no-
Veremos ahora otras consideraciones que table tenacidad para llevar a cabo sus planes.
conviene hacer sobre el punto de unión del pul- Pasemos ahora a estudiar cómo se determina
gar, independientemente de su angulación. Este la «longitud» del pulgar y qué relación existe
punto puede estar más o menos cerca de la arti- entre sus dos falanges exteriores. La teoría más
culación del índice. Si se encuentra alejado (48) aceptada acerca de la longitud del pulgar y su
determinará, sin duda, la formación de una pal- conjunción armónica con los dedos restantes
ma de la mano amplia y abierta. A las caracte- sugiere que su longitud sea igual o casi a la del
rísticas indicadas ya para las manos anchas (pá- meñique, o dedo auricular (52). Por consiguien-
gina 29) se suma, en este caso, la capacidad del te, el pulgar será «largo» o «corto», según su
sujeto, o su tendencia, a informar a los demás tamaño sea superior o inferior al del meñique.
de su propia visión de la vida, utilizando para El pulgar largo (53) tiende a acentuar las vir-
ello cualquier medio disponible (palabra, pintu- tudes o defectos que ya se han observado en los
ra, música, literatura, etc.). El punto de inter- exámenes que de este dedo hemos realizado con
sección de la segunda falange del pulgar situado anterioridad. Un pulgar corto (54) indica siem-
muy cerca del monte de Júpiter (49) indica pre un carácter débil, un individuo que no quie-
egoísmo e incluso egocentrismo. re pensar por sí mismo y que, si se ve obligado
Al examinar el pulgar, no debe omitirse el es- a hacerlo, llega a conclusiones sumarias y de es-
tudio de su flexibilidad; es decir, de su capaci- casa fiabilidad. No obstante, estos datos deben
revisarse en función del extremo del dedo. Hay derablemente más larga que la falangeta (57),
mucho que decir acerca de la relación entre las predomina en el individuo la necesidad de razo-
dos falanges terminales del pulgar: este estudio nar; sus frecuentes análisis no se deben a la in-
representa el punto clave del estudio, ya que seguridad, sino al perfeccionismo. De ello, se
proporciona las indicaciones más importantes deduce que esta actitud puede frenar las inicia-
sobre el temperamento del sujeto. tivas del sujeto y convertirse en un obstáculo
Como ya hemos dicho, la falange que lleva la para la realización práctica de sus ideas.
uña (la falangeta) está relacionada con la fuerza Veamos ahora cómo varían estas indicaciones
de voluntad y la segunda (falangina) con el ra- de carácter general en relación a la forma del
zonamiento. Si son de igual longitud (55), lo extremo del pulgar. Como en el caso de los de-
que no es raro, tendremos un individuo más más dedos, ésta puede ser:
bien equilibrado; sus planes y la voluntad de Fina (58a): la punta del dedo se confunde
realizarlos, sus deseos y posibilidades, sus ini- prácticamente con la uña corta. Es síntoma de
ciativas y energías mantienen una relación posi- gran oportunismo: el individuo que la posee sa-
tiva, con grandes garantías de éxito. Si la falan- be cómo triunfar siempre.
La longitud del pulgar: geta es larga en relación con la segunda falan- Afilada (58b): su poseedor sabe aprovechar a
52) Longitud ideal (AB • CD); ge (56), caso no muy frecuente, en especial en- tiempo las opotunidades que se presentan y ac-
53) Pulgar largo; 54) Pulgar tre las poblaciones latinas, nos encontramos an- tuar con diplomacia, más por intuición que por
corto; 55) Pulgar con falangeta te un signo de autoritarismo que puede resultar cálculo.
(CD) de igual longitud a la
falangina (AB) o segunda peligroso. El sujeto no se deja guiar demasiado Cónica (58c): una terminación de este tipo
falange; 56) Pulgar con por la lógica y el razonamiento, sus decisiones significa falta de voluntad, pero sólo cuando es
falangeta (CD) más larga que suelen estar dictadas por la intuición, desdeñan- una forma muy evidente; en otro caso, no pro-
la falangina (AB); 57) Pulgar do cualquier discusión o análisis. En cambio, porciona indicaciones especiales.
con falangeta (CD) más corta
que la falangina (AB). cuando la segunda falange del pulgar es consi- Cuadrada (58d): no es una forma muy fre-

47
La terminación del pulgar (58):
a) Afilada; b) En punta;
c) Cónica; d) Cuadrada;
e) Espatulada (de frente);
f) Espatulada (vista de perfil);
g) Bulbosa (de frente);
h) Bulbosa (vista de perfil);
i) Nudo de la uña bien
formado; j) Nudo de la uña
corto; k) Nudo en la unión de
la segunda falange (falangina)
con la primera (falangeta).

cuente en el pulgar; cuando es evidente, signifi- posee la capacidad de tomar las decisiones co-
ca una tendencia a la testarudez. rrectas en el momento oportuno.
Espatulada (58e, / ) : cuando la punta del pul- Aconsejamos prestar gran atención a cuanto
gar se puede definir como espatulada, se produ- hasta ahora hemos dicho y no confundirlo con
ce lo que tradicionalmente se llama pulgar de un engrosamiento de otro tipo, también de la
«alfarero». Es muy frecuente en aquellas perso- primera falange del pulgar, pero que se eviden-
nas que, por la profesión o arte que practican, cia a la altura de la unión con la segunda; es de-
requieren una sensibilidad táctil especial. cir, un poco por debajo del anterior (58k). En
Bulbosa (58g, h)\ no es muy frecuente. La fa- este caso, todo cuanto se ha dicho sobre la vo-
langeta presenta una forma redondeada, algo luntad, la tenacidad y el equilibrio del sujeto
tosca, y la uña, en algunos casos, se ve alterada tiende a agigantarse: degenera y transforma la
por ello. Es signo de testarudez, crueldad, ten- tenacidad en vana obcecación y la voluntad en
dencia a la ira y a la violencia, falta de refle- soberbia.
xión. Es lo que se define como «pulgar del ase- Es conveniente insistir en un concepto que ya
sino». Naturalmente, todo ello puede estar ma- hemos citado de pasada: al examen profundo
tizado o atenuado por otros elementos que van del pulgar debe unirse la evaluación de las acti-
surgiendo a lo largo del examen quirológico. tudes tomadas por este dedo que podríamos de-
También los nudos en el pulgar pueden tener cir que dispone de una peculiar y característica
un significado importante. En una falange ter- autonomía. Un pulgar vivo, independiente de la
minal bien formada y que predomine sobre la palma de la mano, es típico de aquellas perso-
segunda falange, la presencia de un engrosa- nas que saben adaptarse a la vida, que saben
miento al nivel de la raíz de la uña (58i) indica mantener el dominio de una situación. Un pul-
en el individuo que la posee una inmejorable gar que, por naturaleza, se mantiene pegado al
opinión de sí mismo, opinión que, por otra par- borde de la mano, denota la tendencia contraria
te, está justificada debido a la validez de sus in- y pertenece a un individuo descontento de su
tuiciones y a la fuerza de voluntad con que las propia forma de vida y que asume la actitud pa-
pone en práctica. Por el contrario, si la falange- siva de quienes sufren las circunstancias en lu-
ta que presenta este abultamiento es corta y tos- gar de afrontarlas; o bien pertenece a alguien
ca (58j), el sujeto presentará una excesiva fideli- que está incubando una enfermedad. Quienes,
dad a sus propias opiniones, que en algunos ca- con cierta frecuencia, esconden los pulgares en
sos puede transformarse en testarudez. No obs- la palma de la mano, están dotados de una gran
tante, el abultamiento de la falangeta del pulgar emotividad e intentan, quizá de forma subcons-
En la página siguiente, la mano a la altura de la raíz de la uña denota siempre, ciente, huir del mundo que los rodea, impidien-
derecha del David de Miguel
Ángel (Florencia, Gallería en el sujeto, que está muy apegado a la reali- do la comunicación y el intercambio de fluido
dell 'Accademia). dad, a sus problemas y, por consiguiente, que vital.

48
La brevedad de las indicaciones sobre los cuatro relación con la longitud o esbeltez del índice,
Los otros dedos restantes se debe a dos motivos: las infor- siempre en relación con los demás dedos. En el
cuatro dedos maciones que ellos proporcionan no son funda-
mentales y podrian deducirse en base a otras
caso específico de este dedo, si es muy corto
(64), el sujeto al que pertenece es impaciente y
observaciones; además, en base a las considera- tiene prisa por alcanzar las metas que se ha pre-
ciones generales ya expuestas en relación con fijado, pero sufre también de un complejo de
los dedos, se pueden obtener, por interpola- inferioridad más o menos manifiesto y de esca-
ción, multitud de elementos correctores muy sa confianza en sí mismo.
significativos para un profundo examen quiro- Si el índice es muy largo (65), el sujeto tratará
lógico. de dominar las situaciones; si este dedo se curva
hacia el medio (66), el sujeto tiene un desmedi-
do afán de posesión que, en los casos de curva-
El índice tura muy acentuada, puede ser incluso signo de
Su propio nombre define su función de «indi- cleptomanía.
car» el mundo que nos rodea y permite conocer Una escuela quirosófica atribuye al dedo ín-
la naturaleza de la relación entre el sujeto, con dice la expresión de la «capacidad religiosa» del
sus sueños y aspiraciones, y la realidad concreta individuo: la teoría no carece de atractivo si in-
de la vida. En otras palabras, la capacidad que terpretamos la religión como capacidad de
cada uno de nosotros posee para proyectar al adaptación del individuo a los misterios de la
exterior la imagen que de nosotros mismos nos vida. Se atribuye también al dedo de Júpiter
hemos formado. la capacidad de proporcionarnos indicaciones
El índice (59) se llama también dedo de Júpi- válidas sobre el estado de salud del hígado y del
ter o de la ambición (véase página 32) y hemos bazo, así como de las tendencias reumáticas del
tenido ocasión de hablar de él durante el exa- sujeto (67), tanto por su forma ligeramente nu-
men del pulgar no sólo por la proximidad entre dosa como por una coloración intensamente ro-
ambos dedos, sino, sobre todo, por el hecho de sada del lado exterior.
que, si el índice representa las aspiraciones y
tendencias, el pulgar (que fija la carga energéti-
ca del individuo) marca los límites entre los
cuales aquéllas pueden desarrollarse. De ello se
deduce que una falta de armonía entre ambos
El índice o dedo de Júpiter o elementos puede ser causa de múltiples desvia-
de la ambición (59) y el medio ciones psicológicas. Un índice largo y fino
o dedo de Saturno o del
equilibrio (60), de cuyo examen acompañado de un pulgar fuerte (61a) permitirá
se deducen respectivamente la que el sujeto pueda llegar muy lejos, en pos de
capacidad del sujeto de sus aspiraciones, pero, si va acompañado de un
proyectarse hacia el exterior y pulgar débil (61b), es difícil que el individuo lo-
la armonía o falta de ella entre
su interior y su exterior. gre realizar totalmente sus planes.
De cuanto hasta ahora hemos dicho, resulta
evidente que la evaluación del índice, como la
de los demás dedos, no puede prescindir del ti-
po de mano a la que pertenece; y cuanto mayor
sea la coherencia entre estos elementos, más fá-
cil resultará determinar hasta qué punto el suje-
to examinado se ha adaptado a las necesidades
de su propia vida.
Llegados a este punto, veamos algunas infor-
maciones que se refieren en particular al índice
y que no pueden deducirse de las informaciones El medio
generales expuestas hasta ahora. El dedo medio (60) recibe también el nombre de
Una terminación cónica del dedo de Júpiter dedo de Saturno, porque dicho planeta —que,
(62) sugiere una mayor capacidad de adaptación según la tradición astrológica, expresa los as-
a la vida que una terminación trapezoidal (63). pectos reflexivos y también las facetas turbias
Si el índice carece de nudos, ello revela una no- del individuo— se adapta mejor que los demás
table capacidad de adaptación al ambiente, a la misión de definir este dedo, cuyas caracte-
Las manos del Buddha Amida, mientras que, si tiene nudos, la adaptación se ve rísticas han constituido, durante mucho tiempo,
estatua en madera dorada de frenada por distintas causas, posibles de deter- un interrogante.
Jocho, escultor japonés del
siglo x (Pabellón del Fénix en minar. La tendencia más moderna, a la que ha con-
Uji, prefectura de Kyoto). Análogas consideraciones pueden hacerse en tribuido este autor, asigna al dedo de Saturno

51
61) índice fino con pulgar una función de equilibrio entre la introversión y El anular
(a) fuerte, y (b) débil; la extroversión, entre lo concreto y consciente El dedo anular (68) se conoce más en quirología
62) índice cónico; del individuo examinado y su faceta subcons- con el nombre de dedo de Apolo o del Sol y
63) Trapezoidal; 64) Corto; ciente. En efecto, a cualquier aspecto anormal expresa las capacidades creativas del individuo.
65) Largo; 66) Curvado hacia el del dedo medio, bien sea demasiado largo o de-
medio; 67) Hepático y reumático; Puede informar sobre su emotividad y, por
68) Anular o dedo de Apolo. masiado corto, se corresponde algún desequili- consiguiente, sus reacciones típicas ante los es-
brio orgánico o psicológico, más o menos gra- tímulos exteriores. Indica, además, sus poten-
ve. La teoría recibe confirmación por cuanto cialidades artísticas. De ello se deduce que un
se ha dicho respecto a la forma del dedo, los dedo de Apolo bien formado y situado armóni-
nudos y las uñas, totalmente válido para el camente en el conjunto de la mano es siempre
medio. símbolo de solidez emotiva. En base a ello, se
Por consiguiente, podemos considerar al pueden efectuar todo tipo de interpolaciones
dedo de Saturno como el fiel de una balanza con las informaciones reflejadas en el capítulo
que expresa el equilibrio del sujeto, especial- que habla de la forma de los dedos en general.
mente en su relación con la familia y la vida Pero existen algunas indicaciones especiales
profesional. De la observación del dedo medio en las que conviene que nos fijemos.
se puede deducir informaciones sobre enferme- En el caso en que el dedo de Apolo esté cur-
dades intestinales, indudablemente presentes si vado hacia el medio (70), existen grandes posi-
la falangeta se inclina hacia el anular (69). Un bilidades de conflicto entre el sentido del deber
detalle curioso: una cruz bien marcada en el y el logro de la felicidad. Si el anular y el medio
centro de la falangeta, en la parte contraria a la tienden a separarse (71) —aunque es mucho
uña, suele ser signo de esterilidad en las mu- más frecuente lo contrario; es decir, que tien-
jeres. dan a estar más próximos que los demás de-
52
69) Medio inclinado hacia el dos—, ello indica que el sujeto posee un marca- que no competen al dedo de Apolo. Nos habla
anular; 70) Anular inclinado do sentido de independencia y de aventura, en particular de las relaciones con los demás; es
hacia el medio; 71) Anular y
medio con tendencia a aunque sin llegar al rechazo de las reglas co- decir, de las relaciones sexuales, de las rela-
separarse; 72) Anular corto; múnmente aceptadas. También hay algo que ciones con la familia y los padres. También se
73) Largo; 74) Torcido; decir sobre la longitud del dedo de Apolo: si es relacionan con el meñique las capacidades voca-
75) Meñique o dedo de muy corto (72), cosa muy insólita, es síntoma les y de expresión verbal en sus diversas formas.
Mercurio o de la capacidad de
comunicación. de inestabilidad emotiva, que, no obstante, tie- Pero las informaciones más significativas que
ne que ser confirmada por otras indicaciones nos proporciona el dedo de Mercurio se refieren
que pueden encontrarse en el meñique y en el a la esfera sexual. Sobre esta base deben in-
monte de Venus. El dedo anular muy largo (73) terpretarse las indicaciones generales anterior-
indica también un desequilibrio emotivo, pero mente expuestas sobre la forma de los dedos,
en dirección contraria; es decir, hacia una for- que deben estudiarse en cuanto a las variantes
ma de instrospección que, si no se controla, que pueden presentar. Sin embargo, existen tam-
puede producir incluso trastornos profundos e bién otras indicaciones que se refieren específi-
irreversibles de la psiquis. Al igual que la tradi- camente al dedo de Mercurio y que son las si-
ción antigua, la quirología moderna establece guientes.
una estrecha relación entre el anular y el cora- Si el meñique tiende a aislarse de los demás
zón: un dedo de Apolo torcido (74) indica con dedos (76), uno de los principales problemas del
gran exactitud la posibilidad, presente o futura, sujeto examinado es, indudablemente, de natu-
de trastornos cardíacos, cuya naturaleza e in- raleza sexual, nos encontramos ante dificultades
tensidad deben, sin embargo, confirmarse me- en las relaciones conyugales. Otras observacio-
diante otros indicios. nes nos permitirán determinar mejor su grado y
naturaleza. El meñique largo (77), debido a una
El meñique falangeta muy desarrollada, indica amor al sa-
Recibe también el nombre de dedo de Mercurio ber y al estudio y vocación por la enseñanza. Sí
y domina todas las manifestaciones emotivas además el dedo tiene una punta cuadrada (78),

53
Aspectos y características del estamos ante una persona de excepcionales ca- son accesorias. Los datos proceden de dos ca-
dedo meñique: 76) Meñique pacidades como oradora. La costumbre tradi- racterísticas: de la forma, y entonces se refieren
aislado; 77) Largo; 78) Largo y cional de localizar en el meñique la franqueza y especialmente al carácter y temperamento del
cuadrado; 79) Inclinado hacia el
anular; 80) Nudoso e inclinado. sinceridad de la persona se ha visto confirmada sujeto, y del color, refiriéndose entonces a la sa-
por las teorías más modernas: si el dedo de lud, a la capacidad de control del sistema ner-
Mercurio está inclinado hacia el dedo de Apo- vioso y al funcionamiento glandular. Es eviden-
En la página siguiente, las
manos cruzadas de la Virgen en lo (79), seguramente el sujeto presenta tenden- te que merecerían una atención más amplia de
la Anunciación de Cario Crivelli cia a jugar con las palabras, a decir pequeñas la que aquí podemos prestarles, pero a aquellos
(Londres, National Gallery). mentiras. Pero si la deformación es más marca- que se sientan interesados por profundizar en
da y el dedo presenta nudos muy evidentes (80), este apasionante sector de la quirología no les
se pueden esperar entonces mentiras con la fi- faltarán, sin duda, oportunidades para llevar a
nalidad de engañar. cabo su propósito.
En el campo médico se ha comprobado, hace Como es fácil constatar, en las uñas existe
ya tiempo, que las manifestaciones de cretinis- una infinita variedad de formas, pero se pueden
mo van siempre acompañadas por malforma- reagrupar en algunos tipos fundamentales de
ciones del meñique, aunque no necesariamente los que derivan todos los demás. Comenzare-
ocurre el caso inverso. Del dedo de Mercurio se mos aclarando que es raro que todas las uñas de
pueden obtener interesantes indicaciones sobre una mano pertenezcan a un mismo tipo: gene-
el funcionamiento del aparato reproductor, de ralmente se encuentran, por lo menos, dos o
los ríñones y la vejiga. Los trastornos de estos tres tipos distintos y, en este caso, el valor
dos últimos órganos se reflejan, sobre todo, en expresado por cada uno de ellos se referirá en
la falta de luna en la uña del dedo en cuestión, especial al dedo al que la uña pertenezca.
pero es preciso completar el diagnóstico con Las uñas pueden ser: grandes, pequeñas,
otras informaciones. anchas y estrechas. Se denominan grandes (81b)
cuando ocupan casi toda la anchura de la fa-
langeta, y pequeñas (81c) cuando están rodea-
Hemos considerado conveniente dedicar un ca- das por un abundante borde de carne de la fa-
Las uñas pítulo aparte a las uñas, dada la importancia langeta que, en algunos casos, incluso parece
que tienen en la quirología. Sería un grave error que pretenda cubrirlas. Las uñas se denomi-
afrontar un examen de la mano sin tener en nan anchas (81e) cuando su forma recuerda
cuenta los importantes datos que nos pueden la de un rectángulo con el lado mayor en ho-
proporcionar las uñas, que sólo aparentemente rizontal y, en cambio, se denominan estrechas

54
cuando el lado mayor se encuentra en verti- siones del sistema circulatorio. Ésta es una indi-
cal (81d). cación que puede resultar de gran valor para un
Una aclaración más antes de entrar en el es- médico.
tudio detenido de las uñas: su color. Ni siquie- Tenemos luego la uña cuadrada pequeña
ra con los medios más modernos se pueden ex- (81g). No es un signo positivo para el sujeto.
presar los matices de color de las uñas, por lo Esta uña de reducidas dimensiones es, con fre-
que nos tenemos que limitar a una descripción cuencia, indicio de una escasa amplitud de mi-
no totalmente adecuada. El color de las uñas ras, de un campo de acción limitado, incluso de
varía desde un tono casi blanco hasta el rosa mezquindad. Se encuentra con frecuencia en
fuerte y, a veces, presenta matices amarillentos aquellas personas que abrazan alguna idea con
o violáceos. Teniendo en cuenta que cuanto fanatismo, que no aceptan discusiones serenas
más aumenta la intensidad tonal, más neto y sobre ciertos temas. Tienen la violencia típica
marcado es el significado expresado por la uña, de un «hincha de fútbol»: actitud que no es be-
es sencillo, por interpolación, establecer el valor neficiosa ni para el individuo ni para la socie-
adecuado que debe atribuirse. Pero habrá que dad. Frecuentemente, estas personas presentan
tener en cuenta que el color de buena salud está trastornos en la esfera sexual y tienden a sufrir
representado por un rosa bastante marcado, repentinos ataques de celos.
que contrasta con el blanco de la luna o luneta; En estos casos, es raro que el color de la uña
es decir, el semicírculo blanco que a veces se en- sea pálido y, cuanto más vivo sea, más se acen-
cuentra en la base de la uña. Para evidenciar el túa el peligro: el sujeto, sometido a estímulos
contraste, el sistema más seguro consiste en pre- especiales y violentos, puede incluso llegar al
sionar la yema del dedo para provocar una pe- suicidio.
queña retención de sangre. El color de la uña y Examinemos ahora la uña denominada de
el de la luna quedan claramente diferenciados. avellana (81h). En el ejercicio de la quirología
No olvidemos que con frecuencia el color puede se suelen encontrar muy pocas y se presentan
verse alterado por esmaltes o lacas de uñas, que como una uña normal cuadrada en la que la
deben retirarse para poder realizar el examen. parte inferior, hacia la raíz, se redondea armo-
Llegados a este punto, es conveniente enun- niosamente. Tiene un aspecto «elegante y racio-
ciar el concepto de uña ideal (81a). Ya hemos nal» y su significado puede calificarse con estos
hablado del color. En cuanto a la forma, exis- mismos adjetivos. El que posea una uña así es-
ten parámetros convencionales que se pueden tudiará siempre la forma de reducir al mínimo
resumir en pocas palabras. La longitud de la gestos y acciones, escogiendo, en cada circuns-
uña, medida desde la luna hasta el borde de tancia, la vía más racional, las acciones más in-
la zona coloreada, debe ser igual a la mitad dispensables. Naturalmente, todo ello es fruto
de la falangeta. La anchura debería ser igual a de una fuerte actividad intelectiva, e incluso la
aproximadamente tres cuartas partes de la lon- forma de expresión del sujeto será exacta y sin-
gitud. Una uña que presente estas medidas, no tética, su razonamiento será lógico y coherente.
sólo es muy bonita, sino que es también indica- Esta forma de actuar, que permite ahorrar ener-
tiva de un excelente equilibrio psicofísico del su- gías sin comprometer el éxito, se confunde a ve-
jeto; se tratará de una persona capaz de razonar ces, equivocadamente, con una cierta pereza.
con seguridad, exacta en sus ideas y objetiva en Por el contrario, siempre que sea preciso, estos
sus juicios. Pero, desgraciadamente, las uñas de individuos son perfectamente capaces de em-
este tipo son bastante raras. Las que más se prender acciones rápidas y oportunas. No son
acercan a este modelo ideal son las que descri- pasionales, no tienen vivas crisis de entusiasmo
bimos a continuación. y hacen las cosas con método y cálculo, tanto
La uña cuadrada (81f) se diferencia de la uña en el terreno del bien como en el del mal. El co-
ideal por una anchura excesiva, mientras que la lor pálido, en este tipo de uña, es síntoma de
longitud coincide con los cánones que acaba- una notable frialdad: suele pertenecer a perso-
mos de enunciar. La forma, según se deduce del nas que, si planean una venganza, la llevan a
nombre, recuerda la de un cuadrado. El sujeto cabo con precisión, sin importarles el tiempo
que posee este tipo de uña tiene un carácter co- que para ello precisen. Una coloración más in-
lérico que, no obstante, es capaz de dominar. tensa acerca al sujeto a niveles más normales.
La capacidad de control nos la indica el color: Sea como fuere, siempre se tratará de un indivi-
si la uña es pálida, el temperamento es más frío; duo no pasional, amante de la tranquilidad y
a medida que sube el tono del color, las explo- que desea que le dejen en paz.
siones de cólera son más vivas. Se puede añadir La uña alargada de almendra (81j) se parece
Las manos en Jesús entre los que, por lo general, estos sujetos son muy pa- a la anterior, pero tiene ambos extremos redon-
doctores, de Alberto Durero
(Lugano-Castagnola, Colección sionales, «viviendo» realmente sus estallidos deados, por lo que presenta la forma de un óva-
Thyssen-Bornemisza). nerviosos: como consecuencia, pueden sufrir le- lo alargado con el eje mayor situado vertical-

57
mente. Es evidente que todas las uñas de una pender de una alimentación incorrecta o de un
mano no pueden tener esta misma forma, que fallo en el metabolismo. Una acentuación en la
habitualmente queda reservada para el dedo de concavidad de la uña indica un empeoramien-
Apolo. En contra de cuanto podría creerse, la to del trastorno y, por consiguiente, la necesi-
uña almendrada y alargada no es síntoma de dad de tomar medidas lo antes posible, para
notables capacidades artísticas del sujeto, de- evitar daños mayores.
jando a un lado su elegancia, que la convierte A veces las uñas, en lugar de presentar un as-
en una uña especialmente adecuada para una pecto liso y homogéneo, están surcadas por
mano femenina. Por desgracia, esta uña suele rayas verticales, que pueden llegar a ser muy
indicar, con frecuencia, disfunciones endocri- profundas. Esta anomalía suele presentarse con
nas, frecuentes en las mujeres, o bien trastornos mayor frecuencia en las personas jóvenes o an-
cardiovasculares. cianas. En el primer caso, es indicación de una
La uña almendrada (81i) se presenta en la ba- fatiga física; en el segundo, de trastornos ner-
se como una uña cuadrada, pero en la parte su- viosos relacionados con la senectud.
perior adopta una forma ovalada que es la que En el pasado, incluso reciente, era frecuente
hace que se parezca a una almendra. Es un ele- encontrar en las uñas unas lunas blancas muy
mento bastante positivo y revela en el sujeto re- elegantes, bien colocadas, exactamente en la
finamiento, elegancia y sensibilidad, asociados raíz de las uñas. Actualmente, desde hace por
por lo común a ciertas dotes diplomáticas. Con lo menos dos decenios, muestran tendencia a
frecuencia incluso excesivas, impulsándoles a desaparecer. La razón de ello no está muy cla-
ocultar parte de la verdad: pero conviene verifi- ra, pero probablemente tiene cierta relación con
car y comprobar esta indicación contrastándola un cambio en los hábitos alimentarios. De he-
con los datos que nos proporcionan otras partes cho, se siguen encontrando, con la misma fre-
de la mano. cuencia que antaño era normal, entre los suje-
El estudio de la uña no está completo hasta tos procedentes de países subdesarrollados. En
que no se considera también su perfil, que las uñas pueden encontrarse algunas otras ano-
puede ser convexo, normal o cóncavo. malías: manchas blancas que desaparecen con
Una uña de perfil normal presenta una ligera la renovación debida al crecimiento; una anti-
curvatura en los lados, mientras que la parte gua tradición atribuía a tales manchas el signifi-
central es esencialmente plana (81k). Es con- cado de buenas noticias, en el «campo» del de-
vexa cuando el abultamiento tiende a acentuar- do en que se encontraba la uña manchada. Por
se y el perfil se presenta muy curvado (81n). el contrario, los puntos negros tenían un signifi-
Una exasperación de este último tipo conduce a cado infausto o bien se consideraban sinónimo
la uña adunca (811) que se parece a las de las de un mal estado general de salud.
aves rapaces. En base a cuanto hasta ahora hemos dicho y
Mientras que la uña convexa denota una ten- en base también a lo que nos enseña la expe-
dencia a las enfermedades pulmonares (y, en riencia diaria, nos es lícito afirmar que, general-
este caso, las indicaciones proporcionadas por mente, entre el dedo y su uña existe una rela-
el color pueden resultar muy valiosas), la uña ción que no es sólo estética, sino también cohe-
adunca o ganchuda tiene un significado exacto rente; podríamos decir que están hechos la una
y no muy agradable. Se encuentra en personas para el otro. El problema surge cuando falta
posesivas, ególatras, con una tendencia impe- esta relación armónica. En ese caso, es preciso
rativa, que pretenden dominar a quienes las detenerse a reflexionar, para tratar de compren-
rodean. der qué nos quiere decir la naturaleza con esta
La uña cóncava (81m) presenta las caracterís- combinación anormal. Indudablemente huelga
ticas contrarias a las anteriores y no es muy fre- repetir, especialmente a quienes se dedican a es-
cuente. Generalmente indica la carencia de al- tudios de este tipo, que nada en la naturaleza se
gunas sales minerales, carencia que puede de- debe simplemente al azar.

Aspectos y características de las


uñas (81): a) Uña ideal
(AB = CD); b) Grande;
c) Pequeña; d) Estrecha;
e) Ancha; f) Cuadrada;
g) Cuadrada pequeña;
h) Avellanada; i) Almendrada;
j) Almendrada alargada;
k) Normal; 1) Adunca;
58
m) Cóncava; n) Convexa.
La palma y los montes
Tras este estudio sumario de la mano en gene- en un conjunto ordenado o caótico, marcadas
La palma ral, de su forma, de los dedos y de las uñas, nos netamente o retorcidas, muy evidentes o pertur-
de la mano dedicaremos al estudio de la palma de la mano;
es decir, a la quiromancia propiamente dicha,
badas por una tupida red de marcas capilares
que proporciona una visión confusa. No obs-
aunque volveremos con frecuencia sobre cuanto tante, cualquier mano puede clasificarse entre
se ha dicho hasta ahora, ya que sólo mediante uno de los siguientes tipos:
una minuciosa confrontación del mayor núme- Palma plana y cqn pocas líneas (87). Es típi-
ro posible de datos se puede lograr un profundo ca del individuo que tiene pocas ideas pero muy
estudio quirológico. concretas, escasamente sensible incluso al dolor
Los elementos más importantes en los que físico y dotado de un sistema nervioso un tanto
centraremos nuestra atención son: los montes, rudimentario.
las llanuras, las líneas principales y las secun- Palma con líneas ordenadas y bien dibuja-
darias, que sólo aparecen en algunas manos, y das (88). Es signo de buena armonía psicofísica
en las marcas especiales. Es más, empezaremos y, por lo general, pertenece a un sujeto equili-
precisamente por las últimas, ya que tendremos brado. Si las líneas son de escasa profundidad,
que hablar frecuentemente de ellas en momen- nos encontramos ante una personalidad con
tos posteriores. tendencia a dejarse influenciar. Si, por el con-
Las marcas especiales son pequeñas altera- trario, están claramente hundidas en la palma,
ciones a nivel de signos capilares presentes casi indican un temperamento nervioso, preso en
siempre en líneas, llanuras y montes, y capaces sus propios problemas y, por consiguiente, un
de modificar con su presencia el valor del ele- tanto egoísta, con cierta predisposición a los
mento sobre el que están situadas. Su forma agotamientos nerviosos.
puede ser de cuadrado (82) y, en este caso, su Palma con líneas aparentemente muy compli-
significado es claramente positivo: el cuadrado cadas (89). Nos encontramos ante un sujeto con
suele aparecer con más frecuencia sobre las una personalidad de difícil interpretación por su
líneas principales. La marca puede tener forma complejidad y sus frecuentes contradicciones:
de judía o isla (83) y, en este caso, el significado por consiguiente, será necesario un examen pro-
es más bien negativo: habrá que afrontar obs- fundo y minucioso para desliar el ovillo. Si,
táculos o dificultades que podrán superarse, además, la mano es muy pálida y las líneas prin-
pero con trabajo. También esta marca suele co- cipales están inmersas en una maraña de signos
locarse preferentemente en las líneas. La barra capilares, es muy probable que la mano perte-
es una marca peculiar consistente en una línea nezca a una persona que se encuentra en el lími-
capilar que corta una línea principal o incide la te de su resistencia nerviosa.
superficie de un monte (84): representa un obs-
táculo, un bloqueo de las iniciativas y sugiere La datación
con frecuencia la necesidad de buscar otras vías Una de las preguntas con las que suele enfren-
para alcanzar una meta. (En la identificación de tarse el quiromántico es: «¿Viviré mucho tiem-
la marca y de su exacta naturaleza, es determi- po?». La respuesta es posible, pero no siempre
nante la capacidad de interpretación y la expe- lícita. La sinceridad debe someterse, en estos
riencia de quien realiza la lectura de la mano.) casos, al control de la reflexión. Se deben tener
El retículo o enrejado (85) puede encontrarse en en cuenta el temperamento del sujeto examina-
cualquier punto de la palma de la mano y signi- do y sus posibles reacciones. Lo más aconse-
fica siempre un retraso, un obstáculo temporal, jable es limitarse a generalizar, sin dar una res-
que tendrá una duración de un período que se puesta exacta y sin formular previsiones que
puede calcular con mayor o menor precisión. superen el límite impuesto por la naturaleza, lí-
Las cruces y estrellas (86) son síntoma de cam- mite que es posible fijar aproximadamente con
bios imprevistos y, con frecuencia, radicales y, cierta exactitud. La datación es muy importante
según su situación, pueden ser positivos o ne- para el quiromántico, ya que la situación de
gativos. ciertos acontecimientos, en un período u otro
Exactamente igual que al comenzar la lectura de la vida del sujeto, puede modificar profun-
Manos «prehistóricas», roca de un libro conviene leer el prólogo, cuando se damente la interpretación.
grabada en el Valle de las va a llevar a cabo una lectura de mano es con- Los investigadores de la quiromancia se han
Maravillas (Alpes Marítimos).
Nuestros antepasados de la veniente observar la palma en su conjunto. Por dedicado, durante largos años, a este problema
edad de la piedra dibujaban la forma en que se presenta se pueden deducir y hoy día se han alcanzado ya resultados bas-
sobre las rocas de las cavernas ya algunas indicaciones útiles, que habrá que tante satisfactorios. Actualmente, son cuatro
diversos símbolos y animales, recordar en el momento de formular un juicio o los sistemas que suelen emplearse para determi-
así como las manos de los
hombres como testimonio de su dar una respuesta. Por lo que ya hemos dicho nar las fechas más significativas en la vida de
absoluto dominio sobre sobre la palma de la mano, sabemos que ésta se los individuos.
cualquier otra parte del cuerpo. presenta con muchas o pocas líneas, repartidas 1. El método oriental. La forma y estruc-

61
Las marcas especiales en la tura de la línea de la vida se comparan con un suficientemente original como para merecer un
palma de la mano: arco de círculo y se dividen en cuatro sectores examen detenido.
82) Cuadrados (a, b, sobre
líneas; c, d, e, sobre montes); iguales (91), cada uno de los cuales representa 4. El método de la escuela francesa. Se
83) Islas (a, transversales; b, veinticinco años. Posteriores reducciones per- debe al gran Desbarolles y ha sido perfecciona-
longitudinales; c, de haba); miten averiguar las fechas de diez en diez años, do por los más recientes estudios de Papus.
84) Barras sencillas (a) y e incluso menos. Es un método fácil y rápido, También para aplicar este método es necesa-
dobles (b) sobre montes y
líneas; 85) Enrejados sobre pero de escasa fiabilidad, teniendo mayor vali- rio disponer de una huella muy clara. Se trata
montes y líneas; 86) Cruces y dez en los casos en que la línea de la vida es de determinar tres posibles duraciones de la
estrellas (a, cruces latinas; b, muy larga. Cuando, por el contrario, es corta, vida del sujeto y calcular la media aritméti-
cruces de San Andrés; c, surgen dificultades. De una vez por todas, acla- ca (93). Primero se trabaja sobre la línea de la
estrellas); 87) Palma con pocas
líneas; 88) Palma con líneas raremos que la longitud de la línea de la vida no cabeza, o sobre la prolongación lógica de la
ordenadas y bien dibujadas; incide sobre la duración de la vida misma, ni en misma, trazando tres perpendiculares desde el
89) Palma con líneas éste ni en ningún caso. punto central de unión con la palma de los de-
complicadas; 90) Trenzas en dos medio, anular y meñique, obteniendo, res-
varias líneas. 2. El método oriental compensado. Es un
perfeccionamiento del método anterior; es más pectivamente, la determinación de los puntos
complejo pero, fundamentalmente, no mejora correspondientes a 25, 50 y 75 años. Actuare-
la validez del mismo, y sólo resulta aconsejable mos igual sobre la línea del corazón, o sobre su
si se dispone de una huella bastante clara de la posible prolongación, intersecándola con las
palma de la mano. Además de realizar la subdi- perpendiculares procedentes, respectivamente,
visión en cuadrantes de la línea de la vida, del anular, del medio y del índice, lo que nos
como en el método ya explicado, se traza una dará sobre la línea del corazón, en el debido or-
línea recta que parte del punto central de la den, los 25, 50 y 75 años. Examinemos ahora la
unión del dedo medio con la palma y llega al línea del destino, que cortará a la línea de la ca-
comienzo de la muñeca (92). Se considera que beza en un punto correspondiente a los 20 años,
esta línea representa ochenta años en una mano la línea del corazón a la altura de los 40 y la
de palma cuadrada y noventa años en una de línea de Mercurio o del Sol alrededor de los 10-
palma larga, según las definiciones anterior- 12 años. Si la línea del destino se prolonga has-
mente dadas. La línea se divide en ocho o nueve ta la unión del dedo medio con la palma, obten-
partes, según el caso, que equivalen aproxima- dremos la marca de los 75 años y, si se prolonga
damente a diez años cada una. En el punto en incluso más allá, hasta la mitad de la falange
que la línea trazada se encuentra más cerca de del dedo medio, podremos hablar incluso de
la línea de la vida, se traza una perpendicular y 100 años.
se reproduce sobre el punto de encuentro la Para que veamos un ejemplo de cálculo, su-
misma numeración de la línea de la vida de pongamos que la línea del corazón acaba en
la que se parte para fijar la numeración de los correspondencia con los 70 años, que la línea de
ocho o nueve segmentos ya trazados. la cabeza acaba alrededor de los 65 y que la lí-
3. El método de la escuela anglosajona. Se nea del destino acaba sobre los 75. Calculemos
Los métodos de datación más
utilizados: oriental (91), oriental basa en el mismo principio que el método de la la media aritmética de las tres edades; es decir,
compensado (92), francés (93). escuela oriental, pero es muy complejo y no lo 70 + 65 + 75 = 210, que dividido por 3 nos da

63
Los montes de la mano (94): la cifra de 70 años, que representa la edad que con gran exactitud: cuatro están colocados bajo
a) De Mercurio; b) De Apolo; alcanzará el sujeto examinado, con un 90 por el punto de unión de los cuatro dedos con la
c) De Saturno; d) De Júpiter; 100 de probabilidades, según Papus. (El autor palma y toman el nombre del dedo correspon-
e) De Marte-positivo; f) De
Marte-negativo; g) De la Luna; utiliza raras veces este método, que, por otra diente (monte de Júpiter, bajo el índice, monte
h) De Venus. El monte de parte, aprecia por su validez y fiabilidad. En la de Saturno bajo el medio, monte de Apolo o
Júpiter (95), con los distintos mayoría de los casos recurre al clásico método del Sol bajo el anular y monte de Mercurio bajo
tipos de cúspide: a) Hacia oriental, suficiente para obtener las indicaciones el meñique). En la zona comprendida entre el
abajo; b) Hacia el monte de
Saturno; c) Hacia el exterior; y generales que, junto con otros elementos pro- pulgar y el índice, bajo el monte de Júpiter, se
sus marcas especiales (96): porcionados por la lectura de la mano, permi- sitúa el monte de Marte-positivo. Es preciso es-
a) Cuadrado; b) Cruz; ten determinar con cierta aproximación la fecha pecificarlo claramente, ya que existe también un
c) Estrella; d) Enrejado; que nos interesa.)
97) Anillo de Salomón. monte de Marte-negativo que se encuentra bajo
el monte de Mercurio, en el lado contrario de la
Tras este necesario preámbulo, pasemos al estu- mano. Estos dos montes se encuentran práctica-
Los montes dio de los montes de la palma de la mano. mente sobre los dos extremos de la línea de la
Se entiende por montes las partes en relieve cabeza y bajo los dos extremos de la línea del
de la palma, y su significado varía según lo evi- corazón. Los dos últimos montes tienen gran
dentes que sean. Pueden estar muy acentuados importancia y son el monte de Venus y el monte
o dar la impresión de desaparecer totalmente, de la Luna. El primero está formado por la fa-
pero incluso en este caso las marcas que puedan lange interna del pulgar integrada en el meta-
estar presentes en la zona en la que la quiro- carpo; el segundo se encuentra entre la muñeca
En /a página siguiente, cuatro mancia coloca el monte deben ser interpretadas y el monte de Marte-negativo, desplazado hacia
tarjetas postales francesas, convenientemente. el lado exterior de la mano, contribuyendo a
impresas a comienzos de
nuestro siglo. Los montes son ocho (94) y están situados formar el perfil del dorso.

