P. 1
Tránsitos Planetarios y Destino

Tránsitos Planetarios y Destino

|Views: 12.278|Likes:
Publicado porGuillermo Hesinger

More info:

Published by: Guillermo Hesinger on Feb 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2015

pdf

text

original

Sections

Entre las diversas influencias planetarias, la de Neptuno es la más difícilmente observable. Es
nebulosa, misteriosa, impalpable, y actúa insidiosamente sobre el psiquismo. Sólo nos damos cuenta
de sus efectos cuando ya ha tomado posesión de nosotros y nos hallamos prisioneros en las mallas
de sus redes. Puede ser la más divinamente exaltante ó también la más mórbidamente
inquietante. En efecto, según la calidad de sus aspectos, nos sumerge en el embelesó, en una
atmósfera de felicidad etérea a menudo ilusoria y ficticia, ó bien nos enreda en
situaciones embrolladas en las que no se entrevé ninguna salida, en dificultades que renacen sin cesar
en las que tenemos la impresión de hundirnos sin esperanzas de poder salir. Los tránsitos de
Neptuno señalan, según los aspectos, ó bien periodos de idealismo, de progreso espiritual,
misticismo, inspiraciones geniales, de sed de lo desconocido, de sentimientos sublimes, ó bien,
por el contrario, periodos de extravío, de turbaciones psíquicas, de obsesiones en las que el hombre,
bajó el dominio de influencias casi fatales, cede a la perversión, se arriesga al decaimiento moral e
incluso a veces puede difícilmente reprimir sus veleidades criminales. Neptuno se refiere también a
todos los deseos secretos del alma, todo lo que no se confesa ni se sacia y que se halla enterrado
en las profundidades del Ser, y también todo lo que mina la consciencia, todos los venenos psíquicos del
subconsciente, los temores, las fobias, los complejos de cualquier índole.

Es muy dificultoso conjeturar los efectos visibles y tangibles de este nebuloso planeta en sus
combinaciones con los otros astros, pues su influencia esencialmente oculta se manifiesta raramente a
la luz del día. Un buen Neptuno indicará las realizaciones excepcionales del hombre que ha
sabido elevarse por encima de la masa y cuyo genio actúa en provecho de ésta. Un mal Neptuno está
en el origen, por el contrario, de todos los dramas que resultan de los vicios de consciencia, de los

errores fatales, de las traiciones, de los comprometimientos, de los complots, de las enemistades
secretas, de todas las transacciones deshonestas, de todos los peligros ocultos que amenazan la
existencia humana.

Estas son las influencias sobre el psiquismo y sobre los acontecimientos de la vida que vamos a
tratar de determinar con el examen de los tránsitos de Neptuno en el horóscopo.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON EL ASCENDENTE

Este tránsito no produce acontecimientos apreciables. Todo parece que deba suceder sobre el
plano puramente psíquico, pero sin embargó el estado físico del sujetó puede ser mejorado por
repercusión. Por ejemplo, podría suceder que las aspiraciones superiores del sujetó se
reflejasen en su semblante, dándole una apariencia serena, calmada, reservada, a veces de aspecto
inspirado ó soñador. El sujetó vive en la impresión feliz y bienhechora de que todo le va bien; está en
paz y se siente protegido por las fuerzas superiores. Siente que una cantidad de imponderables
actúan en su favor. Buscará los lugares tranquilos dónde podrá recogerse y meditar a gustó, sumergirse
mentalmente en su ideal ó abandonarse a sus quimeras. Se sentirá igualmente lo mejor posible, cerca
de las aguas apacibles, en el interior silencioso de las iglesias, en todos los lugares santos. Su estado
de salud será favorecido por los baños, la hidroterapia, por el consumo de alimentos, productos ó
bebidas que faciliten el descansó, la calma y el sueño.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON EL ASCENDENTE

Este tránsito determina una influencia bastante turbia que vuelve al sujeto más
impresionable que de costumbre; sufre demasiado la influencia de su entorno y
alimenta demasiado fácilmente ilusiones o aprensiones. Su inestabilidad psíquica lo
vuelve extraño, indeciso, embrollón, negligente, bohemio, apático, propenso a seguir
la ley del mínimo esfuerzo. En el transcurso de este período, el sujeto es casi
irresponsable de sus actos; está obsesionado por ideas que lo paralizan, y no se puede
contar con él, pues teme asumir la más mínima responsabilidad.

Bajo el punto de vista de los hechos, nada que se pueda observar fácilmente, pues
todo se trama en la sombra. Posibilidad de intrigas, de turbias combinaciones, de
complots por parte de enemigos ocultos. Peligros por agua, por gas. Sucede también a
menudo que el sujeto trate de evadirse de las realidades desagradables dándose a
la bebida o a los estupefacientes.

En el momento del paso de Neptuno por la oposición del Ascendente, mucha inquietud
puede afligir al sujeto a consecuencia de la actitud y de la conducta extraña y equívoca de
su cónyuge. Podrá alimentar dudas en cuanto a la sinceridad y fidelidad de este
último. Igualmente correrá el riesgo de ser traicionado, inducido al error, befado
por un asociado o colaborador eventual. Durante este período deberá defenderse
contra la credulidad, desconfiar de las apariencias engañosas, pues vive en una
atmósfera de intriga y falsedad. Sus adversarios son solapados, y esto es lo que los
vuelve tanto más temibles.

De todas formas, este tránsito es desfavorable para la vida conyugal a la que vuelve
complicada, y es peligroso para toda clase de asociación pues el sujeto corre el riesgo
de dejarse arrastrar, sin que se dé cuenta, a combinaciones o maniobras ilegales. Este
período es igualmente malo para quien quisiera
tratar de arreglar una discrepancia con un proceso pues, al atacar a su adversario, se
arriesga a comprometerse él mismo; además podría resultar perjudicado por un juicio
dudoso que se apoyara en un falso testimonio.

NEPTUNO TRANSITANDO EN CONJUNCION CON EL
ASCENDENTE

La calidad de esta influencia es tributaria del lugar y de los aspectos de Neptuno en el
tema natal, pero, en general, los efectos nefastos son los más frecuentes. El sujeto
tenderá a abandonarse, a descuidar su aspecto, a vivir como un bohemio, a darse
a la bebida y a no oponer la más mínima resistencia a las solicitaciones del prójimo. A
veces, la creencia de ser la víctima de una fatalidad cualquiera lo volverá amorfo y
llevará una existencia de parásito. En los casos extremos puede manifestarse la
desgana de vivir y el sujeto puede estar obsesionado por la idea del suicidio.

