Está en la página 1de 7

Información Técnica sobre baterías de Litio-Ion

Motivación

Sabemos que los leds consumen muy poco o por lo menos mucho menos que una
lámpara incandescente del mismo brillo
esto ha permitido su uso en equipos portátiles tales como linternas, balizas
artículos promociónales, etc.
Muchas veces se necesitan que estos equipos sean de reducidas dimensiones y
por supuesto como se espera de todo equipo portátil,
la vida de la batería tiene que ser lo mas larga posible.
Es por eso es que nos vimos en la necesidad de buscar una batería de alta
tensión de celda,
alta corriente y reducido tamaño. Por eso importamos baterías de Li-Ion para
utilizarlas en algunos de nuestros proyectos
Como esta tecnología es relativamente nueva y aun no esta madura es que le
ofrecemos un detallado informe técnico
de las mismas que despejara todas sus inquietudes y dudas respecto a esta
moderna tecnología de almacenamiento de energía

Introducción

Pese a algunas limitaciones, las baterías de Li-Ion continúan teniendo la


performance más importante
Por muchos años la batería de Nicd fue la única disponible para dispositivos
portátiles
como los utilizados en comunicación inalámbrica
En 1990 surgieron las de NiMH y las de Li-Ion, ofreciendo mayores capacidades
La favorita parece ser la familia Li-Ion, gracias a equipos portátiles con un
pequeño factor de forma
La batería de Li-Ion es de bajo mantenimiento, una ventaja que ningún otro
químico puede ofrecer.
No hay efecto memoria y no se requiere ciclos de mantenimientos para prolongar
la vida de la batería.
Además de la alta densidad de energía y el bajo peso, la autodescarga es menor
a la mitad
de la que sufren las baterías de Nicd y NiMH.
Como aspectos negativos, las baterías de Li-Ion requieren un circuito de
protección para mantenerse operando de forma segura.
La carga debe realizarse bajo estrictos estándares. Asimismo,
están sujetas al deterioro provocado por el paso del tiempo, aún cuando no haya
sido usada

Historia

El trabajo precursor con baterías de litio comenzó en 1912 pero


hasta principios de la década del 70 que las primeras baterías no recargables de
litio se volvieron aprovechables comercialmente.
Intentos por desarrollar baterías de litio recargables continuaron durante los años
ochenta, pero
fallaron debido a problemas de seguridad.
El Litio es el más liviano de todos los metales, posee el mayor potencial
electroquímico y representa
el mayor contenedor de energía. Usando litio metálico como electrodo negativo
las baterías recargables son capaces de proveer alto voltaje y excelente
capacidad,
obteniendo así una extraordinaria alta densidad de energía
Tras largas investigaciones sobre las baterías de litio durante la década del
ochenta,
se descubrió que el ciclaje de carga altera el electrodo de litio reduciendo de este
modo
su estabilidad térmica y provocando una potencial fuga térmica.
Si esto se produce, la temperatura de la celda rápidamente se aproxima
al punto de fusión del litio, lo que desencadena una violenta reacción.
A causa de la inestabilidad inherente al Metal - Litio, especialmente durante su
carga, las investigaciones
se orientaron hacia la búsqueda de una batería de Litio no metálico usando iones
de litio como
Dióxido de litio-cobalto (LiCoO2). Aunque levemente menor en densidad de
energía que el
metal - Litio, el Li-Ion es seguro, provisto con ciertas precauciones para al carga y
la descarga
En 1991, se comercializó la primer batería de Li-Ion. Otros
fabricantes siguieron el ejemplo siendo hoy el químico de baterías de más rápido
crecimiento en
el mundo
Han surgido varios tipos de baterías de LI-Ion. La versión original usaba
carbón como electrodo negativo . Desde 1997, la mayoría de las baterías de Li-
Ion se han volcado al
uso del grafito. Este electrodo presenta una curva de descarga de voltaje más
plana que el carbón y ofrece
un agudo ángulo de curva, seguido por una rápida caída de voltaje. Como
consecuencia
la energía útil del sistema de grafito puede ser recuperada descargando solo hasta
3V, mientras que
la versión de carbón debe ser descargada hasta los 2.5V para obtener igual
performance.
Dos químicos diferentes han surgido para el electrodo positivo. Estos son el
cobalto
y el manganeso. Aunque el cobalto ha sido muy usado, el manganeso
es inherentemente más seguro y se resiente menos ante el abuso.
Los circuitos de protección pueden ser simplificados o aún eliminados
Como desventajas, el manganeso ofrece una densidad de energía levemente
menor, sufre pérdida de capacidad
a temperaturas superiores a los 40°C y envejece más rápido que el cobalto.
A pesar de que las celdas de Li-Ion tienen algún impacto ambiental, causan
menos daño
que las baterías basadas en cadmio o plomo. Entre la familia de baterías de Li-Ion,
la de manganeso
es la más noble.

