Está en la página 1de 1

Curar con la mente

TRANSFORME LA ENFERMEDAD EN SALUD


Desde el punto de vista objetivo, la salud es sobre todas las cosas, un estado mental. Nuestra mente es
el arma más poderosa con la que contamos, y puede trabajar en nuestro favor. Si enfocamos nuestros
pensamientos hacia la perfección el cuerpo responderá de manera manifiesta. La curación mental
trabaja a nivel subjetivo o imaginario, por eso se trata de una curación psíquica. Una vez que
aprendamos a utilizar nuestra mente, podemos contribuir a nuestra sanación y a la de otras personas.

La mente es la base de la idea de salud. El concepto principal en el que se centra es la noción de


"perfección". La definición está tomada de la Metafísica y es como sigue: "La imagen de la perfección,
mantenida con confianza en el nivel relajado de la mente, tiene poder para modificar la
imperfección”.

La actitud mental es la base de la curación corporal. Ninguna técnica da resultado si no tenemos la


disposición correcta. Cuando usted utilice sus manos o sus ojos para curar, debe tener la mente
enfocada positivamente hacia lo que está haciendo.

Todo lo que se necesita para ejercer la curación es: Capacidad de relajación, Imaginación visual, Deseo
de sanarse un mismo y a los demás, y Esperanza y confianza en el éxito. Una vez que está seguro de
que cumple con los requisitos, puede trabajar para mejorar su capacidad de sanación. La fórmula para
hacerlo es simple. Lo primero que debe hacer es encontrar una habitación de la casa en la que pueda
estar tranquilo. Sólo con su imaginación usted debe crear otra habitación. Con paredes, techo, suelo,
ventanas. Píntela de los colores que quiera, decórela, visualice alfombras, muebles, etc. Instale una
gran claraboya en la habitación. Coloque una silla debajo de esa claraboya. Esa silla la utilizará cada vez
que entre en la habitación. Está bañada por la luz del cielo. Siéntase ahora mentalmente en esa silla.
Sienta la luz sobre usted como un halo dorado de luz. A continuación, relájese y visualícese en esa
habitación mental. Examine su cuerpo de arriba a abajo, teniendo en cuenta hacía que parte se siente
atraída su atención. Señale con la mano esa parte del cuerpo y pida que se torne transparente.
Imagínese a sí mismo en un estado de plena salud, visualice cada célula de su cuerpo regenerándose
por completo.

Lo importante es que las visualizaciones sean con lujo de detalles, que logres imaginar cada musculo,
cada tejido, cada órgano, en perfecta armonía para que la sanación fluya por su sola.