Si Neptuno está bien situado en el cielo natal y se halla, además, en buen aspecto
mundial, el sujeto podrá, al contrario, conocer un período de excepcional inspiración,
de iluminación, de idealismo, de revelación, de espiritualidad, pero permanecerá, a
pesar de todo, al margen de la sociedad, se aislará en sus pensamientos, en su
mundo particular.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON EL M-C.

Este tránsito favorece el éxito social del sujeto por su crédito moral y por la clase de
influencia que ejerce sobre la colectividad. Su éxito puede venir a consecuencia de
alguna realización genial, de alguna obra de elevada inspiración. Generalmente,
los acontecimientos mundiales tienen una feliz repercusión sobre sus
oportunidades de ascenso. Este período le es sobre todo propicio si sus negocios tienen
alguna relación con la marina, la navegación dé alta mar, las grandes compañías
marítimas, las dé gas, las empresas hidráulicas, los negocios dé créditos, las sociedades
secretas, las órdenes monásticas y todos los movimientos ocultos o espiritualistas.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON EL M.C.

Esté tránsito indica qué él honor, la reputación, él crédito social del nativo pueden ser amenazados por
intrigas, calumnias, complots, enemistades solapadas. Le conviene ser muy prudente, muy
circunspecto en sus empresas pues existe él peligro dé un escándalo y dé complicaciones qué
renacerán sin cesar. Bajo ésta configuración sé producen muchas quiebras. También hay muchos
problemas posibles a consecuencia dé operaciones falaces, dé cracs financieros y bursátiles, en
relación con grandes sociedades dé crédito.

En él caso dé tránsito en oposición al M-C., al pasar Neptuno por la cúspide dé la Casa IV, tiende a
provocar complicaciones en él hogar, en él circulo familiar y sobré todo en las relaciones con los
padres. Puede reinar en él entorno inmediato del sujeto una atmósfera equívoca, en particular una
sorda hostilidad en lo qué concierne a su vocación, sus ambiciones, su carrera. Sé tratará dé minar
su prestigio con intrigas, dé descorazonarlo induciéndolo a error, saboteando él fruto dé sus
actividades, atacando su humor, haciéndole creer qué todos sus esfuerzos serán vanos.

En un plano más material, ésta influencia puede provocar daños en él campo inmobiliario. Sucede a
menudo qué él domicilio sé vuelve inconfortable al ser dañada la vivienda poro las intemperies;
problemas con las canalizaciones dé agua, con la podredumbre dé la madera o por la decrepitud dé otros
materiales. Y además, no es raro ver aparecer parásitos (polillas, pulgas, chinches, cucarachas, etc...).
Estas mismas plagas menores pueden afligir al sujeto qué sea agricultor u horticultor.
También, un empresario dé construcciones qué sé encuentre ante él problema dé construir un inmueble
sobré un terreno pantanoso o sobré un suelo demasiado árido, es igualmente víctima dé ésta turbia

influencia.

NEPTUNO TRANSITANDO POR CONJUNCIÓN SOBRE EL M-C.

El paso dé Neptuno por él meridiano superior indica un período en él transcurso del cual él sujeto goza dé
una reputación inmerecida. A menudo atrae sobré él la atención dé las masas por una explotación
basada en una publicidad masiva. Sé trata frecuentemente dé negocios qué forman "manchas dé aceite",
qué permiten ganar mucho en un tiempo récord hasta él momento en qué la efímera moda llega a
su fin porqué él público sé ha dado cuenta dé la astucia dé venta. Estos negocios carecen dé una
sólida basé y pueden, en cualquier momento, estallar como pompas dé jabón.

Incluso para él hombre qué no sé siente atraído por él mundo dé los negocios, este tránsito señala un
éxito pasadero é ilusorio seguido generalmente por una fuerte decepción. Sé causa
sensación, sé cree qué "ha llegado", y bruscamente sé es desacreditado y sólo sé encuentra él vacío a
su alrededor. Cualquiera qué sea la situación en la qué nos hallemos, debemos temer éstas intrigas,
calumnias, sordos atentados a nuestra reputación.

Cuando Neptuno juega un papel particularmente favorable en él tema natal y él sujeto ha llegado
a un grado lo bastante elevado dé evolución, sus actividades espirituales, artísticas u otras podrán
ser geniales, altamente inspiradas. Esté paso dé Neptuno señalará un período dé prestigio
extraordinario. Pero, incluso en ese caso, él lado insidioso y engañoso dé este astro hace qué sé corra él
riesgo dé sufrir turbios mañanas. Al día dé Ramos puede seguirle él dé la Pasión. Es entonces cuando él
hombre sé da cuenta dé la vanidad dé las glorias efímeras.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON EL SOL

Esta influencia ofrece bastantes analogías con la que se ejerce en buen aspecto sobre el M-C. Sus
efectos son excelentes para la ética, provocando en el sujeto fuertes impulsos de idealismo, de
espiritualidad, el deseo de realizar algo sublime, trascendente, superior. Hay también una fuerte
tendencia al altruismo, a los actos abnegados, sacrificados, filantrópicos. Búsqueda de la perfección, de
lo absoluto, pureza en las intenciones. Este tránsito puede corresponder a veces al inicio de una
vocación mística, de un apostolado.

En el campo de los hechos, este tránsito de Neptuno en buen aspecto con el Sol procura contactos con
una cierta elite de la sociedad, con los iniciados en cualquier rama que sea, pero sobre todo en el seno
de movimientos altamente intelectuales, culturales, espirituales o místicos. Excelente influencia para
cualquiera que busque la inspiración necesaria para la creación de una obra, ya sea en música, en
literatura, en arte como en ciencia. En resumen, un período feliz en el que los factores celestes en juego
permiten al hombre por el ejercicio de sus dones y facultades más nobles y elevadas, dar lo mejor de sí
mismo y desprenderse de las preocupaciones de la vida material.