Cargando la batería de Li-Ion

El cargador de Li-Ion es un dispositivo con limitador de voltaje y de corriente


Las principales diferencias del cargador de Li-Ion son un mayor voltaje por celda,
una tolerancia de voltaje más estrecha
y la ausencia de goteo o carga flotante
Mientras que los cargadores de ni-cd o ni-mh ofrecen alguna flexibilidad en
términos de corte de voltaje,
los fabricantes de celdas de Li-Ion son estrictos respecto a la elección de voltaje.
En su primera presentación, el límite de la carga de voltaje
de los sistemas de grafito era de 4.10/celda. Aunque el paso de voltajes más altos
incrementó
la densidad de la energía, la oxidación de la celda limitó severamente la vida útil
de las primeras celdas de grafito al cargarse estas
por encima del umbral de los 4.10/celda. Este problema se ha resuelto con
aditivos químicos,
y las más nuevas celdas de Li-Ion son puestas a 4.20V. La tolerancia en todas las
baterías de Li-Ion es un estrecho
±0.05V/celda.
El tiempo de carga de las baterías de LI-Ion es aproximadamente de tres horas, a
una “corriente de carga inicial de 1C
La carga completa es obtenida luego de que el voltaje alcanza su umbral superior
y la corriente cae
y se estabiliza cerca del 3% de su tasa nominal, o alrededor de los 0.03°C.
Incrementar la corriente de carga en un cargador de Li-Ion no reduce demasiado
el tiempo que esta demora.
Aunque el pico de voltaje es alcanzado más rápidamente con corriente más alta, la
carga óptima
tomará más tiempo.
Las ofertas de cargado rápido de batería de li-Ion en una hora o menos
usualmente resultan en niveles inferiores de carga.
Un cargador semejante simplemente termina la carga cuando ha llegado a la
tensión de umbral
pero el nivel de carga en este punto es del 70%.
La carga óptima típicamente toma el doble de tiempo que la inicial.
La carga por goteo no es aplicada, pues el Li-Ion es incapaz de absorber
sobrecarga.
La carga por goteo podría volver inestable la celda.
En vez de ello, una breve carga al máximo es aplicada para compensar la
pequeña autodescarga
de la batería y el consumo de su circuito de protección.
La carga comienza cuando la tensión a terminal abierto cae hasta 4.05V/celda y
se apaga cuando
alcanza 4.20V/celda

Circuito de protección

Los packs comerciales de baterías Li-Ion contienen dispositivos extras de


protección para garantizar la seguridad
en cualquier circunstancia. Típicamente, un FET se abre si el voltaje de la carga
de cualquier celda alcanza
los 4.30V, y un fusible se activa si la temperatura de la celda se aproxima a los
90°C. Además,
un switch de presión en cada celda permanentemente interrumpe la carga de
corriente si un límite de presión segura
es superado, y los circuitos internos de control de voltaje cortan la batería en los
puntos de
bajo y alto voltaje.
El li-Ion normalmente es descargado hasta los 3V/celda. El corte de mas bajo
voltaje es
2.5V/celda. De cualquier forma, durante el almacenamiento prolongado es posible
una descarga por debajo de este nivel de voltaje.
Para cargarlo los fabricantes recomiendan elevarlo gradualmente con una carga
pequeña hasta un rango de voltaje aceptable.
No todos los cargadores están diseñados para realizar una carga una vez que una
batería
de Li-Ion se ha caído por debajo de los 2.5V/celda.
Algunas baterías presentan un corte de voltaje ultrabajo que desconecta
permanentemente el pack si una
celda cae por debajo de los 1.5V. Esta precaución intenta prohibir la recarga si
una batería ha permanecido
en un estado ilegal de voltaje. Una profunda descarga provoca cobreado, lo que
puede llevar a un
corto circuito en la celda
La mayoría de los fabricantes no venden celdas de Li-Ion por separado pero llegan
al mercado
como un “pack” de batería, completo con circuito de protección. Esta precaución
es entendible
al considerar el riesgo de explosión y fuego existente cuando la batería es cargada
y descargada más allá
de sus límites seguros.
Una mayor preocupación surge si cierta electricidad estática o un cargador
defectuoso destruye el
circuito de protección de la batería. Un daño semejante, a menudo provoca un
cortocircuito y
sin el conocimiento del usuario. Una batería con un circuito de protección dañado
puede funcionar normalmente pero no proporciona la seguridad requerida.
Cargada más allá
de los límites seguros de voltaje con un cargador con baja calidad de diseño, la
batería puede calentarse,
inflamarse y, en algunos casos, prenderse fuego. En resumen, una batería
semejante puede ser peligrosa.