64
El monte de Júpiter El monte de Saturno
Está situado, como indica el dibujo 95, en la Tiene el mismo significado que el dedo medio,
base del índice e indica los aspectos conscientes bajo el cual está situado (98) y, por consiguien-
de la personalidad del sujeto, sobre todo ante la te, nos proporciona datos sobre la naturaleza
vida y el mundo que le rodea. Cuanto más pro- de las relaciones del sujeto con el mundo del
minente sea el monte de Júpiter, más fuerte será trabajo y con la vida social. Como siempre, la
la personalidad. Se debe prestar mucha aten- mayor o menor evidencia del monte indica la
ción a la cima del monte que está representada intensidad de dichas relaciones. Si la cima del
por una pequeña cúspide bastante evidente en monte se sitúa arriba en el centro, hacia la base
los montes bien formados. Si la cima del monte del dedo medio (98a), el signo es positivo: una
de Júpiter está orientada hacia abajo (véa- excelente capacidad para planificar negocios y
se 95a), es decir, hacia la línea de la cabeza, el llevarlos a buen puerto. Pero si la cima se des-
sujeto expresa su personalidad poniéndola al plaza hacia abajo y hacia la línea de la cabe-
servicio de los demás no por amor, sino para za (98b), esta capacidad tiende a disminuir, has-
hacerse necesario. Cuando la cima del monte de ta desaparecer del todo. Si el punto más pro-
Júpiter se orienta hacia el monte de Saturno minente del monte de Saturno está orientado
(véase 95b), ello significa que el sujeto está do- hacia el monte de Apolo (98c), el significado es
tado de un notable sentido práctico y que cada negativo: escasa capacidad para los negocios y
uno de sus esfuerzos estará orientado a conse- también, a veces, tendencia a realizar gastos por
guir las metas que le puedan resultar de utili- encima de las propias disponibilidades. Una
dad. Por el contrario, si la cima del monte tien- cruz (99a) marcada sobre el monte de Saturno,
de hacia la parte exterior de la mano (véa- especialmente si está formada por dos brazos de
se 95c), el sujeto posee una fuerte ambición y igual longitud, significa el peligro de muerte re-
un espíritu de aventura tal, que incluso le hace pentina y violenta, casi siempre por accidente.
perder el sentido de la responsabilidad ante sus La evidencia, claridad y vivo color de la marca
deberes sociales. aumenta las probabilidades: cuanto más oscu-
Tanto en este como en los otros montes, la ra sea, más cercano está el accidente. En el
presencia de marcas puede aportar numerosas monte de Saturno se puede encontrar el anillo
variantes. de Saturno (99b). Es una marca más bien rara y
Un cuadrado muy bien dibujado (96) signifi- frecuentemente temporal, cuyo significado no
ca la capacidad de comunicar a los demás el es nunca positivo. En casos de especial eviden-
propio saber, los propios conocimientos: es tí- cia, significa una constante y con frecuencia
pico en profesores, e incluso en grandes dirigen- inexplicable falta de éxito en las iniciativas de
tes. Una cruz (96) bien marcada en cualquier trabajo.
punto del monte de Júpiter indica un matrimo-
nio de amor que puede enfrentarse con contra-
riedades, pero no se verá impedido si una marca El monte de Apolo
capilar corta el trazo vertical de la cruz. Una Situado (100) bajo el dedo anular o de Apolo,
estrella (96) en el monte de Júpiter indica un lleva su nombre, ya que también representa las
éxito rápido, y a veces inesperado, en el tra- capacidades más ocultas del individuo, su emo-
bajo, aunque este éxito no significa necesaria- tividad y creatividad, sobre todo en el campo
mente que se alcance la riqueza. En ciertos artístico. No siempre está claramente definido y
períodos de la vida de algunos individuos de es- se confunde con los dos montes adyacentes de
pecial sensibilidad y de carácter aprensivo, se Saturno y Mercurio, pero en todo caso la obser-
puede observar en el monte de Júpiter un enre- vación de marcas especiales debe hacerse sobre
jado (96), provocado por el temor y la ansiedad el lugar adecuado definido en el dibujo. En
de haber cometido alguna acción que pueda ser efecto, una estrella bien dibujada (100a) signifi-
juzgada de forma negativa. Otra marca intere- ca éxito en el trabajo y en la vida, especialmente
sante, en el monte de Júpiter, es el llamado si la elección de la profesión se ha hecho en ba-
anillo de Salomón (97), que es una línea cur- se a las predisposiciones naturales. Una cruz
va, entera o partida en dos fragmentos, que ro- (100b) significa lo contrario; es decir, dificulta-
dea la base del dedo índice. De acuerdo con su des para alcanzar las metas propuestas, aunque
nitidez se puede establecer el nivel de senti- existan las cualidades potenciales para lograrlo.
do común del sujeto examinado, su sabiduría al Una marca típica del monte de Apolo, que
evaluar las situaciones, su capacidad de pro- afecta también al monte de Saturno, es el anillo
porcionar consejos válidos e inteligentes, así de Venus (100c), una línea curva que rodea los
como también una necesidad de soledad, de dos montes sin tocar la línea del corazón. Cuan-
meditación, especialmente en edades avan- do está bien trazado, este anillo significa emo-
zadas. tividad y sensibilidad creativa en el terreno ar-

66
El monte de Saturno con ¡os tístico, no desprovistas de un cierto sentido carácter sexual y más bien grave: deberán bus-
distintos tipos de cúspide (98): práctico que permite concretar las ideas fruto carse signos de confirmación en otras marcas de
a) Hacia arriba; b) Hacia de la fantasía. También puede indicar una gran la mano.
abajo; c) Hacia el monte de
Apolo; y sus marcas especiales: vivacidad sexual. La elección entre estas dos in-
a) Cruz; b) Anillo de Saturno. terpretaciones depende de otras indicaciones
El monte de Apolo (100): que se capten durante la lectura. El anillo de El monte de Mercurio
a) Estrella; b) Cruz; c) Anillo Venus también puede estar formado por varias
de Venus; d) Isla en el anillo de Se encuentra bajo el dedo meñique, y nos infor-
Venus; e) Es la línea del pequeñas marcas curvas que, unidas, forman ma sobre las tendencias individuales que no se
corazón. como un cinturón en torno a los dos montes: el encuentran en el monte de Apolo, es decir, la
El monte de Mercurio (101): significado no varía, los buenos resultados se afición a las disciplinas científicas, la capacidad
s) Cúspide hacia el exterior; alcanzarán de todas formas, aunque con mayo- comercial, la elocuencia brillante, el interés por
a) Barras transversales; res dificultades. El anillo asume un significado el dinero y la iniciativa en los asuntos prácticos.
b) Marca de la intuición;
c ^ d ) Marcas del sentido negativo si está formado por dos semicírculos Esta última cualidad es especialmente notable
práctico. Los montes de Marte que se intersecan entre sí. En este caso, en la ca- cuando lá cima del monte (101) esta situada en
(102) positivo (+) y negativo pacidad original se insinúa un elemento fácil dirección al borde de la mano.
(—); c) La línea del corazón; que envilece la creatividad artística vulgarizán-
t) La línea de la cabeza; g) El Dos barras, aunque sean de distinta, longitud,
monte de Júpiter; m) El monte dola con el toque superficial de la improvisa- atravesando transversalmente el monte hacia el
de Mercurio. ción. Si uno de los dos arcos está interrumpido centro de la palma indican las tendencias cientí-
por una isla (lOOd), entonces la anomalía es de ficas del sujeto, con especial referencia a las

67
Manos mágicas egipcias (de: materias abstractas como las matemáticas pu- indicar a un sujeto capaz de un gesto de valor,
Pignori: Mensa isiaca, ras. Pero si existe un nudo entre la uña y la ar- no por impulso, sino por razonamiento, en el
Amsterdam, 1669).
ticulación de la falangeta del dedo meñique, en- caso en que el monte de Marte-negativo mues-
tonces el interés científico pasa al terreno prác- tre mayor relieve.
tico y se orienta hacia la química industrial, la
biología y la investigación aplicada en general. El monte de Venus
Otras indicaciones interesantes sobre el monte El monte de Venus (703) ocupa la parte de la
de Mercurio nos las proporcionan dos o tres palma de la mano que, en medicina, recibe el
marcas verticales que atraviesan la parte central nombre de «eminencia tenar» y está situado so-
del monte, cortadas por una marca transversal: bre la primera falange del pulgar, integrada en
indican una notable intuición para llevar bien el metacarpo. Es el reflejo de la vivacidad física
los propios negocios y, en general, una intui- del individuo, nos da la medida de su sensuali-
ción muy viva. dad y de su capacidad de amar, así como de su
apego a la familia y los hijos. Dada su situa-
Los montes de Marte ción, está ligado con una parte muy amplia del
Son dos y se denominan, respectivamente, lado activo de la vida subconsciente individual;
monte de Marte-positivo (el situado en la zona de ello se deduce que, cuando es ancho y carno-
comprendida entre el pulgar y el índice, entre la so, es síntoma de una viva carga energética, a
línea de la cabeza y la línea del corazón; 102) y veces incluso excesiva, en búsqueda continua de
monte de Marte-negativo (el situado en la parte un escape para manifestarse y descargar la pre-
contraria de la palma; 102). El primero nos in- sión. Esta carga puede incluso llegar a la bruta-
forma sobre el valor físico del sujeto. Cuanto lidad (aunque esto debe verificarse en función
más evidente sea, más desarrollada estará esta de la forma de la mano y del pulgar). En cam-
característica. En cambio, el monte de Marte- bio, cuando es poco consistente o incluso flacci-
negativo nos informa del valor moral del suje- do, es síntoma seguro de carencias (que pueden
to, de su tenacidad y constancia. Estos dos ser temporales, debidas a traumas o enfermeda-
montes han sido indicados con el mismo nom- des) en la esfera sexual. No obstante, en este
bre, ya que entre ellos existe una relación muy caso es preciso tener en cuenta la edad del su-
estrecha. El valor físico no suele manifestarse si jeto, ya que podría tratarse del deterioro nor-
no va acompañado de una fuerza moral ade- mal debido a la vejez. Algunos investigadores
cuada, y viceversa. Por consiguiente, un monte (entre los que se encuentra el autor) dividen el
de Marte-positivo débil y poco marcado puede monte de Venus en dos partes: la superior, ha-

Monte de Venus (103): a) Mitad


superior; b) Mitad inferior;
f) Anillo de la familia; y sus
marcas especiales (104):
0 Anillo de la familia;
a) Líneas divergentes del pulgar
hacia la palma; b) Enrejado;
c y d) Líneas de la fatalidad o
de Marte.

69
cia la línea de la cabeza, indicaría los aspectos de la cabeza, y en la inferior, por la unión de la
espirituales, mientras que la inferior, especial- muñeca. A los lados, sus límites son el dorso de
mente si está bien desarrollada, indicaría la ca- la mano y la línea mercuriana. Expresa las ca-
pacidad de expresión artística del sujeto y su pacidades imaginativas del sujeto y hasta qué
sensualidad. Un monte tan amplio como el de punto éste se encuentra influenciado por su
Venus suele estar surcado por líneas y marcas propia fantasía. Al contrario del monte de Ve-
especiales. Si las líneas son numerosas, significa nus, que representa las facultades energéticas
que tenemos ante nosotros a un temperamento activas, el monte de la Luna expresa la sensibili-
vivo y con una intensa vida social. A medida dad, pero quizá también, aunque sólo sea indi-
que las líneas se van haciendo más escasas, se rectamente, una forma de creatividad debida a
evidencia una frialdad progresiva y un incre- la capacidad de que dispone el sujeto para apro-
mento de la indiferencia hacia el prójimo. Vea- vechar de forma práctica las sugerencias de la
mos ahora algunas de las líneas más significa- fantasía. Sólo se puede buscar una confirma-
tivas. ción de ello en el examen de la forma de la
Línea de Marte (104c, d). Consiste en un mano en relación con el aspecto del propio
semicírculo que corre paralelo a la línea de la monte. Sea como fuere, la hipótesis que acaba-
vida. Puede haber incluso dos líneas de Marte, mos de exponer sólo es plausible en manos an-
mientras que en otras manos no existe ninguna. chas y cuadradas, del tipo práctico y positivo.
Esta o estas líneas confirman la vitalidad del su- De todo cuanto se ha dicho hasta ahora, se
jeto y su capacidad de recuperación o reacción deduce que el monte de la Luna nos indica el
ante las enfermedades: defienden a quien las equilibrio existente en el sujeto entre la realidad
posee contra los peligros de la magia o la envi- objetiva y la evaluación realizada por él mismo
dia. Generalmente se trata de individuos que a través de las modificaciones y alteraciones
pueden suscitar un sentimiento de este tipo, ya aportadas por su fantasía. Un estudio, por con-
que tienen grandes dotes y excelentes posibilida- siguiente, muy complejo, en el que conviene
des de hacer carrera. detenerse, ya que las indicaciones que pueden
Numerosas líneas pequeñas que parten del obtenerse son de notable valor y se refieren a
pulgar en dirección al centro de la palma (104a). distintos aspectos de la personalidad del indi-
Indican relaciones sentimentales de escasa pro- viduo.
fundidad. Si a ellas se suma un enrejado en la En efecto, un monte de la Luna bien desarro-
parte inferior del monte de Venus (104b), ello llado significa también amor hacia la naturale-
significa que la superficialidad de los sentimien- za, y si su cima está situada hacia abajo, ello
tos va acompañada por una necesidad continua quiere decir que el sujeto posee una marcada
de novedades, de emociones fuertes; caracterís- sensibilidad musical (especialmente hacia piezas
ticas que pueden llegar a representar un peligro. de mucho ritmo) que expresa su necesidad de
A veces puede observarse, en ciertas manos, armonía y de movimientos armoniosos. Las
numerosas líneas transversales que atraviesan el marcas especiales de este monte tienen, frecuen-
monte de Venus pero sin cortar la línea de la temente, significados muy concretos. Algunas
vida. Las hay de distintos grosores, próximas o líneas transversales en la parte del monte signi-
separadas. El poseedor de este tipo de líneas fican que el sujeto tendrá frecuentes ocasiones
ejerce una actividad que le hace estar en contac- de viajar. Un enrejado en la parte baja y hacia
to con el público, pero a alto nivel, y tiene que el dorso de la mano es signo de dificultades pa-
esforzarse por convencer a sus interlocutores. ra alcanzar el éxito y una afirmación en la vida.
Es el caso de los profesionales liberales, políti- Una cruz bien dibujada en cualquier parte del
cos, conferenciantes, etc. monte significa falta de sentido común y de sen-
Anillo de la familia (104c). Es una marca for- tido crítico. Una marca que corte el monte de la
mada casi siempre por dos o tres líneas trenza- Luna, en paralelo con la línea de Mercurio, in-
das entre sí y situada en la base de las dos falan- dica un marcado apego del sujeto por los bienes
ges externas del pulgar, exactamente sobre la materiales. Y, por último, en base al color, el
articulación. Si está bien marcada, su poseedor desarrollo y la consistencia del monte de la
está muy apegado a la familia y tiene un marca- Luna, se pueden obtener datos de gran utilidad
do sentido de su responsabilidad ante ella. sobre el estado de salud del bazo.

El monte de la Luna La llanura de Marte


Es la ligera prominencia (105) que los médicos Se indica con este nombre la parte central de la
En la página siguiente, detalle llaman «hipotenar». El monte de la Luna está palma, atravesada por casi todas las líneas prin-
del relieve de los Tributos en el
palacio de Sargón II en situado en la parte opuesta al monte de Venus y cipales y muchas líneas secundarias (106). La
Khorsabad. está definido, en la parte superior, por la línea observación de la llanura de Marte, de acuerdo

70
El monte de Luna (105) con sus
marcas especiales: s) Cúspide
hacia abajo; a) Líneas
transversales; b) Enrejado o
retícula; c) Cruz; 1) Línea del
lobo o de la avaricia; d) Línea
de Mercurio; e) Línea de la
cabeza; f) Línea de la vida;
g) Línea del corazón. La llanura
de Marte (106) es el centro de
la palma; prácticamente es
atravesada por todas las líneas,
principales y secundarias; b es
el monte de la Luna.

con cuanto hemos dicho sobre el examen gene- personalidad se expresa con mayor seguridad.
ral de la palma de la mano en las páginas ante- A veces, es posible que tenga en cuenta los con-
riores, no permite deducciones especiales dignas sejos recibidos, pero no sin antes pasarlos por el
de relieve. Su significado quirológico se revela filtro del razonamiento.
al tacto y los datos que proporciona se refieren
al carácter del sujeto. La llanura de Neptuno
Si al presionar con energía exactamente en el Consiste en una pequeña hondonada situada
centro de la llanura de Marte se tiene la sensa- entre el monte de Venus y el monte de la Luna
ción de un grosor escaso, también el carácter (107). Por sí misma no tiene gran importancia,
del sujeto examinado será débil e inseguro; se pero sí puede resultar significativa en función
dejará influenciar no sólo por las personas que de las líneas que la atraviesan y en base a sus di-
le rodean, sino también por los ambientes que mensiones. Cuando es bastante grande, marca-
normalmente frecuenta. En el caso contrario, es da por líneas regulares y consistente a la pre-
La llanura de Neptuno (107) decir, cuando al presionar el centro de la llanu- sión, el sujeto que la posee es capaz de sugestio-
indica las mayores, menores o
nulas capacidades del sujeto ra de Marte se obtiene una sensación de consis- nar a quienes se le aproximan con su energía vi-
para sugestionar a los demás. tencia, el carácter del sujeto es más fuerte y su tal y su persuasión.

72
Las líneas y las marcas
de la mano
De todos es sabido y para todos es evidente que llamada línea del destino. Se encuentran prácti-
Las cuatro líneas la palma de la mano está surcada por unas mar- camente en todas las manos: la carencia de al-
principales cas, que normalmente llamamos líneas. El rea-
lizar una interpretación lo más correcta posible
guna de ellas se considera hecho de notable im-
portancia y es síntoma de un insólito destino.
de estas líneas es misión de la quiromancia. Pe- Las tres líneas fundamentales se llaman así, ya
ro hay algunas preguntas que aún no se pueden que ellas solas podrían bastar para definir las
contestar con absoluta certeza, por ejemplo la características básicas de un sujeto. La línea de
razón de que dichas líneas se encuentren en la la vida, que nunca falta, comprende el pulgar,
palma de nuestras manos, a qué se deben, cuá- que es el dedo de la voluntad, y, en consecuen-
les son los motivos de que varíen de una mano a cia, revela cómo se utilizará ésta en las más di-
otra, a pesar de una cierta similitud de fondo. versas circunstancias. La línea de la cabeza divi-
Ya desde las primeras páginas de este libro de prácticamente en dos la palma de la mano y
hemos aludido a las distintas corrientes que más representa la capacidad de comprensión, la in-
respeto merecen actualmente entre los científi- teligencia, la memoria. Conserva los recuerdos
cos dedicados a estas investigaciones. Natural- y mira al porvenir, que está representado por la
mente se han formulado miles de hipótesis, a lo llanura de Marte. Es la línea de demarcación
largo de los siglos, con intención de explicar es- entre los ideales y su aplicación práctica. Y, por
tos hechos que, aún hoy, siguen constituyendo último, la línea del corazón: la sensibilidad, la
un misterio. Pero cuando este misterio se aclare emotividad, la capacidad de amar. Con ello
—y no hay duda de que esto ocurrirá algún basta para definir someramente a un individuo.
día—, la quiromancia podrá escapar del limbo Entre las líneas principales se incluyen algu-
al que se la ha relegado durante muchos años. nas otras, de menor importancia, ya que no ne-
/ as principales líneas de la Según una teoría muy difundida a comienzos cesariamente se encuentran en todas las manos
mano (108): a) Línea de la del siglo xix, las líneas de la mano son conse- y su falta no constituye motivo de sorpresa: la
vida; b) Línea de la cabeza; línea de los hijos, la línea del matrimonio, la lí-
c) Línea del corazón; d) Línea cuencia de las acciones que hemos cometido en
del destino; e) Línea del Sol; las vidas vividas anteriormente, según el prin- nea de la viudedad, la línea hepática o de la sa-
0 Línea mercuriana; cipio que afirma que «los pecados de los pa- lud o mercuriana, la línea del Sol o de Apolo y
g) Rascetas. La línea de la vida dres recaen sobre los hijos», entendiendo por las rascetas o brazaletes.
(109) recorre prácticamente toda
la base del monte de Venus; «padres» nuestras anteriores reencarnaciones.
a) Monte de Júpiter; b) Línea Pero ya a finales del siglo pasado otras teorías La línea de la vida
de la vida; c) Rascetas. se impusieron a esta atractiva hipótesis. El co- Nace en la curva situada entre el pulgar y el
nocido quiromántico y astrólogo Desbarolles, al índice y prosigue su avance a lo largo de la base
que hemos aludido frecuentemente, defendía ya del monte de Venus, al que, en cierto sentido,
en su libro Les mysteres de la main —publicado define. La línea de la vida ideal (709) comienza
en París en 1859 y que tuvo un éxito arrollador bajo el monte de Júpiter y recorre una trayecto-
para aquella época— la siguiente teoría: «No ria curva armónica y bien dibujada, hasta llegar
existe nada más sorprendente que la electricidad a la muñeca, donde se confunde con la primera
que va desde las manos al cerebro y del cerebro
a las manos a través del sistema nervioso, de-
jando continuas huellas de su paso y uniendo,
por un lado, la fatalidad procedente de los as-
tros y, por otro, la voluntad y las pasiones que
proceden del cerebro.» Observando la palma de
una mano abierta y bien iluminada, veremos de
inmediato que se distinguen dos tipos de líneas:
algunas más grandes, que atraviesan la palma
horizontal y verticalmente y que suelen ser más
marcadas y evidentes; otras más numerosas,
breves y frecuentemente con una trayectoria
caprichosa, que se hunden apenas en la palma.
Formulada esta premisa, ya podemos exponer
una primera clasificación de las líneas, que divi-
diremos en principales y secundarias. Estas últi-
mas serán, a su vez, objeto de posteriores sub-
divisiones.
En la página anterior, lámina Las líneas principales (108) están constituidas rasceta. Su impresión debe ser regular y poco
alemana con líneas y montes y por tres líneas fundamentales, que reciben los
sus símbolos (Biblioteca profunda, con una coloración rosada ligera-
Trivulziana Fondo Morando, nombres de línea de la vida, línea de la cabeza y mente más marcada que el color de la piel de la
Milán). línea del corazón, a las que se suma una cuarta palma. Esta línea no debe estar interrumpida

75
Distintos puntos de partida de por marcas especiales como puntos, islas, de cambios más profundos. En este caso, puede
la línea de la vida (110): cuadrados, estrellas, cruces, etc., y no debe es- resultar útil una confrontación entre ambas ma-
a) Junto al monte de Júpiter; tar cortada por líneas transversales. Las pocas nos: si estas marcas sólo se encuentran en la
b) En el centro entre el índice y personas que poseen una línea de la vida como mano izquierda, el sujeto, por algún motivo, no
el pulgar; c) Cerca del pulgar.
La línea de la vida: (111) Con ésta gozan de perfecta salud, están equilibradas, es capaz de alejarse de casa y se refugia en el
tramo final ramificado hacia llenas de vitalidad, con apetencias sexuales nor- reino de la fantasía. En cambio, si se encuen-
abajo; (112) Con tramo final males. Pero líneas de la vida como la que aca- tran también en la mano derecha, significa, por
orientado hacia el monte de la bamos de describir son muy difíciles de en-
Luna; (113) Que termina en dos el contrario, que las circunstancias obligan al
ramales, uno de los cuales contrar. En realidad es esta línea la que casi sujeto a una vida de desplazamientos y viajes
avanza hacia el monte de la siempre presenta mayor número de altera- que no le resultan agradables pero que no
Luna; a) Es la linea de la vida; ciones: es preciso estudiarlas muy detallada- puede evitar.
b) El monte de la Luna. mente, ya que son de importancia vital para 2. La línea de la vida en su tramo final se
nuestros propósitos. orienta hacia el monte de la Luna (112). Si es-
ta orientación está muy marcada, nos encontra-
El punto de partida de la línea de la vida mos con una persona tremendamente aficiona-
Nos conviene comenzar por su punto de parti- da a los viajes y las aventuras, como podría ser
da, que puede estar más o menos cerca del el caso de un navegante solitario o un astronau-
monte de Júpiter.
1. Punto de partida cerca del monte de Jú-
piter (770o). El sujeto presenta una marcada
personalidad que a veces puede arrastrarle a
sobrevaloraciones de sí mismo, impulsándole a
concebir excesivas ambiciones, con frecuencia
desproporcionadas en relación a las circunstan-
cias (según la importancia del monte de Jú-
piter).
2. Punto de partida casi en el centro entre
índice y pulgar (110b). La persona examinada
posee un temperamento bastante equilibrado,
pero con frecuencia se deja influenciar por las
circunstancias, que pueden determinar cambios
bruscos de comportamiento.
3. Punto de partida muy cerca del pulgar
(110c). El sujeto no tiene una personalidad muy ta. Es difícil que las circunstancias puedan fre-
marcada. Frecuentemente rehuye la compañía nar el ímpetu de estas personas, que, antes o
de la gente y tiene tendencia al aislamiento. Es- después, abandonarán todo para buscar su «ru-
ta característica se ha observado en personas ta soñada».
que han emprendido el camino del ascetismo. 3. La línea de la vida se divide en dos rama-
les que se orientan en direcciones opuestas y
Las terminaciones de la línea de la vida uno de ellos se dirige hacia el monte de la Lu-
Es preciso observar también atentamente la for- na» (113). El sujeto se permite algunos viajes,
ma en que acaba la línea de la vida. Existen va- pero pronto desea regresar.
rias posibilidades.
1. La línea de la vida rodea totalmente el
monte de Venus, fundiéndose o no con la pri-
mera rasceta (111). La persona que estamos
estudiando siente, probablemente, un gran inte-
rés por la vida hogareña. Considera la casa co-
mo un refugio al que regresar en cuanto se lo
permiten sus compromisos sociales. No se trata
de la búsqueda de un escondite en el que ocul-
tarse, sino de una auténtica elección. Si ade-
más, en el último tramo, se observan breves lí-
neas curvas y finas que se orientan hacia el
monte de la Luna (777), ello significa que este
amor por su intimidad doméstica se ve a veces
turbado por un deseo de libertad y de espacios
más amplios, deseo que puede traducirse en un
viaje, pero que también puede expresar el deseo

76
La línea de la vida puede ser El recorrido de la línea de la vida
larga y fina (114a); mal trazada La línea de la vida puede, en su recorrido,
(114b); muy marcada (114c);
puede representar distintos tipos describir un arco regular, como ya hemos visto,
de fracturas (115); tener un o bien presentar desviaciones e interrupciones
cuadrado o un rectángulo sobre de distinta naturaleza. Puede presentar altera-
la fractura (116) o bien estar ciones en el color o en la profundidad de su
interrumpida por islas
longitudinales (117). impresión. Examinemos por separado cada
caso.
1. La línea de la vida tiene un recorrido re-
gular, formando un arco de círculo bien dibuja-
do (109). Significa la capacidad de contemplar
la vida con gran objetividad, evaluando con se-
renidad y sentido común sus aspectos positivos
o negativos.
2. La línea de la vida es larga y fina {114a).
Nos encontramos ante una insólita sensibilidad
nerviosa que puede provocar graves agotamien-
tos, especialmente en la época del climaterio.
3. La línea de la vida está mal trazada, con 6. La línea de la vida muestra una o varias
una marca incierta y poco profunda (114b). islas bien separadas unas de otras (117-119).
Quien posea una línea así tendrá escasas ener- Hay algún punto negativo ligado con la salud
gías vitales, viéndose afectado por pequeños del sujeto: enfermedades más o menos graves,
trastornos; no obstante, alcanzará una edad pero no peligrosas, con tendencia a repetirse pe-
respetable. riódicamente. No se trata de enfermedades cró-
4. La línea de la vida está marcada profun- nicas, sino de la debilidad de un órgano que en-
damente y presenta un intenso color rosa fuerte ferma con frecuencia. Estas islas son síntoma
(114c). El carácter del poseedor de tal línea es de agotamiento y debilidad nerviosa. Si la isla
más bien violento y agresivo. Se trata de un pa- se sitúa transversalmente con respecto a la línea
sional en todas sus manifestaciones, incluyendo
sus juicios, y difícilmente podrá ser frenado por
la racionalidad de un consejo.
5. La línea de la vida presenta una fractura
(115a, b y c). Para ser considerada como tal,
la interrupción debe estar bien marcada y ser
muy evidente: indica una enfermedad grave o
un accidente que puede poner en peligro la vida
del sujeto. Las interrupciones de la línea de la
vida existen desde el momento del nacimiento y
es muy raro que resulten más evidentes, bien
por un incremento en su profundidad o en su
coloración, cuando el acontecimiento, sea en-
fermedad o grave accidente, esté a punto de
producirse. Mediante la datación se puede es-
tablecer, con cierta aproximación, el período e
investigar si se trata de accidente o enfermedad.
Pero si los dos extremos de la fractura están en-
cerrados en un cuadrado o un rectángulo for- de la vida (118), es preciso tener en cuenta su
mado por cuatro líneas capilares que se en- orientación, es decir, el ángulo que forma con
cuentran en ángulo recto (116), el accidente o la la propia línea. En este caso no está en juego la
enfermedad se producirán, pero sin comprome- salud del sujeto, sugiriendo en cambio factores
ter la vida del sujeto, aunque puedan dejar se- esencialmente económicos. Cuando la isla se
cuelas permanentes de tipo físico o psíquico. El orienta hacia el monte de Mercurio (118a), indi-
cuadrado que excluye el peligro de muerte en ca preocupaciones de negocios, o bien, según la
caso de fractura de la línea de la vida se forma, época de la vida en que se sitúe, preocupaciones
con cierta frecuencia, pocos meses antes de la causadas por los hijos. Cuando se orienta hacia
presunta fecha del accidente o la enfermedad y el monte de Saturno (118b), en ese período de
desaparece algún tiempo después. Es casi una la vida del sujeto, determinado mediante la da-
confirmación del poder que puede representar tación, pueden producirse dificultades económi-
la voluntad ante los obstáculos de la vida. cas de una cierta entidad, llegando a modificar

77
su forma de vida. Si la isla se orienta hacia el
monte del Sol, es decir, hacia la base del anular,
la preocupación del sujeto es de orden moral.
En ese período existe algún acontecimiento que
a él se refiere y que desea ocultar a los demás
porque teme sus críticas, sus comentarios. Es
algo que podría empañar la imagen que desea
dar de sí mismo.
7. La línea de la vida presenta algunos pun-
tos en su recorrido (120). Estos suelen indicar
enfermedades de breve duración. Su intensidad
queda indicada por el aspecto del punto: cuanto
más profundo y rosado sea, más grave será la
enfermedad.
8. La línea de la vida está cortada por

La linea de la vida puede estar


interrumpida por islas
transversales (118) dirigidas enrejado. Si se encuentra en la parte central de
hacia los montes de Mercurio
(a) y de Saturno (b), por islas la línea de la vida, precisamente en el tramo que
en forma de haba (119), por se asoma sobre la llanura de Marte (122a), la in-
puntos y barras transversales dicación se refiere en especial al mundo del tra-
(120), por una larga isla
delimitada por barras
transversales (121), por
enrejados (122) dirigidos hacia
la llanura de Marte (a) o hacia
la muñeca (b).

barras transversales (120). Pueden estar aisla-


das o en grupo: el significado no varía. Las
barras indican momentos de ansiedad, de
aprensión y de inseguridad, en correspondencia
con las épocas determinadas mediante la data-
ción.
9. La línea de la vida presenta una isla muy
larga (121). Nos encontramos ante dificulta-
des, obstáculos prolongados en el tiempo. Pue-
de también tratarse de un trauma, con repercu-
siones sobre el carácter del sujeto si la isla está bajo y de la actividad y sólo en casos muy raros
atravesada por barras transversales (121). En puede referirse a una carencia momentánea en
este caso, cualquier trastorno, incluso de tipo la esfera sexual. En caso que el enrejado esté si-
leve, tiende a hacerse crónico, y en este largo tuado en la parte baja de la línea, hacia la mu-
período —a causa de la escasa salud— el sujeto ñeca (122b), su significado varía sensiblemente:
no es capaz de expresar lo mejor de sí mismo. el sujeto tiende a alejarse de la vida activa y
De ello pueden incluso derivarse dificultades la- productiva, aunque se encuentre en buenas con-
borales, ya que cualquier iniciativa significa un diciones de salud, creándose una especie de
gran esfuerzo, y esto puede prolongar la enfer- mundo interior en el que encerrarse como en un
medad. exilio voluntario.
En la página anterior, las líneas y 10. Un enrejado parte del monte de Venus y 11. Una estrella o una cruz atraviesan la lí-
otras marcas de la mano con se extiende hasta cruzar la línea de la vida (122). nea de la vida (123). Son síntomas de un acon-
interpretaciones y significados, Sigue siendo índice de una disminución en la tecimiento negativo e imprevisto del que el suje-
con la posición del zodiaco sobre
ella, en un grabado francés de potencialidad del sujeto, de una reducción mo- to es tan sólo responsable indirecto. Si la estre-
¡640, de las Oeuvres de Jean- mentánea de su carga vital, pero con distintos lla o la cruz son muy profundas y de color rojo,
Baptiste Belot. matices según la zona en que esté situado el puede tratarse de un colapso cardiovascular.

79
Las ramificaciones en la línea de la vida sujeto una vida no desprovista de dificultades,
Las ramificaciones de la línea de la vida (124) aunque alcanzará sus metas. En cambio, cuan-
son marcas más bien finas, casi capilares, y, se- do la cruz bien marcada se encuentra en la parte
gún estén orientadas hacia arriba o hacia abajo, final de la línea de la vida (126b), significa en-
varían profundamente en cuanto a significado. tonces muerte en la felicidad o quizá precisa-
Las que se encuentran en el primer tramo de la
línea de la vida, que corresponden en la data-
ción a los primeros veinte años (124a), indican
los problemas que el sujeto encontró en su ni-
ñez y adolescencia. Las que se orientan hacia la

mente a causa de una gran felicidad. A veces


pueden observarse dos líneas de la vida que co-
La línea de la vida puede 124 rren en paralelo (127). Esta configuración, un
también estar atravesada por tanto rara, es síntoma de bienestar físico y eco-
una estrella (123a) o una cruz base del índice (124b) indican los esfuerzos lle- nómico, pero, para lograr mayor precisión,
(123b). Sus ramificaciones
pueden dirigirse hacia arriba en vados a cabo por el sujeto para afirmar su pro- conviene confrontar las dos manos. Si la línea
distintas direcciones (124), hacia pia personalidad, así como una formación cul- de la vida es doble en ambas manos, se confir-
abajo (125) hacia el pulgar (a) o tural con frecuencia difícil. Si están orientadas ma la previsión. Si, por el contrario, sólo es do-
hacia la línea del destino (b). hacia el monte de Saturno (124c), los problemas ble en la mano izquierda, el pronóstico es váli-
La línea de la vida puede
comenzar y terminar con una y las contrariedades del sujeto están o han esta-
cruz (126), presentándose do motivadas por la familia; y si además van
también a veces doble (127). acompañadas por una cruz se ha producido un
cambio en la vida del sujeto producido por la
muerte de un progenitor. Si están orientadas
En la página siguiente, «la línea hacia la base del anular (124d), el sujeto ha te-
del corazón interrumpida,
sentimientos sencillos pero nido o habría podido tener el éxito reservado a
constantes» (tarjeta postal los «niños prodigio».
francesa de principios de siglo). Si las ramificaciones se dirigen hacia la línea
de la cabeza (125a), indican buenos resultados
en las iniciativas, ganancias abundantes o un
empleo estatal. En cambio, si se dirigen hacia
abajo (125b), indican dificultades en las iniciati-
vas, escasas ganancias e incluso algunos mo-
mentos de indigencia. Cuando están orientadas
hacia el pulgar (125c), es decir, avanzan hacia el
monte de Venus, el significado es negativo: en
la vida del sujeto se prevén ansiedades y proble-
mas que frenarán su camino en pos de las metas
fijadas. do pero en tono menor y habrá que atravesar
numerosos obstáculos para alcanzar los fines
Marcas especiales en la línea de la vida perseguidos. Sea como fuere, es siempre sínto-
Si la línea de la vida nace en el hueco entre el ma de una sensualidad muy brillante a nivel fi-
índice y el pulgar con una cruz bien marcada siológico en el sentido de que no precisa una
(126a), la tradición dice que el destino reserva al participación sentimental.

80
La línea del corazón
Se llama así la línea situada en la parte superior
de la palma de la mano, exactamente por deba-
jo de los montes de Mercurio, del Sol, de Satur-
no y, a veces, también del monte de Júpiter
(128). Como su nombre indica, esta línea nos
proporciona datos muy útiles no sólo sobre el
funcionamiento general del músculo cardíaco,
sino también sobre la naturaleza de los senti-
mientos, sobre la emotividad, sobre los estados
de ánimo que, habitualmente, se consideran li-
gados en alguna forma con el corazón, sobre las
La línea del corazón «ideal» manifestaciones afectivas y, por consecuencia,
(128) es muy rara; se puede también sobré las sexuales.
determinar su posición mediante Como ya hemos dicho, es una de las líneas
el método descrito en esta principales, pero, en contra de lo que ocurre
misma página e ilustrado en la con la línea de la vida, puede faltar a veces. En
figura 130.
La línea del corazón también ocasiones queda sustituida por algunos trazos
puede aparecer fragmentada poco marcados (129a) y en otras se confunde Cuando se dan estas circunstancias —caso,
(129a); b es la línea de la con la línea de la cabeza (129b). No obstante, se en realidad, bastante raro—, la persona que te-
cabeza. trata de casos muy raros, de los que nos ocupa- nemos delante puede ser definida como emoti-
remos posteriormente. vamente normal, con un sano equilibrio, con
apetencias sexuales normales y con reacciones
El punto de partida de la línea del corazón controladas.
En el pasado reciente, algunos quirománticos En cambio, cuando las líneas trazadas son
situaban el punto de partida de la hnea del co- notablemente más cortas que las respectivas fa-
razón en la parte del monte de Júpiter, por lo langetas y, por consiguiente, la línea del cora-
que su punto terminal se encontraba entonces zón discurre muy próxima al «arco» de unión
bajo el monte de Mercurio. Este hábito no mo- de los dedos (130b), estamos ante un sujeto en
dificaba en absoluto el valor y significado"de la el que se evidencia un incremento de la emotivi-
línea del corazón, pero fue abandonado por ra- dad, una redundancia, una tendencia a la exa-
zones de simplicidad y coherencia. En efecto, geración que, en la práctica, se traduce en un
en primer lugar, la línea del corazón en el tramo escaso equilibrio, en una carencia de medida
situado bajo el monte de Mercurio no presenta y en repentinos entusiasmos sentimentales o,
variaciones notables en la comparación entre cuando menos, afectivos.
ambas manos, mientras que las mayores dife- Si nuestras perpendiculares son notablemente
rencias se producen en el lado contrario. En se- más largas que la falangeta correspondiente, lo
gundo lugar, el sistema de datacion que muchos que significa que la línea del corazón discurre
emplean sitúa la época comprendida entre el más cerca de la línea de la cabeza (130c), se ma-
nacimiento y los veinte años precisamente en nifiesta en el sujeto el caso contrario: aunque
el tramo inicial de la línea del corazón bajo el no podamos hablar de una falta total de emoti-
monte de Mercurio. vidad, sí podemos decir que tiene un fuerte
La línea del corazón, en contra de lo que control de las reacciones emotivas. Sus elec-
ocurre con las otras líneas principales, comienza ciones son muy ponderadas y estudiadas, sus
bajo el monte de Mercurio, en el canto de la movimientos están siempre inspirados por la
mano, y termina, cuando sigue un recorrido prudencia y la reflexión. En otras palabras, en
normal, en la zona del monte de Júpiter. sus relaciones no se produce nunca un movi-
Es conveniente determinar, ante todo, lo que miento impulsivo. De ello se deduce que, al ac-
se entiende por línea del corazón «ideal». tuar así, el individuo nunca pone en juego sus
Para hacerlo así, tenemos que disponer de propios recursos sentimentales, perdiendo in-
una huella muy bien preparada de la mano. Des- cluso ocasiones ventajosas.
de los puntos centrales de las bases de los dedos Volviendo a la descripción de la línea del co-
medio, anular y meñique trazaremos unas líneas razón ideal, debemos añadir que tiene que estar
perpendiculares que lleguen a la línea del cora- claramente marcada, recorriendo una ligera
zón o a la prolongación de ella (130). Si la lon- curva apenas insinuada hacia la palma de la
gitud de las líneas así trazadas es igual a la longi- mano o la línea de la cabeza. La marca debe ser
tud de las correspondientes falangetas del me- continua, no demasiado Drofunda y de color
dio, del anular y del meñique, la línea del cora- rosado.
zón está situada en su posición ideal (130a). Antes de pasar a un examen más detenido de