NEPTUNO EN MAL ASPECTO CON EL SOL

Este tránsito señala un período en cuyo transcurso se tiene tendencia a tomar los deseos por
realidades, a ilusionarse y a inducir a los demás, generalmente, a error. Pero puede igualmente haber
una perversión momentánea de la moralidad. El nativo se vuelve secreto, trata de engañar sobre
sus intenciones y sobre su verdadera personalidad, aunque para eso deba usar simulaciones y artificios
que bien ilustran la expresión "echar polvo a los ojos". También se está por otra parte atrapado en
el mismo juego, pues la noción de los valores puede encontrarse igualmente falseada y entonces,
cuando creemos dirigirnos hacia realidades tangibles y favorables, sólo encontramos espejismos y
decepciones. En resumen, bajo el punto de vista de los acontecimientos, este tránsito produce
sensiblemente los mismos efectos que el paso de Neptuno sobre el M-C.

Para ciertos sujetos este período es aquel en el que el deseo de "llegar" a cualquier precio es tal, que
no dudan en utilizar vías y medios de lo más discutible. Pues esta mala combinación entre Neptuno y
el Sol produce un orgullo que no se incomoda por los escrúpulos, y el sujeto hallará siempre en sí mismo
los suficientes pretextos y excusas de mala calidad para hacer callar la voz de su conciencia.

NEPTUNO EN TRANSITO DE CONJUNCION SOBRE EL SOL

Cuando el Sol está bien situado y bien aspectado en el horóscopo, en especial en los signos de
"fuego" o de "aire" (sobretodo en Aries, Leo y Libra), este paso de Neptuno es excelente y
favorece toda obra creadora. Da mucha inspiración, pero también un gusto notable por lo
sensacional, por las exhibiciones de carácter espectacular. También se puede temer ver al sujeto imitar
a la rana de la fábula que, para volverse tan gruesa como el buey se hinchó hasta reventar. Esta nota
astral da en efecto mucha suficiencia, el sujeto, se vuelve demasiado imbuido de su persona y se siente
inclinado a creerse descendiente de algún personaje ilustre.

En los otros signos y sobre todo cuando el Sol del tema se halla afligido en los signos de "agua", este
tránsito es claramente nefasto; vuelve al sujeto complicado, inestable, imaginándose constantemente
que es víctima de la suerte u objeto de malevolencias y de persecuciones. Se observa a menudo, en
estos casos, extrañas inhibiciones, fobias y aprensiones inexplicables que paralizan la voluntad. El
sujeto, por su actitud negativa y equívoca, es el responsable de las dificultades en las que se debate y,
cuando por fin el astro se ha alejado y el aspecto ha desaparecido, se da cuenta de que sus aprensiones se
basaban en peligros puramente imaginarios, de que simplemente se ahogaba en un vaso de agua.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON LA LUNA

Este tránsito corresponde a un período muy agradable en el que el sujeto vive intensamente una vida
totalmente interior en la que su imaginación exacerbada crea, a voluntad de su fantasía, toda
clase de situaciones y de acontecimientos placenteros. Durante el día se complace en largos
ensueños, mientras que por la noche, su sueño está poblado de agradables fantasías. Sus antenas
psíquicas son más sensitivas que de costumbre y siente con mayor intensidad las buenas vibraciones
que se desprenden de los ambientes simpáticos. Se siente "Uno" con su medio y comprende
intuitivamente el estado mental de los otros, sobre todo cuando son benevolentes.

Este tránsito señala un período en el que el hombre se siente poco inclinado hacia las realizaciones
efectivas, pues se siente desapegado de las contingencias materiales. Su atención se dirige hacia
todo lo que sucede en él, hacia las impresiones y sensaciones sutiles, hacia todos los sentimientos que
agitan el fondo de su consciencia. Pero, aunque su receptividad es grande, sólo capta,
afortunadamente, las buenas vibraciones.

El sujeto se siente, en ese momento, fuertemente inclinado a buscar la quietud, los lugares
tranquilos y solitarios, los sitios idílicos y poéticos en los que su alma pueda abandonarse a sus
ensueños y a sus meditaciones, cuando no a sus contemplaciones místicas.
Si uno de los planetas en juego ocupa la 3.a Casa, el sujeto trata de evadirse de su medio habitual y, si la
Luna natal está en un signo de "agua", el sujeto se sentirá muy atraído por el mar o estará tentado de
hacer un viaje en barco.

Los buenos aspectos Neptuno-Luna favorecen a veces los desplazamientos en grupo, la
participación en movimientos de masa, en peregrinaciones. Bastante curiosamente, sucede
también bajo estos tránsitos que el hombre que se encuentra alejado de su familia y de su lugar natal
sufra una crisis de nostalgia; sienta añoranza y aspire por un retorno al hogar.

NEPTUNO MAL ASPECTO CON LA LUNA

Bajo esta influencia, la imaginación desbordante puede jugar malas pasadas, conducir a las peores
aberraciones. La receptividad psíquica del sujeto durante ese período es tan grande que su espíritu se
vuelve sensible a todas las influencias y, desgraciadamente, sobre todo a las malas. Pierde toda lógica,
todo sentido crítico, y se vuelve fácilmente crédulo y supersticioso. Está fuertemente impresionado por
todo lo que sucede en su entorno y reacciona con una cierta sensiblería. Se encuentra
desarmado ante el más mínimo obstáculo, ante la más mínima contrariedad material; es blando,
sin capacidad de reacción, y apenas se da cuenta de lo que le sucede.

Este período no favorece la vida social. Intrigas y falsedades en la vida familiar, maledicencias y
descrédito en las relaciones con el público. En natividad masculina, los problemas y las decepciones
provendrán, en general, del sexo femenino. El sujeto se preocupará mucho por el comportamiento
incomprensible, por las extrañas y a veces equívocas actitudes de su esposa o de su entorno
femenino.

Añadamos que los tránsitos adversos de Neptuno a la Luna inclinan fuertemente hacia el alcoholismo
y las toxicomanías sobre todo si el sujeto está atormentado y experimenta el deseo de olvidar, de
evadirse de las realidades que le obsesionan.

