P. 1
El origen de la didáctica como disciplina y el estudio de su campo

El origen de la didáctica como disciplina y el estudio de su campo

|Views: 26.614|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Alicia E. G. Pascual on Feb 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/24/2015

pdf

text

original

El origen de la didáctica como disciplina y el estudio de su campo

Profesional Adjunto CONICET Profesora Titular Universidad de Concepción del Uruguay

PASCUAL, Alicia Estela G.

El origen de la didáctica como disciplina y el estudio de su campo se remonta al siglo XVII, en el que se hace evidente la necesidad de enunciar bases aplicables a la educación acordes a la filosofía del éste período, de grandes cambios políticos, religiosos, económicos, sociales y culturales. En este marco -que plantea el enunciado explícito de métodos, normas y procedimientos- es que se desarrollan trabajos diversos de autores tales como W. Ratke (1571-1635) y Juan E. Alsted (1588-1638). El surgimiento de la Didáctica como disciplina se establece con el pensador moravo Juan Amós Comenius a través de sus estudios y escritos. Puede considererse su obra Didáctica Magna como la primera obra escrita, en donde se manifiesta explícitamente la filosofía general de la educación en el siglo XVII1. En los siglos subsiguientes y hasta la fecha se ha observado una evolución en el desarrollo de la Didáctica. Desde el origen de la disciplina surgen tensiones múltiples que han permitido en algunos casos, mantener continuidades; y en otros, frente a ciertas rupturas inevitables, el origen de nuevos planteos, enfoques y propuestas. Didáctica Magna presenta un Didáctica prescriptiva y altamente estructurada con respecto al saber hacer como se debe, con un modelado muy simple donde no se contemplan variantes ni errores y se presentan roles docente-alumno rígidos. Esta concepción de la didáctica se encuadra en el marco de la Escuela Pública que surge en el siglo XVI. Los fines educativos de la época -que se respetan en la obra- estaban orientados a formar sujetos con habilidades acordes: a los cambios observados en la estratificación social imperante, a la instauración del nuevo modelo secular y a la legitimación del poder establecido en ese momento histórico de grandes cambios. A partir de Comenio la Didáctica es visualizada mayormente como una técnica o serie de prácticas a ser ejecutadas por el/la docente. La disciplina tiene un rol importante en el lineamiento de la didáctica, la que registrará variaciones a lo largo de los tres siglos siguientes. Cabe aquí mencionar una tensión surgida en el siglo XVII y presentada por J. Rosseau (1712-1778) -quien participó activamente en el movimiento renovador de la Ilustración- cuando critica a la educación en su obra Emilio (1762). Rosseau delinea en su libro ideas que más tarde serían estudiadas y desarrolladas con rigor científico, desde la psiquiatría y la psicología. Por ejemplo, indica que un niño es "un ser sustancialmente distinto al adulto y sujeto a sus propias leyes y evolución". A partir de estos conceptos -que superan al pensamiento de la época- queda planteada la necesidad de repensar los métodos de enseñanza que consideraban al niño como adulto en minuatura, asumiendo la igualdad de intereses, habilidades, necesidades y capacidades tanto para niños como para adultos2. La racionalidad técnica presentada a partir de Comenio continúa con adaptaciones acordes al marco histórico en que se sucede la Didáctica. Es así que se observan
1

Alsted realiza una Didáctica que incluye en una Enciclopedia, anterior a la Didáctica Magna de Comenius, expresa S. Barco en: Barco de Surghi, S. (1988), "Estado actual de la pedagogía y la didáctica", en: Revista Argentina de Educación, Nº 12.

2

Rousseau y su aporte a la educación. En Internet: http://www.geocities.com/alaingarcia.geo/ensayos/rousseau.htm