82
la línea del corazón, resulta obligado formular 3. Línea del corazón convexa (133). A par-
una premisa. tir de su origen, bajo el monte de Mercurio, la
Los resultados que podamos obtener de la línea del corazón sube primero ligeramente en
observación de esta línea deben siempre compa- dirección a los montes del Sol o de Saturno y
rarse y ampliarse con cuantos elementos se ob- luego se curva bruscamente hasta unirse, o casi,
tengan del estudio de la línea de la cabeza, de la con la línea de la cabeza, bajo el monte de Jú-
que hablaremos a continuación. Es preciso te- piter. En este caso, a las indicaciones que de
ner en cuenta que la línea del corazón repre- ello pueden deducirse se añade otro dato de
senta el puente que conduce las energías desde
la parte subconsciente de la mano a la parte
consciente, indicando ademas, por consiguien-
te, cuanta emotividad surge del misterioso mun-
do del subconsciente y su naturaleza, y aflora
en el Yo consciente del sujeto. Teniendo en
cuenta que la línea de la cabeza, con su recorri-
do en sentido contrario, representa el control
que la racionalidad del sujeto es capaz de ejer-
cer sobre la parte irracional, sobre el instinto, la
lectura de ambas líneas, minuciosa y compara-
La línea del corazón puede da, permite resolver esa especie de ecuación con
también ser cóncava (131),
derecha (132) o convexa (133): cuatro incógnitas que nos proporciona una vi-
a) es la línea del corazón; b) la sión completa del equilibrio psicológico del
línea de la cabeza, en las tres sujeto examinado. Podrán sumarse algunos ele-
ilustraciones. mentos más para clarificar mejor ciertos aspec-
tos. En estos casos los investigadores quiromán- gran interés: el sujeto ha sufrido o sufrirá un
ticos recurren, en especial, a la estructura y trauma psíquico, o quizá incluso psicofísico,
longitud del dedo de Mercurio y también, a ve- que modificará profundamente su forma de
ces, a algunos aspectos del monte de Venus. sentir, su sensibilidad y la forma de manifes-
Pero los elementos obtenidos en base a la lec- tarla. La comparación entre los exámenes reali-
tura de las dos líneas fundamentales son ya su- zados antes y después del trauma pueden dar la
ficientes para delinear con certeza la estructura sensación de encontrarse ante dos individuos di-
básica. ferentes. Mediante el examen de las líneas en su
conjunto es posible determinar la naturaleza del
El recorrido de la línea del corazón trauma y mediante la datación se puede decir
El recorrido de la línea del corazón puede ser de cuándo ocurrió o cuándo ocurrirá dicho aconte-
muchos tipos, pero podemos clasificarlo en tres cimiento.
fundamentales, que examinaremos a renglón se-
guido. Las terminaciones de la línea del corazón
1. La línea del corazón cóncava (131). Se Es raro que el punto inicial de la línea del cora-
trata de una curvatura más acentuada que en la zón presente anomalías. Por el contrario, las
línea del corazón «ideal». Es el caso que más se variaciones de su punto terminal pueden ser in-
suele encontrar en quiromancia. Puede ser una finitas. En la gran mayoría de los casos llega a
curvatura más o menos acentuada, y en igual las proximidades del monte de Júpiter con dis-
medida variarán en consecuencia la capacidad tintas formas, que, sin embargo, pueden agru-
de reacción del individuo y su sensibilidad, tan- parse en cierto número de casos típicos (134).
to en el terreno amoroso como en el más genéri- 1. La línea del corazón termina cerca del
co de las relaciones familiares y amistosas. punto de ápice o cima del monte de Júpiter
2. Línea del corazón recta (132). Discurre (134b). El significado es positivo: el sujeto que
en paralelo con la línea de la cabeza, más o me- posee una línea del corazón de este tipo, posee
nos próxima a ella, pero siempre con una clara también una vida afectiva rica, variada y equi-
distinción entre ambas. Denota un elemento de librada.
frialdad en el temperamento de quien la posee. 2. La línea del corazón tiende a llegar al
La forma que su poseedor tiene de entender el borde de la mano, bajo el punto de unión del
amor o la amistad se destaca de la media, en índice, atravesando el monte de/Júpiter-(134a).
cuanto que el sujeto trata de satisfacer más las En el temperamento del sujeto examinado exis-
exigencias psíquicas que físicas. En especial en te una tendencia a los celos, a la posesividad en
las relaciones sentimentales asume una actitud el amor, pero también un maircado apego por
notablemente cerebral que, sin embargo, no ex- los bienes adquiridos; apego que no significa
cluye un cariño muy profundo. avaricia, sino un notable sentido de la propie-

83
dad. Todo ello en una medida que supera la necesidad de encerrarse en sí mismo, con todos
media de este sentimiento, muy difundido en los daños psicológicos que ello puede compor-
países pobres de economía campesina. tar. El caso es serio y merece la atención de un
3. La línea del corazón llega al canto de la psiquiatra. Hay que tener cuidado para no con-
mano, pasando por debajo del monte de Júpi- fundir esta incapacidad de comunicación con
ter (134c). En este caso, los celos del sujeto su- ese estado de ánimo distinto que puede sugerir
peran a la persona que ama, extendiéndose a una actitud similar pero que es fruto de una
todo el grupo de personas al que pertenece: la gran riqueza espiritual que conlleva una necesi-
familia, o bien los amigos, o su colectivo profe- dad de aislamiento y meditación interior. En
sional, o su club, o su partido político. Este este caso, las marcas deben buscarse en otros
apego, más habitual de lo que pensamos, coin- lugares, especialmente en la línea de la cabeza y
cide con la necesidad que el individuo tiene de en el monte de Júpiter. Por otro lado, es muy
defender, a toda costa, su papel en la sociedad, raro que la línea del corazón acabe con un trazo
que para él representa el único motivo de satis- único. En la mayoría de los casos se ramifica en
facción y la única ocasión de ejercer el poder. su tramo final; de la naturaleza y cantidad de
Actitud comprensible pero escasamente equili- las ramificaciones se pueden deducir datos muy
brada, ya que faltan en el conjunto los elemen- interesantes sobre la emotividad del sujeto.
tos de contrapeso que pueden representar los Pero, considerando la importancia que tienen
afectos familiares o las relaciones amorosas, las ramificaciones, es conviente que nos deten-
que evidentemente no asumen para el sujeto la gamos un poco en este tema, como ya hicimos
La línea del corazón puede: importancia que merecen. Una prueba de este antes en la línea de la vida.
134a) Atravesar el monte de desequilibrio la constituye el hecho de que es
Júpiter; 134b) Terminar cerca
de la cúspide (s) del monte de casi siempre el propio sujeto quien lo arruina Las ramificaciones de la línea del corazón
Júpiter; 134c) Pasar por debajo todo, por un excesivo atrevimiento. En esa gran arteria de conexión entre el sub-
del monte de Júpiter. También 4. La línea del corazón termina en el punto consciente y el consciente que constituye la
puede terminar: 135á) Entre el
índice y el medio; 135b) Bajo el de encuentro entre los dedos índice y medio, en- línea del corazón, las ramificaciones represen-
monte de Saturno; 135c) Bajo tre el monte de Júpiter y el de Saturno (135a). tan los carteles indicadores, la señalización de
el monte de Apolo o del Sol. El poseedor de una terminación como ésta es las elecciones, las preferencias, las tendencias y
Las ramificaciones (136) de la
línea del corazón pueden ser propenso al entusiasmo, casi siempre de natura- desviaciones del sujeto. Nos limitaremos a dar
ascendentes (a) o descendentes leza ideológica y escaso rendimiento práctico; unas indicaciones sumarias: sólo una prolonga-
(b); t) es la línea de la cabeza. además, nunca se propone fines ilícitos. Algu- da experiencia permitirá la interpretación co-
nos especialistas en quiromancia atribuyen a esta rrecta.
característica un significado que sólo es distinto Es conveniente especificar que las ramifica-
en apariencia: un gran amor al que el sujeto es- ciones (136) no aparecen sólo al final de la línea
tá dispuesto a sacrificar gran parte de su propia del corazón, sino que se encuentran a lo largo
personalidad. de todo su recorrido y se denominan ascenden-
5. La línea del corazón termina bajo el tes (136a) o descendentes (136b), según se orien-
monte de Saturno (135b). Se encuentra con bas- ten hacia arriba o hacia abajo. Las ramificacio-
tante frecuencia y denota una notable inquietud nes ascendentes suelen considerarse elementos
sentimental, acompañada de una gran incerti- positivos; su orientación hacia los montes del
dumbre en las elecciones: actitud que denota, a
su vez, escasa profundidad en los afectos. Con-
siguientemente, son frecuentes las desilusiones,
tanto en el terreno amoroso como en el amisto-
so, pero el disgusto suele durar poco. Por lo ge-
neral, el auténtico interés de estos individuos se
centra en problemas de muy distinta naturaleza,
ya sean personales —con una evidente egola-
tría— o relativos a un grupo de personas que
acaban por ocupar el lugar normalmente ocu-
pado por la persona amada; grupo al que ellos
dedican todas sus energías.
6. La línea del corazón termina bajo el
monte del Sol (135c). Es un caso bastante raro,
ya que se trata de una línea excepcionalmente
corta. No es un signo positivo. Denota, en el
sujeto, una insólita pobreza de espíritu, una in-
capacidad para establecer contactos satisfacto-
rios con los demás y, consecuentemente, una
84
Sol, de Saturno o de Júpiter modifica su signifi- mental, o más genéricamente en su esfera afec-
cado, influenciando el examen general de la lí- tiva, un elemento práctico, para decirlo con
nea del corazón, de forma que no implica difi- mayor claridad, «de interés ambicioso» que tur-
cultades de interpretación, pero los casos son ba la pureza del sentimiento, pero que aporta
demasiado numerosos para que podamos entrar un elemento concreto destinado a revelar su uti-
en detalles y ejemplos. lidad en la vida cotidiana.
No obstante, tenemos que aclarar que las ra- 4. En el caso en que estas ramificaciones se
mificaciones ascendentes dirigidas hacia el pun- orienten hacia el monte de Mercurio, se pue-
to de encuentro de los dedos índice y medio son den formular similares consideraciones. En este
las más positivas en cuanto a la serenidad sen- caso, el aspecto sentimental se hace aún más es-
timental del sujeto; si, además, forman un tri- caso y se concreta la búsqueda de un interés
dente (137), son signo de grandes triunfos en el económico, tanto en el amor como en la amis-
amor. tad, hasta el punto de que, muchas veces, se
tratará tan sólo de un sistema de colaboración
Por ramificaciones ascendentes hemos enten- muy estrecho y, generalmente, muy fructífero
dido, hasta ahora, aquellas líneas que parten de para ambas partes. Las ramificaciones hacia el
la línea del corazón hacia arriba, es decir, desde monte de Mercurio, sin embargo, deben juzgar-
el monte de Mercurio hacia el monte de Júpiter. se con mucha prudencia, ya que a veces pueden
Pero también deben considerarse ramificacio- ser signo de perturbaciones en la esfera sexual;
nes ascendentes aquellas que se dirigen hacia perturbaciones que pueden convertirse en autén-
arriba, pero al revés, es decir —para que nos ticas desviaciones cuanto más se acerquen al co-
aclaremos un poco—, partiendo del monte de mienzo de la línea del corazón.
Júpiter y dirigiéndose hacia el monte de Mercu-
La línea del corazón puede rio (138). Su significado es de máxima impor- Las ramificaciones descendentes, es decir, las
terminar en tridente (137a); tancia.
b) es la línea de la cabeza. Las líneas que se orientan hacia abajo (136b) en re-
ramificaciones ascendentes (138) 1. 5/ están orientadas hacia el monte de lación con la línea del corazón —es decir, desde
de la línea del corazón pueden Apolo (138a), el sujeto tiende a idealizar en la el monte de Mercurio al monte de Júpiter—, se
tener diversas orientaciones; relación amorosa a la persona amada. Ello no dirigen hacia la línea de la cabeza y modifican
aguí se esquematizan en las
ascendentes hacia el monte de significa que esta actitud sea totalmente sincera; en sentido negativo los resultados obtenidos en
Apolo (a) y de Saturno (b); t es pero al sujeto le gusta creerlo así. base a la lectura de la línea del corazón. En la
la línea de la cabeza. 2. Si se orientan hacia el monte de Saturno mayoría de los casos, indican una relación sen-
timental que comienza rodeada por notables di-
ficultades y, frecuentemente, concluye negativa-
mente por causas independientes a la voluntad
del sujeto. Con frecuencia se trata de relaciones
en las que uno de los dos o ambos sujetos están
ya casados: una relación que dura muchos
años, con escasas satisfacciones, y que impide
otros encuentros y otros amores. En estos ca-
sos, a la ramificación que nos permite esta in-
terpretación se suma una fina línea capilar a lo
largo de casi todo el recorrido. En otros casos,
cuando la ramificación se ve interrumpida por
una barra perpendicular, la relación sentimental
se interrumpe a causa de la muerte repentina del
compañero. Es necesario aclarar, sin embargo,
que las ramificaciones de este tipo se encuen-
tran en temperamentos muy generosos desde un
punto de vista afectivo, por lo que es válido su-
poner que la vida del sujeto no será tan sólo
una sucesión de fracasos y desilusiones. Es con-
veniente tener siempre presente, al examinar es-
(138b), las manifestaciones afectivas del sujeto tas ramificaciones, que el sujeto, en el momen-
son más sufridas, plenas en todo momento de to en que se dispone a entablar una relación
incertidumbres y dudas, pero, antes o después, amorosa, puede no estar en su mejor forma físi-
termina por encontrar el equilibrio justo. ca o que un malestar momentáneo puede haber
3. Cuando estas ramificaciones se orientan reducido temporalmente su carga energética e
hacia el monte de Júpiter —y es el caso más fre- incluso su capacidad de juicio.
cuente—, el sujeto incluye en su esfera senti- En casos de este tipo pueden surgir marcadas

85
La línea del corazón puede ser complicaciones, de las que el sujeto sólo podrá notar las modificaciones del color de la línea de
fina (139a), y en ese caso es liberarse mediante un gran esfuerzo de voluntad. acuerdo con el curso de la enfermedad. Natu-
síntoma de la timidez del Éste es uno de los casos típicos en los que el ralmente, no basta este indicio para determinar
sujeto, o bien ancha (139b),
síntoma de brutalidad a nivel libre albedrío tiene una importancia decisiva en si un corazón está enfermo y hasta qué punto lo
patológico. el destino del sujeto. El encuentro con una per- está. Existen otros datos de confirmación, que
sona que provoca un cierto interés sentimental deben buscarse con gran cuidado.
no se transforma necesariamente en una rela- También la profundidad de la línea del cora-
ción, sin que intervenga la voluntad del sujeto. zón puede proporcionarnos datos muy intere-
La decisión de comenzar una relación, a pe- santes. Si su dibujo es regular y su impresión
sar de los evidentes obstáculos, es fruto de la bien definida, el sujeto es capaz de experimen-
libre elección, y las inevitables desventuras que tar profundos sentimientos, siendo fiel tanto
de ello se deriven no pueden ser imputadas a la en el amor como en la amistad. Pero si la im-
«mala suerte» o al «destino en contra». El suje- presión es muy profunda, las indicaciones ante-
to no puede evitar el encuentro, pero con su vo- riormente dadas quedan modificadas por un
luntad puede determinar la duración de la rela- elemento de egoísmo que impide que el sujeto
ción. Son las situaciones de este tipo las que
hacen afirmar a quienes, durante largos años,
se han dedicado a la quiromancia que el libre
albedrío existe y que, con frecuencia, tiene un
peso determinante en el resultado global de la
vida humana.
Según algunos quirománticos, las ramifica-
ciones descendentes de la línea del corazón asu-
men también otro significado. Se pueden enten-
der como una viva intensidad de relación entre
la línea del corazón y de la cabeza, como un in-
dicio de acercamiento puramente ideológico en-
tre ambas líneas; en este caso, el color es básico
para su interpretación. A veces, la tendencia se
manifiesta de forma concreta y, en casos muy
raros, puede llegar a unir ambas líneas en una
sola que corta transversalmente la palma de la
mano ligeramente por debajo de los cuatro
montes. De lo que podría ser sólo una ten-
dencia a la crueldad, es decir, un dominio de la
racionalidad sobre el impulso, se pasa en este
caso a un temperamento que manifiesta con trate a su compañero con la necesaria compren-
violencia sus propios sentimientos, de forma sión, haciendo a veces que la continuación de la
instintiva, sea cual fuere la dirección en que lo relación sea, incluso en contra de la voluntad
haga. del sujeto, muy difícil. En cambio, cuando la
Sin llegar a ciertos excesos, la proximidad en- marca es muy fina (139a), es síntoma seguro de
tre ambas líneas es siempre síntoma de inten- la timidez del sujeto, capaz de delicados pero
sos conflictos que, en sujetos emotivamente dé- profundos sentimientos. Una línea del corazón
biles, estalla en impulsos violentos, o bien muy ancha (138b) es indicio de dureza y brutali-
los lleva a buscar el olvido en paraísos artifi- dad impulsivas, que sólo se manifiestan cuando
ciales. el sujeto está bajo los efectos de una violenta
crisis emotiva; el fenómeno debe considerarse
Color, profundidad y anchura de la línea un caso patológico, ya que falta el elemento de
del corazón fría decisión de la brutalidad como fin a sí
Prosigamos el examen de la línea del corazón misma.
que debe juzgarse también en base a otros fac-
tores muy importantes: el color, como ya he- Marcas especiales de la línea
mos apuntado antes, la profundidad y la an- del corazón
chura. Para completar, aunque sea de forma superfi-
El color, como ya hemos dicho, debe ser, en cial, el examen de la línea del corazón, nos falta
los casos normales, ligeramente rosado. Una examinar las modificaciones que puede produ-
acentuación de color es síntoma de mal funcio- cir la aparición sobre la misma de marcas espe-
namiento cardíaco o circulatorio. En manos ob- ciales.
servadas con una cierta periodicidad, se pueden 1. En la línea del corazón se observan uno o

86
varios puntos (140a). Si no alteran el color de la 5. En la línea del corazón está situada una
línea, se trata de problemas de orden psicológi- estrella (142b). Es siempre un signo nefasto.
co, es decir, de perturbaciones sentimentales o Habla de enfermedades que pueden provocar
afectivas. En cambio, si el color de la zona que daños directamente en el corazón o en el siste-
rodea al punto es rojo oscuro, se trata proba- ma circulatorio. El conocimiento anticipado de
blemente de ligeros trastornos cardíacos, como un peligro de este tipo, cuya gravedad se puede
taquicardias o similares. determinar mediante exámenes más complejos,
2. La línea del corazón está atravesada por así como —con bastante aproximación— la
barras (140b). Se trata de pequeñas marcas ca- época en que podría manifestarse, puede permi-
pilares que la cortan transversalmente: indican tir que el sujeto tome todas las precauciones ne-
tan sólo problemas sentimentales y de escasa cesarias para reducir al mínimo el peligro. In-
duración. cluso en este caso se puede hablar, aunque de
3. La línea del corazón presenta una o va- forma más indirecta, de la participación del li-
rias islas (141). En este caso el músculo cardíaco bre albedrío.
se encuentra afectado. Cómo y en qué medida 6. En la línea del corazón hay una cruz
son datos que deben comprobarse, profundi- (142c). Puede tener un significado similar al de
zando la investigación sobre otras zonas de la la estrella si está situada en la primera mitad.
Por el contrario, si la cruz se encuentra en la se-
La línea del corazón puede
estar interrumpida por marcas gunda mitad, significa un profundo dolor por
especiales: puntos (140a), barras la pérdida de una persona muy querida o por el
transversales (140b), distintos final, muy doloroso, de un gran amor.
tipos de islas (141), enrejados 7. La línea del corazón tiene forma de tren-
(142a), estrellas (142b), cruces
(142c); también puede tener za (143). Los significados son múltiples. Nos
forma trenzada o de cadena encontramos ante un sujeto más bien inestable
(143); t en las figuras 140, 141 desde el punto de vista emotivo, muy sensible
y 142 es la línea de la cabeza. ante las sugestiones amorosas pero con tenden-

mano. Si la isla es larga y fina y comienza casi


al principio de la línea del corazón, se trata pro-
bablemente de un trastorno cardíaco congénito,
o bien surgido en la infancia. En cambio, cuan-
do la isla es pequeña y está situada hacia el
monte de Júpiter, se modifica su significado:
indica desilusiones sentimentales o penas de
amor. Las islas de este último tipo suelen en-
contrarse en la mano de hijos de matrimonios cia a experimentar sentimientos de escasa pro-
separados que han sufrido un fuerte trauma, fundidad. Será, por consiguiente, una persona
durante su infancia, debido a la ruptura del en- en la que se alternarán los momentos de gran
torno familiar. ternura con otros de total indiferencia. Con fre-
4. Un enrejado ocupa el primer tramo de la cuencia, este tipo de línea del corazón pertene-
línea del corazón (142a). El significado no es ce a sujetos que, por su elevada posición, son
muy positivo: se producirán dificultades en la objeto de múltiples intereses sentimentales
circulación, casi siempre en las articulaciones que, naturalmente, no siempre pueden o desean
inferiores. También esta marca, como las de- aceptar.
más ya citadas o que citaremos más adelante,
resultará más o menos evidente en función de la La línea de la cabeza
gravedad del trastorno y tiende a desaparecer al Es una de las líneas fundamentales (144) y está
142
mejorar la enfermedad. situada en la parte alta de la palma, por debajo

87
de la línea del corazón. Nace en el tramo que va (144a). Naturalmente, es muy raro encontrar
desde el monte de Júpiter a la base del pulgar y una línea de la cabeza así, al igual que es raro
discurre a través de la palma hacia el canto de encontrar a personas dotadas de unas excepcio-
la mano, al que es raro que llegue. nales dotes intelectuales; pero en las escasas
Recibe el nombre de «línea de la cabeza» por- ocasiones en que se descubra una clara aproxi-
que, adecuadamente interpretada, puede pro- mación a este modelo «ideal», nos encontrare-
porcionarnos datos muy importantes sobre la mos ante individuos dotados de un gran equili-
capacidad y profundidad del raciocinio del su- brio, comprensión, sensibilidad, inteligencia,
jeto. Se puede llegar a saber cuáles son los ele- etcétera.
mentos en los que basa su forma de pensar, en Tratemos ahora de establecer cuáles son las
otras palabras, su «mentalidad», así como su variaciones de esta linea de la cabeza ideal que
capacidad de concentración. Del examen de es- se encuentran con más frecuencia, examinando
ta línea surgen también otros elementos: la «su- las interpretaciones más dignas de crédito que
gestionabilidad» del sujeto, es decir, hasta qué pueden darse.
punto es posible influenciarle, o, por el contra-
rio, hasta qué punto el sujeto es capaz de resis-
tirse a los estímulos procedentes de las personas El punto de partida de la línea de la cabeza
o el ambiente que le rodean. Entre los datos in- Comencemos por el punto de partida de la línea
teresantes que se pueden obtener en base a la lí- de la cabeza, que, como ya hemos dicho, se en-
nea de la cabeza, se encuentra el referente a la cuentra entre la unión del índice con la palma y
capacidad que el sujeto tiene para identificarse la articulación de la segunda falange del pulgar.
con el estado de ánimo de las personas con las En esta zona nace también la línea de la vida y
que establece contacto o con las situaciones en ambas líneas pueden tener un origen común o
que puede llegar a encontrarse, es decir, su nivel distinto.
de «comprensión» respecto al mundo que lo ro- 1. La línea de la cabeza y la del corazón
dea. Se puede determinar, por consiguiente, tienen un origen común (145). Este comienzo,
hasta qué punto se siente integrado o, por el
contrario, hasta qué punto se retrae para en-
cerrarse en sí mismo. En otros términos: en
base al examen de la línea de la cabeza, pode-
mos conocer con bastante profundidad la «inte-
ligencia» del sujeto: inteligencia entendida en
sentido muy amplio, más cerca del concepto la-
tino de la palabra, es decir, sin que se limite a
la «capacidad de comprender», sino abarcando
también el concepto de «capacidad de sentir»,
de percibir algo que está más allá de la fría ra-
cionalidad. Pero sin llegar a la intuición que,
como ya hemos visto, se expresa en la línea del
corazón. Ello constituye una confirmación más
de la necesidad de realizar en paralelo el estudio
de ambas líneas, la de la cabeza y la del co-
razón.
Para que nos hagamos una idea más o menos
exacta de cómo debe entenderse una línea de la
145
cabeza, indicaremos ahora —como ya hemos
Una línea de la cabeza «ideal» hecho en las otras líneas principales— la forma
(144a) tiene que presentarse «ideal» de la línea de la cabeza. Para ello será
clara y bien definida en todo su que es muy frecuente encontrar, se encuentra
recorrido, ser de color rosado y preciso aludir previamente a algunos conceptos, siempre en las manos de las personas profunda-
no excesivamente profunda, sobre los que volveremos más adelante para mente sensibles pero escasamente controladas.
terminar bajo el monte de profundizar más en ellos. El origen de esta línea En consecuencia, son de estallidos rápidos, es-
Marte-negativo; b es la línea de debe estar diferenciado del comienzo de la lí-
la vida. Origen común (145) de pecialmente ante las pequeñas contrariedades
la línea de la cabeza (a) y la nea de la vida, encontrándose por debajo del cotidianas. En cambio, ante los acontecimien-
línea de la vida (b). monte de Júpiter. Su trazado debe estar clara- tos importantes, saben echar mano de unos re-
mente marcado pero sin ser excesivamente pro- cursos más profundos, demostrando una no-
fundo, teniendo un color rosado y sin marcas table capacidad de tolerancia y reflexión. Gene-
En la página siguiente, las manos
de la Virgen Annunziata de
especiales. Su recorrido debe estar ligeramente ralmente, se trata de individuos que atribuyen
Antonello da Messina (Palermo, curvado hacia abajo y terminar limpiamente, cierta importancia a la impresión que causan en
Galería Regional de Sicilia). justo por debajo del monte de Marte-negativo los demás: quieren resultar agradables y, debido
Espejo del amor, las manos de a ello, visten con propiedad y nunca dicen cosas tos, pero no se resiente demasiado si le faltan;
los Cónyuges Arnolfini de Jan que puedan herir a su interlocutor, incluso a al contrario, ello puede constituir un estímulo
Van Eyck (Londres, National
Gallery). costa de callarse la verdad en algunas ocasiones. para esforzarse a fin de que los demás se fijen
A pesar de estas actitudes, bastante contradic- en él y en sus cualidades. A veces, en estos suje-
torias entre sí, estos sujetos son muy sensibles y. tos se observa una sobrevaloración de sí mis-
de espíritu profundamente noble. Sienten la ne- mos, con los peligros que ello puede comportar.
cesidad de ser apreciados, comprendidos y ala- Lo cierto es que los individuos cuya línea de la
bados para expresar sus mejores posibilidades, cabeza nace por separado de la de la vida tienen
que suelen ser notables. Es consecuencia de esta una notable capacidad para evaluar rápidamen-
actitud el que no hagan nada por darse a valer, te las situaciones y las afrontan de forma abier-
esperando que sean los demás los que lo hagan ta y franca, casi siempre libres de prejuicios. Su
espontáneamente, cosa que raramente ocurre. espíritu crítico está muy desarrollado y, a veces,
Deberían desconfiar de las personas carentes de lo expresan con tanta claridad y dureza que re-
escrúpulos que, aprovechando esta debilidad, sultan casi ofensivos. Esto ocurre en especial
los explotan sin pudor. cuando el comienzo de la línea de la cabeza está
Cuanto más largo sea el tramo en que las lí- muy cerca del monte de Júpiter (146b). En cam-
neas de la cabeza y el corazón avanzan unidas, bio, cuanto más se acerca al origen de la línea
más fácil será determinar la forma y medida en de la vida (146a), más se atenúan estas aspere-
.que las emociones, sueños, proyectos y desilu- zas, endulzándose poco a poco; el comporta-
siones de la infancia han influido en el sujeto. miento del sujeto sigue siendo un tanto rudo,
Mediante la datación se puede establecer hasta pero más controlado. A este respecto conviene
cuándo el sujeto ha permanecido sometido a la aclarar que cuanto mayor es la distancia entre
influencia del ambiente familiar, en especial el los puntos iniciales de ambas líneas, más se evi-
paterno, y, ampliando el examen a la zona si- dencia el aspecto egocentrista del carácter del
tuada alrededor del monte de Júpiter, se puede sujeto: en cualquier ocasión, en el amor, en el
saber si —y en qué medida— se ha liberado ambiente familiar, entre los amigos o en el tra-
posteriormente de la educación recibida en su bajo, intentará imponer su punto de vista con
primera infancia y en la adolescencia. métodos más bien agresivos. Es el típico indivi-
Las indicaciones surgidas hasta ahora del duo del que podemos esperarnos el clásico ca-
examen de una línea de la cabeza de este ti- pricho o locura y al que el impulso de la fanta-
po pueden ser modificadas por el examen de la sía puede arrastrar a elecciones más bien peli-
forma y el color de las uñas del sujeto. Si éstas grosas.
presentan una tendencia cuadrada y de color Antes de establecer conclusiones en base a la
rosa intenso, los estallidos de nervios caracterís- lectura de una línea de la cabeza de este tipo, es
ticos del sujeto pueden hacerse más violentos, conveniente observar la forma y el color de las
reduciéndose aún más su capacidad de auto- uñas del sujeto, ya que inciden de forma nota-
control. ble en su capacidad de tolerancia.
Pero debemos aclarar que un sujeto así no Si las uñas son cuadradas y de color intenso,
alimenta ningún tipo de rencor hacia quien ha el sujeto demuestra con frecuencia su impacien-
provocado su irritación, y pronto olvida el inci- cia y su escasa disposición a tolerar los defectos
dente. Pero no siempre lo olvidan sus interlocu- ajenos, especialmente si se trata de personas jó-
tores. En cambio, si las uñas son cónicas y de venes. En cambio, si son cónicas o de color pá-
color pálido, el sujeto tiene reacciones menos lido, la actitud del sujeto es aparentemente más
impulsivas pero más profundas y conserva du- reservada, pero en realidad en sus juicios se in-
rante largo tiempo el recuerdo de la causa de su sinúa una nota de desprecio, que aflorará tarde
resentimiento. o temprano y que puede provocar profundas
2. La línea de la cabeza y la línea de la vida heridas. En líneas generales, se puede afirmar
comienzan en dos puntos más o menos cercanos que estos individuos son de maneras bruscas,
pero distintos (146). En este caso, se puede afir- pero no son malvados; personas hurañas en las
mar con certeza que el sujeto examinado posee que se puede descubrir, con tacto y con pacien-
un cierto grado de sensibilidad, pero claramente cia, un tesoro de afectos y amistades.
inferior a los niveles del caso anterior. Será me- La mayor parte de las personas presenta una
nor también, por consiguiente, su rapidez de u otra de estas formas de arranque de la línea
La linea de la cabeza también reacción, su susceptibilidad. En otras palabras, de la cabeza, pero existen algunas excepciones.
puede empezar: 146a en un el sujeto posee mejor capacidad de control de Sólo nos detendremos en una de ellas, ya que es
punto distinto pero cercano a la su propia emotividad y su comportamiento ante la más frecuente dentro de su rareza y, por con-
línea de la cabeza (c), o bien: terceros revela mayor seguridad en sí mismo, siguiente, digna de mención: la línea de ¡a cabe-
146b muy cerca del monte de
Júpiter (g) o incluso atravesarlo una personalidad más «consistente». Como es za comienza en la parte alta del monte de Venus
en su parte inferior. lógico, agradece las alabanzas y reconocimien- y atraviesa la línea de la vida antes de comenzar
91
su recorrido (147). El sujeto que presenta esta para profundizar en ello. Por ahora podemos li-
característica es un tímido que se avergüenza de mitarnos a decir que el sujeto que posee una
serlo por un malentendido orgullo, y que, por línea de la cabeza de este tipo es muy sensible,
consiguiente, se muestra casi agresivo hacia las dotado de una intuición muy desarrollada que
personas que le rodean o hacia toda la socie- le permite percibir, con bastante aproximación,
dad. Su actitud se diría motivada por un conti- lo que se esconde tras la imagen que cualquier
nuo reto al mundo que le rodea. En realidad, persona trata de presentar de sí mismo a los de-
en el subconsciente de estos individuos actúan más. El sujeto se limita a tomar nota de cuanto
otras ambiciones muy distintas, que buscan jus- ha intuido, sin hablar de ello con nadie, ya que
tificaciones aceptables para manifestarse. En el es de carácter muy reservado. Además, la ima-
pasado reciente este signo se podía considerar gen que se forma de su interlocutor permanece
típicamente masculino. Desde hace aproxima- a nivel de sensación, que deberá ser confirmada
damente veinte años se encuentra también en o modificada. Pero, involuntariamente, el suje-
manos femeninas; en mujeres que han tenido to tiene en cuenta esta imagen al tomar sus deci-
que vencer su propia timidez para enfrentarse a siones.
una vida de trabajo, asumiendo un papel mas- 3. Línea de la cabeza de trazo discontinuo
culino en el ambiente familiar y, consecuente- (149b). Con esta definición se indican aquellas
mente, asimilando las virtudes y defectos y fal- líneas de la cabeza que avanzan en forma desor-
La línea de la cabeza (a) que
nace en el monte de Venus y seando así su propia personalidad. denada y que, además de la fragmentación del
cruza la línea de la vida (b) signo, presentan un recorrido que se podría de-
antes de comenzar su recorrido. nominar «sinusoidal». No son muy frecuentes,
El recorrido de la línea de la cabeza pero aparecen siempre en las manos de aquellos
Una vez establecidos estos elementos funda- sujetos que atribuyen mucha o excesiva impor-
mentales relacionados con el origen de la línea
de la cabeza, veamos ahora su recorrido.
1. Línea de la cabeza recta (148). Se define
con este nombre cuando no presenta curvaturas
acentuadas hacia arriba o hacia abajo, avanzan-
do de forma marcadamente recta, no horizontal
pero sí ligeramente orientada hacia abajo. Al-
gunos quirománticos interpretan la línea de este
tipo como signo de dureza, de escasa sensibili-
dad, de falta de fantasía, y en realidad se trata
casi siempre de individuos en los que el razona-
miento predomina sobre la sensibilidad y la
emotividad. De ello se deduce que sus decisio-
nes, basadas en la fría lógica, dominan sobre el
impulso, incluso en el campo sexual, cuando
tienen la sensación de que pueden ser superados
por su compañero. De aquí nace la acusación
que con frecuencia se formula contra estas per-
sonas, tachándolas de avaricia, tanto material
como espiritual. En realidad, tienen un elevado
sentido de la justicia.
Cuanto hemos dicho hasta ahora puede que-
dar corregido en parte por las indicaciones de la tancia a la opinión que los demás tienen o po-
línea del corazón. Si ambas líneas son rectas y drían tener sobre ellos. Son, por consiguiente,
avanzan de forma paralela en un cierto tra- individuos que modifican sus actitudes de
mo, entonces este aspecto de frialdad, de mez- acuerdo con los gustos o preferencias de las per-
quindad se acentúa y no sólo es aparente, sino sonas que les rodean y, en todo caso, se com-
real. portan siguiendo al pie de la letra los dictáme-
2. Línea de la cabeza curva (149a). Es una nes de la moda. Están dotados de escasa perso-
indicación muy superficial y genérica, y sola- nalidad, no han obtenido beneficio alguno de
Línea de la cabeza recta (148a); mente sirve para indicar aquellas líneas de la ca- los estudios realizados y sólo son capaces de
discurre en parte en paralelo beza que, por su trayectoria, se diferencian de formar juicios superficiales y limitados al estre-
con la línea del corazón (b); las «rectas» aun conservando un trazo coheren- cho círculo de sus intereses cotidianos. Si, ade-
c es la línea de la vida. La línea te y compacto, que no puede ser definido como más, la línea de este tipo presenta zonas de co-
de la cabeza también puede ser
curva (149a) o bien discontinua «incierto» o discontinuo. Más adelante volvere- lor más intenso, indica un posible caso de clep-
(149b); c es la línea de la vida. mos sobre esta curvatura y sobre su orientación tomanía.

92
La línea de la cabeza puede ser: Calidad y naturaleza del trazo de la línea por el monte de Saturno. En este caso, el sujeto
150a) Fina; 150b) Ancha y poco de la cabeza presenta una inteligencia que podríamos definir
profunda; 150c) Estrecha y «débil» o limitada. Con una línea de la cabeza
profunda: 151a) Corta y Como ya hemos dicho varias veces, para reali-
terminar hacia el monte de zar un examen completo se debe observar la tan corta, el sujeto tendrá indudablemente una
Saturno (e); 151b) Media y «calidad» y la «naturaleza» del trazo. Ya he- mentalidad muy limitada. Sus intereses se redu-
terminar hacia el monte de mos descrito cómo debería ser la línea de la ca- cirán a un sector muy específico, en el que, sin
Apolo (f); 151c) Larga y embargo, alcanzará un elevado grado de pro-
terminar hacia el monte de beza «ideal», aclarando además que no se suele
Mercurio (g); d es el monte de encontrar casi nunca. En cambio sí puede pre- fundidad. Debemos decir que al sujeto no le.
Júpiter. sentarse uno de los casos siguientes: falta la posibilidad de ampliar su esfera de inte-
1. Muy fina (150a). El sujeto tiene grandes reses, pero, por lo general, no se siente estimu-
cualidades intelectuales, su comprensión, tanto lado a hacerlo y evita centrar su atención en te-
de hombres como de situaciones, es general- mas que considera inútiles. Naturalmente, de-
mente profunda y su sensibilidad bastante supe- ben sumarse a esta indicación los demás datos
rior a la media. Sin embargo, carece de energías obtenidos en base a las características de la lí-
físicas que le permitan dedicarse largo tiempo nea de la cabeza.
a un trabajo. Es capaz de una intensa concen- Cuando la línea de la cabeza sobrepasa el
tración pero durante un lapso muy breve de monte de Saturno y se detiene en la zona situa-
tiempo. da por debajo del monte de Apolo —es el caso
2. Ancha pero poco profunda {150b). Tene- más frecuente—, se define como media (151b).
mos delante a una persona muy agradable, de No se pueden esperar grandes maravillas de una
maneras cautivadoras, de brillante conversa- inteligencia de este tipo, pero su poseedor es ca-
ción, pero que se niega a entablar una conver- paz de afrontar y resolver los problemas coti-
sación seria que no esté estrechamente ligada dianos que nos ofrece la vida. Los resultados
con su actividad, e incluso en el transcurso de obtenidos en los estudios no son muy brillantes,
ella tiende a cometer errores de distracción. Es pero, aunque sea con dificultades, el sujeto po-
prácticamente incapaz de cumplir una promesa, drá alcanzar niveles universitarios. Las eleccio-
de ser puntual. Su negativa a profundizar hace nes más lógicas en cuanto a profesiones serán
suponer que a esta actitud contribuya una debi- las de oficinas o, quizá, la enseñanza; en esca-
lidad circulatoria congénita, frecuentemente ig- sas ocasiones se intentará la aventura de las
norada por el sujeto, que, de esta forma, se de- profesiones liberales, que exigen mayor perso-
fiende instintivamente contra ciertas actitudes nalidad y mucha más confianza en las propias
que, al estimular su emotividad, podrían perju- cualidades. En estos individuos la comprensión
dicar su salud. de los problemas ajenos va siempre precedida
3. Estrecha y profunda (150c). En este caso, por una evaluación egoísta de las situaciones,
el sujeto parece estar sometido a un continuo y difícilmente se encuentran en ellos las intui-
ardor espiritual, como si le impulsara una in- ciones que permiten renunciar a una peque-
explicable prisa por conocer, por profundizar, ña ventaja hoy para lograr algo más impor-
como si fuera presa de una fiebre intelectual tante en el futuro. Cuando la línea de la cabeza
que, en la mayoría de los casos, no produce re- «media» es muy recta, se encuentra con cier-
sultados notables, agotándose en sí misma. Con ta frecuencia en el sujeto una innata habili-
mucha frecuencia, la línea de la cabeza de este dad para los negocios, sobre todo si presenta
tipo va acompañada por una línea del corazón también una uña del dedo meñique claramente
similar, es decir, estrecha y profunda, que suma cuadrada.
al comportamiento del sujeto ese elemento de Cuando la línea de la cabeza supera el monte
ansiedad que caracteriza su cuadro psicológico. de Apolo, se puede hablar de una inteligencia
superior a la media, mayor cuanto más avance
la línea hacia el canto de la mano. Respecto al
La longitud de la línea de la cabeza tipo de líneas de la cabeza examinadas hasta
La longitud de la línea de la cabeza es un ele- ahora, ésta (151c), además de una mayor pro-
mento que añade interesantes datos a nuestro fundidad de comprensión y de intuición, pre-
examen. senta elementos de creatividad que convierten al
Al contrario de lo que ocurre con la línea de sujeto que la posee en un individuo destinado a
la vida, cuya longitud no incide en la duración destacar o, por lo menos, capaz de hacerlo. Si
de la permanencia en este mundo del sujeto, la logra alcanzar las metas a las que puede aspi-
línea de la cabeza indica la calidad de la inteli- rar, podremos verlo en otros lugares de la ma-
gencia del sujeto en base a su propia longitud. no. La relación entre longitud de la línea de
Partiendo de su origen, situado entre el índice y la cabeza e inteligencia es tan directa y tan uni-
el pulgar, se definirá como corta (151a) si con- versalmente aceptada que, cuando se encuen-
cluye dentro de la zona normalmente dominada tra una anomalía en este terreno, conviene in-

93
Respecto a su recorrido, la línea dagar: por lo general, se descubrirán enfer- tenerlas como aliadas, con la esperanza de
de la cabeza (152) puede ser: medades o consecuencias de algún grave acci- aprovechar sus cualidades, pero es mejor no te-
horizontal (a), recta y orientada dente. ner nada que ver con ellas. Por suerte, son muy
hacia arriba (b), recta y
orientada hacia abajo (c) en raras.
dirección al monte de la Luna, 3. Línea de la cabeza orientada hacia abajo,
o bien curvada hacia abajo (d) Recorrido de la línea de la cabeza es decir, hacia el monte de la Luna. Es preciso
hasta «tocar» el monte de la y capacidad intelectiva distinguir dos casos: si la línea de la cabeza es
Luna.
Debemos ahora examinar el recorrido de la lí- recta (152c), el sujeto, aunque no carece de
nea de la cabeza, que nos permitirá interpretar imaginación, sustenta una base práctica y realis-
la capacidad intelectiva del sujeto. La numerosa ta que representa un freno muy eficaz a la posi-
gama posible de recorridos puede clasificarse en ble tendencia de escapar por la tangente de la
tres grupos fundamentales: fantasía. Este espíritu práctico se evidencia en
1. La línea de la cabeza avanza horizontal- especial cuando la línea tiende a ser netamente
mente (152). Es el caso en el que la prolonga- recta. En cambio, si el recorrido de la línea es
ción ideal de la línea de la cabeza llegaría al algo incierto, puede predominar la fantasía. Si
canto de la mano en las proximidades del origen la línea de la cabeza en algún sector es curva y
de la línea del corazón. En este caso, el sujeto orientada hacia el monte de la Luna hasta ro-
posee una inteligencia eminentemente práctica, zarlo en su parte superior (152d), a todo cuanto
poco dispuesta a atribuir valor a todo aquello antes se ha dicho de la línea de la cabeza recta,
que no demuestre su racionalidad intrínseca. Se hay que añadir un elemento de imaginación que
trata casi siempre de individuos escasamente aumenta la creatividad y, en algunos casos, de-
brillantes, cautos en sus gastos, conservadores termina la genialidad del sujeto, en especial si
—no sólo en las cosas, sino también en las cos- existe una ramificación en dirección al monte de
tumbres o en las formas de vida—. Son perso- Apolo. En estos individuos es típica la capaci-
nas en las que se puede confiar en cuanto a sus dad de ver en su mente, realizado, el fruto de su
ideas, pocas pero muy claras y que modifican fantasía, por lo que pueden traducirlo a la prác-
de mala gana. Con mucha frecuencia estos suje- tica sin excesivas dificultades. Por otra parte,
tos tienen problemas con el mundo que les ro- están dotados de una gran versatilidad y éste
dea, bien porque éste ha evolucionado, o al me- puede ser su límite: poseen la capacidad de en-
nos se ha modificado, mientras que ellos se han contrar una solución personal a cada problema
quedado sólidamente anclados a sus bases de y lo logran, pero con una pérdida de tiempo
partida. Si han hecho una elección adecuada, que no siempre les compensa materialmente.
podrán obtener grandes satisfacciones en su tra- Una línea de la cabeza de este tipo significa
bajo. Si, por el contrario, se vieron en su mo- para el sujeto el estar impulsado continuamente
mento obligados a aceptar lo que las circunstan- por nuevas ideas que las circunstancias cotidia-
cias les ofrecían, cumplirán escrupulosamente nas le ofrecen, pero con frecuencia carece del
con su deber, pero sin entusiasmo, ya que siem- tiempo necesario para llevar hasta su conclusión
pre se sentirán ajenos al ambiente. los planes comenzados, que quedan a un lado
2. Línea de la cabeza derecha, orientada ha- ante la llegada de nuevos y fascinantes propósi-
cia arriba (152b). Se aproxima a la línea del co- tos. Pero ello no constituye nunca un motivo de
razón, pero sin alcanzarla. Es síntoma, en quien disgusto, ya que su placer consiste, sobre todo,
la posee, de frialdad y cálculo. Estos sujetos en lanzar una idea, no en realizarla: de esto
nunca hacen nada sin antes reflexionar profun- pueden encargarse los demás. Esta prisa, esta
damente, y mantienen un perfecto control de su versatilidad sólo en pocos casos permiten la po-
impulsividad, que, en realidad, es bastante esca- sibilidad de profundizar y crean, alrededor del
sa. Los sentimientos tienen para ellos una im- sujeto, un halo de inconsistencia, muy frustran-
portancia relativa y prácticamente no existen en te para quienes viven a su lado.
su forma de pensar o de formular pensamien- Existen otros dos casos en los que merece la
tos. Son individuos capaces de elaborar, en pena detenerse, por su curiosidad, aunque no
frío, un plan que juegue con los sentimientos son demasiado frecuentes, no mereciendo por
ajenos, sin darse cuenta de la gravedad de lo ello un apartado especial.
que están haciendo o del daño que pueden ha- El primer caso es aquel en que la línea de la
cer. No se trata de sadismo, ni de crueldad, ya cabeza, con su recorrido curvo, penetra con
que no disfrutan con el mal que puedan produ- bastante profundidad en el monte de la Luna
cir a alguien; es tan sólo una forma de ego- (153a). A las consideraciones ya expuestas, se
centrismo que sólo les permite ver sus propias añade una más; este signo se encuentra en las
necesidades. Se trata de personas muy perspica- manos de aquellas personas que, por sus estu-
ces en sus elecciones, que saben manejar sus dios e inclinaciones, están profundamente liga-
asuntos con tenacidad y seguridad. Conviene das al pasado, como pueden ser anticuarios, ar-