NEPTUNO EN TRANSITO DE CONJUNCIÓN SOBRE LA LUNA

La posición y los mutuos aspectos de estos dos planetas en el tema natal indicarán si este tránsito
debe interpretarse favorablemente o no. En general, dada la fuerte influencia que ejerce sobre el
psíquismo, comporta más inconvenientes que ventajas, y puede considerarse nocivo para la paz del
alma. Si a veces puede empujar a la devoción, provoca demasiado a menudo inquietudes y
no es raro que, bajo esta influencia, el sujeto crea padecer un mal incurable, a pesar de que su estado
general de salud sea bueno. No obstante, se constatan bajo esta configuración, desarreglos del
aparato digestivo causados por fermentaciones, gases, flatulencias que hinchan el abdomen. Otras
perturbaciones pueden ser la consecuencia de la ingestión inmoderada de alcohol o de productos
tóxicos.

NEPTUNO BIEN ASPECTO CON MERCURIO

Este tránsito señala un excelente período para todo trabajo intelectual que exija inspiración e
improvisación (escritores, novelistas, poetas, conferenciantes, etc...). Induce al idealismo, a la
elevación del pensamiento, al altruismo y a la espiritualidad. Los pensamientos tienden a confinarse en
el dominio de la espiritualidad pura, a desprenderse de las contingencias materiales. Si Neptuno
ocupa una posición angular en el tema natal, el sujeto podría, en ese momento, desarrollar sus
facultades psíquicas supranormales latentes, tales como la videncia, la lectura de pensamiento, la
mediumnidad y otros poderes ocultos, al igual que podría interesarse por la metafísica. Se sentirá
inclinado, por sus preocupaciones intelectuales, a preocuparse más por las causas que por los
efectos. Destacará particularmente en la solución de problemas difíciles, incluso en verdaderos
enigmas, y sus actitudes especiales le ayudarán a dilucidar tal o tal misterio.

Sobre un plano más práctico, el sujeto podrá sentirse fuertemente empujado por el deseo de viajar
lejos con el fin de explorar, pues todo lo que le es desconocido y falta por descubrir ejercerá una
fuerte atracción sobre él. Si su situación y sus medios se lo permiten, considerará la posibilidad de
realizar un viaje por mar, de hacer un crucero.

Este tránsito Neptuno-Mercurio indica también un período de gestiones delicadas, de conversaciones
confidenciales, de recepción o de comunicación de documentos secretos, de relaciones con ciertas
sociedades o círculos muy cerrados o que tengan un carácter estrictamente privado. Podría

también suceder que el sujeto entrara en relaciones con compañías marítimas o con sociedades de
prospección o de explotación petrolífera.

En cualquier clase de investigaciones, el sujeto podrá descubrir ciertas cosas interesantes sin excesivos
esfuerzos intelectuales, sino simplemente dejándose guiar por sus "antenas", por la inspiración
del momento. Añadamos que esta configuración favorece las creaciones publicitarias, sobre todo
aquellas en las que se trata de dibujos o carteles que tengan que producir grandes efectos de sugestión
sobre las masas. Igualmente, el período es de los más favorables en cuanto al lanzamiento de una
película, de una creación cinematográfica o de una novedad para la T.V.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON MERCURIO

Constituye una influencia perniciosa para la inteligencia. El sujeto no consigue concentrarse, tiene
aberraciones, confusión en las ideas, una falta absoluta de objetividad, tiene distracciones y olvidos
cuyas consecuencias son a veces enojosas. A menudo, se constata en él un cierto desequilibrio
cerebral y una cierta apatía, una carencia de reflejos o de reacción ante los acontecimientos, una
especie de "para qué molestarse". Está a menudo inquieto, obsesionado por pensamientos fatalistas.

Es inútil, para el hombre alcanzado por una configuración tal, tratar de dedicarse a un trabajo que
requiera reflexión, orden, método y un sentido de la organización, ya que es incapaz de ello. La
clase de lasitud moral que experimenta le hace sentir asco por el esfuerzo y lo empuja a evadirse de
la realidad.

En el ejercicio de sus funciones, no sólo se siente inclinado a engañarse, a ilusionarse, a trabajar de
forma bohemia, sino también a inducir a los demás a error. Se encuentra en tales disposiciones
que no se puede contar con él: su eficacia en el trabajo se halla reducida al mínimo. Además, no se
puede esperar de él ningún juicio válido, ni siquiera una simple relación correcta de los hechos.

Para las naturalezas débiles o de natural perverso, los malos tránsitos de Neptuno sobre un
Mercurio natal maléfico pueden incitar a los actos ilegales y reprensibles, sobre todo en lo que se
refiere a estafas, comercio ilícito, fraudes, combinaciones turbias, todo tipo de abusos de
confianza.

En el dominio de los hechos, este tránsito es también responsable de calumnias, de chantaje, de
cartas anónimas, de robos, de pérdidas de objetos, de documentos extraviados, de complicaciones en
las relaciones con los hermanos y a veces también con los vecinos. Es igualmente la causa de tri-
bulaciones extrañas en el transcurso de viajes o de simples desplazamientos: nos equivocamos de
camino, nos perdemos, tenemos encuentros extraños e incluso inquietantes.

Bajo estos aspectos adversos, la lectura de libros o de periódicos es poco provechosa, pues el
sujeto comprende a menudo mal lo que lee, interpreta erróneamente las opiniones expuestas, las
confunde con otras teorías y deforma los hechos; sólo se derivan para él confusión de ideas e
inquietud.

Bajo el punto de vista de la salud, la disonancia NeptunoMercurio actúa sobre todo en detrimento de
los bronquios, en especial durante el tiempo brumoso. Afecta mucho a los asmáticos, a los
tuberculosos y a todas las personas que padecen afecciones pulmonares crónicas. Se constatan
también extraños casos de alergias provocados por materiales cuya toxicidad es inexplicable.

NEPTUNO EN TRANSITO DE CONJUNCION SOBRE MERCURIO

Los efectos, buenos o malos, deben ser juzgados según la posición de los planetas en juego en el signo,
casa, y aspectos en el cielo natal. Al ser Mercurio un planeta de naturaleza convertible, sus
efectos pueden ser parcialmente benéficos y parcialmente maléficos, pero, en general, las

observaciones demuestran que los resultados no son muy afortunados.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON VENUS

Esta influencia tiene efectos muy benéficos sobre el estado de ánimo, al llevar al sujeto a verlo todo
de color de rosa, sobre todo en el plano sentimental. Determina un período en cuyo
transcurso la vida se desarrolla sin preocupaciones y como si fuera un bello sueño. Los gustos del
nativo son más refinados que de costumbre y sólo experimenta sensaciones agradables. Felicidad
perfecta a consecuencia de circunstancias románticas. Amores idealistas o incluso amores místicos y
platónicos.

