Está en la página 1de 3

COMO ENCONTRAR TU VOCACION

(Publicado en nuestra revista MISION SIGLO XXI Nº 5)

Joven amigo: Posiblemente más de una vez has pensado: "Cómo quisiera que alguien
me dijera qué carrera es la que me corresponde seguir y que en verdad fuera la mía".
Pero eso es algo que nadie te lo podrá decir con certeza, pues nadie puede descubrir tu
porvenir sino solo tú. Antiguamente esto de la vocación no era tan problemático.
Mayormente el hijo seguía la profesión u oficio del padre. El hijo del comerciante era
comerciante; el hijo del militar era militar; el hijo del carpintero era carpintero. Pero en
este siglo de los derechos humanos se ha progresado también en el ejercicio de la libre
elección vocacional por parte de los jóvenes. Hoy lo más común es que los mismos
jóvenes elijan la vocación y la carrera que quieren seguir. Incluso se considera impropio
y hasta abusivo el que los padres quieran decidir el futuro de sus hijos. El problema se
ha trasladado al ámbito juvenil: el jóven debe descubrir y elegir acertadamente lo que
quiere ser. Y aquí es donde los jóvenes viven un verdadero drama: encontrar su
vocación.

La cruda realidad es que muy pocos adolescentes terminan su secundaria sabiendo la


carrera que quieren seguir. La gran mayoría de ellos enfrentan el ingreso a los estudios
superiores con desconcierto. ¿No te sucede algo similar a tí joven lector?

Los jóvenes necesitan de mucha orientación vocacional y profesional para poder hallar
cuál es su camino cierto en la vida. Brindamos en este artículo algunos criterios para
ayudarte a superar tan dificil escollo en la vida juvenil.

ENCONTRAR TU VOCACION

Primeramente es necesario diferenciar entre vocación y profesión.

VOCACION es aquello para lo cual Dios te ha creado (Salmo 139,16). La razón de ser
de tu vida. Tu no eres fruto del azar ni existes por casualidad. Tú has sido creado por las
poderosas manos de Dios. El te ha dado existencia con un propósito definido. Aquel que
ha puesto su límite a los mares y fijado un lugar a las estrellas, ha marcado para cada
hombre un camino y una meta en la tierra. Tú tienes que hallar el tuyo. En cambio
PROFESION es el estudio y ejercicio de una carrera, arte u oficio en provecho propio y
al servicio de la sociedad. La vocación es el todo de la vida , la profesión es solo una
parte de ella.

Hay varias clases de vocación. Todas las señala Dios:

-La Vocación universal es la vocación de todos los hombres de llegar a ser hijos de Dios
para toda la eternidad (Efesios 1,4-5).

-Esta Vocación Universal se realiza en tres caminos vocacionales distintos: La


Vocación Sacerdotal, la Vocación Religiosa y la Vocación Seglar (laico)..

-Dentro de cualquiera de ellas se desarrolla la Vocación profesional más conocida como


Profesión u Oficio.
Lo que tú tienes que buscar es la Vocación Particular que Dios te ha señalado, es decir
tu VOCACION PERSONAL.

Tu Vocación personal será el resultado de hallar :

1º tu camino vocacional (sacerdote, religioso o laico ).

2º tu vocación profesional.

Realizando de la mejor manera posible tu vocación personal cumpliras la Vocación


Universal a la cual Dios te ha llamado desde la eternidad .

COMO ENCONTRAR TU CAMINO VOCACIONAL

Dios te ha llamado a cumplir una misión en la tierra. Cumplir esa misión significa servir
a Dios y servir a tus semejantes (Mateo 22, 36-40; Eclesiastés 12,13). Para servirles
tienes que elegir un camino terrenal, es decir UNA FORMA DE VIDA. Hay tres
formas: dos de ellos constituyen un servicio exclusivo a Dios, o sea sin casarse: la vida
sacerdotal y la vida religiosa (Mateo 4,18-22). Y el tercero es el camino seglar que
también es servicio a Dios pero metido en el quehacer humano del matrimonio, la
familia y la sociedad: la vida seglar o laical (Colosenses 3,18-25).

¿Cómo descubrir cuál es tu vocación? Jesús nos ha enseñado que "el que busca,
encuentra"(Mateo 7,8). Lo primero que debes hacer es orar, es decir, pedirle a Dios que
ilumine tu mente y tu corazón para ver su voluntad respecto de tí (Santiago 1,5-8). El no
te responderá con señales portentosas que te empujen a determinado camino, sino a
través de pequeños detalles como cierta atracción a determinado tipo de vida, mayor
sensibilidad ante las necesidades del mundo, impacto de alguna charla vocacional, una
experiencia interesante, un sufrimiento inesperado, en fin. Dios tiene tantas maneras de
sugerirte tu vocación que si te mantienes con las "antenas desplegadas" en cualquier
momento verás con la claridad suficiente para ir tomando decisiones.