94
queólogos, historiadores, etc. Con la indispen- otros, sin superposiciones o uniones (155). Es
sable fantasía, estos individuos combinan, en su una señal muy negativa, si se encuentra en la
trabajo, un elemento práctico y creativo muy primera infancia, ya que puede provocar los
concreto. El segundo caso es el de una línea de mismos inconvenientes que en una instalación
la vida con una curva muy acentuada (153b) eléctrica producirían los cables interrumpidos.
que avanza en paralelo con la línea de la vida,
penetrando con decisión en la llanura de Marte.
Una línea de este tipo indica en el sujeto una vi-
va capacidad de observación que casi siempre
provoca una intensa necesidad de escribir, de
relatar, de presentar a los demás algunos acon-
tecimientos reales filtrados por el tamiz de la
fantasía, o bien, por el contrario, elementos de
la fantasía insertos en una posible realidad. Es
la línea del escritor, del periodista y se encuen-
tra también en sujetos que sienten gran curiosi-
dad por la vida, es decir, por cuanto les rodea,
personas y hechos. Naturalmente, no todos los
escritores tienen esta línea y no todos los que
tienen esta línea ejercen como escritores o pe-
La línea de la cabeza puede: riodistas, pero las consideraciones de este tipo
153a) Terminar dentro del podrían arrastrarnos demasiado lejos, a ese res-
monte de la Luna (d);
153b) avanzar junto a la línea baladizo terreno del libre albedrío, del que ya
de la vida (c) y terminar en la hemos hablado a veces, aunque siempre con
llanura de Marte. gran cautela. La capacidad de razonamiento de estos sujetos es
Existe otro tipo muy especial de línea de la discontinua, incompleta, y su comportamiento
cabeza que conviene describir ahora: aquélla es el de niños retrasados en mayor o menor me-
formada por dos líneas, generalmente finas, dida. Cuanto antes intervenga un especialista,
que avanzan en paralelo durante todo el re- mayores serán las posibilidades de recuperación.
corrido o, al menos, en un buen tramo de él Otro caso especial, tampoco muy frecuente
(154). Es bastante frecuente pero no conlleva, pero sí de gran interés, se presenta cuando la lí-
como se podría suponer, un desdoblamiento de nea de la cabeza, más bien larga y con tenden-
la personalidad. Indica, más bien, una escasa cia recta, se curva, casi de repente, hacia arriba,
capacidad de concentración, una reducida pro- orientándose hacia el monte de Mercurio (155b).
Línea de la cabeza doble (154), fundidad del razonamiento, una memoria frá- Su significado es muy exacto, con un 90 por 100
es decir, formada por dos gil, decisiones repentinas e irreflexivas, inma- de probabilidades. El sujeto en cuestión dedica
líneas, en general finas y parcial durez. No obstante, se precisan otras indicacio- la mayor parte de sus reflexiones a problemas
o totalmente paralelas. La línea nes para afirmar que una línea de la cabeza así de carácter económico, bien porque se encuen-
de la cabeza puede estar
interrumpida (155a) o bien significa una tendencia hacia fenómenos de di- tra en dificultades momentáneas o crónicas,
dirigirse con ramales (155b) sociación psíquica. bien porque su interés se centra principalmente
hacia el monte de Mercurio; Los trastornos mencionados, cuando se trata en problemas financieros, que van desde cómo
c es la línea de la vida. conseguir más dinero de forma más o menos lí-
de una línea doble en un solo tramo, se limitan
al período correspondiente al doble trazo, que cita, a cómo invertir mejor su capital. En todo
puede establecerse mediante la datación. En caso, el sujeto piensa en la mejor forma de ex-
cuanto a la intensidad del trastorno, especial- plotar al máximo su situación para lograr el ma-
mente por lo que se refiere a la disociación o in- yor beneficio posible. Se trata, en este caso, co-
madurez, se puede establecer mediante el exa- mo es fácil de comprender, de una elección del
men del color de la línea. En efecto, la disocia- propio sujeto. En cambio, si no es solamente la
ción presenta un color más oscuro, y la inmadu- parte final de la línea de la cabeza la que se des-
rez queda indicada por una coloración sólo un vía hacia el monte de Mercurio, observándose
poco más intensa de lo normal. En cambio, la toda una serie de pequeñas ramificaciones con
presencia de puntos de color intenso en estos la misma orientación, el significado cambia,
fragmentos de línea significa una necesidad de aunque sea levemente. Son las circunstancias las
protección. que han impuesto al sujeto una elección de este
Debemos recordar también otro tipo de línea tipo y, de hecho, estas líneas, que son casi capi-
de la cabeza, aunque no se presente con excesi- lares, desaparecen una vez desaparecida la cau-
va frecuencia. Tiene un recorrido fragmentario; sa que provocaba los problemas. A veces puede
es decir, está formada por trazos más o menos ocurrir que estas ramificaciones se encuentren
breves, pero claramente separados unos de en personas que gozan de una buena posición,

95
En la página siguiente, antigua en cuyo caso el significado cambia, indicando démica puede perjudicar su espontaneidad, que
mano de pasta de papel con un marcado resentimiento hacia el ambiente es una de sus mejores cualidades. Las activida-
todas las líneas y su significado. que rodea a dichas personas, casi siempre el fa-
miliar, que ha frenado la expansión de la perso-
nalidad hacia objetivos considerados incompa-
tibles con la dignidad de la propia familia. Na-
turalmente, esta consideración no es suficien-
te por si misma y exige una ampliación de las
investigaciones, a nivel de la línea del co-
razón.

Las terminaciones de la línea de la cabeza


También la línea de la cabeza, como todas las
demás, puede presentar distintas terminaciones
y cada una de ellas constituye un caso aparte.
Pero como algunos casos son más frecuentes
que otros, los hemos agrupado en cuatro clases,
que veremos a continuación:
1. La línea de la vida termina netamente
(156a). Es un síntoma muy positivo para quien
ejerce alguna actividad que requiera una pro- des que ejercen son de tipo artístico o ligadas,
longada concentración en un tema definido. Se de alguna forma, con el arte; se trata de deco-
encuentra en sujetos solitarios y cerrados en sí radores, diseñadores de vestuarios, escenógra-
mismos, que no desisten de una tarea hasta que fos, actores de cabaret, algunas especialidades
han alcanzado su meta o hasta que no se han de la artesanía, por poner algunos ejemplos; a
dado cuenta que el alcanzarla está fuera de sus ellos puede sumarse ese ejército de individuos
posibilidades o sus disponibilidades de tiempo. que saben traducir diariamente a la práctica los
Para poder clasificarla en este grupo, es preciso estímulos de la fantasía, a veces de forma poco
que la línea de la cabeza, en su último tramo, ortodoxa, pero siempre nueva y distinta: lo que
no presente la más mínima desviación hacia podríamos definir como «vividores». Cuando
arriba o hacia abajo. una de las ramificaciones llega hasta el canto de
2. La línea de la cabeza termina de forma la mano, el sujeto tiene grandes posibilidades de
vaga (156b). También sin desviaciones hacia lograr el éxito y la celebridad, lo que no conlle-
arriba o hacia abajo, se pierde sin más en la va necesariamente la fortuna en el plano econó-
palma de la mano. Es síntoma de pesares, de in- mico.
satisfacciones del sujeto por acontecimientos 4. La línea de ¡a cabeza termina con una bi-
que se refieren al pasado (o, incluso, al futuro), furcación muy amplia (158), que son casi dos
casi siempre relacionados con la actividad labo- ramificaciones, una ascendente y otra descen-
ral. Las causas que han impedido o impedirán dente. Su significado no es positivo. El sujeto
la realización pueden ser muy variadas: dificul- advierte las sugerencias de la fantasía, pero el
tades económicas, circunstancias adversas, mo- mensaje es demasiado vago y no logra traducir-
tivos sentimentales o bien accidentes o enferme- se en algo concreto. Se limita tan sólo a provo-
dades o, incluso, una guerra. Sea cual fuere la car un estado de confusión que no propicia
causa, entre las enumeradas o no, se podrá de- elecciones y decisiones del sujeto, hasta el pun-
terminar con exactitud orientando conveniente- to de convertir, en algunos casos, su realidad en
mente la investigación sobre el cuadro general incierta y problemática. Son personas de inteli-
de la mano. gencia normal y, con frecuencia, dotadas de no-
3. La línea de la cabeza termina con una bi- table intuición, pero que no saben dirigir su
La línea de la cabeza puede furcación (157). Es una terminación bastante vida con coherencia. Si la línea de la cabeza es
terminar: 156a) Bruscamente; frecuente y pertenece a sujetos de inteligencia muy recta y horizontal antes de la bifurcación,
156b) De forma difuminada; brillante, no demasiado profunda pero sí agu- al menos en algún sector, domina el sentido
157) Con una bifurcación.
da, capaces de ver el mundo tal como es o de práctico; por el contrario, si es curva y se orien-
revestirlo con los colores de la fantasía. Es raro ta hacia el monte de la Luna, las consecuencias
que estos sujetos terminen sus estudios; las acti- negativas son muy evidentes.
vidades a las que suelen dedicarse no requieren
una preparación muy profunda, ya que lo me- Las ramificaciones en la línea de la cabeza
jor que pueden dar de sí lo poseen de forma na- Llegados a este punto es preciso detenerse en un
tural; es más, en algunos casos, la cultura aca- argumento siempre muy importante, aunque en
96
la línea de la cabeza no asume el mismo valor Si la isla es muy fina y larga, puede significar
que en la línea del corazón: las ramificaciones. un agotamiento prolongado, casi crónico, que
También las ramificaciones de la línea de la produce consecuencias análogas a las debidas a
cabeza pueden ser ascendentes o descendentes. dos líneas de la cabeza paralelas.
En caso que sean del primer tipo se dirigen ha- 2. Un enrejado o cuadriculado situado jun-
cia la línea del corazón y su orientación debe to a la línea de la cabeza (159b), si está situado
evaluarse en el sentido que va desde el monte de por encima de ella, es decir, entre la línea de la
Júpiter al de Mercurio. Se trata de ramificacio- cabeza y la del corazón, significa falta de con-
nes apenas insinuadas, casi capilares, y sólo se centración, dispersión de energías, escaso inte-
pueden definir claramente con ayuda de una rés por los problemas sentimentales; en cambio,
lupa. Su valor debe considerarse medianamente si el enrejado se encuentra situado bajo la línea
positivo. de la cabeza (159c), es decir, aproximadamente
Si la línea de la cabeza es recta, las ramifica- en la zona de la palma que recibe el nombre de
ciones ascendentes de mayor relieve son las que llanura de Marte esta falta de interés se refiere
se orientan hacia el monte de Mercurio. En este en especial al trabajo y las iniciativas. El sujeto
caso, el sujeto suele ser un hábil especulador. carece, temporalmente, de voluntad y sentido
Siempre en el terreno de las ramificaciones as- práctico.
cendentes, pero con la línea de la cabeza curva, 3. El enrejado o cuadriculado se encuentra
Línea de la cabeza que termina las más interesantes son las que se orientan ha- exactamente sobre la línea de la cabeza (160a):
con una bifurcación amplia: cia el monte de Apolo. En este caso, el sujeto
a) Recta; b) Curva. entonces la falta de concentración e interés del
posee una genérica sensibilidad artística, pero sujeto en relación a todo lo que le rodea se debe
que nunca logrará llevar a la práctica mediante a causas patológicas, sobre las que puede inter-
En la página siguiente:
160) Línea de la cabeza con una actividad artística profesional, limitándose venirse con un tratramiento adecuado. Las reji-
enrejado (a), puntos (b), a un discreto nivel de aficionado. llas pueden estar motivadas, en algunos casos,
barras (c); 161) Línea de la En el caso de ramificaciones descendentes, por traumas psíquicos o físicos.
cabeza o del corazón fundidas
(a), b es la línea de la vida; las únicas que merecen cierta atención se locali- 4. Uno o varios puntos (160b) de color in-
162) Línea de la cabeza breve y zan en las líneas de la cabeza rectas y parten de tenso a lo largo de la línea de la cabeza son sín-
descendente (a) y línea del la zona del monte de Mercurio. Su significado toma de preocupaciones más o menos graves,
corazón breve y ascendente (b), es negativo, como en todas las ramificaciones en relación directa con la intensidad de la colo-
fundida en la parte central en
una línea denominada de descendentes; nos indican que el sujeto se ve ración. Generalmente, aparecen y desaparecen
«conjunción». impulsado a realizar especulaciones, en la ma- al mismo tiempo que la causa que los motiva.
yoría de los casos inconvenientes y, por tanto, Por lo general, se trata de preocupaciones rela-
dañinas. Se observa, en estas personas, unas cionadas con la actividad laboral.
tendencias que se parecen a las de aquellos indi- 5. La presencia de barras (160c) en cual-
viduos que tienen el vicio del juego. En cambio, quier punto del recorrido de la línea de la cabe-
cuando la línea de la cabeza es curva, las rami- za tiene un significado análogo al de los puntos,
ficaciones descendentes situadas bajo el monte pero de menor profundidad. Cambian conti-
de Apolo permiten establecer, sin sombra de nuamente, de forma inevitable. Pero en caso de
Línea de la cabeza con: a) Islas duda, que el sujeto ha emprendido una carrera que indiquen algo más serio (y suele tratarse de
y con enrejados; b) Cerca de la
línea del corazón (d); c) En la artística, con un éxito discreto, pero que tuvo problemas relacionados con la familia), capaces
llanura de Marte; e es la línea que interrumpirla prematuramente por causas de dejar una marca permanente en el sujeto, en-
de la vida. ajenas a su voluntad. tonces la barra es más marcada. Como es natu-
ral, puede referirse a acontecimientos del pasa-
do o del futuro. Este aspecto se puede determi-
Marcas especiales en la línea de la cabeza nar mediante la datación.
Veamos ahora cómo los valores que hasta aho-
ra conocemos de la línea de la cabeza pueden
ser modificados por la presencia de «marcas es- La fusión de las líneas de la cabeza
peciales» situadas en su recorrido (159). y del corazón
1. Una isla en la línea de la cabeza (159a) es Ahora que ya hemos visto tanto la línea de la
síntoma de agotamiento. Se trata de una simple cabeza como la del corazón, nos podremos de-
constatación que no indica la causa determinan- tener con más conocimiento de causa en un as-
te, que, por consiguiente, debe buscarse fuera pecto poco frecuente, pero no excesivamente
de la línea de la cabeza y que puede derivar de raro, que pueden presentar estas líneas: es de-
un gran susto o de un trabajo agotador, de una cir, cuando se funden, totalmente o en parte, en
prolongada concentración o de un trauma psi- una sola línea a la que algunos quirománticos
cofísico, o de una alimentación incorrecta que llaman línea monesca o simiesca (161a), porque
no permite un riego y una nutrición suficiente es muy frecuente en las manos de algunos pri-
de las células cerebrales. mates. Como ya hemos dicho en varias ocasio-

98
nes, en base a la comparación del examen de es- entonces su significado es bastante más limita-
tas dos líneas del corazón y de la cabeza se pue- do. Sólo queda un pálido reflejo del conflicto
de establecer, con una buena aproximación, el que acabamos de examinar. Se descubre en el
grado de equilibrio del sujeto, qué tipo de rela- sujeto la rara capacidad de escapar del ambien-
ción entre el lado intelectual y el emotivo existe te en que se encuentra para sumirse en sus pro-
en él y le permite encontrar un equilibrio ante el pios pensamientos. Se trata, en cierto sentido,
mundo que le rodea. Si recordamos que la línea del famoso «despiste» de los grandes científi-
del corazón va desde la zona del subconsciente cos, fuente de divertidas anécdotas e ingeniosos
a la del Yo consciente y que la línea de la cabe- chistes.
za hace el recorrido contrario, es inevitable que, A este respecto debemos decir que si a una lí-
al fundirse totalmente o en parte, se produzca nea mixta de este tipo se suman, en el monte de
un desequilibrio que conviene examinar deteni- Mercurio, un par de «barras» transversales, el
damente. ¿Cómo debe interpretarse el conflic- sujeto está especialmente dotado para la inves-
to entre racionalidad y emotividad representado tigación científica.
por las dos líneas separadas, en el caso en que Hoy día los quirománticos se muestran acor-
éstas se fundan? ¿En qué dirección se orientará des al atribuir a la línea de la que estamos
la carga energética provocada por este conflic- hablando alguna relación con la anterior en
to? La dirección más fácil y común es, induda- cuanto que la línea de la cabeza y del corazón,
blemente, la de la violencia y, en efecto, hasta presentes y separadas, aunque sean breves, se
hace poco tiempo se atribuía a la fusión de am- entienden como dos ramificaciones, una ascen-
bas líneas un significado de gran violencia, de dente y otra descendente, de la línea que las
ciega crueldad, en parte porque este signo suele une. En el caso reflejado en el dibujo, que es
aparecer con cierta frecuencia en las manos de bastante frecuente, el sujeto presenta una nota-
criminales peligrosos. ble perspicacia, una gran fantasía y una buena
Pero el hecho de que estuviera presente tam- dosis de clarividencia.
bién en las manos de personas que no presenta-
ban tendencia alguna, ni siquiera hipotética, Al examinar una línea de la cabeza no es con-
hacia la criminalidad hizo que se revisara este veniente limitarse a la primera impresión. No es
juicio, indudablemente válido pero no suficien- suficiente con decir «es recta», «es incierta».
te. Se ha observado que este signo aparece, con Siempre resulta aconsejable realizar una compa-
regularidad, en aquellos sujetos que han con- ración entre ambas manos, aunque no existan
centrado en una sola dirección todas sus ener- dudas en cuanto a la interpretación. Como ya
gías intelectuales o espirituales; en resumen, que hemos dicho, en la mayoría de los casos, en la
han dirigido todas sus fuerzas hacia un solo fin, mano izquierda se encuentra el signo tal como
que se convierte en necesidad irrenunciable. El lo expresa la naturaleza; en cambio, en la dere-
criminal de cierto tipo se encuentra en estas cha, se refleja la forma en que el sujeto ha
condiciones, pero lo mismo ocurre en el caso de logrado modificarlo mediante su voluntad. Por
sujetos profundamente religiosos que desean ejemplo, cuando la línea de la cabeza nace cor-
dar un sentido concreto a su propia fe, o en el tando la línea de la vida y este hecho sólo se
de artistas que sienten la necesidad de crear pa- produce en la mano izquierda, el sujeto no es
ra dar forma al cúmulo de sensaciones que lle- agresivo hacia la sociedad, pero sentirá gran
van dentro. En todos los casos que hemos cita- admiración ante el valor demostrado por los de-
do —y se podrían citar más— se manifiesta en más; si sólo se encuentra en la mano dere-
el sujeto una misma necesidad de sublimación cha, entonces es el sujeto el que muestra esa va-
que escapa a la posibilidad de control que la lentía.
gran mayoría tiene gracias al sentido común y
la racionalidad. Se trata ahora de establecer ha-
cia dónde se encaminará este conflicto y qué La línea del destino
fuerzas lo encaminarán hacia el bien o hacia el Es la cuarta de las líneas fundamentales y tam-
mal. Es preciso recurrir a todos los demás ele- bién la más débil (163). No siempre existe y a
mentos disponibles: la forma de la mano, la veces, cuando la hay, adopta los más disparata-
forma del meñique, la forma del pulgar, la dis- dos aspectos, haciendo problemática su inter-
tancia entre el pulgar y el índice, el desarrollo pretación. Diremos de inmediato que esta línea
del monte de la Luna y otras consideraciones se forma más bien tarde en la mano y que, des-
que pueden proporcionar suficientes indicacio- pués de los veinte años, sufre pocas alteraciones
nes para establecer el signo, positivo o negativo, porque la capacidad de adaptación del indivi-
de la carga potencial expresada por la fusión to- duo al ambiente que le rodea comienza a crista-
tal de las líneas del corazón y de la cabeza. lizarse precisamente alrededor de esa edad. Es,
Pero cuando la fusión es sólo parcial (162), por así decirlo, una línea más bien extravagante

99
y que quizá debe a esta característica el nombre fácil solucionar los problemas de la vida. Para
que habitualmente recibe. En realidad, cada qui- los demás, que son la gran mayoría, una lectura
romántico le aplica un nombre distinto según la de la mano realizada en el momento oportuno,
importancia y el significado específico que le con seriedad y atención, puede representar una
atribuye. De ahí los nombres de línea del éxito, ayuda de gran utilidad para adquirir algunos
de Saturno, del hado, de la fortuna, de direc- conocimientos básicos indispensables para solu-
ción, eje longitudinal, y quizá esta última sea la cionar determinados problemas o realizar algu-
forma más correcta de definirla, aunque con nas elecciones fundamentales del sujeto, no en
cierta frecuencia de este «eje longitudinal», que base a sus deseos, sino a sus capacidades intrín-
debería unir la muñeca con la base del dedo me- secas.
dio, atravesando toda la palma de la mano, só- Como ya hemos dicho, la línea del destino no
lo queda un leve rastro en la llanura de Marte. aparece en todas las manos: se puede decir que
Arrancaremos justamente de esta considera- está presente y resulta identificable en el 50 por
ción para bosquejar una definición que refleje 100 aproximadamente. Ello no significa que el
los innumerables significados de esta línea: divi- que no la posea esté destinado al fracaso, y si
de la parte consciente de la mano de la parte realmente lo desea, aunque quizá con mayor es-
subconsciente, el mundo de lo racional del fuerzo, podrá alcanzar el éxito. No obstante,
mundo de lo irracional, pasa de la zona mate- debemos aclarar que quienes no poseen esta lí-
rial a la espiritual del individuo y, por consi- nea tienen menos tendencia a proponerse me-
guiente, parece ser la más adecuada para esta- tas ambiciosas: sus fines son más modestos y
La línea del destino «ideal» va blecer el uso práctico que el sujeto haya podido las vías para alcanzarlos más fáciles de re-
desde la parte inferior del hacer de las dotes que le han sido concedidas correr.
monte de Saturno, atraviesa
toda la palma, hasta las por la naturaleza. Como hemos hecho en las otras líneas princi-
cercanías de la muñeca entre el También ésta se puede considerar una ecua- pales, veamos cómo debería ser una línea del
monte de Venus y el monte de ción con varias incógnitas: dado un cierto nú- destino «ideal» (763). Su comienzo, siempre
la Luna. mero de cualidades naturales, un cierto tipo de «ideal», se encuentra en la parte baja de la pal-
sensibilidad, un cierto carácter y una serie de- ma de la mano, precisamente en el punto en
terminada de oportunidades, determinar qué se- que se rozan el monte de Venus y el de la Luna,
rá capaz de hacer el individuo por sí mismo. y que normalmente recibe el nombre de llanura
Como vemos, el destino no tiene mucho que de Neptuno. Su recorrido, de tendencia verti-
ver; ésta es, sobre todo, la línea que expresa la cal, llega hasta el monte de Saturno cortando la
capacidad del sujeto para adaptarse a las situa- línea de la cabeza y la del corazón. La línea
ciones, aprovecharse de ellas, escoger su propio debe ser evidente, fina, continua, de color rosa-
camino. También se podría llamar, con toda do y presentar pequeñas ramificaciones capila-
justicia, la línea de la «libertad de acción», «de res ascendentes tanto en la parte derecha como
las elecciones» o, sencillamente, «de la adapta- en la izquierda, recordando vagamente a una
bilidad». Naturalmente, para lograr una inter- espiga de trigo.
pretación válida, no se puede prescindir de Una línea del destino como la que acabamos
cuanto ha aflorado en el examen de las otras lí- de describir prácticamente no existe, pero a ve-
neas principales. Es más, conviene dejarla para ces se le parece mucho la de ciertos individuos
el final, ya que puede utilizarse para confirmar que no sólo se han hecho a sí mismos, en el sen-
o modificar algunas de las hipótesis que se han tido que normalmente se da a esta frase, sino
ido formulando en el transcurso de la investiga- que incluso han desarrollado en sí dotes que la
ción, sobre todo para determinar la dirección a naturaleza apenas había bosquejado; inventán-
seguir. dose, en la práctica, a sí mismos y a sus propias
No obstante, debemos aclarar de inmediato vidas. Se trata de personas muy especiales, que
que la línea del destino no se refiere a la condi- han sabido luchar para alcanzar una meta am-
ción social del sujeto, sino que indica el tipo de biciosa —como puede ser el éxito— utilizando
relación existente entre él y el ambiente que le con inteligencia sus propios recursos y renun-
rodea. Además, sirve en especial para determi- ciando a muchos de los placeres que la vida
nar si en el sujeto examinado, admitiendo que puede ofrecer, a fin de alcanzar su objetivo.
posea las cualidades necesarias para alcanzar y Han afrontado duros sacrificios para superar
conservar la posición adquirida, existe la posibi- una barrera importante, como diariamente lo
lidad de obtener el éxito que se propone o la confirma la práctica de la quiromancia.
meta que se ha fijado. No sólo esto: también
podemos ver cuál será el camino mejor, más rá-
pido y cómodo, para lograrlo. El punto de partida de la línea del destino
Algunas personas poseen esta capacidad de Veamos ahora cómo se presenta en la práctica
forma natural y para ellas resulta mucho más la línea del destino y hasta qué punto se diferen-
100
cia del caso ideal que acabamos de describir. de una pequeña empresa familiar, la aumenta,
Comenzaremos, como es lógico, por su origen, alcanzando un elevado nivel de prosperidad; o
que pocas veces se encuentra situado exacta- bien, hablando siempre de una pequeña empre-
mente en la llanura de Neptuno. sa, pasa de una posición subalterna a un puesto
1. La línea del destino nace en la parte infe- elevado.
rior del monte de Venus (164), orientándose ha- Como vemos, la línea del destino se presta a
cia el monte de Saturno. En este caso, el signifi- muy variadas interpretaciones; por ello convie-
cado es relativamente positivo: resulta evidente ne examinarla en último lugar, cuando ya ha
en el sujeto el deseo o la necesidad de apoyarse sido delineado el cuadro de fondo del sujeto, de
en su familia, ya que, aunque tenga capacidad una forma bastante clara.
para ello, tiene miedo de volar con sus propias 3. La línea del destino, que nace aislada, se
alas. Debemos aclarar que, con frecuencia, esta encuentra, en su recorrido, con la línea de la
incapacidad para volar por sí mismo se debe a vida (166). También en este caso se presenta la
un mal entendido sentido de protección por par- relación familia-carrera y la interpretación es
te de la familia, que nunca ha permitido que más negativa que las anteriores. Por motivos
el sujeto pruebe sus alas. Pero debemos formu- que se pueden determinar con toda claridad, la
lar también otra hipótesis: que las circunstan- familia interfiere negativamente en la carrera
cias o el apoyo de la familia hayan proporcio- del sujeto, quizá ya bien encaminada. Puede
nado al joven, en época muy temprana, un tratarse de problemas económicos a los que hay
puesto de trabajo «seguro» y esta «prolonga- que hacer frente con gran sacrificio, o a proble-
ción de la cuna», en un carácter claramente dé- mas de orden moral que afectan a un familiar e
bil, ha arrastrado a una renuncia definitiva a influyen negativamente en la carrera del sujeto.
todas las aspiraciones. Éste es también el caso
de los negocios de tipo familiar florecientes,
que es lógico sean asumidos por un joven que
no se deje vencer por la pereza o no sienta el
invencible impulso de buscar su propio ca-
mino.
Hemos citado en primer lugar este caso de lí-
nea del destino por ser el más frecuente y que
puede encontrarse en todos los niveles sociales,
y, sobre todo, en las familias que sólo tienen un •
hijo o sólo un hijo varón, según la mentalidad
que afortunadamente ya se va superando. Po-
La línea del destino puede nacer dría ser muy útil leer la mano de uno de estos
en el monte de Venus (164), jóvenes, desde su adolescencia, a fin de poder
unida a la línea de la vida (165) aclarar algunos aspectos de su personalidad, y
o bien rozar (166) en su para indicar a los familiares los errores que pue-
recorrido la línea de la vida. den estar cometiendo, incluso de forma total-
mente involuntaria. Pero cuando se encuentra
una situación así en la mano de un sujeto adul-
to, no conviene subrayarla excesivamente, ya
que es evidente que el deseo de realizarse de
forma independiente no era lo suficientemente
fuerte como para impulsarlo muy lejos en su ca-
mino.
2. La línea del destino nace de la línea de la
vida (165). Se repite en parte la situación ante- En todo caso, en los dos ejemplos citados se
rior: el sujeto habría agradecido el apoyo de la trata de un período muy definido que puede
familia, pero las circunstancias no lo han per- calcularse mediante la datación. Pero cuando
mitido y ha tenido que aprender a caminar solo, en el fondo hay una especie de chantaje moral
aunque con esfuerzo. No obstante, sigue estan- ejercido por algún miembro de la familia, pa-
do muy ligado, con un toque de nostalgia, a lo dres o hermanos, el problema es de más difícil
que pudiera haber sido, y con frecuencia cuen- solución y puede arrastrarse durante muchos
ta, al respecto, ciertas fantasías que incluso lle- años.
ga a creer él mismo. Este origen de la línea del 4. La línea del destino comienza en el mon-
destino se presta también a otra interpretación, te de la Luna (167). También en este caso la fa-
que nos puede confirmar la línea de la cabeza. milia tiene un papel importante, pero indirecto,
El sujeto, dotado de fuerte iniciativa, partiendo en la carrera del sujeto: la casa paterna es el lu-

101
Línea del destino que nace en el gar del que hay que «huir», ya que representa la 2. La línea del destino acaba en el monte de
monte de la Luna (167). jaula que impide remontar el vuelo. De ello se Saturno (168b). Es el caso más frecuente. En
deduce que el sujeto realizará una elección que este sujeto, la aspiración normal a una brillante
le permita escapar lo más lejos posible de la fa- carrera no ofusca el deseo normal de tener tam-
milia, por mucho que ésta se esfuerce en impe- bién otros intereses en la vida. Con bastante
dirlo. Pero, extrañamente, el cordón umbili- frecuencia, el resultado más positivo que ofrece
cal que liga al sujeto con su antigua casa nunca una línea del destino como ésta es el logro de un
llegará a romperse totalmente, y esto se mani- equilibrio entre lo interior y lo exterior, entre la
festará con frecuencia en el deseo de recrear, personalidad del sujeto y el mundo que le ro-
en cualquier lugar, una casa que se parezca en dea. La medida del éxito en este contexto estará
todo lo posible a la que abandonó en su ju- revelada por la mayor o menor intensidad de
ventud. coloración de la línea, su longitud y su profun-
A medida que el origen de la línea del destino didad.
se aleja de la parte inferior de la palma, despla- 3. La línea del destino tiende a orientarse
zándose hacia la llanura de Marte, se va debili- hacia el monte de Apolo (168c). También en
tando la relación entre familia y carrera del su- este caso lo que impulsa al sujeto hacia una ca-
jeto. La separación se produce en el momento rrera lo más rápida y brillante posible es la am-
adecuado, sin traumas, como es lógico que ocu- bición, pero sus intereses se centran en el mun-
rra. Como primer significado seguro se produce do del arte. Esta elección está determinada por
la constatación de que el sujeto posee una for- el hecho de que el individuo posee excelentes
ma equilibrada de entender las leyes que rigen dotes naturales que sabrá perfeccionar median-
la vida. Pero el progresivo alejamiento del ori- te el estudio y el sacrificio. Una breve investi-
gen de la línea del destino de la llanura de Nep- gación llevada a cabo en el monte de Apolo, la
tuno significa también que el logro del éxito línea del corazón y el monte de Venus nos per-
será tardío y que el sujeto tendrá que superar mitirá definir la naturaleza de las relaciones
dificultades y situaciones de gran dureza, lo sentimentales en sujetos de este tipo, que se in-
que, sin embargo, proporcionará grandes satis- flaman de amor en llamaradas tan imprevistas
facciones a quien haya sabido luchar hasta al- como breves.
canzar la meta. 4. La línea del destino es muy breve pero
profunda (169). Suele comenzar en la llanura de
Marte y terminar en las proximidades de la lí-
Las terminaciones de la línea nea de la cabeza. Es un caso peculiar, pero bas-
del destino tante frecuente. El significado es el siguiente: el
Si incierto es el punto de partida del destino, arranque de la carrera del sujeto ha sido, o será,
La línea del destino puede aún lo es más su punto de llegada. El «ideal» es muy brillante, con ayuda de las circunstancias.
orientarse (168): a) Hacia el
monte de Júpiter; b) Hacia el monte de Saturno, pero en realidad puede va-
el monte de Saturno; c) Hacia riar desde el monte de Júpiter hasta el de Apo-
el monte de Apolo, puede lo, pero no al de Mercurio, ya que, por una ca-
también ser corta y profunda racterística que aún no se ha definido, la línea
(169).
que estamos examinando nunca se orienta en
tal dirección. Se puede llegar hasta él mediante
una ramificación, cosa de la que hablaremos
más adelante. Veamos seguidamente los distin-
tos casos:
1. La parte final de la línea del destino tien-
de hacia el monte de Júpiter (168a). El sujeto
está impulsado por una fuerte ambición y dis-
puesto a sacrificarlo todo y a todos con tal de
triunfar, de alcanzar el poder. Si es preciso, pi-
soteará familia, amigos, sentimientos, ya que lo
único que realmente ama es el vencer a los de-
más. En este caso, la línea del destino se forma
en la época de la pubertad: en efecto, es en esa
edad cuando se produce en el sujeto el impulso
inicial que le llevará a establecer los primeros
contactos y, por consiguiente, a realizar las pri-
meras elecciones útiles para su carrera, que con
bastante frecuencia se orientará hacia la polí- Casi siempre se trata de carreras con un co-
tica. mienzo precoz, de «niño prodigio», sobre todo

102
en los terrenos de la música y las matemáticas creen ver en esta ramificación, entendida en su
Es fácil que, cuando la línea del destino presen- aspecto positivo, un amor nacido en los bancos
ta las características descritas, esta carrera se in- del colegio y que se prolonga durante toda la
terrumpa al llegar la adolescencia, se agote; casi vida. Otras ramificaciones importantes se en-
como si al madurar el impulso sexual absorbie- cuentran al final de la línea del destino, que, en
ra la energía que había dado lugar a brillantes estos casos, suele interrumpirse nada más supe-
manifestaciones creativas. rar la línea de la cabeza. La orientación de la
ramificación proporciona las mismas indicacio-
nes de la línea del destino cuando se orienta ha-
Las ramificaciones de la línea cia los montes de Júpiter, de Saturno o de Apo-
del destino lo. En este caso se suma también el monte de
Al hablar de la línea del destino «ideal» hemos Mercurio (171): la orientación en su dirección
mencionado algunas ramificaciones capilares en indica excelentes posibilidades de éxito en las
forma de espiga, pero existen también otras actividades científicas y comerciales, en la in-
mucho más evidentes, tanto que, frecuentemen- vestigación o en los negocios. Es bastante inte-
te, provocan dudas respecto al auténtico punto resante el significado de la ramificación dirigida
de origen de la línea. Los casos más represen- al monte de Apolo. Alcanzado, no importa por
tativos son dos (170). qué caminos, el éxito económico, el sujeto pue-
La línea del destino nace en el monte de le de finalmente manifestar su amor hacia el arte,
Luna y tiene una ramificación importante que aunque sea de forma indirecta, dedicándose al
desde la llanura de Marte llega al monte de Ve- coleccionismo, instituyendo premios para artis-
nus, cortando la línea de la vida (170a). Se pre-
senta como una bifurcación y como tal es en-
tendida por algunos especialistas. Es un caso
bastante raro pero es conviente detenerse en su
estudio, ya que el sujeto se encuentra en una si-
tuación muy delicada y la aclaración aportada
por una lectura seria puede ayudar a resolver al-
gunas dudas. En efecto, el sujeto examinado
llegará a una disyuntiva y se verá obligado a to-
mar una decisión drástica: la carrera lo arrastra
lejos de la casa paterna, acontecimientos fami-
Línea del destino que nace en el
liares o sentimentales obstaculizan esta aspira-
monte de la Luna con una ción. El conflicto sólo puede solucionarse con
ramificación hacia el monte de un corte neto: uno de los dos ramales debe ser
Venus (170a) y línea del destino eliminado. La parte final de la línea del destino
que nace del monte de Venus
con una ramificación hacia el revelará cuál será la decisión del sujeto: si se
monte de la Luna (170b). En la orienta hacia el monte de Apolo, la elección re-
ilustración 171, línea del destino caerá en el terreno de las exigencias familiares o
con ramificación hacia el monte sentimentales; si penetra claramente en el mon-
de Mercurio.
te de Saturno, triunfará la carrera, los motivos
económicos; y si se orienta hacia el monte de
Júpiter, el sujeto seguirá sus aspiraciones por
pura ambición.
El segundo caso en el que nos detendremos es
el contrario, es decir, cuando la línea del desti- tas o becas de estudio para jóvenes promesas,
no comienza en el monte de Venus y la ramifi- abriendo al público exposiciones de arte o cual-
cación se orienta hacia el monte de la Luna quier otro tipo de actividad cultural. Se con-
(170b). También su significado es muy distinto: vierte en un mecenas, en parte para satisfacer su
en cierto momento de la vida, que puede datar- propio exhibicionismo.
se con notable exactitud, el sujeto tendrá un en-
cuentro decisivo para su carrera. Se tratará de
una persona o grupo de personas que podrán Las interrupciones y las islas en la línea
influir decisivamente en sus elecciones futuras, del destino
influenciando positiva o negativamente su ca- En contra de lo que ocurre en las demas lineas
rrera: positivamente, si la ramificación, una vez principales, en la línea del destino es raro obser-
alcanzada la línea del destino, prosigue con ella; var marcas especiales, como puntos, enrejados,
negativamente, si la ramificación corta brusca- islas, etc. Dado el recorrido imprevisible de esta
mente la línea del destino. Algunos especialistas línea, sería muy amplio el estudio de casos par-
103
ticulares. No obstante, no resultará difícil inter-
polar el significado de la línea, tal como se pre-
sente, con el significado que habitualmente se
atribuye a la marca en cuestión. Pero sí debe-
mos detenernos en las islas y en las interrup-
ciones.
Las interrupciones (172) siempre son negati-
vas, se presentan de muy variadas formas y
están situadas en cualquier punto de la línea del
destino.
1. La fractura de la línea del destino es neta
y la línea se reanuda un poco más lejos (172a).
Significa un grave tropezón en la carrera o una
prolongada suspensión y, en consecuencia, un
cambio en el sistema de vida, con todos los pro-
blemas de readaptación que ello conlleva. Pero
no siempre estas interrupciones son negativas: si
el sujeto posee las cualidades y la voluntad ne-
cesarias, reanudará, aunque sea con esfuerzo, el
Línea del destino interrumpida
(172): a) Interrupción neta camino interrumpido, incluso con mayor cono-
reanudándose de inmediato; cimiento de causa. Pero también puede darse el jos. El caso no suele presentarse casi nunca al
b) Interrupción con fragmentos caso de que emprenda una carrera totalmente comienzo de una carrera y en su solución
que siguen en paralelo un breve nueva. Se conocen casos de individuos con este —siempre drástica— intervienen con frecuencia
tramo; c) Isla. Línea del destino
interrumpida por la línea de la tipo de interrupción múltiple, dotados de gran factores económicos disfrazados de problemas
cabeza (173a) y línea del destino versatilidad y fuerza de voluntad, que han vuel- ideológicos.
interrumpida por la línea del to a empezar desde el principio en un corto es- 5. La interrupción se debe a la línea del co-
corazón (173b). pacio de tiempo. razón (173b). No cambian los efectos, pero sí
2. La línea del destino se interrumpe, pero las motivaciones. En el origen de la incompati-
los dos troncones avanzan en paralelo en un bilidad entre el sujeto y su carrera subyacen
breve tramo (172b). No cambia el significado: causas emotivas: repentinos escrúpulos, o bien
cambio en la carrera, pero en este caso no están una nueva relación sentimental, una excesiva
motivados por acontecimientos negativos, sino confianza en un colaborador o los errores de un
por la propia voluntad del sujeto, que, por ello, familiar. La línea del corazón mostrará marcas
ha tenido tiempo de preparar con calma y sin evidentes de ello. Se trata, en cualquier caso, de
traumas el paso de una actividad a otra. En la una alteración de la relación entre el sujeto y su
línea de la cabeza se pueden encontrar elemen- ambiente, que, con toda probabilidad, nunca
tos que confirman los acontecimientos de este fue muy sólida, pero sí capaz de mantener su
tipo. equilibrio inestable, hasta que no se produce la
3. La fractura de la línea del destino está causa que ha provocado o provocará la frac-
unida a una isla (172c). En este caso no se trata tura.
de un auténtico cambio en la carrera del sujeto,
sino de un peligro que puede derivar de él mis- La confrontación entre las palmas de ambas
mo, de su personalidad: un escrúpulo de orden manos constituye un elemento de gran utilidad
moral, un paso en falso, molestas habladurías. para definir con mayor precisión las indicacio-
En todo caso se trata de situaciones limitadas nes de la línea del destino. En el caso bastante
en cuanto al tiempo y, cuando cese su efecto, frecuente de que la línea sólo se encuentre en la
las cosas volverán a ir como antes, o casi, y des- mano izquierda, el sujeto no participará excesi-
aparecerá la marca. vamente con su voluntad en la evolución de los
4. La interrupción de la línea del destino se acontecimientos fijados por la suerte; mientras
debe a la línea de la cabeza (173a). El significa- que si sólo está presente en la mano derecha,
do sigue siendo negativo. El obstáculo que da será el sujeto, con su voluntad, quien aproveche
lugar a una brusca interrupción en la carrera del y a veces dé lugar a las ocasiones favorables pa-
sujeto es de naturaleza mental: el contraste sur- ra su carrera hacia el éxito. Cuando la línea se
ge con su Yo racional, que no quiere admitir la encuentra en ambas manos, pero con pequeñas
realidad de los hechos. Esta situación se produ- diferencias entre ambas, corresponde a la sensi-
ce en sujetos de marcada personalidad que, por bilidad del quiromántico experimentado la in-
orgullo o por una valoración excesiva de sí mis- terpretación de la doble indicación, en base a
mos y de las propias fuerzas, no están dispues- los conocimientos adquiridos hasta el pre-
tos a aceptar compromisos, ni siquiera conse- sente.