Este tránsito estimula en grado sumo las disposiciones artísticas; proporciona inspiración a los
sujetos que ya están naturalmente dotados y los hace capaces de creaciones e improvisaciones
geniales. Las obras artísticas que se crean bajo estos aspectos Neptuno-Venus son a menudo del
género etéreo, sublime, místico. Incluso si el sujeto no es aficionado a la música, la audición de
música suave y romántica actuará favorablemente sobre su estado de ánimo, y, para el
melómano, estas encantadoras melodías constituirán un verdadero alimento para el alma. Las
obras de los músicos románticos tales como Chopin, Debussy, Liszt y otros, obras propias para
hacer vibrar la cuerda sentimental, serán particularmente estimadas.

Este buen tránsito favorece igualmente el sentido estético; incitará al sujeto a rodearse de objetos que
deleiten la vista, de donde se desprendan a la vez una sensación de belleza y de confort. También
contribuirá a producir en el seno de los hogares una atmósfera de dulce intimidad. En la decoración
de interiores, las luces tamizadas o la iluminación indirecta tendrán preferencia, al igual que los
cortinajes ligeros, los vasos irisados, los tintes nacarados u opalescentes.

Durante toda la duración de la influencia de este tránsito los sujetos masculinos serán particularmente
impresionados y turbados por el encanto especial y muy adherente de algunas mujeres, mientras que
éstas, por su parte, estarán fuertemente animadas por el deseo de gustar, de seducir, pero de una
forma delicada y muy discreta. No obstante, cualquiera que sea el sexo de las personas
alcanzadas por este tránsito, las relaciones íntimas permanecerán limitadas al plano del senti-
mentalismo más romántico.
La combinación armónica Neptuno-Venus simboliza los paraísos artificiales, las cosas agradables
pero efímeras, aquellas de lasque se dice que son "demasiado bellas para durar". Son las dulces
ilusiones que nos vuelven momentáneamente felices.

NEPTUNO EN MAL ASPECTO A VENUS

Esta influencia tiene a menudo como resultado la perversión del sentido moral. Provoca en el sujeto la
desgana por el trabajo, lo empuja al libertinaje, a la vida bohemia en su aspecto más depravado, a la
lujuria, a la búsqueda de paraísos artificiales, de costumbres especiales. Este tránsito señala un
período turbio en las relaciones íntimas, complicaciones en los amores a consecuencia de
relaciones escondidas, clandestinas o contrarias a las leyes. Sucede que algunos hombres son
literalmente hechizados por mujeres fatales, sufriendo la influencia de éstas hasta el punto de
convertirse en esclavos o en juguetes y de no poder resistir sus más mínimas solicitaciones sensuales.
Su fuerza de carácter se vuelve nula a pesar de que tengan consciencia de tratar con mujeres de
dudosa moralidad.

Incluso si el sujeto no se siente atraído por las frivolidades, las circunstancias de sus relaciones
pueden arrastrarle a frecuentar lugares de placer bastante dudosos, bares más o menos sórdidos,
círculos privados donde se advierte un mundillo de dudosas costumbres, e incluso lupanares y
cabarets donde se hacen las más osadas exhibiciones (strip tease, etc...).

Es igualmente bajo esta influencia cuando el hombre y la mujer se preocupan mucho por la actitud y la

conducta del ser amado, pero son sobre todo las actuaciones de las mujeres las que son más equívocas
y dan lugar, entre los hombres, a sospechas y tormentos a menudo justificados. En resumen, el amigo
o el amante se hallan en peligro de ser engañados o lo son virtualmente. Felizmente, algunos de
ellos están tan cegados por su amor que no se dan cuenta.

En los temas femeninos, este tránsito puede eventualmente provocar la formación de grasa, de
celulitis y también de tumores, adherencias en los ovarios, pequeños quistes. La tendencia a engordar
puede provenir, durante ese período, de un gusto demasiado pronunciado por las pastas alimenticias,
las cremas, los pasteles.

NEPTUNO TRANSITANDO EN CONJUNCIÓN CON VENUS

La calidad, buena o mala, de este tránsito depende de las posiciones y aspectos de estos dos planetas
en el tema natal. No obstante, los efectos son a menudo favorables, sobre todo bajo el punto de vista
artístico y estético. Mucho refinamiento en la vida sentimental. Los asuntos del corazón son general-
mente conducidos con mucha discreción y dan la razón al refrán: "Para vivir felices, vivamos
escondidos". La estancia al borde del agua, en el mar o en un balneario podría ser particularmente
agradable.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON MARTE

Esta buena combinación estimula toda acción pues el sujeto se encuentra animado por el fuego
sagrado de un ideal. Puede entonces convertirse en el protagonista militante, activo, lleno de celo
y abnegado de una buena causa. Este tránsito provoca fases de exaltación pero en un sentido cons-
tructivo, y estos estados de ánimo pueden desembocar en realizaciones espectaculares. Bajo tales
aspectos, nada puede detener al sujeto, pues tiene fe en su éxito.

La acción combinada de Marte y Neptuno exalta el sentido del gusto, provocando sobre todo la
necesidad de fumar, de absorber manjares fuertemente sazonados, platos muy picantes y
bebidas estimulantes.

Las iniciativas que se toman durante el período de este tránsito no se limitan a simples ensayos,
pues los efectos engendrados tienden a propagarse, a multiplicarse a aumentar. En todos los casos, las
acciones no pasan jamás desapercibidas, causan sensación entre el gran público.

Este tránsito también favorece a todas las personas que tienen alguna relación con la marina o con
compañías de navegación o de construcción naval. Buen período también para los fabricantes de
productos sintéticos, para los artilleros, para los deportistas que participan en competiciones náuticas.
Es bajo esta influencia cuando se producen también actos de valentía y de heroísmo tales como, por
ejemplo, salvar a alguien de morir ahogado.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON MARTE

Esta influencia es muy peligrosa a consecuencia de la exaltación mórbida que engendra. El que es
alcanzado por ese tránsito pierde el control de sus actos, al estar sus emociones tan exaltadas que se
traducen inmediatamente en acciones tan insensatas como violentas. En esos momentos, la razón ya no
interviene más y son los más primitivos instintos quienes afloran a la superficie y quienes a menudo se
exteriorizan de una manera desesperada.