corrientes tecnológicas, ya a fines del siglo XIX y en el siglo XX. Sus objetivos son científicos y pretenden neutralidad y objetividad en el estudio y analisis, desde la Didactica y la Educación. Un ejemplo estudiado en particular en la Carpeta de Trabajo es párrafo de I. Nérici, quien destaca la función de la Didáctica como ciencia: que investiga y experimenta técnicas, y como arte basada en datos científicos y empíricos que: crea y diseña normas de acción y comportamiento para la enseñanza. También utiliza el autor términos como “dirección de aprendizaje”, “principios”, “procedimientos”, “instrucción y educación” -estos dos últimos como objetivos únicos de la Educación. Los conceptos de armonía y consenso social podrían interpretarse, desde el enunciado de Nérice, como la ausencia de conflicto -consentimiento y conformidad- por medio de la aplicación de la diciplina en la Educación. La corriente crítica que surge a partir de los '70 como contrapropuesta a esta concepción, lo hace desde la filosofia sociológica de J. Habermas (1929- ) y los trabajos de autores como M. Apple, T. Popkewitz, M. Young, S. Kemis, A. Díaz Barriga, J. Gimeno Sacristán y, S. Barco en Argentina, nombrando aquí sólo una parte de ellos. A partir de los '60 se registran cambios en la sociedad, donde la modernización subordina las estructuras tradicionales a una racionalidad instrumental-estratégica. Avanza la secularización, en la cual la religión será considera parte de lo subjetivo y privado, las ciencias son pensadas y valoradas como productoras de conocimiento y se observa el auge conjunto e interdependiente de la ciencia y la técnica. Ambas, a su vez, son subordinadas ideológicamente a la movilización y avance social que posibilita el progreso científico-técnico. Frente a esta profundización del modelo tecnológico, surge la corriente crítica. Desde el enfoque crítico S. Barco puntualiza que a partir del análisis "micro" de la enseñanza en el aula, en la didáctica no se considera lo macro de la realidad, sea ésta social, política, psicológica, económica, etc. Todos ellos factores presentes implícita y explícitamente en la Educación. Esta visión "macro", se extiende más allá del aula en contraposición al microcosmos áulico considerado anteriormente. Entonces, se analizan la institución y su estructura, los sistemas de comunicación y su dependencia con el entorno, la reproducción de los modelos planteados por las políticas educativas y el rol social de y en la escuela, entre otros elementos. Autores como Althusser (1980) visualizan a la escuela como un Aparato Ideológico del Estado. Existen factores que son omitidos en este enfoque, por ejemplo la teoría de la resistencia social, y por otra parte, se nota una minimización de la realidad del aula. Se observa además que tanto el enfoque macro como el micro no atienden a los contenidos de aprendizaje, su presentación desarrollo y articulación didácticas. En los ochenta la educación es analizada no solamente en las universidades, sino en otros ámbitos más populares y masivos. Por ejemplo, se piensa y critica a la educación en películas tales como las recordadas Pink Floyd: The Wall, (1982) -del director inglés Alan Parker- que presenta una escuela repleta de maltrato; ó La sociedad de los Poetas Muertos (1989) -dirigida por el autraliano Peter Weir- que cuestiona el modelo educativo imperante en las instituciones tradicionales de clase acomodada de los Estados Unidos. Con respecto al objeto de estudio de la didáctica existen posiciones que se complementan convergiendo y posiciones que en algunos casos divergen. En el texto

de J. Contreras Domingo se plantea problemas como acordar el ámbito de referencia donde se entiende el objeto de estudio, tema en el que no se encuentra consenso entre especialistas. Por otra parte no existe una coincidencia total en la circunscripción de la didáctica como disciplina académica en un ámbito internacional, ya que la Didactica es conceptualizada de forma diferente en la Ciencias de la Educación de Europa continental y las disciplinas pedagógicas de los países de origen anglosajón. En lo que sí se acuerda frente a estas diferencias es que el campo de aplicación coincide. Es decir, existe coincidencia en que la Didáctica se ocupa de los procesos de enseñanza- aprendizaje. Se reconocen estos procesos como prácticas humanas que responden a actividades sociales. Según J. Contreras Domingo la Didáctica explica los procesos de enseñanza-aprendizaje de manera tal de proponer su realización acorde a las finalidades educativas, las que tienen aspectos relacionados con la actividad humana y sus prácticas sociales. Por lo tanto, ambos aspectos generan un entorno en donde se encuentran incluidas la moral, ética, y la intencionalidad educativa, inmersas en el modelo social en la cual se desarrollan. La didáctica no funciona prescriptivamente, ya que existe una interacción constante influenciada por concepciones/construcciones filosófica, psicológicas, históricas, polícas, socio-políticas – entre otras- que no lo permiten, ni hacen posible. Es aquí, de acuerdo con Apple y Popkewitz (1986), veo a la Didáctica en un entorno de principios, especificaciones, procedimientos y técnicas influeídas por los sistemas de valores establecidos en el marco de referencia histórico, que la condicionan. Es decir que las finalidades educativas y por consiguiente las propuestas de realización de los procesos de enseñanza aprendizaje se justificarán por su valor educativo dentro de los conceptos fuertes del pensamiento filosófico imperante dado. En la didáctica la dimensión explicativa y la dimensión proyectiva interactúan. Es decir que se propone explicar, delinear, analizar el proceso de enseñanza-aprendizaje para posteriormente proponer y proyectar las intervenciones a realizar en función de las finalidades educativas buscadas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->