104
Las líneas En la palma de algunas manos se pueden locali-
zar otras líneas, además de las cuatro principa-
el éxito, lo obtendrá sin excesivas dificultades y
toda la vida disfrutará de los dones que la for-
accesorias les o fundamentales estudiadas hasta ahora. La
costumbre, y también la necesidad de comuni-
tuna dispensa a sus elegidos: la simpatía de los
demás, grandes amores, ningún problema fi-
car, ha hecho que los especialistas en quiroman- nanciero, satisfacciones en todos los terrenos.
cia atribuyan un nombre y unas características a El sujeto es totalmente consciente de su peculiar
estas líneas que, en realidad, deberían ser consi- poder de fascinación. Considerando la natura-
deradas por sí mismas y examinadas como ca- leza extravagante de esta línea, puede aparecer
sos especiales. En efecto, su presencia en las tanto en la mano de personas que hayan logra-
manos es bastante rara y, en cierto sentido, su- do fama internacional como en la de otras toca-
perflua para una lectura completa; además, su das por éxitos de menor entidad.
aspecto es siempre bastante impreciso, estando Si la línea del Sol nace en el monte de Venus
en muchos casos apenas esbozadas. (175a) o de la línea de la vida (175b), el éxito
En estos casos, aconsejamos realizar una lec- del sujeto se situará preferentemente en el terre-
tura lo más minuciosa posible de las líneas prin- no de las artes o del espectáculo, en especial en
cipales y luego mirar si existen otras líneas o aquellos sectores que requieren gran aplicación
fragmentos de líneas que, por su colocación, se y estudio, como bailarines, concertistas, acró-
puedan considerar como parte integrante de los batas, prestidigitadores. Con mucha frecuencia,
grupos que ahora veremos. esta línea del Sol cruza la línea del destino: la
intuición y la sensibilidad del sujeto están muy
acentuadas. El suyo será un éxito muy trabaja-
La línea del Sol termina do y plenamente merecido por los esfuerzos que
preferentemente hacia el monte La línea del Sol comporta. Cuando la línea del Sol nace en el
de Apolo y, en algunos casos, La más frecuente de estas líneas recibe el nom- monte de la Luna (176), esto significa que el
hacia el lado que roza el monte bre de línea del Sol, ya que su punto de llegada
de Saturno (174a) o hacia el éxito, preferentemente en el terreno artístico,
lado que roza el monte de suele encontrarse en el monte de Apolo. llega con cierta facilidad, ayudado por un cierto
Mercurio (174b); puede nacer A lo largo de los siglos, ha recibido distintas atractivo físico. Es un signo típico de los acto-
del monte de Venus (175a) o de denominaciones, lo que refleja las incertidum-
la línea de la vida (175b), a
veces incluso del monte de la bres surgidas en el momento de definirla. Se ha
Luna (176). llamado también línea de Apolo o de Febo, lí-
nea de la intuición, línea de la creatividad, línea
de la riqueza. Nos atendremos a la terminología
habitual en la actualidad, llamándola línea del
Sol, en parte porque conlleva esa especie de luz
solar inherente a los temperamentos especial-
mente creativos que generalmente la poseen, in-
dividuos ricos en espontaneidad e intuición. Se
puede decir que, por su posición y orientación,
la línea del Sol confirma algunas indicaciones
obtenidas de la línea del destino.
Estudiemos algunos aspectos de ella, tenien-
do en cuenta que, proceda de donde proceda, la
línea del Sol tiende siempre a dirigirse al monte
de Apolo. Pero, una vez alcanzado este monte,
puede orientarse hacia el lado de Saturno o ha-
cia el de Mercurio. En el primer caso (174a), el
sujeto debe su éxito no sólo a sus capacidades,
sino también a la seriedad con que ha afrontado res que, con su simpatía y encanto, atraen la
los obstáculos y las obligaciones. En el segundo atención del espectador. Algunos especialistas
caso (174b), el sujeto ha estado guiado siempre, consideran que, cuando el origen de la línea del
en la forma de considerar cosas y situaciones, Sol roza apenas el monte de la Luna, significa
por su aspecto financiero. una herencia segura.
En pocas ocasiones la línea del Sol nace en la Por último, si la línea del Sol es breve y em-
llanura de Neptuno. Cuando esto ocurre, y en pieza muy arriba (177), el logro del éxito será li-
especial si su recorrido posterior es regular y geramente fatigoso y tardío.
recto hasta llegar al monte de Apolo, podemos Pero un éxito tardío permite alcanzar metas
decir que estamos ante una línea del Sol «ideal». muy elevadas, ya que los obstáculos y asperezas
Esto es, como ya hemos dicho, muy raro y su del camino habrán agudizado la inteligencia y
significado es muy positivo: el sujeto conocerá sensibilidad del sujeto. Es el caso que se produ-

105
ce cuando la línea del Sol comienza en la llanu- que los suyos. No se le puede juzgar un fracasa-
ra de Marte. do, pero ciertamente tendrá que conformarse
La línea del Sol que nace en el monte de Mar- con satisfacciones modestas.
te-negativo indica que el sujeto no sólo alcan-
zará la notoriedad, aunque sea tarde, sino que, La línea de Mercurio
en muchos casos, será también fundador de una También para la denominación de esta línea he-
escuela o una figura relevante en su esfera de mos escogido la del monte hacia el cual se dirige
acción. La presencia de marcas especiales en la preferentemente. Para ser más exactos, en la
línea del Sol es bastante frecuente, y su signifi- prolongada y lenta evolución de la quiroman-
cado suele ser negativo. Un cuadrado (178a) cia, la línea mercuriana (180) ha sido llamada
significa un grave peligro para la actividad del de distintas formas, pero siempre se la ha con-
sujeto, peligro que afortunadamente se evitará. siderado como un indicativo del bienestar gene-
Naturalmente, cuando todo vuelva a la norma-
lidad, desaparecerá el cuadrado. La presencia
de una isla (178b) en la línea del Sol significa
pérdida de estimación debida a habladurías o
comentarios o, sea como fuere, a acontecimien-

Línea del Sol breve y que


comienza muy arriba (177).
Línea del Sol con cuadrado
(178a) e islas (178b). Línea del
Sol con cadenas (179). Línea
mercuriana «ideal» (180).

En la página siguiente, la mano


del Buddha Sanador (Yakushi
Nyorai) con la señal de algunas
líneas y la rueda con los radios
que simbolizan los caminos
hacia el Nirvana (detalle de ¡a
estatua de bronce de la sala
principal del tempo de Buddha
en Nara, Japón). ral del sujeto. En efecto, se la ha llamado línea
hepática, o del hígado, línea de la salud, o bien
del temperamento, de la intuición, de los nego-
cios y, finalmente, de Mercurio. Es preciso con-
fesar que, también en quiromancia, cada época
tos que pueden desencadenarlos. De ello nace tiene sus modas.
un compás de espera en la carrera del sujeto, Las líneas principales, que representan la
que sólo reemprenderá su fuerza pasados mu- estructura portante del sujeto, no pueden estar
chos años. Si se observan varias islas pequeñas sujetas a los caprichos de las modas. Ocurre lo
y muy próximas hacia el final de la línea del contrario con las líneas secundarias, que, por su
Sol, por encima siempre de la línea de la cabe- naturaleza, se prestan a interpretaciones que
za, la notoriedad que gozará el sujeto se deberá pueden reflejar el estado de ánimo del momen-
precisamente a un escándalo del que volverá a to. En los antiguos tratados de quiromancia se
hablarse con cierta periodicidad. atribuía gran importancia a una línea (formada
Cadenas (179), cruces, estrellas y barras indi- por gran número de minúsculas líneas capilares)
can, como de costumbre, contrariedades, más o que avanza en paralelo con la línea mercuriana.
menos graves según su color, que frenan la ca- Hoy día es raro encontrarla, pero es probable
rrera del sujeto, pero sin que su gravedad llegue que en otras épocas fuera muy frecuente, en
a comprometer el éxito. vista de la importancia que se le atribuía. Hace
La línea del Sol acabada en una «trenza», tiempo se la llamaba soror hepaticae, hermana
caso decididamente muy raro, es un signo nega- de la línea hepática, que es otro nombre de la
tivo: a pesar de las cualidades y la fuerza de vo- línea mercuriana. Hoy día se la llama vía láctea
luntad, las circunstancias le impedirán alcanzar o vía lascivia, en recuerdo del significado que
la notoriedad que es indispensable para quienes tenía antiguamente: que su poseedor dedicaba
aspiran al éxito y creen merecerlo. Este indivi- la mayor parte de sus pensamiento a los place-
duo gozará de estimación en su trabajo o su ar- res de todo tipo, desde los carnales hasta los de
te, pero nunca llegará a estar en boca de todos, la mesa. Hoy día existe la tendencia a juzgarla
como lo estarán quizá otros con menos méritos de forma distinta. Algunos afirman que signifi-

106
En la página anterior, la mano ca una especie de idiosincrasia hacia ciertas sus- pectos intelectuales, culturales y prácticos de su
del Cristo en el Juicio Universal tancias, tanto que podría recibir el nombre de actividad, sea ésta cual fuera. Lo que significa
de Miguel Ángel (Ciudad del
Vaticano, Capilla Sixtina). «línea alérgica». Pero cuando, coincidiendo la capacidad de atribuir valores espirituales
con ella, existen marcas especiales en la línea de incluso a actividades eminentemente prácticas.
la cabeza y en el monte de Venus, el significado
puede referirse nuevamente a la sexualidad del Aspecto de la línea mercuriana
sujeto, revelando casos de ninfomanía o de Veamos ahora las formas de presentación más
priapismo. Sea como fuere, la presencia de la frecuentes de la línea mercuriana, así como los
sóror hepaticae, o como quiera llamársela, con- significados que asume en cada una de ellas.
tribuye a reforzar las indicaciones de la línea 1. La línea mercuriana nace en el monte de
mercuriana. Nuestra elección ha recaído en esta Venus y corta ¡a línea de la vida para dirigirse
denominación porque su significado no sólo se luego hacia el monte de Mercurio (181a). Como
refiere al bienestar físico del sujeto, sino que frecuentemente ocurre en las circunstancias que
se extiende a las cualidades generalmente revela- afectan a la línea de la vida, también en este ca-
das por el monte y el dedo de Mercurio; es de- so la familia pesa sobre el sujeto y le obliga a
cir, la inteligencia, la rapidez de ingenio, la in- asumir actitudes que no le corresponden. Con
tuición, la capacidad de síntesis. Por otra parte, frecuencia, de ello se derivan consecuencias pa-
también es cierto que la línea mercuriana puede ra su salud. Pero al tratarse de un signo poco
proporcionarnos indicaciones bastante concre- frecuente y de una indicación muy particular,
tas sobre el funcionamiento del hígado, que, conviene buscar confirmación en otros lugares
como nos enseña la ciencia médica, tiene un pa- de la mano.
pel básico en el buen equilibrio del organis- 2. La línea mercuriana nace de la línea de la
mo y, por consiguiente, en la mejor utilización vida, sin atravesarla (181b). En este caso, se
de todas las cualidades de inteligencia y tempe- repite parcialmente la situación anteriormente
ramento que el sujeto posee. indicada, con la diferencia de que es el sujeto
Así como la línea del destino representa el ni- quien se siente obligado moralmente, sin que
vel de equilibrio entre el sujeto y el ambiente, la nadie le obligue, a desempeñar papeles fami-
línea mercuriana representa el equilibrio psico- liares que han quedado vacantes por alguna
físico del individuo y nos informa, por consi- razón. Generalmente se trata de una época
guiente, de si puede expresarse de la mejor for- determinada en cuanto al tiempo y que puede
ma posible. representar para el sujeto una interesnte fuente
Esta línea no sólo nos proporciona informa- de experiencias. Además, los poseedores de una
ción sobre la salud del sujeto, que puede obte- línea mercuriana de este tipo tienen un elevado
nerse de otras líneas o montes con mayor fiabi- nivel moral, inteligencia intuitiva y elocuencia.
lidad incluso, sino que nos revela hasta qué En efecto, puede encontrarse con frecuencia en
punto el estado de salud influye en la calidad de las manos de penalistas de moda, asociadas con
sus prestaciones en todos los terrenos. un pulgar muy arqueado y el meñique afilado;
Como ya hemos dicho, la línea mercuriana se se encuentra también en las manos de magistra-
encuentra en un número reducido de manos, dos y conferenciantes.
que generalmente presentan una palma surcada Pero cuando el arranque de la línea mercu-
por multitud de líneas. Por consiguiente, es pre- riana se encuentra muy arriba, hacia el centro
ciso fijar bien la atención para localizarla clara- de la llanura de Marte, su significado se refiere
mente, ya que su sola presencia puede modifi- principalmente a la salud, en el sentido general
car algunas deducciones formuladas con ante- de que hemos hablado al principio del apartado
rioridad. Pero veamos, ante todo, el aspecto dedicado a esta línea.
asumido por una línea mercuriana «ideal» (180). 3. La línea mercuriana nace en el monte de
Nace, preferentemente en la llanura de Neptuno la Luna (181c). En este caso, el sujeto tiene
y se orienta claramente hacia el monte de Mer- gran capacidad de comunicación con los demás,
curio, rozando los montes de la Luna y de una intuición fuera de lo común, un extraordi-
Marte-negativo. Cruza la línea de la vida o su nario poder de síntesis para obtener una amplia
prolongación, y luego la línea del corazón. El visión de conjunto y, por consiguiente, tiene
trazo debe ser recto, de color rosado, no dema- mucha lógica y coherencia. Quienes poseen una
siado profundo; por el contrario, ligero y sin línea mercuriana de este tipo saben escribir,
marcas especiales. más en el terreno del ensayo que de la novela,
Con esto hemos descrito un caso muy raro saben dar conferencias y son fascinantes con-
que, para su afortunado poseedor, significa un versadores. No obstante, su mentalidad les im-
La linea mercuriana puede nacer: equilibrio perfecto entre las cualidades intelec- pone un absoluto respeto de la verdad; carecen
a) En el monte de Venus; b) En
la línea de la vida; c) En el tuales y físicas, equilibrio que le permite ocu- totalmente de diplomacia. En efecto, es raro
monte de la Luna. parse con igual interés y satisfacción de los as- que escojan una carrera política. La calidad y

109
entidad de las cualidades expresadas hasta aho- 3. La línea mercuriana tiene un recorrido si-
ra están indicadas por la longitud de la línea. Si nusoidal (182c). En este caso, el significado es
es breve; es decir, acaba antes de la línea de la análogo al anterior, pero agravado por el hecho
cabeza o de su prolongación ideal, las cualida- de que el período de desequilibrio puede ser
des intuitivas que hemos mencionado quedan muy prolongado y debido a trastornos de ori-
en estado latente: el sujeto, por tanto, sólo es gen nervioso localizados en la zona gastroin-
capaz de percibir un impreciso presentimiento testinal, con serios reflejos, incluso en el carác-
de algo, bueno o malo, que está a punto de ter y, por consiguiente, en el trabajo.
ocurrirle. En cambio, si esta línea mercuriana 4. La línea mercuriana está atravesada por
va más allá, hasta atravesar la línea del cora- barras bien marcadas (183a). Dondequiera que
zón, las capacidades intuitivas del sujeto son de estén situadas, las barras indican dificultades de
un nivel tal que elevan las de su inteligencia. orden intelectual para el sujeto, como la inca-
Debemos agregar que, si el sujeto en cuestión pacidad de comprender una situación o la nega-
tiene los dedos «cuadrados», entonces sus con- tiva a afrontarla. Esta actitud provoca en el su-
sejos pueden ser de inestimable valor, especial- jeto malestares pasajeros que él aprovecha para
mente en el terreno de los negocios. En general, justificar ante sí mismo su propia negativa, que
el estudio de este aspecto concreto de la línea no puede justificarse a nivel racional.
mercuriana debe completarse con un cuidadoso 5. La línea mercuriana presenta una estrella
examen de la línea de la cabeza. Por interpola- y/o una cruz y/o puntos (183b). Una interpre-
ción, se podrá comprobar con certeza si las fa- tación muy frecuente atribuye a esta marca el
cultades del individuo le permiten actuar con ti- significado de esterilidad tanto en el hombre co-
no en la bolsa, o si puede aspirar a ocupar un mo en la mujer, pero es preciso buscar confir-
puesto elevado en las altas finanzas o a enseñar mación en otros puntos, como el monte de
ciencias económicas y financieras a nivel uni- Mercurio, o las rascetas, de las que puede dedu-
versitario. cirse si un tratamiento adecuado devolverá la
fecundidad al sujeto.

Las marcas especiales en la línea


mercuriana La línea del matrimonio
La presencia de «marcas especiales» (182 y 183) La denominación no es exacta, ya que sería más
en la línea mercuriana es muy frecuente; su sig- lógico hablar de «convivencia», pero, como en
nificado se refiere principalmente a la salud y nuestra sociedad la forma más corriente de con-
no a las restantes cualidades. vivencia es el matrimonio, conservaremos esta
1. La línea mercuriana presenta una isla en definición, que, por otra parte, es la aceptada
su recorrido (182a). Según la antigua tradición, universalmente. La zona en que se encuentra
éste es un síntoma de graves trastornos hepáti- esta línea —aunque sería más correcto decir este
cos, y al mismo tiempo de deshonestidad. Hoy «grupo de líneas» (184)— es el canto de la ma-
día se tiende a interpretarla como una amenaza no, entre el punto de unión con la palma del de-
Línea mercuriana con islas de enfermedad o como el miedo a enfermar del do de Mercurio o meñique y la línea del co-
(182a), con fracturas (182b), sujeto, miedo que no siempre tiene fundamen- razón.
sinusoidal (182c), con barras
(183a), con cruces, estrellas y to, pero que siempre es síntoma de desequili- Esta colocación se justifica con cuanto hemos
puntos (183b). brio. Cuando la isla está situada justamente al dicho al hablar del dedo de Mercurio, que no se
comienzo de la línea mercuriana, el significado limita a proporcionarnos información sobre las
cambia notablemente: el sujeto duerme poco. capacidades oratorias del sujeto, sino que nos
No porque sufra de insomnio, sino porque ne- indica también el tipo de relaciones que mantie-
cesita poco tiempo para recuperarse y compen- ne con el mundo que le rodea, incluyendo las
sa la falta de un período suficiente de reposo relaciones sexuales y, por extensión, las rela-
con breves instantes de sueño en los momentos ciones familiares y conyugales. Ésta es la razón
y situaciones más inesperadas. En casos muy es- de que estas líneas, que nacen en el canto de la
peciales, confirmados por la línea de la cabeza, mano y que pueden evidenciarse doblando los
el sujeto padece sonambulismo. dedos hacia la palma, nos puedan decir muchas
2. La línea mercuriana presenta algunas in- cosas sobre la relación de convivencia del suje-
terrupciones en su recorrido (182b). Significa to, habitualmente con una persona del sexo
que la salud, que no es perfecta en algunos mo- opuesto.
mentos, no permite al sujeto realizar satisfacto- Hemos dicho «líneas», ya que, en la zona
riamente su trabajo. Existen períodos muertos, que acabamos de definir y que prácticamente
en los que el sujeto tiene que reducir al mínimo corresponde al monte de Mercurio, no suele
sus iniciativas para evitar el peligro de tomar verse una sola línea, siendo más habitual que se
decisiones inadecuadas. encuentren dos o incluso tres, de distintas lon-

110
gitudes. Diremos de inmediato que como línea En otras palabras, empieza como una isla abier-
del matrimonio o convivencia se entiende la ta. La unión está en peligro y no puede excluir-
más marcada (184a), mientras que las demás, se la posibilidad de una separación por incom-
más pequeñas, representan las posibles rela- patibilidad de caracteres. Pero si la línea que
ciones preconyugales (184b) o extraconyuga- prosigue tras la unión es muy larga y marcada,
les (184c) que, aunque no hayan sido episódi- entonces el significado es más afortunado: tras
cas, no han incluido la convivencia bajo un mis- un período de crisis, la relación alcanzará un
mo techo, pero sí han dejado «su marca». Es equilibrio bastante estable. La previsión no
muy útil comparar las líneas del matrimonio cambia si la bifurcación al principio de la línea
que se encuentran en ambas manos, ya que, si del matrimonio se presenta como un triángulo
las de menor tamaño sólo aparecen en la mano sin uno de sus lados. Si el ramal inferior de la
izquierda, también pueden significar exalta- bifurcación se prolonga hasta alcanzar la línea
ciones sentimentales que nunca han superado la de la vida (186), significa que, en caso de sepa-
fase de una relación platónica, aunque hayan si- ración, se producirán complicaciones de carác-
do de larga duración. ter legal, litigios por la custoria de los posibles
hijos y por el reparto de bienes.
3. La línea del matrimonio va acompañada
La línea del matrimonio (184a);
b) Representa uno o varios Peculiaridades de la línea por otra más fina, con frecuencia más larga,
encuentros antes del del matrimonio irregular, de recorrido más bien serpenteante.
matrimonio; c) Relaciones Naturalmente, existe una línea del matrimonio Significa un amor extraconyugal tan fuerte que
después del matrimonio; d) La
distancia a la línea del corazón.
«ideal», tan rara como los matrimonios «idea- destruye el matrimonio, ocupando luego su lu-
Línea del matrimonio orientada les». En este caso, hay una sola línea, bien gar. Será una convivencia o un segundo matri-
hacia la base del meñique marcada, que se adentra profundamente en el monio, eso no importa. En todo caso, con el
(185a), con bifurcación (185b), monte de Mercurio, termina suavemente y no transcurso del tiempo, si se tiene ocasión de
con bifurcación hasta la línea
de la vida (186), con una barra presenta marcas especiales. En la realidad, comprobarlo, se observará en la mano del suje-
(187). abundan las variaciones. Examinemos los casos to que la línea fina y serpenteante ha adquirido
principales.
1. Las líneas del matrimonio son dos, casi
paralelas y de la misma importancia. El signi-
ficado es evidente: la relación mantenida fuera
del matrimonio, que con frecuencia ha empeza-
do antes de haber sido contraído éste, ha tenido
una importancia por lo menos equivalente a la
relación legalizada, quizá ha habido hijos y
debe prestársele la debida consideración. No
puede excluirse la posibilidad de que desembo-
que en un segundo matrimonio.
2. Distancia entre la línea del matrimonio y
la línea del corazón (184d). Este dato nos per-
mite saber a qué edad se ha producido o se pro-
ducirá el matrimonio del sujeto. Si la marca es-
tá cerca de la línea del corazón, el sujeto ha
contraído o contraerá matrimonio muy joven.
En cambio, si la línea está más cerca de la base
del meñique, el matrimonio se ha contraído o se
contraerá a una edad más avanzada.

El punto de partida de la línea la consistencia de una auténtica línea del ma-


del matrimonio trimonio.
Veamos ahora cómo se presenta en su origen la
línea del matrimonio.
1. La línea empieza recta y sin ramifica- Las marcas especiales en la línea
ciones (184a). Es un signo positivo. Desde el del matrimonio
principio de la convivencia, existirá entre los La presencia en la línea del matrimonio de
cónyuges una gran comprensión que puede ga- «marcas especiales» añade otros significados a
rantizar una unión prolongada y serena. los que hasta ahora hemos enumerado.
2. La línea empieza doble convirtiéndose 1. Una barra cruza la línea del matrimo-
luego en una sola y prosiguiendo recta (185b). nio (187). Existen obstáculos en contra de la

111
unión. Pueden estar motivados por la familia, o Las ramificaciones de la línea
bien ser de naturaleza económica. Si la barra es del matrimonio
más consistente que la línea del matrimonio, el Aunque sólido en cuanto se refiere a la armonía
obstáculo es de origen familiar y triunfará: no de los cónyuges, el matrimonio puede ser cau-
se producirá la unión o lo hará con mucho sa de disgustos, y éstos se reflejan en las ramifi-
retraso. En cambio, si la barra está menos mar- caciones que parten de la línea correspondiente
cada que la línea, entonces, antes o después, los 1. Ramificaciones capilares descendente:
obstáculos económicos o familiares desaparece- hacia la línea del corazón (189a). Son síntoma
rán y se podrá celebrar el matrimonio. En el de disgustos por culpa o a causa del otro cón-
primero de los casos, transcurrido algún tiem- yuge; o una prolongada separación por trabajo
po, la barra tiende a desaparecer, pero no así la o por otros motivos, o bien una prolongada en-
línea del matrimonio si el sujeto está destinado fermedad que influye directamente sobre la vida
a contraerlo. del sujeto. Sólo en raras ocasiones constituye
2. La línea del matrimonio se orienta hacia un signo de viudedad, del que hablaremos más
la base del meñique {185a). También esto signi- adelante, y que, como tal, debe buscarse tam-
fica obstáculos al matrimonio, pero esta vez bién en la línea del corazón.
proceden del propio sujeto que no acaba de de- 2. Ramificaciones capilares ascendentes
cidirse a afrontar la responsabilidad de la vida (189b) orientadas hacia la base del meñique.
Línea del matrimonio que conyugal y quiere retrasar el comienzo de la A este signo se le dan dos interpretaciones dis-
termina con una isla abierta convivencia. Se trata, generalmente, de perso- tintas, debidas a dos escuelas. La más antigua
(188a), o bien con un triángulo nas que no saben renunciar a una forma de vida afirma que, en este caso, el amor hacia los hijos
sin un lado (188b). Línea del
matrimonio con ramificaciones a la que las une un hábito prolongado. Si las aventaja al amor hacia el cónyuge. Por cierto:
(189): a) Descendentes; causas son otras y de naturaleza sexual, la línea el número de estas ramificaciones representa,
b) Ascendentes. de la cabeza, la línea del corazón o el monte de según esta teoría, el número de hijos, que, en
Venus podrán proporcionarnos valiosos datos. realidad, se localizan en otro sitio. La otra in-
Las líneas del matrimonio de este tipo suelen terpretación, a la que la autora considera más
dar lugar a convivencias más bien inestables, válida, atribuye a este signo no sólo un marcado
que, si duran mucho tiempo, es debido al sacri- amor hacia los hijos, sino hacia los jóvenes en
ficio de uno de los cónyuges, que se somete al general: comprensión de sus problemas, autén-
otro. tica intención para ayudarles. Este interés, si no
3. Existe una isla en el centro de la línea del es compartido por el cónyuge, puede ser causa
matrimonio. La convivencia se ve amenazada. de disgustos y, con el tiempo, motivar un pro-
El color de la isla puede ayudarnos a establecer gresivo enfriamiento de las relaciones de pareja.
el peligro concreto que ello puede representar.
Si no se observan diferencias de coloración, se La línea de los hijos
trata, con toda probabilidad, de una separación Este es quizá el momento oportuna para hablar
temporal, o de una grave disputa entre los cón- de la línea de los hijos. En efecto, no tenemos
yugtes con suspensión de las relaciones físicas. que movernos de la zona, el monte de Mercu-
En cambio, si la isla se encuentra al final de la rio, y nos limitaremos a examinar las líneas que
línea del matrimonio, la amenaza de separación descienden verticalmente desde la base del dedo
o divorcio se convierte en certeza.
4. La línea del matrimonio termina en una
bifurcación (188). Conviene ser muy prudentes
en esta interpretación y comprobar, sin som-
bra de duda, que se trata de una bifurcación y
no de una línea capilar situada casualmente en
ese punto y cuyo significado es muy distinto.
En efecto, la bifurcación significa que el sujeto
sufrirá mucho por culpa de su cónyuge.
5. La línea del matrimonio está interrum-
pida en uno o varios puntos. Esto indica que el
sujeto estará separado de su cónyuge durante
períodos más o menos largos, debidos a una
permanencia en lugares alejados, durante la
cual no existe posibilidad de contacto físico. Si
estos períodos son muy prolongados, pueden
provocar perturbaciones psicológicas en el suje-
to e indican, en todo caso, un importante sacri-
ficio.

112
meñique en dirección a la línea del corazón, a la cabo sobre líneas muy pequeñas y finas. Es
que casi nunca llegan. A cada línea corresponde aconsejable el uso de una lupa para una mejor
un hijo del sujeto y, por consiguiente, en la lí- observación y un enjuiciamiento más seguro.
nea indicada se observarán una o varias líneas
de distinta longitud e intensidad, que indicarán Aspectos peculiares de la línea
el número y el sexo de los hijos nacidos o por de los hijos
nacer. Las líneas más marcadas representan a 1. La línea de los hijos es recta y bien mar-
los hijos varones, las más débiles a las hembras. cada (190a). Se tratará probablemente de un va-
Pero es frecuente que una hembra de fuerte ca- rón con acusada personalidad y una inteligencia
rácter se refleje en un signo masculino y que poco corriente, más bien testarudo. Durante to-
ocurra lo contrario con un varón de carácter do el período de su formación, es aconsejable
débil. Por consiguiente, es más fácil indicar el mantener el siguiente comportamiento: hablar
carácter que el sexo del hijo por nacer. Entre poco pero de forma inteligente y, sobre todo,
estas líneas se observan, a veces, marcas que proporcionarle ejemplos de comportamiento,
empiezan normalmente, agotándose enseguida: permitiéndole una amplia libertad de elección y
se trata de abortos naturales, y es evidente que responsabilizándole de forma que desarrolle la
esto sólo puede constatarse en sujetos de sexo confianza en sí mismo.
femenino. 2. La línea de los hijos es recta pero fina
De estos signos se pueden también obtener (190b). Si se trata de una hembra, será una niña
datos sobre posibles traumas sufridos por un de carácter normal y de buena salud. En cam-
hijo al nacer. Si la línea que le corresponde en bio, si se trata de un varón, significa que se tra-
lugar de tener un arranque neto presenta en el tará de un niño muy sensible, sugestionable e
comienzo, hacia la base del meñique, una sutil inseguro. Si la marca, al avanzar hacia la línea
curvatura (190c), la longitud de dicha curvatura del corazón, se engrosa y tiende a normalizarse,
indica el tiempo durante el cual el niño se resen- lo mismo ocurrirá con el niño, que conseguirá
tirá del trauma sufrido. En cambio, en lo que se un buen equilibrio con la pubertad.
refiere a posibles traumas de la madre en el mo- 3. La línea de los hijos empieza bien mar-
mento del parto, habrá que orientar la búsque- cada, pero luego se debilita y difumina. Es el
da hacia la línea de la vida o hacia las rascetas. caso contrario al anterior. Algún acontecimien-
Hemos dicho que las líneas de los hijos se to, con frecuencia un agotamiento nervioso in-
pueden localizar tanto en las manos de sujetos mediatamente después de la pubertad, provoca-
masculinos como femeninos. Pero, en el primer rá en el joven un cambio de carácter que, con
caso, la información es más superficial, mien- frecuencia, se traducirá en una distinta orienta-
tras que en el segundo se pueden obtener infor- ción en los estudios y, probablemente, en la vi-
maciones muy concretas sobre la salud, el ca- da. Si además la parte fina de la línea está lige-
rácter y algunos acontecimientos fundamentales ramente curvada hacia el monte de Apolo, ello
en la vida del niño. Es una afirmación que pue- significa que, más adelante, el joven provocará
de parecer sorprendente, pero bastará con pen- desilusiones o preocupaciones, frecuentemente
sar en la importancia que para una mujer tienen por un matrimonio equivocado.
el embarazo y el parto, y como frecuentemente 4. La línea de los hijos está cortada diago-
gran parte de su vida está condicionada por las nalmente por una línea capilar fina y breve
responsabilidades derivadas de la educación de (191b). Significa que el sujeto tendrá una cica-
un hijo, ello hará que comprendamos fácilmen- triz causada por una intervención quirúrgica
te cómo un acontecimiento de tal importancia motivada, posiblemente, por un accidente. Esto
tiene que dejar huellas significativas, y qué pro- si la línea capilar no presenta cambios después
blemas puede producir durante un prolongado de atravesar la línea de los hijos. Si, por el con-
período de tiempo, con frecuencia para siem- trario, los sufre y avanza con menor claridad,
pre. Las sugerencias que pueden derivarse de un significa que el trauma o el accidente dejará una
minucioso examen quirológico resultarán, indu- marca más compleja y permanente que una ci-
dablemente, muy útiles para elegir la educación catriz. La situación del punto de encuentro de
a impartir, el comportamiento que se deberá te- las dos líneas nos proporcionará la colocación
Las líneas de los hijos (190): ner, en primer lugar, respecto al niño y, poste- de la cicatriz, desde la cabeza hasta los pies,
a) Fuerte; b) Sutil; c) Hijo con riormente, ante el adolescente, con el fin de
trauma en su nacimiento; avanzando de arriba hacia abajo de la línea de
d) Línea de aborto natural. proporcionarle aquellos elementos que le permi- los hijos.
Lineas de los hijos con detalles tan una mejor adaptación a la vida. 5. La línea de los hijos tiene un recorrido
especiales (191): a) Hijo con Veamos cuáles son las indicaciones de mayor más bien sinuoso (192a). No es buena señal
trauma en la pubertad; b) Hijo
con cicatrices por accidente o utilidad que surgen del examen de estas líneas. para la salud del niño. Indica una gran fragili-
intervención quirúrgica; c) Linea Todo ello se limita a una superficie más bien re- dad, en especial del sistema nervioso, que debe-
de los gemelos. ducida, por lo que la investigación se lleva a rá vigilarse hasta la pubertad.

113
6. Dos líneas paralelas. Los gemelos pue- que indica el peligro por el que ha pasado el su-
den indentificarse en esta característica; dos jeto.
líneas paralelas, unidas en su origen si se trata
de gemelos monocigóticos (191c); una de las lí- La línea de la viudedad
neas suele estar más marcada que la otra si se Para cerrar este breve ciclo que ha comenzado
trata de mellizos de distinto sexo. Si son de con la línea del matrimonio, siguiendo con las
igual sexo, la diferencia de líneas refleja una di- líneas de los hijos, nos ocuparemos, aunque de
ferencia de carácter. Si una de las dos líneas es forma superficial, de la línea de la viudedad.
totalmente recta y la otra torcida, las diferen- Es conveniente precisar de inmediato que
cias serán muy marcaas y uno de los dos geme- existen dos tipos de líneas, y ello se debe al
los creará problemas al encargado de su educa- hecho de que existen en el cónyuge supervivien-
ción. Generalmente, la línea más marcada se re- te reacciones muy diversas ante la muerte del
fiere al nacido en segundo lugar. compañero. La prolongada experiencia nos per-
7. La línea de los hijos se prolonga hasta to- mite afirmar que son bastante raros los casos en
car la línea del corazón (192b). Significa que el los que la desaparición del cónyuge provoca un
sujeto siente especial ternura por ese hijo en profundo dolor. En la mayoría de los casos se
particular. El niño no dejará de aprovecharse manifiesta una especie de sentimiento de libera-
de ello, y existirá el riesgo de mimarlo con exce-
so y de alterar la personalidad por darle dema-
siado. En este caso, para establecer cuáles po-
drán ser las reacciones del hijo ante el tipo de
educación recibida, habrá que tener en cuenta
el aspecto y el color de la línea. Si es rosada y
recta, la relación padre-hijo será excelente. En
cambio, si la línea es de un color rosa fuerte y
algo tortuosa, se estará ante un chico rebelde a
Línea del hijo (192): a) Con la disciplina y que manifestará su impaciencia
trazo discontinuo; b) Que toca
la línea del corazón. De la línea ante el excesivo apego de su progenitor.
de la vida pueden nacer líneas Hemos explicado el aspecto de las líneas de
que se dirigen hacia la llanura los hijos «no nacidos»; es decir, de los abortos
de Marte (193): a) Es ¡a del naturales, pero también existen las líneas de los
aborto intencionado; b) Es la
del parto difícil con riesgo de la hijos «no deseados»; es decir, de los abortos
vida; entre la línea de la vida y provocados, que se reflejan claramente en la
la de la cabeza, hacia la llanura mano femenina. Se sitúan sobre la línea de
de Marte, puede formarse
temporalmente un enrejado (c), la vida (193) y consisten en signos bien marca-
índice de trastornos tiroideos. dos que, partiendo de la línea de la vida, se diri-
La linea de la viudedad (194) gen a la llanura de Marte en forma de ramifica-
que atraviesa ¡a línea del ción descendente. La longitud del signo indica ción. Es lógico que a estas dos reacciones co-
corazón y toca la línea de la
cabeza puede provocar un gran la profundidad del trauma. Si al trauma moral rrespondan dos líneas distintas.
dolor en el sujeto. se asocia también un trauma físico, entonces se 1. La viudedad provoca en el sujeto un pro-
forma en la llanura de Marte un enrejado bas- fundo dolor (194). La línea que indica esta si-
tante evidente que indica la presencia de una tuación consiste en un signo capilar que des-
disfunción tiroidea provocada por el aborto. ciende desde la línea del matrimonio con una
Naturalmente, este enrejado tiene un carácter ligera inclinación y, tras atravesar la línea del
temporal, pero se debe tener en cuenta que, corazón, prosigue hacia la línea de la cabeza,
mientras dure su pressencia en la palma de la donde termina en un «punto» muy definido y
mano, el sujeto padecerá nerviosismo, irritabili- profundo, indicativo de la gravedad del trauma
dad, intolerancia, insomnio, no estando, por sufrido. Una confirmación más de este estado
tanto, en condiciones de tomar decisiones vá- de ánimo está representada, especialmente si la
lidas. viudedad ha provocado también un cambio de
Por similitud de tema y por afinidad de sig- costumbres o de condiciones económicas, por
no, indicaremos aquí cómo se presenta una una isla en la línea de la vida, más o menos
línea de los hijos que indica un parto difícil, po- acentuada según la gravedad y entidad de los
niendo en peligro la vida de la madre. También cambios. Si existen otras islas en la línea de la
este signo se encuentra sobre la línea de la vida, vida, es posible establecer la que nos interesa
tiene el aspecto de una ramificación descen- por medio de la datación. Naturalmente, se ve
dente como el del aborto provocado, pero está afectada también la línea del destino, que indica
precedido por una ligera interrupción o por con gran claridad la longitud del período de su-
un punto muy marcado en la línea de la vida, frimiento y desequilibrio.

