Está en la página 1de 4

LA TIERRA DE JAUJA

HONZIGERA, ladrón
MENDRUGO, simple, tonto PANARIZO, ladrón

HONZIGERA: Anda, anda, Panarizo, no te quedes atrás, PANANZO: SI, la espada.


que ahora es tiempo de hacer algo, HONZIGERA: ¿Dejaste la espada sabiendo lo que vamos a
que la gente está tranquila y las bolsas hacer?
descuidadas. PANARIZO: Mira, hermano, saca algo que
PANARIZO: ¿Qué quieres? ¿Puedes dar comamos que yo tengo mucha hambre.
más voces? Me dejaste empeñado en la HONZIGERA: Yo tengo más que tú. Y por eso
taberna v además estás dando estoy esperando aquí a uno que lleva de comer a
Voces. su mujer que está en la cárcel. Sé que le lleva una
HONZIGERA: ¿Por dos dineros que cazuela con buena comida y vamos a contarle
bebimos quedaste empeñado? aquellos cuentos de la tierra de Jauja y se quedará
PANARIZO: ¿Pues no? ¡Si no los tenía! tan embebido que, mientras, podremos llenar
HONZIGERA: Si no los tenías, ¿qué hiciste? nuestras panzas. (Entra Mendrugo, simple, cantando)
PANARIZO: ¿Qué iba a hacer sino dejar la espada? MENDRUGO: Mala noche me diste Maria del Rincón.
HONZIGERA: ¿La espada? PANARIZO: ¡Hola! ¡Ea! ¿Vamos?

1
MENDRUGO: Si, señor, ya voy acabando, espere: Mala MENDRUGO: Que no, ¡qué ligeros son de manos!
noche me diste. Dios te la dé peor... PANARIZO: Pues dinos adónde vas.
HONZIGERA: ¡Hola! MENDRUGO: Voy a la cárcel.
MENDRUGO: ¿Hablan vuestras mercedes conmigo o con PANARIZO: ¿A la cárcel? ¿A qué?
ella? MENDRUGO: Tengo a mi mujer presa.
HONZIGERA: ¿Quién es ella? HONZIGUERA: ¿ Y por qué?
MENDRUGO: Una que es MENDRUGO: Dicen que por alcahueta.
redonda con sus dos asas y PANARIZO: Y tu mujer ¿no tiene alguien que la
abierta por arriba. defienda?
PANARIZO: La verdad es que no MENDRUGO: Si, señor. Y ahora dicen que le
hay quien acierte tan extraña van a dar un obispado.
pregunta. HONZIGERA: ¡Obispado!
MENDRUGO: ¿Se dan por MENDRUGO: SI, obispado y Dios quiera que
vencidos? ella lo sepa regir, que, según dicen, seremos ricos. Diga,
PANARIZO: Si. señor, ¿sabe vuestra merced qué dan en estos obispados?
MENDRUGO: Cazuela. PANARIZO: ¿Sabes qué dan? Mucha miel, mucho zapato
HONZIGERA: ¿Llevas una cazuela? viejo y...

2
MENDRUGO: ¡Válgame Dios! ¿Todo eso dan?.Ya deseo PARANIZO: Y las hojas de los árboles son hojuelas y estos
verla obispesa. árboles dan buñuelos y caen en el no de miel y dicen
HONZIGERA: ¿Para qué? comeme, cómeme.
MENDRUGO: Para ser yo obispeso. HONZIGUERA: Mira para acá.
HONZIGERA: Mucho mejor sería, si tú lo puedes MENDRUGO: Ya miro.
conseguir, que la hicieran obispesa de la tierra de jauja. HONZIGERA: Ven acá; siéntate aquí en medio de los dos
MENDRUGO: ¡Cómo! ¿Qué tierra es ésa? Mira...
HONZIGERA: Una tierra muy buena. Allí a la gente le MENDRUGO: Ya miro.
pagan por dormir. MENDRUGO: ¿De verdad? HONZIGERA: Mira, en la tierra de jauja hay un no de miel
PANARIZO: Si, de verdad. y junto a él otro de leche, y entre no y no hay mantequillas
HONZIGUERA: Ven acá. siéntate un rato y te contaremos y requesones y caen en aquel no de la miel, que parece que
las maravillas de la tierra de Jauja. están diciendo: «cómeme, cómeme».
MENDRUGO: ¿De dónde, señor? MENDRUGO: No hace falta convidarme a mí tantas
PANARIZO: De la tierra en la que azotan a la gente por veces.
trabajar. PANARIZO: Escucha aquí.
MENDRUGO: ¡Oh, qué buena tierra! Cuénteme las MENDRUGO: Ya escucho, señor.
maravillas de esa tierra.

3
PANARIZO: Mira: en la tierra de Jauja hay unos árboles PANARIZO: Y junto a cada ave hay un cuchillo y no tienes
que sus troncos son de tocino. que hacer más que cortar y las aves dicen: «cómeme,
MENDRUGO: ¡Oh, benditos árboles! comeme.»
HONZIGUERA: Mira en la tierra de Jauja las calles están MENDRUGO: ¿Hablan las aves?
empedradas con yemas de huevo y entre yema y yema hay HONZIGUERA: Óyeme.
trozos de tocino. MENDRUGO: Ya le oigo Estaría todo el día oyendo
MENDRUGO: ¿Tocino asado? hablar de cosas de comer.
HONZIGUERA: Y tan bien asado que dice "cómeme, HONZIGUERA: Mira: en la tierra de jauja hay muchas
cómerne" cosas dulces y hay un vino que dice él mismo: «bébeme,
MENDRUGO: Ya parece que lo como. bébeme.»
PANARIZO: Oye, bobo.
MENDRUGO: Ya oigo.
PANARIZO: Mira, en la tierra de Jauja hay unos asadores
muy largos llenos de gallinas, perdices, conejos...
MENDRUGO: ¡Oh, cómo los como yo!

También podría gustarte