Los resultados son peores cuando el tema natal es por sí mismo malo, pues entonces las disonancias

Neptuno-Marte empujan a decisiones alocadas y extremistas, e incluso a actos criminales. El nativo,
arrastrado por las circunstancias a situaciones sin salida, juega su última carta con la intención de arrastrar a
otros que no sean él en su pérdida. Esta clase de dramas son comunes en la sección de sucesos de los
periódicos.

Para sujetos normales, es decir, cuando el cielo natal no es demasiado disonante, este tránsito puede,
sin embargo, comportar riesgos de un atentado, de alguna agresión solapada. También existe el
peligro de accidentes por quemaduras, que se trate de agua hirviendo o de líquidos inflamables o co-
rrosivos como el ácido sulfúrico o también por las llamas de gas, de petróleo, de gasolina, por todo
material o líquido en ebullición a altas temperaturas.

El que es picado o herido accidentalmente durante este período debe tomar precauciones
profilácticas y antisépticas inmediatamente, pues toda herida o contusión corre el riesgo bajo estos
aspectos de envenenar la sangre. Las mismas precauciones deberán tomarse cuando se trata de
picaduras de insectos, de mordeduras de reptiles o de anímales acuáticos.

La salud del nativo puede a veces verse afectada por una proliferación inflamatoria y nociva de las
células, por contagio de virus en el momento de epidemias y también por accesos de locura furiosa.
Los viajes por agua, los baños de mar, los deportes náuticos son desaconsejadles durante toda la
duración del tránsito, pues podrían terminarse en acontecimientos dramáticos.

NEPTUNO TRANSITANDO EN CONJUNCIÓN CON MARTE

Este tránsito debe interpretarse como los malos aspectos. El sujeto es a menudo presa de miedo, de
terrores imaginarios; tiene tendencia a tomarlo todo trágicamente. Es precisamente este estado mental el
que, al llevar al sujeto al paroxismo de la emoción, le impulsa a actuar de forma insensata y catastrófica
para su entorno y para sí mismo. En estas circunstancias se vuelve irresponsable de sus actos, ya que
sólo es un juguete entre las manos de las fuerzas de la fatalidad. No se puede juzgarle entonces sin
concederle el beneficio de las circunstancias atenuantes.

Es evidentísimo que los efectos de esta influencia serán muy diferentes según los individuos;
dependerán de la dosis más o menos grande de "selfcontrol" que les confiera su cielo natal. Conviene
pues ser prudente en las conclusiones, no generalizar demasiado. Esto se aplica a la interpretación
de todos los tránsitos, cualesquiera que sean.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON JUPITER

El que es alcanzado por este aspecto siente entonces la necesidad de mostrarse generoso, de
sacrificarse por una buena causa, de participar en una obra cualquiera de caridad y de filantropía.

Para el hombre de negocios esta buena combinación Neptuno-Júpiter puede señalar un período
de mucha suerte, de excepcionales oportunidades que permiten un crecimiento espectacular de sus
empresas. Se trata a menudo de la formación de trusts, de la fusión de sociedades, de la instalación de
sucursales y de filiales.

El sujeto cuyo Júpiter natal está bien situado y bien aspectado puede tener mucha suerte en esos
momentos tanto en sus especulaciones en bolsa como en toda empresa financiera. En todos los casos,
bajo estos buenos aspectos, su prosperidad no cesa de acrecentarse.

Para los sujetos naturalmente propensos a la espiritualidad, este buen tránsito puede significar
una expansión de la conciencia, una nueva revelación, un refuerzo de la fe, una especie de
exaltación religiosa. Tienen tendencia a ver en la existencia únicamente lo que está bien, lo que es
justo, lo que eleva el alma. Es la paz, la felicidad y la serenidad de los "Sabios", es el Optimismo en
la Fe. Frecuente asistencia a ceremonias religiosas, a procesiones, a peregrinaciones a los santos

lugares. Este tránsito puede inclinar a la vocación sacerdotal o a la entrada en las órdenes
monásticas.

El período es también ideal para cualquiera que emprenda un crucero o un viaje por mar de cierta
importancia, pues sólo encontrará circunstancias favorables, establecerá felices relaciones en el
transcurso o al término de este desplazamiento, y hará interesantes descubrimientos.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON JUPITER

Este tránsito puede volver nebulosas las concepciones morales, religiosas y filosóficas. Puede
igualmente engendrar la falsa piedad, la hipocresía, la seudo-filantropía.

Bajo esta influencia, el sujeto se forma una concepción más bien errónea de la honestidad y de la
legalidad; lo que en primer lugar le interesa, son los medios, cualesquiera que sean, que le permitan
ganar mucho dinero. Con esta meta, intenta lanzarse en vastas combinaciones de negocios que,
destinadas a conseguir copiosos beneficios en un tiempo récord, están más o menos al margen
dé la ley. En éstos negocios, él sujeto actúa con habilidad teniendo cuidado en no comprometerse
demasiado, guardando siempre abierta una salida en caso dé peligro. Practica así la política del
"paraguas", sabiendo, a expensas dé sus asociados, sacar en su momento "las castañas del
fuego". A la inversa, les sucede también a algunos él ser utilizados como "hombres dé paja" y darse
cuenta, un poco tardé, dé qué han corrido en ese asunto con todos los riesgos para a fin dé cuentas ver
renegadas todas las bellas promesas qué sé le habían hecho.

Esta disonancia Neptuno-Júpiter es la qué evoca las esperanzas maravillosas pero insensatas.
Nos lanzamos a negocios qué parecen, a primera vista magníficos. Planeamos combinaciones
grandiosas luego, dé repente, todo él bello edificio sé desmorona como un castillo dé naipes y sólo nos
queda una amarga decepción y las perspectivas dé tener qué hacer frente a las duras realidades dé
un triste mañana.

Bajo la influencia dé este tránsito sé realizan las grandes estafas, las quiebras fraudulentas, las
maniobras bursátiles qué engendran la subida artificial dé los valores, seguida dé cerca por los
"cracs" sonoros. En él plano particular, él sujeto será a menudo la víctima dé personas deshonestas.

Esté período también es ingrato para todo él qué ha contraído préstamos, comprado a plazos, pues
advierte qué le es difícil hacer frente a altos vencimientos.