114
2. La viudedad no provoca dolor en el suje- para llevar hasta el fin un embarazo. En reali-
to (195). Es posible identificar una reacción dad, se trata de un pronóstico ligeramente
de este tipo examinando cuidadosamente la aventurado, que tiene que ser confirmado recu-
línea del matrimonio. Acaba con una marca ca- rriendo a otras líneas, especialmente las de la
pilar en dirección a la línea del corazón, en un cabeza y mercuriana.
tramo muy breve, de escasos milímetros. La Generalmente, las rascetas suelen ser el últi-
única constatación accesoria que puede llevarse mo elemento en el que se fija la atención del
a cabo sobre la mano del sujeto es observar que realiza un examen quirológico de la mano,
que, consecuentemente, tanto la línea de la vida pero nos gustaría dedicar algunas páginas a
como la del destino presentan un desarrollo más otras marcas, menos evidentes que las que he-
seguro, como se puede establecer mediante la mos visto hasta ahora y que también tienen su
datación con evidentes signos de equilibrio psi- nombre y su significado: los anillos.
cológico. Si una viudedad de este tipo se produ-
ce tras la rotura de la relación matrimonial, la Los anillos
señal va precedida por una interrupción de la lí- Hemos aludido a ellos en el capítulo dedicado a
nea del matrimonio, debida precisamente a la los montes. Consideramos conveniente agru-
separación. parlos y situar su estudio al final del de las lí-
Tipos de línea de la viudedad neas de la palma, ya que es aconsejable estudiar
que no provocan dolor (195). Las rascetas los anillos en relación con los datos obtenidos
Para concluir este examen sumario de las líneas del examen general de la mano. Los anillos no
de la mano, sólo nos queda por ver las rasce- son marcas fundamentales y, por lo general, se
tas (196). Reciben este nombre las líneas, gene- limitan a modificar, atenuar o acentuar el resul-
ralmente dos o tres, que se encuentran exacta- tado del estudio de las líneas más importantes.
mente en el punto de juego de la muñeca; para Precisamente su importancia se debe al hecho
observarlas con claridad es preciso flexionar li- de que existan y a su valor de «acabado», de to-
geramente la muñeca hacia dentro. que final.
Se puede considerar segura la presencia en Anillo de Salomón (197). Es una señal se-
una mano de, por lo menos, una rasceta: la pri- micircular que todea casi totalmente la base del
mera, que se encuentra más cerca de la muñeca, índice y está situada sobre el monte de Júpiter.
a la que la quiromancia atribuye mayor impor-
tancia. Las demás, que son accesorias y a veces
faltan, sirven para subrayar y confirmar las in-
dicaciones de la primera. Ésta, cuando forma
un ligero arco de círculo y está bien dibujada,
indica un buen equilibrio físico del sujeto. Y no
sólo tsio: la presencia de una rasceta de este ti-
po indica que el sujeto se preocupa por mante-
nerse en forma, evitando hábitos o actitudes
que puedan perjudicar a la salud.
El significado cambia si el trazado de la pri-
mera rasceta presenta interrupciones: el sujeto
presenta una vena de extravagancia, de origina-
lidad, de afición a las diversiones. No se cui-
dará mucho y abusará de sus fuerzas, como po-
drá comprobarse también en otras líneas, con el
Las rascetas (196) son, único fin de divertirse, con tendencia a llevar un
generalmente, tres: a) Primera tipo de vida que antiguamente se definía como
rasceta; b) Segunda rasceta;
c) Tercera rasceta con «de libertinaje».
interrupciones de cadena o Si la primera rasceta está bien dibujada y las
trenza. El anillo de Salomón siguientes presentan islas o bien están trenza- A veces adopta la forma de dos semicírculos
(197) puede estar formado por: que tratan de unirse y, en algunos casos, se su-
das, el significado es intermedio: no faltan las
a) Dos marcas que no se unen;
b) Dos marcas que se dificultades, pero el sujeto posee una capacidad perponen. Pero éste es un aspecto peculiar que
superponen; c) Una sola marca. de recuperación y una fuerza de voluntad enca- modifica, al menos en parte, el significado prin-
minada a recuperar el equilibrio. cipal del anillo.
En las rascetas existen algunas indicaciones Es signo de gran sabiduría y su colocación es
que sólo se refieren al sexo femenino. Si el reco- totalmente coherente si tenemos en cuenta que
rrido de la primera rasceta es sinuoso, aunque el dedo de Júpiter y, por consiguiente, su monte
la marca sea regular y continua, según algunos nos permiten evaluar la capacidad de adapta-
especialistas significa esterilidad o dificultades ción del sujeto a la vida, lo que es una forma de

115
definir la sabiduría, en parte cultura, pero tam- una conexión del anillo de Saturno, que atenúa
bién sentido común, intuición, objetividad, sus incertidumbres y ansiedades, y propicia las
prudencia. Frecuentemente, el sabio —poseedor intuiciones, con la creatividad consciente del
del anillo de Salomón— es capaz de utilizar es- monte de Apolo, capaz no sólo de recibir, sino
tas aptitudes en su propio provecho, llevando también de exaltar las cualidades agudas de sen-
una vida adecuada a sus posibilidades. Pero sibilidad expresadas por el dedo de Saturno.
cuando el anillo de Salomón es uno de los lados Quizá no sea la solución definitiva, no es un
del cuadrado de la enseñanza (véase monte de equilibrio estable del sujeto con el mundo que
Júpiter), el sabio será, además, un gran maes- le rodea, pero sí es, al menos, una fórmula de
El anillo de Saturno (198) tro. Frecuentemente, como quizá resulta evi- compromiso válida que le permite aprovechar
puede estar formado por: dente por cuanto se ha dicho, el anillo de Salo- de la mejor forma posible sus aptitudes de crea-
a) Una sola marca; b) Dos món expresa una necesidad de soledad. No es tividad y fantasía. También el especial interés
marcas que no se tocan; c) Es
la línea del corazón. El anillo una necesidad dictada por el deseo de huir del dedicado a la actividad sexual es un aspecto de
de Venus (199) o cin turón de prójimo, sino nacida de la necesidad de refle- este equilibrio, estable sólo en apariencia, y que
Venus puede constar de: a) Dos xionar, de perfeccionar la espiritualidad me- requiere, por consiguiente, una continua reafir-
marcas que se superponen; diante el silencio y el recogimiento. mación.
b) Una sola marca continua;
c) Una sola marca interrumpida Anillo de Saturno (198). Como el dedo me- El límite de este signo, positivo en general,
por una isla; d) Es la línea del dio es una especie de frontera entre la mitad está representado por una reducida capacidad
corazón. consciente y la mitad subconsciente de la mano, de autocrítica y de autocontrol, tanto en la
el anillo de Saturno, que rodea su base, es un creatividad como en las relaciones sexuales. No
signo problemático de inestabilidad emotiva, obstante, la simple presencia de un anillo de Ve-
precisamente por ser fruto de un continuo com- nus puede considerarse positiva en relación a la
promiso entre aspectos internos y externos. Más vitalidad y energía del sujeto.
que sobre el equilibrio del sujeto, nos puede La presencia de marcas en este anillo tiene
proporcionar datos en negativo; es decir, sobre significados muy concretos que merecen ser
su desequilibrio y, por consiguiente, sobre las recordados:
dificultades que tiene que superar para lograr la Una isla significa un desequilibrio en el te-
serenidad. Representa la angustia existencial, rreno sexual que puede provocar múltiples dis-
la soledad interior, las dificultades de comuni- gustos y problemas al sujeto, incluyendo la ho-
cación, la constatación de las propias limita- mosexualidad.
ciones, todo ello juzgado con gran objetividad. El anillo de Venus asume significados negati-
Es raro que el anillo de Saturno sea una marca vos cuando está formado por dos semicírculos
estable. Por lo general, se hace más consistente que se intersectan entre sí. En la personalidad
y visible al acentuarse los problemas que hemos del sujeto, en su creatividad, se insinúa una veta
citado y tiende a desaparecer cuando empieza a de ramplonería, de «chapucería», que envilece
instaurarse un equilibrio satisfactorio. No pode- la belleza de la creación artística con la super-
mos olvidar que la presencia del anillo de Satur- ficialidad de la improvisación.
no se limita a indicar la existencia de los pro- Anillo de Marte (200), más comúnmente lla-
blemas, pero sin especificar su naturaleza, que mado línea de Marte. Se trata, en realidad, de
deberá buscarse en otros montes de la mano o un auténtico anillo que marca el monte de Ve-
en otras líneas como la de la cabeza, del cora- nus con un recorrido paralelo al de la línea de la
zón y del destino. vida. A veces puede ser doble, acentuando el
Anillo de Venus (199). Algunos lo llaman significado positivo de esta marca, que indica
también cinturón de Venus, pero ello no cam- una buena vitalidad del sujeto, sobre todo si la
bia su valor intrínseco. Es una línea curva que línea de la vida no está muy marcada o presenta
afecta a dos montes, los de Saturno y Apolo, y, interrupciones o «marcas especiales» de valor
por consiguiente, a dos dedos: el medio y el negativo. No faltan las contrariedades, pero el
anular. Parte del extremo de la base del medio sujeto es capaz de superarlas. Un anillo de Mar-
que toca al índice y termina en el extremo de la te indica una buena capacidad de recuperación:
base del anular que toca al meñique, permane- las convalecencias del sujeto suelen ser breves y
ciendo siempre por debajo de la línea del co- su resistencia a las enfermedades es superior a
razón. la media. Se puede ampliar el concepto a la
La tradición le atribuye significados positivos autodefensa del sujeto ante el peligro de la envi-
en relación con la emotividad y la creatividad, a dia. En efecto, quienes poseen el anillo de Mar-
lo que se suma una actividad sexual de gran vi- te son dinámicos, voluntariosos, capaces de
veza. Ésta es la razón de que aparezca Venus en afrontar con decisión los sacrificios que permi-
el nombre del anillo, al que la ciencia moderna ten lograr buenos resultados en la propia acti-
califica de forma muy distinta: en efecto, el vidad (y que, por consiguiente, despiertan la en-
anillo de Venus se considera actualmente como vidia).

116
Anillo de la familia (201). Este anillo está marcas capilares nos permiten indagar, diga-
situado exactamente en el punto de flexión de la mos, en el presente; es decir, considerar los
segunda falange del pulgar con la primera; es acontecimientos importantes que acaban de
decir, con la falange oculta que constituye la ocurrir o están a punto de hacerlo, para poder
base del monte de Venus. Es muy frecuente y se intervenir, si ello fuera necesario, en favor de
compone de dos o tres líneas entrelazadas, for- quien se ha confiado a nosotros. A través de las
mando una cadena. Se llama anillo de la fami- indicaciones proporcionadas por las marcas ca-
lia, ya que su poseedor evidencia un fuerte ape- pilares, el sujeto puede, en efecto, ejercer su
go a la familia, entendida no sólo como grupo libre albedrío evitando, dentro de ciertos lími-
de personas unidas por el afecto, sino como tes, las contrariedades, atenuando la violencia
estructura básica de la sociedad, como centro de su impacto y posibles consecuencias.
de educación moral y material, como ambiente Tras esta premisa es fácil deducir que no se
en el que lograr consuelo y seguridad. El sujeto puede decir mucho de las marcas capilares en
que posee este signo, además, siente ante los de- un sentido genérico. Están totalmente ligadas a
más miembros de la familia un marcado sentido la persona y varían de significado de acuerdo
de la responsabilidad. Cuanto más marcado es con el contexto en que se sitúan. Además, apa-
el signo, más fuerte será este sentimiento. recen y desaparecen con notable facilidad, ya
Ocurre lo contrario si el anillo de la familia se que están ligadas con la periodicidad de la Luna
confunde entre otras marcas capilares. La es- especialmente, aunque acusan también la in-
tructura del pulgar y la relación existente entre fluencia de otros planetas rápidos. En efecto,
las dos falanges exteriores influirán, inevitable- con una antelación que, en los sujetos más sen-
mente, en el significado final a atribuir a este sibles, es de seis meses, indican la cercanía de
anillo, pero la experiencia ha confirmado siem- un acontecimiento, negativo o positivo, pero
pre que el sujeto que lo posee tiene una actitud siempre capaz de dejar huellas en el sujeto. Se
de gran respeto, compatible con sus tendencias trata, con frecuencia, de acontecimientos que
y su temperamento, ante el núcleo familiar. ya han surgido en el estudio de las líneas prin-
Anillo del celibato (202). Se llama también cipales, de acontecimientos, digamos, «del des-
línea del celibato o anillo de Mercurio. Es una tino» contra los que poco pude hacer el libre al-
marca curva que parte de la base del dedo de bedrío. En cambio, en otros casos es la marca
Mercurio en contacto con la base del dedo capilar la que indica la proximidad de un acon-
de Apolo, atravesando el monte de Mercurio, tecimiento, de menor importancia y, por consi-
pero llegando en escasas ocasiones al canto de guiente, menos determinante en el cuadro gene-
la mano. Quien posea este anillo no es un de- ral de la vida del sujeto, y en este caso es muy
fensor de la castidad; por el contrario, siente un superior la capacidad de intervención: con un
vivo interés por el otro sexo y, quizá debido buen conocimiento de la situación y del tem-
precisamente a ello, no desea una convivencia peramento del sujeto es posible estudiar la for-
prolongada del tipo matrimonial. Desea sentirse ma de minimizar una contrariedad o de aprove-
libre de cambiar de pareja sin demasiadas difi- char al máximo un acontecimiento positivo.
cultades cuantas veces desee hacerlo. No se Hemos aludido al temperamento del sujeto.
puede excluir la posibilidad de que el poseedor Es conveniente insistir en ello, ya que es fácil
de este anillo pueda contraer matrimonio, pero comprender que una sugerencia que no despier-
siempre lo hará poniendo unas condiciones es- te una reacción adecuada no podrá dar fruto.
peciales de libertad personal, al igual que ocurre Cuanto más débil sea el sujeto, más probable es
en algunos casos peculiares de la línea del ma- que sea víctima de los acontecimientos, siendo
trimonio. su reacción menos rápida y brillante. La si-
tuación se puede repetir por analogía en el caso
Las marcas capilares contrario; es decir, cuando se trate de frenar la
Son realmente el elemento más original y perso- impulsividad, la impetuosidad del sujeto. Y ésta
nal de la palma de la mano. Por esta razón las es. precisamente, una de las tareas más delica-
examinamos en último lugar, ya que es precisa- das y difíciles que asumen quienes pretenden
mente en la fase final de un examen quirológico dedicarse seriamente a la quiromancia.
El anillo de Marte o línea de cuando deben tenerse en cuenta estas marcas fi- La única indicación de carácter genérico que
Marte (200) puede ser: nas, superficiales, con frecuencia inciertas, pero podemos proporcionar sobre las marcas capila-
b) Continuo; c) Superpuesto en
parte; a) Es la línea de la vida. muy importantes para completar el panorama res es que se sitúan en distintas zonas de la ma-
El anillo de la familia (201) es total. no, según el significado que tiendan a asumir.
una línea en forma de cadena a Si en base a las líneas fundamentales, los Habitualmente aparecen en las proximidades de
lo largo de la base del pulgar. la «marca especial» que indica la naturaleza del
La línea de Mercurio (202) se montes y los demás elementos estudiados hasta
llama también línea del ahora, hemos logrado una visión lo más exacta acontecimiento que motiva su aparición, y es su
celibato. posible del pasado y del futuro del sujeto, las coloración, más o menos intensa, la que, con

117
una cierta práctica, permite establecer la dura- hijo. En esas marcas entre la línea del corazón y
ción del acontecimiento. Siguiendo en la mano, la línea de la cabeza, que representan justamen-
con cierta asiduidad, el desarrollo de la situa- te los sentimientos de este tipo, la presencia de
ción, siempre en base a la coloración de la mar- una marca capilar muy fina atravesando diago-
ca capilar, se puede prever el curso de ella y nalmente la línea significa exactamente una po-
constatar la validez de las decisiones tomadas sible perturbación, un obstáculo, con frecuen-
para afrontar los problemas. Como es natural, cia un alejamiento. Una vez definido el peligro
éstos pueden ser de distinta naturaleza, pero y aceptada la nueva situación, la marca desapa-
principalmente están ligados al trabajo, a la sa- rece y todo vuelve a la normalidad.
lud y al amor, que, por otra parte, son los tres Peligro de que aparezca una enfermedad.
pilares en los que se sustenta la vida de cual- Es evidente que tiene que tratarse de una enfer-
quier individuo. Veamos cómo se presentan las medad de cierta importancia, que no puede evi-
marcas capilares en estos tres casos básicos. tarse del todo, pero que, convenientemente tra-
Para poder expresar una opinión válida es pre- tada, no dejará secuelas permanentes. Las de-
ciso recurrir al empleo de una lupa de bastantes más, más graves, están ya marcadas en otros
aumentos y de un diámetro lo suficientemente signos que deben evaluarse con otros criterios.
amplio para poder abarcar gran parte de la pal- Pero es conveniente aclarar de inmediato, a este
ma de la mano. respecto, que, al avecinarse el punto crítico de
Contrariedades en el trabajo o en los nego- la enfermedad, aparecen en las proximidades
cios. En este caso, las marcas capilares están del signo que la indica, y con una antelación de
situadas en la llanura de Marte y se presentan varios meses, unos capilares de coloración in-
como una rejilla muy fina entre la línea de la tensa que indican el peligro y permiten, por
cabeza y la de la vida. Otras marcas capilares, consiguiente, adoptar todas las precauciones
en forma de finísimas barras, aparecen en las necesarias. Es similar el comportamiento de las
proximidades del signo que indica el problema y marcas capilares cuando indican la proximidad
su naturaleza. El enrejado, además, está orien- de un peligro menos grave para la salud del
tado hacia los montes de Mercurio, de Apolo o individuo, que no se debe infravalorar. Por la
de Saturno, respectivamente, si se trata de pro- intensidad de la coloración se puede determinar
blemas básicamente económicos, o bien artísti- la duración del trastorno físico, mientras que su
cos o de trabajo. naturaleza estará indicada por la zona en la que
Contrariedades en el terreno sentimental. aparece la marca. En cuanto se manifiesta el
Pueden deberse a la amenaza de personas extra- trastorno, la marca pierde su coloración. Se le
ñas que intentan minar la serenidad de la pare- ha concedido al sujeto un margen de tiempo pa-
ja. En este caso, los capilares están situados en ra que tome las medidas necesarias. El curso de
el monte de Venus, paralelos a la línea de la la enfermedad, por consiguiente, depende tam-
vida, como un ligero enrejado en el punto en bién, al menos en parte, de sus decisiones; es
que la datación sitúa el peligro. Un aspecto aná- decir, de su libre albedrío.
logo asumen los capilares si se trata de oposi-
ción por parte de la familia del compañero o de Los «otros» anillos
habladurías de presuntos amigos. Si las líneas Acabamos de hablar de los anillos que las líneas
capilares son muy finas, el peligro es moderado dibujan en la palma de la mano. Veremos ahora
y, una vez eliminado el obstáculo, desaparecen. los otros anillos: los que solemos poner en los
En cambio, si tienen cierta consistencia y pre- dedos de la mano. Es un tema menos, superficial
sentan una coloración rosada más intensa, la de lo que puede parecer, aunque sólo sea por el
lucha será más larga y es preciso tomar iniciati- respeto debido a una costumbre que se remonta
vas más complejas que, a veces, conllevan in- a los primeros albores de la civilización.
cluso un notable cambio de hábitos y actitudes Desde entonces, y durante muchos milenios,
por parte del sujeto. los anillos han sido un símbolo de poder: poder
En otras circunstancias, la amenaza hacia político, militar, religioso, cuando su portador
una relación sentimental que implique convi- es un hombre; económico si los lleva una mu-
vencia está expresada por una marca capilar jer, traduciendo el poder de su hombre. En
que cruza la línea del matrimonio con un trazo efecto, no se permitía el uso de anillos a las mu-
muy fino, que debe localizarse con la lupa, y jeres solteras, independientemente de cual fuera
que es más o menos larga de acuerdo con la du- su condición social. Hoy día esta costumbre se
ración del peligro. ha perdido, exceptuando las altas jerarquías
Los anillos en las manos de Existe también otro punto en el que pueden eclesiásticas.
Madame Marcotte de
Sainte-Marie, óleo sobre tabla aparecer marcas capilares que indican peligro No obstante, aún hoy resulta muy interesante
de Daniel Tenois Ingres (París, para un amor, al que sería más adecuado llamar la elección que hace cualquiera de nosotros en
Museo del Louvre). afecto, como puede ser el de un padre por su el momento en que decide llevar un anillo. Po-

119
nerse un anillo en un dedo significa llamar la cambio, el desequilibrio asume la forma más o
atención del que nos mira hacia el dedo elegido menos evidente de una diferencia sexual. En
y es, por consiguiente, una forma —con fre- efecto, es muy frecuente entre los homosexuales
cuencia subconsciente— de favorecer, de aislar occidentales el uso de un anillo en el meñique
ese dedo de los demás, casi atribuyéndole unos de la mano izquierda, como símbolo de identifi-
valores especiales, según el significado que la cación. No es difícil precisar el significado que
quiromancia atribuye a cada uno de los dedos; puede atribuirse a un anillo llevado en el dedo
y la elección indica una carencia, casi siempre meñique.
subconsciente, en el ámbito de los valores co- En Occidente, la costumbre es llevar la alian-
rrespondientes al dedo elegido. Es evidente que za matrimonial en el anular, o dedo de Apolo.
no basta esto sólo para establecer de qué des- Se puede dar un significado a este hecho. Qui-
equilibrio en especial se trata, pero sí constituye rológicamente, en el dedo de Apolo se leen las
una invitación a investigar con los demás me- facetas referentes a la sensibilidad y la emotivi-
dios de que dispone la quirología. dad. El matrimonio, que representa un indu-
La costumbre, ampliamente extendida actual- dable cambio en las costumbres y relaciones del
mente entre los jóvenes y los muy jóvenes, de sujeto, provocará consecuentemente una modi-
llevar muchos anillos en los dedos, incluyendo ficación de su vida emotiva y un desequilibrio
el pulgar, es, sin duda, una consecuencia de la inevitable, al menos temporal, que indica preci-
moda, pero muy pocos se han planteado el samente el anillo. A todo ello podría añadirse la
comprender qué tipo de perturbaciones emoti- acción positiva del metal, en especial el oro,
vas han «dado lugar» a esta moda. Además de al que se considera dotado de efectos muy posi-
la necesidad de «alistamiento», de manifestar la tivos con vistas a una distribución equilibrada
pertenencia a un «grupo», que ya por sí misma de las cargas electrostáticas del sujeto. Pero no
revela carencias afectivas en el ámbito familiar, conviene alargar estas consideraciones, que nos
este hábito de llevar uno o varios anillos en ca- alejarían de nuestro tema.
da dedo de la mano es un síntoma evidente de No faltan, aunque son bastante raras, las per-
desequilibrio debido a una evolución excesiva- sonas que suelen llevar un anillo en el índice.
mente rápida de las costumbres que no permite Resulta interesante efectuar una comparación
que las nuevas generaciones tengan tiempo de entre esta costumbre y cuanto sabemos sobre la
adaptarse. Es síntoma del conflicto que provo- historia de ilustres personajes que solían llevar
ca en los jóvenes la adopción de un comporta- un vistoso anillo en el dedo de Júpiter: eran fa-
miento más libre, incluyendo el terreno sexual, mosos por su ambición, por el deseo de lograr
pero al que su subconsciente considera aún el éxito, de ejercer el poder. Sentimientos aná-
culpable y como tal es vivido y padecido, a pe- logos, aunque redimensionados por la época y
sar de una aparente despreocupación que sólo la fama del personaje, pueden comprobarse ac-
puede engañar a un observador superficial. tualmente en los sujetos que muestran un anillo
Los dedos más empleados para llevar anillos en el índice.
son el meñique o dedo de Mercurio, y el anular El anillo en el dedo medio, el dedo de Satur-
o dedo de Apolo. Veamos el primer caso, el del no, es realmente raro. Generalmente, lo usan
dedo de Mercurio, que, como ya dijimos en su las mujeres que poseen una mano muy esbelta,
momento, representa las relaciones íntimas del del tipo sensible, donde la colocación justamen-
sujeto y, por consiguiente, también las referen- te en la zona central de un anillo voluminoso
tes al plano sexual. El deseo de manifestar al- puede lograr un notable efecto estético. Pero,
gún desequilibrio en este terreno mediante un en realidad, el significado más profundo de esta
anillo es una declaración indirecta de carencias, elección radica en la inestabilidad emotiva del
de una necesidad de compensación que en algu- sujeto que intenta ocultar de esta forma sus
nos se traduce en el deseo de acumular más miedos e incertidumbres bajo una aparente
dinero del necesario. En otras personas, en exhibición de seguridad.

120
La lectura
de la mano
Aquellos que nos hayan seguido hasta aquí y ria de lo que parece—, siente, con toda seguri-
Consejos generales hayan aprendido gran parte de las nociones que dad, una serie de distintas emociones, totalmen-
hemos explicado, serán ya capaces de afrontar, te personales, pero, en general, se sentirá ante
aunque con la timidez característica de todo co- una avalancha de sensaciones, entre las cuales
mienzo, una lectura de mano. destacarán algunas más evidentes. Es un mo-
Es conveniente insistir una vez más en un mento muy delicado: no podemos dejar que es-
concepto ya expresado en varias ocasiones a lo tas sensaciones nos «dominen», a fin de evitar
largo de las páginas anteriores: la responsabili- crearnos una imagen, frecuentemente equivoca-
dad que asume quien afronta una lectura de da, de un cuadro excesivamente emotivo de la
mano; no sólo tiene literalmente entre sus ma- personalidad del sujeto.
nos el pasado y el presente de un ser humano, Sin vacilaciones: hay que rechazar todas las
sino también algunos aspectos de su futuro. sugerencias que procedan de esta fase prelimi-
Y no es algo que se deba tomar a la ligera. nar de la lectura. Nunca debemos dejarnos lle-
Especialmente quienes comienzan se sentirán var por la emotividad si deseamos que el con-
tentados, más de una vez, a manifestar su ge- junto de la lectura sea correcto; es decir, avance
nio, diciendo sin reflexionar algunas cosas que gradualmente, como tiene que ser, evitando lle-
un examen más minucioso y amplio puede reve- gar a conclusiones apresuradas, antes de captar
lar notablemente distintas, o bien de tocar algu- y evaluar todos los elementos necesarios para
nos temas que pueden alterar la serenidad del expresar un juicio con seriedad.
sujeto. Hay que ser cauto. Esta invitación a la Como es natural, entre las sensaciones prin-
prudencia es una norma que todos los quiro- cipales destaca en especial el motivo que ha
mánticos de la historia nos han legado en sus impulsado al sujeto a recurrir a la quiromancia.
escritos. Para los jóvenes, con el carácter im- Constituiría un grave error el tomar como pun-
petuoso típico de su edad, puede parecer una to de partida dicho motivo; puede ser, en cam-
prudencia excesiva e injustificada, pero a medi- bio, el punto de llegada, que surja de la suma
da que aumenten su experiencia y su espíritu de de acontecimientos, estados de ánimo, errores y
reflexión comprenderán hasta qué punto llega desilusiones que se han ido acumulando y que,
la fragilidad de quienes se someten, aunque sea con frecuencia, han contribuido básicamente a
con escepticismo e incluso con arrogancia, a un formar la personalidad del sujeto. De aquí la
examen quirológico; comprenderá también la necesidad de crear una «barrera de protección»
exactitud de la quiromancia cuando se aplica entre nuestra capacidad de percepción y el in-
con la debida seriedad. A este respecto, me gus- flujo emocional que emana del sujeto, para
taría citar un fragmento de un famosísimo libro afrontar, con frialdad y objetividad, un análisis
de Tricasso de Cerasari, Epytoma chyroman- lo más científico posible de la mano.
tico, editado en 1635. Dice así: «Este excelente Como es lógico, existen varios sistemas, dis-
documento debe ser respetado: no precipitar- tintos procedimientos para afrontar la lectura
se en cosa alguna... Y no abandonarse a la de una mano; cada uno de ellos tiene, como es
primera impresión, sino al deseo de considerar natural, sus ventajas y sus defectos. En todo
y escrutar^todas las razones, sea probable o caso, se trata de una operación de gran comple-
manifiesta... Y de esta forma, además, se ob- jidad. La autora se limitará a sugerir el siste-
tiene conocimiento y verdad de esta doctrina ma que adoptó ya hace muchos años, exponien-
chyromántica, que demuestra siempre ser muy do, además, los motivos que la llevaron a esta
cierta y aprobada con muy serias razones». elección.
Esta exhortación a la prudencia procede de El primer examen es, básicamente, quirognó-
un gran quiromántico del siglo xvi y podríamos mico. Éste es necesario no sólo por las intere-
citar muchas otras. Nos limitaremos a sugerir, a santes indicaciones que puede proporcionarnos,
quienes carecen de experiencia en este arte, que sino, sobre todo, porque nos permite centrar
no cometan el grave error de negarse a leer una nuestro campo de investigación al definir
mano si, por algún indicio, puede suponerse inequívocamente algunos aspectos de la perso-
que, en el transcurso de la lectura, surgirá la nalidad del sujeto. A continuación, viene el
obligación de decir algo desagradable. La si- estudio de la consistencia de la mano ante la
tuación debe afrontarse con sentido común, presión y otras comprobaciones: su color, la
recordando que es preferible una verdad a me- transparencia de la piel, la flexibilidad de las
dias que una negativa que podría hacer suponer articulaciones, la rigidez del pulgar, la vitalidad
al interesado tremendas amenazas a su futuro. de los gestos, la forma y el color de las uñas.
Aquel que se dispone a interpretar los signos Llegados a este punto de la lectura, el quirólogo
de una mano, en el momento en que se encuen- experimentado ya podrá deducir y enunciar al-
La lectura de la mano (dibujo tra ante dos palmas abiertas como las páginas gunos datos de carácter general referentes al su-
de Gustavo Doré). de un libro —y es una imagen menos litera- jeto, datos que pueden provocar el interés o la

123
curiosidad de un auditorio. Pero, si se pretende nente, algunos aspectos del carácter; incluso
una lectura de mayor seriedad, tocando temas pueden haber condicionado la forma de vida
más íntimos y delicados, los datos recogidos del sujeto.
hasta este momento deben ser tan sólo parte de Por ello resulta esencial, para una valora-
los importantísimos preliminares sobre los que ción de conjunto, el conocimiento detallado del
puede basarse la estructura portante de toda tipo de enfermedades sufridas por el sujeto y
nuestra interpretación. cuándo se han manifestado. La datación es
En general, hasta ahora nuestra investiga- muy útil para estos fines, ya que es frecuente
ción puede ser totalmente silenciosa. Aquel encontrarse ante individuos que, por falta de
que se dispone a interpretar las líneas de una memoria o por una mal entendida desconfian-
mano requiere un cierto recogimiento no sólo za, se niegan a confirmar ciertas realidades evi-
para encajar adecuadamente los datos capta- dentemente reflejadas en sus manos. Quizá tra-
dos, sino también para alcanzar ese grado de ten de engañarse incluso a sí mismos o, con más
concentración necesario para lograr rapidez de probabilidad, tratan de atribuirlo a otros, junto
percepción, de síntesis y claridad de ideas, ele- con las culpas de algunos daños que hayan po-
mentos indispensables para «captar» la gama dido sufrir. La experiencia nos enseña, por
más amplia de información. Se trata de datos ejemplo, el daño que puede haber provocado
que a veces se contradicen, que hay que inter- una enfermedad de origen nervioso en la puber-
polar con datos posteriores hasta formar un* tad, o cómo una disfunción glandular en la
cuadro de conjunto lo más equilibrado y armó- época de la formación psicofísica puede intro-
nico posible. Esta fase de la lectura debe ser cla- ducir cambios "tan profundos y duraderos que
ra y metódica, para poder localizar fácilmente, resulta difícil reconocer, en el individuo adulto,
en el momento adecuado, los elementos de al prometedor joven de unos años antes. Y de
corrección que permitirán definir, con la mayor esta consideración nace con mayor evidencia, y
exactitud posible, la forma en que deben enten- con un toque de nostalgia, la confrontación en-
derse las informaciones proporcionadas por to- tre la realidad tal como es y como hubiera podi-
dos los elementos que se van examinando poco do ser si se hubiera intervenido a tiempo.
a poco. Una vez llegados a este punto de la investiga-
Es innecesario afirmar que, por muy elemen- ción, es conveniente entablar un auténtico diá-
tal que parezca una mano, es siempre el reflejo logo con el sujeto, un diálogo construido sobre
de una personalidad; cuanto menor sea la pre- palabras y no sobre sensaciones. En realidad,
sencia de líneas en una palma, más significativa las respuestas a nuestras preguntas nos las pro-
puede ser una marca, de apariencia modesta, porciona con mayor credibilidad la mano que el
pero en realidad esencial en cuanto a su signifi- si jeto, pero es muy importante que él mismo
cado, capaz de modificar profundamente la in- nos indique el concepto que tiene de sí. En efec-
terpretación de conjunto. No debemos dejar to, y como cualquiera de nosotros, suele tener
que las apariencias nos engañen. Es preciso atri- de sí misino una imagen equivocada, ya que só-
buir a cada elemento todos los valores posibles lo es capaz de juzgar en base a su temperamen-
que nos permite la experiencia quiromántica. to, que, en este caso, no puede ser objetivo, y
La investigación llevada a cabo hasta ahora y expresa valoraciones que no pueden tener en
que tan sólo es una pequeña parte de lo que se- cuenta lo imponderable, el futuro que está cla-
rá el examen definitivo, tiene esencialmente un ramente indicado en las marcas de la mano.
valor teórico; es decir, nos informa, sobre todo, Para profundizar aún más en las estructuras
de las capacidades de las posibilidades poten- sobre las que estamos construyendo el cuadro
ciales del sujeto. No nos indica todavía todas de la personalidad del sujeto, tenemos que sa-
las variantes impuestas por las circunstancias en ber ahora cuál es su relación con el trabajo y
un individuo que vive inmerso en una comuni- con el ambiente en que desarrolla su actividad.
dad, como miembro de una familia. De ahora ¿Cómo y por qué ha hecho ciertas elecciones?
en adelante, tendremos que indagar en esta di- ¿Hasta qué punto han sido voluntarias o casua-
rección, para saber cuáles son las relaciones les? Es un elemento muy importante, sobre to-
entre el sujeto y el mundo que le rodea. do hoy día que también las mujeres encuentran
En base a mi experiencia, un elemento básico en el trabajo no sólo una garantía de manuten-
para determinar las causas de ciertos comporta- ción autónoma, sino también, y quizá sobre to-
mientos o comprender ciertas decisiones es el do, una forma de expresar su personalidad. Es
perfecto conocimiento del estado de salud del evidente que cuanto más armónica sea la rela-
sujeto. Es preciso localizar e interpretar, con la ción entre el sujeto y su trabajo y el ambiente
En la página siguiente, La mayor exactitud posible, los trastornos pasados en que lo desarrolla, más equilibrada será su
diseuse de bonne aventure forma de manifestarse en los demás aspectos de
de Valentín de Boulogne y presentes que seguramente han dejado su
(1591-1632). marca y alterado, de forma temporal o perma- la vida diaria; es decir, la relación con la fami-

124
lia, con el amor y con los amigos. En esta fase do? ¿Por qué los interrumpió? ¿Se trata, quizá,
de nuestra investigación no nos ocuparemos de de un autodidacta? Estos datos, que se reflejan
los resultados económicos de la actividad del con gran claridad en la mano, pueden decirnos
sujeto, sino tan sólo de las satisfacciones espi- muchas cosas de utilidad sobre las causas que
rituales que le pueden proporcionar. Es induda- han provocado ciertas elecciones del sujeto: si
ble que no podemos limitarnos a tomar en se trata de un auténtico interés por ciertos as-
cuenta ciertas actividades especialmente gratifi- pectos del saber o de la ambición de una carrera
cantes, que no son frecuentes y exigen dotes prometedora y bien remunerada. También po-
fuera de lo común en el sujeto. La evaluación dremos saber las razones que le han inducido a
debe contemplar también trabajos más modes- interrumpir sus estudios: si ello se ha debido
tos que, sea como fuere, logran proporcionar, a a su voluntad o a motivos ajenos a él, como
quienes los ejercen, la sensación de estar inte- una enfermedad o un revés económico en la fa-
grado en un ambiente activo, de ser productivo, milia.
de actuar junto con algunas personas con las A propósito de enfermedades, es conveniente
que no siempre le une un sentimiento de amis- abrir un paréntesis. Con frecuencia he podido
tad, pero con las que se ha instaurado una rela- observar que la interrupción de los estudios se
ción de estimación y respeto mutuos. ha debido a una repentina falta de memoria que
Es un tipo dé contacto humano difícil de de- no permitía al sujeto retener con facilidad las
finir, pero en el que cada uno de nosotros nociones aprendidas. Esta carencia, general-
somete a prueba su propia capacidad de esta- mente temporal, que afecta casi con exclusivi-
blecer relaciones con personas a cuyo lado pasa dad a los jóvenes en fase de desarrollo, está
muchas horas no por elección, sino por azar, y representada en la mano por una pequeña isla
con las que se ve obligado a convivir, en cierta en la línea de la cabeza, situada en una zona
forma. Es una relación que, en ciertos aspectos, que la datación sitúa entre los 18-20 años. Es la
se parece a la relación con los hermanos, en el consecuencia de un desarrollo excesivo o des-
seno de la familia. equilibrado que provoca o está provocado por
De esta forma, aparece en escena uno de los una ligera disfunción hormonal. Un tratamien-
elementos básicos de nuestra investigación: la to oportuno y adecuado puede arreglar la si-
presencia de la familia de la que se procede. No tuación, evitando probablemente la interrup-
habrá escapado, a quienes nos hayan seguido ción de los estudios, con todas las desagradables
hasta ahora, la frecuencia con la que hemos consecuencias que ello puede comportar.
hablado de la familia y de la influencia, casi En este conjunto de problemas referidos a los
siempre decisiva, que tiene en la formación del estudios, la carrera, las relaciones con el am-
sujeto, especialmente si éste no posee una per- biente de trabajo, tienen importancia básica dos
sonalidad excesivamente marcada. elementos: la voluntad y la ambición. La pri-
Desde hace algunos años, ha adquirido cierta mera, como ya sabemos, la podemos localizar
importancia la investigación sobre cómo mar- en el pulgar: las dos falanges externas, con su
chan las cosas para aquellos que, por distintas recíproca relación, nos permiten establecer, casi
causas, han recibido su primera formación en con total certeza, lo que debe entenderse por
un ambiente distinto del de la familia-tipo, voluntad en el caso del sujeto examinado. Estos
manteniéndose en contacto principalmente con valores abstractos, cuando se insertan en la
extraños; es decir, en condiciones de carencia realidad de un individuo, adoptan matices y to-
afectiva. Es el caso frecuente de hijos de parejas nos distintos en cada uno de ellos. Y ésta es pre-
separadas que transcurren su infancia con per- cisamente la finalidad de nuestra investigación:
sonas que no están preparadas, bajo la abstrac- determinar la auténtica naturaleza de la volun-
ta dirección de uno de los padres. Por extraña tad del sujeto.
coincidencia, estos casos no se diferencian de- Es evidente que no basta la voluntad para
masiado del de los niños crecidos con un exceso empujar a la persona a realizar difíciles estudios
de afecto. Los mimos, los excesivos cuidados, o importantes carreras. La voluntad tiene que
la exagerada condescendencia pueden provocar ser acicateada por la ambición, que es el impul-
daños similares en temperamentos débiles, con- so más fuerte para alcanzar el éxito. Es fácil
firmando así la enorme utilidad de una educa- localizar la ambición en la palma de la mano:
ción irreprensible desde el punto de vista for- no tan fácil determinar en qué forma se presen-
mal, y relativamente severa (siempre en relación ta en el sujeto examinado; pero también esto
con el entorno temporal). puede hacerse con bastante exactitud.
Otro elemento de gran importancia que debe Es necesario aclarar que es posible, y a veces
ser tenido en cuenta en esta fase de la investiga- preciso, hacer una neta distinción entre ambi-
La predicción del futuro ción es la relación del sujeto con la escuela. ción y vanidad. En la mente de algunos sujetos
(acuarela de Nathaniel Bacon). ¿Qué estudios ha realizado? ¿Los ha termina- pueden confundirse, pero no así en la mano,

127
Henriette Siret, Dans les lignes que permite definir ambas con toda claridad. en el camino de aquel que se dispone a escalar
de la main (París). En efecto, la vanidad, que con frecuencia em- la cima del éxito, se suman otros que nacen del
puja a un individuo hacia metas que no puede propio sujeto, de sus características peculiares.
En la página anterior: Bell (sir alcanzar o que no puede conservar si por ca- Por ejemplo, su sensualidad.
Robert Anninq, 1863-1933), La sualidad las alcanza, no dispone de un elemento En este momento de nuestra lectura entra en
bonne aventure (Palacio de
Tokio). necesario para cualquier realización y que es el juego el tipo de sensualidad de la persona que
tercero, básico, que se suma a los que hemos ci- nos interesa, así como su relación con ella; es
tado hasta ahora: la inteligencia. Con un minu- decir, hasta qué punto es capaz de dominarla o
cioso estudio de la línea de la cabeza, siguiendo hasta qué punto se deja dominar por ella. Esta
las indicaciones del capítulo que le hemos dedi- investigación debe llevarse a cabo con la mayor
cado, junto con otras indicaciones que ya nos minuciosidad posible, ya que es un elemento
habrá proporcionado nuestro examen, podre- central en muchos otros temas, además de los
mos establecer exactamente la relación existente que ahora nos ocupan; es decir, la carrera y el
entre estos tres elementos en él sujeto examina- éxito. Pero no olvidemos que esta indagación
do y fijar, en consecuencia, la vía más racional puede enfrentar al quirólogo con situaciones
para alcanzar sus objetivos, cuáles de ellos son que no sólo son difíciles de entender, sino tam-
fáciles de alcanzar, cuáles son más difíciles y bién muy delicadas para ser expresadas con pa-
cuál es el mejor sistema para conservarlos una labras, especialmente si el sujeto, como es fre-
vez se hayan logrado. cuente, no se muestra dispuesto a facilitar las
Para podernos expresar con seriedad y seguri- cosas. El cuadro sexual de todo individuo pre-
dad sobre un tema tan importante tenemos que senta anomalías más o menos importantes que
examinar también otro aspecto de la personali- no siempre se deben a solicitaciones externas,
dad del sujeto. A los obstáculos que la vida, las debiéndose con frecuencia a desequilibrios del
circunstancias o los enemigos pueden interponer sistema hormonal, como, por ejemplo, los que

129
se producen durante el climaterio. En casos de comportamiento habitual. En el transcurso de
este tipo, la voluntad, la ambición o incluso la la vida de este individuo se producirá, por tan-
inteligencia del sujeto no son capaces de mante- to, una especie de desviación, consecuencia de
ner controlada la situación, que terminará esca- desequilibrios más bien profundos que reper-
pándose de sus manos. No será difícil para el cuten en el conjunto de la personalidad. Es di-
lector identificar todo ello en la palma de la ma- fícil que de un trauma se deriven consecuencias
no: bastará con centrar la atención en el monte positivas, salvo en casos totalmente excepciona-
de Venus, que se presentará más o menos tur- les que las líneas de la mano revelan con toda
gente únicamente en el punto correspondiente a claridad.
la zona en la que, mediante la datación, hemos El campo de nuestras investigaciones se limita
encontrado los síntomas de la menopausia o la ya a las líneas principales de la palma de la
andropausia. mano, a la comparación de la situación que pre-
Los casos de que hemos hablado, aunque senta la palma derecha y la que presenta la iz-
sean frecuentes, deben considerarse peculiares: quierda, siempre confrontando los datos nue-
la experiencia nos enseña que, en muchos indi- vos con los ya conocidos, cuya interpretación se
viduos y en cualquier circunstancia, se puede modifica cuando sea necesario, en la medida
constatar la influencia directa o indirecta que oportuna.
puede ejercer la sensualidad sobre el comporta- Hemos obtenido de esta forma un cuadro
miento y las elecciones. Pero en general, en la bastante completo de la personalidad del sujeto
reducida franja de los digamos «normales», es- y de sus posibilidades, de sus cualidades poten-
te comportamiento será, por tendencia, cons- ciales y de la parte de ellas que ha sabido expre-
tante, al menos durante un prolongado período sar. Es un cuadro casi completo, del que emer-
de la vida, y, en ciertos aspectos, bastante pre- gen con suficiente exactitud tanto el pasado co-
visible, aunque en distinta medida, según el in- mo el futuro del sujeto, pero en el que no se ha
dividuo de que se trate. tenido en cuenta de forma suficiente al presen-
Es evidente, por consiguiente, la importancia te, entendiendo por ello el breve arco de tiempo
de obtener un cuadro lo más exacto posible de en el que se producen y desarrollan los aconte-
este campo, teniéndolo siempre en cuenta du- cimientos que interesan al sujeto en ese momen-
rante toda nuestra indagación: muchas veces, to y que han sido, con frecuencia, la causa de
nos permitirá aclarar la causa de ciertos com- su encuentro con el quiromántico, en busca
portamientos que el propio sujeto, a veces, no de una ayuda para ver con mayor claridad tanto
puede explicar con claridad. en sí mismo como en una situación complicada.
Sobre el armazón que hasta ahora hemos Es precisamente en esta fase cuando se puede
construido podemos ya comenzar las opera- intervenir con ciertas sugerencias —que la pro-
ciones del acabado final. Para ello, es preciso pia mano ofrece a quien sepa interpretarla—
penetrar con mayor profundidad en la psicolo- que permiten reducir las dificultades en las que
gía del individuo examinado, para evaluar los se debate el sujeto, dentro de los exiguos pero
aspectos menos evidentes, pero no por ello me- valiosos límites del libre albedrío.
nos importantes. Es en esta zona donde se si- Para ello, la investigación debe orientarse ha-
túan los traumas que el sujeto ha sufrido o cia los signos capilares, de los que hasta ahora
sufrirá a lo largo de su vida. Su identificación hemos hablado poco y de los que generalmente
no siempre resulta fácil, pero puede propor- se habla poco, precisamente porque su presen-
cionar resultados de fundamental importancia. cia es consecuencia directa de los acontecimien-
Los traumas, según las causas que los han origi- tos más inmediatos y cotidianos. Efectivamen-
nado, se clasifican en físicos y psíquicos. En el te, aparecen y desaparecen con cierta facilidad,
primer caso, se deben a accidentes o enfermeda- cambian de color y de profundidad, según el
des graves o intervenciones quirúrgicas. En desarrollo del acontecimiento que los ha provo-
cambio, en el segundo caso están motivados cado, y son tan finos que es preciso recurrir a
por contratiempos de distinto género, por gra- una lupa de bastantes aumentos para identifi-
ves contratiempos de trabajo, por graves crisis carlos con cierta seguridad. Naturalmente, y
económicas. Si el trauma pertenece al primer como ya hemos indicado, deben buscarse en las
grupo, se debe buscar, según el órgano afecta- zonas de la mano y en las líneas a las que se re-
do, en las líneas de la vida, la cabeza o del cora- fiere el acontecimiento en cuestión. La lectura y
zón, o bien en la línea de Mercurio. En cambio, consiguiente interpretación de estas marcas
para el segundo grupo, la búsqueda se limitará capilares se atiene a normas precisas y codi-
a las líneas de la cabeza y del corazón. Durante ficadas, pero, precisamente por la fragilidad y
Noble dama permitiendo que le un período de tiempo más o menos prolongado, carácter voluble de los signos, exigen en cada
lean la mano (grabado del según la gravedad del trauma, el sujeto se verá ocasión una profunda experiencia por parte del
siglo XVIII; París, Biblioteca obligado a modificar, al menos en parte, su
Nacional). quirólogo, que tendrá que basarse más en dicha

130
La célebre quiromántica Albane
de Siva ejerciendo su arte.

experiencia que en su propia sensibilidad, no que indica, una vez más, qué sabio equilibrio
siempre capaz de aconsejarlo debidamente. En guía la misteriosa formación de marcas en la
efecto, es la experiencia la que nos permite de- palma de la mano; aquel que se debate entre
ducir, en base a los signos capilares y con una las dudas provocadas por su propia fragilidad
cierta antelación, cómo evolucionará la si- nerviosa, dispone de una cantidad mayor de
tuación que nos interesa. De esta forma podre- elementos que permiten determinar con cla-
mos tomar las iniciativas sugeridas por las ridad algunos problemas, sugiriendo su so-
circunstancias. A este respecto, debemos añadir lución.
que la posibilidad de recurrir a los signos capi- Ahora el cuadro está completo, pero, antes
lares está en relación directa con la sensibilidad de despedirnos del sujeto, un último consejo:
del sujeto examinado. En efecto, cuanto más echemos otra mirada general a la mano, quizá
emotivo sea éste, con más facilidad surgirá y se para volver a sentir esa sensación inicial, esa
modificará el signo capilar, mientras que en los avalancha de emociones que deben juzgarse
sujetos más serenos y menos sensibles este tipo nuevamente a la vista de los datos observados.
de investigación resulta más difícil, ya que la Es raro que este examen final nos sugiera modi-
presencia de signos capilares es mucho menor; ficar o corregir algunas de las indicaciones da-
pero generalmente se trata de personas que tie- das con anterioridad. Casi siempre, le servirá al
nen una visión muy clara de las cosas y saben quiromantico para confirmar la validez de sus
dirigir sus asuntos con gran autonomía. Hecho observaciones.