Analizadores para las Baterías de Li-Ion

En el pasado, los analizadores de batería eran usados para restaurar baterías


afectadas por efecto memoria
Con las baterías actuales, libres de Níquel, la memoria ya no representa un
problema, y el énfasis
puesto sobre los analizadores se ha volcado a la verificación de la performance de
la batería, y el control de calidad
El conocimiento convencional indica que una batería nueva funciona
perfectamente.
Todavía muchos usuarios se encuentran con que una batería nueva no siempre
se ajusta a
las especificaciones del fabricante. Con un analizador, todas las baterías que
ingresan pueden ser chequeadas como parte
de un procedimiento de control de calidad.
La vida típica de una batería de LI-Ion es de 300 a 500 ciclos de carga/descarga o
de dos años desde su fabricación.
La pérdida de la capacidad de la batería ocurre gradualmente y a menudo sin el
conocimiento del usuario
A pesar de ser cargada completamente, la batería retrocede, eventualmente, a un
punto
en el que retiene menos de la mitad de su capacidad original. La función del
analizador es identificar
las baterías falladas y separarlas.
Un analizador de batería también puede ser usado para encontrar la causa de
cortas duraciones de la carga.
El cargador podría no proporcionar una carga completa o el dispositivo portátil
podría requerir más corriente de la esperada.
Muchos de los analizadores de baterías actuales pueden simular la forma de
carga de los dispositivos digitales y
verificar el tiempo de rendimiento de la carga en base a la capacidad de la batería.
Quizás la capacidad más importante de un analizador moderno de batería, es la
habilidad de leer
resistencia interna de la batería. Como parte del envejecimiento natural, la
resistencia interna de un LI-Ion
se incrementa gradualmente a causa de la oxidación de la celda. Cuanto mayor la
resistencia, menor es la energía que
La batería puede proporcionar.
Beneficios del Li-Ion

La batería de Li-Ion recibe buenas calificaciones en cuanto a performance y


confiabilidad y han
encontrado un fuerte nicho de mercado con dispositivos portátiles demandando
un reducido factor de forma

Los usos más populares son los teléfonos inalámbricos y notebooks.


Un campo en que el Li-Ion ha resultado poco favorable es en aplicaciones que
requieren
uso ocasional de la batería. En una laptop que es alimentada mayormente por AC,
por ejemplo, la batería de Li-Ion
envejece con el tiempo y los beneficios completos de la batería no pueden ser
percibidos.
Para estas aplicaciones, otros químicos de batería pueden resultar más
apropiados. Altos niveles de temperatura dentro de algunas
laptops también causan que el Li-Ion falle prematuramente. De todos modos,
tests de campo han revelado, que
el Li-Ion soporta mejor el calor que el Ni-Mh
Los sistemas de litio polímero que se encuentran en un estadio temprano de su
producción, están peleando por alcanzar y
sobrepasar la performance de las baterías de Li-Ion. El alto costo inicial y la oferta
limitada son
los inconvenientes principales. Una vez producido en forma masiva,
se espera que las baterías de litio-polímero sea más barata que las de Li-Ion
pues son posibles métodos de empaque más simples.
Como ventajas, el litio-polímero proporciona densidades de energía levemente
más altas y peso reducido.
No se han establecido normas de standard de forma para baterías de litio-
polímetro pues esta
batería puede ser moldeada virtualmente a cualquier forma y tamaño.

Advertencias

Las baterías de LI-Ion tienen muy alta densidad de energía. Debe tener
precaución al
manipular y probar. No se deben cortarcircuitar, sobrecargar, romper, mutilar,
aplicar polaridad
invertida, exponer a alta temperatura o desarmar.

Ventajas de las Baterías de Li-Ion

Alta densidad de energía


potencial para capacidades todavía mayores.
Autodescarga relativamente baja – la autodescarga es menor a la mitad de la que
sufren Nicd y NiMH
Poco Mantenimiento.
no se requieren descargas periódicas
sin efecto memoria.

Limitación de las Baterías de Li-Ion

Requiere circuito protector – el circuito de protección limita el voltaje y la corriente.


La batería es segura
si no es forzada.
Sujeta al deterioro del paso del tiempo, aún cuando no se encuentra en uso –
almacenando la batería
en lugar fresco y al 40 por ciento del estado de carga se reduce el envejecimiento
Sujeto a regulaciones de traslado – el traslado de cantidades importantes de
baterías de Li-Ion puede
ser susceptible de controles regulatorios. Esta restricción no se aplica a
movimientos personales.
Cara para fabricar – cerca de un cuarenta por ciento más caro que Nicd. Mejores
técnicas de fabricación y el reemplazo de metales raros con costos alternativos
más bajos probablemente
reducirán el precio
No totalmente maduro – cambios en metal y en las combinaciones químicas
afectan los resultados de las pruebas de la batería

También podría gustarte