Dé todas formas, ésta combinación astral es nefasta bajo él punto dé vista financiero, pues significa
nada menos qué él desvanecimiento dé los capitales, él dinero qué vuela como él humo, él haber qué
desaparece sin dejar rastro. El qué dirige un negocio puede ser víctima dé la deshonestidad dé un con-
table o dé un cajero qué desaparece con los fondos qué le estaban confiados. Y si un mal aspecto dé
Marte viniera a añadirse a ésta disonancia, podría incluso tratarse dé un robo a mano armada, dé un

"hold-up ".

Si ésta disonancia Neptuno-Júpiter coincide con un proceso, podemos esperar repercusiones
sensacionales. Una atmósfera dé dudas, in certitudes, planeará sobré todo este asunto qué sé
quedará sin duda muy embrollado. El veredicto, pronunciado en un ambiente muy turbio, no
satisfacerá a nadie y dejará la penosa impresión dé una injusticia, dé un error judicial flagrante.

NEPTUNO EN TRANSITO DE CONJUNCIÓN SOBRE JUPITER NATAL

Esté tránsito debe ser juzgado favorable o no según la posición y los aspectos dé éstos dos planetas en
él tema. Por regla general, sus efectos son bastante afortunados, al dar impulsos dé idealismo, dé
espiritualidad y dé filantropía. El sujeto puede igualmente ser favorecido financieramente, obtener
grandes ganancias sin tener qué aportar él más mínimo esfuerzo, sobré todo si ésta conjunción sé

produce en la segunda casa, en buen aspecto con un planeta dé la Casa II o con él regente dé ésta
casa.
Cuando los tránsitos en cuestión coinciden con una buena configuración o con una conjunción
"mundial" Neptuno-Júpiter, anuncian un largo período dé prosperidad, qué puede durar incluso una
década.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON SATURNO

Esté buen aspecto indica armonía entre las tendencias prácticas y las idealistas. El sujeto sé siente
inclinado a considerar las cosas bajo un punto dé vista a la vez elevado, serio y profundo. Muestra un
gran equilibrio psíquico. En él no hay ninguna credulidad ciega, su fe está razonada, sé apoya en
certidumbres, en experiencias concretas. Aún siendo capaz dé ideas abstractas, permanece
objetivo, conserva "los pies en él suelo".

El sujeto sé siente tentado dé explorar él reino dé lo desconocido y del misterio, pero lo hace con el
máximo de seriedad, de prudencia y de circunspección. Por otra parte, esta combinación astral es
propicia a toda clase de descubrimientos, a la solución de arduos problemas en los que el cálculo
nada puede sin la ayuda de la intuición o de la inspiración.

Este tránsito da miras muy amplias en política; impulsa a interesarse en las realizaciones prácticas
en materia de progreso social y procura eventualmente en ese campo apoyos confidenciales o ayudas
anónimas. Pero el sujeto alcanzado por este tránsito evitará colocarse en la vanguardia de un
movimiento o de una obra, su tacto y su discreción más bien le incitarán a confinarse en una cierta
soledad, a mantenerse aparte de toda manifestación pública.

El período de este tránsito es favorable para los espeleólogos, para todos los exploradores de las
profundidades, ya sean terrestres o marinas. También mejora los trabajos hidráulicos, las
canalizaciones, las construcciones de iglesias y de diques, la desecación de lagos o bien, por el
contrario, la fertilización de terrenos áridos.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON SATURNO

Esta mala influencia provoca un acceso de profundo pesimismo y de descorazonamiento, y también
una crisis moral, una relajación del sentido del deber y de las responsabilidades. El sujeto
manifiesta una cierta desgana por todo lo que está ordenado y organizado, sus convicciones son
vagas o subversivas. Alimenta ideas negras y fatalistas, temores, aprensiones y terrores a
menudo ilusorios. Es negligente, desordenado, sin valor alguno, dejándolo todo "a la buena de
Dios".

Este período es netamente contrario a la suerte. El sujeto se halla inmerso en circunstancias
desagradables y penosas,
hechas de dificultades que renacen sin cesar, de fatalidades inexplicables y tenaces, de tareas
fastidiosas e ingratas, de cansancio sin ninguna posibilidad de recuperación suficiente.

Las relaciones con todo lo que es oficial, con los medios administrativos pueden correr el riesgo de
acarrear una multitud de complicaciones; se es víctima de desusados reglamentos, de medidas vejatorias,
de la incuria y mala voluntad de los poderes públicos.

En las relaciones con el entorno habitual, muchos problemas, preocupaciones y sinsabores que
provienen de las personas mayores. La compañía de estas últimas deprime al sujeto, le da la
impresión de que se halla el mismo en plena decrepitud física.
Los malos ejemplos de este tránsito sobre el estado de ánimo tienen su repercusión sobre la salud.

El sujeto está predispuesto a los reumatismos y a los ataques gripales, sobre todo si el tiempo es
húmedo y brumoso. Su organismo sufre un proceso de desmineralización y de malformación ósea.

Cuando los factores de esta configuración disonante se hallan en signos de "tierra" o de "agua",
sucede que el sujeto deba realizar tareas para las cuales su físico no es apto, lo que las vuelve
particularmente penosas. Puede verse obligado, por ejemplo, con muy mal tiempo, a tener que manejar
objetos pesados y que ensucian, a chapotear en el barro, a encontrarse en contacto con materiales
líquidos negros, pegajosos o viscosos.

En otra categoría de signos, la disonancia Neptuno-Saturno puede provocar caídas por resbalar, por
ejemplo, sobre el hielo, sobre jabón, sobre manchas de aceite, sobre pieles de plátano, sobre
desechos de hortalizas, etc...
La oposición de estos dos planetas en agua-tierra amenaza también peligros por el agua; se corre el
riesgo de atascarse en el lodo, de encenagarse en lugares pantanosos o de ser arrastrados hasta el
fondo del agua por un peso.

NEPTUNO TRANSITANDO EN ASPECTO DE CONJUNCIÓN SOBRE SATURNO

Este tránsito no es favorable y debe interpretarse del mismo modo que los malos aspectos.
Los efectos sobre el estado de ánimo y sobre los principios son más bien desgraciados y
deprimentes. Se constata a veces en el sujeto una especie de misticismo sombrío y severo
cuyo eje es un triste ideal de prueba, de dolor y de expiación. Este paso por conjunción es
perjudicial para la osamenta, a la que vuelve más frágil por descalcificación, por reblande-
cimiento o pulverización (osteomielitis, cáncer de huesos).