132
Cuatro ejemplos
de lectura
de la mano
Hemos elegido, como ejemplo práctico de lec- fenómeno se deba, al menos en parte, a la edad
Hombre tura de las manos, a un hombre de sesenta y del sujeto. Pero, en base a muchos pequeños in-
de sesenta dos años, abogado, casado y padre de dos hijos.
Empecemos observando ambas manos, tanto
dicios, es lícito suponer que nunca ha sido una
mano demasiado flexible. De ello se deduce que
y dos años la palma como el dorso; deducimos así las pri- la capacidad de adaptación a las circunstancias
meras consideraciones; las manos se pueden de- de la vida es posible, aunque exige un cierto es-
finir como pertenecientes al tipo «cónico»: cer- fuerzo; esto se ve confirmado también por los
ca de la muñeca son ligeramente más anchas demás elementos que ya han surgido de nuestra
que en la parte superior, donde nacen los de- investigación.
dos, y la primera constatación que podemos ha- Los dedos se pueden considerar decididamen-
cer es que el sujeto posee un notable sentido de te largos y compactos, y ello indica, en el suje-
la realidad, que vive plenamente la vida de cada to, la capacidad de apreciar las pequeñas ale-
día y acepta incluso sus lados negativos, ya que grías de la vida, las comodidades cotidianas,
posee los medios necesarios para defenderse que considera merecedoras del esfuerzo de com-
tanto en el ámbito profesional como en el batir y luchar por ellas. Y es precisamente en
social. este camino donde él realiza sus aspiraciones es-
La cúspide del dorso de la mano está situada pirituales.
baja, hacia el monte de la Luna, y ello confirma Existen, en ciertos puntos de los dedos, nu-
la primera indicación: la energía vital del sujeto dos: en su mayor parte, pueden considerarse
es esencialmente física. Veamos el arco; es de- consecuencia de deformaciones artríticas, exclu-
cir, la forma en que se unen los dedos a la pal- yendo uno situado en el índice, en la unión
ma. Pertenece al tipo que hemos definido como entre la falangina y falangeta, y que revela en el
discontinuo, pero se debe observar que el arran- sujeto un espíritu crítico muy agudo, con fre-
que del dedo de Júpiter está al mismo nivel que cuencia dirigido contra sí mismo. Partiendo de
el del dedo de Saturno, por lo que los dos mon- esta consideración y teniendo en cuenta la vi-
tes correspondientes se enfrentan. Esto significa sión de conjunto, se puede decir que tiene ideas
que en la relación entre la actividad del sujeto y profundamente arraigadas y que está dispuesto
su personalidad se producen, a veces, momen- a aceptar innovaciones o novedades, pero sólo
tos de crisis, ya que no siempre la segunda está tras una prolongada reflexión.
dispuesta a someterse a las necesidades de la Sigamos observando la palma en su aspecto
primera. general: el color es bastante subido de tono, pe-
La mano, en su conjunto, no presenta excesi- ro siempre dentro de unos límites normales; la
va flexibilidad; no podemos excluir el que este piel es firme y consistente, pero muy delicada

En la página anterior, la palma


de la mano izquierda de
Napoleón Bonaparte, con sus
marcas trazadas por la
cartomántica de la corte
Marie-Anne le Normand, y
publicada en sus Souvenirs
prophétiques (París, Biblioteca
Nacional). A la derecha, las
manos del sujeto masculino de
sesenta y dos años.

135
en su superficie y se presenta elástica y agra- la razón por la que el sujeto acepta las normas
dable al tacto, dotada de una ductilidad que su- de vida cotidianas: por comodidad, ya que re-
giere una personalidad bien definida, así como conoce su utilidad práctica, aunque al mismo
una clara voluntad de comprensión ante las si- tiempo desprecie su aridez. A propósito del me-
tuaciones y problemas del prójimo. Se debe ñique, podemos agregar que su posición muy
añadir también una dosis notable de intuición unida al anular denota una insólita rapidez de
en cuanto se refiere a la percepción exacta de intuición que el sujeto utiliza escasamente y que
estos problemas. había surgido en otros momentos de nuestra in-
La palma de la mano, en su conjunto, apare- vestigación.
ce bastante caótica por la presencia de muchas En cambio, en lo referente al pulgar, con la
líneas que forman un complicado enrejado, terminación cónica de la falange de la uña, po-
pero que no es imposible de descifrar. demos decir que el sujeto no destaca por su vo-
Al disponerse a leerla, no provoca esa sensa- luntad, que es más bien discontinua. Observe-
ción de confusión y amontonamiento que se mos que el ángulo formado entre el pulgar y el
produce a veces en otros casos. Todo ello agre- índice, en su máxima extensión, es prácticamen-
ga a la personalidad del sujeto un elemento de te de 90°; es decir, que el sujeto posee una
complejidad que conviene tener siempre en buena dosis de autocontrol, aunque no siempre
cuenta, ya que surgirá con mucha frecuencia es capaz de resistirse a los deseos expresados
tanto en sus manifestaciones físicas como en las por los demás dedos de la mano, o por sus res-
psíquicas. La complejidad que hemos men- pectivos montes. La longitud del pulgar es lige-
cionado no alcanzará nunca niveles que puedan ramente inferior a la media, y esto refuerza la
considerarse patológicos, pero los contrastes y escasez de voluntad, especialmente ante una fa-
contradicciones que provoca en el temperamen- lange final cónica. Pero, en compensación, la
to y la personalidad del sujeto aparecerán con segunda falange del pulgar es un poco más lar-
notable frecuencia. ga que la primera y nos informa sobre la capa-
Examinemos ahora detalladamente los dedos. cidad de reflexión del sujeto y, por consiguien-
Los dedos de Júpiter, Saturno y Apolo tienen te, de su capacidad de ejercer un cierto poder,
una terminación básicamente cuadrada: una aunque sea limitado, sobre la voluntad. Siem-
confirmación más del sentido práctico del su- pre en esa zona, se observa la presencia de un
jeto, que empieza a asumir el aspecto de un nudo a la altura de la uña: ello indica en el suje-
hombre respetuoso con el orden, la disciplina y to una cierta testarudez, que, en algunas cir-
también lo convencional. Se trata, probable- cunstancias y de alguna forma, puede suplir la
mente, de una aceptación más formal que sus- falta de voluntad.
tancial, pero el resultado sigue siendo el mismo, Las uñas son, básicamente, de forma cuadra-
ya que el sentido práctico y el realismo inducen da. Su color es rosado: el sujeto tiene una
al sujeto a apreciar su utilidad. Además, el suje- buena capacidad de control sobre sus propios
to es capaz de organizarse bien y de avanzar nervios y sabe frenar su irritabilidad. Su cólera
metódicamente en su trabajo. madura largo tiempo antes de explotar. La cur-
La presencia importante de los dos montes de vatura de la uña es de tipo convexo, haciendo
Marte, el positivo y el negativo, nos permite sospechar la tendencia a sufrir trastornos bron-
afirmar que, en su momento, el sujeto ha dado quiales.
pruebas de su valor, incluso físico, y de un con- Los montes de la palma están bien marcados,
siderable espíritu de sacrificio. Las uñas de los en especial el de Júpiter, cuya cúspide se orienta
tres dedos que hemos examinado son de una hacia abajo, en dirección al monte de Saturno.
forma que se acerca mucho al cuadrado, y este Las situaciones de riesgo, incluso en el traba-
detalle, combinado con los dos montes de Mar- jo, atraen al sujeto, hasta el punto de que, en
te, nos permite percibir la escasa fantasía del tales circunstancias, no tiene en cuenta los peli-
sujeto y su desconfianza hacia todo aquello que gros y olvida sus propias responsabilidades,
no sea sólido, práctico. incluso ante la familia. Siempre en el ámbito del
Pasando ahora a las terminaciones del dedo monte de Júpiter, se observa la presencia de al-
auricular y del pulgar, vemos que son de tipo gunas marcas especiales con un desarrollo irre-
cónico; el carácter cónico del meñique confirma gular que, partiendo de la zona central del
algunas de las contradicciones observadas hasta monte, se orientan hacia el canto de la mano.
ahora: el sujeto es un sibarita que ama la vida Podrían interpretarse como un anillo de Salo-
cómoda. Demuestra gran sensibilidad ante las món incompleto, pero es más seguro interpre-
manifestaciones artísticas, aunque no lo admita tarlas como un enrejado y atribuirles el signifi-
con facilidad, como si esta actitud pudiera ser cado de obstáculos a las ambiciones del sujeto
motivo de desprecio. Mediante la forma de la que podrán ser satisfechas, pero sólo dedicán-
falangeta del meñique izquierdo se comprende doles tiempo, metodo y tenacidad.
136
Pueden hacerse similares consideraciones res- ha surgido también el momento difícil en que se
pecto a los montes de Saturno y Mercurio: el desarrollaron sus estudios. Los terminó, y éste
primero de ellos nos manifiesta la felicidad que es uno de los episodios sobresalientes en su es-
proporciona al sujeto el empleo de su propio di- casa fuerza de voluntad, en medio de bastantes
nero. No es prodigalidad, sino uno de los pe- dificultades de elección primero y de circuns-
queños placeres que encaja muy bien en el cua- tancias después. Superada esta fase, la línea de
dro que indica cómo el sujeto sabe disfrutar al- la vida se desarrolla con gran regularidad, tra-
gunos aspectos agradables de la vida. A esto se zando un arco de círculo que se une a la rasceta
suma la consciencia de que es capaz de ganar bajo el monte de Venus. La raya está marcada
más dinero con su trabajo. En cambio, por lo claramente y con profundidad; en base a estos
que se refiere al monte de Mercurio, se puede datos, se puede obtener informaciones respecto
decir, por su posición y por la presencia de al- a la actitud del sujeto ante su propia familia, la
gunos signos capilares que no pueden verse bien que él se ha formado. En efecto, en el progresi-
en la fotografía, que el sujeto tiene una discreta vo alejamiento de la familia natal, no se han
facilidad de palabra y sabe escoger bien los ar- aflojado los vínculos afectivos; la separación es,
gumentos más convincentes en relación con la sobre todo, de índole formativa, con la adquisi-
personalidad de su interlocutor. ción de nuevas y personales ideas. Perdura en el
El cuadro parcial que hasta ahora hemos tra- sujeto una inclinación afectiva hacia la vida
zado de la personalidad del sujeto nos permite hogareña, que prefiere ante cualquier otro mo-
intentar un primer balance superficial. Es un delo de comportamiento. La casa es, para él,
hombre esencialmente animado por energías vi- básica, no un punto de apoyo, un refugio entre
tales físicas que le permiten integrarse bien en la un problema y el siguiente. El deseo de viajar
realidad, aunque se adapta con cierto esfuerzo nunca ha sido muy fuerte en el sujeto y el afán
a las necesidades cotidianas: sus preferencias se de conocer ambientes y países distintos tiende
centran en las pequeñas alegrías que hacen pla- a atenuarse, aún más, con el transcurso del
centera la vida. Se concede estas alegrías acep- tiempo.
tando, aunque sea con esfuerzo, algunos com- Otras consideraciones importantes que nos
promisos. Posee una personalidad compleja, no permite formular la línea de la vida se refieren a
carente de contradicciones, falta de voluntad, sus características en cuanto a trazo, color y re-
que suple con el razonamiento, la organización corrido: el sujeto posee objetividad en sus
y la testarudez. Posee buenas dotes intuitivas y juicios, tanto en las cuestiones que le afectan
un discreto autocontrol. Ama el riesgo cuando directamente como en las ocasiones en que exa-
le permite destacar. mina los problemas ajenos, incluso si se trata de
Sobre esta estructura elemental tenemos que personas a las que quiere y hacia las que pudie-
añadir las consideraciones que nos sugiere el ra tener una consideración especial. Las eleccio-
examen de la línea de la vida. Las relaciones del nes que hace y que aconseja a los demás se ba-
sujetp con la familia paterna, los primeros con- san siempre en el sentido común.
tactos con el mundo. La línea de la vida com- En el monte de Venus, muy cerca de la línea
parte su comienzo con la línea de la cabeza, y de la vida, se observan en la palma izquierda
esto es indudablemente signo de gran sensibili- dos anillos de Marte incompletos. La compa-
dad, pero también de susceptibilidad, especial- ración con la palma de la mano derecha nos
mente en asuntos de poca importancia. Ante las permite observar que los dos fragmentos, en la
cosas importantes el sujeto será capaz de con- realidad práctica de la vida, se han unido for-
centrar sus fuerzas para aprovecharlas, si son mando uno con un significado muy positivo no
positivas, o para oponerse a ellas, si son negati- sólo en lo referente a la salud, sino, sobre todo,
vas. Sus cualidades, sus recursos y capacidades por un incremento del potencial energético del
son notables, no han surgido de improviso y sin sujeto. Es muy probable, y la datación lo con-
esfuerzo. Han precisado gran atención y cuida- firma, que este aumento de fuerza interior y es-
do en parte debido al hecho de que, para esti- piritual le permitiera la separación de la familia
marse a sí mismo, el sujeto ha necesitado, y ne- paterna, cuando tuvo la energía necesaria para
cesita aún en cierta medida, la aprobación de afrontar la vida laboral con sus propios medios.
las personas que le rodean. Pero, idealmente, la separación ya se había de-
Las dos líneas, de la vida y la cabeza, avan- terminado algún tiempo antes de que se produ-
zan un buen tramo enlazadas y esto significa jera en la práctica, como se refleja en la mano
que el sujeto, bien sea por las razones que he- por una marca que se separa de la línea de la
mos expuesto hasta ahora, bien por una mezcla vida cuando ésta se encuentra todavía unida a
de complacencia y pereza, ha tardado mucho en la línea de la cabeza, para volver algo más aba-
separarse del cordón umbilical que representa la jo, formando casi una amplia isla, que tiene
familia paterna. En este complicado conjunto, exactamente este significado. También en lo

137
referente a la actividad personal, la línea de la me, pero más en consecuencia con las necesida-
vida nos puede proporcionar interesantes infor- des impuestas por los afectos y la vida cotidiana.
maciones. Incluso en la fotografía son muy evi- Es interesante la constatación de cómo las
dentes, en la palma izquierda, las dos marcas elecciones de vida del sujeto han influenciado el
que parten de la línea de la vida orientándose complejo tema de su espiritualidad, y cómo le
hacia el monte de Saturno. La primera es conti- han proporcionado una mayor sensibilidad para
nua y representa la actividad principal, que ha captar las vibraciones del ambiente que le
acompañado al sujeto durante muchos años y rodea. Algo insólito, ya que es mucho más fre-
lo acompañará hasta su jubilación. La segunda, cuente el caso contrario; es decir, una rigidez
algo desplazada hacia abajo, presenta un trazo más marcada del propio egoísmo.
discontinuo y debería entenderse como una ac- Inevitablemente, todo ello ha provocado en
tividad paralela a la principal y que interesa al el sujeto una cierta distracción: aunque sea
sujeto no tanto desde un punto de vista econó- mínimamente, lo ha desviado de las metas de su
mico, aunque dé sus frutos, sino por las satisfac- juventud, que naturalmente aún no ha alcanza-
ciones espirituales que le proporciona. En otras do, hacia las que aún tiende, pero, quizá con
palabras, se trata de una especie de hobby, pero distinto interés, desde un ángulo distinto.
desarrollado a un nivel profesional, al que el su- La línea de la cabeza nos proporciona tam-
jeto dedica el tiempo que le dejan libre su tra- bién la siguiente indicación útil: el sujeto tiende
bajo y sus obligaciones familiares. a no hablar de intereses económicos con la fa-
Examinemos ahora la línea de la cabeza. Ya milia y los amigos. Siempre ha logrado resolver
hemos hablado de su origen común con la línea estos problemas con sus propias fuerzas, bus-
de la vida. Por consiguiente, nos limitaremos a cando raras veces el consuelo que puede supo-
considerar el tramo independiente de la línea. ner un desahogo y prefiriendo el que produce la
En la mano izquierda es excepcionalmente lar- consciencia de haberse esforzado por el bienes-
ga, bien dibujada, de una coloración normal, tar familiar.
prolongándose hasta rozar el monte de Marte- Volvamos ahora a la mano izquierda para es-
negativo. Tras algunas marcas de desconcierto tudiar la línea del corazón. Tras algunas vacila-
inicial, la línea de la cabeza avanza recta, atra- ciones iniciales, esta línea avanza con una mar-
vesando decididamente casi toda la palma de la ca clara y exacta que concluye en las cercanías
mano. Y esto denota una inteligencia muy agu- de la cúspide del monte de Júpiter. Esta consi-
da, capaz de concentración y profundidad. Un deración evidencia interesantes aspectos del
examen más minucioso permite determinar una temperamento afectivo del sujeto: además de la
notable dosis de perseverancia, expresada por la profundidad de sus afectos en el campo senti-
necesidad de terminar lo que se ha empezado y mental, tiene un vivo sentido de la amistad y
no dejar nada a medias. Esta tendencia está tan demuestra cierta lealtad ante sus colegas de tra-
enraizada, que es válido incluso lo contrario; es bajo. En resumen, el sujeto es capaz de dar al-
decir, el sujeto no comienza aquellos proyectos go en cualquier tipo de relación afectiva; deja
que considera que no sabrá o no podrá llevar a buen recuerdo incluso cuando han terminado
término. Esto no contradice la escasa fuerza de las ocasiones de encuentro o relación. Pero de-
voluntad que ya hemos mencionado. bemos decir que el sujeto no es aficionado a
A propósito de la línea de la cabeza, es inte- expresar sus sentimientos y que, cuando se ve
resante confrontar las dos manos. En la derecha obligado a hacerlo, le cuesta mucho trabajo
podemos observar que su recorrido está ligera- vencer un pudor natural: por esta razón, quie-
mente curvado hacia la línea del corazón. La nes le conocen superficialmente suelen conside-
marca es más clara, el color ligeramente más rarle más bien frío y distante. De igual forma y
marcado y, en la parte final, exactamente bajo por los mismos motivos, el sujeto oculta tam-
el monte de Marte-negativo, la línea tiende a bién sus celos, por los que no se deja arrastrar
elevarse hacia el monte de Mercurio. La dife- nunca y que cesan repentinamente si se le en-
rencia debe entenderse de la forma siguiente: es frenta a la certeza de la traición, provocando en
evidente que, en la práctica cotidiana, la marca él una repentina indiferencia hacia el culpable.
original y la inteligencia que expresa se han vis- Este estado de ánimo se repite, aunque con al-
to obligadas a recorrer una doble vía, a renun- gunas variaciones, ante los amigos o los presun-
ciar a alguna de las posibilidades de expresión tos amigos.
permitidas a tan aguda inteligencia. Ha sido una La línea del corazón presenta también nume-
constricción algo dura al principio, pero que rosas ramificaciones que merece la pena tener
con el paso de los años ha asumido un aspecto en cuenta. La más interesante es, sin duda,
positivo: la nitidez inicial de las ideas se ha la que se encuentra en la parte final de la línea,
ofuscado renunciando a algunos aspectos «cere- que prácticamente se bifurca lanzando un ramal
brales» para dejar sitio a una actitud menos fir- hacia el punto de encuentro entre el dedo de Jú-

138
piter y el de Saturno: ello indica un matrimonio Estudiemos ahora las características de la
por amor, como confirman por otra parte algu- línea del destino en la palma izquierda: parte
nas marcas especiales situadas en el monte de del fondo del monte de la Luna y, con un trazo
Júpiter, pero que no pueden verse con claridad muy definido, corta toda la palma de la mano,
en la fotografía. Se observan también otras ra- supera la línea de la cabeza y termina en el
mificaciones descendentes que unen la línea del monte de Saturno inmediatamente después de
corazón con la de la cabeza, con un significado la línea del corazón. Un ramal se orienta y al-
evidente: se trata de relaciones amorosas de dis- canza la unión entre el dedo de Saturno y el de
tintos niveles que nos dicen también cómo no Apolo. Se trata de un recorrido muy sugerente,
basta para el sujeto una simple participación que hace aún más compleja la presencia de ra-
física en una relación, precisando siempre, en mificaciones tanto en la llanura de Marte como
mayor o menor medida, una participación sen- en el monte de la Luna. La traducción de todo
timental. Entre estas marcas, que parten de una ello a palabras más comprensibles nos dice que
zona de la línea del corazón que la datación si- el sujeto, en cierto momento de su vida que po-
túa en la juventud, hay una que habla de una dremos establecer mediante la datación, vio la
profunda desilusión sufrida precisamente al casa paterna como una jaula de la que era pre-
asomarse por primera vez a la vida amorosa. ciso escapar o que era conveniente abandonar,
Por fortuna, se ha tratado de una desilusión para volar con más libertad. La madurez, tras
provocada por un comportamiento temporal- un proceso lento y fatigoso, se había alcanzado
mente equivocado de la pareja, sin comprome- y se habían terminado los estudios. El momento
ter al propio sentimiento, por lo que el trauma no era muy favorable y existían dificultades ob-
ha podido ser superado con cierta facilidad y no jetivas que no podían infravalorarse. Una vez
ha dejado huellas. En efecto, tras este episodio alcanzado este conocimiento y tras evaluar la
han venido otros, con resultado contrario, de- importancia del paso, el sujeto sólo tenía ya que
jando tras de sí agradables recuerdos y expe- esperar la ocasión, una circunstancia que justi-
riencias positivas. Se observa una marca más, ficara su decisión y que, en su caso particular,
ya en edad madura, que habla de un amor de fue un encuentro sentimental. Para mayor clari-
tipo pasional, pero obstaculizado por las cir- dad, diremos que no se encuentran rastros de
cunstancias. Y, por último, surge del examen de obstáculos por parte de la familia respecto a la
estas marcas otra indicación interesante: a lo carrera principal escogida por el sujeto, pero
largo de gran parte de la vida del sujeto, se ob- que probablemente los hubiera habido si la acti-
serva la presencia de un sentimiento, más seme- vidad hubiera sido otra, menos acorde con las
jante a una afectuosa amistad que a una rela- costumbres familiares.
ción amorosa, que no se atenúa con el tiempo, La terminación de la línea del destino, justo
sino que incluso va adquiriendo mayor impor- en el monte de Saturno, confirma cuanto ya
tancia espiritual. habíamos visto en el curso de nuestra investiga-
Volvamos al examen de la mano izquierda. ción: el deseo de recorrer, con la mayor rapidez
Además de las que hemos observado hasta aho- posible, una carrera brillante no ha impedido al
ra, observamos la presencia de otra línea en la sujeto reservar disponibilidades de tiempo y de
palma: la línea del destino, que presenta una interés ante otros aspectos de la vida. Es decir,
estructura muy bien definida y está trazada con no sólo ante su segunda actividad, sino también
una seguridad que no suele ser habitual. Pero el ante los afectos familiares y los agradables y re-
aspecto más sorprendente lo constituye el hecho lajantes encuentros con amigos. El deseo com-
de que, al confrontar las dos palmas, encontra- prensible de recorrer su propio camino con éxito
mos en la derecha una línea del destino marca- no le ha hecho olvidar la importancia que, para
da con mayor claridad aún. mantener un equilibrio psicológico normal, tie-
Debemos aclarar de inmediato que el hecho nen las relaciones que acabamos de citar.
mismo de que exista y de una forma tan insó- La ramificación de la línea del destino hacia
lita, nos habla con claridad de algunas carac- el monte de Apolo nos indica claramente que el
terísticas peculiares del sujeto. Hay que reco- interés del sujeto y la naturaleza de su segunda
nocerle el mérito de haber identificado en sí actividad sólo pueden ser de carácter artístico.
mismo cualidades que los estudios y la carrera La línea del destino revela la dosis de fantasía y
elegidos no habrían podido revalorizar. No sólo generosidad necesarias para aspirar a una carre-
las ha descubierto, sino que las ha cultivado con ra de este tipo. Pero se observa también esa
paciencia, aunque sin perder de vista las nece- conjunción de virtudes como la paciencia, la te-
sidades cotidianas, sus responsabilidades ante nacidad y el equilibrio que han permitido que el
la familia y ampliando la esfera de acción de la sujeto conserve vivo con el transcurso del tiem-
actividad principal en la medida permitida por po su bagaje de virtudes, e incluso lo haya acre-
las circunstancias. centado mediante la experiencia.
139
La intensidad de la coloración y la profundi- do de las letras. A este respecto, es conveniente
dad de la marca de la línea del destino en la ma- una sugerencia: en esa fase de su vida, el sujeto
no derecha pueden indicarnos el nivel de éxito está confiando excesivamente en un grupo de
en la vida del sujeto y, según lo que se puede presuntos amigos, que podrían influenciar ne-
constatar incluso en la fotografía, podemos gativamente sus asuntos. Su intervención po-
afirmar que ha alcanzado satisfactoriamente sus dría motivar una interrupción en la evolución
metas. Las ligeras variaciones entre las líneas normal de la actividad artística del sujeto. Con-
del destino de ambas manos nos permiten afir- viene actuar con la máxima prudencia en cuan-
mar que, a juzgar por la mano derecha, han re- to a dichos amigos, ya que el sujeto, por tempe-
sultado imprescindibles ciertos ajustes respecto ramento, manifiesta cierta constancia, pero no
a las ambiciones iniciales. No sólo pequeñas brilla por su fuerza de voluntad; remontar una
fórmulas de compromiso, inevitables por otra situación de espera con un carácter así puede
parte en toda carrera, sino correcciones que el resultar muy difícil. Es mejor no correr el riesgo
sujeto ha tenido que introducir en la valoración y alejar diplomáticamente a estas personas pe-
de sí mismo. Se puede decir que su mayor vir- ligrosas. La posibilidad de evitar un peligro de
tud es la de haberse valorado en cada momento este tipo queda totalmente a merced del libre
de su vida sin subjetividad, aceptando defectos albedrío y vale la pena recurrir a él para evitar
y virtudes y con la suficiente inteligencia para el riesgo de desperdiciar, al menos en parte, los
utilizar sus facultades realizando elecciones co- resultados de tantos años de paciente sacrificio.
rrectas que han convertido todas las caracterís- Una última observación, también en la palma
ticas de su carácter en factores positivos para el de la mano izquierda, nos permite localizar una
momento especial en que las ha empleado. serie de líneas, aparentemente sin relación entre
La infravaloración del factor suerte que le ha sí pero que, en realidad, representan uno de los
proporcionado ocasiones y encuentros en el muchos aspectos que puede asumir la línea mer-
momento adecuado es un error en el que no nos curiana. En este caso, naciendo de la línea de la
permite caer la lectura atenta de esta mano, pre- vida y orientándose hacia el monte de Mercu-
cisamente porque estamos hablando de la línea rio, a través del monte de la Luna, indica que el
del destino, pero conviene subrayar que el suje- sujeto capta con especial claridad los mensajes
to ha sabido captarlo y aprovecharlo con tacto, del subconsciente, es decir, que posee una nota-
discreción, oportunidad y gran espíritu de sa- ble intuición que le ha resultado de gran ayuda
crificio. en la realización de sus elecciones y en la solu-
En el momento en que se lleva a cabo la lec- ción de sus problemas más complicados.
tura se puede constatar que el sujeto ha alcan- Este aspecto de la línea mercuriana indica,
zado una meta satisfactoria en su carrera prin- además, y por lo menos en el momento que se
cipal y que podrá dedicarse, con mayor liber- realiza la lectura, un estado de salud algo deli-
tad, a su otra actividad, a juzgar por las marcas cado. No se trata de una enfermedad bien defi-
que indican las metas que puede alcanzar. Un nida, sino de una falta generalizada de defensas
atento examen del monte de Júpiter permite es- orgánicas y, por consiguiente, una tendencia
tablecer que esta actividad será de carácter lite- hacia los trastornos bronquiales o formas de
rario o, por lo menos, relacionada con el mun- gripe.

140
Mujer La mano que examinaremos ahora pertenece a se deriva un comportamiento discontinuo, con
una mujer de treinta años de edad, casada, sin reacciones muy vivas y con frecuencia despro-
de treinta años hijos, empleada.
Ambas manos pertenecen al tipo «mixto», ya
porcionadas con respecto a la causa que las mo-
tiva, y que sólo justifican en parte el elemento
que presentan características tanto de la mano de timidez que se encuentra en el carácter del
cuadrada como de la cónica. La señora tiene un sujeto. Para que pueda formarse una idea clara
notable sentido de la responsabilidad, un tem- de la situación, el sujeto necesita tiempo, y se
peramento leal y revela gran rapidez de reflejos. requiere una prolongada reflexión antes de que
Las manos son grandes pero proporcionadas sus juicios muestren la objetividad necesaria.
en su conjunto, y esto significa que la persona Siempre es capaz de lograrlo, pero con un cier-
examinada es esencialmente buena, equilibrada to esfuerzo. El comportamiento de este tipo no
y con un notable valor moral. Observando el le permite despertar, en el primer momento, la
«canto» de la mano, podemos ver que la cúspi- simpatía de los demás, pero se pueden descubrir
de está situada más bien hacia arriba, ligera- en ella unas dotes poco comunes de generosi-
mente por debajo del monte de Marte-negativo. dad, bondad, inteligencia y comprensión. Los
Es otra cualidad positiva, ya que indica un con- dedos, largos y consistentes, indican una espiri-
junto armonioso de resistencia física y valor tualidad controlada: en otras palabras, el sujeto
moral, lo que significa la capacidad de volver a posee unos ideales muy elevados, y tiene ten-
empezar de cero, si es preciso, con decisión y dencia a complacerse con ciertas fantasías rela-
racionalidad, como lo indica claramente la for- tivas al futuro, aunque en la base de estos sue-
ma tendencialmente cónica de la palma, que ños se encuentran cualidades potenciales, de ca-
nos permite evaluar el realismo del sujeto. rácter artístico, que no excluyen la posibilidad
Limitémonos ahora a la observación de la ma- de realización de tales sueños. En efecto, obser-
no izquierda. El arco, es decir, la línea de unión vando la línea de la cabeza, que avanza recta y
de los dedos con la palma, es de tipo disconti- con cierta inclinación hacia el Marte-negativo,
nuo, destacando en especial el arranque del de- podemos identificar un fuerte sentido práctico
do de Mercurio notablemente situado más aba- y, por consiguiente, un impulso interior que in-
jo respecto al de los demás dedos. Su significa- duce a llevar a cabo lo programado.
do es muy concreto: espíritu de independencia, La falangeta del dedo medio se curva ligera-
frecuentemente de forma subconsciente, que se mente hacia el anular. Esto confirma que el su-
manifiesta en la necesidad de contradicción o el jeto tenderá a modificar, en sentido artístico, su
deseo de tomar iniciativas autónomas. De ello actual actividad. Mirando desde otro ángulo,

Las manos del sujeto femenino


de treinta años.

141
esta indicación del dedo de Saturno significa acontecimientos, la mujer se ha visto obligada a
predisposición a los trastornos intestinales, que, evolucionar rápidamente. Para integrarse sin re-
sin embargo, mejorarán cuando el sujeto haya sentimientos en la nueva realidad, ha tenido
realizado sus sueños, porque los trastornos son, que recurrir a todas sus cualidades de bondad y
al menos en parte, de origen nervioso. comprensión que, con la ayuda del sentido
El tipo de piel es suave y compacto, elástico: práctico y del realismo, han desarrollado en ella
típico de las personas dotadas de notable sensi- una profunda humanidad superior, sin duda, a
bilidad, aunque se observan en la palma las la que tendría si los acontecimientos hubieran
huellas de una actividad manual familiar que sido de otra naturaleza.
confirma esa necesidad de orden y armonía, no La interrupción de los estudios y la necesidad
sólo en sentido espiritual, que posee el sujeto. de actuar con rapidez han aconsejado una elec-
Las uñas son en forma de avellana y nos ha- ción escolástica de nivel inferior a la escogida
blan de la racionalidad del sujeto, de su necesi- anteriormente. La decisión, a pesar de su carác-
dad de alcanzar siempre resultados concretos, ter traumatizante, no ha impedido que el sujeto
de no dejar nunca las cosas en suspenso. No se llevara a término sus estudios para utilizarlos lo
ha podido definir el color de las uñas por estar antes posible.
cubiertas con una capa de esmalte, pero de su En la misma época se observan, con bastante
dureza y de la forma convexa de cada dedo po- claridad, las tendencias artísticas que, sin em-
demos deducir una cierta tendencia, en el suje- bargo, al menos a nivel de sensibilidad, puede
to, a los trastornos de bronquios. utilizar muy limitadamente en la actualidad y
La palma es de color rosado y surcada por más en favor de los demás que de sí misma. Pe-
numerosas líneas. En efecto, además de las ro, a juzgar por cuanto indica el monte de Apo-
principales (de la vida, la cabeza, el corazón y el lo y la presencia de la línea del mismo nombre
destino) se encuentran, sólo en la palma dere- en la palma derecha, no puede excluirse que, en
cha, la línea de Mercurio y la de Apolo. Tras un futuro no muy lejano, el sujeto pueda ejer-
este encuadre esencial del sujeto, llegamos al cer una actividad artística normalmente remu-
punto central de nuestra lectura. Observando la nerada, que alternará con su profesión habi-
línea de la vida, es evidente en su tramo inicial tual. Pero, para lograrlo, deberá dedicar algo
un trauma que ha modificado profundamente más de tiempo a sí misma, evitando ser dema-
la vida y el carácter del sujeto. Con el método siado generosa respecto al prójimo y, sobre
de la datación, se puede situar alrededor de los todo, a la familia.
dieciocho-veinte años. Ha influido también en La línea del corazón es, en ambas manos, lar-
el desarrollo y la salud del sujeto, que ha tenido ga y arqueada y termina con una ramificación
que sufrir los acontecimientos que lo han pro- que se orienta hacia el punto de encuentro de
ducido; un asunto familiar que ha motivado un los dedos de Saturno y de Júpiter, con un signi-
cambio de costumbres y ambiente, obligándola ficado evidente: a pesar de su inteligencia, esta
a cambiar incluso los estudios elegidos con el mujer está más dispuesta a seguir los impulsos
consiguiente revés para sus ambiciones, como lo del corazón que los consejos de la razón.
indica claramente el profundo hundimiento que Pero, indudablemente, esta capacidad de dar-
se observa en el monte de Júpiter, en el lado ex- se más a a los demás que a sí misma es la que le
terior, hacia el canto de la mano izquierda. Este ha permitido superar el grave trauma juvenil en
complejo conjunto de causas ha creado, como forma tan brillante, contribuyendo de forma
es lógico, múltiples dificultades para la integra- esencial a la formación de los aspectos de la
ción del sujeto en la vida. El estrés ha motivado personalidad que la caracterizan en la actuali-
una enfermedad que el sujeto ha logrado supe- dad. Además esta generosidad se refleja tam-
rar con su fuerza de voluntad y con las virtudes bién en el terreno sexual: el monte de Venus es-
de su temperamento, que hemos podido identi- tá más aplastado en la parte superior que en la
ficar en la fase anterior del examen. Ahora, de inferior; ello significa que la satisfacción sólo es
este grave trauma le han quedado pocas marcas posible si existe en la relación un fuerte compo-
tangibles, e incluso el recuerdo se ha mitigado. nente sentimental. La dificultad de las eleccio-
Nos lo confirma un examen paralelo de ambas nes en este terreno está reflejada claramente en
palmas. En efecto, en la derecha no hay casi el dedo de Mercurio, que tiende a separarse de
rastro de cuanto hemos dicho ahora ni de mar- los demás dedos. Cuanto hemos observado en
cas que lo atestiguen. Las complejas vicisitudes el monte de Venus tiene también otro significa-
consiguientes al trauma han madurado al sujeto do: posibilidad de trastornos ováricos antes del
En la página siguiente, una vez en el plano psicológico. Bajo la presión de los climaterio.
más, la mano del sujeto
masculino de sesenta y dos años
y la del sujeto femenino de
treinta años.
142
Esta mano ha sido escogida como ejemplo por pre están bien marcadas pero, en el momento
Mujer de treinta dos motivos de notable interés que presenta, y de la lectura, esta característica se ve acentuada
y cuatro años sobre los que concentraremos nuestra atención.
También en este caso no procederemos al exa-
por un momentáneo agotamiento nervioso que
altera su coloración. Podemos encontrar la con-
men sistemático de las distintas partes de la firmación de este fenómeno por medio de la
mano, de acuerdo con el orden aconsejado, ya palpación de la mano, que se presenta general-
que ello no añadiría ningún elemento nuevo a mente compacta pero más blanda en la llanura
cuanto ya sabe el lector. Nos limitaremos, por de Marte. El conjunto de estos elementos nos
consiguiente, a estudiar los pocos elementos permite afirmar que el sujeto sufre trastornos
que nos permitirán trazar un cuadro bastante neurovegetativos que se reflejan en el hígado y
completo de la personalidad del sujeto, para el estómago: son órganos normalmente sanos,
poder encuadrar los dos temas que pretendemos pero con un funcionamiento discontinuo. En el
tratar en especial. momento de la lectura, el sujeto se encuentra en
Por la estructura de la mano deducimos da- una actitud psicológica que se puede calificar de
tos que nos permiten afirmar que estamos ante melancólica.
una persona dotada de gran sentido práctico, es Detengámonos en la línea de la cabeza que,
decir, capaz de traducir en actos concretos lo en la mano izquierda, se curva claramente hacia
que pasa por su mente y, a veces, también por el monte de la Luna pero sin alcanzarlo, deno-
su fantasía. La forma del pulgar, por la rela- tando un rica fantasía inventiva pero con el pe-
ción de las dos falanges exteriores y por la lon- ligro de abandonarse a veces a estériles diva-
gitud y curvatura de la última, confirma la con- gaciones cuando el espíritu práctico no actúa
sideración apenas expresada y agrega a ella la como freno. La terminación difuminada de la
inteligencia y un carácter bastante fuerte. El línea de la cabeza nos dice que, en el ánimo del
meñique, muy largo en comparación con los sujeto, ha permanecido la dulce nostalgia de
otros dedos y muy afilado, nos informa del ele- una renuncia consciente realizada a nivel labo-
vado grado de intuición del sujeto. Observando ral y que es la causa de esta actitud melancólica
la yema de este dedo se puede ver la presencia que a veces se acentúa, como ocurre en el mo-
de una gota: el sujeto posee una notable sensi- mento de la lectura.
bilidad táctil. Nos confirma esta sospecha la comparación
Las líneas que se encuentran en ambas pal- entre las dos palmas. En la mano derecha es
mas son numerosas pero no caóticas, y están mucho más evidente la importancia de la deci-
profundamente marcadas: es evidente que siem- sión tomada por el sujeto, situado ante la nece-

En esta página, las manos del


sujeto femenino de treinta y
cuatro años. En la página
anterior, mano izquierda del
mismo sujeto y la de su hija de
cuatro años.

