F

Taller de Lenguaje Nombres y Apellidos: Fecha: No de trabajo: Sharoll M. Fernandez Siñani 18 de febrero de 2011. 1. Romance de la luna, luna Federico Garcia Lorca

La luna vino a la fragua con su polisón de nardos. El niño la mira, mira. El niño la está mirando. En el aire conmovido mueve la luna sus brazos y enseña, lúbrica y pura, sus senos de duro estaño. Huye luna, luna, luna. Si vinieran los gitanos, harían con tu corazón collares y anillos blancos. Niño, déjame que baile. Cuando vengan los gitanos, te encontrarán sobre el yunque con los ojillos cerrados. Huye luna, luna, luna,

Una muerte transitada con cada verso. lúbrica y pura (inocencia sexual al principio contradictoria luego confirmada por la condición instintiva de la lubricidad). dando gritos. el yunque con los ojillos cerrados (símbolo de la tierra cobre la cual yacerá el niño cuando muera). no pises mi blancor almidonado. la que sugiere un narrador que implícitamente será testigo ocular. los gitanos. Las cabezas levantadas y los ojos entornados. su ancestral temor a la muerte siendo ésta catarsis. El aire la está velando.. lo eterno y lo primigenio. cómo canta en el árbol! Por el cielo va la luna con un niño de la mano. ¡ay. Elevación que se presenta antes. su deseo de ella.que ya siento sus caballos. durante y después de esa sensación ácida y dulce que deja esta lectura. blancor almidonado (expresión en la que se funden el elemento visual y táctil que enfatizan la pureza de manera retórica al llamar almidonado al blancor y no al vestido). El aire la vela. bronce y sueño. una luna distante. bronce y sueño (encuentro entre lo matérico de los gitanos describiendo el color de su piel y su misticismo) . es un atisbo de lo mágico. Dentro de la fragua lloran. desapego y abandono. . Niño. El jinete se acercaba tocando el tambor del llano. El poema nos lleva a través de la muerte. Dentro de la fragua el niño. los gitanos. orgasmo supremo. tiene los ojos cerrados. Amalgama de la realidad y el mito. y con todo. Esta no puede ser llanamente material. todo rodeado de la dramática presencia del aire envolvente que se hace elemento presagiador del fatídico desenlace. aristócrata que a su vez danza cual seductora gitana ante el contemplativo niño. Confrontamos una luna que encarna el descenso de la vida. déjame. Por el olivar venían. Las repetidas metáforas y símbolos se contraponen y confirman: polisón de nardos (doble metáfora de virginidad). Es pues una recreación de la infinidad del conflicto de la noche del hombre. vela. su desenlace. la del niño. Cómo canta la zumaya.