NEPTUNO EN BUEN ASPECTO A URANO

Muy buena influencia sobre las facultades psíquicas superiores; la intuición y la inspiración
están en perfecta armonía y vuelven al sujeto receptivo a las corrientes de ideas más sutiles. Este
período puede pues ser muy interesante bajo el punto de vista de la evolución mental, de todas
las experiencias del espíritu y de los descubrimientos a los que éstas pueden desembocar.

Es un buen tránsito que explica por qué ciertas personas son súbitamente presas de un gran
interés por todo lo que pertenece al dominio de lo extraordinario, de las ciencias
transcendentales, de los fenómenos psíquicos y del ocultismo. Su influencia es
particularmente benéfica para los astrólogos, pues los vuelve más clarividentes en la
interpretación de los temas.

Aquel que, empujado por este tránsito, efectúa investigaciones especiales, trata de resolver
enigmas o de desvelar misterios, obtiene como resultado a menudo éxitos inesperados,
constataciones sorprendentes. Se ha observado, no obstante, que este buen aspecto
Neptuno-Urano mejora únicamente el plano intelectual, psíquico o espiritual, pero no aporta
ninguna ganancia financiera. Por otra parte, da demasiado desinterés por lo material y lo
prosaico.

Los sujetos más evolucionados, son llevados, en esos momentos, a interesarse por los
problemas sociales y humanitarios, por movimientos de amistad, de solidaridad y de ayuda mutua
entre los pueblos, la evolución de las relaciones mundiales, las comunicaciones entre países,
etnias y comunidades diversas. Podría eventualmente tomar parte activa en estos movimientos,
adherirse a cualquier amplia organización desinteresada o sociedad benéfica. Por otra parte, a
menudo sucede que ciertos acontecimientos mundiales les faciliten relaciones de amistad con
grupos de personas muy alejadas y que estas relaciones tengan una feliz repercusión en el desa-
rrollo de su destino. De todas formas, estarán tentados de adherirse a agrupaciones locales
que se ocupen o de las ciencias ocultas o adivinatorias, de astrología, o incluso de

solidaridad humana y de filantropía.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON URANO

Este tránsito inaugura un período de agitación psíquica, de desequilibrio de las
facultades superiores, de cambios constantes, de proyectos, por otra parte utópicos. Con fre-
cuencia, la tendencia general es de inquietud, nerviosismo, inestabilidad de los estados de ánimo,
y esto sin que se puedan determinar sus causas. El sujeto está vagamente a la espera de algo, aspira
a un cambio y al mismo tiempo lo teme; es inestable, extraño, desconcertante.

Este período es a menudo fértil en incidentes extraños, en súbitas e inexplicables
complicaciones, pero, en el fondo, no pasa nada grave. Hay mucho ruido, nerviosismo y
agitación para nada, pues estos problemas, estas preocupaciones, estos temidos males son
puramente imaginarios. Al igual que el nudo gordiano, las dificultades en apariencia
inexplicables se deshacen a veces sin esfuerzo, y los problemas que parecen más
complejos no resisten un examen objetivo o su solución es aportada por acontecimientos
imprevistos.

Este período es el de los incidentes técnicos insólitos en relación con el funcionamiento de
aparatos eléctricos, de la radio, de la T.V. y de otras comodidades eléctricas domésticas. Las
averías suceden sin causa aparente y estos desarreglos son difíciles de reparar, luego, súbitamente,
todo retorna a la normalidad sin que se tenga que intervenir.

NEPTUNO EN TRANSITO DE CONJUNCION SOBRE URANO

A menos que los dos astros en cuestión estén muy bien situados en el horóscopo, este tránsito
produce efectos disonantes que provocan una perturbación de las facultades psíquicas. Señala un
período en el que se producen en "cascada" una serie de hechos extraordinarios y desconcertantes. A
los ojos del común de los mortales, la actitud del sujeto puede parecer, en ese momento, de lo más
extraño e incomprensible.

Este tránsito es bastante peligroso o en todo caso inquietante cuando se produce en la 8.a Casa del
horóscopo, pues entonces, el sujeto, empujado por los nervios, las preocupaciones y el desequilibrio
momentáneo de sus facultades puede cometer imprudencias peligrosas para su seguridad. Puede
también intentar suicidarse, sin, no obstante, realizarlo efectivamente.

NEPTUNO BIEN ASPECTADO CON EL NEPTUNO NATAL

Este tránsito no es muy importante; sus efectos sobre el plano material son, por así decirlo, nulos.
Refuerza simplemente la sensibilidad del Neptuno natal, teniendo así como efecto reforzar las
tendencias al idealismo, a la espiritualidad y estimular la inspiración. Otorga, en todo caso, una
disposición de espíritu bastante feliz pues el sujeto se evade entonces de lo real, alimenta dulces
ilusiones, vive en sus sueños dorados, ve las cosas bajo su aspecto más seductor.

Observemos que, para todos los individuos, el sextil de Neptuno en tránsito el Neptuno natal se
produce hacia la edad de 28 años, y el trígono sobre los 56 años.

NEPTUNO MAL ASPECTADO CON EL NEPTUNO NATAL

Es también de los tránsitos cuyos efectos pasan a menudo desapercibidos pues solamente afectan a
reacciones psíquicas. Es un período en cuyo transcurso el individuo "no toca de pies al suelo". Su

espíritu vagabundea y se complace en espejismos, en sueños huecos. Actúa a veces como un ser
inconsciente, está sujeto a frecuentes aberraciones mentales, a olvidos, distracciones, y demuestra
también una falta de objetividad.

Esta influencia puede también ser responsable de una crisis de superstición, de credulidad ingenua,
e incluso de locura mística.
Es sin embargo evidente que este tránsito sólo actuará sobre los sujetos predispuestos, sobre seres
cuyo tema indique una dominante pasiva e impresionable.

El aspecto de cuadratura se produce hacia la edad de 41 años, mientras que la oposición sólo es
posible hacia la edad de 82 años. Los efectos del paso por conjunción son impensables, considerando
que Neptuno sólo completa su ciclo a los 164 años.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->