145
sidad de llevar a cabo una elección: dedicarse La educación de la hija es causa de divergen-
por completo al trabajo y obtener notables sa- cias en la relación conyugal, que, por otra parte
tisfacciones incluso de carácter económico, co- y tras algunos problemas iniciales, se desarrolla
mo se indica claramente en la mano izquierda, con notable estabilidad. Como ya hemos dicho,
o bien decidirse por un género de vida en el que la tarea educativa representa un serio problema
tendrán un peso preponderante los afectos y para el sujeto. Según la marca que la identifica
cuidados familiares. La persona ha optado por en el monte de Mercurio, la hija posee un tem-
la segunda posibilidad, consciente de haber peramento agresivo y una personalidad muy
cerrado la puerta a toda una serie de satisfac- marcada, junto con una buena inteligencia
ciones de cierto tipo que la llenaban bastante. acompañada con una buena dosis de testarudez
En consecuencia o en previsión de ello, en la y de posesividad. A este respecto, podemos de-
mano derecha se observa precisamente una inte- cir que, considerando su carácter fuerte, es difí-
rrupción de la línea de la cabeza, debida a un cil establecer, en base al signo, si se trata de una
encuentro con la línea del destino, que se reanu- hembra o un varón, precisamente por sus mar-
da con una ramificación orientada hacia el cadas características masculinas. La educación
monte de Saturno. de un temperamento como éste provoca, inevi-
Otra consecuencia de esta elección ha sido la tablemente, graves problemas, como se refleja
manifestación de problemas y frustraciones de también en la línea del destino. El sujeto tendrá
tipo emotivo y familiar. La línea del corazón que esforzarse mucho para alcanzar sus metas.
los refleja puntualmente. Esta línea es muy lar- No deberá bajar la guardia, ni siquiera un mo-
ga y se dirige, en la mano izquierda, hacia la mento, no podrá demostrar ninguna debilidad,
cúspide del monte de Júpiter, anunciando las para no perder en un instante lo que ha cons-
satisfacciones laborales a las que ha renunciado truido con gran esfuerzo.
el sujeto, de forma consciente, en favor de las Esta tarea de dirigir a la hija hacia sus pro-
alegrías del matrimonio y de la maternidad, que pias metas absorberá durante muchos años to-
se encuentran en la línea del corazón de la das las energías del sujeto, que se arriesga a da-
mano derecha. En efecto, en ella, la línea tiende ñar incluso su relación conyugal.
a terminar en el punto de encuentro entre los Sería conveniente para el sujeto no dedicar
dedos de Júpiter y de Saturno. todas sus facultades a tan ardua tarea. Debe
Todo ello significa que la importante decisión mantener vivos otros intereses, tanto de trabajo
tomada por la mujer ha provocado también un como sentimentales, porque existe el riesgo de
cambio en la orientación de sus ambiciones: ha que, una vez alcanzadas las metas y la hija en-
asumido la peligrosa tarea de proyectarlas sobre caminada hacia su destino, la madre se encuen-
su propia hija, que es precisamente el nuevo tre aislada, sin una misión laboral y sin compa-
centro de todos sus intereses. ñero en su vida sentimental.

146
Lo primero que se piensa ante la idea de leer la O bien: el equivalente de la fórmula bioquímica
Niña de cuatro mano de un niño es, ¿cómo es posible que en de la combinación de las sales minerales esen-
años las manos de un recién nacido estén ya bien
marcadas las lineas que lo acompañarán a lo
ciales presente en el sujeto cuando viene al
mundo, de acuerdo con un tipo de equilibrio
largo de toda su vida? Porque es evidente que único e irrepetible que representa precisamente
las líneas de la mano no son, como algunos la suma de las cualidades psico físicas de cada
afirman, una consecuencia del movimiento de individuo.
la mano misma, sino que se originan en otras En otras palabras, la lectura bien hecha de
causas que aún no se han definido científica- una mano es algo así como una radiografía no
mente y que han despertado siempre la curiosi- sólo del cuerpo, sino también de la mente del
dad de quienes se han dedicado a la quiroman- sujeto. Al igual que el médico, al interpretar la
cia. El profundo deseo de conocer su auténtica placa, puede comprender las causas de una alte-
naturaleza ha motivado el que, a lo largo de los ración del equilibrio, el quiromántico puede
siglos, se hayan formulado las más inverosími- identificar, en base a los signos, la naturaleza
les hipótesis, algunas de las cuales hemos expli- del trastorno psíquico o físico que ha alterado
cado ya en otra parte de nuestro libro. Lo cier- el equilibrio de un individuo. Como ya hemos
to es que las marcas de la palma representan un dicho, con sus consejos puede modificar en par-
equivalente al gráfico obtenido en un electro- te las consecuencias de ciertos errores come-
cardiograma o en un sismograma. Es decir, in- tidos o de ciertas situaciones padecidas. Este
dican, en términos susceptibles de lectura, un margen de maniobra, más bien corto, pero sufi-
cúmulo de fenómenos que se producen en el in- ciente para aminorar la gravedad de algunas si-
terior del cuerpo y la psiquis del individuo, per- tuaciones o para captar el nacimiento de ciertas
mitiendo, a quienes sepan interpretarlos, el co- enfermedades, se llama «libre albedrío». Cuan-
nocimiento de la naturaleza esencial, así como to se ha dicho contradice el concepto del «fá-
el seguimiento de su continua y progresiva evo- tum», del destino, que no permite que nadie
lución bajo el efecto de las fuerzas que actúan rehuya sus inexorables leyes. Desde la más re-
dentro y fuera del sujeto. mota antigüedad se ha representado al destino
En consecuencia, podrían estar causadas por: como un viejo ciego que, por consiguiente, no
la suma de las fuerzas electromagnéticas heredi- sabe distinguir. Pero no quiere decirse que esta
tarias del sujeto, junto con la acción de los in- representación sea válida sólo por ser antigua.
flujos astrales presentes en el momento de la La propia religión católica permite la salvación
concepción y del nacimiento, según una hipó- del alma gracias a un acto de voluntad, es decir,
tesis astrológica que no carece de atractivo. a una libre elección que nadie impone ni podría

Las manos de la niña de cuatro


años.

147
imponer. En el mismo sacramento de la confe- sabilidades adecuadas a sus pequeños medios.
sión, cuando ésta es recibida por sacerdotes Las uñas son del tipo «avellana» y atestiguan el
conscientes de la importancia de la tarea que egoísmo innato del sujeto, que trata de obtener
llevan a cabo, va implícita la posibilidad de ali- lo más posible con el mínimo esfuerzo, lográn-
viar los tormentos de quien se confiesa no sólo dolo con bastante frecuencia. La piel, de un
con la remisión de los pecados, sino con la guía, hermoso color rosado, es delicada pero densa,
el consejo iluminado en las difíciles elecciones dándonos a entender que la niña tiene un carác-
de este mundo que cada vez es más complicado. ter muy maduro en relación a su edad. Como
La quiromancia no pretende ser capaz de lo consideración relativa al momento en que se
mismo, pero exponiendo con honestidad los as- produce la lectura, observamos que el dedo de
pectos menos claros de algunas situaciones per- Júpiter, más bien importante y enérgico, es casi
mite, a quienes consideran tener necesidad de tan largo como el anular, o dedo de Apolo, lo
ella, juzgar las situaciones con mayor objetivi- que indica un notable orgullo, marcado egocen-
dad y, consecuentemente, realizar las elecciones trismo, deseo de dominar y grandes ambiciones.
más positivas para sus intereses. Este es el caso La primera consecuencia de todo ello es que el
de los padres que se disponen a educar un hijo sujeto tenderá, con el transcurso del tiempo, a
cuando éste alcanza la edad de las primeras pre- incrementar el elevado concepto que de sí mis-
guntas y las primeras curiosidades. ¿Cómo con- mo tiene, con las consecuencias evidentes que
testar a las preguntas de un niño? Es el primer ello puede comportar.
contacto con la auténtica educación y no se El meñique, o dedo de Mercurio, presenta
puede reprochar a un padre que, involuntaria- una extraña característica. La falangina y la fa-
mente, toma una dirección equivocada. Para langeta tienden a separarse del vecino dedo del
poder contestar es preciso «conocer, por lo me- Sol. El significado es positivo desde un punto
nos en parte», a la persona que nos pregunta. de vista ético: la niña posee un notable espíritu
Y, ¿quién puede decir realmente que «conoce, de observación que le permite captar cualquier
al menos, un poco» a su hijo de cuatro años? acontecimiento que se produce en el hogar, per-
Al tratar estos temas es preciso olvidar los va- cibiendo incluso sus más sutiles matices. Poco
lores absolutos: esto es bueno, esto es malo, escapa a su mirada atenta. Desde un punto de
esto es correcto, esto equivocado. Sería un pe- vista físico, por el contrario, esta característica
cado de superficialidad el afrontar ligeramente observada en el meñique significa fragilidad
un tema tan rico en dificultades y matices. Un nerviosa, escasa resistencia, tendencia a peque-
conocimiento, lo más profundo posible, del hi- ñas crisis de impaciencia o de irritación. No es
jo permite a su padre dosificar las respuestas a algo preocupante, pero que sí debe tenerse en
la curiosidad del niño en la forma adecuada pa- cuenta para observarlo en todo momento.
ra el mismo, y que probablemente son muy dis- Otros datos importantes nos los proporcio-
tintas, quizá más en la forma que en la esen- nan la forma y la colocación del pulgar, muy
cia, de las ofrecidas a otros niños de su edad bajo respecto al monte de Júpiter, del que se
pero de distinto temperamento. En esta fase deduce una visión muy personal de las cosas.
crucial de la educación, más que orientar la Antes o después, el sujeto sentirá la necesidad
mente del niño en una dirección concreta, es de comunicar a los demás estos sentimientos. El
conveniente permitir la posibilidad de aclarar lo pulgar, además, es largo, fuerte, consistente y
más ampliamente posible un tema para poder ello significa que nos encontramos ante una
afrontar, posteriormente, una elección más personalidad compleja en la que predomina la
consciente. Por tanto, es esencial conocer su ni- tendencia a imponer su propio punto de vista.
vel de comprensión, de inteligencia y las cuali- Es evidente que la niña sabe, o sabrá muy pron-
dades de su temperamento. to, lo que quiere y cómo conseguirlo.
Observando el «canto» de la mano, vemos
El ejemplo siguiente pretende aclarar lo que que la cúspide está situada muy arriba, sobre el
se puede lograr de la lectura minuciosa de la monte de Marte-negativo y que, por consiguien-
mano de un niño; en nuestro caso, una niña de te, el sujeto dispone esencialmente de energías
cuatro años, cuyos padres trabajan. de orden psíquico, más que de orden físico.
Las indicaciones de la quirognomía, dada la Los dedos son largos respecto a la palma y
edad del sujeto, son las menos dignas de crédi- casi todos pertenecen al tipo que hemos defini-
to, ya que con el crecimiento se pueden verifi- do como cuadrado: el sujeto está expuesto a su-
car notables modificaciones. Pero la forma de frir desilusiones. Cualquier variación de un plan
la palma es, y así se quedará, netamente cua- que la niña haya concebido en su mente, o cual-
drada y nos dice, tanto ahora como para el fu- quier retraso en el cumplimiento de una prome-
turo, que el sujeto posee un discreto grado de sa que le haya sido hecha, bastará para que se
sentido práctico y que ya puede asumir respon- sienta defraudada en algo. Es un estado de áni-

148
mo pasajero, pero del que la niña no dejará de con lo que indica una buena inteligencia, pero
aprovecharse a su manera. que no es elástica ni dúctil. Las ideas que ha
Pasando ahora al examen de la palma de la asimilado, buenas o malas, las conserva largo
mano, vemos de inmediato que el monte de Ve- tiempo y no es tarea fácil hacer que cambie de
nus es amplio y con relieve. Naturalmente, no opinión, ni ahora ni en el futuro. Se precisará
se pueden establecer conclusiones definitivas, una buena dosis de paciencia. Será conveniente
ya que la mano está aún en proceso de forma- ganar su confianza mediante el ejemplo. No es
ción, pero el elemento sexual tendrá siempre que no sea capaz de entender; es que no quiere
mucha importancia en el sujeto y, en conse- entender y los cambios se producirán con rapi-
cuencia, algunas de sus elecciones y preferencias dez sólo en el caso de que la niña logre con ello
serán, y en parte ya lo están, sugeridas subcons- alguna ventaja. En otras ocasiones, estas pérdi-
cientemente por el monte de Venus, que siem- das de tiempo se deben a testarudez; para expli-
pre habrá que tener en cuenta. carla se precisaría un examen profundo de los
El monte de Júpiter está muy desarrollado y matices más ocultos de su psiquis.
con la cúspide situada en el centro. Existe en el La línea del corazón tiene un recorrido más
carácter de la niña, y en el de la mujer futura, bien incierto y termina bajo el monte de Satur-
un elemento de ambición que la impulsa a des- no. El sujeto ama las cosas bellas y es capaz de
tacar en todo, incluso en aquellas cosas a las apreciarlas, pero el placer que de ellas obtiene
que concede escasa importancia; es decir, una no es demasiado profundo; no obstante, repre-
ambición afín a sí misma y a que a veces roza sentan un imán por el que se deja arrastrar con
el exhibicionismo. A esta edad es una actitud frecuencia. La línea del corazón nos dice ade-
comprensible, pero no significa que sea un fe- más que la niña, a pesar del elevado concepto
nómeno transitorio; por el contrario, varios ele- que de sí misma tiene, no se siente satisfecha y
mentos sugieren que puede ser un dato perma- siempre está buscando algo que «llene» su día,
nente en el carácter del sujeto. que le impida aburrirse. Algún pequeño encar-
Una rápida mirada a los montes de Saturno y go, alguna tarea dentro del ámbito de las activi-
de Apolo, que se refieren a temas que escapan a dades familiares que la responsabilice, podrían
nuestra investigación concreta, nos advierten resultar de utilidad en este sentido.
que las buenas cualidades artísticas de la niña Manifiesta unos celos posesivos típicamente
sólo tendrán sentido para ella si se pueden tra- infantiles, pero que denotan un elemento celoso
ducir en términos prácticos, ya que indican una básico en su temperamento, como ya hemos vis-
capacidad específica para ciertas formas de arte to por otras indicaciones. En cambio, sus acti-
y no una tendencia artística generalizada. tudes dulces son fruto de su pasionalidad, que,
Prosiguiendo hacia el monte de Mercurio, en algunos momentos, se manifiesta de esta for-
observamos en el sujeto un discreto apego al di- ma. Lógicamente, pretende que sus deseos sean
nero. No es el caso de hablar aún de avidez, ya satisfechos de inmediato; de no ser así, sufre
que sería excesivo y prematuro, pero la tenden- violentos estallidos de rabia o, como ya hemos
cia a considerar el dinero como base de muchas visto, se encierra en sí misma en prolongados
seguridades puede identificarse claramente. No periodos de melancolía. Adopta esta actitud,
puede excluirse la posibilidad de que tal actitud sobre todo, cuando se da cuenta de que su de-
proceda de conversaciones que la niña ha oído seo no ha sido satisfecho porque no se le ha dado
en el seno de la familia. a ella misma la importancia que cree merecer.
La línea de la cabeza comienza junto a la lí- En base al conjunto de la mano, se puede
nea de la vida y, en un breve tramo, ambas considerar una niña más bien afortunada y pre-
avanzan unidas. Es en este tramo común donde ver que, con bastante frecuencia, podrá obtener
se verifican generalmente los hechos de los que casi todo lo que desea. De todas formas, con-
nos estamos ocupando, pero también podemos viene no exagerar y ser excesivamente permisivo
prever que la separación, al menos psicológica, con ella: lo que se le conceda debe ser medido.
de la niña respecto a la influencia familiar será No obstante, en la palma de la mano de la ni-
más bien precoz y no pasarán muchos años an- ña se puede observar un signo que tendrá gran
tes de que se produzca. En un segundo momen- importancia en el futuro y que, en ciertos as-
to se producirá un auténtico alejamiento del pectos, puede determinar algunas de las actitu-
núcleo familiar y sólo si se dan ciertas circuns- des que caracterizan su comportamiento actual.
tancias favorables que no pongan en peligro su Se trata de la línea del Sol, o de Apolo, que
bienestar. El sujeto no está dispuesto a realizar nace en la curva inferior de la línea de la vida,
sacrificios por un impulso, aunque sí hará creer atraviesa la llanura de Marte y llega hasta el
a los demás que ha actuado a causa de un im- monte de Apolo, que, como ya hemos dicho, se
pulso irrefrenable. La línea de la cabeza se cur- orienta en parte hacia el monte de Saturno. Es
va decididamente hacia el monte de la Luna, una línea interesante, poco frecuente, que sólo

149
se encuentra aproximadamente en el 20 por 100 sado hacia la autodisciplina, ya que, conside-
de manos. Quienes la poseen tienen grandes po- rando la impulsividad que posee, podría correr
sibilidades de lograr un importante éxito artís- el riesgo, en varias ocasiones y en circunstancias
tico. En nuestro caso no se puede establecer diversas, de equivocarse. Su vida puede ser, con
aún cuál será el campo artístico hacia el que la misma facilidad, o muy interesante o muy
podrá orientarse la niña, precisamente porque melancólica, ya que sólo podrá culparse ella
las tendencias son muy variadas y tiene aún misma si no la sabe disfrutar.
muy poca edad. Lo cierto es que la vía del arte Actualmente, el mayor problema consiste en
será, para el sujeto, uno de los caminos de éxito mantenerla ocupada con algo que despierte su
más fácil y oportuno. interés, que ayude a madurar sus tendencias ar-
En conclusión, podemos decir que hemos tísticas, pero de forma que no se convierta en
examinado las manos de un sujeto problemáti- una obligación, ya que, en ese caso, la pequeña
co, ya que posee un temperamento que no debe se opondría de inmediato con gran testarudez, y
infravalorarse, sino que debe ser guiado, impul- con grave daño para sí misma.

150
Un testimonio
Bibliografía
Índice analítico
Entre octubre de 1952 y febrero de 1955, la modificado por Marabini, examen de huellas de
Un testimonio autora de este libro llevó a cabo una serie de manos, experimentos de telepatía con dibujos,
veinte experimentos de lectura de la mano, por etcétera. Al final todo ello será encuadrado me-
encargo y bajo el control de la Sociedad Italia- diante una completa anamnesis clínica y para-
na de Parapsicología. Los resultados de esta psicología, un examen objetivo, análisis clíni-
meticulosa investigación fueron recogidos por cos de laboratorio y un exhaustivo perfil psico-
los doctores P. Cassoli y E. Marabini, que los lógico del propio sujeto. Al término de este
reflejaron en una comunicación al III Congreso complejo y completo estudio esperamos poder
Nacional de Parapsicología, celebrado en Roma demostrar dos cosas: 1) que el sujeto examina-
entre el 12 y el 14 de mayo de 1956. Este mismo do ha demostrado, mediante los tests parapsi-
informe fue publicado posteriormente en el nú- cologícos más acreditados, que posee facultades
mero 48 (16 de junio de 1957) de Minerva médi- psi; 2) que ha demostrado adquirir, mediante la
ca con el título Experimentos trienales de lectu- lectura de la mano, conocimientos sobre la vida
ra de la mano con una sensitiva boloñesa: Ma- pasada, presente y futura de la persona exami-
ría Gardini. La investigación se centró sobre nada, una desconocida para ella. Si al final de-
todo en el examen de problemas metodológicos, mostramos estas dos premisas, creemos que po-
y su interés se puede evaluar por la introducción dremos considerar que hemos contribuido a la
al informe que publicamos a continuación. solución de otro antiguo problema: ¿es la qui-
romancia, como la radiestesia, o la rabdoman-
En 1950 tuvimos la oportunidad de conocer a cia, etc., un medio de manifestar facultades psi
la señorita María Gardini. Este nombre, acom- o bien las líneas de la mano, si se interpretan
pañado por la fama de «vidente», empezaba a adecuadamente, corresponden realmente (po-
abrirse camino entre una pequeña muchedum- dríamos decir, gráficamente) a situaciones y
bre de curiosos, investigadores y simpatizantes acontecimientos reales de ese individuo en par-
de los fenómenos llamados «parapsicológicos». ticular?
Nos ofrecimos como voluntarios para exámenes La primera serie de experimentos llevados a
de «lectura de la mano», y enviamos a la sensi- cabo con este sujeto (Maria Gardini) quizá se
tiva a algunos parientes y amigos. Aunque en hubieran limitado a enriquecer los archivos del
aquella época estaba alejada de prácticas ocul- Centro de Estudios Parapsicología» —aunque
tistas, no nos fue difícil ver que estábamos ante han sido fruto de tres años de meticuloso traba-
un sujeto digno de consideración. A todo ello jo— si no fuera porque otro hecho, muy impor-
se sumó la afortunada condición de que la sen- tante para nosotros, nos convenció de la conve-
sitiva era bastante inteligente y, además, deseo- niencia de publicar estos experimentos en toda
sa de ampliar y mejorar sus propias capacidades. su extensión. Nos referimos a la corriente pre-
Pronto surgió el entendimiento entre nos- dominante entre los investigadores más acredi-
otros y tratamos de resolver la primera interro- tados de nuestro terreno, corriente que trata de
gante que se nos planteaba, es decir: «Más allá centrar en su punto correcto toda la fenome-
de nuestras impresiones subjetivas, más allá de nología espontánea. Nos complace recordar, a
la casuística espontánea estudiada superficial- este respecto, que ya en octubre de 1953 publi-
mente hasta entonces, ¿podrá María Gardini, camos un trabajo en el que insistíamos en la ne-
en realidad, adquirir conocimientos inherentes cesidad de investigar no sólo con los métodos
a la persona examinada, mediante la lectura de de la escuela americana, esencialmente cuanti-
la mano?» tativos, sino también la conveniencia de experi-
Pensamos entonces realizar una serie de expe- mentar mediante metodologías cualitativas, ya
rimentos de largo alcance y a largo plazo, co- que nos acercaban más al campo de la fenome-
menzando así un tipo de experimentación que nología espontánea.
se aproximara lo más posible a ese «método» El renacimiento del interés hacia las manifes-
mediante el cual se habían verificado, hasta en- taciones parapsicológicas espontáneas ha dado
tonces, los fenómenos que ella presentaba. Una nueva vida al problema del método. Es decir,
eventual respuesta afirmativa al interrogante de un método que posibilite la observación y el
propuesto habría abierto las puertas a una in- estudio de aquellas manifestaciones (espontá-
vestigación cada vez más profunda de las cuali- neas) que, por su propia naturaleza, parecen es-
dades y la personalidad del sujeto. capar constantemente de una investigación ex-
Por consiguiente, el presente estudio sólo perimental objetiva.
pretende responder al interrogante mencionado. Actualmente son muchos los que pretenden
En posteriores estudios se verán las posibilida- resolver, de una vez por todas, el problema del
des paranormales del sujeto, mediante metodo- método. También nosotros, a continuación de
logías y tests variados, como, por ejemplo, la las actas de estos experimentos, aportaremos
ESP mediante cartas Zener, el test de Stuart nuestra pequeña contribución a esta investiga-

153
ción. Contribución metodológica surgida de la absolutamente necesario, afirmar o negar con
serena y profunda ponderación de todos los lla- simples monosílabos cuanto anunciaba la sensi-
mados «puntos débiles» presentados en nues- tiva. Al final de este experimento, la sensitiva,
tros experimentos. Experimentación que, inútil en presencia de la P-O, repetía las afirmaciones
es decirlo, hasta hoy ha sido satisfactoria en los hechas durante el examen. Se llegaba así a la úl-
ambientes metafísicos. tima fase del experimento: cada anuncio de la
Los experimentos, en total 20, se produjeron sensitiva se le repetía a la P-O en sus conceptos
entre octubre de 1952 y febrero de 1955. Este básicos. La P-O tenía que decirnos si, según su
largo lapso de tiempo fue necesario para satis- opinión, las afirmaciones podían considerarse
facer la primera exigencia experimental que se exactas, no exactas, o bien si no disponía de ele-
nos presentó: la necesidad de poder añadir la mentos para contestar, proporcionando, claro
certeza de que las personas que se le presenta- está, explicaciones al respecto. Se procedía en-
ban a Maria Gardini eran totalmente desconoci- tonces a la evaluación de los datos así obteni-
das para ella. Y, para lograr esta certeza, tuvi- dos, con la más estricta objetividad, completán-
mos que descartar a varias personas y seleccio- dolos, si era preciso, a veces con consultas mé-
nar cuidadosamente a las restantes. Una vez dicas, a veces mediante análisis de laboratorio,
que, de acuerdo con nuestras investigaciones o mediante investigaciones psicológicas que nos
preliminares, pudimos considerar cumplida esta ayudaran a expresar el juicio definitivo. Tal jui-
exigencia, llevamos a la «persona-objeto» (P-O) cio se considera conveniente sintetizarlo en las
al domicilio de la sensitiva, siempre después de siguientes palabras: sí = las afirmaciones de la
la hora de la cena. Se decidió suprimir cualquier sensitiva son exactas; no = las afirmaciones de
tipo de presentación entre la P-O y la vidente, la sensitiva no son exactas; futuro = las afirma-
invitando a la primera a abstenerse de intervenir ciones de la sensitiva se refieren a acontecimien-
en las conversaciones preliminares habituales. tos que aún no se han producido; dudoso = las
Nos interesa aclarar que, en todo momento, afirmaciones de la sensitiva son tales que no se
cortamos bruscamente, en las raras ocasiones ha podido dar una respuesta, al faltar los ele-
en que nos vimos obligados a ello, cualquier in- mentos de juicio. Esto se debía bien porque la
tento involuntario de la persona-objeto de in- afirmación era excesivamente vaga, bien porque
tervenir en nuestras conversaciones; y esto lo hi- la P-O no sabía responder.
cimos con independencia de su personalidad o Llegados a este punto del experimento, la se-
condición. sión se consideraba terminada. Cada sesión
El experimento se desarrollaba de la forma si- duró como mínimo dos horas y como máximo
guiente. tres horas y media.
La sensitiva realizaba sobre la P-O una inves- Como ya hemos mencionado en el párrafo
tigación radiestésica por medio de un péndulo; anterior relativo al método adoptado, hemos
la P-O se mantenía de pie, mientras la sensitiva dividido los juicios relativos a cada una de las
exploraba detallada y progresivamente todas las afirmaciones en cuatro clases: sí, no, futuro,
zonas del cuerpo, de cabeza a pies, tanto por dudoso.
delante como por detrás. Permitimos que la El número total de afirmaciones efectuadas
sensitiva llevara a cabo dicho examen en cada por la sensitiva ha sido de 506. Por cada experi-
ocasión porque pensamos que ello creaba una mento, la sensitiva ha formulado entre un míni-
especie de «relación psíquica» o toma de con- mo de 14 y un máximo de 38 afirmaciones, con
tacto entre ella y la P-O. una media de más de 25 afirmaciones por cada
Una vez terminado el examen radiestésico, la persona-objeto.
sensitiva procedía a la lectura de la mano: para Hemos obtenido los siguientes resultados:
la radiestesia empleaba aproximadamente diez
minutos, mientras que en la lectura de la mano 367 sí (72,52 por 100).
precisaba entre un mínimo de veinte minutos y 24 no (4,74 por 100).
un máximo de cuarenta y cinco. Durante la lec- 93 futuro (18,4 por 100).
tura de la mano, la P-O sólo podía, cuando era 22 dudoso (4,34 por 100).

154
Alessandro Achillini: De subjetcto chiromantiae et physiognomiae, Bolonia, 1503.
Bibliografía Aristóteles: De historia animalium.
Beamish: The psychonomy of the hand, Londres, 1865.
Charles Bell: The hand — its mechanism and vital endowment as eving design, Londres, 1833.
Jean Baptiste Belot: Instructions pour apprendre les sciences de chiromancie et physiognomie, Rouen, 1647.
William G. Benham: The laws of scientific hand reading, Londres, 1922.
John Boulwer: Philocophus, or the dea/e and dumbe man's friend, Londres, 1660, aproximadamente.
Cari Gustav Carus: Uber Grund and Bedeutung der verschiedenen Formen der Hand, 1848.
Cheiro (Louis Hamon): Cheiro's language of the hand, Londres, 1894.
Bartolomeo Codeo (Andrea Corvo): Chiromantia —opus rarissima de eadem chiromantie, 1947.
Conde de Saint-Germain: Practical palmistry, Chicago, 1897.
A. R. Craig: The book of the hand, 1867.
Cureau de la Chambre: L'art de connattre les hommes, París, 1659.
Casimir-Stanislas D'Arpentigny: La chirognomie, 1839.
Adrien-Adolphe Desbarolles: Les mystéres de la main, París, 1859.
Adrien-Adolphe Desbarolles: Reveiations completes, París, 1879.
Johann Albert Fabricius: Gedanken von der Erkenntniss der Gemuther, etc., Jena, 1735.
Fred Gettins: // libro delta mano, trad. it., Milán, 1969.
Rudolph Goclenio: Aphorisma chiromantica, Nüremberg, 1592.
Rudolph Goclenio: Chiromantische Anmerkungen, Hamburgo, 1692.
Johannes Hasius: Praefatio laudatoria in artem chiromanticam, 1519.
Heron-Alien: A manual of cheiroscopy, 1885.
Hoeping: Chiromantia harmónica, 1681.
Johann Hortlich: Die Kunst Chiromantie, 1475.
Beryl Hutchinson: Su vida en sus manos, trad. del inglés, EDAF, Madrid, 1979.
Thomas Hyll: A brief and most pleasant epitomye of the whole art of physiognomie, Londres, 1556.
Johann Indagine: The book of palmestry and physiognomy, Londres, 1651.
Johann Indagine: Introductiones apotelesmaticae, 1522.
Ingeber: Chiromantia, metoposcopia et physiognomia, Frankfurt am Main, 1698.
Noel Jaquin: The uman hand — The living symbol, Londres, 1956.
Johann Kaspar Lavater: Physiognomische Fragmente zur Befórderung der Menschenkenntniss und Menschen-
liebe, Zurich, 1775-1778.
Gwen Le Scouezec: Cartomancia y quiromancia, trad. del francés, La otra ciencia, Martínez Roca, Barce-
lona, 1974.
Ludwig Heinrich Lutz: La chiromancie medicínale, París, 1650, aproximadamente.
Mayer: Chiromantia et physionomia medica, Dresde, 1792.
Georg von Meissner: Beitrüge zur Anatomie und Physiologie der Hand, Leipzig, 1853.
Adéle Moreau: L'avenir dévoilé — Chiromancie nouvelle, París, 1869.
Georges Muchery: Traite complet de chiromancie déductive et experiméntale, París, 1958.
Nostradamus: Centuries astrologicae, 1550-1556.
Nicholas Pompeius: Praecepta chiromantica, Hamburgo, 1682.
Joannes Praetorius di Zeitlingen: Cheiroscopia et motoposcopia, Jena, 1659.
Joannes Praetorius di Zeitlingen (a cargo de): Ludicrum chiromanticum, Jean, 1661.
Ronphile: Chyromantie naturelle, Lyon, 1653.
Johannes Rothmann: Chiromantiae theorica practica, 1595.
Richard Saunders: Physiognomie and chiromancie, Metoposcopie, Londres, 1653.
Richard Saunders: Palmistry: the secret thereof disctosed, Londres, 1664.
Julius Spier: The hands of children, 1944.
Elizabeth Daniels Squire: La fortuna nella vostra mano, Roma, 1969.
Johannes Taisniers: Opus mathematicum, Colonia, 1562.
Patrizio Tricasso de Cerasari: Epitoma chyromantica, París, 1560.
Patrizio Tricasso de Cerasari: Esposizione del libro «Chyromanzie» da Bart. Coclés, Venecia, 1531.

155
Albane de Siva, 132. Galeno, 13, 27.
índice analítico Alquimia, 14. «Gota de agua», 42.
Anillo, 119.
Anillo del celibato, 117. Heron-Allen, 7.
Anillo de la,familia, 70, 117. Hipócrates, 13.
Anillo de Marte, 70, 116; véase también Línea de Hortlich, Johann, 13, 14.
Marte. Huellas digitales, 23.
Anillo de Salomón, 66, 115-116.
Anillo de Saturno, 66, 116. índice, ámbito de las ambiciones, 33, 51.
Anillo de Venus, 66-67, 116. índice y «capacidad religiosa», 51.
Anular, o dedo de Apolo o del Sol, 33, 52-53. índice o dedo de Júpiter, 33, 51.
Anular y capacidades creativas, 52. «Influencias astrales», 19.
Anular y movimientos del espíritu, 33. Interrupciones (en las líneas de la mano), 61, 67,
Arco, 26, 29, 30. 77, 98, 106, 110, 112.
Aristóteles, 7, 13. Islas (marcas especiales), 61, 67, 77, 79, 87, 98,
Art de la chiromancie, L\ 14. 106, 110, 112.
Astrología, 14, 24, 27, 33, 51.
Jorge III de Inglaterra, 8.
Barras, 61, 67, 79, 87, 9í 106, 110, 111-112.
Beauharnais, Josefina, 7. Kunst Chiromantie, Die, 14.
Benham, William, 33.
Biblia, 7, 13. Lavater, Johann Kaspar, 19.
Bulwer, John, 42. Le Normand, Marie-Anne, 7, 135.
Lectura de la mano, consejos generales, 123-132.
Cabala, 19. Lectura de la mano, ejemplos, 135-150.
Capilares (marcas), 23, 61, 117-119, 130. Libre albedrío, 11.
Carus, Cari Gustav, 26-28, 29. «Línea alérgica», véase Línea de Mercurio.
César, 7. Línea de Apolo, véase Línea del Sol.
Cinturón de Venus, véase Anillo de Venus. Línea de la cabeza, 75, 87-99.
Clasificación, sistemas de, 26, 28-29. Línea de la convivencia, véase Línea del matri-
Cocleo o Coclés, Bartolomé (Andrea Corvo o Cor- monio.
vaeus), 14. Línea del corazón, 75, 82-87.
Constantes entre signos de la mano y personali- Línea de la creatividad, véase Línea del Sol.
dad, 24. Línea del destino, 75, 99-105.
Cruces (marcas especiales), 61, 66, 70, 79, 87, 106, Línea de dirección, véase Línea del destino.
110. Línea del éxito, véase Línea del destino.
Cuadrado de la enseñanza, 116; véase también Línea de Febo, véase Línea del Sol.
Monte de Júpiter. Línea de la fortuna, véase Línea del destino.
Cuadrados en la palma de la mano, 61, 66, 106. Línea hepática, véase Línea de Mercurio.
Curva de la creatividad o curva de fuerza, 30. Línea de los hijos, 112-114.
Cúspide, 64, 66, 67, 72. Línea de la intuición, véase Línea del Sol.
Línea de Marte, véase Anillo de Marte.
China, 13. Línea del matrimonio, 75, 110-112.
Chiromantia —opus rarissima de aedem chiroman- Línea de Mercurio, o hepática o de la salud, 75,
tiae, 14. 106-110.
Chiromantiae, 16. Línea de la riqueza, véase Línea del Sol.
Línea de la salud, véase Línea de Mercurio.
D'Arpentigny, Casimir-Stanislas, 19, 24, 26. Línea saturniana, véase Línea del destino.
Dactilomancia, 23. Línea simiesca, 98.
Datación, 61-64, 98. Línea del sino, véase Línea del destino.
Dedos, 33-58. Línea del Sol o de Apolo, 75, 105-106.
Desbarolles, Adrien-Adolphe, 19, 45, 63, 75. Línea de la vida, 75-80.
Destino, 11. Línea de la viudedad, 75, 114-115.
Diamont, Salomón, 27. Líneas transversales sobre el monte de la Luna, 70.
Líneas transversales sobre el monte de Venus, 70.
Eje longitudinal, véase Línea del destino. Lutz, Ludwig Heinrich, 14.
Enrejados (marcas especiales), 61, 66, 70, 79,
87, 98. Llanura de Marte, 70-72.
Enrique VIII de Inglaterra, 7. Llanura de Neptuno, 72.
Epytoma chiromantico, 123.
Estrellas (marcas especiales), 61, 66, 79, 87, 106, Mano, color, 23.
110. Mano, consistencia, 23, 25.
Mano, dimensiones, 23, 26.
Fisiognomía, 16. Mano, dureza, 23.
Fracturas, véase Interrupciones. Mano, flexibilidad, 25, 33, 34.

156
Mano, forma, 23. Palma de la mano, 16, 61-64.
Mano, los mundos de la, 33. Papus, 63, 64.
Mano, tipos fundamentales, 24. Paracelso, 16.
Mano, transparencia, 23. Phisiognomie and chiromancie, Metoposcopie, 7,
Mano de agua, 28. 16.
Mano ancha, 29. Physiognomische Fragmente zur Befórderung der
Mano cónica, 24, 29. Menschenkenntnis und Menschenlíebe, 19.
Mano cuadrada, 24, 29. Piel, calidad, 24.
Mano derecha, huella de los cambios produci- Piel, color, 24.
dos, 23. Platón, 13.
Mano derecha, impulsos del mundo exterior, 23. Pulgar, 33, 45-48.
Mano elemental, 24, 27, 29. Pulgar, ángulo de unión con la palma, 45-46.
Mano espatulada, 24, 29. Pulgar, flexibilidad, 45-46.
Mano estrecha, 29. Pulgar, nudos, 48.
Mano izquierda, impulsos del subconsciente, 23. Puntos (marcas especiales), 79, 87, 98, 110.
Mano izquierda, nociones subconscientes, 23.
Mano de madera, 28. Quirognomía, 11, 19, 23, 24, 26.
Mano de metal, 28. Quirología, 11, 19.
Mano mixta, 24. Quiromancia, 11, 13, 14, 19, 20, 23.
Mano motora, 27-28, 29. Quirosofía, 13.
Mano nudosa o filosófica, 24.
Mano poderosa, 39. Ramificaciones, 80, 84, 85, 86, 96, 98, 112.
Mano prensil, 27. Rascetas, 75, 115.
Mano psíquica, 24, 28. Rothmann, Johann, 16.
Mano sensible, 28, 29.
Mano táctil, 27. Saunders, Richard, 7, 16.
Manos, diferencia de marcas en las dos, 23. Signos capilares, véase Capilares.
Manual of cheirosophy, A, 7. Silla, Lucio, 7.
Medio o dedo de Saturno, 33, 51-52. Sóror hepaticae, véase Línea de Mercurio.
Meñique o dedo de Mercurio, 33, 53-54. Suetonio, 7.
Metoposcopia, 16. Surco de Rolando, 23.
Monte de Apolo, 64, 66.
Monte de Júpiter, 64, 66. Tipos planetarios, 19.
Monte de la Luna, 30, 64, 70. Tricasso de Cerasari, 123.
Monte de Marte-negativo, 30, 64, 69.
Monte de Marte-positivo, 41, 64, 69. Uña, 54-58.
Monte de Mercurio, 64, 67-69. Uña adunca, 58.
Monte de Saturno, 64, 66. Uña almendrada, 57, 58.
Monte de Venus, 45, 64, 69-70. Uña avellanada, 57.
Montes de la mano, 64-70. Uña cóncava, 58.
Mysteres de la main, Les, 19, 75. Uña convexa, 58.
Uña cuadrada, 57.
Napoleón Bonaparte, 7, 135. Uñas, color, 54, 57.
Newton, Isaac, 45. Uñas y control del sistema nervioso, 54.
Nostradamus, 13. Uñas y funcionamiento glandular, 58.
Nudo filosófico, 40. Uñas y lunetas y blancas, 58.
Nudo del orden, 40. Uñas rayadas, 58.
Nudo del sentido práctico, 40.
Nudos de los dedos, 40, 48, 69. Vashistha, 13.
«Vía láctea», véase Línea de Mercurio.
Ocultismo, 19. «Vía lasciva», véase Línea de Mercurio.

157
Archives Snark, París: páginas 14, 16 derecha, 43, 44, 68, 128, 134.
Referencias Biblioteca Trivulziana, Milán: páginas 32, 74.
Centro de Documentación Mondadori: páginas 12, 13, 15, 16 izquierda, 17, 19, 36 abajo izquierda, 42, 60
iconográficas (Lotti), 71, 78, 89 (Del Grande).
Foto Dani, Milán: páginas 2, 38.
Photographíe Bulloz, París: páginas 10, 118, 122, 126.
Photographie Giraudon, París: páginas 18, 36 abajo derecha, 125.
Museo de Arte de Cataluña, Barcelona: página 36 arriba derecha.
The National Gallery, Londres: páginas 55, 90.
Lionel Pasquon: páginas 34, 35, 135, 141, 143, 144, 145, 147.
Roger-Viollet, París: páginas 20, 22, 65, 81, 129, 131, 132.
Sammlung Thyssen-Bornemisza, Lugano: página 56.
Scala, Florencia: páginas 37, 49, 108.
Shogakukan Ltd., Tokio: páginas 50, 107.

158