Descubrir la vocación de tu vida es el fruto de una progresiva maduración que suele


demorar algunos años. No desesperes ni te apresures en tomar decisiones (Proverbios
14,29) pero tampoco dejes de lado este asunto de vital importancia para tu realización
personal (Gálatas 6,3-5). Te ayudará mucho la lectura asidua de la Santa Biblia pues allí
Dios "habla" a sus hijos y tú eres uno de sus hijos más queridos. Cuenta también con la
ayuda de algún orientador o consejero espiritual con quien converses amigablemente de
estos y otros asuntos juveniles (Proverbios 15,22). (Es preciso advertir que los peores
consejeros sobre problemas juveniles son los mismos jóvenes (Mateo 15,14) excepto
aquellos que han recibido formación en pastoral juvenil.)

COMO ENCONTRAR TU VOCACION PROFESIONAL

Mucha gente piensa que el éxito y la plena realización en la vida dependen de estudiar
una buena profesión. Esto punto de vista "moderno" no es verdad. Es necesario aclarar
varias cosas al respecto.

Aprender y ejercer una buena profesión en la vida contribuye en parte a alcanzar éxito y
realización en la vida pero no es algo indispensable para ello. El éxito y la realización
personal equivalen a alcanzar la felicidad terrenal, sin embargo cuántos profesionales se
sienten infelices, vacíos, fracasados y sin sentido en sus vidas; otros solo sirven
deshonestamente a sus intereses egoístas. En cambio bastantes personas sin ser
profesionales titulados alcanzan una vida terrenal satisfactoria porque han forjado
familias felices o han sido tremendamente útiles a su prójimo. Además hay miles de
profesionales que no ejercen la profesión que han estudiado sino que están dedicados a
otros trabajos. Todo esto indica la relativa importancia de la carrera profesional.

El éxito en la vida, desde el punto de vista cristiano, consiste en un excelente servicio a


Dios y un productivo servicio a los semejantes. Para ello la profesión es un instrumento
valioso pero no un requisito. Entonces lo realmente importante es hacer de la profesión
un medio eficaz de servir al prójimo. De una profesión-servicio bien realizada,
cualquiera que sea, brotan de hecho los recursos suficientes para el digno sustento de la
propia familia (Proverbios 22,29).

Ahora veamos cómo descubrir tu carrera profesional.

Tienes que considerar los tres componentes de la vocación profesional: - el ideal; - la


aptitud; - la factibilidad.

El ideal es aquella inclinación natural que tú tienes hacia determinado trabajo y en el


cual encuentras gozo y satisfacción. La aptitud es el conjunto de cualidades y
habilidades que Dios ha depositado en tí para desarrollar dicho trabajo. La factibilidad
se refiere a las posibilidades reales de estudiar y ejercer el trabajo que te atrae.

Los tres componentes deben coincidir para dar por hallada la vocación profesional. Tú
debes examinar: 1º Cuáles son tus aspiraciones, qué es lo que quisieras ser, qué es
aquello que más "te llama". 2º Qué aptitudes y habilidades tienes. Es absurdo que
quieras ser algo para lo cual no tienes aptitudes. Acepta tus limitaciones. 3º Analiza
realistamente las posibilidades de estudiar y de luego ejercer la carrera que deséas.
Ahora bien, lo fundamental es que los dos primeros factores coincidan: el ideal y la
aptitud; si no coinciden hay que seguir buscando otro ideal hasta lograrlo. Si coinciden
habrá la motivación necesaria para enfrentar la factibilidad.

Si tú, joven amigo, sabes lo que quieres y además tienes la aptitud para serlo no habrá
barrera que te impida alcanzar tu realización profesional. Es solo cuestión de tiempo y
de ir superando escollos como la carencia de recursos mediente trabajos transitorios y el
ahorro.

CONSIDERACION FINAL

Lo que tú tienes que hallar es aquello para lo cual Dios te ha creado. Primero busca cuál
es la vocación a la cual El te llama (sacerdote, religioso o seglar). Luego descubre la
carrera profesional que realizarás dentro de esa vocación. Así encontrarás tu entera
vocación personal y podrás cumplir tu misión en la Tierra.